Despertar Nacional

Apertura el 132º período de sesiones ordinarias   del Congreso Nacional: palabras de la Presidenta de la Nación

Buenas tardes, o muy buenos días en realidad, a   todos y a todas.

Señores y señoras legisladoras; señores   gobernadores y señoras gobernadoras; miembros del cuerpo diplomático; jóvenes   que hoy han venido a acompañarnos; dirigentes gremiales, autoridades   militares y eclesiásticas; pueblo de la Nación toda: venimos hoy a inaugurar,   como manda la Constitución, el período ordinario de sesiones legislativas   –exactamente, el 132°– y también, conforme establece el artículo 99, inciso   8, de la Constitución Nacional, a dar cuenta del estado de la Nación.

Es también el mensaje décimo primero que estamos   dando desde aquel 25 de mayo del año 2003 (…aplausos…), en que un hombre   sentado en este mismo lugar en que yo me encuentro, le anunciaba al pueblo de   la Nación nuevos paradigmas en materia de política y, fundamentalmente, de   gestión de Estado, ya no en función de lo que dictaran los grandes grupos   económicos, sino de lo que votara el pueblo en elecciones libres, populares y   democráticas. (Aplausos.)

Y afortunadamente, con mucha alegría como   presidenta, pero también con mucha alegría como ciudadana, debo decir que   inauguramos también este décimo primer mensaje desde aquella fecha,   ratificando una vez más que la economía ha vuelto a crecer y que estamos   volviendo a completar el período de crecimiento económico con inclusión   social más virtuoso de nuestros doscientos años de historia como Nación.   (Aplausos.)

Afortunadamente, en esto que algunos por allí   denominan como “relato”, nos acompañan hoy otros relatores   internacionales también. Tengo aquí, si me permiten leer, el informe del   Banco Mundial, a quien nadie creo que podrá acusar de ser ultra K, o de ser   K. Al contrario.

El informe del Banco Mundial elogia la reducción   de la pobreza en la Argentina, reconoce los avances argentinos en la   reducción de la pobreza y la desigualdad, y resalta el rol del gasto público   social –el Banco Mundial lo llama gasto público social, nosotros lo llamamos   inversión pública social (…aplausos…)– y las transferencias monetarias   dirigidas a los sectores de menores ingresos. Esto es textual. Y destaca al   país, a nuestro país, al país de todos –de los que representan a mi partido y   de los que representan a la oposición, al país de los argentinos, a nuestro   país– como el que destina el mayor porcentaje de su PBI al gasto público   social, y que destina la mayor cuantía de recursos dirigida al 40 por ciento   de la población de menores ingresos. Enumera reducciones de pobreza extrema y   moderada, así como las mejoras en el índice de Gini.

El informe destaca la continuidad de los   programas de transferencia de efectivo e incremento del gasto público social;   y reconoce que Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay continuaron   liderando la reducción de la pobreza en la región, mientras se mantuvo   constante en México y en América Central.

Por otro lado, indica que si bien Argentina y   Brasil son los que gravan con mayor cuantía sobre el PBI, 33 por ciento,   destaca que es Argentina el país que mayor cantidad de recursos consagra al   gasto o la inversión social. Creo que… sumado esto también al   reconocimiento al Programa de Precios Cuidados que ha hecho la Organización   de Naciones Unidas –también otro organismo implicado, que es para la   Alimentación y la Agricultura, FAO–. ONU destacó que, en su último informe,   el Programa Precios Cuidados de la Argentina es una medida que facilita el   acceso a los alimentos. El Boletín… (aplausos)…el Boletín de Seguridad   Alimentaria y Nutricional publicado ayer también destacó la política oficial   de financiamiento a productores agropecuarios como una medida orientada a   favorecer la disponibilidad de alimentos. Asimismo, el organismo de Naciones   Unidas pronosticó que la Argentina crecerá para este año 2014, el 2,6.

Quiero destacar especialmente este reconocimiento   que hace otra organización líder en materia mundial, la FAO, en la ayuda que   le damos a los productores agropecuarios en el período –de acuerdo a informes   del Ministerio de Agricultura y Ganadería de la Nación–, sin contar lo que   son los préstamos del Banco Nación, sin contar otras fuentes de   financiamiento, solamente desde los sectores que antes eran Secretaría de   Agricultura y que luego se transformaron en Ministerio de Agricultura cuando   lo presidió quien hoy preside la Cámara, Julián Domínguez, hemos destinado al   sector más de 54 mil millones de pesos en obras de   infraestructura…(aplausos)…que han permitido, que han permitido… tengo   aquí el informe… Hoy no se asusten por la cantidad de papeles. Voy a tratar   de que el informe no sea tan largo.

Algunos datos importantes vinculados a este   informe de Agricultura y Ganadería y la ayuda que la FAO reconoce que hemos   dado a los productores, además de los 54 mil millones, hoy la Argentina está   produciendo en su sector agroalimentario alimentos para 400 millones de   personas. O sea, nosotros representamos el 10 por ciento como población de lo   que estamos produciendo en materia de agroalimentos.

En el período 2003 al 2013, las exportaciones del   sector se fueron de 16.475 millones a 49.361 millones de dólares,   destacándose esto en el sector primario; destacándose en el sector de   manufacturas de origen agropecuario, o sea aquellas que tienen mayor valor agregado…   triplicaron de 10.004 millones a 30.059 millones. Este es el resultado de las   políticas activas…(aplausos)…que hemos desarrollado también con   respecto… y que se pueden medir también en otros valores, en lo que valía,   por ejemplo, una hectárea de campo en determinadas zonas de nuestro país a lo   que vale hoy; que es lo que más cuenta, en definitiva: cuánto vale lo que   tengo, además de cuánto vale lo que vendo. La evolución del valor de la   tierra. Pergamino, Rojas y Salto: en el año 2003-2004 una hectárea estaba   5.000 dólares, hoy ronda entre 11.500 a 15.500 dólares.

Villegas, Rivadavia y Trenque Lauquen: en el   2003-2004 rondaba en 2.000 dólares, hoy en 7.500 dólares.

Balcarce, Tandil, Lobería, 2003–2004, 3.800   dólares; hoy, 8 mil dólares.

Eso sin mencionar, por supuesto, la situación de   muchísima gente que en aquel momento tenía hipotecados sus terrenos, sus   propiedades, sus campos, en el Banco Nación. No fue casual el intento que   hubo de privatizar el Banco Nación. Ingresó un proyecto a este Parlamento   para privatizar el Banco Nación, que era el que tenía la mayor cantidad de   hipotecas; tenía prácticamente hipotecada toda la producción de la zona   núcleo; el que se quedaba con el Banco, se quedaba con las tierras de la zona   núcleo.

Esto también ha permitido esta formidable   inversión, que también ha acompañado el sector privado con mucha   biotecnología. Ha permitido también la extensión de la frontera agropecuaria,   y ha permitido duplicar la cosecha, el año pasado, a 105 millones de   toneladas de granos, de los aproximadamente 50 millones de granos que se   exportaban en 2003. Y este año, la producción de soja creo que va a ser   absolutamente récord. Todos anunciaban una producción récord de 53 millones,   pero creo que va a ser de un poco más de 55 millones, gracias a la inversión   y gracias a la lluvia; por supuesto gracias a Dios.

Todo esto también tiene que ver con las menciones   que hacía el Banco Mundial acerca de la reducción de la pobreza. Obviamente,   no tienen que ver únicamente con políticas sociales o con transferencias de   ingresos. Realmente, el mayor elemento para reducir la pobreza en la   Argentina no han sido las transferencias que se han hecho desde el sector   público, a través de programas sociales o de políticas contracíclicas. El   verdadero centro de la disminución de la pobreza ha sido el surgimiento del   trabajo en la Argentina, del trabajo legal y registrado… (Aplausos.) Más de   6 millones de puestos de trabajo, el retorno de las negociaciones colectivas   de trabajo, de condiciones libres entre patronal y sindicatos… (Aplausos.)   … que ha permitido, además, poner en funcionamiento –luego de haber estado   paralizado durante décadas– el Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil, que   llevó nuestro salario mínimo, vital y móvil a ser el más importante de   América latina no solo en términos nominales, sino también en términos de   paridad en poder adquisitivo.

¿Qué significa esto? Un salario no solamente se   mide por la cantidad de pesos que uno cobra, sino por lo que puede comprar   con esa cantidad de pesos. Y la referencia mundial que hay es en dólares:   cuánto puedo comprar, en paridad de poder adquisitivo en dólares, de bienes o   de alimentos, sean bienes durables, sean alimentos y bebidas…; cuánto puedo   adquirir en cada país. Y nuestro país no solamente tiene en materia nominal   el valor más alto, sino también en materia de poder de paridad adquisitiva   del salario de nuestros trabajadores.

y quiero hacer referencia al crecimiento que han   tenido los afiliados a los sindicatos, a nuestros sindicatos argentinos.   Afortunadamente, en la República Argentina, registramos un altísimo grado de   sindicalización, herencia por la que algunos maldicen al peronismo, pero que   yo considero que ha sido uno de los pilares fundamentales que han permitido   generar una clase trabajadora que lucha por sus derechos, que tiene memoria   colectiva de esas conquistas adquiridas y que no permite retrocesos.   (Aplausos.) Números que me permiten… simplemente para no distraer demasiado   su atención: acá me suministraron los papeles. Cantidad de afiliados UOM: en   2003, 50 mil afiliados; hoy, a 2013, cuenta con 250 mil afiliados; 400 por   ciento. (Aplausos.) UOCRA: de 70 mil afiliados a 450 mil afiliados, 543 por   ciento. (Aplausos)

Esto ha sido también producto del impacto que ha   tenido el crecimiento de la inversión pública en materia de infraestructura,   de obra pública y, también, de la inversión privada. Y también en este último   año, donde hubo un retroceso de inversión privada en materia de construcción,   estuvo la fantástica inyección que hemos dado al mercado con el plan   Pro.Cre.Ar, que significó –y hoy lo reconoce la propia Cámara Argentina de la   Construcción– uno de los grandes motores en materia de crecimiento   (Aplausos.); y lo que ha permitido que este año pasado hayamos batido récord   en materia de bolsas de cemento, no ya a granel –que era una característica   de la obra grande–, sino por venta de bolsa de cemento individual, que es la   característica de la obra pequeña, de la obra individual, que también   multiplica la mano de obra, porque da mano de obra a plomeros, arquitectos,   ingenieros, maestros mayores de obra, que tienen que trabajar para presentar   los planos en las municipalidades. Después voy a darles datos increíbles de   Pro.Cre.Ar en materia de permisos municipales de obra.

Estábamos hablando también del impacto que ha   tenido en otros sindicatos. CTERA, por ejemplo, de 220 mil afiliados pasó a   352 mil afiliados; un 60 por ciento. ¿Saben por qué, también? Porque hay más   escuelas y porque los chicos, gracias a la Asignación Universal por Hijo, van   más a la escuela. (Aplausos.) Por eso, también ha sido necesario contratar e   incorporar más docentes.

Y podríamos así seguir mencionando sindicatos.   Pero creo que también la cifra más importante en este, nuestro país –que   cuando él comenzó como presidente, y ustedes saben el viejo chiste mío que yo   le hacía: que tenía más desocupados que votos–, en 2013, los argentinos   podemos decir, con mucha alegría, que el último trimestre marcó el trimestre   número 37 de descenso permanente de la desocupación, batiendo récord de   récords, llegando a 6,4 por ciento de desocupación, (Aplausos.) el índice más   bajo de que tengamos memoria.

Cifras. Acero: la producción de acero crudo   creció un 3,9 por ciento en 2013. Si se analiza diciembre de 2012 contra diciembre   de 2013, el aumento fue del 29,9 por ciento. Pero esto se debe a la base de   comparación; y esto lo aclaro para que nadie después diga otra cosa, ya que a   finales de 2012 y a principios de 2013 se produjeron varias paradas de   plantas, precisamente, para hacer los planes de inversión de mantenimiento.   Esto fue informado por la propia Cámara Argentina de Acero.

Aluminio: la producción aumentó un 7,1 por ciento   entre 2012 y 2013; fuente Aluar.

Construcción: la construcción aumentó un 4,6 por   ciento; Pro.Cre.Ar; cemento, 11,3 por ciento; aire acondicionado;   televisores; en fin, todas las cifras, dando un crecimiento del consumo   impactante que marca la actividad.

Hoy mismo seguían saliendo numerosos vehículos   que han copado prácticamente todos los destinos turísticos de la República   Argentina. Mariano Recalde me informaba ayer que los primeros vuelos que se   agotaron fueron los de Ushuaia, Calafate, Cataratas, Mendoza y Córdoba, con   un crecimiento del turismo inédito en la República Argentina. (Aplausos.) Hemos   incorporado a millones de argentinos que nunca habían tenido vacaciones, que   no conocían su país y que lo pueden conocer también. Porque ¿saben qué? Ahora   tenemos una aerolínea de bandera que ha aumentado sus frecuencias y que   conecta absolutamente a todas las provincias argentinas. (Aplausos.)

Sin la recuperación de Aerolíneas Argentinas, sin   la renovación de toda su flota… Para que ustedes tengan una idea del valor   de la flota de Aerolíneas Argentinas al momento de recuperación de la misma:   era de aproximadamente 300 millones de dólares. Y hoy es de más de 1.300,   casi 1.400 millones de dólares, (Aplausos.) con modernos aviones que hemos   adquirido y en los que ustedes mismos –porque son legisladores, la mayoría,   del país profundo– viajan, seguramente. A no ser que alguno viaje en LAN, la   competencia. Pero estoy segura de que no; que deben viajar como buenos   argentinos en Aerolíneas Argentinas y deben ver cómo hemos mejorado el   servicio y la frecuencia. (Aplausos.)

Y hemos demostrado que el Estado es más   eficiente; o puede ser tan eficiente como los privados a la hora de la   gestión, más allá de que el senador Morales me hace con la cabecita, así…   Yo le digo que podemos ser más eficientes. (Aplausos.) Él también forma parte   de un partido político que tiene posibilidades de gestionar el Estado, así   que no tiene que ser escéptico en que la política pueda ser mejor que los   empresarios en gestionar económicamente en función de la gente. (Aplausos.)

Creo que podemos hacerlo (Aplausos.) Y, de hecho,   me acuerdo de aquel acto en el Salón Blanco –muy emotivo–, con todo el   personal de Aerolíneas, donde recuperamos la aerolínea. En realidad, más que   una recuperación, fue casi una recuperación obligada, porque nos estábamos   quedando sin aviones y pagábamos el combustible, pagábamos los sueldos. Y me   acuerdo que fuimos muy criticados, y que los empresarios –no voy a decir el   nombre; no importa; uno de ellos, inclusive, ha fallecido en España–   defendían a esos empresarios. No está mal defender empresarios. Lo cierto es   que los empresarios que defendían muchos voceros aquí, en la Argentina,   mediáticos, consultores económicos y demás, como era una barbaridad,   terminaron procesados en su propio país de origen, por haber estafado a su   propio Estado. ¿Vieron? Si habían estafado a su país, ¿cómo no iban a   estafarnos también a los argentinos? (Aplausos.)

Pero, siguiendo con el tema importante que   estábamos hablando, no solamente la ayuda o las políticas sociales son las   que han generado esta movilidad del índice de Gini, esta posibilidad de   consumo, esta posibilidad de turismo. Ha vuelto a crecer el turismo   receptivo. Este último año, este último mes de diciembre, comparado con el   mes de diciembre anterior, hemos crecido y hemos vuelto a tener saldo   positivo por 71 millones de dólares en la balanza turística; y sin que los   argentinos que han querido salir al exterior hayan dejado de hacerlo. Creció   también, respecto de diciembre de 2012, el número de argentinos que   decidieron vacacionar en el exterior y pudieron hacerlo. Y estamos contentos   de que cada argentino pueda elegir libremente y en la medida de sus   posibilidades dónde quiere pasar sus vacaciones. (Aplausos.)

Les decía que el factor fundamental se debe a la   generación de trabajo; y no de cualquier trabajo, sino al proceso de   reindustrialización del país, a la apertura de más de trescientos setenta   parques industriales, a la apertura de miles y miles de fábricas pequeñas y   medianas, de medianas que pasaron a grandes, de minipymes que pasaron a   Pymes, de Pymes que pasaron a medianas, establecimientos fabriles en todo el   país que han generado, precisamente, valor agregado y que también, como en   todo proceso de sustitución de importaciones, nos generan cuellos de botellas   por las importaciones que tenemos que hacer de aquellos productos que todavía   nosotros, en la cadena de valor de cada producción, no lo hacemos.

Esto también tiene que ver con el modelo mundial   que se está desarrollando. Porque también es hora de que los argentinos   dejemos de analizar a la Argentina únicamente de fronteras para adentro y nos   veamos como un país que está inserto en el mundo. Porque todo esto que he   desarrollado, este crecimiento, no se dio en un mundo igual siempre. En 2003,   nosotros éramos los que nos habíamos caído del mundo y éramos casi unos parias,   que no pagábamos. En 2008, a partir de la crisis de Lehman Brothers, aparece   la verdadera cara de la crisis. Y hoy, con la situación de estrangulamiento   por el sector externo en materia de deuda, que fue lo que provocó el default   argentino en 2001, tenemos a numerosos países del mundo. Estrangulamiento del   sector externo que, afortunadamente, la Argentina, con recursos propios, ha   dejado de lado, siendo el país que más se ha desendeudado del mundo y donde   nuestra deuda, hoy, (Aplausos.) es aproximadamente un 10 por ciento del PBI.   ¿Por qué un 10 por ciento del PBI cuando yo decía hasta hace poquito que era   un 8? Por la variación que hubo en el dólar y ahí se incluye ese 10 por   ciento.

Con este pequeño gráfico del Banco Central quiero   comentarles, además, que pudimos hacerlo siendo el gobierno que ha soportado   ocho corridas cambiarias por un total de 60.700 millones de dólares que se   nos fueron en esas corridas cambiarias. Enumero algunas; no importa. No es   para andar refregando. Es, simplemente, para ver los obstáculos que hemos   tenido que superar, que esto no ha sido coser y cantar; esto ha sido muy   difícil.

La primera corrida cambiaria… En realidad,   comenzaron conmigo. Se ve que deben tener algún… Él me decía siempre:   ¿sabés qué pasa? Cuando yo llegué, todo pendía de un hilo; si alguien se   movía un poco o corría un poco cualquier cosa de lugar, todo podía   derrumbarse; y en realidad, nadie quería hacer olas. Cuando pasa la malaria y   se empieza un poco a pelechar –y esto nos pasa, inclusive, hasta socialmente–,   todos comenzamos a tener distintas actitudes y pensamos que podemos   apropiarnos de mayor parte de la renta, cualquiera sea el método que   utilicemos, sin darnos cuenta, muchas veces, de que esos métodos terminan en   crisis cíclicas de la Argentina.

Si se puede correr el camarógrafo. Me gusta ver a   todos, a los opositores también. Siempre les miro las caras. Hay que mirar a   todos. Hay que mirar y escuchar a todos; no solamente mirar sin escuchar.   (Aplausos). Gracias.

Pero en términos de deuda externa y de corridas   cambiarias, quiero decirles, por ejemplo, que en materia de deuda pública   neta per capita –¿y saben en qué elegí medirla?; en cantidad de salarios   mínimos, vitales y móviles, para que podamos tener una idea de cómo estamos   posicionados–, en el año 99, cada argentino debía 10,6 salarios mínimos,   vitales y móviles de deuda externa. En 2003, eso había llegado a 25,6   salarios mínimos, vitales y móviles por argentino. A junio de 2013, estábamos   en 1,9 salarios mínimos, vitales y móviles; no alcanzábamos a dos salarios   mínimos, vitales y móviles luego de la reestructuración de deuda externa más   exitosa de la que se tenga memoria (Aplausos.), lo cual todavía algunos no   nos perdonan y nos siguen cobrando.

También tuvo que ver en toda esta política y en   el sostenimiento de esta política la industrialización. Hemos hecho   modificaciones importantes. Ustedes han hecho modificaciones importantes   también, cuando hemos modificado la Carta Orgánica del Banco Central,   permitiendo que el Banco Central sea también el garante del crecimiento de la   economía argentina, además del custodio del valor de la moneda argentina.

Y con resoluciones, determinamos una política   crediticia de desarrollo que arrojó, -“arrojó” es una mala palabra,   que colocó el año pasado en el mercado, en empresas, 55 mil millones de   pesos, que permitieron revertir el aquietamiento –no me sale la palabra,   nunca– de 2012 de la economía, para crecer como hemos crecido en 2013.   Cincuenta mil empresas recibieron esta línea de crédito y el 95 por ciento de   esas empresas fueron pymes, minipymes y medianas empresas.

Esa reforma del Banco Central permitió al   Directorio del Banco Central, hace unos días, tomar otra medida, para que   esta resolución no solamente sea para capital de inversión sino también para   capital de trabajo y permita el descuento de cheques diferidos. También creo   que esto es importante porque la situación económica así lo amerita; y esto   permite un grado de flexibilización a la autoridad monetaria, similar, por   ejemplo, a la que tiene el Tesoro de los Estados Unidos –la Reserva Federal   de los Estados Unidos– cuando decide bajar, subir, hacer   “tapering”, o sea, acomodar la política monetaria no a un dogma   sino a las necesidades del país. Y de esto se trata, en definitiva, porque   todos sabemos que la política monetaria constituye casi el 50 por ciento de   la economía de un país.

Pero quería decirles también lo que ha sido en   materia de industria y crecimiento del PBI industrial, que esto sí explica la   movilidad social que hemos tenido. Ha tenido récord en el período. De 2003 a   2013, ha sido del 106,4 por ciento, encabezando en la región la Argentina el   PBI industrial más alto, con un promedio del 15,5; el Brasil, del 12,5;   México, del 16,7; Colombia, del 11,6; Venezuela, del 14,2, y Chile, del 10. O   sea que en diez años estamos reconstruyendo la industria.

Pero yo les estaba diciendo el problema que es   también el desarrollo imperfecto de nuestra sustitución de importaciones, lo   que no es por imperfecciones nuestras sino por cómo se distribuye la economía   mundial, y que está volviendo ahora a tener lugar, a partir de la   recuperación de las economías desarrolladas, de la crisis de 2008, donde van   a tender a que los resultados de las crisis que ellos provocaron las paguemos   las economías emergentes. Y esto no lo dice solamente esta presidenta; pueden   hablar con cualquiera de los países emergentes que estamos viendo esto. ¿Y   cómo se manifiesta esto? A través de dos fenómenos centrales: guerras   comerciales y guerras de monedas.

Entre otras cosas, a propósito también de otro   organismo internacional; un poco para derribar mitos acerca de las   prohibiciones de la importación o de las restricciones a la importación o del   excesivo proteccionismo de la Argentina al trabajo y a la industria. De   acuerdo con el último informe publicado en el Brasil por la Organización   Mundial de Comercio, que está presida por un brasileño, entre los países   acusados de más proteccionismo figura, en primer término, nuestro principal   socio, el Brasil –y no es ninguna crítica, por favor, de ningún modo–. En   segundo lugar, la India. En tercer lugar, Estados Unidos –adalid del libre   comercio–, y en cuarto lugar, nosotros, la Argentina. Por eso, cuando desde   alguna consultoría o cuando desde algún titular se quiere convencer a algún argentino   o a alguna argentina de que somos malos, no dejamos importar y somos   proteccionistas, sepan que en el lugar de los países que protegemos a nuestra   industria y a nuestro trabajo estamos en cuarto lugar. (Aplausos.)

Estamos también pidiendo como correlato a   nuestros empresarios que valoren el inmenso esfuerzo que se ha hecho en estos   años. Quiero destacar, para no ser injusta, el documento que hace días   produjo ADIMRA y la UOM. ADIMRA es la cámara que nuclea al sector   metalúrgico, al sector del acero, y la UOM, obviamente, a los obreros   metalúrgicos, que fueron uno de los sectores que más sufrieron la década de   los 90, porque obviamente, un insumo fundamental como es el acero, cuando cae   la industria es el primer insumo que cae. Y viendo hoy la capacidad instalada   en la Argentina, de los doce bloques industriales que medimos, los doce   bloques están, salvo el automotriz, con un uso de capacidad instalada igual o   similar al que teníamos a diciembre de 2012. Por lo tanto, no hay ningún   justificativo para aumentos de precios por encima de valores que no se   condicen con la realidad y que solamente saquean el bolsillo de los   argentinos. (Aplausos.)

Por eso, creo que entre muchas de las cosas que   estarán en la agenda legislativa de este año, vamos a tener que abocarnos   desde el Ejecutivo y también desde este Legislativo a sancionar instrumentos   que defiendan de una buena vez a los usuarios y consumidores frente al abuso   de los sectores concentrados, oligopólicos y monopólicos (Aplausos.), porque   estaríamos dando, además, cumplimiento por primera vez al artículo 42 de la   Constitución Nacional reformada en 1994, que establece claramente la   necesidad de proteger a usuarios y consumidores.

Hablábamos de cómo ha crecido el consumo. Por eso   digo: si alguien que vende alimentos y bebidas, si alguien que en 2003 tenía   uno, dos o tres supermercados, o dos o tres bocas de expendio, exportaba muy   poco o no tenía la producción de heladeras –la venta de heladeras o   lavarropas no existía porque todos eran importados–, y hoy hacen los   lavarropas y las heladeras aquí y han ganado mucho dinero –y está bien,   porque quien invierta debe tener renta y retorno de ese capital–, entonces,   ¿por qué no ponerle el hombro al país para continuar con este modelo de   crecimiento… (Aplausos); sobre todo porque tenemos un sector externo en   donde han caído las exportaciones?

Aquí quiero ir a un tema que hemos leído   últimamente en los diarios a partir de una ley que se sancionó en este   Parlamento, enviada por el Poder Ejecutivo, y que es la ley de impuestos   internos al sector automotriz. Se dice que ha caído la venta automotriz   producto de este impuesto, que era un impuesto a los autos importados. Vamos   a juntarnos con las automotrices en la sede del Ministerio de Economía, junto   con el sector de la industria, y vamos a invitar también a los titulares de   las comisiones de Industria y Comercio de ambas cámaras para que puedan   participar, dado que los números que nosotros tenemos no son estos.

Quiero simplemente decirles algo. El universo de   autos que tributan impuestos internos es muy reducido. De los producidos   localmente, solo el 4,1 por ciento quedaría alcanzado por el impuesto. El   principal factor que hoy está afectando a la industria automotriz es la caída   de las exportaciones, fundamentalmente la demanda del Brasil. ¡Ahí! Y esto lo   reconocen los propios titulares de las automotrices en conversaciones   mantenidas con nuestro ministro de Economía y con nuestra ministra de   Industria. Por eso, no se trata, por favor, de entre fantasmas pisarnos las   sábanas; se trata de sentarnos a discutir: si tenemos que corregir algo, lo   vamos a corregir. Pero basta de titulares donde se dice que por la ley de   impuestos internos decayó la venta de autos. ¡Se cayó el mundo! ¡Se está   cayendo la exportación! Precisamente por eso es necesario mantener vigoroso y   muy vigente el mercado interno, el consumo interno, para seguir sosteniendo   el crecimiento. Y también el ingreso de esos sectores empresariales.   (Aplausos.)

Números que quiero decirles: por ejemplo, de los   autos nacionales alcanzados por el impuesto, sobre un total de 305.440   solamente 12 mil autos son alcanzados, el 4,1 por ciento. De las terminales   radicadas en la Argentina, de los 468 mil autos que importaban, solamente 46   mil autos son alcanzados, el 10 por ciento. Y el grueso está en las   terminales no radicadas, obviamente, porque son terminales no radicadas en el   país, no generan trabajo, o sea, están afuera. Allí, de 31.190 autos de   terminales no radicadas, casi 19 mil son alcanzados, el 61 por ciento. Es   lógico, se trata de terminales no radicadas en el país.

Ahora, ¿qué hicieron las automotrices? Acá está   el tema, que dicen que también aumentaron los precios. En lugar de absorber   hicieron el viejo truco Sioux, o el viejo truco argentino: traslado a precios   lo que dejé de ganar por otro lado. Y acá estamos en el tema de los precios.   En este contexto, los precios de los autos no gravados –repito, para que   escuchen todos legisladores y legisladoras–, en este contexto, los precios de   los autos no gravados por el impuesto subieron. O sea, autos que no estaban   alcanzados por el impuesto subieron. No voy a decir las marcas pero algunos   subieron en promedio 45 por ciento por arriba de lo que fue la devaluación.   Me van a contestar: “Pero la devaluación fue de tanto…” Sí, pero   vos los salarios no los pagás en dólares y la energía la tenés subsidiada   desde el Estado, y la mayoría de las autopartes son nacionales. Así que no   vengan a hacerme cuentos. (Aplausos.)

Por eso, con papelitos, cuentitas, numeritos en   la mano, y con la presencia de legisladores, no tenemos ningún problema en   que concurran para que estén informados todos y podamos controlar, porque   siempre cuatro ojos ven más que dos y diez ven más que el resto.

Decía, entre otras cosas, cómo hemos reconstruido   la industria, cómo hemos sido el único país que no ha reprimarizado sus   exportaciones. Esto es un informe de la CEPAL. Todo el resto de los países de   la región reprimarizó sus exportaciones. ¿Qué quiere decir? Que exportó más   sin valor agregado. Nosotros hemos aumentado como nunca, históricamente, la   participación de la manufactura de obra industrial, o sea, manufactura   industrial, en la participación de la torta de exportaciones. La verdad que   es muy importante porque esto genera un importante crecimiento en materia de   salarios, disminución de desempleo, etcétera.

Algunas curiosidades que nos plantea el mercado   interno: en automóviles somos el tercer productor en Latinoamérica y el 17   consumidor del mundo en bienes durables. Hay dos tipos de bienes que marcan   la movilidad: los bienes durables y los alimentos y bebidas. Los alimentos y   bebidas crecen cuando los sectores de menos recursos suben, porque destinan   buena parte de sus ingresos a los alimentos y bebidas. Sectores medios y más   altos, a bienes durables, porque –obviamente– son bienes más caros. Y podemos   medirlo en la Argentina. Automóviles. Somos el décimo séptimo consumidor   mundial. En el primer semestre del año 2013 fuimos el décimo séptimo consumidor   mundial, con 791.000 unidades producidas y casi un millón patentadas durante   ese año, batiendo récord de récord. (Aplausos.)

En motos, una moto cada 64 habitantes. Lo pueden   ver sobre todo en el norte argentino. En el sur no, porque allí están los autos   y las 4 por 4, porque hay otro nivel de ingresos y, además, porque si vamos   en moto nos lleva el viento o nos morimos de frío. Pero es notable ver en las   provincias del norte, en todo el NEA y el NOA, la cantidad de gente que va en   moto. Una moto cada 64 personas y nos ha convertido en líder en la región.

En alimentos y bebidas, miren qué sorpresa. Todos   sabemos que somos los mayores consumidores de carne bovina del mundo: 64 o 65   kilos por año. En la carne aviar pasamos de 18 kilos a casi 40 kilos. ¿Pero   sabían que somos los mayores consumidores del mundo de gaseosas? Daba mi vida   que era Estados Unidos, por Coca Cola: 131 litros de gaseosa por habitante en   la República Argentina en el año 2013. Alguien debe consumir 262, porque yo   no tomo ni media lata. Estas son las estadísticas y la relatividad de las   estadísticas. Esto también revela lo que ha sido y lo que es el consumo en la   República Argentina.

El financiamiento blando que hemos dado también a   la inversión a través del Plan Bicentenario; créditos para la maquinaria   agrícola y camiones; bonificaciones de tasas; la línea 400 del BNA, con   bonificación también de Industria; créditos productivos; en fin, todo lo que   ha sido la evolución de distintos sectores.

Medicamentos. Ahora hemos firmado un acuerdo que   no solamente esperamos que se respete, sino que tienda a mejorarse, porque es   un sector de inmensa rentabilidad, donde el Estado es el principal comprador,   con el 55 por ciento, a partir del PAMI, de Salud Pública, etcétera.   Entonces, esperamos que este crecimiento que ha tenido en sus ventas –2012   contra 2013, no estoy hablando del período–… 20 por ciento. Estoy hablando   de año a año. Este es el informe de 2013, que es este libro con el CD que   ustedes tienen, para que lo enfoque la cámara. Vos, que estabas enfocando   tanto a la oposición, nene: a ver, mirá, mirá, enfocá un poquito acá. Dale.   Esto es lo que tiene cada legislador, con un CD, arriba de su banca.

Software, ventas: 19.600 millones. Un 25 por   ciento más. Calzado, 120 millones de pares. Superamos el récord de 2012.   Motocicletas, 668.000 unidades, un 24 por ciento más. Heladeras, 950.000, un   6 por ciento. Lavarropas, un 3 por ciento. Neumáticos, agroquímicos,   minerales, despachos de cemento, carne porcina, televisores, camionetas,   medicamentos. En fin, un crecimiento exponencial y también una mayor   inversión respecto del PBI comparado con Brasil.

La información que tenemos al noveno mes de 2013   –falta procesar los últimos meses– es del 23,1 frente al 22,8 del año 2012.   Tengo tantos papeles acá que si me equivoco en alguno después lo corregimos,   no hay problema.

Les decía que todo esto tiene un grave problema y   es cómo el mundo reparte el trabajo. La industria automotriz es un buen   ejemplo y por eso debemos seguir apostando a las alianzas estratégicas   regionales y profundizarlas y no desmayar.

¿Qué hace el sector…? Ustedes saben que todas   las terminales, tanto en la Argentina como en Brasil, son extranjeras. Lo que   es nacional es la industria autopartista. ¿Qué es lo que hacen?   Fundamentalmente, las autopartes de mayor valor agregado se importan desde   las centrales de las automotrices, y a nosotros nos dejan el armado de los   autos, más las autopartes de menor valor.

Nosotros tenemos que hacer una alianza   estratégica con Brasil para lograr contratos de largo plazo en materia   autopartista, que permitan primero a nuestros autopartistas descontar esos   contratos para obtener financiamiento para investigación y desarrollo en los   bancos, y también que parte de esa investigación, desarrollo y tecnología se   haga aquí, en la República Argentina.

El ejemplo es Austria, que durante mucho tiempo   tuvo terminales de autos. Era deficitaria. Y terminó trasladando a los países   del Este las terminales y reservándose, por ejemplo, las autopartes más   sofisticadas, las que tienen por ejemplo el software, los GPS, todo lo que es   más caro, algo que nosotros también podemos hacer porque tenemos la   investigación, el desarrollo, la tecnología, los recursos humanos, la   voluntad, el financiamiento y las políticas públicas para poder hacerlo.   (Aplausos.)

Pero esto se produce también en otros sectores de   la economía, donde se reservan obviamente las partes de mayor valor agregado.   Y en las cadenas de valor hoy no hay ningún producto que se construya   íntegramente en un país. Se reservan en los eslabones de la cadena de la   construcción de un determinado producto o de valor, los eslabones de mayor   valor agregado, algo que tendremos que discutir oportunamente.

En materia de infraestructura, todo este   crecimiento, todo este desarrollo, hubiera sido imposible sin la inversión   que hemos hecho en esta materia.

Al respecto –todavía no aplaudan, porque quiero   mostrar todo lo que hemos hecho– la primera cuestión que tenemos que señalar   es el incremento de YPF recuperada, que ha permitido… (Aplausos.)   …revertir una declinación que venía desde el año 2004.

Ese año Repsol comenzó a declinar su producción   de gas y petróleo. Y en esta recuperación que hemos hecho desde el año 2012 a   la fecha, hemos incrementado en un 2,2 el gas natural, 2012 contra 2013, y el   petróleo un 3,4. Y diciembre de 2013, versus diciembre de 2012, el gas   natural un 11,4 y un 8,7. Desde el año 2002 –yo dije 2004– que YPF no tenía   un incremento de producción de petróleo. Y desde el año 2004 era en   producción de gas.

La Agencia de Información Energética de los   Estados Unidos –EIA– estableció que la Argentina es la cuarta reserva mundial   de recursos de petróleo shale detrás de Rusia, Estados Unidos y China, con 27   mil millones de barriles, y la segunda reserva mundial de gases no   convencionales detrás de China, con 145 mil millones de barriles   equivalentes. Estos recursos representan –escuchen bien las cifras– 123 años   de consumo en petróleo y 410 años en gas. Y el 41 por ciento se concentra en   el yacimiento de Vaca Muerta. (Aplausos.) Al final voy a retomar el tema de   YPF.

Incorporación de potencia al sistema. En el año   2003 incorporamos 700 megavatios más. Desde el año 2003 al 2013, incorporamos   8700 megavatios. Y en el año 2014 el objetivo será 1800 megavatios.

Extensión de red de transporte eléctrico: 840   kilómetros en el año 2013 y 5.500 kilómetros, casi duplicamos lo que teníamos   en el 2003. Bueno, hace poco acabo de inaugurar en El Calafate la   comunicación definitiva a la punta de la parte continental de Patagonia del Sistema   Eléctrico Nacional. Todavía lo recuerdo al “Viti” Fayad, cuando se   sentaba en esa banca y yo me sentaba por allá, que reclamaba en todas las   sesiones por el 0,5 por mil que se destinaba a Santa Cruz por no estar   interconectada con el Sistema Eléctrico. Bueno, ya no van a poder reclamar   más porque no va a figurar más en la factura. Es importante. (Aplausos.)

Pero, fíjense, cuando él llegó al gobierno el   país estaba desconectado, llegaba únicamente a Choele Choel, Río Negro. Lo   extendió de Choele Choel, primero a Puerto Madryn; luego de Puerto Madryn –me   tocó inaugurarlo a mí, pero lo hizo él– a Pico Truncado y yo seguí de Pico   Truncado; y ahora conectamos Río Gallegos y Calafate, y próximamente   conectaremos el resto de la provincia de Santa Cruz.

Extensión de red troncal de gas: 2.790 kilómetros   en todo el período.

Nuevos hogares, nuevos hogares con gas natural:   2.100.000 hogares con gas natural. (Aplausos.) Tal vez, fíjense… Yo siempre   tuve la suerte de tener gas natural porque, primero, viví en La Plata y   cuando me fui a Gallegos ya estaba conectada la red de gas natural. Pero   fíjense que Río Gallegos, Santa Cruz, que era gran productora de gas, fue   conectada mucho después que Capital Federal y los grandes centros urbanos,   siendo desde Santa Cruz de donde venía el gas y de toda la Patagonia. ¡Lo que   es una perilla y prender el gas! Hay cinco provincias argentinas: Corrientes,   Misiones, Chaco… (Aplausos.)… Formosa y todo el norte de Santa Fe que no   tienen gas natural y solamente es garrafa y tubos; y, además, numerosas   localidades de las mismas provincias que tampoco tienen gas y tienen que   recurrir a la garrafa que es mucho más cara; y normalmente, obviamente, las   garrafas son utilizados por los sectores más carenciados.

Nuevos hogares con red eléctrica: 3.700.000   hogares argentinos también tienen conexión eléctrica. (Aplausos.) Hemos   finalizado obras como Yacyretá, Atucha; estamos reacondicionando Central,   Embalse…

Competitividad, la competitividad es lo que sale   el megavatio en la Argentina, tomando los costos de punta a punta –desde la   producción, transporte distribución, que fueron las tres divisiones que se   hicieron durante los 90, hasta el medidor del usuario–, el costo promedio de   la energía es 76 dólares por megavatio/hora. Estos dos costos, junto con el   gas natural, 5,4 dólares por millón de BTU, son los más competitivos de la   región, solamente nos superan Estados Unidos y Canadá. Nada más. Después   somos los más competitivos de la región. Quiero también, en materia de   energía, señalar cómo han aumentado los picos de demanda, producto también   del consumo. Han aumentado, casi se han triplicado los picos de demanda.

Y también quiero abordar –para no seguir   aburriéndolos con los números, porque lo saben y lo tienen, además, en este   informe– una gran falacia. El tema del autoabastecimiento energético que   tenía la Argentina en el año 2003.

En el año 2003 no había autoabastecimiento   argentino. Teníamos 54 por ciento de pobreza, 25 por ciento de desocupación,   no había una sola fábrica abierta. ¡Claro que teníamos para exportar gas, si   no había nadie que tuviera trabajo! Esto era lógico. (Aplausos.) La industria   quebrada, 75 mil empresas cerradas… No era que había autoabastecimiento,   era que no se gastaba. La gente no tenía nada para enchufar. Ahora han   comprado de todo para enchufar: enchufan lavarropas, aires acondicionados,   heladeras nuevas, plasmas de televisión, secarropas, planchas nuevas…   (Aplausos.) Y está fantástico. Pero antes no tenían nada para enchufar   porque, además, muchos ni casas tenían donde enchufar. Entonces, esta es la   gran falacia, el gran mito del autoabastecimiento. Y ya les dije: la mitad de   los hogares sin gas, no había luz, etcétera.

¿Cuál es la situación de hoy? Con un país que, en   diez años, acumula un crecimiento superior al 90 por ciento –o sea, casi   hemos duplicado el PBI–, donde se abrieron más de 200 mil empresas, donde se   redujo el desempleo de casi el 25 al 6,4 por ciento, donde se incrementaron   los salarios –el salario mínimo, vital y móvil– 1.700 por ciento –lo cual nos   ha colocado en el primer lugar–, donde se duplicó el parque automotor –otro   de los problemas que tenemos es de tránsito– y el consumo de energía   domiciliario, siendo ampliamente el más alto de la región, solo estamos   importando el 9,4 de la oferta total de energía. Y con la recuperación de YPF   vamos al autoabastecimiento definitivo de la República Argentina. (Aplausos.)   Fíjense ustedes lo que va a ser esta revolución energética. Hoy, Estados   Unidos tiene el millón de BTU a dos dólares y medio; tiene, inclusive,   equipos de perforación de shale, tanto de gas como de petróleo, ociosos,   porque ha bajado terriblemente.

Yo no sé si ustedes escucharon el último discurso   del presidente Obama que dio ante su Congreso, similar al que tengo que dar   yo….; bueno, él es un poquito más importante… Y sí, no seamos tontos, es   la primera potencia…. Pero miren a lo que voy: Estados Unidos,   históricamente, fue primera potencia económica, primera potencia militar y   primera potencia tecnológica, pero siempre tuvo una dependencia energética,   fundamentalmente de los países del Medio Oriente. Por eso el Medio Oriente   siempre también fue tan conflictivo, no es por casualidad… (Aplausos.) Y   sí, digamos la verdad. Por primera vez…, yo no sé si ustedes recuerdan…   Yo recuerdo un discurso del presidente Jimmy Carter y, más cerca, un discurso   de George Bush en La Florida –no sé si eso fue durante la primera   presidencia– donde decía, escuchen: Estados Unidos como primera potencia   –miren lo que es la conciencia de una burguesía y de alguien…, o de un país   que tiene el concepto y el rol– no puede permitirse el lujo de depender   energéticamente de otro país; tenemos que no depender energéticamente. Eso se   produjo ahora. Ahora es también potencia energética y, por lo tanto, se produce   una revolución energética. Y Obama, en el último discurso ante la Unión,   habla de que van a volver a producirse en su país y de que se van a volver a   exportar productos, bienes y servicios “made in USA”. ¿Por qué?   Porque seguramente van a tratar de volcar esa energía barata de dos dólares y   medio el millón de BTU a la industria pesada, primero, y a la industria   liviana, después, para tener un mayor grado o un total grado de autonomía,   que es lo que requiere siempre cualquier país que quiera ser potencia. Y los   que no queremos ser potencia también, porque no nos gusta que nadie nos   mande. Pero bueno… algunos para mandar, y otros porque no nos gusta que nos   manden; son dos actitudes diferentes de para qué quiere uno la autonomía.   (Aplausos.) Los argentinos queremos autonomía porque somos soberanos y no nos   gusta que nos mande nadie; otros quieren autonomía para mandar a todo el   mundo. Nosotros estamos entre los primeros. (Aplausos.)

En materia de política de comunicaciones, también   las redes de fibra óptica se han extendido desde el año 2002 al 2013 en   22.200 kilómetros; estaciones de TV digitales, 83; decodificadores   entregados, 1.400.000; conectividad de escuelas, hay 3.432 escuelas   argentinas conectadas, muchas de ellas rurales (Aplausos.); núcleos de acceso   al conocimiento, 160; exportaciones de estaciones digitales, por ejemplo, a   Venezuela hemos exportado más de 83; satélites; radares; hemos hecho   importantes decisiones que se han tomado como la asociación entre nuestras   Fuerzas Armadas y el INVAP para producir radares; satélites como el ARSAT I,   que será el primer satélite argentino que pondremos en órbita y que nos   coloca a la vanguardia también en América latina. (Aplausos.)

Debo decir que en materia de Ciencia y Tecnología   siento un gran orgullo. En el año 2003 teníamos… Tenemos el mejor promedio   en la región: 1,8 por mil sobre población económicamente activa. Hoy tenemos   3 becarios CONICET por mil sobre toda la población económicamente activa.   (Aplausos.) Hemos mejorado salarios, hemos repatriado la Ciencia y la   Tecnología. El otro día se daba cuenta de una importante investigación en   materia oncológica y se mencionaba así como al pasar a la Agencia de   Investigaciones como si fuera dependiente -no sé- de Marte. Bueno: esa   agencia, que colabora con todos los investigadores de todos los sectores, es   del Ministerio de Ciencia y Tecnología y son recursos de todos los argentinos   (Aplausos.) puestos al servicio de la Ciencia y de la Tecnología.

En materia de gestión sanitaria también quiero   darles algunos números que creo que son importantes; importantes por lo que   ha significado el dolor en la Argentina. Del año 2003, con una mortalidad   infantil del 16,5 por mil, llegamos en 2012 al 11,1 por mil, más de 5 puntos   por mil de reducción de la mortalidad infantil. (Aplausos.) Igualmente, de la   mortalidad materna tenemos registros únicamente desde el año 2009, pero de   cada 10 mil nacidos vivos pasamos del 5,5 al 3 en el 2013.

Trasplantes de órganos: también hemos crecido   increíblemente pero, además, hay que hablar de la cantidad de hospitales que   hoy hacen trasplantes de órganos en la República Argentina: de 8 hospitales   que trasplantaban órganos en la República Argentina hoy 20 hospitales trasplantan   órganos en la República Argentina, además del crecimiento exponencial que ha   habido (Aplausos.). En el año 2003 se hacía un trasplante cada 12,5 horas; en   el año 2011, uno cada 7; y en el año 2013 hicimos uno cada 6 horas.

Y también quiero referirme a un hospital   maravilloso de la provincia de Buenos Aires, el presidente Néstor Kirchner,   que también fue nominado como uno de los cinco mejores hospitales públicos de   la República Argentina (Aplausos.) y que tuve el honor de inaugurar allá por   el año 2007, si mal no recuerdo. (Aplausos.)

También, cómo han bajado los casos de Chagas y   los vectores: en el año 2003, de 18 casos de Chagas a 2 casos de Chagas en el   año 2013. Ustedes no saben el esfuerzo que significa bajar estos vectores. Es   tan difícil como mover el índice de Gini porque significa eliminar factores   culturales, también. No es solamente darle a la gente una casa que no sea…   Y lo puede decir la gente de Santiago de Estero. Cuando recorríamos, con el   entonces gobernador de Santiago del Estero el interior -con Gerardo- y me   mostraba todo su plan de escuelas rancho, de casas rancho, para eliminar los   techos de paja había que quemar las casas porque la gente, aun con la casa   nueva, se volvía a vivir en la casa de techo de paja. No era porque fuera   ignorante o vaga por querer vivir ahí. Era una costumbre cultural, que son   las más difíciles de remover: las costumbres culturales. Las otras… Bueno,   ¡increíble! Pero esto pasa. Por eso es tan importante esta modificación.

¡Ni qué hablar de lo que hemos avanzado desde que   Néstor estableció el tema de la hepatitis A, donde la Organización Mundial de   la Salud nos colocó como modelo para poder eliminar la hepatitis A través de   la vacunación; y hoy no tenemos casos de hepatitis A! Y está la ampliación del   calendario escolar de vacunaciones a 16 vacunas, lo que también ha hecho una   inmensa reducción de los casos de neumococo. Me acuerdo que cada invierno,   fundamentalmente en el Conurbano bonaerense, teníamos los problemas con los   chicos en materia de neumococo, y esto se ha reducido notablemente.

También, la cobertura: al haber más trabajo en la   Argentina vuelven a tener también un impacto muy fuerte las obras sociales y   vuelve a cubrirse una parte importante de la población no solamente por el   sector público sino también por el sector de las obras sociales. También el   plan SUMAR, que se agregó al plan NACER y amplió la protección. Las   cardiopatías congénitas, me acuerdo… Esto lo quiero contar porque tiene que   ver con el primer mensaje que di como presidenta en 2007. En 2007, los   chiquitos, los bebés con cardiopatías congénitas, tenían que esperar meses o   años para ser operados. Ahí nos pusimos en la cabeza que teníamos que   eliminar la lista de espera, y hoy, en la Argentina, no hay listas de espera   para la operación de cardiopatías congénitas, tal cual nos habíamos   comprometido aquel 10 de diciembre de 2007. (Aplausos.)

Tengo muchas más cosas. Los logros del sistema de   salud: acá me pasó la superintendenta de Salud. Somos uno de los mejores   sistemas de salud de América latina por cobertura. Aumentamos la cobertura en   2001 del 51,9 al 63,9. Ha sido un producto, precisamente, del crecimiento,   del trabajo, de las obras sociales, que también han crecido mucho, como   también ha crecido la cobertura a grupos vulnerables por muchas leyes que ha   aprobado este Parlamento para dar cobertura a los sectores más vulnerables de   la población en materia de dolencias crónicas. Quiero también felicitar a   todos aquellos legisladores que tuvieron esas iniciativas y que aprobaron esto   (Aplausos.), aunque a muchas prepagas no les gusta y a muchos sindicatos   tampoco les gusta porque dicen que tienen que gastar mucha plata; pero la   salud es inversión más que gasto.

También sigue siendo nuestro país… Los recursos   físicos del sistema: tenemos una cantidad de médicos… Este es un problema   porque tenemos una muy buena cantidad de médicos: el problema es la   distribución de los médicos en el país, algo que nos pasaba en Santa Cruz.   Para que ustedes tengan una idea, la cantidad de médicos cada mil habitantes   es de 3,21. Para que ustedes tengan una idea: Brasil tiene 1,76; Estados   Unidos tiene 2,42; y estamos muy cerca de la Unión Europea con un 3,33.   Uruguay tiene 3,74. El problema es la localización. Nosotros lo vivíamos   -Néstor lo vivía cuando era gobernador de Santa Cruz- cuando teníamos que   conseguir médicos, por ejemplo, para Los Antiguos, una pequeña población   cordillerana, donde pagábamos excelentes sueldos, dábamos casa, pero no se   querían ir a vivir los médicos, con lo cual tenemos muchos médicos y   tenemos… Bueno: vamos a tener que discutir entre todos de qué forma podemos   distribuir mejor… Mañana me titulan: “Cristina quiere llevar los   médicos a todo el interior.” ¡Por favor, no! Simplemente estoy   largándoles cifras para que tengan certeza de que tenemos la suficiente   cantidad de recursos humanos para hacer frente a los problemas. Acá veo a mi   hermana médica también que me mira atentamente. Tenemos también la cantidad   de camas por habitante más alta de la región: un total de cuarenta y cinco   camas cada diez mil habitantes. Estados Unidos tiene treinta, Uruguay tiene   treinta, Brasil tiene veintitrés, Chile tiene veinte, México tiene   diecisiete, Perú tiene quince y Paraguay tiene trece. El gasto público   nacional en salud ha crecido exponencialmente desde 2003, llevándolo a casi   20.000 millones de dólares. Y en gastos comparativos en salud debemos decir   que somos de la región, incluidos los Estados Unidos, el Estado que más gasta   en salud pública, algo de lo cual tenemos que enorgullecernos todos los   argentinos (Aplausos.). Esto incluye la seguridad social, incluye PAMI.   Ustedes dirán: ¿cómo, PAMI? PAMI atiende a 4 millones y medio de personas con   los servicios de cobertura más amplios de los que se tenga memoria. Y si a   eso le sumamos que tenemos la cobertura previsional más alta de Latinoamérica   -del 93- se explica el porqué de esta altísima inversión en materia de salud.   Para que ustedes tengan una idea: del gasto total de salud en la Argentina el   64,4 es público y el 35,6 es privado. En Estados Unidos el 48,2 es estatal y   51,8 es privado. En Uruguay el 65,3 es público y 34,7 es privado. Brasil, 53   es privado y 47 es público. Nos supera un poquito Uruguay: un 0,9. Pero   realmente tenemos una muy buena inversión en materia de salud.

Educación: ya hablé de Ciencia y Tecnología. Son   muchos números que seguramente deben tener ustedes. Hemos crecido en becarios   e investigadores un 1.080 por ciento en lo que hace a los salarios; un 838   los becarios; en materia de inversión en Investigación y Desarrollo del 0,41   en 2003 a 0,74 en 2012; y en Investigación y Desarrollo y Aplicación del 0,46   al 0,82; y podría seguir con las cifras. Pero quiero detenerme especialmente   en educación. Uno de nuestros ejes fundamentales sobre todo porque, como lo   hemos dicho, la mayoría de los que estamos aquí somos hijos de la escuela   pública y gratuita, y muchos también de una universidad nacional pública y   gratuita. Por eso, tenemos una gran deuda con nuestro país en materia de   educación. Nunca, nunca en la historia argentina se ha gast… Se ha   invertido. ¡Fíjense lo que es la cabeza! Iba a decir “gastado”   Nunca se ha invertido lo que se ha invertido durante este período en materia   educativa (Aplausos.).

Siempre se dijo -se repetía en todos los partidos   políticos: creo también haberlo dicho yo y todos los partidos políticos- que   el problema de tener una mala calidad de educación era porque no le   destinábamos los recursos necesarios a esa educación. Por eso se dictó una   Ley de Financiamiento Educativo que aprobó también este Parlamento, donde se   establecía que el 6 por ciento del PBI debía dedicarse a educación   invirtiendo: lo que se pagaba en deuda externa se pasaba a pagar en   educación, y viceversa. Hemos superado con creces esta inversión sumándole   ahora el Plan Progresar, que comprende a los chicos de 18 a 24 años   (Aplausos.). Pero se ha invertido en la década 169.406 millones. Estamos   hablando de inversiones nacionales. Tenemos toda la inversión que hacen   también cada una de las provincias en materia educativa.

Quiero referirme fundamentalmente a un problema   acuciante como es el problema del salario docente que tienen varias   provincias y el rol de la Nación. ¿Cuál era el problema que tenía la   educación en la Argentina? El problema es que cuando se hizo, bajo el título   de lograr una mayor eficiencia, la provincialización de los servicios de   salud y educación, en realidad se adoptó la medida con un criterio   exclusivamente fiscalista: no de lograr una mejor educación o una mayor   salud, un criterio fiscalista de ahorrarle recursos al Estado nacional. Y   entonces transfirieron a las provincias. Comenzaron a producirse salarios   absolutamente disímiles. Aun persisten porque son diferentes las realidades   también de cada provincia; pero fue necesario establecer en una ley la necesidad   de que el Estado nacional garantizara un salario mínimo. Así como hay un   Consejo del Salario Mínimo y Vital para todos los trabajadores que trabajan   ocho horas y que tienen otro tipo de trabajo, porque son trabajadores   industriales o de servicios, para los trabajadores educativos, que tienen   otro régimen y otras condiciones laborales, se estableció que la Nación todos   los años fijaría un piso mínimo de salario docente y que las provincias que   no pudieran completar ese salario serían ayudadas por la Nación, y las que   pudieran completarlo y pudieran ofrecer tener una mejor oferta salarial   darían una mejor oferta salarial. Nosotros hemos hecho una oferta salarial en   la cual hemos incluido el rubro “presentismo”. (Aplausos.)

Yo sé que a mis compañeros docentes –y a los que   no lo son, también; o a algunos no a todos, tal vez– el tema del presentismo   es algo que les produce urticaria. Pero yo quiero decirles algo: si hemos   cumplido con nuestra misión, que era la de destinar la mayor cantidad de   recursos… Miren: aulas digitales móviles, programas de netbooks, 67   millones de libros distribuidos, 1.700 escuelas nuevas construidas, 406 en   proceso de licitación, 345 actualmente en construcción, 6.384 refacciones,   educación técnica, aulas-talleres móviles, Plan Fines… Ya tenemos más de   500.000 egresados de planes Fines, que eran los hombres y mujeres que no   habían podido terminar sus estudios. (Aplausos.) Nuevas aulas con   equipamiento inicial; señales dependientes del Ministerio de Educación como   Paka Paka, canal Encuentro, que son realmente modelos en materia educativa;   nueve nuevas universidades nacionales (Aplausos) que permiten mejorar y   descentralizar la oferta educativa; y el aumento presupuestario para las   universidades. ¿Se acuerdan? En este mismo recinto, sentado en esa banca de   la diputada –o no sé si será senadora- de verde, un diputado o senador –no me   acuerdo; no voy a decir el nombre; muy inteligente, muy capaz, debo   reconocerlo– fundamentó el plan que había presentado Cavallo en el cual   planteaban bajar el presupuesto de las universidades. Ese ministro duró lo   que un suspiro. La Franja lo sacó de un sopapo y no habló más, porque   realmente era una ridiculez: era para sacarlo de un sopapo. No estoy   criticando a la Franja, para nada. Tengo otros motivos para criticar a la   Franja, no ese: al contrario. (Aplausos.) Hemos aumentado 1.485 por ciento el   presupuesto de las universidades nacionales. Hemos hecho infraestructura por   6.000 millones en materia de universidades: es decir, 1.690 por ciento;   aumento de los docentes en salarios: 1.163 a los docentes y 1.524 a los no   docentes; nuevas escuelas de educación 613. Las becas son otra de las cosas   que menciona el Banco Mundial como una de las transferencias a los sectores   más vulnerables: becas a nivel universitario, en el año 2013 hubo 45.000   becas universitarias. En fin, podría seguir diciendo…

Tenemos una meta que también quiero anunciarles:   soñamos con que en el año 2016, para el Bicentenario de la Independencia, la   Sala de 4 años se convierta en obligatoria para definitivamente incorporar…   Tenemos que trabajar para poder lograrlo y extender la escolaridad.   (Aplausos.)

Si hemos hecho toda esta inversión –y todavía nos   falta en calidad educativa–, ¿es tan ilógico que estemos discutiendo el rubro   “presentismo” o, si quieren, “presencia pedagógica”? Esto   tiene dos caras: la del niño que necesita que el mismo docente le enseñe todo   el año por la calidad. Vos ponete a pensar en un chico sentado en su pupitre   que dos meses tiene un maestro, cuatro meses tiene otro, cinco meses tiene   otro: ningún maestro… Hay algo fundamental en el proceso de aprendizaje: la   interacción entre el docente y el alumno. Yo me acuerdo del nombre de mis   maestras de primer grado, de segundo, de tercero, de cuarto, porque fueron   las mismas durante todo el año. Todo el año fueron las mismas. (Aplausos.) La   señorita Celia en primer grado, Clelia en segundo, Coca en tercero. Había   primero superior en mi época: ¡mirá si seré vieja! No había séptimo y había   primero superior. A Clelia la tuve en primero superior, a Coca la tuve en   tercero y en cuarto sí tuve una suplencia, pero fue una chica que no me   acuerdo si quedó embarazada o se enfermó en serio; luego, la señorita Luisa y   la última era fantástica, una entrerriana, en sexto grado, Miriam. ¡Qué   interacción con la presencia de un mismo docente todo el año frente al grado   en interacción con su alumno! El alumno conoce al docente, el docente conoce   al alumno. El docente sabe lo que sabe el alumno y, por lo tanto, lo puede   ayudar en qué es lo que le falta. Entonces, necesitamos esto para la calidad   educativa.

También, mírenlo desde el lado del docente, desde   el lado del trabajador:¿es justo que el que va todo el año, que el que se   pela el que te dije para estar sentado frente al grado con todos los deberes,   cobre lo mismo que el que va cada muerte de obispo o agarra cuanta licencia   tiene a mano? (Aplausos.) Yo creo que no. Creo que hay que mirarlo de los dos   lados. Por eso, con mucho respeto y mucho cariño, ya que tampoco se puede   generalizar porque es injusto hacerlo, pero tenemos que sentarnos en serio   porque además va a ayudar a los gobernadores para poder administrar también   correctamente la educación en sus provincias y nos va a permitir abocarnos.   No puede ser que cada año sea un parto el inicio de clases por la discusión   salarial. (Aplausos.) ¡No puede ser que sea un parto! Es más, estamos   dispuestos a discutir, si es necesario, extender una mejor oferta si podemos   llevarlo a junio para que no sea en marzo, con el inicio de clases, la discusión   salarial, que realmente tranca toda discusión. Entonces, uno muchas veces   tiene la sensación de sentirse rehén porque los chicos tienen que empezar las   clases, porque a la familia se le complica toda la vida si los pibes no van a   clases. La gente tiene que laburar, la gente tiene que hacer cosas   (Aplausos.). Entonces, creo que ayudaría enormemente que con mucha   racionalidad… De cualquier manera, quiero agradecer la actitud que tuvo el   sector docente, por lo menos el mayoritario, de levantar el paro que habían   decretado para los días 5 y 6. Quiero darles mi reconocimiento porque se lo   merecen. ¡A Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César!   (Aplausos.)

Por eso debemos tener una discusión muy   importante; la vamos a tener, estoy segura. Y que finalmente la racionalidad,   por lo menos es lo que espero, va a llegar a buen puerto.

Quiero referirme también a las medidas que   mencionaba el Banco Mundial y que partieron a raíz de la recuperación de las   AFJP. Otra corrida bancaria tuve, otra corrida contra el peso. La chica de   las corridas contra el peso; la señora ya; la abuela, mejor dicho. Digo la   chica y me quiero hacer la joven. La abuela de las corridas y no del nene,   sino cambiarias, podría titularse la película o la novela. Respecto del   sistema de seguridad social, entre 2003 y 2013, el aumento de la cantidad de   jubilaciones, fue del 87 por ciento. O sea, de tres millones pasamos a casi   seis millones de jubilados; 5.907.000 jubilados. Y el 46 por ciento fue por   la moratoria. (Aplausos en las bancas y en las galerías.)

En el mismo período las pensiones no   contributivas pasaron de 433 mil a 1.453.000 para aquellos hombres y mujeres   de los sectores más vulnerables y con un aumento del 322 por ciento.

Como les decía, somos el país de mayor cobertura   previsional con 93,8 por ciento de hombres y mujeres en condiciones de   jubilarse que están efectivamente cobrando una jubilación o una pensión   normal o contributiva. (Aplausos en las bancas y en las galerías.)

Algunas mentirillas que me anotó la gente de la   ANSES. Es mentira que el 80 por ciento de los jubilados y pensionados cobra   la mínima, ya que el 17 por ciento cobra entre una y dos mínimas; el 12 por   ciento cobras dos mínimas; el 17 por ciento cobra más de dos mínimas; y el 53   por ciento cobra la mínima. Reitero, más de dos mínimas cobra el 17 por   ciento; dos mínimas el 12 por ciento; entre una y dos mínimas el 17 por   ciento; y la mínima el 53 por ciento. Es mentira que el 80 por ciento de los   jubilados y pensionados cobra la mínima.

Ahora es por hogar, antes era por pensionado o   jubilado: solamente el 22 por ciento de los hogares con adultos mayores que   poseen ingresos provisionales reciben como ingreso una jubilación mínima. El   77,3 por ciento de los hogares, que esto es lo importante, recibe más de una mínima.   Además, gracias al plan de inclusión previsional en la mayoría de los hogares   donde viven nuestros abuelos hay más de un ingreso previsional.

Desde que este Honorable Congreso aprobó la ley   de movilidad jubilatoria, que nos costó sangre, sudor y lágrimas –muchos   pensaban que estábamos haciendo trampa y que no les íbamos a aumentar, que   era toda una cosa para quedarnos con la plata– las jubilaciones aumentaron   300 por ciento. La jubilación mínima pasó de 690 pesos, cuando aprobaron la   ley, a 2.757 pesos. (Aplausos en las bancas y en las galerías.)

En realidad, ha habido muchísimos aumentos que se   registraron antes de la ley de movilidad jubilatoria: los últimos aumentos   fueron de 31,6 y 31,78 por ciento. El coeficiente de Gini también bajó   producto de esto. Y quiero decirles también que según el Banco Mundial –otra   vez el Banco Mundial– la prestación previsional promedio del SIPA equivale a   casi el 40 por ciento del PBI per cápita, el valor más alto de la región.

Pago récord de sentencias. ¿Se acuerdan de que   hubo una cosa con las sentencias, que no se pagaban? Muchas veces eran   lobbies de estudios jurídicos –vamos a decirlo también con todas las letras–   y… No, porque mañana van a empezar contra los abogados. Olvídense, no dije   nada.

Pago récord de sentencias en 2013, representando   para ANSES una erogación de 5.751 millones. Se pagaron 39.448 expedientes, un   55 por ciento más respecto del año 2012. Y en 2014 nos proponemos un nuevo   récord, representando para ANSES una erogación de 6.500 millones de pesos:   pagar 45.000 juicios. Pero fíjense lo importante, cómo se van acomodando los   melones en el carro cuando el sistema va andando. De los 321.817 nuevos   beneficios que se dieron, o sea, jubilaciones que se acordaron, solamente   iniciaron juicio 574 personas, el 0,18 por ciento. (Aplausos.) Por eso creo   que es muy importante dar tiempo a un sistema para que pueda funcionar   adecuadamente.

En cuanto al sistema de asignaciones familiares,   considerando asignaciones familiares y asignaciones porque corresponden –porque   los padres son trabajadores, o desempleados o informales–, hoy hay 1.905.000   familias y 3.478.000 niños y niñas que ejercen su legítimo derecho, como   también 82.000 embarazadas. Esto, por supuesto, significa una protección muy   importante.

El 50 por ciento de los hogares receptores   percibe asignaciones por un solo hijo y solamente el 3 por ciento la percibe   por 5. ¿Por qué aclaro esto? Porque hubo alguien o algún lugar donde se dijo   que tenían hijos para tener… Mirá si vas a tener hijos para obtener la   asignación universal por hijo. Solamente a alguien medio retorcido se le   puede ocurrir esto. (Aplausos.)

Para dejar tranquilas a esas mentes les decimos   que el 50 por ciento de los hogares que perciben la asignación universal por   hijo tiene un solo hijo; el 28 por ciento tiene 2 hijos, que es lo normal de   la familia argentina de clase media; el 14 por ciento tiene 3 hijos; el 6 por   ciento tiene 4 hijos y tiene 5 hijos, que es el máximo que se paga –porque no   se paga por más de 5 hijos–, solamente el 3 por ciento. Así que quédense   todos tranquilos. Y los mayores beneficiarios son del NEA y el NOA.   (Aplausos.)

Quiero hablar también del plan Pro.cre.ar, por lo   que ha significado esto no solamente social sino económica y culturalmente.   Siempre se dijo, fundamentalmente del peronismo y en especial del   kirchnerismo –no sé si serán lo mismo, pero se parecen bastante–…   (aplausos)…, que era como que desde la época vieja del parquet y el bidet   con las macetas y los malvones a ahora, nos ocupamos de los que eran pobres;   les regalábamos las cosas, y no a los sectores medios que realmente no eran   sujetos de crédito en los bancos y no podían tener su propia casa. Por eso   ideamos el plan Pro.cre.ar, que fue el que sostuvo, como dije antes, el ritmo   del crecimiento de la construcción, como lo ha reconocido la propia Cámara   Argentina de la Construcción durante todo el año pasado. Es maravilloso ver   en todo el país los cartelitos del plan Pro.cre.ar. que la gente pone   orgullosamente.

Hoy tenemos 528.000 familias inscriptas, 62.661   viviendas en marcha, 22.830 que ya están viviendo… (aplausos)…, 34.087   obras licitadas mediante desarrollos urbanísticos y ya 96.000 viviendas en   obra finalizadas de los desarrollos urbanísticos.

¿Cómo es el sujeto que demanda Pro.cre.ar?

El 72 por ciento tiene relación de dependencia.   Son trabajadores, con determinado nivel de ingresos, profesionales. Me ha   tocado a mí entregar la llave o la primera asistencia crediticia a numerosos   profesionales, que obviamente trabajan en relación de dependencia.

También hay autónomos, con un 20 por ciento, y un   1 por ciento de jubilados.

Son hombres, el 59 por ciento. Y mujeres el 41   por ciento. Casados el 48 por ciento y solteros, el 45 por ciento. Esto hoy   no tiene mucho que ver, porque los chicos hoy no se casan. Que por favor,   ninguna religión se sienta ofendida, pero los chicos no se casan. Mi hijo no   está casado. Uy… ¡me va a matar después de esto! Pero no importa (Risas.)   Lo cierto es que los chicos no se casan hoy. ¿Vos Wado te vas a casar? Me   dijeron que no… (Risas.) La verdad es que la mayoría de los chicos no se   casa. En fin, te maté con eso… (Risas.)

El monto promedio es de 270.478 pesos por   crédito; la cuota promedio es de 2.535 pesos por mes; y el ingreso promedio   es de 9.756 pesos.

La edad promedio –esto es importante, y se junta   con el otro plan también, por otro lado– es de 36 años. Este es el promedio   de los titulares de crédito. O sea, gente joven que recién empieza su vida, a   formar su familia y a la cual el Estado, como corresponde, la está ayudando.

Pro.cre.ar tiene solamente tres casos de morosos,   que son un 0,01 por ciento. Y si se incluye a la línea de damnificados -¿se   acuerdan que para los damnificados de las inundaciones de La Plata y otras   tragedias dimos Pro.cre.ar-, tenemos 65 morosos, que significan el 0,03 por   ciento. En realidad, la morosidad es muy baja.

Pero lo que es importante, es que en 2014 el   Banco Hipotecario dará más créditos hipotecarios que nunca antes en sus 125   años de historia. (Aplausos.) Volvió el Estado al banco; y cuando el Estado   vuelve al banco, es cuando más créditos se otorgan.

Y lo que es muy importante, es que desde su   inicio –esto lo saben los municipios– generó el 29 por ciento de los permisos   de obra registrados en los municipios. Quiere decir que en todos los   municipios del país –porque el municipio es el que otorga el permiso de obra   en todas las provincias, salvo en la Ciudad de Buenos Aires que lo otorga la   Ciudad, como gobierno autónomo-, el 29 por ciento de todos los permisos de   obra lo generó Pro.cre.ar. (Aplausos.) Y desde agosto de 2012 hasta diciembre   de 2013, donde se otorgaron permisos de obra en municipios por un total de   14,47 millones de metros cuadrados, 4,25 millones corresponden a Pro.cre.ar.   Esto es, realmente, una virtud, consistente en seguir incentivando no   solamente la actividad económica, sino también el impacto social.

Conectar Igualdad, el tema de las netbooks, es   para que nuestros chicos no sufran la brecha digital –inclusión digital–; hoy   tenemos 3.812.054 netbooks entregadas a estudiantes y a docentes en todo el   país, en 9.800 escuelas. (Aplausos.) Todo esto pudo hacerse porque   recuperamos lo fondos de las AFJP. Y por eso quiero hablar un poquito del Fondo   de Garantía de Sustentabilidad, que es el capital de los trabajadores, que   fue recuperada su administración por el Estado de las AFJP.

A enero, récord de rentabilidad. A enero de 2014,   el Fondo de Sustentabilidad tiene 365.358 millones de pesos; 272 por ciento   más que cuando estaba en manos de las AFJP… (aplausos) …que no pagaban   las jubilaciones, solamente a una porción, a la “crema”; al resto   lo pagaba el Estado y, por supuesto, no hacían ninguna de estas obras. En   términos interanuales es un 44 por ciento por año.

Instancias de control. No es que esto no tenga   control. No es que lo diga yo y no pueda ser controlado por nadie. Hay una   Dirección General de Control de la propia ANSeS; está la Dirección de   Auditoria del Fondo, dependiente de la Unidad de Auditoría Interna;   Sindicatura General de la Nación y Auditoría General de la Nación. La   Auditoría General de la Nación no depende del Poder Ejecutivo, depende del   Poder Legislativo y la preside un opositor; el Consejo del Fondo de Garantía   de Sustentabilidad con participación de representantes de trabajadores,   jubilados, empresas, Congreso, Jefatura de Gabinete y ANSeS y la Comisión   Bicameral -ustedes-, una comisión bicameral de control de los fondos de la   seguridad social. Así que, tranquilos en cuanto a todo esto.

Y Prog.r.es.ar, que es el último proyecto, la   última ilusión, la última alegría que ya comenzamos a implementar cuando   advertimos que, si bien habíamos llegado a ese 6,4 de desocupación –el índice   más bajo–, teníamos en la franja entre 18 y 24 años la desocupación más alta.   Un poco más del 18 por ciento, por abajo del 22 por ciento de la Unión   Europea en esa franja. Esa franja de 18 a 24 años en todo al mundo es la de   mayor desocupación.

Esto fue lo que nos motivó a lanzar el Plan   Prog.r.es.ar, donde ya se encuentran inscriptos 504.000 jóvenes, donde ya   acreditaron la escolaridad 185.000 y donde también quiero contarles los   porcentajes de quienes se han inscripto. Tenemos también universitarios,   chicos que terminaron su escuela secundaria y que no podían seguir la   universidad, hay unos 24.000, 22.000 aproximadamente que la van a poder   seguir con esta ayuda. (Aplausos.) Pero de 18 años, el 26 por ciento; de 19   años, el 22; de 20 años, el 17 por ciento; de 21 años, el 14 por ciento; de   22 años, el 10 por ciento; de 23 años, el 7 por ciento y de 24 años sólo el 4   por ciento. Esto, esta porcentualidad, nos da la certeza que hemos dado en el   clavo en dónde estaba el problema de la desocupación.

En definitiva, con asignaciones familiares,   incluida la ayuda escolar anual, con Prog.r.es.ar, con Conectar Igualdad, más   todo lo que implica, la ANSeS tendría una inversión respecto del PBI del   13,55 por ciento. (Aplausos.)

Quiero también, quiero también decirles que   estamos haciendo la inversión en materia ferroviaria más importante de los   últimos 50 años. (Aplausos.) He dispuesto, he dispuesto y para ello he   comprometido más de 1.200 millones de dólares para la renovación total de   todos los trenes de la región metropolitana y del Gran Buenos Aires. (Aplausos.)   Sarmiento, General Mitre, General Roca, San Martín, Belgrano Sur por un total   de 1.212 millones. (Aplausos.) Mil coches cero kilómetro que reemplazarán a   los ochocientos existentes. Señalamiento para las líneas Mitre y Sarmiento,   servicio expreso -que ya está en vigencia- entre Constitución y La Plata. Y   electrificación del Roca, nuestro viejo tren para los que vivimos en el sur,   en La Plata; de la electrificación del Roca se hablaba desde que yo tenía 15   años. Conseguimos un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo por 500   millones de dólares, y vamos a hacer la electrificación del Roca. También   tenemos hoy el tren universitario de La Plata; inauguramos este servicio que   hoy están utilizando 650 pasajeros. También tomamos una decisión fundamental para   la economía y el agro argentino: el transporte Belgrano Cargas es fundamental   para todo el NEA y el NOA y para la Argentina, para la competitividad en el   transporte, y junto a la Hidrovía… (Aplausos.)

No voy a hablar de los DNI, porque ya todos deben   tener su DNI y deben estar repodridos del tema del DNI, del pasaporte…   (Aplausos.) Pero la verdad es que antes, para sacar un DNI, tardabas dos   años, y ahora te dan el DNI en la calle, en un camioncito o en el lugar donde   están todas las centrales; hemos ido por todas las provincias. El pasaporte,   si se te perdía, tenías que tener un amigo en algún lugar para que te dieran   un pasaporte; ahora, si se te perdió, antes de viajar te lo dan en el   aeropuerto. Tenés que pagar un poquito más, obviamente, pero te lo dan en el   aeropuerto. Esto también forma parte de una gestión de gobierno y de una   mejor calidad.

También, en materia de desarrollo social,   microemprendimientos, microemprendedores sociales, el Programa Ellas Hacen,   los programas contra la violencia doméstica –quiero agradecerle a Alicia el   esfuerzo– (Aplausos.), las cooperativas de trabajo –que nos ayudaron y nos   ayudan– que tanto han ayudado en todo el país, y los centros de integración,   algunos de los cuales hoy son verdaderos centros de atención primaria de la   salud y centros de ayuda de la escolaridad. Estamos también arreglando y   haciendo casas y hasta salas de primeros auxilios con las cooperativas; y   ayudando también al padre Juan Carlos en la SEDRONAR, para que la SEDRONAR se   ocupe realmente de lo que se debe ocupar, que es la recuperación y la   prevención en materia de adicciones. (Aplausos.)

En materia de justicia, este será un año de   codificadores; todos pueden pedir una toga romana y sentirse legisladores. El   Senado ya lo aprobó, y está en Diputados el Código Civil y Comercial. Hace   pocos días me fue entregado, con la presencia del ministro de Justicia y del   secretario de Justicia, por parte de una comisión integrada por algunos   miembros de este Parlamento en representación de sus partidos políticos y de   otros que ya lo fueron pero que siguen representando a todos los partidos   políticos con representación mayoritaria en este Congreso, un anteproyecto de   Código Penal que lo está mirando el Ministerio de Justicia y lo remitiremos,   seguramente a la brevedad, como proyecto. Y estamos también trabajando, como   fue anunciado hace pocos días, en la elaboración de un proyecto de Código de   Procedimiento Penal, y Contencioso Administrativo. No se puede seguir   manteniendo las relaciones comerciales y civiles, que son típicas de las   relaciones entre privados, en el Estado, que debe tener una normativa   específica, porque el rol del Estado en la sociedad contemporánea no tiene   absolutamente nada que ver con el rol que cumplía cuando Vélez Sarsfield creó   el Código Civil, allá por el siglo XIX. (Aplausos.)

También quiero pedir, especialmente luego de la   integración del Consejo de la Magistratura y de la declaración de   inconstitucionalidad de una parte de lo que había sido la reforma del Consejo   de la Magistratura, que yo creo y sigo creyendo –no voy a desdecirme porque   no sería yo y estaría mintiendo– que era un excelente proyecto. Creo que era   un muy buen proyecto de contralor sobre la Justicia; no puede suceder que   todos estemos controlados y haya un solo sector que no lo controle nadie.   (Aplausos.)

Creo que además, sinceramente, quiero aclararlo   porque, seguramente, si no, mañana van a titular “Cristina cargó contra   los jueces, los criticó, esto que el otro…”. No, no, no; de ninguna   manera. Me gustaron las declaraciones del juez que nombraron presidente del   Consejo de la Magistratura y que declaró que no era miembro de ningún bloque   opositor. Me pareció positivo; me pareció muy positivo que un juez diga esto;   un juez no puede ser opositor; tampoco puede ser oficialista, sin lugar a   dudas. Pero lo cierto es que un poquito de control popular tampoco le viene   mal a nadie. Pero, bueno, no pudo ser… (Aplausos.) Alguna vez será.

Les pido a todos los miembros del Consejo de la   Magistratura, a propios y extraños, que pongan lo mejor de sí para que ese   Consejo de la Magistratura funcione en todo sentido: en designación de   jueces, de fiscales y también en que los jueces que no funcionan bien, no   pueden estar in eternum, con acusaciones que traban.

No se puede tener una actitud corporativa. Es   difícil sustraerse a las actitudes corporativas. A todos nos pasa: a mí me ha   pasado también sentada en el lugar de ustedes. Es innato a cada ser humano la   defensa de lo propio, por aquello de hoy por ti mañana por mí. Es natural. Yo   no me rasgo las vestiduras ni me hago la perfectita porque no lo soy. Pero   ponerle un poco más de onda digo, para que ande la cosa mejor. Porque además   tienen muy buen presupuesto, porque ganan los mejores sueldos, porque siguen   sin pagar ganancias y porque, bueno, necesitamos una mejor Justicia.   (Aplausos.)

Necesitamos una Justicia también que no obligue a   los poderes ejecutivos, a los respectivos ministerios de Seguridad, sean de   la Nación, de las provincias, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, porque cuando   se llama a un fiscal, cuando se llama a un juez, no te viene nadie. Y cuando   llegan hay mil tipos ya y no se puede hacer absolutamente nada.

Me contaba uno de los médicos de la Unidad Médica   Presidencial que le pasa lo mismo a los médicos: cuando llaman a la madrugada   del hospital, porque necesitan autorización de un juez o de un fiscal para   hacer determinadas cosas que no pueden hacer porque no hay familiares, salvo   honrosas excepciones, que las debe haber –no las pongo en duda–, no   encuentran a un fiscal o a un juez a las tres o cuatro de la madrugada ni por   equivocación. (Aplausos.) Necesitamos que se muevan un poco más. (Aplausos.)

De hecho, en la ocupación de Villa Lugano…   Ayer, hablando con el ingeniero Mauricio Macri… Sí; hablo con Mauricio   Macri… No, no… Me llamó él; me llamó él. Hablando ayer… Sí, para   desmitificar ese “Ella no habla con nadie”. Ella habla con todos   los que la llaman y quieren hablar; no tiene ningún problema. (Aplausos.)

Y la verdad es que convinimos en dos cosas con el   ingeniero… Ya estaba preocupado, porque dijo “Ya estoy demasiado de   acuerdo con usted”. “Y, bueno…”, le digo, “…En una de   esas, ¿quién te dice?”. Se ha visto cada cosa. (Risas.) ¡Humor, por   favor, alegría! Que para cara de…, ya tenemos unos cuantos. ¡Por favor!   ¡Por favor, humor! (Aplausos.)

Y convinimos en que lo que dijo Sergio Berni, que   no sé por dónde anda; debe andar ocupado con algunos temas. Sergio dijo –se   lo dijo en la cara al fiscal; así que lo puedo repetir–, y el ingeniero Macri   convino conmigo: “Si el fiscal hubiera estado en el momento indicado,   había diez o doce personas, habría sido posible el desalojo sin hacer ningún   desastre ni tener que violentar. Ahora, cuando se te meten mil personas, con   chicos, con mujeres, se torna muy difícil el desalojo. Porque, ¿qué   terminamos? Terminamos como el Indoamericano.

Por eso, necesitamos una Justicia ágil que,   cuando la llamen del poder político, sea el de la Ciudad de Buenos Aires, sea   el de la provincia, cualquiera, sea del gobierno nacional, venga, disponga y   haga lo que tenga que hacer.

También creo que vamos a necesitar; y vamos a   tener que abocarnos todos… Respetando… Yo les ofrecí la Plaza de Mayo   para que vengan a protestar. El otro día estaban protestando. Pero vamos a   tener que sacar alguna normativa de respeto a la convivencia ciudadana,   porque no puede ser… (Aplausos.) No puede ser que diez personas te corten   una calle, por más razones atendibles que tengan. No puede ser. Y que no pase   nada. Porque les quiero decir que Sergio Berni, el secretario de Seguridad,   está procesado por haber desalojado una vieja toma que había de la   avenida…, de una autopista…, la Panamericana, o la General Paz, y lo   terminaron procesando a él y liberaron a todos los que habían cortado la   calle.

El otro día, el corte… Y quiero decirlo porque   me dolió en el corazón. Había salido yo de la casa de gobierno una tarde,   cosa rara porque eran las ocho de la noche, y pude ver que había banderas   rojas del PST. ¿Por qué protestan?, les digo. No, me dicen, protestan por lo   de Las Heras. ¿Lo de Las Heras?

Yo les voy a contar a los que no saben qué es lo   de Las Heras. En 2006, en un conflicto, un policía que salió a defender su   comisaría en la localidad de Pico Truncado, fue muerto a palazos en el piso.

Ojo, que ser policía no te convierte ni en bueno   ni en malo; y ser obrero tampoco te convierte en bueno ni en malo.

Fue muerto a palazos, pero a palazos; lo patearon   y murió. Le reventaron todos sus órganos. Era un chico muy joven. No salió   con el arma disparando, ni a los tiros, ni nada. Entre cuatro o cinco, lo   agarraron y lo mataron a palazos. Como un perro murió. 2006. Lo recuerdo muy   bien porque Néstor recibió… Eso fue en febrero. Vos te debés acordar, Juan Carlos.   Estabas en Caleta, ¿no?

Néstor recibió a su viuda, una chica muy joven   –ahora vive en Gobernador Gregores, con su pequeña hijita, –Marcia–, y yo   entré. Creo que estaba Aníbal Fernández también acompañándolo a Néstor, ahí.   Vos estabas, Aníbal, ¿no? Y la recibimos. Yo entré después, y la conocimos a   la chica. Lo habían matado como a un perro.

Bueno, transcurrió desde aquel 2006 a la fecha y   –fíjense, 2006 a la fecha– la Justicia finalmente llegó y los condenaron a   los responsables de ese homicidio terrible, alevoso, porque fue sin defensa   alguna.

Bueno, estaban protestando por la condena y   cortaron la Panamericana, cuando los desalojó la Gendarmería, que la gente   aplaudía, por la condena de la Justicia por un asesinato.

Creo que además todo el mundo tiene el derecho a   protestar, pero no cortando las calles e impidiendo que la gente vaya a   trabajar; y no complicándole la vida al otro. Creo que vamos a tener que   legislar sobre una norma de respeto y convivencia urbana, donde todo el mundo   proteste.

Miren, no pretendo que sea como en Estados   Unidos. Quiero contarles una anécdota muy graciosa. Estando una vez en Nueva   York, año 1999, 2000 –no, antes, un poco antes–, estaba George Bush en la   Catedral de San Patricio. Entonces, me fui y me dijeron: “Hay una manifestación.”;   y yo quería ver cómo eran las manifestaciones en Estados Unidos.

Yo no pretendo que sean como ellos. ¿Saben cómo   es una manifestación en Estados Unidos? Estaba lleno de cámaras de   televisión; por supuesto, otro tema que también se produce… Creo que   también voy a hablar de la televisión en los cortes, por qué hay tanto corte.   Pero ¿cómo manifiestan en Estados Unidos? En la vereda hacen como vallas   hasta el cordón, de esquina a esquina, dejan un espacio entre el ingreso a   los negocios y la valla y la gente va adentro de la valla y protesta adentro   de la valla, pero no cortan la calle ni interrumpen.

Yo no pretendo tanto, porque ya seríamos el colmo   de la civilización, y los argentinos somos un poco más desordenados. Pero   nosotros vamos a tener que legislar y la Justicia, fundamentalmente, actuar   ante estos casos, porque no podemos solos organizar las cosas. (Aplausos.)   Porque ¿qué pasa? Luego pasa que se produce un disparo, se produce un muerto   y tenemos no ya doscientas personas sino veinte mil protestando, porque   mataron a una persona, porque el otro tiró el palo y nunca se sabe quién tiró   el palo primero.

Por eso, organicémonos como sociedad.   Permitámonos protestar; hay derecho a la protesta. Todos tenemos derecho a   protestar, pero tenemos que respetar también a los demás ciudadanos. Tenemos   que lograrlo entre todas las fuerzas políticas, aunque pensemos en economía   en las antípodas, aunque no estemos de acuerdo con YPF, aunque no estemos de   acuerdo con nada; por favor, en el respeto a los demás ciudadanos, pongámonos   de acuerdo de una buena vez por todas. Es lo único que les pido. No les pido   otra cosa. (Aplausos.)

En materia de defensa…

¿Qué decís? ¡Qué cosa sos Morales; terrible!

En materia de defensa creo que vamos a una   Argentina mucho mejor que la que tuvimos en 2003; a una integración de   nuestras Fuerzas Armadas a la sociedad, que se explicitó y desplegó, debo   decirlo con mucha alegría y mucho orgullo, y se pudo visibilizar con mucha   alegría y mucho orgullo.

Fíjense, en una tragedia como fue la inundación   en La Plata, vimos a miles de ciudadanos participar activamente, miles en   donaciones, cientos en participaciones y miles también participando   activamente junto a nuestras Fuerzas Armadas en las emergencias. Y yo quiero   felicitar por el rol desempeñado por las Fuerzas Armadas en solidaridad con   los argentinos; unas fuerzas armadas de la democracia. (Aplausos.)

También Fuerzas Armadas vinculadas con la   industria. Junto a la ex Tandanor estamos hoy recuperando, con una inversión   que ya lleva 450 millones de pesos y tenemos cubierto casi el 85 por ciento   del trabajo, el rompehielos Almirante Irizar, que antes lo teníamos que   reparar en Brasil y ahora lo reparamos íntegramente en astilleros argentinos,   con marinos argentinos, con ingenieros navales argentinos (Aplausos).

Y también un dato de color: el ingreso de las   mujeres a las Fuerzas Armadas. El 60 por ciento de las aspirantes a   suboficiales de la Marina son mujeres. Vamos por más también allí.   (Aplausos).

En materia de relaciones internacionales, como   siempre, fundamentalmente quiero abordar dos temas, más allá de la incansable   labor de la Cancillería en todas las misiones comerciales –ustedes lo van a   ver acá–, acompañadas por empresarios argentinos, quiero mencionar dos temas.

Uno, el acuerdo con Irán. El acuerdo con Irán que   fue pensado y ejecutado para destrabar una situación y un hecho que ocurrió   en 1994. Yo integré, como ustedes saben, la Comisión Bicameral de Seguimiento   de ambos atentados, tanto el de la Embajada como el de la AMIA; y fui   disidente en los informes, sobre todo en los últimos dos, afirmando que se   iba a terminar en nada, como finalmente sucedió.

Y tenemos pendiente la orden del fiscal para   interrogar a los iraníes acusados, que viven en Irán obviamente. Pero todos   saben que para poder terminar ese proceso es necesario tomar declaración   indagatoria. Fiscal, juez de la causa, acá, en Irán, en donde fuere. Pero sin   declaración indagatoria no hay posibilidad de que se avance un milímetro en   el proceso.

Recuerdo que hay otra causa paralela por   encubrimiento, donde los acusados sí están en el país, que no se ha movido ni   un milímetro. Sería bueno que –y no estoy presionando a ningún juez;   simplemente estoy diciendo– si estamos reclamando justicia, tenemos una causa   por encubrimiento que no se ha movido y no se ha citado a ninguno de los   acusados.

Pero sigamos con el acuerdo con Irán. El acuerdo   con Irán fue firmado con el objetivo de lograr que el fiscal pudiera   interrogar a los detenidos y, de esta manera, seguir con el proceso. Si no,   podemos dar un discurso por año o trecientos sesenta y cinco discursos por   año, pero la causa va a estar exactamente en el mismo lugar. No van a detener   a nadie porque, de hecho, el único detenido que hubo, Soleiman Pour, fue   liberado en Londres porque no había pruebas suficientes.

Lo que todos decían: “No, cuando firmemos   este acuerdo la Interpol va a levantar las órdenes de arresto.” No se   levantó ninguna orden de arresto pero sin embargo viajan por el mundo y   ningún país los detiene. Esta es una realidad que también debemos ver.

Así que, humildemente, creí que esta era la mejor   manera de lograr el objetivo: que fueran a declarar. Y que fueran a Irán si   era necesario. Éste fue el objetivo.

El acuerdo, que estamos dispuestos a cumplir,   Irán lo está demorando. Quiere decir que tan malo no debe ser porque, si no,   lo hubieran puesto en marcha.

Pero el día 17 de diciembre del pasado año, 2013,   recibí en mi despacho, junto al canciller Héctor Timerman y junto al   secretario de Culto Guillermo Olivieri, a la Comisión Directiva de la AMIA.

Cuando surgió el tema del acuerdo –muy al final
  de la charla, porque en realidad habían ido a saludarme; no fueron a verme   por esto; fueron a verme por otras cosas–, les dije: “Bueno, miren, yo   les propongo algo: junten a sus mejores abogados, a sus mejores equipos   jurídicos; si no los tienen, no sé, tráiganlos de cualquier parte del mundo,   y propónganme un instrumento por el cual yo pueda lograr el objetivo de que el   fiscal les tome declaración a los iraníes acusados que viven en Irán.   Obviamente, no vengan con disparates; no vengan con que tengo que invadir a   Irán, ni declararle la guerra ni ninguna de esas cosas, porque no lo voy a   hacer. En términos de procedimientos, háganlo. Y yo, como presidenta me   comprometo a denunciar este acuerdo y a proponer el acuerdo que ustedes me   traigan”.

Se sorprendieron, dijeron que se iban a poner a   trabajar y que se iban muy gratamente sorprendidos. Yo revelo esto porque,   realmente, es necesario que de una buena vez por todas todos hablemos con la   verdad en la Argentina. Lo de “Memoria, Verdad y Justicia” no puede   ser solamente un eslogan. Memoria, Verdad y Justicia tiene que ser, en serio,   Memoria, Verdad y Justicia. (Aplausos.)

Entonces les dije: “Tráiganmelo”. Pasó   el tiempo y Timerman –no sé por dónde está Timerman; por el otro lado– me   dijo: “Estuvo la gente de DAIA y dice que le buscaron la vuelta, se   juntaron con todos los abogados y no le encuentran la vuelta”.

Miren, yo quiero ser más amplia todavía. Como sé   que muchos de ustedes votaron en contra, pero sé que todos quieren que le   tomemos declaración a los iraníes –hay muchos abogados aquí; hay fuertes   partidos con una tradición jurídica muy importante; con muy buenos abogados–,   elaboren un proyecto (Aplausos.) viable, lógico, jurídico, atado a las normas   de derecho internacional; y estamos dispuestos; nosotros no somos cerrados en   nada. Pero lo cierto es que este acuerdo tan malo no debe ser, cuando todavía   Irán no ha cumplimentado la parte que debía hacer.

Por eso digo que el objetivo debe ser lograr que   se tome declaración a quienes están acusados, obviamente en el marco del   derecho internacional, del debido proceso y de todas las normas que rigen en   nuestro ordenamiento jurídico, porque no podemos violentar nuestro propio   ordenamiento jurídico para lograr Justicia. Sería una incoherencia y una   contradicción insalvable.

Finalmente, en materia de relaciones   internacionales no puedo dejar de referirme a un tema que es vital para la   región, para nuestra historia y para lo que han sido estos últimos años, y   que es el intento de golpe suave que se quiere dar contra la República   Bolivariana de Venezuela. (Aplausos.)

Aclaro: no vengo a defender al gobierno de   Venezuela; no vengo a defender al presidente Nicolás Maduro; vengo a defender   el sistema democrático de un país, como lo hemos hecho cuando sucedió lo que   sucedió en Bolivia, en Ecuador y como lo haremos en cada país de la región,   aun sea de izquierda, de derecha, del medio o del fondo. (Aplausos.)

Quiero decirles que la democracia no es ni de   derecha ni de izquierda; la democracia es respetar la voluntad del pueblo.   Nunca se me ocurrió no respetar la voluntad del pueblo chileno porque   hubieran elegido en lugar de un candidato de la Concertación a un candidato   con el cual terminé llevándome estupendamente bien a nivel humano; por ahí   diferimos en muchas cosas políticamente, pero tenemos una excelente relación   personal y humana, como es con el presidente Piñera.

Jamás se me ocurriría no defender al presidente   Santos, aunque estemos, por allí, en las antípodas del pensamiento, porque   sea un gobierno que tiene otro sesgo ideológico u otra orientación económica.

La democracia es respetar la voluntad del pueblo   expresada soberanamente. (Aplausos.) Y eso es lo que tenemos que entender,   porque además está directamente vinculada a la paz y a la vida.

Aquí quiero rescatar una tradición de la Unión   Cívica Radical. Quiero reconocerles algo. Sí; nosotros los peronistas no le   dábamos históricamente tanto valor a la democracia.

Ustedes no se deben acordar, porque son todos   pibes –ni existían–, pero nosotros, que éramos un poquito más pesaditos,   hablábamos de democracia burguesa y no sé de cuántas cosas; qué elecciones;   en fin… No te rías Fuentes, que vos eras uno; no te rías que vos eras uno.

Pero la verdad es que, inclusive, recuerdo siendo   estudiante, habiendo elecciones en el centro de estudiantes de la Facultad de   La Plata, al candidato: Raúl Alconana Sempé, por Renovación y Cambio, cuando   recién surgía Raúl Alfonsín con Storani de candidato a vice, que perdió la   interna contra Balbín y Tutankamón. ¿Cómo era que nosotros le decíamos? Ah,   nosotros le decíamos Balbín-Tutankamón. Claro, porque Gamond-Tutankamon le   decíamos. Esa era la consigna que le cantábamos nosotros.

Bueno, y no se participó en las elecciones del   centro de estudiantes porque era la democracia una cosa despreciable.   Aprendimos con letra y con sangre que la democracia también es una cuestión   de paz y de vida. Y esa es una tradición que debemos también reconocerle a la   Unión Cívica Radical. (Aplausos.)

¡Que espere la oposición! Si ha habido 19   elecciones en 14 años; 18 ganó el oficialismo y una la perdió. ¡En el 2016   tienen revocatoria! Creo que es el único país del mundo, por lo menos de la   región, donde al presidente le ponen derecho de revocatoria. Y créanme que   sería fatal para la región, para la integración Latinoamericana que tanto   hemos logrado, que tantos problemas hemos resuelto sin intervenciones   foráneas, permitir que vientos ajenos derrumben un país hermano. Por eso,   independientemente de las ideas, debemos defender la democracia. (Aplausos.)

Quiero apurar: en Secretaría de Cultura, el 3,8   por ciento del PBI está dedicado a cultura, tenemos 29 museos. Espero con   ansias poder inaugurar esa magnífica obra que estamos haciendo, que es el   Centro Cultural del Bicentenario “Presidente Néstor Kirchner”, al   que ustedes le pusieron ese nombre por un proyecto de ley, se los agradezco.   (Aplausos.) Alguien se enojó cuando dije que iba a ser el Colón del siglo XXI   porque dicen que no va a tener lírica. Bueno, vamos a hacer en “La   ballena azul” un escenario que se va a desplazar, o sea, que va a ser   para la filarmónica y se va a poder hacer ballet y lírica, también para todos.   (Aplausos.)

Quiero felicitar –y felicitarnos– a la Autoridad   Federal de Servicios Audiovisuales porque por fin decretaron la   constitucionalidad de la Ley de Medios. (Aplausos.) En 2014 van a estar   acondicionadas y sometidas a la adecuación completa todas las empresas.   Mientra tanto fueron adjudicadas 1.049 licencias para radios AM y FM y TV   abierta; 665 licencias de radios AM y FM adjudicadas al sector privado; 27   licencias para radios de baja frecuencia en zonas de alta vulnerabilidad   social; 26 licencias para radios pertenecientes a la Iglesia Católica; 33   reconocimientos a canales analógicos de TV de baja potencia que no tenían   ningún amparo legal; 200 reconocimientos a radios comunitarias de todo el   país; 22 autorizaciones a radios y canales públicos de municipios y   gobernaciones; 79 autorizaciones a radios FM en escuelas primarias y   secundarias; 32 autorizaciones a radios FM en institutos de educación   superior; 7 autorizaciones a radios FM y un canal de televisión abierta en   universidades públicas y nacionales; 134 autorizaciones a radios para centros   de actividades juveniles promovidos por el Ministerio de Educación de la   Nación; 35 autorizaciones a radios y un canal de televisión de pueblos   originarios de todo el país; 14 llamados a concurso que involucran 1.052 frecuencias   y puedo seguir… Tardaron cuatro años pero durante esos cuatro años no   estuvimos cruzados de brazos, estuvimos haciendo cosas y muchas. (Aplausos.)

Quiero agradecer también a la Televisión Pública.   Ustedes recuerdan alguna vez, en todos estos años desde que se creó, primero   como Canal 7, haber tenido una calidad como la que tenemos hoy en la   Televisión Pública: Canal Encuentro, Paka Paka, Tecnopolis TV. Quiero   felicitar a todos los que están trabajando en estas señales. Canal Encuentro   es un modelo impresionante que no tiene que envidiarle absolutamente nada.   (Aplausos.) Todos los trabajos hechos en Acumar, en Medio Ambiente. Aquí   tengo cifras. No quiero extenderme. ¿Cuánto voy Julián?

Bueno, ya termino. ¿Cuánto voy? Menos que el año   pasado.

Quiero llegar al tema de YPF. Yo hablaba del año   2012 cuando tuvimos el déficit energético y se tomó la decisión de recuperar   la administración de YPF.

Observaba hoy que en 2013 la producción creció un   3,4 por ciento en petróleo y en gas un 2,2 por ciento respecto del año   anterior; que YPF no registraba un incremento anual en gas desde 2004 y en   petróleo desde 2002; que se destacan inversiones por más de 1.000 millones de   dólares iniciadas por el consorcio conformado por las empresas Total Austral,   Wintershall y PAE de la cuenca marina austral y con estos planes vamos a   obtener en 3 años una producción adicional de 33 millones de metros cúbicos.   La adquisición de Apache. Por 500 millones de dólares hemos adquirido Apache,   con lo cual hemos creado la división Gas de YPF. Se inauguró una megaobra de   refinería en Mendoza, segunda en tamaño, luego de la de La Plata, que también   es de YPF, con una inversión de más de 2.600 millones de pesos. Y lo que ha   sido la recuperación de YPF.

A mí personalmente esto no me toca solo   políticamente. Esto nunca lo soñamos ni él ni yo. Lo de YPF tiene una larga   historia que empieza con una deuda que la Nación tenía con las provincias   petroleras en materia de regalías mal liquidadas. Por ley 24.145 de   federalización de hidrocarburos se transforma a YPF en forma privada en una   sociedad de capital. Se promulgó en el 92, donde nos daban a las provincias   acreedoras de la Nación acciones clase B. Pasábamos a ser propietarias de la   empresa. Se privatizaba pero las provincias pasábamos a ser propietarias de   la empresa. Y la Nación, con acciones clase A, quedaba con el 51 por ciento.   De ese porcentaje podía quedarse hasta con un 20 por ciento, pero para eso   necesitaba una ley. Después la modificaron, eliminaron la necesidad de la ley   y podían quedarse, sin necesidad de intervención de este Parlamento, con una   sola acción, que era la acción de oro, que les permitía cierto grado de   manejo. Como resultado de la oferta pública de las acciones al conjunto de   las provincias hicimos uso de la opción Formosa, La Pampa, Neuquén, Río   Negro, Santa Cruz, Jujuy, Salta, Chubut y Mendoza, y pudimos monetizar   nuestras acreencias por un poquito más de 3.000 millones de pesos. En aquel   momento eran equivalentes a dólares, porque –se acuerdan– decían que un peso era   igual que un dólar. Decían… Eran 3.000 millones de pesos, ergo, dólares, en   bonos, en papelitos, nunca nos dieron en plata. Con esos papelitos compramos   acciones clase B. En Santa Cruz Kirchner decidió comprar todo en acciones   clase B. En uso de la opción establecida en la ley las provincias retuvieron   el 11 por ciento del capital de la nueva sociedad. Mendoza y Santa Cruz, un   3,83 cada una; Chubut el 1,6, Neuquén el 1 por ciento y el resto, Formosa.   Porque tampoco siendo Neuquén o Chubut que tenían… Chubut menos acreencias   que nosotros, pero Neuquén más. Bueno, habían gastado la plata en otras cosas   o la destinaron a otras cosas. No como crítica, simplemente estoy contando.   Los que con más nos quedamos de YPF fuimos Mendoza y los santacruceños. Kirchner   tenía obsesión con YPF.

Por ley 24.474 se eliminó la necesidad de ley y   por lo tanto el Estado se podía desprender y quedarse con una acción.   Posteriormente, el 16 de enero del 96, por ley 24.623, promulgada de hecho,   se dispuso que el Poder Ejecutivo podría disponer sin restricciones de las   acciones y destinar el producido a un fondo fiduciario para el desarrollo   provincial.

Para 1997, de aquellas acciones clase B que las   provincias adquirimos a razón de 19 pesos cada una, sólo quedaban en poder   provincial… El único que se había quedado con acciones, en 1997, ¿adivinen   quién fue? Sí, él, Santa Cruz. Es más, le había comprado a Chubut una parte,   y había comprado otra parte de acciones también en la Bolsa de Nueva York. Y   habíamos llegado a 4,10, por compra de acciones clase B a Chubut. ¿Por qué?   Porque quería llegar al 5 por ciento, porque el 5 por ciento del capital   accionario te autorizaba a tener un director en el directorio de YPF. Y él   quería participar en la política, obviamente de un recurso que era vital para   la provincia.

Para las provincias petroleras la privatización,   no la desnacionalización, había sido un muy buen negocio. ¿Por qué? Porque   por un lado, cobrábamos regalías que hasta ese momento no cobrábamos. ¿Por   qué fue el tema de la privatización? Para poder pagarle a las provincias las   regalías que no nos liquidaban. Entonces, a partir de la privatización,   empezaron a liquidarnos regalías. Pero, además, como teníamos participación   en el capital accionario, nos distribuían utilidades a fin de año, porque   éramos dueños de la petrolera; con lo cual, no fue un mal negocio para el   país y para las provincias petroleras, porque teníamos el ingreso asegurado   de las regalías y el de las utilidades que tenía –y muchas– la empresa.

En ese momento, entonces, llegamos a que quedaban   únicamente en poder provincial las de la provincia de Santa Cruz, que era la   única tenedora.

El barril del crudo en ese momento estaba a 13,92   dólares. Y La acción de YPF valía 31 dólares. Nosotros ya la habíamos   comprado a 19. ¿Y qué hace Repsol? Adquiere una oferta, hace una OPA. ¿Qué es   una OPA? Es una oferta hostil. Repsol hace una adquisición por una parte del   capital, y sobre el resto hace una OPA, a la cual no te podés sustraer y   tenés que vender. Si Santa Cruz no vendía, perdía, porque como tenía el 4 por   ciento, un simple aumento de capital le licuaba su participación. Entones, en   ese momento la acción llegó a valer 44 dólares. Y Santa cruz, que era la   única provincia que tenía participación en YPF, se ve obligada a vender. Y   vende sus acciones a 44 dólares, acciones que había comprado a 19. Con eso   Néstor constituye el fondo anticíclico, y lo invierte en fondos de la deuda   argentina. Compra Par, Discount, hace una cartera, un portafolio, lo invierte   y lo coloca en el exterior, porque tenía miedo que Cavallo se lo agarrara.   Cavallo, cada tanto, le pedía: “¿Por qué no lo traés al Banco   Nación?” “No, gracias”, le decía. Con esa plata hicimos el   aeropuerto de El Calafate, el puerto de Caleta Olivia, comenzamos la ruta 40,   hicimos el plan de viviendas más importante, y siempre quedaba el capital,   porque él trabajaba con los intereses. Él nunca gastaba el capital. El   capital lo dejaba y con los intereses hacía toda la inversión.

Por eso, quiero mencionar especialmente el papel   que desarrollaron en la negociación el ministro de Economía, doctor Axel   Kicillof… (Aplausos.) …y el secretario legal y técnico, doctor Carlos   Zannini… (Aplausos.) …quienes fueron en nombre del Estado. La negociación   fue entre el Estado nacional y Repsol. Esos fueron los dos actores en la   negociación. Y se logró un acuerdo por 5000 millones de dólares. Vuelvo a   repetir: es la segunda reserva de gas shale del mundo y la cuarta reserva de   petróleo shale del mundo. (Aplausos.)

Yo creo que es un fin de ciclo, es un fin de   ciclo del que nos quisieron convencer que el Estado es un mal administrador,   que el Estado no puede administrar adecuadamente sus recursos. Pero, además,   es un fin de ciclo porque los argentinos tenemos que advertir definitivamente   que no podrá haber autonomía, ni independencia ni soberanía posibles si no   tenemos energía para solventar nuestras industrias, para solventar nuestra   investigación en el desarrollo en tecnología, para que el proceso de   industrialización no se detenga, para seguir siendo competitivos, lo que   también exigirá inversión y garantías para que esa inversión extranjera venga   a la Argentina y pueda, de esta manera, desarrollar algo que le sirva a todos   los argentinos, pero bajo el 51 por ciento del control de la compañía por   parte del Estado nacional… (Aplausos.)…y la participación de las   provincias argentinas, porque lo más importante no es que hemos vuelto a   nacionalizar, sino que hemos vuelto a federalizar el recurso porque así,   además, lo impone la Constitución Nacional, que reconoce en cabeza de las   provincias la propiedad de los recursos. (Aplausos.)

Si se me permite un chascarrillo, en cuanto a lo   que algunos intentaron decir respecto de nuestro ministro de Economía…   ¿Dónde estás, Axel, que no te veo? Ahí estás. Chiquitito, no lo veo.   Chiquitito, pero cumplidor. (Aplausos.) Lo hizo muy bien. Peleó como un león.   Por eso, tal vez… ¿Qué me estoy olvidando? ¡Ah!, tenés razón. Eso es para   el final también, porque tiene que ver, todo tiene que ver con todo.

Dijeron que el ministro de Economía ha dicho que   no iban a pagar nada. ¡Pero cómo va a decir el ministro de Economía que no se   va a pagar nada si yo presenté una ley de expropiación! El día que se anunció   lo de YPF, se anunció la expropiación de YPF; y no hay expropiación si no hay   indemnización. Por lo tanto, lo que él dijo es que no íbamos a pagar lo que   ellos pretendían –lo cual es rigurosamente cierto– porque las primeras   declaraciones fueron que querían 15 mil millones y la segunda fue una demanda   en el CIADI de 10 mil millones y la realidad es que hemos cerrado un acuerdo,   con bonos, no en efectivo, por 5 mil millones de dólares con un plazo muy   prolongado. (Aplausos.)

Creo sinceramente, argentinos, que estamos   cerrando un ciclo histórico y yo espero que… y acá quiero dirigirme a todos   los empresarios de la República Argentina, cualquiera sea su actividad:   industriales, productores, empresarios de servicios, financistas,   comerciantes pequeños, grandes, medianos, concentrados, menos, ma non troppo,   fundamentalmente a aquellos que han intentado en estos años torcer el rumbo   inexplicablemente, porque cuando uno ve los balances y lo que han ganado es   inexplicable que quieran –como dije en algún momento– matar a la gallina de   los huevos de oro.

Hoy estamos ante una posibilidad única: tener   soberanía y autonomía energética; volver a ser competitivos en materia del   precio del gas en el mediano plazo. No va a ser ahora. Las cosas no son de un   día para el otro. Pero hemos resuelto, hemos resuelto… Algunos decían:   “¡Huy! Las cosas que les van a dejar a los que vengan”. Ojalá yo   tuviera que pagar hoy el petróleo y que me hubieran dejado la segunda reserva   del mundo. Estoy pagando la peor deuda financiera del mundo desde el año 2001   a la fecha. ¡Ojalá! (Aplausos.) ¡Ojalá todas las deudas que tengas que pagar   sean de cosas que se puedan tocar, sean de energía! ¡Ojalá sean de obras de   ferrocarriles! ¡Ojalá sean de obras que se puedan palpar, que sirvan para   disfrutar y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos; para eso estamos!

Encarnarían pasado en materia de relaciones   exteriores; Malvinas… Y Malvinas también tiene que ver con el petróleo;   tiene que ver con el petróleo, y tiene que ver con lo que decía también en la   unidad y en la integración de Latinoamérica. ¿Para qué se creen que algunos   quieren tener? ¿Únicamente por petróleo? No, también para tener una base   militar en el Atlántico Sur.

Por eso volvemos a reiterar, una vez más…   Porque yo estoy segura, estoy convencida de que a la mayoría del pueblo   inglés, a la mayoría de los jóvenes, fundamentalmente, no les interesa ser   colonizadores, porque están sufriendo también los desastres de un mundo   económico que condena a los jóvenes a no tener trabajo, a no tener estudio, a   no tener futuro, a que los más ricos cada vez sean más ricos. Por lo tanto,   creo que se están abriendo los ojos de todo el mundo. Y yo creo que más tarde   que temprano, o más temprano que tarde, vamos a poder discutir la cuestión de   soberanía como lo ordena Naciones Unidas. Y le reiteramos hoy, una vez más,   al gobierno inglés que se siente a negociar lo que ordena, precisamente, ese   organismo multilateral que es Naciones Unidas, que discutamos la cuestión de   soberanía sobre nuestras islas Malvinas. (Aplausos.)

De paso, quiero decirles que estamos terminando   en la ESMA el Museo de Malvinas, que va a ser maravilloso. Espero que podamos   terminarlo para junio, para el 10 de junio. Ahí me enteré de que el 10 de   junio fue una fecha instituida por el general Perón como reconocimiento por   los derechos de las islas Malvinas. Así que espero que podamos hacerlo para   el 10 de junio.

Finalmente, no quiero dejar de recordar en este   día tan especial las palabras de alguien, hace once años, cuando se sentó   aquí y, mirándolos a ustedes –no a ustedes, porque muchos de ustedes   seguramente no estarían–, dijo: Se intentó reducir la política a la sola   obtención de resultados electorales; el gobierno, a la mera administración de   las decisiones de los núcleos de poder económico, con amplio eco mediático.   Al punto que algunas fuerzas políticas, en 1999, se plantearon el cambio en   términos de una gestión más prolija, pero siempre en sintonía con aquellos   mismos intereses. El resultado no podía ser otro que el incremento del desprestigio   de la política… Vuelvo a leer: El resultado no podía ser otro que el   incremento del desprestigio de la política y el derrumbe del país.

Todos los que estamos sentados aquí somos   militantes y provenimos de la política, no importa la orientación. Pero somos   hombres y mujeres de la política por sobre los poderes económicos.

Y decía: Concluye en la Argentina una forma de   hacer política y un modo de gestionar el Estado. Colapsó el ciclo de anuncios   grandilocuentes, grandes planes seguidos de la frustración por la ausencia de   resultados y sus consecuencias, la desilusión constante, la desesperanza   permanente. Por eso, nadie piense que las cosas cambiarán de un día para otro   solo porque se declamen. Un cambio que pueda consolidarse necesitará de la   sumatoria de hechos cotidianos que en su persistencia derroten cualquier   inmovilismo, y un compromiso activo de la sociedad en ese cambio. Un   compromiso activo de la sociedad en ese cambio. Ese empoderamiento del que yo   hablo en la sociedad es para defender sus derechos.

No es de ahora, lo decíamos ya en 2003; lo decía   él.

En nuestro proyecto, ubicamos en un lugar central   la idea de reconstruir un capitalismo nacional. Para todos aquellos que tal   vez se olvidaron, y fundamentalmente al sector empresarial: capitalismo   nacional. Van a ser fuertes como empresarios en la medida en que el país sea   fuerte, si no, son cola ni siquiera de león, apenas cola de ratón.   (Aplausos.)

En nuestro proyecto, ubicamos en un lugar central   la idea de reconstruir un capitalismo nacional que genere las alternativas   que permitan reinstalar la movilidad social ascendente. No se trata de   cerrarse al mundo. No es un problema de nacionalismo ultramontano sino de   inteligencia, observación y compromiso con la Nación. Es el Estado el que   debe actuar como el gran reparador de las desigualdades sociales en un   trabajo permanente de inclusión y creando oportunidades a partir del   fortalecimiento de la posibilidad –miren ustedes– del acceso a la educación,   a la salud y a la vivienda, promoviendo el progreso social basado en el   esfuerzo y el trabajo de cada uno. Es el Estado el que debe viabilizar los   derechos constitucionales protegiendo a los sectores más vulnerables de la   sociedad: a los trabajadores, a los jubilados, a los pensionados, a los   usuarios, a los consumidores. Actuaremos como lo que fuimos y seguiremos   siendo siempre: hombres y mujeres comunes que quieren estar a la altura de   las circunstancias, asumiendo con dedicación las grandes responsabilidades   que en representación del pueblo nos confieren.

Esto no es un relato. (Aplausos) Esto es la   verdad y la realidad que vivimos y construimos en estos diez años.   (Aplausos.) Yo les pido que sigamos poniendo esfuerzo y compromiso adelante.   No es cuestión de un solo partido político. (Aplausos.) ¡Convoco a todos los   partidos políticos a esta tarea! (Aplausos.) Por eso, también quiero saludar   la designación del doctor Gerardo Zamora como presidente provisional del   Senado. (Aplausos.) ¡Quiero rescatar la idea de la concertación! (Aplausos.)   ¡Quiero rescatar la idea que él tuvo de que los partidos populares,   democráticos y nacionales pudieran unirse en las grandes empresas!   (Aplausos.) Porque una decepción debe ser la excepción y no la regla; al   contrario, debemos estar más unidos que nunca los argentinos para poder   seguir adelante. (Aplausos.)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: