Despertar Nacional

Archivo para noviembre, 2012

ARGENTINA Acto de inauguración del 2o Encuentro de Comunicación Audiovisual en Mar del Plata: Palabras de la Presidenta de la Nación

Acto de inauguración del 2o Encuentro de Comunicación Audiovisual en Mar del Plata: Palabras de la Presidenta de la Nación
PALABRAS DE LA SEÑORA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER, EN EL ACTO DE INAUGURACIÓN DEL 2º ENCUENTRO DE COMUNICACIÓN AUDIOVISUAL, REALIZADO EN LA CIUDAD DE MAR DEL PLATA, PROVINCIA DE BUENOS AIRES
Muchas gracias y muy buenos días a todos y a todas.
La verdad que hoy es un día de extraordinaria alegría y felicidad y les digo algo: saben qué, hoy no me siento ni quiero tampoco hablar como Presidenta
de los argentinos. Yo quiero, en el día de hoy, hacer un homenaje porque la verdad que hubo cosas que me conmovieron durante todo el desarrollo previo a estas palabras. Primero, la creación del Premio Leonardo Favio, que entregué en manos a Carola y a su hija, pero la verdad que cuando veía lo que el INCAA preparó con lo que es toda la filmografía de Leonardo, es impresionante.
Yo la única que no vi fue la de Monzón, después las vi todas. Vi “El dependiente”, con Walter Vidarte y Graciela Borges; vi “El romance del Aniceto y la Francisca”, de cómo quedó trunca y otras cosas más, con María Vaner y Federico Lupi, una joya. Bueno, ni qué hablar para los peronistas, “Sinfonía de un sentimiento”, donde condensa toda la historia; el “Juan Moreira”, de Bebán, “Nazareno Cruz y el lobo”, su opera prima que lo consagra como uno de los mejores directores, tal vez el mejor director de cine; “Crónica de un niño solo”, cuando hace una especie de autobiografía. Hay películas que muchos de ustedes que son muy jóvenes, van a decir: “y esta de qué está hablando”. Bueno, pero sería bueno que las repasaran porque son verdaderas joyas.
Y la verdad que mucha emoción porque yo las vi sentada en una butaca de cine, como cuando cualquier hijo de vecino, a oscuras, qué te ibas a imaginar que un día ibas a estar hablando de Favio como Presidenta.
Yo lo recibí también acá, me acuerdo, en un Festival de Cine, te acordás cuando él habló muy sentidamente, en un momento muy difícil. Fue en el año 2008, si mal no recuerdo, con unas palabras hacia mí que nunca voy a olvidar.
Y cuando uno ve esa filmografía, y cuando uno ve lo que hicieron otros grandes también, se da cuenta que los grandes no se van nunca; quedan para siempre a través de sus obras, el testimonio de sus obras, de su pensamiento, de su compromiso, de sus acciones. Favio tampoco se fue. (APLAUSOS).
Después ver, como cinéfila que soy, la entrega que me hicieran de esas películas originales que le entregué en ese carretel…¿Así eran y siguen siendo los carreteles así, Liliana? Sí, pero mejores, más modernos. Bueno, 4.000 de estos…
Coca, acá tenemos a la Coca Sarli que nos acompaña, otra gloria viviente, pobre Coca, censurada como tantos otros argentinos por las dictaduras y el pensamiento cerrado. Un homenaje de todos los argentinos para Coca, hay 24 películas de Coca allí. (APLAUSOS).
Y, por último, esta emoción que hemos sentido todos los argentinos cuando dos artistas de nuestro país, recibieron el Emmy, el máximo premio en materia televisiva como fue Darío Grandinetti, que recién nos acompañaba, y Cristina Banegas. (APLAUSOS).
La verdad que no es casualidad: las primeras 3D, las produjo el gobierno del presidente Perón y ahora estos programas, estos artistas que fueron ellos por su actuación, tuvieron la oportunidad de hacerlo en lo que denominamos Cine o Televisión por la Inclusión, que fueron los dos premiados y que son casualmente, financiados, auspiciados y promocionados por BACUA y por el Ministerio de Planificación de la Nación, esto es por el Gobierno nacional, por el Estado nacional, que ha permitido por primera vez que dos de nuestros artistas tengan el máximo reconocimiento. (APLAUSOS).
Y yo creo que este extraordinario momento, que marcaba Martín Sabbatella, donde hoy hemos entregado también 100 nuevas licencias, de todo tipo: desde AM, FM, televisión abierta; este premio fantástico de nuestros artistas, también había recibido otro Emmy, otro programa que era “Televisión por la Identidad”, que también se realizó y el ciclo había recibido…
¿Saben por qué se producen todas estas cosas? Por el extraordinario clima de libertad e inclusión social, que hoy vive la República Argentina. (APLAUSOS). Porque la cultura sólo florece, la cultura sólo crece, no solamente en un clima de libertad, sino también de inclusión social, de gobiernos que hacen, de pueblos que hacen, de naciones que hacen de la inclusión de los sectores más vulnerables, de la protección de los sectores más desprotegidos de la sociedad, hacen también una política de Estado.
No es casualidad que le haya llamado “La Edad de Oro del Cine”, precisamente, al tiempo que el peronismo gobernó el país. Y no es política partidaria, por favor, que nadie se confunda; tiene que ver con un clima…Los artistas no son marcianos que bajan y que producen independientemente del contexto que los rodea. Los artistas son y reflejan el contexto que los rodean y cuando pueden hacerlo en un clima de libertad, de creación, sin que nadie censure…A la pobre Coca y a Armando Bo los censuraron toda la vida como artistas…Ustedes tal vez no recuerden, pero yo me acuerdo en los años 75: Mercedes, la Negra, nuestra querida Mercedes Sosa que se tuvo que ir del país; me acuerdo también de Nacha Guevara, que se tuvo que ir del país; a Luis Brandoni y su mujer, a tantos otros que tuvieron que abandonar amenazados por el país.
Por eso digo que esto que estamos viviendo, estos premios, esta generación de reconocimientos internacionales…Hace poco también Paula de Luque con su reconocimiento internacional en Bogotá, para “Juan y Eva”, esa maravilla también que interpretaron Julieta Díaz y ese actor que yo no lo conocía pero que me impresionó, el Perón de…¿Dónde estás? Ahí, me impresionó tu Perón, no te enojes Víctor, el tuyo también es bueno. No te enojes Víctor, las dos cosas son buenas, me impresionó, muy bueno. (APLAUSOS). Bueno, ver a tantos hombres y mujeres de la cultura…
Yo soy muy cinéfila, yo no sé, en cuanto veo una película, no la miro solamente, la veo en los detalles porque, bueno, me gusta mucho el cine, porque la imagen…Yo siempre digo que una imagen, un gesto, una mirada pueden más que mil discursos u ochenta millones de palabras. Uno pone una cara y está interpretando un sentimiento o expresando un sentimiento.
Por eso es que estoy tan feliz de que, precisamente, en el marco de esta 27 edición de nuestro ya tradicional Festival de Mar del Plata – también creado en el año 1954 – estemos desarrollando este Encuentro de la Comunicación Audiovisual, que congrega a las principales productoras, a muchísimas pequeñas, medianas y grandes empresas, a hombres de la cultura.
No saludé a los gobernadores y a las gobernadoras presentes, que les agradezco a todos su presencia: señor Gobernador también de la provincia de Buenos Aires, señor Intendente…(APLAUSOS). Era tanta la emoción que, bueno, que me olvidé de lo protocolar, pero yo creo que en estos momentos los protocolar es absolutamente secundario.
Y quiero decirles que esto es lo mejor que podemos ofrecerle en la historia a nuestra sociedad: un clima de libertad, de inclusión social, donde cada uno, cada una pueda decir lo que piense y lo que siente. Pero para que cada una, porque si no es un discurso genérico, que queda bien, pero no basta con que un Gobierno diga que cada uno pueda decir lo que quiera y lo que pueda, porque lo dijeron un montón, pero fuimos pocos los que tuvimos la valentía de generar los instrumentos para que ese poder hablar sea no solamente un discurso, sino también una realidad. (APLAUSOS)
Hemos generado los instrumentos que, es por un lado – como lo señalaba recién Martín – esa Ley de Medios Audiovisuales, que es una construcción colectiva. El Gobierno lo único que hizo fue tomar lo que la sociedad, a través de organizaciones no gubernamentales, de organizaciones culturales, de sindicatos, de universidades, de artistas había venido elaborando con mucha dificultad, con poco apoyo estatal. Lo único que hicimos nosotros fue ponerle el hombro del Estado para que esta sociedad pudiera llevar adelante sus sueños, sus ilusiones y sus proyectos a través de una Ley de Medios Audiovisuales. (APLAUSOS).
Pero como siempre vamos por más, sabíamos que teníamos que poder contar con los recursos, porque todos sabemos que filmar, la actividad cinematográfica es una de las cosas que más recursos demanda, pero que también mayor cantidad de puestos de trabajo genera y puestos de altísima y diversa calidad, porque está desde el cablero, desde el técnico, la maquilladora, la peinadora hasta los que tienen mucha mayor capacitación para las cosas de montaje, lo qué significa todo el mundo que se desarrolla.
Por eso, la industria cinematográfica va a ser declarada por ley, y ya tiene media sanción como actividad industrial en la Cámara de Diputados o del Senado y estamos ansiosos… (APLAUSOS).
Quiero decirles que como argentina, como ex legisladora, fui legisladora durante muchos años, siento un gran orgullo que finalmente, ya falta media sanción, ya tiene media sanción de una de las Cámaras, no me acuerdo si es de Senadores o de Diputados, la actividad sea declarada como industria para que pueda también contar con todos los beneficios y todos los recursos que cuentan la industria en nuestro país porque, además, es una de las industrias que más va a crecer. Por muchas cosas: primero, por la calidad reconocida internacionalmente de nuestros recursos humanos. Si hay un lugar donde la calidad de recurso humano se torna imprescindible, a la hora de desarrollar y hacer crecer la industria, es en la industria audiovisual. Ahí, si no sos bueno, es como dice Martín, te apagan el televisor, te cambian el dial de radio o no te miran. Por lo cual, necesitás imprescindiblemente el atributo de la calidad. O sea que es un premio a la calidad.
Por eso estamos también impulsando la construcción del Polo Audiovisual en la Isla Demarchi para que también haya un lugar para que la industria pueda desarrollarse y otros tantísimos lugares en todo el país, porque esto no es excluyente de otras cosas. (APLAUSOS).
Por eso, nos estamos haciendo cargo también de la digitalización de 150 salas cinematográficas para que la calidad pueda llegar a todos y cada uno de los rincones de la República. (APLAUSOS). Por eso también, destinamos, estamos haciéndolo y vamos a seguir haciéndolo, recursos – a través de BACUA, a través del INCAA – para financiar, precisamente, programas como los de la inclusión que nos generaron dos Emmy a nuestros artistas.
Yo todavía no los vi, pero ya tengo el CD y me dijeron que el tachero facho que hacés Grandinetti, no tiene desperdicio. Quiero verlo y quiero ver lo de Cristina también. Recién estaba viendo imágenes de “Infancia clandestina”, esa fantástica Cristina Banegas que también hay dos escenas de antología en esa película: una con Natalia Oreiro, cuando discuten de madre a hija. Es una película que se las recomiendo: “Infancia clandestina”, realmente muy buena película, hay dos escenas de antología, de antología por lo menos para quien es militante y fue militante en aquellos años y que ha podido reconstruir el clima de época de una manera increíble.
Yo quiero felicitar a su director, a su productor, a todos esos artistas. Pero hay dos escenas: una de Cristina con Natalia discutiendo de madre a hija muy de aquella época, muy de madre antiperonista y de hija peronista y una entre los dos hermanos, el actor uruguayo que no recuerdo su nombre y ese monstruo que es Ernesto Alterio que una…esa escena discutiendo los dos sobre política y cómo se puede ser feliz aún haciendo la Revolución, es de antología porque rescata discusiones y cosas que escuché y habrán escuchado muchos de ustedes en innumerables oportunidades.
Como verán, yo siempre termino contando las películas. Esa es la crítica que me hacen todos: “Te gusta tanto que terminás contando la película, no cuentes la película”. Bueno, pero la verdad que me encanta. El verlo recién cuando veía a Gatica, ese peliculón de Favio, también esa frase de antología cuando Gatica no entiende y dice: “pero si yo nunca hice política, si yo siempre fui peronista nada más”. De acá lo veo a Nieva y la verdad que impresionante. (APLAUSOS).
Yo quiero agradecerles a todos; quiero agradecerle a este violinista que no es del tejado, sino es de la Puna, este violista de la Puna que Néstor descubrió como tantas otras cosas. (APLAUSOS). Sería tuerto, pero miraba mucho mejor que otros que tienen los dos ojos, lentes de contacto y demás cosas. Miraba mucho mejor, miraba, veía y lo que no miraba lo veía o lo intuía, con esa inteligencia emocional que Dios le dio. (APLAUSOS).
Y la verdad que quiero agradecerte muchísimo ese violín, ese violín que no sabés lo que fue: me mandó a la hermana. “Vos tenés que conseguir un violín”. “Pero adónde voy a conseguir un violín”. “Vos conseguís el violín dónde sea”. Y ahí fue con Miguel Ángel Estrella, no sé cómo fue el tema y apareció el violín para este argentino. Este argentino de esa Argentina ignorada, sumergida y muchas veces criticada y humillada.
Él vino, precisamente, a levantar eso: a los que estaban humillados, sumergidos y olvidados, fuera con un violín, con el trabajo, con una película, con una casa, con una ruta, con la recuperación de Aerolíneas Argentinas y también hubiera estado junto a nosotros para recuperar YPF.
Esto es lo que me hace feliz porque, en definitiva, se están cumpliendo los sueños de millones de argentinos, de los que ya no están, de los que nos volvemos a encontrar y de los que vendrán.
Gracias y felicitaciones, gracias a todos ustedes que hoy nos acompañan, artistas, sé que muchos se acostaron muy tarde anoche, pero están firmes acá.
Gracias y adelante, a no aflojar, que si no aflojan ustedes, yo tampoco voy a aflojar.
Gracias, fuerza y adelante. (APLAUSOS)

ARGENTINA La cultura solo florece en un clima de libertad con inclusión social, manifestó la Presidenta

Viernes, 23 de Noviembre de 2012
La cultura solo florece en un clima de libertad con inclusión social, manifestó la Presidenta

Cristina Fernández encabezó la Inauguración del II Encuentro de Comunicación Audiovisual, en el marco del 27º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata. Allí remarcó la importancia de la inclusión social para permitir el acceso a la cultura.
Durante la ceremonia, la Jefa de Estado anunció la institución del premio Leonardo Favio, con el que serán galardonadas las personas físicas o jurídicas que hayan realizado aportes a la cultura con compromiso social. En esa circunstancia, ponderó la figura del recientemente fallecido director de “Crónica de un niño solo”, “Juan Moreira” y “Gatica, el Mono” y dijo que “como todos los grandes, no se va a ir nunca, va a quedar presente a través de sus obras”. “Favio tampoco se fue”, expresó la Presidenta.
Por otra parte, destacó la emoción que le provocó la premiación de Darío Grandinetti y Cristina Banegas, galardonados con el Emmy Internacional por su actuación en la tira Televisión por la Inclusión. Y sostuvo que la obtención de estos logros “se producen por el extraordinario proceso de inclusión social que se produce en la Argentina”.
“La cultura solo florece, solo crece, no solamente en un clima de libertad, sino de inclusión social, de pueblos que hacen de la inclusión una política de Estado”, manifestó la Mandataria. Por eso, consideró que ese clima de inclusión “es lo mejor que podemos ofrecer a nuestra sociedad”.
En ese marco, sostuvo que no basta con que los gobiernos anuncien la existencia de la libertad de expresión, sino que “se deben generar los instrumentos para que ese poder hablar no sea solo un discurso, sino una realidad”. Allí, aseveró, es dónde viene a cumplir un rol fundamental la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, a la que calificó como “una construcción colectiva”. Y recordó que para su sanción “el gobierno lo que hizo fue tomar lo que la sociedad había venido elaborando con mucha dificultad y poco apoyo estatal”. “Nosotros los que hicimos fue poner en hombro del Estado”, manifestó.
Luego, se expresó congratulada por el hecho de que el Congreso haya dado media sanción a la ley que declara como industria a la actividad cinematográfica.
“Como argentina y ex legisladora siento un gran orgullo por el hecho de que sólo falte media sanción para que la actividad cinematográfica sea declarada como industria, para que pueda contar con todos los beneficios y recursos que cuenta la industria del país”.
También señaló la importancia de la calidad de los recursos humanos en esta industria, y a ello atribuyó el impulso dado por el gobierno federal a la construcción del polo audiovisual en la Isla Demarchi y a la digitalización de ciento cincuenta salas cinematográficas, “para que la calidad pueda llegar a todos y cada uno de los rincones de la República”.
Finalmente, rindió homenaje al ex presidente Néstor Kirchner por considerarlo el iniciador del proceso que llevó a la inclusión de miles de argentinos y al desarrollo de las industrias culturales. “El vino a levantar a los que estaban humillados, sumergidos y olvidados”, concluyó.

ARGENTINA La Presidenta recibió al titular de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

Viernes, 23 de Noviembre de 2012
La Presidenta recibió al titular de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

La presidenta Cristina Fernández mantuvo un encuentro en la Quinta Residencial de Olivos con el secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Emilio Alvarez Icaza.
Finalizada la reunión, la Mandataria partió con destino a la ciudad de Mar del Plata, donde encabezará la ceremonia de apertura del Encuentro Nacional de Comunicación Audiovisual.

ARGENTINA Acto por el Día de la Soberanía Nacional: Palabras de la Presidenta de la Nación

Acto por el Día de la Soberanía Nacional: Palabras de la Presidenta de la Nación
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA FERNÁNDEZ EN EL ACTO CENTRAL POR EL DÍA DE LA SOBERANÍA NACIONAL, EN EL PARQUE HISTÓRICO NATURAL DE OBLIGADO, PARTIDO DE SAN PEDRO, PROV DE BUENOS AIRES.
Gracias, muchas gracias, muy buenas tardes a todos y a todas; señor Gobernador de la provincia de Buenos Aires; señor Intendente de San Pedro; amigos y amigas; artistas que hoy nos acompañan, a Lola también por esa sentida lectura de un pedazo de la historia argentina: no quiero dejar de recordar que hace tres años cuando aquí inauguramos este monumento a la Vuelta de Obligado, homenaje a los hombres y mujeres, simbolizado en estas cadenas, también en el rostro del Brigadier General Juan Manuel de Rosas y también lo hace un poco el video que acabamos de ver, preparado por Tristán Bauer – muchas gracias Tristán – recordé entonces que la cuestión cultural, la subordinación cultural y la falta de una identidad que teníamos, y que fue utilizada durante mucho tiempo precisamente, para imponernos la idea de que la soberanía nacional era solamente los símbolos patrios, o que no podíamos ni siquiera ser soberano. Y me acuerdo que aquella vez hablé de la cuestión cultural, como recién lo hacía el video.
Por eso quiero, como ejemplo de esto, también hacer un homenaje a dos artistas argentinos: Cristina Vanegas y Dario Grandinetti, los dos primeros artistas argentinos que acaban de ganar el Premio Emmy, el más importante, pero además del talento de estos dos artistas está el rol del Estado, el rol de la cultura y el mostrarnos a nosotros mismos. Porque esta producción con estos dos artistas, que acaba de ganar el Emmy – el máximo galardón internacional en materia televisiva – es producto de BACUA, Estado Nacional en Televisión por la Inclusión, lo hicimos los argentinos desde el Estado Nacional con la inversión de todos los argentinos. (APLAUSOS). Eso también es soberanía nacional porque es identidad cultural, una soberanía nacional que durante mucho tiempo quiso ser identificada únicamente como una cuestión meramente geográfica o territorial, pero los hombres que aquí, en este recodo del Río Paraná, defendieron la soberanía nacional no lo hacían únicamente con un concepto territorial, sino con el concepto de autonomía y de poder decidir sobre el comercio, sobre la navegación de sus ríos interiores. Muchas Vueltas de Obligado hemos tenido desde entonces y muchas cosas han pasado, siguen pasando, pasan y seguirán pasando, aquí en la Argentina y también en el mundo.
Hemos librado batallas muy importantes los argentinos, con marchas y retrocesos, con períodos de felicidad, de democracia, de participación popular, de soberanía popular, porque no puede haber soberanía nacional si no hay soberanía popular y democrática. (APLAUSOS).
Por eso, tal vez, que no se comprendió que es necesario que para que un pueblo, una Nación pueda librar batallas en las que ganar por su autonomía y su libertad debe ser hecha junto al pueblo y por el pueblo. Son estás mujeres, son los mulatos, son los esclavos, son los que lucharon, los mestizos. Ya no había esclavos desde el año 1913 – lo digo porque si no mañana me lo van a corregir y me lo va a corregir el profesor O’Donnell – pero fueron los mestizos, los indios, el pobrerío el que luchara junto a las fuerzas del General Lucio Mansilla para lograr esa independencia… muchas batallas y muchas formas de dominación hoy ya no vienen con barcos.
También la historia argentina ha marcado etapas gloriosas, tal vez muchos no sepan que durante mucho tiempo había derecho de potencias que tenían acreencias contra otro país de poder invadir ese país y fue también la doctrina argentina: la Doctrina Drago, aquel ministro de Relaciones Exteriores, del Presidente Roca, cuando las potencias extranjeras quisieron invadir, vaya esas coincidencias de la historia, la República de Venezuela. Y fue precisamente la gestión de Argentina, porque Estados Unidos también apoyaba a las potencias europeas destruyendo la Doctrina Monroe de América para los americanos, ahí también estuvieron los argentinos. Y vaya parece que hubiera un mojón por cada siglo y en este siglo XXI, donde ya las naves no venían como en 1845, o como en 1902 intentando invadir Venezuela para que pague su deuda, vinieron nuevas formas de dominación, formas más sutiles, pero no por eso menos nocivas y terribles para la salud de nuestros pueblos.
Yo recuerdo cuando un hombre del Sur, mi compañero, asumió como Presidente de los argentinos, luego de la crisis institucional más grande de la que se tenga memoria, había otro tipo de cadenas, mucho más invisibles que las que tendió en este río el General Mansilla, eran las cadenas del endeudamiento que desde los años 50 y 60 sometían permanentemente a la Argentina. En realidad, el sistema del endeudamiento argentino data de mucho tiempo atrás, data de Rivadavia, un empréstito contraído en 1824, por quien fuera primer Presidente de nuestro país, y que recién se terminó de pagar, en el año 1905, si mal no recuerdo. No recibimos ni siquiera una décima parte de lo que tuvimos que devolver. Así fue haciéndose la historia de los argentinos y luego esa deuda externa, que comenzó a crecer exponencialmente, a partir del 24 de marzo de 1976, cuando la tragedia de la peor dictadura de la historia se tendió sobre los argentinos, una deuda que no paró de crecer, una deuda que nos dejó, unos dicen que afuera del mundo porque parece que les importara más lo que piensa el mundo, yo digo que fue una deuda que dejó fuera de las ilusiones, de la esperanza y de la vida a millones de argentinos, que habían perdido el trabajo, que habían perdido las ilusiones, que creían que ya no se podía. (APLAUSOS).
Muchos se fueron del país: científicos, jóvenes sin esperanzas y sin ilusiones y me acuerdo cuando él le propuso a los argentinos volver a soñar con lo que habían hecho nuestros próceres, que para eso íbamos a tener inconvenientes y dificultades y que íbamos a tener que comprometernos todos los argentinos para poder salir adelante. Aquella deuda, aquella reestructuración fue también otra Vuelta de Obligado y también como en esa Vuelta de Obligado hubo algunos argentinos que estaban del lado del enemigo y no del lado donde estaban los millones de argentinos. (APLAUSOS).
Porque – debemos decirlo con todas las letras – en esos buques ingleses y franceses, venían argentinos también abordo, algunos todavía tienen el inmerecido honor de que su nombre esté en calles o plazas de nuestra república. Sería bueno que los historiadores y los pueblos hicieran un esfuerzo para conocer realmente esas verdades, porque me parece absolutamente injusto con aquellos que dieron su vida por los argentinos y que siguen anónimos – como estás mujeres, o como tantísimos otros- y no tengan un recuerdo en la historia y si la tengan los que la traicionaron. No se puede seguir premiando lo que está mal, hay que premiar lo que está bien. (APLAUSOS).
Yo quiero decirles que seguimos dando lucha – como las Vueltas de Obligado – en esta Argentina que ha reestructurado su deuda y que hoy, que venimos pagando religiosamente, que venimos además desarrollando un poderoso mercado interno, millones de puestos de trabajo en un mundo que se derrumba, yo quiero que recuerden, que hagan un ejercicio de memoria todas las cosas que dijeron sobre ese hombre que presidió los destinos de la República, desde el año 2003, e inclusive hasta su partida. Quiero que recuerden todas y cada una de las medidas que fueron tomadas, durante su gobierno y durante mis dos gobiernos, todas absolutamente, ninguna parecía que estaba bien. Y no estoy hablando, por supuesto de los millones de argentinos, obviamente mucho más de la mitad de los argentinos estaban convencidos que realmente estábamos y estamos haciendo las cosas bien. Yo se los agradezco y también se los agradezco al resto, al que todavía no está convencido, o que a lo mejor tiene otras simpatías, con todo el derecho a tenerlas.
El compromiso de esta Presidenta, el compromiso frente a millones de argentinos de seguir trabajando incansablemente porque la crisis mundial y global, ver a millones de trabajadores sin trabajo y sin casa, ahí vemos en los grandes países desarrollados a gente que se suicida porque es desalojada; multitudinarias movilizaciones, en lugares no tan lejanos, para lograr una educación pública y accesible, que aquí tenemos desde siempre y con más derechos y mejores derechos que nunca a través de la Asignación Universal por Hijo, del Plan Conectar Igualdad, de la creación de nuevas universidades, del incremento presupuestario, del 6.47 por ciento del PBI para la educación. Todas y cada una de esas cosas son también Vueltas de Obligado, porque esa soberanía popular, nacional y democrática se construye todos los días. (APLAUSOS).
Yo le pido a todos los argentinos que tomemos conciencia cabal de este mundo que se derrumba, de los modelos, que durante toda esta década, nos estuvieron señalando como los correctos – cuando nosotros éramos los políticamente incorrectos – y hoy, no digo con orgullo, porque en realidad no nos puede enorgullecer que a los demás les vaya mal, al contrario, con pena porque también nos termina impactando a nosotros.
Podemos ver en la Cumbre Iberoamericana como América latina, como nuestro país o desde organismos multilaterales que muchas veces también nos criticaron, reconocen que hemos sido el país que más clase media ha generado en toda América latina. Hemos duplicado la clase media argentina, esa clase media conformada por millones de trabajadores que han podido adquirir su autito, que ha podido empezar a construir su casa también porque ahora no solamente es un plan federal para aquellos que no tienen recursos, sino que hemos lanzado también el Plan PRO.CRE.AR para todos aquellos que puedan acceder a una vivienda digna.
Yo quiero decirles que me recuerdo porque he sido militante desde muy joven y no nací de un repollo. Que recuerdo aquella Argentina, no digo ya la de la dictadura…
Ya vamos a cumplir el próximo 10 de diciembre 29 años de democracia, argentinos, buenos momentos también para recordar y festejar y, además, el Día de los Derechos Humanos, que también 10 de diciembre, uno de los pilares fundamentales.
Pero decía que yo milito desde muy joven y me tocó vivir estos 29 años de democracia; me tocó ver hiperinflaciones, desocupaciones, saqueos, las crisis más terribles que hemos sufrido; me ha tocado ver a dirigentes de nuestro partido y movimiento pidiendo apenas paz, pan y trabajo. Lo recuerdo muy bien.
Y quiero decirles con la mano en el corazón, que en aquellos días difíciles, esos hombres, cuando convocaban a movilizaciones o cuando convocaban al derecho de huelga, constitucionalmente reconocido por nuestra juricidad y respetado por esta argentina que es Presidenta de todos ustedes, el derecho a huelga que es un derecho sagrado, pero que también es sagrado el derecho a decidir cada trabajador qué es lo que quiere hacer.
Y me acuerdo porque, además de ser militante, también soy hija de sindicalista. Mi vieja, mi madre, esa que va a la cancha y que en la película dijo que Néstor no era lindo que yo igual me había enamorado, si Néstor hubiera estado creo que la agarra del cuello, le molestaba mucho que dijera eso.
Pero, bueno, mi mamá es así, siempre fue así, típica suegra, me decís. Claro, está tal cual, ves, te das cuenta, vos sos el…no te diste cuenta, claro, él hablaba de la suegra. Uno cuando la miraba, pensaba siempre desde la militancia.
Y, entonces decía, mi madre, casi 30 años secretaria general de un gremio estatal en la provincia de Buenos Aires, en 30 años jamás tuvo licencia gremial y lo tocó convocar a muchas huelgas, pero jamás obligó a alguien hacer algo contra su voluntad porque la voluntad de los trabajadores no puede ser dominada por nadie, tiene que ser expresada con libertad como todas las libertades.
Y me gustaría, de corazón, que todos los dirigentes, principalmente aquellos que dicen y quieren representar a los trabajadores, que estuvieran más preocupados por defender y preservar las fuentes de trabajo que es el gran desafío que hoy tenemos los argentinos en un mundo que se derrumba.
Igualmente, me siento muy feliz porque Dios mío, qué salto cualitativo debemos haber dado, de hacer huelgas…huelgas en serio, eh, donde se movía una mosca en el país. Porque debo decirlo también, saben que soy sincera y expreso con mi corazón: hoy no fue una huelga ni un paro, ni siquiera un piquete y perdóname Juan Manuel, yo sé que vos hablaste de piquete, pero yo me acuerdo de los piquetes, que fue un fenómeno sociológico y económico.
En Cutral-Có, en mi Patagonia, nacieron los piquetes, cuando Cutral-Co, luego de la privatización de YPF, llegó a tener un 70 u 80 por ciento de desocupación. Y me acuerdo de un dirigente Rioseco, el primer piquetero que lideraba los piquetes en Cutral-Co, hoy es el intendente de Cutral-Co. Este es el salto cualitativo que hemos dado en la República Argentina.
Me acuerdo también y me niego a decir piquete porque me acuerdo también de Aníbal Verón, me acuerdo de esa Argentina devastada donde el piquete salía como un fenómeno sociológico, político y económico de gente que no era vista por la sociedad y no tenía trabajo y se desesperaba.
Me acuerdo también de Kosteki y Santillán; me acuerdo de tantos otros. No me imagino a Kosteki y Santillán viajando con su familia a Miami. Así que, por favor, no hablemos de piquete, hablemos de apriete de amenaza, apenas eso, que no puede pasar en nuestro país.
Los argentinos tenemos que tener la libertad de elegir qué es lo que queremos hacer, qué es lo que queremos hacer en todos los ámbitos. No se puede someter a la extorsión, no se puede someter a la amenaza o lo que es peor aún.
Hoy encendía el televisor por la mañana como lo hago siempre mientras trabajo y miro mis papeles y vi que El Tortoni, que no es un bar, El Tortoni es un museo de los argentinos, había sido atacado porque estaba abierto y sus trabajadores y sus trabajadores estaban prestando y haciendo lo que querían, trabajar.
No me extrañó, me sorprendió pero luego de unos instantes recordé que los que fueron hoy a atacar El Tortoni fueron los mismos que quemaron las urnas en la provincia de Catamarca, yo era senadora y lo recuerdo muy bien. Y fueron también los que en Catamarca me tiraron huevos, sí, a esta Presidenta.
Quiero contar una anécdota porque la verdad que me hacer acordar a él. Corría el año 2002 y yo estaba haciendo campaña, era senadora y me fui a Catamarca, estaba haciendo campaña por la presidencia de Néstor. Y fuimos a un acto hermoso, en un club abierto, mucho calor, una noche, en Catamarca se hacen los actos así a la tardecita o muy de noche, y estaba hablando y me empezaron a tirar huevos, sí, y me acertaron, me pegaron uno acá, otro acá y otro por acá. Me corrí así el pelo un poquito con la mano, no sea cosa tampoco de aparecer con yema de huevo colgando y seguí hablando.
Me acuerdo que Néstor desesperado quería hablar conmigo porque le contaban por la televisión que me habían agredido con huevazos y “cómo estás”, me decía,”estoy bien, quédate tranquilo”.
Después, más tranquilos ya en Santa Cruz, me dijo: “La verdad que si hubiera sido yo el que estaba ahí, ahí no más se acababa mi carrera de presidente”. “¿Por qué?”, le digo yo, “porque yo me bajaba y los agarraba a trompadas y se terminaba todo”.
Pero bueno, era mujer, no me agarro a trompadas y me voy a bancar las que me tanga que bancar, sean huevos o lo que venga, como siempre me he bancado. A mí no me corre nadie y muchos menos con amenazas, patoteadas o matones. Eso no son los dirigentes que querían Perón ni Eva. Los dirigentes que querían Perón y Eva eran representantes de los intereses de los trabajadores.
Tanto es así, que para los que no lo saben y haciendo un poco de historia y docencia, no estoy muy de acuerdo, pero lo cierto es…
¿Ustedes saben que en la Constitución del 49, no estaba el derecho de huelga? ¿Y saben por qué? Porque Perón y Evita decían que cómo le iban a hacer huelga a un gobierno peronista. Bueno, a mí me parece que era como demasiado.
Pero luego, en la Convención irregular Constituyente, incluyeron el derecho a huelga. Yo estoy de acuerdo, quiero decirles, con el derecho a huega. ¡Cómo no estar con el derecho a los trabajadores a expresarse libremente en sus demandas!
Pero no con el corte, con el bloqueo, con la amenaza, con la presión, con el impedir que otro vaya a trabajar. Con los registrados, bueno, no hay problemas porque les van a reconocer el día, pero yo quiero pensar en aquellos informales que no pudieron ir a su trabajo si se lo van a pagar.
Por suerte, fue un fenómeno circunscripto a unos pocos gremios de servicio y al ámbito de la Capital Federal. Porque el bloqueo fue, fundamentalmente, sobre la Capital Federal, en el resto del país y de la provincia de Buenos Aires, trabajaron todos porque la gente quiere laburar, la gente quiere trabajar, la gente quiere mejorar y cuidar su fuente de trabajo y esto es lo que queremos todos, esto es lo que debemos hacer todos.
Y dar la libertad, yo quiero mucha libertad, que la gente pueda decir y decidir lo que quiera. Porque, precisamente, me formé políticamente en un país donde no había libertad, donde no se podía votar, donde no se podía opinar, donde estaba prohibido decir Perón o cantar la marcha peronista.
Por eso amo tanto la libertad, por eso defiendo tanto a la democracia, por eso hicimos ese aprendizaje luego de nuestras primeras experiencias históricas como movimiento político desde el 45 al 55 que era necesario, además, de lo nacional y lo popular agregar lo democrático, porque eso nos legitimaba ante el pueblo y ante la historia de cuyo juicio es al que me voy a someter siempre, al juicio de la historia.
Por eso les pido a todos los trabajadores, a todos,…
Me acuerdo, para finalizar, que hace pocos días nos tocó visitar Villa Constitución, aquí en la hermana provincia de Santa Fe, vecinos casi de Villa Constitución, yo no sabía que era la primera vez que un presidente o una presidenta iba a ese lugar, que fue emblemático. En los años 70, Villa Constitución era emblemática, era el lugar del gremialismo más combativo, era el lugar donde estaban los obreros más calificados, era el lugar también donde luego después del golpe desaparecieron comisiones internas de delegados enteras y donde Villa Constitución, luego de la devastación de sus dirigentes, vinieron como siempre, por el pueblo, por las fábricas, por las industrias.
Y ese día, en Villa Constitución, además de abrir una fábrica por primera vez de chapa naval, no se fabricaba chapa naval en la Argentina y se va a fabricar chapa naval en Argentina, con una importante inversión extranjera, ¿por qué? Porque cuando se privatizó Somisa, que está aquí cerquita, el Estado ya tenía preparado el tren laminador para chapa naval y, sin embargo, fue vendido como chatarra al Brasil y por eso no laminamos vías de ferrocarril acá tampoco.
Y recuerdo también, sin ir tan lejos, en esa Villa Constitución que abrimos una fábrica que se había cerrado también por mucha intransigencia y conflicto sindical. Como siempre digo yo, cuando hay conflicto y se cierra la fábrica, los dirigentes gremiales siguen con los trabajos en los sindicatos, pero los que quedan sin laburo son los trabajadores. Por eso digo que hay que cuidar mucho lo que tenemos.
Y quiero también recordar y también pedir disculpas a todos los argentinos que hoy no pudieron volar en sus aviones de Aerolíneas Argentinas, que hemos recuperado. Quiero pedir perdón porque la verdad, la inversión, los recursos que todos los argentinos, las esperanzas que hemos puesto en nuestra aerolínea de bandera que está funcionando muy bien y que hoy no lo pudo hacer, porque uno de los gremios, obviamente, no prestó las funciones que tenía que prestar.
Y cuando uno mira todo el esfuerzo que hace de flota, de salarios, que aumentaron por arriba del 20 por ciento y cuyo promedio es para unos desde 35.000 o 40.000 pesos y para otros de 13 y 15.000 pesos y cuando ve que todavía hay argentinos a los cuales tenemos que darle la asignación universal por hijo, dice y piensa “¡cuánta falta de solidaridad y cuánta injusticia!”.
Pero yo creo que no tenemos que entristecernos ni tampoco dejarnos provocar. Hemos recuperado a Aerolíneas para todos los argentinos, cuando esos miles de trabajadores estaban a punto de quedar en la calle. No solamente aseguramos la línea de bandera, sino sus trabajos, mejoraron sus condiciones de vida, que es lo que corresponde. Pero no quiero que me lo reconozcan a mí, la plata no es mía, la plata es de los 40 millones de argentinos que la ponen ahí.
Quiero también otra Vuelta de Obligado como fue recuperar Yacimientos Petrolíferos Fiscales, YPF, nuestra YPF. Si alguien nos hubiera dicho allá el 25 de mayo del año 2003 que nuestra empresa emblemática de energía, la única que no era estatal, no sé si en América latina pero sí en el mundo, no también de América latina, la única que no era estatal y en el mundo hoy todos manejan sus recursos los propios Estados, también si alguien nos hubiera dicho aquel 25 de mayo del año 2003, que íbamos a tener estos logros, ni nosotros mismos lo hubiéramos creído.
Porque el compromiso nuestro fue con un proyecto político cuyo eje fundamental es lograr la autonomía de la Argentina, esa soberanía nacional que nos permite tomar decisiones a favor de los argentinos, a favor de todo nuestro pueblo, de los 40 millones de argentinos, sin preguntarles cuando hacemos un hospital si son peronistas o radicales los que van a ir; sin preguntarles cuando construimos una ruta cuál es la ideología del que la transita; sin preguntarle cuando entregamos viviendas, quién va a ir a vivir; sin preguntar cuando sorteamos imposible hacerlo por eso también lo quisimos hacer el plan PRO.CRE.AR., una Argentina en la cual unamos esfuerzos porque es necesaria la unidad nacional y, fundamentalmente, la unidad de los trabajadores.
Porque nunca se olviden, hagan memoria histórica y recuerden que cada vez que este proyecto nacional, que nos es nuevo ni original, no es nuestro tampoco, es parte de una línea histórica de continuidad que empieza con Mariano Moreno, con Belgrano, con Monteagudo, con San Martín, que sigue con este entrañable argentino que es Rosas, que sigue con el Chacho Peñaloza, que sigue con Felipe Varela, que sigue con Hipólito Yrigoyen, que sigue con Perón y con Eva Perón y que yo quiero que siga con todos ustedes, que son los herederos de este proyecto, les pido a todos la unidad nacional, porque cada vez que hemos estado separados, cada vez que nos han dividido, han venido, primero, por el gobierno y, después, por el pueblo.
Que nadie lo olvide, que todos lo recuerden para poder defender las conquistas que hemos logrado en estos años felices.
Muchas gracias sampedrinos, muchas gracias por estar aquí junto a mí y a todos nosotros, a los artistas, a los hombres y mujeres, a todos, a nuestras Fuerzas Armadas que hoy nos acompañan y a todos los hombres y mujeres que creen que la patria existe y que es algo que merece defenderse porque es lo único grande que podemos llevar en nuestro corazón.
Muchas gracias, buenas tardes a todos y a todas, los quiero mucho, Dios los bendiga a ustedes y a la Argentina.
Muchas gracias. (APLAUSOS)

ARGENTINA “No puede haber soberanía nacional si no hay soberanía popular y democrática”, afirmó la Presidenta en San Pedro

Martes, 20 de Noviembre de 2012
“No puede haber soberanía nacional si no hay soberanía popular y democrática”, afirmó la Presidenta en San Pedro

La presidenta Cristina Fernández encabezó el acto por el Día de la Soberanía Nacional, en el sitio de la batalla de la Vuelta de Obligado, en la localidad bonaerense de San Pedro. Destacó que la reestructuración de la deuda externa “fue otra Vuelta de Obligado”. Por otra parte, criticó la medida de fuerza de un sector del gremialismo de hoy a la que calificó de “apriete y amenaza”. “Me banco la que venga, sean huevos o sea cualquier cosa. A mí no me corren, y menos con patoteadas”, enfatizó la Jefa de Estado.
La presidenta Cristina Fernández encabezó esta tarde el acto conmemorativo del Día de la Soberanía Nacional, al cumplirse 167 años del combate de la Vuelta de Obligado, en cercanías de la localidad bonaerense de San Pedro. La Jefa de Estado destacó “la subordinación cultural y la falta de una identidad que teníamos y que fue utilizada durante mucho tiempo para hacernos creer que la soberanía nacional eran solo los símbolos patrios”.
La mandataria felicitó a los actores Cristina Banegas y Darío Grandinetti, que ganaron el premio Emmy, por sus participaciones en el ciclo Televisión por la Identidad. “Además del talento de estos dos artistas, está el papel del Estado y el mostrarnos a nosotros mismos, a nuestra cultura”, sostuvo y agregó que esos programas fueron hechos por “los argentinos desde el Estado nacional, con la inversión de todos los argentinos. Eso también es soberanía nacional porque es identidad cultural”.
En referencia al combate de Obligado, aseguró que “los hombres que defendieron la soberanía nacional, no lo hacían solamente por una cuestión territorial, sino sobre la autonomía y el poder decidir sobre la navegación de los ríos”. En ese sentido, afirmó que “hemos librado batallas muy importantes los argentinos, con periodos de democracia, de soberanía popular” y enfatizó que “no puede haber soberanía nacional si no hay soberanía popular y democrática”.
Cristina Fernández recordó otros hitos en la lucha por la soberanía de los pueblos sudamericanos, como la Doctrina Drago, enunciada por el canciller del gobierno del presidente Julio A. Roca para evitar una invasión de Venezuela de parte de potencias acreedoras.
La restructuración de la deuda
En su enumeración, sostuvo que en el siglo XXI “vinieron formas más sutiles”, como la del endeudamiento externo, al que calificó como “otro tipo de cadenas mucho más invisibles que las que tendió el general Mansilla”.
La Presidenta sostuvo que fue “una deuda que no paró de crecer, que nos dejó -unos dicen- afuera del mundo”. “Yo digo que fue una deuda que dejó afuera de las ilusiones, las esperanzas a millones de argentinos, que habían perdido el trabajo, que creían que ya no se podía, muchos se fueron del país”, rememoró.
En ese sentido, destacó la figura del ex presidente Néstor Kirchner quien “propuso a los argentinos volver a soñar, que era lo que habían hecho nuestros próceres.” “Aquella restructuración fue también otra vuelta de Obligado, y como en la Vuelta de Obligado había algunos argentinos que jugaban del lado del extranjero”, enfatizó la Jefa de Estado.
Señaló que en la actualidad “venimos pagando religiosamente, que venimos desarrollando un poderoso mercado interno en un mundo que se derrumba” y pidió que se haga “un ejercicio de memoria sobre todo lo que se dijo de aquel hombre”.
La mandataria sostuvo que “mucho mas de la mitad” de los argentinos “estaban y están convencidos de que estábamos haciendo las cosas bien. Yo se los agradezco, como le agradezco al resto de los argentinos”. Y remarcó “el compromiso de esta Presidenta de seguir trabajando incansablemente”, ante los efectos de una crisis mundial, donde hay “millones de trabajadores sin trabajo y sin casa”.
Críticas a los aprietes y extorsiones gremiales
La Presidenta aseguró que milita en política “desde muy joven”, etapa en la cual le tocó “ver hiperinflaciones, saqueos, las crisis más graves que nos sucedieron, dirigentes de nuestro partido pidiendo paz, pan y trabajo.” En ese sentido, remarcó que “el derecho a huelga es un derecho sagrado, pero también es sagrado el derecho de cada trabajador a decidir lo que quiere hacer”.
La Jefa de Estado sostuvo que además de militante, es “hija de sindicalista”. “Mi madre jamás obligó a nadie a hacer nada contra su voluntad, porque la voluntad de los trabajadores no puede ser dominada, porque no se pueden someter a la extorsión” de los dirigentes gremiales, remarcó.
“Me gustaría de corazón que todos los dirigentes, principalmente aquellos que dicen defender a los trabajadores, estén más preocupados por proteger las fuentes de trabajo”, aseveró Cristina Fernández. Y consideró que la realizada hoy por distintos sectores gremiales “no fue una huelga general, ni siquiera un piquete, que fue un fenómeno social”. “No hablemos de piquete, hablemos de apriete y de amenaza”, remarcó.
Asimismo, la mandataria lamentó la agresión de gremialistas al café Tortoni, en la ciudad de Buenos Aires, del cual –señaló- “no es un bar, es un museo de los argentinos”. “Recordé que los que fueron a atacar al Tortoni son los mismos que fueron a quemar las urnas a Catamarca, y los mismos que en Catamarca me fueron a tirar huevos”, afirmó.
Por dicho motivo, Cristina Fernández subrayó: “Me banco la que venga, sean huevos o sea cualquier cosa. A mí no me corren, y menos con patoteadas”. “Esos no eran los dirigentes que querían Perón y Eva, querían representantes de los trabajadores”, aseveró.
La Presidenta afirmó que los que hicieron el paro fueron “apenas unos pocos gremios de servicios, y circunscripto a la ciudad de Buenos Aires. Pero en el resto del país la gran mayoría trabajó, porque la gente quiere laburar”. Y destacó “la importancia de agregar a lo nacional y lo popular, lo democrático. Porque eso es lo que nos legitima ante el juicio de la historia, ante el que me voy a someter siempre”.
La recuperación de la soberanía
Cristina Fernández pidió “disculpas a todos los Argentinos que hoy no pudieron volar en sus aviones de Aerolíneas Argentinas”, debido a que “uno de los gremios no prestó sus servicios”. “Cuando uno ve que cobran sueldos de 13 mil, o 15 mil pesos, y uno ve que hay otros argentinos que tienen que cobrar AUH, uno piensa qué falta de solidaridad”, expresó.
Asimismo, la Presidenta destacó “otra Vuelta de Obligado como es la recuperación de YPF”. “El compromiso nuestro fue con un proyecto político cuyo eje fundamental es recuperar la soberanía de la Argentina”, señaló.
La Jefa de Estado se comprometió a trabajar por “una Argentina en la cual unamos esfuerzos, porque es necesaria la unidad nacional, y fundamentalmente la unidad de los trabajadores”. “Les pido a todos la unidad nacional, porque cada vez que nos han dividido han venido primero por el gobierno y después por el pueblo”, concluyó.
La Presidenta estuvo acompañada por el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, el jefe de gabinete, Juan Manuel Abal Medina, el intendente de San Pedro, ministros y autoridades nacionales, provinciales y municipales.

ARGENTINA La mandataria recibió a Ernesto Laclau y a directivos de una empresa alimenticia

Martes, 20 de Noviembre de 2012
La mandataria recibió a Ernesto Laclau y a directivos de una empresa alimenticia
La presidenta Cristina Fernández recibió esta tarde al sociólogo argentino Ernesto Laclau y a representantes de la empresa de alimentos árabe Almarai, en sendas audiencias que concedió en la Residencia de Olivos.
A las 17, la jefa del Estado dialogó con Laclau, quien integra el Observatorio de Medios.
Media hora más tarde, concedió audiencia al presidente de Almarai Co, Abdulrahman Al Fadley, quien estuvo acompañado por Tomas Trimble, Andrew McKey y el asesor legal de la empresa árabe, Miguel Menegazzo Cané.
Acompañaron al CEO de la compañía el embajador en la Argentina del Reino de Arabia Saudita, Turki Al Mdi, en tanto asistió a la Presidenta el ministro de Agricultura, Norberto Yauhar.
Almarai, especializada en lácteos, adquirió recientemente en la Argentina campos y tiene proyectos para instalar en Entre Ríos una usina para elaborar y exportar leche en polvo

SIRIA Entrevista de Bachar al-Assad a Russia Today

Entrevista de Bachar al-Assad a Russia Today
por Bashar Al-Assad
Red Voltaire| Damasco (Siria)| 9 de noviembre de 2012

FUENTE: RED VOLTAIRE NET ORG
http://www.voltairenet.org/article176527.html

RT: Señor presidente Bachar al-Assad, gracias por dialogar hoy con nosotros.
Bachar al-Assad: Bienvenidos a Damasco.
RT: Hace un año muchas personas estaban convencidas de que usted no iba a resistir hasta hoy. Sin embargo, estamos grabando esta entrevista en un renovado Palacio Presidencial. ¿Quiénes son hoy sus enemigos?
Bachar al-Assad: Mis enemigos son el terrorismo y la inestabilidad en Siria. Esos son nuestros enemigos. El asunto no tiene que ver con las personas. La cuestión no es que yo permanezca o me marche, sino que el país sea seguro o no. Ese es el enemigo que combatimos como país.
RT: Llevo aquí dos días y he tenido la oportunidad de conversar con algunas personas en Damasco. Algunos dicen que en este momento su permanencia o no ya no es relevante. ¿Qué opina al respecto?
Bachar al-Assad: Creo que el que el presidente se quede o se marche es una cuestión popular. Depende de la opinión de cierta gente, y la única forma de hacerlo es a través de las urnas. Por tanto, no depende de lo que escuchamos, sino de lo que resulta de esas urnas, y esa caja es la que determina si un presidente se va o se queda. Es muy simple.
RT: Creo que han querido decir que ahora usted ya no es el blanco, sino que el blanco es Siria.
Bachar al-Assad: Yo no era el blanco; yo no era el problema en todo caso. Occidente siempre crea enemigos. En el pasado fue el comunismo, luego el Islam, y después fue Saddam Hussein, por otras razones. Y ahora quieren representar en Bachar un nuevo enemigo, por eso dicen que el problema es el presidente y que por eso debe irse. Por eso debemos centrarnos en el verdadero problema y no perder tiempo en escuchar lo que dicen.
RT: ¿Aún sigue creyendo que usted es el único hombre que puede mantener a Siria unida, y el único que puede poner fin a lo que el mundo llama una “guerra civil”?
Bachar al-Assad: Debemos mirar la cuestión desde dos prismas: el primero es la Constitución, y yo gozo de mis poderes en base a la Constitución, y según la Constitución y estos poderes debo ser capaz de resolver este problema. Pero si quiere decir que no hay otro sirio que pueda ser presidente pues la respuesta es no, pues cualquier sirio podría ser presidente. Hay varios sirios aptos para este cargo. No se puede amarrar a todo un país a una sola persona y de forma permanente.
RT: Pero usted pelea por su país. ¿Cree que es el hombre que puede poner fin al conflicto y recuperar la paz?
Bachar al-Assad: Mi deber es ser ese hombre, mi deber es convertirme en el hombre que puede hacerlo, y espero lograrlo. Pero la cuestión no tiene que ver con los poderes del presidente, sino que concierne a la sociedad entera. Tenemos que ser precisos al respecto. El presidente no puede hacer nada sin las instituciones y sin el apoyo popular. Por tanto la batalla aquí no es la batalla del presidente, es la batalla de los sirios. Cada sirio participa actualmente en la defensa del país.
RT: Es cierto y muchísimos civiles están muriendo en esa lucha. Por lo que, si ganara la guerra, ¿cómo podría reconciliarse con su pueblo después de todo lo sucedido?
Bachar al-Assad: Una vez más seamos precisos. El problema no es entre el pueblo y yo. Yo no tengo problemas con el pueblo, pero Estado Unidos está contra mí y Occidente está contra mí, y varios países árabes están contra mí, y Turquía está contra mí. Si el pueblo sirio estuviese contra mí, ¿cómo podría yo seguir aquí?
RT: ¿Ellos no están en su contra?
Bachar al-Assad: Si todo el mundo, o digamos una buena parte del mundo, incluyendo a tu pueblo, está en contra de ti, ¿eres Superman? Sólo eres un ser humano. No es lógico. Esto no tiene que ver con reconciliarse con el pueblo, y tampoco con la reconciliación entre los sirios, nosotros no estamos en una guerra civil. El asunto tiene que ver con el terrorismo y con el apoyo exterior del que gozan los terroristas para desestabilizar a Siria.
RT: ¿Usted aún no cree que sea una guerra civil? Sé que muchos piensan que hay actos terroristas que ocurren en Siria, y además, hay conflictos sectarios. Todos oímos la historia de aquella madre que tiene dos hijos, uno que combate con las tropas gubernamentales y el otro por las fuerzas opositoras. ¿Cómo puede eso no ser una guerra civil?
Bachar al-Assad: Hay divisiones, pero las divisiones no significan que haya una guerra civil. Esto es completamente diferente ya que una guerra civil se basa en problemas étnicos o sectarios. Tal vez existan en algunos casos tensiones étnicas o sectarias pero eso no genera un problema. Si hay divisiones en una misma familia, o en un clan mayor, o en una ciudad, pues no significa que haya una guerra civil, lo que sucede es totalmente diferente y es normal. Es de esperar.
RT: Cuando hablé de reconciliarse con su pueblo me refería a que le escuché decir a usted en varias ocasiones que lo único que le importa es lo que el pueblo sirio piense de usted, y lo que sienta por usted, y si debe ser presidente o no. ¿No teme que debido al gran daño sufrido por el país, a los sirios ya no les importe la verdad, y solo lo culpen por esta carnicería que han sufrido?
Bachar al-Assad: Esta es una pregunta hipotética, porque lo que cree el pueblo es lo correcto. Y para saber lo que creen, debemos preguntarles, pero yo hoy no tengo esa información. Por tanto no temo a lo que crean algunos. Temo por mi país. Debemos centrarnos en eso.
RT: Durante años, han circulado muchas historias sobre el poderoso Ejército sirio y los fuertes servicios de seguridad, pero vemos que estas fuerzas no han podido aplastar al enemigo tal como se preveía y vemos que los ataques terroristas se producen en el centro de Damasco casi a diario. ¿Lo que se decía del Ejército sirio y de los aparatos de seguridad eran simples mitos?
Bachar al-Assad: En los casos normales cuando tenemos un ejército y dispositivos de seguridad y servicios secretos nos centramos en el enemigo externo, aunque tuviésemos un enemigo interno como el terrorismo, porque la sociedad nos ayuda al menos en no dar cobijo a los terroristas. Ahora en el presente caso nos enfrentamos a un nuevo tipo de guerra, donde se ejerce el terrorismo por delegación, tanto a través de sirios que viven en Siria como de combatientes extranjeros venidos desde el exterior. Esto es un nuevo tipo de guerra y tenemos adaptarnos a este nuevo estilo, lo cual requiere tiempo y no es fácil. Además la premisa de que esto se parece a la guerra convencional no es cierta. Esta guerra es mucho más difícil. Esto primeramente. Segundo: el apoyo multiforme que reciben o se da a esos terroristas tanto en armamento, financiamiento o respaldo político no tiene precedentes. Por eso tenemos que pensar que va a ser una guerra ardua y difícil. No es realista esperar que un país pequeño como Siria logre derrotar en cuestión de días o semanas a todos aquellos países que nos combaten a través de sus agentes.
RT: Sí, pero cuando uno ve la situación, de un lado hay un ejército con un líder que le ordena ir hacia delante, a la izquierda o a la derecha y el ejército obedece. Del otro lado, existen diversas facciones terroristas que no tienen una estrategia unificada para combatirlo. ¿Cómo se dan en verdad los combates entre ambos?
Bachar al-Assad: Ese no es el problema, el problema es que esos terroristas combaten desde el interior de las ciudades y en las ciudades hay civiles, y cuando combates a ese tipo de terroristas tienes que procurar que el daño sea en un nivel ínfimo para la infraestructura y los civiles. Pero tenemos que combatir porque no podemos dejar que los terroristas maten y destruyan. Esa es la dificultad en esta clase de guerras.
RT: La infraestructura del país ha sido dañada e igualmente la infraestructura del ejército y la economía y parece como si Siria fuera a desintegrarse pronto. Parece que el tiempo actuase en contra de ustedes. ¿En su opinión cuánto tiempo necesitan para aplastar a su enemigo?
Bachar al-Assad: No podemos contestar esa pregunta porque nadie tiene la respuesta sobre cuándo terminará esta guerra y si no tenemos respuesta sobre cuándo cesarán ellos el envío de combatientes extranjeros de diferentes partes del mundo, especialmente del Medio Oriente y del mundo musulmán, o cuándo dejarán de mandar armas a estos terroristas. Si ellos paran –y aquí sí puedo contestar su pregunta– entonces nosotros podremos finalizar todo en cuestión de semanas. No será un gran problema. Pero mientras continúen los suministros logísticos a los terroristas, entonces será una guerra prolongada.
RT: Al pensar que ustedes tienen casi 4 000 kilómetros de fronteras difíciles de controlar y tienen un enemigo que puede cruzar la frontera hacia Jordania o Turquía para aprovisionarse de armas y obtener atención médica para luego volver a combatir… como lo van a solucionar?
Bachar al-Assad: Ningún país en el mundo puede controlar sus fronteras totalmente. Ni siquiera Estados Unidos puede controlar por completo sus fronteras con México. Y quizás esto sea extensivo a Rusia que es un país enorme. Así que ningún país puede controlar sus fronteras de forma total. Los países pueden lograr una mejor situación fronteriza mediante el establecimiento de buenas relaciones de vecindad y esto no lo tenemos ahora con Turquía por lo menos ya que Turquía apoya más que cualquier otro país el tráfico de armas y de terroristas.
RT: ¿Le puedo hacer una pregunta? Yo visité Turquía recientemente y noté que la gente allí está muy preocupada porque ocurra una guerra entre Turquía y Siria. ¿Cree que una guerra sirio-turca constituye una posibilidad real?
Bachar al-Assad: Racionalmente no lo creo por dos razones: la guerra requiere del respaldo popular y la mayoría del pueblo turco no quiere semejante guerra. Por lo tanto, creo que ningún responsable racional piensa contrariar la voluntad del pueblo en su propio país. Y esto es perfectamente aplicable al pueblo sirio y así sucesivamente. No hay un diferendo entre el pueblo sirio y el pueblo turco sino que tiene que ver con los gobiernos y los responsables, entre nuestros responsables y los suyos, a causa de sus políticas. Así que no creo que haya posibilidad de estallido de una guerra entre Siria y Turquía.
RT: ¿Cuándo fue la última vez que usted habló con Erdogán y cómo terminó aquella conversación?
Bachar al-Assad: Eso fue en mayo del 2011 tras su triunfo en las elecciones.
RT: ¿Lo felicitó usted por el triunfo?
Bachar al-Assad: Sí, y aquella fue la última vez.
RT: ¿Quién es el que bombardea el territorio turco, las tropas gubernamentales o las fuerzas de la oposición?
Bachar al-Assad: Para saberlo tiene que haber investigaciones conjuntas, tiene que existir una comisión mixta entre los ejércitos para saber quién bombardea a quién. Hay muchos terroristas en la frontera y tienen morteros, por lo tanto ellos pueden hacerlo. Hay que investigar sobre el tipo de proyectil y el lugar del impacto. Y eso no se hizo. Nosotros pedimos al Gobierno turco que se creara una comisión, pero lo rechazaron. Por lo tanto, no tenemos respuesta. Cuando hay tantos terroristas en la frontera, no podemos descartar que suceda eso, porque el Ejército sirio no tiene órdenes de bombardear el territorio turco ya que no tenemos interés en ello y no hay ninguna enemistad entre nosotros y el pueblo turco. Nosotros los consideramos como hermanos. Entonces, ¿por qué hacer tal cosa? A no ser que haya sucedido por error y eso requiere una investigación. Hasta el momento no tenemos respuesta.
RT: ¿Aceptan ustedes la hipótesis de que se haya tratado de un error por parte de las fuerzas gubernamentales?
Bachar al-Assad: Es posible. En todas las guerras se producen errores. Usted sabe que en Afganistán hablan siempre de fuego amigo. Así que si el mismo Ejército puede matar a sus efectivos por error, eso quiere decir que algo semejante puede suceder en cualquier guerra. Aunque no podemos confirmarlo.
RT: ¿Por qué se ha convertido Turquía –considerada por ustedes país amigo– en una cabeza de playa para la oposición?
Bachar al-Assad: No es Turquía ni el pueblo turco sino el gobierno de Erdogán, para ser precisos. El pueblo turco necesita buenas relaciones con el pueblo sirio. Erdogán cree que si la Hermandad Musulmana se hace con el poder en la región, especialmente en Siria, entonces él podrá garantizar su propio futuro político. Esa es una razón. La otra razón es que él personalmente cree que es el nuevo sultán otomano y que puede extender su dominio bajo un nuevo paraguas a toda la región, como en tiempos del Imperio otomano. Él piensa para sus adentros que es un califa. Esas son las dos principales razones de ese giro en su política, de cero problemas a cero amigos.
RT: Pero no sólo es Occidente quien se opone a ustedes en esta etapa, pues tienen muchos enemigos en el mundo árabe. Hace dos años cuando alguien oía su nombre en el mundo árabe mostraba respeto, pero ahora lo han traicionado a la primera oportunidad. ¿Por qué tiene tantos enemigos en el mundo árabe?
Bachar al-Assad: No son enemigos. La mayoría de los Gobiernos árabes apoya a Siria, de corazón, pero no se atreven a decirlo en público.
RT: ¿Por qué no?
Bachar al-Assad: Porque están bajo la presión de Occidente y a veces de los petrodólares.
RT: ¿Quién los apoya a ustedes en el mundo árabe?
Bachar al-Assad: Varios países nos apoyan implícitamente pero no se atreven a declararlo públicamente. Primero está Irak, que desempeña un papel efectivo en apoyar a Siria durante esta crisis por ser un país vecino y ellos son conscientes de que si se produce una guerra dentro de Siria entonces habrá guerra en los países vecinos, incluido el propio Irak. También hay otros países que tienen buenas posturas, como Argelia y Omán básicamente. Y hay otros países, que no voy a enumerar ahora, que tienen posturas positivas sin tomar acciones.
RT: ¿Por qué Arabia Saudita y Qatar insisten en que usted renuncie? Y ¿cómo entra en su agenda un Oriente Medio inestable?
Bachar al-Assad: Francamente hablando, yo no puedo contestar por ellos. Son ellos quienes deben responder esa pregunta. Pero lo que sí puedo decir es que el problema entre Siria y varios países, tanto en el mundo árabe, en la zona o en Occidente, es que decimos “no” cuando creemos que debemos decir “no”. Esee es el problema. Y algunos países creen que pueden controlar a Siria a través de dictados o por medio del dinero y los petrodólares, y eso no es posible en Siria. Ahí está el problema. Quizás quieren desempeñar un papel. No tenemos problema en ello. Pueden hacerlo, tanto si lo ameritan o no, pero no a expensas de nuestros intereses.
RT: ¿El asunto tendrá que ver con dominar Siria o con exportar su versión del islam a Siria?
Bachar al-Assad: No se puede afirmar que eso sea una política estatal en esos países. En algunos casos se trata de instituciones en determinados países y en otros hay personas que apoyan esa tendencia, pero no lo anuncian como política oficial. Ellos no nos han pedido promocionar las posiciones extremistas de sus instituciones, pero eso sucede en realidad, tanto a través del apoyo directo que brindan los Gobiernos o a través de las instituciones y personas. Eso es un aspecto del problema, pero cuando hablo como Gobierno, me refiero a la política declarada y esa, como cualquier otra política, depende de los intereses y los papeleos. Pero no podemos ignorar lo que se ha dicho.
RT: Irán, su estrecho aliado, sufre también sanciones económicas y afronta también la amenaza de una invasión externa. ¿Si ustedes tuvieran que escoger entre cortar las relaciones con Irán a cambio de la paz en su país, elegirían esa opción?
Bachar al-Assad: No tenemos opciones contrapuestas al respecto y la razón es que hemos tenido buenas relaciones con Irán desde el año 1979 hasta este momento y nuestras relaciones mejoran constantemente. Pero al mismo tiempo nos movemos hacia la paz. Habíamos tenido un proceso de paz y negociaciones de paz e Irán nunca fue un factor contrario a la paz. Se trata de informaciones subversivas que Occidente trata de publicitar y que consisten en que si queremos la paz entonces no deberíamos tener buenas relaciones con Irán. Una cosa no tiene que ver con la otra. Son temas totalmente diferentes. Irán ha dado apoyo a Siria y ha respaldado nuestra causa, la causa de los territorios ocupados, y debemos apoyarlo en sus causas. Eso es algo claro y simple. Irán es un país sumamente importante en la zona y si buscamos estabilidad debemos tener buenas relaciones con Irán. No podemos hablar de estabilidad a la sombra de malas relaciones con Irán, con Turquía o con otros vecinos.
RT: ¿Disponen ustedes de información que indique que los servicios de seguridad occidentales financian a los combatientes de la oposición en Siria?
Bachar al-Assad: Lo que sabemos hasta ahora es que esos aparatos asesoran a los terroristas con información a través de Turquía y en algunos casos desde el Líbano principalmente. Pero hay otros servicios de inteligencia, no occidentales sino regionales, que son muy activos y más activos aún que los servicios occidentales, por supuesto bajo la supervisión de los dispositivos de inteligencia occidentales.
RT: ¿Cuál es el papel de al-Qaeda en Siria en este momento? ¿Controlan alguna fuerza de la oposición?
Bachar al-Assad: No creo que ellos pretendan controlar a esos grupos ya que buscan fundar su emirato, según la expresión que ellos usan. Pero tratan principalmente de intimidar y aterrorizar a la gente mediante las explosiones, los asesinatos y los ataques suicidas… para desalentar a la gente y llevarla a que los acepte como un hecho consumado. Y así ellos se mueven poco a poco, pero su objetivo final es establecer en Siria un emirato islámico desde el cual puedan promocionar su propia ideología en el resto del mundo.
RT: De entre aquellos que combaten contra ustedes y se oponen a ustedes, ¿con quién hablaría?
Bachar al-Assad: Hablamos con todo aquel que tenga una voluntad real de ayudar a Siria, pero no perdemos nuestro tiempo con ninguna persona que quiera aprovechar nuestra crisis para sus intereses personales.
RT: Se han hecho varias acusaciones a las tropas gubernamentales de cometer crímenes de guerra contra civiles sirios. ¿Admite usted que las fuerzas gubernamentales han cometido crímenes de guerra contra los civiles sirios?
Bachar al-Assad: Nosotros combatimos el terrorismo y aplicamos la Constitución para proteger al pueblo sirio. Volvamos a lo que sucedió en Rusia hace más de una década: ustedes estaban enfrentándose el terrorismo en Chechenia y en otros lugares. Ellos atacaron teatros y escuelas… y el Ejército ruso protegía al pueblo. ¿Ud. llama eso crímenes de guerra? Seguramente que no. Hace algunos días, Amnistía Internacional reconoció los crímenes cometidos por los grupos armados hace pocos días, cuando capturaron a varios soldados y los ejecutaron. Así como Human Rights Watch ha reconocido más de una vez los crímenes que cometen esos grupos y que fueron calificados hace unos días de crímenes de guerra. Esto es en primer lugar. En segundo lugar, no es lógico que un ejército cometa crímenes de guerra contra su pueblo, porque el Ejército sirio se compone de individuos del pueblo sirio. Y si cometiese crímenes contra su pueblo, entonces el ejército se dividiría. Por lo tanto no puede haber un Ejército fuerte y unido que al mismo tiempo mate a su pueblo. En tercer lugar, el Ejército no hubiese podido resistir durante 20 meses en estas condiciones difíciles sin gozar del respaldo del pueblo sirio. Por lo tanto, ¿cómo puede gozar de ese respaldo al tiempo que mata al pueblo? Es una contradicción.
RT: ¿Cuándo fue la última vez que habló con un dirigente de Occidente?
Bachar al-Assad: Antes de la crisis.
RT: Después de la crisis, ¿ha habido alguna ocasión en la que le plantearan dejar la presidencia para que hubiera paz en Siria?
Bachar al-Assad: No, no se me planteó eso de forma directa, pero si me lo plantearan directa o indirectamente, se trata de una cuestión de soberanía y solamente el pueblo sirio tiene derecho a hablar de ese asunto. Todo lo que sea planteado de forma directa o indirecta o en los medios de comunicación no tiene sentido ni peso en Siria.
RT: Pero ¿tiene opciones?, porque tal como parece en el exterior usted no tiene ningún lugar adonde ir, ¿por tanto adónde se iría si quisiese marcharse?
Bachar al-Assad: A Siria. Este es el único lugar donde puedo estar. Yo no soy un pelele y no fui hecho por Occidente para ir a Occidente o a cualquier otro sitio. Soy sirio, soy de aquí y tengo que vivir y morir en Siria.
RT: ¿Cree que existe en este momento alguna oportunidad para la diplomacia y el diálogo o que han llegado a una etapa en que es el Ejército únicamente quien puede poner fin a la crisis?
Bachar al-Assad: Yo siempre he creído en la diplomacia y creo en el diálogo, incluso con aquellos que no entienden el diálogo o no creen en él. Debemos seguir intentándolo. Creo que siempre lograremos una parte de éxito. Debemos buscar esos éxitos parciales hasta lograr el éxito completo. Pero debemos ser realistas. No hay que creer que es únicamente el diálogo lo que puede llevar al éxito, porque aquellos que perpetran tales acciones se subdividen en dos grupos: uno que no cree en el diálogo, especialmente los extremistas, y tienes a los antisociales que sobre ellos pesan fallos judiciales hace años ya antes de la crisis y su natural enemigo es el Gobierno, porque serán encarcelados si vuelven las cosas a su curso normal. Hay otro grupo que son las personas que reciben apoyo desde el exterior, y esos tienen compromiso solamente con las personas o Gobiernos que les proveen de dinero y armas. Esos no son dueños de su decisión. Por lo tanto tenemos que ser realistas. El tercer grupo es la gente, tanto combatientes como políticos, que aceptan dialogar. Por eso hemos comenzado ese diálogo hace meses, incluso con los combatientes, y algunos han abandonado las armas y han vuelto a su vida normal.
RT: ¿Cree que la invasión extranjera a Siria es inminente ya?
Bachar al-Assad: Creo que el costo de tal invasión, si llega a suceder, será más grande de lo que el mundo entero pueda tolerar, porque si se producen problemas en Siria –a saber que somos el último baluarte del laicismo, de la estabilidad y de la convivencia en la región– eso tendría un efecto de dominó en el mundo, desde el océano Atlántico hasta el océano Pacífico, y usted puede imaginar las repercusiones en el resto del mundo. No creo que Occidente se encamine en esa dirección. Pero si lo hace, nadie podrá pronosticar lo que sucederá después.
RT: Señor presidente, ¿se reprocha usted a sí mismo?
Bachar al-Assad: Tenemos que buscar nuestros errores en cada decisión, porque sin ellos no seríamos humanos.
RT: ¿Cuál es su mayor error?
Bachar al-Assad: Sinceramente no recuerdo ahora. Pero a la hora de tomar cualquier decisión tengo que considerar que una parte de la misma será errónea. Pero uno no conoce sus errores en el momento en que los comete. En algunos casos, especialmente durante una crisis, no puedes ver lo correcto y lo incorrecto hasta que superas esa crisis. Por eso no sería objetivo si hablara ahora de los errores, porque estamos en medio de la crisis.
RT: Entonces ¿no hay nada de lo que se arrepienta?
Bachar al-Assad: No ahora. Cuando se esclarezca todo, entonces podremos hablar de los errores, y sin duda los hay.
RT: Si hoy fuese el 15 de marzo de 2011, cuando comenzó la espiral de protestas, ¿qué cosas haría de forma diferente?
Bachar al-Assad: Habría hecho lo mismo que hice el 15 de marzo.
RT: ¿Exactamente lo mismo?
Bachar al-Assad : Exactamente lo mismo, pedir a los diferentes bandos comenzar un diálogo y hacer frente a los terroristas. Así empezó la cosa. No comenzó con manifestaciones, que en realidad fueron la pantalla mientras que en las manifestaciones había combatientes que comenzaron a disparar simultáneamente contra los civiles y contra los efectivos del Ejército. Quizás en el plano táctico se hubiese podido hacer algo diferente. Pero como Presidente del país, yo tomo las decisiones a nivel estratégico y eso es diferente.
RT: Señor presidente al-Assad, ¿cómo se ve usted dentro de 10 años?
Bachar al-Assad: Me veo a través de mi país. Yo no puedo verme a mí mismo sino a mi país dentro de 10 años. Es en él donde me veo.
RT: ¿Usted se ve aquí en Siria?
Bachar al-Assad: Por supuesto. Tengo que estar en Siria. El asunto no tiene que ver con el cargo, lo mismo si fuese presidente u otra cosa. No es eso lo que me preocupa. Veo que estaré en este país y que este será un país seguro, estable y más próspero.
RT: Presidente Bachar al-Assad gracias por hablar con Russia Today.
Bachar al-Assad : Gracias a ustedes por venir a Siria.
Bashar Al-Assad

Nube de etiquetas