Despertar Nacional

Archivo para junio, 2013

ARGENTINA Aulas digitales móviles de 30 notebooks, router, pizarra electrónica, proyector y cámara por cada escuela, en marcha

30jun13 Croquis_aula_digital_movil_
29 DE JUNIO
Aulas digitales móviles de 30 notebooks, router, pizarra electrónica, proyector y cámara por cada escuela, en marcha
FUENTE: SALA DE PRENSA – CABA
http://www.prensa.argentina.ar/2013/06/29/42017-aulas-digitales-moviles-de-30-notebooks-router-pizarra-electronica-proyector-y-camara-por-cada-escuela-en-marcha.php

El 15 de julio se adjudicará la licitación de equipamiento para 3.900 aulas digitales móviles, con un precio base de 340 millones de pesos, en el marco del programa Primaria Digital del Ministerio de Educación de la Nación, que aspira llegar en 2016 a cubrir 9 mil de esos módulos en total.
Esta semana la presidenta Cristina Fernández de Kirchner había enviado fotos de una de estas aulas digitales móviles -vía Facebook- a una mamá mendocina preocupada por el mal estado de la sala de computación de la escuela primaria de su hija de seis años.

Esas imágenes corresponden a una de las 2.544 aulas ya licitadas que están en funcionamiento o en proceso de distribución y armado.

El objetivo del programa es llegar a 2016 con un total de 9.000 aulas digitales móviles en funcionamiento en otras tantas escuelas urbanas.

Al tratarse de un programa de abordaje nacional, que se ensambla con las iniciativas desplegadas en diferentes municipios y provincias del país, incluye la capacitación de docentes y directivos en el uso de las herramientas tecnológicas.

Según informaron en la Subsecretaría de Coordinación Administrativa del Ministerio de Educación, este año se capacitarán un total de 5.000 docentes y directivos y la proyección es llegar a los 27.000 docentes capacitados para el 2014.

“El programa está dirigido a escuelas primarias y tiene un esquema similar al 1 a 1 (un alumno una computadora) pero es un aula por escuela, y es un aula móvil porque el equipamiento puede
trasladarse dentro del edificio escolar explicó el subsecretario Daniel Iglesias.

Las 2.544 aulas ya licitadas se dividieron cuatro lotes. Las primeras 200 ya están en funcionamiento y se entregaron a escuelas urbanas de jornada extendida, los dos lotes siguientes (1.520 y 304) ampliaron a institutos de enseñanza especial y el último lote (520 aulas) sumó a los de capacitación de adultos.

Iglesias remarcó que el equipamiento es una parte del programa y destacó la importancia de la “cantidad enorme de recursos diseñados específicamente por equipos técnicos del Ministerio” para el uso de “alumnos y docentes” que están cargados en el servidor que forma parte del aula digital móvil.

“Contenido específico, recursos didácticos, libros, simuladores están cargados en el servidor y cada dispositivo tiene cargado un programa de escritorio dónde están parte de los contenidos generales”, explicó.

Cada aula digital móvil cuenta con 30 netbooks, un router, una pizarra electrónica, un proyector, una cámara digital (dispositivo incorporado en la última licitación) y un carro para almacenar y trasladar todo el equipamiento incluyendo el servidor.

Cada aula, puede entenderse como un “piso tecnológico móvil”, pero la licitación no incluye la conectividad porque “vamos a encontrar en las escuelas distintas situaciones de conectividad” preexistente.

Desde el mismo Ministerio, la Secretaría de Comunicaciones, la Comisión Nacional de Comunicaciones y los diferentes municipios se desarrollaron en los últimos años diferentes programas para procurar que las escuelas tengan acceso a Internet.

“Esto es un diseño que hace el Ministerio nacional para la introducción del uno a uno en las aulas del nivel primario”, definió Iglesias para agregar que Primaria Digital “sale a complementar programas que existen en las provincias” (como el Plan Sarmiento en Cava, o los implementados en San Juan, San Luis, La Rioja o Rio Negro).

“Donde haya ausencia de programas jurisdiccionales será la primera experiencia”, agregó Iglesias.

ARGENTINA La Jefa de Estado recibió al vicepresidente de Bolivia

29jun13 BOLIVIA 270613fot
Viernes, 28 de Junio de 2013
La Jefa de Estado recibió al vicepresidente de Bolivia

La presidenta Cristina Fernández recibió esta noche en la Casa Rosada al vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Alvaro García Linera.
El encuentro se desarrolló por cerca de 30 minutos en el despacho presidencial.
Acompañaron a la mandataria el canciller, Héctor Timerman; el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, y el viceministro de esa cartera, Axel Kicillof; el titular de YPF, Miguel Galluccio; la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, y el subsecretario de Coordinación y Control de Gestión del ministerio de Planificación, Roberto Baratta.

ARGENTINA Inauguración del sector Internación y Traumatología del Hospital Churruca: Palabras de la Presidenta de la Nación

Inauguración del sector Internación y Traumatología del Hospital Churruca: Palabras de la Presidenta de la Nación
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA FERNÁNDEZ EN LA INAUGURACIÓN DEL SECTOR INTERNACIÓN DE CLÍNICA MÉDICA Y TRAUMATOLOGÍA DEL HOSPITAL CHURRUCA, DE LA POLICÍA FEDERAL, EN USPALLATA 3400, C.A.B.A.
Gracias, muchas gracias, muy buenas tardes a todos y a todas: en principio, gracias por esta cálida bienvenida de todo el personal del hospital Churruca-Visca, todo el personal: enfermera, ayudantes, cuerpo médico, también a la jerarquía de la Policía, que nos ha recibido.
La verdad que me encuentro muy contenta porque estaba mirando ahí, hace apenas un año y siete meses, que estuvimos aquí, a fines del 2011, ¿en junio o julio, decía? En julio, o sea va a ser, ahora, dos años, este mes que viene y llegamos – me acuerdo – primero, con un tomógrafo computado, que íbamos a instalar, que lo instalamos meses más tarde y con la refuncionalización completa, que queremos a hacer del hospital y que hemos comenzado con estos dos pisos, en el 4to y el 5to., dotándolos, porque tengo entendido que desde que se fundó el Churruca-Visca, no se había realizado ninguna gran modificación. Dígame, Jefe, ¿nada? ¿No, ni un clavo? No, nada, ni un clavo como siempre, pero acá estamos poniendo lo que hay que poner para ayudar.
Mi idea y mi gran ideal que así como cuando alguien habla, qué se yo, del corazón se imagina a la Favaloro y cuando se habla de rehabilitación o alguna otra cosa, se imagina el Fleni, yo quiero convertir a este en un gran hospital de agudos, porque realmente creo que tienen el gran capital humano para convertir al Churruca en un gran hospital de agudos y vamos a refuncionalizarlo completo. (APLAUSOS).
Realmente lo que recorrí, recién, no tiene absolutamente nada que envidiarle a ninguna clínica privada, es más dije, cuando vi un baño, dije que era más grande que el de un lugar que yo había estado, que es lindísimo, divino y que me atendieron bárbaro, pero el baño este era más grande. Y había que decirlo, no ofendemos a nadie, muy lindo. Además, con mucha visión acerca de los tipos, de las tipologías de las enfermedades, desde una persona muy obesa, donde la habitación tuvo un desarrollo muy especial, de modo tal que la persona con obesidad pueda moverse, o la puedan mover con absoluta tranquilidad, hasta los inmunodeprimidos. Ahí el aviso decía: “los inmunosuprimidos”, tienen que rectificarlo, no lo supriman, es inmunodeprimidos. (APLAUSOS).
Y también las habitaciones que antes tenían seis camas y un baño, y que hoy tienen dos camas, y algunas hasta una cama, con su baño, y con un modernidad. Y lo que es más importante, todo el material: las camas, las mesas de luz, todo absolutamente está hecho por obreros argentinos, es industria nacional. (APLAUSOS). Estas camas, que yo misma pude manejarlas con el aparatito, que sube, que baja, que te hace esto y lo otro, que normalmente la importábamos, ahora, las hacemos aquí en el país – Débora, muy bien, vamos todavía- la industria nacional. (APLAUSOS).
También hemos acondicionado toda la parte de enfermería, de consultas y vamos a seguir para dejarlo a pleno, porque nos gusta, fundamentalmente, hacer cosas y hacer cosas por la gente, y en este caso por la gente – que desde la seguridad – arriesga su vida todos los días, en la calle, para que los argentinos podamos vivir mejor: más tranquilos y más seguros y por lo tanto deben tener un lugar que sea digno, pero que además no solamente se es digno porque se tienen cosas lindas, sino que las cosas lindas lleguen a todos por igual. Y entonces, estás habitaciones puedan ser ocupadas desde un agente, de esos que están tal vez dirigiendo el tránsito en la calle, o cumpliendo una función, hasta el comisario general más importantes, todos igualitos, no hay enfermos privilegiados. (APLAUSOS). Los grados y la jerarquía son para la función y el ejercicio de la seguridad, pero cuando están enfermos son todos iguales, por lo menos para nosotros. (APLAUSOS). Y entonces los tratamos de esa manera.
La verdad que estamos muy orgullosos porque, además, se refuncionalizaron ascensores, se repararon escaleras. Realmente el deterioro que tenía este hospital era muy, pero muy grande, muchas décadas de no hacer refacciones, de falta de recursos para mantenimiento, las cosas hay que mantenerlas, hay que ponerles cosas, no basta únicamente con todo el amor y todo el trabajo, que seguramente ponen las enfermeras, los auxiliares, el personal de maestranza, los médicos. Hay que poner plata, como en todas partes, para que las cosas funcionen. Y para eso tiene que estar el Estado, y para eso vinimos y para eso vamos a seguir viniendo, todas las veces que sean necesarias. (APLAUSOS). Así que gracias a todo el personal del hospital. Y además, bueno, lo ideal es que nadie tenga que usarlo, porque la verdad que lo mejor es que nadie tenga que venir al hospital, pero desgraciadamente tenés que venir al hospital.
Y también en Loma Blanca, en Jujuy, Rufino Llampa hacía mención a una carta que habían escrito, con el maestro Andrés- esta es la carta, la primer carta que nos dirigieron – si mal no recuerdo tiene fecha, a ver – dice: “Loma Blanca, 10 de mayo”. Mirá el día que nació mi vieja, el 10 de mayo de 2011. Pero no, no, mañana ya veo titular que dirá: “Como es el día que nació la madre les dio bolilla”. Pero no, el 10 de mayo de 2011 dirigieron una carta, donde nos pedían, no la conexión que hoy estamos haciendo a internet, sino saben qué pedían: la televisión digital abierta, que estábamos colocando en todas las escuelas rurales y que llegó el año pasado, en la escuela, número 366, que es una escuela-albergue que tiene 70 alumnos.
El pueblito de Loma Blanca está a 4.200 metros de altura. Yo les puedo asegurar que es terrible, cuando yo he ido a Quito, en 2.800 metros te descomponés, te duele la cabeza y son 4.200 metros de altura. Y es la primera vez en toda la historia de Loma Blanca, que un Gobernador la visita – lo decía recién, Eduardo Fellner – y la verdad que bienvenida esta visibilidad de tantos argentinos que nunca piden nada, que no tienen nada y que, sin embargo, hacen Patria en nuestras fronteras: al cuerpo docente, a Rufino Llampa, a los papas, a las mamas, a los chicos, a todos.
Hoy estamos, aquí, en Loma Blanca, a 350 kilómetros de San Salvador de Jujuy y la población más cercana – como recién indicaba el maestro – es Abra Pampa, a 135 kilómetros. Quiere decir que para comunicarse tenían que ir caminando o en burro, o en auto – los que lo tiene, que son poquitos – 135 kilómetros. Y hoy estamos no solamente agregando a la televisión digital abierta, sino que estamos con la instalación de núcleo de acceso al conocimiento, número 86. Ya llevamos 86 núcleos de acceso al conocimiento en todo el país.
En la provincia de Buenos Aires, no más, 17 núcleos en distintos lugares muy alejados, muy desvinculados, muy desconectados y también, hoy, entregamos allí – como entregamos aquí – en esta escuela de Barracas… miren que bueno, estamos entregando netbooks a chicos de escuelas de Barracas, en Capital Federal, y 26 netbooks a chicos de Jujuy, ahí donde el Diablo perdió el poncho y lo encontró Fabricio y Celeste, porque andan con unos ponchos muy lindos. (APLAUSOS).
La verdad que estamos muy, pero muy contentos: 74 alumnos, 10 docentes y quiero darles algunas cifras de lo que estamos haciendo en la Argentina, son ya conectadas, mediante el plan de conectividad satelital, en el plan de establecimientos educativos 1.838 escuelas en todo el país y a conectar en escuelas rurales y de fronteras 2.428; 4.424, el primer servicio de licitación para escuelas rurales. Todo esto es rural, todo esto es en escuelas que están en las afueras, que no tienen ningún tipo de conectividad y estamos trabajando muy fuerte para que no haya una sola escuela rural que no esté conectada en la República Argentina. Este es el objetivo que tenemos y lo vamos a llevar adelante, y lo estamos cumpliendo. (APLAUSOS). Y además, miren que lindas imágenes nos vienen de nuestros hermanos coyas, pueblos originarios maravillosos. Nada, la invitación en pie para toda la escuela-albergue, número 366, donde muchos chiquitos viven allí, porque los puestos o donde viven están muy lejos, así que viven durante toda la semana y se van, como nos pasa en muchas escuelas rurales, también, de Santa Cruz. También los chicos viven durante la semana y recién los fines de semana se van a la escuela.
Ahí están todos saludando y los vamos a invitar para que vengan a Tecnópolis ahora en las vacaciones de invierno y conozcan Buenos Aires porque no conocen Buenos Aires.
También Maquinchao, que ahora se nos cortó la luz parece o se fueron porque hacía mucho frío, se los llevó el viento, lo más probable es que se los haya llevado el viento, estamos inaugurando un tramo muy importante de la Ruta Nacional Nº 23 que, como recordaba Miguel Pichetto y Alberto Veretilneck, el Gobernador y el presidente de nuestro bloque, Néstor se comprometió a construir esa ruta.
Yo fui con él acompañándolo cuando inauguramos el tramo Los Menucos, es en el medio de la pampa, es lo que se conoce como Línea Sur o Frontera Sur de la Patagonia. Y la Ruta Nº 23, la atraviesa longitudinalmente, desde el Atlántico hasta llegar a la Cordillera y quiero anunciarles, aunque no me están escuchando o a lo mejor sí, que el último tramo que faltaba adjudicar, hoy le dije el secretario de Obras Públicas que lo adjudiquen porque queremos terminar en el año 2015 con la Ruta 23 completamente asfaltada para todos los argentinos, para los patagónicos es conectividad terrestre, nos contaban además de la fibra óptica, es turismo, es transporte.
¿Saben qué? Es fundamentalmente, no sentirse un paria en su propio país. Porque muchas veces, cuando vivimos en lugares distantes, en lugares alejados que nos tocó, lo conocemos muy bien eso, nos sentimos muchas veces como olvidados. Muchas veces, ese fervor, esa pasión que ponemos, esa vehemencia…
Yo siempre lo explicaba cuando era diputada o senadora y decían que por qué peleaba tanto y porque por ahí hablaba con la voz tan alta. Es que cuando son muy poquitos, como somos en la Patagonia, si no hablás con la voz alta, no te escuchan.
Es lo que decía recién el Gobernador, el agradecimiento viene porque cuando decidimos hacer la Ruta 23, no pensamos cuántos votos había porque, en realidad, como ustedes saben, hay muy pocos en la Patagonia. Pero pensamos en lo que debe ser un país integrado y con los mismos derechos de Norte a Sur y de Este a Oeste. Eso es un país federal y un país integrado.
También inauguramos, aunque no se pudo ver, un campamento permanente; campamento es un decir porque, en realidad, son instalaciones impresionantes en Ingeniero Jacobacci, para poder mantener la ruta todo el año, allí hay una casa para el personal permanente, otra casa para el personal que va a suplir, los depósitos de sal, porque necesitamos durante el invierno tener mucha sal para tirar en la nieve para que se derrita y no se vuelva a congelar, porque si no, se congela y realmente se convierte en un vidrio y se convierte en algo muy pero muy peligroso.
Y también en La Plata, en la Universidad Nacional de La Plata, en la Facultad de Astronomía, todo un clásico para los platenses, el Observatorio Astronómico. Hoy estamos con un nuevo Observatorio hecho en conjunto con fondos que aportó la Provincia, 8 millones que aportó la Provincia, 5 millones que aportó la Nación y 3 millones que aportó la Universidad Nacional de La Plata, tenemos hoy el observatorio más moderno de Latinoamérica o de América del Sur.
Yo me reía porque tiene la tecnología 4K. Ustedes saben que la tecnología más moderna hasta hace muy poco tiempo era la 3D. Bueno, ahora es la 4K y no la inventamos nosotros.
Les cuento una anécdota: esto lo escuché un día, yo no sabía porque no soy muy tecnológica, pero un día mirando un canal de cable, que tiene mucha afición por la tecnología, explicaba lo que era el 4K y decía que era lo último de los último, que los televisores ahora, por ejemplo en Estados Unidos lo último es el televisor 4K, por el número de pixeles, es la definición, dicen que era algo impresionante. Y a los pocos días, leo en un diario que ya se imaginarán cuál es, en la tapa: “Televisores de última generación”. Y dije, “pero deben ser los de 4K”, pero yo no veía en ninguna parte 4K, ¿viste?, estaba en la tapa, en chiquito, ya en la tapa anunciaba…me fui a la página de tecnología del diario y decía “última tecnología, última generación” en titulares muy grandes y yo veía que no aparecía 4K, y veo en la bajada y tampoco aparecía 4K y me puse a leer y ahí cuando estaba por terminar el artículo y decía “ah, y se llaman 4K”. Dios mío, digo yo, hasta en eso.
Bueno, qué sé yo, hoy tenemos un laboratorio astronómico con tecnología 4K y la verdad que estamos muy contentos y muy orgullosos de poder estar en cosas que parecen tan disímiles, desde un hospital policial, que le sirve a 180.000 personas que se atienden este hospital, entre policías, sus familiares, policías en actividad, policías retirados, jubilados, es muy pero muy importante; estar aquí en el corazón de Capital Federal, en Parque Patricios, bueno, en el corazón para algunos, por ahí algunos será el corazón en otra parte, en Parque Patricios, no sé, viven en Capital pero tienen el corazón en algún otro sector o en alguna otra parte, no importa, Parque Patricios…Qué cosa más porteña que Parque Patricios, ¡por Dios! ¿Qué decís vos Heller? Bien, la Boca también, Boedo, San Juan y Boedo, bueno, todos en realidad, todos forman parte hoy de esta maravillosa ciudad, Caballito, Barrio Parque también, Recoleta, a todos, todo es Capital Federal y todo es importante y todo hace, todo suma, algunos restan, pero no importa.
La verdad que estar desde el hospital a Loma Blanca, allá arriba, a 4.200 metros arriba en Jujuy, en nuestra querida Jujuy conectando una escuela rural, más de casi 2.000 escuelas ya conectadas con Internet, con televisión digital, con netbooks, que Fabrizio, que Celeste, mirá como saludan, puedan tener una netbook y puedan conectarse con Internet. Antes ni sabíamos que existía Loma Blanca.
Vos sabés lo importante que es para una persona saber que el resto la tiene
en cuenta y que puede decirle al mundo que existe. Tal vez, algunos no se den cuenta, pero es muy importante eso. Y la verdad es que he querido estar allí y poderlos invitar a que vengan a disfrutar próximamente de nuestra emblemática de Tecnópolis, la verdad que es un grandísima alegría.
Y Maquinchao, bueno, ¿qué podemos hablar de la Patagonia, de mi Patagonia querida? Pero estamos haciendo esta obra tan importante, el servicio astronómico.
En definitiva, cosas tan diferentes pero todas cosas al mismo tiempo que construyen una Argentina diversa y que atiende a todos, a nuestros policías, que hacen a la seguridad; a nuestros pueblos originarios, que hacen a nuestra identidad; a la Patagonia, que hace a nuestra soberanía e integridad territorial; a nuestra Universidad Nacional de La Plata, que hace al conocimiento, a la ciencia y a la tecnología.
Un Gobierno y un modelo y un proyecto que tiene, precisamente, esta articulación de ideas, esta articulación de trabajo, de gestión y de gestión los 365 días del año. No saben lo que es gestionar un país como la República Argentina: 365 días del año con las antenas paradas…
Me decía recién el ministro de Seguridad cuando habían dicho en el aviso…mirá todos los chicos con las netbooks ahí en Jujuy, ¡qué lindo!. Me decía recién inmunosuprimidos, nos decía el aviso y yo dije inmunodeprimidos, “Qué atenta que estás a todo” me dice. “Mirá, si no hubiera estado atenta a todo, posiblemente no estaría sentada acá o parada hablando acá frente al micrófono”. Hay que estar, ¿no es cierto, Moreno? Hay que estar atento.
Así que, bueno, estamos atentos y vigilantes, como decía el General, más atentos que vigilantes, Moreno, está bien, eso decía el General…
¿No se enoja la Policía si cuento un chiste? Vos sabés que hay una vieja anécdota de los peronistas viejos, como yo, que el General siempre decía, bueno, que había que estar atentos y vigilantes y con algunas cosas que le habían pasado después en el exilio, dijo: “Bueno, lástima que se fueron los atentos y nos quedaron nada más que los vigilantes”.
Pero bueno, por favor es un chiste, nadie se ofenda. ¿Se acuerda Moreno de esa anécdota, no? Fue famosa.
Pero bueno, nada, hay que tener humor, si no tenés humor también te ponés agria, se te tuerce la cara y no vale la pena. Hay que seguir poniéndole onda, a que seguir poniéndole trabajo, esfuerzo, coherencia, mucha coherencia y mucha honestidad intelectual para poder seguir trabajando fuertemente por la República Argentina.
Esto es lo que digo yo siempre a todos y cada uno de los hombres y mujeres que me acompañan y a todos y cada uno de los argentinos.
Necesitamos del esfuerzo de todos; necesitamos de la unidad nacional, como lo decía el otro día cuando fui a festejar con los entrerrianos los 200 años de Paraná o con los cordobeses cuando fui a festejar los 400 años de la Universidad Nacional de Córdoba. Mucha unidad, mucho trabajo, mucha gestión.
Porque hubo mucha desunión sobre la cual se trabajó y se pivoteó, precisamente, para llevarnos al lugar que nos llevaron y al lugar adonde no queremos volver y adonde no vamos a volver porque queremos seguir trabajando, construyendo porvenir, que es lo que estamos haciendo: construyendo este presente para tener más porvenir para que Fabrizio, para que Celeste puedan tener netbooks y las puedan tener todos los chicos de la República Argentina.
Yo sé que por allí…porque muchas veces uno lo escucha, ¿no?, y tal vez algunos…exceso de igualdad no les guste, porque en definitiva, muchas veces se sienten mejores o diferentes porque tienen algo material que otro no tiene y cuando ese otro lo tiene, tal vez ellos se sienten un poco menos. Pero no hay que ser así, la igualdad es una de las cosas más maravillosas.
Después está la igualdad de oportunidades, fundamentalmente…Después están las capacidades naturales, propias de cada uno de nosotros que nos torna diferentes y distintos también a cada uno, y eso es lo bueno que cada uno seamos distintos y diferentes.
En lo que tenemos que ser iguales, es en la defensa irrestricta de los intereses de la Nación y de la soberanía del pueblo. Después, está todo bien y todo se puede discutir. Pero eso, tiene que unir a los 40 millones de argentinos.
Muchas gracias, felicitaciones Hospital Churruca; gracias, Jujuy; gracias, Río Negro; gracias, La Plata, provincia de Buenos Aires; gracias a todos por todo lo que hacen todos los días cuando se levantan a trabajar, a estudiar, a curar, a investigar.
Muchas gracias. (APLAUSOS)

ARGENTINA “Vamos a seguir trabajando por este presente, para tener mucho porvenir”, afirmó la Presidenta

29jun13 Hospital Churruca 270613vds_3381
Jueves, 27 de Junio de 2013
“Vamos a seguir trabajando por este presente, para tener mucho porvenir”, afirmó la Presidenta

La presidenta Cristina Fernández encabezó esta tarde el acto de inauguración del Sector Internación de Clínica Médica y Traumatología del del Hospital Churruca de la Policía Federal. Además inauguró obras, mediante videoconferencias, en la Puna jujeña, La Plata y Río Negro. La Jefa de Estado aseguró que el gobierno nacional está “haciendo cosas tan diferentes, pero que construyen una Argentina para todos”.
La presidenta Cristina Fernández inauguró las obras en el Hospital Churruca y recordó que en julio de 2011 había entregado un tomógrafo computado al centro médico y lanzado la refuncionalización completa del mismo. Aseguró que “desde que se fundó el Churruca Visca no había habido ni una gran modificación”. “Acá estamos, poniendo lo que hay que poner”, remarcó.
La Jefa de Estado señaló que su idea es que “como cuando alguien habla del corazón, se imagina al Favaloro”, se pueda convertir al Churruca Visca “en un gran hospital de agudos”, por lo que se lo va a refuncionalizar por completo. “Lo que recorrí recién no tiene nada que envidiarle a ninguna clínica privada”, afirmó.
Señaló que “las habitaciones que antes tenían seis camas y un baño ahora tienen dos camas con su baño”. Destacó que “todo está hecho por obreros argentinos, es industria nacional”. “Estas camas que normalmente las importábamos, ahora las hacemos aquí, con industria nacional”, enfatizó.
“Vamos a seguir para dejarlo a pleno, porque nos gusta hacer cosas por la gente, y en este caso por la gente que todos los días arriesgan la vida para que los argentinos vivamos más tranquilos y más seguros”, recalcó la Primera Mandataria.
Al mismo tiempo, Cristina Fernández remarcó su idea de que “las cosas lindas lleguen a todos por igual. Que estas habitaciones puedan ser ocupadas desde un agente hasta un comisario general”. “Los cargos y las jerarquías son para el ejercicio de la función, pero cuando son enfermos son todos iguales”, remarcó.
La Presidenta sostuvo que “el deterioro del hospital era muy grande”. Sostuvo que “no basta con el esfuerzo que ponen las enfermeras, el personal de maestranza, los médicos, hay que poner plata. Y para eso está el estado, poniendo los recursos”. “Lo ideal es que nadie tenga que venir al hospital, pero a veces tenés que usarlo”, admitió.
Una Argentina para todos
La Presidenta aseguró que el gobierno nacional está “haciendo cosas tan diferentes, pero que construye una Argentina para todos”. Indicó que las obras inauguradas hoy atienden “a nuestra policía, que hace a nuestra seguridad; a nuestros pueblos originarios, que hacen a nuestra identidad; a nuestra Patagonia, que hace a nuestra soberanía y a nuestra integridad nacional; a nuestra universidad de La Plata, que hace a nuestro conocimiento, nuestra ciencia y tecnología”.
La Jefa de Estado sostuvo que el suyo es “un gobierno y un proyecto que tiene esta articulación de ideas y de gestión los 365 días del año”. Afirmó que “gobernar la Argentina es estar 365 días con las antenas paradas”. “Si no hubiera estado atenta a todo, probablemente no estaría sentada acá. Hay que estar atentos”, remarcó.
La Primera Mandataria señaló que “hay que seguir poniendo esfuerzo, coherencia y mucha honestidad intelectual para poder seguir trabajando por la República Argentina”. “Necesitamos del esfuerzo de todos, de la unidad nacional”, remarcó.
Afirmó que en la Argentina es necesaria “mucha unidad, mucho trabajo, mucha gestión, porque hubo mucha desunión sobre la que se trabajó para llevarnos al lugar al que no queremos volver y no vamos a volver”. “Vamos a seguir trabajando por este presente, para tener mucho porvenir, para que Fabricio, Celeste, puedan tener sus netbooks, y las puedan tener todos los chicos de la República Argentina”, remarcó.
Cristina Fernández consideró que “a algunos tal vez este exceso de igualdad no les guste, porque tienen algo material que el otro no tiene”. Pero consideró que no debe pensarse así, ya que “la igualdad es una de las cosas más maravillosas, después están las capacidades de cada uno de nosotros que nos torna diferentes y distintos a cada uno”.
“En lo que tenemos que ser iguales es en en la defensa irrestricta de los intereses de la nación y de la soberanía del pueblo. En el resto podemos discutir, pero eso debe unir a los 40 millones de argentinos”, concluyó la Presidenta.
Complejo Médico de la Policía Federal Argentina Churruca-Visca
Se llevó a cabo el reciclaje y la puesta en funcionamiento de 33 habitaciones para internación de traumatología y clínica médica en el 3er y 4to piso del edificio. La inversión total de la obra inaugurada fue de 16 millones de pesos
El complejo hospitalario atiende a 180 mil afiliados que incluyen personal en actividad de la Policía Federal, al personal retirado y a los familiares. Por el crecimiento del número de afiliados, la incorporación de nuevos servicios y décadas de desinversión, el hospital se encontraba con grandes problemas operativos. El 7 de julio de 2011 se llamó a licitación para el Plan Maestro de Refuncionalización del Hospital, del cual hoy se inaugura la primera etapa.
Videoconferencias con Jujuy, Río Negro y La Plata
En el tramo inicial del acto, la Jefa de Estado tomó contacto con la localidad de Loma Blanca, en la provincia de Jujuy; donde se llevó adelante la ceremonia de inauguración de la conectividad a Internet Satelital, y de un Núcleo de Acceso al Conocimiento (NAC) en la Escuela Primaria Nº 366 de Loma Blanca, Jujuy, una comunidad de pueblos originarios.
Los Núcleos de Acceso al Conocimiento (NAC) poseen distintos módulos: Sala WiFi para conectarse con computadoras personales y dispositivos móviles, Sala de Capacitación para el dictado de cursos y talleres, Microcine donde se emite la señal de la Televisión Digital Abierta (TDA), y Sala de Juego con consolas de última generación para que los más jóvenes puedan explorar el acceso a las tecnologías mediante herramientas lúdicas y de esparcimiento.
Los beneficiarios de este servicio agradecieron a la Mandataria por la instalación de la nueva prestación y dieron cuenta de cómo nació el proyecto, gracias al trabajo conjunto entre la comunidad y el docente Rufino Yampa. Además, los alumnos de la escuela 366 fueron invitados por la Presidenta a visitar Tecnópolis.
La Presidenta dio a conocer una carta escrita por los habitantes de Loma Blanca el 10 de mayo de 2011, donde solicitaban el servicio de TDA, hecho que fue atendido el año pasado. “Bienvenida esta visibilidad de tantos argentinos que nunca piden nada, que no tienen nada, pero están allí, haciendo patria”, expresó Cristina Fernández, quien destacó además la entrega de netbooks para los alumnos de la escuela 336. “Estamos trabajando muy fuerte para que no haya ninguna escuela rural no conectada en Argentina”, aseguró la Mandataria.
Luego, también a través del sistema de videoconferencias, dio por inaugurado un tramo de 73 kilómetros de pavimentación de la Ruta Nacional N° 23, en la localidad de Maquinchao, provincia de Río Negro. Con la finalización de este tramo queda habilitada la circulación por camino pavimentado desde la Ruta Nacional N° 3 hasta Maquinchao, con una inversión fue de $ 177.396.136.
“Estas obras refundan la región”, afirmó el gobernador Alberto Weretilneck al tomar contacto con la Presidenta. Cristina Fernández recordó que el ex presidente Néstor Kirchner fue el mandatario que tomó el compromiso de construcción de esta ruta, y aseguró que es intención del gobierno nacional tener completamente asfaltado este camino para 2015. “cuando vivimos en lugares distantes y alejados nos sentimos olvidados. Por eso esa pasión y vehemencia que ponemos, porque cuando somos muy poquitos, como los que vivimos en la Patagonia, si no hablás alto, no te escuchan”, señaló la Presidenta, y agregó: “Queremos un país federal y un país integrado”.
Luego, la Mandataria dialogó con el gobernador Daniel Scioli, quien inauguró un nuevo planetario en la Universidad Nacional de La Plata.
El Planetario es un complejo científico-recreativo dotado con tecnología de última generación, que se convierte en el más moderno de América Latina, señaló la Presidenta. La Universidad Nacional de La Plata es la primera universidad pública del país en contar con un Planetario propio. “Estamos muy orgullosos de poder estar en cosas que parecen tan disímiles, desde un hospital policial que le sirven a 180 mil personas, en Parque Patricios, a Loma Blanca, a 4200 metros de altura en Jujuy, conectando una escuela rural, cosas tan diferentes, pero que hacen a nuestra argentina tan diversa”, destacó Cristina Fernández.

ARGENTINA Celebración del Bicentenario de la ciudad de Paraná: Palabras de la Presidenta de la Nación

Celebración del Bicentenario de la ciudad de Paraná: Palabras de la Presidenta de la Nación
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA FERNÁNDEZ, EN EL ACTO DE CELEBRACIÓN DEL BICENTENARIO DE LA CIUDAD DE PARANÁ, REALIZADO EN LA CIUDAD DE PARANÁ, PROVINCIA DE ENTRE RÍOS
Gracias, muchas gracias a todos y a todas. Feliz cumpleaños, felices 200 años ciudad de Paraná, provincia de Entre Ríos.
Señor Gobernador de la provincia de Entre Ríos, querido amigo y compañero, Sergio Urribarri; señor Gobernador de la provincia de Santa Fe; querida Blanquita, amiga, compañera e Intendenta, compartimos también bancas del Senado en momentos difíciles.
¡Dios mío, cuántas cosas se me vienen a la memoria y al corazón en estos 200 años, en esta fiesta de los 200 años!
Recién, Blanca y el Pato, mencionaban aquel gesto de Néstor apenas a 48 horas de asumida su presidencia, una presidencia que, bueno, no hay que recordarlo, ¿no?, 22 por ciento de los votos, 25 por ciento de desocupados, un país en llamas, y cuando terminó de recibir, al día siguiente de asumir, al último de los presidentes y mandatarios que habían venido, se tomó un pequeño avión y se vino aquí, a Paraná, a la provincia de Entre Ríos que, devastada, no solamente por una huelga docente, la huelga docente, digamos, era la punta del iceberg de lo que pasaba, era una provincia devastada en un país devastado, y él se lanzó allí, con su ministro de Educación, me acuerdo, con Daniel Filmus, para venir a abordar el problema.
Podría haber hecho lo que hacen muchos y que uno está acostumbrada todo el tiempo: a echarle la culpa a los de antes, a los otros, a los de atrás, a los de al lado, a los del costado, a los de abajo. Pero, ¿saben qué? Estamos hechos de otra pasta, estamos hechos para encarar los problemas, para zambullirnos en los problemas y para resolverlos. Para eso fuimos moldeados.
Como tantos jóvenes que Blanquita recordaba emocionada y que hoy no están, no están físicamente, pero yo estoy convencida de que a la gente no se la recuerda únicamente con un homenaje o con una placa; se la recuerda cumpliendo los sueños por los cuales lucharon toda la vida. Y yo siento que hemos cumplido parte de esos sueños, no todos, porque todavía faltan muchas cosas en la República Argentina. Pero la verdad es que siento que hemos cumplido muchos sueños.
Y recuerdo, junto a Blanca también, en nuestras bancas del Senado cuando el país se desmoronaba; recuerdo también otras épocas cuando cruzábamos por el túnel subfluvial para venir a la Convención Constituyente de Santa Fe a aquí. Espero que el puente no se llame, Bonfatti, “Urribarri”. Me parece que no los voy a dejar porque hay gente que se enoja cuando le quieren poner el nombre de alguien…Mirá lo que pasó el otro día, me enteré, yo ni sabía, ni enterada estaba que querían ponerle el nombre mío a un estadio y se armó un lío bárbaro.
La verdad que…Además, ¿sabés qué? ¿Sabés cuál es la mejor memoria? La que está en el corazón de la gente, en el corazón del pueblo. Nombres de calles, nombres de avenidas, de escuelas, de edificios tienen todos en este país, desde los buenos hasta los malos, de los dos lados. Pero, ¿sabés qué es lo importante? No que te nombren en una calle, en un colegio, en un puente, en un estadio o en un río, sino que cuando alguien te nombre se le escape una lágrima de agradecimiento porque algo hiciste para que él viviera un poco mejor o sus hijos o su abuelo o su padre o su madre. Esas son las cosas que valen en la política.
Él vivía para eso. Yo siempre le decía: “Vos debés haber tenido algún problema cuando chico porque hacés todo para que te quieran. Parece ser que te esforzás para que te quieran”.
Es que esa es la política, cuando vos lográs conmover, cuando vos lográs llegar al corazón de la gente, no es a partir de lo que dicen algunos porque les diste algo, sino porque les entregaste la vida y la gente lo percibe de uno u otro modo, que entregaste tu vida por llevar adelante los ideales de un país con los que soñaron Belgrano, San Martín, Moreno, Perón y Evita y tantísimos otros y también Hipólito Yrigoyen, un gran argentino y también tantos patriotas.
Hace pocos días estábamos en Rosario recordando el Día de la Bandera y recibía como un símbolo de manos de un Belgrano ardiente, la bandera; el día anterior habíamos estado festejando los 400 años de la Universidad de Córdoba. Y uno recorre la historia de esta Argentina.
Vos recién, Pato, y lo charlábamos recién sentados ahí, esta bandera de Entre Ríos, cruzada por esta franja roja, que es el símbolo de Artigas, vivo en la tierra entrerriana, ese Artigas que quería ser argentino y no lo dejamos, ¡carajo, cómo pudo haber sido posible! Ay, se me fue, discúlpenme, se me fue, pero me da bronca.
Cuando uno lee la historia y ve que desde Buenos Aires le rechazaron los delegados a la Banda Oriental y por eso hoy no somos una sola nación, como tantas otras cosas que nos pasaron, nos dividieron y no separaron, uno entiende que tenemos que recorrer el camino inverso hacia adentro y hacia fuera; hacia adentro los argentinos reclamando y construyendo la unidad nacional, que no significa estar de acuerdo en todo, que no significa estar de acuerdo con todos. Porque lo importante es estar de acuerdo en las cosas fundamentales: en la inclusión social, en la soberanía y en la construcción de la autonomía, en la decisión de nuestros gobernantes; saber que quien está en la Casa Rosada decide en nombre del pueblo y en nombre de las ideas y de los programas por los cuales lo votaron; saber que cuando uno es legislador, senador o diputado, acompaña un proyecto de país y no es simplemente un rejunte de gente para ganar una elección. La elección es un día, pero gobernar se gobierna los 365 días del año.
Y necesitamos hombres y mujeres en nuestras Cámaras que comprendan las dificultades de un mundo cada vez más complejo y por qué no decirlo también, cada vez más hostil.
Uno enciende el televisor, abre las páginas de un diario y ve lo que está pasando en el mundo. Y hasta hace unos días nos referíamos a lo que pasaba tal vez, en tierras lejanas; en estos días vemos las cosas que pasan un poco más cerca, con nuestros amigos. Vemos un mundo y un escenario difícil, entonces es necesario ejercer las responsabilidades institucionales no a la bartola, no siguiendo la música y la partitura que ponen las corporaciones de los medios hegemónicos, sino con la batuta del pueblo, que es el que nunca se equivoca.
Les decía que no hace falta estar de acuerdo en todo, es imposible. Además, ¡vamos Pato!, nosotros, viejos militantes -viejos porque hace mucho tiempo, no porque estemos viejos- de un partido…
No hace falta estar de acuerdo puntualmente en cada coma, en cada artículo o en cada acento; pero cómo no se puede estar de acuerdo en tener una ley que permita la pluralidad y la diversidad de las voces, de las imágenes, la libertad de expresión. Cómo no se puede estar de acuerdo en que la gente vote para que elijan a los órganos políticos que conducen el Poder Judicial de la Nación y nos permita tener una Justicia más justa, más transparente, más legítima. Cómo no se puede estar de acuerdo en que tenemos que defender nuestras reservas y nuestras divisas para que nuestra industria pueda seguir importando los insumos básicos para seguir reindustrializando el país y generando trabajo. Cómo no se puede estar de acuerdo con las dificultades que tenemos…que tenemos que pagar una deuda que podríamos decir “bueno, la hicieron otros”, pero es la deuda de la República Argentina y nos hacemos cargo sin beneficio de inventario de nuestro país. No es cuestión de llegar al gobierno y hacerse cargo únicamente de las cosas que están bien. Hay que hacer cargo de todo, eso es gobernar. Eso es lo que él me enseñó porque nunca le tocó una buena, nunca, ni desde intendente.
Allá en el 87, en Río Gallegos, al poco tiempo, se desató una crisis económica, sin contar las crisis políticas, que fue la primera hiper; después, le tocó, ya no me acuerdo si a fines de la intendencia o principios de la primera gobernación, la segunda hiper y, después, en sus 3 años de gobernador y habiendo recibido, primero, una intendencia fundida luego, una provincia fundida, le tocó administrar esa provincia fundida y convertirla en una provincia sin deudas y sin desocupación en medio de las políticas neoliberales más feroces que se recuerdan durante la década del 90.
Yo, cuando él hacía su campaña de presidente y contaba que en Santa Cruz teníamos apenas 2 por ciento de desocupación y contaba todo, nos empezó a llegar un montón de gente. “Claro –yo decía-, pero basta, no hables más porque va a llegar demasiada gente de repente”.
Pero él estaba orgulloso de lo que había hecho. Y después, como no podía ser de otro modo, le tocó ser presidente, me acuerdo cuando hablábamos y pensaba que su turno iba a ser recién en el 2007. Nunca pensó que iba a ser…¿te acordás José, no?…José está con nosotros desde la Municipalidad, secretario de Obras Públicas. Y me acuerdo que él pensaba que tal vez en el 2007.
Y de repente la historia le abrió la puerta. La crisis más terrible de que tengamos memoria los argentinos, nos tocó vivirla, Blanca y yo éramos senadoras. ¿Vos te acordás de aquellos días de fuego, de muerte, de sangre, de desencuentro entre los argentinos de aquel 2001?
Y le tocó llegar a ser presidente de la República Argentina con un Banco Central vacío, con una deuda brutal sobre el país, con millones de desocupados, con chicos sin clases y los que tenían tampoco iban a clase, iban apenas a comer al colegio.
Estas cosas nos pasaron a los argentinos y hoy nuevamente un mundo difícil exige que luchemos muy fuertemente y muy unidos. Por eso vuelvo a remarcar lo de la unidad de los argentinos.
Y la segunda parte: bueno, sí, de los 40 millones de argentinos; habrá algunos que no querrán porque no les conviene o porque no les gusta, pero yo estoy convencida, estoy absolutamente convencida de que la inmensa mayoría de los argentinos sabe que peleados y desunidos, no llegamos a ninguna parte. Lo saben porque lo hemos vivido y no lo hemos vivido solamente en el pasado anterior al 2003; lo vivimos también en episodios duros y difíciles que nos tocó vivir, sobre todo, en lugares como aquí en la provincia de Entre Ríos. Y si algo tengo que agradecerte, Gobernador, es la lealtad en el momento más difícil que nos tocó vivir como Gobierno nacional.
La lealtad cuando todo va lindo y va bien es más fácil, es más cómoda, es más segura; la lealtad en los momentos de soledad, es más difícil, pero es más valorable.
Pero también tenemos que aprender de ese episodio. ¿Quiénes fueron los que ganaron y quiénes fueron los que perdieron? Muy pocos y muy poderosos ganaron; otros, tal vez creyendo que ganaban, llevaban la vanguardia de una batalla que finalmente luego se dieron cuenta, cuando metieron la mano en el bolsillo, que, en realidad, otros se habían quedado con lo que ellos creyeron que era también para ellos.
Es una vieja historia, se repite a lo largo y a lo ancho de los 200 años. Y sobre estas divisiones de los argentinos, de la clase media, de los trabajadores o de los universitarios, que no entendieron tampoco al primero y al segundo gobierno de Perón y que ahora tenemos la inmensa suerte de tener 48 universidades públicas nacionales, una en cada provincia, 9 creadas durante nuestra gestión que tienen el presupuesto más importante en toda su historia, ya no tenés que irte, como le pasaba a él que iba de Río Gallegos a La Plata para estudiar, ahora podés estudiar en tu provincia, cerca del lugar donde tus viejos laburan o de donde vos también tenés un trabajo y por lo tanto podés mantenerte.
¡Tantas cosas! Yo no voy a hacer una enumeración de los logros que hemos tenido. Yo solamente le pido a cada argentino que piense…Vieron que uno siempre dice “qué pasó, dónde estaba yo cuando pasó lo de las Torres Gemelas”. Yo siempre digo que cuando uno advierte los lugares importantes de la historia, es cuando se acuerda cómo estaba o qué le pasaba en un determinado momento histórico. Y cuando vos te acordás qué pasaba o qué estabas haciendo o cómo estabas en ese momento, es que estabas ante un hecho histórico.
Que cada uno de los argentinos se acuerde cómo estábamos antes de ese 2003, cómo estaba en su empresa, cómo estaba en su comercio, cómo estaba en su campo, a lo mejor estaba con una bandera de remate del Banco Nación y había un piquete en la puerta impidiendo que le remataran los campos. ¡Dios mío, si me acuerdo de cómo nos venían a ver! Hasta me acuerdo de los entrerrianos que nos fueron a tirar todos los pollos allá a la Plaza de Mayo porque no tenían a quién venderles los pollos porque no podían competir con lo que venía de afuera. Esta era…
Por eso les digo a todos: no hace falta que cuente, simplemente les pido que recuerden, que recuerde dónde estaba cada uno; pero no para darle gracias a nadie, porque en definitiva, gobernar para el pueblo, gobernar para los intereses de la Nación, no es una gracia que tiene derecho el gobernante, es una obligación que nos impone la Constitución y nuestras propias convicciones también.
Por eso, en estos 200 años de esta querida Paraná, son los 200 años también de desencuentros, de marchas y contramarchas, de claros y oscuros. Y yo siento que tenemos por delante un porvenir venturoso si somos capaces de superar nuestros prejuicios, si somos capaces, sin perder nuestra identidad y nuestra pertenencia histórica político-partidaria, sobreponer los intereses de la Nación y los intereses del pueblo, que es lo mismo. Porque yo le pregunto a cada argentino, milite en el lugar que milite, espacio político partidario, social, ¿de qué le sirve si no lo hace en un país con inclusión social y donde los 40 millones de argentinos tengan los mismos derechos y las mismas oportunidades?
Por eso, al lado de este hermoso Río Paraná…La verdad que no quiero olvidarme de algo que dijo Blanquita recién que me sorprendió, yo no sabía, cuando me regaló el rosario. Mirá vos, 1825, yo no sabía que había habido una elección aquí en el año 1825 para decidir quién era el patrón o la patrona religiosa y que la Virgen del Rosario compitió con San Miguel, tomá vos, ¿pero fueron en listas?, sí, fueron en listas. Vieron que siempre hay listas en todas partes y no está mal, si total la que elige es la gente, el que elige es el pueblo. Bueno, perdió San Miguel y ganó la Virgen. ¿Había algún otro candidato? Con dos candidatos quedó segundo, ¡vamos la Virgen todavía, vamos las mujeres todavía!
La verdad que es una anécdota deliciosa realmente, desconocida, como tantas cosas que no sabemos. Algunas porque, bueno, porque es imposible saber todo; otras, porque te las ocultan premeditada y alevosamente para vos creas que la historia es otra. Y si hay una historia oficial, que ya sabemos quién la escribió también y que no la pueden seguir escribiendo porque esta vez la historia la está escribiendo el pueblo. Y vamos a seguir escribiéndola.
Porque cuando los pueblos despiertan, cuando la comunicación es día a día, cuando esta cosa que uno veía como una amenaza, me acuerdo lo de la globalización, o determinadas cosas, en realidad se ha producido una comunicación y un conocimiento permanente.
Pero debemos estar atentos porque siempre, siempre hay intereses que van a intentar dividirnos; siempre va a haber intereses que no van a querer una América del Sur unida, con gobiernos democráticos, con gobiernos populares, con gobiernos nacionales. Nunca habíamos logrado este grado de unidad, este grado de confraternidad entre los pueblos. Tuvimos algunas bajas importantes, es cierto, irreparables y tal vez irremplazables, en términos de liderazgos.
Pero siempre digo que hay que empoderar al pueblo, que hay empoderar a las sociedades de cada una de las conquistas, de cada uno de los logros para que no dependan de un liderazgo que siempre al estar encarnado en un hombre o en una mujer, de carne y hueso, tiene la finitud que tiene la vida humana y muchas veces también tiene el destino que los arrebata jóvenes. Pero cuando el pueblo lograr hacerse cargo y hacerse carne de esa conquista, podrán haber retrocesos, marchas y contramarchas, pero cuando aprendiste que tenés derechos, cuando aprendiste que tenés derecho a la educación, a la salud, al trabajo, a comer, a una vida digna, podrán, por algún tiempo tal vez, pero no todo el tiempo. Y sino, mirá lo que hizo el peronismo en este país: le enseñó a la gente que tenía derechos y vinieron dictaduras y vinieron políticas neoliberales, pero no pudieron. Y no lo digo desde la concepción de partido político, lo digo desde la idea y del concepto que instalamos, como también aprendimos de otro partido centenario, como el radicalismo, la democracia.
Muchas veces, y esto lo hemos charlado entre viejos militantes de aquellos años, despreciábamos un tanto a los partidos políticos y, bueno, nos parecía que esa democracia liberal, como decíamos allá en los años 70. Pero, ¿sabés qué? Aprendimos trágicamente a partir del 24 de marzo de 1976 que junto a la justicia social y a los derechos, debe estar la libertad y la democracia para elegir a nuestros gobernantes como un bien también invalorable.
Vamos incorporando y empoderando derechos y conceptos y construyendo identidades, nuevas identidades que se nutren de las viejas historias, que se nutren de aquellos viejos dirigentes que supieron conducir sabiamente, con conquistas permanentes, que fueron desde el sufragio popular, que fueron, como decía hace días, de la reforma del 18, que fueron después en los años 30 los inmigrantes que traían la idea libertaria de los anarquistas o de los sindicatos y que el peronismo pudo plasmar. Y luego nos tocó a nosotros, en el 2003, plasmar esa inclusión social junto a la reparación histórica de los derechos humanos que habían sido vulnerados durante la dictadura. Es la suma de muchas historias, es la suma de muchas ideas y es un solo resultado: una gran Nación y un pueblo feliz que, en definitiva, es el legado que nos dieron tantos y tantos miles de argentinos.
Por eso, mi queridos y mis queridas entrerrianos y entrerrianas, paranaenses: quiero decirles en esta noche tan especial, que quiero agradecerles a cada entrerriano y a cada entrerriana, que estuvo junto a nosotros en los momentos difíciles, agradecerles de corazón en nombre mío y de mi compañero.
Y también, tal vez, a los que no estuvieron, a los que no están, decirles de corazón y con mucha humildad, que en mí jamás vean a una enemiga o a una adversaria. Yo soy Presidenta de los 40 millones de argentinos, tengo más y he logrado más de lo que nunca había imaginado. ¡Cómo podía pensar yo allá en mis 20 años en La Plata, que iba a ser presidenta de los argentinos, que iba a estar casada con un presidente, el mejor de los últimos 50 años y además, que me iban a reelegir presidenta por la mayor cantidad de votos después de Perón, nada más ni nada menos, qué iba a pensar que iba a estar como estuve hace días en Córdoba festejando los 400 años de la Universidad o acá en Paraná, en el Bicentenario de Paraná! He recibido mucho más de lo que podía aspirar o siquiera soñar.
Por eso quiero decirles a todos, a los que me quieren y a los que no me quieren, a los que me votan y a los que no me votan, que les estoy eternamente agradecida a todos los argentinos por todo lo que me han dado. Porque, en definitiva también, despertar emociones aunque no sea el amor, también revela que algunos valores tenés.
Por eso, los invito a que por Paraná, por Entre Ríos, por los argentinos, por nuestra historia, ejerzamos más la virtud y la calidad del afecto y de la confraternidad entre los argentinos. Es mucho más fácil querer que odiar y además, ¿sabés qué?, te sienta mucho mejor amar que odiar.
Muchas gracias, ¡viva la República, viva la Argentina, viva la patria, viva Paraná, viva Entre Ríos!
Gracias a todos. (APLAUSOS)

ARGENTINA “Gobernar para el pueblo es una obligación que nos impone la Constitución y nuestras convicciones”, afirmó la Presidenta

29jun13 PARANA 250613_6712
Martes, 25 de Junio de 2013
“Gobernar para el pueblo es una obligación que nos impone la Constitución y nuestras convicciones”, afirmó la Presidenta

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner encabezó esta tarde la ceremonia central en celebración por el Bicentenario de la fundación de la ciudad de Paraná, capital de Entre Ríos. Durante el acto se firmaron convenios para obras y se entregaron certificados de programas nacionales. La Jefa de Estado volvió a reclamar la unidad de los argentinos en temas fundamentales como la inclusión social. Y aseguró que “hay que empoderar al pueblo de cada una de las conquistas, para que no dependan de liderazgos”.
La presidenta Cristina Fernández recordó al ex mandatario Néstor Kirchner, quien viajó a Paraná para solucionar una extensa huelga docente, apenas asumida la primera magistratura. Señaló que en 2003 Entre Ríos “era una provincia devastada en un país devastado”.
Sostuvo que en ese momento, Kirchner “se lanzó con su ministro de Educación, Daniel Filmus, a hacerse cargo. Podría haber hecho lo que hacen muchos, echarle la culpa al de antes, al de al lado”. “Pero –afirmó- estamos hechos de otra pasta, para zambullirnos en los problemas y resolverlos, para eso fuimos moldeados”, enfatizó.
La Jefa de Estado indicó que “a la gente se la recuerda cumpliendo los sueños por los que lucharon toda la vida”. Señaló que “la mejor memoria es la que está en el corazón de la gente, en el corazón del pueblo”.
En ese sentido, admitió que “nombres de calles, de edificios, de escuelas, tienen todos en este país, desde los buenos hasta los malos”. Pero consideró que “lo importante es que cuando alguien te nombre se le escape una lágrima de agradecimiento por lo que hiciste para que viviera un poco mejor, sus hijos, o su abuelo, o su padre o su madre”.
“Cuando vos lográs conmover, no es a partir de lo que dicen algunos, que les diste algo, sino porque les entregaste la vida para construir el país que soñaron San Martín, Belgrano, Moreno, Perón, Evita, Hipólito Yrigoyen, tantos patriotas”, remarcó la Mandataria.
El camino de la unidad nacional
Cristina Fernández recordó al general José Gervasio Artigas “que quería ser argentino y no lo dejamos”, y se preguntó “¿cómo puede ser posible?”. “Da bronca cuando uno lee la historia, cuando desde Buenos Aires le rechazaron los diputados a la Banda Oriental”, resltó.
Por ello, la Presidenta sostuvo que se debe “recorrer el camino inverso” hacia adentro del país “reclamando y construyendo la unidad nacional, que no significa estar de acuerdo en todo. Lo importante es estar de acuerdo en las cosas fundamentales, en la inclusión social, en la soberanía de nuestros gobernantes”.
Al respecto, puntualizó que los argentinos deben “saber que quien está en la Casa Rosada decide en nombre del pueblo y de los programas por los que lo votaron”. Asimismo, indicó que hay que “saber que cuando uno es senador, diputado, acompaña cierto proyecto del país, y no es un rejunte para ganar una elección”.
“Necesitamos hombres y mujeres en nuestras cámaras que comprendan las dificultades de un mundo cada vez más complejo y cada vez más hostil”, aseveró la Jefa de Estado. Y enfatizó que “es necesario ejercer las responsabilidades institucionales, no a la bartola, no siguiendo la música que ponen las corporaciones, sino siguiendo la batuta del pueblo que nunca se equivoca”.
La Primera Mandataria se preguntó “cómo no se puede estar de acuerdo en tener una ley que permita la pluralidad de las voces, de las imágenes; en que la gente vote los órganos políticos que conducen la justicia de la nación, y nos permita tener una justicia más justa, más legítima; en que tenemos que defender nuestras divisas para que nuestras industrias puedan importar los insumos básicos para seguir reindustrializando el país”.
Las dificultades que atravesó Néstor Kirchner
Reconoció que “tenemos que pagar una deuda, que no la tomamos nosotros, pero nos hacemos cargo sin beneficio de inventario”. “Hay que hacerse cargo de todo eso, eso es lo que él (por Néstor Kirchner) me enseñó, porque nunca le tocó una buena”, reconoció Cristina Fernández.
Señaló que el ex mandatario “cuando asumió la intendencia de Río Gallegos, le tocó la primera hiper; después la segunda hiper; y después en sus años de gobernador, le tocó administrar esa provincia fundida y convertirla en una provincia sin deudas y sin desocupación, en medio de las políticas neoliberales más feroces”. “Después le tocó ser Presidente, pensaba que su turno iba a ser recién en 2007. De repente la historia le abrió la puerta, la crisis más terrible que nos tocó vivir a los argentinos”, enumeró.
Aseguró que al ex mandatario “le tocó llegar a ser Presidente de la República Argentina, con un Banco Central vacío, con una deuda fenomenal sobre el país, con millones de desocupados, con chicos sin clases”.
Unidad frente a un mundo difícil
La Presidenta señaló que “hoy nuevamente un mundo difícil exige que luchemos muy unidos. Por eso vuelvo a reiterar la unidad de los argentinos”. Admitió que “habrá algunos que no querrán porque no quieren o porque no les gusta” la unidad, pero dijo estar “convencida de que la inmensa mayoría de los argentinos saben que peleados y desunidos no llegamos a ninguna parte”.
“No lo hemos vivido solamente en el pasado anterior a 2003, lo vivimos en momentos duros y difíciles que nos tocó vivir en lugares como la provincia de Entre Ríos”, enfatizó en referencia al conflicto con las patronales agrícolas de 2008. Al respecto, agradeció al gobernador Sergio Urribarri, “la lealtad en el momento más difícil que nos tocó vivir como gobierno nacional”, lo cual la hizo “más valorable”.
La Jefa de Estado señaló que se debe “aprender de ese episodio quienes fueron los que ganaron y quienes los que perdieron: muy pocos y muy poderosos fueron los que ganaron; otros creyeron que ganaron, pero se dieron cuenta que otros se habían quedado con lo que ellos pensaban que era para ellos”. Y resaltó que los grupos de intereses presionan “sobre esas divisiones de los argentinos, de la clase media, de los trabajadores, de los universitarios que no entendieron tampoco al gobierno de Perón”.
Por tal motivo, la Mandataria pidió que” cada uno de los argentinos se acuerde como estaba antes de ese 2003, como estaba en su trabajo, en su empresa, en su campo”. “No hace falta que cuente, simplemente les pido que recuerden donde estaba cada uno”, aseveró.
Gobernar para el pueblo
Cristina Fernández aseguró que “gobernar para el pueblo, para los intereses de la Nación, no es una gracia que tiene derecho el gobernante, es una obligación que nos impone la Constitución y nuestras propias convicciones también”. “Yo creo que tenemos un porvenir venturoso, si somos capaces de sobreponer los intereses de la nación y del pueblo, que es lo mismo”, consideró.
La Presidenta preguntó “a cada argentino, milite en el lugar que milite, de qué le sirve si no lo hace en un país con inclusión social y donde los 40 millones tengan los mismos derechos y las mismas obligaciones”. “A veces tratan de ocultarte la historia, pero no se dan cuenta que ahora la historia la escribe el pueblo”, afirmó.
Empoderar al pueblo de las conquistas sociales
Respecto a la unidad de los países sudamericanos y latinoamericanos, la Jefa de Estado admitió que “siempre van a tratar de dividirnos”, y remarcó que “nunca habíamos logrado este grado de unidad entre los pueblos”. “Tuvimos algunas bajas importantes, irreparables, y tal vez irremplazables en términos de liderazgo”, se lamentó.
Pero, remarcó que se debe “empoderar al pueblo, a las sociedades, de cada una de las conquistas, de cada uno de los logros, para que no dependan de los liderazgos, que siempre tienen la finitud de la vida humana”. “Cuando el pueblo logra hacerse cargo y carne de esas conquistas, podrá haber marchas y contramarchas, pero cuando aprendiste que tenés derechos al trabajo, a la educación, a la salud, a la vivienda digna, podrán por algún tiempo, pero no todo el tiempo”, enfatizó.
Cristina Fernández señaló que “el peronismo le enseñó al pueblo que tenía derechos, y vinieron dictaduras y gobiernas impopulares, y no pudieron” elimianrlos por completo. Asimismo, sostuvo que del radicalismo, se aprendió la importancia de la democracia. “Aprendimos trágicamente a partir del 24 de marzo de 1976, que junto a la justicia y los derechos, debía estar la libertad y la democracia” para asegurar esos derechos, recalcó.
La Presidenta se dirigió a los que se oponen a su gobierno: “A los que no estuvieron o no están, decirles de corazón, con mucha humildad, que en mí nunca vean a una enemiga o una adversaria”, expresó.
“Tengo más que lo que nunca había imaginado. Como iba a imaginar que iba a ser Presidenta de los argentinos, que iba a estar casada con el mejor Presidente de los últimos 50 años, que me iban a reelegir con la segunda mayor cantidad de votos detrás de Perón”, enumeró. Y agregó: “He recibido mucho más de lo que hubiera podido siquiera soñar. Les digo que estoy totalmente agradecido a todos los argentinos por lo que me han dado”.
Por último, la Jefa de estado invitó a todos a ejercer “más la virtud y la confraternidad entre todos los argentinos. Es mucho más fácil amar que odiar, y además te sienta mucho mejor”.
La Presidenta estuvo acompañada por el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, su par de Santa Fe, Antonio Bonfati, la intendenta de Paraná, Blanca Osuna, además de ministros y funcionarios del gobierno nacional, provincial y municipal.
Obras de infraestructura y aportes para productores ganaderos de Entre Ríos

Al presidir los festejos por el bicentenario de Paraná, Cristina Fernández de Kirchner anunció la construcción de dos puentes y el mejoramiento de caminos en la provincia, y la entrega de más de $ 8 millones en aportes para pequeños productores ganaderos.

Para la realización del primer proyecto, que contempla el mejoramiento de caminos en el sur de la provincia y la construcción de dos puentes, se invertirán $ 254 millones y se verán beneficiados más de 1.000 productores y 400 empresas.

La firma de convenio para la conformación de la Unidad de Gestión para el Nuevo Puente Ferrovial Paraná-Santa Fe estuvo a cargo del secretario de Obras Públicas, José Lopez, y los gobernadores de Santa Fe, Antonio Bonfatti, y Entre Rios, Sergio Urribarri. A su vez, Urribarri y el ministro de Agricultura, Norberto Yauhar, suscribieron el convenio para la ejecución del Proyecto de Mejoramiento de Caminos Rurales.

Con respecto al Plan de Mejoramiento de Caminos Rurales, que se realizará a través del Programa de Servicios Agrícolas Provinciales (Prosap), el ministro afirmó que “seguimos generando infraestructura para que el pequeño y mediano productor rural tenga una mejor distribución de su producción”. “Estas políticas –añadió- se enmarcan en el Plan Estratégico Agroalimentario con el objetivo de llegar a las 160 millones de toneladas de granos en el año 2020”.

El proyecto se llevará a cabo en los departamentos de Gualeguay y Gualeguaychú, en el sur de la provincia entrerriana, y comprenderá a las localidades de General Galarza, Urdinarrain, Gobernador Mansilla, Aldea Asunción, Sauce sud y Las Guachas. Además el plan prevé la estabilización de dos tramos de caminos terciarios que suman 49 kilómetros y la construcción de dos puentes.

La superficie beneficiada por el proyecto abarca alrededor de 130 mil hectáreas, en una zona de influencia de 10 kilómetros a cada lado del camino. Se comenzará con una inversión de más de $ 250 millones, lo que se estima que beneficiará directamente a más de 1.000 productores, 290 viviendas y alrededor de 400 empresas.

Por otro lado, la Presidenta entregó el certificado de transferencia de $ 8 millones, que beneficiará a 12.000 productores entrerrianos a través del “Programa de Fortalecimiento y Mejora Competitiva de la Actividad Ganadera Entrerriana” y el “Programa de Asistencia a Productores Ganaderos”.

El Plan Federal del Bicentenario, que lleva adelante la cartera agropecuaria junto al INTA y al Senasa, prevé la suscripción de acuerdos con las provincias, municipios y entidades correspondientes con el fin de incrementar la oferta global en ganado y carne.

Reino Unido rastrea el tráfico mundial de telecomunicaciones para controlar internet

22jun13 918666
Reino Unido rastrea el tráfico mundial de telecomunicaciones para controlar internet
Sábado, junio 22, 2013, 0:30
FUENTE: LIBRE RED NET
http://www.librered.net/?p=27629

La Oficina de Comunicación del Gobierno (GCHQ) de Reino Unido, agencia de Inteligencia, cuenta con acceso a las redes de comunicación del mundo y almacena gran cantidad de información procedente de correos electrónicos, mensajes de redes sociales y llamadas, con el objetivo de “controlar internet”, según ha desvelado este viernes el diario ‘The Guardian’.
El periódico ha asegurado, además, que la agencia de Reino Unido comparte la información que almacena con la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadounidense, según los documentos a los que ha tenido acceso, en los que GCHQ asegura que pretende “controlar internet”.
La GCHQ ha conseguido introducirse en los cables de fibra óptica de las conexiones mundiales y almacena durante 30 días la información que descarga. Estas operaciones, que reciben el nombre de Tempora, llevan realizándose desde hace 18 meses.
La agencia es capaz de registrar llamadas, publicaciones en Facebook o el historial de un usuario, a pesar de que no tengan autorización judicial expresa que permita espiar a una persona en concreto. Estos documentos han sido facilitados por el exagente de Inteligencia estadounidense Edward Snowden.
La GCHQ comenzó este programa en 2010, cuando consiguió controlar las comunicaciones en Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelanda. Según los documentos, la Oficina “conseguía más metadata que la NSA”, en referencia a los datos sobre comunicaciones sin precisar su contenido, aunque según los informes los 850.000 empleados de la agencia estadounidense tienen acceso a estos datos.
Los informes hacen referencia a que algunas compañías podrían estar colaborando con este sistema, aunque mantiene sus nombres en secreto y lo menciona como “equipos de relaciones sensibles”, mientras que algunos trabajadores que facilitan información se les presenta como “fuentes especiales” que “no tienen opción” a la hora de negarse a colaborar.
Una fuente citada por ‘The Guardian’ ha explicado que “no comprueban cada grano de paja”. “Si existe la impresión de que leemos millones de correos, no lo hacemos. La intención del programa no es vigilar el tráfico en Reino Unido”, ha asegurado dicha fuente, que ha apostillado que sólo comprueban conexiones cuando existen evidencias de terrorismo o crimen organizado.
Según el organismo, estas operaciones han permitido encarcelar a varias personas que preparaban ataques en Reino Unido, como cinco personas que pretendían realizar un atentado en el aeropuerto de Luton o el arresto de tres personas en Londres que podrían haber perpetrado un ataque de cara a los Juegos Olímpicos de 2012 en Londres.
Sobre la legalidad de este proceso, la asesoría legal de GCHQ defiende que aplican leyes que permiten el proceso, aunque una norma de 2000 obliga a que estas operaciones tengan que estar autorizadas por el Ministerio del Interior o de Exteriores, aunque uno de los puntos de la legislación permite que se realicen estos pinchazos masivos si el servidor está fuera del país.
EP

ARGENTINA Celebración del Día de la Bandera en Rosario: Palabras de la Presidenta de la Nación

Celebración del Día de la Bandera en Rosario: Palabras de la Presidenta de la Nación
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA FERNÁNDEZ, EN EL ACTO DE CELEBRACIÓN DEL DÍA DE LA BANDERA REALIZADO EN LA CIUDAD DE ROSARIO, PROVINCIA DE SANTA FE

Muchas gracias, muchas gracias a todos y a todas:
Señor Vicegobernador de la provincia de Santa Fe en ejercicio del Poder Ejecutivo; señora Intendenta de la ciudad de Rosario; a mis queridos jóvenes y a excombatientes de Malvinas, fueron ustedes, combatientes de Malvinas hace ya unos cuantos años igual que estos chicos que hoy agitan sus banderas, los que debieron ir a defender esa bandera que Belgrano recién nos mostraba de la bandera de los enemigos.
La verdad que me encuentro muy feliz de estar en Rosario, en este renovado homenaje a la Bandera Nacional, donde vemos el Monumento Nacional a la Bandera orgullo de todos los argentinos, frente a nuestro río en un día de sol maravilloso.
Yo la escuchaba recién atentamente a la señora Intendenta enumerar todos los logros de la ciudad. Y recordaba también cuando venía en el helicóptero, no de ahora, sino cuando lo acompañé por primera vez a él como presidente de la Nación a Rosario. También recordaba que, cuando aterrizábamos en el aeropuerto de Rosario y tomábamos el helicóptero y veníamos atravesando todo Rosario, divisábamos claramente, ya desde la salida de Rosario, solo, erguido el Monumento a la Bandera, era lo más alto y lo primero que uno veía cuando venía en helicóptero.
Diez años después que vengo, el Monumento prácticamente no se ve porque está ocultado por la infinidad de edificios maravillosos que se han levantado y que son el producto -usted no podrán desconocerlo- de un modelo económico, político, nacional. Porque…¿sabe qué pasa? No he venido a hacer campaña, por favor, pero bueno quiero explicarles también a los santafesinos, a los rosarinos y a los argentinos, que esa magnífica formulación de edificios que ha significado además que mucha gente ha ganado mucho dinero, que ha podido permitir dar trabajo a miles y miles de trabajadores de la construcción, de vendedores de materiales, de plomeros, de gasistas, de albañiles, de pintores, son producto de un modelo nacional, de un proyecto nacional.
Entonces creo que, si nos damos cuenta de eso, creo que si nos damos cuenta de eso y articulamos inteligentemente el esfuerzo nacional, provincial y municipal podemos potenciar aún más -es increíble los invito- yo sé que muy poca gente puede andar en helicóptero, pero algunos de los que han tenido o han hecho grandes fortunas tienen también helicópteros y pueden hacerlo.
Miren, no se ve el Monumento a la Bandera; desde que uno sale el río está cubierto de edificios modernísimos altísimos, lujosos, hermosos. ¿Y saben qué? Me encanta, me da mucha alegría que tanta gente haya podido progresar en estos años. Y que Rosario, aquella Rosario que algún medio de comunicación quiso mostrar en algún momento con falsedades, que la gente vivía de animales, hoy es una ciudad pujante, maravillosa que crece todos los días.
Yo vengo hoy a recordar acá junto a todos los argentinos, a ese gran hombre, a ese gran patriota que fue Manuel Belgrano, que como decía recién quien lo representaba en la ficción -en una muy buena ficción debo reconocerlo-, vio la necesidad de crear una bandera para identificar al pueblo argentino frente a los que eran sus enemigos. La necesidad de los símbolos como identidad nacional.
Contaba que pidió permiso al Triunvirato y el Triunvirato no le contestó. Es que desde Buenos Aires, desde ese modelo centralista, nunca contestaban las demandas populares y las necesidades del pueblo. Era necesario, precisamente. construir un modelo nacional, popular, federal, de reconstrucción nacional; ese Belgrano que tantas veces fue atacado, ignorado en aquellos tiempos contemporáneos. Hoy es un héroe, pero en aquel momento algunos lo tachaban de loco, de loco cuando decidió fundar la bandera y no le contestaron; cuando también le ordenaron, ante derrotas en Bolivia y en el Alto Perú, retirarse a Buenos Aires y donde él, que era un político que se hizo militar, pero era un político incorrecto afortunadamente, decidió desobedecer las órdenes y presentar batalla en Salta y Tucumán.
Si no hubiera sido por la desobediencia, si no hubiera sido por la valentía y el coraje para oponerse a lo que el establishment de la época le imponía, hoy tal vez estaríamos todavía con el yugo colonial y San Martín jamás hubiera podido cruzar los Andes para liberar a pueblos hermanos. La historia hay que contarla completa para entenderla. Hay que contarla completa, porque sino, corremos el riesgo de cometer nuevamente errores.
Y ustedes me dirán por qué hablamos de cometer errores. Y porque cualquiera tiene derecho a preguntarse, bueno, si hubo malos gobiernos los errores fueron de esos gobiernos. Podemos decirlo eso en tiempos de dictadura, en tiempos donde los argentinos no teníamos el derecho a votar y nos imponían el yugo de las dictaduras. Pero cuando los argentinos podemos votar y elegir libremente, al menos dos de nuestros poderes, el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo, por ahora, no sea cosa que en algún momento venga una cautelar y no nos dejen votar presidente o legisladores. No sería extraño que nos dicten alguna cautelar y nos impidan votar legisladores o presidente. Si el presidente o los legisladores no son convenientes, pueden que lo hagan.
Por eso decía entonces que es necesario hacernos cargo también todos los argentinos de los distintos estamentos, dirigentes políticos, militantes, el ciudadano de a pie también. En democracia cuando hay la posibilidad de ejercer libremente el voto, la responsabilidad también de los gobiernos que tenemos es de cada uno de los 40 millones de argentinos.
Esto es importante porque es el ejercicio puro y profundo de la democracia, esta democracia que tanto nos costó construir y conseguir, pero que mucho más nos costó y nos va a costar profundizar. Porque sabemos que el acto de la democracia no es solamente el acto de votar. Es lo que viene después también. Es la posibilidad de legitimar a través de la acción de gobierno que se está gobernando realmente para todos los argentinos pero, por sobre todas las cosas, para aquellos sectores más vulnerables, para los que más necesitan y además en defensa de los intereses nacionales.
Y yo cuando venía para aquí me preguntaba…qué similitud…a mí me gusta mucho, saben qué, me gusta mucho la historia, primero porque me gusta y segundo porque creo que de ella se pueden aprender muchas cosas. Nunca se repite la historia, nunca la historia es igual, pero tiene enseñanzas y tiene resultados que uno puede asimilar y, fundamentalmente, aplicar a nuestra realidad cotidiana.
Y me preguntaba: ¿cuáles son los enemigos que enfrentó Belgrano? Eran potencias coloniales, grandes potencias que en aquel momento del desarrollo histórico mundial, lo hacía a través de un colonialismo que se practicaba fundamentalmente en el plano territorial, en el plano militar, en el plano de dominación estrictamente colonial con gobiernos impuestos desde las grandes metrópolis.
¿Y qué similitud tenemos entonces de aquellos gobiernos impuestos por las grandes metrópolis que se llevaban de aquí todo para el gran mundo desarrollado con este mundo contemporáneo? ¿Con qué enfrentaron Mariano Moreno, Belgrano, Castelli, Monteagudo? Primero, se hicieron militares, pero fundamentalmente con las ideas, con las ideas de desarrollar una independencia que no solamente era territorial, sino que además era económica, social y cultural.
Y digo hoy que hemos vivido los argentinos tantos momentos tan difíciles, ¿cuál es el modelo de dominio que se quiere tener sobre los países? Ya no es necesario mandar ejércitos, ya no es necesario poner gobiernos. En los países se encuentran dirigentes que se les…sin ningún tipo de problema y gobiernan en nombre de esos intereses traicionando los intereses del pueblo y de la patria.
Nos ha pasado, no quiero ser fiscal de nadie, algunos tal vez porque estaban convencidos de que ese era el modelo a seguir, porque estaban convencidos que los argentinos no valíamos la pena, no teníamos las suficientes capacidades o inteligencias. Yo me inclino porque ellos no tenían el suficiente coraje o valentía para hacer las cosas que tenían que hacer. Pero bueno, son visiones discutibles y opinables, como todas las visiones que uno tiene acerca de los grandes hechos históricos.
Lo que no es subjetivo, lo que es absolutamente objetivo, lo que es absolutamente cuantificable, lo que es absolutamente palpable y muchos en el cuero propio, fue el resultado de esas políticas de endeudamiento, de hambre, de falta de trabajo, de gente que se iba del país, de científicos que no tenían oportunidades y abandonaban la República Argentina, de universidades en la miseria, con profesores que ganaban dos mangos y con que nadie podía ingresar a la universidad porque no tenían ni para pagar el colectivo siquiera y entonces la universidad gratuita se transformaba solamente en un mito constitucional o en letra muerta de la Constitución.
¿Quiénes son hoy esos? Son los que desde los tribunales del exterior pretenden que le paguemos por afuera de lo que ordenamos en la reestructuración de la deuda y encuentran también aliados internos. Basta leer algunos diarios, basta escuchar algunas voces para darse cuenta que los personajes pueden cambiar, pero las metodologías y fundamentalmente aquellos que tienen colonizada la mente no cambian a través de los tiempos. Algunos simplemente por una cuestión cultural, algunos simplemente porque quieren diferenciarse de lo que parece demasiado nacional y popular, porque es un poco oscura la piel o porque los trabajadores o los obreros o porque algunas cosas, sin darse cuenta creo humildemente, que esa clase media potente argentina nació precisamente porque pudo haber fábricas y obreros que generaran hijos para la clase media y que después los obreros que venían atrás contrataran los servicios de esos profesionales y de esa clase media.
Por eso es importante la historia, por eso es importante recordar, y esas son las luchas y las batallas contemporáneas, de un mundo también decadente que se está cayendo.
Fíjense ustedes, a diferencia de nuestro país, de nuestra historia, cuando las monarquías parecía que caían bajo el yugo napoleónico en 1815 volvieron a restaurarse y prácticamente gobernaron por todo lo que seguía del siglo XIX, casi hasta la Primera Guerra Mundial.
Acá, no digo suerte, porque la verdad que al mundo le vaya mal no es ninguna suerte, pero a lo que le está yendo mal, es al modelo que impusieron aquí durante algún tiempo o que todavía algunos siguen añorando.
Claro que también es cierto que algunos pueden añorarlo porque en aquel tiempo se conseguía mano de obra barata para todo y para cualquier cosa en la República Argentina. Y hoy ya no, porque hay una dignidad a través del trabajo, de la Asignación Universal por Hijo, de la asignación por el embarazo, del Plan PRO.CRE.AR también, que permite que nuestras clases medias puedan acceder a la vivienda y los planes federales. Les resulta más difícil.
Ni qué hablar de los juicios de lesa humanidad con alguna gente comprometida, no solamente, porque hasta en eso también hubo simplificación, reduccionismo y yo creo que ocultamiento adrede para que únicamente aparecieran como responsables de lo que había pasado los uniformados. Pero atrás de los uniformados, estaban los que los empujaron para que pasaran las cosas que pasaron en el país y fueron los que estaban atrás los que se quedaron con todo lo económico, no los uniformados. Eso también hay que decirlo con todas las letras.
Veo de aquí pañuelos blancos y de HIJOS, 35 años esperando justicia. Gracias a nadie, ustedes se lo ganaron con la lucha inclaudicable, pidiendo siempre justicia y aplicación de la ley y la Constitución.
Por eso, al recordar a Belgrano hay que recordarlo contextualizado también en nuestra época. Y yo les pregunto: si Manuel Belgrano viviera, si hoy estuviera aquí con nosotros, ¿con quién creen que estaría Manuel Belgrano? ¿A quién apoyaría Manuel Belgrano? Ese hombre de la industria nacional, ese hombre que hablaba del comercio, ese hombre que hablaba de los pueblos originarios. Hay que hacerse esa pregunta y les puedo asegurar que no te equivocas.
Yo siempre digo, cuando veo a las Madres, a las Abuelas, a los HIJOS, junto a nosotros, cuando voy a visitar una fábrica y veo a los trabajadores, jóvenes en su gran mayoría, tal vez muchos en su primer trabajo junto a nosotros, cuando voy a las universidades a inaugurar las nuevas universidades, más de 9 universidades inauguradas y refaccionadas muchas de ellas…hoy hay 48 universidades, no hay una sola universidad que no haya tenido inversión en infraestructura, cuando veo los salarios de los docentes, de los no docentes, cuando veo el aumento de la matrícula estudiantil, cuando vine hace poco a Rosario, bah, no hace tan poco, hará ya más de un año y pico, a inaugurar ese laboratorio que no me acuerdo el nombre pero era muy moderno y me contaban –IBR, acá me dice el Chivo- y me acuerdo, tal vez esté acá entre la gente, uno de los científicos del CONICET me decía “sabe, doctora, cuando llovía teníamos que investigar y trabajar poniéndonos las botas porque se inundaba el sótano donde teníamos todos los materiales y las maquinarias y teníamos que ponernos botas como si estuviéramos en medio de la lluvia del campo y ahora mire el laboratorio que tenemos”.
Hemos inaugurado infinidad de obras, de facultades, de laboratorios, han retornado ya 1.000 científicos al país y queremos seguir trabajando para que otros argentinos vuelvan a encontrar en su patria la posibilidad de ser.
Todas estas libertades que hemos conquistado, porque el trabajo es libertad, tener trabajo es tener libertad; tener salario digno, es tener libertad; tener educación, es tener libertad; tener la posibilidad de que tu hijo vaya a la escuela, bien vestido, bien comido, bien dormido, es libertad también. Esa es la verdadera libertad. Por esa pelearon Moreno, Belgrano, San Martín, Rosas, Yrigoyen, Perón, tantos argentinos, Eva, nuestra inolvidable, que ya no nos pertenece, es de todos los argentinos. Y todavía nos falta conquistar más libertades, todavía nos quedan vergüenzas, todavía tenemos cosas que lograr, sobre todo, desde aquí, de Santa Fe.
Creo que todos saben que ayer estuve también ante otro hecho histórico. Yo soy una agradecida a Dios y a la vida. Ayer me tocó presidir el homenaje, el cumpleaños de los 400 años de la Universidad Nacional de Córdoba donde se forjó la reforma de 1918, verdadero hito en la historia, no solamente argentina, sino Latinoamericana.
Y si alguno me escuchó, me habrán escuchado leer algunas de las páginas del manifiesto del 18, de esos estudiantes, de esa juventud maravillosa que peleaba por el derecho a la libre cátedra, opinar, a la libertad, en contra de los cenáculos, de las aristocracias y las castas, lucha que comenzó allí y que luego se expandió como una chispa en la pradera. También llegó a mi vieja y querida Universidad Nacional de La Plata.
Yo leí anoche una parte de ese manifiesto y después, cuando volvía en el avión, seguí leyendo otras partes que no había leído en el acto, pero que me parece que es pertinente que recordemos.
Esto sucedió en 1918: un joven Deodoro Roca fue el que lo hizo y fueron varios los que lo firmaron, pero él fue el redactor. Siempre hay uno que escribe, es así en todas partes, después los demás leen, corrigen, agregan, pero siempre hay uno que escribe.
Y fíjense, quiero leerles tres o cuatro frases que no leí ayer. Escuchen atentamente por favor y luego les voy a proponer un cambio, como una suerte de juego. Decía Deodoro Roca: “Las universidades han llegado a ser así fiel reflejo de estas sociedades decadentes que se empeñan en ofrecer el triste espectáculo de una inmovilidad senil –senil de viejo-“. Decía también: “Nuestro régimen universitario, aún el más reciente, es anacrónico, está fundado sobre una especie de derecho divino, el derecho divino del profesorado universitario”. Fíjense. “Ahora advertimos que la reciente reforma, sinceramente liberal, aportada a la Universidad de Córdoba por el doctor José Matienzo, no ha inaugurado una democracia universitaria, ha sancionado el predominio de una casta de profesores”.
Claro, uno ve las universidades modernas, uno ve las universidades de hoy, con libertad, con participación y dice “¿Pero esto pasaba en el 18?”. Sí, esto pasaba en 1918 en las universidades argentinas que hoy son ejemplo de democracia.
Y miren esta última frase y no quiero molestarlos más: “No se reformaban ni planes ni reglamentos –decía Deodoro Roca- por temor de que alguien en los cambios pudiera perder su emplea. La consigna de ‘hoy para ti, mañana para mí’ corría de boca en boca y asumía la preeminencia de estatuto universitario”.
Yo les propongo…el juego es claro: saquen profesores universitarios, saquen universidades o sistema universitario, pongan algún poder que es el tercer poder después del Poder Ejecutivo y en lugar de profesores, jueces, y la verdad que Deodoro Roca merecería estar acá hoy junto a nosotros.
¿Con quién creen que estaría? Que estaría con Belgrano, con San Martín, con Yrigoyen, con nosotros también. ¿Saben por qué? Porque no hay nada más importante que una sociedad democrática, pero una sociedad democrática en serio, donde la ley es pareja para todos, donde la igualdad, consagrada por la Constitución no es letra muerta, sino que da lo mismo llamarse Pérez que algún apellido ilustre. Pero todos sabemos que todavía, por lo menos, en algún sector de las instituciones, esto no es así.
Y llegaba aquí también y leía un diario, una contratapa de un diario de la Capital, que también se edita aquí en Rosario, con el nombre especial de la ciudad de Rosario, un gran escritor, un escritor que muchas veces no está de acuerdo con nosotros y es bueno que así sea porque ayuda a tener mejores ideas y a contradecir las propias y pensar que a lo mejor tiene razón. Y la verdad que este escritor, que no es abogado, este escritor que no es académico nombrado por la Academia del Derecho, que es simplemente un observador crítico, un observar yo diría que imparcial porque tiene posturas muy independientes, decía que ha aparecido en la República Argentina, contrariando a todo el sistema constitucional argentino, un derecho de veto que solamente en la Constitución le reconoce al Poder Ejecutivo y que hoy ya se ha trasladado al Poder Judicial que veta las leyes que hacen legisladores, presidentes.
La verdad que cuando hablan de tanta reforma constitucional, que reelección, que no reelección, la verdad que en el 2015 yo quiero ser jueza. La verdad es esa: yo en el 2015 quiero ser jueza. ¿Para qué presidenta? Pero no jueza de la Corte tampoco, apenas de primera instancia, una jueza federal por ahí perdida, o nacional y correccional, para que pueda tener simplemente una lapicera, un papel, una cautelar, firmar ¡y qué me importa lo que vota la gente, qué me importan los diputados, qué me importan los senadores, qué me importa el Presidente, si voy y le tumbo todo! Esta es la verdad. Así que, ya saben, “Cristina jueza 2015”.
Porque la verdad que hay que tomarlo con humor. Pero piénsenlo bien, porque además, si sos juez, no pagas impuesto a las ganancias, no hacés declaraciones juradas, nadie te conoce, viajas cuando querés y a dónde querés sin poder explicar nada de cómo viajás, cómo tenés y dónde vivís. Las ventajas son innumerables, así que, los que estén pensando en ser legisladores, senadores, gobernadores o intendentes, les recomiendo que replanteen sus ambiciones por algo más cómodo y seguro por favor, y donde además nadie te critica porque nadie te conoce. Lo único que tenés que hacer es encontrar algún gil que sea presidente para que junte la guita que te pague los sueldos, para que te haga los edificios, para que mantenga al pueblo y para que no pase lo que pasó en el 2001. Eso es lo que hay que hacer, la verdad. Así que, bueno…
La verdad que sí, he aprendido a utilizar el humor y la alegría como el remedio más potente contra las heridas y los dolores que algunos que te infligen, o contra los daños que algunos creen que te causan, como si fueran daños a una persona y no a un sistema, como si fueran daños a un modelo democrático. ¿Porque saben qué? Es tan maravilloso querer en serio que la voluntad popular está por sobre cualquier otro poder y que el derecho a votar….Me cuesta que en este siglo XXI, en este tercer centenario de la República, estén impidiendo a los argentinos votar.
Por eso digo que más temprano que tarde, vamos a lograrlo, porque es un compromiso de democratizar a los tres poderes del Estado, no para este gobierno ni para el que viene, ni para el de ayer, es para la historia, es para todos ustedes, para que cuando sus hijos o ustedes se sienten frente a un juez sepan que ese juez está controlado también, porque ustedes votaron y por lo tanto su vida, su patrimonio y su libertad no están sujetos al antojo mediático de las grandes corporaciones o al poder de los que solamente tienen dinero y entonces pueden imponer criterios, sentencias y tantas otras cosas más.
En realidad, no es cargar las tintas sobre esto, sino también entender qué pasó. ¿Y saben qué pasó? Que nosotros, desde los propios partidos políticos, más a la derecha, más a la izquierda, más al centro, no importa, hablo de los partidos políticos, esos consagrados en el artículo 38 como los únicos representantes institucionales del pueblo. No fue una introducción que hiciéramos nosotros los peronistas, la impulsó la figura del doctor Alfonsín que quería consagrar, él era un obsesivo del sistema de partidos políticos en la República Argentina, y consagró esa representación que toda representación popular se debe canalizar a través de los partidos políticos, y lo que es más importante, el artículo número 1 de nuestra Constitución que establece desde 1853 en adelante, el sistema representativo, republicano y federal.
Y lo digo con mucha tranquilidad, con mucha serenidad, porque hemos hecho mucho, hemos hecho muchas cosas y la verdad que durante décadas no de ahora, yo creo que del año 30, o del 40 y pico o del 50 y pico cambiaban gobiernos, dictaduras, democracias, echaban presidentes, cerraban el Congreso y había un sector que siempre permanecía cristalizado y en estamento. Eso también es parte de la historia. Sería insensato y también no sería cierto, sería ingrato cargar todas las tintas sobre esta actualidad o sobre las autoridades actuales. Pero qué oportunidad se han perdido de encabezar un proceso de cambio como el que empezó Néstor Kirchner en el año 2003, qué oportunidad perdida; oportunidad perdida para la democracia y las instituciones.
Yo espero, porque siempre hay tiempo para cambiar, siempre hay tiempo para elegir, siempre hay tiempo para decidir ser un poco mejor; no el mejor, no hay nadie perfecto, no hay nadie que pueda decir yo soy el mejor, yo soy la mejor.
Ahora bajo y me vas a conocer en la vida real, pero esperá un cachito que todavía tengo que decir algunas cosas de la vida real.
Pero bueno, no quiero extenderme demasiado y decirles a todos los argentinos, a todos y a todas las argentinas, 40 millones que tengo que gobernar, que la carga es pesada y es difícil, y sé también que me la van a querer hacer todavía más difícil.
Porque cuando uno toca determinadas corporaciones, cuando uno toca determinados poderes, enseguida viene el vuelto. No importa, si mi rol en la historia es haber abierto el debate por una Justicia democrática, por una Justicia legítima y mejor en la República Argentina, estoy dispuesta a aguantar todo lo que se me venga encima, como siempre lo he hecho en la vida. No tengo miedo, no tengo temores.
Mi compromiso es con la historia, con el pueblo y, fundamentalmente, con la memoria de aquellos que dieron su vida para vivir en una Argentina mejor. Mi compromiso es con Belgrano, es con Moreno, es con San Martín, es con Rosas, con Yrigoyen, es con Perón, es con Eva, es con los más de 30 mil desaparecidos en la República Argentina, con los millones y millones de trabajadores que se quedaron sin trabajo, con los pibes que vieron fracasar a sus padres sin trabajo, es también por lograr una Justicia que de verdadera seguridad a los argentinos.
Quiero decirles también que parte de los problemas terribles de seguridad que tenemos en el país, desde el narcotráfico, desde la violencia, desde la trata, también tiene que ver con la Justicia. No hay buena seguridad sin buena justicia, y nadie mejor que ustedes en Rosario para saberlo.
Por eso, no es solamente una cuestión institucional, es la vida de nuestros pibes, es la vida de nuestros hijos, de poder salir a la calle con tranquilidad y que no haya alguien vendiéndole cualquier porquería, y que los que saben que venden cualquier porquería no hagan nada o tengan complicidades también. ¿O qué se creen que soy estúpida, que no me doy cuenta? Y esto atraviesa a todos: Fuerzas de Seguridad, Justicia.
Entonces, no se trata solamente de una disputa o una cuestión de carácter constitucional, no es una cuestión de derecho institucional. Es simplemente el derecho a tener una vida mejor por parte de los 40 millones de argentinos y por eso me voy a seguir jugando como lo hice toda mi vida.
Gracias Rosario, gracias Santa Fe. ¡Feliz Día de la Bandera! ¡Viva la Patria, viva la Patria, viva la Patria, viva Argentina!
Gracias. (APLAUSOS)

ARGENTINA “La voluntad popular está por encima de cualquier poder”, remarcó la Presidenta en Rosario

21jun13 dia de la bandera afoto5-200613
Jueves, 20 de Junio de 2013
“La voluntad popular está por encima de cualquier poder”, remarcó la Presidenta en Rosario

Durante la celebración por el Día de la Bandera en Rosario, la presidenta Cristina Fernández destacó la lucha de patriotas como Manuel Belgrano y consideró que en la actualidad “tener trabajo, tener salario digno, tener educación es tener libertad”. La Jefa de Estado fustigó el fallo contra la reforma del Consejo de la Magistratura, al señalar que “cuesta creer que en el Siglo XXI estén impidiendo a los argentinos votar”. Pero reiteró que “más temprano que tarde, vamos a democratizar a todos los poderes del Estado”.
Crecimiento de Rosario y de la Nación
La presidenta Cristina Fernández recordó que cuando acompañaba al ex presidente Néstor Kirchner a la ciudad de Rosario en 2003, desde el helicóptero sólo se divisaba “erguido el Monumento a la Bandera”. Remarcó que diez años después, “el monumento está ocultado por la infinidad de maravillosos edificios, que son el producto de un modelo nacional y popular”.
Sostuvo que “esa magnífica formulación de edificios, ha significado que mucha gente ha ganado mucho dinero, que ha permitido darle trabajo a miles de obreros de la construcción” y recalcó que “son producto de un proyecto nacional y popular”. “Si nos damos cuenta de eso y articulamos inteligentemente el esfuerzo nacional, provincial y municipal, podemos crecer mucho más”, consideró.
La Jefa de Estado afirmó que “aquella Rosario que algún medio de comunicación mostró con falsedades, hoy es una ciudad pujante que crece todos los días”.
El recuerdo de Belgrano
La Primera Mandataria destacó la decisión de “recordar a ese gran hombre, ese gran patriota, que fue Manuel Belgrano”. Sostuvo que el creador del estandarte nacional “vio la necesidad de crear una bandera para identificar al pueblo argentino, frente a lo que eran sus enemigos”.
Rememoró que fue a contramano de las decisiones del gobierno de la época, ya que “desde Buenos Aires, ese modelo centralista, nunca contemplaban las necesidades del pueblo”.
Cristina Fernández afirmó que “ese Belgrano fue atacado en esos momentos. Hoy es un héroe, pero en ese momento lo tachaban de loco”. Entre sus decisiones polémicas recordó “cuando creó la bandera que no le ordenaron. Cuando le ordenaron retirarse a Córdoba y luego a Buenos Aires, pero él que era un hombre incorrecto, decidió desobedecer las órdenes, y plantó batalla en Salta y Tucumán”.
“Si no hubiera sido por la desobediencia a lo que le ordenaba el establishment de la época, tal vez todavía estaríamos con el yugo colonial”, opinó. Y remarcó que “la historia hay que contarla completa, sino estamos condenados a repetir errores”.
Profundización de la democracia
En ese sentido, sostuvo que “cuando los argentinos podemos votar y elegir libremente a nuestros representantes, la responsabilidad de los gobiernos que tenemos es de cada uno de 40 millones de habitantes, es el ejercicio puro de la democracia”. Aunque, seguidamente, advirtió que “nos costó conseguir la democracia, pero mucho más nos va a contar profundizarla”.
También resaltó la importancia de tener la “posibilidad de legitimar a través de la acción de gobierno que ese está gobernando para todos los argentinos pero mucho más para los sectores vulnerables que más lo necesitan, y en defensa de los intereses nacionales”.
Luego, comparó los enemigos que debió enfrentar en su momento Manuel Belgrano, con los enemigos actuales de la Patria. “Los enemigos que enfrentó Belgrano eran grandes potencias coloniales, y en aquel momento lo hacían en el plano territorial, militar, y de dominación. Eran gobierno que se llevaban de aquí todo para las metrópolis”.
Hoy, señaló, los enemigos de la patria intentan una dominación económica, social y cultural.
“Ya no es necesario mandar ejércitos, ni poner gobiernos en los países, porque en ellos se encuentran dirigentes que defienden esos intereses traicionando los intereses de la patria”, expresó. “Lo que no es subjetivo, lo que es absolutamente objetivo, cuantificable y palpable, es que el resultado de esas políticas de endeudamiento, de hambre, de falta de trabajo, de gente que se iba del país”.
“Son lo que dentro de los tribunales del exterior pretenden que le paguemos por afuera de los ordenamos en la reestructuración de la deuda y encuentra aliados internos”, advirtió, para agregar en seguida: “basta con leer algunos diarios y escuchar algunas voces para darse cuenta que los personajes pueden cambiar, pero aquellos que tienen colonizada la mente no cambian”.
La debacle del neoliberalismo global
La Presidenta señaló que en el siglo XIX, “Cuando las monarquías parecía que caían por el yugo napoleónico, lograron restaurarse y gobernar hasta la primera guerra mundial”. En ese sentido, marcó un paralelismo con la caída a nivel global del modelo neoliberal impuesto en las últimas décadas del siglo XX.
Pese a ello, puntualizó que a ese modelo “algunos lo extrañan porque en aquella época había mano de obra barata en la Argentina”. “Hoy no, porque hay asignación universal por hijo, les resulta más difícil”, señaló.
Derechos humanos, educación y ciencia
La Jefa de Estado destacó los juicios contra los autores de crímenes de lesa humanidad. Sostuvo que detrás de los uniformados durante la última dictadura “estaban los que los empujaron para que pasaran lo que pasó en el país, y fueron los que estaban atrás los que se quedaron con todo lo económico, no los uniformados, eso también hay que decirlo”.
A continuación, Cristina Fernández se preguntó: “Si Manuel Belgrano viviera, ¿con quién creen que estaría, a quien creen que apoyaría? Ese hombre de la industria nacional, ese hombre del comercio, ese hombre que hablaba de los pueblos originarios”.
Enumeró su orgullo cuando ve “a las madres, a los abuelos, a los hijos”, cuando va a una fábrica y habla “con los trabajadores, jóvenes en su mayoría”, cuando va a “inaugurar las nuevas universidades, más de nueve universidades inauguradas y 48 refaccionadas”, cuando ve “los salarios de los docentes, el aumento de la matrícula estudiantil”.
Señaló que ahora el país tiene “laboratorios, han regresado mil científicos, y queremos trabajar para que otros encuentren en su patria el lugar para ser”.
Y afirmó: “Tener trabajo es tener libertad, tener salario digno es tener libertad, tener educación es tener libertad, tener la posibilidad de que tu hijo vaya a la escuela bien vestido, bien comido, esa es la verdadera libertad”. “Por eso pelearon Belgrano, Moreno, San Martín, Rosas, Yrigoyen, Perón, Eva”, enfatizó.
Reforma universitaria y reforma judicial
La Primera Mandataria comentó que ayer presidió “el homenaje de los 400 años de la Universidad Nacional de Córdoba, donde se forjó la reforma universitaria del 18, verdadero hito en la historia de la educación no solo argentina sino latinoamericana”. Sostuvo que “esa juventud maravillosa peleaba a favor de la libertad de cátedra, a estudiar, a opinar, en contra de los cenáculos”.
A continuación, leyó parte del manifiesto firmado por los reformistas y redactado por Deodoro Roca, en los que se criticaba los puestos universitarios hereditarios. “Yo les propongo que saquen universidades y profesores, y pongan jueces, y Deodoro Roca merecería estar aquí con nosotros”, sentenció.
Cristina Fernández consideró que “no hay nada mejor que una sociedad democrática, donde la ley es pareja para todos”. “Todos sabemos que todavía por lo menos en algún sector de las instituciones esto todavía no es así”, aseguró.
Democratización de la Justicia
Por otra parte, elogió el artículo escrito hoy por Mempho Giardinelli en el diario Página 12, donde sostiene en virtud de los últimos fallos judiciales que rechazan la democratización de la justicia se puede afirmar que el derecho de veto, que la Constitución nacional guarda con exclusividad para el Poder Ejecutivo, hoy se ha trasladado al Poder Judicial.
Por eso, ironizó: “En 2015 quiero ser jueza”. “¿Para qué ser Presidenta? El poder se tiene siendo jueza, apenas de primera instancia, con simplemente una lapicera, un papel, una cautelar y firmar. Y qué me importa lo que vota la gente, que me importan los diputados, los senadores o el presidente”, expresó. En seguida, aclaró: “He aprendido a utilizar el humor y la alegría como el remedio más potente contra los heridas y los dolores”.
Para la Jefa de Estado, “es tan maravilloso tener el criterio que la voluntad popular está por encima de cualquier poder que me cuesta creer que en el Siglo XXI estén impidiendo a los argentinos votar”. “Por eso digo que, más temprano que tarde, vamos a democratizar a todos los poderes del Estado”, aseveró.
Cristina Fernández defendió el proyecto de democratización de la justicia al señalar que el mismo permitiría saber a las personas que, “cuando se sienten ante un juez, éste está controlado, y no está sujeto al acoso mediático de las grande corporaciones o al dinero que quienes pueden imponer sentencias”.
Y lamentó que algunos representantes del Poder Judicial hayan perdido la oportunidad “de encabezar un proceso de cambio como el que encabezó Néstor Kirchner en 2003”.
Compromiso con la historia y el pueblo
Por otra parte, afirmó que “la carga es pesada y es difícil, y sé que me la van a querer hacer todavía mucho más difícil, porque cuando uno toca determinados poderes, en seguida viene el vuelto; pero sé también que si mi rol en la historia es haber abierto el debate por una justicia democrática y mejor en la República Argentina, estoy dispuesta aguantar todo lo que se me venga encima”.
“No tengo miedo, mi compromiso es la con la historia y el pueblo, y con aquellos que dieron la vida para tener una Argentina mejor”, aseguró, para agregar en seguida: “Mi compromiso es con Belgrano, con Moreno, con San Martin, con Rosas, con Yrigoyen, con Perón, con Eva, con los 30 mil detenidos desaparecidos, con los millones y millones de trabajadores que se quedaron sin trabajo, con los pibes”, manifestó la Mandataria.
Asimismo, consideró que una mejor justicia implicaría “una verdadera seguridad para los argentinos y argentinas” porque “parte de los problemas terribles de seguridad que tenemos en el país, desde el narcotráfico, la violencia y la trata, tienen que ver con la justicia”.
“No es una cuestión de derecho institucional, es el derecho a tener una vida mejor por parte de los 40 millones de argentinos y por eso me voy a seguir jugando como lo hice toda mi vida”, concluyó Cristina Fernández.

ARGENTINA Celebración de los 400 años de la Universidad Nacional de Córdoba

Celebración de los 400 años de la Universidad Nacional de Córdoba
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA FERNÁNDEZ CON MOTIVO DE LA CELEBRACIÓN DE LOS 400 AÑOS DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE CÓRDOBA, DESDE DICHA PROVINCIA.
Gracias, muchas gracias, muy buenas tardes a todos y a todas; señor rector de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC); señora vicegobernador de la provincia de Córdoba; señor intendente de la Ciudad de Córdoba; señores rectores; rectoras de las distintas universidades argentinas; ex rectores y ex rectoras de esta querida UNC; gracias Carolina por acompañarnos y a toda Córdoba, hola Córdoba, cómo están: la verdad que tengo que empezar agradeciendo, darles las gracias de poder participar en este hecho histórico.
Miren, cuando yo tenía la edad de ustedes, cuando era una estudiante universitaria, allá en la Universidad Nacional de La Plata, que no tiene 400 años, pero ya tiene más de 100, es la tercera universidad más antigua del país, después de Córdoba, UBA, La Plata, les puedo asegurar que siendo estudiante de esa universidad, donde conocí a mi compañero de toda la vida, mi compañero de vida y de militancia, la verdad que nunca soñé que iba a participar – como Presidenta de la Nación argentina –en la conmemoración de los 400 años de esta querida Universidad Nacional de Córdoba, señera en Latinoamérica.
Son muchas las cosas que podemos hablar, recién lo veíamos en el video, de esta década ganada para todos los argentinos, y cuando digo todos no podían estar ausente – por supuesto – los universitarios. Fíjense que en todas las épocas de clausura democrática o de exclusión social, aún en etapas donde los argentinos podíamos votar, ustedes – los universitarios, como los trabajadores, como los científicos, como los intelectuales – tampoco eran tenidos en cuenta.
Por eso es bueno reflexionar y saber que ser universitario más que un privilegio es un deber de compromiso con el pueblo, con aquellos que tal vez nunca podrán acceder a la universidad y nosotros, muchos de nosotros, hijos de trabajadores, que tuvimos la suerte de acceder gracias a la universidad pública y gratuita a los estudios superiores tenemos que tener un compromiso superior al de cualquier otro ciudadano para devolver parte de lo que la Nación y la Patria nos dieron. (APLAUSOS).
Por eso, desde el año 2003, pusimos especial énfasis en la educación en todos sus niveles. Lo recuerdo el día 27 de mayo partiendo para Entre Ríos, con el ministro de Educación, de entonces, para levantar la huelga docente de meses, porque los docentes no cobraban sus salarios y luego dedicarnos con énfasis no solamente a recuperar el sistema universitario, a mejorar su presupuesto, a lograr una infraestructura, como la que recién veíamos en el video, sino también a volver a dignificar a todo el sector, que yo considero uno de los pilares fundamentales en la reconstrucción de la capacidad de una Nación, donde el conocimiento y el saber deben ocupar, sí, un lugar de mucha importancia.
Y tal vez como en pocos lugares se pueda ejemplificar la historia, nuestra historia argentina, como en esta Universidad Nacional de Córdoba y en estos 400 años de historia. Historia que empezó casi como un privilegio, historia que empezó en una universidad fundada desde lo religioso, en una universidad que allá por 1613, contaba con 50 alumnos, y que hoy cuenta con más de 120.000, lo que la ha convertido en una verdadera universidad masiva. (APLAUSOS).
También recordar, en un día como hoy, en un día muy especial, lo qué significó la reforma del 18, lo qué significaron esos jóvenes – y permítanme, sin excluir a ningún sector – recordar a esos jóvenes, como Deodoro Roca, que hiciera ese magnífico manifiesto.
Yo quiero leer una parte, sobre todo porque no vivimos en un globo de cristal, vivimos en una sociedad con demandas, en una sociedad que ha incorporado derechos, que demanda cada día mayores libertades y mayores reformas, mayor incorporación y mayor inclusión, más gente que vote. ¿Cómo nació esa reforma del 18? Para crear la libertad de cátedra, porque las cátedras eran hereditarias. Parece mentira, pero se heredaban las cátedras, eran eternos y además cuando se morían lo heredaba alguien. No podían elegir tampoco los estudiantes, nació como un reclamo de poder participar en el gobierno de la universidad por parte de miles de jóvenes, que comenzó aquí, y también se extendió a lo largo y a lo ancho del país. Nación también en el barrio de Clínicas, como el Cordobazo, y nada es casualidad. (APLAUSOS). También se extendió a la Universidad Nacional de La Plata; jóvenes como Deodoro Roca, de 28 años, algunos que por ahí escucho que andan enojados con los jóvenes, no digo que todos los cambios los hayan hecho los jóvenes, pero no conozco ningún cambio donde no estén todos los jóvenes. (APLAUSOS). Esto es la ley de la vida, es la ley de la biología. Así que no se enojen con los jóvenes, al contrario, yo tengo 60 años y cuando estoy rodeada de pibes me siento de 15 otra vez. (APLAUSOS). Así que gracias, gracias.
Quiero leerles lo que decía Deodoro Roca, de apenas 28 años…Gracias, ¡Cristina corazón! Y vos, ¿cómo te llamás, linda? Vos sos el corazón de la Patria que viene. Decía Deodoro Roca, en ese manifiesto: “hombres de una república libre, acabamos de romper la última cadena, que en pleno siglo XX nos ataba a la antigua dominación monárquica y monástica”. Monárquica, aristocrática, de pocos (eso lo digo yo, no lo dijo Deodoro). “Hemos resuelto llamar a todas las cosas por el nombre que tienen (…)”, que maravilla…”hemos resuelto llamar a las cosas por el nombre que tienen”, pobre Deodoro cómo no iba a tener problemas, cada vez que llamás a las cosas por su nombre siempre tenés problemas. (APLAUSOS). “Córdoba – seguía diciendo Deodoro – se redime, desde hoy contamos para el país una vergüenza menos y una libertad más (…)” que maravilla, porque cuando tenés menos libertad tenés que tener más vergüenza, por lo menos debieran tenerla los que nos quieren recortar a los argentinos algunas libertades. (APLAUSOS). “Los dolores que quedan son las libertades que faltan”… nos quedan todavía dolores. Ayer, nos dieron algún dolor, pero nos vamos a curar porque tenemos muchos remedios, buenos farmacéuticos, inyecciones y antibióticos también. (APLAUSOS).
Los dolores que quedan, son las libertades que faltan. Creemos no equivocarnos, la resonancia del corazón nos lo advierten.
Estamos pisando sobre una revolución, estamos viviendo una hora americana. La única puerta que nos queda abierta, la esperanza es el destino heroico de la juventud.
La juventud ya lo pide, exige que se le reconozca el derecho de exteriorizar ese pensamiento propio y los cuerpos universitarios por medio de sus representantes. Está cansada de soportar a los tiranos; si ha sido capaz de realizar la revolución de las conciencias, no puede desconocérsele la capacidad de intervenir en el gobierno de su propia casa.
Esto pasaba aquí, donde hoy estamos parados en 1918. La libertad de cátedra, la participación en el gobierno de la universidad.
Después vino la lucha de la gratuidad que consagró el peronismo también allá por 1949 y que consagramos los constituyentes también en aquella Universidad de Santa Fe, aquí en frente, en la Constitución del 94. Y las luchas que se han llevado en este país.
Por eso digo que aquellos que pretenden parar reformas, que aquellos que no quieren dejar votar al pueblo para que intervengan la soberanía popular, la voluntad popular que es la causa fundamental. Porque estos jóvenes que hicieron la reforma universitaria y que después también derribaron tiranos en el Cordobazo, cuando obreros y estudiantes juntos combatieron a los tiranos, son la fuerza de la historia y la historia es indetenible.
Aquellos que creen que pueden, a través de alguna resolución impedir el crecimiento y el avance de la democracia, sepan que solo lo podrán hacer por un tiempo, porque nunca ninguna sociedad toleró ni aceptó durante mucho tiempo que se le impida ejercer sus derechos de elegir a los órganos políticos que marca la Constitución Nacional.
Por eso, cuando ayer alguien me decía que estaba triste, yo le dije “dejá la tristeza para mirar una telenovela o una película; nosotros los militantes nunca tenemos que estar tristes”. Los militantes tenemos que estar alegres y preparados para la próxima batalla, porque la única batalla que se pierde, es la que no se da. Y vamos a seguir dando todas y cada una de las batallas que hemos dado en esta democracia en estos 10 años.
Yo me pregunto –y esto atraviesa la historia de todos los partidos políticos- ¿cuánto le costó a Leandro N. Alem, a Hipólito Yrigoyen lograr la Ley Sáenz Peña para el sufragio universal? ¿Cuánto tiempo estuvieron las mujeres sufragistas y después Evita para lograr el voto femenino? ¿Cuánto esperaron hombres y mujeres para poder tener sus plenos derechos como el resto de los argentinos cuando votamos el matrimonio igualitario? ¿Cuánto tiempo también -y se los digo como testigo de época- estuvimos los argentinos sin votar y finalmente tuvimos una democracia plena? ¿Y cuánto –de aquí diviso varios pañuelos blancos de HIJOS- tiempo hijos de detenidos desaparecidos, Madres, Abuelas, Nietos esperaron por justicia? Más de 35 años. La Historia no reconoce los años, reconoce los resultados y los logros.
Por eso, más temprano que tarde, los argentinos van a poder votar democráticamente a todos los órganos políticos de la Constitución argentina.
Yo les digo que tal vez, haya pocos mejores lugares donde dar estos debates que aquí en estos ámbitos. En estos ámbitos que se han caracterizado por la libertad de pensamiento; en estos ámbitos donde todo se discute porque todo está sometido a discusión. Aquí, en la Universidad, en donde nos preparamos como cuadros de la Nación para darle a su compatriota los mejores servicios, no solamente desde los técnico o de lo científico, los mejores servicios también creando una sociedad más democrática, más abierta, sin claustros cerrados, donde no se conocen las caras, donde no se conocen los nombres, donde también solamente se ingresa porque se es amigo de uno o de otro.
Esto también formó parte de la discusión del 18 dentro de la universidad. Y esto también debe formar parte del conjunto de la sociedad hoy cuando lo discutimos.
Y yo quiero decirle a esta Córdoba maravillosa, a esta Córdoba que supo generar dirigentes de las tallas de Agustín Tosco, de Atilio López, dirigentes como Sabatini, esta Córdoba que todos los argentinos la conocíamos como “la Docta”, porque era principalmente un lugar de conocimiento, un lugar de cultura, de generación de ideas, de pensamientos y de corrientes.
Esto es lo que tiene que volver a ser Córdoba. Yo sueño con esa Córdoba, yo vengo de una ciudad también como La Plata, la ciudad universitaria.
Yo quiero volver a recuperar para mi país, para Córdoba, para mi ciudad ese lugar de honor que teníamos donde generábamos usinas de científicos, de intelectuales, de conocimiento donde nos sentíamos orgullosos de pertenecer y de ser la identidad, el orgullo, pero no el orgullo de lo material, no el orgullo del que más tiene, sino del que más aprende, del que más ayuda, del que más sabe, del que más conoce, del que más puede generar para el otro.
Esos fueron los hombres que marcaron la historia y yo quiero que Córdoba vuelva a marcar el paso de la historia como lo hizo también cuando era muy joven.
Porque saben qué pasa: los años que pasaron, esa dictadura terrible del 76, luego lo que sucedió con democracias acotadas, con amenazas, con la impotencia, no importa si porque no podés, porque no sabés o porque no querés, no importa, no quiero convertirme en fiscal. Simplemente por entender el proceso histórico para saber por qué pudieron convencernos que el Estado no servía para nada. Qué fue lo que pasó, que pudieron convencernos que los argentinos no valíamos nada; qué pasó que pudieron decirles a industriales argentinos que era mejor ir a producir a Brasil que producir en la Argentina y lo decían funcionarios de nuestros propios gobiernos y me hago cargo de lo que digo, como siempre me he hecho cargo de todo. Qué fue lo que nos pasó.
No hay que acusar a nadie; simplemente no es que…
Miren, los que descalifican, agravian es porque no tienen nada que contar de sí mismos. Nosotros tenemos tantas cosas para contar de nuestro Gobierno, de nuestras políticas.
Yo no vengo a agraviar ni a criticar a nadie, para nada, al contrario. Yo solo quiero que Córdoba vuelva a ser lo que alguna fue, como también quiero que mi país, la República Argentina, vuelva a ser lo que alguna fue.
Estamos poniendo todo, todo lo que tenemos y más también; a algunos se le fue la vida de tanto poner.
Pero yo les quiero decir a todos que fortalecer, cuando hoy venimos aquí a firmar convenios, cuando venimos a entregar fondos para comenzar las obras del hospital de Clínicas, cuando el ministerio de Salud también –que la locutora se olvidó de decirlo pero yo no- está dando aparatos para el hospital de Clínicas por valor casi de 10 millones de pesos, axiógrafo, tomógrafo y algunas cosas más.
Cuando estamos fortaleciendo también el sistema de comunicación audiovisual modelo que tiene la Universidad Nacional de Córdoba, felicitaciones a sus radios, a sus canales de televisión, a su señal abierta las 24 horas, que disputa con los monopolios la libertad y la diversidad.
¡Viva esa Universidad que quiere generar la diversidad!
Venimos a ayudarlos también para enriquecer, para crear más contenidos audiovisuales, esta creatividad maravillosa del pueblo argentino y la tan particular también de todos los cordobeses y de todas las cordobesas.
Quiero, finalmente, en este día tan particular, que la Historia pone, porque digo…Yo leía la historia recién: esta Universidad fue fundada por los jesuitas; en 1767, el señor Carlos III, Rey de España los expulsó y fijate lo que son las cosas: hoy tenemos un jesuita argentino de Papa que se llama Francisco, que fueron los franciscanos los que vinieron después.
Viste cómo es la Historia, la Historia es redonda, el mundo es redonda y en la Argentina es más redonda todavía que en ninguna parte.
Ustedes se preguntarán pero vamos a tener que esperar tanto para lograr las reformas. Mirá que pasaron como tres siglos.
No, no se preocupen, en aquella época no había Internet; hoy ya tenemos Internet y podemos comunicarnos mucho más rápido y las reformas vienen indetenibles. Porque indetenible es la voluntad popular; porque indetenible es la voluntad de participar; porque indetenible es la voluntad de decidir del pueblo argentino; porque indetenible es la historia, lo demuestran los 400 años de esta maravillosa Universidad y lo demuestra también la resistencia increíble del pueblo argentino ante tanta plaga, ante tanto sometimiento, ante tanta cosa.
Estamos aquí de pie, con los jóvenes al frente como vanguardia y los viejos atrás empujando como corresponde, como es la historia y como debe ser.
¡Viva Córdoba! ¡Feliz cumpleaños Universidad Nacional de Córdoba! ¡Vamos provincia de Córdoba para adelante junto al proyecto nacional, este proyecto que le ha cambiado la vida a los argentinos, que ha vuelto a abrir las fábricas de automotores que estaban cerradas, que ha vuelto las fábricas de autopartes y de metalmecánica, que ha generado un crecimiento en la producción como nunca se había visto!
¡Fuerza y adelante porque juntos los argentinos bien unidos somos invencibles porque somos parte de la historia misma del país!
Gracias y hasta siempre, los quiero mucho. (APLAUSOS)

Nube de etiquetas