Despertar Nacional

Archivo para septiembre, 2012

HONDURAS PRONUNCIAMIENTO DE LA FRP ANTE LA NUEVA OLA DE REPRESIÓN

PRONUNCIAMIENTO DE LA FRP ANTE LA NUEVA OLA DE REPRESIÓN
JUEVES 27 DE SEPTIEMBRE DE 2012 11:29 FRP
FUENTE: RESISTENCIA HONDURAS NET – HONDURAS
http://www.resistenciahonduras.net/index.php?option=com_content&view=article&id=5052:pronunciamiento-de-la-frp-ante-la-nueva-ola-de-represion&catid=51:comunicados&Itemid=259

La Fuerza de Refundación Popular FRP ante el pueblo hondureño y la comunidad internacional, en
su condición de heredera de la Resistencia Popular y sus expresiones en la lucha social, condena
vehementemente el brutal asesinato contra los abogados ANTONIO TREJO CABRERA y MANUEL
EDUARDO DÍAZ MAZARIEGOS, ambos compañeros de lucha y ahora mártires del proceso de
transformación social.
ANTONIO TREJO CABRERA se desempeñaba como apoderado legal del Movimiento Auténtico
Reivindicador Campesino del Agúan MARCA, surgido ante la frágil situación de tenencia de tierras
en el Aguán, derivada de la Ley para la Modernización y Desarrollo del Sector Agrícola decretada
en 1992 en el marco del gobierno neoliberal de Rafael Leonardo Callejas, y recientemente había
presentado uno de los 24 recursos de amparo contra la Ley de Regiones Especiales de Desarrollo,
proyecto que aún sigue vigente en el Congreso Nacional, y que busca vender parcelas de territorio
nacional para su transformación bajo la lógica anarco-capitalista. MANUEL EDUARDO DÍAZ
MAZARIEGOS se desempeñaba como fiscal asignado en la ciudad de Choluteca y había participado
activamente en la histórica huelga de hambre de los fiscales en 2008 que buscaba denunciar la
corrupción y la manipulación a lo interno del Ministerio Público.

Los asesinatos de estos compañeros replantean la vigencia de la lucha social y sus exigencias y son
una muestra de la persecución política y la alta vulnerabilidad a la que ha estado expuesta la
resistencia posterior al golpe de estado. Asimismo, demuestra la ausencia de capacidad y voluntad
de parte del estado por asegurar la integridad física y moral de los individuos, expresada en los
altos índices de homicidios y asaltos que azotan diariamente a la población hondureña. El
gobierno Lobo-Hernández busca restablecer la política de exterminio social mediante una remilitarización
de la Policía Nacional mediante el proyecto de ley TIGRES, reinstaurando la lógica
militar dentro de una institución de servicio civil, un proyecto que en palabras de nuestra
candidata a la alcaldía del Distrito Central, ex-comisionada MARÍA LUISA BORJAS “Busca establecer
un nuevo 3-16”.

La Fuerza de Refundación Popular FRP no descansará hasta ver un estado respetuoso por la vida y
la integridad moral de sus habitantes. Como corriente dentro del Partido Libertad y Refundación
LIBRE reitera su compromiso de refundar Honduras y construir una nación íntegra, soberana,
igualitaria y justa.

AVANCEMOS HACIA LA CONSTRUCCIÓN DE UNA NUEVA SOCIEDAD, VAMOS HACIA EL SOCIALISMO
POR LA VERDADERA INDEPENDENCIA

26 de septiembre de 2012

ARGENTINA FEDERACION ARGENTINA DE PERSONAL AERONAUTICO

F.A.P.A.
FEDERACION ARGENTINA DE PERSONAL AERONAUTICO
Buenos Aires, 27 de septiembre de 2012.

En el día de la fecha en la sede de A.P.A. realizamos una Conferencia de Prensa donde estuvieron presentes los compañeros de las Comisiones Directivas de U.A.L.A. (Unión de Aviadores de Líneas Aéreas) y ATEPSA (Protección y Seguridad Aérea), es decir que en el acto estuvieron representados mas del 90% de los trabajadores de la actividad.
Se expuso claramente las dificultades que estamos pasando en el sector con situaciones tan graves como:
– Demoras de seis (6) meses en la discusión salarial en el grupo Aerolíneas Argentinas/ Austral Líneas Aéreas, sin esperanzas de una rápida solución, llegando a ofrecer un provocativo 10% como actualización
– Después de cuatro (4) años de su creación, la ANAC sigue sin discutir Convenio Colectivo con el personal de tránsito aéreo, dándoles el estado de trabajadores de segunda a los compañeros representados por ATEPSA.
– Intento de reducción del 20% de los puestos de trabajos en la empresa Andes
– Constante violación de normas convencionales en la empresa Sol.
– Eliminación unilateral de cláusulas convencionales en Aerolíneas Argentinas/Austral.
– Incumplimientos de acuerdos convencionales.
– Mas de 100 compañeros de Pluna sin respuestas por la pérdida de la fuente de trabajo debido al cierre de la empresa
– En Aerolíneas Argentinas impiden que el Director representante de los trabajadores asuma en su puesto.
La Señora Presidenta Dra. Cristina Fernandez de Kirchner a fines del año pasado pidió a los trabajadores del sector y a la dirigencia gremial prudencia en los métodos de reclamo, hoy después de casi un año sin conflictos que afectaran las prestaciones de los servicios, a pesar de haber tenido motivos para realizarlos, nos encontramos ante la situación descripta.
No podrán decirnos que somos imprudentes, impacientes y que no apoyamos el modelo nacional y popular, dado que no somos en absoluto responsables del estado de situación en que nos encontramos.
Hecha esta exposición, se informó a la opinión pública que a partir del próximo lunes 1º de octubre iniciaremos un plan de acción en las empresas del grupo Aerolíneas/Austral, el que lamentablemente provocará trastornos no deseados a los usuarios. En el día de mañana a través de los representantes gremiales de cada Asociación les comunicaremos a los afiliados, metodología, lugar y hora de los actos

Rubén Fernández                                                 Edgardo LLano
Secretario Actas y Prensa                                        Presidente
ANCHORENA 1250
C.A.B.A.

ARGENTINA Conferencia de la Presidenta ante docentes y alumnos de la Universidad de Harvard

Conferencia de la Presidenta ante docentes y alumnos de la Universidad de Harvard
CONFERENCIA DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER, A CATEDRÁTICOS, DOCENTES Y ALUMNOS DE LA UNIVERSIDAD DE HARVARD, EN LA CIUDAD DE BOSTON, ESTADOS UNIDOS
Muy buenas noches a todos y a todas.
En principio, mil disculpas porque sé que debía haber estado acá a las 19 y 30. Cuando fui recibida por el Decano me dijo “comprendemos los horarios latinos”, pero le dije que no era un horario latino, era un horario neoyorquino porque fue el tránsito de New York y luego el tráfico aéreo del Aeropuerto Kennedy los que me impidieron realmente estar aquí en horario.
La verdad que después de la presentación que hizo de mi persona, ya casi no debería hablar de muchas cosas porque las explicitó muy bien.
Una corrección: Eva Perón, desgraciadamente, nunca llegó a ser presidenta de los argentinos ni siquiera vicepresidente y realmente lo hubiera merecido y muchos más que yo por cierto.
Y en segundo lugar, algo que me encantó pero que no es cierto: me dijo que había nacido en el 64, sería mucho más joven, pero nací en realidad en 1953, tengo 59 años y el próximo 19 de febrero voy a cumplir 60 años. Me hubiera encantado que usted hubiera tenido razón de haber nacido…bueno, estamos muy bien entonces.
Realmente, muchas gracias en cuanto a las definiciones o a las afirmaciones acerca de lo que ha sido el Gobierno o el proceso político iniciado a partir del 25 de mayo del año 2003, en el cual Néstor Kirchner llegó con el 22 por ciento de los votos a la República Argentina como presidente en un momento muy grave, de grave crisis institucional luego de default más importante del que se tenga memoria hasta ahora. Porque lo que parecía una cosa impresionante de la Argentina, un default de 160.000 millones de dólares, teniendo en cuenta algunas cuestiones que hoy están sucediendo en los países de la Eurozona, tal vez, desgraciadamente, no seamos dentro de muy poco el default más importante de la historia.
Lo cierto es que pudimos remontar toda esa etapa tan terrible de los argentinos que significó la implosión del sistema institucional, que un presidente debiera renunciar antes de tiempo, con represión en la Plaza de Mayo y en otras ciudades del interior del país, con más de 30 muertos, que se sumaron a las innumerables tragedias que vivió la República Argentina.
Usted mencionó muy al pasar el tema de derechos humanos, pero ha sido una de las políticas fundamentales de nuestro Gobierno, luego de una dictadura como la que vivió el país a partir del 24 de marzo de 1976. Políticas que, por cierto, han generado y, obviamente, al afectar a sectores que creían que pudieran haber estado libres y, por lo tanto, impunes de los crímenes cometidos durante la dictadura, con miles de desaparecidos, niños incluidos, obviamente, más que polémicas genera resistencias.
Él también…distribuir el ingreso pese a que el crecimiento ha sido exponencial para todos los sectores. Porque en realidad, usted mencionaba un crecimiento económico muy importante, que es el más importante en los 200 años de historia argentina, que ahora, obviamente producto de la crisis mundial, ha descendido. En los últimos 12 meses hemos pasado del 8,9 del 2011 a un 4,8 y a un 2,5 en los primeros 7 meses del año. Pero que realmente, bueno, nos lleva a pensar más que en los éxitos que hemos tenido, en cuál es la situación.
A mí me gustaría mucho hablar sinceramente…Ayer presenté la Cátedra Argentina en Georgetown, hablamos largamente de Argentina y la verdad que me gustaría, además de hablar de la Argentina, hablar de lo que está pasando en el mundo, de lo que es la crisis mundial, de lo que es la crisis global, con la que me tocó intervenir el día martes en Naciones Unidas y también con lo que yo creo que ha pasado de ser una crisis económica para convertirse decididamente en una crisis de carácter político. Y también una tesis de un mundo diferente en el que vamos a vivir y en el que yo creo que ha comenzado una nueva etapa civilizatoria.
¿Por qué digo una nueva etapa civilizatoria? Los conflictos que se produjeron durante los siglos XIX y XX, fueron esencialmente entre países o lo que podríamos denominar el mundo de cultura grecorromana, de raíces occidentales. Conflictos durante el siglo XIX que provocaron independencias de colonias, el caso de este país, tal vez un poco antes, pero prácticamente sobre el siglo XIX, la mayor parte de los países de Latinoamérica también, luego, durante la década de…durante el siglo XX, la independencia de los países africanos, pero en realidad, se dio todo bajo una cultura o una concepción, una cosmovisión que venía de la cultura grecorromana.
A partir de los hechos que marcaron también un hito y que yo defino como un corte de época, como fue el atentado sobre las Torres Gemelas, somos junto con Estados Unidos, los únicos dos países que sufrimos atentados terroristas en nuestros propios territorios, creo que se marca también una nueva etapa en la cual ya no resolveremos los conflictos únicamente desde una misma visión, desde una misma cosmovisión, sino que vamos a tener que enfrentar una gran apertura por parte de nuestras mentes, de nuestras culturas para poder afrontar con éxito los desafíos y la resolución de conflictos, tal vez, más graves de los que vivimos durante el siglo XIX y durante el siglo XX.
Quiero referirme en primer término a la crisis. ¿Por qué digo que ha devenido en crisis política?
Si uno recuerda el 2008 -y yo lo recuerdo muy bien porque estábamos también aquí en Nueva York con la caída de Lehman Brothers-, la primera percepción que todos tuvimos acerca de la crisis fue que esta había sobrevenido porque los pobres no habían podido pagar sus hipotecas, se habían hecho hipotecas sobre hipotecas, las subprime parecía ser la razón de la explosión, etcétera.
Al poco tiempo, advertimos que el problema no era que los pobres habían dejado de pagar las hipotecas, sino que los bancos de inversión que administraban los recursos de los sectores más ricos de la sociedad, habían construido una serie de derivados económicos que finalmente fueron desplomando varias instituciones bancarias, sin olvidar, por supuesto, algunos casos excepcionales como Murdoch, típico ejemplo de lo que constituyó y de lo que constituye todavía el eje de la crisis y que creo que es, precisamente, el de haber pasado de una economía de producción, donde el dinero se reproducía a través de la producción de bienes o servicios a creer que el dinero podía reproducirse únicamente a través del dinero mismo, contraviniendo las más elementales normas del capitalismo además, basadas, esencialmente, en la articulación entre capital y trabajo y la generación de riqueza.
Cuando comenzamos a remontar la crisis del 2008 y del 2009, Argentina creció apenas a un 0.9, casi nada prácticamente; tuvimos un repunte de la economía mundial, Argentina volvió a crecer muy bien en el 2010, a 9,2 por ciento y el año pasado un 8,9 por ciento, hasta que finalmente apareció el otro segundo problema, el de la Eurozona, que es la aparición, nada más ni nada menos, no ya de las familias endeudadas, no ya de las economías nacionales paralizadas, sino del endeudamiento de los países, relación PBI-deuda, algo que nosotros conocemos muy bien, cuando Argentina cae en default, la relación entre Producto Bruto y deuda era del 160 por ciento de deuda sobre su PBI.
Esto ha ocasionado en la Eurozona, en España, en Portugal, en Grecia, en fin, y no sabemos en qué países más, una verdadera crisis de deuda soberana, sumado también al hecho, no solamente de la imposibilidad de los Estados nacionales de seguir inyectando dinero a sus economías, sino que también el fuerte endeudamiento de las familias constituye también un fuerte freno a la economía.
Devino entonces lo que yo denomino, ya no crisis económica, que ustedes saben que Argentina es también miembro del G-20, sino deviene en una crisis política. Porque, en definitiva, luego de ya más de 4 años sin encontrar la luz del túnel, cuando una situación económica no encuentra una respuesta, deja de ser un problema económico para convertirse en un problema político, por una razón muy sencilla: los problemas económicos siempre fueron resueltos y encarados desde teorías, desde ideas y desde, fundamentalmente, concepciones políticas que orientaron y encausaron conflictividades, porque, en definitiva, la economía es conflicto también de intereses, y le dieron un sesgo, que podrá denominarse positivo o negativo para algunos, pero le dieron un cauce a la situación.
Hoy estamos viendo una verdadera contradicción entre países desarrollados y países emergentes, contradicción bastante injusta por cierto, y aquí quiero hacerme cargo como país emergente, un poco de la representación de los países emergentes, porque hemos sido, precisamente, los países emergentes los que hemos sostenido la actividad económica mundial, el crecimiento de la economía mundial durante la última década. Las economías de los países desarrollados, crecieron muy poco y fueron precisamente los países emergentes los que sostuvimos el crecimiento.
A partir de esta crisis, nosotros, los países emergentes y creo en esto interpretar a varios de mis colegas, sentimos que, ante la imposibilidad de articular nuevas ideas, de articular nuevas salidas, los países desarrollados tienden a trasladar sus crisis a los países emergentes, sin advertir que, precisamente, somos los países emergentes los que podemos volver a reimpulsar la economía por una razón muy sencilla: porque tenemos un muy bajo nivel de endeudamiento en relación con nuestro PBI, porque todavía tenemos millones de compatriotas que incluir y, por lo tanto, que pueden consumir y activar la rueda del consumo.
Porque además, el nivel de endeudamiento de las familias de los países emergentes, es notoriamente más reducido que el de los países desarrollados. Por lo tanto, concebir como medidas proteccionistas las medidas de defensa que se hacen desde los países emergentes, constituye a nuestro criterio, un grave error.
Creemos entonces que lo importante sería replantearse que los instrumentos con los cuales hoy contamos, que son fundamentalmente los instrumentos o los organismos multilaterales que normalmente son los que en los cuales los países delegamos representaciones, sea Naciones Unidas para la conflictividad política, sea el Fondo Monetario Internacional para la administración de las finanzas del mundo, sea Organización Mundial del Comercio para todo lo que hace a conflictividad comercial, pero que evidentemente no está dando resultados, no desde ahora, sino desde hace mucho tiempo.
Ayer alguien recordaba en Georgetown, el tema de la “década perdida” y recordaba los Bonos Brady, en la década del 80, y yo me permití una pequeña corrección, porque en realidad, fue década perdida para América latina, pero para los que tuvieron los Bonos Brady no fue ninguna pérdida. Al contrario, fue un excelente negocio que terminó hundiendo a las economías latinoamericanas con un peso de deuda externa que sobrevino durante toda la década de los 90. En el caso de la Argentina se incrementó producto de la aplicación de los períodos de la aplicación de la teoría de convertibilidad en términos exponenciales. Para los que no…yo creo que todos lo conocen, pero la teoría de la convertibilidad, impulsada por el doctor Domingo Cavallo, tengo entendido que ha dado clases aquí en Harvard, consistía básicamente en concebir que un 1 peso era igual a 1 dólar.
Yo no soy economista ni he estudiado en Harvard ni voy a dar clases en Harvard, pero me doy cuenta rápidamente cuando miro Estados Unidos y miro mi país y comprendo que la unidad monetaria de un país representa el tamaño de la economía de un país, que obviamente 1 peso jamás podía valer 1 dólar, que algo estaba fallando.
Pero por sostener esta ficción durante 10 años, se produjo la descapitalización de la Argentina a través de la política de privatizaciones impulsada fundamentalmente por lo que se denominó el Consenso de Washington, que no fue solamente en la Argentina, sino en toda la región, pero en la Argentina realmente se tuvo al mejor alumno, a punto tal, que el Fondo Monetario Internacional lo invitaba a sus asambleas para que explicara el milagro argentino.
El milagro argentino no era tal, el milagro argentino era deshacerse de los activos, un fuerte endeudamiento para sostener la deuda y un mundo que pagaba una tasa del 2 por ciento aproximadamente por dólares, la Argentina llegó a pagar un 15, un 16 por ciento y así, bueno, sobrevino el endeudamiento que finalmente implosiona durante el gobierno de la Alianza en el 2001.
Y luego vienen medidas que algunas son consideradas polémicas pero realmente, si uno las mira desde la perspectiva y desde la más lógica y cruda doctrina capitalista, verá que son absolutamente lógicas. Todavía seguimos siendo muy criticados por los fondos buitres aquí en Estados Unidos que activan fuertemente con un gran lobby sobre el Parlamento norteamericano.
Argentina reestructuró su deuda en un 94 por ciento. En la primera etapa, lo hizo durante la gestión del presidente Kirchner, año 2005, y en la segunda etapa, lo hizo durante mi Gobierno.
¿Cuál fue la base de la teoría? Cuando uno en un régimen capitalista va a un banco y coloca sus fondos y en ese banco, le dan un 20 por ciento de interés y en el resto de los bancos pagan el 2 por ciento, uno debe saber que es muy probable que ese banco pueda en algún momento no devolverle los fondos. Porque si todo el mundo paga el 2 por ciento y en algún lugar te pagan el 20, está claro que hay una teoría del riesgo que uno asume frente a una rentabilidad que es excesiva y que no se condice con la rentabilidad que dan otras instituciones. Algo muy parecido, casi exacto, pasó con la República Argentina.
¿Cuál fue, entonces, la postura de la Argentina? Que el riesgo debía ser asumido por las dos partes: por la parte de las autoridades argentinas, que deberían hacerse cargo, obviamente, de la deuda, algunos decían que no había que pagar absolutamente nada, nosotros decíamos que esto era absurdo, y también por parte de quienes fueron tomadores o colocadores de esos dineros y que yo creo que además en su gran mayoría, luego a través de la maniobra del megacanje y del blindaje pudieron sacarlos de Argentina tres meses apenas antes de que se desplomara la Argentina.
Inclusive, cuando fue la segunda reestructuración, que nuestro ministro de Economía debió recorrer muchos pueblitos de Italia, porque en realidad en la primera reestructuración prácticamente no ingresaron ni Japón ni Italia, esto significaba que, por ejemplo, era imposible viajar a Italia; en la segunda reestructuración, encaramos creo que con mucha eficiencia por parte del ministerio de Economía la renegociación y se tuvo que recorrer ciudad por ciudad en Italia, ¿por qué?, porque los bancos italianos habían colocado los bonos de la deuda, que sabían que iban a ser defaulteados, en los jubilados. Con lo cual había una gran dispersión, una gran fragmentación de la deuda a punto tal que estuvieron durante varios meses recorriendo Italia. Finalmente, pudo reestructurarse, quedó muy poquita gente afuera y, finalmente, después de muchos años pudo regresar en visita oficial a la República de Italia un presidente argentino, en este caso una Presidenta.
No es un tema menor Italia para los argentinos como tampoco lo es España. Ustedes saben que en la comunidad, si bien somos muy cosmopolitas, como acaba de decir, digamos que la mayoría somos hijos de españoles y de italianos, más allá de que hay de todas las comunidades. De hecho, quien les habla es nieta de tres abuelos españoles.
La historia de la reestructuración de la deuda, la historia del crecimiento y del desarrollo de la economía, en el crecimiento más grande de los últimos 200 años, la generación de más de 5 millones y medio de puestos de trabajo…Usted definió como polémica también lo que fue la recuperación de la administración de los recursos de los trabajadores en las famosas AFJP, que también habían sido privatizadas durante la década de los 90.
Prácticamente, desde que nosotros hemos retomado la administración de los recursos de los trabajadores, el Fondo de Sustentabilidad de Garantía ha crecido exponencialmente. Recibimos aproximadamente 98.000 millones de pesos y hoy estamos arriba de los 200.000 millones de pesos del año 2009 a la fecha, en que nos hicimos cargo de esa administración.
Durante los años, que fueron casi 10, 12 años que estuvieron a cargo de la parte privada, la administración de los recursos de los trabajadores, prácticamente hubo muy poco crecimiento y donde sí hubo un gran crecimiento fue en el cobro de las comisiones que cobraban las administradoras de pensión por administrar los recursos de los trabajadores, pero con un agravante: al momento en que decidimos recuperar la administración de las AFJP, el 65 por ciento de las jubilaciones en la República Argentina eran pagadas por el Estado nacional. ¿Se entiende? Se habían quedado con la crema del negocio y el 65 por ciento de los jubilados cobraban de parte del Estado, en tanto que solamente los jubilados de muy altos ingresos cobraban de las AFJP.
Se dictó además una moratoria que permitió incorporar y duplicar la cantidad de jubilados incorporados al sistema provisional de modo tal que hoy la Argentina tiene la mayor cobertura de toda Latinoamérica en materia previsional. El 87 por ciento de las personas en la Argentina, en condiciones de acceder a un beneficio jubilatorio o previsional, tienen ese beneficio jubilatorio y previsional. Y el salario o el ingreso previsional pasó de 150 pesos a…pero hemos aumentado más del 1.300 por ciento y la jubilación mínima va a llegar a 2.200 ahora…
Como verán, también generamos, a partir de poder contar con los recursos de los trabajadores, el programa de inclusión social que Bernardo Kliksberg, un cientista social que muchos de ustedes conocerán y habrán estudiado por sus libros, uno de los hombres más prominentes de la Organización de Naciones Unidas, ha catalogado como el programa de inclusión social más importante de Latinoamérica: el 1.2 del PBI, está destinado a la Asignación Universal por Hijo que se destina a aquellas familias que tienen hasta 5 hijos y que, o bien no tienen trabajo o bien no llegan al salario mínimo, vital y móvil al no estar registradas. El salario mínimo, vital y móvil de nuestros trabajadores, que también es el salario más alto de América latina, no solamente en términos nominales, sino en términos de paridad de poder adquisitivo comparado con el dólar.
La disminución de la pobreza, la disminución de la indigencia, la igualación de derechos. Usted mencionó la amplitud de derechos que ha significado el matrimonio igualitario, un orgullo realmente, siendo el primer país en toda Latinoamérica que tiene esta verdadera ampliación de derechos de la cual realmente me congratulo.
Quiero decirle algo: fue la única ley que Kirchner votó como legislador. Él no era muy afecto a la Legislatura, era un hombre muy ejecutivo. Pero cuando se trató en el Parlamento, tuvo una gran actuación en el logro de ese matrimonio igualitario y trabajó denodadamente para que los que no tenían los mismos derechos que teníamos las mayorías, también lo tuvieran.
El planteo fue que no le estábamos quitando derechos a nadie; simplemente le estábamos dando derechos a otras personas que carecían de los derechos que ya teníamos la mayoría de los argentinos, básico y fundamental.
Esto también genera resistencia de ciertos sectores refractarios. Es imposible tener un proceso de la densidad y de la profundidad de las transformaciones que se han operado en la Argentina desde el año 2003 y no generar, obviamente, oposición o sectores que están en contra. Ni qué hablar en materia de derechos humanos.
Hasta el año 2003, quienes habían cometido delitos de lesa humanidad y que habían secuestrado, torturado y desaparecido gente que todavía aún no ha aparecido, seguían en libertad en mi país. Y no era solamente un problema de Argentina.
Yo recuerdo que me tocó acompañar a Kirchner a París, en su primer viaje como presidente, y nos recibió el presidente de Francia, Jacques Chirac, a quien nadie, obviamente, podrá catalogar como izquierdista o un hombre conservador. Y me acuerdo que ni bien nos sentamos en su despacho del Eliseo, nos miró y lo primero que reclamó mirándolo a Kirchner, dijo “la sociedad francesa no puede entender, no puede comprender que alguien que haya asesinado –se refería al caso del capitán Astiz, ustedes saben que tuvo una gran repercusión en Francia con motivo de la desaparición de dos monjas francesas, que me tocó también estar en el Senado y recibir el mismo reclamo en el Senado francés- no puede entender la sociedad francesa que personas que hayan cometido estos delitos tan aberrantes, estén, no solamente en libertad y caminando por la calle, sino que además lo hagan en virtud de leyes dictadas por el Parlamento”.
Porque la impunidad siempre puede quedar en una persona que comete un delito y la Justicia no le alcance; pero cuando la Justicia no la alcanza, no porque el juez no lo descubrió o porque la Policía no lo encontró, sino porque uno de los tres Poderes del Estado determina que no tiene ninguna culpa, que puede permanecer en libertad, realmente genera una sensación de vivir en un sistema predemocrático.
Yo siempre digo que cuando desde un Poder del Estado se establece una norma que permite delinquir libremente, estamos en una sociedad predemocrática y no en una sociedad democrática.
Esto también, obviamente, genera resistencia por parte de sectores que, bueno, que apoyaron en su momento la dictadura militar o que tienen una visión acerca del rol que desempeñaron las dictaduras en América latina diferente al que tenemos nosotros.
Creo que no es polémica, sino que es directamente una visión diferente acerca de lo que es la condición humana y en qué sociedad y en qué sistema queremos vivir.
Y vinculado con esto, vinculado con los derechos humanos, yo hablaba el otro día también en Naciones Unidas, cuando recordaba y volvía a condenar una vez más el salvaje asesinato del diplomático estadounidense en Libia, Christopher Stevens, solidarizándome con Estados Unidos y, fundamentalmente, con su familia, el tema de lo que yo denominaba esta nueva etapa civilizatoria y que es necesario comprender la visión que debemos tener frente a los fenómenos que se están produciendo en el mundo porque muchas veces, una percepción, una visión equivocada puede llevarnos a cometer errores.
Cuando se produjo lo que algunos denominaron “la primavera árabe”, y que yo creo que rápida, ligera y tal vez ingenuamente creyeron que se trataba de un deseo de occidentalización, por llamarlo de alguna forma, de los países de origen musulmán, los países árabes, en realidad estábamos ante una mala lectura de dichos acontecimientos.
Yo creo, sinceramente, que una de las cosas que tenemos que comprender y por eso hablo de esta nueva etapa civilizatoria, lo repetí ayer en Georgetown, que así como ninguno de nosotros nunca va a querer ponerse un chador –yo por lo menos no pienso usar chador ni tampoco caminar dos pasos atrás de ningún hombre y seguramente ninguno de ustedes usar turbante- debemos comprender que hay gente que sí, que quiere vivir de esa manera y no quiere ni vestirse ni hacer las cosas que nosotros hacemos porque tiene una cultura, una religión, una visión, una cosmovisón diferente del mundo.
Digo esto porque esto va a ayudar mucho a comprender el mundo actual y, bueno, lo que parecía una “primavera árabe” para algunos, se convirtió en otoño y yo diría casi en invierno.
Esto nos obliga a todos a tener una mirada lo más amplia posible, lo más desprovista de prejuicios y con el mayor grado de apertura posible. Sobre todo, lo digo en estos ámbitos académicos donde, obviamente, podemos discutir, podemos debatir, podemos comparar lo que está pasando en el mundo y, al mismo tiempo, ver cómo podemos utilizar esto, no desde la visión desde el choque de civilizaciones que proponía Samuel Hamilton, tampoco como el final de la historia, que también otro catedrático creyó que significaba la caída del Muro de Berlín y nos dimos cuenta que la historia no tiene final porque dialécticamente, el final de la historia es una profunda contradicción, pero sí que esta suerte de nueva etapa civilizatoria pueda a nosotros ayudarnos a reformular pensamientos, a reformular teorías y, fundamentalmente, adaptar instrumentos, y en eso somos grandes críticos nosotros de los organismos multilaterales de cómo están funcionando. Porque yo creo que pueden crear conflictos dentro de nuestro propio espacio común que son hoy los países que podemos decirnos herederos de la cultura grecorromana y, al mismo tiempo, crear conflictividades con países que provienen de otro tipo de culturas y creo que la situación económica, además, va a tender a agravar esta cuestión.
Cuando yo veo, por ejemplo, que suceden cosas en Estados Unidos, que se ejecutan las hipotecas y que la gente queda en la calle, los bancos quedan con las casas vacías, la gente queda sin casa o sin trabajo, cuando veo que por allí se hace más hincapié en solucionar los problemas de los bancos antes que solucionar los problemas concretos de la sociedad a través de programas que vuelvan a inyectar dinero en la economía real, en la economía concreta para volver a activar la economía mundial, veo que estamos realmente equivocando el camino.
Nosotros partimos de nuestra humilde experiencia: cuando decidimos la Asignación Universal por Hijo, no solamente nos movió una sensación de justicia y de equidad, sino también y además, de racionalidad económica.
¿Por qué? Porque los sectores de menores recursos, los sectores más vulnerables, son los que normalmente menos capacidad de ahorro tienen. Por lo tanto, todos los recursos que se colocan en los sectores más vulnerables, además de reducir la vulnerabilidad social y dar en cierta manera mayor equidad y mayor justicia, la equidad y la justicia sería que tuvieran trabajo y no necesitaran, por supuesto, ayuda del Estado, es que realmente estamos activando la economía a partir de ayudar a estos sectores.
Si además vemos la formidable concentración de ingresos que se ha producido en las últimas décadas, aquí en Estados Unidos puede observarse claramente, un país en donde la clase media era la más amplia…era más amplio el segmento, hoy tenemos que el 1 por ciento de la población tiene el 25 por ciento prácticamente del PBI nacional y maneja casi el 40 por ciento de la economía nacional.
La desigualdad también, va creando sensaciones de injusticia; desigualdades que también se producen entre los países.
Yo hablaba de esta conflictividad que se da ahora entre una suerte de guerra comercial y de monedas entre los países desarrollados y los países emergentes, que tiene que ser superada a través de no dobles estándares, sino de un equilibrio en serio en los comercios.
Para darles un ejemplo: el panel es un juicio que se ha organizado normalmente en la Organización Mundial del Comercio en la ONC contra prácticas que pueden ser catalogadas como proteccionistas. Cuando uno va a un panel de la ONC, un país emergente, de los 24 miembros, 22 pertenecen a países europeos, que tienen subsidios agrícolas y proteccionismos y barreras paraarancelarias desde hace muchísimo tiempo. Nuestro caso, la República Argentina, que ha sido acusada de prácticas proteccionistas…nosotros hace décadas que no podemos ingresar carne argentina aquí a Estados Unidos y no es por razones fitosanitarias. Bueno, yo creo que no hace falta…usted mismo hablaba de la calidad de nuestros productos, así que, me releva de la necesidad de explicar que en realidad estamos ante barreras proteccionistas, antes barreras paraarancelarias que, bueno, que se dan en los países desarrollados también en relación a los países emergentes.
Finalmente, decirles que este crecimiento que ha tenido toda la región de la América del Sur, donde se han incorporado millones…Yo quiero hablar no solamente de Argentina, quiero también hablar de otros países, quiero hablar de Brasil, nuestro principal socio, al que también necesitamos que le vaya muy bien, parte de que le vaya bien a la Argentina, depende de que le vaya bien a Brasil. Brasil tiene un importante superávit con Argentina, como Estados Unidos tiene un importante superávit con Argentina y con Brasil. El embajador uruguayo es un fatigador incansable cuando trata, precisamente, de desmontar estos prejuicios y esas barreras que pueden existir en algunos segmentos institucionales de Estados Unidos, Estados Unidos tiene con nosotros un superávit siendo deficitario su comercio exterior, tiene un superávit cercano a los 4.000 millones de dólares con la República Argentina y 8.000 millones de dólares aproximadamente con el Brasil, pese a que su cuenta corriente es deficitaria, su balanza comercial también es deficitaria, pero bueno, es moneda de reserva, emite dólares por lo tanto, su déficit puede ser ilimitado. El problema es que está creando con una desvalorización del dólar, también una revalorización de las monedas y hoy, en este mundo sin precios, a partir de que no hay…se ha perdido la noción de competitividad porque, en definitiva, hay una gran guerra de precios, de monedas, etcétera, necesitamos imperiosamente reestablecer instrumentos globales que no son los que hoy están, porque está claro que el Fondo Monetario Internacional no tiene ninguna solución para administrar las finanzas. De hecho, no ha podido controlar las finanzas de las últimas décadas en todo el mundo, la Organización Mundial del Comercio tampoco ha podido finalizar la Ronda de Doha porque, finalmente, no ha habido ningún tipo de acuerdo entre países emergentes y países desarrollados, porque los sacrificios que se nos exige a los países emergentes, son muy superiores a lo que están dispuestos a dar en esa ronda de negociaciones los países desarrollados y ni qué hablar del Consejo de Seguridad y con el Consejo de Seguridad quiero terminar porque, precisamente, la Argentina, va a formar parte del Consejo de Seguridad a partir del año que viene, en el 2013 y 2014.
Aprovecho también para decir que por primera vez va a haber una embajadora mujer de la Argentina ante Naciones Unidas por primera vez en toda su historia, que también es un signo de igualación en los tiempos, en este caso con respecto a los géneros.
Pero Consejo de Seguridad que ha permitido que quienes se sientan en el Consejo de Seguridad con carácter de miembros permanentes, puedan no cumplir con las resoluciones de Naciones Unidas o violarlas sistemáticamente como es en el caso de Inglaterra en relación a nuestra cuestión, nuestro conflicto sobre la soberanía de las islas Malvinas y, sin embargo, todo el resto de los países que no integran con carácter permanente el Consejo de Seguridad, bueno, tienen que respetar rigurosamente las reglas.
¿Por qué digo que también el Consejo de Seguridad ha perdido funcionalidad? ¿Qué debería hacer el Consejo de Seguridad? El instrumento donde se solucionaran los conflictos en el mundo y no hubiera la conflictividad que por ejemplo hoy tenemos en Siria, en Medio Oriente, en donde no se puede dar solución a las cuestiones.
¿Por qué? El Consejo de Seguridad nace luego de la Carta de San Francisco y luego de la Segunda Guerra Mundial. Cuando surge la Guerra Fría, el mundo se divide en un mundo bipolar y estaba el temor del holocausto nuclear. Entonces, todos los que podían provocar el holocausto nuclear, estaban sentados en ese Consejo de Seguridad, que eran en definitiva los vencedores de la Segunda Guerra Mundial, y de esta manera neutralizar, a partir del temor del uno con el otro, cualquier amenaza sobre el mundo.
El problema es que lo que hoy amenazan al mundo, no tienen lugar ni siquiera en el Consejo de Seguridad ni siquiera están en Naciones Unidas. El terrorismo global no tiene representación en Naciones Unidas y mucho menos en el Consejo de Seguridad. Es más, quienes eran antiguos enemigos en el Consejo de Seguridad, hoy se llevan muy bien, con lo cual, el Consejo de Seguridad, concebido luego de la Carta de San Francisco como un instrumento de equilibrio para la seguridad y la paz mundial, ha perdido su funcionalidad por una razón muy sencilla, porque estamos ante un nuevo escenario y porque aquella fotografía de la Segunda Guerra Mundial y de un mundo dividido en dos, ha terminado, ha concluido y hoy hay un mundo diferente. Y seguimos y queremos y pretendemos dar soluciones a un mundo diferente, con problemas diferentes, con realidades diferentes, con actores diferentes, con actores nuevos, de resolver los problemas con los mismos instrumentos. Esto, evidentemente, no funciona y es necesario replantearlo.
No pretendemos desde aquí tener la solución porque, bueno, como digo siempre, estaría hablando en otro lugar, seguramente, si tuviera la solución para todos estos problemas. Pero sí plantearlos como desafíos al intelecto, como desafíos para el debate y para lograr construir realmente una sociedad más justa, más equitativa, más igualitaria entre los países y, fundamentalmente también, hacia el interior de los países.
Yo le agradezco la invitación a la Universidad, le agradezco sus palabras, lo que yo he contado de Argentina no significa que la Argentina sea un paraíso o Disneyworld, primero porque no existe Disneyworld, bah, existe pero en Orlando, es muy lindo, los que hemos estado nos encanta, pero dura un rato, según la cantidad de plata que tengas, podes estar 2, 3 días, 4 días, 5 días pero, indefectiblemente, de Disneyworld te vás siempre. Podés irte a una casa más linda, a una casa más fea, podés tener más o menos plata, pero en algún momento salís al mundo, en algún momento tomás contacto con la realidad y, evidentemente hoy, no podemos hablar de que vivimos en Disneyworld en ninguna parte.
Pero desde la Argentina del año 2001, de la Argentina del año 2003, sin esperanzas, de la que “se vayan todos”, el lema que ahora podemos leer en las manifestaciones en España o en Grecia, de esa Argentina donde el 25 por ciento de los argentinos no tenía trabajo, donde los científicos se iban, donde los jóvenes hacían cola en la embajada española, yo lo recuerdo muy bien porque salía del Congreso de la Nación, del Parlamento, del Senado y tomaba por la calle para ir a mi casa donde precisamente está el Consulado de España y veía colas…coleros había inclusive porque los argentinos con esa natural creatividad que teníamos cobrábamos para hacer la cola unos 50 pesos, creo que se cobraban por hacer la cola, entonces alguien estaba toda la noche en las carpitas, hacía la cola y luego, a la mañana cuando abría el Consulado, daban los números. Esta es la Argentina de los que se iban, de los científicos.
Me agrada mucho que haya mencionado la creación del ministerio de Ciencia y Tecnología, lo tenemos como uno de los logros más importantes. Estamos destinando a la educación el 6.47 del PBI. Nunca, ni un punto por ciento del PBI a las universidades, en este último Presupuesto que hemos presentado en el año 2013, hemos lanzado un programa como el de Conectar-Igualdad que es suministrarle a cada uno de nuestros alumnos secundarios de las escuelas públicas y gratuitas que tenemos, así como las universidades. Yo soy una egresada de universidad nacional pública y gratuita, uno de los pocos países del mundo donde las universidades son gratis y donde además, se permite el ingreso…vienen a estudiar de todas partes de Latinoamérica también a nuestro país.
Faltan muchísimas cosas, tenemos todavía el 32 por ciento de trabajo en negro; tenemos gente que no está registrada; tenemos 7,3 por ciento de desocupación, habíamos llegado a un 6.9 pero subimos un poquito a partir, bueno, una cuestión estacional pero también una cuestión de la crisis mundial; tenemos hoy una cantidad de reservas…
Ah, y hablando de las reservas: usted mencionaba como una medida polémica también que habíamos pagado con las reservas. No fue una medida polémica, fue una medida que polemizaron algunos que querían que nos endeudáramos.
Fíjense qué gracia que teníamos: nosotros teníamos y tenemos más de 40.000 millones de dólares de reservas que hemos juntado porque cuando Kirchner llegó al gobierno había 9.000, 10.000 millones de reservas solamente en el Banco Central, no había más. ¿Qué decidimos? Utilizar las reservas para pagar. Nos pagaban anualmente intereses al 0,8 por ciento por tenerlas depositadas en Basilea y si queríamos ir al mercado de capitales para poder pagar la deuda, nos cobraban un12, un 13 por ciento. Eso no es tomar la medida de pagar con reservas más que una medida polémica, es una medida de sensatez y racionalidad económica. No se entiende que tenga 40.000 millones de dólares al 8 por ciento y salga a buscar 2.000 millones de dólares al 14 por ciento.
Dicho sea de paso, la deuda del corralito, que fue una de las causantes de aquellos días tan trágicos del 19 y 20 de diciembre, fueron pagados enteramente por este Gobierno a partir del pago del BODEN 12. El último pago lo efectivizamos hace muy poco tiempo, 2.300 millones de dólares, y seguimos pagando la deuda de otros gobiernos, porque este Gobierno no ha endeudado a la Argentina. Al contrario, se ha producido un proceso de desendeudamiento inédito.
Desde aquellos 5.000 o 6.000 millones de dólares con que comenzó la deuda en el proceso militar el 24 de marzo de 1976 y culminó en el año 2001 con el 160 por ciento del PBI, hoy, la deuda del sector público con el sector privado, es del 13 por ciento del PBI. Y la deuda en moneda extranjera, es de un 8 por ciento. El resto de la deuda, es deuda intra sector público, es decir, por títulos que tiene la ANSES u otros organismos del Estados nacional. Un proceso de desendeudamiento inédito realmente y que termina con la segura restricción que significó para la economía el peso de la deuda externa.
Yo creo que nadie que haya vivido los años 70, 80 o 90, fundamentalmente 90 y 80, no hay escuchado la palabra “afuera el Fondo Monetario”, manifestaciones contra el Fondo Monetario cada que vez venía una delegación porque simbolizaban la dependencia y, fundamentalmente, la imposibilidad de desarrollar políticas públicas autónomas que revirtieran en beneficio de la población.
Reitero: no estamos en el mejor de los mundos, pero estamos en un mundo en el que hemos mejorado sustancialmente nuestra situación. Así por lo menos lo ha entendido la mayoría de los argentinos. Porque, bueno, haber ganado luego de 8 años de gobierno con el 54,11 por ciento de los votos, revela que una mayoría más que importante del pueblo argentino, considera que no es todo perfecto, porque nadie vota perfección, pero que hemos hecho una buena tarea. Sobre todo, porque además de ser un registro muy importante, fue el más importante después de Perón, bueno, jamás hubiera pretendido sacar más votos que el general Perón, hubiera sido un atrevimiento de parte mía y no me lo hubieran perdonado, me habrían tratado de heterodoxa.
Pero realmente es un gran orgullo, luego de 8 años de gestión, haber podido tener este respaldo y después de las conflictividades que vivimos. Porque nos tocó perder elecciones, nos tocó vivir conflictos muy graves, enfrentamientos, diferencias, fundamentalmente, como usted señalaba con el sector agropecuario a partir de las famosas retenciones móviles…
Mire lo que son las cosas: hace pocos días, acabamos de poner retenciones móviles a pedido de los productores de biodiesel, que es un sector agroindustrial, por las variaciones, precisamente, de los precios internacionales.
Pero bueno, son etapas superadas, conflictos superados y lo que es importante es que tenemos que aunar esfuerzos. Y con esto no me refiero únicamente a los argentinos, sino a la comunidad internacional para lograr sobrellevar y superar esta crisis que está convirtiéndose decididamente en política.
Pasan de gobiernos, como en el caso de España, del PSOE, y pasan a un gobierno de derechas como podría ser el del señor Rajoy y, bueno, y ninguno puede dar respuestas. Porque el problema no es ni de derechas ni de izquierdas, el problema es de concebir el crecimiento de un país como el único instrumento posible y hacerlo con equidad, con justicia y, fundamentalmente, yo creo, a mí parecer, va a terminar más tarde o más temprano en una gran reestructuración de deuda por parte de los países porque no les va a ser posible hacer frente al pago de tal nivel de endeudamiento, más aún, con programas de austeridad y de ajuste.
Por eso, quería, no solamente hablar de Argentina, sino hablar del mundo. Hablar de Argentina sería como pretender ser lo único en el mundo y no tener ninguna relación de dependencia ni conexidad.
Hoy somos un mundo muy interconectado, muy interdependiente y todo lo que pasa en un lado, de algún modo u otro, repercute en otro lado.
Por eso, el deseo ferviente de que los líderes de los países que estén en graves crisis y que han sido responsables en definitiva sus dirigencias de no haber advertido lo que venía, bueno, encuentren el camino y la solución y estén más dispuestos a escuchar nuevas recetas, nuevos caminos, nuevas estrategias y nuevas políticas.
Me resulta muy difícil que los mismos remedios que causaron la enfermedad, curen al enfermo. Está claro que hay que cambia o de médico o de remedio o de ambas cosas al mismo tiempo.
Muchas gracias y ahora sí, escucho atentamente las preguntas. (APLAUSOS)
PREGUNTA.- Soy Argentina, estudio acá en la Kennedy School, este es un año muy importante para nuestros compañeros estadounidenses pero también para todos los que estamos estudiando en la Escuela de Gobierno, porque son las elecciones de presidente de Estados Unidos. Mi pregunta es cómo cree que puede impactar eso en nuestro país, los resultados.
PRESIDENTA.- ¿Hicieron también elecciones en el Centro de Estudiantes?
ESTUDIANTE.- Sí, exactamente. Mañana muy importante es la votación. Tenemos la segunda vuelta.
PRESIDENTA.- ¿Ah, acá hay segunda vuelta? Como nosotros. ¿Nadie llegó al 50?
ESTUDIANTE.- Nadie llegó al 50, estamos ahí cerca.
PRESIDENTA.- ¿Vos sos candidata o algo?
ESTUDIANTE.- Soy candidata y capaz que tenemos dos presidentas de Argentina en la misma semana.
PRESIDENTA.- Bueno, buena suerte en las elecciones. Qué pregunta, yo no sé qué responder. Es una pregunta comprometida porque temo que alguien diga que me inmiscuyo en política interna. Como presidenta de la República Argentina sinceramente me parece impropio, no porque no me anime a decir algo, los que me conocen saben que me animo a eso y a mucho más, pero no me parece sinceramente apropiado opinar en vísperas electorales. Tengo mi pensamiento y todos se imaginarán cuál es. Yo lo dejo librado a su imaginación, no es que quiera evitar la respuesta, pero creo que corresponde que así lo haga. Si estuviera acá Cristina Fernández de Kirchner senadora, por ejemplo, o sea que represento a un sector político y no a un país, opinaría sin lugar a dudas, pero quien está hablando es Cristina Fernández de Kirchner, presidenta de la República Argentina y representante de los 40 millones, de los que me votaron y de los que no me votaron, de los que me quieren y de los que no me quieren. Así que tengo que pasar la pregunta y esperar el 6 de noviembre.
PREGUNTA.- Soy argentino también. La pregunta es por qué países como Chile, Brasil, Colombia y Perú pueden crecer y generar desarrollo económico sin cepo cambiario, sin inflación, y en la Argentina no podemos lograr lo mismo.
PRESIDENTA.- En realidad el cepo cambiario es un título mediático. Argentina, a diferencia de lo que sucede en Colombia, en Chile o en Brasil es el segundo país en dólares después de Estados Unidos. El estado norteamericano estima que hay entre 1.300 y 1.700 dólares por habitante mientras que Brasil tiene seis dólares por habitante y es la quinta o sexta economía del mundo. O sea, no hay ningún cepo cambiario por otra parte, simplemente el mercado único de cambios tiene aproximadamente 120 rubros para adquirir dólares; el problema que hemos tenido es que durante la última elección en la que yo resulté electa, que fue también doble vuelta; saben que instalamos el sistema de internas abiertas obligatorias y simultáneas para todos los partidos políticos como es aquí en Estados Unidos y tuvieron lugar en agosto; entre agosto, septiembre y octubre, producto de fuertes rumores, intencionados por cierto, difundido por varios medios que decían que luego de mi elección en octubre íbamos a devaluar, se evaporaron del Banco Central, mejor dicho compraron del Banco Central los argentinos 4.768.000.000 de dólares para atesoramiento, es decir para ahorro en dólares, cosa que no sucede ni en Chile ni en Colombia ni en Brasil. En Brasil querés pagar en dólares y no te los aceptan; en Brasil el precio de las casas es en reales y cuando vas a Brasil tenés que ir con reales para poder gastar, lo mismo pasa en Chile y lo mismo pasa en Colombia. Si no se hubieran ido esos 4.768.000.000 de dólares que se fueron entre agosto, septiembre y octubre, simplemente con 900 millones de dólares más hubiéramos podido pagar los 2.300.000.000 del Boden 12 que pagamos y los 3.500.000.000 del cupón del PBI que tenemos que pagar ahora a fin de año y que obviamente contamos con las reservas para poder hacerlo. Se llegó a decir inclusive, ustedes deben recordar, que no íbamos a pagar el Boden 12 tampoco en dólares, que lo íbamos a pagar en pesos; también se decía que ni siquiera íbamos a pagar el Boden 12, todas maniobras especulativas contra el valor de la moneda para beneficiar a un pequeño sector, porque en realidad el sector que compra dólares estadísticamente del 100 por 100 de los argentino es un 12%. Por lo tanto no hay un cepo cambiario, si vos sos importador y necesitás o sos productor y necesitás dólares, en el mercado único de cambios hay más de 120 conceptos por los cuales se puede comprar dólares. Se eliminó el de atesoramiento que permitía a una persona física o jurídica comprar por mes, sin ningún fin de objeto nada más que para ahorrar en dólares, 2 millones de dólares por mes. Esto no sucede en ninguno de los países que vos decís. Es más, ¿vos sabías que en Brasil no se puede hacer depósitos en plazo fijo en dólares? Si vas a Brasil y querés hacer un depósito en dólares a plazo fijo no se permite, en la Argentina si está permitido. Me parece que hay un gran desconocimiento y mucho manejo mediático del tema. Yo creo que deberían por lo menos todos los estudiantes informarse más de todo lo que pasa en estos países. Voy a agregar algo más, voy agregar algo que me comentaba el otro día el Canciller, que había tenido conversaciones con su par colombiano, porque hace un tiempo a esta parte se han descubierto en la Argentina, donde están actuando, algunas bandas que se denominan de los colombianos, ciudadanos colombianos que delinquen en la Argentina. La Cancillería colombiana por supuesto está preocupada por esto porque le hace muy mala imagen al país y han ofrecido colaboración pero nos ha dicho que les llama la atención la gran cantidad de dólares que circula en la Argentina, cosa que no sucede en Colombia, donde es muy estricto y donde cualquier persona que cuente con más de 1000 dólares y pueda tenerlos en efectivo es mal visto porque es visto casi como un narcotraficante. Yo comprendo que la Argentina tiene una fuerte cultura en el tema de los dólares, fundamentalmente a partir del 24 de marzo del 76 cuando se hizo la ley de reforma de entidades financieras, comenzó un proceso de desindustrialización muy grande del país y se puso mucho acento en lo financiero y no en lo productivo, y la etapa de la convertibilidad, los 10 años en los cuales había dólares pero los tenían algunos y durante muy poco tiempo, porque después no tuvieron ni dólares ni pesos. Entonces como yo no quiero volver a repetir estas historias, quiero ser una presidenta sería y responsable que garantice por ejemplo que la Argentina tenga dólares para darles a los importadores para que puedan comprar los insumos básicos que necesitamos para producir desde medicamentos oncológicos hasta todos los insumos que necesita cualquier país para importar; cómo tengo que además pagar la deuda que formaron otros gobiernos, tengo que pagar -acabo de decir- un cupón de 3.500.000.000 de dólares a fin de año, más los Par y Discount, que es deuda que viene ya de los años 90; tenemos deuda de los años 90, de los 80, del 2001, tenemos los Bodenes, en fin, tenemos un menú de deuda, y lo que es curioso, ninguno de esos instrumentos fue generado por el gobierno que es el que está pagando con dólares esas deudas. Obviamente como Presidenta me veo en la obligación de cuidar esas reservas y los argentinos que cuentan con posibilidades obviamente comentaron que no se podía viajar. Todos sabemos que aquí en Estados Unidos y en cualquier país del mundo para viajar es necesario tener una tarjeta, por una razón muy simple, aunque hayas pagado en efectivo el hotel tenés que dejar tu cupón firmado porque sino no te reciben en ningún hotel. Yo creo que hay al lado de esa cultura que se formó de los dólares, y que no culpo a nadie, yo también tenía un plazo fijo en dólares, no estoy culpando a nadie, yo también soy argentina, pero realmente hoy además de ser argentina soy Presidenta de todos los argentinos y tengo que cuidar de todos, de los 40 millones, aún de aquellos que muchas veces sin darse cuenta contribuyen a generar un camino económico o salidas económicas que finalmente terminan impactando en todos. Yo me acuerdo de la época en que todos podían viajar, no todos, un grupo de la sociedad podía viajar porque había otro que fue cayéndose del esquema productivo, los piquetes no nacieron en el 2001, los piquetes nacieron en el 95 en la Patagonia cuando no había trabajo. Entonces hay que tomar en cuenta que todas estas medidas tienen que ver, esta medida fundamentalmente, que no es cepo cambiario, porque cepo cambiario sería algo así como que nadie pudiera utilizar dólares. Y la otra cuestión es que también tiene que ver con la economía en blanco, yo creo que algunos se enojan mucho porque tal vez no puedan justificar de dónde sacan los dólares que tienen o el dinero que tienen, tenemos también un problema grave en eso. O sea, si querés comprar dólares y además no querés decir de dónde sacaste la plata, no querés pagar impuestos y te querés ir afuera, el país va a durar muy poquito con gente así, si los 40 millones quieren hacer esto el país dura muy poquito.
Entonces entiendo por ahí que pueda haber alguno enojado, es imposible contentar a todos, pero mi obligación como presidenta es manejar el país concibiéndolo como un todo y cuidando que funcione para la mayoría de los argentinos. Creo que pueden viajar muy bien, vi un montón de argentinos en Las Vegas alentando a Maravilla Martínez, que me pareció fantástico. Vi también argentinos que están aquí, bueno tú eres argentino, estás acá, problemas de dólares no debés tener. ¿Vos sabés la cantidad de argentino que ni siquiera podrán llegar a la Universidad de La Matanza, nunca? A la Universidad de La Matanza, vos tenés la suerte de estar estudiando en Harvard, ¿te parece que podés hablar de cepo cambiario? ¿No te parece un poco injusto con el resto de los argentinos? Yo creo que es un poco injusto para todos los argentinos, pero bueno, es mi percepción.
PREGUNTA: Me llamo Martín Molina y soy venezolano.
PRESIDENTA.- Venezolano, encuentro venezolanos en todas las universidades. Ya sé, me vas a preguntar de Chávez.
PREGUNTA.- No, no. Mi pregunta es: en vista de los constantes ataques que medios, intelectuales y periodistas específicos, no necesariamente opositores sino críticos, han recibido durante su gobierno, ¿usted cree que existe la pluralidad de ideas y la libertad de expresión en la Argentina?
PRESIDENTA.- Yo creo que nunca hubo tanta libertad de expresión como ahora en la Argentina. En la Argentina nunca podría haber pasado por ejemplo lo que pasó aquí en Estados Unidos, cuando una periodista del New York Times fue presa por no revelar la fuente, cuando denunció que la esposa de un embajador era de la CIA; se la llevaron presa por no revelar la fuente, periodista del New York Times. Esto en mi país no podría haber sucedido jamás. Primero porque está la Constitución que contempla la protección de las fuentes. Segundo porque basta leer cualquier diario o escuchar cualquier canal de televisión, lo que dicen de cualquier dirigente, fundamentalmente de esta Presidenta o de miembros de su gobierno. Y fue esta Presidenta precisamente la que envió al parlamento la ley para precisamente despenalizar a todo aquel periodista que estaba penalizado por calumnias e injurias, o sea si alguien decía algo, se le hacía juicio por calumnias e injurias y resultaba condenado, no solamente podía ser condenado civilmente a resarcir con indemnización sino que además podía ser encarcelado. Esta presidenta envió al parlamento y el parlamento aprobó la despenalización de calumnias e injurias, de modo tal que cualquier periodista pueda decir lo que se le da la gana de quien le venga en gana. De hecho lo hacen todos los días y realmente yo creo que sinceramente, te vi leer la pregunta, seguramente no tenés buena memoria para recordar lo que me querés decir, pero realmente creo que hay mucha libertad en la Argentina, en serio y vos lo sabes.
PREGUNTA: Soy de General Pico, La Pampa. En primer lugar le quería agradecer por estar acá, por esta oportunidad única de hacerle preguntas. Mucha gente en su gobierno o en el Congreso viene hablando mucho de una posible reforma constitucional para que usted pueda ser reelegida por tercera vez, de hecho hubo una protesta en mi opinión grande, no sé qué opina usted, hace poco, entre otras cosas oponiéndose a eso, en Buenos Aires y en todo el país, y la pregunta concreta es -porque usted no se ha expedido sobre el tema- ¿usted quiere ser reelecta o reelegida por tercera vez y quiere reformar la Constitución para eso?
PRESIDENTA.- No se trata de lo que yo quiero sino de lo que debo o puedo. En realidad es una cuestión abstracta porque la Constitución no permite mi reelección como Presidenta, o sea va más allá de lo que yo quiera. En mi país se discuten muchas cosas, se discute si puede haber reelección o no, si hay que reformar la Constitución, si tiene que haber un sistema presidencialista o parlamentarista, si hay que legalizar el aborto, si no hay que legalizarlo, si los jóvenes de 16 años tienen que votar o no votar, si hay que despenalizar o no el consumo de drogas; se discute, en la República Argentina se discute. Pero no es responsabilidad de esta Presidenta una reforma constitucional ni deseo de esta Presidenta una reforma constitucional, porque no depende de mí. Como nunca dependió tampoco de ningún partido, porque salvo en el caso de la reforma del 49, todas la reformas constitucionales, fundamentalmente la del 94, no fue hecha por un solo partido, fue hecha por dos partidos. El peronismo había ganado muy bien las elecciones en el 91 y 93, sin embargo no tenía los 2/3 y necesitó el concurso de otro partido, la Unión Cívica Radical, para lograr la reforma del 93. La Constitución al exigir mayorías agravadas, las dos terceras partes de los miembros, no solamente de los presentes, de cada cámara, ha sido muy sabia. Por eso creo que se quiere instalar una discusión que puede existir en determinados sectores de la sociedad pero no es competencia de esta Presidenta.
PREGUNTA: Gracias, mi nombre es Manuel y soy de El Salvador. En base a su última respuesta, teniendo usted el peso y la estatura política internacional que tiene, ¿cuáles son sus planes una vez que se retire de su cargo en el 2015?
PRESIDENTA.- Después de lo que me pasó en mi vida personal me he acostumbrado a no tener planes. Si vos me hubieras dicho qué podía pasarme a mí como mujer… y te agradezco lo de dirigente con estatura internacional, que me lo diga un salvadoreño, me gusta más que me lo diga un salvadoreño a que me lo diga un argentino, muchas gracias. Pero la verdad que me he acostumbrado a no planificar, porque en realidad yo soy muy creyente y me he convertido en más creyente todavía, y creo que hay una frase que pinta lo que siento verdaderamente y es que “si quieres ver sonreír a Dios cuéntale tus planes”. Lo viví en carne propia, jamás podía haber pensado que me iba a pasar lo que me pasó, y me pasó. Eso me dio una comprensión de la vida, no solamente desde lo personal sino desde lo político, que todos esos grandes planificadores, esos grandes estrategas, esos que dicen va hacer tal cosa, va a hacer tal otra, en realidad, mirá, yo creo que la vida se vive cada día y siento que vivo cada día como si fuera el último, y también que gobierno como si fuera el último, lo hago con toda la intensidad y con toda la fuerza como si fuera la última cosa que tuviera que hacer. Lo aprendí a partir de mi experiencia personal, por eso ya no planifico tanto como lo hacía antes.
PREGUNTA: Muchas gracias señora Presidenta, yo soy de los Estados Unidos pero viví seis años en la Argentina. Entiendo que usted no es economista como dijo pero quiero saber cómo se explica el aumento de su patrimonio de 2 millones de pesos a 79 millones de pesos en ocho años.
PRESIDENTA.- Mirá, en realidad no sé de dónde sacaste esas cifras pero no ha sido así. Ha habido denuncias en mi país acerca de estas cuestiones, no solamente para mí sino para muchísimos otros funcionarios o para otras personas y la verdad que la justicia lo ha determinado. Yo toda la vida he tenido una determinada posición económica que no fue desde que llegara la presidencia, esto lo saben, no sé cuánto tiempo viviste en la Argentina pero todo el mundo sabe que siempre he ejercido la profesión libremente, mi estudio jurídico era uno de los más grandes y realmente puedo dar cuenta de todos y cada uno de mis bienes. De hecho lo hice a través de pericias y de cosas que me he visto obligada a hacer como cualquier ciudadana, que en este caso en nuestro país los funcionarios públicos, es el único país del mundo donde se produce un delito con inversión de la carga de la prueba. No sos economista, yo soy abogada y en cualquier lugar uno es inocente hasta tanto lo declaren culpable. En el único lugar, el único delito que no es así es el de enriquecimiento ilícito en el caso de un funcionario público. Hemos recibido denuncias obviamente de la oposición y también de denunciadores profesionales y nos hemos sometido, como se ha sometido cualquier persona, al veredicto de la Justicia, inclusive con peritaje por parte de 12, 20 ó 30 peritos de la Corte que han pasado por todas las instancias de primera, segunda tercera y cámaras. En fin, pero los números que manejás, informate bien, no son esos.Yo tenía una determinada…, teníamos y tengo una determinada posición económica que ha sido producto de que he trabajado toda mi vida y he sido una muy exitosa abogada, ahora soy una exitosa presidenta también, gracias.
PREGUNTA: Buenas noches, soy colombiano pero vivo en Panamá. Mi pregunta es sobre Paraguay. Usted cómo ve las relaciones bilaterales entre Argentina y Paraguay ahora y cómo ve el futuro de Paraguay en el Mercosur.
PRESIDENTA.- En realidad las relaciones con Paraguay más que bilaterales somos socios del Mercosur con lo cual las decisiones que se toman, más allá de las relaciones que tenemos, compartimos una empresa binacional que es Yacyretá, una obra que terminamos durante nuestra gestión, pero en realidad la cuestión paraguaya es una cuestión que se discutió en el ámbito del Mercosur primero y la UNASUR después y se decidió la suspensión de los derechos políticos sin sanción económica porque se consideró un golpe institucional sobre la figura del presidente Lugo. Con la salvedad que tomamos los presidentes que tomamos esta decisión, el presidente José Mujica, la presidenta Dilma Rousseff y quien les habla, de que ni bien se normalice en la próxima elección la situación institucional del Paraguay va a volver a ser un miembro pleno con todos los derechos políticos. En cuanto a las relaciones bilaterales te puedo asegurar que muchas veces son cuestiones de carácter institucional, si vos vas a Formosa, a Misione, a Corrientes, te vas a dar cuenta que en términos económicos, en términos de vinculación entre Argentina y Paraguay, lo mismo del lado brasilero, no ha cambiado absolutamente nada. En realidad lo que se quiso hacer desde el Mercosur es dar un ejemplo claro de respeto a la cláusula democrática que fue incorporada en Ushuaia y que necesariamente hacer que se respeten y se deban respetar los procesos institucionales. Una parodia de juicio político que se tramita en 24 horas, evidentemente…, yo he estado en un juicio político como presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales, cuando se enjuició a dos miembros de la Corte anterior y duró aproximadamente dos meses, porque hay el debido proceso, el procedimiento de acusación, de defensa, presentación de pruebas de ambas partes, de alegatos, de peritajes, etcétera, todos sabemos que un juicio nunca puede llevarse a cabo en 24 horas. Pero con el pueblo paraguayo no hay ninguna animosidad, hay diferencias con sus autoridades y por eso establecimos que no iba a haber ningún tipo de sanción económica porque precisamente la sanción económica nunca la pagan los gobernantes sino los pueblos.
PREGUNTA: Soy argentino también y me siento muy privilegiado de poder ser uno de los pocos argentinos que pueden hacerle preguntas. Después de ver los poco transparentes índices de inflación, de delincuencia y de pobreza ¿no le parece que sería momento de empezar a hacer una autocrítica y empezar a aceptar un poco distintas opiniones?
PRESIDENTA.- Primero te voy a contestar, porque no se lo contesté a tu anterior compañerito, sobre el tema de que “soy uno de los pocos privilegiados”. Chicos, estamos en Harvard, por favor, esas cosas son para La Matanza, no para Harvard. Esta frasecita, “soy uno de los pocos argentinos privilegiados”. Mirá, será porque están acá en Harvard y no se enteran, yo hablo con millones de argentinos en los 20.000 actos a los que voy, hablo con periodistas en Formosa, en Córdoba, en donde me encuentren y en realidad no sé de dónde han sacado esto de que no hablo realmente, que parezco muda. No es así, habla mucha gente conmigo. ¿A vos te parece que si la gente no hablara conmigo yo hubiera sacado 54% de los votos? ¿Hubieran votado a una muda o alguien con quien nunca hablaron? Son chicos inteligentes, tiene nivel académico, yo creo que no pueden repetir monocordemente lo que escriben dos o tres periodistas que además, a ver, vamos a empezar a hablar un poquito en serio de lo que está pasando en la Argentina en materia de medios de comunicación, que han dejado de ser medios de comunicación para convertirse en medios de oposición. Si quieren hablar de periodismo vamos a hablar en serio de periodismo y de medios de comunicación, y de regulación en materia de medios de comunicación. Ustedes viven en Estados Unidos donde hay una fuerte regulación en materia mediática. Por ejemplo, en Estados Unidos nadie que sea propietario de un medio escrito, el dueño del New York Times o el dueño del Washington Post puede ser titular de licencias de televisión o de audio, mucho menos ser el único dueño de la única fábrica de papel de diario, y además hay un determinado número de licencias que pueden tener en materia de radios, en materia de televisión o en materia de comunicación. Hace tres años exactamente, y esto creo que en la escuela de leyes y la escuela de gobierno es algo muy importante…, les pido ahora a todos ustedes que levanten la mano los que saben si se ha sancionado una nueva ley de medios en la República Argentina. Quiero que levanten un poco más alto la mano para que pueda verlos, deben ser muy poquitos evidentemente. En el año 2009 se sancionó, se van a cumplir tres años de la sanción de la ley de medios que establece que no puede haber más de 24 licencias de cable y un número creo que de cuatro -no recuerdo- de frecuencia abierta. Y realmente hay en la República Argentina una gran controversia porque el monopolio mediático que existe en la Argentina, que no solamente controla la fábrica de papel de diario obtenida durante la dictadura, que además controla muchísimos diarios, se niega a cumplir una ley sancionada por el Congreso desde hace tres años, con medidas cautelares, y finalmente la Corte ha fallado y ha determinado que el 7 diciembre tiene que estar desinvertido porque no se pueden tener 240 licencias de cable y nueve licencias abiertas porque obviamente hay monopolio. Esto se llama la Escuela de Gobierno Kennedy, si hay algo que ha caracterizado a esta sociedad es ser una sociedad con normas muy antimonopólicas y anti trust, de hecho Microsoft, una de las empresas más grandes del mundo, ha sido muchas veces multada por desempeño monopólico. En la República Argentina estas cosas no pasaban, la ley de medios de sancionó además con una participación nunca vista. Como se ve que muchos no la conocen quiero explicarles que es la primera ley que se envía al Congreso luego de realizar un anteproyecto. Yo presenté un anteproyecto, que tampoco fue un anteproyecto que realizara yo, fue una coalición democrática que agrupaba a numerosas organizaciones no gubernamentales, sindicatos, universidades, intelectuales, que formularon un anteproyecto. Este anteproyecto de ley se discutió en más de 25 foros, universidades, sindicatos, a lo largo y a lo ancho del país. Se hicieron inclusiones, modificaciones y finalmente se mandó el proyecto de ley al Parlamento que resultó aprobado por amplias mayorías, que no solamente fueron de mi partido sino también de partidos de la oposición. Establecía determinadas cláusulas de adecuación para precisamente evitar los monopolios, que en realidad es lo peor que le puede pasar a una sociedad, que un solo sector económico…, porque además el periodismo no es ya como lo ejercía Benjamin Franklin o Mariano Moreno a la luz de las velas, hoy son todas empresas económicas. El periodismo que nació fundamentalmente como un ejercicio político luego de los revolucionarios franceses, que uno puede encontrar todavía en París la imprenta donde producían su diario. El periodismo nació precisamente como un instrumento político a partir de la mutación en grandes concentrados, conglomerados económicos, no solamente en nuestro país sino en todas partes, ustedes habrán escuchado del escándalo de Murdoch en Inglaterra. Hay en nuestros días, hablando de libertad y periodismo, no sé si lo sabrán pero hay varios periodistas procesados por la Justicia argentina junto a ex agentes de inteligencia, junto a ex jefes de la SIDE, junto a generales de la nación, que hackeaban, como pasaba con Murdoch, que interceptaban mails y comunicaciones telefónicas y utilizaban esto para presionar vender información. Hay 7, 8, 9 ó 10 personas, entre ellas conocidos y connotados periodistas. Es curioso que no haya llegado una información de esta naturaleza a una universidad tan importante como Harvard, pero se los quiero comentar porque esto ha pasado y creo que debemos tener sensatez. Quería decir que realmente el problema que hoy radica es esto, o sea hay libertad absoluta, tanta libertad hay que existe un monopolio que no acepta la ley y no reconoce la autoridad de aplicación que votó el Congreso y que ha reconocido hasta la propia Corte Suprema de Justicia la Nación. Por eso quería decir esto, para los que no conocían la existencia de esta regulación en la Argentina, que en realidad todavía estamos muy atrasados respecto de lo que es Estados Unidos en materia de libertad de expresión, porque la libertad de expresión la podés ejercer en la medida que puedas tener lugares donde expresarte y que no todos los lugares pertenezcan a un solo medio. También uno lo puede ver cuando aquí ve cómo toman partido determinadas cadenas mediáticas por tal o cual candidato, por tal o cual política del gobierno. Lo cual no está mal, yo no creo en la objetividad del periodismo, creo que el periodismo debe tener opinión, cada uno de nosotros mira el mundo de algún lado, desde alguna ideología, desde determinados intereses. Pero no sos uno de los pocos argentinos, tal vez porque vivís acá en Harvard, obviamente, vas a hablar poco conmigo porque yo a Harvard no vengo, pero te puedo asegurar que hay millones de argentinos que hablan con esta Presidenta constantemente, sería tonto pensar otra cosa, hablo con periodistas, con sindicalistas. Pero lo que pasa es que me parece que periodismo se ha convertido en la Argentina en algo muy autorreferencial. A mí me llama la atención venir a una universidad y estar hablando de eso, no vine a una escuela de periodismo, vine a una escuela de gobierno y yo soy Presidenta, y me llama la atención poderosamente que todo gire en torno a si hablo o no con tal o cual periodista. Realmente me parece, si me permiten, poco académico, esperaba realmente algún otro tipo de análisis o algún otro tipo de preguntas que tuvieran que ver más con el gobierno y con la escuela de gobierno, que creo es el tema lo que los ocupa a todos ustedes. Quedate tranquilo que hablo con un montón de gente. ¿Qué es lo que querías saber, me podés repetir la pregunta?
ESTUDIANTE.- Quería saber si podía empezar a haber una autocrítica y permitir más este tipo de conferencias donde pueda expresarse un poco más claramente con preguntas.
PRESIDENTA.- Yo te digo que mis funcionarios hacen conferencias todos los días, casi todos los días hay un funcionario explicando, desmintiendo y demás. Pero en realidad también llega un momento en que uno dice una cosa, publican otra, en realidad fijate, voy a leer un titular de un diario después de mi discurso del otro día en la en la ONU. Al otro día que yo hablé sobre el tema de AMIA salió un titular de un diario donde dice “fuerte giro de la Presidenta, negociará con Irán por la AMIA”. Yo venía hablando de diálogo con la AMIA en los discursos que do en la ONU en el 2009, en el 2010 y en el 2011, lo que pasa es que el diario el día anterior había puesto otro título, había puesto que yo no iba a hablar con Irán, entonces tuvieron que cambiar el título y poner que yo había girado, en realidad yo venía diciendo exactamente lo mismo. Y la verdad que uno está en la Argentina, habla y por ahí dice blanco, pero no ya en conferencia de prensa, estoy hablando, digo blanco y al otro día sale publicado que la presidenta dijo negro. Y eso se puede verificar totalmente. Yo creo que hay una percepción y una toma de posición respecto de muchas cosas, pero quedate tranquilo porque hablo con todo el mundo. La última conferencia que di creo que fue cuando estuvo Hillary Clinton en la Argentina. Pero estar dando conferencias todos los días no me parece que sea la obligación de la presidenta, yo tengo que gobernar, conferencias dan mis funcionarios. Mis funcionarios hablan todos los días, el ministro del Interior, el ministro de Economía; acabo de ir el viceministro de Economía Axel Kicilloff a responder todas las preguntas sobre presupuesto; el titular de la AFIP da conferencias de prensa permanentemente; el ministro del interior da conferencias de prensa permanentemente; el ministro de Planificación también. Ahora esto me parece que es un latiguillo, una muletilla, yo creo que puede haber muchísimas críticas que hacer, pero me parece que no encuentran el lado por donde quieran criticarme y entonces sea esto, pero sinceramente me llama la atención. No me enoja, te aclaro, porque a esta altura no me enoja, además enojarse hace mal a la salud y te salen arrugas, no vale la pena, paciencia y seguir adelante. Muchas gracias querido. ¿Vos eras de General Pico, La Pampa?
ESTUDIANTE.- No de San Juan Capital.
PRESIDENTA.- Qué bien, cuánta gente del interior del país estudiando en Harvard. Anda bien el país.
PREGUNTA.- Bienvenida a Boston. Soy de Salta Capital. No sé qué título me pondrán los diarios porque es una pregunta que no es picante o lo que ellos quieren que pregunte. No es sobre el pasado sino sobre el presente.
PRESIDENTA.- Sé que hubo muchos mails, y periodistas que estuvieron haciendo las preguntas, pero también esto hace a la libertad, es bueno, somos toda gente grande.
ESTUDIANTE.- En un mundo muy complicado, mis estudios son en negocios, no aquí en Harvard pero respeto mucho esta institución, y me doy cuenta que usted siempre dice que agroalimentos, tecnología y energía son la clave del futuro a largo plazo para el mundo. Siempre pensé que la responsabilidad social debía ser parte de ese conjunto de conceptos, porque la responsabilidad no está en los políticos solamente sino también en los empresarios. Siento parte del G 20 y teniendo conversaciones con otros dirigentes cuál es la posición de usted sobre la importancia de la responsabilidad social hacia el futuro a largo plazo, no de la economía argentina sino de la política en general en el mundo.
PRESIDENTA.- Hablás de la responsabilidad social como un concepto empresarial fundamentalmente.
ESTUDIANTE.- El concepto administrativo.
PRESIDENTA.- Sí, es la responsabilidad social de las empresas, en ser amigables con el medioambiente, en tratar de invertir por ejemplo en proyectos en los pueblos para poder hacer desarrollos alternativos, etcétera. Absolutamente de acuerdo, de hecho creo que es una de las cosas más importantes que se están haciendo en la actualidad pero que sólo de la cosa más importante que se trasciende. Precisamente Bernardo Kliksbergs está trabajando mucho en ese concepto de responsabilidad social empresaria y agregarle un plus a aquellas empresas que tienen en sus envases, en los productos que ofrecen al mercado precisamente una suerte de etiquetas de empresas con responsabilidad social a partir de determinados cánones. Te aclaro que de eso en el G20 mucho no se habla, te estaría mintiendo. En el G 20 hemos intentado por lo menos personalmente he intentado el tema de los paraísos fiscales sin demasiado éxito, he intentado el tema de regulación de transferencia de capitales para que no sean de carácter especulativo e impacten en las economías golpeando el valor de las monedas; he tratado de incluir la infraestructura y fundamentalmente el financiamiento de los sectores más vulnerables como un mecanismo también para la reactivación. Pero realmente el G 20 es un espacio que es bastante nuevo y tiene sus complejidades, pero no se ha hablado demasiado de responsabilidad social. Si se ha hablado en reuniones de empresarios que conforman el G 20; son empresarios que acompañan el G 20, como ahora hay también dirigentes sindicales que acompañan las reuniones del G 20. En el G 20 propiamente dicho no, pero vamos a llevarlo, es buena idea, muchas gracias.
PREGUNTA.- Hace poco el Instituto nacional de estadística en la Argentina hizo una declaración en relación a que en un día un argentino podía comer con seis pesos.
PRESIDENTA.- Ya lo desmentí ayer, hay un artículo que publicó la titular del INDEC aclarando cómo habían tergiversado lo que había salido.
ESTUDIANTE.- Perfecto, entonces cambio la pregunta aprovechando la oportunidad. Habiendo discutido un poco sobre los derechos humanos y lo que le comentó ahorita, yo me pregunto e insisto sobre estas declaraciones. Por qué un ciudadano argentino tiene que tenerle un poquito de miedo a la Presidenta.
PRESIDENTA.- No, esa es otra tergiversación. ¿Qué es lo que dije exactamente? Y someto a que traigan la grabación y la pongan acá. Al contrario, yo dije que los que me tenían que tener un poquito de miedo eran mis funcionarios. ¿Qué hizo Clarín? Editó la frase y puso que tenían que tenerle miedo a Dios y a mí. Yo dije que mis funcionarios tenían que tenerme un poquito de miedo a mí, porque estaba haciendo crítica precisamente -mirá vos, los que me pedían la autocrítica-; yo estaba haciendo crítica de algunas gestiones o de algunas decisiones que no me parecían adecuadas y que hubieran sido mejores otras. No me referí a los ciudadanos, además realmente sería muy tonta si hubiera dicho eso a los ciudadanos. Ni siquiera sería mala, sería tonta. Y no creo que vos creas que yo sea tonta ni mucho menos, me referí específicamente a mis funcionarios cuando dice eso. Te invito a que lo veas completo, te voy a mandar el video completo. Gracias.

ARGENTINA “Como Presidenta me veo en la obligación de cuidar las reservas”, dijo la Jefa de Estado en Harvard

Viernes, 28 de Septiembre de 2012
“Como Presidenta me veo en la obligación de cuidar las reservas”, dijo la Jefa de Estado en Harvard

La presidenta Cristina Fernández brindó una extensa disertación en la Escuela de Gobierno de la Universidad de Harvard, en la ciudad estadounidense de Boston. La mandataria sostuvo que en el mundo ha comenzado “una nueva etapa civilizatoria”, en la que habrá que hacer frente a la crisis global con nuevos instrumentos. Explicó que las restricciones al atesoramiento de dólares se tomaron para contrarrestar la especulación contra la moneda nacional. Remarcó que “nunca como ahora hubo tanta libertad de prensa en Argentina”. ” “No es responsabilidad, ni deseo de esta Presidenta una reforma constitucional”, aseguró.
La presidenta Cristina Fernández sostuvo que la crisis global “ha pasado de ser una crisis económica a convertirse en una crisis de carácter político”. Al respecto, opinó que “ha comenzado una nueva etapa civilizatoria”.
La Jefa de Estado rememoró que “los conflictos durante el siglo XIX y XX fueron entre países de cultura greco-romana”. Pero estimó que en el mundo existen en la actualidad “conflictos más graves”.
“Si uno recuerda 2008, la primera percepción que teníamos de la crisis era que los pobres no habían podido pagar sus hipotecas”, indicó la mandataria. Afirmó que luego se pasó a la etapa en la que se comprobó la existencia de “negociados económicos que fueron implosionando” de parte de los grandes centros económicos.
Cristina Fernández recalcó que en la crisis que se sufre en la Eurozona, “el fuerte endeudamiento de las familias constituye un fuerte freno a la economía”.
Por dicho motivo, consideró que la crisis económica “deviene en una crisis política”.
“Luego de ya mas de 4 años sin encontrar la luz del túnel, cuando una situación económica no encuentra una respuesta, pasa a ser una crisis política”, enfatizó. Y agregó que “las cuestiones económicas siempre fueron resueltas desde una visión política, que dieron un cauce a la situación”.
La situación de los países emergentes
La Presidenta opinó que se está “viviendo una contradicción entre países desarrollados y países emergentes”. Consideró que esa contradicción es “un poco injusta, porque hemos sido los países emergentes los que mantuvimos el crecimiento de la economía mundial durante la última década”.
“A partir de esta crisis, los países emergentes sentimos que ante la imposibilidad de articular nuevas ideas, los países desarrollados tienden a trasladar sus crisis a los países emergentes”, afirmó. Aunque recalcó que los países centrales no se dan cuenta que son “los países emergentes los que podemos reimpulsar el crecimiento económico”, debido a su bajo endeudamiento y a la cantidad de ciudadanos que todavía faltan incluir en materia de consumo.
Además, consideró que las soluciones propuestas por los organismos multilaterales “no están dando resultado”. Indicó que el FMI elogiaba la economía argentina en la época de la convertibilidad. “Yo no soy economista, ni estudié en Harvard, pero me doy cuenta al ver el tamaño de la economía de un país y el otro, que un peso no podía valer un dólar”, afirmó Cristina Fernández. Y agregó que “en la Argentina se tuvo al mejor alumno, a punto tal que el FMI invitaba a sus asambleas a exponer el milagro argentino”.
La recuperación de la Argentina
En otro tramo, la Presidenta destacó la reestructuración de la deuda que llevó adelante el gobierno argentino, que tuvo una aceptación del 94%. “Si uno lleva sus fondos a un banco, que le ofrece un 20%, y el resto paga 2%, tiene que tener claro que hay un riesgo de que ese banco no le devuelva sus fondos”, indicó y afirmó: “Algo muy parecido ocurrió con la Argentina. La postura fue que el riesgo debía ser absorbido por las dos partes”.
Cristina Fernández también destacó la medida de recuperar la administración de los aportes de los trabajadores, desde la cual “el fondo de garantía ha crecido exponencialmente”. “En el momento en que decidimos recuperar el dinero de las AFJP, el 65% de las jubilaciones las pagaba el Estado. Se habían quedado con la crema del negocio”, afirmó. Y resaltó que “Argentina tiene la mayor cobertura de Latinoamerica en materia previsional: 87%”.
Entre otros logros también resaltó la inversión de un 1,2% del PBI destinado a la Asignación Universal por Hijo, el salario mínimo más alto de América Latina, la equiparación de derechos que ha significado el matrimonio igualitario, o el juzgamiento de los responsables de delitos de lesa humanidad.
Nueva etapa civilizatoria
La Jefa de Estado consideró que “como ninguno de nosotros va a querer ponerse chador, debemos comprender que hay gente que sí, porque tiene una cultura y una cosmovisión diferente del mundo”. Al respecto, resaltó que “lo que parecía una primavera árabe para algunos, se convirtió en otoño y casi en invierno”.
La mandataria señaló, de todos modos, que “no se debe hablar de un choque de culturas, tampoco del fin de la historia, pero que sí que esta nueva etapa civilizatoria nos permita a nosotros reformular ideas y teorías”.
Respecto a este nuevo orden mundial, sostuvo: “Somos muy críticos de los organismos de crédito, porque pueden generar conflictividades con otros países”. “Cuando uno ve que en EEUU hipotecan las casas, y la gente se queda en la calle, o sin trabajo; cuando se hace hincapié en solucionar los problemas de los bancos, más que otros problemas más graves de la sociedad, vemos que se está equivocando el camino”, estimó.
Afirmó que en la Argentina cuando se implementó la Asignación Universal por Hijo “no solo nos movió una idea de justicia social, sino también de racionalidad económica”. “Todos los recursos que se vuelcan en los sectores más vulnerables, están activando la economía”, afirmó.
Acerca de la “guerra comercial y de monedas entre los países desarrollados y los emergentes” que se ha establecido, estimó que “debe ser superada sin dobles standards”. Como ejemplo, aseguró que “la República Argentina que ha sido acusada de proteccionista, hace años que no puede ingresar carne a Estados Unidos”, y remarcó que se debe a “barreras para-arancelarias que se dan en los países desarrollados respecto a los países emergentes”.
La crítica a los organismos multilaterales
La Presidenta señaló que “en este mundo sin precios, necesitamos reestablecer instrumentos que no son los que hoy están”. Afirmó que “el FMI no tiene ninguna solución para manejar las finanzas; la OMC tampoco ha logrado concluir la ronda de Doha; y ni que hablar del Consejo de Seguridad”.
Al respecto, la Jefa de Estado destacó que Argentina ocupará un lugar en el Consejo de Seguridad de la ONU, y afirmó que ese organismo “ha permitido que quienes se sientan en forma permanente pueda no cumplir con las resoluciones de Naciones Unidas, como es el caso de Inglaterra respecto a nuestras Islas Malvinas, y sin embargo el resto de los países debe respetar las resoluciones religiosamente”.
Señaló que el mundo bipolar que existía cuando se creó el Consejo de Seguridad ya no existe. “El Consejo de seguridad concebido como un instrumento de equilibrio para la paz mundial, ha perdido su lugar, porque estamos en un mundo distinto, aquel mundo dividido en dos ha terminado y tenemos un mundo diferente”, aseguró.
El pago de la deuda con reservas
Respecto a los dichos de quien la presentó, la Jefa de Estado estimó que “no fue una medida polémica que pagáramos con reservas, fue polemizada por algunos que no queríamos que pagáramos”. “Nos pagaban intereses al 0,8% por tenerlos depositados en Basilea, y si queríamos ir al mercado de capitales, nos querían cobrar al 12 o 13%. Más que polémica es una medida de sensatez económica”, enfatizó.
La mandataria remarcó que “los bonos del corralito fueron pagados completamente por este gobierno. Y seguimos pagando deuda de otros gobiernos, porque este gobierno no ha endeudado a la Argentina”.
En ese sentido, destacó que “se ha producido un desendeudamiento inédito” y aseguró que “hoy la deuda del sector público con el sector privado es del 13% del PBI. Y la deuda en moneda extranjera es del 8%. El resto de la deuda es intra sector público”.
Asimismo, resaltó la decisión de pagar la deuda con el FMI: “El Fondo Monetario significaba la dependencia y la imposibilidad de desarrollar políticas económicas autónomas”. “No estamos en el mejor de los mundos, pero hemos llevado adelante políticas que han mejorado la situación de la mayoría de la población”, aseguró la mandataria.
Elecciones en Estados Unidos
La primera pregunta que le hizo una de las estudiantes de Harvard fue sobre las próximas elecciones en Estados Unidos. La Presidenta consideró que sería “impropio” que opinara sobre el resultado de los comicios.
“Tengo mi pensamiento y todos se imaginarán cual es”, afirmó. Y agregó: “Si estuviera acá Cristina Fernández de Kirchner senadora, opinaría sin lugar a dudas; pero quien está aquí es la presidenta de un país y no puede hacerlo”.
Restricciones al atesoramiento de dólares
Ante otra de las preguntas sobre las restricciones a la compra de dólares, la Jefa de Estado sostuvo que “el cepo cambiario es un título mediático”. Informó que “la Argentina es el segundo país en dólares después de Estados Unidos. Hay 1600 dólares por habitante, mientras que en Brasil hay 6 dólares por habitante”. Además, comentó que “el mercado de cambios tiene 120 rubros para adquirir dólares”.
La mandataria recordó que “entre agosto, septiembre y octubre, producto de rumores provocados por ciertos medios, se fueron del Banco Central 47680 millones de dólares para atesoramiento. Cosa que no ocurre en Chile, en Brasil ni en Colombia”. Aseguró que si no se hubieran fugado esos dólares “hubiéramos podido pagar el Boden 2012 y el cupón de PBI que tenemos que pagar a fin de año”. Y agregó que fue producto de “corridas especulativas contra la moneda argentina”.
Cristina Fernández comentó que solo se eliminó el rubro “de atesoramiento, que permitía a una persona física comprar 2 millones de dólares por mes”. “En Brasil no se permiten hacer depósitos a plazo fijo en dólares, en Argentina sí”, resaltó.
Reconoció que en la Argentina hay “una fuerte cultura del dólar, sobre todo a partir del 24 de marzo de 1976”, reforzado con lo que ocurrió en la década del 90. “Yo quiero ser una presidenta seria y responsable”, afirmó y sostuvo que se debe garantizar que Argentina tenga dólares para los empresarios que compren insumos importados para la producción o para pagar sus compromisos externos.
“Como Presidenta me veo en la obligación de cuidar esas reservas”, enfatizó la Jefa de Estado. “Yo también tuve plazo fijo en dólares, yo soy argentina. Pero soy la presidenta. Y tengo que cuidar de los 40 millones”, remarcó
La mandataria estimó que “hay algunos que se preocupan mucho porque tal vez no puedan demostrar de donde sacaron los dólares”. “Yo entiendo que haya alguno enojado, es imposible contentar a todos. Pero mi tarea como presidenta es preocuparme por los 40 millones”, reiteró.
Libertad de prensa
La Presidenta consideró que “nunca como ahora hubo tanta libertad de prensa en Argentina”. “En Argentina no podría haber pasado lo que pasó en EEUU que una periodista fue presa por no revelar la fuente”, sostuvo. Y agregó que fue ella misma quien “envió al parlamento la ley para despenalizar a todo aquel periodista que estuviera procesado por calumnias e injurias”.
Una eventual reforma de la Constitución
En respuesta a un estudiante que le consultó si pretendía ser reelecta en 2015, la Jefa de Estado fue tajante: “La Constitución no permite mi reelección”, enfatizó.
“No es deseo de esta presidenta una reforma constitucional, porque no depende de mí, ni depende de ningún partido”, aseguró. Al respecto, recordó que “la Constitución exige mayorías agravadas de los miembros de cada cámara” y que en los casos en que se reformó la Constitución se requirió de un acuerdo entre distintos partidos. Por último, consideró que “se quiere instalar una discusión que no depende de esta Presidenta”.
Patrimonio personal
En otra de las respuestas, la Presidenta indicó que “ha habido denuncias en mi país” sobre el incremento de su patrimonio personal. “Yo toda la vida he tenido una determinada posición económica, puedo dar cuenta de todos y cada uno de mis bienes”, aseguró.
Al respecto, afirmó que su declaración jurada ha sido “sometida a peritajes, por parte de peritos de la Corte Suprema”. “Yo tenía determinada posición económica, debido a que era una exitosa abogada y ahora soy una exitosa Presidenta”, agregó.
La situación en Paraguay
Consultada sobre la situación política en Paraguay, la Jefa de Estado afirmó que la cuestión “fue discutida primero en el Mercosur y luego en Unasur”. Ni bien se normalice en la próxima elección va a volver a ser miembro pleno del Mercosur con los mismos derechos políticos”, aseveró.
Explicó que el que destituyó al ex presidente Fernando Lugo ha sido “una parodia de juicio político que duró dos horas”. “Yo he sido miembro de una comisión de juicio político contra un juez de la Corte que duró dos meses”, comparó.
La mandataria remarcó que “contra el pueblo paraguayo no hay ninguna animosidad, hay diferencias con sus autoridades”. “Por eso hemos decidido que no haya ninguna sanción económica”, agregó.
Declaraciones a la prensa
En respuesta a un alumno que dijo ser uno de los pocos que puede hablar con ella, la Presidenta afirmó: “Yo hablo con millones de argentinos, en los 20 mil actos a los que voy. Hablo con periodistas en Formosa, en Córdoba, a todos lados donde voy”. Estimó que la crítica radica en que en Argentina algunos medios “han dejado de ser medios de comunicación para ser medios de oposición”.
Al respecto, resaltó que “en Estados Unidos hay una fuerte regulación en materia de comunicación. Un dueño de un medio escrito no puede ser dueño de un medio televisivo”.
En ese sentido, destacó que en Argentina se “van a cumplir tres años de la sanción de la ley de medios” El monopolio mediático que existe en Argentina, que controla la fabricación de papel de diario adquirida durante la dictadura, que tiene 260 licencias, se niega a cumplir con la ley”, remarcó.
Asimismo, informó que en el país hay “periodistas procesados, junto a agentes de la SIDE” por hackear cuentas de funcionarios. “Hay una libertad absoluta; tal libertad hay que hay un monopolio que no reconoce la ley”, remarcó.
Por otra parte, explicó que los funcionarios de su gobierno “hacen conferencias casi todos los días”. “También en el momento en que uno dice una cosa, publican otra”, apuntó la mandataria y puso como ejemplo el titular de un diario sobre su discurso en la ONU y su anuncio de negociación con Irán por la causa AMIA.
“En Agentina uno dice blanco, y al otro día sale publicado “la presidenta dice negro””, enfatizó. Y consideró: “Estar dando conferencias todos los días, no creo que sea la función de una presidenta, yo tengo que gobernar”. “Me parece un latiguillo, una muletilla, parece que no encuentran el lugar por donde criticarme”, agregó.
En ese mismo sentido, en la última respuesta, dijo que sus declaraciones sobre quienes le debían tener miedo habían sido tergiversadas. “Lo que yo hice fue decir que los que tenían que tenerme miedo eran mis funcionarios”, comentó. Señaló que “Clarín editó que la Presidenta dijo que tenían que tener miedo a Dios y a mí”. “No lo dije por los ciudadanos. Además de mala, sería muy tonta si dijera eso”, agregó.

ARGENTINA Cristina Fernández se reunió con el CEO de Exxon

Jueves, 27 de Septiembre de 2012
Cristina Fernández se reunió con el CEO de Exxon

La presidenta Cristina Fernández mantuvo esta tarde una reunión con el CEO de Exxon Mobil, Rex Tillerson, en el hotel Mandarin Oriental de Nueva York.
La reunión se llevó a cabo en el hotel Mandarin Oriental desde las 16.30 hora local (17.30 de Argentina) y la Presidenta estuvo acompañada por el embajador Jorge Argüello y los secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini y de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro.
Tras la audiencia, la Jefa de Estado se trasladará a Boston, para encabezar una conferencia en la Universidad de Harvard.
Cristina Fernández llegará a la universidad a las 19.30 hora local (20.30 de Argentina) y tras su exposición, asistirá a una recepción que ofrecerán las autoridades de esa alta casa de estudios.

ARGENTINA La Jefa de Estado visitó la sede del BID en Washington

Miércoles, 26 de Septiembre de 2012
La Jefa de Estado visitó la sede del BID en Washington

La presidenta Cristina Fernández visitó hoy la sede del Banco Interamericano de Desarrollo, en la capital estadounidense, donde fue recibida por el titular del organismo, el colombiano Luis Moreno. En la ocasión se anunció el otorgamiento de un crédito de 150 millones de dólares a la Argentina para combatir enfermedades no transmisibles.
La presidenta Cristina Fernández se reunió esta tarde con el directorio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), encabezado por su titular, Luis Moreno, en la ciudad estadounidense de Washington.
Al término del encuentro, la Jefa de Estado anunció a la prensa que la entidad otorgó a la Argentina “un crédito de 150 millones de dólares” para combatir “enfermedades no transmisibles”. “Tuvimos un encuentro muy amable con todo el directorio del BID”, señaló la mandataria, al tiempo que comentó que se analizó “lo que está pasando Argentina” y la preocupaciones de la Presidenta “por la crisis global”.
Asimismo, Cristina Fernández agradeció a Moreno “su constante predisposición hacia nuestro país”.
La Presidenta consideró que “el mundo ha cambiado y han comenzado a darse cuenta unos cuantos. Hay debates sobre el mundo que viene, que no sé si será mejor o peor, espero que sea mejor, pero es un mundo muy complejo, multipolar, con una realidad económica complicada, que puede traer complicaciones políticas”.
“Esperemos que todos tengan el buen tino y tener la amplitud mental para aceptar las diversidades y para luchar en conjunto por mayor inclusión social y mayor justicia para todas las economías”, concluyó.

ARGENTINA Inauguración de la Cátedra Argentina en la Universidad de Georgetown: Conferencia de la Presidenta de la Nación

Inauguración de la Cátedra Argentina en la Universidad de Georgetown: Conferencia de la Presidenta de la Nación
DISCURSO DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER, EN EL ACTO DE INAUGURACIÓN DE LA CÁTEDRA ARGENTINA, DE LA ESCUELA DE POLÍTICA EXTERIOR-CENTRO DE ESTUDIOS LATINOAMERICANOS, EN LA UNIVERSIDAD DE GEORGETOWN, WASHINGTON, ESTADOS UNIDOS
Muy buenos días a todos y a todas.
Estudiantes, catedráticos y argentinos que hoy nos acompañan en este espacio de creación de la Cátedra Argentina que, realmente, fue para mí una sorpresa cuando nuestro Embajador nos anunció que se inauguraría en la Universidad de Georgetown una universidad en la que yo he tenido el gusto de venir a exponer hace unos cuantos años, creo que vine a un seminario invitada sobre medios de comunicación y campañas políticas.
Esta es la segunda oportunidad en que expongo aquí en Georgetown, pero realmente lo que me movilizó mucho fue la creación de una cátedra argentina que, dicho sea de paso, no es solventada en absoluto por el Estado argentino, sino que al contrario, es parte de la contribución que particulares han hecho a la creación de ese espacio.
Agradecemos también a la Universidad el interés por conocer parte de la realidad latinoamericana, parte de la realidad de América del Sur que también es parte argentina.
Y esto tiene que ver con lo que…Yo charlaba hace unos años con el entonces titular de la Universidad de Columbia, cuando intercambiando opiniones decíamos que Estados Unidos, luego de la caída del Muro de Berlín, cuando finalizó el período de la Guerra Fría, hasta ese momento había en todas sus universidades y no solamente en sus universidades, sino en todas sus instituciones, think tank, espacios muy importantes tendientes a conocer la realidad de todos y cada uno de los países porque, obviamente, era una potencia importante que en el marco de la Guerra Fría disputaba espacios con el otro gigante de la posguerra que era la Unión Soviética y, por lo tanto, había prestado una especial atención a todo lo que sucedía en el mundo.
Charlando con el presidente de la Universidad de Columbia y luego de la caída del Muro de Berlín, él decía y yo asentía con él, que observaba con preocupación un cierto retraimiento de Norteamérica hacia adentro, especialmente como que a muchos norteamericanos, inclusive catedráticos o académicos, se habían vuelto hacia adentro y que ya no les interesaba tanto lo que pasaba afuera, sino fundamentalmente, lo que pasaba adentro de los Estados Unidos. Yo dije, “bueno, la verdad que es una mala noticia, tanto tiempo pelear para ser primer país del mundo y luego no interesarse por lo que pasa en el mundo, realmente no es bueno”.
Por eso saludé con tanta alegría la creación de esta Cátedra Argentina que permitirá poder acceder a intercambio de opiniones que nos permitan conocer qué es la República Argentina y cuál es su rol en la región.
En principio, me parece que para entender a la Argentina, bueno es hacer una suerte de paralelismo o una teoría de diferencias y similitudes con el propio país en el cual estamos: Estados Unidos. Sobre todo, porque tenemos regímenes constitucionales sumamente parecidos, para ser más exactos la Constitución argentina es una copia de la Constitución de los Estados Unidos, a fuer de ser sinceros no fuimos nada originales, copiamos la Constitución de los Estados Unidos y luego se hicieron algunas modificaciones pero que no difieren sustancialmente en cuanto a la forma de gobierno, un sistema presidencialista, con control parlamentario a través de dos Cámaras, con una Corte independiente, esa fue la Constitución.
Pero en realidad, me gustaría comparar los 200 años de nuestra historia con los un poquito más de los 200 años de la historia de Estados Unidos, porque muchos se preguntarán cómo puede ser que Argentina, un país octavo en materia de espacio territorial, con innumerables recursos naturales, riquezas, con recursos humanos altísimamente calificados, haya tenido tantas crisis recurrentes. Y a mí me gusta con esto, hacer una similitud con la historia de los Estados Unidos.
Yo creo que ambos países nacimos como colonias: unos, colonia del Imperio Británico, otros, colonia del Imperio Español. Nuestro desarrollo e independencia fue un poquito antes el de Estados Unidos, pero en términos históricos fue prácticamente en la misma etapa, en un mundo imbuido de los ideales libertarios, de democracia y de independencia de las colonias, de autonomía de las sociedades, etcétera, etcétera.
¿Qué fue lo que realmente no permitió que, por ejemplo, Argentina, que supo ser durante la década de los años 50 primera economía latinoamericana, primer PBI latinoamericano, haya tenido tantos problemas en su historia?
Bueno creo que se debe a cosas propias, a errores propios, a concepciones que pasaron en nuestro país y también a interacciones que hubo en América en general, también de parte de Estados Unidos en su rol de potencia mundial y también con un preponderante en América latina.
Yo marco un punto de inflexión que fue, para que ustedes comprendan, la Guerra de Secesión aquí en los Estados Unidos y lo que fue, por ejemplo, la Batalla de Caseros en mi país, la República Argentina.
Ustedes se preguntarán qué fue la Batalla de Caseros. Bueno, en la Batalla de Caseros resultó derrotado un proyecto de país, incipiente que luchaba por agregar valor a sus productos, por industrializar sus productos, sus productos salían prácticamente como materia prima sin ningún valor agregado hacia Inglaterra donde se agregaba valor y, por lo tanto, éramos meramente productores de materias primas y de commodities.
Todo esto comenzó a cambiar a partir de la llegada al gobierno de una serie de hombres y mujeres, tal vez la figura más representativa –yo sé que esto va a causar polémicas a mi país pero estoy acostumbrada y además las polémicas son buenas, hacen bien a lo académico, para venir a decir cosas que estén todos de acuerdo la verdad es muy aburrido- fue Rosas con sus oscuros y sus claros, porque no hay hombre en la historia que historia que no tenga claros y oscuros, el único que no tiene claros y oscuros es Dios y está en el cielo, no puedo hacer política acá terrenal con los hombres, lo cierto es que él y otros hombres creían necesario agregar valor a nuestros productos, a nuestros cueros, que no fueran cueros crudos a Estados Unidos para ser devueltos en botas, en talabartería, en lo que era la industria. La carne, por ejemplo, se exportaba ganado en pie a Inglaterra, ellos querían, obviamente, salarla en la Argentina, tratar los cueros en la Argentina, etcétera, etcétera.
¿Qué tiene que ver esto con la Guerra de Secesión dirán ustedes? Y muy simple: más de la anécdota de la Cabaña del Tío Tom, en la cual en la cual le contaron al mundo que, en realidad, la gran lucha era para liberar de la esclavitud, que fue algo muy importante, pero fíjense ustedes, cuando libera Estados Unidos de la esclavitud y la Argentina también fue una de las primeras medidas cuando fue…de 1810, en 1813 liberan a los esclavos, en realidad, la Guerra de Secesión tuvo como escenario una discusión de modelo de país en los Estados Unidos claramente: el sur, de los que plantaban algodón, que sostenían la esclavitud, que querían ser un país exportador de materias primas, tener mano de obra barata, por eso los esclavos, y el norte, el de Lincoln, el del general Washington, que querían a los negros trabajando en las fábricas, agregándole valor al algodón que cultivaban en el sur y además, con suelos que les permitieran comprar las camisetas o camisas o ropa y desarrollar un fuerte mercado interno, una industria. Un país que no solamente produjera recursos, que los tienen y también en mucho aquí en Estados Unidos, sino que además agregara valor a sus productores.
Bueno, aquí venció el general Washington y no el general Lee y allá en mi país, no les voy a decir el nombre del general que venció porque seguramente si no mañana hay polémicas, pero venció el homónimo, digamos, del general Lee, de los que querían realmente ser una perla en el entonces Imperio Británico que era el imperio que manejaba la épocas y seguir siendo productores de materias primas, con altibajos, con adelantos, con interregnos, con la irrupción del voto popular, en 1912, por la Ley Sáenz Peña, de gobiernos populares, como el radical don Hipólito Yrigoyen, que también tuvo una política nacional en materia de Relaciones Exteriores, que incorporó a grandes sectores de la clase media, con el fenómeno de la inmigración europea de fines del siglo XIX y principios del siglo XX…
Bueno, quien les habla, es nieta de inmigrantes españoles. De mis cuatro abuelos, tres son españoles y mi esposo, el ex presidente Kirchner, también, de sus cuatro abuelos, dos…Bueno, él era enteramente…Yo tenía algo que ver con la historia de Argentina porque venía de los gallegos, pero en realidad, él venía de muy Europa, de los alemanes, de los suizos y de los croatas.
Esta es la Argentina, una Argentina muy diversa, una Argentina con un conglomerado muy cosmopolita, porque tiene una fuerte base de inmigración, lo que fue la segunda…y hoy es la tercera inmigración que es inmigración latinoamericana, uruguayos, paraguayos, bolivianos que constituyen también gran parte de la mano de obra de nuestro país.
Muchos economistas han definido las idas y los vaivenes de la Argentina como el “stop and go” de la economía. Yo, en realidad, los he definido como puntos de inflexión y una lucha permanente entre dos modelos de país: entre un modelo de país que quería ser y hacer lo que, por ejemplo, hace Estados Unidos o hacía Estados Unidos, ahora con la maquila y la manufactura en el exterior también ese es otro tema en Estados Unidos, pero por lo menos, hasta hace muy poco tiempo, Estados Unidos era una gran potencia industrial caracterizada por obreros con muy buenos salarios que permitían el sueño americano de que un obrero pudiera llegar a ser presidente y, además, una “american way of life” y esto, en definitiva también, fue una puja permanente en la Argentina.
Otro hito en la Argentina, es la irrupción –y esto no es porque yo sea peronista, que, por supuesto, todos saben que pertenezco a ese partido político-, pero otro momento, otro hito también en la historia de Argentina, es la aparición del peronismo.
Algunos creen que apareció el general Perón; yo creo que el general Perón aparece producto de la historia, producto de lo que sucede en la Argentina cuando comienza un período de sustitución de importaciones que comienza con la Primera Guerra Mundial y que se acentúa con la Segunda Guerra Mundial, donde la Argentina, producto de que el mundo estaba en guerra, comienza a sustituir importaciones, a desarrollar una fuerte industria que la convierte, les decía yo en los años 50, en el primer PBI de Latinoamérica donde desarrollamos los primeros aviones a propulsión. Fueron desarrollados en la República Argentina donde comenzó a desarrollarse fuertemente la industria automotriz y los ferrocarriles, donde tuvimos una potente marina mercante, donde se desarrolló un movimiento obrero con alto grado de sindicalización, lo que nos permitió tener la mejor distribución y aún hoy, tener la mejor distribución del ingreso en toda Latinoamérica.
Bueno, y ahí aparece también Estados Unidos, ya interactuando, no solamente con la Argentina, sino con la región, en especial, con el peronismo a través de la figura del embajador legendario, Spruille Braden, embajador americano que se opuso fuertemente a la candidatura del presidente Perón, encabezaba las marchas de la oposición.
Sí, esas cosas pasaban en el pasado. Hoy, por lo menos, si se hacen, se hacen más disimuladamente. Pero en aquella época, era…
Hay un chiste que circula en todos lados y nadie puede sentirse ofendido: dicen que el único lugar de América donde no hay golpes, es en Estados Unidos y eso es por qué, porque no hay ningún embajador americano y, entonces, no puede haber golpes.
Pero, realmente, la figura del embajador americano Spruille Braden, encabezando las marchas de la oposición contra Perón, bueno, fueron un hito, un hito que también marcó un cierto grado en la sociedad de mucha prevención hacia el intervencionismo. Intervencionismo de Estados Unidos, que por cierto, no solamente se produce en Argentina, sino que se produce cada vez fuerte en toda la región.
Recordemos que en el año 30, cae el Imperio Británico, se declara la inconvertibilidad de la libra y comienza a surgir muy claramente, luego de la Segunda Guerra Mundial, como potencia hegemónica sin lugar a dudas, Estados Unidos, Norteamérica, y se consolida el otro gran gigante, el Oso Ruso, desatándose lo que durante muchos fue el mundo bipolar, la Guerra Fría.
América latina, Argentina, Chile, Uruguay, Brasil, fueron un escenario muy fuerte de esta Guerra Fría a través de dictaduras militares y a través de lo que se denominó la Doctrina de Seguridad Nacional.
De hecho, fuertes denuncias en ese sentido, también quiero reconocer, justo es hacerlo, que en el golpe más sangriento que se recuerde, mucho más terrible también que del de Pinochet, por la cantidad de víctimas, si es que puede hacerse un inventario de las víctimas, debemos recordar sí, y quiero hacer hincapié en esto, la figura del presidente Carter, Jimmy Carter, quien junto a su secretario de derechos humanos, tuvo un rol muy preponderante en intervenir muy activamente en lo que eran las violaciones a los derechos humanos que se producían en ese momento en mí país, logrando la liberación de algunos argentinos que, de no haber sido por Jimmy Carter, hubieran muerto. El caso, voy a nombrarlo porque es el padre de nuestro Canciller, que era periodista, Jacobo Timerman, quien no solamente estuvo preso y fue torturado, sino que precisamente por la intermediación del presidente Jimmy Carter y la presión que ejerció la comunidad judía aquí en Estados Unidos, logró ser liberado, sino, hubiera sido un detenido desaparecido más.
Por eso yo hablo de los claros y de los oscuros. Y también, de las buenas relaciones que en ese momento tenía también la dictadura por esto de algunos partidos de izquierda que también olvidan las cosas que pasaron. La buenas relaciones que tuvo la dictadura argentina con Rusia, por ejemplo, porque la dictadura argentina fue la única que no respetó el embargo cerealero que Estados Unidos había decretado sobre la Unión Soviética. Por eso, en el mundo los partidos comunistas criticaban mucho más a la dictadura de Pinochet que a la dictadura de Videla.
Esto es un poco para desmitificar y desangelizar las posiciones en política y lo que realmente es la real “politic”.
Pero el 24 de marzo de 1976, donde prácticamente la Argentina había llegado a una distribución del ingreso, entre capital y trabajo, cercana al “fifty-fifty”, algo que siempre hemos enarbolado como una bandera muy importante para el peronismo, nosotros no practicamos el antagonismo entre capital y trabajo, sino la articulación y la conciliación entre capital y trabajo y la distribución equitativa del PBI en 50 por ciento para los trabajadores y 50 por ciento para el capital, lo cierto es que cuando se produce el golpe del 24 de marzo de 1976, la Argentina estaba muy cerca de este “fifty-fifty”, la deuda externa llegaba a poco menos o poco más de 5.000 millones de dólares y realmente, más allá de los problemas que había de violencia, que eran comunes al mundo y comunes a la región, lo cierto es que comienza un período de decadencia, de desindustrialización que no paró realmente y que llevó finalmente a implosionar en el año 2001.
Para que ustedes tengan una idea, había una propaganda durante la dictadura que era un señor que se sentaba en una silla que decía “hecha en la Argentina”, “made in Argentina”, y la silla se rompía; se sentaba en una que decía “made in China” o “made in USA” o “made in Germany” y la silla era buena y resistente.
Yo esto lo conté una vez en Alemania. Los alemanes nos miraban con los ojos así porque no podían creer que en un país alguien hiciera propaganda en contra de productos producidos por su propio país y favoreciera la venta de productos producidos por otros países. Por una razón muy fundamental, no por una cuestión de patrioterismo o xenofobia, sino simplemente porque sabemos que es trabajo que no van a tener nuestros compatriotas, ni inversiones que van a poder hacer nuestros empresarios y estamos importando trabajando y generando hambre y miseria. Pero esta es la realidad.
Luego vino la década del 80, a la que muchos llaman la “década perdida”, no solamente para la Argentina, sino para toda la América latina. Alguien hablaba el otro día de los Bonos Brady. Yo creo que fue perdida para algunos, para los que estábamos en América latina; para los que estaban en el norte y recibían los Bonos Brady, fue de ganancia total y absoluta.
Así que, habría que definir esto de la “década perdida” para quiénes fue perdida: fue perdida para nuestras sociedades, sin lugar a dudas, que tuvieron que hacerse cargo de la crisis de transferencia de capitales que había en el mundo en ese momento producto del precio del petróleo. Vamos a decirlo con todas las letras.
Luego vino la década del 90, donde imperaba el Consenso de Washington. El Consenso de Washington, que relegaba al Estado como algo molesto, como algo que le molestaba a la producción, a la economía, como algo que debía ser de lado, desregulaba, pero desregulaba a medias, porque en realidad, todos sabemos que siempre hay regulación: o regula el Estado o regula el mercado, pero es mentira que haya una economía desregulada. Reglas, siempre existen. Las puede fijar el Estado, un Poder Ejecutivo, las puede fijar un Poder Legislativo, las puede fijar una sentencia o un fallo de la Corte, y si no la fijan los poderes instituidos del Estado y la democracia, las termina seguramente fijando la economía a través de las reglas propias que impone porque, obviamente, el usuario, el consumidor, el trabajador no está en condiciones de imponer reglas ni a bancos ni a empresas ni a grandes inversores ni a grandes conglomerados económicos o mediáticos.
Esta década del 90, además, se caracteriza por la aparición de una teoría de un argentino, que no es de Georgetown el argentino, no da clases aquí, da clases en Harvard, mañana voy a Harvard, donde se establece la “teoría de convertibilidad”.
¿Qué es la “teoría de la convertibilidad”? La “teoría de la convertibilidad” es que un peso es igual a un dólar. Dicho así, ustedes me dicen “a esta mujer qué le pasa, qué está diciendo, cómo que un peso argentino es igual a un dólar”. Si la unidad monetaria –no sé si habrá estudiantes de Economía, seguramente que sí- de un país expresa el tamaño y el peso de una economía, está claro que un peso nunca puede ser igual a un dólar. Baste mirar nada más la economía y el tamaño de la Argentina y, por otro lado, el tamaño y el peso de quien constituye o constituía hasta hace muy poco tiempo, entre el 25 o el 30 por ciento del PBI a nivel mundial, desarrollo tecnológico, poderío militar, económico, financiero para ver que estábamos ante una economía ficcional.
Pero esta economía ficcional, ¿cómo se sostuvo? Se sostuvo con la venta de todos los activos, eléctricos, petróleo, gas, se privatizó absolutamente todo. El único país en Latinoamérica que privatizó sus fuentes energéticas, su petróleo y su gas. Ni siquiera Pinochet lo hizo, ni siquiera los militares lo hicieron en Argentina. Pinochet mantuvo no solamente CODELCO, sino que aseguró para las Fuerzas Armadas una porción para armamentos.
Sin embargo, en la Argentina, el período de privatizaciones fue sobre todo, inclusive también sobre las telefónicas que, en realidad, debían haber sido concesiones y ni siquiera fue eso, se transfirió lisa y llanamente, la propiedad de las líneas telefónicas, la línea aérea de bandera, la empresa petrolera YPF, que fue fundada por el presidente Hipólito Yrigoyen y liderada emblemáticamente por el general Mosconi, un militar también al frente de ella.
Y todo esto fue sosteniendo la venta de estos activos más el endeudamiento. La Argentina cuando implosiona en año 2001, porque se sigue sosteniendo el régimen de la convertibilidad durante el gobierno que sobrevino al ex presidente Menem, el gobierno de la Alianza, implosiona porque, bueno, llegó a tener una deuda en relación a su PBI del 160 por ciento.
Este fenómeno que hoy observamos en algunos países de la Eurozona, con una relación entre PBI y deuda monstruosa, se dio en la República Argentina en términos que realmente provocaron el default más grande del que se tenga memoria en el año 2001 y que provocó que a millones de argentinos les fueran tomados sus ahorros en pesos, en dólares, en lo que tenían porque los bancos no los devolvieron, se emitieron bonos, hubo un 25 por ciento de desocupación, quebraron empresas.
Yo me acuerdo que era senadora y salía muy tarde por la noche del Senado para ir a mi casa y pasaba todas las noches por el Consulado de España, por allí vi afuera una bandera española, y pasaba por el Consulado de España y había colas que daban la vuelta y vuelta porque se iban del país. De hecho se fueron miles y miles de argentinos a España y a otros lugares en busca de otros horizontes.
El Fondo Monetario, que durante toda la década del 90 había exhibido al gobierno argentino como un modelo, a punto tal que lo invitaba a sus asambleas anuales para dar conferencias, como la que yo estoy dando ahora aquí, lo invitaban al Fondo Monetario, le suelta la mano a la Argentina no sin antes retirar las posiciones de todos los bancos a través de dos operaciones que fueron, una, el megacanje y, el otra, el blindaje. ¿Qué fueron esas dos cosas? Fueron dos formidables asientos contables de presuntos préstamos que los bancos daban a la Argentina de 30.000 millones de dólares o 10.000 millones de dólares o 20.000 millones de dólares que en realidad nunca ingresaron a la Argentina sino que simplemente servían para que quienes habían colocada dólares en la Argentina, a una tasa anual del 16 por ciento, cuando en el mundo se pagaba solamente el 2, pudieran retirarse.
Si uno lee los diarios, tres meses, un mes, diez o quince días antes de ese fatídico 19 y 20 diciembre, que además de caer la Argentina, murieron más de 30 argentinos por la brutal y feroz represión que se dio en varios lugares de mi país, si uno pudiera mirar las crónicas de esa época, todos los diarios decían que todo estaba bien y que todo estaba maravilloso porque todo estaba asegurado a través del blindaje y del megacanje.
Cualquier similitud de esto que estoy explicando con lo que se está viendo con los rescates que se pretenden de otros países en la Eurozona, es, como dicen en las películas, mera coincidencia. Pero la verdad, que yo lo veo muy parecido, desgraciadamente para los hermanos de la Eurozona y no solamente desgraciadamente desde lo sentimental. Debemos recordar que el 24 por ciento de las reservas de los Bancos Centrales de todo el mundo, están expresadas en euros y el 60 por ciento en dólares, pero el 24 por ciento en euros, por lo cual, el sostenimiento del euro, no es solamente una cuestión de sensibilidad o sensatez, sino fundamentalmente también, de intereses económicos.
En este estado de cosas y con una Argentina devastada, pero devastada no solamente política y económicamente, alguien puede tener problemas económicos pero tener la esperanza y la certeza de que puede salir. Había una gran desesperanza y una cultura instalada de que todo lo de afuera era mucho mejor que lo nuestro y que realmente los argentinos no servíamos para nada y que bueno, en Ezeiza había un gran cartel –Eduardo Eurnekián lo debe recordar- que decía, porque es el concesionario de Aeropuertos 2000, el último que se va, ya que apague la luz.
Nosotros hicimos un gran afiche en la campaña para Kirchner presidente, diciéndoles “No te vayas que viene Kirchner de presidente”.
Y la verdad que el cambio que ha experimentado el país a partir del proceso iniciado el 25 de mayo de 2003, en todos los ámbitos…Voy a empezar por uno de los que constituyen los pilares fundamentales de nuestras políticas: derechos humanos.
Al momento de asumir Néstor Kirchner en la presidencia, era prácticamente un hecho que se estaba a punto de decretar la constitucionalidad de las leyes de Obediencia Debida y de Punto Final, que eran nada más ni nada menos que uno de los poderes del Estado legitimara la apertura, la desaparición, el asesinato, el terrorismo de Estado, en definitiva.
Hoy, Argentina, con los jueces de la Constitución, en el marco de la Constitución es un ejemplo en el mundo en materia de ejercicio y respeto de los derechos humanos y de juzgamiento de aquellos que fueron responsables de las atrocidades que se cometieron durante la dictadura. Todo en el marco de las leyes, con todas las defensas, garantías y derechos que no damos alegremente, sino que les corresponde a cual ciudadano, aún al que más haya delinquido en el marco de la Constitución y creo de valores occidentales que nos son comunes a todos los países.
En materia económica, reestructuramos la deuda. Una parte fue reestructurada en el año 2005, durante la gestión del presidente Kirchner, y la segunda parte, alcanzando casi el 94 por ciento del total de la reestructuración, fue hecha durante mi gestión. Basada esencialmente en un criterio: si alguien pone en un banco dólares y le pagan 16 por ciento mientras en el resto del mundo en todos los bancos pagan el 2 por ciento, está claro que está en el marco de la más estricta doctrina capitalista expuesto al riesgo de que ese señor no le devuelva el dinero. Si no, recordemos a Madoc aquí en Estados Unidos, que podría ser un ejemplo también aproximado, pero para que ustedes puedan entender cuál es el criterio que se utilizó para la reestructuración de la deuda. Fue, precisamente, la de que tanto los que habían puesto en el país, sabiendo que era una suma imposible de devolver, y también el país se hiciera cargo y juntos compartieran ese riesgo que se había asumido.
De cualquier manera, Argentina devolvió mucho más que ENRON a sus accionistas. La compañía americana ENRON, de cada 100 dólares, creo que devolvió 1 dólar o algo menos; nosotros, de cada 100 dólares, devolvimos aproximadamente 25 o 30 dólares. Con lo cual, en realidad…y estamos pagando puntualmente. Con una diferencia: sin acceso al mercado de capitales.
Todo lo que se está pagando en la Argentina…Se acuerdan aquellos que decían “que se vayan todos y que devuelvan sus ahorros del corralito y demás”. Bueno, todos esos argentinos que recibieron bonos de los gobiernos que habían endeudado a la Argentina, todos esos bonos, todos esos instrumentos, todas esas deudas, fueron y están siendo pagadas por nuestro Gobierno.
El corralito del año 2001, terminó de ser pagado hace muy pocos meses por esta Presidenta con el último pago del BODEN 2012, que pagamos 2.300 millones de dólares. Y lo hicimos sin pedirle un solo céntimo, un solo dólar prestado, sin acceder al mercado de capitales, producto también de una política que se comenzó a dar en nuestro país de reindustrialización y de fuerte apuesta al mercado interno. De manera tal, de lograr producir, tener dólares en nuestra balanza comercial, nosotros no emitimos dólares, desafortunadamente, nos encantaría emitir dólares, sería fantástico. Pero bueno, no emitimos dólares, así que, los únicos dólares que nos ingresan son los que ingresan de la balanza turística o los que ingresan de la balanza comercial y lo que ingresan vía inversión extranjera directa. Son las tres fuentes de ingreso de dólares que tiene una economía como la nuestra, una economía fuerte y culturalmente muy dependiente del dólar, no solamente por efecto de la convertibilidad, sino que acentuada por la convertibilidad.
Para que ustedes tengan un dato, que no es mío, sino del Tesoro de los Estaos Unidos: después de Estados Unidos, el segundo país en donde más dólares hay en el mundo, es en la República Argentina. Por cada argentino se calcula que hay unos 1.300 o 1.700 dólares. ¿Saben cuántos dólares hay por cada brasilero? Estoy hablando de Brasil, quinta, sexta, séptima economía del mundo, una de las economías más importante del mundo, 6 dólares por brasilero y es una de las economías más importante del mundo. Y cualquier transacción adentro de Brasil o cualquier transacción en cualquier país de Latinoamérica, se hace, obviamente, en su moneda de origen.
Hicimos un fuerte desendeudamiento, un fuerte proceso de industrialización, de agregar valor, de generar trabajo, hemos generado más de 5 millones y medio de puestos de trabajo, hemos destinado a la educación, por primera vez y por ley enviada al Parlamento, más del 6 por ciento del Producto Bruto Interno, 6.47.
Han retornado al país más de 900 científicos que se habían exiliado porque creamos el Ministerio de Ciencia y Tecnología, pero no solamente eso, sino que dimos una fuerte inyección de recursos a todo el sistema de ciencia y tecnología, al CONICET, a cuyos científicos habían mandado a lavar los platos, nosotros les dijimos que no, que no laven los platos, que por favor agarren los microscopios, las probetas y que se pongan a investigar, a estudiar, que los necesitábamos.
Hemos desarrollado también una fuerte tecnología en materia de agricultura que nos coloca hoy a la cabeza de los países más competitivos en producción agrícola. Yo diría el más competitivo por la ciencia y la tecnología y la inversión que se ha desarrollado. Un gran desarrollo de la industria farmaceútica, de la industria del software. Somos el país latinoamericano de mayor exportación de software. Hemos creado también una ley de promoción al software muy importante que ha incentivado mucho el desarrollo de esta industria.
Y lo que es más importante y que son más importantes que los números económicos: hemos disminuido muy fuertemente la pobreza y la indigencia en la República Argentina que llegaron a alcanzar en el segundo semestre del año 2003, cifras realmente escandalosas, más del 54 por ciento de pobres, más del 23 por ciento de indigentes, un índice GINI, si mal no recuerdo, del 0.554 o 0.518 y hoy estamos en un GINI del 0.380 y pico o 0.410. Pero realmente, ustedes que son académicos, saben lo que cuesta movilizar el índice de GINI, cada décima es un esfuerzo fundamental.
Estamos desarrollando también un plan Conectar-Igualdad que significa darle, para acortar la brecha digital, a todos los estudiantes secundarios de las escuelas públicas una computadora, de modo tal de poder acceder al mundo digital.
Nuestras universidades han recibido un presupuesto como nunca se había establecido en la República Argentina, también salarios a los docentes universitarios dignos, lo que nos ha permitido, precisamente, que hoy el sector sea muy reconocido por todos, pero fundamentalmente por la sociedad argentina que quiere reconocer en los hombres y mujeres que estudian en sus casas de estudios un rol muy importante, porque en la Argentina siempre hubo como una separación entre lo universitario y el mundo de la economía. Y una de las grandes luchas culturales que estamos dando en la Argentina es acercar a la universidad a la aplicación de la ciencia y de lo que sabe al campo de la economía y de la política, que es una de las claves que ha sucedido aquí en Estados Unidos y que ha sucedido también en Alemania. Un acercamiento para que la ciencia y el conocimiento no sea algo desvinculado o que sea concebido como algo pecaminoso acercarse al mundo de la producción, al mundo de la economía, al mundo de los negocios para interactuar.
Aunque tal vez yo no deba aclararles mucho esto a ustedes, porque la mayoría de las universidades en este país son pagas, en nuestro país son gratuitas, son públicas y gratuitas, además de haberlas también privadas por cierto, tenemos un sistema en ese sentido casi único en toda Latinoamérica y por eso también vienen de muchísimas partes del resto de Latinoamérica por nuestra calidad también a estudiar porque en muchas partes se les hace prohibitivo estudiar por lo que sale en términos de ingresos familiares.
Yo no quiero seguir hablando porque si no le voy a restar tiempo, seguramente, a las preguntas que los alumnos o los profesores quieren hacer. Pero lo cierto es que estamos ante una Argentina sustancialmente diferente en un mundo también sustancialmente diferente.
Nos hemos también cancelado la deuda del Fondo Monetario Internacional, lo que nos ha permitido lograr autonomía en nuestras políticas.
Creo que además, hemos logrado que nuestros trabajadores tengan hoy el mejor…Esto a los empresarios por ahí no les gusta mucho, porque dicen que pierden competitividad, pero lo cierto es que los salarios de los trabajadores argentinos son los mejores salarios de toda Latinoamérica. Y no estoy hablando solamente en términos nominales, sino medidos por el Fondo Monetario Internacional o por CEPAL en términos de paridad de poder adquisitivo, que es como debe medirse el salario. No solamente en términos nominales, sino en paridad de poder adquisitivo.
Y, en fin, estamos haciendo la tarea de recuperar a la Argentina junto a una tarea también de recuperación de la región. No quiero hablar solamente de Argentina, quiero hablar también de mis compatriotas latinoamericanos, americanos del sur, fundamentalmente.
Se han constituido órganos importantes como la UNASUR, que nos ha permitido resolver conflictos que se habían producido en la región y que amenazaban las instituciones democráticas sin recurrir a los mecanismos multilaterales formales que no hay sido muy eficaces y eficientes a la hora de conjurar golpes o atentados contra la democracia. Y, realmente, más allá de las diferencias y los distintos matices, visiones y percepciones de los distintos mandatarios de la región, hemos construido espacios comunes en los cuales debatir, escucharnos y adoptar soluciones.
Tres ejemplos para terminar: cuando se produjo la crisis de Bolivia, donde hubo un claro intento destituyente sobre el presidente Evo Morales y hechos violatorios a los derechos humanos en la región de Pavio, me acuerdo que era presidenta de la República de Chile Michelle Ballelet y juntas armamos la reunión de La Moneda convocando a los países de la UNASUR, para apoyar a Evo Morales y conformamos una comisión de Derechos Humanos que fue a visitar el país verificar las violaciones que se habían cometido y realmente, conjuramos y creo que ayudamos a la construcción de la democracia regional. Porque entendemos que el atentado contra una democracia a la región, aún cuando no sea en nuestro propio país, es francamente desestabilizadora de la región.
De la misma manera, actuamos cuando sucedió lo de Correa, en Ecuador, ante el intento de una rebelión policial que también escondía claramente un intento destituyente y en menos de 24 horas, en Buenos Aires, en la Palacio San Martín, sede de la Cancillería, se reunieron presidentes y cancilleres en forma inmediata en menos de 24 horas y esto se conjuró.
Y finalmente, quiero terminar, a modo de homenaje también, con la resolución de la crisis tal vez más fuerte que tuvo la región en los últimos años que fue el enfrentamiento que se sucedió…También intervinimos cuando fue entre Colombia y Ecuador, pero tal vez el más grave de todos que fue cuando se produjo un fuerte enfrentamiento entre Colombia y Venezuela y le tocó actuar al entonces secretario general de la UNASUR, doctor Néstor Kirchner, en una muy silenciosa y discreta pero efectiva acción diplomática que logró acercar definitivamente a ambos países, a ambos presidentes y conjurar lo habría sido algo catastrófico para la estabilidad de la región como hubiera sido un enfrentamiento entre las hermanas repúblicas de Venezuela y de Colombia.
Este es el panorama, el pantallazo de la Argentina y el pantallazo de la región que todos ustedes también conocerán. Sobre el mundo no voy a hablar porque esta es la Cátedra Argentina. Sobre el mundo se los voy a dejar a los de Harvard mañana porque si no voy a tener que repetir exactamente todo lo mismo y va a ser muy aburrido para mí y para los que me acompañan.
Además, yo cuando tengo que repetir muchas veces las mismas cosas me aburro y finalmente no me gusta. Siempre me gustan desafíos nuevos y cosas nuevas.
Pero me parecía que era importante en esta presentación de la Cátedra Argentina hacer un veloz repaso de nuestra historia, de nuestros puntos en común, de nuestras conflictividades, de nuestras interactuaciones entre Estados Unidos y Argentina, Estados Unidos y la región, entre la historia de la Argentina y la visión que tenemos quienes hoy gobernamos la Argentina que, seguramente, no será la visión de todos los argentinos. Pero que es, sin lugar a dudas, la que tiene esta Presidenta que fue votada por el 54 por ciento de los votos luego de ocho años de gestión.
Ustedes dirán “bueno, es lo mismo que…”. No, no es lo mismo. A él lo votaron cuando llegó a presidente, solo el 22 por ciento de los argentinos, porque no hubo segunda vuelta y no hubo posibilidades de revalidar esa legitimidad que necesitaba. Y con ese 22 por ciento y el país envuelto en llamas, logró la transformación política, económica, social y educativa más importante de la que se tenga memoria y con la escala que se la mida.
Allí está el nivel de endeudamiento que hoy aproximadamente entre el 13 y 14 por ciento del PBI. Se acuerdan que al principio dije que debíamos 160 por ciento del PBI; hoy la deuda real, del sector público con el sector privado, es del 13 y el 14. Y en dólares, no llega a los dos dígitos, entre un 8 y un 9 por ciento. Acumulación de reservas como nunca habíamos tenido, lo cual nos permite mantenernos hasta ahora a salvo de las contingencias y fluctuaciones de los mercados internacionales con las permanentes subas y bajas, entradas y salidas de capitales sin ningún tipo de regulación.
Y quería decirles que él hizo todo eso con el 22 por ciento de los votos. Cuando fuimos a elecciones el año pasado, este proyecto que es el mismo, que no es el mismo porque yo sea la esposa de él, sino porque somos militantes políticos desde hace muchos tiempo, que compartimos una misma visión del país, una misma visión del mundo y de lo que debe ser la política como un instrumento de cambio y transformación de las sociedades.
Y luego de ocho años de gestión, obtuvimos el 54,11 por ciento de los votos y el segundo candidato, el que más se acercó, creo que no llegó al 20 por ciento.
Creo que, más allá de las diferencias, que siempre existen en un país, es imposible que el 100 por ciento piense lo mismo, además sería muy aburrido, no estaríamos en una democracia, estaríamos en otro lugar, es imposible también desde el gobierno contentar al 100 por ciento de la población con todas y cada una de las medidas que se tomen. Sobre todo, cuando esas medidas muchas veces afectan privilegios o sectores que gobernaron a Argentina durante mucho tiempo.
Pero bueno, la tarea…Para eso son las elecciones, para eso es la democracia y en cada elección la ciudadanía se pronuncia acerca de lo que quiere para su país, para su gobierno y para su vida.
Así que, agradeciendo una vez a las autoridades la amable intención, agradeciendo además la conformación de esta Cátedra Argentina, quedo a disposición de todos ustedes para las preguntas que quieran formular.
Muchas gracias. (APLAUSOS)
PREGUNTA.- Quería preguntarle un poquito más acerca del propósito que estamos aquí reunidos, que es la Cátedra Argentina. Habló mucho de historia, como usted sabe Georgetown es una institución que no solamente es de americanos y que no solamente es de gente que tiene un interés para el futuro y para desarrollar países, sino que es una institución que trae a gente diferente, y el perfil es de diferentes país y lo que queremos hacer es contribuir a esa visión del futuro no solamente de Argentina sino de toda la región. Entonces, como los estudiantes de Georgetown podemos colaborar con esta nueva idea, cómo podemos ayudar con esta visión que usted tiene para el futuro de Argentina y como esta cátedra puede contribuir a esa visión que usted tiene.
PRESIDENTA.- Más allá de la Cátedra Argentina, yo he sido antes que Presidenta, abogada, así que, también he ido a la universidad y he sido estudiante como ustedes.
Yo creo que más que colaborar con mi visión o con la visión que puedo tener yo, que es una visión como toda visión subjetiva, tiene una ideología, tiene una percepción del mundo, de la vida, valores, tiene una escala axiológica, como tenemos todos, yo creo que, más allá de la Cátedra Argentina, el deber de todo académico, el deber de todo estudiante, es tener una mirada propia.
Yo creo que lo que hace a una universidad excelente es proveer los instrumentos que ayuden a analizar, desprovisto de cualquier tipo de anteojeras y de influencias, la realidad, no solamente de América latino, sino de acá de su propio país y del mundo. Y no es una novedad que vivimos en una sociedad sustancialmente diferente a la me tocó a mí en ser estudiante, en un mundo sustancialmente diferente me tocó a mí en ser estudiante.
Nuestro mundo, cuando yo estudié en los años 70, pero para que te sitúes: en los años 60, el gran movimiento hipie nacido aquí en los Estados Unidos, contra la Guerra de Vietnam, por la paz, el Mayo Francés, la Revolución Cubana, en fin, era un mundo contrafáctico de poder, era un mundo donde los jóvenes y las universidades había un pensamiento crítico y cuestionaban los factores de poder, cómo se desarrollaban las sociedades, con muy poco influencia de lo mediático, la informática no existía. Yo soy una analfabeta digital, por ejemplo, si me ponés con una computadora, apenas si la puedo enchufar; sigo leyendo el diario porque me encanta ensuciarme las manos con tinta, sigo leyendo los libros como los leía en la universidad. Pero no es el mundo de ustedes, no es el mundo de mi hija, por ejemplo, que tiene 22 años y que se comunica únicamente por la red y mira la red. Estamos ante un mundo diferente.
Pero yo creo que tanto en uno como en otro, tenemos que aprovechar los instrumentos que nos daba aquel mundo y los que nos provee este mundo para poder mirar, comprender y entender. Porque una cosa es saber, en la universidad nos enseñan saberes, te preparan para ser médico, para ser ingeniero, para ser economista, te dan instrumentos técnicos, te dan técnicas para que puedas resolver o encarar problemas. Pero una cosa es saber y otra cosa es comprender y entender. Y muchas veces hay mucha gente que sabe todo pero entiende poco. Y hay otros que no saben tanto y al no estar tan contaminados por muchas cosas, pueden tal vez tener un mayor nivel de comprensión, que no se produce a nivel intelectual, sino a nivel empírico a partir de las propias experiencias.
Cuando vos sos una estudiante universitaria, normalmente en mí país o aquí, tienes un determinado nivel económico. Está claro que ninguno de los que están aquí, y no quiero con esto…puede haber experiencias personales, pero digamos todos han tenido la suerte de tener una vida más o menos normal en cuanto al acceso a los bienes que hoy todo ser humano necesita para desarrollarse. Esto no sucede muchas veces fuera de estos ámbitos. Entonces, creo que lo más importante que puede dar una universidad es poder abrir la cabeza de la gente, es poder ser como por ejemplo, hace poco tiempo tuve el inmenso orgullo que la Universidad de Padua, que es una de las más importantes del mundo, dio por primera vez un premio y se lo dio a mi esposo por los derechos humanos y la verdad que lo fue a recibir el Canciller porque yo no pude por mis tareas de gestión de Estado. Pero haber sido el primer premio que entregaba la Universidad de Padua en materia de derechos humanos, dárselo a Kirchner, imaginar que ahí estuvo Galileo Galiley discutiendo con la Inquisición y teniendo que decirle que sí a la Inquisición pero después por bajito decir “eppur si muove”, me parece que hay que formar gente como esa. Y tal vez, inclusive, que ni siquiera en la zona de inquisición y que no tengan que decir por lo bajo “eppur si muove”. Sí tienen que decirlo más fuerte, que se lo digan fuerte.
Esto es lo que cualquier escuela, cualquier formación universitaria debe aspirar para sus alumnos. Y lo que sus alumnos deben también aspirar, porque vivimos en un mundo muy complejo, en un mundo en que vamos a ver cosas que nunca habíamos imaginado. Si cualquiera de ustedes hubiera visto en una película en el año 2000 lo que pasó con las Torres Gemelas, yo hubiera dicho “otra película de yanquilandia”, porque nunca lo hubiera creído, y si embargo pasó y fue un hito que marcó la historia. ¿Cuándo se da cuenta uno que la historia marcó un hito? Cuando se acuerda al cabo de mucho tiempo qué estaba haciendo en ese momento cuando esa cosa pasó. Yo no me acuerdo qué estaba haciendo cuando cayó el Muro de Berlín, juro que no me acuerdo, pero te puedo contar con lujo de detalles dónde estaba, cómo estaba, qué estaba haciendo, quién me llamó, qué hice, qué no hice el día que se estrellaron los aviones de los terroristas contra las Torres Gemelas.
Creo que ese fue un hito, como fue un hito el Descubrimiento de América, que fue positivo según el lado que se mire, pero bueno, no importa, tendríamos una discusión que puede ser terrible con los pueblos originarios, pero me refiero a que lo mejor que ustedes pueden demandarle a una universidad es que les abran la cabeza y les permitan pensar y mirar por ustedes mismos, me parece que eso es lo mejor que puede hacer una universidad, porque vamos a necesitar mucha gente que no tenga la cabeza establecida o cerrada a nuevas cosas porque va a haber que resolver nuevos problemas. Y lo que yo puedo observar como dirigente política, como integrante del G-20, es que uno de los problemas más graves que hoy tiene la crisis mundial es que no se cae una nueva idea acerca de cómo salir de la crisis, que no es económica, es política, porque no hay una clara idea de cómo se debe salir de esto, y si la hay no se la quiere utilizar porque perjudica a los sectores más favorecidos. Porque ha pasado, ustedes saben que ningún juego económico es neutro, siempre cuando hay perjudicados hay favorecidos de un lado y lo que se le saca uno lo recibe otro. Esto es una regla básica de la economía. Por eso esto es lo que aspiro por parte de todas las universidades, no que me den la razón, para nada, por el contrario, me aburriría, lo que es importante es que les permitan pensar libremente, es el mejor legado que puede dar cualquier universidad, Georgetown o cualquier otra.
Pregunta: Gracias por haber venido Presidenta. Tengo una pregunta muy simple para hacerle. Por qué nosotros los estudiantes en Georgetown tenemos la oportunidad de hablar contigo cuando en Argentina usted no habla con la prensa por muchos años.
Respuesta: No es así. En realidad hablar hablo todos los días, con la prensa hablo muchísimo cuando voy a actos, me entrevistan. Lo que sucede es que en la Argentina no hablar con la prensa en no decir lo que ellos quieren escuchar, me parece que hay una gran diferencia. Cualquiera que vaya a alguno de los actos políticos a los cuales voy en el Gran Buenos Aires o en el interior del país… no hablo siempre, es cierto, no hablo todos los días, pero si periodista me pregunta le respondo. Es cierto que a algunos periodistas no les gusto cuando no les respondo lo que ellos quieren, pero es parte de la libertad del que pregunta y es parte de la libertad del que responde. Además te puedo asegurar que cuando se hacen preguntas en algunos ámbitos… y es mentira eso de hace años, he hablado muchísimo con periodistas acreditados en la Casa de Gobierno permanentemente; no lo hago a través de regulares y cada 15 ó 20 días conferencias de prensa. Me gustaría que asistieras a alguna conferencia de prensa en la República Argentina donde cuando a algún periodista no le gusta algo empieza a gritar y hacer escándalo y cosas que realmente…, no todos, pero le ha tocado a algún ministro por ejemplo ser respondido en la sala de conferencias de la Casa Rosada. Y lo veo a Obama cuando da conferencias, el periodista pregunta, el Presidente responde y allí termina, allá si no les gusta la respuesta que vos das gritan, se enojan, patean una puerta, una vez nos patearon una puerta en la Casa de Gobierno en la sala porque no les gustaba la respuesta que habían dado. Un cronista de un prestigioso diario, de un diario centenario, no vamos decir prestigioso, centenario. Tiene el mérito de tener más de 100 años, pero en realidad si por ejemplo pudieran desarrollarse en un marco de respeto normal como se desarrollan en todo el mundo, seguramente. Pero me parece que los gobernantes no estamos para responder o para hacer un centro de nuestra gestión las conferencias de prensa. De repente yo creo que algunos periodistas creen que en realidad es más importante el entrevistador que el entrevistado o que la gestión de un gobernante es contestar a la prensa, en realidad lo que debe hacer un gobierno es garantizar la publicidad de los actos, que es obligatorio, y además fundamentalmente también una prensa en la que muchas veces no sucede lo que sucede en Estados Unidos donde la prensa dice claramente con qué se alinea. Por ejemplo yo me acuerdo en la campaña de Obama del Washington Post, del New York Times, que dijeron a sus lectores que ellos apoyaban la campaña de Barak Obama. Y en realidad me parece que es muy bueno que cada medio de comunicación explicite ante sus lectores, sea un medio escrito o audiovisual, que tiene determinada posición, que apoya a menganito o fulanito, porque hace a la defensa del que lee, el que lee que el que está escribiendo está apoyando determinada ideología, determinada candidatura, determinada gestión. Esto en mi país no sucede, vos hablás con los periodistas y son todos independientes. En realidad son independientes de los reyes de España, porque no hay periodismo independiente en el mundo, nadie es independiente en el mundo. Vos mirás el mundo desde un lado, sos de Michigan, sos americano, tenés una visión, te gustarán los demócratas, te gustarán los republicanos, te gustará el Tea Party, en fin, la mirás de algún lado, no podés decir que sos independiente, porque además decir que sos independiente es casi como decir algo soso e insulso, no tengo ideas, no tengo un lugar de donde miro. A mí lo que me gusta de la prensa norteamericana es que la prensa norteamericana, por lo menos la más seria, la más conocida, se pronuncia claramente a favor de tal o cual candidato, no se presenta como independiente y objetiva. En mi país tampoco hay prensa independiente y objetiva, más, si uno mira y puede leer los portales no debe haber habido una presidenta y digo presidenta con a, porque soy mujer, una presidenta que haya sido más descalificada, más insultada y más agraviada que esta presidenta. Sin embargo esta presidenta fue la que envió el proyecto de eliminar el delito de calumnias e injurias para los periodistas. Antes en mi país si un periodista era condenado penalmente por calumnias e injurias por algo que había escrito en ejercicio de su profesión podía ser llevado preso, fui yo la que envié al Parlamento el proyecto de ley para derogar este delito de modo tal que cualquier periodista pudiera decir lo que quisiera, fuera verdad, mentira, insulto o agravio y no fuera preso por eso. Sí obviamente responda, si ha causado un daño, económicamente, pero no con su libertad.
Así que yo te invitaría, Gabin, te invito un día a que me acompañes a la Argentina y que vengas a una conferencia de prensa, vas a entender todo tan rápidamente que te vas a dar cuenta de cómo viene la mano.
Pregunta: Cómo usted responde a las declaraciones recién del Fondo Monetario Internacional sobre la tasa de inflación en su país.
Respuesta: En realidad el Fondo Monetario Internacional no habla sobre la tasa de inflación sino sobre las estadísticas en la República Argentina. La señora Lagarde, titular del Fondo Monetario, amenazó con sacar tarjeta roja a la Argentina. En realidad creo que más allá de lo desafortunado de la frase hay una postura del Fondo Monetario absolutamente muy de oposición a la Argentina. Yo pregunto cuáles eran las estadísticas de España, cuáles eran las estadísticas de Grecia, cuáles eran las estadísticas de Portugal, las de Inglaterra, las de este país. ¿Vos realmente creés? ¿Cuánto es la inflación oficial en este país? 2 por ciento. ¿Realmente todos ustedes creen que el costo de vida en Estados Unidos crece únicamente el 2% anual? ¿Cuánto se les incrementa la cuota de la Universidad por año o sus pasajes o todo? Realmente chicos, hay contra la Argentina por parte del Fondo Monetario Internacional una suerte de ensañamiento porque somos el mal ejemplo, somos el mal alumno, somos los que dijimos que no a todas y cada una de las recetas que quisieron imponernos desde el año 2003, pero no desde el punto de vista ideológico, no tenemos nada contra el Fondo Monetario Internacional en términos ideológicos. Contra el Fondo Monetario tenemos el hecho de habernos llevado a la tragedia más terrible que tuvo la República Argentina, apoyando la convertibilidad y apoyando una política económica de endeudamiento, porque se ha convertido el Fondo Monetario Internacional ,en lugar de ser lo que se pensó en el tratado de Bretton Woods con respecto a la Segunda Guerra Mundial, que sea el gran regulador de la economía, hay que leer atentamente el acta fundacional del Fondo Monetario Internacional y las obligaciones del Fondo Monetario Internacional. Si uno leyera las obligaciones que tiene el Fondo Monetario Internacional pasaría a un costado a toda su actual dirección y o cambian la carta orgánica o cambian los directores, porque las dos cosas juntas no combinan. ¿Por qué vine a esto? Porque en realidad la Argentina es el mal ejemplo. Cómo se le explica al mundo, hoy sobre todo al mundo de la eurozona, que tiene el mismo y exacto problema que tenía la Argentina, que era su deuda soberana, superando con creces su PBI. Y con un problema mucho peor, porque en la Argentina era el Estado el que tenía un gran nivel de endeudamiento, pero las familias, aunque se quedaron con los ahorros, igualmente tenían -parte de un problema que hay en la Argentina que es la economía en negro- y pudieron sobreponerse. Pero el nivel del endeudamiento que hoy tiene cualquier familia española o de los otros países es similar o igual al del sector público. Con lo cual, endeudado sector público con el sector financiero, sin posibilidades de inyectar fondos en la economía; endeudadas las familias, sin posibilidad de consumo o lo que es peor aún perdiendo el trabajo y no gastando, está claro que la única salida que hay es reestructurar las deudas soberanas para permitir que parte de los que se quedaron con formidables cantidades de dinero, que ni sabemos que existen siquiera, porque creo que algunas son solamente asientos contable y no otra cosa, porque cuando uno habla que tal compañía 50.000 millones de dólares o que tal otra se compró en 40.000 millones de dólares, ¿ustedes creen que ese físico en dólares existe? No, de ninguna manera. Entonces evidentemente el Fondo Monetario Internacional nos tomó como el mal alumno y por lo tanto debemos ser castigados y multados. Porque yo me pregunto, ¿cómo se miden aquí las estadísticas, en Estados Unidos, donde el déficit de cuenta corriente…? La cuenta corriente de la Argentina que es algo fundamental para saber la situación económica de un país es positiva en 1.770 millones de dólares. ¿Vos sabés en cuánto es negativa la cuenta corriente de Estados Unidos? No tenés idea, si fuera cualquier otro país del mundo lo hubieran cerrado y clausurado. ¿Y sabés por qué no lo hacen? Primero porque tienen moneda de emisión y de reserva, el 85% de las transacciones del mundo se hacen en dólares y el 60% de las reservas de los bancos del mundo es en dólares. El déficit comercial de cuenta corriente fiscal es el más alto del mundo, sin embargo no se le aplica a Estados Unidos una sola norma y una sola sanción. Lo mismo podría decir de Grecia, ¿donde están las estadísticas de Grecia? ¿Eran reales, se le hizo alguna observación a Grecia, a España, a Italia, a Portugal? Yo creo que atrás de todo esto no hay una cuestión de estadísticas o una cuestión económica, hay una cuestión profundamente política de castigar a aquellos que pueden constituir un mal ejemplo. Lo cual es una gran tontería, o no, si uno lo mira desde el ansia y la perspectiva de que la economía mundial se recupere deberíamos ser observados, no para imitarnos pero por lo menos para ver qué es lo que hicieron ellos y otros países para poder crecer, sobre todo porque fuimos las economías emergentes las que hemos sostenido el crecimiento los últimos 10 años. La Argentina desde el año 2003 a la fecha ha tenido el crecimiento más importante de sus 200 años de historia. Medido como sea medido. La acumulación de reservas más importante de la que se tenga memoria, el desendeudamiento más importante y todo contraviniendo todas y cada una de las recomendaciones del Fondo, a punto tal que decidimos cancelar la deuda con el Fondo Monetario Internacional juntamente con Brasil precisamente para no estar obligados a esperar su receta. Por eso digo que en realidad, madame Legarde, le han cometido algún foul, como dijo algún argentino en Italia, algún penal en Grecia y no los ha visto, pero me parece que acá el árbitro… En la Argentina cuando un árbitro está a favor de uno y en contra del otro le decimos bombero, porque bombea a un equipo en contra de lo otro. ¿Y sabés qué siento, y qué sienten muchísimos países emergentes? Que el Fondo Monetario internacional es un árbitro a favor de los países más desarrollados que fueron precisamente los que han causado la crisis y que ahora quieren y en cierta manera nos están trasladando la crisis a los países emergentes. Esto es lo que pasa, es la verdad, si diría otra cosa mentiría pero además uno puede verificarlo claramente, es así.
Pregunta: Estoy en el segundo año acá, estamos en estudios comparativos de la América Latina y he escuchado su animosidad contra el Fondo Monetario Internacional. Quería que hablara de la tasa de inflación y cómo ha respondido la gente a lo que ha sido publicado, porque lo que ha dicho su gobierno recientemente es que cualquiera puede vivir con seis pesos al día y se le añade lo del Fondo Monetario Internacional y esto es más allá de la tasa de pobreza. Pienso que en cuanto a la tasa de inflación en su país cómo responde a esto la gente y cómo responden ustedes a su idea de que esto no es una representación correcta.
Respuesta: Primero quiero decirte que no tengo ninguna animosidad contra el Fondo Monetario Internacional, simplemente tengo una posición crítica que no es animosidad. Animosidad por ahí tengo contra el equipo de fútbol que no es mi favorito, ahí sí puedo tener animosidad o cuando alguien no me cae simpático, pero cuando estoy en función de Estado y analizando instituciones no tengo animosidad, tengo análisis crítico y objetivo. En cuanto a lo de los seis pesos fue absolutamente desmentido y fue totalmente tergiversado, es una pena que no hayas podido acceder a la información veraz pero te la vamos a hacer llegar con los comunicados oficiales que se dieron respecto de esto. Para que se den te des una idea, –no tiene que ver con esto y voy a retomar enseguida lo que me dijiste- el tema de lo que aparece escrito, lo que llega y después no se sabe exactamente. Hace muy poco tiempo pusimos en circulación un billete con la figura de Eva Perón, hace una semana apareció en un diario que ese billete no entraba en los cajeros, que era mentira, que no existía, que no se podía hacer. Bueno, hoy el billete está en circulación en la República Argentina. Esto para responderte respecto de lo que se decía.
Con respecto a las cifras hoy venía leyendo el diario, por lo menos la agenda, y en el presupuesto porteño, en el presupuesto de la Ciudad de Buenos Aires, que es de un partido de la oposición, la tasa de inflación que se coloca -es de un periódico de carácter económico, El Cronista Comercial- dice Macri fijó la pauta de inflación en 10,8 en línea con el INDEC. Esto no te va a llegar nunca seguramente, no lo vas a ver, no lo vas a poder evaluar, pero en realidad en el presupuesto de uno de los principales opositores a las políticas y lo que dice también del INDEC en su presupuesto, que es donde tiene que fijar la pauta de inflación como gobernante, no como opinador frente a los periodistas, pone la tasa que establece el INDEC.
Pero además yo debería decirte que lo que ha tomado en cuenta el Fondo Monetario Internacional, que han sido encuestadoras privadas, que daban una inflación entre el 20 y el 24% y que fueron denunciadas ante la Justicia porque hay leyes que establecen que en la Argentina para dar datos económicos que puedan influir en el comportamiento de los actores económicos hay que tener una base científica, ninguna de las consultoras, que no tienen más de siete u ocho empleados cada una, ha podido acreditar ante la Justicia cuáles son los instrumentos científicos estadísticos por los cuales determinan esos números inflacionarios. Es más, reconocieron que no cuentan con la estructura para hacerlo. La única estructura realmente con capacidad territorial, científica y profesional para hacer estudios y relevamientos de costo de vida y de todos los otros índices, de pobreza, de indigencia, de movilidad social, balanza comercial, etcétera, es precisamente el INDEC.
Pero hay una pregunta que tiene que ver fundamentalmente con la lógica, más allá de esto. Si realmente la inflación fuera del 25%, si la pauta salarial ha sido promedio el 25%, si además hemos tenido una inversión en el último año 2011 la más alta de todo el período, el 24,5; ¿de dónde sacamos, cómo creció la economía al 9,2 en el 2010 o al 8,9 el año pasado? ¿Cómo obtuvimos un superávit comercial el año pasado de más de 10.000 millones de dólares y este año un superávit comercial que ya a fines de agosto es de 10.000 millones? ¿De dónde saca la gente? Me encantaría Nicole, como a Kevin, invitarte a Buenos Aires para que veas lo que es el consumo en Buenos Aires, pasear por Buenos Aires, es una ciudad lindísima y ver a los restoranes llenos, los shoppings llenos, la gente consumiendo. Tenemos una política social que llega a los sectores más vulnerables que son los que más consumen y que menos capacidad de ahorro tienen. La capacidad de argentinos que viajan al exterior, con los cuales me he encontrado en Nueva York. El otro día salió campeón Maravilla Martínez, estaba lleno de argentinos Las Vegas. Si realmente los números fueran de una inflación del 25% al 26% el país estallaría por los aires; no podríamos haber pagado ninguno de los miles de millones de dólares que hemos pagado; no hubiéramos podido sostener el crecimiento de una economía como el que sostuvimos y mucho menos hubiéramos logrado la incorporación de millones de excluidos que hoy están consumiendo y tienen una asignación universal o un trabajo en una cooperativa o un trabajo registrado. Es la realidad económica, la consistencia de los datos del crecimiento y de la realidad los que chocan con los índices de la oposición, que ha tomado el tema de la inflación como un tema político y no económico. Pero finalmente debo decirte algo en el concepto de inflación, más allá de números, de dígitos o de estadística: este modelo económico, este proyecto político, a diferencia de lo que fue el modelo económico impuesto por el Consenso de Washington en los años 90, no tiene metas de inflación, tiene metas de crecimiento. ¿Cuál es la diferencia? No sé si habrá muchos estudiantes de economía. Es muy importante y es tal vez una de las claves por las que no podemos salir de la crisis actual. Hoy en la Eurozona, y me toca participar en las reuniones como miembro del G-20, hay un gran temor a inyectar expansión monetaria, como ha hecho Estados Unidos. La expansión monetaria que ha hecho Estados Unidos, y me dicen que tiene un 2% de inflación, no existe, es chino. Han revoleando miles de millones de dólares a los bancos, bien, no digo que esté mal, digo que había que rescatar los bancos, a la industria, pero la expansión monetaria mayor del mundo es la de Estados Unidos, ¿y me dicen que tienen una inflación del 2%? ¿Hay algún economista acá que me diga si esto es consistente? Esto es irreal, evidentemente con semejante expansión monetaria…, y no está mal que lo hagan. ¿Por qué? Porque Estados Unidos, que tiene en su ADN la crisis del 30, cree que el crecimiento es más importante que la inflación. Europa, la señora Merkel en Alemania, tiene en su ADN el tema de la inflación porque Alemania está convencida que fue de inflación la que provocó la llegada de Hitler. Y yo digo que no. No sé si se acuerdan los estudiantes de historia que contaban que los alemanes llevaban para comprar pan el dinero en carretilla y había gente que como no tenía papel para empapelar la casa la empapelaba con la moneda alemana. Ha quedado en el ADN de la historia alemana la convicción de que la inflación es la que provocó la llegada de Hitler. Erróneo. Lo que provocó la llegada de Hitler, uno de los peores totalitarismos que ha enfrentado la humanidad, fue el Tratado de Versalles, que fue el tratado después de la Primera Guerra Mundial que impuso condiciones espantosas para la economía alemana que finalmente culminaron con la República de Weimar y la inflación. Esta fue la verdadera causa de la llegada y fue la verdadera causa de la llegada de todos los totalitarismos, las grandes crisis económicas. Por eso yo decía ayer cuando exponía ante Naciones Unidas que lo que más me preocupa, más que como presidenta, más que como miembro de la comunidad internacional, como militante política que ha sufrido y que ha visto sufrir mucho más a otros compatriotas por falta de democracia, es que precisamente nuestro mundo, el mundo que se creó en valores muy de la libertad, muy de expresar lo que queremos, muy de lo que denominamos la democracia, y que no todo el mundo piensa de la misma manera, porque también tenemos que admitir esto, que hay otros pueblos que quieren vivir de una manera diferente a la que vivimos nosotros, mi gran temor es que los jóvenes, las nuevas generaciones, principales víctimas de la falta de trabajo, principales víctimas de las crisis económicas, renieguen de estos valores y estos sistemas si estos sistemas y estos valores les traen soluciones a sus vida. Así empezaron todos los totalitarismos que han tenido origen en la historia. Por eso nuestro modelo no es de metas de inflación, es de metas de crecimiento. Donde hay un crecimiento muy alto hay un cierto grado de inflación, pero no, en absoluto, las cifras inconsistentes y absurdas que algunos publican y que nadie puede explicar ni dar cuenta de ellas.
Pregunta: (el estudiante dice que es de Haití)
Presidenta: Ah, de Haití. Nosotros formamos parte de la MINUSTAH. Argentina es un país muy activo en la MINUSTAH. Disculpame porque quiero explicarlo en honor a tu pueblo, en honor a tu origen. La MINUSTAH es una misión de paz de las Naciones Unidas que está en Haití y allí las Fuerzas Armadas Argentinas tienen un rol muy importante. Nuestras Fuerzas Armadas solamente intervienen en misiones de paz de Naciones Unidas, estamos entre otros lugares en Haití y en Chipre. Y en Haití estamos a cargo del hospital, realmente con muy buenos resultados, y estamos trabajando mucho en huertas también con el programa de desarrollo social, junto a Canadá, para inclusión social. Es terrible la realidad de Haití. También tuvo que ver el Fondo Monetario Internacional. No es animosidad, Nicole, por favor. Los haitianos cultivaban arroz, todo el mundo lo sabe, el Fondo Monetario recomendó que no se dedicaran a cultivar arroz sino que se dedicaran a los servicios, hoy no tienen ni servicios ni arroz. Adelante.
Pregunta primera: Una pregunta a nivel regional. ¿Podría usted identificar los requisitos que se tienen que cumplir para que Paraguay se incorpore a la UNASUR?
Pregunta segunda: Usted habló de los atentados a la democracia y yo le quería preguntar, dado que en Venezuela dentro de dos semanas tenemos elecciones presidenciales, si Chávez desconoce los resultados, usted categóricamente nos puede decir ahora que condenaría al nuevo régimen al desconocer los resultados, y de ser así impulsaría la expulsión de Venezuela de la UNASUR y de la OEA, como en casos anteriores.
Respuesta primera: En Paraguay se produjo un virtual golpe de estado en el cual en una parodia de juicio político se destituyó al presidente Fernando Lugo. Esta no es una percepción de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner porque evidentemente sería una sola, esta fue la percepción de todos los miembros de la UNASUR y especialmente de los miembros del MERCOSUR. Yo quiero empezar antes con el MERCOSUR que con la UNASUR, porque en realidad en Paraguay es miembro pleno del MERCOSUR y hay una cláusula, que es la cláusula de Ushuaia, que es la cláusula democrática, que fue hecha hace muchos años y establece que todo país en que no se respeten las autoridades electas por voto popular democrático y libre, o sea democráticamente con acceso al poder, serán separadas mientras dure esta situación. Esta misma cláusula también se adoptó más tarde cuando se conformó la UNASUR, que es un Mercosur más ampliado porque lo integran todos los países de la América del Sur. Y todos coincidimos realmente en que había habido una interrupción institucional de carácter ilegal bajo la forma o la parodia de un juicio político. Y lo digo con conocimiento de causa porque tú sabes -y si no lo sabes te lo cuento ahora- que además de presidenta he sido legisladora y por lo tanto sé lo que es un juicio político. Me tocó a mí presidir la Comisión de Asuntos Constitucionales del Senado de la Nación cuando se le hizo juicio político a dos miembros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y todo juicio implica lo que se denomina el debido proceso, para los estudiantes de leyes, estos son todas las garantías y derechos que debe reunir una persona que es acusada. Primero debe saber de qué se le acusa, elemental; segundo darle el tiempo para responder; luego pruebas de un lado y del otro. Estos procesos de carácter institucional normalmente nunca demoran menos de 30 días a dos meses. Yo no recuerdo pero creo que el juicio de dos integrantes de la Corte llevó algo así como 60 ó 90 días. El juicio entre comillas de Fernando Lugo duró 24 horas. Evidentemente se violaron todas las normas del debido proceso que es lo que garantiza la legitimidad de todo juicio político, sea a un gobernante o a cualquier ciudadano cuando se lo acusa. Así que en realidad esta fue una decisión que tomó la UNASUR, pero no tomó sanciones económicas porque sabemos que las sanciones económicas no dañan a los gobernantes que violan las instituciones sino que dañan a los pueblos. Fueron sanciones únicamente de carácter político y así lo dejamos explicitado hasta tanto se realice el proceso electoral que creo será en el curso del próximo año, y es lo que esperamos todos los miembros del MERCOSUR y de la Unasur. Y realmente cuando me tocó hacer la última intervención en la reunión de la UNASUR, recuerdan ustedes que algo parecido, mucho más grave en realidad, había pasado con la República de Honduras, cuando el Presidente fue tomado en pijamas, depositado luego en un país vecino y hubo un tira y afloje entre distintos miembros. No reconocimos por supuesto al gobierno de Honduras, luego finalmente -y esto va un poquito también para Manuel- a instancias del presidente Santos de Colombia y del presidente Chávez de Venezuela, se incorporó o se aceptó al presidente Porfirio Lobo, o mejor dicho a Honduras, nuevamente en el marco de América Central y las agrupaciones que nos unen. Fíjate vos, fue una decisión, ellos dos actuaron como intermediarios, se colocaron como intermediarios Santos y Chávez y lograron finalmente para tener la unidad del bloque, para conservar la homogeneidad del bloque, muchos no estábamos de acuerdo, pero decidimos para preservar esa unidad de la UNASUR aceptar esto que fue hecho a instancias de Chávez, que había sido por supuesto uno de los que se había opuesto junto con nosotros a lo que constituyó una destitución terrible al entonces presidente. Así que realmente yo pienso que con toda la experiencia que ha tenido América del Sur y Centroamérica, con golpes de estado, por lo que significa la preservación de la democracia hay que ser muy estrictos. En todo caso si el Presidente no te gusta esperá que venga la próxima elección y que lo cambie el pueblo, pero no puede arrogarse un sector, un poder, si no lo hace con los debidos procesos y dentro de las garantías constitucionales que corresponde, la destitución de un presidente. Volveríamos a una suerte de golpe, que no dan ya las fuerzas armadas, por el desprestigio que han tenido, sino que dan las policías, como se intentó en el caso de Correa o en este caso del vicepresidente o los hombres que lo acompañaban o los parlamentarios. Si bien el de Lugo fue un gobierno –debo reconocerlo- desde un principio sin legisladores propios, fue una coalición que prácticamente no tenía legisladores, esto no obsta a que quienes no eran legisladores de su propia fuerza política pudieran respetar la constitución, porque por sobre todos, sobre los opositores, oficialistas, Presidente, Vicepresidente, siempre debe primar lo que establece la constitución.
Y ahora vamos a la respuesta del amigo Manuel de Venezuela. Tú presupones que va a perder Chávez, así que me estás preguntando qué va a hacer Chávez, es una presuposición. Yo creo sinceramente que él ha respetado siempre, es más, yo lo cargo mucho a Chávez, que es mi amigo, lo reconozco, es público y notorio. No debe haber presidente latinoamericano que haya pasado por más elecciones que Chávez, creo que lleva desde el 2009 a la fecha 13 elecciones, vos Manuel que sos venezolano te debés acordar.
– El estudiante hace una acotación inaudible.
Presidenta.- No, me parece que vos sos de la oposición, tenés todo el derecho a ser de la oposición pero no a tergiversar los hechos. Vamos por partes, dijo Jack. 14 elecciones, no creo que nadie que sea antidemocrático…, y cuando en cuando le tocó perder una elección –perdió un plebiscito si mal no recuerdo- reconoció que había perdido ese plebiscito. Así que realmente creo que no hay ningún antecedente para afirmar que Chávez no va a reconocer un resultado electoral cualquiera que fuera, porque ya le tocó perder y lo reconoció. Y en el 92 en realidad el golpe de estado se lo hicieron a él. Ah, vos hablás del Caracazo. En definitiva, fue el Caracazo cuando él participó y luego hubo un intento de derrocamiento de Andrés Pérez, que después de las elecciones en que dijo que iba a hacer tal cosa provocó una situación económica que provocó el Caracazo y cientos, mucha gente muerta y terminó preso. Pero en realidad el que ha sufrido un golpe de estado fue en el 2002 Chávez, cuando desde la Cámara de Comercio Carmona fue electo presidente por un grupo, él fue encarcelado y el único gobierno del mundo que reconoció al presidente Carmona como presidente de Venezuela fue el gobierno de los Estados Unidos. No podía ser de otro modo, of course, el Fondo y Estados Unidos. Así que en realidad yo creo sinceramente, más allá de las diferencias de estilo, de visiones, yo muchas veces discuto con Hugo, todos discutimos entre nosotros y tenemos diferentes concepciones porque somos diferentes además. Evidente la concepción, la forma que tiene de ser un argentino es muy diferente a la de un caribeño y no quiere decir que el argentino sea mejor y que el caribeño sea peor o viceversa, pero poner en duda la concepción democrática del presidente Chávez después de 14 elecciones, donde él ha reconocido cuando le ha tocado perder, no me parece justo. Yo recuerdo cuando fui por primera vez y para terminar quiero contarte algo vinculado con los medios de comunicación. La primera vez que fui a Venezuela, cuando era la Reunión de los 15 en el 2004, si mal no recuerdo, que se hizo en Caracas y que había una gran movilización de la oposición. Lo que me llamó la atención fue las cosas que decían los periódicos, los titulares del presidente. Después cuando yo fui presidenta ya no me llamó tanto la atención porque me decían cosas peores a mí que a Chávez, pero realmente creo que el clima de libertad que se vive en el sentido de que cada uno puede decir lo que se le dé la gana… por lo menos es lo que vi, yo vi movilizaciones de la oposición, estuve de cerca mirando, porque quise ir a ver yo personalmente. Y te digo más, yo estaba muy interesada en las misiones cubanas y me fui sola a un barrio que está arriba de Caracas. No permití que me acompañara personal de seguridad, porque quería conocer las misiones cubanas de los médicos y caí de zapatillas y vaqueros me acuerdo, en una casa del barrio Cafia, de Caracas, que es muy popular, porque no me quería llevar ni la custodia que tenía venezolana ni la mía propia. Me las ingenié, conseguí un señor que era taxista y vivía en el barrio, y él me dijo yo sé donde vive un médico que misiona en Caracas. Así fui, golpeamos una puerta y me atiende una señora muy morocha, muy mulatota, acá viene -le dice- la señora presidenta de la Argentina que quiere conocer como es la misión y quiere conocer al médico cubano. Ella me miró fijo, me cerró la puerta, dijo un minuto, al rato apareció otra persona y bueno, corroboró quién era porque me reconoció y pasé. Al rato llegó el médico, me explicaron lo que estaban haciendo en materia de salud preventiva, como ayudaban a la gente que antes para ir a un hospital tenían que recorrer toda Caracas. Lo que hacían también las misiones en materia de alfabetización, y bueno, yo creo que es un proceso político complejo, muy completo el venezolano. Yo lo comparo con el primer peronismo, con el peronismo de los años 40 a 50, porque desató una confrontación muy fuerte en una sociedad en la cual los que tenían acceso a determinados bienes eran sectores muy minoritarios. Yo conozco Caracas, la gente vive sobre los cerros, para quienes no conocen Caracas es impresionante llegar, porque cuando uno llega por la noche parece estar rodeado de montañas de luces y cuando amanece ve que son infinidad de barrios, de casas pegadas unas a las otras donde viven cientos de miles de caraqueños. Y cuando fue el golpe contra Chávez, cuando lo tomaron preso, del palacio Miraflores lo llevaron no sé adónde y se erigió como presidente Carmona, me cuentan -y pude ver la película, el documental que se filmó- que miles y miles de caraqueños bajaban de esos morros para defender lo que ellos creen que es quien los representa y los defiende, con todo el derecho que tienen otros sectores de la población a sentir exactamente lo contrario, pero eso es la democracia. Saber que se puede pensar diferente y no por pensar diferente, como sucedió durante las verdaderas dictaduras, desaparecías, te torturaban y te mataban. Eso afortunadamente en América del Sur ahora no sucede y vos, Manuel, ¿cuantos años tenés? No sabes lo que eso significa, vos naciste en una América del Sur democrática, no sabés lo que era tener 22 años cuando yo los tenía, daba miedo ser joven, ser joven era pecado, era sospechoso.
Por eso digo que lo importante y finalmente para todos es comprender la diversidad. No tolerarla, a mí la palabra tolerancia no me gusta, tolerancia significa que me lo tengo que aguantar porque no tengo sobre medio y cuando puedo le doy un golpe en la cabeza, a eso me suena la palabra tolerancia. A mí me gusta la palabra aceptación, aceptar al diferente, aceptar que hay gente que piensa diferente, pero no solamente dentro de nosotros mismos. Y ya saliendo de América del Sur y de Venezuela y para finalizar, me parece que lo más importante que nos está pasando en el mundo, lo decía ayer cuando lamentaba y condenaba una vez más la muerte de Christofer Stevens, que era el embajador estadounidense en Libia. Yo creo sinceramente que tenemos que tener una percepción más amplia del mundo, entender que hay gente que si bien nosotros defendemos la democracia, esta forma en que vivimos, esta forma en que nos vestimos, esta forma en que sentimos, hay gente que siente de otra manera. Yo no me quiero nunca poner nunca un chador, ni me lo pienso poner, vos seguramente nunca te vas a poner un turbante ni vas a pensar que la mujer tiene que caminar dos pasos atrás tuyo porque vos vas a querer ir con tu novia o tu mujer del brazo, pero tenemos que aceptar que hay gente que piensa de esa manera y quiere vivir de esa manera. Esto es clave para entender el mundo actual. Y sobre todo para lograr construir un mundo más seguro. En la medida que podamos aceptar que hay gente que quiere vivir de manera diferente, sin agredirnos a nosotros por supuesto, pero nosotros también sin agredirlos a ellos; en un marco de respeto, de aceptación, de pluralidad y diversidad, yo creo que muchos de los problemas que hoy vemos como insolubles se van a poder desatar y sobretodo volver a rescatar un valor que fue el que informó a toda la civilización occidental a través de la revolución francesa, a través de la revolución aquí en Estados Unidos, y todas las revoluciones que se dieron emancipadoras en toda la América, que fue el valor de la igualdad, un valor que hoy está pisoteado. Está pisoteado hacia dentro de las sociedades, donde todavía conviven desigualdades de gente que no tiene trabajo, no tiene dónde vivir, no puede estudiar, frente a los que lo tienen todo. Y las desigualdades de las naciones, donde quienes tienen mucho poder pueden violar las resoluciones de Naciones Unidas, como por ejemplo Inglaterra. Y finalizo con Malvinas. Inglaterra, miembro permanente del Consejo de Seguridad, tenemos una resolución, tenemos 20.000 resoluciones de Naciones Unidas, del Comité de Descolonización, desde el año 1965 que instan al Reino Unido a dialogar, no a decir que les den las islas a la Argentina que tiene razón, no, a dialogar entre Argentina y el Reino Unido. Nunca fueron respetadas. El año que viene se cumplen 180 años de la usurpación del Reino Unido de nuestras islas Malvinas, un reconocimiento unánime de la soberanía de toda la América y de gran parte del mundo porque obviamente si nos se han votado la resolución en Naciones Unidas es porque entienden que hay una cuestión de soberanía. No hemos logrado ni siquiera un diálogo. ¿Y cuál es la razón? Que son miembros permanentes del Consejo de Seguridad y socios de la OTAN, de Estados Unidos y por lo tanto pueden violar lo que dice Naciones Unidas. Sin embargo todo el resto de los países, que no somos miembros permanentes del Consejo de Seguridad tenemos que respetar a rajatabla –y yo estoy muy orgullosa de ello- cada una de las resoluciones de Naciones Unidas. Allí tampoco hay igualdad. Mientras persista esta desigualdad social y global vamos a estar lejos de las soluciones que estoy segura la mayoría de los habitantes de este planeta desea para vivir más tranquilo y seguro él y sus hijos y poder venir como, están todos ustedes hoy, en esta magnífica tarde, a Georgetown a escuchar a una presidenta de la América del Sur. Muchas gracias y muy buenas tardes a todos.

Nube de etiquetas