Despertar Nacional

Entradas etiquetadas como ‘Venezuela’

MERCOSUR Cumbre de Jefes y Jefas de Estado de Mercosur en Uruguay: palabras de la Presidenta de la Nación

Cumbre de Jefes y Jefas de Estado de Mercosur en Uruguay: palabras de la Presidenta de la Nación
Compañera Dilma Rousseff; compañero presidente del Uruguay; Nicolás; presidente Evo Morales; presidente Porfirio Lobo, de Honduras, que también anda por allí; presidentes y presidentas de delegaciones: la verdad que estar aquí me remueve recuerdos fuertes. A los pocos días de asumir mi primera presidencia, el 10 de diciembre de 2007, me tocó asumir como Presidenta Pro-Témpore del MERCOSUR aquí en este mismo lugar. Estaba presente Hugo, creo que estaba sentado por allá enfrente, si mal no recuerdo, acompañado por ti Nicolás, yo estaba también de este lado, y me acuerdo que venía participando de todas las reuniones del MERCOSUR porque su vocación, como recién lo explicaba Nicolás, fue siempre por identidad, por historia, por convicción y por comprensión fundamentalmente, de que su lugar, el lugar de Venezuela, estaba aquí en la América del Sur.
En aquel momento todos teníamos o por lo menos usted, presidente de Venezuela y yo también teníamos una vida distinta, usted también presidente de Uruguay, ni siquiera soñaba tal vez ser presidente de Uruguay, no por lo menos, pero sí tuvo una decisión importante el día anterior respecto de la política económica de Uruguay, lo recuerdo muy bien, y también el rol que le cupo a usted desempeñar en la toma de esa decisión que era precisamente la permanencia en este bloque, lo recuerdo muy bien porque soy memoriosa, imprescindible para sobrevivir, la memoria viva entre otras cosas.
Pero hoy estamos aquí y también recuerdo lo que era el mundo en el 2007, un mundo en el que veníamos en crecimiento permanente en América latina luego de una década perdida, de una década de neoliberalismo, donde se había hecho estragos en la región, devastados, y yo quisiera además de las emociones que hoy nos mueven, la verdad que a mí me conmueven varias pérdidas, me hubiera gustado y esto sin desmedro de usted, Presidente, de vos Nicolás, porque creo que se lo merecía, que hubiera estado Hugo hoy aquí como presidente de Venezuela presidiendo el Mercosur, porque pasó hasta por situaciones de humillación personal para poder ingresar al MERCOSUR. Sin embargo las aguantó todas, absolutamente todas porque sabía que este era su lugar, así que quiero recordar eso.
Pero quiero recordar también números, porque Pepe hizo una encendida defensa de la pertenencia a este MERCOSUR y a la región, pero no es una pertenencia desde lo emotivo, desde lo emocional, desde la identidad histórica, de ser parte de la región, sino también de los resultados que hemos tenido en la integración y que ha tenido Latinoamérica y que si permiten quiero reflejarla en números, sobre todo para aquellos y aquellas que desde distintos lugares de nuestros respectivos países despotrican contra el MERCOSUR y con que deberíamos tener otras visiones, otro tipo de integraciones, otro tipo de políticas económicas.
Si se me permite un instante tan siquiera leer 3 números o 3 índices. El PBI por cápita, o sea el ingreso por persona entre Latinoamérica y el mundo. En el año1980 el ingreso per cápita en el resto del mundo era 2.619 dólares y aquí en América latina era 2.415 dólares, prácticamente lo mismo. Cuando estábamos terminando 1989, o sea terminando la década del 80, ya se había abierto una brecha muy importante. El ingreso de América latina que era de 2.928 dólares y el del resto del mundo era de 3.974 dólares, ya había una brecha de 1.000 dólares per cápita a fines de 1989.
¿Qué pasó en los 90, durante el auge el Consenso de Washington? En el año 90 la brecha comenzaba en el resto del mundo con un ingreso de 4.344 y nosotros, Latinoamérica, de 3.292. Terminamos en el año 2002 en América latina con un ingreso per cápita que cayó abruptamente a 2.272 dólares per cápita, mientras que en el resto del mundo ascendía a 5.741 dólares, más del doble. Que no me vengan con emociones ni con pertenencias ni con ideologías, estoy hablando de números y de dólares, nada más lejano de la ideología.
Y veamos qué pasó entre el año 2003 y 2012 en el que podemos hablar de la recuperación de la región. Comenzamos en el año 2003 con un ingreso per cápita para la América del Sur, para la América latina, de 3.068 dólares frente a un ingreso del resto del mundo de 6.369 dólares per cápita, más del doble, así estábamos cuando llegaron a estas tierras los gobiernos populistas, como nos suelen adjetivar y calificar. Cómo estamos a fines del año 2012, luego de que América del Sur transcurriera, según titulares del mundo bajo el gobierno o bajo la dirección de gobiernos populistas. Hoy el ingreso per cápita del mundo es de 10.980 dólares y el de nuestra región por primera vez desde 1980 a la fecha lo supera y es de 11.812 dólares per cápita.
Esa es la historia de la región en números, no estoy hablando de ideas ni de colores de pelo, ni de discursos ni de ninguna otra cosa, estoy hablando de números. Pero paso a hablar a continuación de lo que significan esos números en la vida cotidiana de nuestras sociedades.
Ha significado la inclusión social de millones de compatriotas que carecían de trabajo, que no tenían educación, que no tenían salud; de millones de ancianos que no tenían cobertura previsional, de miles y miles de científicos que emigraban por falta de oportunidades, de jóvenes que no podían llegar a nuestras universidades, porque ni siquiera podían terminar el colegio secundario o porque ni siquiera tenían los medios para hacerlo. En mi país la educación es pública y gratuita también en la universidad y hemos crecido como nunca en la historia en la matrícula y también en el egreso de esas universidades. Igualmente en materia de salud, en materia de educación, en materia de ampliación de derechos a nuestros ciudadanos.
Pero también debo decir que en el año 2007 cuando estuve aquí había otro mundo y que hoy hay otro mundo que exige de este MERCOSUR que, como dije adentro, no es lo mejor, pero es el único instrumento que tenemos, la unidad y la integración para seguir profundizando este proceso de profunda democratización. Porque no hay democratización únicamente porque la gente cada 4 años elija un presidente en una urna, hay una verdadera democratización cuando la mayoría de los ciudadanos y ciudadanas pueden acceder a los bienes y servicios universales y mejorar su calidad de vida.
Yo creo que el ingreso de Venezuela, la decisión también de Bolivia de querer ingresar al MERCOSUR, la situación de un mundo actual, nos debe hacer también repensar nuevas estrategias que tengan como vista fundamental nuestro propio mercado, cómo integrarnos más productivamente, cómo lograr también con las inmensas ventajas que tenemos en recursos naturales, en materia de minerales, energía, de potencia alimentaria, porque el riesgo que atravesamos también es que se intente, ante una nueva configuración del mundo, reprimarizar nuestras exportaciones y recuperar los términos de intercambio de otrora, que permitían precisamente que nuestras materias primas valieran muy poco y por eso el gran desafío es el valor agregado en nuestras regiones, la industrialización, la complementariedad y la mayor integración.
Yo creo que tenemos que trabajar mucho, tenemos que trabajar sobre temas puntuales, tenemos que trabajar sobre una nueva agenda pero sabiendo cuando uno lee estos números y cuando ve la experiencia cotidiana, porque no hace falta ver estos números, basta salir a la calle para ver a la gente como consume. Voy a contar una anécdota que puede parecer minúscula y graciosa. Estuve con el titular de una gran empresa multinacional, ayer no más, que decidió invertir en nuestro país, y les doy un dato que me daba él y se van a dar cuenta quien era sin que lo nombre. Antes un miembro de la clase media norteamericana gastaba 4 ó 5 pañales descartables por día, sin embargo acá en la región solamente llegaban a uno o uno y medio. No porque no los necesitaran sino porque no podían adquirir tal cantidad de pañales. Me decía que ahora, hoy aquí en la región, en mi país, se consume la misma cantidad de pañales que en la clase media norteamericana. Son estas pequeñas cosas, que a muchos economistas y gurúes de la economía se les escapan, quién va a andar pensando en pañales descartables si todos aspiran al Premio Nobel, las que pensamos en pañales descartables somos las mujeres, que no queremos lavar más pañales y queremos la misma comodidad que los países desarrollados.
Entonces es en esas cosas, que para algunos parecen pequeñas, y que para otros que siempre las tuvieron les parece que son un lujo que algunos otros las tengan también, porque en la naturaleza humana algunos creen que la diferencia está en las cosas materiales que se tienen y no en las ideas, en la capacidad de solidaridad o en la capacidad de mejorar condiciones de vida para toda la sociedad.
Por eso creo que en esta región, y en esta reunión en la que hoy asume Venezuela, el que asuma Venezuela no es solamente un hecho burocrático, no es un hecho más, es un hecho demostrativo de que hemos sido capaces de ampliar, de incorporar, de integrar, de superar prejuicios y de ser más. ¿Porque cuál es la gran virtud de la política? Sumar, no restar ni dividir, sumar y multiplicar esfuerzos. En el caso de la República Bolivariana de Venezuela, con su inmensa capacidad de recursos naturales en materia energética, que la hace vital a este proceso de integración que es el Mercosur, no lo digo hoy aquí, me lo deben haber escuchado repetir en todas y cada una de las reuniones en las cuales luchábamos por el ingreso de Venezuela: debemos cerrar la ecuación energética, porque alimentos, energía y tecnología van a ser los tres vectores, las tres grandes claves del desarrollo de este mundo que viene. Y no podemos desaprovechar la oportunidad, tenemos que saber que tenemos que abrir la agenda de vuelta.
Hoy recordamos que Ouro Preto se firmó en el año 1994, pleno Consenso de Washington, nadie daba dos pesos por el Mercosur. Y en esto quiero reivindicar la memoria de quien fuera mi compañero y del presidente Lula de Brasil, que apostaron contra todos los pronósticos y contra propios y extraños en sus países, a la existencia, el desarrollo, el crecimiento y el progreso de este instrumento que tenemos en nuestras manos.
Esta nueva configuración del mundo y estos logros que hemos tenido nos tienen que hacer redoblar el esfuerzo, no en cerrarnos sino en unirnos, que es diferente. No es lo mismo unirse que cerrarse, unirse es juntar los esfuerzos para vincularse en mejores condiciones frente a un mundo difícil, complejo y por momentos hostil. Que quede claro: el Mercosur no es algo cerrado, es algo abierto, pero abierto desde la unidad, abierto desde nuestro mercado interno, abierto desde nuestras demandas de lograr incorporar mayor tecnología y mayor valor agregado, porque eso es más trabajo. Hemos generado millones de puestos de trabajo en una región que sólo producía materia prima y me acuerdo de Hugo, muchas veces maldiciendo contra la enfermedad holandesa del petróleo que había dejado que los venezolanos abandonaran el campo y no produjeran alimentos, porque la riqueza del oro negro los obligaba a abandonar las otras actividades en las que Venezuela había sido tan distintiva en otras décadas.
Partiendo de todas las historias individuales de cada uno de nuestros países, construir y seguir construyendo una historia común. Que no significa que estemos siempre de acuerdo, que no significa que no debatamos, que no discutamos, pero sí que tengamos un compromiso. Yo les pido a todos los presidentes y presidentas un compromiso: que cada decisión, que cada política que tomemos aquí en el Mercosur, la tomemos con la visión completa de cada uno de nuestros países y de cómo le sirve a cada uno de nuestros países esta unidad. Para no escuchar cantos de sirenas, que no son de sirenas, están disfrazados. No son sirenas, quieren aparecer como sirenas pero no lo son. Quieren volver a vernos separados y divididos porque así siempre les ha sido mucho más fácil, y no desde hace 10, 20 ó 30 años, desde la emancipación a la fecha.
Por eso creo que, para finalizar y para darle la bienvenida al presidente de la República Bolivariana de Venezuela como Presidente Pro Témpore del Mercosur, tampoco puedo dejar de recordar lo que vivimos hace unos días en Cochabamba, o lo que me tocó vivir individualmente una noche cuando me llamaron para decirme –Rafael Correa, que hoy no está presente porque está en Europa- que a Evo Morales lo tenían preso en Europa. Yo no entendía nada, había salido de una reunión, Rafael me llamó de repente y me dijo: ¿no sabés lo que está pasando? No. Lo tienen a Evo preso. ¿Dónde? En Viena, me dice. Ahí hablé con Evo por teléfono, yo estaba muy nerviosa, me había puesto muy nerviosa, debo reconocer, Evo, que me llevás años mil de civilización. Estaba mucho más tranquilo porque cuando le pregunté cómo está compañero me dijo: yo muy bien compañera, ¿usted cómo está? Le digo mirá, un poco preocupada por lo que te está pasando. Ahí me puse en consulta inmediatamente con nuestra Cancillería para ver –abogada al fin, no puedo apartarme de mi profesión- cuáles eran los instrumentos legales que le permitieran a Evo salir de Viena y retornar a su país, a Bolivia. Hablé en dos o tres oportunidades con él, luego nos reunimos en Cochabamba y hoy estamos aprobando resoluciones muy importantes, que tienen que ver no con Evo Morales ni con el Estado Plurinacional de Bolivia, tienen que ver con la dignidad de nuestros países y de nuestros pueblos.
Que nadie se equivoque, no es una defensa al Presidente y al pueblo de Bolivia, porque cada uno de nosotros esa noche y los días posteriores nos hemos sentido Evo y su pueblo. Nos podría haber pasado a cualquiera de nosotros.
Por caso, y voy a ser extremadamente sincera, yo no puedo viajar a algunos países de Europa en el avión presidencial, que tiene inmunidad presidencial, porque en algunos países con rémora colonial todavía puede haber algún juez que disponga un embargo porque algún acreedor, buitre fundamentalmente, como nos pasó con la fragata Libertad, no quiso entrar en las dos reestructuraciones de deuda externa que tuvo mi país y que representa al 93 por ciento de nuestros acreedores y tengo que viajar en otro avión.
Por eso no es solamente un problema de Evo Morales. Es increíble, porque desde la Doctrina Drago, que tuvo como protagonista a la República de Venezuela hace muchísimos años, cien años, se estableció la inembargabilidad de los Estados por deuda. Acá te embargan aviones y no sé si voy yo arriba si no me embargan también a mí. Me devolverían enseguida creo. Eso lo diría un opositor en mi país, lo digo yo antes, me devolverían enseguida.
Pero la verdad que es el mundo que estamos viviendo, donde hay nuevas formas de colonialismo, más sutiles que las que conocimos hace dos siglos cuando bajaban con ejércitos y se llevaban la plata y el oro y sometían a nuestros pueblos originarios en las misiones guaraníes. Qué vamos a contar acá si todos nos conocemos. Por eso estamos haciendo estas declaraciones sobre Evo, sobre el espionaje, sobre el derecho de asilo.
Y si se me permite para finalizar, el derecho de asilo es un derecho que fue también reformulado aquí en Latinoamérica por México, porque el derecho de asilo, que reconoce siglos y que tuvo su origen en Europa, en la iglesias, era un derecho de asilo restringido que solamente se otorgaba a jefes de estado o a quien estaba perseguido por la justicia o con una orden de captura emitida en su contra. Precisamente México es el que introdujo el concepto del derecho de asilo amplio, y que tanto sirvió a tantos latinoamericanos que tuvieron que irse de sus países perseguidos por las dictaduras, torturados por las dictaduras durante el siglo XX. No estamos hablando de cosas que no conocemos, cada una de estas declaraciones de hoy tiene historias de sangre y tragedias terribles. No son construcciones jurídicas, no son construcciones filosóficas, son pasados históricos que hemos vivido, que algunos quieren revivir y tenemos el compromiso, como americanos del sur, inclusive de quien les habla, nieta de europeos, otros como Evo, de los pueblos originarios si los hay; de los pueblos originarios en serio, no de esos que los disfrazan para llevarlos a la televisión y mostrarlos como algo exótico. Este es un pueblo originario que conduce su país y lo conduce con éxito. Porque muchos creen que defender los pueblos originarios es reconocerles las vestimenta y darles un lugar para que vivan, chiquito de ser posible, para no ir más allá. No, acá también hay un pueblo originario que conduce su país y lo hace mucho mejor que los hijos de generaciones de europeos que habían venido a colonizar.
Hay de todo, así somos, diversos, plurales, distintos pero iguales en algo, iguales en lo más importante, en querer seguir creciendo con inclusión social, con equidad y con democracia, que deben ser los tres rasgos distintivos que siguen uniendo al Mercosur, hoy, ayer y siempre. Muchas gracias.

MERCOSUR La Presidenta convocó profundizar la inclusión social, la equidad y la democracia en el marco del Mercosur

13jul13 mercosur 12071302
Viernes, 12 de Julio de 2013
La Presidenta convocó profundizar la inclusión social, la equidad y la democracia en el marco del Mercosur

En su exposición en la cumbre de Jefes y Jefas de Estado de Mercosur, que se lleva a cabo en Montevideo, la presidenta Cristina Fernández destacó “los resultados que hemos tenido con Mercosur” desde su fundación a la fecha. En ese sentido, indicó que se ha logrado reducir notablemente la brecha existente en términos de ingresos per cápita con países más desarrollados. “Esto significa mejor calidad de vida de jóvenes, ancianos, educación donde hemos crecido como nunca en la historia”, aseveró.
En ese sentido, recordó que el PBI por cápita en 1980 en el resto del mundo era 2.619 dólares, mientras que en América latina llegaba a 2.415 dólares. Para 1989 el ingreso de América latina era de 2.928 dólares y el del resto del mundo era de 3.974 dólares. En el año 2002 – continuó la Presidenta – en América latina el ingreso per cápita que cayó abruptamente a 2.272 dólares, mientras que en el resto del mundo ascendía a 5.741 dólares. Finalmente, señaló que para hoy el ingreso per cápita del mundo es de 10.980 dólares y el de nuestra región es de 11.812 dólares per cápita, es decir, por primera vez en la historia superior.
Señaló también que el bloque regional está viviendo un “proceso de profunda democratización” debido a que “sus ciudadanos vuelven a acceder a bienes para mejorar su calidad de vida”.
Aunque advirtió que la situación actual a nivel internacional “nos debe hacer repensar nuevas estrategias y nuevos aspectos que tengan en vista nuestro propio mercado” porque “el riesgo que atravesamos es que se intente reprimarizar nuestras importaciones y recuperar los términos de intercambio de otrora”. Por eso, la Jefa de Estado sostuvo que hoy el gran desafío para los países del bloque lo representan “el agregado de valor, la complementariedad y la integración”.
Asimismo, consideró que el hecho de que hoy la República de Venezuela asuma como miembro pleno de Mercosur “no es solamente un hecho burocrático, es un hecho demostrativo que hemos sido capaces de integrarnos y ser más”. En ese sentido, destacó la importancia de la nación bolivariana para el bloque debido a “su inmensa capacidad de producción energética, vital para el Mercosur”. “Alimentos, energía y tecnología serán las tres grandes claves del desarrollo de este mundo que viene”, aseveró.
Para la Presidenta argentina, los logros alcanzados en Mercosur “nos tienen que hacer redoblar el esfuerzo, unirnos más y no cerrarnos” para poder “vincularnos en mejores condiciones frente a un mundo, difícil y en mejores condiciones en un mundo hostil”.
Y sostuvo que “incorporar mayor tecnología y mayor valor agregado” implica “construir y seguir construyendo una historia común”.
Por otra parte, convocó a los demás mandatarios de la región a asumir el compromiso de que “cada decisión, que cada política que tomemos en el Mercosur, la tomemos con la visión completa de nuestros países, que lo hagamos con igualdad”, dado que los grupos de poder mundial “quieren volver a vernos separados y divididos, porque así se les hace mucho más fácil” ejercer sobre la región su dominio.
Con respecto a los acuerdos suscriptos en la reunión de la semana pasada en la ciudad de Cochabamba, cuando Unasur repudió la acción de algunos países de Europa contra el vuelo oficial del presidente Bolivia, Evo Morales, por presuponer que trasladaba en él al técnico disidente estadounidense Edward Snowden, señaló que “estamos aprobando resoluciones muy importantes, que tienen que ver con la dignidad de nuestros países y de nuestros pueblos”. “Que nadie se equivoque, no es una defensa al Presidente Evo Morales o al pueblo de Bolivia, porque cada uno de nosotros nos sentimos Evo y su pueblo, nos podía haber pasado a cualquiera de nosotros”, el incidente antes mencionado.
En ese sentido, señaló que “yo no puedo viajar a algunos países de Europa en el avión presidencial, porque en algunos países con rémora colonial algún acreedor que no quiso sumarse al canje de la deuda puede trabar un embargo sobre la nave”, explicó. “Hay nuevas formas de colonialismo, más sutiles que las que conocimos hace dos siglos, cuando venían por la plata y el oro y sometían”, destacó.
Por eso, señaló que “cada decisión de hoy tiene detrás historias de sangre terribles, pasados históricos que hemos vivido y que algunos quieren revivir”.
Finalmente, señaló que los integrantes de Mercosur son “diversos y plurales, distintos pero iguales en lo más importante, que es seguir creciendo con inclusión social, equidad y democracia”. “Esos deben ser los tres rasgos distintivos que tienen que seguir uniendo al Mercosur”, concluyó.

ARGENTINA Cena en honor del Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro: Palabras de la Presidenta de la Nación

Cena en honor del Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro: Palabras de la Presidenta de la Nación
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA FERNÁNDEZ DURANTE LA CENA EN HONOR DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, NICOLÁS MADURO Y LA COMITIVA QUE LE ACOMPAÑA EN VISITA OFICIAL, EN EL MUSEO DEL BICENTENARIO, CASA ROSADA.
Muy buenas noches a todos y a todas; señor Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, querido amigo y compañero Nicolás Maduro Moros; primera combatiente de la Patria, su compañera Cilia Flores, no te has elegido título tampoco. Y se acuerdan que cuando era la Primera Dama, no me gustaba que me dijeran Primera Dama, entonces era la Primera Ciudadana, me acuerdo, pero la verdad que me mataste el punto con esto de la primera combatiente de la Patria. (APLAUSOS).
La verdad que una noche de muchas emociones, un día de muchas emociones, de muchos recuerdos. Hoy en mi despacho, Nicolás miraba los cuadros colgados y me pregunta: “¿quién es ese de barba?”, que está a la entrada de mi despacho. Para los visitantes, para la comitiva que lo acompaña que no pudieron todos tal vez entrar a mi despacho tengo a los Padres de la Patria en el despacho. Creo que era necesario identificar claramente, cuando un entra a ese lugar, que estaba en la República Argentina. Y me pregunta: “¿Quién es ese barbudo?”. “Ese barbudo es Martín Miguel de Güemes” – le digo,- “y quien está al lado de él es su hermana “Macacha” Güemes, otra patriota ilustre. (APLAUSOS).
Y le cuento que eran de una familia patricia de Salta y que él, con las montoneras, de Martín Miguel de Güemes, y ahí –luego- viene el nombre posterior, en el siglo XX, de ahí se toma, con gauchos mal comidos, descalzos, sin ningún tipo de armas, en realidad tenían las mejores armas: las convicciones y el profundo amor a la tierra, a su tierra y a quererla ver liberada. Después le indiqué el nombre de mi preferido: Belgrano. “Pero – le dije – mirá sin el barbudo cuidando con sus montoneras en guerra de guerrillas, porque no tenían poder para enfrentar en combate convencional al ejército español, sino en guerra de guerrillas, si no hubiera sido por ellos en el norte, si no hubiera sido por el triunfo de Belgrano en las batallas de Salta y Tucumán, este otro que está aquí – y que está hoy en tu pecho – el General San Martín, que está entre Güemes y Belgrano, jamás hubiera podido cruzar la cordillera de Los Andes para libertad pueblos y encontrarse con otro libertador de pueblos, como fue Simón Bolívar”.
Porque la historia – y esto tenemos que aprenderlo – no se escribe a partir solamente de un solo hombre, si no de una conjunción de hombres y mujeres, algunos sobresalen más que otros por su natural capacidad, pero además, todos, necesitan de la base insustituible del pueblo que los acompañe en sus luchas. Se puede ser muy lucido, se puede ser muy patriota pero hay que saber convencer a un pueblo como, por ejemplo, lo hizo Manuel Belgrano y le comentaba también, a él que le gusta tanto escuchar historia y a Hugo también, como le gustaba, que antes de dar las batallas de Salta y Tucumán, Belgrano incendió la provincia de Jujuy, la destruyó en el famoso Éxodo jujeño para no dejar nada y desobedeció las órdenes que desde aquí, de Buenos Aires, se le impartían para retirarse y no presentar batalla ante el invasor español, las desoyó. Afortunadamente las desoyó y pudo liberar esas batallas decisivas para que luego se iniciara la campaña de la liberación.
Y en ese lugar, del Museo del Bicentenario, donde podemos divisar, desde aquí abajo, la Casa Rosada, hoy engalanada con los colores de la bandera venezolana, o de la Gran Colombia, como le gustaba decir a Hugo Chávez, en este Museo del Bicentenario en el que hemos querido los argentinos conmemorar la totalidad de la historia, porque la historia no es una fotografía, es una totalidad con todas sus marchas y contramarchas, sus claros y sus oscuros, sus balances y, finalmente, sus síntesis.
Y decía que esta es una noche de recuerdos pero también es una noche de futuro. Es una noche de futuro porque nos convoca también el porvenir; nos convoca la lucha de estos 200 años de estos hombres y mujeres como Martín Miguel de Güemes, como su hermana, como Belgrano, como San Martín, como en el siglo XX, Perón y Evita aquí en este magnífico cuadro a nuestras espaldas, como Néstor y como Hugo y como los que vendrán y como esos miles de jóvenes que hoy estaban en All Boys o te saludaban por la calle.
Son iguales a otros miles de jóvenes en distintos países del mundo que hoy están reclamando cambios profundos, cambios de un mundo que requiere nuevas ideas, nuevos paradigmas, nuevos modelos, nuevos valores.
Queremos construir y reconstruir entre todos y que aquí, en la América del Sur, como vos bien lo indicabas, hay un siglo XXI que nos ha encontrado mucho mejor parados que el XIX y el XX afortunadamente.
Pero también dependerá de nuestra inteligencia, de nuestra capacidad para poder superar las adversidades, las dificultades, los palos en la rueda y el odio también, como señalabas. Odio que hay en muchas partes pero que hay que responderle con amor y con gestión, fundamentalmente con gestión y con gobierno.
Porque si uno se detiene a contestar, si uno se detiene a ver como contrarresta, como hace una marcha contra otra, se pierde tiempo, energía en las cosas que realmente tenemos que hacer y que es todos los días como presidentes, como presidentas, como ministros, como ciudadanos y ciudadanas levantarnos todos los días y pensar qué puedo hacer hoy para que mi país, mi pueblo, mi ciudad, mi provincia sea mejor que ayer. Esa es la misión que tenemos todos.
Y claro, hay gente que tiene tiempo para otras cosas; bueno, nosotros no tenemos tiempo para esas otras cosas. Tenemos tiempo y tenemos que dedicar todo nuestro esfuerzo, toda nuestra actitud, todos los recursos con los que contemos, precisamente para lograr y consolidar esta inclusión, este continente que ha tenido una transformación en la última década impresionante.
Lo charlábamos hace pocos días cuando también nos acompañaba la Presidenta de la República Federativa del Brasil, la compañera Dilma Rousseff, los formidables adelantos, el salto cualitativo y cuantitativo que ha dado la región. Esto exige un compromiso mayor de todos y cada uno de nosotros.
Hoy, en cada uno de esos 12 convenios que firmamos, más todos los compromisos y la tarea que nos queda por delante, ese es el mejor homenaje que se le puede hacer al barbudo, a Belgrano, a Rosas, a Perón, a Yrigoyen, a Chávez, a Néstor y, por sobre todas las cosas, al pueblo. Porque, en definitiva, ellos lucharon por la libertad de sus pueblos y por las grandezas de sus naciones.
Así que, yo invito a todos los presentes a que brindemos, a que brindemos por estos 200 años de historia, a que brindemos por todos los hombres y mujeres que a lo largo de estos 200 años de historia, en distintas circunstancias, han sabido afrontar el desafío y el reto de la historia y estar a la altura de ese reto; brindar por nuestros países, por Venezuela, por Argentina, por sus pueblos, por la UNASUR, por MERCOSUR, por todos y cada uno de estos americanos y americanas del Sur que yo creo que están decididamente convencidos de que nuestra hora es hoy y que no hay que demorar esta marcha que se emprendió hace 200 años y que debemos redoblar ese paso.
En nombre de todos esos, salud y muchas gracias a todos y a todas por acompañarnos!
¡Salud, Nicolás! (APLAUSOS)

ARGENTINA “Los americanos del sur estamos convencidos que nuestra hora es hoy”, aseguró Cristina Fernández

09may13 maduro 03 080513fotopresidencia
Miércoles, 08 de Mayo de 2013
“Los americanos del sur estamos convencidos que nuestra hora es hoy”, aseguró Cristina Fernández

La Presidenta de la Nación ofreció una cena en honor y condecoró a su par de Venezuela, Nicolás Maduro, en el Museo del Bicentenario de la Casa de Gobierno. La Jefa de Estado exaltó la figura de los próceres y sostuvo que a ambas naciones las “convoca el porvenir”.
La presidenta Cristina Fernández aseguró que el de hoy “es un día de muchas emociones y muchos recuerdos”. Comentó que el presidente venezolano Nicolás Maduro le había preguntado por uno de los cuadros de su despacho, el de Martín Miguel de Güemes, y respondió que el patriota junto a sus gauchos “tenían las mejores armas: las convicciones y el profundo amor a la tierra y a querer verla liberada”.
La Jefa de Estado consideró que “la historia no se escribe a partir de un solo hombre, sino de la conjunción de hombres y mujeres”, entre los que destacó la figura de Manuel Belgrano, al realizar el Éxodo Jujeño y encabezar los triunfos patriotas en las batallas de Tucumán y Salta.
La Primera Mandataria aseguró que el Museo del Bicentenario se propone “conmemorar la totalidad de la historia, porque la historia no es una fotografía” y afirmó que en la historia hay “idas y vueltas”.
Asimismo, sostuvo que “es una noche de futuro, porque nos convoca el porvenir”, al tiempo que también se debe honrar “la lucha de estos grandes hombres como Martín Miguel de Güemes, como Belgrano, San Martín, como Perón, como Néstor y como Hugo, y como los que vendrán”.
Respecto al acto que encabezó Maduro por la tarde, Cristina Fernández señaló que “como esos miles de jóvenes que hoy estaban en All Boys, son iguales a otros jóvenes que hay en todo el mundo, que reclaman cambios, nuevas ideas”.
En ese sentido, afirmó que “estamos en un siglo XXI que nos encuentra mucho mejor parados que el XIX Y el XX”. Pero admitió que el nuevo siglo “también requiere de nuestra capacidad para superar todos los obstáculos, los palos en la rueda y el odio también”.
“Si uno ve como se pone a responder, a hacer una marcha contra otra, se pierde mucho tiempo de lo que tenemos que hacer como funcionarios, como ciudadanos, que es levantarnos cada día y ver qué puedo hacer para que mi país, mi provincia, mi ciudad sean mejor que ayer”, afirmó la Presidenta.
La Jefa de Estado resaltó que “el continente ha tenido un avance en la inclusión impresionante”. “Hoy en cada uno de esos doce convenios que firmamos, mas toda la tarea que queda por delante, es el mejor homenaje que se le puede hacer al barbudo (por Güemes), a Belgrano, a Perón, a Rosas, a Chávez y a Néstor (Kirchner), y por sobre todas las cosas al pueblo, porque ellos lucharon por la felicidad de sus pueblos y la grandeza de nuestras naciones”, enfatizó.
Por último, la Mandataria brindó “por todos los hombres y mujeres que en estos 200 años de historia han sabido enfrentar el reto de la historia y estar a la altura de ese reto”. Y concluyó con un brindis “por todos y cada uno de estos americanos del sur que yo creo que están convencidos que nuestra hora es hoy y que no debemos detener más esa historia que se inició hace 200 años”.
Antes de los discursos, Cristina Fernández condecoró al presidente venezolano, Rafael Maduro, con el collar de la Orden del Libertador General San Martín.
Acompañaron a los mandatarios la esposa de Maduro y “primera combatiente” de la patria venezolana, Cilia Flores, los cancilleres de Venezuela, Elias Jaua, y de Argentina, Héctor Timerman, el jefe de gabinete argentino Juan Manuel Abal Medina, y los ministros de Energía venezolano, Rafael Ramirez, y de Planificación argentino, Julio De Vido.

ARGENTINA Encuentro de los presidentes de la Argentina y Venezuela con la prensa: Palabras de Cristina Fernández

Encuentro de los presidentes de la Argentina y Venezuela con la prensa: Palabras de Cristina Fernández
PRESIDENTA.- Buenas tardes a todos y a todas; a todos los periodistas que hoy nos visitan de la hermana República Bolivariana de Venezuela; bienvenida querida Cilia también, compañera del Presidente Nicolás Maduro; acá los periodistas internacionales; periodistas de nuestro país acreditados, muchas gracias por estar aquí acompañándonos y, fundamentalmente, muchas gracias Nicolás por esta primera visita como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela a la República Argentina.
Debo confesarles algo, cuando uno recibe un amigo siempre suele estar feliz y contento; cuando falta algún otro amigo esa alegría tiene sensaciones cruzadas y ambivalentes. La verdad que es un día de estas sensaciones y sentimientos encontrados: alegría porque hemos compartido con Nicolás como militantes políticos, más que inclusive como Presidenta y él era – entonces – canciller, cuando nos tocó vivir momentos difíciles en el continente. Me acuerdo cuando se produjo el golpe institucional en la hermana República de Honduras; me acuerdo de nosotros todos juntos, en la Embajada de Ecuador, en Washington, y en el OEA, y luego en avión desde Washington directamente a El Salvador. Parecía casi un cuento de García Márquez el que estábamos viviendo.
Y, hoy, la presencia aquí, la primera vez que nos visita un Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, que no es Hugo Chávez Frías. Debo decir que para nosotros es un momento – por lo menos para mí, no sé para los demás – muy especiales, que me hace remover sentimientos, situaciones muy especiales. Ustedes saben de la amistad con Hugo, también de la amistad entrañable que él tenía con quien fuera mi compañero de vida y militancia; otros dos que vivieron también sus buenas aventuras. Recuerdo aquel primero de enero, o fin de año cuando se lanzaron ambos a la aventura en Colombia de lograr la liberación de los entonces prisioneros y fundamentalmente de Ingrid Betancourt. Digo, cuántas cosas que han pasado en tan poco tiempo.
Recuerdo que asumí como Presidenta de los argentinos, en el año 2007, y en esa Asamblea Legislativa estaba, entre otros, el entonces Presidente de Colombia, el Dr. Alvaro Uribe. Y unos cuantos meses antes me había visitado la madre de Ingrid, junto a la senadora Pilar Córdoba, y ahí se hizo carne en mí participar en la campaña, una activa campaña militante en todo el mundo por la liberación de Ingrid, campaña en la que ya estaba sumado Hugo y que parecían cosas imposibles, ¿no? Es más, cuando lo charlaba con el entonces Presidente me decía que no, que no iban a liberar a nadie, que posiblemente los matarán, como había pasado con los muertos del Cauca, etc. Y bueno me acuerdo de ellos dos en la selva y me acuerdo de Néstor llegando a Calafate cansado, muerto casi ese primero de enero, ya a las 9 ó 10 de la mañana.
Son muchas historias, muchos recuerdos y la verdad que hoy recibirte Nicolás es una gran alegría y al mismo tiempo una gran tristeza, es inexplicable que uno pueda estar alegre y triste al mismo tiempo, pero bueno a mí por lo menos me pasa y quería contarlo. Más allá de las obligaciones institucionales que uno tiene que respetar, porque está representando un país. Pero lo que representamos a los países hacemos las mismas cosas y tenemos los mismos sentimientos que los que no representan a ningún país, somos de carne y hueso.
Alguien me preguntaba, el otro día, si yo veía televisión. Sí veo televisión, voy al baño, hago todas las cosas que hacen los demás. Sí, no, no, porque llega un momento en que las figuras públicas, o los presidentes de un país o las presidentas adquieren, o la hacen adquirir – a partir de los medios de comunicación – no solamente acá, no es un reproche a nadie, eso sucede en todo el mundo – como seres inalcanzables, diferentes e inaccesibles. Y no, la verdad que ni inaccesibles, ni diferentes…simplemente con mayor grado de responsabilidad que el resto de los ciudadanos.
Así que darte la bienvenida y al mismo tiempo expresar esto que siento, que es lo que sienten muchísimos argentinos que lo querían muchísimo a Hugo, que le agradecían, además, la ayuda invalorable que él le dio a la Argentina cuando todo el mundo le soltaba la mano y al mismo tiempo recordar tantas cosas. Parece mentira que en menos de tres años, y cuando digo tres años es porque bueno yo tengo un hito, que es el 27 de octubre del 2010, en menos de tres años tantas cosas que han pasado, ¿no? Y que uno pueda soportarlas y estar de pie, esto es lo más notable de todo. Pero acá estamos, de pie.
Y hoy firmando importantes convenios con la hermana República Bolivariana de Venezuela para profundizar la relación, para – como decía Hugo – utilizar esa complementariedad tan perfecta, casi de rompecabezas que tenemos entre ambos países.
Hemos firmado numerosos convenios que nos van a permitir a ambos países seguir avanzando en los procesos de inclusión social tan poderosos y tan fuertes que se han dado afortunadamente en la mayoría de los países de la América del Sur.
Yo contaba el otro día cuando visitaba Caracas, que había visto inmensas construcciones y le había preguntado a la edacana que me acompañaba qué eran esas construcciones y me hablaba de miles y miles de urbanizaciones que había decidido el comandante Chávez.
Y hoy hablábamos con Nicolás de la necesidad de profundizar, solucionar, cambiar las cosas que haya que cambiar, siempre hay que cambiar.
Yo lo decía también el otro día, no ya referido a Venezuela, sino referido a mi propio país, las cosas que hay que cambiar, mejorar las que hay que mejorar y profundizar las que hay que profundizar.
Pero siempre con un eje fundamental, el de seguir logrando, a través de políticas claras, concretas, activas, tanto en materia de política interna como de política exterior, la inclusión de millones de compatriotas en la América del Sur.
Y desde el punto de vista de la política exterior, creo que la inclusión de la República Bolivariana de Venezuela al MERCOSUR, la UNASUR, que también ha tenido un rol preponderante en todos estos años, y esta unión entre ambos países, que ha permitido, reitero, también ayudar a Venezuela en momentos difíciles por allí en materia de provisión de alimentos, que también son tan importantes como la energía, todos los convenios que hemos firmado hoy en materia, por ejemplo, de tecnología. Hoy hemos firmado un importante convenio con el INVAP, también en materia de tecnología satelital, los convenios que hemos firmado con Agricultura y Ganadería y que luego hemos profundizado en cosas que todavía no están escrita pero que, seguramente, van a viajar en los próximos 15 días grupos empresarios a la hermana República Bolivariana de Venezuela para ver cómo podemos comenzar a trabajar en cosas que produzcan ya y ahora grano, los granos que necesita Venezuela.
Le comentaba al Presidente que en el día de ayer, en la provincia de Córdoba, hemos inaugurado una planta industrial que se ha transformado en la planta industrial de bienes de capital más importante de la República Argentina, la más importante inversión que el grupo FIAT Global ha hecho en los últimos 3 años de 130 millones de dólares para producir cosechadoras New Holland y Case y tractores que son de ultimísima generación, hemos también hablado sobre estas cuestiones para proveer a Venezuela porque cuenta aproximadamente ya hoy disponibles entre medio millón y un millón de hectáreas y muchos más también para poder trabajar sobre esto con management argentino. Bueno, creo que somos ampliamente reconocidos en el mundo en todo lo que es nuestro expertis en materia de agricultura, siembre directa, etcétera.
Así que, hemos repasado también, junto al ministro de Agricultura y Ganadería, el tema de construcción y creo que figura en alguno de los convenios de barcos atuneros, en los cuales también es una importante actividad que desarrolla la República de Venezuela.
En fin, creo que 12 convenios en total hemos firmado. Seguramente vos los va a enumerar o brevemente a describir.
Pero yo quería en esta primera visita, decir estas palabras porque es lo que realmente sentía necesidad de decir y de contar y también hemos mantenido una reunión con el titular de PDVSA, el titular de YPF y las autoridades del ministerio de Planificación como autoridad de aplicación y el representante del Estado ante YPF, también viceministro de Economía, para ver cómo seguimos unificando y profundizando los lazos entre PDVSA y la ahora recuperada YPF, lo cual nos da, en este marco y en este campo, una posibilidad de maniobra, una posibilidad de nuevos acuerdos, mucho más importantes y los vamos a hacer.
Así que, bueno, creo que ha sido una reunión más que fructífera, están trabajando en estos momentos ya funcionarios con nuestros funcionarios y, seguramente, citando a grupos empresarios. Creo que, inclusive, el ministro en Alimentación se quedaba hoy también a la tarde y si es necesario, como dijiste, toda la madrugada –a lo Hugo Chávez- también trabajando al respeto.
Así que, ha sido una jornada muy buena, muy buena y con estas sensaciones que describía al principio. No podía dejar de decirlo porque así lo siento, realmente mucha emoción.
Gracias a todos y cada uno de los ministros que hoy nos acompañan, al Almirante también que nos acompañó y que se cuadró y me hizo casi llorar cuando me dijo…sus palabras fueron “Chávez vive”.
Bueno, nada, agradecerles a todos la presencia aquí, esta noche seguramente nos encontraremos en la cena en el Museo del Bicentenario y, bueno, espero estar un poquito mejor para la noche y gracias Nicolás, gracias Silvia.
Mucha fuerza. (APLAUSOS)
Me olvidé, ¿puedo decir algo? Ahí me acordé, miren qué increíble y con esto por lo menos yo ya no hablo más.
Cuando estuve en el Cuartel de la Montaña, en la capilla que se construyó allí, que es muy bonita, muy luminosa, muy pequeña, me encontré con dos Vírgenes, una la Virgen del Valle, pero también me encontré con la Rosa Mística.
La Rosa Mística, como ustedes saben, es una Virgen que se venera en la ciudad donde yo nací, en la Ciudad de La Plata, así que, enseguida la reconocí, “esta es la Rosa Mística de La Plata -le digo yo-, pero acá falta alguien”, le digo yo. Y lo que faltaba era la Virgen de Luján, que es la patrona de los argentinos.
Dije: “Te voy a dar la Virgen de Luján para que la pongas acá, patrona de la Argentina en esta capilla. Tiene que ocupar un lugar central porque es una Virgen muy maravillosa”.
Y bueno, Nicolás iba a venir el día 10 y yo dije que no, que el día 10 no podía y, bueno “voy el 9”, no que el 9 tampoco puedo y, finalmente, quedó el 8 pero porque quedó, no había nada en especial.
Bueno, preparamos todo y cuando vine, hablé con el Secretario General de la Presidencia, con Parrilli, que es mi alterego en todo este tipo de cosas y le digo “tenés que hablar con Agustín Radizani, el arzobispo de Mercedes-Luján, titular y custodia de la Basílica de Luján, donde la Virgen patrona –y le digo- tenés que hablar con Agustín para que Agustín nos de una imagen de la Virgen para que cuando venga Nicolás, yo la se dé”. Parrilli dijo “y bueno, le podemos decir a Agustín que venga así con la Virgen a dársela a Nicolás”. Me encantó la idea.
Y hoy a la mañana, cuando llego, estaba la Virgen en mi despacho y me dice Parrilli: “¿Sabés qué día es hoy 8 de mayo?” “No”, le digo. “Es el día de la coronación de la Virgen de Luján”.
Y hace unos instantes, el Papa, acaba, al lado de una imagen de la Virgen, hablar de la Virgen de Luján, levantarla y pedir un aplauso y como no la aplaudían muy fuerte, pidió más fuerte porque no escuchaba y aplaudir por pedido del Papa la Virgen de Luján.
Y yo digo, “bueno, ustedes ya saben cómo soy con estas cosas yo”. Yo creo que son señales muy fuertes porque, bueno, demasiadas coincidencias, ¿no?
Lo cierto es que…Y además, Nicolás contó las puntas de lo que es el aura, que es lo que flota alrededor de uno o no, y contó las puntas Nicolás y eran trece y yo dije “el número preferido de Néstor”.
Así que, estamos, como ustedes verán, muy, muy…
Así que, nada, esta fue mi última intervención y le damos buen viaje a la Virgen, que espero que no se ponga terca y les deje arrancar el avión con ella a bordo. Estoy segura que sí.
Además, es una virgen morena. Saben que Nicolás puso su mano al lado de la cara de la imagen de la Virgen y es del mismo color de su piel y tiene el mismo color de la piel de Hugo Chávez. (APLAUSOS)

ARGENTINA Los presidentes de la Argentina y Venezuela convocaron a profundizar los lazos entre ambas naciones

09may13 maduro 02 080413-dsc_2241
Miércoles, 08 de Mayo de 2013
Los presidentes de la Argentina y Venezuela convocaron a profundizar los lazos entre ambas naciones

La presidenta Cristina Fernández y su par de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, ofrecieron esta tarde una conferencia en el Salón Sur de Casa de Gobierno, luego de que ambos gobiernos suscribieran una serie de acuerdos de cooperación bilateral.
En el inicio de la exposición, la Jefa de Estado argentina manifestó su alegría por la visita del Presidente Maduro, aunque reconoció que el evento fue, en su fuero íntimo, matizado por el recuerdo del recientemente fallecido Comandante Hugo Chávez. “Cuando falta un amigo, esa alegría tiene sensaciones cruzadas, ambivalentes”, reconoció.
En ese marco, recordó los momentos compartidos con Chávez y con el ex presidente Néstor Kirchner en la pugna por profundizar la unidad latinoamericana, como así también la solidaridad del pueblo venezolano al acercar ayuda y financiamiento para la Argentina “cuando todo el mundo nos soltaba la mano”.
Luego, detalló que se firmaron “importantes convenios” para “profundizar la relación y utilizar esa complementariedad tan perfecta” que une a la Argentina y Venezuela. “Hemos firmado numerosos convenios para seguir avanzando en los procesos de inclusión social que se han dado en los países de América del Sur, manteniendo siempre un eje fundamental, que es seguir logrando con políticas claras y activas la inclusión de millones de compatriotas”, señaló la Jefa de Estado.
La Presidenta destacó además el crecimiento de las relaciones comerciales entre ambos países, acompañada por el intercambio de management.
“Ha sido una reunión más que fructífera, ha sido una jornada muy buena”, concluyó.
Por su parte, el presidente Maduro también destacó la labor de los ex presidentes Kirchner y Chávez en pos de la unión latinoamericana, y señaló que “si San Martín no pudo llegar a Caracas y Bolívar no pudo llegar a Buenos Aires, Kirchner y Chávez sí lo hicieron”.
Asimismo, convocó a los ciudadanos de ambos países a “ratificar un camino, el camino de la Patria Grande y seguir abonando en una larga marcha donde nos toca a nosotros generar la bandera principal”.
“Soy el segundo presidente peronista de Venezuela, el primero fue Chávez, que sembró una revolución de amor que va recorriendo América Latina”, manifestó Maduro antes de despedirse de los cronistas acreditados en Casa de Gobierno.

ARGENTINA La Presidenta recibió a su par de Venezuela, Nicolás Maduro

09may13 maduro 01 080513aag_3405
Miércoles, 08 de Mayo de 2013
La Presidenta recibió a su par de Venezuela, Nicolás Maduro

La presidenta Cristina Fernández recibió este mediodía en la Casa de Gobierno a su par de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, quien llegó al país en el marco de una gira que inició ayer en Uruguay y finalizará mañana en Brasil.
Maduro fue recibido por la Jefa de Estado en la explanada de la plaza Colón de la Casa de Gobierno y luego ambos mandatarios se dirigieron al Salón Azul, donde presentaron a sus respectivas comitivas y luego mantuvieron un encuentro a solas.
Durante una pausa en la audiencia que ambos mandatarios mantuvieron, recibieron al Arzobispo de Mercedes y Luján, Monseñor Agustín Radrizzani, quien le obsequió a Maduro una imagen de la Virgen de Luján, Patrona de la Argentina.
Por la noche, a las 21:00 Maduro será agasajado por la Presidenta con una cena en su honor que se llevará adelante en el Museo del Bicentenario de la Casa de Gobierno.

Nube de etiquetas