Despertar Nacional

Entradas etiquetadas como ‘Uruguay’

ARGENTINA Cumbre del Mercosur en Brasilia: Palabras de la Presidenta de la Nación

Cumbre del Mercosur en Brasilia: Palabras de la Presidenta de la Nación
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER, EN LA CUMBRE DEL MERCOSUR REALIZADA EN BRASILIA, REPÚBLICA FEDERATIVA DE BRASIL
…la corriente migratoria y la más importante en Argentina, especialmente el pueblo boliviano, con su laboriosidad, su trabajo y su compromiso, así que muy bienvenido compañero.
La verdad que es un momento muy especial el del MERCOSUR, porque es un momento muy especial en el mundo, una crisis que parecía haberse alejado allá por el año 2010, 2011 inclusive representó el crecimiento de la Argentina más importante, el crecimiento de toda la región y que vuelve cíclicamente, porque en realidad se visualiza por parte de los líderes de los países desarrollados una manifiesta incapacidad de resolver una crisis, y lo que es peor aún, al no poder resolverla creo que van a intentar y ya lo están haciendo, transferir los costos y las facturas de esta crisis a nosotros, los países emergentes, que somos precisamente los que hemos protagonizado lo que yo denomino la década ganada frente a la década perdida de los años 80 y los años 90, década ganada en términos de inclusión social, de crecimiento de nuestro Producto Bruto, de democratización y de distribución del ingreso, de la participación de los sectores más vulnerables y más alejados a bienes sociales de los cuales carecían como salud, educación, vivienda, trabajo, alimentos.
El compromiso entonces no es solamente hablar de economía en términos abstractos, sino hablar de economía en términos concretos, en términos de lo que ha representado para nuestros pueblos el hecho de haber comenzado, en el caso de Argentina un proceso profundo de reindustrialización, en el caso de Brasil que ha adquirido una potencialidad a nivel mundial de una densidad y un entramado de su desarrollo industrial que además es muy positivo para la región y muy positivo para la Argentina en especial y también para el MERCOSUR.
Nunca creímos, ni el presidente Kirchner ni quien les habla, tampoco el presidente Lula, que el crecimiento de Brasil como pensaban algunos argentinos pudiera ser algo nocivo para la Argentina. Al contrario, Néstor siempre me decía y no me voy a olvidar nunca el efecto del camión que tiene con el ciclista. Tal vez el ciclista sea un poco más pequeño que el camión, pero cuando el camión toma velocidad también el ciclista es arrastrado, se une y sigue hacia delante.
Esto es un poco lo que ha pasado y lo que estamos haciendo en un país que es la Argentina, porque la Argentina fue devastada a partir del 24 de marzo de 1976, a diferencia de lo que pasó con otros países de la región que sufrieron dictaduras militares, este país las sufrió pero no tuvo un proceso de desindustrialización tan impresionante y tan planificado como el que tuvo la Argentina que fue francamente devastador.
Esto nos ha permitido protagonizar en la última década el crecimiento económico de nuestro PBI más importante, algo que también conviene a Brasil, lo dije el otro día en el encuentro de industriales brasileros y argentinos, cuando dijimos que Argentina no puede crecer si Brasil no crece y Brasil no puede crecer si Argentina no crece. Y también lo traslado a lo que siempre dice Pepe cuando les habla a sus compatriotas, los uruguayos, cada vez que le ha ido mal a la Argentina le ha ido peor a Uruguay. Hay una interconexión entre todos nosotros, también con el Paraguay. Por eso la decisión de no tomar sanciones económicas porque sabemos que las paga el pueblo. También sabemos que Paraguay necesita de nosotros, de Brasil de Argentina y de Uruguay para seguir creciendo, más allá de los discursos flamígeros que muchas veces siguen a políticas internas más que los intereses de los países y los pueblos que puedan tener sus dirigentes. Lo sabemos claramente, por eso no tenemos temores ni dudas acerca de cuál es el futuro del MERCOSUR y de la América del Sur: mayor densidad en la integración, mayor profundidad en la integración.
Un aporte que ha hecho Argentina, que quiero resaltarlo también, es que somos el primer país del MERCOSUR que aprueba su código, el Código Aduanero del MERCOSUR, Código Aduanero que tuvimos también el honor de aprobar con nuestra presidencia pro-témpore en la provincia de San Juan y ya ha sido aprobado por ambas Cámaras del Parlamento Argentino, siendo el primer Estado miembro del MERCOSUR que tiene aprobado su Código Aduanero, esto es un paso más a la integración.
Cuáles son los desafíos, de este mundo desarrollado que no solamente no resuelve sus problemas sino que los proyecta y quiere trasladarlos a nuestros países bajo distintas formas: primarización de nuestras exportaciones para lograr entonces colocar sus productos manufactureros industriales en nuestros países, cosa que debemos impedir, no por una cuestión de proteccionismo, sino por una cuestión de justicia en el equilibrio de las relaciones comerciales. Durante décadas tuvimos términos de intercambio altamente desfavorables entre nuestras regiones y los países desarrollados.
Hoy los términos de intercambio han sido favorables durante la última década. Pero no ha sido por obra y gracia del Espíritu Santo, nadie nos dio graciosamente esto, lo hemos ganado a fuerza de políticas públicas y de proyectos que han priorizado el crecimiento con inclusión de nuestros pueblos y que han abandonado las políticas neoliberales que el Consenso de Washington había impuesto a la región, donde el ejemplo más paradigmático de esas políticas neoliberales tal vez haya sido mi país, la República Argentina cuando implosiona en el año 2001 con el mayor default de deuda soberana y la mayor crisis bancaria de la que se tenga memoria en nuestra historia. Algo muy parecido a lo que está pasando hoy en la Europa cuando vemos también las crisis de deudas soberanas.
Por eso creemos que además debemos darnos densidad y profundidad en la integración y tenemos que comenzar a discutir en esta integración estándares comunes, lo charlábamos el otro día con la visita del presidente del Perú, miembro de los países andinos en la República Argentina. Necesitamos darnos una política de estándares comunes en materia de inversión extranjera en nuestra región, para evitar hacer entre nosotros mismos dumping social y que pivoteen sobre las necesidades de nuestros pueblos para hacer dumping social y a modo de extorsión hacer una suerte de subasta o remate a ver quién le paga menos a sus trabajadores, quién le cobra menos impuestos para ir a invertir a ese país. Esto necesita de una férrea unidad y de la construcción de estándares regionales en materia de inversión, para cuidar esto que hemos logrado. Porque ninguno de nosotros va a poder seguir creciendo y haciendo las cosas que estamos haciendo si al resto de los países de la región les va mal.
Además tenemos una región con recursos naturales, los enumeraba el otro día en el encuentro de Buenos Aires el presidente de la Unión Industrial Argentina, en materia de agua potable, en materia de energía, en materia de minerales, en materia de alimentos, en capacidad excedentaria en materia agroalimentaria, en capacidad de innovación y desarrollo tecnológico sin precedentes y tenemos que utilizar esto. Tenemos que utilizarlo y además también -lo hemos hecho nosotros cuando hemos elevado una propuesta a la UNASUR- comenzar también a actuar en simultáneo conjuntamente con la UNASUR desde el MERCOSUR, para abordar problemas comunes que tenemos algunos países del MERCOSUR y de la UNASUR, como son por ejemplo los tratados bilaterales de inversión.
Me acuerdo el día que le pregunté a Dilma cuántos tratados bilaterales tiene firmados o aprobados Brasil y me dijo cero, ni amarrados nos hacen firmar o acordar un tratado bilateral de inversión. Eso significa lo que nació en la década de los 90, mi país tiene 59 tratados bilaterales de inversión, con principios además de ultractividad, de manera tal que un tratado en donde se renuncia a la jurisdicción nacional y se somete a tribunales internacionales, aún cuando sea denunciado, sigue teniendo actividad por 10, 15 ó 20 años más. Tal ha sido el grado de perversidad con que determinados instrumentos han sido elaborados.
Debemos también comenzar a organizar instrumentos, organismos multilaterales en materia de calificadoras de riesgo, Asia ha comenzado a hacerlo. Califican nuestras deudas las calificadoras, y esto no ya dicho por mí sino reconocido por los propios países desarrollados, ya no es Chávez el que habla mal de las calificadoras de riesgo, es el rey de España el que habla mal de las calificadoras de riesgo y dice que son una plaga. Y es cierto, bueno, ser monarca y ser Borbón da una categoría que tal vez no tenga un sudamericano como el presidente Chávez. Pero ya los europeos, como han ido por ellos, por muchos de ellos, comienzan a advertir a esas calificadoras empleadas de los bancos de inversión, que con sus derivados recomendaron a clientes inversionistas papeles de deuda que sabían que iba a ser defaulteados, como lo hicieron en el 2001 con la Argentina, bancos que recomendaron a los jubilados italianos, japoneses, alemanes, comprar la maravilla de los títulos argentinos que iban a pagar, que pagaban en los papeles, tasas del 17 ó 18 por ciento y que obviamente cualquiera que hubiera sabido de economía sabía que eso no se podía pagar. Pero qué puede saber un jubilado, sea argentino, alemán o de donde sea. Esa fue una gran estafa, y eso fue pergeñado precisamente por las calificadoras de riesgo, que hoy siguen diciendo que deudas como la griega tienen menos deudas como la argentina. Una Argentina que reestructuró el 93 por ciento de su deuda soberana, ejemplo histórico en el mundo. Que además lo hizo con quitas y plazos nunca vistos, con dos aperturas de canje, 2005 y 2010, lo que permitió precisamente ese 93 por ciento. Y que hoy se ve asediada por un 7 por ciento de fondos buitres que no accedieron a ninguno de los dos canjes y que quieren perjudicar al 93 por ciento de tenedores legítimos. Legítimos porque tienen buena fe, creyeron unos en la Argentina en el 2005, que íbamos a pagar, y creyeron otros en el 2010. Y lo cierto es que la Argentina ha venido cumpliendo rigurosamente sin acceso al mercado de capitales, a fuerza de superávit comercial, a fuerza de esfuerzo propio, de industrialización, de mercado interno, de valor agregado.
Por eso creo que también tenemos que sentar principios generales en materia de reestructuración de deuda soberana. Quiero recordar un caso que también se dio aquí en Sudamérica en 1902, cuando la República de Venezuela fue invadida por el Reino Italiano, por el Imperio Austrohúngaro y por Inglaterra por pago de deuda soberana. Y me acuerdo que fue un argentino, canciller del presidente Roca, Luis María Drago, quien sostuvo una defensa férrea de eso frente a un Estados Unidos que también en aquella época decepcionó con la doctrina Monroe, cuando decía América para los americanos y bueno, cuando llegaron los ingleses, los austrohúngaros y todos dijo me lavo las manos y cuando hablaba de América me refería a América del Norte. Sin embargo se buscó la postura de que ningún país podía invadir a otro por una deuda soberana.
Parece mentira pero eso ocurría a principios del Siglo XX. Como también ya se había derogado la prisión por deuda para los ciudadanos comunes, que inmortalizara Víctor Hugo en Los Miserables, con la Doctrina Drago también se crea una doctrina internacional por la cual se establece que ningún país puede ser invadido por deuda soberana. Eso lo hicimos aquí en Sudamérica también los sudamericanos.
Creo que nosotros tenemos que comenzar a trabajar fuertemente y los países que tenemos representación en el G-20 llevar y preparar una agenda común de fijar principios soberanos para la reestructuración de deudas soberanas en la próxima reunión y también hacerlo como algo que proviene de la América del Sur, del MERCOSUR o de toda la región, porque el problema hoy está allá y ese problema también nos afecta, porque la quiebra de esos países, el endeudamiento de sus sociedades, está provocando que sus excedentes de stocks de manufacturas traten de ser colocados acá. El solidarizarnos con los pueblos europeos, con las sociedades europeas, en cuanto a convencer a las autoridades que la suma de las austeridades no es más que la suma de la crisis y la profundidad de la crisis pero no la solución, es clave no solamente por una cuestión de solidaridad natural, que tenemos todos como militantes políticos de partidos populares nacionales y democráticos, sino también de intereses genuinos de la región que necesitamos que Europa y el mundo desarrollado reconstruyan su economía para no perjudicar el crecimiento de las emergentes que hemos sostenido durante la última década el crecimiento mundial. Porque con China sola no va a alcanzar. Esto también lo tenemos que entender y saber. Y los que más lo tienen que entender son ellos.
Hablé ya de las calificadoras, no quiero olvidarme de ninguno de los temas que había anotado, hablé también de un sistema de solidaridades estandarizadas, del esfuerzo que tenemos que hacer en profundizar esta integración del MERCOSUR y también de los países andinos porque somos un mercado formidable, un mercado que aún necesita incorporar a millones de compatriotas de América del Sur al consumo. Tenemos entonces no que solamente darle la bienvenida a Bolivia, ya incorporada Venezuela, sino también junto a todos los países de la región Andina, lograr la profundización de la asociación, porque estamos comprando en la región 600.000 millones de dólares anuales extra zona, esto quiere decir a países que no están en nuestra región. Y muchos de esos bienes que compramos los podemos producir nosotros, algunos ya los estamos produciendo, y también cuando hablemos con Europa, como decía Dilma y como decía Pepe, tenemos que preguntarles qué es lo que quieren y qué es lo que ofrecen, porque estamos cansados de que se nos tilde de proteccionistas cuando en realidad Europa tiene décadas de proteccionismo. La manteca francesa tiene un arancel del 120, 130 por ciento, y la concesión graciosa que ofrecen es que todos bajemos un 20 por ciento nuestros aranceles de importación. El problema es que la Argentina tiene aranceles de importación muy bajos, históricamente muy bajos que no superan el 35 por ciento, por lo tanto bajar a un 20 ó a un 19 puede ser absolutamente ruinoso, no puede ser, es absolutamente ruinoso. O tal vez la protección del arroz japonés con 300 por ciento de arancel. Por lo tanto los porcentajes no me dicen nada, yo quiero saber qué es exactamente el grado de protección que hoy tiene cada uno de los productos de Europa y qué es lo que están dispuestos a ofrecer.
También tenemos que saber que todos ellos, todos los grandes países tienen grandes inversiones en nuestros países. Estados Unidos tiene 500 empresas radicadas en nuestro país, nos pone muy contentos, de las cuales 100 son de las más grandes de Estados Unidos, lo mismo muchísimos países de Europa. Bueno, nuestras terminales automotrices son todas extra zona, no tenemos una sola terminal automotriz, una sola de origen de la región. Sí tenemos a toda la industria autopartista que son proveedores, pero son proveedores de las autopartes que tienen menor valor agregado en esos autos, porque las autopartes de mayor valor agregado, las que tienen los softwares, los GPS y todas las sofisticaciones vienen de allá o por lo menos vienen para ser armadas desde allá. Con lo cual tenemos que comenzar a hablar de igual a igual, porque sus inversiones también están hundidas acá y estamos dispuestos a ser socios pero no a ser depositarios de mercaderías que sobran en el continente, esto es muy importante.
Por eso tenemos que ir con buenos modales, tenemos que ir con buen lenguaje, tenemos que ir con números señores y señoras, porque además no estamos hablando de cuestiones ideológicas, ya estamos todos grandes, ya hemos hecho muchas cosas de jóvenes, no necesitamos ahora venir a hacerlas de grandes, por lo tanto vamos a hablar de números, de lo que siempre nos hablaban cuando éramos jóvenes, cuando nos acusaban de ideologicistas y de querer cambiar el mundo, no, no, ahora queremos hablar de números nada más, como nos hablaban de números cuando éramos jóvenes. Bueno, ahora los que queremos hablar de números somos nosotros. Ya se nos pasó la juventud a todos, así que queremos hablar de números.
Finalmente, y con esto quiero terminar en referencia abierta a ese discurso un tanto acuático que tuvo Pepe sobre los peces. Pepe hablaba, si mal no recuerdo, lo anoté por aquí, de que tenemos que movernos como peces que corren en distintas mareas, que por lo tanto podemos hacerlo pero tenemos límites. También habló de la velocidad para que la sardina no sea devorada por la ballena.
Tiene razón, pero también creo que todo esto que hemos hecho nosotros, no le hemos hecho como peces que íbamos para aquí o para allá, ni por velocidad. Yo creo que a veces actuamos como el salmón, como el salmón patagónico. Y discúlpenme, ya que estamos con sardinas, ballenas y demás, quiero contarles lo que hacen los salmones. Los salmones nadan contra la corriente, río arriba, es un espectáculo verlos; ese pez maravilloso, sabroso, extraordinario que tenemos en el Pacífico y en nuestros lagos y ríos patagónicos. El salmón nada contra la corriente para ir a desovar, para ir a reproducirse, para ir a multiplicarse, para ir a poner los huevos. Es cierto, es tal el esfuerzo que después muere en el desove, pero desova, reproduce, deja hijos, deja legados, deja ideas, deja ejemplos. No digo, por favor, porque mañana seguro algún titular de mi país dirá que la Presidenta propone que todos se suiciden y vayan a desovar contra la corriente, no tengo vocación suicida, quédense tranquilos. Por allí me gustaría hacer algunas cosas, pero como tenemos las inhibiciones de los educados y de los civilizados y democráticos, reprimimos algunos deseos y nos sometemos a esas inhibiciones. Pero quiero que quede también el ejemplo de esos salmones.
Yo conocí algunos que fueron contra la corriente permanentemente y dejan legado. Por eso digo que no tengamos miedo, porque las cosas que hemos hecho las hemos hecho bien, con equivocaciones, con errores, pero con un objetivo permanente de gobernar en favor de nuestros pueblos, soportando presiones que no ha soportado nadie para que torzamos el rumbo, para que hagamos lo que otros quieren. Lo hemos hecho y lo estamos haciendo porque de aquella época tan joven, forjados en un concepto de compromiso con el prójimo, tenemos el otro gran elemento que es además de la velocidad, Pepe, que es importante… Me acuerdo de tu reportaje inolvidable con la periodista de la CNN, cuando hizo todo un panegírico para quedar bien con vos y te decía todo lo que habías sufrido, lo que te había pasado, cómo habías escapado y dijiste no, yo me estaba escapando, el problema fue que me agarraron, no era que quería sufrir ni que me tuvieran preso. Esa velocidad está bien, esa velocidad la tenemos que seguir teniendo, esa velocidad no la tenemos que perder, a algunos los agarraron, a muchos los agarraron y no los soltaron. Los que están acá han sido agarrados, agarradas, agraviados y aquí están, con la buena voluntad de siempre. Por eso digo que a la velocidad que hay que seguir manteniendo le agreguemos lo que siempre tuvimos, la voluntad política, que es el instrumento imprescindible de cualquier político para transformar la realidad. Ojo, de cualquier político que quiera trabajar en beneficio del pueblo, porque también es bueno ahora decirlo, hay algunos que prefieren quedar bien con los de afuera y no con los de adentro.
Para finalizar, recuerdo cuando estábamos discutiendo la reestructuración, el plan, cuando Argentina iba a hacer el show road por el mundo, de qué manera de pago iba a ofrecer en la reestructuración de su deuda soberana, en el año 2005; recuerdo una reunión muy emblemática que tuvimos en la quinta de Olivos con las autoridades económicas que eran las que iban a tener que salir al mundo, Kirchner, el Secretario Legal y Técnico de la Presidencia, doctor Zannini y quien les habla, que llegó después y pudo presenciar un momento donde Kirchner decía “estas son las condiciones en que nosotros vamos a poder pagar porque son las únicas que nos van a permitir crecer, pagar la deuda y al mismo tiempo pagar la deuda social que es prioritaria”. Y dijo un porcentaje, porque en realidad era cuánto íbamos a pagar de interés, cuánto íbamos a hacer de quita, qué plazo, de eso se trataba, también de números. Y me acuerdo que quien debía ir a negociar le dijo: “yo no puedo, eso es un papelón, yo no puedo ir a negociar porque donde vaya con eso me van a sacar a las patadas”. Y me acuerdo cómo terminó la reunión: Kirchner le dijo “mirá, es preferible que te saquen a patadas de afuera, de los países que vayas, antes que nos saquen a todos a patadas de acá de la República Argentina”. Y me parece que este es el horizonte, el objetivo, la vara, la regla con la cual tenemos que seguir trabajando, saber que vamos a poder plantarnos frente a nuestras sociedades y rendir cuentas de lo que hemos hecho sin demasiadas explicaciones. Siempre digo que lo que necesita demasiada explicación es porque no está claro. Y creo que cada uno de nosotros, cada una de nosotras puede explicarle hoy a su pueblo qué es lo que ha hecho concretamente en beneficio de esas masas olvidadas, sumergidas, humilladas durante tanto tiempo a través de políticas públicas sociales, económicas, que son proyectos políticos, no modelos económicos. Ojo, no hay modelos económicos, la decisión es política, la economía viene después y se cambia cuando hay que cambiarla y se mantiene cuando hay que mantenerla. Eso es economía política, que depende de un proyecto político.
Por eso convoco a todos mis compañeros del MERCOSUR, a todos los jefes de Estado que hoy nos acompañan, en el caso de Evo ya como miembro, Rafael como observador, como amigo y tantos otros que hoy nos acompañan, para que ese siga siendo el objetivo y además, por sobre todas las cosas, algo que ha sido también central en estos años: la unidad indestructible de la región frente a problemas graves que se nos presentaron y la resolución de nuestros propios conflictos bajo nuestras propias normas. Nos ha ido muy bien así, por eso creo que tenemos que profundizar en expresar, en normatizar instrumentos, mecanismos de solución de conflictos, calificadoras propias, instrumentos propios que nos ayuden a seguir no solamente creciendo sino dándole mayor densidad y entramado a nuestro crecimiento en un mundo que va seguir siendo muy difícil. Nada más, muchas gracias a todos y a todas.

ARGENTINA “Gobernamos en favor de nuestros pueblos”, afirmó la Presidenta en la Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur

08dic12 01 071212brasilia09Viernes, 07 de Diciembre de 2012
“Gobernamos en favor de nuestros pueblos”, afirmó la Presidenta en la Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur

La presidenta Cristina Fernández participa en Brasilia de la Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur, con sus colegas de Brasil, Dilma Rousseff, de Uruguay, José Mujica, Bolivia, Evo Morales, Ecuador, Rafael Correa y el vicepresidente de Venezuela, Nicolás Maduro. Allí, resaltó “la unidad indestructible de la región frente a problemas graves que se nos presentaron y la resolución de los conflictos bajo nuestras propias normas”.
Cristina Fernández participó junto a su pares de Brasil, Dilma Rousseff y de Uruguay, José Mujica y al ministro de Energía venezolano, Rafael Ramírez de un desayuno de trabajo en el Palacio de Itamaraty de la capital brasileña.

La mandataria argentina estuvo acompañada en el desayuno de trabajo por el canciller Héctor Timerman y el embajador argentino en Brasil, Luis Kreckler. Más tarde, comenzó el plenario de presidentes, en el cual se sumaron los mandatarios de Ecuador, Rafael Correa y de Bolivia, Evo Morales.

Durante el plenario, la Presidenta hizo uso de la palabra. Allí, aseguró: “estamos dispuestos a ser socios de la Unión Europea”, pero “no queremos ser depositarios” de las mercaderías que sobran en el viejo Continente.
También, afirmó que “los grandes países del mundo tienen importantes inversiones en Argentina. Eso nos pone contentos” pero a la vez pidió “comenzar de hablar de igual a igual” con la Unión Europea y agregó:”estamos cansados de que nos tilden de proteccionistas”. En ese punto, solicitó debatir qué “grado de protección tienen los países de Europa y qué están dispuestos a ofrecer”.

Al referirse a la relación con la U.E, la mandataria expresó:”Tenemos que ir con buenos modales y con un buen lenguaje, ir con números, no estamos hablando de cuestiones ideológicas. Nos acusaban de tener ideologías y de querer cambiar el mundo. Ahora somos nosotros los que queremos hablar de números”, sostuvo en el plenario.

La mandataria afirmó con respecto a los proyectos políticos de la región que “las cosas que hemos hecho las hemos hecho bien” y señaló que “más allá de las equivocaciones o errores gobernamos en favor de nuestros pueblos”.En ese sentido, subrayó “Gobernamos en favor de nuestros pueblos soportando presiones para que hagamos lo que otros quieren”.
La Presidenta argentina cuestionó “a aquellos que quieren quedar bien con los de afuera y no con los de adentro”, al sostener que “los que estamos acá nos vamos a poder plantar frente a nuestras sociedades y explicarles qué es lo que se ha hecho en beneficio de esas masas olvidadas”.
En ese sentido, sostuvo que “la voluntad política es el instrumento de cualquier político para transformar la realidad, de cualquier político de bien porque ojo que hay algunos que quieren quedar bien con los de afuera y no con los de adentro”.

La jefa de Estado resaltó “la unidad indestructible de la región frente a problemas graves que se nos presentaron y la resolución de los conflictos bajo nuestras propias normas”. Al respecto, llamó a profundizar los “instrumentos propios que nos ayuden a seguir creciendo y dándole mayor densidad y entramado a nuestro crecimiento en un mundo que va a seguir siendo muy difícil”
Luego del plenario, los mandatarios participarán de un almuerzo que ofrece el país anfitrión a las delegaciones. En la Cumbre se analizan acciones para estimular la economía y ampliar el comercio regional, así como la búsqueda de inversiones. La agenda de la Cumbre incluye temas como los agronegocios, la energía, la innovación e infraestructura.

MERCOSUR Acuerdo energético con Venezuela: Palabras de la Presidenta de la Nación

Acuerdo energético con Venezuela: Palabras de la Presidenta de la Nación
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA FERNÁNDEZ DURANTE LA DECLARACIÓN CONJUNTA ENTRE LA REPÚBLICA ARGENTINA Y LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, EN LA EMBAJADA DE LA REPÚBLICA ARGENTINA EN LA REPÚBLICA FEDERATIVA DE BRASIL.
En este pedacito de tierra argentina, circundado por territorio de nuestra hermana República del Brasil, en esta emblemática Embajada. ¿Por qué digo emblemática Embajada? Porque vos sabés Hugo, mirá lo que yo hablaba hoy de las soledades y de lo que vos siempre también contaba y contaba Pepe que nuestros intelectuales, nuestros gobernantes miraban hacía afuera, hacía Europa, hacía el Norte, aquí en la Argentina, aquí en Brasil la República Argentina no tenía Embajada, tenía la casa del embajador, pero tenía un terreno – que era este terreno, cedido por el Gobierno del Brasil, cuando se fundó Brasilia, como se los cedió a cada uno de los países para que cada nación construyera el edificio de su Embajada. Aquí jugaban al fútbol, era una canchita de fútbol. En nuestro principal socio comercial, en el principal destino de nuestras exportaciones no teníamos Embajada, teníamos Embajada en Washington, tenemos Embajada en París, en Roma, en España, pero aquí al ladito no teníamos Embajada y Néstor Kirchner, ese mismo hombre que vos decís como miraba; a mí me miraba distinto también, pero bueno por obvias razones. A veces me miraba enojado, a veces nos enojábamos y nos peleábamos pero era parte de la vida, era imposible estando los dos juntos no pelearnos. Así que nada, tomó la decisión y se comenzó a construir esta Embajada, cuando era embajador aquí Juan Pablo Lohlé.
Pero bueno Néstor toma la decisión y comienza a construirse esta magnífica Embajada, que fue proyectada por un arquitecto muy importante en la Argentina, el arquitecto Solsona y realmente ha quedado una Embajada preciosa porque tiene la impronta de lo que es el diseño de Brasil. Estamos muy orgullosos y muy contentos porque para nosotros es un símbolo de integración, de decisión definitiva y permanente a la América del Sur, como lo es también – entre otras cosas – porque este convenio que acabamos de firmar hoy, este acuerdo, esta declaración de ambos Presidentes, que también tiene como antecedente una mesa de trabajo que hubo entre los presidentes de PDVSA e YPF, el ingeniero Galluccio sobre la cual versa este documento y que lo está esperando a Rafael, allá en Buenos Aires para encontrarse, realmente es un paso más en una integración que viene desde hace mucho tiempo y que nació no por necesidades económicas, sino fundamentalmente por las mismas convicciones, con estilos diferentes, con formatos diferentes, porque además la particularidad de este integración de la América del Sur, del MERCOSUR, de la UNASUR… hoy lo recibimos a Venezuela y a Hugo, aquí en el MERCOSUR. Y es un día histórico realmente, que por un momento a mí me parecía que no iba a llegar nunca, era como que desfallecíamos porque siempre había algún inconveniente, faltaba una aprobación, faltaba lo otro. Bueno la historia es en definitiva la que decide los tiempos y yo quiero agradecerle a mi compañero y amigo, Hugo Chávez Frías la paciencia, una vez más, que tuvo para aguantar – sí el término apropiado es aguantar, porque hay cosas que uno… aguantar desplantes, aguantar cosas que tal vez otros no hubiera hecho, no lo hubieran tolerado – pero su vocación de integración, de pertenencia a esta tierra, a este bloque, a esta idea porque, en definitiva, el MERCOSUR no es solamente una construcción económica, como algunos quieren hacerla aparecer, o una asociación aduanera, el MERCOSUR – como la UNASUR – son ideas, ideales, objetivos que se llevan adelante y que se transforman en política cuando esas ideas se traducen en instrumentos, en instituciones y en política, como es el caso del MERCOSUR, como es el caso de la UNASUR.
Y hoy es un instrumento mejor y más ampliado, porque además de Argentina, de Brasil, de Uruguay, de Paraguay, que está suspendido momentáneamente nada más hasta que elija nuevamente sus autoridades, ahora está Venezuela. Y no debemos detenernos aquí, tenemos que tratar de incorporar más miembros.
Recién hablaba del otro hito histórico de la República Argentina como ha sido la recuperación de YPF. Vos decís siempre que el petróleo, la enfermedad holandesa como le llaman algunos, o la maldición del petróleo a Venezuela, YPF fue una empresa emblemática en la República Argentina. Significó la soberanía, es casi como una marca de país y su desnacionalización, porque hay que aclararlo Hugo, en 1999, 1998 hubo un momento en que pasó de ser una empresa del Estado a una empresa privada. Pero una empresa privada, en la cual las provincias petroleras, que somos 10 en la Argentina, teníamos participación. Santa Cruz, la Santa Cruz gobernada por tu amigo Néstor Kirchner, durante tres períodos, llegó a tener en esa empresa casi el 4 por ciento del capital porque había recibido regalías hidrocarburíferas por la deuda que tenía la Nación con las provincias y además – como él quería llegar al 5 por ciento porque el que tenía el 5 por ciento ponía un miembro en el directorio – siguió comprando acciones en la Bolsa de Nueva York. En eso estábamos, ya estábamos llegando al 4, iba a llegar al 5 sí o sí, cuando el gobierno de ese entonces decide, no ya la privatización, sino la desnacionalización. Esto es transferir a capitales privados extranjeros recursos estratégicos no renovables y vitales en la ecuación económica y de país, como es el petróleo.
Seguramente que cuando vos le dijiste eso, él te dijo lo que te contestó porque era un hombre que tenía un manejo exacto de los tiempos. Lo único que lamento – entre otras cosas, por supuesto – es que no haya podido estar presente físicamente cuando tomamos la decisión de recuperar la soberanía hidrocarburífera. Digo físicamente – yo creo mucho en Dios – y estoy segura que desde algún lado lo vio y se sonrió.
Y cuando la tomamos fue con la decisión más difícil, hubiera sido más fácil hacerlo con el cien por ciento, ir por todo pero decidimos adoptar un modelo del 51 por ciento, que nos diera la mayoría y que nos permitiera seguir enlistados en la Bolsa de Nueva York, cotizando, controlado. Elegí el camino difícil, las mujeres somos así, nos gustan las cosas difíciles. Para las fáciles están los hombres, a ellos siempre le gustan las cosas fáciles. (APLAUSOS). A nosotros nos gustan las difíciles, tienen otro sabor, otro gustito. Pero, para que vean, se dieron cuenta hoy, allá en el Planalto, empezó una mujer y quién cerró: otra mujer…. Para que tomen cuenta, pero más allá de las chanzas – mi querido – esto no es una cuestión de género, sin lugar a dudas, más allá de mis bromas, es una cuestión de políticas: hombres y mujeres indistintamente que piensan y que tienen los mismos objetivos, que vienen de distintos orígenes, Dilma, vos, Pepé, yo. Todos de distintos orígenes, pero con un mismo objetivo: la conmoción frente a un mundo injusto. ¿Por qué digo la conmoción? Porque es eso la pasión militante, uno se conmociona y se conmueve frente a lo que no le gusta porque lo considera injusto e inequitativo. Puede vestir uniforme de soldado, puede ser un sacerdote, puede ir con polleras, puede ser un intelectual pero los une la misma cosa: la indignación frente a la injusticia, a la inequidad, a los que uno tengan todo y los otros no tenga nada. Y esto es más allá de los defectos, de los errores… y por eso le decía a Pepe que no le tenga miedo a las trampas porque podemos equivocarnos o tomar decisiones que no son las adecuadas y después tengamos que modificarlas, corregirlas.
Y te digo algo Hugo, no tenemos que tener miedo a corregir cuando nos equivocamos, no somos Dios. Vos y yo hemos aprendido – por distintos motivos, o por iguales y parecidos motivos – que ni vos, ni yo, ni ninguno somos Dios, que Dios está allá arriba y que acá somos simples mortales, que muchas tomamos decisiones y nos equivocamos y tenemos que modificarlas, corregirlas, mejorarlas. Y no tengamos miedo, ni vergüenza a lo que digan; lo peor que puede hacer uno es equivocarse y persistir en el error. Eso ya nos hace definitivamente estúpidos, que es lo que nunca me voy a permitir ser: estúpida. Entonces, yo quiero agradecerte todo el esfuerzo que has hecho precisamente por no cejar en esta incorporación que hoy se hace definitiva, que hoy se patentiza y que nos va a permitir a la América del Sur, lo que decía la Presidenta Dilma Rousseff: convertirnos en la quinta economía del mundo, por PBI, por población, por un montón de ítems que hacen que nos coloquen como la quinta economía del mundo luego de Estados Unidos, de China, de Alemania, de Japón.
Esto es un desafío terrible e inmenso que exige que seamos muy realistas, que sigamos trabajando cada vez más en un mundo cada vez más complejo y difícil, pero que con energía, alimentos, con conocimiento y ciencia y tecnología, que nos va a permitir transformar esa energía en mayor valor agregado y más trabajo, esos alimentos, no solamente en productos primarios sino en mayor y mejor calidad con valor agregado, porque la clave acá para sacar a nuestra gente de la pobreza, es darle valor agregado a todos nuestros productos primarios.
Y tenemos mucho de todo lo que necesita el mundo y además, tenemos una región de paz y, además, tenemos una región libre de cualquier conflicto religioso o étnico y, además, nos llevamos muy bien los presidentes de la región, aún cuando estemos en partidos diferentes y, además, las sociedades han decidido darse definitivamente gobiernos democráticos.
Oportunidad histórica, tal vez, tan única como hace 200 años, cuando también caían los imperios. Porque hace 200 años, cuando San Martín, Bolívar, Belgrano, Artigas se lanzaron a la lucha, también caían imperios: Napoleón Bonaparte irrumpía en Europa.
Todo el mundo le hace mala prensa por ahí a Napoleón Bonaparte y lo plantean así, así como un loco. No, muchachos, Napoleón era la irrupción de la burguesía y del liberalismo enserio en Europa, fue el gran codificador, fue el que llegó hasta en la cultura…
Vos sabías que en la expedición napoleónica a Egipto llevó arqueólogos y estos descubrieron la piedra de roseta y gracias a Napoleón y sus arqueólogos se encontró esa piedra que, por supuesto, tienen los ingleses hoy en su…cuándo no, sí, el Partenón, las Malvinas, varias cosas se han quedado.
La piedra de roseta la encuentra un arqueólogo que lleva Napoleón en su expedición a Egipto y ahí en ese río, descubren que había al lado de jeroglíficos, porque nadie sabía qué decía en las pirámides, había una inscripción en griego y gracias a Napoleón comenzó a entenderse qué decían los jeroglíficos y se descifran muchísimos misterios.
Pero esas cosas no se cuentan: Napoleón fue la avanzada del liberalismo en el mundo y también, tomaron medidas muy importantes. Su hermano José, cuando lo puso en el trono de España. Y en ese momento histórico mundial, de ruptura de las monarquías, irrumpen en las colonias las democracias, las revoluciones más que las democracias, las independencias.
Primero, tímidamente: en mayo con una construcción teórica jurídica que como la hermana mayor, España, estaba bajo no sé qué cosa, todos paraguas para disimular las verdaderas ansias de libertad que tenían nuestros patriotas imbuidos por la Revolución Francesa.
Y hoy también estamos en un momento histórico, de ruptura de modelos que se han venido desarrollando en el mundo a partir de la Segunda Guerra Mundial. Por este no es un modelo que, como algunos creen, irrumpe con la caída del Muro de Berlín, en realidad el mundo que se concibe y se proclama como dividir una parte para vos y otra parte para mí, que encierra en el fondo un concepto de moderno colonialismo que se dio después del ’45, es una época que está terminando.
Porque en realidad, lo que está en crisis hoy, además de la economía mundial, es la cuestión del poder también en el mundo. Y yo quiero finalizar con esto del poder, porque sé que mañana en algunos diarios van a titular “hizo toda una clara alusión al poder porque el poder…”.
Cuando hablamos del poder, los que surgimos de las elecciones libres y democráticas , hablamos del poder popular, somos representantes de un poder que va a elecciones cada dos años…
Vos ya fuiste como trece o catorce, a vos se te fue un poquito la mano con las elecciones. Pero en el resto, en mí país, por ejemplo, hay elecciones cada dos años, cada cuatro para presidente y cada dos para renovar Cámaras por mitades y por tercios en la Cámara de Senadores.
Ese poder, que es el de los partidos políticos, que es lo que representamos en el Congreso, en el Poder Ejecutivo, va a elecciones cada dos años. Ese es el poder del que yo hablaba, pero no es el poder más importante ni en Venezuela ni en ninguna otra parte del mundo. Los poderes más importantes todavía, siguen siendo aquellos que no van a elecciones: el poder de las grandes corporaciones, de los grandes conglomerados comunicacionales a nivel global o nacional o regional y de los grandes conglomerados financieros que hoy asolan las economías mundiales.
Ese poder, al que nadie…por lo menos mencionen los medios de comunicación, ese poder no lo elige nadie, no lo controla nadie, no lo vota nadie y, sin embargo, nos juzga a todos nosotros, fundamentalmente, gobernantes elegidos por millones de votos en nuestros respectivos países.
Por eso quiero hacer esta diferencia entre los poderes para nadie se confunda de qué poder hablaba hoy. Y el poder que hoy está en discusión en el mundo, es un poder que se ha difuminado luego de muchos acontecimientos, algunos creen que a partir del año 2008 con la caída de Lehman Brothers; otros creen que a partir del año 2001, cuando pasó lo de las Torres Gemelas, que causó también un gran impacto; otros creen de la caída del Muro de Berlín. En fin, es una tarea de los historiadores.
Pero es bueno analizar que estamos también frente a un cambio de época como el que vivieron Bolívar, San Martín y tantos otros.
Yo no sé, vos seguro que te creés Bolívar, hoy en el fondo estoy convencida que algo aletea en vos, te falta una Manuelita Sáenz nada más; yo, podría ser una Juana Azurduy, tampoco me siento una Juana Azurduy porque mañana si no tengo un título “se cree Juana Azurduy”, tampoco.
Pero creo que tenemos desafíos parecidos, más complejos. Imaginás, ¿cuánto tardaba Bolívar en enterarse lo que pasaba en Buenos Aires? Meses, meses y ahora es un minuto y estás on line con todo lo que está pasando en el mundo.
Por eso, lo que decías vos, que vamos a ver más cambios en estos años que nos quedan que los que se vivieron en 200 años, es absolutamente cierto y tiene que ver con esa globalización que yo te voy a decir algo: yo sé que vos chillas mucho contra la globalización. Yo también al principio la denostaba, desconfiaba, no sé, me parecía como que venían por todos nosotros. ¿Y sabés qué? Me estoy dando cuenta que la globalización, como los pobres, como los que sufren, son muchos más, millones más de los que tienen todo esta globalización, que algunos creyeron que la iban a poder usufructuar libre e impunemente, finalmente está poniendo al descubierto cómo es la trama del poder y de las relaciones de poder en el mundo. Solamente hay que saber mirar para ver y yo creo que está pasando esto.
Y para terminar, porque a mí me encanta, yo soy una apasionada de la política internacional y de
la historia: fíjate vos, me acuerdo cuando pasó lo de la primavera, la autotitulada por algunos medios “primavera árabe”. Lo charlábamos con el Canciller, un experto por convicción y por origen también en Medio Oriente, reitero, lo charlábamos con Héctor y decíamos: “Esta no es una revolución como la que se piensan en los grandes centros de poder que es una revolución que van a querer vivir en el mundo árabe o musulmán como vivimos en Occidente; esta primavera va a ser, finalmente, una primavera que va a tener más que ver con lo musulmán que con la primavera que algunos imaginaban.
Y bueno, los resultados de las elecciones en algunos países, están demostrando que valiéndose de los instrumentos de la conectividad, ¿algunos sabés por qué se confundieron?, porque veían que el que tenía chador y un turbante andaba con el teléfono inteligente y entonces se pensaron “esta es de las nuestras”. No, utiliza el instrumento porque ella quiere vivir como le enseñaron y como cree y como quiere vivir además, que esto es lo importante, que cada país y que cada sociedad, respetando los derechos humanos y respetando al otro, quiera vivir como lo marca su tradición, su historia y el voto popular.
Por eso, mundo diferente, mundo fascinante. Es un mundo fascinante el mundo del cambio. En un mundo así de onda de los ’50, con el macartismo y esas cosas que había, yo me hubiera aburrido muchísimo, a parte, que todos pensaran igual…horrible.
Me encanta este mundo, me encantan estos desafíos, me encanta esto que nos está pasando en la América del Sur y espero que todos nosotros estemos a la altura de la historia y de las circunstancias.
No para parecernos a nadie, porque, Hugo, no tenemos que parecernos a nadie, nunca nada es igual, vos lo dijiste hoy repitiendo a Heráclito, nunca se bebe en el mismo río y la historia siempre es diferente, puede tener puntos de contacto, puede tener enseñanzas desde dónde mirar, de dónde aprender, de dónde ver, pero siempre, afortunadamente, es distinta.
¿Saben por qué afortunadamente? Porque si no sería la historia que construyeron otros y esta es la historia que estamos construyendo nosotros.
Muchas gracias y muy buenas tardes a todos y a todas. (APLAUSOS)

MERCOSUR Los presidentes de Argentina y Venezuela suscribieron una alianza entre YPF y PDVSA

Martes, 31 de Julio de 2012
Los presidentes de Argentina y Venezuela suscribieron una alianza entre YPF y PDVSA

La presidenta Cristina Fernández y su par venezolano Hugo Chávez firmaron acuerdos de integración energética, en la Embajada argentina en Brasilia. La Jefa de Estado le agradeció a Chávez su “aguante” para esperar la incorporación de su país al Mercosur. Y remarcó que la integración entre ambas naciones “no nació por necesidades económicas sino por las mismas convicciones”.
“Este es un día histórico que me parecía que no iba a llegar nunca”, afirmó Cristina Fernández tras la firma de los acuerdos. Sostuvo que “la historia es, en fin, la que decide los tiempos y quiero agradecerle a Hugo Chavez la paciencia que tuvo para aguantar desplantes, cosas que tal vez otros no lo hubieran hecho. Pero su vocación de integración a esta idea, a este bloque, que no es sólo una asociación económica como muchos quieren hacerla aparecer sino que son ideas que se traducen en políticas”.
“Hoy es un instrumento mejor y más ampliado con Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay, momentáneamente suspendida hasta que elijan democráticamente su presidente, y ahora con Venezuela”, dijo la Presidenta y agregó: “No tenemos que detenerrnos aquí sino tratar de incorporar más tiempos”.
A los miembros del Mercosur, dijo la Presidenta, “nos une la indignación frente a la injusticia y la inequidad”. “Dilma, Pepe, yo, vos -le dijo a Chávez- provenimos de ideas distintas, pero todos nos unimos frente a la conmoción de un mundo injusto. Nos une la indignación frente a la injusticia, a que unos tengan todo y otros tengan nada. Y no tenemos que tener miedo a corregir cuando uno se equivoca. Lo peor que se puede hacer es equivocarse y persistir en el error”, dijo.
La Presidenta recordó que con el ingreso de Venezuela al Mercosur, el bloque se convierte en la quinta economía mundial. “Tenemos todo lo que el mundo necesita alimentos, recursos, conocimiento, ciencia aplicada en la tecnología”, aseguró y recordó que estos elementos son “la clave para sacara a nuestra gente de la pobreza”.
Destacó la unidad de la región que comparó con la que había “hace 200 años cuando caían los imperios”. “Lo que está en crisis hoy en el mundo es el poder”, señaló, el de las corporaciones “que no lo elige nadie y sin embargo nos juzga a todos nosotros”.
“Es un mundo fascinante el mundo del cambio. Me encanta este mundo, los desafíos, lo que está pasando en América del Sur y que todos estemos a la altura de las circunstancias. Esta es la historia que estamos construyendo nosotros”, concluyó Cristina Fernández.
Alianza estratégica entre YPF y PDVSA
La declaración Presidencial Conjunta para una Alianza Estratégica entre YPF y PDVSA dispone, en el primer artículo “identificar esquemas de participación estratégica para la planificación conjunta en toda la cadena de valor de los hidrocarburos, tanto en la República Bolivariana de Venezuela, como en la República Argentina”.
Indica que se buscará “definir, con base en la complementariedad, asociaciones entre las empresas estatales de ambas naciones, para la optimización de los proyectos que ya están en marcha en ambos países, y el desarrollo de nuevos proyectos, a través del diseño de un Plan Estratégico de Cooperación Energética con la intención de cumplir con el fundamento del nuevo esquema de relacionamiento orientado al incremento de la producción de crudo en ambos países”.
En el segundo artículo, se resuelve trabajar en la “incorporación de YPF a la Empresa Mixta de la Faja Petrolífera del Orinoco actualmente en producción y la Incorporación de PdVSA en las Unidades Transitorias de Empresas (UTE) equivalentes a la participación de YPF en la Faja Petrolífera del Orinoco, como una estrategia de intercambios de activos en exploración y producción”.
Asimismo, se acuerda la “incorporación de PdVSA en proyectos de explotación de petróleo y gas de esquisto ubicados en Argentina y la participación de PdVSA e YPF en la empresa mixta que se constituirá en el área de Ayacucho 6 de la Faja Petrolífera del Orinoco”.
Se dispone además elaborar “una cartera de proyectos que conformarían una propuesta para conseguir el financiamiento conjunto a corto, mediano y largo plazo para la ejecución de estos proyectos, así como la participación de PdVSA en proyectos de expansión en el área petroquímica y transferencia tecnológica”.

MERCOSUR Declaración conjunta sobre la Cumbre del Mercosur: Palabras de la Presidenta de la Nación

Declaración conjunta sobre la Cumbre del Mercosur: Palabras de la Presidenta de la Nación
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER, EN EL ACTO DE DECLARACIÓN CONJUNTA SOBRE LA CUMBRE DEL MERCOSUR, REALIZADA EN BRASILIA, REPÚBLICA FEDERATIVA DE BRASIL
Querida Dilma, presidenta de la República Federativa de Brasil; querido Hugo; presidente de la República Bolivariana de Venezuela; querido Pepe, compañero, presidente de la República Oriental del Uruguay; compañeros y compañeras; funcionarios y funcionarias que acompañan a nuestros presidentes; señores y señoras periodistas; fotógrafos, amigos que nos acompañan: yo quiero comenzar con las palabras que planteó Hugo cuando rememoró aquel 1999 en que se sentía solo, una soledad que no era solamente tuya Hugo o de tu Gobierno, era una soledad de décadas de las sociedades de la América del Sur que había sido despojadas – a veces violentamente – de sus derechos, de sus garantías y hasta de sus gobiernos constitucionales para instaurar regímenes autoritarios, antidemocráticos y luego más tarde, durante la década de los 90, bajo la pátina también de elecciones libres, populares y democráticas, luego de la derrota que había sufrido culturalmente nuestra sociedad, regímenes o gobiernos, para decirlo más concretamente, que instauraron políticas basadas en el Consenso de Washington que provocaron la exclusión de millones y millones de americanos del Sur, en todos nuestros países, de nuestros cuatro países y en el resto de los países de la América del Sur y del Caribe.
Por eso tu soledad no era una soledad personal ni gubernamental, era una soledad política y cultural de nuestra región de la América del Sur. No sé si serían los 100 años de Gabo García Márquez, pero fueron por lo menos décadas de soledad, luego de los derrocamientos de gobiernos populares, como el de Perón, en Argentina; el de Getulio Vargas, aquí en Brasil, soledades que arrastraron también Tiradentes, muerto en el exterior; Bolívar; Artigas; San Martín; Solano López; soledades de los pueblos.
Por eso creo que hoy estamos ante un día histórico: el ingreso de la República Bolivariana de Venezuela al Mercosur, a este Mercosur denostado en el que muchas de nuestras sociedades descreían y apostaban a su fracaso. Sin ir más lejos, recuerdo en mi país un canciller que decía: “para qué ser socio y amigo de los pobres, pudiendo ser socios o amigos de los ricos”; cuando en realidad ya sabemos que los ricos no necesitan ni socios ni amigos, sino simplemente empleados o esclavos. Pero aquí estamos, y yo quiero rescatar hoy la figura de dos presidentes – porque los mencionó Hugo – que comenzó el fin de su soledad con la llegada de Ignacio Lula Da Silva, como Presidente de Brasil, el 1° de enero de 2003, y continuó con la llegada del Presidente de la Argentina, Néstor Kirchner, el 25 mayo 2003.
Y así comenzaron a acabarse las soledades y empezó el surgimiento de los proyectos nacionales, populares y democráticos. Dilma nos habló de que hoy este espacio del Mercosur, que concita a Brasil, a Venezuela, a Uruguay, a Paraguay y a la Argentina constituye – después de Estados Unidos, China, Alemania y Japón – la quinta economía del mundo. Es una muy buena noticia, es la verdad, pero también nos exige crear – más temprano que tarde – los instrumentos y las instituciones que tornen indestructible e indivisible este nuevo polo de poder porque en definitiva cuando estamos hablando de economía y de un lugar en la economía estamos hablando, también, en términos no solamente de política económica, sino de política a secas. Y qué es la política a secas, sino la lucha por el poder. ¿Qué es lo que nos diferencia en definitiva? En estos días estaba leyendo, no sé si ustedes lo habrán leído, seguramente que sí -sus agencias lo habrán transmitido- que ha retornado nuevamente, desde la Europa en crisis, la idea de poner un precio tope a los commodities, a nuestros commodities. Luego de lo que mencionara Pepe, que esto fue en definitiva la reconfirmación o reconformación de las relaciones de intercambio comercial, que sobrevinieron después de la aparición de los gigantes del Sudeste Asiático, ha resultado favorable este intercambio comercial, como si el problema ahora fuera del precio de los commodities o que nosotros pusiéramos en peligro la seguridad alimentaria.
Desde acá, desde la América del Sur, desde la autoridad que nos da a Brasil, a Argentina, a Uruguay y a Paraguay ser los mayores productores alimentarios, les decimos que se queden tranquilos, que vamos a proveer a la seguridad alimentaria. Porque el mundo no está así por la soja, ni por el trigo, ni por el maíz, el mundo está así por la inseguridad financiera, que generaron ellos, los países desarrollados con bonos basura, con derivados financieros. Primero le quisieron echar la culpa a los pobres, con la tasa sub prime, que era que la crisis existía porque los pobres no habían podido pagar las hipotecas. Ésta era la crisis, cada vez se va desnudando más a flor de piel que la crisis ha sido originada en los grandes centros financieros, en los paraísos fiscales; más de 80 paraísos fiscales en donde están más de 400 billones de dólares. ¿Se entiende la cifra, no? 400 millones de millones dólares, muchos fugados de nuestras propias economías de México, de Brasil, de Argentina y de Venezuela, los cuatro países de la América del Sur que más han jugado a través no de la corrupción política sino a través de la evasión fiscal a los paraísos fiscales. Por eso les decimos que se queden tranquilos, que cada vez vamos a producir más y mejor alimento, que lo que nosotros les reclamamos a ellos, a los grandes centros de poder, a los grandes centros financieros, es seguridad financiera, estabilidad financiera para el mundo. Basta de paraísos fiscales, basta de doble discurso, donde nos hablan de que tenemos que preocuparnos de los pobres y siguen amparando al los que fugan todos los días divisas de nuestros países. Esto es muy importante que lo remarquemos, así que se queden tranquilos.
Por eso Dilma, por eso Hugo, por eso Pepe, por eso próximo presidente democrático de la hermana República del Paraguay, tenemos que crear los instrumentos, más temprano que tarde, que preserven esta nueva realidad de poder que hemos construido con gran dificultad, con mucha dificultad, pero que estamos dispuestos a llevarla adelante de modo tal que cuando nosotros no estemos, que somos meras circunstancias de la historia, estén los hijos de nuestros hijos para cuidar esto que no es ni de Hugo ni de Dilma ni de Pepe ni de Cristina, sino de los pueblos que nos eligieron democráticamente para que gobernemos su economía y también en definitiva su presente y su futuro.
Pepe hablaba de trampas, de las trampas a que nos puede someter nuestra propia formación cultural. Yo quiero decirte Pepe que te quedes tranquilo, que no le tengas miedo a la forma o a tu propia historia o a la historia que cada uno de nosotros ha tenido o a la formación cultural que cada uno ha tenido en nuestras experiencias históricas; que podremos haber tenido errores, que podremos habernos equivocado pero que siempre trabajamos para los que menos tienen y nunca para los que más tienen. Esta es una garantía que nos permite no desandar el camino y no equivocarnos.
El otro día leía una magnífica carta que circuló en la red de un importante hombre de letras y economista español, en dónde se dirigía a su gobierno, al gobierno de España, no muy amigablemente así que no voy a repetir lo que decía pero terminaba su carta con una frase que me impresionó diciendo que hay dos clases de economistas: los economistas que trabajan para que los ricos sean más ricos y los economistas que trabajan para que los pobres sean menos pobres. Por eso no hay trampas para nosotros, ninguna de las cuatro personas que están sentadas allí –yo aquí parada eventualmente- hemos trabajado nunca para que los ricos sean más ricos, siempre, desde nuestra juventud, desde que nos incorporamos a la política… y vos a la fuerza militar, sos el único militar ahí sentado, en otro momento te estaríamos mirando medio torcido. Bueno, en otro monumento los tres de este lado te estaríamos mirado bastante torcido, pero mirá cómo han cambiado las cosas, miren cómo hemos podido torcer la historia. Lo cierto es que no hay que tenerle miedo porque podemos cometer errores, obviamente, nos equivocamos a diario, pero nunca, nunca nos vamos a equivocar de modo tal que tomemos decisiones o ejecutemos políticas que a sabiendas perjudiquen los intereses populares. Porque tenemos una historia y una experiencia de vida consagrada precisamente a luchar por lo que vos decías Pepe, lograr que esta nuestra tierra, la América del Sur, uno de los lugares más ricos del mundo, pero también como lo señalabas el más desigual, el más inequitativo en la distribución de la riqueza, sea cada vez más justo, más igualitario y más equitativo.
La incorporación de Venezuela, para finalizar, cierra definitivamente la ecuación de lo que va a ser este siglo XXI: energía, minerales, alimentos, ciencia y tecnología. De las cuatro tenemos quienes estamos sentados aquí, depende de nuestra inteligencia y de la inteligencia de nuestras sociedades, porque ésta es una gran batalla cultural, no crean que es una batalla de ideas políticas o económicas, es una gran batalla cultural porque durante mucho tiempo nuestras sociedades, inclusive nuestros hombres de empresa, fueron sometidos al bombardeo de que otros eran los paradigmas y otros eran los modelos. Nuestro gran desafío además de la construcción cotidiana de instrumentos y de políticas es seguir dando todos los días profundamente esa batalla cultural. Y como los conozco a los cuatro y me conozco yo la vamos a seguir dando. No en términos individuales, no estoy hablando en términos de Dilma, de Pepe, Hugo o Cristina, no nacimos ninguno de los cuatro de un repollo, formamos parte de proyectos colectivos, nacimos a la política colectivamente, no somos proyectos individuales. Hay atrás nuestro partidos con mucha historia, movimientos sociales y políticos con mucha historia, no estamos solos, representamos en todo caso esa fuerza social, esa fuerza histórica de nuestros pueblos, que se juntan inclusive en estos 200 años de historia para marcar por fin que la soledad ha terminado porque nos hemos encontrado. Muchas gracias y muy buenas tardes a todos y a todas.

MERCOSUR “La soledad de nuestros pueblos ha terminado”, afirmó la Presidenta en la Cumbre del Mercosur

Martes, 31 de Julio de 2012
“La soledad de nuestros pueblos ha terminado”, afirmó la Presidenta en la Cumbre del Mercosur

Cristina Fernández aseguró que la incorporación de Venezuela al bloque regional constituye “un día histórico”. Sostuvo que el crecimiento de la región “exige crear los mecanismos institucionales que constituyan en indivisible este bloque de poder”. Además, remarcó que la crisis internacional fue generada por “los grandes centros financieros” y no por los productores de alimentos, al tiempo que reclamó a los países centrales terminar con los paraísos fiscales.
La presidenta Cristina Fernández fue la última oradora de la declaración conjunta de los mandatarios que asistieron a la Cumbre del Mercosur en Brasilia, en la que se oficializó la incorporación de Venezuela al bloque comercial.
La jefa de Estado argentino aseguró que la soledad a la que hizo referencia el mandatario venezolano Hugo Chávez “era una soledad de décadas de las sociedades de la América del Sur, que habían sido despojadas de sus derechos”, por las dictadura militares y, durante la década del ’90, por los gobiernos neoliberales. “Tu soledad no era una soledad personal ni gubernamental: era una soledad política y cultural de nuestra región, de la América del Sur”, enfatizó, dirigiéndose a Chávez. Y remarcó que “fueron décadas de soledad, luego del derrocamiento de gobiernos populares como el de Perón en Argentina, o el de Getulio Vargas en Brasil”.
“Hoy estamos ante un día histórico”, aseguró Cristina Fernández, al destacar el ingreso de Venezuela al Mercosur, del cual, resaltó que “en muchas de nuestras sociedades se descreía”.
La mandataria expresó que Chávez “comenzó el fin de su soledad con la llegada del presidente Lula en Brasil, y continuó con la asunción en Argentina de Néstor Kirchner”. “Finalizaron las soledades, y comenzaron los tiempos de los modelos nacionales, populares y democráticos”, enfatizó.
La Presidenta de la Nación subrayó que el bloque “constituye, después de Estados Unidos, China, Alemania y Japón, la quinta economía del mundo”. Indicó que es “una buena noticia”, pero reconoció que esa situación “exige crear los mecanismos institucionales que constituyan en indivisible este bloque de poder”.
La crisis en Europa
La Jefa de Estado sostuvo que “ha retornado nuevamente desde la Europa en crisis la idea de poner un precio tope a los commodities”. “Desde la autoridad que nos da ser los mayores productores alimentarios, les decimos que se queden tranquilos, que vamos a proveer a la seguridad alimentaria”, advirtió.
Pero resaltó que “el mundo no está así, por la soja, el trigo o el maíz, sino por la inseguridad financiera, que la hicieron ellos con los bonos basura”. “Cada vez se va desnudando más que la crisis fue originada en los grandes centros financieros”, remarcó.
Cristina Fernández sostuvo que parte de la crisis se puede explicar por “los grandes paraísos fiscales, donde están 400 billones de dólares, muchos de ellos provenientes de nuestros países”. “Les decimos que se queden tranquilos, que vamos a producir más y mejores alimentos. Que lo que nosotros les pedimos a ellos es seguridad financiera: basta de paraísos fiscales, basta de seguir protegiendo a los que fugan divisas de sus países”, remarcó.
La defensa de los intereses populares
Por último, la Presidenta admitió que los mandatarios de la región podrán “haber tenido errores”, pero sostuvo que “siempre trabajamos para los que menos tienen, y no para los que más tienen”. “Podemos cometer errores, pero nunca nos vamos a equivocar de modo tal que tomemos decisiones que a sabiendas perjudiquen a los intereses populares, porque tenemos una historia de vida consagrada a luchar porque esta tierra, la América del Sur, sea cada vez más justa, más igualitaria, y más equitativa”, aseguró.
“No nacimos ninguno de los cuatro de un repollo, formamos parte de proyectos colectivos, no somos proyectos individuales, hay detrás nuestro partidos y movimientos sociales con mucha historia”, afirmó Cristina Fernández, en referencia a los cuatro presidentes presentes. Y concluyó: “Representamos esa fuerza histórica de nuestros pueblos, que se juntan en estos 200 años de historia, para marcar que la soledad ha terminado, porque nos hemos encontrado”.
La presidenta Cristina Fernández estuvo acompañada durante la declaración conjunta en Brasilia, por la mandataria local, Dilma Rousseff, y sus pares de Uruguay, José Mujica, y de Venezuela , Hugo Chávez.

MERCOSUR Cumbre del Mercosur en Brasilia: Palabras de la Presidenta de la Nación

Cumbre del Mercosur en Brasilia: Palabras de la Presidenta de la Nación
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER, EN SU INTERVENCIÓN EN LA CUMBRE DEL MERCOSUR QUE INCORPORA A VENEZUELA COMO MIEMBRO DEL BLOQUE, REALIZADA EN BRASILIA, REPÚBLICA FEDERATIVA DE BRASIL

Gracias por tu cálida bienvenida querida Dilma; Pepe y querido amigo, compañero presidente de la República Bolivariana de Venezuela: en primer lugar, bienvenido; bienvenido a este lugar, el MERCOSUR, espacio en el cual durante tantos años quienes venimos trabajando para reconstruir lo que otros quisieron destruir, finalmente se incorpora la hermana República Bolivariana de Venezuela. Fueron años que es cierto que yo dije que no hubiera tenido la paciencia, por humillaciones, por demoras injustificadas, por políticas locales mezquinas que no querían que Venezuela ingresara y también, por qué no decirlo, porque no era conveniente que en definitiva se conformara un espacio en el cual, como recién repetía eso que yo siempre le decía a Chávez: con el ingreso de Venezuela se cierra la ecuación porque es la energía, porque son los alimentos, porque son los minerales y porque es además el conocimiento, el valor agregado, la industrialización que tenemos otros países, el know how que tenemos que compartir para formar y para construir este espacio.
Recién cuando estábamos conversando recordaba mis épocas de senadora, recordaba épocas anteriores donde se había conformado el MERCOSUR, y en mi país muchos decían que en realidad no nos convenía a los argentinos conformar el MERCOSUR, porque Brasil con una economía mucho más grande, con un volumen y una escala muy superior finalmente nos iba a absorber y esto iba a ser malo para la Argentina.
Es más, recordaba que en mi gestión como senadora, durante los años 90, un canciller, por supuesto no era el canciller que hubiera preferido yo, decía que para qué ser amigo de los pobres si uno puede ser amigo de los ricos. Y me acuerdo que ante esa afirmación contesté que los ricos nunca quieren amigos ni socios, quieren empleados o esclavos. Y por eso era necesario mirar hacia la América del Sur, como lo había hecho Bolívar, como lo había hecho Artigas, como lo había hecho San Martín, como lo había hecho Dorrego, ese maravilloso patriota que murió fusilado, el primer fusilado de la Confederación de las Provincias Unidas del Río de la Plata, gobernador popular.
Por eso la incorporación de Venezuela, en momentos muy particulares, no solamente de la región sino también del mundo, de un mundo donde se han derrumbado todos los paradigmas y donde los patrones de acumulación económica que nos mostraban como modelo a seguir se han derrumbado estrepitosamente, y nosotros como argentinos vemos con muchísima similitud, desgraciadamente –no nos alegramos- experiencias que están viviendo países que fueron primeros inversores extranjeros en nuestro país y que hoy atraviesan crisis muy similares a las que tuvimos nosotros en el 2001, que fue una crisis de deuda, una crisis de apropiación de recursos, porque en definitiva si uno lo piensa bien no es deuda, deuda es lo que uno puede tocar, ver, nosotros teníamos deuda y no teníamos infraestructura, no teníamos un montón de cosas, era simplemente una deuda de carácter financiero que se había multiplicado exponencialmente y que hizo explotar el país.
Por eso creo que el ingreso de Venezuela en estos momentos fortalece a la región en su conjunto más allá del MERCOSUR, y yo quiero rendir homenaje a hombres como Lula da Silva, a hombres como Néstor Kirchner, que siempre soñaron con el ingreso de Venezuela y por distintas causas de política interna no se podía llevar a cabo. Yo creo que como decías vos, donde Néstor esté, y también sé que Lula está hoy aquí junto a nosotros, deben estar muy contentos y muy felices, como lo estamos todos los que estamos aquí, yo personalmente y sé que millones de argentinos y millones de americanos del sur están contentos con este ingreso.
No voy a ser muy larga pero quiero finalizar con una frase de Bolívar. Vos siempre lo recordás a Bolívar y decís que Bolívar al final de su vida, una vida de lucha por la libertad de los pueblos, decía “ he arado en el mar, siento que he arado en el mar”. Chávez, tú puedes decir que no has arado en el mar, que has arado en tierra, que has sembrado, que la has regado y que finalmente florecieron mil flores, como debía ser, y por eso hoy Venezuela está aquí junto sus hermanos de la América del Sur. Así que felicitaciones compañero.

MERCOSUR El ingreso de Venezuela al Mercosur “fortalece a la región en su conjunto”, afirmó Cristina Fernández

Martes, 31 de Julio de 2012
El ingreso de Venezuela al Mercosur “fortalece a la región en su conjunto”, afirmó Cristina Fernández

La presidenta Cristina Fernández participó en Brasilia de la Cumbre del Mercosur que incorporó a Venezuela como país miembros del bloque. Con ello el Mercado Común contará con una población de 270 millones, un PBI a precios corrientes de U$S 3,3 billones y un territorio de 12,7 millones de km2.
En el marco de la Cumbre del Mercosur en la que se oficializó la incorporación de Venezuela, Cristina Fernández afirmó que con el ingreso de Venezuela al Mercosur “se cierra la ecuación porque es la energía, los alimentos, los minerales y que se suma al conocimiento, al valor agregado y la industrialización que tenemos otros países y que tenemos que construir para formar este espacio”.
Aseguró que el ingreso de Venezuela al Mercosur “fortalece a la región en su conjunto” más allá del bloque regional, y destacó que “Néstor Kirchner y Lula Da Silva siempre soñaron con este ingreso”.
La Jefa de Estado recordó que “en mi país decían que no nos convenía el Mercosur; pero los ricos nunca quieren amigos o socios, quieren esclavos y por eso era necesario mirar hacia América Latina”.
La mandataria felicitó al mandatario de Venezuela, y se refirió a una cita de Bolivar cuando dijo: “siento que he arado en el mar” . En ese sentido, le manifestó al Presidente Hugo Chávez que “tu puedes decir que has arado la tierra, sembraste y florecieron mil flores. Por eso hoy Venezuela está aquí, como debería ser”.
La presidenta Cristina Fernández llegó al Palacio Planalto, donde se desarrolló este mediodía la Cumbre del Mercosur que oficializó la incorporación de Venezuela como quinto miembro del bloque regional.
La Presidenta fue recibida en la sede del gobierno de Brasil por la presidenta Dilma Rousseff. La acompañaban el canciller Héctor Timerman y los ministros de Planificación Julio De Vido y de Industria, Débora Giorgi.
Previamente, habían llegado a la sede gubernamental los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, y de Uruguay, José Mujica.
En la Cumbre se oficializó el ingreso de Venezuela al bloque regional. Con la incorporación de Venezuela, el bloque regional fundado en 1991 por Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay, éste último ahora suspendido por la violación a la llamada cláusula democrática del Protocolo de Ushuaia, tras el golpe institucional contra Fernando Lugo, tendrá cinco miembros.
Actualmente tiene como países asociados a Bolivia, Chile, Colombia, Perú y Ecuador, el próximo asociado.

ARGENTINA La Presidenta se reunió con sus pares del Mercosur

Viernes, 29 de Junio de 2012
La Presidenta se reunió con sus pares del Mercosur

La Presidenta mantuvo un desayuno de trabajo con sus pares de Brasil, Dilma Rousseff, y de Uruguay, José Mujica. Mas tarde, se reunieron a todos los jefes de Estado para comenzar formalmente con la cumbre de los países asociados al bloque.
La presidenta Cristina Fernández dio la bienvenida esta mañana a sus pares de Uruguay, José Mujica, y de Brasil, Dilma Rousseff, países que son socios plenos del Mercosur, al igual que Argentina, con quienes compartió un desayuno de trabajo, previo a la sesión plenaria de la XLIII Cumbre del Mercosur.

ARGENTINA COMO FUNCIONA EN BUENOS AIRES EL CENTRO PARA LA APERTURA Y EL DESARROLLO DE AMERICA LATINA

COMO FUNCIONA EN BUENOS AIRES EL CENTRO PARA LA APERTURA Y EL DESARROLLO DE AMERICA LATINA

Una base de operaciones anticastrista
FUENTE: EL ORTIBA ORG – CABA
http://www.elortiba.org/notatapa14.html

La fundación Cadal se instaló en el país durante el gobierno de Duhalde y, según se denuncia, recibe financiamiento de entes ligados a la CIA. En sus cursos e intervenciones públicas se dedica a promover críticas a los gobiernos de Argentina y la región.

Gabriel Salvia y Hernán Alberro, presidente y director de programas de Cadal.

Por Gustavo Veiga

Cadal es la sigla con que se conoce al Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina. Una fundación que hizo pie en nuestro país el 26 de febrero de 2003 y quedó legalizada un par de meses después. Por la cantidad de eventos que realiza, esta organización se muestra tan activa como su presidente, Gabriel Constancio Salvia, un periodista itinerante de 47 años que también figura registrado como importador en Uruguay, donde la ONG tiene su segunda sede. Su currículum indica en la segunda línea que “desde 1992 se desempeña en la dirección de entidades sin fines de lucro”. También que se vinculó con “la actividad partidaria desde marzo de 1983”. Pero no menciona cuáles son las entidades ni aclara en qué fuerza política. De sus textos y ponencias se desprende un cerril anticomunismo que revelan sus análisis sobre el gobierno cubano. La ONG sintoniza muy bien con el pensamiento de su jefe: critica con dureza a los gobiernos de países como Venezuela, Bolivia, Ecuador y la Argentina. En un editorial previo a las últimas elecciones se quejaba “del absolutismo” de Cristina Kirchner y de que su modelo “es piantavotos y espanta inversores”.

Cadal se define en su nutrida página web como “una voz clara y constante en la promoción de la democracia, el fortalecimiento de las instituciones y el progreso económico y social de América latina”. Entre ese enunciado y otros datos que brinda deja evidencias de dónde viene y hacia dónde va. Su estrecha relación con dos entes como la Usaid (Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional) y la NED (Fundación Nacional para la Democracia) que la financian, la aproximan demasiado al exilio anticastrista de Miami. Nueve de los dieciséis libros que publicó en sociedad con distintas fundaciones y editoriales tratan sobre temas cubanos. La secretaria de la fundación, María Teresa Reviriego, preside la Comisión Pro Derechos Humanos en Cuba con sede en la calle Tucumán 843, de la Capital Federal.

La NED, sigla en inglés de la National Endowment For Democracy, fue creada por Ronald Reagan y tiene entre sus integrantes a Terence Todman, el ex embajador de Estados Unidos en la Argentina durante el primer gobierno de Carlos Menem, y Francis Fukuyama, el politólogo norteamericano de origen japonés que vaticinó el fin de la historia y que veinte años después sigue jugando al augur: acaba de presagiar el final de la Eurozona. En 2011, la NED publicó en su página oficial que le aportó a Cadal 60 mil dólares. Sus fondos a discreción suelen promover todo tipo de iniciativas contra Cuba.

Cuando demanda recursos para sostenerse, organiza programas como Good bye Lenin (La experiencia socialista en Europa Central y Oriental, transiciones a la democracia y lecciones para América Latina) o presentar publicaciones de los cubanos anticastristas Huber Matos o Carlos Alberto Montaner, que visitaron Buenos Aires en 2005, Cadal propone cuatro alternativas para sus aportantes: la suscripción al programa de análisis político y económico regional; donaciones al fondo de becas emprendedoras de las ideas; la suscripción como miembro adherente o ser sponsor de los foros que convoca. Acepta cuotas desde cien pesos mensuales a mil anuales y quienes pagan reciben las publicaciones impresas de la fundación y son invitados especiales a sus foros en Buenos Aires, Rosario, Montevideo y Punta del Este.

Bodegas San Huberto, la empresa que preside Leonardo Spadone, hijo de Carlos, el conocido empresario teatral que se diversificó a otros rubros, es un auspiciante permanente de los eventos que desarrolla Cadal. Pero sus críticos señalan que recibe estímulos económicos por vías más informales: mencionan sin reservas a la CIA. Martha Lidia Ferreira, una uruguaya que es licenciada en Geopolítica e integrante de Blogueros y Corresponsales de la Revolución, asegura que “Cadal recibe su mayor porcentaje de dinero para sus acciones de manos de las sucursales de la CIA para la región: la fundación Atlas, la Fupad (Fundación Panamericana para el Desarrollo), la Usaid y la NED”, entre otras entidades.

Cadal sostiene que Latinoamérica “atraviesa por una etapa crítica en su desarrollo”. No obstante, elogia los avances de las instituciones en Brasil, Chile, México (un país que en seis años sufrió casi 50 mil homicidios en la lucha contra el narcotráfico), Colombia y Uruguay. En un segundo grupo que encuentra “grandes dificultades para lograr el desarrollo sostenido” incluye a Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador y la Argentina porque, según la fundación, algunos de estos países registran “la ausencia de las libertades más básicas” y otros, “importantes atropellos a la propiedad privada que demoran el establecimiento de las condiciones para el progreso como lo es, por ejemplo, la confiscación de fondos de pensiones producida en Argentina”.

La fundación, cuyo número de inscripción en la Inspección General de Justicia (IGJ) es 1717869, presenta trámites con regularidad ante ese organismo como balances y declaraciones juradas. La última data del 29 de julio pasado. El ex inspector general designado por el gobierno de la Alianza, Guillermo Enrique Ragazzi, firmó la autorización para la funcionara durante la presidencia de Eduardo Duhalde, el 6 de mayo de 2003. Veinte días después, Fidel Castro daba un recordado discurso en las escalinatas de la Facultad de Derecho de la UBA. A Salvia, como confesaría días más tarde, el viaje del líder cubano lo “tomó por sorpresa”. Una extraña coincidencia entre el nacimiento de Cadal y aquella histórica presencia en Buenos Aires.

EL PAIS › QUIEN ES GABRIEL SALVIA

La cara visible

Por Gustavo Veiga

Gabriel Salvia es la cara más visible de Cadal por dos razones: es su presidente y director general. Ha publicado columnas de opinión en diarios como La Nación, Perfil, El Cronista Comercial y Ambito Financiero, entre otros. Además, se desempeña en la Escuela Latinoamericana de Estudios Políticos y Económicos (Elepe), el instituto de capacitación de esta fundación en continuo movimiento.

Desde ese lugar se encarga del Programa Emprendedores de las Ideas, que tiene como objetivo “formar futuros dirigentes y activistas sociales que compartan la defensa de las libertades democráticas fundamentales, la importancia de la vigencia de un Estado de derecho y la necesaria búsqueda de consensos que se requiere para la formulación de políticas públicas que favorezcan al progreso económico y social”.

No hace falta responder alguna de las preguntas que se hace (y les hace) al puñado de alumnos que concurren a escucharlo: “¿Cómo surgió Cadal y cuál es su objetivo? ¿Qué actividades realiza Cadal? ¿Dónde se ubica políticamente Cadal?”. Parece estar a la vista. Tanto como la postura medieval de Salvia sobre la universidad pública donde, según él, “los pobres subsidian a los ricos” y las agrupaciones “controlan los centros estudiantiles e impiden el libre intercambio democrático de ideas”.

El 10 de febrero pasado escribió en El Cronista: “Nuevamente, en lugar de mirar a los países y caudillos autócratas del ALBA, hay que seguir el ejemplo de Chile, Uruguay y Costa Rica, los cuales no por casualidad encabezan todos los rankings de América latina que miden la calidad democrática y el desempeño económico e institucional y donde la Argentina retrocede año a año”. Salvia tiene por costumbre enviar este tipo de columnas a diferentes diarios o agencias de noticias donde después salen o no publicadas. Cuando ocurre lo primero, las ubica en la página principal de Cadal como si fueran editoriales que representan la opinión de esos medios, con su logotipo incluido.

27/02/12 Página|12

Nube de etiquetas