Despertar Nacional

Entradas etiquetadas como ‘Universidad’

ARGENTINA Celebración de los 400 años de la Universidad Nacional de Córdoba

Celebración de los 400 años de la Universidad Nacional de Córdoba
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA FERNÁNDEZ CON MOTIVO DE LA CELEBRACIÓN DE LOS 400 AÑOS DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE CÓRDOBA, DESDE DICHA PROVINCIA.
Gracias, muchas gracias, muy buenas tardes a todos y a todas; señor rector de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC); señora vicegobernador de la provincia de Córdoba; señor intendente de la Ciudad de Córdoba; señores rectores; rectoras de las distintas universidades argentinas; ex rectores y ex rectoras de esta querida UNC; gracias Carolina por acompañarnos y a toda Córdoba, hola Córdoba, cómo están: la verdad que tengo que empezar agradeciendo, darles las gracias de poder participar en este hecho histórico.
Miren, cuando yo tenía la edad de ustedes, cuando era una estudiante universitaria, allá en la Universidad Nacional de La Plata, que no tiene 400 años, pero ya tiene más de 100, es la tercera universidad más antigua del país, después de Córdoba, UBA, La Plata, les puedo asegurar que siendo estudiante de esa universidad, donde conocí a mi compañero de toda la vida, mi compañero de vida y de militancia, la verdad que nunca soñé que iba a participar – como Presidenta de la Nación argentina –en la conmemoración de los 400 años de esta querida Universidad Nacional de Córdoba, señera en Latinoamérica.
Son muchas las cosas que podemos hablar, recién lo veíamos en el video, de esta década ganada para todos los argentinos, y cuando digo todos no podían estar ausente – por supuesto – los universitarios. Fíjense que en todas las épocas de clausura democrática o de exclusión social, aún en etapas donde los argentinos podíamos votar, ustedes – los universitarios, como los trabajadores, como los científicos, como los intelectuales – tampoco eran tenidos en cuenta.
Por eso es bueno reflexionar y saber que ser universitario más que un privilegio es un deber de compromiso con el pueblo, con aquellos que tal vez nunca podrán acceder a la universidad y nosotros, muchos de nosotros, hijos de trabajadores, que tuvimos la suerte de acceder gracias a la universidad pública y gratuita a los estudios superiores tenemos que tener un compromiso superior al de cualquier otro ciudadano para devolver parte de lo que la Nación y la Patria nos dieron. (APLAUSOS).
Por eso, desde el año 2003, pusimos especial énfasis en la educación en todos sus niveles. Lo recuerdo el día 27 de mayo partiendo para Entre Ríos, con el ministro de Educación, de entonces, para levantar la huelga docente de meses, porque los docentes no cobraban sus salarios y luego dedicarnos con énfasis no solamente a recuperar el sistema universitario, a mejorar su presupuesto, a lograr una infraestructura, como la que recién veíamos en el video, sino también a volver a dignificar a todo el sector, que yo considero uno de los pilares fundamentales en la reconstrucción de la capacidad de una Nación, donde el conocimiento y el saber deben ocupar, sí, un lugar de mucha importancia.
Y tal vez como en pocos lugares se pueda ejemplificar la historia, nuestra historia argentina, como en esta Universidad Nacional de Córdoba y en estos 400 años de historia. Historia que empezó casi como un privilegio, historia que empezó en una universidad fundada desde lo religioso, en una universidad que allá por 1613, contaba con 50 alumnos, y que hoy cuenta con más de 120.000, lo que la ha convertido en una verdadera universidad masiva. (APLAUSOS).
También recordar, en un día como hoy, en un día muy especial, lo qué significó la reforma del 18, lo qué significaron esos jóvenes – y permítanme, sin excluir a ningún sector – recordar a esos jóvenes, como Deodoro Roca, que hiciera ese magnífico manifiesto.
Yo quiero leer una parte, sobre todo porque no vivimos en un globo de cristal, vivimos en una sociedad con demandas, en una sociedad que ha incorporado derechos, que demanda cada día mayores libertades y mayores reformas, mayor incorporación y mayor inclusión, más gente que vote. ¿Cómo nació esa reforma del 18? Para crear la libertad de cátedra, porque las cátedras eran hereditarias. Parece mentira, pero se heredaban las cátedras, eran eternos y además cuando se morían lo heredaba alguien. No podían elegir tampoco los estudiantes, nació como un reclamo de poder participar en el gobierno de la universidad por parte de miles de jóvenes, que comenzó aquí, y también se extendió a lo largo y a lo ancho del país. Nación también en el barrio de Clínicas, como el Cordobazo, y nada es casualidad. (APLAUSOS). También se extendió a la Universidad Nacional de La Plata; jóvenes como Deodoro Roca, de 28 años, algunos que por ahí escucho que andan enojados con los jóvenes, no digo que todos los cambios los hayan hecho los jóvenes, pero no conozco ningún cambio donde no estén todos los jóvenes. (APLAUSOS). Esto es la ley de la vida, es la ley de la biología. Así que no se enojen con los jóvenes, al contrario, yo tengo 60 años y cuando estoy rodeada de pibes me siento de 15 otra vez. (APLAUSOS). Así que gracias, gracias.
Quiero leerles lo que decía Deodoro Roca, de apenas 28 años…Gracias, ¡Cristina corazón! Y vos, ¿cómo te llamás, linda? Vos sos el corazón de la Patria que viene. Decía Deodoro Roca, en ese manifiesto: “hombres de una república libre, acabamos de romper la última cadena, que en pleno siglo XX nos ataba a la antigua dominación monárquica y monástica”. Monárquica, aristocrática, de pocos (eso lo digo yo, no lo dijo Deodoro). “Hemos resuelto llamar a todas las cosas por el nombre que tienen (…)”, que maravilla…”hemos resuelto llamar a las cosas por el nombre que tienen”, pobre Deodoro cómo no iba a tener problemas, cada vez que llamás a las cosas por su nombre siempre tenés problemas. (APLAUSOS). “Córdoba – seguía diciendo Deodoro – se redime, desde hoy contamos para el país una vergüenza menos y una libertad más (…)” que maravilla, porque cuando tenés menos libertad tenés que tener más vergüenza, por lo menos debieran tenerla los que nos quieren recortar a los argentinos algunas libertades. (APLAUSOS). “Los dolores que quedan son las libertades que faltan”… nos quedan todavía dolores. Ayer, nos dieron algún dolor, pero nos vamos a curar porque tenemos muchos remedios, buenos farmacéuticos, inyecciones y antibióticos también. (APLAUSOS).
Los dolores que quedan, son las libertades que faltan. Creemos no equivocarnos, la resonancia del corazón nos lo advierten.
Estamos pisando sobre una revolución, estamos viviendo una hora americana. La única puerta que nos queda abierta, la esperanza es el destino heroico de la juventud.
La juventud ya lo pide, exige que se le reconozca el derecho de exteriorizar ese pensamiento propio y los cuerpos universitarios por medio de sus representantes. Está cansada de soportar a los tiranos; si ha sido capaz de realizar la revolución de las conciencias, no puede desconocérsele la capacidad de intervenir en el gobierno de su propia casa.
Esto pasaba aquí, donde hoy estamos parados en 1918. La libertad de cátedra, la participación en el gobierno de la universidad.
Después vino la lucha de la gratuidad que consagró el peronismo también allá por 1949 y que consagramos los constituyentes también en aquella Universidad de Santa Fe, aquí en frente, en la Constitución del 94. Y las luchas que se han llevado en este país.
Por eso digo que aquellos que pretenden parar reformas, que aquellos que no quieren dejar votar al pueblo para que intervengan la soberanía popular, la voluntad popular que es la causa fundamental. Porque estos jóvenes que hicieron la reforma universitaria y que después también derribaron tiranos en el Cordobazo, cuando obreros y estudiantes juntos combatieron a los tiranos, son la fuerza de la historia y la historia es indetenible.
Aquellos que creen que pueden, a través de alguna resolución impedir el crecimiento y el avance de la democracia, sepan que solo lo podrán hacer por un tiempo, porque nunca ninguna sociedad toleró ni aceptó durante mucho tiempo que se le impida ejercer sus derechos de elegir a los órganos políticos que marca la Constitución Nacional.
Por eso, cuando ayer alguien me decía que estaba triste, yo le dije “dejá la tristeza para mirar una telenovela o una película; nosotros los militantes nunca tenemos que estar tristes”. Los militantes tenemos que estar alegres y preparados para la próxima batalla, porque la única batalla que se pierde, es la que no se da. Y vamos a seguir dando todas y cada una de las batallas que hemos dado en esta democracia en estos 10 años.
Yo me pregunto –y esto atraviesa la historia de todos los partidos políticos- ¿cuánto le costó a Leandro N. Alem, a Hipólito Yrigoyen lograr la Ley Sáenz Peña para el sufragio universal? ¿Cuánto tiempo estuvieron las mujeres sufragistas y después Evita para lograr el voto femenino? ¿Cuánto esperaron hombres y mujeres para poder tener sus plenos derechos como el resto de los argentinos cuando votamos el matrimonio igualitario? ¿Cuánto tiempo también -y se los digo como testigo de época- estuvimos los argentinos sin votar y finalmente tuvimos una democracia plena? ¿Y cuánto –de aquí diviso varios pañuelos blancos de HIJOS- tiempo hijos de detenidos desaparecidos, Madres, Abuelas, Nietos esperaron por justicia? Más de 35 años. La Historia no reconoce los años, reconoce los resultados y los logros.
Por eso, más temprano que tarde, los argentinos van a poder votar democráticamente a todos los órganos políticos de la Constitución argentina.
Yo les digo que tal vez, haya pocos mejores lugares donde dar estos debates que aquí en estos ámbitos. En estos ámbitos que se han caracterizado por la libertad de pensamiento; en estos ámbitos donde todo se discute porque todo está sometido a discusión. Aquí, en la Universidad, en donde nos preparamos como cuadros de la Nación para darle a su compatriota los mejores servicios, no solamente desde los técnico o de lo científico, los mejores servicios también creando una sociedad más democrática, más abierta, sin claustros cerrados, donde no se conocen las caras, donde no se conocen los nombres, donde también solamente se ingresa porque se es amigo de uno o de otro.
Esto también formó parte de la discusión del 18 dentro de la universidad. Y esto también debe formar parte del conjunto de la sociedad hoy cuando lo discutimos.
Y yo quiero decirle a esta Córdoba maravillosa, a esta Córdoba que supo generar dirigentes de las tallas de Agustín Tosco, de Atilio López, dirigentes como Sabatini, esta Córdoba que todos los argentinos la conocíamos como “la Docta”, porque era principalmente un lugar de conocimiento, un lugar de cultura, de generación de ideas, de pensamientos y de corrientes.
Esto es lo que tiene que volver a ser Córdoba. Yo sueño con esa Córdoba, yo vengo de una ciudad también como La Plata, la ciudad universitaria.
Yo quiero volver a recuperar para mi país, para Córdoba, para mi ciudad ese lugar de honor que teníamos donde generábamos usinas de científicos, de intelectuales, de conocimiento donde nos sentíamos orgullosos de pertenecer y de ser la identidad, el orgullo, pero no el orgullo de lo material, no el orgullo del que más tiene, sino del que más aprende, del que más ayuda, del que más sabe, del que más conoce, del que más puede generar para el otro.
Esos fueron los hombres que marcaron la historia y yo quiero que Córdoba vuelva a marcar el paso de la historia como lo hizo también cuando era muy joven.
Porque saben qué pasa: los años que pasaron, esa dictadura terrible del 76, luego lo que sucedió con democracias acotadas, con amenazas, con la impotencia, no importa si porque no podés, porque no sabés o porque no querés, no importa, no quiero convertirme en fiscal. Simplemente por entender el proceso histórico para saber por qué pudieron convencernos que el Estado no servía para nada. Qué fue lo que pasó, que pudieron convencernos que los argentinos no valíamos nada; qué pasó que pudieron decirles a industriales argentinos que era mejor ir a producir a Brasil que producir en la Argentina y lo decían funcionarios de nuestros propios gobiernos y me hago cargo de lo que digo, como siempre me he hecho cargo de todo. Qué fue lo que nos pasó.
No hay que acusar a nadie; simplemente no es que…
Miren, los que descalifican, agravian es porque no tienen nada que contar de sí mismos. Nosotros tenemos tantas cosas para contar de nuestro Gobierno, de nuestras políticas.
Yo no vengo a agraviar ni a criticar a nadie, para nada, al contrario. Yo solo quiero que Córdoba vuelva a ser lo que alguna fue, como también quiero que mi país, la República Argentina, vuelva a ser lo que alguna fue.
Estamos poniendo todo, todo lo que tenemos y más también; a algunos se le fue la vida de tanto poner.
Pero yo les quiero decir a todos que fortalecer, cuando hoy venimos aquí a firmar convenios, cuando venimos a entregar fondos para comenzar las obras del hospital de Clínicas, cuando el ministerio de Salud también –que la locutora se olvidó de decirlo pero yo no- está dando aparatos para el hospital de Clínicas por valor casi de 10 millones de pesos, axiógrafo, tomógrafo y algunas cosas más.
Cuando estamos fortaleciendo también el sistema de comunicación audiovisual modelo que tiene la Universidad Nacional de Córdoba, felicitaciones a sus radios, a sus canales de televisión, a su señal abierta las 24 horas, que disputa con los monopolios la libertad y la diversidad.
¡Viva esa Universidad que quiere generar la diversidad!
Venimos a ayudarlos también para enriquecer, para crear más contenidos audiovisuales, esta creatividad maravillosa del pueblo argentino y la tan particular también de todos los cordobeses y de todas las cordobesas.
Quiero, finalmente, en este día tan particular, que la Historia pone, porque digo…Yo leía la historia recién: esta Universidad fue fundada por los jesuitas; en 1767, el señor Carlos III, Rey de España los expulsó y fijate lo que son las cosas: hoy tenemos un jesuita argentino de Papa que se llama Francisco, que fueron los franciscanos los que vinieron después.
Viste cómo es la Historia, la Historia es redonda, el mundo es redonda y en la Argentina es más redonda todavía que en ninguna parte.
Ustedes se preguntarán pero vamos a tener que esperar tanto para lograr las reformas. Mirá que pasaron como tres siglos.
No, no se preocupen, en aquella época no había Internet; hoy ya tenemos Internet y podemos comunicarnos mucho más rápido y las reformas vienen indetenibles. Porque indetenible es la voluntad popular; porque indetenible es la voluntad de participar; porque indetenible es la voluntad de decidir del pueblo argentino; porque indetenible es la historia, lo demuestran los 400 años de esta maravillosa Universidad y lo demuestra también la resistencia increíble del pueblo argentino ante tanta plaga, ante tanto sometimiento, ante tanta cosa.
Estamos aquí de pie, con los jóvenes al frente como vanguardia y los viejos atrás empujando como corresponde, como es la historia y como debe ser.
¡Viva Córdoba! ¡Feliz cumpleaños Universidad Nacional de Córdoba! ¡Vamos provincia de Córdoba para adelante junto al proyecto nacional, este proyecto que le ha cambiado la vida a los argentinos, que ha vuelto a abrir las fábricas de automotores que estaban cerradas, que ha vuelto las fábricas de autopartes y de metalmecánica, que ha generado un crecimiento en la producción como nunca se había visto!
¡Fuerza y adelante porque juntos los argentinos bien unidos somos invencibles porque somos parte de la historia misma del país!
Gracias y hasta siempre, los quiero mucho. (APLAUSOS)

ARGENTINA “Más temprano que tarde, los argentinos van a poder votar a todos los órganos políticos de la Constitución”, afirmó la Presidenta

20jun13 cba 190613dsc_7367
Miércoles, 19 de Junio de 2013
“Más temprano que tarde, los argentinos van a poder votar a todos los órganos políticos de la Constitución”, afirmó la Presidenta

La presidenta Cristina Fernández encabezó esta tarde el acto central en celebración por el cuarto centenario de la fundación de la Universidad de Córdoba, la más antigua del país, que cuenta hoy con una población de 110.000 alumnos, distribuidos en 13 facultades. Allí, destacó el proceso de cambios que lleva adelante el gobierno y lo comparó con los procesos de transformación iniciados por la reforma universitaria del 18 y el Cordobazo. Asimismo, criticó el fallo de la Corte Suprema que declaró inconstitucional la reforma del Consejo de la Magistratura y remarcó: “La historia es indetenible, porque la voluntad popular es la fuerza de la historia y no puede detenerse”.
La presidenta Cristina Fernández aseguró esta tarde que habiendo sido estudiante de la Universidad de La Plata, nunca soñó que “iba a participar como Presidenta de la Nación Argentina en la conmemoración de los 400 años de esta querida Universidad de Córdoba, señera en América Latina”.
La Jefa de Estado recalcó que la iniciada en 2003 es “una década ganada”, en la que no estuvieron ausentes los universitarios. “En épocas de dictaduras o de exclusión social, los universitarios, como los científicos, como los intelectuales tampoco eran tenidos en cuenta”, recordó.
Consideró que “ser universitario, más que privilegio, es un deber de compromiso con el pueblo, con aquellos que no tienen la oportunidad de poder acceder” a las casas de altos estudios. “Nosotros tenemos que tener un compromiso superior al de cualquier otro ciudadano, para devolver parte de lo que la Nación y la Patria nos dieron”, enfatizó.
Por tal motivo, la Mandataria aseguró que desde 2003 se puso “un especial énfasis en la educación en todos los niveles”. Dijo que se trataba de “volver a dignificar a todo el sector” al que calificó como “uno de los pilares fundamentales en la reconstrucción de una nación, en donde el conocimiento y el saber tienen que ocupar un lugar muy importante”.
El recuerdo de la reforma universitaria
La Presidenta subrayó “lo que significó la Reforma del 18”, al leer extractos del Manifiesto de los reformistas, firmado por Deodoro Roca. Señaló que dicha refirma nació “para crear la libertad de cátedra, porque las cátedras eran hereditarias”.
Asimismo, resaltó que el movimiento “nació como un reclamo de poder participar en el gobierno de las universidades y se expandió a todo el país”. “Nació en el Barrio de Clínicas, como el Cordobazo, nada es casualidad”, recalcó.
“No creo que todos los cambios los hayan hecho los jóvenes, pero no conozco ningún cambio donde no estuvieran todos los jóvenes”, opinó Cristina Fernández. En ese sentido pidió que “no le tengan miedo a los jóvenes”. “Yo tengo 60 años y cuando estoy rodeada de pibes me siento como de 15”, agregó.
Al leer parte de los párrafos del manifiesto, la Jefa de Estado coincidió en que “cuando tenés menos libertad, tenés que tener más vergüenza. Por lo menos la tendrían que tener los que nos quieren recortar alguna libertad”. Subrayó otra frase del documento: “Los dolores que quedan son las libertades que faltan”, y afirmó: “Ayer nos dieron algún dolor, pero nos vamos a curar porque tenemos buenos médicos, buenos farmacéuticos, inyecciones y antibióticos”.
También destacó que después de la Reforma Universitaria vinieron “la lucha por la gratuidad que consagró el peronismo y los constituyentes en la constitución del 94”.
Obstáculos para las reformas y la voluntad popular
La Presidenta sostuvo que hay quienes “pretenden parar reformas, que no quieren dejar votar al pueblo, para que intervenga la soberanía popular”. En ese sentido, destacó la lucha de “estos jóvenes que intervinieron en la reforma y que combatieron tiranos junto a los trabajadores en el Cordobazo”. “Aquellos que quieren impedir el avance de la democracia, sepan que lo pueden hacer sólo por un tiempo”, aseveró.
Respecto al fallo de la Corte Suprema que dictó la inconstitucionalidad de la reforma del Consejo de la Magistratura, comentó: “Cuando ayer alguien me decía que estaba triste, yo le dije ´dejá la tristeza para mirar una novela o una película´. Nosotros los militantes tenemos que estar alegres, y preparados para la próxima batalla. Porque la única batalla que se pierde es la que no se da”, sentenció.
En ese sentido, rememoró “cuantas batallas tuvo que dar Yrigoyen para lograr el voto universal, o Evita para lograr el voto femenino”. Enumeró “cuánto tiempo tuvieron que esperar hombres y mujeres para conseguir su derecho, hasta que votamos el matrimonio igualitario”. “Cuánto tiempo hijos, madres, abuelas, esperaron por justicia. La historia no reconoce los años, reconoce los resultados y los logros”, recalcó.
La Jefa de Estado aseguró que “más temprano que tarde los argentinos van a poder votar a todos los órganos políticos de la Constitución Argentina”. “Tal vez haya pocos lugares mejores para dar estos debates que en estos ámbitos, aquí en la universidad, donde nos preparamos como cuadros de la Nación para darles a nuestros compatriotas los mejores servicios”, señaló. Y agregó que no se trata de dar solo servicios profesionales sino también “creando una sociedad más libre, más abierta, sin claustros”.
El ejemplo de Córdoba
La Primera Mandataria destacó la importancia de “esta Córdoba hermosa, que dio dirigentes de la talla de Tosco, de Atilio López, de Sabbatini, que todos los argentinos la conocíamos como ´la docta´, porque era un lugar de conocimiento, de pensamiento. “Esto tiene que volver a ser Córdoba”, sostuvo y agregó: “Quiero volver a recuperar para mi país, para Córdoba, para La Plata, ese lugar de honor que teníamos, donde generábamos usinas de ciencia, de tecnología, de conocimiento”.
Aseguró que debe ser un orgullo no por “lo material, del que más tiene, sino del que más aprende, del que más ayuda, más conoce, del que más puede dar para el otro”. “Yo quiero que Córdoba vuelva a marcar el paso de la historia, como lo hizo cuando era muy joven”, exhortó.
Cristina Fernández sostuvo que “los que descalifican o agravian es porque no tienen nada para contar de sí mismos”. “Yo tengo tanto para contar de nuestras políticas”, afirmó. Señaló que en ese esfuerzo por recuperar a Córdoba y a la Argentina “estamos poniendo todo lo que tenemos y un poco más, a alguno se le fue la vida de tanto poner”.
En ese sentido, destacó que la visita de hoy sirve también para “entregar fondos, a poner cosas para el hospital de clínicas, estamos fortaleciendo el sistema de medios modelo que tiene la Universidad de Córdoba, que disputa con los monopolios la libertad y la diversidad”. Y exclamó: “Viva esa universidad que quiere liderar la diversidad”.
La voluntad popular como motor de la historia
Por último, la Presidenta recordó que la Universidad de Córdoba la crearon los jesuitas y luego Carlos III los expulsó. “Hoy tenemos un papa jesuita, que es argentino”, remarcó.
Se preguntó: “¿Vamos a tener que esperar tanto las reformas?”, pero contestó que “no, en aquella época no había internet, hoy las reformas vienen mucho más rápido”. “La historia es indetenible, porque es indetenible la voluntad popular”, enfatizó.
Y afirmó que ello “lo demuestra la resistencia del pueblo argentino ante tanta plaga, ante tanto sometimiento, estamos de pie, con los jóvenes al frente como vanguardia, y con los viejos atrás empujando”.

ARGENTINA Acto de inauguración de un laboratorio de la Universidad de Lanús: Palabras de la Presidenta de la Nación

Acto de inauguración de un laboratorio de la Universidad de Lanús: Palabras de la Presidenta de la Nación
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA FERNÁNDEZ EN EL ACTO CON MOTIVO DE LA INAUGURACIÓN DEL LABORATORIO “OSCAR VARSAVSKY” Y EL 15º ANIVERSARIO DE LA CREACIÓN DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE LANÚS, EN EL AULA MAGNA DEL BICENTENARIO.
Muy buenas tardes a todos y a todas; señor Gobernador de la provincia de Buenos Aires; señor Intendente de Lanús; señora rectora de la Universidad de Lanús; docentes; alumnos, vecinos; amigos y amigas: la verdad que siempre que vengo aquí, a la Universidad de Lanús, vengo a inaugurar algo. Creo que la última vez había estado inaugurando este mismo anfiteatro, que se incluía en el plan que tenemos desde el Gobierno nacional, que hacía décadas que no se hacían obras en las universidades nacionales y mucho menos en las nuevas universidades. Pero lo cierto que hoy también en este mismo lugar que inauguré hará dos años, que ya pasaron de este magnífico salón que es espléndido, pero que hoy vinimos a inaugurar un laboratorio, también, con una inversión del Gobierno nacional de más de 6 millones de pesos. Un laboratorio que hace hincapié en una de las especialidades de esta Casa, que es el tema de industria y alimentos, Licenciatura en Alimentos, Instituto de Bromatología y Biotecnología que recorrí, un lugar fantástico, equipado y construido con todas las condiciones exigidas, en materia de pureza, en materia de asepsia. Estuve con chicas y chicos muy jóvenes.
Esta universidad – me comentaba cuando íbamos caminando el decano de Desarrollo y Producción – dónde está que no lo veo, bueno por allá está. Él me decía que en los ingresos de la universidad hay un 20 por ciento que se incorpora precisamente de los servicios que presta la universidad al sector privado. Eso yo lo llamo ciencia aplicada, no es que uno presta un servicio como si fuera un lavadero de auto. Acá están aplicando la ciencia a la industria y al desarrollo del crecimiento económico, en una de las industrias – yo creo – básicas de nuestro país, como es la de alimentos y fundamental para este siglo XXI.
Me explicaban todos los procesos y los chicos, muchos egresados ya de esta universidad, otros estudiando, y todas las carreras (las seis carreras de la Casa) totalmente vinculadas a la actividad económica y a todo lo que sea desarrollo y crecimiento.
La verdad que es para mí un orgullo pertenecer a un gobierno que ha puesto tan bien sus ojos en la universidad nacional, pública y gratuita; hemos inaugurado también, no hace mucho, una facultad que no se inauguraba desde la época de Perón, que es la Facultad de Ciencias Económicas y estamos haciendo trabajo en todas las universidades del país, son casi todas las universidades del país.
Yo me siento muy contenta de estar hoy aquí; además, inaugurando en Chubut, ahí pegado no más a Santa Cruz, era ruta de conectividad entre Cholila, que es un pueblo divino, con un paisaje único con la Ruta 40; en San Fernando la inversión que ha significado para el Estado Nacional, a través del Programa de Financiamiento del Bicentenario, donde estamos precisamente ampliando la capacidad de producción de la única fábrica que hace gomas radiales para transportes grandes, transporte pesado, colectivos y camiones y que además sustituye importaciones. Todavía no nos alcanza y tenemos que importar, pero la idea es que esta es la primera etapa del emprendimiento y vamos con el tiempo a lograr sustituir totalmente la importación. ¿Y me olvido de algo? Me olvido no, también están las jornadas maravillosas, que están realizando en Tucumán, los trabajadores del sector público, desde la Sindicatura de la Nación, desde las Procuración del Tesoro reunido con todos los otros tribunales del país en jornadas federales, donde uno articula e intercambia experiencias acerca de cómo debe desarrollarse el sector público intramuros para poder ser más eficiente, más eficaz en el logro de sus políticas públicas.
En un mundo difícil, complejo que todos los días produce malas noticias aquí seguimos los argentinos con mucha fuerza, con mucha convicción aplicando lo que venimos haciendo desde el 25 de mayo, del año 2003, que es trabajar, invertir, todos los días estar atentos a los problemas que se suceden en uno y otro lado. Yo a Débora la debo llamar tres, cuatro o cinco veces por día; bueno a Parrilli lo tengo abonado directamente todo el tiempo, pero la verdad que son épocas en donde no solamente se necesitan recursos, sino se necesitan redoblar el esfuerzo de gestión y de trabajo. Esto es vital porque las épocas difíciles que vive el mundo tenemos que enfrentarlas y abordarlas con mucha inteligencia, con mucha perspicacia para poder identificar cómo resolver los problemas y fundamentalmente seguir preservando el crecimiento, el desarrollo y la generación del empleo.
También hoy es el Día del Periodista, les mando a todos los periodistas del país un fuerte abrazo, mis felicitaciones. Es el día en que Mariano Moreno fundó su diario “La Gazeta de Buenos Ayres”, que era la gaceta comercial, la gaceta mercantil, que era precisamente el órgano de difusión de sus ideas y por eso hoy estamos recordando el Día del Periodista y decirle a todos los estudiantes de todas las universidades pero fundamentalmente de las pequeñas, porque no tienen por allí el tamaño de las tradiciones, como estudié yo en La Plata, o Buenos Aires, o Córdoba, pero que hoy están cumpliendo un rol imprescindible, están permitiendo a acceder a carreras y a capacitación a jóvenes que sin estás universidades no hubieran accedido a la educación universitaria. (APLAUSOS).
Nosotros, durante nuestro Gobierno, ya llevamos inauguradas diez universidades. Y yo lo único que le pido – y lo hago constantemente con todos nuestros rectores, con nuestro ministro de Educación – es que logremos darle mucha eficiencia a la cantidad de recursos que el Gobierno está destinando a nuestras universidades, como nunca, presupuesto universitario en general, y también educativo, 6,47; 6.50 de un PBI, pero con especial énfasis también en las universidades porque estamos absolutamente convencidos en la importancia del conocimiento, la ciencia y la tecnología.
Y por eso me gusta mucho haber inaugurado este laboratorio de biotecnología y de bromatología y me gustó mucho también lo que me contaron de esa ciencia aplicada. Nosotros necesitamos revertir lo que durante muchísimos años porque fueron años de desinversión, pero además también de falsas conceptualizaciones acerca de cómo desarrollar las ciencias básicas, como aisladas de la actividad económica, de la actividad productiva.
Y la verdad que estos parques industriales que estamos inaugurando, hoy entregué 12, pero en realidad ya estamos en los 300 ¿no? Cuando Néstor Kirchner llegó a la presidencia solamente había 80 parques industriales, hoy tenemos 300 parques industriales. (APLAUSOS). Pero estas industrias, me decía recién el Intendente de Berazategui, que le entregué para el Parque Industrial de Plátanos, Plátanos para mí tiene además connotaciones de mi juventud, o sea, yo viajaba en el Roca y Plátanos era parada oficial, también me hace acordar a Hudson, en fin, parte de mi juventud, pero me decía que inauguran una fábrica el próximo lunes, una cosmética, cosmética, mirá vos, era justo para mí, tendría que estar yo ahí, viste, bueno, claro, dicen que me pinto mucho, así que, bueno, mirá qué bueno cosmética, pero la verdad que nosotros necesitamos es que todos estos parques industriales, en su gran mayoría poblados, obviamente, por pequeñas y medianas empresas, por pymes, estén también con una gran vinculación con nuestras universidades, con esta universidad, con la de Florencio Varela, con la Arturo Jauretche.
En fin, lograr que cada universidad articule entorno a sí, todas las pymes que necesiten asistencia, que necesiten proyectos de desarrollo, proyectos de investigación porque es allí donde los recursos van a rendir mucho más, lo que invierten los industriales, lo que invierten los intendentes, lo que invertimos nosotros dotando de servicios a esos parques industriales y también lo que invertimos en las universidades.
Porque es todo una rueda que se mueve en forma conjunta, porque entonces, ese recibido aquí en esa universidad, si aplica su ciencia básica, su desarrollo y su investigación a la industria que está cerca de su lugar de estudio, va a poder tener salida laboral. Y entonces, se produce lo que yo denomino el círculo virtuoso de la economía, la inversión, el conocimiento, la ciencia, la tecnología, la investigación y nuevamente el mejoramiento de cada uno de nuestros productos.
Recién, cuando llegaba aquí una señora me entregaba, ¿dónde está la caja de alfajores, che, que me dieron? ¿No se la habrá llevado nadie, no? Porque después esas cosas siempre me desaparecen, la comida. Unos alfajores espectaculares pampeanos, no me acuerdo el nombre, que estaba…Nosotros la llevamos a ella en la misión que hicimos una vez a San Pablo, todavía era Lula presidente, y tuvimos un almuerzo, ¿te acordás, estabas vos también con Paulo Skaf? Y la feria esa famosa que hicimos donde vendimos…Y bueno, hoy la señora esta de alfajores pampeanos está exportando, estaba muy contenta porque además me dejó una carta que ahora la voy a leer…(APLAUSOS)…No vino a pedirme nada, vino simplemente a decirme lo contenta que estaba, lo bien que le estaba yendo con la exportación y cómo estaba exportando precisamente que Paulo Skaf también la había presentado en Brasil para lograr la colocación de sus productos.
Y es así, esto es artesanal, es día a día, pelea a pelea, cliente a cliente, mercado a mercado. Esto es como uno cuando está en la intendencia que es calle a calle, lugar a lugar y así sucesivamente.
Si cada uno en su lugar hace y se esfuerza lo que tiene que hacer, pone gestión, que va desde la gestión, ojo, no hay que estar arriba en la cúspide, eh, basta con que en el lugar que uno esté pueda cumplir todas las tareas y poner lo mejor y si sabe algo más o descubre algo más, también ponerlo a los argentinos, nos va a ir muy bien, porque tenemos una gran capacidad en materia de recursos humanos y además, creo que muchos, muchos afortunadamente, cada vez más y, sobre todo los jóvenes, han descubierto que su país es lo más maravilloso que les podía pasar. (APLAUSOS)
Y creo que este renacer en la confianza de los argentinos, en nosotros mismos en un mundo que se derrumba, en un mundo en tormenta donde seguimos creciendo y donde vamos a poner todas las políticas activas necesarias como las que ayer anunciábamos respecto de los bienes de capital, metalmecánica, de colocar un arancel de importación del 14 por ciento para todos aquellos bienes de capital que se producen aquí en la Argentina, el Pipi, es el diputado nacional por Leones, Córdoba, era intendente y me asiente con la cabeza, porque claro, Córdoba y Santa Fe, son de los dos principales lugares donde hay desarrollo de la metalmecánica, y ayer estábamos tomando la decisión de elevar el arancel de importación al 14 y solamente el 2 por ciento para aquellos productos que por supuesto no se hacen en el país y también pidiendo la colaboración de los empresarios porque para tener estos beneficios, va a ser necesario mantener los puestos de empleo y también dar precios competitivos. Porque la protección es para crecer y no para aprovecharse del prójimo. (APLAUSOS) Por eso es importante que todos estemos muy atentos.
Yo le decía ayer a Débora cuando anunciaba la medida que quiero esta medida que rige hasta el 30 de junio y que vamos a prolongar hasta el 31 de diciembre, se enlisten en la página web de Industria para que la gente de cada pueblo, de cada ciudad sepa cuáles son los beneficios que reciben cada una de las empresas para que nadie se haga el vivo.
Yo no es que desconfíe de nadie, pero dicen que el hombre vigilado es mucho mejor y, bueno, las mujeres también, no quiero hacer discriminaciones, digamos, ahí el hombre está en genérico.
Así que, estamos también creando y esto es muy importante, ayer incorporando la Secretaría de Transporte al Ministerio del Interior, con la Agencia de Seguridad Vial, y, bueno, creando de una buena vez por todas esta área metropolitana en materia de transportes que incluye a ferrocarriles y que incluye a colectivos y en la que deben involucrarse el Jefe de la Ciudad de Buenos Aires, el señor Gobernador de la provincia de Buenos Aires y también los intendentes, porque estamos poniendo mucha plata desde el orden nacional, miles de millones de pesos en subsidios para ferrocarriles y colectivos que transportan a los hombres y mujeres que viven en cada uno de estos municipios y, entonces, es necesario que cada municipio y la Provincia y la Ciudad de Buenos Aires, al menos, pongan el esfuerzo en mantener las estaciones, en ayudar, en controlar, porque es imposible si no, desarrollar la tarea.
Por eso, vamos a convocar a este organismo donde estén representadas las tres jurisdicciones: la que pone la plata, bueno, y las que sus representados, en este caso municipios y provincia, reciben los beneficios.
Entonces, es bueno que todos tengamos en claro que tenemos que hacer un gran esfuerzo para hacer rendir los recursos lo mejor posible y aprovecharlos para seguir creciendo.
Todos los días hay que estar al pie del cañón. Y, bueno, y saben que a mí me gusta, yo lo siento así, siento así la gestión, siempre sentí la vida de esa manera, no solamente la gestión, uno no es de una manera en la gestión y de otra manera en la vida, siempre la forma fue a “full”, con todo. Pero, fundamentalmente, poniéndole mucho cariño, mucha convicción y mucho trabajo cotidiano, que es la única manera de salir adelante. Y a eso los convocamos: al trabajo y a seguir creciendo todos juntos los argentinos.
Yo quiero agradecerle a Ana Jaramillo por esta Universidad tan maravillosa de Lanús, a todos los chicos, los que están acá adentro y los miles que están afuera, que pobrecitos deben estar con mucho frío, ahora los voy a salir a saludar y agradecerles como siempre el acompañamiento invalorable para mí de los jóvenes. Sentirme acompañada por los jóvenes es el mejor premio que me puede pasar.
Muchas gracias chicos, muchas gracias, muchas gracias también Lanús, muchas gracias. (APLAUSOS)

Nube de etiquetas