Despertar Nacional

Entradas etiquetadas como ‘Sandwichs del Sur’

ARGENTINA Presentación en la ONU del rechazo argentino a la militarización de Malvinas: Conferencia de prensa del canciller Héctor Timerman

Presentación en la ONU del rechazo argentino a la militarización de Malvinas: Conferencia de prensa del canciller Héctor Timerman
CONFERENCIA DE PRENSA DEL MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO DE LA REPÚBLICA ARGENTINA, DON HÉCTOR TIMERMAN, LUEGO DE SU ENTREVISTA CON EL SECRETARIO GENERAL DE LAS NACIONES UNIDAS BAN KI-MOON, EN NUEVA YORK.
TIMERMAN.- Buenas tardes a todos ustedes, muchas gracias por estar acá en un día muy importante para la Argentina porque hemos venido justamente a las Naciones Unidas – la organización por excelencia en la defensa de la paz en el mundo – y nosotros somos firmes creyentes en que los problemas entre los países deben ser resueltos de manera pacífica y a partir del diálogo de paz, de un diálogo que comprometa a todos los involucrados al no uso de las armas y sí al uso de la razón y la diplomacia.
Antes que nada quisiera agradecerles a los representantes de los países hermanos de la República Argentina, que están acá: El Salvador, Ecuador, Costa Rica, Perú, Guatemala, Uruguay, Brasil y Chile, muchas gracias a todos ustedes porque una de las fortalezas que tiene la Argentina es el apoyo unánime de toda Latinoamérica en nuestro pedido de conservar la paz en el Atlántico Sur y de recuperar la soberanía de las Islas Malvinas, las Georgias del Sur, las Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes.
Voy a mostrarles algunas diapositivas con algún tipo de información, que hemos presentado hoy al secretario general de las Naciones Unidas, al presidente de la Asamblea General y al presidente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. También quiero decirles que el secretario general de las Naciones Unidas, el señor Ban Ki-moon, ofreció nuevamente oficiar como amigo de ambas naciones, como mediador para iniciar el diálogo. Mi respuesta – como lo he hecho en oportunidades anteriores – es la misma: la Argentina acepta que el secretario general de las Naciones Unidas inicie conversaciones con ambos países para que nos podamos sentar en la mesa de la paz a dialogar y resolver este conflicto. Le dije: “señor Ban Ki-moon usted ya tiene el cincuenta por ciento de su trabajo hecho, la Argentina acepta, dígame cuando vengo a sentarme en esta mesa, en las Naciones Unidas. Me dijo que iba a hablar con Inglaterra, con el Reino Unido, esperemos que así lo haga y esperemos que el Reino Unido acepte dialogar, porque desde 1965, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó 11 resoluciones, convocando al diálogo entre la Argentina y Gran Bretaña para la resolución pacífica del conflicto de soberanía en el Atlántico Sur.
Hoy le preocupa a la República Argentina y me ha pedido la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner que apele a las Naciones Unidas como máximo organismo de resguardo de la paz, porque como ella dijo, hace pocos días en Buenos Aires, es nuestra obligación darle una oportunidad a la paz e invitamos a Gran Bretaña a que ellos también – emulando a ese poeta, cantor, músico e ídolo de todos nosotros John Lennon, a darle una oportunidad a la paz.
Aquí tenemos una diapositiva del Atlántico Sur, está Brasil, Uruguay, Argentina, África del Sur, Angola, distintos países en África y en América del Sur, en el medio – como ustedes ven – controlando todo el Atlántico Sur, están las bases militares que tiene Gran Bretaña en la región. Atención están Santa Elena, Tristán de Cunha, Islas Malvinas, Islas Georgias y Sandwich del Sur y el territorio antártico. Como ustedes ven Gran Bretaña es la potencia militar por excelencia en el Atlántico Sur y desde esas bases controlan no solamente todo el tráfico de ingreso al Atlántico Sur, sino todo el tráfico marítimo y aéreo que hay entre América del Sur y el África. A su vez controlan el acceso al Océano Pacífico y al Océano Indico, así que esta es la situación militar que existe hoy en el Atlántico Sur.
Ustedes pueden ver quién es la potencia militar por excelencia, bueno lo que no van a ver ahí es la capital de esa potencia militar porque la capital de esa potencia militar se encuentra a 14 mil kilómetros de distancia del lugar del conflicto de las Islas Malvinas, a 14 mil kilómetros de distancia y desde ahí controlan. El Atlántico Sur es, tal vez, el último refugio de un imperio en decadencia, el es ultimo océano que controlan desde Gran Bretaña. El Britannia Rules sólo se da en el Atlántico Sur. Desde ahí también controlan todo lo que sucede en el Amazonas, todo lo que sucede en África, la costa oriental sudamericana y la costa occidental africana.
Aquí vemos el submarino nuclear “Vanguard”; la Argentina cuenta con información de que en el marco del reciente despliegue naval británico, en las Islas Malvinas, se ha enviado un submarino nuclear, con capacidad para transportar armamento nuclear al Atlántico Sur. Se trata de su submarino llamado “Vanguard”. Esta es la foto del submarino.
Preocupados por esta situación Argentina apeló a los canales diplomáticos para preguntarle a Gran Bretaña si era cierto que habían introducido armas nucleares en el Atlántico Sur. Otros países de la región – también preocupados por dicha situación – hicieron la misma consulta. Hasta el día de hoy Gran Bretaña se rehúsa a decir si o no hay armas nucleares. La información que tiene la Argentina es que ellos han introducido esas armas nucleares. Tal vez ustedes me pregunten porqué ahora. Pero no es la primera vez que han introducido armas nucleares; en el año 2003, tal vez algunos de ustedes recuerdan, también por información que se recibió de un servicio de inteligencia, que la pasó a los medios periodísticos, se conoció que hacía unos años atrás Gran Bretaña había trasladado material nuclear, o sea armas nucleares al Atlántico Sur y en un momento en que transfirieron de un barco a otro barco tuvieron un accidente, un incidente en el cual se corrió el riesgo de una propagación nuclear en la zona. Ahí recién, en el 2003, ellos reconocieron que habían intentado entrar armas nucleares al Atlántico Sur. Quiere decir que no es la primera vez que estás denuncias ocurren, ya en el año 2003, Gran Bretaña lo reconoció.
Quiero recordarles a ustedes que Argentina y toda América latina somos signatarios de un tratado, llamado Tratado de Tlatelolco. De acuerdo con ese tratado nuestra región es una región libre de armas nucleares. Nosotros no vamos a aceptar que exista armamento nuclear en la zona de influencia de América latina.
Lamentablemente Gran Bretaña es signataria del Tratado de Tlatelolco, pero siempre ha hecho reserva, con lo cual no cumple con todos los mandatos del Tratado de Tlatelolco. Es el único país con armas en la zona, que no cumple con lo que firmó, con lo que sí cumplimos Brasil, Argentina, Uruguay y otros países de la región.
Este es el destructor “Dauntless”, es similar al destructor “Dauntless”, es un tipo 45. Ha sido recientemente enviado a las Islas. Se trata la última generación de este tipo de barcos, de destructores en el mundo entero. No hay ningún país en la región de América latina que tenga este tipo de embarcación; ningún país podría hacer frente a este tipo de armamento, a esta embarcación. Con él, la incorporación de este barco, Gran Bretaña a cuadriplicado su poder naval en el Atlántico Sur. Ha multiplicado por cuatro. Gran Bretaña dice que no está intentando militarizar el Atlántico Sur, pero ha multiplicado por cuatro su poder naval. ¿Cuál es el motivo para que necesite cuatro veces más poder que el que tenía hasta hace poco? Bueno, lo interesante es que este es el barco que se utiliza en el Golfo Pérsico, o sea, que para Gran Bretaña, la situación en el Golfo Pérsico, la situación de Irán, la Ruta del Mar, es similar a la del Atlántico Sur. Yo quiero saber si hay algún experto militar que me pueda decir cómo compara Gran Bretaña el Atlántico Sur con el Golfo Pérsico. Este avión, el Typhoon II está en las Malvinas. Es avión lleva al poder aéreo británico de la tercera a la quinta generación tecnológica, es el salto más grande tecnológico que se ha dado en la región en los últimos años. Ningún país de Sudamérica dispone de la capacidad que ofrece este avión, el Typhoon II. A tal punto que este es el avión que Inglaterra utilizó en sus guerras en Libia, en Afganistán y en Irak. Quisiera saber qué experto militar puede comparar la situación del Atlántico Sur con Libia, con Afganistán y con Irak. En Malvinas, los pilotos británicos se entrenan con estos aviones para luego ser enviados a Afganistán y recientemente a Libia. En el año 2010, uno de los Typhoon, de la Fuerza Aérea Británica, violó, sin previo aviso, el espacio aéreo argentino y aterrizó en Chile. Hasta el día de hoy, la Argentina no sabe por qué Gran Bretaña decidió, en aquel entonces, violar el espacio aéreo aduciendo después que habían tenido una avería. Pero lo cierto es que, sin previo aviso y sin comunicación, atravesaron el territorio argentino con un avión de guerra del cual ningún país de Sudamérica tiene algo similar. Este es un mapa interesante: el círculo rojo de afuera, llega hasta el sur de la provincia de Buenos Aires, el sur de Chile y todo el sur de la República Argentina. Ese es el radio de acción del avión Typhoon. Quiere decir que, un avión desde las Malvinas, puede llegar hasta la mitad de la República Argentina sin necesidad de volver a cargar combustible, a pesar de que estos aviones pueden hacer recarga de combustible en el aire, con lo cual no necesita volver a las Islas Malvinas. Este avión, el Typhoon, llega hasta la mitad de la República Argentina y desde ahí puede disparar los misiles Taurus, que tienen en las Malvinas, que tienen un alcance de 500 kilómetros. Los británicos de esta manera tienen una capacidad ofensiva que alcanza casi toda la Argentina, todo el Uruguay, gran parte de Chile y el sur de Brasil. Estamos hablando desde las Malvinas. Desde las Malvinas pueden atacar hasta el sur de Brasil. Este es el misil Taurus. Está diseñado para destruir blancos altamente protegidos y valiosos como centros de mando, estaciones de radar, infraestructuras. Su cabeza de guerra está capacitada para llevar hasta 450 kilogramos de explosivo de altísima potencia. Combinado con el avión Typhoon II, lo transforman en el arma ofensiva más letal en operación que existe en el Atlántico Sur. Aquí tenemos los polígonos de tiro. Desde estos polígonos de tiro, son 13 polígonos de tiro en las islas del Atlántico Sur. Trece polígonos de tiro. Desde ahí se hacen prácticas con misiles. En el año 2010 la Argentina denunció que Gran Bretaña utiliza para sus prácticas misilísticas, estos polígonos de tiro sin avisarle a la Organización Marítima Internacional, poniendo en riesgo una de las vías navegables civiles más importantes del mundo. Nunca avisaban a la Organización Marítima Internacional ni a la Argentina, porque la Argentina es responsable ante la Organización Marítima Internacional de avisarle a los buques que navegan que hay prácticas con misiles en la zona. Pero Gran Bretaña no le avisa a la Argentina, que es la responsable de avisarle a los buques, con lo cual, los buques navegaban sin poder estar informados sobre prácticas con misiles de Gran Bretaña. Esta es la foto de un polígono que está en Puerto Enriqueta y el radio de alcance que tiene desde su lugar los misiles hasta donde llega la zona que está ubicada ahí. Justo hacia ahí es donde va la ruta navegable. Trece polígonos de tiro misilísticos. Estas son las dos pistas aéreas con que cuentan las Islas Malvinas, las Fuerzas Armadas Británicas en las Islas Malvinas. La más larga, 2.900 metros de largo; la segunda, 1.500 metros de largo. Desde estas dos pistas pueden despegar los aviones de guerra más modernos del mundo. Desde ahí pueden operar y llegar hasta el Amazonas y todo el sur de las Amazonas hasta el Sur. Esa es la potencia militar con que cuenta Gran Bretaña: dos pistas aéreas, 2.900 metros. Muy pocas pistas en la Argentina tienen esta longitud, 1.500 metros la segunda pista. Recordemos que en las Malvinas hay 2.500 habitantes nada más. Este es el mapa de la red de estaciones de comunicaciones. En cada una de ellas hay una red de comunicaciones, es el más sofisticado sistema de comunicaciones que se conoce, ha sido modernizado en los últimos años y este sistema le permite a las Fuerzas Armadas Británicas, desde las islas, comunicarse con aviones y naves de guerra en cualquier parte del mundo. Es decir que, desde aquí, este centro de comando de comunicaciones que tiene Gran Bretaña, está en contacto permanente con las naves que están en el Golfo Pérsico, en el Océano Índico, en el Mar del Norte, en el Pacífico. Con los aviones y con los barcos entran en contacto desde esa zona. Es el más grande centro de comunicaciones que existe en el Atlántico Sur. Este es el radar. Fue instalado hace menos de un año con el incremento de la militarización que hemos denunciado hoy ante las Naciones Unidas. Es la última generación de radares que existe en el mundo. Integran, esto es interesante, un sistema global que está en comunicación permanente con los Estados Unidos, con Francia, con Japón y con Canadá. O sea, desde las Malvinas, ellos están por radar interconectados con los radares de Estados Unidos, Francia, Japón y Canadá. Este sistema está siendo utilizado para tareas de vigilancia, control marítimo, control aéreo de toda una amplia zona de Sudamérica. Bueno, señores, para concluir, esto es simplemente un pantallazo de lo que le hemos entregado al presidente de la Asamblea General, al presidente del Consejo de Seguridad y al Secretario General de las Naciones Unidas, que describe el grado de militarización en el Atlántico Sur desplegado por el Reino Unido. Esto ha sido incrementado en los últimos años, a tal punto que el presupuesto de defensa de Gran Bretaña ha sido reducido en todos sus niveles excepto en el tema de las Malvinas. Las Malvinas ha mantenido su presupuesto militar de Gran Bretaña en momentos en que lo han reducido para otras áreas del mundo. Quiero decirles que el Reino Unido está utilizando una infundada defensa de la autodeterminación de 2.500 isleños como excusa para el establecimiento de una poderosa base militar que sirve a sus intereses estratégicos. Y digo de una infundada defensa, porque las Naciones Unidas, desde el año 1965, dice que el conflicto es un conflicto de soberanía entre Gran Bretaña y la República Argentina. Además, la Argentina, en su Constitución garantiza que solamente, a través de la paz, va a buscar la recuperación de la soberanía y siempre respetando los intereses de quienes hoy habitan las Islas Malvinas. La Argentina insta una vez más a Gran Bretaña a cumplir con las resoluciones de las Naciones Unidas, sentarse en la mesa de negociaciones y a desistir de esta escalada militar que está llevando adelante en el Atlántico Sur con la introducción de barcos y naves de última generación y con el envío de un submarino nuclear con capacidad para descargar armas nucleares. Muchas gracias por haber estado presente aquí y voy a contestar algunas preguntas.
PERIODISTA.- (Pregunta formulada en idioma inglés)
TIMERMAN.- Le voy a contestar sus dos preguntas y no su tercera pregunta. La primera pregunta está relacionada con por qué hay una escalada ahora en este momento sobre el conflicto de soberanía en las Islas Malvinas. La escalada se da a partir de declaraciones del Primer Ministro británico y de su Ministro de Defensa y de diferentes miembros de las Fuerzas Armadas Británicas llamando a una militarización y a una resolución militar del conflicto de las Islas Malvinas. En ningún momento han apelado al diálogo. Nos han llamado colonialistas. Han llamado a la Argentina colonialista. Cualquiera que conoce la historia, me imagino que usted no cubrirá a la Argentina, pero debo conocer algo de la historia. Llamar a la Argentina colonialista viniendo del Primer Ministro inglés, es una ofensa a Inglaterra, no a la Argentina. Porque si hay un país que se puede vanagloriar de haber sido colonialista, es Inglaterra. No sé de qué muchas otras cosas, tal vez de Shakespeare y de muchos otros autores. Pero si hay algo que han sido en la historia, han sido colonialistas. Gran Bretaña invadió cuatro veces la República Argentina. El Río de la Plata, fue invadido cuatro veces por Gran Bretaña: en 1806, 1807, 1833 y 1845. Fueron derrotados tres veces: 1806, 1807, la invasión desde Buenos Aires, 1833, triunfaron con la invasión en las Malvinas, 1845, intentaron violar la soberanía argentina. Déjeme decirle que desde 1825 el Reino Unido y la Argentina se reconocen mutuamente como naciones y en ambos casos se reconoce la soberanía de ambos territorios. Gran Bretaña nunca planteó en 1825 que tenía un problema de soberanía con el territorio argentino. Sin embargo, ocho años después invade la República Argentina en las Islas Malvinas. Primera pregunta. Segunda pregunta sobre el apoyo de la región que yo dije que era unánime, me remito a los documentos firmados. Primero, el asunto de la bandera ilegal del gobierno ilegítimo de las Islas Malvinas ha sido rechazado por UNASUR y por el MERCOSUR unánimemente. Segundo: CELAC, que es otro organismo regional, que incluye desde México hasta Tierra del Fuego, ha reconocido los derechos soberanos sobre la República Argentina sobre las Islas Malvinas y el pedido de Argentina de negociar en forma pacífica con Gran Bretaña. Los países que usted mencionó son firmantes del documento de la CELAC, con lo cual no hay una contradicción. Y su tercera pregunta, que fue la de Irán, no la voy a contestar porque no es el tema de esta conferencia de prensa.
PERIODISTA.- (Pregunta formulada en idioma inglés)
TIMERMAN.- El tema de la autodeterminación. Si la Argentina no es colonialista, si hay algo que fue la Argentina siempre, es un fiel defensor del derecho a la autodeterminación de los pueblos. Pocos países en el mundo pueden tener el orgullo que tenemos los argentinos de haber apoyado todos los procesos de autodeterminación en el mundo. Así que, nosotros en ningún momento dejamos de reconocer el derecho a la autodeterminación. Pero ocurre algo que está en las Naciones Unidas y que las Naciones Unidas dice en 1960, en una resolución donde dicen que la integridad territorial de un país no puede ser afectada por un proceso de intento de autodeterminación del pueblo que le habita ese territorio. O sea, primero está la soberanía y después, está la autodeterminación. La Argentina no puede perder un territorio porque haya un grupo de habitantes de uno de sus territorios, que fue ocupado militarmente, que quiere elegir un destino diferente al que le ha tocado en suerte por el territorio que ocupa. Pero déjeme decirle algo: esa población llegó después de la invasión; esa población no es autóctona, ni siquiera son colonos que llegaron antes de la independencia argentina, llegaron después de la independencia argentina. Por eso, en 1965, las Naciones Unidas y desde entonces más de 40 veces dice que el conflicto es entre Gran Bretaña y la República Argentina. Hay un problema de soberanía que debemos resolver. No habla del otro tema. Sí dice que debemos tener en cuenta los intereses de los habitantes de la Isla. Pero los intereses de los habitantes de la Isla, no son los deseos de los habitantes de las islas, son los intereses. Y la Argentina ha mantenido en su Constitución el respeto hacia los intereses y la forma de vida de los isleños. Y ese es el tema en cuestión. Gran Bretaña, aduce un tema de autodeterminación. ¿Me puede decir cuántas veces Gran Bretaña ha aducido un tema…? Por ejemplo en Hong Kong, ¿le preguntó a la gente de Hong Kong cómo quería resolver su situación? Diego García, ¿les preguntó a la gente Diego García, antes de haberlos evacuado, cuál era el deseo o qué era lo que querían hacer? Por eso llama la atención que solamente en las Malvinas estén tan preocupados por la autodeterminación. La Argentina ha apoyado todos los procesos de autodeterminación del mundo. No creo que Gran Bretaña pueda decir lo mismo.
PERIODISTA.- Ministro: quería preguntarle qué es lo que espera Argentina del Consejo de Seguridad. Sé que se ha reunido o se va a reunir con los miembros latinoamericanos el Consejo de Seguridad. Espera una resolución más allá de una posibilidad de veto del Reino Unido. ¿Está interesada en eso la Argentina?
TIMERMAN.- La verdad es que siempre es preocupante que haya países que tienen derecho al veto y otros países que debemos asumir que los demás tienen derecho de veto. Es una situación un poco incómoda. Pero, le voy a decir: estuve reunido con el presidente del Consejo de Seguridad hasta hace pocos minutos y me dijo que iba a trasladar nuestra protesta a todos los miembros del Consejo de Seguridad e iba a pedir una reunión con el representante del Reino Unido en las Naciones Unidas, transmitirle nuestra protesta, transmitirle nuestro deseo de mantener un diálogo constructivo con Gran Bretaña para resolver el tema de la soberanía de las islas y, al mismo tiempo, me dijo: “En breve me voy a poner en contacto con usted, dándole a usted la respuesta que me dé el representante de Gran Bretaña, así como la de los demás miembros del Consejo de Seguridad”. ¿Cuál es la expectativa argentina? Esa, que las Naciones Unidas cumplan con su objetivo y resguarde las negociaciones pacíficas para la resolución del conflicto. También me dijo el presidente del Consejo de Seguridad y el presidente de la Asamblea General que apoyan el ofrecimiento de Secretario General Ban Ki-Moon de mediar entre ambos países para que comience un diálogo entre Gran Bretaña y la Argentina. Así que, ya tenemos al Secretario General Ban Ki-Moon, apoya el diálogo; el presidente de la Asamblea General, apoya el diálogo; el presidente del Consejo de Seguridad, apoya el diálogo y la República Argentina apoya el diálogo. Bueno, falta Gran Bretaña. Gracias a todos.

Nube de etiquetas