Despertar Nacional

Entradas etiquetadas como ‘Sandwich del Sur’

ARGENTINA Sean Penn calificó de arcaicos los métodos colonialistas, en alusión a Malvinas

Lunes, 13 de Febrero de 2012
Sean Penn calificó de arcaicos los métodos colonialistas, en alusión a Malvinas

El actor norteamericano Sean Penn dijo que hay que privilegiar “los esfuerzos diplomáticos” de Argentina en el caso Malvinas y consideró como ridículamente arcaico todo enfoque colonialista del conflicto. Lo dijo luego de entrevistarse con la Presidenta en la Casa Rosada.
Después del encuentro que mantuvo con Cristina Fernández, donde consideraron aspectos de las tareas comunitarias que el actor desarrolla en Haití luego del terremoto que afectó al país caribeño en 2011, Penn conversó en la Casa de Gobierno con periodistas, acompañado por el canciller Héctor Timerman y el secretario de Comunicación Pública Alfredo Scoccimarro.
“Es un gran privilegio estar en esta maravillosa ciudad; estoy como embajador en relación con los temas de Haití y quiero agradecer la labor de Argentina tanto en el campo humanitario como en el desarrollo” de ese país caribeño, dijo.

Subrayó que “la reunió con la Presidenta ha sido muy productiva” en esta misma mañana se reuniría con la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner. Inmediatamente se refirió al caso Malvinas donde fue contundente al condenar al colonialismo.
“Estoy consciente de que es un momento sensible desde el punto de vista diplomático por el tema de las Malvinas, y como representante de Haití quiero destacar lo importante que me parece seguir con los esfuerzos diplomáticos y las comunicaciones como única manera de solucionar los conflictos”, enfatizó.

Añadió que “quisiera decir que el foco debe ser la continuación de las conversaciones y el diálogo, porque –aclaró- el mundo no puede tolerar enfoques ridículamente arcaicos que apoyen el colonialismo”.
“El compromiso debe ser mantener las negociaciones para resolver el conflicto”, concluyó el actor.

Anuncios

ARGENTINA “Argentina apoya el diálogo, falta Gran Bretaña”, afirmó Timerman en la ONU

Viernes, 10 de Febrero de 2012
“Argentina apoya el diálogo, falta Gran Bretaña”, afirmó Timerman en la ONU

El canciller Héctor Timerman detalló la denuncia presentada ante la ONU por la militarización del Atlántico Sur por parte del Reino Unido. Afirmó que “el secretario general de la ONU apoya el diálogo, el presidente de la Asamblea General apoya el diálogo, el presidente del Consejo de Seguridad apoya el diálogo, Argentina apoya el diálogo, falta Gran Bretaña”.
Timerman repasó su encuentro con el presidente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, Kodjo Menan, quien prometió “trasladar la protesta a todos los países miembros del Consejo” y pedir “una reunión con el representante de Gran Bretaña ante las Naciones Unidas”, para transmitirle “nuestro deseo de mantener un diálogo constructivo para resolver el tema de la soberanía”, según explicó el canciller.
“Me dijo que en breve se pondrá en contacto con nosotros, dándonos la respuesta tanto de Gran Bretaña como de los otros miembros del Consejo de Seguridad”, subrayó el funcionario. Sostuvo que las expectativas de la Argentina pasan porque “las Naciones Unidas cumplan con su objetivo de preservar el diálogo entre los países para resolver conflictos”.

Consultado en rueda de prensa sobre el deseo de los isleños de mantener su nacionalidad británica, Timerman explicó que, según la ONU, “primero está la soberanía y luego está la autodeterminación” y que “esa población llegó después de la invasión, esa población no es autóctona, ni siquiera son colonos que llegaron antes de la independencia argentina; por eso, en 1965 la ONU se expidió diciendo que el conflicto es entre Gran Bretaña y la República Argentina, que lo que se debe resolver es un tema de soberanía”.

“La Argentina ha mantenido el respeto hacia los intereses y la forma de vida de los isleños”, aseguró Timerman y cuestiónó que Gran Bretaña recurra al argumento de la autodeterminación de los pueblos: “¿En Hong Kong les preguntó a los habitantes cuales eran su deseos o sus intereses?”, ironizó el funcionario, y agregó que “la Argentina ha apoyado todos los procesos de autodeterminación del mundo; no creo que Gran Bretaña pueda decir lo mismo”.

Durante la conferencia, el canciller detalló la denuncia y la información presentada ante la ONU, que evidencia la militarización de la zona y los alcances de fuego en la región latinoamericana (ver informes adjuntos ) y pidió a Gran Bretaña que “desista de esta escalada militar que está llevando a cabo en el Atlántico Sur”.

Los alcances de la denuncia

El comunicado presentado al secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, expresa que “una vez más, la República Argentina se ve en la obligación de alertar a la comunidad internacional, a través de los órganos principales de las Naciones Unidas, sobre la creciente militarización británica de las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes que son parte del territorio nacional argentino y al estar ilegalmente ocupados por el Reino Unido son objeto de una disputa bilateral de soberanía, reconocida por las Naciones Unidas.

El Gobierno argentino, reiteradamente, ha destacado que esa creciente militarización británica es contraria a la búsqueda de una solución pacífica a la disputa de soberanía, constituyendo una afrenta para la región toda y creando una tensión innecesaria en el Atlántico Sur.

La preocupación del Gobierno argentino se ha acrecentado recientemente con las declaraciones y decisiones adoptadas por el Gobierno británico de carácter netamente provocativo, cuyo corolario es la creación de una situación en el Atlántico Sur no deseada ni por la Argentina, ni por la región.

No pueden ser interpretadas de otra manera, entre otras, las declaraciones del Primer Ministro David Cameron del pasado 18 de enero cuando, frente al Parlamento y refiriéndose a las fuerzas militares de las islas Malvinas, señaló que había convocado al Consejo de Seguridad Nacional para discutir dicha cuestión. Ello estuvo acompañado por el alarde del Ministro de Estado para las Fuerzas Armadas del Ministerio de Defensa, Nick Harvey, quien manifestó también ante el Parlamento, el pasado 16 de enero, que la base militar de las Islas Malvinas cuenta con un vasto número de recursos militares, los que incluyen fuerzas aéreas, navales y de tierra con capacidad de ser reforzadas, si fuera necesario. En la misma línea, el pasado 15 de enero, se manifestó el Canciller británico William Hague quien agregó una mención a la reciente remodelación del aeropuerto militar de las Islas. Julien Brazier, miembro de la Comisión de Defensa de la Cámara de los Comunes británica calificó, el pasado 1 de febrero, al reciente despliegue militar británico como un mensaje para la Argentina “muy poderoso y oportuno”.

Argentina cuenta con información que, en el marco del reciente despliegue militar británico en las Islas Malvinas, alerta sobre el envío de un submarino nuclear con capacidad para transportar armamento nuclear al Atlántico Sur. La Argentina, así como otros países de la región a pedido de la Argentina, requirieron información con relación al transporte de armas nucleares en el Atlántico Sur al Reino Unido. Este país se negó a otorgar información alguna que permitiera corroborar o desmentir un hecho de tal gravedad que afecta a países con los cuales pretende mantener relaciones diplomáticas normales.

Tal conducta, que ya tiene antecedentes similares, ha contribuido a aumentar la preocupación del Gobierno argentino por esta escalada militar.

En 2003 el Gobierno Británico, luego que la prensa denunciara los hechos, admitió el ingreso de navíos en forma secreta con armamento nuclear en el Atlántico Sur y que, además, ocurrieron incidentes con motivo de su manipulación. El Gobierno Argentino denunció el incidente ante la ONU.

La introducción de armas nucleares en el Atlántico Sur es una contradicción al Tratado de Tlatelolco del cual Gran Bretaña es parte, cuyo fin es la desnuclearización militar de América Latina, habiendo todos los países sudamericanos renunciado a las armas de destrucción masiva.

Eso hace de los archipiélagos en disputa una pieza fundamental del esquema estratégico británico de naturaleza y alcance globales, donde se concentra un enorme poderío militar y el único nuclear de la región; pudiendo concluirse que la infundada defensa por el Reino Unido de la autodeterminación de los 2.500 isleños no es mas que una excusa para el establecimiento de una poderosa base militar que sirva a sus intereses estratégicos en el Atlántico Sur con proyecciones a la Antártida, al Pacífico y al Indico.

La tensión creada por los hechos referidos se ha incrementado con la llegada a las Islas Malvinas del Príncipe Guillermo, segundo en la línea de sucesión al trono británico, en su condición de alto oficial de las fuerzas armadas británicas para realizar ejercicios aeronavales. Sin entrar a considerar las implicancias políticas de esta decisión, ésta se ve agravada al verse acompañada por el envío al Atlántico Sur de un destructor misilístico de última generación, de la misma clase del recientemente enviado por el Reino Unido al Golfo Pérsico, zona que por su alta volatilidad no resulta comparable a la del Atlántico Sur.

Lo que hoy está ocurriendo es una nueva etapa del incremento de la presencia militar británica en el área en disputa. En efecto, en el año 2004, el Gobierno británico jerarquizó la base militar de las Islas Malvinas, extendiendo su ámbito operacional a espacios que exceden al área disputada. Más aún, en el año 2010, la República Argentina denunció ante la Organización Marítima Internacional, los ejercicios misilísticos británicos en áreas marítimas aledañas a las Islas Malvinas, que ponían en riesgo la seguridad de la navegación en el Atlántico Sudoccidental.

Simultáneamente la nueva Revisión de la Seguridad y Defensa Estratégica británica, presentada en octubre de 2010, muestra el verdadero objetivo estratégico de la base militar establecida en las Islas Malvinas: contar con un centro de apoyo para el despliegue militar británico a escala global. Huelga señalar que ese objetivo es ajeno a los intereses de la región.

La escalada militar británica preocupa no sólo a la Argentina sino también a los países del área y fuera de ella. La Cumbre Iberoamericana en diciembre de 2010 y en octubre de 2011, y la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) en octubre de 2011, se sumaron a la Argentina en el rechazo al despliegue militar británico en la zona.

Esta situación se enmarca en la reiterada negativa del Reino Unido a reanudar las negociaciones que ordenan las Naciones Unidas y en sus ilegales medidas unilaterales que involucran la exploración y explotación de recursos naturales renovables y no renovables del área de la controversia. Ello en abierta violación de lo dispuesto por la Resolución 31/49 de la Asamblea General de la Naciones Unidas, que requiere que ambas partes se abstengan de adoptar decisiones que entrañen la introducción de modificaciones unilaterales en la situación de las Islas mientras se encuentre pendiente de solución la controversia de soberanía entre los dos países.

Las ilegítimas exploraciones hidrocarburíferas desarrolladas por el Reino Unido en aguas adyacentes a Malvinas – e intensificadas a partir del año 2010 -, además de ser contrarias a la Resolución 31/49 antes mencionada, se llevan adelante en las difíciles condiciones del Atlántico Sur, en un medio ambiente marino, hasta el presente, prístino. Estas actividades, también, son motivo de particular preocupación para la Argentina toda vez que implican un grave riesgo ambiental que puede producir una catástrofe ecológica, como la ocurrida recientemente en el Golfo de México.

Tales ilegales actividades han sido rechazadas por el MERCOSUR y los Estados Asociados, la UNASUR y la CELAC. Los dos primeros a fin de prevenir o evitar que ellas se realicen han acordado informar a la Republica Argentina sobre el movimiento de buques con cargas vinculadas a la exploración y explotación de hidrocarburos en las áreas ocupadas por el Reino Unido.

La ilegal actividad británica pesquera en el área de la controversia se ha visto agravada, también, con la adjudicación unilateral a terceras banderas por parte del Reino Unido de derechos de propiedad sobre recursos pesqueros por un plazo de hasta 25 años, creando de ese modo hechos consumados que ponen de relieve, una vez más, el rechazo británico a solucionar la disputa a través de negociaciones bilaterales.

A la luz de lo anterior, la conducta del Reino Unido en relación a la disputa de soberanía resulta incompatible con sus obligaciones como miembro de las Naciones Unidas, en virtud de las disposiciones de la Carta, relativas al arreglo pacífico de las controversias internacionales. Ello resulta particularmente grave en su condición de miembro permanente del Consejo de Seguridad, órgano encargado de velar por la paz y seguridad internacionales.

Más grave aun es que, en momentos en que el mundo debate la necesidad de controlar y disminuir el riesgo nuclear, un miembro permanente del Consejo de Seguridad envía el mensaje contrario.

La República Argentina reitera su disposición a reanudar las negociaciones, ya largamente postergadas, para alcanzar una solución pacífica de la disputa de soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes”.

ARGENTINA Acto de firma del decreto de desclasificación del Informe Rattenbach: Palabras de la Presidenta de la Nación

Acto de firma del decreto de desclasificación del Informe Rattenbach: Palabras de la Presidenta de la Nación
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA FERNÁNDEZ EN UN ACTO EN EL SALÓN DE LOS PATRIOTAS LATINOAMERICANOS, CASA ROSADA.
Muy buenas tardes a todos y a todas: creo que – sin lugar a dudas – hoy más que nunca sí la Presidenta de los 40 millones de argentinos, porque creo que también la presencia del conjunto de la sociedad argentina, expresada por los distintos partidos políticos, por las fuerzas del trabajo; expresada también por las organizaciones de derechos humanos, por los integrantes de las fuerzas armadas, por los representantes de las empresas argentinas, por los representantes de cada uno de nuestros Estados Federales, más los jóvenes, más los hombres y mujeres, más los combatientes de Malvinas revela claramente que estamos ante un hecho de política de Estado, de política nacional.
Quiero, en primer lugar, agradecer al Coronel Benjamín Rattenbach – hijo del General Rattenbach – el honor que nos dispensa de integrar esta comisión y también transmitirle a él y a su familia el orgullo que tenemos los argentinos de haber tenidos generales como el General Rattenbach, un verdadero hijo del ejército sanmartiniano, que debe haber elaborado y analizado con mucho dolor el Informe, en el que en treinta días más el Estado argentino, como tal, va a dar a conocer no solamente a los ciudadanos y ciudadanas de la Argentina, sino también al mundo entero. (APLAUSOS).
Esto tiene que ver con una de las políticas de Estado, pilares, que hemos sostenido a partir del año 2003, y que es precisamente la de memoria, verdad y justicia; en este caso agregaría estos tres valores del conjunto de la sociedad, el de democracia y soberanía. (APLAUSOS). Porque creo que estos dos conceptos: el de democracia y soberanía dan el exacto lugar que para nosotros tiene la causa de Malvinas.
Democracia que es nada más y nada menos que los gobiernos que surgen de la voluntad popular, expresados a través del voto libre y sin proscripciones. Y ¿por qué? Porque esa es la primera soberanía, la soberanía popular, sin esa soberanía no puede haber ningún otro gesto de soberanía, hacia dentro o hacia afuera, de ningún gobierno. (APLAUSOS). Y esto es una distinción muy importante para evitar confusiones acerca de desde qué lugar y en qué lugar este Gobierno, y creo que la mayoría absoluta de los argentinos coloca a la cuestión Malvinas.
Por eso seguimos sosteniendo, y como lo hice ante la Asamblea de Naciones Unidas, que no se puede achacar al pueblo argentino una decisión y basarse en esa decisión para negarse a cumplir lo que ha ordenado Naciones Unidas, que es sentarse a dialogar y negociar acerca de la cuestión de las Islas Malvinas.
Creo que el hecho colonial, colonial por historia, porque también creo que deberíamos comenzar a considerar los argentinos los días 2 y 3 de enero, del año que viene, se van a cumplir 180 años exactos de la usurpación y el desalojo de los argentinos de nuestras Islas Malvinas deberíamos comenzar a considerar también esta fecha. (APLAUSOS). Fecha que – por cierto – no es la única en los intentos que hubo de someternos, si vamos un poquito más atrás de 1833, nos vamos a encontrar el 1806 – cuando aún éramos colonia española – y en 1807 rechazando las invasiones inglesas. Y más tarde – bajo la égida del Brigadier General Don Juan Manuel de Rosas, en el año 45, rechazando también el bloqueo anglo-francés. (APLAUSOS).
Por esas cosas de la vida el gaucho Rivero, aquel hombre que peleó e hizo izar el pabellón nacional en nuestras Islas Malvinas, murió, por esas cosas que tiene la vida también en la Vuelta de Obligado. Parece que su destino estaba irremediablemente atado a defender la soberanía del suelo patrio contra el colonialismo. Historia y geografía, geografía que – bueno – 760 kilómetros de Río Gallegos, parte de nuestra plataforma continental, a un dominio de ultramar de 13.000 kilómetros. Y si no les alcanzan los documentos, si no les alcanza la geografía, si no les alcanza la historia hasta la zoología parece darnos la razón: en Río Gallegos, cuando construimos parte de la costanera, se hizo una construcción de avistaje de pájaros. Allí se pueden ver todos los pájaros que vienen en vuelo migratorios de Malvinas vienen por territorio y se trasladan inclusive algunos llegando hasta el Ecuador y simbólicamente abrazando la zoología a esa geografía argentina de Malvinas, junto a toda la geografía latinoamericana. Por eso estamos también hoy aquí, porque Malvinas ha dejado de ser solamente una causa de los argentinos para transformarse en una causa de los americanos, de la América latina, de la América del Sur y en una causa global. (APLAUSOS).
Yo creo, sinceramente, que eso es uno de nuestros mayores logros, y si se me permite una discreción porque he escuchado y he leído, en estos días, algunas opiniones de periodistas, y tal vez también algún intelectual o filósofo, discurrir acerca de que en aquel momento el pueblo argentino apoyó esto, y por tanto no deberíamos quejarnos tanto. Yo quiero rescatar una lectura de un reportaje que hice hoy; yo no sé si estará presente el Coronel – integrante del CEMIDA- José Luís García, que aparece en el Diario Democracia. Ahí está Coronel, muchas gracias por acompañarnos. El Coronel José Luís García fue colaborador directo del General Rattenbach, en el Informe, que se va a comenzar a analizar, y hoy leía en ese Informe cuál había sido el plan original. De desprendía que había sido un intento de un toco y nos vamos, y precisamente y para que se entienda o para que lo entiendan los ingleses que nos escuchan, un touch and go, un toco y me voy. Bueno para que digan que no queremos entendernos con ellos, queremos discutir y debatir, podemos hacerlo también así. El plan original era este de un grupo de hombres: izar el pabellón nacional, tomar y luego retirarse, pero precisamente hechos que se produjeron en la sociedad y fundamentalmente – lo decía hoy el Coronel en su reportaje – los medios de comunicación que convirtieron enseguida como causa masiva esto y con la frase, que muchos de ustedes recordaran de: “ya ganamos” vio o nació en la dictadura la idea de que podía ser entonces una cuestión para quedarse in eternum.
Yo quiero decirles que también en otra oportunidad hubo manifestaciones populares, como por ejemplo en 1979, en la Avenida de Mayo, con motivo de la visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y se desvió una gran manifestación popular que había acontecido producto de que habíamos ganado el Sub-20, en Tokio, Japón, y los familiares de los detenidos desaparecidos hacían cola en la Avenida de Mayo, al 700 creo que era el local donde estaba la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y esa multitud también acicateada por medios de comunicación que decían que había una campaña anti-argentina en el exterior y hacían pegar a muchos ciudadanos argentinos en sus autos y sus ventanas: “los argentinos somos derechos y humanos”. Esto para que no se confundan y reconsideren esos análisis que son falsos porque en realidad creo que ningún acto de la dictadura militar puede ser revalorizado ni relegitimado por el apoyo que puede haber tenido circunstancialmente y manipulado por algunos habitantes. Y digo algunos habitantes porque sería injusto decir que todos.
Esta Presidenta no fue a la plaza de su pueblo, en Río Gallegos, el 2 de mayo, cuando sí fueron muchos habitantes de mi ciudad; si estuve en esta Plaza de Mayo el 14 de junio, accidentalmente estaba en Buenos Aires y concurrí, junto a miles de argentinos a expresar nuestro repudio por lo que pasaba. Hago esta leve digresión para evitar confusiones, malos entendidos, malas interpretaciones y peores analogías. Creo que definitivamente esta causa que es causa regional y global, como decía, y que se ha convertido en causa global regional porque hemos desplegado históricamente todos un fuerte reclamo y una fuerte política hacia todos los países de Latinoamérica y porque además creo que cada país se ve reflejado también una potencialidad de lo que puede pasar. Es global y regional porque es un anacronismo en el siglo XXI seguir manteniendo colonias. (APLAUSOS) Hay solo 16 casos en todo el mundo y 10 de esos casos son de Inglaterra y en estos 10, también estamos conociendo nuevamente como recrudece el reclamo de España frente al Peñón de Gibraltar.
Es regional y es global porque también se están depredando nuestros recursos naturales, pesca y petróleo, sin ningún tipo de control ambiental que puede provocar, tal cual lo ha dicho nuestro Canciller ante el Parlamento, un verdadero caos ecológico en cualquier momento.
Es también regional y global porque las grandes batallas del siglo XXI van a ser sobre los recursos naturales de nuestros pueblos. Y América latina, la América del Sur es una de las regiones más ricas del planeta, no solamente en recursos humanos, sino en recursos naturales, en agua y en todas las potencialidades que a diario se están descubriendo.
Finalmente, y tal vez aquí lo más importante, es también una causa regional y global porque están militarizando el Atlántico Sur una vez más. (APLAUSOS) No podemos interpretar de ninguna otra manera, a pesar del mayor esfuerzo y voluntad que pongamos, el envío de un destructor -esa sola palabra-, un inmenso y modernísimo destructor acompañando al heredero real, a quien nos hubiera gustado verlo con ropas civiles y no con uniforme militar. Creeríamos, entonces sí, que otras son las actitudes.
Vamos a plantear fuertemente esta militarización del Atlántico Sur porque, si algo vamos a preservar además de nuestros recursos naturales, es, precisamente, una región donde la paz impera, donde hemos tenido conflictos y no hemos necesitado de la mediación de ningún organismo internacional, los hemos resuelto entre los propios sur americanos. (APLAUSOS)
Por eso, he instruido a nuestro Canciller para que presente formalmente ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y también ante la Asamblea de Naciones Unidas, esta militarización del Atlántico Sur que implica un grave riesgo para la seguridad internacional en momentos en que vemos que, precisamente, están sucediendo en otros países y en otras regiones situaciones que se tornan inmanejables e incontenibles y que, precisamente, a partir de la utilización de ese sillón que cada una de las potencias tiene en ese Consejo de Seguridad, en lugar de solucionarse tienden a profundizarse. Por eso vamos a hacer también la protesta ante la Asamblea General de las Naciones Unidas.
Que nadie espere de nosotros gestos que estén por afuera de la política y por afuera de la diplomacia, que no se hagan ninguna ilusión acerca de que vamos a hacer esto. (APLAUSOS) Somos gente que ha sufrido demasiado la violencia en nuestro país. No nos atraen los juegos de las armas ni las guerras, al contrario.
Por eso quería en el día de hoy dar a conocer este Decreto que termina, creo, con el último de los secretos de Estado y corre el velo a un conflicto que los argentinos tenemos que procesar con seriedad, con responsabilidad, sin falsos chauvinismos, haciéndose cargo cada uno del rol que tuvo en eso.
Por eso quería especialmente destacar -lo había charlado en una audiencia que mantuve con anterioridad con el coronel Rattenbach- el dolor que le debe de haber significado ese informe para su padre, por lo que amaba a su profesión y por lo que amaba a su Ejército. Hay incontables anécdotas acerca de su integridad intelectual, moral y personal.
Y cierra el círculo –digo-, porque antes hicimos una caracterización política del conflicto en cuanto había sido decidido en el marco de una dictadura, cuando hablamos de democracia y de soberanía. Pero yo creo que esto, definitivamente, cierra el círculo porque también habla del tema militar y de la irresponsabilidad en términos estrictamente militares, no ya políticos, no ya institucionales, en el manejo del conflicto para terminar con cualquier tipo de excusas por parte de quienes usurpan esas Islas que “baten el parche” como si se tratara de un trofeo de guerra. En ninguna tierra, en ningún lugar puede ser un trofeo de guerra. Nosotros no creemos en trofeos de guerra. (APLAUSOS)
Por eso también queremos anunciar un viejo reclamo de los hombres que combatieron en suelo malvinense. A muchos los vimos partir de Río Gallegos, o de Puerto San Julián o de Puerto Deseado, y algunos no volvían. También en muchas casas de Río Gallegos se alojaban a los jóvenes que luego partían desde el continente para las Islas.
Durante el mes de marzo, no recuerdo la fecha que me ha informado el señor ministro de Defensa, vamos a inaugurar el Hospital de Salud Mental Islas Malvinas para todos los que combatieron en el frente en Malvinas y que estuvieron en territorio malvinense. (APLAUSOS) Hay, si no recuerdo mal, 439 ex combatientes que se suicidaron, algunos tirándose, inclusive, del Monumento a la Bandera, allá en Rosario.
Este Hospital va a estar situado en lo que fue el Instituto Geográfico Militar y responde a un largo reclamo por parte de los combatientes.
Tendríamos que encontrarle algún otro nombre en vez de “salud mental”, porque la salud es una sola. No hay “salud mental” o “salud corporal”. Me parece que se debería encontrar algún otro nombre para definirlo. (APLAUSOS)
No solamente se van a atender las secuelas que pudiera tener un ex combatiente, sino también muchas veces los problemas de adicciones, de violencia familiar que estas cosas han generado en cada uno de esos hombres que, seguramente, vivieron situaciones límite en el verdadero sentido de la palabra.
Nosotros vamos a seguir firmes y el 14 de junio estaremos en el Comité de Descolonización de Naciones Unidas argumentando y exponiendo una vez más. Vamos a invitar a que nos acompañen todos los partidos políticos de la República Argentina porque es una convicción definitiva hoy en todo el mundo que este es un reclamo avalado por el conjunto de la sociedad argentina y, fundamentalmente, por el conjunto de la comunidad latinoamericana.
Queremos seguir en este rumbo. Podría repetir lo que dicen algunos diarios ingleses, que algunas decisiones que se toman o frases que se dicen tienen más que ver con la situación económica que hoy está atravesando la Vieja Europa o la Vieja Inglaterra. Pero yo no voy a escudarme en ningún dicho periodístico. Yo quiero, simplemente, pedirle el Primer Ministro inglés que le dé una oportunidad a la paz, que alguna vez le den una oportunidad a la paz y no a la guerra. (APLAUSOS)
Y también, para finalizar, a los hombres que combatieron, a los militares que con honor lucharon en el frente o piloteando aviones perdieron la vida, que tampoco nos confundimos como argentinos frente a estas cosas y si a Cameron le pedimos que le dé una oportunidad a la paz, a los muertos en la guerra les decimos honor y gloria en nombre de todos los argentinos.
Muchas gracias y muy buenas tardes a todos. (APLAUSOS)

ARGENTINA “Le quiero pedir al primer ministro británico que alguna vez le den una oportunidad a la paz”, afirmó la Presidenta

Martes, 07 de Febrero de 2012
“Le quiero pedir al primer ministro británico que alguna vez le den una oportunidad a la paz”, afirmó la Presidenta

La presidenta Cristina Fernández anunció que la República Argentina denunciará formalmente ante la Organización de las Naciones Unidas la “militarización del Atlántico Sur”, por parte de Gran Bretaña. Fue durante el acto en el que firmó el decreto por el que se resuelve la desclasificación del Informe Rattenbach, en el que se denunciaban los delitos e irregularidades cometidos durante la Guerra de Malvinas, en 1982. Además, informó que en los próximos días se habilitará el Hospital de Salud Mental Islas Malvinas destinado a los ex combatientes del conflicto bélico.
La presidenta Cristina Fernández firmó hoy, durante un acto en la Galería de los Patriotas Latinoamericanos de la Casa de Gobierno, el decreto por el que se desclasifica el Informe final de la comisión encabezada por el general Benjamin Rattenbach, sobre las irregularidades y delitos cometidos durante la Guerra de Malvinas, en 1982. Mediante el decreto se forma una comisión integrada por un miembro del Ministerio de Defensa, uno del Ministerio de Relaciones Exteriores y el coronel Agustín Rattenbach, hijo del militar que presidió la comisión que redactó el informe. Dicha comisión deberá aconsejar a la Presidenta de la Nación sobre los puntos que pueden ser desclasificados para su difusión al país y al resto del mundo.
La jefa de Estado destacó la presencia en el acto del conjunto de la sociedad, expresada por los partidos políticos, los representantes del trabajo, de los organismos de derechos humanos, los representantes de las empresas”, lo cual –señaló- demuestra que la causa de Malvinas “es una política de estado, política nacional”.
Expresó que a partir de la desclasificación del secreto sobre el informe de la Comisión Rattenbach, “en 30 días más el Estado argentino va a dar a conocer no solo a los ciudadanos argentinos, sino al mundo entero” lo investigado por ese cuerpo.
La Presidenta afirmó que la decisión de hoy “tiene que ver con uno de los pilares que hemos sostenido desde 2003, que es el de memoria, verdad y justicia”, a los que agregó “los pilares de democracia y soberanía”. “Democracia, que es nada más ni nada menos que los gobiernos que salen de la voluntad popular, por el voto mayoritario del pueblo. Esa es la primera soberanía, la soberanía popular. Sin esa soberanía, no puede haber ningún tipo de soberanía hacia adentro o hacia afuera de cualquier gobierno”, enfatizó.
En ese sentido, Cristina Fernández remarcó que “no se puede achacar al pueblo argentino una decisión” como la tomada por la dictadura militar en 1982 de ocupar las islas Malvinas, “y en base a esa decisión negarse a cumplir con lo que dicta las Naciones Unidas”.
Recordó que “el 2 y 3 de enero del año que viene se van a cumplir 180 años de la usurpación y el despojo de nuestras islas Malvinas”.
La Presidenta subrayó que “Malvinas ha dejado de ser una causa sólo de los argentinos, para transformarse en una causa de los americanos, de Latinoamérica, y en una causa global”.
Respecto a las opiniones sobre que “en aquel momento el pueblo argentino apoyó la guerra”, comentó que “el plan original había sido un plan de “toco y nos vamos”. Izar el pabellón nacional y luego retirarse. Hechos que se produjeron en la sociedad, y los medios de comunicación que convirtieron en causa masiva esto, nació en la dictadura la idea de “quedarnos y meternos””. “En realidad ningún acto de la dictadura militar puede ser relegitimado por el apoyo que tuvo por parte de algunos habitantes”, sentenció.
Protesta ante las Naciones Unidas
La Presidenta de la Nación sostuvo que la causa Malvinas “se ha transformado en causa regional y global, porque hemos desplegado un fuerte reclamo y una fuerte política hacia todos los países de América”. Aseguró que “es un anacronismo en el siglo XXI seguir manteniendo colonias. Hay sólo 16 casos en todo el mundo, 10 de Inglaterra”. Y puntualizó que “en estos días recrudece el reclamo de España por el Peñón de Gibraltar” en poder de Gran Bretaña.
Apuntó que la causa de Malvinas “es regional y global también porque vemos como se están depredando nuestros recursos naturales”. Consideró que “las grandes batallas del siglo XXI van a ser sobre los recursos naturales”, al tiempo que destacó que muchos de ellos están en poder “de los países de nuestra región”.
La jefa de Estado aseveró que “es también una causa regional y global porque están militarizando el Atlántico Sur una vez más”. “No podemos interpretar de ninguna otra manera, por el mayor esfuerzo y voluntad que pongamos, el envío de un destructor acompañando al heredero real”, resaltó.
Por dicho motivo, expresó: “Vamos a repudiar esta militarización del Atlántico Sur. Porque lo que vamos a preservar es una región donde la paz impera, donde hemos tenido conflictos y los hemos resuelto sin ningún conflicto armado, entre los propios sudamericanos”.
A continuación, la Presidenta anunció que instruyó “al canciller para que presente ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas una protesta formal por esta militarización del Atlántico Sur, que implica una grave amenaza a la paz de la región”. “Vamos a hacer también la protesta ante la Asamblea de las Naciones Unidas”, señaló.
Cristina Fernández sostuvo: “Que nadie espere de nosotros ninguna respuesta que esté por fuera de la política y de la dilplomacia”. “Somos gente que ha sufrido demasiado la violencia dentro de nuestro país. No nos atraen los fuegos de las armas, ni de las guerras”, aseveró.
Consideró que “ningún lugar puede ser un trofeo de guerra. Nosotros no creemos en los trofeos de guerra”.
Hospital de Salud Mental para ex combatientes
Por otra parte, la jefa de Estado anunció la pronta inauguración del hospital de Salud Mental Islas Malvinas. Señaló que se trata de “un viejo reclamo de los hombres que combatieron en suelo malvinense”.
Recordó que “hay 439 ex combatientes que se suicidaron. Este hospital va a estar en lo que fue el Instituto Geográfico militar, y es un largo reclamo de los ex combatientes.”
Reclamo a Gran Bretaña
Para terminar el discurso, la Presidenta afirmó: “Vamos a seguir firmes. El 14 de junio estaremos en el Comité de Descolonización de Naciones Unidas, argumentando. Esperamos que nos acompañen las demás fuerzas políticas”.
Por último, expresó: “Le quiero pedir al primer ministro británico que alguna vez le den una oportunidad a la paz”. Y concluyó: “A los muertos en la guerra les decimos honor y gloria en nombre de todos los argentinos”.
La presidenta Cristina Fernández estuvo acompañada durante el acto el vicepresidente Amado Boudou, la presidenta provisional del Senado, Beatriz Rojkés de Alperovich, el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, el jefe de gabinete, Juan Manuel Abal Medina, el ministro de Defensa, Arturo Puricelli, y el coronel Augusto Benjamín Rattenbach.
Asimismo, concurrieron gobernadores, legisladores, jueces de la Corte Suprema de la Nación, dirigentes de los partidos políticos, representantes de los organismos de derechos humanos, de organizaciones de ex combatientes, así como de las centrales sindicales y empresariales.

ARGENTINA Acto de inauguración del Teatro Lírico de Posadas, Misiones: Palabras de la Presidenta de la Nación

Acto de inauguración del Teatro Lírico de Posadas, Misiones: Palabras de la Presidenta de la Nación
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA
FERNÁNDEZ DE KIRCHNER, EN EL ACTO DE INAUGURACIÓN DEL TEATRO LÍRICO DE
POSADAS, EN TELECONFERENCIA CON REPRESENTANTES DE UNA FÁBRICA DE CALZADO DE
LA LOCALIDAD DE EL DORADO Y AUTORIDADES DE LA ESCUELA TECNICA Nº 1.116 DE LA
PROVINCIA DE SAN JUAN

Gracias, muchas gracias Misiones. (Aplausos)

Muy buenos días a todos y a todas.

Señor Gobernador de la provincia de Misiones;
señora Vicegobernadora; señor Intendente de Posadas; señor presidente de la
Cámara de Diputados, querido amigo Carlos Rovira: la verdad que estar en este
lugar maravilloso de la Argentina, en un día también transparente y
maravilloso –porque están ustedes además- y estar inaugurando esa fantástica
Sala de Lírica, que charlando con Rovira me comentaba que en los últimos 100
años creo que es la única Sala de Lírica que se ha inaugurado en la República
Argentina, estuve con Iñaqui también, sé que anoche bailó maravillosamente,
escuchando a mi adorado Astor Piazzola en mi pieza preferida, “Libertango”,
inaugurando también una nueva fábrica aquí en El Dorado, una fábrica de
calzado deportivo de una de las marcas líderes a nivel mundial, en un lugar
donde antes no había fábricas, pero además una fábrica entre empresarios
argentinos y brasileros aquí en Misiones, corazón del Mercosur. (Aplausos)
Una fábrica que pasa a conformar el complejo industrial de calzado deportivo
en la Argentina que ha crecido exponencialmente desde el año 2003, cuando
producíamos 7 millones de pares y hoy estamos produciendo 22 millones. Antes
importábamos el 54 por ciento y hoy solamente estamos haciéndolo en un 27 por
ciento, más trabajo para los argentinos, valor agregado aquí en la Argentina
federal, en la Argentina que sustituye importaciones. De los apenas 2.100
trabajadores del calzado que existían en la Argentina cuando mi compañero de
toda la vida con el 22 por ciento de los votos llegó a gobernar este país,
hoy tenemos más de 8.500 trabajadores en el sector. (Aplausos)

También desde San Juan, junto a otro gran
gobernador como José Luis Gioja inagurando la escuela 1.116 desde el año 2003
a la fecha. (Aplausos) Pero no es una escuela cualquiera tampoco la que
inauguramos, es una escuela técnica, esas escuelas técnicas que se habían
cerrado en la República Argentina porque no necesitábamos obreros, porque no
teníamos fábricas ni industrias, porque éramos una Argentina que no producía,
que importaba lo que consumía y que día a día se endeudaba más y más.

Cuando veo esta Argentina que inaugura fábricas,
que abre escuelas, que inaugura salas para el arte como la que se inauguran
aquí en Misiones, que ha generado más de 5 millones de puestos de trabajo,
que ha consagrado derechos como la Asignación Universal por Hijo que permite
la dignidad para aquellos que todavía no han tenido la suerte y la bendición
de conseguir el trabajo que se merecen. Cuando vemos a nuestra población y a
nuestros ancianos, a nuestros viejos con la mejor cobertura de toda América
latina, casi el 90 por ciento con cobertura, la inclusión social, cuando uno
ve estas imágenes, cuando palpa estas realidades y cuando mira lo que está
pasando en otros lugares, cuando ve manifestaciones, porque en lugares de la
vieja Europa están quitando derechos, echando gente, reduciendo salarios,
recortando pensiones, digo, menos mal que Dios nos iluminó a él y a mí para
no ceder a las presiones que nos hacían cuando decían que teníamos que
enfriar la economía. Agradezco a Dios cuando lo iluminó para pagar la deuda
al Fondo Monetario Internacional y encarar la reestructuración con honor para
los argentinos, de lo que significaba la carga más importante que obstruía el
crecimiento y el desarrollo de los argentinos como era la deuda externa.
(Aplausos)

Hoy con una importantísima reducción negociada
soberanamente y reestructurada en su totalidad, el orgullo que sentí como argentina
el otro día en Italia cuando por primera vez un presidente pudo nuevamente ir
después del default, porque nos habíamos hecho cargo de lo que teníamos que
hacernos cargo pero en los términos que había fijado la República Argentina,
que eran los límites de la soberanía y el honor nacional.

Cuando veo estas cosas digo, como dice Maurice,
que este es un gobierno que es algo más que el más formidable plan de obra
pública que se recuerde en la historia, en viviendas, en hospitales, en
rutas, en obras de infraestructura eléctrica, en autovías, es algo más que
1.700 escuelas que vamos a construir, ya hemos hecho 1.116 escuelas. Es algo
más que la Asignación Universal por Hijo, que las jubilaciones incluidas, que
la ayuda a los productores, que la generación de más de 5 millones de puestos
de trabajo. Este gobierno es por primera vez en mucho tiempo la formulación
de un proyecto de país, de un proyecto de país que incluye a los 40 millones
de argentinos. (Aplausos) Que incluye a aquellos que muchas veces lo critican
y suelen ser además tal vez los más beneficiados. No importa, esta es una
Argentina para todos, para los que nos critican también, porque hemos
aprendido los argentinos y por lo menos así lo ha hecho esta presidenta, que
no van a lograr dividirnos, que no van a lograr separarnos como hicieron
otras veces.

Hoy es un día también para nosotros, y cuando
hablo de nosotros si se me permite aquí, hablo desde mi pertenencia
partidaria, de mi condición de peronista, bueno, parece que hay muchos
peronistas acá y además es un día peronista. ¿Qué quiero decir con esto de
divisiones y enfrentamientos? Hoy es un día maravilloso aquí, pero en la
historia también un 16 de junio bombardeaban la Plaza de Mayo, queriendo
matar al entonces presidente general Perón, y solamente lograron masacrar a
cientos y cientos de argentinos que inocentemente, como cualquier ciudadano,
caminaban por las calles de Buenos Aires o la Plaza de Mayo. No lo hago con
el ánimo de enfrentamientos ni de rencores, simplemente para que tengamos
memoria de las cosas que nos pasaron y cómo nos enfrentaron en falsas
antinomias.

También lo que decía Mauri hace un rato cuando
hablaba de que pronosticaban que él se iba a pelear con Carlos o Carlos con
él, siempre digo que para que dos se peleen tienen que querer pelearse los
dos, pero además digo que cuando las personas están hechas de buena madera y
saben que necesitan estar unidas, no para sí sino para beneficiar a su pueblo
y lograr mejores condiciones de vida, constituyen también un ejemplo. (Aplausos)

Por eso quiero decirles a todos los argentinos, a
mis compañeros de ideas y a los que no lo son, que no seamos tontos, que no
nos dejemos dividir y enfrentar por falsas antinomias que no existen y que la
mayor de las veces son apenas prejuicios culturales o mezquinos intereses
personales. Pensemos en grande, hagamos honor a los hombres y mujeres que
entregaron su vida en estos 200 años de historia para tener una patria como
la que hoy estamos construyendo, la memoria de ellos se la merece. (Aplausos)

Cuando estoy a punto por allí de enojarme, porque
a veces me enojo, pienso en él y me acuerdo de cómo sufría las cosas y me
digo te tenés que cuidar Cristina, no tenés que enojarte y debés tener la
fuerza que él tenía. (Aplausos) Esa fuerza que derribaba montañas, esa fuerza
que hasta me convencía de que era invulnerable, esa fuerza que no reconocía
límites en su entrega, en su pasión. Y yo les digo hoy desde aquí, desde
Misiones, que cada vez que ustedes me gritan fuerza es como si me inyectaran
millones de sentimientos fuertes que me cruzan y me emocionan. (Aplausos)

Pero hoy no quiero llorar, si no me van a poner
la llorona, me han dicho tantas cosas que es lo único que falta, que me
pongan la llorona, no voy a llorar, no les voy a dar el gusto, voy a sonreir
junto a ustedes para decirles a todos que los quiero mucho.

Y también finalmente desde aquí, desde el corazón
del MERCOSUR, quiero decir algo y esta vez sí como Presidenta de todos los
argentinos. Hace unas horas no más quien es el Primer Ministro del Reino
Unido sostuvo en lo que la Cancillería ha definido como un gesto de
arrogancia y yo lo defino como un gesto de mediocridad y casi de estupidez,
la palabra punto final para la historia de nuestras islas Malvinas, como un
punto final a la historia. Quiero decirles en nombre de todos los argentinos,
que los argentinos nunca creímos en los puntos finales, ni en los derechos
humanos ni mucho menos en los derechos soberanos de nuestras islas Malvinas;
que solamente la mediocridad, que solamente la arrogancia cree que se puede
poner el punto final a una historia. Vamos a seguir incansablemente
reclamando no solamente esa soberanía sino que se sienten a dialogar y a
negociar como marca la resolución de Naciones Unidas. (Aplausos) Vamos a
hacerlo en todos y cada uno de los foros, vamos a decir que en el Siglo XXI
siguen siendo una burda potencia colonial en decadencia, porque el
colonialismo es algo antiguo además de injusto. (Aplausos) Lo vamos a decir
sin cansarnos. Y lo harán los que vengan después de mí y los hijos de
nuestros hijos, pero las vamos a volver a recuperar en el marco del derecho
internacional y de la paz, que no les quepan dudas. (Aplausos)

Finalmente, queridos hermanos y hermanas, quiero
agradecer. Mi abuela, que era una inmigrante, como muchos de ustedes -si hay
un lugar donde hay inmigrantes es en esta querida provincia de Misiones-; mi
abuela que era una gallega casi analfabeta cuando llegó aquí, como todos, con
una mano atrás y otra adelante, decía que es de bien nacido ser agradecido, y
yo quiero agradecerles a las autoridades de la provincia de Misiones y al
pueblo el apoyo que le dieron al presidente Kirchner y a esta presidenta, no
solamente, como decía Mauri, cuando las encuestas volaban para arriba, que
nos apoyaron y bancaron cuando creyeron que este proyecto había fracasado y
se frotaban las manos pensando que nuevamente el neoliberalismo se iba a
apoderar de la Argentina. Gracias Misiones por la fe, no en nosotros sino en
ustedes mismos, en el proyecto nacional, popular y democrático. Gracias por
la lealtad, que es la lealtad en definitiva a un país que ha encontrado su
rumbo y su destino, porque finalmente hemos comprendido que esta es nuestra
casa, que esta es nuestra región, que es con nuestro esfuerzo y con nuestro
trabajo como vamos a progresar, y en la necesidad de la unidad nacional como
presupuesto básico para seguir creciendo. ¡A eso los convoco, misioneros y
argentinos, a estar unidos, a seguir trabajando, a seguir creyendo en la patria,
en esta patria que hemos construido como un concepto para todos! Muchas
gracias y mucha suerte a todos y a todas, los voy a tener siempre, siempre
los voy a llevar en mi corazón.

 

ARGENTINA La Presidenta rechazó la negativa británica a negociar Malvinas: “Solo la arrogancia puede hacerles creer que se puede poner punto final”

Jueves, 16 de Junio de 2011La Presidenta rechazó la negativa británica a negociar Malvinas: “Solo la arrogancia puede hacerles creer que se puede poner punto final”

La presidenta Cristina Fernández criticó la
postura del primer ministro del Reino Unido, David Cameron, de negarse a
cumplir las resoluciones de la ONU para reestablecer negociaciones en torno a
la soberanía en las Islas Malvinas. Lo hizo al inaugurar el Teatro Lírico de
Posadas, en la provincia de Misiones. “Los argentinos nunca creímos en
los puntos finales: ni en los derechos humanos, ni en los derechos soberanos
sobre las Islas Malvinas”, expresó.Durante el acto de apertura del Teatro, Cristina
Fernández recordó que ayer Cameron rechazó en forma tajante cumplir con las
disposiciones de las Naciones Unidas que obligan al Reino Unido a sentarse en
la mesa de negociaciones por la soberanía sobre las islas del Atlántico Sur,
gesto que la Cancillería argentina ha definido como “de arrogancia”
y que la propia Presidenta en Misiones calificó de “mediocridad y
estupidez”.

“En nombre de todos los argentinos le digo
(al primer ministro británico, David Cameron) que nunca creímos en los puntos
finales: ni en los derechos humanos, ni en los derechos soberanos sobre las
Islas Malvinas”, sostuvo la Mandataria. Y agregó: “sólo la
arrogancia puede hacerle creer que se puede poner punto final a una
historia”.

Para Cristina Fernández, expresiones como las
lanzadas por Cameron sólo demuestran que “en el Siglo XXI siguen siendo
una burda potencia colonial en decadencia”.

Inauguración de obras en Misiones y San Juan

La Presidenta además encabezó la ceremonia de
inauguración del Teatro Lírico del Centro del Conocimiento de Posadas. Desde
allí se comunicó, mediante el sistema de videoconferencia, con la localidad
de El Dorado, donde una fábrica de calzado invirtió 17 millones de dólares
para ampliar su planta; y con la provincia de San Juan, donde compartió con
el gobernador José Luis Gioja la inauguración de una escuela técnica.

Durante el contacto con El Dorado, la Jefa de
Estado remarcó que con la ampliación de esta planta de calzado, la plantilla
de trabajadores pasó de 2.500 a más 8.500, en tanto que en el país el
porcentaje de calzado importando varió de 54% en 2003, a 27% en la
actualidad.

“Hemos reducido a la mitad la exportación y
aumentado exponencialmente los puestos de trabajo” en este renglón de la
economía, expresó Cristina Fernández. Y agregó que representa para ella
“un orgullo” que se haya logrado un alto grado de articulación
entre empresarios de la Argentina y Brasil “en Misiones, el corazón del
Mercosur”. “Esta es la Argentina Federal, la Argentina que
sustituye importaciones”, señaló.

En tanto que durante la comunicación con San
Juan, remarcó que la escuela inaugurada es la número 1116 desde el año 2003.
Durante la charla, el gobernador José Luis Gioja, que participó de la
videoconferencia desde San Juan, destacó que este nuevo establecimiento
educativo formará técnicos en energías renovables especializados en energía
solar. Y el ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, también
presente en el acto, remarcó que “vamos terminar construyendo alrededor
de 1.700 escuelas, un proceso inédito en la historia del país”.
“Tenemos patria y ella se hace evidente en estos hechos”, festejó
Sileoni.

Más tarde, la Jefa de Estado se manifestó
orgullosa por “esta Argentina que ha generado 5 millones de puestos de
trabajo y que ha consagrado derechos”, y la comparó con la realidad
europea, donde el mercado laboral se estrecha día a día y la economía no sale
de la profunda crisis en la que se adentró desde finales de 2008. “Menos
mal que Dios nos iluminó a él – en referencia al ex presidente Néstor
Kirchner – y a mi para no ceder a las presiones cuando nos decían que teníamos
que enfriar la economía de la Argentina”, reflexionó la Presidenta.

Por otra parte, Cristina Fernández festejó la
decisión de regularizar la situación de la deuda externa, a la que consideró
“la carga más importante que obstruía el desarrollo y el crecimiento de
la Argentina”.

También destacó que el “por primera vez en
mucho tiempo se puso en marcha la formulación de un proyecto de país que
incluye a los 40 millones de argentinos, incluidos aquellos que mucha veces
critican y suelen ser los más beneficiados”.

“Hemos aprendido los argentinos que no van a
lograr dividirnos ni separarnos como los hicieron tras veces”, aseveró.
Y por eso convocó a dejar de lado “prejuicios culturales o mezquinos
intereses personales” para “pensar en grande y hacer honor a los hombres
y mujeres que entregaron su vida por la patria”.

Nube de etiquetas