Despertar Nacional

Entradas etiquetadas como ‘Ricardo Lorenzetti’

ARGENTINA Presentación del Anteproyecto de nuevo Código Cívil y Comercial unificado: palabras del Presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Ricardo Lorenzetti

Presentación del Anteproyecto de nuevo Código Cívil y Comercial unificado: palabras del Presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Ricardo Lorenzetti
PALABRAS DEL PRESIDENTE DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA NACIÓN, RICARDO LORENZETTI, EN EL ACTO DE PRESENTACIÓN DEL ANTEPROYECTO DEL NUEVO CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL
Quiero agradecer muy especialmente a la señora Presidenta por habernos dado el honor de constituir esta comisión junto con la doctora Elena Highton, la doctora Aída Kemelmajer de Carlucci y quien les habla.
Es un honor para nosotros, porque esto es una contribución para la patria, es un trabajo que seguramente va a mejorar la calidad de vida de los argentinos.
Quiero agradecer también al Ministerio de Justicia y a la Secretaría Legal y Técnica por toda la cooperación que han prestado durante los trabajos de elaboración de este anteproyecto. (Aplausos)
Quiero agradecer muy especialmente la presencia de todos ustedes, tanto de los gobernadores, de mis colegas de la Corte Suprema, como también de legisladores, tanto del oficialismo como de la oposición, y también de las organizaciones sociales, diversas organizaciones no gubernamentales, todo lo cual demuestra de manera contundente un respaldo extraordinario a una política de Estado que nos incluye a todos y que también nos obliga a todos. Gracias por estar aquí presentes, en este acto tan relevante.
Quiero contarles algunos aspectos a modo muy breve de nuestro trabajo, que es un anteproyecto que entregamos al Poder Ejecutivo Nacional para que éste lo analice y lo transforme en proyecto a enviar al Congreso, este es el procedimiento legal que corresponde.
En este anteproyecto nosotros hemos incluido una serie de ideas, que no son ideas que se nos han ocurrido espontáneamente de un día para otro. Por el contrario, hemos tomado en cuenta en primer lugar la tradición jurídica argentina que desde 1936 hasta 1998 hizo diversos proyectos de reforma. El último de ellos, algunos de cuyos autores están aquí presentes acompañándonos, fue la base sobre la cual hemos trabajo. De manera que son ideas consolidadas a lo largo del tiempo y discutidas largamente por la doctrina.
Pero además hemos invitado a cien juristas, hombres y mujeres de todo el país y de todas las universidades a que opinen cada uno de ellos en su ámbito específico de especialidad. Por eso decimos que este es el proyecto que más participación ha tenido en su elaboración en toda la historia argentina, porque siempre esto fue obra de unos pocos, de uno, de dos o de tres, pero en este caso se ha dado participación a todos los sectores que representan la doctrina jurídica argentina.Por eso decimos que este proyecto es una síntesis de la ideas que ha sostenido la doctrina jurídica argentina durante más de 30 años.
En esta idea nosotros hemos pensado en primer lugar en un Código volcado al pueblo. Esta fue una antigua idea que sostuvo tanto Andrés Bello como Vélez Sarsfield en su época, por eso hemos evitado los textos oscuros e incomprensibles o las discusiones abstractas. Por el contrario, nos hemos enfocado en soluciones prácticas para demoler las dificultades que encuentran los ciudadanos en el ejercicio de sus derechos. Esta es la función de la ley, ayudar a los argentinos que se esfuerzan todos los días por hacer un país mejor, a que la ley los ayude, les permita concretar sus deseos, pero no sea un obstáculo cuando no debe serlo.
Por eso es que este Código tiene esa vocación de solucionar problemas prácticos con un lenguaje sencillo y simple, para que todos entiendan de qué se trata.
Hemos pensado también en un Código que tiene como base la protección de la persona, por eso decimos que las consecuencias que se regulan en el Código Civil, que no trata el estatuto de la persona como sí lo trata el Código Penal o leyes especiales, sino las consecuencias del desarrollo de la persona, en este caso hay una extraordinaria protección de la persona. Decimos que es inviolable, que debe protegerse su dignidad. Y hay un catálogo de derechos personalísimos muy importantes como el derecho a la imagen, el derecho a ser informado en los tratamientos médicos, el derecho a que no existan tratamientos que modifiquen la composición genética; todo este catálogo que hoy es fundamental para que nosotros tengamos personas verdaderamente autónomas, personas rodeadas de un núcleo de derechos que les permitan realizarse plenamente y defenderse contra las múltiples intromisiones que en el mundo contemporáneo se verifican desde el complejo tecnológico, sobre todo sobre la persona humana. Entonces hay aquí una fuerte protección de la persona.
Pero además no sólo en este aspecto extrapatrimonial, sino también en lo que se refiere a los bienes fundamentales sin los cuales es una caricatura hablar de personas cuando no hay derechos fundamentales y básicos. Por eso hay, por ejemplo, un tratamiento de la vivienda, de la protección de la vivienda, que es un elemento esencial para que la persona pueda desempeñarse como tal y realizarse.
Es decir, en este aspecto, este anteproyecto de Código sigue una extensa tradición humanista que ha sostenido la doctrina jurídica argentina y creo que el conjunto del pueblo de la nación.
Pensamos también en un Código que sea pluralista, pensado para una sociedad pluralista. Y esto se nota mucho en las relaciones de familia, porque hemos regulado el matrimonio como todos lo conocemos y hemos respetado -porque es lo que corresponde- las decisiones soberanas del Congreso y del Poder Ejecutivo cuando sancionó lo que hoy es ley de matrimonio igualitario. (Aplausos)
Y a partir de ahí hay que regular las consecuencias, pero sucede que hay personas que hoy no se casan y no podemos ignorar esta situación y esta práctica social que es absolutamente legítima. Entonces hay que regular las uniones convivenciales para que existan derechos y cuando esa unión se termina no exista alguno de los dos que quede desprotegido. También sucede en las relaciones de familia que hay una filiación de origen biológico que es la que todos conocemos, pero también en la práctica social hoy existe inseminación artificial, nacen niños por inseminación artificial y esto hay que contemplarlo. (Aplausos)
Obviamente las cuestiones más complejas de la inseminación artificial irán en una ley especial que discutirá en su momento el Congreso cuando así lo decida, pero el embrión implantado es persona, lo cual es un avance para concederle derechos. Y también consideramos necesario proteger y mejorar la adopción, algo que la Presidenta ha señalado en reiteradas oportunidades. (Aplausos)
Tenemos que terminar con las dificultades que hacen que muchas familias que quieren adoptar tengan que recurrir a procedimientos irregulares. No es bueno esto, tenemos que hacerlo más rápido, sin perder obviamente los controles que son necesarios para evitar distorsiones, pero hay que hacer mucho más ágil el procedimiento.
También hemos contemplado otras situaciones que ocurren en nuestra sociedad, como por ejemplo la posibilidad de optar por regímenes matrimoniales que esto es algo que se sostiene desde hace muchos años y ya estaba en el proyecto de 1998. Y también hemos contemplado muchas otras circunstancias que a lo mejor pueden ser controvertidas para muchos o para otros pueden ser absolutamente admisibles.
Pero me interesa decir unas breves palabras sobre cuál debe ser nuestra actitud, porque en estas cuestiones debemos pensar que el legislador legisla para una sociedad pluralista y el concepto es que debemos permitir que existan diferentes visiones de la vida y que cada uno elija el modelo de vida que quiere desarrollar en un país libre donde nadie le imponga un modelo determinado. (Aplausos)
Esta es una idea fundamental que ya está en la Constitución, porque muchas veces yo escucho decir que habría que promover tal o cual modelo, la manera de promover tal o cual modelo es a través de la cultura o de la educación, pero no a través de la imposición legal obligatoria en estos temas.
Por eso nosotros a lo mejor no compartimos algún modo de vida de nuestro pueblo, de algunas situaciones particulares, pero debemos abstraernos de eso, no debemos tratar de imponer nuestra visión de la vida a los demás, sino por el contrario, respetar la libertad que tiene cada ciudadano de elegir su modo de vida. (Aplausos)
Hemos pensado también en un Código de la Igualdad. ¿Por qué? Porque el Código Civil fue concebido en el siglo XIX en base a una igualdad abstracta, pero nuestra Constitución habla de la igualdad real de oportunidades. Por eso hemos incorporado muchas normas de protección de los desiguales. En algunos casos son situaciones en las cuales es necesario proteger a personas que están en situación de debilidad, como por ejemplo aquellos que tienen incapacidades mentales, y hemos recogido normas de tratados internacionales para evitar situaciones dramáticas como las que ha tenido que resolver la Corte Suprema. En otros casos se trata de los niños protegidos por tratados internacionales a los cuales hay que fortalecer en muchas de sus decisiones. En otros casos se trata de la igualdad para terminar con la discriminación. Por eso se dice que no puede haber discriminación entre el hombre y la mujer, y no puede haber discriminación de sexo en ninguna de las instituciones. Este es un concepto fundamental que está en nuestra Constitución y en la ley. (Aplausos)
Y también hemos tratado la igualdad de los vulnerables económicamente, es decir los consumidores, por ejemplo. Somos todos consumidores y todos sentimos la tragedia de la debilidad cuando tenemos que negociar con grandes empresas y tenemos que aceptar condiciones que a veces son abusivas, y para eso está el derecho del consumidor, que está vigente en nuestro país pero que es incorporado sistemáticamente en el Código Civil de una manera que da una idea clara de que hay un sujeto distinto de este ciudadano igual, hay un sujeto que necesita protección que es el consumidor.
Entonces creo que esta idea de la igualdad que está en la Constitución, la hemos tratado de difundir en el sistema de derecho privado como otro valor fundante de lo que pretendemos.
También hemos trabajado mucho en la idea del comercio, porque el mandato que hemos tenido es el de unificar el Código Civil y el Comercial, y por eso hay muchas instituciones que tienen que ver con el comercio y esto hace al desarrollo económico de nuestro país desde el punto de vista del derecho privado, no del derecho público. Pero por ejemplo se le da una trascendencia fundamental a los vínculos asociativos, y esto es de una trascendencia muy grande para las pequeñas y medianas empresas en nuestro país, a lo fines de que puedan alcanzar economías de escala asociándose para un proyecto y luego dejándolo y asociándose para otro, sin correr riesgos excesivos. Esto va a beneficiar a las pymes argentinas.
Reconocemos también la sociedad de un solo socio, y esto es algo que se viene reclamando desde hace muchos años para permitir que alguien pueda tener diversos emprendimientos limitados al riesgo de cada uno de ellos. Y también se reconocen todos los contratos modernos que hoy no están en nuestra legislación y que se usan y practican, y esto se ha incorporado conforme a los estándares internacionales.
También hemos incorporado muchas normas en el campo de los derechos reales, como por ejemplo las regulaciones de las nuevas propiedades que hoy no tienen una norma adecuada, y hemos mantenido lo que había que mantener, es decir aquellas formas que no han demostrado tener obstáculos, como por ejemplo la transmisión registral habitual, que este es un tema que se debatió y se mantuvo tal como está a pesar de que había diferencias de opinión.
Es decir, en el campo del comercio hemos avanzado muchísimo, incluso introduciendo algunas de las tecnologías que hoy existen pero que no tienen un status legal como por ejemplo la tecnología electrónica en el derecho societario, que es algo que va a beneficiar el movimiento comercial de modo directo.
Entonces no se trata sólo de lo que dije anteriormente, sino también del área comercial, porque hay que brindar seguridad jurídica en las transacciones.
Obviamente en un Código unificado Civil y Comercial, hay muchísimas cuestiones que estoy muy seguro a ustedes les interesaría ver en detalle, pero ya tendremos tiempo para conversar, para explicar, para discutir, porque este es un tema realmente trascendente para todos los argentinos, pero hoy es solamente la presentación general.
Y quiero concluir con una idea que me parece fundamental y que creo que en todos nosotros está muy presente. Porque nosotros queremos decirles que este no es un proyecto de un jurista, ni siquiera de tres; es el proyecto de una generación de juristas que ha trabajado durante más de 30 años y en los últimos tiempos se han sumado muchísimos de ellos con aportes muy particulares y muy productivos.
Quiero agradecer muy especialmente a los cien hombres y mujeres de derecho que han cooperado con este trabajo en distintos aspectos específicos. Pero además quiero decirles que esto excede también a los juristas. Este es un proyecto de una generación. ¿Por qué digo esto? Porque las generaciones anteriores fracasaron sistemáticamente en lograr la sanción de un Código Civil. Hace más de 30 años que se viene intentando sancionar un Código Civil sin que se lo logre, y esto ha sido consecuencia de las vanidades, de los celos, pero también de los intereses particulares que se imponen sobre el interés general, aquellos que prefieren los triunfos individuales y los fracasos colectivos. No estamos ya para eso. Creemos que este es un proyecto de una generación que es la nuestra, que tiene que tener una enorme responsabilidad que es llevar adelante algo que va a beneficiar a todos los argentinos. La Codificación no es una ley más, pero es un gran marco para el funcionamiento del país y de sus instituciones.
Nosotros creemos que este proyecto hay que tomarlo como la labor de una generación que incluye a todos, a los que piensan de una manera o de otra manera, porque es seguro y es obvio que no todos vamos a estar de acuerdo con todo lo que dicen los cientos de artículos que tiene un Código Civil y Comercial, pero sí podemos estar de acuerdo en los aspectos esenciales. Esto siempre ocurrió.
Cuando se trató el Código Civil Argentino en el siglo XIX hubo muchísimas discusiones y quienes estuvieron en aquella época dijeron: hay que aprobarlo, y se aprobó. Es obvio que vamos a discutir y que disidencias y esto es bueno, pero por favor tengamos siempre por delante de nosotros la idea de que el pueblo está por encima de los intereses particulares, de que es necesario que nuestra generación de una vez por todas tome una decisión trascendente en este campo que lleva tantos años de frustraciones.
Nada más y muchas gracias. (Aplausos)

Anuncios

ARGENTINA Presentación del Anteproyecto de nuevo Código Cívil y Comercial unificado: palabras de la Presidenta de la Nación

Presentación del Anteproyecto de nuevo Código Cívil y Comercial unificado: palabras de la Presidenta de la Nación
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA FERNÁNDEZ EN LA PRESENTACIÓN DEL ANTEPROYECTO DEL NUEVO CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL UNIFICADO, EN EL MUSEO DEL BICENTENARIO, CASA ROSADA.
Muchas gracias, muy buenas tardes a todos y a todas; esto yo creo que es uno de los milagros, creo que no debe haber habido Código Civil con consignas, presentación de Código Civil con consignas tan fuertes, lo cual también revela los nuevos tiempos. En realidad, cuando yo recién escuchaba al señor Presidente de la Corte, al Doctor Ricardo Lorenzetti, explicar la necesidad de tener un nuevo Código, yo digo que bastaría decir que el que tenemos ha sido sancionado, en el siglo XIX, y estamos viviendo en el siglo XXI. Con eso sólo estaríamos significando claramente la necesidad de adecuar a los tiempos, que corren en las relaciones humanas, y en las relaciones comerciales ese viejo instrumento, que supo ser muy moderno y que fue el acto de codificación más importante que se dio en el siglo XIX.
Ricardo Lorenzetti hablaba de los fracasos, en realidad hubo siete intentos de modificación del Código Civil, desde 1936 – si mal no recuerdo – en adelante. Esos fracasos no fueron solamente en la redacción, en la sanción de un Código Civil; los argentinos hemos arrastrado durante buena parte del siglo XX muchos fracasos en todos los sentidos. Y por lo tanto, la adecuación, la actualización de nuestro Código Civil, de nuestro Código de Comercio, en este caso, la reunificación, no tenían que esta fuera de esa serie de fracasos, que significaban la imposibilidad de poder formular, aún en la diversidad, porque es imposible acordar un instrumento de 2.500 artículos – ha quedado reducido a 2.500 artículos – de la suma de lo que eran los 4.000 del Código Civil, más los 500 y algo del Código Comercial, es imposible estar de acuerdo con todas las instituciones, fundamentalmente las que normalmente traen mayor discusión y mayor debate, aquellas que se refieren a los derechos personales y personalísimos, aquellos que son las vinculaciones familiares, las cuestiones comerciales con las innovaciones importantísimas de poder adecuar a los tiempos modernos de modo tal que pueda existir la sociedad de un solo socio, como recién acaba de enunciar en este anteproyecto. Y que es tan importante que va a permitir incentivar las inversiones, porque muchas veces alguien que puede tener una capacidad patrimonial importante decide no hacerlo porque tiene temor a arriesgarse en un determinado negocio, tiene temor a arriesgar una sociedad con otra persona – que siempre es difícil – y por lo tanto no termina no invirtiendo.
Si una persona, una sola que tiene contenido patrimonial importante puede realizar un negocio limitando su responsabilidad patrimonial a lo que decide invertir en ese negocio es también una manera de incentivar a la inversión. Porque todos sabemos que la inversión está directamente vinculada con el grado de riesgo del inversor. Esto es traducir también en términos concretos y económicos lo que significa el impacto de las modificaciones que se han propuesto en el anteproyecto.
Yo quiero detenerme muy especialmente en lo que constituyen derechos personales y personalísimos y que hacen a la vida cotidiana de la gente. Ustedes se acuerdan que en el año legislativo anterior yo había anunciado la presentación de un proyecto de Ley de Adopción. Conozco mucha gente que quiere adoptar un hijo y tiene numerosos inconvenientes; al mismo tiempo veo numerosos chicos sin protección, sin familia y entonces me parece una absoluta injusticia que por artilugios legales, que por cosas que me han tocado muy de cerca en nuestra propia familia, que ante la imposibilidad de gestación una persona tenga que sufrir porque quiere tener un chico, cuidarlo y darle amor. (APLAUSOS).
Yo creo que es una de las cosas que tenemos que solucionar y también pedirle a toda la Justicia, fundamentalmente del sector de familia que muchas veces es cierto están atiborrados de trabajo, pero yo veo que en otros sectores de la Justicia – como por ejemplo – en la cuestión previsional, en todas las cuestiones que tienen que ver con contenido patrimonial las cosas salen mucho más rápido y los jueces atienden muchos más rápido estás cuestiones, que cuando hay una denuncia por violencia doméstica por necesidad de proteger a la mujer y a la familia. (APLAUSOS). Porque claro las cuestiones de familia, los que tienen normalmente problemas de familia que no pueden resolver porque no cuentan con asesoramiento de abogados que puedan abonar sus honorarios, están con un defensor oficial, con una defensora oficial entonces se producen situaciones sociales que realmente nos impactan y luego bueno detallan – por momento – con cierto grado de morbosidad también en algunos medios de comunicación. Y yo les pido, por favor, que traten de limitar esto porque esto tiende también a provocar conductas repetitivas en las personas y por lo tanto yo les pido por favor, y esto no significa cercenar el derecho a la información. Pero por momento detallar hasta casi deleite pareciera determinadas situaciones horrorosas de violencia sobre mujeres, sobre chicos induce a conductas repetitivas. Eso está comprobado psicológicamente, psiquiátricamente y tiene que haber también una responsabilidad de quienes informan de no ocultar, pero de si de evitar dar detalles que exacerban la morbosidad y la violencia que también existe en los seres humanos. Yo no voy a decir en la sociedad como si fuera un problema de la Argentina, porque la violencia es una cosa que hace a la condición humana.
Por eso las instituciones – como la simplificación del divorcio – y escuché con mucha liviandad catalogarlo porque hay una tendencia al bastardeo de los términos al hablar de “divorcio express”. El divorcio es una de las causas de estrés, está comprobado – después de la pérdida del cónyuge –es la primera causa de estrés de una persona y la segunda causa es el divorcio. A nadie le gusta divorciarse porque cuando uno se casa lo hace para todo la vida con la persona que cree amar para toda la vida. Por lo tanto simplificar este trámite y no tornarlo en una tortura en personas que han dejado de amarse o una de ellas lo ha hecho. Porque esa es una de las modificaciones que se introduce precisamente; la otra gran modificación había sido la de Borda, en la reforma de la 17711, que era el divorcio de mutuo consentimiento, que había constituido un salto cualitativo a lo que era el divorcio contencioso. Estamos hablando de las cosas cotidianas de todos los días, no estamos hablando de cosas abstractas. Y yo creo que estamos dando un salto cualitativo al permitir que una sola de las personas manifieste su deseo de divorciarse y esto sea suficiente. Y esto no es liviandad, como he leído por ahí, esto es responsabilidad, porque así como cuando dos no quieren no hay pelea, tampoco puede haber matrimonio cuando dos no quieren. Tienen que querer los dos para que haya matrimonio. (APLAUSOS).Esto es de esa manera, así que lo único que se está haciendo es receptar y además también evitar situaciones. La protección de los niños que tiene que ser vital en esto, porque pasa no solamente…lo más común, lo que más acostumbrado estamos a ver por allí que pasa es una madre que demanda alimentos porque el padre no se lo paga, pero yo también quiero hacerme cargo – desde mi condición de mujer – de situaciones que se producen cuando los chicos son tomados como rehenes en medio de disputas conyugales y terminan los niños pagando la consecuencia, algunos en forma horrorosa y otros en forma de complejos y de problemas que los acarrean durante toda su vida por situaciones de violencia y demás.
Por eso creo que toda la justicia y todo el derecho, en materia de familia, tiene que estar – primero – a proteger a los niños, a los menores porque son los que merecen más protección. (APLAUSOS). Los mayores de edad tenemos elementos por allí y tenemos instrumentos y formas de poder defendernos. ¿Cómo puede defenderse una criatura? Por eso también tenemos que bregar porque los jueces escuchen a los niños, cada vez más, por favor, en todas las cuestiones de derecho de familia.
También vivimos en un siglo, en el cual el avance de la ciencia ha sido muy significativo y ha permitido no ya por ahí tener que esperar una adopción, sino poder – a través de instrumentos científicos, como es la inseminación artificial – lograr tener un hijo. Y esto también tiene que estar contemplado y esto también tiene que estar protegido. Y también es cierto lo que mencionaba el doctor Lorenzetti, el gran dilema que hoy tiene la ciencia con los embriones que no son usados, porque una madre queda fertilizada y han fertilizado a varios embriones. Bueno, en este caso en anteproyecto va a delegar en una ley del Congreso la legislación de cómo va a ser el tratamiento de esta cuestión, que es muy delicada, muy de conciencia y que seguramente el Parlamento – como siempre lo ha hecho – va a escuchar a todas las posiciones, pero no podemos olvidar que estamos viviendo en el siglo XXI.
Y también el tema de la gestación sustituta que también se hace a través de control judicial; o los contratos pre-nupciales también que están vigentes en muchísimos países. Hoy leía un editorial un tanto contradictorio, porque criticaba un poco esta presentación – buena siempre critican todo y ya sabemos quién lo hace – pero decía algo así como que era inmoral esta suerte de divorcio rápido porque eliminaba la culpa. Me pareció casi para el psicológico o el psiquiatra, pero que eliminaba la culpa, que no exponía, por ejemplo, quién había cometido infidelidad. Hablaba de que eso era inmoral, pero al mismo tiempo y a continuación decía que era muy moral hacer contratos prenupciales, se ve que bueno. .. ni es inmoral lo otro, ni es moral porque las relaciones entre las personas, el matrimonio no se hacen en base a la moral. Quién puede hablar en una relación de pareja de cuál es la moral e imponer una moral a una pareja, a un matrimonio o a una familia para vivir. (APLAUSOS). Por eso estoy absolutamente de acuerdo que tenemos que constitucionalizar las relaciones comerciales y civiles. ¿Qué quiere decir constitucionalizar las relaciones comerciales y civiles? Muy simple darles, imprimirles el sesgo de libertad e igualdad que es lo que campea en toda nuestra Constitución y que fue la intención de nuestros constituyentes del 53 y los del 94, y los del 49: asegurar la libertad y la dignidad de las personas para elegir en el marco de las leyes que rigen nuestro país su forma de vida. (APLAUSOS).
Por eso creo que estamos dando un salto absolutamente cualitativo. Yo estoy absolutamente convencida y tengo mucha fe de que este año va a ser, obviamente que no es una discusión ni de dos días ni de tres días ni de cuatro días, pero yo estoy con muchas ilusiones y muchas esperanzas de que podamos aprobar este año este nuevo Código Civil y Comercial reunificado, actualizado y no vamos a hacerlo con los métodos que se utilizaron en el siglo XIX que fueron a libro cerrado. Porque también hay que contar estas cosas.
Precisamente, a instancias del doctor Bartolomé Mitre, el Código Civil que rige hoy en la actualidad, fue aprobado a libro cerrado en el Congreso de la Nación. Cosa que, por supuesto, esta Presidenta ni tampoco la Comisión redactora va a impulsar. Esta Presidenta, en principio, porque tiene una larga tradición legislativa. Yo he sido por casi dos décadas legisladora provincial y legisladora en ambas Cámaras y jamás se me ocurriría imponerle, porque además sabría que tampoco me lo aceptarían, una aprobación a libro cerrado.
También sabemos que es, no un acto de legislación común, estamos ante un acto de codificación y, por lo tanto, deberemos adoptar métodos de análisis y de tratamiento que no son los que normalmente damos a las leyes en general, con el tratamiento en general y el tratamiento en particular artículo por artículo.

Pero también, la propia normativa de los reglamentos de las Cámaras, permiten apartarse del tratamiento que se determina para las leyes, para aprobar un tratamiento especial.
Por eso, en estos 30 días, el Poder Ejecutivo, en su carácter de colegislador va a tomarse para trabajar sobre el anteproyecto que acaba de alcanzar la Comisión, de modo tal que cuando…porque obviamente la comisión no puede presentar proyectos, solamente los legisladores o quien les habla en su carácter de colegisladora constitucional puede hacerlo, vamos a enviar un proyecto al Congreso proponiendo la creación de una comisión bicameral, con representación de todos los sectores políticos que tienen representación en ambas Cámaras, para el tratamiento de dicha norma para que emita un dictamen y una forma. Pero que sea el propio Congreso en un acto también de pluralidad y de respeto democrático a la división de poderes, el propio Congreso el que determine la forma en que va a abordar el tratamiento de dicha norma.
Yo estoy convencida de que, como decía recién el doctor Lorenzetti, tenemos una responsabilidad que es generacional. Estamos en el Museo del Bicentenario y yo siempre digo que nosotros somos la Generación del Bicentenario, los que tenemos la obligación de superar todas las diferencias, que no significa pensar igual; superar las diferencias que nos impidan avanzar, porque cuando las diferencias impiden avanzar, dejan de ser diferencias para convertirse en obstáculos y en empecinamiento de un lado o del otro.
Y eso es lo que tenemos que abandonar los argentinos: las posiciones irreductibles, las posiciones dogmáticas, las posiciones de que se hace y se dice y se vive como yo quiero o si no, rompo todo. Esto es lo que debemos terminar.
Y yo creo que la propuesta que se va a enviar al Parlamento, con la modernidad que los tiempos exigen, da cuenta de todo esto.
Siempre se habló en la Argentina de un Estado de derecho; yo quiero hablar de un Estado constitucional, social, democrático y de derecho, porque en definitiva, sin sociedad y sin democracia nunca puede haber derecho. Esto es clave y además, ese derecho tiene que reflejar los problemas cotidianos que tiene la sociedad.
Estamos en el orden de las relaciones entre privados donde rige, fundamentalmente, el principio conmutativo, el principio de dar a cada uno lo suyo; no estamos en el ámbito del Derecho Público donde rige lo distributivo porque el Estado allí tiene que hacer frente, precisamente, a las desigualdades.
Allá veo también y creo que es muy importante, una maravillosa bandera de los pueblos originarios, que también la propiedad de los pueblos originarios está contemplada en esta nueva norma.
Menos mal que alzaron las banderas para hacerme acordar. Lo que quiere decir que siempre hay que tener altas las banderas para que nadie se olvide de las cosas que hay que llevar adelante. Muy bien por la comunidad allá en el fondo.
Y precisamente creo que el abordaje, lo leí hoy muy especialmente, el abordaje que ha hecho la Comisión sobre la propiedad de los pueblos originarios, es un abordaje serio, responsable, porque reconoce en la comunidad la propiedad y, fundamentalmente, no permite que a partir de esa propiedad, se utilice como un instrumento de comercio sino que sea, precisamente, propiedad de los pueblos originarios y no pueda ser ni arrendada ni alquilada ni materia de especulación.
Porque también, una de las características de este siglo XXI, con sus fantásticos avances en materia científica, con sus maravillosos adelantos en ciencia, en tecnología, en la informática también tiene, como contrapartida, una fuerte, como recién señalaba el presidente de la Corte, intromisión en la vida privada de la gente y creo que también esto debe ser resguardada. Estoy hablando de la vida privada de la gente y esto también debe ser resguardado.
Por eso, creo que estamos hoy aquí inaugurando una etapa muy buena, que no va a ser la única, porque creo que también necesitamos adecuar otros instrumentos.
Yo lo había dicho muchas veces, inclusive cuando nos reunimos con la Comisión les dije que es imposible resolver los problemas del siglo XXI con textos del siglo XIX, porque no tiene absolutamente nada que ver con lo que está pasando.
Por eso es necesario adecuar no solamente estos dos instrumentos, sino los instrumentos, por ejemplo, de un Código Administrativo porque el Derecho Público no existía por ejemplo, el Estado prácticamente no existía, era insipiente.
Estas son las rémoras que nos vienen, obviamente, del viejo Código del Derecho Romano donde todo era entre privados; hoy tenemos también un importante rol del Estado y cada vez más importante el rol del Estado a la luz de los acontecimientos que han pasado en nuestro país y que están pasando en el mundo.
Y si uno se fija, tiene solamente una Ley de Procedimiento Administrativo que fue sancionada durante la dictadura que ya lleva 40 años. Lo mismo podemos hablar de un Código Penal que va a necesitar ser nuevamente sistematizado, ordenado porque, a partir de movimientos espasmódicos de la sociedad, se han ido emparchando y realmente se ha perdido una de las cosas básicas de cualquier cuerpo de ordenamiento legal que es la sistematicidad, la organicidad y la relación que debe haber, sobre todo, en un Código tan importante. Porque si en el Código Civil hablamos sobre los derechos personales y personalísimos y del patrimonio, en el Código Penal estamos hablando nada más ni nada menos que de la vida y de la libertad, que también es un valor que debe ser cuidado y la seguridad que también merece tener la sociedad.
Articular, entonces, en un mundo contemporáneo difícil, complejo, violento también por momentos, estas tres necesidades de libertad, de igualdad, de seguridad, también va a constituir un desafío a la hora de la reforma del Código Penal, pero que también estamos dispuestos como hemos hecho tantos desafíos, y hacerlo con la pluralidad y la apertura con que se ha hecho este instrumento que hoy estamos presentando y que seguramente en no más de 30 días podrá ingresar al Congreso de la Nación para su tratamiento.
Que se queden tranquilos todos los argentinos, que no les metan cosas raras en la cabeza en cuanto a que se van a sancionar cosas a sus espaldas que los van a perjudicar. Esto podía suceder hace mucho tiempo: o en dictadura, porque no había libertad o en tiempos donde no existía lo que hoy existe.
¿Ustedes piensan realmente que hoy con el grado de comunicación que hay, donde a través de un mensaje, a través de un twit, a través de un teléfono, a través de una computadora todo el mundo sabe, no lo que está pasando aquí, lo que está pasando en cualquier parte del mundo, podemos tener gente incauta que permita que se aprueben cosas que perjudiquen al conjunto de la sociedad? Es absurdo. Así que, no le metan miedos en la cabeza a la gente, la gente no es tonta, no subestimen a la sociedad argentina que ha alcanzado un grado de madurez muy importante.
Y aquellos temas que por convicciones religiosas, por convicciones que tienen que ver con cuestiones del dogma, de la fe sean discutibles, estaremos dispuestos a discutirlas. Pero también debemos aceptar que no todos pueden vivir como pienso yo si soy católica, como piensa José si es judío o como piensa Andrés que es musulmán. Tenemos que tener instrumentos que les sirvan a todos los hombres y a todas las mujeres cualquiera sea el dios al que le rece o aún cuando no tengan ningún dios para quien hacerlo.
Por eso, vamos a levantar las banderas de la pluralidad y de la diversidad y yo me siento muy orgullosa de ser la Presidenta de un país que aprobó el matrimonio igualitario, me siento muy orgullosa de vivir en un país donde están y se ejercen a pleno todas las libertades. Porque todos sabemos el grado de libertad que tenemos hoy en la Argentina porque hemos vivido otros momentos. Libertad absoluta para todo.
Y yo creo que es importante sentirse libre, pero también sentirse libre exige sentirse responsable. Porque es el otro concepto de la libertad, la responsabilidad. Sin responsabilidad, tampoco hay libertad. Juntemos todo y hagamos una muy buena norma que estoy segura que así va a ser.
Muchas gracias a la Comisión, muchas gracias a todos los juristas que participaron en ella y adelanto el agradecimiento a los señores legisladores y legisladoras que seguramente van a abordar en este año este proyecto en el recinto.
Muchas gracias. (APLAUSOS)

ARGENTINA “Debemos darle a las relaciones el sesgo de igualdad y de libertad que campea en nuestra Constitución”, aseguró Cristina Fernández

Martes, 27 de Marzo de 2012
“Debemos darle a las relaciones el sesgo de igualdad y de libertad que campea en nuestra Constitución”, aseguró Cristina Fernández
La Presidenta de la Nación recibió hoy el anteproyecto de reforma del Código Civil y Comercial de la Nación, al que consideró “un salto cualitativo”. En un acto en el Museo del Bicentenario de Casa de Gobierno, la jefa de Estado aseguró que el objetivo del nuevo código es “asegurar la libertad y la dignidad de las personas para elegir en el marco de las leyes su forma de vida”. Y remarcó que “sin sociedad y sin democracia, no hay derecho”. Previamente, el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, destacó que la reforma es “el trabajo de una generación”.
La Presidenta de la Nación, Cristina Fernandez, recibió esta tarde en un acto en el Museo del Bicentenario, el anteproyecto de Reforma, modificación y unificación del Código Civil y Comercial de la Nación por parte de la Comisión de Juristas que fue conformada para tal fin. La comisión estuvo constituida por el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, la vicepresidenta de la Corte, Elena Highton de Nolasco y la Dra. Aída Kemelmajer de Carlucci.
La Presidenta de la Nación sostuvo que para afirmar la necesidad de sancionar un nuevo código civil, “bastaría con decir que el que tenemos fue sancionado en el siglo XIX y estamos en el siglo XXI”. Recordó que en siete ocasiones anteriores en la historia se fracasó en la sanción de un nuevo código, al tiempo que remarcó que “los argentinos hemos arrastrado durante el siglo XX muchos fracasos”.
La jefa de Estado admitió que “es imposible estar de acuerdo con todas las instituciones, fundamentalmente las que traen mayor debate, las que tienen que ver con los derechos personalísimos”.
Respecto a los aspectos principales del anteproyecto, señaló el referido al tema de la adopción y explicó que se busca evitar que “por artilugios legales, por la imposibilidad de gestación, una persona tenga que sufrir”.
Asimismo, la mandataria pidió a la justicia de familia que trate de acelerar los fallos en materia de violencia familiar. Y pidió exhortó que los medios “traten de limitar” la reiteración de la información sobre estos casos, “porque esto tiende a provocar actitudes repetitivas en las personas”. “Tiene que haber una responsabilidad de quienes informan de evitar situaciones que exacerban la morbosidad y la violencia”, afirmó.
La Presidenta también destacó entre los artículos del nuevo código “la simplificación del divorcio”. Sostuvo que el objetivo es “simplificar este trámite, y no convertirlo en una tortura, para dos personas que han dejado de amarse, o que una de las dos lo haya hecho”. “Así como cuando dos no quieren no hay pelea; tampoco puede haber matrimonio, cuando dos no quieren, tienen que querer los dos”, sentenció.
Cristina Fernández opinó que “todo el derecho de familita tiene que estar primero para proteger a los menores, porque son los que necesitan mayor protección”. “Tenemos que bregar porque los jueces escuchen a los niños en todas las cuestiones de derechos de familia”, enfatizó.
Respecto a los casos de inseminación artificial y a los avances de la ciencia en la materia, señaló que “también tiene que estar contemplado y estar protegido” el derecho a procrear mediante dicho procedimiento. Pero aclaró que en el caso de los embriones fecundados sobrantes, “el anteproyecto va a delegar en una ley del Congreso como va a ser el tratamiento de este tema”.
También subrayó que en el anteproyecto se tratan temas como la gestación sustituta o los contratos pre-nupciales, que ya existen en otros países.
Además, aseguró que se contempla en el anteproyecto “la propiedad de los pueblos originarios”, mediante un “abordaje serio, responsable, porque reconoce en la comunidad la propiedad. Y no permite que se utilice como instrumento de comercio, sino que se utilice como propiedad de los pueblos originarios y no pueda ser arrendada ni alquilada”.
“Debemos constitucionalizar las relaciones comerciales y civiles: darles el sesgo de igualdad y de libertad que campea en nuestra Constitución”, remarcó la Presidenta de la Nación. Y sostuvo que el objetivo es “asegurar la libertad y la dignidad de las personas para elegir en el marco de las leyes su forma de vida”.
La jefa de Estado reafirmó que con el nuevo código se está dando “un salto cualitativo” y se mostró confiada en que “en este año podamos aprobar este nuevo código civil y comercial”.
Pero advirtió que “no vamos a hacerlo con los métodos que se hicieron en el siglo XIX, que fue a libro cerrado”. Y agregó: “En estos 30 días que el Poder Ejecutivo va a tomarse para analizar el proyecto, vamos a enviar un proyecto al Congreso para la formación de una comisión bicameral” que defina la forma de tratar el nuevo código.
“Tenemos una responsabilidad generacional. Somos la generación del Bicentenario, la que debe superar las diferencias que nos impidan avanzar”, consideró la mandataria. En ese sentido, opinó que “debemos abandonar los argentinos las posiciones irreductibles, las posiciones dogmáticas”.
“Yo quiero hablar de un estado constitucional social, democrático y de derecho. Sin sociedad y sin democracia, nunca puede haber derecho”, remarcó Cristina Fernández. Y agregó que “ese derecho debe reflejar los problemas cotidianos que tiene la sociedad”.
La Presidenta afirmó que “es imposible resolver los problemas del siglo XXI con textos del siglo XIX”. Por dicho motivo, dijo que más adelante también se deberán analizar las reformas al Código Administrativo y al Código Penal.
La mandataria se dirigió a los argentinos, al sostener “que se queden tranquilos, que no les metan cosas raras en la cabeza, que se van a sancionar cosas que los van a perjudicar”.
También admitió que puede haber resistencias de algunos credos religiosos a las nuevas normas, pero advirtió: “Debemos aceptar que no todas las personas pueden vivir como yo que soy católica, como José que es judío o como Andrés que es musulmán”.
La jefa de Estado se manifestó “muy orgullosa de ser la Presidenta de un país que aprobó el matrimonio igualitario”. Y concluyó que “sentirse libre es sentirse responsable. Sin responsabilidad tampoco hay libertad. Juntemos todo y hagamos una muy buena norma”.
Previamente, el Presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti sostuvo que la reforma de los códigos civil y comercial son “un trabajo que va a mejorar la calidad de vida de los argentinos”. Señaló que en su elaboración se consultó a más de cien juristas y “se ha dado participación a todos los sectores que representan la doctrina jurídica argentina”.
Lorenzetti sostuvo que se ha “pensado en un código volcado al pueblo. Por eso hemos evitado los artículos oscuros o las discusiones abstractas”. “Esta es la función de la ley: ayudar a los argentinos a que la ley los ayude a concretar sus deseos, pero no sea un obstáculo cuando no debe serlo”, señaló.
Por último, afirmó que “este no es un proyecto de un jurista, ni siquiera de tres, es un proyecto de una generación de juristas, que han trabajado durante 30 años”. “Creemos que este es un proyecto de una generación que es la nuestra, que tiene que tener una enorme responsabilidad, que va a beneficiar a todos los argentinos”, aseguró.
“Seguro que va a haber discusiones. Pero tengamos siempre por delante de nosotros que el pueblo está por encima de los intereses particulares”, concluyó el magistrado.
Además de Lorenzetti, acompañaron durante el acto a la Presidenta de la Nación, el vicepresidente Amado Boudou, la presidenta provisional del Senado, Beatriz Rojkés de Alperovich, el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, el jefe de gabinete, Juan Manuel Abal Medina y el ministro de Justicia, Julio Alak. También estuvieron presentes gobernadores, legisladores de todos los bloques parlamentarios, intendentes y dirigentes de organizaciones sociales.
Reforma y unificación del Código Civil y Comercial
La Presidenta de la Nación, mediante el decreto N° 191/2011, dispuso la creación de una Comisión constituida por los doctores Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Aída Kemelmajer de Carlucci para unificación de los Códigos Civil y Comercial.
La unificación traerá aparejada la simplificación de conceptos que hoy aparecen duplicados en sendos códigos, lo cual exige la reformulación de distintos institutos del derecho. Esta unificación y la actualización de la legislación nacional en materia de derecho privado busca además la armonización de los aspectos fundamentales con los procesos de integración y las codificaciones de la región.
En relación a las modificaciones sustanciales, puede mencionarse la incorporación de las técnicas de reproducción humana asistida como una de las fuentes de filiación junto con la concepción y la adopción, la ampliación de derechos de los menores, el reconocimiento y regulación de las uniones convivenciales, entre otras.
Asimismo, y en concordancia con las reformas introducidas a la Constitución Nacional en 1994, se incorpora el reconocimiento a la propiedad comunitaria indígena, los derechos de incidencia colectiva y los derechos de igual categoría que pueden ser ejercidos mediante la acción colectiva. También un tratamiento novedoso del régimen de la prescripción adquisitiva y la incorporación definitiva de los derechos de protección al consumidor.
El proyecto innova en materia de propiedad horizontal especial (que incluye el tratamiento de los conjuntos inmobiliarios y la prehorizontalidad), la regulación del tiempo compartido, el cemento privado, y los contratos de transporte, arbitraje, fideicomiso, leasing, agencia, concesión, franquicia como así también los contratos bancarios. Se destacan también las reformas a la actual Ley de Sociedades Comerciales que contemplan la innovación del reconocimiento de la sociedad unipersonal, sin antecedentes en el derecho argentino.

ARGENTINA Lanzamiento del Plan Producción Limpia Para Todos

Martes, 27 de Septiembre de 2011
Lanzamiento del Plan Producción Limpia Para Todos

La presidenta Cristina Fernández se reunió con gobernadores e intendentes en el marco del Plan Producción Limpia Para Todos que estipula un subsidio destinado a las Pymes de la Cuenca Matanza Riachuelo, a fin de que reacondicionen ambientalmente su producción.
El Plan contempla el subsidio de un 50 por ciento de los costos de reacondicionamiento de las empresas, y facilidades para acceder al 50% restante. Previamente, se realizará una evaluación técnica por parte del INTI a fin de planificar las modificaciones.
En conferencia de prensa, el secretario de Ambiente, Juan José Mussi, explicó que “es un programa inédito, que busca alcanzar a unas 500 Pymes y controlar los deshechos de las mismas”, destacó que inicialmente se destinarán $50 millones en subsidios, (siendo de hasta $100.000 no reintegrables para cada empresa), y que el monto restante se financiará por medio del BICE y el Banco Provincia.
Mussi agregó que ya son siete las empresas que realizaron esta reconversión, y que otras 40 ya están en condiciones de acceder al beneficio.
Por otra parte, el titular de Ambiente detalló la entrega de recursos en el marco del Plan de Protección de Bosques, realizada en la misma audiencia con la Presidenta, donde se oficializó la entrega de vehículos de primer ataque ante eventuales incendios, móviles para personal auxiliar y anunció que ya se abrió una licitación por 50 vehículos más.
“Estamos cumpliendo con lo estipulado en la Ley de Bosques, y avanzando en proteger los bosques nativos, esto es una política de Estado”, expresó en esa dirección Mussi.
De la audiencia con la Presidenta participaron el presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Ricardo Lorenzetti, los gobernadores de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli Chaco, Jorge Capitanich, de Formosa, Gildo Insfran, Misiones, Maurice Closs, Santiago del Estero, Gerardo Zamora, los intendentes de Lanús, Darío Diaz Perez, y de La Matanza, Fernando Espinosa, el vicepresidente del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE), Claudio Fernández, el presidente de la Unión Industrial argentina, José De Mendiguren, el presidente de la Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires, Osvaldo Rial, el presidente de la Auditoria General de la Nación, Leandro Despouy, el juez federal de Quilmes, Luis Armella, el Defensor del Pueblo (Cuerpo Colegiado), Anselmo Sella.
Estuvieron presentes por parte del Gobierno Nacional: el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, el secretario de Ambiente, Juan José Mussi, y la subsecretaria de Planificación y Política Ambiental, Silvia Révora

ARGENTINA Acto de inauguración de Tecnópolis: Palabras de la Presidenta de la Nación

Acto de inauguración de Tecnópolis: Palabras de la Presidenta de la Nación
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA
FERNÁNDEZ EN EL ACTO DE INAUGURACIÓN DE TECNÓPOLIS, EN VILLA MARTELLI, PROVINCIA
DE BUENOS AIRES.

Hola, muy buenas tardes a todos y a todas;
gracias a los Gobernadores que nos acompañan; gracias al señor Intendente del
partido de Vicente López; gracias al Gobernador de la provincia de Buenos
Aires, Daniel Scioli, gracias: estamos inaugurando Tecnópolis para todos los
argentinos. Quiero contarles la historia de esta Tecnópolis, que la
imaginamos para el año pasado, porque Tecnópolis era la culminación de los
festejos del Bicentenario. La habíamos imaginado como el final porque en ese
Bicentenario maravilloso, que vivimos los argentinos, durante cuatro días,
conmemoramos los 200 años de historia, ustedes lo deben recordar.

También deben recordar la última carroza, que
desfiló ese día, era una inmensa burbuja – llena de chicos con computadoras,
de científicos – porque era precisamente el eslabón de esos 200 años de
historia con lo que venía: la ciencia y la tecnología. Porque Tecnópolis era
en esa concepción, y ustedes lo van a ver ahora, una convocatoria al futuro
de todos los argentinos. (APLAUSOS).

Recorrimos, durante esos festejos, los 200 años
de historia, y luego la idea era que – unos meses más tarde – antes de
finalizar el año del Bicentenario, pudiéramos hacer Tecnópolis, también como
hicimos los festejos del Bicentenario nacional, popular, federal y
latinoamericano, hacerlo también en la Ciudad de Buenos Aires.

Lamentablemente, no nos autorizaron a hacerlo y
respetuosos nos pusimos a pensar. No nos pusimos ni a rezongar, ni a
quejarnos, ni a echarle la culpa a nadie de que no íbamos a poder hacer
Tecnópolis. Para nada, nos pusimos a pensar cómo lo hacemos y la verdad que
no hay mal que por bien no venga, como decía mi abuela. Y de aquello que iba
a ser algo que iba a durar unos pocos días, como fueron esos festejos del Bicentenario
vinimos a este verdadero parque temático de carácter permanente, más grande,
más importante. (APLAUSOS). Y lo pudimos hacer, ¿saben por qué? No solamente
por el inmenso esfuerzo y recursos que ha puesto el Gobierno Nacional. No
solamente porque también han venido el sector privado, a través de las
empresas a participar de esta Argentina que también es de ellos, sino porque
encontramos un Intendente y un Gobernador que nos ayudaron a hacer este
parque maravilloso, y como siempre cuando uno hace las cosas juntos, no
importa de qué partido sean. (APLAUSOS). Acá lo tenemos al amigo, Enrique
“Japonés” García, radical hasta los tuétanos, pero argentino por sobre las
cosas. (APLAUSOS). Y Daniel, nuestro Daniel, nuestro compañero Gobernador de
la provincia de Buenos Aires, que también la provincia puso recursos y
esfuerzos.

El Intendente me entregó – como ustedes vieron –
antes de entrar en cadena nacional el decreto por el cual nos habilita a
tener este parque temático. Y acá me dicen, me cuentan que apareció en un
diario que yo no leo porque miente mucho, así que no le creo mucho, dicen que
ese diario dijo que los concejales de su partido, que representan la fuerza
de quien hoy gobierna la Ciudad de capital, le dijo que tampoco nos querían
votar la habilitación. Parece que no quieren ni que lo hagamos en la Ciudad
de Buenos Aires ni que tampoco lo hagamos acá. Yo no le creo, yo no le creo,
yo estoy segura que ese jefe político va a llamar a sus legisladores y les va
a pedir que aprueben esto, porque esto es para todos los argentinos y estamos
seguros que esto le interesa a todos. (APLAUSOS).

Y claro que es mucho más grande, y claro que es
mucho más importante porque, además, estamos en Villa Martelli, en lo que
alguna vez fueron las instalaciones del Ejército Argentino y que ahora
queremos hacerlo como parque temático de la historia de la industria, de la
innovación y de la tecnología de los argentinos.

Y estamos aquí, también, sabiendo que tenemos que
recorrer esos 200 años fructíferos de historia, de desarrollo. Ustedes van a
ver el desarrollo de la industria aeronáutica; la Argentina fue uno de los
primeros países del mundo en desarrollar aviones a propulsión, el Pulqui debe
andar por ahí; también deben estar los vectores; más de cien hechos
industriales en nuestro país. Tenemos también un sector dedicado a todo los
inventos donde va a poder interactuar y hasta armamos y recreamos un sector
de glaciares, como si fuera la Antártida argentina de donde nos vamos a poder
comunicar también con Base Marambio, esa otra parte entrañable de nuestro
territorio. (APLAUSOS).

Y estamos aquí para que los argentinos conozcamos
lo que somos capaces de hacer, la potencia que tenemos, porque aquí también
se exhibe la historia de los 200 años de producción, de innovación tecnológica.
Es también una convocatoria a todos para conocer y para aprender. Tuvimos que
remover también muchos obstáculos, pero bueno, “terca la mula”, como me
dicen, ahí fuimos.

¿Saben cuántos metros de tierra tuvimos que
remover? 450.000 metros cúbicos de tierra; sacamos 40.000 toneladas de
escombros; 2.000 personas participaron en el desmalezado de toda Villa
Martelli y más de 12.000 cooperativistas trabajaron junto a la Municipalidad,
junto a la Provincia. (APLAUSOS) Tenemos más de 8 kilómetros de fibra óptica
aquí abajo y gracias a las empresas privadas que pusieron esa fibra óptica
que nos permite interconectar a todo el Parque; más de 59 kilómetros
subterráneos de cable.

Esto lo pensábamos hacer un poco más pequeño en
la Ciudad de Buenos Aires. Lo íbamos a hacer el año pasado, cuando no había
elecciones, porque, ¿saben qué?, nosotros no somos de los que hacemos obras 4
o 5 meses antes de las elecciones. Nosotros trabajamos siempre y durante todo
el año y ese Bicentenario lo imaginamos con muchísimo cariño. (APLAUSOS)

Tenemos una gran ilusión: que todos los
argentinos vengan a conocer aquí esta verdadera maravilla que ya no es una
conmemoración a lo que fuimos capaces de hacer, es algo más también que la
convocatoria al futuro, es un verdadero Parque Temático que la Generación del
Bicentenario, nuestra generación le quiere dejar como legado a todos los
argentinos al empezar el tercer siglo de nuestra historia.

Estamos absolutamente convencidos, compatriotas,
que la ciencia, la tecnología, el conocimiento son los que van a darnos el
valor agregado definitivo para seguir dando el salto cuantitativo y
cualitativo que estamos dando como país.

Hoy leía, con mucha alegría, un informe de la
CEPAL, donde rectifica cifras anteriores y nos habían dicho que íbamos a
crecer al 4,3. Hoy la propia CEPAL esta reconociendo que vamos a crecer más
allá del 8 por ciento. La CEPAL, un organismo de Naciones Unidas. ¡Qué lindo,
qué lindo!

También me decía recién el Intendente de Vicente
López, lo contentos que están todos los intendentes que rodean el lugar
porque, claro, esto significa actividad económica, recursos y también
impuestos, Daniel, que seguramente van a venir a la Provincia, que nunca
están mal.

Así que, bueno, quiero agradecer a todos,
convocarlos a trabajar con alegría, porque solo con alegría se puede
transformar la realidad y seguir apuntalando el crecimiento del país.
(APLAUSOS) Quiero convocarlos también, con mucho orgullo y dignidad, porque
este Gobierno, nuestro Gobierno, de los hombres y mujeres que me acompañan y
me ayudan, porque yo sola no podría hacerlo, hemos tomado la decisión de
privilegiar el talento, la inteligencia, la educación, la ciencia y la
tecnología como los verdaderos motores que van a permitirnos profundizar este
proceso de transformación y distribución del ingreso, en un momento histórico
a nivel nacional y global, cuando se derrumban estrepitosamente los
paradigmas que durante tanto tiempo colonizaron culturalmente a nuestra
región en general y a nuestro país en particular.

Yo me congratulo, junto a los hombres y mujeres
que forman parte de este espacio político, de este proyecto de poder
ofrecerles a todos los argentinos esta propuesta, esta invitación al futuro.
Esta es una invitación al futuro, a pensar el país de una manera diferente, a
sentirlo de una manera más profunda, a saber que la gestión, el compromiso
con el pueblo, con la historia y con los intereses de la Nación, son los
únicos que nos permitirán avanzar en la construcción de ese futuro.

Esto era lo que queríamos culminar el año pasado,
ese año de tanta felicidad y, al mismo tiempo de tanto dolor para quien les
habla. Pero la vida es así, con dolores y con alegrías, nadie siempre puede
estar todo el día saltando y cantando ni tampoco llorando. Es la vida y la
vida va y viene.

Y esto también quiero que, además, sea una
conmemoración y una convocatoria pero no solo al futuro, sino también a la
vida, a la vida de las nuevas generaciones, de los que todavía no nacieron,
de los que van a venir y por los que tenemos la obligación de seguir adelante
con más fuerza, con más pasión y con más convicción que nunca.

Gracias argentinos, gracias Intendente, gracias
Gobernador, gracias a los trabajadores que pudieron hacer posible Tecnópolis,
gracias a las empresas donde están demostrando que podemos públicos y
privados, juntos, tirar del mismo carro que es la patria, la patria de todos.

Gracias y hasta siempre, a disfrutar Tecnópolis,
a disfrutar del futuro que ya ha llegado. Entrar al futuro es también entrar
a la vida.

Gracias, muchas gracias. (APLAUSOS)

 

ARGENTINA “Tecnópolis es una convocatoria al futuro de todos los argentinos”, dijo la Presidenta al inaugurar la muestra

Jueves, 14 de Julio de 2011

“Tecnópolis es una convocatoria al futuro de todos los argentinos”, dijo la Presidenta al inaugurar la muestra

La presidenta Cristina Fernández inauguró la
muestra que da cuenta de los 200 años de desarrollo científico-tecnológico.
Realizó la apertura simbólica y recorrió el predio de Villa Martelli. “A
disfrutar del futuro, que ya ha llegado. Entrar al futuro es también entrar a
la vida”, invitó la jefa de Estado al dejar inaugurada la exposición en un
mensaje transmitido por cadena nacional.

La presidenta Cristina Fernández inauguró hoy, en
Villa Martelli, la muestra sobre los 200 años de desarrollo científico-tecnológico
en Argentina, denominada Tecnópolis por la Unidad Bicentenario. Durante la
inauguración aseguró que la exposición sirve “para que los argentinos
conozcamos lo que somos capaces de hacer, la potencia que tenemos”.

Tecnópolis se encuentra en un predio de 50
hectáreas en Villa Martelli, en el partido bonaerense de Vicente López, y
estará abierta al público a partir del viernes 15 de julio de 12 a 20,
durante cinco semanas.

Durante su discurso, la jefa de Estado recordó
que la muestra había sido imaginada “para el año pasado porque Tecnópolis era
la culminación de los festejos del Bicentenario”. En ese sentido, recordó que
la última carroza que desfiló durante el festejo principal “era una enorme
burbuja llena de chicos con computadoras, de científicos, porque era el
eslabón entre esos 200 años y el futuro”

Cristina Fernández remarcó que “Tecnópolis era, y
lo van a ver ahora, una convocatoria al futuro de todos los argentinos”. “La
idea era que unos meses más tarde pudiéramos hacer Tecnópolis, también como
hicimos los festejos del bicentenario, nacional, popular, en la ciudad de
Buenos Aires”, explicó. Pero recordó que la muestra no fue autorizada por el
gobierno comunal.

En ese sentido, consideró que “no hay mal que por
bien no venga, y de aquello que iba a durar unos pocos días, vinimos a este
verdadero parque temático, de carácter más grande, más importante”. “Lo
pudimos hacer no solamente por el enorme esfuerzo y recursos que ha puesto el
gobierno nacional; no solamente porque también ha venido el sector privado;
sino porque encontramos un intendente y un gobernador que nos ayudaron a
hacer este parque juntos. Cuando uno hace las cosas juntos, no importa de qué
partido sea”, destacó.

A continuación, detalló algunos de los puntos
sobresalientes de la muestra, entre los que remarcó que habrá “un sector de
glaciares como si fuera la Antártida Argentina, desde donde nos vamos a poder
conectar con Base Marambio”.

La Presidenta puntualizó que “2 mil personas
participaron en el desmalezado de Villa Martelli y más de 12 mil
cooperativistas trabajaron junto a la Municipalidad de Vicente López”. Y
reiteró: “Esto lo pensábamos hacer, un poco más pequeño en la ciudad de
Buenos Aires. Lo íbamos a hacer el año pasado, no en un año electoral.
Nosotros no somos de los que hacen obras cuatro o cinco meses antes de las
elecciones, trabajamos todo el año”, aseguró.

Sostuvo que Tecnópolis “es un verdadero parque
temático, que la generación del Bicentenario, le quiere dejar como legado a
todos los argentinos, en este tercer siglo de nuestra historia”. En ese
sentido, remarcó que “la ciencia y la tecnología nos van a dar el salto
cuantitativo y cualitativo que nos permita el crecimiento económico”. Y
comentó que “la CEPAL está reconociendo que estamos creciendo a más del 8%”.

La jefa de Estado estimó que “solo con alegría se
puede transformar la realidad y seguir apuntalando el crecimiento del país”.
“Nuestro gobierno, de los hombres y mujeres que me ayudan, hemos tomado la
decisión de tomar el talento, la inteligencia, la educación, la ciencia y
tecnología, como los verdaderos motores que van a permitirnos profundizar
este proceso de transformación y distribución del ingreso”, aseguró.

Por otra parte, expresó: “Cuando se derrumban
estrepitosamente los paradigmas que durante tanto tiempo colonizaron
culturalmente a nuestra región y a nuestro país, yo me congratulo, junto a
los hombres y mujeres que forman parte de este proyecto, de poder ofrecerles
a todos los argentinos esta invitación al futuro”. “Esto es una invitación al
futuro, a imaginarlo de otra manera. A saber que el compromiso con el pueblo
y con los intereses de la nación, son los únicos que nos permitirán construir
el futuro”, enfatizó.

Cristina Fernández remarcó su voluntad de que la
muestra “sea una convocatoria a la vida, a las nuevas generaciones, a los que
van a venir, y por los que tenemos que trabajar con más fuerza que nunca”.
Agradeció a “las empresa s que demuestran que juntos, lo público y lo
privado, podemos tirar del mismo carro, que es la patria”.

“A disfrutar del futuro, que ya ha llegado.
Entrar al futuro es también entrar a la vida”, invitó por último la
Presidenta al dejar inaugurada la muestra que permanecerá abierta hasta el 22
de agosto.

La jefa de Estado estuvo acompañada en el acto
por el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, el
gobernador bonaerense Daniel Scioli, el intendente de Vicente López, Enrique
García, el jefe de gabinete, Aníbal Fernández, el ministro de Ciencia y
Tecnología, Lino Barañao, el secretario general de la Presidencia, Oscar
Parrilli, ministros del gabinete nacional, gobernadores y funcionarios
provinciales y municipales.

La muestra Tecnópolis

Se encuentra sobre la avenida General Paz entre
Constituyentes y Ricardo Balbín, Villa Martelli, partido de Vicente López.
Allí se expondrán desde el Tronador II, que es el primer lanzador espacial
desarrollado completamente en el país, hasta un simulador de la Antártida que
alcanza temperaturas de -7°C y que contará con trajes especiales para
disfrutar de esa experiencia.

La Unidad Bicentenario detalló que “la
exposición estará dividida en cinco continentes: Agua, Tierra, Aire, Fuego e
Imaginación, donde podrán verse los desarrollos que se han realizado en cada
área temática desde la ciencia y la tecnología”.

Señaló además que el objetivo es dar a conocer
“la tecnología de punta de la Argentina y las posibilidades del trabajo
del sector público, privado y de la sociedad civil”. Para lograrlo
estarán presentes organismos públicos, empresas privadas y representantes internacionales.

En el predio donde se instaló Tecnópolis, en
Vicente López, funcionó durante la última dictadura militar uno de los
cuarteles del Batallón 601 del Ejército. La realización de la muestra sobre
el desarrollo científico argentino en ese espacio es una forma de mantener la
memoria y continuar con la resignificación de esos espacios.

 

ARGENTINA Acto de presentación del Digesto Jurídico Argentino: Palabras de la Presidenta de la Nación

Acto de presentación del Digesto Jurídico Argentino: Palabras de la Presidenta de la Nación
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA
FERNÁNDEZ EN EL ACTO DE PRESENTACIÓN DEL DIGESTO JURÍDICO ARGENTINO, EN EL
SALÓN DE LAS MUJERES ARGENTINAS DEL BICENTENARIO.

Muchas gracias, muy buenas noches a todos y a
todas; señor presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; señora
vicepresidenta, que tambièn nos acompaña: la verdad es que hoy es un día en
el cual me siento muy completa en todo lo que ha sido mi carrera, digamos,
como abogada, como constituyente, como legisladora y ahora como Presidenta.
¿Por qué? Porque realmente, estas son – las que ustedes tienen aquí – las
32.204 leyes, que tenía el sistema jurídico argentino, no digamos en vigencia
porque habían algunas que no lo estaban, pero lo cierto es que no había
posibilidad cierta por parte de quienes requieren la aplicación de la ley –
desde la carrera profesional de abogados, hasta obviamente la obligación de
la administración de Justicia, por parte de magistrados – de contar con una
norma fundamental que, inclusive, se había impuesto como obligación, y por
eso digo como constituyente, en 1994.

La reforma de 1994 de la Constitución incluía
esto como obligación del Congreso, en realidad ahí estuvimos un poquito
lerdos los constituyentes, debo decirlo, porque muchos éramos legisladores y
sabíamos que era imposible que el Parlamento – y por favor, esto no es ningún
ataque al Parlamento – simplemente por la magnitud de la tarea que se pudiera
hacer desde un cuerpo legislativo, es imposible, esto requiere de cuerpos
ejecutivos y además de una sistematización y de un equipo de juristas, de
asistentes, de técnicos que excede con amplitud las posibilidades que tiene
el Parlamento.

De hecho era una obligación que se impuso en 1994
y recién la estamos cumpliendo en este año 2011, en el que me siento muy
orgullosa de haber firmado el proyecto de ley, remitiendo a nuestro Congreso
de la Nación el Digesto, el primer Digesto Argentino, desde que somos país, o
sea este es el primer cuerpo normativo desde 1853 a la fecha y contempla las
32.204 que había, de las cuales solamente han quedado en píe 3.134 eran
exactamente. ¿No, ministro? Para no olvidarme los números, menos del 10 por
ciento. Algunas perlitas: vieron que estaba anotando Zanini, me estaba
anotando una Ley 94, del año 1864, en la cual se penaba con prisión de hasta
diez años a aquellos funcionarios públicos que azotaran gentes. Sí, parece
ser que hubo, en algún momento, alguna costumbre de que los funcionarios
públicos azotaran gentes. Miren como estamos de bien, veamos los avances
maravillosos que hemos hecho y eso que algunos se enojan por ahí porque los
critico nada más. Fíjense que hubo, en algún momento, alguien que por ahí
tenía posibilidad de azotar o había azotado porque evidentemente si hubo una
norma es porque antes hubo alguien que azotó, siento funcionario e hizo
necesario que se sancionara una norma. Esto para la risa, ahora, que ha
pasado tanto tiempo; otros no tanto para la risa, todavía estaba vigente el
decreto ordenando los fusilamientos, del año 1956, en los cuales fueron fusilados
los Generales Valle y el Coronel Cogorno y otros oficiales y suboficiales del
Ejército Argentino, todavía estaba vigente, así que si por ahí a alguno se le
hubiera ocurrido andar buscando alguno que no había sido fusilado andaba
facultado entre comillas, por supuesto, para ejecutarlo.

Pero son algunas de las perlitas con las cuales
nos encontramos y finalmente hoy estamos concretando esto, que además se ha
sistematizado. Esto ha demandado una gran tarea porque en realidad no ha sido
tan fácil. En el año 1999, el Gobierno de la Alianza contrató los servicios
de la Universidad Nacional de Buenos Aires, luego hubo algunos problemas, hay
una causa penal, pero no vamos a hablar de las cosas que no salieron bien,
vamos a hablar de las que sí salieron bien y en las que trabajaron 200
profesionales, desde el año 2005-2009, que empezaron a trabajar cuando
decidimos pedirle a la Facultad de Derecho finalmente todo lo que había sido
el soporte digital, porque transcurría el tiempo, no se entregaba el trabajo,
ya se había pagado buena parte del trabajo, si no todo y entonces pedimos el
soporte digital para precisamente hacer el ordenamiento y lo hicimos aquí con
personal contratado, pero con personal propio también del Poder Ejecutivo y
hoy podemos decir, con mucho orgullo, porque esto es un inmenso acto de
calidad y de orden institucional, esto es una verdadera y auténtica política
de Estado, esto es el ordenamiento jurídico plasmado, remitido al Parlamento
para su control y simplificación.

Porque, además, ustedes saben que uno de los
principios básicos del Derecho es que ningún ciudadano puede alegar
desconocimiento de la ley para poder intentar que no se le aplique tal o cual
ley. Ahora convengamos que cuando uno tiene 32.204 leyes, es prácticamente
casi un principio imposible de cumplir el conocer mínimamente. Yo creo que,
además, no lo conoce tampoco ningún letrado ni ningún académico, estoy segura
que tomo examen y ninguno puede aprobarlo. De hecho no tendríamos vigentes
las normas que yo he relatado si alguno se hubiera dado cuenta…

Hubiéramos estado azotando, dice acá la
Procuradora, la Procuradora del Tesoro, por favor, no el Procurador Fiscal
que está ahí, me hizo así con las manitos, yo no dije nada…Se imaginan que el
jefe de los fiscales…pongo esto en boca del jefe de los fiscales y mañana
tenemos denuncias contra el jefe de los fiscales, no, bajo ningún punto de
vista.

La verdad que yo estoy muy contenta y estoy muy
orgullosa además y, además se ha sistematizado en 26 materias que si uno las
lee, prácticamente son las materias de la carrera de Derecho.

Yo recién venía recordando que el plan con el que
Néstor y yo nos recibimos de abogados, no sé cuántas tendrá ahora el de la
facultad de La Plata, pero era un plan de 26 materias, el plan por el cual me
recibí de abogada yo y él, eran 26 materias y, 26, por esas cosas de la vida,
son las materias en las que ha quedado sistematizado esto, de modo tal que,
cuando resulte aprobado, cualquiera va a poder ingresar por materia y allí le
van a decir todas leyes, por ejemplo, penal, que están vigentes, en orden
económico, en orden de derechos sociales. En fin, hay una clasificación muy
extensa, repito, son 26 materias, con lo cual realmente nos pone muy
contentos.

Realmente, es una tarea que nos debíamos los
argentinos, es una tarea que marca una política de Estado. No es casual que
hoy nos acompañen, precisamente, el Presidente y la Vicepresidenta de la
Corte Suprema de Justicia de la Nación, el otro poder del Estado y que ambos
estemos remitiendo al tercer Poder, en este caso, el Poder Legislativo,
también veo legisladores que me miran muy atentamente desde las primeras
bancas, remitiéndoles, precisamente, para su tratamiento esto que constituye
el primer digesto de la región latinoamericana y uno de los primeros, yo creo,
en el mundo el tema de sistematización.

Así que, felicitar a todos los profesionales que
trabajaron en esta tarea y también felicitarnos a los argentinos, porque esta
es una tarea de los argentinos. Hemos logrado un Digesto del Bicentenario, si
bien es en el año 2011, pero hemos estado trabajando en forma muy ardua, muy
tenaz, muy profunda, como nos gusta hacer a nosotros las cosas, y hemos
llegado al objetivo que parecía imposible, porque yo me acuerdo de las
discusiones que hemos tenido con esto cuando era legisladora, tanto en la
Cámara de Diputados, estuve también en ambas Cámaras, en la Cámara de
Diputados y en la Cámara de Senadores. Con lo cual, como verán, estuve de
todos lados del mostrador, menos de la Justicia, me falta ser jueza, pero
creo que no. Aparte, por ahí me saldrían con una editorial acerca de la
independencia, así, que, no, nada que ver.

Es que es una tarea muy importante la
administración de justicia porque es, precisamente, el poder equilibrador
cuando se afecta el equilibrio, entre los individuos entre sí o entre el
Estado y los individuos o entre distintos intereses que se contraponen y allí
está el poder de la Justicia para poder, como decía la balancita, hacer el equilibrio.
Ese debe ser el objetivo al menos.

Así que, agradecerles a todos los que están
presentes, hay profesionales de las facultades de Derecho de todo el país,
hay también señores magistrados, les agradecemos a todos el esfuerzo y la
colaboración que cada uno de ustedes puede haber prestado en esto. Realmente,
reitero, esta es una obra de todos los argentinos y yo me siento muy
orgullosa de haberla empezado como convencional constituyente en 1994 y
haberla terminado como Presidenta en el año 2011.

Felicitaciones a todos, muchísimas gracias y muy
buenas tardes. (APLAUSOS)

 

Nube de etiquetas