Despertar Nacional

Entradas etiquetadas como ‘revolucion fusiladora’

ARGENTINA El fusilamiento del general Juan José Valle

El fusilamiento del general Juan José Valle
Fuente: Documentos de la Resistencia Peronista 1995-1970, recopilación y prólogo de Roberto Baschetti, Puntosur Editores.
FUENTE: EL HISTORIADOR
http://www.elhistoriador.com.ar/articulos/revolucion_libertadora/fusilamiento_valle.php
El 12 de junio de 1956, en cumplimiento del decreto firmado por el presidente de facto Pedro Eugenio Aramburu, fue fusilado el general Juan José Valle, líder del frustrado levantamiento cívico-militar producido el 9 de junio de ese mismo año.
En septiembre de 1955, la autodenominada “Revolución Libertadora” había derrocado a Perón. El 13 noviembre de 1955, el general Pedro Eugenio Aramburu asumió la presidencia del país. Durante su gobierno se intervino la CGT, se persiguió a la clase dirigente peronista, se desmanteló el IAPI, y hasta se prohibió todo tipo de mención de términos, palabras o frases vinculadas al peronismo.
El decreto 4161, del 5 de marzo de 1956, establecía: “Queda prohibida la utilización (…) de las imágenes, símbolos, signos, expresiones significativas, doctrinas y obras artísticas (…) pertenecientes o empleados por los individuos representativos u organismos del peronismo. Se considerará especialmente violatoria de esta disposición, la utilización de la fotografía retrato o escultura de los funcionarios peronistas o sus parientes, el escudo y la bandera peronista, el nombre propio del presidente depuesto el de sus parientes las expresiones ‘peronismo’, ‘peronista’, ‘justicialismo’, ‘justicialista’, ‘tercera posición’ la abreviatura ‘PP’, las fechas exaltadas por el régimen depuesto las composiciones musicales ‘Marcha de los Muchachos Peronista’ y ‘Evita Capitana’ o fragmentos de las mismas y los discursos del presidente depuesto o su esposa o fragmentos de los mismos”.
En la noche del 9 de junio el general Juan José Valle encabezó una rebelión cívico-militar que tuvo sus focos aislados en Buenos Aires, La Plata y La Pampa. El intento concluyó al cabo de unas pocas horas. Tres días más tarde, el 12 de junio de 1956, el general Valle fue fusilado junto a otras veintiséis personas. La medida contribuiría a profundizar todavía más los odios y rencores. Antes de morir, el general Valle envió la carta que a continuación citamos al general Aramburu:
“Dentro de pocas horas usted tendrá la satisfacción de haberme asesinado. Debo a mi Patria la declaración fidedigna de los acontecimientos. Declaro que un grupo de marinos y de militares, movidos por ustedes mismos, son los únicos responsables de lo acaecido.
”Para liquidar opositores les pareció digno inducirnos al levantamiento y sacrificarnos luego fríamente. Nos faltó astucia o perversidad para adivinar la treta.
”Así se explica que nos esperaran en los cuarteles, apuntándonos con las ametralladoras, que avanzaran los tanques de ustedes aun antes de estallar el movimiento, que capitanearan tropas de represión algunos oficiales comprometidos en nuestra revolución. Con fusilarme a mí bastaba. Pero no, han querido ustedes, escarmentar al pueblo, cobrarse la impopularidad confesada por el mismo Rojas, vengarse de los sabotajes, cubrir el fracaso de las investigaciones, desvirtuadas al día siguiente en solicitadas de los diarios y desahogar una vez más su odio al pueblo. De aquí esta inconcebible y monstruosa ola de asesinatos.
”Entre mi suerte y la de ustedes me quedo con la mía. Mi esposa y mi hija, a través de sus lágrimas verán en mí un idealista sacrificado por la causa del pueblo. Las mujeres de ustedes, hasta ellas, verán asomárseles por los ojos sus almas de asesinos. Y si les sonríen y los besan será para disimular el terror que les causan. Aunque vivan cien años sus víctimas les seguirán a cualquier rincón del mundo donde pretendan esconderse. Vivirán ustedes, sus mujeres y sus hijos, bajo el terror constante de ser asesinados. Porque ningún derecho, ni natural ni divino, justificará jamás tantas ejecuciones.
”La palabra ‘monstruos’ brota incontenida de cada argentino a cada paso que da.
”Conservo toda mi serenidad ante la muerte. Nuestro fracaso material es un gran triunfo moral. Nuestro levantamiento es una expresión más de la indignación incontenible de la inmensa mayoría del pueblo argentino esclavizado. Dirán de nuestro movimiento que era totalitario o comunista y que programábamos matanzas en masa. Mienten. Nuestra proclama radial comenzó por exigir respeto a las instituciones y templos y personas. En las guarniciones tomadas no sacrificamos un solo hombre de ustedes. Y hubiéramos procedido con todo rigor contra quien atentara contra la vida de Rojas, de Bengoa, de quien fuera. Porque no tenemos alma de verdugos. Sólo buscábamos la justicia y la libertad del 95% de los argentinos, amordazados, sin prensa, sin partido político, sin garantías constitucionales, sin derecho obrero, sin nada. No defendemos la causa de ningún hombre ni de ningún partido.
”Es asombroso que ustedes, los más beneficiados por el régimen depuesto, y sus más fervorosos aduladores, hagan gala ahora de una crueldad como no hay memoria. Nosotros defendemos al pueblo, al que ustedes le están imponiendo el libertinaje de una minoría oligárquica, en pugna con la verdadera libertad de la mayoría, y un liberalismo rancio y laico en contra de las tradiciones de nuestro país. Todo el mundo sabe que la crueldad en los castigos la dicta el odio, sólo el odio de clases o el miedo. Como tienen ustedes los días contados, para librarse del propio terror, siembran terror. Pero inútilmente. Por este método sólo han logrado hacerse aborrecer aquí y en el extranjero. Pero no taparán con mentiras la dramática realidad argentina por más que tengan toda la prensa del país alineada al servicio de ustedes.
”Como cristiano me presento ante Dios, que murió ajusticiado, perdonando a mis asesinos, y como argentino, derramo mi sangre por la causa del pueblo humilde, por la justicia y la libertad de todos no sólo de minorías privilegiadas. Espero que el pueblo conozca un día esta carta y la proclama revolucionaria en las que quedan nuestros ideales en forma intergiversable. Así nadie podrá ser embaucado por el cúmulo de mentiras contradictorias y ridículas con que el gobierno trata de cohonestar esta ola de matanzas y lavarse las manos sucias en sangre. Ruego a Dios que mi sangre sirva para unir a los argentinos. Viva la patria.”
Juan José Valle. Buenos Aires, 12 de junio de 1956

ARGENTINA 09 DE JUNIO DE 1956 – 09 DE JUNIO DE 2012

09 DE JUNIO DE 1956 – 09 DE JUNIO DE 2012

FUENTE: NAC & POP
http://www.nacionalypopular.com/index.php?option=com_content&task=view&id=3332&Itemid=1
Se colocaron el sable y el Winchester 44.40 en la Escuela de Ingenieros “General Juan José Valle”
15 DE MARZO NACE JUAN JOSE VALLE
Escrito por Daniel Brion ( IMEPU ) – Hugo Pressman

El Ejército realizo una entronización del busto del Gral Valle asesinado por la dictadura en junio de 1956 en Campo de Mayo, Pcia Bs As el 12 de Abril de 2007.
GENERAL JUAN JOSE VALLE

15 DE MARZO DE 1904 – 15 DE MARZO DE 2009
NACE EL
GENERAL JUAN JOSÉ VALLE
Asesinado por la dictadura en junio de 1956

El presidente duerme
Por Hugo Presman 9 de junio de 2006
El general Aramburu duerme. Ha desbaratado una sublevación que reivindicaba al régimen depuesto como califican los diarios.
Querían la vuelta del tirano prófugo eufemismo descalificatorio con el que se mencionaba sin nombrarlo al General Juan Domingo Perón.

Es el 12 de junio de 1956

La Penitenciaría de las Heras parece un escenario que remeda los campos de Navarro, ciento veintiocho años antes.

El General Juan José Valle espera ser fusilado como Dorrego [1].

Se había entregado para parar la matanza de sus seguidores y le habían prometido cuidar su vida.
El General Aramburu duerme. Desconoce que está por convertirse en Lavalle.
No sabe que esos disparos que terminarán con Valle, tendrán un replay catorce años más tarde, que concluirán con su vida, posiblemente en una estancia de Timote. Sueña con el poder que hoy tiene.
Otro hombre, sin interés por la política y mucho por el ajedrez, no sabe que estos hechos que están por suceder, lo arrancarán del anonimato. Es Rodolfo Walsh.
La historia entreteje su trama. Descarnada y sangrienta.
El General Juan José Valle empieza a escribir su carta de despedida.
Su verdugo, el General Pedro Eugenio Aramburu duerme.
El General Juan José Valle recuerda que con su verdugo entraron juntos al Colegio Militar. Fueron compañeros de banco hasta el grado de subteniente.
Sus familias veraneaban juntas en Mar del Plata. Incluso fueron socios, con otros generales, en una empresa de construcción.
Pero ahora todo esto no cuenta.
“Los democráticos” darán una lección de dureza. De eso saben mucho. Hace menos de un año han bombardeado a la población indefensa en Plaza de Mayo.
“Se acabó la leche de la clemencia” dirá después el dirigente “socialista” Américo(norteamericano) Ghioldi.
Faltan minutos para que la orden de fusilamiento se cumpla.
La proclama del levantamiento dice entre otras cosas: “Se vive en una cruda y despiadada tiranía “; se persigue, se encarcela, se confina, se excluye de la vida cívica a la fuerza mayoritaria; se incurre en “la monstruosidad totalitaria” del decreto 4161(que prohibía siquiera mencionar a Perón); se ha abolido la constitución para suprimir el artículo 40 que impedía “la entrega al capitalismo internacional de los servicios públicos y las riquezas naturales”; se pretende someter por el hambre a los obreros “a la voluntad del capitalismo” y “retrotraer el país al más crudo coloniaje, mediante la entrega al capitalismo internacional de los resortes fundamentales de su economía” [2].
El ensayista Horacio González sospecha que la redacción de la proclama pudo haberla escrito Leopoldo Marechal.
El General Valle sabe que está recorriendo los minutos finales de su vida.
Toma la estilográfica y le escribe a su ex amigo y hoy presidente:
“Dentro de pocas horas usted tendrá la satisfacción de haberme asesinado.
Debo a mi Patria la declaración fidedigna de los acontecimientos. Declaro que un grupo de marinos y de militares, movidos por ustedes mismos, son los únicos responsables de lo acaecido.
Para liquidar opositores les pareció digno inducirnos al levantamiento y sacrificarnos luego fríamente. Nos faltó astucia o perversidad para adivinar la treta.
Así se explica que nos esperaran en los cuarteles, apuntándonos con las ametralladoras, que avanzaran los tanques de ustedes aun antes de estallar el movimiento, que capitanearan tropas de represión algunos oficiales comprometidos en nuestra revolución. Con fusilarme a mí bastaba. Pero no, han querido ustedes, escarmentar al pueblo, cobrarse la impopularidad confesada por el mismo Rojas, vengarse de los sabotajes, cubrir el fracaso de las investigaciones, desvirtuadas al día siguiente en solicitadas de los diarios y desahogar una vez más su odio al pueblo. De aquí esta inconcebible y monstruosa ola de asesinatos.
Entre mi suerte y la de ustedes me quedo con la mía. Mi esposa y mi hija, a través de sus lágrimas verán en mí un idealista sacrificado por la causa del pueblo. Las mujeres de ustedes, hasta ellas, verán asomárseles por los ojos sus almas de asesinos. Y si les sonríen y los besan será para disimular el terror que les causan. Aunque vivan cien años sus victimas les seguirán a cualquier rincón del mundo donde pretendan esconderse. Vivirán ustedes, sus mujeres y sus hijos, bajo el terror constante de ser asesinados.
Porque ningún derecho, ni natural ni divino, justificará jamás tantas ejecuciones.
La palabra “monstruos” brota incontenida de cada argentino a cada paso que da.
Conservo toda mi serenidad ante la muerte. Nuestro fracaso material es un gran triunfo moral. Nuestro levantamiento es una expresión más de la indignación incontenible de la inmensa mayoría del pueblo argentino esclavizado. Dirán de nuestro movimiento que era totalitario o comunista y que programábamos matanzas en masa. Mienten. Nuestra proclama radial comenzó por exigir respeto a las Instituciones y templos y personas. En las guarniciones tomadas no sacrificamos un solo hombre de ustedes. Y hubiéramos procedido con todo rigor contra quien atentara contra la vida de Rojas, de Bengoa, de quien fuera. Porque no tenemos alma de verdugos. Sólo buscábamos la justicia y la libertad del 95% de los argentinos, amordazados, sin prensa, sin partido político, sin garantías constitucionales, sin derecho obrero, sin nada.
No defendemos la causa de ningún hombre ni de ningún partido.
Es asombroso que ustedes, los más beneficiados por el régimen depuesto, y sus más fervorosos aduladores, hagan gala ahora de una crueldad como no hay memoria. Nosotros defendemos al pueblo, al que ustedes le están imponiendo el libertinaje de una minoría oligárquica, en pugna con la verdadera libertad de la mayoría, y un liberalismo rancio y laico en contra de las tradiciones de nuestro país.
Todo el mundo sabe que la crueldad en los castigos la dicta el odio, sólo el odio de clases o el miedo. Como tienen ustedes los días contados, para librarse del propio terror, siembran terror.
Pero inútilmente. Por este método sólo han logrado hacerse aborrecer aquí y en el extranjero. Pero no taparán con mentiras la dramática realidad argentina por más que tengan toda la prensa del país alineada al servicio de ustedes.
Como cristiano me presento ante Dios que murió ajusticiado, perdonando a mis asesinos, y como argentino, derramo mi sangre por la causa del pueblo humilde, por la justicia y la libertad de todos no sólo de minorías privilegiadas.
Espero que el pueblo conocerá un día esta carta y la proclama revolucionaria en las que quedan nuestros ideales en forma intergiversable.
Así nadie podrá ser embaucado por el cúmulo de mentiras contradictorias y ridículas con que el gobierno trata de cohonestar esta ola de matanzas y lavarse las manos sucias es sangre. Ruego a Dios que mi sangre sirva para unir a los argentinos. Viva la patria.”
Juan José Valle
Buenos Aires, 12 de junio
9 de junio de 1956
El alzamiento había sido infiltrado por el gobierno que conocía todos los movimientos. Podría haberlo abortado, pero decidió que emergiera para reprimirlo con fiereza. Aún lamentaban no haber bombardeado la cañonera paraguaya en que se había refugiado Perón en septiembre del año anterior.
Juan José Valle y Raúl Tanco habían pasado a la clandestinidad hacía meses.
El movimiento cívico militar se había empezado a planear en el barco-cárcel Washington.
El inicio de las acciones sería la lectura de la proclama revolucionaria a las 23 del sábado 9 de junio, cuando en el Luna Park peleaban el zurdo noqueador Eduardo Lausse con el chileno Loayza. Un grupo de civiles se reunían en Lanús, con el pretexto de la pelea, para escuchar la proclama.
El gobierno ya tenía redactado los decretos por los que proclamaba la ley marcial y la de la lista de fusilados cuyos nombres no consignaba.
Los focos del alzamiento fueron Campo de Mayo, La Plata y La Pampa. Todos los levantamientos ocurrieron entre las 22 y las 24 horas.
El gobierno estableció la ley marcial a las 0,32 del 10 de junio. El decreto fue firmado por el Presidente y Vicepresidente, Pedro Eugenio Aramburu y Isaac Francisco Rojas respectivamente, y por los ministros de Ejército Arturo Ossorio Arana, de Marina Teodoro Hartung, de Aeronáutica Julio Cesar Krause y de Justicia Laureano Landaburu.
Dice María Seoane en Clarín del 4 de junio de 2006: -Para aplicar la ley marcial a los sublevados esta debía ser aplicado con retroactividad al delito cometido, violando el principio de irretroactividad de la ley penal.Pocas horas después, firman el decreto 10363 que ordena fusilar a quienes violan la Ley Marcial .
Los civiles reunidos en Lanús, fueron llevados a los basurales de José León Suárez y fusilados. Varios sortearon los disparos y huyeron. El testimonio de uno de ellos, Juan Carlos Livraga, sería el inicio del libro de Rodolfo Walsh, Operación Masacre, que inauguraría el género de no ficción y cambiaría para siempre la vida del autor de Esa mujer. Dice el notable escritor:
-La primera noticia sobre los fusilamientos clandestinos de junio de 1956 me llegó en forma casual, a fines de ese año, en un café de La Plata donde se jugaba al ajedrez, se hablaba más de Keres o Nimzovitch que de Aramburu y Rojas, y la única maniobra militar que gozaba de algún renombre era ataque a la bayoneta de Schlechter en la apertura siciliana. En ese mismo lugar, seis meses antes, nos había sorprendido una medianoche el cercano tiroteo con que empezó el asalto al comando de la segunda división y al departamento de policía, en la fracasada revolución de Valle.
Tampoco olvido que, pegado a la persiana, oí morir un conscripto en la calle y ese hombre no dijo: Viva la Patria sino que dijo: No me dejen sólo, hijos de puta.
Seis meses más tarde, una noche asfixiante de verano, frente a un vaso de cerveza, un hombre me dice:
Hay un fusilado que vive.
No se qué es lo que consigue atraerme en esa historia difusa, lejana, erizada de improbabilidades. No sé por qué pido hablar con ese hombre, por qué estoy hablando con Juan Carlos Livraga.
Pero después sé. Miro esa cara, el agujero en la mejilla, el agujero más grande en la garganta, la boca quebrada y los ojos opacos donde se ha quedado flotando una sombra de muerte. Me siento insultado, como cuando oí aquel grito desgarrador detrás de la persiana.
Livraga me cuenta su historia increíble; le creo en el acto”.
Las muertes llevan a Valle a entregarse para parar la matanza con la promesa que le formulan de respetar la vida de los sobrevivientes y la suya propia.
El presidente duerme
Cuenta Roberto Bardini en una nota publicada en Argenpress:
“En junio de 1956, Susana (Valle) es una adolescente de 17 años. Esa noche, le permiten ver a su padre durante unos instantes en el patio gris de la Penitenciaría Nacional.
Mientras ella llora, lo ve llegar erguido, entero, sonriente, rodeado de un grupo de Infantería de Marina que lleva puesto cascos de acero y porta ametralladoras. Los soldados parecen más asustados que el oficial que va a morir en veinte minutos más. Las autoridades los dejan conversar en una sala fría, custodiados por los infantes armados. El general se sienta en una silla y ella se coloca en sus rodillas. En un cuarto contiguo, un enfermero militar tiene preparados dos chalecos de fuerza por si el padre y la hija sufren un choque emocional. Ellos no dan muestras de ningún quebranto, pero algunos de los jóvenes custodios están a punto de desmayarse y otros deben ser retirados de la sala, víctimas de crisis nerviosas.
Valle le explica a Susana por qué decidió no asilarse en una embajada y entregarse: “¿Como podría mirar con honor a la cara de las esposas y madres de mis soldados asesinados? Yo no soy un revolucionario de café”.
Antes de enfrentar el pelotón, el oficial tiene varios gestos. Renuncia al ejército, pide ser fusilado de civil y rechaza al confesor que le han asignado, Iñaki de Aspiazu, por ser capellán militar. En su lugar, solicita la presencia de monseñor Devoto, el popular obispo de Goya. Cuando Devoto llega, comienza a sollozar emocionado. Valle bromea:
¡Ustedes son todos unos macaneadores! ¿No están proclamando que la otra vida es mejor?
Y a su hija, que tiene las mejillas llenas de lágrimas, le dice: -Si vas a llorar, andáte, porque esto no es tan grave como vos suponés: vos te vas a quedar en este mundo y yo no tengo más problemas”… …Un oficial dijo -Ya es la hora-Valle se quitó el anillo que llevaba y lo colocó amorosamente en manos de la muchacha. También le entregó algunas cartas: una dirigida a Aramburu, otra para el pueblo argentino, y otra para abuela, mamá y para mí.
Le dio un abrazo, la besó y, aún más tranquilo que antes, se fue a paso firme por un largo pasillo después de hacer un despreocupado ademán de despedida.
Eran las 22 y 20 del 12 de junio de 1956.
En esos mismos momentos la esposa de Valle imploraba clemencia apelando al viejo amigo, ahora presidente. La respuesta fue: El Presidente duerme
Al día siguiente un lacónico comunicado oficial informó:
-Fue ejecutado el ex General Valle, cabecilla del movimiento terrorista sofocado
NOTAS:
[1] “La suerte de Dorrego, prisionero de Lavalle, no se decidió oficialmente. Su ejecución fue obra del partido unitario reunido secretamente en una casa particular bajo la forma de un Consejo de los Diez:
Del Carril y Agüero instigaron epistolarmente al general vencedor para que ejecutara al gobernador”, Vicente Fidel López “Historia Argentina”
[2] Rodolfo Walsh “Operación Masacre”, página 65
Asesinados en Lanús, simulando fusilamiento, 10 de Junio de 1956
Tte. Coronel José Albino Yrigoyen,
Capitán Jorge Miguel Costales,
Dante Hipólito Lugo,
Clemente Braulio Ros,
Norberto Ros y
Osvaldo Alberto Albedro.
Asesinados en los basurales de José León Suárez, disparando por la espalda, 10 de junio de 1956
Carlos Lizaso,
Nicolás Carranza,
Francisco Garibotti,
Vicente Rodríguez,
Mario Brión.
Muertos por la represión en La Plata, 10 de junio de 1956
Carlos Irigoyen,
Ramón R. Videla,
Rolando Zanetta.
Fusilados en La Plata, 11 y 12 de junio de 1956
Teniente Coronel Oscar Lorenzo Cogorno,
Subteniente de Reserva Alberto Abadie.
Fusilados en Campo de Mayo, 11 de junio de 1956
Coronel Eduardo Alcibíades Cortines,
Capitán Néstor Dardo Cano,
Coronel Ricardo Salomón Ibazeta,
Capitán Eloy Luis Caro,
Teniente Primero Jorge Leopoldo Noriega,
Teniente Primero Maestro de Banda de la Escuela de Suboficiales Néstor Marcelo Videla.
Asesinados en la Escuela de Mecánica del Ejército, 11 de junio de 1956
Sub Oficial Principal Ernesto Gareca,
Sub Oficial Principal Miguel Ángel Paolini,
Cabo Músico José Miguel Rodríguez,
Sargento Hugo Eladio Quiroga.
Ametrallado en el Automóvil Club Argentino, 11 de junio de 1956
Miguel Ángel Maurino
(falleció el 13 de junio de 1956 en el Hospital Fernández)
Fusilados en la Penitenciaria Nacional de la Av.Heras, el 11 de junio de 1956
Sargento ayudante Isauro Costa,
Sargento carpintero Luis Pugnetti,
Sargento músico Luciano Isaías Rojas.
Fusilado en la Penitenciaria Nacional de la Av.Las Heras, el 12 de junio de 1956
Gral. De División Juan José Valle.
Asesinado, simulando suicidio por ahorcamiento, en la Divisional de Lanús
el 28 de junio de 1956, donde estuvo detenido desde el 9 de junio de 1956
Aldo Emil Jofré.

HAITI Homenaje al embajador de Haití Jean Bierre

El 04/20/2012 at 8:05 pm por Juventud Sindical
Homenaje al embajador de Haití Jean Bierre
FUENTE: JUVENTUD SINDICAL
http://juventudsindical.com/2012/04/20/homenaje-al-embajador-de-haiti-jean-bierre/

Un grupo de compañeros de la Juventud Sindical se reunió esta mañana en la Embajada de Haití con el Ministro Consejero Jean Augustave de la hermana república para llevarle la propuesta de organizar un homenaje al embajador Jean Bierre quien, desinteresadamente, defendió al General Tanco que junto a un grupo de dirigentes gremiales, oficiales del Ejército y militantes fueron a pedir asilo político a la embajada en junio de 1956 debido a la persecución a la que eran sometidos por la Revolución Fusiladora encabezada por el dictador Pedro Eugenio Aramburu.
En ese entonces la Embajada de Haití estaba ubicada en la localidad bonaerense de Vicente López. Hasta allí llegaron este grupo de hombres que se habían rebelado contra el golpe de Estado dado contra el General Perón. Golpearon las puertas de la embajada dos días después de los fusilamientos de José León Suárez e inmediatamente el embajador Jean Bierre y su familia decidieron cobijarlos. Pero la noche del 19 de junio, cuando Bierre se había dirigido a la Cancillería argentina para inscribir a los asilados y cumplir con el protocolo, dos automóviles estacionan frente a la residencia y descienden alrededor de 20 hombres armados con pistolas y metralletas. Ingresan a la residencia violando el derecho intencional (las embajadas son parte del suelo del país que representan) y se los llevan detenidos para fusilarlos. La esposa del embajador Bierre se opone, arriesgando su propia vida, pero la soberbia y el atropello de los hombres de Aramburu es más fuerte. El general Quarante, jefe del operativo y además Jefe del Servicio de Operaciones del Estado, ordena fusilar a los “insurrectos” y los gritos de la mujer de Bierre hacen que se arrimen los vecinos y logra detener la ráfaga de disparos, con lo cual Quarante se ve obligado a secuestrar un colectivo de línea, hacer descender a los pasajeros y dirigirse hacia otro lugar con los secuestrados para luego sí ejecutarlos.

Tanco y sus compañeros ya se disponían a morir pero la señora de Bierre se comunica con las agencias de noticias para propagar no sólo la noticia de la intromisión a la soberanía de Haití sino también para dar testimonio de la atrocidad que la Fusiladora iba a cometer con este grupo de hombres desarmados que iban a ser asesinados por sus ideas políticas. Horas más tarde retorna a la embajada el señor Bierre quien se indigna frente al relato de su mujer y se dirige nuevamente a la Cancillería argentina para denunciar lo ocurrido y exigir la inmediata restitución de los secuestrados. El argumento del diplomático haitiano era: “No porque Haití sea una nación pequeña va a permitir semejante atropello. Por el contrario, los pequeños países deben ser respetados escrupulosamente por ser pequeños. Para que el derecho sea un imperativo moral y no de fuerza”. En paralelo, los secuestrados por la Fusiladora aguardaban dentro del colectivo de línea frente a los cuarteles de Palermo. Luego de la espera ingresan al cuartel, los ponen en celdas separadas, les toman declaración. Todo estaba listo para el fusilamiento del general Tanco, el teniente coronel Salinas y los coroneles Digier y González, el gremialista García, y el resto de los secuestrados. En tanto, Bierre había logrado que la Cancillería localice a los detenidos. La Fusiladora, en un acto de hipocresía, pide disculpas al gobierno de Haití por el “secuestro de asilados por civiles desconocidos” y afirma que se “castigará a los culpables”. Paradójicamente dos años después Quaranta será nombrado embajador.

“Señor embajador, aquí tiene a sus asilados” le dicen, y Bierre responde: “Muchas gracias, en nombre de América”.
Finalmente, el embajador se retira junto a los siete asilados, en dos autos fuertemente protegidos.
Por esta historia la Juventud Sindical se ha propuesto realizar un sentido homenaje al embajador Jean Bierre y su esposa por este acto heroico, desinteresado, de afecto y amor por la vida humana, que quedará para siempre grabado en el corazón del pueblo argentino y en particular de los trabajadores.

Los fusilamientos de junio de 1956

09/06/2011

FUENTE:
REDACCION ROSARIO – ROSARIO

http://redaccionrosario.com.ar/noticias/index.php?q=node/12622

Memorias Debidas

Los fusilamientos de junio de 1956

Por Juane Basso.

Rodolfo
Walsh decía que los dueños de todo procuran que los trabajadores y el pueblo no
tengan historia, doctrina, héroes ni mártires. “La experiencia colectiva se
pierde, las lecciones se olvidan”, escribió en el diario de la CGT de los
argentinos el militante montonero y autor de Operación Masacre.

Y
agregaba, con la convicción revolucionaria que lo marcó hasta su muerte: “esta
vez es posible que se quiebre ese círculo”. Por que esa vez no fue posible, hay
que seguir contando esta historia.

El
16 de junio de 1955 al mediodía, aviones de la Marina bombardeaban la Casa
Rosada. El ataque, que tenía como objetivo al presidente Juan Domingo Perón,
cobraba la vida de más 350 personas y dejaba un saldo de 2000 heridos. El
intento de golpe es contenido hasta el 16 de septiembre de ese año, en que es
efectivamente derrocado el gobierno constitucional elegido por el 68 por ciento
de los argentinos.

El
nuevo régimen ponía en marcha el denominado Plan Prebich, rebautizado por
Arturo Jauretche como el “Plan de retorno al coloniaje”, que implicó una vuelta
sobre el modelo agroexportador, el congelamiento de salarios, la entrada del
capital extranjero, el ingreso de la Argentina como país socio del FMI y la
anulación de la constitución de 1949, que se erigía en esa época como la más
progresista del occidente capitalista. La oligarquía argentina, ligada al
capital británico y norteamericano, acompañada por casi la totalidad de los
partidos de derecha a izquierda, formaron el frente que detuvo el proceso de
independencia económica desarrollado por el gobierno justicialista.

El
9 de junio del año siguiente, con 28 fusilamientos sin juicio previo, es
desbaratado un alzamiento cívico-militar encabezado por los Generales Valle y
Tanco. El movimiento estuvo infiltrado desde su inicio y se lo dejó avanzar
para que la represión feroz sirva como escarmiento para todos los peronistas.
El terrorismo de estado aplicado en esos días fue descripto detalladamente por
Rodolfo Walsh en su libro Operación Masacre.

Leopoldo
Marechal dijo en una de sus obras que el pueblo recoge todas las botellas que
se tiran al agua, que el pueblo es una gran memoria colectiva que recuerda todo
lo que parece muerto en el olvido. “Hay que buscar esas botellas –dice el autor
de Adán Buenosaires– y refrescar esa memoria.”

Antes
de ser fusilado por la “revolución libertadora” –denominada “fusiladora” por
los militantes de la resistencia– el General Juan José Valle escribió al
General Aramburu, esperando “que el pueblo conozca un día esta carta y la
proclama revolucionaria en las que quedan nuestros ideales en forma
intergiversables, así nadie podrá ser embaucado.”

A
48 años de ser arrojada, aquella botella vuelve para refrescarnos la memoria,
para que la experiencia colectiva no se pierda, las lecciones no se olviden y
para que de una buena vez sea posible que se quiebre ese círculo:

Dentro de pocas horas usted tendrá la satisfacción
de haberme asesinado. Debo a mi Patria la declaración fidedigna de los
acontecimientos. Declaro que un grupo de marinos y de militares, movidos por
ustedes mismos, son los únicos responsables de lo acaecido. Para liquidar
opositores les pareció digno inducirnos al levantamiento y sacrificarnos luego
fríamente. Nos faltó astucia o perversidad para adivinar la treta. Así se
explica que nos esperaran en los cuarteles, apuntándonos con las
ametralladoras, que avanzaran los tanques de ustedes aun antes de estallar el
movimiento, que capitanearan tropas de represión algunos oficiales
comprometidos en nuestra revolución. Con fusilarme a mí bastaba. Pero no, han
querido ustedes, escarmentar al pueblo.

Entre mi suerte y la de ustedes me quedo con la
mía. Mi esposa y mi hija, a través de sus lágrimas verán en mí un idealista
sacrificado por la causa del pueblo. Las mujeres de ustedes, hasta ellas, verán
asomárseles por los ojos sus almas de asesinos. Y si les sonríen y los besan
será para disimular el terror que les causan. Aunque vivan cien años sus
victimas les seguirán a cualquier rincón del mundo donde pretendan esconderse.

Conservo toda mi serenidad ante la muerte. Nuestro
fracaso material es un gran triunfo moral. Nuestro levantamiento es una
expresión más de la indignación incontenible de la inmensa mayoría del pueblo argentino
esclavizado. Dirán de nuestro movimiento que era totalitario o comunista y que
programábamos matanzas en masa. Mienten. En las guarniciones tomadas no
sacrificamos un solo hombre de ustedes. Y hubiéramos procedido con todo rigor
contra quien atentara contra la vida de Rojas, de Bengoa, de quien fuera.
Porque no tenemos alma de verdugos. Sólo buscábamos la justicia y la libertad
del 95% de los argentinos, amordazados, sin prensa, sin partido político, sin
garantías constitucionales, sin derecho obrero, sin nada. No defendemos la
causa de ningún hombre ni de ningún partido.

Nosotros defendemos al pueblo, al que ustedes le
están imponiendo el libertinaje de una minoría oligárquica, en pugna con la
verdadera libertad de la mayoría.

Pero no taparán con mentiras la dramática realidad
argentina por más que tengan toda la prensa del país alineada al servicio de
ustedes. Como cristiano me presento ante Dios que murió ajusticiado, perdonando
a mis asesinos, y como argentino, derramo mi sangre por la causa del pueblo
humilde, por la justicia y la libertad de todos no sólo de minorías
privilegiadas. Espero que el pueblo conocerá un día esta carta y la proclama
revolucionaria en las que quedan nuestros ideales en forma intergiversable.

Juan
José Valle. Buenos Aires, 12 de junio de 1956 (síntesis).

 

Nube de etiquetas