Despertar Nacional

Entradas etiquetadas como ‘premio’

ARGENTINA La Jefa de Estado recibió el premio ILGA por su compromiso con la equidad de género

18dic12 premio 01 121212estocolmo1
Miércoles, 12 de Diciembre de 2012
La Jefa de Estado recibió el premio ILGA por su compromiso con la equidad de género

La presidenta Cristina Fernández fue reconocida por la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex (ILGA) por los “logros encomiables” en materia de igualdad y ampliación de derechos, otrogándolo un premio en Estocolmo, por videconferencia.
Durante un acto en Garín (partido de Escobar), y mediante videoconferencia, la jefa del Estado celebró el galardón que fue recibido en mano por el vicepresidente Amado Boudou y el senador Aníbal Fernández, en Estocolmo durante la Cumbre Mundial de ILGA. También estuvo presente en esa ceremonia; la co-secretaria general de ILGA, Gloria Careaga; y su par co-secretario, Renato Sabbadini; y el secretario para América latina y el Caribe, Pedro Paradiso Sottile.
“Si Néstor (Kirchner) no hubiera estado sentado no sé si hubiera habido matrimonio igualitario. Esta distinción la quiero compartir con el pueblo pero también con él porque luchó a capa y espada por los derechos de los argentinos”, sostuvo Cristina desde Buenos Aires.
“Recordábamos hoy que la ley del matrimonio igualitario fue la única que votó Néstor Kirchner”, acotó, al respecto, Boudou desde Suecia.
“Me gusta aceptar la diferencia: saber que hay gente que no piensa, ni siente como nosotros, y que tiene los mismos derechos que nosotros. Esa es la verdadera democracia: que seamos iguales y nadie tenga privilegios ante la ley”, enfatizó la Presidenta.
El comité de la asociación decidió por unanimidad dar su primer premio a la presidenta Cristina Fernández por considerar “su compromiso personal e infatigable”. Se la premia “por el papel clave que la Argentina ha jugado en los últimos años y bajo su atinado gobierno en la promoción de la despenalización universal de la homosexualidad en las Naciones Unidas”.
Desde la entidad, presente en unos 111 países, destacaron, también, a las leyes del matrimonio igualitario y la norma más avanzada del mundo en materia de derechos para personas trans.
“Si por un lado estas leyes se han convertido en modelos que muchos países irán a imitar en el futuro, por el otro lado las y los activistas Lgbti y defensores de los derechos humanos en el mundo entero ahora saben que tienen en la Argentina a uno más de sus aliados”, enfatizaron mediante una carta formal los secretarios generales de esta asociación, Renato Sabbadini y Gloria Creaga.

ARGENTINA Palabras de la Presidenta durante la entrega del Premio de la Unesco a Estela de Carlotto

Palabras de la Presidenta durante la entrega del Premio de la Unesco a Estela de Carlotto
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER, EN EL ACTO DE ENTREGA DEL PREMIO FELIX HOUPHOUET BOIGNY PARA LA BÚSQUEDA DE LA PAZ, A LA SEÑORA ESTELA DE CARLOTTO, PRESIDENTA DE LA ASOCIACIÓN ABUELAS DE PLAZA DE MAYO, EN LA SEDE DE LA UNESCO, FRANCIA.
Muchas gracias, muchas gracias. Muy buenas tardes a todos y a todas.
Señores Jefes y Jefas de Estado; señores ex Jefes y ex Jefas de Estado; señora Directora General de la UNESCO; señor Presidente y Miembros del Jurado de este prestigioso Premio de Fomento de la Paz; querida Estela de Carlotto; queridas Abuelas también que la acompañan; queridos Hijos y Nietos recuperados que hoy nos acompañan; las Abuelas los llaman nietos pero yo los llamo hijos, porque todos o la mayoría de ellos tienen la edad de mi hijo mayor que nació también en 1977.
Ustedes saben que la mayoría de los niños robados fueron durante el 76´ y 77´ por lo tanto yo no los puedo ver nunca como nietos. Para mí son iguales que Máximo y de hecho, muchos de ellos son muy amigos de él.
Quiero decirles a todos y a todas que hoy estoy aquí en mi doble condición. No estoy solamente como Presidenta de la República Argentina, sino como una ciudadana argentina más, segura de estar representando en mi condición de ciudadana a millones de compatriotas que ven en nuestras Abuelas de Plaza de Mayo y en la figura de Estela, la superación de un momento muy trágico y muy doloroso que vivimos los argentinos.
Digo la superación, porque creo que en definitiva nadie puede recuperarse de la pérdida de un hijo. De hecho, estoy segura que Estela hubiera preferido seguir siendo esa directora de escuela de mi ciudad, la ciudad de La Plata, y estar junto a Laura y el resto de sus hijos y su nieto Guido y el resto de sus nietos, como una abuela más, como millones de abuelas, como millones de ciudadanos que son invisibles y que en algún momento tal vez por razones históricas y en este caso por razones muy trágicas, se convierten en visibles y luchan porque atrocidades, crímenes y genocidios se vuelvan también visibles a los ojos de sus propios compatriotas y a los ojos de la humanidad.
Eso fue, esa fue la tarea que, muy a su pesar desempeñó primero como Madre de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, y luego, por eso digo, como superando también esa página trágica e histórica, lanzarse con la misma fuerza con que buscó a su hija, lanzarse a la recuperación de los hijos de los hijos, esto es, de los nietos, y llevar a cabo la recuperación de la identidad de 105 chicos que finalmente hoy saben quienes son.
Como Presidenta de la República, un rol circunstancial, un rol transitorio, el de ciudadana argentina me va a acompañar hasta el día de mi muerte, el de Presidenta es absolutamente circunstancial y temporal, tengo el orgullo de representar aquí en este ámbito tan importante a nivel global como es la UNESCO, a la Nación Argentina, que hoy es un modelo de lo que debe ser un estado de derecho respetuoso de la vigencia de los derechos humanos en forma irrestricta.
Este lugar que con orgullo hoy ocupa mi país, no fue un lugar al que llegamos fácilmente. Fue un lugar que no solamente reconoció la existencia de esa atroz dictadura que vivimos desde 1976 hasta 1983, sino que también reconoció otros escollos que los argentinos conocemos y que también conocen el resto de las instituciones.
Por eso también, quiero en el día de hoy, rendir un sentido recuerdo y homenaje a quien fuera mi compañero de vida y militancia, el doctor Néstor Carlos Kirchner, figura decisiva en la historia de la Argentina para vencer y derrumbar el muro de la impunidad que leyes como la de Obediencia Debida y Punto Final habían construido en la Argentina.
Me tocó como legisladora nacional, siendo senadora, con el resto de las fuerzas políticas de mi país, en un verdadero ejercicio de la democracia argentina, participar de la sanción en la anulación de dichas leyes, luego convalidada también por el máximo tribunal de justicia de mi país, que es la última instancia en materia de derecho en la República Argentina.
La lucha entonces contra la impunidad, ha sido una tarea conjunta de las instituciones del Estado argentino que nos convierte, con mucho orgullo, reitero, en un ejemplo del respeto al Estado de Derecho y a los derechos.
Pero yo quiero hacer un homenaje en la figura de Estela a todos aquellos que durante muchísimos años reclamaron justicia. Y quiero en esto hacer hincapié en algo que dijo el señor Diouf cuando le tocó hacer uso de la palabra hace unos instantes.
Dijo, si mal no recuerdo, que el derecho solo puede reclamarse desde el derecho y que la justicia solo puede reclamarse desde la justicia. ¿Qué quiso decir con estas palabras? Que durante más de treinta años, estas mujeres, primero en torno a la Pirámide de Mayo, en la Plaza de Mayo y, luego, en la búsqueda incansable de sus nietos, jamás, jamás preconizaron o hicieron uso de la violencia. Al contrario, incansablemente, incansablemente, aún cuando casi todos habían perdido las esperanzas, ellas siguieron reclamando ante los tribunales, ante los jueces del país, ante el Parlamento argentino, ante los distintos Poderes Ejecutivos, justicia, memoria y verdad.
Yo recuerdo haber dicho en mi intervención en la Cámara de Senadores que, no sé, pero si a mí me hubieran arrebatado un hijo y no lo hubiera podido ni siquiera llorar o llevar una flor a su tumba, si hubiera tenido la entereza y la fortaleza para reclamar justicia, memoria, verdad en el tono y en la forma en que estas mujeres lo hicieron. Lo que las tornan a todas más ejemplares que nadie, es que para quienes habían violado todas las normas posibles, ante la tortura, la muerte, la desaparición, la supresión de identidad de los seres queridos, no reclamaban venganza, sino, simplemente, justicia y aplicación de la ley.
Y creo que esto es lo distintivo de estas mujeres. No es solamente haber logrado recuperar identidad, sino haber podido persistir sin caer en esos defectos, en esas falencias de la condición humana, que son muchas veces los instintos de venganza o de querer hacer justicia por la propia mano. Nada más alejado de estas mujeres que parecían muy débiles, que algunas, como recordaba Estela, las calificaron de locas, allá por los años 70. Creo que eran las más cuerdas y las más racionales en aquellos momentos en la República Argentina.
Y por esa cordura, por esa racionalidad y por esa humanidad, porque en definitiva es un gran ejemplo de humanidad, es que hoy la UNESCO está otorgando su máximo galardón de Fomento de la Paz a la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo en la figura de nuestra querida Estela de Carlotto.
Y yo quiero agradecerles a los miembros del jurado y quiero decirles también a todos ustedes que aquí están, que la Argentina necesita de la memoria, necesita de la verdad, necesita de la justicia para dar vuelta esa página dolorosa que vivimos los argentinos. Nosotros queremos dar vuelta esa página dolorosa, queremos recuperar a los nietos que nos faltan todavía y queremos, además, que, finalmente, se termine dando justicia a todos aquellos que la han reclamado.
Por eso es que estamos hoy en una sensación ambivalente: cuando uno recibe estos premios, yo lo decía ayer, siempre tiene una relación ambivalente con ello, hubiera sido mejor no tener que recibir ningún premio por no haberse violado en nuestro país los derechos humanos. Pero la historia se escribe y la historia no la escribe uno solo.
Así que, en definitiva, lo que aquí estamos haciendo es reconocer, desde esta prestigiosa entidad, porque ya lo ha hecho el pueblo argentino en sus numerosas muestras de afecto y de cariño con las Abuelas, esa labor que han cumplido.
Por eso quiero agradecerles y reiterarles nuestro compromiso como país, miembro de Naciones Unidas, como país, respetuoso de los derechos humanos, que siempre estaremos presente condenando, cualquiera sea el lugar en donde los derechos humanos se violen, esta verdadera lacra de la humanidad.
Quiero agradecerte, Estela, estos años de coraje; quiero agradecerte también la entereza, sé lo que muchas veces sufrís en soledad, porque todavía no has podido recuperar a Guido y aunque no es lo mismo, pero estos chicos que hoy nos acompañan y que desde aquí los veo, a Victoria, a Horacito, a Juan, a Francisco, a los demás no los distingo porque soy media corta de vista, pero en ellos también creo que hay una parte de Guido.
Quiero, entonces brindarte, en nombre de todos los que estamos aquí presentes y también de todos los argentinos, un, pero un gran y fervoroso y cálido beso y abrazo.
Muchas gracias Estela, muchas gracias Abuelas, muchas gracias Madres, gracias chicos por todo.
Muchas gracias. (APLAUSOS)

ARGENTINA “Nuestras Abuelas son la superación de un momento trágico y doloroso que vivimos en Argentina”, dijo la Presidenta en la Unesco

Miércoles, 14 de Septiembre de 2011
“Nuestras Abuelas son la superación de un momento trágico y doloroso que vivimos en Argentina”, dijo la Presidenta en la Unesco

Cristina Fernández acompañó, en la sede de la Unesco, a las Abuelas de Plaza de Mayo que, encabezadas por su titular, Estela de Carlotto, recibieron el Premio de Fomento de la Paz Félix Houphouet-Boigny, otorgado por el organismo. Allí, la mandataria afirmó que “Argentina es hoy un modelo de lo que debe ser un Estado de derecho respetuoso de las instituciones”.
El premio fue otorgado por la Directora General de la Unesco, Irina Bokova, en un acto en el estuvieron presentes, además de la mandataria argentina, algunos de los 105 nietos que recuperaron su identidad gracias al trabajo de la asociación Abuelas de Plaza de Mayo, quienes fueron representadas por su presidenta, Estela de Carlotto.
El reconocimiento a Abuelas se debe a los 34 años de esfuerzo de esta organización a favor de los Derechos Humanos, la justicia y la paz, de acuerdo con el presidente del Jurado del Premio, Mário Soares.
Durante el acto, la presidenta Cristina Fernández aseguró que “no estoy solo como Presidenta, sino como una ciudadana argentina”, Y dijo que la ciudadanía “ve en nuestras Abuelas la superación de un momento trágico y doloroso que vivimos la Argentina”.
“Superación, porque nadie puede recuperarse de la pérdida de un hijo”, señaló, para agregar enseguida que: “Sin duda, ella hubiera preferido seguir siendo una abuela más, como millones de ciudadanos que son invisibles, pero en algún momento, por una razón muy trágica, se hizo visible ante sus compatriotas y la humanidad”. “Esa fue la tarea que, muy a su pesar desempeñó: la de lanzarse con la misma fuerza con que buscó a su hija Laura para buscar a todos los nietos y llevar a cabo la identidad de 105 chicos que hoy saben quiénes son”, expresó la Mandataria.
En ese sentido, Cristina Fernández señaló que la “Argentina es hoy un modelo de lo que debe ser un Estado de derecho respetuoso de las instituciones”.”Me siento orgullosa de representar en este ámbito a la Nación Argentina porque es un modelo de lo que debe ser un Estado de derecho respetuoso de la vigencia de los derechos humanos en forma irrestricta”, afirmó.
En su discurso, rindió “un sentido recuerdo y homenaje” a su esposo, el ex presidente Néstor Kirchner, a quien consideró “figura decisiva en la historia para vencer y derrumbar el muro de la impunidad que leyes como la obediencia debida y el punto final habían construído en la Argentina”.
También, destacó el rol de las Abuelas de Plaza de Mayo al señalar que “durante más de 30 años estas mujeres, primero en torno a la Pirámide de Mayo, y luego en la búsqueda de sus nietos, jamás preconizaron ni hicieron uso de la violencia”.
“Al contrario, incasablemente, aún cuando casi todos habían perdido las esperanzas, ellas siguieron reclamando ante los poderes del Estado, justicia, memoria y verdad”, dijo la Presidenta.
Al respecto, le manifestó a los miembros del jurado de la UNESCO que la Argentina “necesita de la memoria, de la verdad, y de la justicia para dar vuelta a esa página dolorosa que vivimos en la Argentina”. Y que las Abuelas “no solo han logrado la identidad de nuestro nietos”, sino que lograron transmitir la necesidad de justicia y “por esa racionalidad y por esa humanidad es que la Unesco, le dio el máximo galardón” a esa organización.
Por su parte, la directora general de la Unesco, Irina Bokova, elogió la labor de las Abuelas de Plaza de Mayo, y aseguró que Cristina Fernández es un “fiel apoyo” para la lucha de las Abuelas: “saludo su lucha y me inclino respetuosamente ante su valentía… Han abierto el camino para una nueva Argentina”. “Treinta mil personas desaparecieron durante la dictadura militar en Argentina, más de quinentos mil bebés fueron robados a sus padres… Las Abuelas han luchado para reanudar los hilos de sus vidas rotas”, sostuvo Bokova.
También, agregó que las Abuelas se alzaron “contra la injusticia, contra la mentira”. “Ustedes han ansiado establecer la verdad y marcar que en esos niños hay una familia que los ama y los busca. Gracias a ustedes 105 niños han recuperado su identidad”, destacó. Por último, indicó que “les estamos infinitamente reconocidos por mostrarnos que este camino sea posible”.
Durante el acto, hicieron uso de la palabra además el secretario Ejecutivo del Premio, Alioune Traoré; el protector del Premio y ex-presidente de Costa de Marfil, Henri Konan Bédié; el padrino del Premio y ex-presidente de Senegal, Abdou Diouf; el presidente de Costa de Marfil, Alassane Dramane Ouattara; el presidente del jurado internacional del premio y ex-presidente de Portugal, Mario Soares; y finalmente, la Presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.
Premio de Fomento de la Paz Félix Houphouet-Boigny
Creado en 1989 y otorgado cada año por la Unesco, el premio tiene por objeto rendir homenaje a las personas, instituciones u organismos que han contribuido significativamente a fomentar, buscar, salvaguardar o mantener la paz, teniendo presentes los principios de la Carta de las Naciones Unidas o la Constitución de la UNESCO.
En anteriores ediciones, recibieron este premio personalidades tales como Nelson Mandela y Frederik De Klerk, Yitzhak Rabin, Shimon Pérès y Yasser Arafat, el Rey Juan Carlos I de España, el ex presidente estadounidense, Jimmy Carter, el presidente de Senegal, Abdulaye Wade, el ex presidente finlandés Martti Ahtisaari y el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.

ARGENTINA Historiadores le entregaron a la Presidenta el premio “José María Rosa”

Lunes, 13 de Junio de 2011

Historiadores le entregaron a la Presidenta el premio “José María Rosa”

La presidenta Cristina Fernández recibió esta
noche en su despacho de Casa de Gobierno a un grupo de historiadores
encabezados por Mario “Pacho” O’Donnell.

Durante la audiencia, los historiadores
entregaron a la jefa de Estado el premio “José María Rosa”, bautizado
así en honor José María Rosa, padre del Revisionismo Histórico, según
confirmó su hijo, Eduardo Rosa.

“Fue un encuentro de agradecimiento por los
pasos que vemos que se van dando, poco a poco, en la construcción no
solamente de una Nación mejor, sino una Nación basada en cuestiones más
sanas, en una historia que realmente nos represente, que realmente sea una
plataforma y no una lápida como hemos tenido”, señaló Eduardo Rosa.

Y agregó: “Hemos encontrado una Presidenta
que sabe de historia, habla inclusive de su formación histórica, de cómo sus
padres – tanto de ella, como de Néstor Kirchner – les regalaron libros de
historia y yo creo que mi padre este momento lo hubiera querido vivir”.

Además de O’Donnell y Rosa, participaron del
encuentro los historiadores Hugo Chumbita, Hernán Brienza, y el periodista
Roberto Caballero, entre otros.

 

Nube de etiquetas