Despertar Nacional

Entradas etiquetadas como ‘paolo baratta’

Acto de Traspaso del Pabellón de la República Argentina en la Bienal de Italia: Palabras de la Presidenta de la Nación

Acto de Traspaso del Pabellón de la República Argentina en la Bienal de Italia: Palabras de la Presidenta de la Nación
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACION CRISTINA
FERNANDEZ EN EL ACTO DE TRASPASO DEL PABELLON PERMANENTE DE LA REPUBLICA
ARGENTINA, CASA GIUSTINIANI, SEDE DE LA BIENAL DE VENECIA, ITALIA.

Muy buenas tardes a todos y a todas; señor
Intendente de Venecia; señor presidente de la Bienal de Venecia; queridos
artistas que nos acompañan, artistas argentinos, hombres y mujeres de la
plástica, de la pintura, de la escultura, del arte, de la creación, en
definitiva creo que la palabra creación los engloba y los representa a todos:
imaginé muchos momentos, siempre como Presidenta, como gobernante o como
política, pero la verdad que compartir este momento histórico, que no lo he
definido yo como histórico porque si no voy a recibir algunas críticas en mi
país, lo ha definido el señor presidente de la Bienal de Venecia y el señor
Intendente, este verdadero momento histórico donde la Argentina – yo estoy
aquí nada más que representando a mi país – ha recibido la llave que la
acredita para tener un Pabellón Permanente en esta máxima muestra
internacional del arte, déjenme decirles que me llena de orgullo y realmente
creo que es una distinción inmerecida para esta Presidenta, pero muy merecida
para todos nuestros artistas, que realmente el último de ellos, León Ferrari,
ha merecido el premio principal, el León de Oro, León con el León de Oro,
aquí en Venecia.

Para nosotros significa algo muy importante, por
estas cosas de la vida este viaje mío al exterior – señor Presidente de la
Bienal; señor Intendente – comenzó también en un momento de arte, en la
visita oficial que hice al Estado de México, el día domingo, compartí la
visita y una cena en el Museo Soumaya, del Distrito Federal de México, donde
se exhibe gratuitamente una colección de arte muy importante de un grupo
mexicano y lo termino también en una expresión de arte, en donde por la
mañana estuvimos con esa magnifica obra del artista rosarino, Adrián Villar
Rojas, que realmente sé que ha revolucionado la muestra por su originalidad,
por su grado de representación y en definitiva por lo que constituye el fuego
sagrado de los artistas: hacer cosas que conmuevan y que además se presten a
diversas interpretaciones, según quien las mire. Creo que ese es el gran
desafío de todo gran artista, que su obra representa, no todas cosas iguales
porque todos los seres humanos no somos iguales, creo que ese es el gran
desafío del artista, poder conmover a los que piensan o miran o tienen
miradas diferentes del mundo, de la sociedad y de la vida. Yo creo que un
artista se consagra allí, cuando conmueve, precisamente, en lo que ha logrado
representar y crear.

Tampoco se me escapa que esta visita, también con
motivo del 150 aniversario de la reunificación de Italia, donde me tocó
mantener una audiencia con el señor Presidente de la República de Italia,
Giorgio Napolitano, y luego un almuerzo con el primer ministro Silvio
Berlusconi, también tiene un significado muy importante; ustedes saben que mi
país, la República Argentina, ha sido precisamente un lugar de destino de
gran parte de la inmigración italiana, de fines del siglo XIX y principios
del XX, y les diría que durante prácticamente toda la primera mitad del siglo
XX, al punto tal de ser precisamente la colonia italiana, o aquellos de
orígenes italianos, mal que me pese a mí que me apellido Fernández, que es la
segunda corriente migratoria mayoría en nuestro país, y realmente por
cuestiones de la economía, de lo que había pasado en mi país en la crisis del
2001, ninguno de sus presidentes venía a la República de Italia.

El año pasado se finalizó la segunda etapa de la
reestructuración de la deuda, que permitió, finalmente, reinsertar a la
Argentina, por lo menos desde el aspecto estrictamente económico al mundo y
en la audiencia que mantuve con el Presidente Napolitano él me dijo algo que
realmente me conmovió y que dio la exacta dimensión, tal vez, de lo que ha
significado la reinserción de Argentina en el mundo, cuando también firmamos
con Italia un convenio para que Italia abra sus archivos respecto de los
crímenes de lesa humanidad, archivos de la Embajada de Italia, en Argentina,
acaecidos durante la última dictadura militar y allí le relaté una anécdota
al Presidente Napolitano, que me había tocado protagonizar con otro
Presidente, el Presidente Kirchner, cuando hizo su primera visita a Europa,
más precisamente a Francia, en el año 2003, y en aquella oportunidad el
entonces presidente de Francia, Jacques Chirac, nos había preguntado, casi
diría interpelado, acerca de la desazón que sentía la sociedad francesa,
cuando veía que quienes eran responsables de crímenes atroces sobre
ciudadanos franceses aún caminaban en libertad por nuestras calles, en virtud
de instrumentos legales que habían sido sancionados en nuestro país. Y yo le
comentaba al presidente Napolitano que en esa oportunidad realmente sentí
vergüenza, porque a uno le pueden reclamar deudas económicas, uno puede tener
explicaciones de por qué no pudo pagar, porque se fundió, porque le fueron
mal los negocios, porque hubo malas políticas económicas, porque fue un mal
administrador; puede explicar por qué no puede pagar una deuda, pero explicar
que desde el Estado, desde la ley, desde la Constitución, desde los poderes
democráticos elegidos por el Estado, que se permite o se perdona la comisión
de delitos aberrantes, eso ya resulta absolutamente inexplicable. Y
normalmente para todo ser humano lo que no se puede explicar causa vergüenza.

El me decía que Argentina se había incorporado a
Occidente luego de su política de derechos humanos, y yo le decía que en esta
visita a Italia, en esta primera visita a Italia de un presidente, en este
caso una presidenta argentina, sentía que el último país al cual no podíamos
venir, pese a todo lo que nos une histórica y culturalmente, también había
caído. Y aquí estamos, en Venecia, con lo que considero el tercer aspecto
fundamental de la condición humana, porque los derechos humanos hacen al
respeto a la vida, los derechos económicos al patrimonio, vida y patrimonio
hacen a la condición humana como atributos inescindibles, pero creo que aquí
se cierra el círculo en lo que considero tal vez lo más importante y lo más
distintivo, que es la creación, porque el arte es fundamentalmente eso,
creación humana, que solamente se puede dar en libertad, en democracia y con
memoria.

Por eso la muestra que hoy hemos organizado, con
algunos de nuestros principalísimos artistas, algunos, faltan otros, creo que
no les alcanzaría todo el edificio y no es vanidad ni petulancia, es
simplemente reconocer un acervo artístico y cultural argentino muy
importante. No alcanzarían tal vez los salones para poder desplegar las
maravillas. Me gustaría por ejemplo que hubiéramos podido traer “Sin pan
y sin trabajo”, de un italiano como Ernesto de la Cárcova, que es uno de
mis cuadros predilectos, pero no se preocupen porque tampoco me lo prestaron
para el Museo del Bicentenario, sigue en el Museo de Bellas Artes, lo quise
llevar y no me dejaron porque eso no se movía de allí, pero me hubiera
encantado. Está Berni, que también ha sido un pintor que devino en una
representación de lo social muy fuerte, pero creo que el dramatismo, la
fuerza y la tragedia de la miseria que revela Ernesto de la Cárcova en ese
“Sin pan y sin trabajo”, con esa mujer macilenta, el hijo prendido
de su pecho y la mano crispada de ese trabajador sin trabajo, representa tal
vez lo que fue el drama y la tragedia del centenario de mi país, en donde
unos muy pocos tenían demasiado y las mayorías, masas que habían nacido en
nuestro país o migrado buscando trabajo y oportunidades, no tenían ni pan ni
trabajo. Y es precisamente esa obra, a mi criterio, la que refleja con mayor
profundidad y dramatismo esa tragedia que significa lo social, el no tener
trabajo, el no tener la posibilidad de crecer.

Por eso quisimos que en esta muestra
“Memoria y libertad”, libertad y memoria, dos valores de la
condición humana, estuvieran presentes estas obras que realmente son
magníficas. Estoy segura que vamos a encarar la transformación de ese
pabellón, me gustaría que cuando vayan a Buenos Aires visiten el Museo del
Bicentenario, que hemos inaugurado hace muy poco. Tenemos allí una obra como
“Ejercicio plástico” del muralista mexicano David Alfaro Siqueiros,
que me tocó rescatar, junto con el entonces presidente Kirchner, luego de 18
años de estar encerrado en cajones, en containers húmedos, rescatarlo,
restaurarlo e implantarlo en el sitio que conmemora los 200 años de historia
argentina, desde el 25 de Mayo de 1810 al 25 de Mayo de 2010. La elección de
implantar esa magnífica obra de Siqueiros en ese lugar tiene que ver con que
esa obra también se produce en un momento histórico muy particular de la
República Argentina, no solamente tiene valor artístico sino histórico y
político.

Le comentaba hace unos instantes al presidente de
la Bienal que pude observar lo antiguo y magnífico del lugar de Arsenales,
gracias también al Almirante en nombre de la Armada Italiana, que son los
propietarios del lugar, y decía que deberíamos hacer una combinación muy
fuerte entre lo moderno y lo antiguo, como hicimos allí en el Museo del
Bicentenario, donde están las ruinas de lo que fue el fuerte donde se fundó
la Ciudad de Buenos Aires en 1580 y a su lado está la Casa Rosada que
simboliza el poder político en la República Argentina, y fue esa combinación
de lo primero –no me gusta decir de lo viejo- con esto que estamos haciendo
hoy, con esta contemporaneidad, con este presente, lo que yo creo que hace
una síntesis de lo que son nuestros 200 años de historia. Y que además en el
primer año del tercer centenario de nuestro país podamos estar aquí juntos,
en Venecia, en la muestra de arte más importante del mundo -no creo ofender
con ello a ninguna otra muestra- me llena de orgullo, fundamentalmente como
ciudadana argentina.

Quiero agradecerle a usted, señor Presidente
Paolo Baratta, a usted señor Intendente y a todos los hombres y mujeres,
funcionarios, ministros, Magdalena, titular de la Fundación Exportar, a todos
los hombres y mujeres que hicieron posible que hoy estemos aquí en nombre y representación
de los 40 millones de argentinos. Muchísimas gracias y bienvenida Argentina a
la Bienal de Venecia.

 

“El arte solo se puede dar en libertad, en democracia y con memoria”, afirmó Cristina Fernández en Venecia

Viernes, 03 de Junio de 2011

“El arte solo se puede dar en libertad, en democracia y con memoria”, afirmó Cristina Fernández en Venecia

La Presidenta de la Nación encabezó hoy la
inauguración oficial del Pabellón Argentino en la Bienal de Venecia, que
desde este año incluirá una muestra permanente de arte de nuestro país.

Durante el acto realizado hoy en Venecia, en el
que se firmó también un comodato que permitirá a la Argentina tener su
Pabellón fijo en la exposición, la presidenta Cristina Fernández destacó que
se trata de un “momento histórico , como lo ha definido el presidente de
la Bienal”, Paolo Baratta. “”Yo estoy representando a mi país
para recibir la llave que la habilita a tener un pabellón en esta muestra
máxima del arte”, aseguró la jefa de Estado.

La Presidenta recordó que su gira “comenzó
en un momento de arte”, con su visita al Museo Soumaya, de México D.F.,
termina “con arte: estuvimos por la mañana en la muestra de ese
magnífico artista, Adrián Villar Rojas, que ha revolucionado la Bienal”.
“El gran desafío del artista es conmover a los que tienen miradas
diferentes del mundo o de la vida. Un artista se consagra allí: cuando
conmueve con lo que ha querido mostrar o representar”, consideró.

Asimismo, destacó la oportunidad de su visita a
Italia, en momentos en que se celebra el 150º aniversario de la unificación
del país, y recordó que Argentina “ha sido destino de gran parte de la
inmigración italiana durante el fin del siglo XIX y toda la primera mitad del
siglo XX”.

Pese a los lazos históricos que unen a ambas
naciones, Cristina Fernández se lamentó de que “por cuestiones
económicas, por lo que había pasado en mi país en 2001, ninguno de los
presidentes de Argentina venía a Italia”.

A continuación rememoró que “cuando el ex
presidente Kirchner hizo su primera visita a Europa en 2003, el entonces
presidente Jacques Chirac nos había interpelado sobre por qué quienes habían
cometido crímenes de lesa humanidad contra ciudadanos franceses caminaban
tranquilamente por la calle. En ese momento yo sentí vergüenza”.
“Uno puede explicar por qué no puede pagar una deuda. Ahora, cuando
desde la ley, desde la Constitución, desde el poder democrático, se perdonan
delitos aberrantes, eso se torna absolutamente inexplicable”, sentenció.

En ese sentido, subrayó que durante la audiencia
con el presidente de Italia, Giorgio Napolitano, el jefe de Estado le aseguró
que “Argentina se había incorporado a Occidente después de su política
de derechos humanos”. Y remarcó que a partir de la reestructuración de
la deuda externa, “el último país al que no podíamos venir, pese a todo
lo que nos une histórica y culturalmente, ha caído”.

La jefa de Estado afirmó que lo que se muestra en
la Bienal de Venecia es “el tercer aspecto fundamental de la condición
humana: los derechos humanos hacen al respeto a la vida, los económicos al
patrimonio. Pero aquí se cierra el círculo, con lo más importante, que es la
creación. El arte es creación humana, que solamente se puede dar en libertad,
en democracia y con memoria”.

Indicó que la muestra que organizada por
Argentina cuenta “con algunos de nuestros mejores artistas, porque no
alcanzarían tal vez los salones para desplegar todo el arte que
tenemos”. “Me hubiera gustado traer “Sin pan y sin
trabajo”, de un italiano como Ernesto De la Cárcova. Representa la
tragedia del centenario en mi país, donde unos pocos tenían demasiado y otros
no tenían nada”, señaló.

A continuación, invitó a los presentes a que
“visiten cuando vayan a Buenos Aires el Museo del Bicentenario, tenemos
allí un mural de David Alfaro Siqueiros, que hemos logrado recuperar después
de 18 años”. Y señaló que en el pabellón argentino en la Bienal
“deberíamos hacer una combinación muy fuerte entre lo nuevo y lo antiguo,
como lo hicimos en el Museo del Bicentenario”.

“Que en el primer año del tercer centenario
de nuestro país, podamos estar aquí en Venecia, en la muestra de arte más
importante del mundo, me llena de orgullo como ciudadana argentina”,
concluyó la jefa de Estado.

En el acto, Cristina Fernández estuvo acompañada
por el canciller Héctor Timerman y el el presidente de la Bienal, Paolo
Baratta, además de representantes de la Fundación Exportar y una delegación
de artistas plásticos argentinos.

Pabellón argentino en la Bienal de Venecia

El comodato firmado por la Presidenta permitirá a
la Argentina tener su Pabellón fijo en un espacio de más de 500 m2 en
ubicación privilegiada en la Sala de Armas de los Arsenales, gracias al
proyecto de restauración que se iniciará en breve, y constituirá una
plataforma privilegiada para la proyección de las artes visuales y de la
arquitectura argentinas, por 22 años.

La Argentina presenta en la Bienal de Venecia,
que estará abierta entre el 4 de junio y el 27 de noviembre de 2011, la
muestra “Memoria y Libertad en el Arte Argentino del Siglo XX”,
como un testimonio que pretende rendir homenaje a la Bienal de Venecia y a la
sostenida presencia que la Argentina tuvo a lo largo de su historia.

En la muestra hay obras de Roberto Aizenberg,
Carlos Alonso, Luis Fernando Benedit, Antonio Berni, Oscar Bony, Juan Carlos
Distéfano, León Ferrari, Raquel Forner, Nicolás García Uriburu, Carlos
Gorriarena, Guillermo Kuitca, Marta Minujín, Luis Felipe Noé, Emilio
Pettoruti, Xul Solar, Marcia Schvartz, Lino Enea Spilimbergo, Pablo Suárez .

Además, el Pabellón Argentino contará con la
exposición “Ahora estaré con mi hijo”, del artista Adrián Villar
Rojas, bajo la curaduría de Rodrigo Alonso, que se llevará a cabo en un
espacio de 250 m2 en la zona de los Arsenales, siendo ésta la primera vez que
el envío nacional estará físicamente enclavado en el ámbito de la muestra
internacional.

 

La Presidenta visitó la bienal de Venecia

La Presidenta visitó la bienal de Venecia
La presidenta Cristina Fernández realizó una
recorrida por la Bienal de arte de Venecia, y en el pabellón argentino
dialogó con los artistas que allí exponen. La mandataria destacó el hecho de
haber podido visitar Italia tras la superación de la crisis de la deuda que
en su momento afectó la relación con ahorristas de aquella nación.

Al llegar, la Jefa de Estado fue recibida por el
presidente de la Bienal, Paolo Baratta, y por los artistas que se encuentran
en el pabellón argentino.

Durante su recorrida, la mandataria destacó las elogiosas palabras del
presidente de Italia, Giorgio Napolitano, acerca de la política de Derechos
Humanos de la Argentina. Y sobre la participación argentina en la Bienal,
afirmó: “Este es un espacio que se ha ganado la cultura argentina también
porque tenemos mucho para exponer, mucho para mostrar”.

 

Nube de etiquetas