Despertar Nacional

Entradas etiquetadas como ‘Palestina’

PALESTINA Ejército Israelí intenta arrestar a peligroso terrorista de… 2 años de edad

Ejército Israelí intenta arrestar a peligroso terrorista de… 2 años de edad
FUENTE: PALESTINA LIBRE ORG
http://www.palestinalibre.org/articulo.php?a=38314
El pasado Lunes en Kufr Qaddoum, el ejército Israelí allanó el hogar de Murad Shtayeh, coordinador del comité de resistencia popular local. No le buscaban a él, sino a su hijo, Mo’men, de 2 años y medio de edad. Aparentemente, el niño representa un peligro para la seguridad de Israel.
2012-04-04 13:16:08 / Fuente: The Electronic Intifada – Traducción: Palestinalibre.org
En poder del infante, clamaban los soldados, se encontraba ni más ni menos que un honda para lanzar piedras. Un arma sumamente dañina en manos de un niño de esa edad.
El increíble incidente sucedió el Lunes 2 de Abril, a las 17:30, cuando cuatro soldados entraron repentinamente al hogar de Murad amenazando con arrestar a Mo’men. Dos soldados recorrieron en el hogar buscando al niño, mientras otros 2 custodiaban la entrada.
Los soldados insistieron en que el chico les entregara la honda pues, argumentaron, la usaba para apuntarles. Aún más, exigieron que se les entregara al niño.
Bashar Shtayeh, familiar de Murad se encontraba en el lugar: “Los soldados entraron y apuntaron sus armas a la familia completa, amenazando con quedarse en la casa si no les entragaba a Mo’men.”
Murad, padre de Mo’men indicó: “Mo’men no tenía una honda en sus manos. Y aún si la hubiese tenido, ¿qué importa?, es un niño”.
Una discusión de media hora se llevó a cabo entre Murad, otros residentes del pueblo y los soldados. Finalmente los soldados dejaron el lugar. El ejército ‘más moral’ del mundo y la cuarta potencia militar mundial, había intentado detener a un niño de 2 años.
Demás está decir que el chico quedó aterrorizado por la situación. Murad: “Él estaba muy asustado y afectado. Ahora está algo mejor”.
En Kufr Qaddoum se llevan a cabo protestas semanales contra la construcción del asentamiento ilegal de Qedumim, en tierras que pertenecen al pueblo. La represión del ejército Israelí sucede a diario. La historia de Mo’men es una más de ellas.
“Esto no nos amedrentará, seguiremos protestando” declaró Murad.

Anuncios

ARGENTINA Audiencia con representantes de ONGs de Israel y Palestina: Conferencia del secretario de Culto

Audiencia con representantes de ONGs de Israel y Palestina: Conferencia del secretario de Culto
CONFERENCIA DE PRENSA DEL SECRETARIO DE CULTO DE LA CANCILLERÍA ARGENTINA, GUILLERMO OLIVIERI Y REPRESENTANTES DE ONGS DE ISRAEL Y PALESTINA, EN EL SALÓN DE LOS ESCRITORES E INTELECTUALES ARGENTINOS DEL BICENTENARIO, CASA ROSADA.

OLIVIERI.- Muy buena noches, quiero presentarles a los amigos que han tenido la entrevista con la señora Presidenta de la Nación, son representantes de más de cien ONGs de Israel y Palestina, conforman lo que se llama el Foro de ONGs por la Paz y han traído también un poco la preocupación, la experiencia de Medio Oriente. Estos amigos de Israel y amigos de Palestina son: Meir Margalit y Saman Khoury. Creo que la contribución que ellos están haciendo, la tarea que están haciendo en Medio Oriente y por lo que están recorriendo Argentina y la América latina tiene que ver también con la diáspora y las grandes comunidades que existen en nuestro país y este ha sido el motivo entonces de la entrevista con la señora Presidenta.
Por eso prefiero dejarles la palabra a ellos para que puedan contar su tarea en Medio Oriente, en Palestina y en Israel y su tarea en América latina, empezando por lo que ellos consideran, sin duda, uno de los países con una fuerte política de derechos humanos, de integración, de convivencia y que podamos colaborar, además, para una solución pacífica de un conflicto que lleva ya mucho tiempo. Gracias y los dejo con ellos
SAMAN KHOURY.- Gracias por estar acá, yo soy Saman Khoury, hago la aclaración porque a veces es difícil poder pronunciar estos sonidos del árabe cuando las letras se juntan. Quiero decir que nos ha impactado muy positivamente las respuestas que hemos encontrado de parte de las autoridades argentinas, en general, y específicamente de parte de la Presidenta de la República Argentina.
Nosotros, en el ámbito de la sociedad civil, tanto en Palestina como en Israel, pensamos que la paz en algo demasiado importante como para dejarlo solamente en manos de los políticos, pensamos que la gente, el pueblo debe participar también en la construcción de la paz. Y es así que durante estos últimos años hemos agrupado a esta gran cantidad de organizaciones, aproximadamente ciento veinte organizaciones, tanto de Palestina como de Israel, que se han reunido y han comenzado a trabajar por la paz y continúan haciéndolo.
Y sin dudas el hecho de que debemos participar para lograr la paz y no solamente para impulsar el proceso de paz, sino para afectivamente lograr la paz ha sido uno de los factores determinantes para que pudiéramos lograr esta visita, en este momento, porque esto se está volviendo cada vez más acuciante y urgente. Y pensamos que es algo que puede ser de mucho valor para nuestros gobiernos y para nosotros mismos para poder movilizarnos hacia el objetivo de la paz es justamente la labor que puede desempeñar vuestro gobierno, el gobierno argentino, su Presidenta desde ya, como así también los gobiernos de UNASUR y el MERCOSUR en el contexto ampliado de la región de América latina como para poder lograr ese objetivo que tanto nos importa.
MEIR MARGALIT.- Estamos acá porque los necesitamos y lo digo claramente y sin vergüenza: necesitamos la ayuda de Latinoamérica y el proceso de paz está tan estancado que si ustedes no nos ayudan a salir del pantano, el Medio Oriente se convertirá en una gran tragedia para palestinos pero tragedia también para israelíes. Momentos en que el presidente Obama está demasiado ocupado con sus elecciones, los europeos demasiado ocupados con sus crisis económicas, es un momento ideal para el gobierno de Israel para seguir profundizando sus políticas colonizadoras, imperialistas y militaristas. Y nosotros no podemos dejar que esto continúe de esta manera indefinidamente. Por eso nosotros venimos para pedirle abiertamente a vuestra Presidenta ayúdenos a salir del pantano, convencidos de que si hay alguien que le puede meter oxígeno a este proceso, sois solamente ustedes, cada uno de ustedes y los países latinoamericanos en términos generales. Entonces, gracias a la Presidenta, gracias al Canciller, gracias al equipo de trabajo que no está acompañando. Nosotros volveremos a Israel y a Palestina y podremos decirles a nuestros amigos “no estamos solos, tenemos el apoyo de un continente impresionante”. Y si dejamos nuestro país ayer un poco frustrado por lo que está pasando, volvemos ahora con las baterías llenas para seguir luchando. Gracias.
PERIODISTA.- Acabo de escuchar que ambos amigos expresaron la predisposición de la Presidenta. La pregunta es: ¿hasta que punto puede llegar esa predisposición entendiendo que históricamente Argentina ha tomado posiciones para intentar, inclusive en líneas políticas diplomáticas de altura, alguna mediación? ¿Hasta dónde creen ustedes que podría llegar ese compromiso argentino cuando dicen que se sienten que no están solos, en este caso, ONGs de Palestina e Israel?
MARGALIT.- Nosotros estamos convencidos de que en estos momentos Latinoamérica y la Argentina en particular pueden transformarse en el catalizador que va a darle una dinámica nueva a fórmulas de paz que ya existen. No hay que inventar nada nuevo. Nosotros apoyamos la iniciativa de la Liga Árabe, nosotros apoyamos la hoja de ruta del presidente Clinton y también la iniciativa de Ginebra. No hay nada para inventar, lo que hay que hacer es llenar este proceso de oxígeno y comenzar una dinámica que nos lleve, en última instancia, a acabar con la ocupación. Tal vez, no solucione el conflicto, pero por lo menos, que podamos negociarlo en forma pacífica, como dijo vuestra Presidenta hace dos días atrás. Lo que queremos es que alguien venga y diga: “Señores, hay otras formas de encarar al conflicto”. Cuando hay conflictos no es que solo y exclusivamente hay que tomar las armas y matarnos unos a los otros; queremos continuar la discusión pero en forma civilizada y ese es el modelo argentino con el que se solucionaron los problemas en el continente en los últimos años y es por eso que nosotros queremos aprender de vuestro modelo y es por eso que una de las propuestas que nosotros le trajimos a vuestro país, es la posibilidad de crear un Centro de Resolución de Conflictos Argentino basado en las experiencias que ustedes han tenido en los últimos años. Muchas gracias a todos.

ARGENTINA La jefa de Estado recibió a organizaciones de Israel y Palestina por la Paz

Jueves, 09 de Febrero de 2012
La jefa de Estado recibió a organizaciones de Israel y Palestina por la Paz

La presidenta Cristina Fernández recibió esta noche en su despacho de Casa de Gobierno a representantes de ONGs de Israel y Palestina, que conforman el Foro de ONGs por la Paz.
Los visitantes informaron a la Presidenta de la Nación sobre la marcha del proceso de paz en Medio Oriente, para el que pidieron “la ayuda de Latinoamérica”, según comentaron luego en conferencia de prensa.
Los representantes de las ONGs que se reunieron con la jefa de Estado fueron Meir Margalit, Saman Khoury, Ron Puntac y Nancy Sadic.
Acompañaron a la Presidenta de la Nación, el canciller Héctor Timerman y el secretario de Culto, Guillermo Oliveri.

ARGENTINA 66ª Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas: Discurso de la Presidenta de la Nación

66ª Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas: Discurso de la Presidenta de la Nación
DISCURSO DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER, EN LA 66ª ASAMBLEA GENERAL DE LA ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS, EN NUEVA YORK
Señor Presidente de la Asamblea; señor Secretario General; señores miembros de esta organización: hace exactamente ocho años en este mismo ámbito y en este mismo estrado, el presidente de mi país, doctor Néstor Carlos Kirchner, apenas a cuatro meses de asumir como presidente de la República Argentina con apenas el 22 por ciento de los votos, manifestaba ante esta Asamblea, y dada la situación de nuestro país, la República Argentina, que había caído en default en el año 2001, que tenía cifras cercanas a un cuarto de la población sin trabajo, cifras de indigencia y pobreza superiores al 50 por ciento, planteaba la necesidad, ya en ese momento, de la reforma de los organismos multilaterales de crédito, especialmente el Fondo Monetario Internacional, y también de los organismos políticos de esta honorable organización.
En cada uno de los cinco discursos que hice en estas Asambleas, como también en las cuatro intervenciones, esta es mi cuarta intervención como Presidenta de la República, hemos realizado las mismas apelaciones en un mundo que ha cambiado sustancialmente desde aquel 2003 donde la República Argentina parecía ser una oveja negra, alguien díscolo y descarriado que había incurrido en el default por una conducta de incumplidores seriales.
En realidad habíamos sido víctimas de lo que yo denomino ser conejillo de Indias de las experiencias de los años 90 de las políticas neoliberales. Mucho ha pasado desde aquel momento de una Argentina que defaulteó la deuda más grande, por lo menos hasta ahora, de toda la historia de la humanidad, 160.000 millones de dólares.
En estos 8 años la Argentina ha reestructurado su deuda haciendo una reducción del 160 por ciento que comprendía del PBI, a menos del 30 por ciento. Los índices de pobreza e indigencia se han reducido a un dígito y todavía debemos seguir dando pelea. Tenemos un índice de desocupación que es uno de los más bajos de toda la serie y hemos completado el ciclo de crecimiento económico más importante en nuestros 200 años de historia.
De nuestra región, la América latina, países emergentes que hemos crecido en estos últimos años, Argentina ha encabezado el índice de crecimiento y está pagando regularmente su deuda sin recurrir a los mercados de capitales. Los números no se los voy a decir todos, pero hay números que son muy elocuentes.
En el año 2003 destinábamos un 2 por ciento de nuestro PBI a la educación y un 5 por ciento al pago de la deuda. Hoy la Argentina dedica 6.47 de su PBI a la educación y un 2 por ciento de su PBI al pago de la deuda.
La situación en el mundo hoy es sustancialmente diferente, tenemos numerosas regiones y países en severos problemas. La Argentina no pretende erigirse en modelo ni ejemplo de nadie, pero sí volver a ratificar la necesidad de formular claras reglas en materia de transferencia de capitales, en materia de especulación financiera.
Muchos aquí que han intervenido, y seguramente otros que lo harán, se han quejado de la especulación financiera con commodities, sobre todo en el sector de alimentos. Señoras y señores, cuando uno observa el crecimiento del stock financiero global en relación al PBI global también, es decir a lo que producimos en bienes y servicios el conjunto de los ciudadanos y empresas del mundo, puede advertir claramente el porqué estamos frente a un mundo donde la especulación parece no tener freno y trasladarse de un lado hacia el otro y de un país o de una región hacia la otra afectando monedas, economías y también la vida cotidiana de los ciudadanos, destruyendo trabajos, impidiendo que tengan una educación digna, que tengan salud.
Si uno observa la relación entre PBI global y stock financiero en la década del 80 ésta era una relación de 1 punto 1. Es decir, había un stock financiero que era 1 punto una vez igual a lo que producía el mundo en bienes y servicios. A partir de la década del 90 estas cifras se disparan geométricamente y se llega al año 2008 a que el stock total financiero, el activo financiero en el mundo sea 3.6 el PBI global, ese formidable spread entre lo que producimos y lo que está, en lo que yo denomino la economía del enter, porque en realidad si vamos a buscar esos activos son solamente apretar la regla enter en una computadora y trasladarse de un lugar a otro, de una moneda a otra y producir una volatilidad como nunca se ha visto en los mercados y crisis recurrentes donde las bolsas suben y bajan todos los días, creando la destrucción de miles de trabajos, pero también formidables rentabilidades que alguien se lleva.
Nosotros queremos reiterar una vez más, a la luz de nuestra propia experiencia, que reitero, no pretende erigirse en modelo, la necesidad de que los organismos multilaterales de crédito trabajen muy fuerte en una regulación en materia de movimientos de capitales a nivel global y en materia de especulación financiera. Sin esto va a ser imposible alcanzar la tan mentada estabilidad en los mercados y por lo tanto abordar, tanto de las economías emergentes que hemos venido sosteniendo el crecimiento de la actividad económica mundial, como también de los países desarrollados.
Es clave que esto sea entendido, porque hoy puede ser especulación sobre los alimentos, ayer lo era sobre el petróleo y mañana lo puede ser sobre las pastillas de menta si esto da rentabilidad y coloca en un posicionamiento a estos capitales que se trasladan sin ningún tipo de control ni regulación de un lado a otro del mundo.
En esto debo decir, que cuando como miembro del G-20, en la reunión de Londres, se decidió inyectar una formidable cantidad de recursos financieros precisamente al sector financiero que tenía problemas, sostuve en aquella oportunidad que era necesario garantizar que esos recursos que se inyectaban al mundo financiero pudieran ser volcados luego a la economía real, a la economía concreta para poder generar trabajo, generación de productos, de servicios.
Lamentablemente seguimos en la misma situación porque más allá de cambios a los que califico absolutamente de cosméticos, no se ha profundizado en la regulación que es necesaria. Es más, las calificadoras de riesgo, grandes responsables de muchas de las cosas que han pasado, califican por ejemplo a la Argentina como una economía marginal y calificaban hasta hace muy poco tiempo a economías que están a punto de caer en default, en deudas mucho mejor calificadas que la que tenía la Argentina. Se exige también entonces una evidente regulación sobre las calificadoras de riesgo que han tenido también una gran responsabilidad en la crisis que hoy vivimos en determinadas regiones y que obviamente va a impactar en todos los países.
No nos pone contentos el haber acertado pedir durante tanto tiempo la modificación, la reformulación de los organismos multilaterales de crédito. Al contrario, creemos que debía ser una tarea que ya estuviera empezada, que ya estuviera formulada para precisamente poder evitar esto que estamos viviendo ahora, y que para algunos son números en las Bolsas, pero que para los otros son destrucción de esperanzas de vida.
Y también decir, como lo decía el otro día con un colega cuando me tocó visitar Europa, que siempre las crisis económicas terminan impactando en los sistemas políticos.
No hay posibilidades de profundas crisis económicas donde la gente pierda su trabajo, donde millones caigan en la miseria, donde millones de personas pierdan su trabajo, su casa su educación, su salud, sin que esto implique también profundas transformaciones políticas. Y cuando estas transformaciones políticas sobrevienen producto de grandes crisis económicas, hay experiencias que evito comentar, han surgido totalitarismos muchas veces durante el siglo XX producto de crisis que no han sabido resolverse adecuadamente desde la política.
También pedir una vez más la reforma de esta importante organización que representa la multilateralidad, algo que hemos defendido consecuentemente siempre, la necesidad de un mundo más plural, más diverso y de democratizar los organismos políticos como Naciones Unidas y fundamentalmente su Consejo de Seguridad. Nosotros no compartimos la necesidad de ampliar los miembros permanentes, al contrario, creemos que es necesario eliminar la categoría de miembros permanentes y también eliminar el derecho de veto que impide realmente que este Consejo de Seguridad cumpla con la verdadera función que tuvo cuando fue pensado en un mundo bipolar, en donde era necesario el derecho de veto porque el mundo bipolar, el temor al holocausto nuclear, daba en ese derecho a veto de los miembros que lo integraban el equilibrio necesario para contemplar la seguridad de la humanidad; hoy ese equilibrio está roto y ese lugar permanente y ese derecho de veto no son para defender la seguridad o la estabilidad universal sino muchas veces para posicionamientos de los miembros que lo integran y que hacen ejercer su derecho.
El último discurso en que intervine aquí creo haberlo terminado pidiendo que me gustaría mucho que este año Palestina tuviera el lugar número 194 en el concierto de Naciones Unidas. (Aplausos). Mi país, la Argentina, como la mayoría de los países de la América del Sur, ha reconocido al Estado de Palestina. Yo creo sinceramente que impedir el ingreso de Palestina puede ser visto tal vez por algunos como algo beneficioso para el Estado de Israel, pero déjenme decirles, desde la autoridad que nos da ser un país que ha sufrido el flagelo del terrorismo internacional, que impedir que Palestina forme parte de esta Asamblea es seguir dándole coartadas a los que ejercen el terrorismo a nivel internacional y que encuentran en este desconocimiento precisamente una de sus falsas argumentaciones para incurrir en sus crímenes. Creo que la no inclusión de Palestina en este año lejos de dar mayor seguridad y estabilidad al mundo va a crear mayor inseguridad y condiciones absolutamente desfavorables para lo que debe ser el prestigio de un cuerpo que debe representar los intereses de todos los ciudadanos globales. Por eso ruego que Dios ilumine a quienes tienen que tomar esta trascendental y estructural decisión en el mundo para lograr mayor equilibrio y que Palestina pueda tener este año su asiento número 194; estoy segura que de así lograrlo vamos a contribuir a vivir en un mundo no solamente más seguro sino también en un mundo más justo.
Precisamente también, y casi concatenado con esta situación que veníamos describiendo acerca de lo que significa la injusticia de ese ejercicio del derecho a veto para determinados países, cinco para ser más precisos, en el Consejo de Seguridad, venimos una vez más aquí al seno de Naciones Unidas a plantear una cuestión también vital, no solamente para los argentinos. Malvinas, la cuestión de soberanía sobre Malvinas es también una prueba de fuego para este cuerpo, si es posible cumplir con una política que realmente tenga que ver en la multilateralidad y la obligación por parte de todos los miembros de aceptar las resoluciones de esta Asamblea. 10 resoluciones de esta Asamblea han convocado al Reino Unido de la Gran Bretaña y a mi país a sentarse y a negociar, a conversar sobre nuestra soberanía. Téngase en cuenta que la Argentina no está demandando que se cumpla esta resolución bajo el reconocimiento de la soberanía, no, simplemente está pidiendo que se cumpla con alguna de las 10 resoluciones de Naciones Unidas en este sentido. Tal vez también podríamos enumerar las 29 resoluciones del Comité de Descolonización, las 11 resoluciones y 8 declaraciones de la Organización de Estados Americanos; las resoluciones que también distintos foros, desde foros iberoamericanos, desde la Unasur, desde el MERCOSUR, desde el Encuentro de Países Arabes, Africano, del mundo entero reclamando a través de resoluciones y declaraciones el tratamiento de esta cuestión, y el Reino Unido negándose sistemáticamente a hacerlo y obviamente utilizando para ello su condición de miembro del Consejo de Seguridad con derecho a veto.
En el año 2013 se van a cumplir 180 años de que los argentinos fuimos desalojados manum militari de nuestras islas Malvinas, el año próximo se van a cumplir 30 años de un episodio sobre el cual pivoteó el Reino Unido, cometido por la más terrible dictadura de la que se tenga memoria y de la cual también fuimos víctimas los propios argentinos. Y me enorgullezco también de ser el gobierno que en materia de derechos humanos y juzgamiento a los responsables de crímenes y genocidios sea un ejemplo en el mundo en este sentido. Por eso creo que asentarse en aquel episodio no es más que otra de las tantas coartadas para no cumplir con las resoluciones de Naciones Unidas, y lo que es peor, yo pido a todos que se miren en el espejo de un mundo que viene donde van a ser necesarios recursos naturales y ver cómo hoy nuestros recursos naturales pesqueros y petroleros son sustraídos y apropiados ilegítimamente por quien no tiene ningún derecho. Obviamente creo que no hace falta recalcar que nadie puede alegar dominio territorial a más de 14.000 km de ultramar, está claro que es una ocupación ilegítima. Pero igualmente convocamos una vez más al Reino Unido a cumplir con las resoluciones de Naciones Unidas; en estos días se han producido verdaderas provocaciones, ensayos misilísticos en mayo y julio que fueron denunciados inclusive ante la OMI, que también sufrió uno de esos ataques. Yo quiero transmitir una vez más a esta Asamblea y también al Reino Unido el interés argentino en el diálogo, pero también es cierto que ha transcurrido mucho tiempo y que manifestamos ante esta Asamblea que vamos a esperar un tiempo razonable más, pero que si no, nos vamos a ver obligados a comenzar a revisar los entendimientos provisorios aún vigentes haciendo especial hincapié en que la cuestión de la soberanía debe estar incluida en esas obligaciones.
Ustedes se preguntarán a qué me refiero: a la declaración conjunta y canje de notas del 14 de julio de 1999 cuando se dispuso la reanudación de un vuelo regular semanal operado por la empresa LAN Chile entre Punta Arenas-Islas Malvinas con dos escalas mensuales, una en cada dirección, en Río Gallegos.
La Argentina no tiene intenciones de agravar la situación de nadie, pero también es justo que esta Asamblea y que el Reino Unido tome conciencia de que es necesario dar cumplimiento a las resoluciones. No podemos estar 180 años, 30 años, como no puede estar Palestina peregrinando durante décadas y décadas para tener un lugar en el mundo y menos aún los argentinos para reclamar este territorio que legítimamente nos corresponde.
No quiero terminar sin referirme también a un tema que ha sido incluido en todas las intervenciones que nos cupieran desde año 2003 a la fecha al presidente Kirchner y a quien les habla.
Yo les decía hace unos instantes, cuando hablaba del tema de Palestina, la autoridad -si es que nos da autoridad por así decirlo- que nos da el hecho de ser uno de los dos únicos países que en territorio americano ha sufrido agresión del terrorismo internacional. En dos oportunidades, en 1992, en la voladura de la embajada de Israel en la ciudad de Buenos Aires y, luego, en 1994 en la voladura de la AMIA que es una de las organizaciones sociales más importantes de la Argentina. Y fíjense que no hago hincapié en que sea de la colectividad judía, digo de la Argentina, porque fue un ataque claramente a la Argentina.
Hemos venido reclamando que, en virtud de lo dispuesto por la justicia argentina, la República Islámica de Irán se someta a la jurisdicción y permita precisamente que quienes están acusados de haber intervenido, con algún grado de participación en el atentado de la AMIA, puedan someterse a la Justicia.
El año pasado lanzamos desde aquí una propuesta que era que si no confiaban en la Justicia de nuestro país, podíamos adoptar lo que había sucedido en el caso Lockerbie y elegir un tribunal de un tercer país, de común acuerdo entre ambos, para poder allí desarrollar lo único que venimos reclamando que es justicia. Nos plantamos en esto porque es una demanda universal que no reconoce color político y en una palabra “justicia” que puede encontrarse en el Talmud, en la Biblia, en el Corán y para los que no creen en nada, seguramente también en la Constitución de sus países.
El Gobierno argentino ha recibido el día 16 de julio un mensaje de la Cancillería iraní que culmina expresando su intención de cooperar e iniciar un diálogo constructivo con la Argentina para ayudar a llegar a la verdad en relación con el brutal atentado cometido contra la mutual israelita el 18 de julio de 1994.
El mensaje que se ha recibido de Irán, si bien significa un cambio de actitud del gobierno, no constituye en sí mismo una satisfacción a nuestros reclamos que, como lo he dicho con toda claridad, son los de justicia. Sin embargo, se trata de un ofrecimiento de diálogo que la Argentina no puede ni debe rechazar.
Estamos aquí, en este lugar también, reclamando diálogo con el Reino Unido y reclamando diálogo entre todos los sectores que conforman este Cuerpo. Argentina lo hace en el contexto de su apego al cumplimiento de la obligación de resolver las controversias por medios pacíficos, actitud que la ha caracterizado en toda su historia como nación.
Esta posición en modo alguno supone que la República Argentina deje de lado los requerimientos emanados de la Justicia nacional en relación con el juzgamiento de los presuntos responsables de cometer tal atentado. No podríamos hacerlo, por otra parte, porque esto depende de jueces y fiscales.
Lo que sí queremos decir es que creemos que ese diálogo debe ser constructivo, que debe ser un diálogo sincero y que debe tener resultados para poder ser creíble y, por lo tanto, no ser entendido simplemente como una maniobra dilatoria o distractiva.
Quiero finalmente culminar mi intervención. A veces cuando pienso todas las cosas que nos han pasado a los argentinos es como lo que les ha pasado a muchos países en distintas etapas, pero a nosotros nos ha pasado en nuestro territorio, en nuestra historia y a nosotros: la debacle económica y social más terrible de la que se tenga memoria; todavía también tenemos una potencia que ejerce colonialismo en nuestro país, el terrorismo internacional nos eligió dos veces como destinatario de sus ataques. Es como que si uno se pusiera a pensar, hubiéramos concentrado todos los problemas, las tragedias y las miserias de este mundo en un solo territorio.
Nuestra posibilidad de recuperación en lo económico, nuestra incansable e imprescriptible lucha por recuperar lo que es nuestro y también la imprescriptible demanda para reclamar justicia para las víctimas de los atentados y la fortaleza con la cual hemos emergido de todas esas tragedias, me da la confianza y la certeza que es, precisamente, el camino que hemos elegido: el de lograr crecimiento con inclusión social para nuestros compatriotas, el de lograr el respeto irrestricto a los derechos humanos con juicios por la memoria, por la verdad y por la justicia; el lograr también estar hoy acompañada aquí, como Presidenta de todos los argentinos, por familiares de las víctimas del atentado de AMIA, que confían en que el Gobierno va a seguir haciendo lo que siempre ha hecho, que es defender precisamente los valores de la verdad y la justicia, lo que me hace sentir grandes esperanzas para que Dios ilumine a todos los que tengan que tomar decisiones, no en vistas a las elecciones, sino en vista al destino del mundo en las próximas décadas.
Por eso quiero saludar a todos y cada uno de los que hoy han hecho uso de la palabra, a los que también lo harán, y agradecer a todos ustedes el apoyo que a cada una de estas causas han brindado a mí país la República Argentina.
Muchas gracias y que Dios los guarde a todos. (APLAUSOS)

ARGENTINA “Malvinas es otra prueba de fuego para esta Asamblea”, afirmó la Presidenta en la ONU

Miércoles, 21 de Septiembre de 2011

“Malvinas es otra prueba de fuego para esta Asamblea”, afirmó la Presidenta en la ONU
La presidenta Cristina Fernández habló ante la Asamblea General de Naciones Unidas (ONU), en un discurso en el que abogó por el diálogo sobre la soberanía de Malvinas y defendió el derecho de Palestina a ser tenido en cuenta como miembro de pleno derecho en la organización: “Me gustaría que Palestina tuviera este año el lugar 194 en la ONU”, aseguró. También, afirmó que “la especulación financiera parece no tener freno”, al reclamar mayor regulación al movimiento de capitales.
La presidenta Cristina Fernández comenzó su discurso ante la Asamblea haciendo hincapié en la reformulación de los organismos multilaterales y afirmó que viene “planteando la reforma de los organismos multilaterales”. Recordó que en sus últimos cuatro discursos “hemos realizado las mismas apelaciones en un mundo que ha cambiado sustancialmente”.
Especulación financiera
La mandataria destacó “que de nuestra región de países emergentes que hemos crecido, la Argentina ha encabezado el índice del crecimiento y está pagando regularmente su deuda sin recurrir a los mercados de capitales”.
En ese sentido, puso de ejemplo que en “2003 se destinaba 2 por ciento del PBI a la educación y 5 al pago de la deuda y hoy la Argentina destina 6,47 a la educación y un 2 por ciento a la pago de la deuda”.
Afirmó que “en estos ocho años la Argentina redujo la deuda externa del 160 por ciento del PBI a menos del 30 por ciento, la indigencia y la pobreza a un dígito y ahora el ciclo de crecimiento es el más importante de 200 años de nuestra historia”.
También, puntualizó que anteriormente “la República Argentina parecía ser una oveja negra, un conejillo de indias de las políticas neoliberales que defaulteó la deuda externa”. Al respecto, afirmó que “la Argentina no pretende erigirse en modelo ni ejemplo de nadie, pero sí volver a ratificar la necesidad de formular reglas claras en materia de transferencia de capitales y de especulación financiera”.
Además, afirmó ante la Asamblea: “Queremos reiterar, una vez más, la necesidad de que los organismos multilaterales de crédito trabajen muy fuerte en el control de la especulación financiera. Hoy puede ser especulación sobre los alimentos, ayer era sobre el petróleo”.
“Quiero reiterar a la luz de nuestra propia experiencia la necesidad de que los organismos multilaterales trabajen muy fuerte en la regulación en materia de movimiento de capitales, en materia de especulación financiera”, dijo la mandataria argentina en su discurso.
“Las calificadoras de riesgo, grandes responsables de las cosas que han pasado, califican a Argentina de país marginal. Se exige también una evidente regulación sobre las calificadoras de riesgo, que han tenido responsabilidad en la crisis que estamos viviendo y va a impactar en varios países”, agregó la Presidenta argentina.
Recordó que el ex presidente Néstor “Kirchner planteaba la necesidad en su momento de la necesidad de la reforma de los organismos multilaterales de crédito y también de los organismos políticos de esta venerable institución. Hemos realizado las mismas apelaciones en aquel mundo que ha cambiado mucho desde 2003”.
Además, afirmó que “las crisis económicas siempre terminan impactando en el sistema político”. “Cuando las transformaciones (políticas) vienen de transformaciones económicas han surgido totalitarismos durante el siglo XX por crisis que no han sabido solucionarse desde la política”, dijo la mandataria
Consejo de Seguridad
“Siempre hemos defendido la multilateralidad y la reforma del Consejo de Seguridad. Nosotros no compartimos la necesidad de ampliar los miembros permanentes, sino que creemos necesario eliminar los miembros permanentes y el derecho a veto”, sostuvo Cristina Fernández.
En ese sentido, pidió hoy la reforma del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas, eliminando “los miembros permanentes y el poder de veto” de los países miembros que lo integran en la actualidad.
Palestina
“Me gustaría mucho que Palestina tuviera lugar en el numero 124 de Naciones Unidas. Mi país, como la mayoría de los países de América del Sur, ha reconocido al Estado de Palestina. Creo sinceramente que impedir el ingreso de Palestina puede ser visto por algunos como beneficioso para el Estado de Israel, pero impedir que sea parte de esta asamblea es seguir dándoles coartada a los que ejercen el terrorismo”, agregó.
“Creo que la no inclusión de Palestina en este año, lejos de dar más seguridad y estabilidad al mundo, va a crear más inseguridad y condiciones desfavorables para el prestigio de un organismo que debe representar todos los intereses”, expresó.
Asimismo definió como “falsas argumentaciones” las que sostienen quienes ven “tal vez como algo beneficioso para el Estado de Israel” la no inclusión de Palestina en la ONU.
En ese sentido, la Presidenta remarcó: “Ruego que Dios ilumine a quienes tienen que tomar esta estructural decisión para lograr mayor equilibrio y que Palestina pueda lograr su asiento. De lograrlo, vamos a vivir en un mundo más seguro y más justo”.
Malvinas
“El tema de la soberanía de las Malvinas es otra prueba de fuego para esta asamblea”, abrió el tema Cristina Fernández en su reclamo de diálogo con el Reino Unido: “Está claro que es una ocupación ilegítima. Una vez más le pedimos a Gran Bretaña que cumpla con los veredictos dados”, sostuvo, antes de agregar: “Es un territorio que legítimamente nos corresponde”.
Por último, exhortó a Gran Bretaña a cumplir con las “10 resoluciones de la ONU” acerca de las Islas Malvinas, y afirmó que en caso de no prosperar el diálogo “la Argentina denunciará los ´entendimientos provisorios´ que autorizaron, a partir del 14 de julio de 1999, los vuelos regulares de la empresa chilena LAN entre Punta Arenas y Malvinas”.
Terrorismo
La mandataria reiteró el reclamo del gobierno argentino para se sometan a la justicia argentina los ciudadanos de Irán que están acusados por los atentados terroristas contra la Embajada de Israel en Buenos Aires y la AMIA, en 1992 y 1994.
“Ya dijimos antes que si no confiaban en nosotros podíamos adoptar y elegir un tribunal en un tercer país para poder allí cumplir con lo único que venimos reclamando, que es justicia, que es una demanda universal que no reconoce color político”, argumentó.
En ese sentido, pidió a Irán un diálogo constructivo y sincero: “Creemos que ese diálogo tiene que ser constructivo, sincero y con resultados, para poder ser creíble y no ser entendido como una maniobra dilatoria”, dijo la mandataria al hacer referencia a la carta enviada el 16 de julio por Irán en respuesta al reclamo argentino de que permita que los presuntos responsables del atentado a la AMIA, de nacionalidad iraní, sean juzgados.
Señaló también que el mensaje iraní “significa un cambio de actitud pero no una respuesta al reclamo argentino de justicia” y sostuvo que Argentina “no puede ni debe rechazar” el ofrecimiento de diálogo, pero indicó que tampoco supone que “deje de lado sus requerimientos emanados” de la justicia.
Finalmente, la presidenta Cristina Fernández agradeció el apoyo de otros mandatarios a las “causas” que impulsó el gobierno argentino desde 2003: “Quiero agradecer a todos el apoyo que han dado en esas causas”, dijo la jefa de Estado en referencia a la búsqueda de justicia por el atentado a la AMIA, a la reivindicación de los derechos humanos y al “crecimiento económico con inclusión social” en Argentina.
Como todos los años, Cristina Fernández fue acompañada en el recinto de la ONU por una delegación de la AMIA y la DAIA.

ARGENTINA El Presidente de Palestina agradeció el gesto de la jefa de Estado

Miércoles, 21 de Septiembre de 2011
El Presidente de Palestina agradeció el gesto de la jefa de Estado
El presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, agradeció hoy en Nueva York a la presidenta Cristina Fernández por su reclamo ante la ONU a favor de que se incorpore a ese Estado como miembro del organismo multilateral.
La Presidenta, en su discurso ante la Asamblea, había exhortado a los miembros que sumen al Estado de Palestina como integrante número 194 de las Naciones Unidas, ya que ello contribuiría a “la seguridad y a la paz mundial”.
Al término de su alocución, y luego que bajó del estrado en el recinto de la Asamblea, la jefa de Estado recibió el saludo y agradecimiento de Abbas.
Luego, Cristina Fernández participó del almuerzo que se desarrolló en la sede de la ONU y del que participaron todos los integrantes de la organización.

ISRAEL Bibi en apuros

Bibi en apuros

FUUENTE: EL ORTIBA ORG – CABA

http://www.elortiba.org/notatapa14.html

Miguel Marín Bosch

Hace 10 días un grupo de manifestantes en Siria se acercó a la frontera en los
Altos del Golán para protestar en contra de su ocupación por Israel. Las tropas
israelíes los dispersaron con disparos. Según Tel Aviv hubo 10 muertos; según
Damasco fueron 23.

El incidente coincidió con el cuadragésimo cuarto aniversario del inicio del
conflicto que se conoce como la Guerra de los Seis Días (5 al 10 de junio de
1967). Israel venció a Egipto, Jordania y Siria y ocupó la franja de Gaza, la
península del Sinaí, Cisjordania, Jerusalén oriental y los Altos del Golán.
Desde entonces el futuro de esos territorios y los refugiados de los mismos han
sido un tema central de las pláticas entre Israel y algunos de sus vecinos.

No se sabe si los manifestantes eran espontáneos o si habían sido
“movilizados” por el presidente Bashar Assad para distraer la
atención de la violencia que su propio gobierno ha desatado en contra de su
población. Sea cual fuere su origen, el incidente sirvió para aumentar los
temores en Israel en su actual etapa de creciente aislamiento internacional.

La llamada primavera árabe ya ha incidido en la cuestión palestina. El 4 de
mayo las nuevas autoridades en El Cairo auspiciaron un acuerdo de
reconciliación entre Fatah en Cisjordania y Hamas en la franja de Gaza que
quizás haga posible un gobierno de unidad nacional (tarea nada fácil) y allane
el camino hacia un Estado palestino independiente.

Los intentos recientes por encarrilar el proceso de paz en Palestina se han
topado una vez más con la intransigencia del sector más conservador de Israel,
uno que prefiere que las cosas sigan como están. El primer ministro israelí,
Benjamin Netanyahu, calificó el acuerdo entre los palestinos como “una
gran victoria para el terrorismo” y se apresuró a tratar de convencer a
los gobiernos europeos de no reconocer la eventual proclamación de
independencia de los palestinos.

Netanyahu (cuyo apodo es Bibi) también viajó a Washington invitado por los
republicanos del Congreso estadunidense. El presidente Barack Obama, un tanto
molesto por las maniobras republicanas, se le adelantó a Bibi y pronunció un
discurso en vísperas de su encuentro con el primer ministro. Reiteró que debe
buscarse una solución basada en dos estados y las fronteras de 1967. Claro, no
entró en detalles sobre un posible intercambio de territorios (trueque que está
en la mesa de negociación) y ello dio pie para que Netanyahu montara en cólera.

La premisa fundamental de “territorio a cambio de paz” de las
negociaciones sigue vigente, pero es natural que algunos la consideren una meta
un tanto abstracta. La construcción de asentamientos en los territorios
ocupados continúa y nadie tiene prisa en lograr una solución definitiva del
conflicto. Israel lleva buena parte de su vida como Estado independiente
administrando (y defendiendo) esos territorios. Al parecer se ha acostumbrado,
inclusive, a vivir con la amenaza constante de ataques terroristas.

En efecto, hace casi medio siglo que Israel se convirtió en una potencia de
ocupación. Con Egipto hizo las paces y en 1982 le devolvió el Sinaí. También se
arregló con Jordania. Pero sigue presente en los demás territorios ocupados en
1967. Y hay muchos israelíes que no han conocido otras fronteras. Para ellos la
ocupación es ya una costumbre.

Netanyahu es el primer primer ministro nacido en Israel independiente. Toda su
vida adulta la ha pasado en un país definido por sus fronteras de 1967. No es
un estadista y, al igual que sus antecesores, está acostumbrado a tratar (y
entenderse) con gobiernos autoritarios. Ahora tendrá que dialogar con vecinos
más democráticos y quizás menos dispuestos a aceptar el statu quo.

En Nueva York se habla con insistencia de la posibilidad de que la ONU
“reconozca” al Estado palestino. Para que ello ocurra es menester el
acuerdo del Consejo de Seguridad y el endoso de la Asamblea General. Ello
acarrearía un sinnúmero de problemas jurídicos y políticos para el gobierno de
Israel. La pregunta es si Washington lo permitirá.

Es obvio que, a la luz de los acontecimientos en el Medio Oriente, la supuesta
amenaza nuclear iraní ha pasado a un segundo plano en las preocupaciones de Tel
Aviv. Sin embargo, en algunos círculos israelíes hay temor de que Netanyahu
cometa un error de cálculo con Teherán. Meir Dagan, hasta enero pasado el
director de la agencia de espionaje Mossad, recientemente criticó a los
actuales dirigentes políticos de Israel y alertó que podrían atreverse a lanzar
un ataque contra Irán, una aventura política que Dagan calificó de sumamente
peligrosa.

Ahora parece que la primavera árabe y el inicio de un acuerdo entre los
palestinos se ha convertido en el mayor desafío para Tel Aviv. Desde luego que
los palestinos tendrán que dar pruebas fehacientes de una nueva actitud hacia
Israel. Entonces Obama tendrá la oportunidad de contribuir a una solución
duradera del conflicto

La relación entre Obama y Netanyahu nunca ha sido buena. Obama se siente
incómodo y no debe sorprendernos. Bibi es un tipo complicado, inteligente,
presuntuoso y manipulador. Conoce bien a los estadunidenses (de adolescente
vivió unos años cerca de Filadelfia) y al poderoso lobby judío en ese país.
Maneja bien el apoyo (casi) irrestricto que Estados Unidos ha venido otorgando
a Israel.

Obama, en cambio, reflexiona más y no está dispuesto a aceptar ciertos
planteamientos del actual gobierno israelí. Le cuesta entablar un diálogo
constructivo con Netanyahu y matiza su apoyo a Tel Aviv.

En gran parte Israel debe su existencia a la ONU, organización que hoy
considera dominada por sus enemigos. La ONU aceptó la partición de Palestina en
1947 y un año después aprobó el ingreso de Israel. Curiosamente quizás sea la
propia ONU la que ahora, por fin, reconozca la parte olvidada de aquella
partición y apoye el establecimiento de un Estado palestino. Bibi no la tiene
fácil.

16/06/11 La Jornada (México)

Nube de etiquetas