Despertar Nacional

Entradas etiquetadas como ‘Manuel Belgrano’

ARGENTINA Acto por el Bicentenario del Éxodo Jujeño: Palabras del Vicepresidente de la Nación

Acto por el Bicentenario del Éxodo Jujeño: Palabras del Vicepresidente de la Nación
PALABRAS DEL VICEPRESIDENTE DE LA NACIÓN LIC. AMADO BOUDOU, EN EL ACTO POR EL BICENTENARIO DEL ÉXODO JUJEÑO, EN EL CLUB DE GIMNASIA Y ESGRIMA, EN LA PROVINCIA DE JUJUY.
Muy buenas noches a todas y a todas; muy buenas noches Jujuy: primero que nada hacerles llegar en esta fecha tan importante un enorme abrazo de nuestra Presidenta de la Nación Cristina Fernández de Kichner a todas las jujeñas y jujeños. (APLAUSOS). Y acá estamos conmemorando un momento muy importante para el pueblo jujeño, pero también para todos los argentinos; acá estamos conmemorando como hace 200 años unidos y organizados y con un liderazgo claro el pueblo jujeño dio un paso fundamental en lo que fue la lucha contra el colonialismo y la libertad e independencia de nuestra Patria.
Esos 200 años que nos permiten arrojar luz sobre el momento que estamos viendo hoy, porque tienen muchas cosas en común – Gobernador – tienen muchas cosas en común jujeñas y jujeños, hace 200 años las potencias centrales estaban en un gran desconcierto y empezaba a derrumbarse un modelo que ellos había edificado para el mundo, lo mismo que está sucediendo hoy con esta crisis internacional, en la cual se está derrumbando un modelo basando en la especulación y la acumulación financiera por sobre el trabajo de los pueblos. Y en ese momento, aquí, en la República Argentina hubo un movimiento patriótico-político que tomó la decisión de llevar adelante un proyecto de país, incluido en un proyecto continental y eso bien se sabe aquí en la provincia de Jujuy.
A la luz de esos hechos podemos analizar el momento histórico que está viviendo la Argentina. También hoy de la mano, primero, de Néstor Kirchner y de Cristina Fernández de Kirchner avanzamos en un proyecto de Nación, que tiene el trabajo en el centro de su origen y que tiene una proyección continental. Por eso, ayer como hoy, la lucha es contra el colonialismo; ayer contra el colonialismo político y contra el colonialismo económico, que no permitía el desarrollo de lo que hoy es nuestro país. Pero no nos confundamos hoy la batalla es la misma, es la batalla contra el colonialismo político, que todavía siguen teniendo los ingleses por encima de las Islas Malvinas; es la batalla contra el colonialismo económico – que empezó a partir del 2003 – y que nos sacó de encima al Fondo Monetario, al Banco Mundial y a todos sus representantes que tenían hundida a la República Argentina, esa es la misma batalla a través de 200 años; esa es lo que estamos viviendo hoy, a la luz del éxodo jujeño. (APLAUSOS).
Y no nos confundamos tampoco, hoy estamos acá – Gobernador, Gobernadores – compartiendo con un pueblo unido y organizado, compuesto por muchas organizaciones, muchas de esas juveniles. Muchas gracias por acompañarnos a todas las organizaciones porque ustedes también son la base de este movimiento político que está transformando a la Argentina y entonces en este momento histórico tenemos que convocarnos los 40 millones para que con un liderazgo claro podamos seguir transformando a la Argentina. Y esto no se hace sin dar batallas, esto no se hace sin dar discusiones; así como la Argentina no empezó de un huevo, empezó a partir de batallas, empezó a partir de discusiones que marcaron claramente la lucha contra el colonialismo.
No nos confundamos: para seguir adelante hay que seguir dando batallas y estas batallas tienen en nuestro país muchas caras. Muchas veces son batallas obvias y evidentes, como es el gran esfuerzo que hizo nuestra Presidenta para llevar con todos los fundamentos del derecho la discusión por la soberanía de las Islas Malvinas al seno de las Naciones Unidas.
Pero muchas veces esas batallas tienen formatos distintos, formatos confusos. Estas batallas, igual que en la época de la colonia, son las batallas contra los poderes concentrados, son las batallas contra aquellos que no requieren la mejor redistribución del ingreso, son las batallas que ponen lo financiero por encima del trabajo.
Y quiero contarles una anécdota: aquí, después del éxodo, en enero de 1813, se seguían dando ese tipo de batallas. Aquí en Jujuy, se votó a favor de la Constitución de Cádiz para seguir formando parte del Reino de España; mientras unos estaban peleando por la independencia de nuestro país, otros querían seguir formando parte del Reino aquí, dentro de nuestra tierra.
Y eso es lo mismo que pasa hoy: mientras algunos, con el liderazgo de Cristina, nos encolumnamos por una patria libre, justa y soberana, otros prefieren seguir con esa democracia tutelada en la cual el pueblo votaba pero eran las grandes corporaciones las que tomaban esas decisiones.
Por eso vamos a seguir con los juicios de verdad, memoria y justicia acá también, en Jujuy, porque no siempre fueron solo los militares, sino que fueron golpes cívico-militares.
Por eso aquí a los jóvenes, a los grandes queremos traerles esa metáfora de este proyecto político que inició Néstor Kirchner y que tiene la conducción de Cristina Fernández de Kirchner. Esa metáfora es la mesa argentina, esa mesa donde en el barrio ya nadie podía sentarse. Ya nadie podía sentarse porque las mamás y los papás habían perdido el trabajo; ya nadie podía sentarse porque los pibes no podían ir a la escuela y los abuelos tenían congelada las jubilaciones.
Y ustedes aquí en Jujuy, en Tucumán, en Salta, en todo nuestro país saben el impacto que ha tenido la política pública que venimos llevando adelante; saben que en esa mesa, en una punta se sienta el abuelo que recuperó su jubilación, que tiene la movilidad y que ha accedido aún cuando muchas veces un sistema injusto de desempleo no le permitía hacer sus aportes. En la otra punta, están nuestros pibes y pibas porque tenemos el 6,5 por ciento del Presupuesto para el sistema educativo, porque tenemos las netbooks en las escuelas públicas, porque tenemos la Asignación Universal por Hijo y entonces pueden ir a la escuela y al sistema de salud.
Pero más importante que todo, en el centro de la mesa están los papás y las mamás, los 5 millones de puestos de trabajo que hemos creado junto y que nos permiten seguir avanzando en esta Argentina.
Por eso quiero decirles, gracias Jujuy, fuerza a todos, fuerza Cristina, fuerza Argentina, como hace 200 años, unidos, organizados y con un liderazgo fuerte vamos a seguir construyendo la Argentina.
Muchas gracias. (APLAUSOS)

ARGENTINA “Para seguir adelante, hay que seguir dando batallas”, afirmó el Vicepresidente en Jujuy

Miércoles, 22 de Agosto de 2012
“Para seguir adelante, hay que seguir dando batallas”, afirmó el Vicepresidente en Jujuy

El vicepresidente Amado Boudou encabezó esta noche en San Salvador de Jujuy el acto en conmemoración del Bicentenario del Éxodo Jujeño. Expresó que, a diferencia de hace 200 años, las que el país debe librar hoy son “las batallas contra los poderes concentrados, contra aquellos que no quieren una mejor distribución del ingreso, contra los que ponen lo financiero por encima del trabajo”.
El vicepresidente Amado Boudou encabezó el acto en conmemoración del Bicentenario del Éxodo Jujeño, en representación de la presidenta Cristina Fernández, quien no pudo asistir debido a que sufrió una lipotimia. El 23 de agosto de 1812, al mando del general Manuel Belgrano, el pueblo jujeño, en un ejemplo de heroísmo y patriotismo, abandonó su capital y quemó todas sus pertenencias, antes de dejarlas en manos del ejército realista que avanzaba sobre el norte de nuestro país.
Boudou recordó que “hace 200 años unidos y organizados, y con un liderazgo claro, el pueblo jujeño dio un paso claro contra el colonialismo”. Expresó que aquel momento histórico y el actual “tienen muchas cosas en común: hace 200 años las potencias centrales estaban en un gran desconcierto y empezaba a derrumbarse un modelo que ellos habían diseñado para el mundo”, lo cual consideró que es “lo mismo que ocurre con esta crisis internacional donde se está derrumbado un modelo basado en la especulación financiera”.
El Vicepresidente afirmó que la lucha de hace 200 años fue “contra el colonialismo político y económico, que no permitía el desarrollo del país; hoy la batalla es la misma, es la batalla contra el colonialismo político que tienen los ingleses sobre las Malvinas; es la batalla contra el colonialismo económico que comenzó en 2003, sacándose de encima al FMI y al Banco Mundial”.
“En este momento histórico tenemos que convocarnos los 40 millones, para que podamos seguir transformando la Argentina”, remarcó Boudou. Y remaró que “esto no se hace sin batallas, sin discusiones”.
El funcionario afirmó que “la Argentina no nació de un huevo. Empezó a partir de batallas que marcaron la lucha contra el colonialismo”, al tiempo que subrayó que “para seguir adelante, hay que seguir dando batallas”.
Boudou aseguró que esas batallas tienen “muchas caras”. En ese sentido, señaló que, por un lado están las más directas, como “la discusión por las Malvinas al seno de las Naciones Unidas”. Pero por otro, existen otras menos evidentes, que son “las batallas contra los poderes concentrados, contra aquellos que no quieren una mejor distribución del ingreso, contra los que ponen lo financiero por encima del trabajo”
“Mientras algunos, con el liderazgo de Cristina, nos encolumnamos por una patria justa libre y soberana, otros quieren una democracia tutelada, donde el pueblo vota pero son otros los que toman las decisiones”, enfatizó.
El Vicepresidente de la Nación estuvo acompañado en el acto por el gobernador de Jujuy, Eduardo Fellner, la presidenta provisional del Senado, Beatriz Rojkés de Alperovich, los gobernadores de Salta, Juan Manuel Urtubey, y de Tucumán, José Alperovich, y la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner.
Anuncio de la inauguración simbólica del Hospital de Abra Pampa
Durante el acto, se anunció la inauguración del hospital Nuestra Señora del Rosario de Abra Pampa. Se trata de un efector público del Ministerio de Salud de la provincia de Jujuy fundado en 1958, que se encuentra ubicado a 220 kilómetros de la capital de la provincia. Se encontraba asentado en paredes de adobe, techo de chapa y en muy mal estado general.
El Pami otorgó un financiamiento por la suma de $ 4,5 millones a la provincia para su refacción.
La obra cuenta con 1500 metros cuadrados, contempló la construcción del sector guardia, con consultorios de guardia, salas de enfermería, shock room, sala de observación en guardia, farmacia, 5 consultorios externos ambulatorios y de odontología, laboratorio y servicio de esterilización, cocina, economato, lavadero, comedor de personal y vestuarios, sector de internación con nueve habitaciones para 2 o 3 camas, cada una con baño privado, 40% de ellas con gases medicinales.
El Éxodo Jujeño
En 1812, los realistas después de vencer a la resistencia patriota, lograron tomar Cochabamba y luego se dirigieron a su próximo objetivo: Jujuy.
El General Manuel Belgrano recibió el mando de la debilitada tropa encargada de defender el norte ante el avance realista y se encargó de mejorar y reorganizar el “Ejército del Norte”. Reclutó nuevos soldados, les enseñó a luchar; los artesanos fabricaron armas; los sastres, costureras y zapateros se encargaron de la ropa y de los uniformes y quienes podían, entregaban comida o animales a pesar de la falta de alimentos que había en la ciudad. Ante esa acuciante situación y para levantar el ánimo y el patriotismo de los soldados y de la población, el General aprovechó la celebración del 25 de Mayo de 1812 y presentó la bandera celeste y blanca.
Ante el avance del ejército realista, Belgrano decidió preparar al pueblo de Jujuy para abandonar la ciudad hasta llegar a refugiarse en Tucumán, siguiendo la estrategia de “tierra arrasada”, con el objetivo de no dejar nada que el enemigo pudiera utilizar para continuar su camino hacia el Río de la Plata.
Los pobladores de Jujuy abandonaron su tierra en la forma más ordenada posible. Los primeros en irse fueron los comerciantes y las familias más ricas. Los que tenían chacras o hacienda debían asegurarse de que nada útil quedara para los realistas.
El 23 de agosto por la tarde, los más humildes, los refugiados y los rezagados, partieron siguiendo al Ejército del Norte, con lo poco que tenían. También se fueron con ellos las autoridades del cabildo, los últimos en abandonar sus tareas.
El 24 de agosto llegaron los primeros soldados realistas a Jujuy y se encontraron con una ciudad vacía y hostil. El ejército invasor no pudo entonces conseguir provisiones ni armas para fortalecerse y seguir avanzando hacia el Río de la Plata.
El 3 de septiembre, en el río Las Piedras, provincia de Salta, se enfrentaron los dos ejércitos. Después de una dura batalla, los realistas tuvieron que abandonar el campo, derrotados. Esta victoria fue muy importante porque sirvió para levantar el ánimo de los soldados de Belgrano, pero principalmente porque permitió poner a salvo a la población que todavía marchaba hacia Tucumán.
Desobedeciendo las órdenes que había recibido desde Buenos Aires de retirarse hasta Córdoba, Belgrano resolvió enfrentar nuevamente al ejército realista venciéndolo otra vez en Tucumán. Esta victoria del Ejército del Norte causó la caída del Primer Triunvirato, pero lo más importante es que detuvo el avance de los realistas en su camino hacia Buenos Aires.

ARGENTINA SANTA FE Acto en conmemoración del Día de la Bandera en la ciudad de Rosario. Palabras de la Presidenta de la Nación

Acto en conmemoración del Día de la Bandera en la ciudad de Rosario. Palabras de la Presidenta de la Nación
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA
FERNÁNDEZ DE KIRCHER, EN EL ACTO DE CONMEMORACIÓN DEL DÍA DE LA BANDERA,
REALIZADO EN LA CIUDAD DE ROSARIO, PROVINCIA DE SANTA FE

Gracias, muchas gracias a todos. Muy buenos días
a todos y a todos.

Señor Gobernador de la provincia de Santa Fe;
señor Intendente de Rosario: estamos en el día de todos los argentinos, en el
Día de la Bandera.

Para mí, ustedes lo saben porque lo he repetido
muchas veces, él, Belgrano es mi favorito. Pero la Bandera, y por eso he
adoptado una decisión, de que esa enseña nacional sea enarbolada los 365 días
del año en todos los edificios públicos de la Nación. Sé que las provincias y
los municipios también adherirán. No es una originalidad, la verdad debo
decirlo, porque además está la verdad histórica, no es una originalidad de
esta Presidenta.

En realidad no hago más que retomar un decreto,
un viejo decreto del año 1869 firmado por Domingo Faustino Sarmiento,
presidente de todos los argentinos, que más allá de las diferencias políticas
también debemos considerarlo como un hombre que luchó por el progreso y la
educación de la Argentina, algo que comenzamos, yo creo en este Bicentenario.

Argentinos y argentinas: tenemos que comenzar a
saldar viejas diferencias. Creo que este primer año del Tercer Centenario de
la Patria, nos debe ubicar a todos en un lugar diferente, no desde las ideas
a las que abrazamos con fuerza y convicción, sino desde las actitudes, de las
actitudes frente al que por allí piensa diferente, aunque sepamos que tal vez
represente intereses que muchas veces ni siquiera son los propios que recita.
Pero los que tenemos la obligación de hacer un cambio de actitud, somos
precisamente aquellos que estamos embanderados en esta transformación que
viene operando el país desde el 25 de Mayo del año 2003. Somos nosotros los
máximos responsables también de orientar, de ayudar para cambiar actitudes.
No significa renunciar a nuestras ideas y a nuestro proyecto, al contrario,
significa reafirmarlo, es que estamos tan seguros del rumbo que ha tomado el
país.

Cuando lo leemos al Belgrano, al Belgrano que
además de crear la Bandera fue militar, político pero también un gran
economista; cuando leemos al Belgrano que reclamaba que industrializábamos
aquí en nuestro país nuestras materias primas, que no permitiéramos que se
exportara la materia prima, sino que le agregáramos valor aquí; cuando
hablamos del Belgrano de la educación fundador de la Escuela Náutica, un
hombre que luchaba por la educación, digo, que estamos cumpliendo el sueño de
Belgrano.

Belgrano quería una Argentina industrial, una
Argentina con trabajo, una Argentina con educación, una Argentina con
progreso, además de eso sabía que también había que luchar por la Patria, y
cuando tuvo que hacerlo abandonó su condición de político, abogado, fue
economista, periodista, y se puso el traje militar para defender la libertad
de esta Patria que recién estaba naciendo y que lo tuvo a él como uno de sus
padres más notables e importantes. (Aplausos)

Cuando yo venía recién y bajaba desde Buenos
Aires aquí en el Aeropuerto de Rosario, cuando uno ve las obras que hemos
inundado a lo largo y a lo ancho de la Patria en la cual tampoco Rosario,
Santa Fe son ajenas, cuando uno ve las industrias que se están levantando,
cuando el otro día el titular de General Motors me visitaba a informarme que
van a invertir 600 millones de pesos más aquí en la Planta de Rosario que van
a significar 600 nuevos puestos de trabajo para los rosarinos, cuando vemos
ese Rosario que tenía 10,6 por ciento de desocupación en el 2010 y hoy
estamos en el 7,8 casi 3 puntos, estas son las políticas de Belgrano, estas
son las políticas que quería Belgrano, trabajo para los argentinos, trabajo
industrial. (Aplausos)

Yo me siento tan orgullosa, tan orgullosa de esto
que hemos construido, de esto que parecía inimaginable hace apenas 10 años
atrás cuando los argentinos estábamos enfrentados, desorientados, cuando
hacían colas en las embajadas para irse a España o a otros lugares y ahora
vemos que vuelven, y lo que está pasando allá, sí claro que sí, también fue
gracias a él, gracias a Néstor, le pese a quien le pese, él fue un
visionario, él pudo ver lo que otros no veían; él se animó a hacer lo que
otros jamás se hubieran animado; él tuvo la valentía y el coraje de con
apenas 22 por ciento de los votos, contarle a los argentinos que otro país
era posible; y lo hicimos, y lo estamos haciendo porque estamos convencidos
que debemos sobreponernos a la descalificaciones, a las injurias, a los
agravios. Que nada nos distraiga, que nada nos provoque, seamos lo
suficientemente inteligentes para saber que el camino de la construcción de
la Patria, está lleno de piedras que van a tirar, pero tenemos que tener la
paciencia de recoger una por una las piedras que nos tiran, no para
devolverlas sino para apartarlas del camino y seguir adelante, compañeros, y
seguir adelante argentinos. (Aplausos)

No más argentinos contra argentinos; no más puños
crispados; no más voces que convocan al desaliento, al desánimo y al fracaso.
Aquí esta nuestro país, la República Argentina, orgullosamente erguida en el
concierto de las naciones, con una economía que no para de crecer, con
argentinos que han recuperado su trabajo y junto a él la esperanza; con niños
que ya no van al colegio a recibir comida, sino educación y computadora para
que puedan estar a la altura de las más modernas economías y países del
mundo. (Aplausos)

Aquí estamos argentinos, y tenemos que tener
conciencia argentinos, que nadie nos ayudó a llegar a este lugar. Al
contrario, allá por el 2001 nos habían soltado la mano, nos soltaron la mano
y tuvimos que reconstruirnos sobre nuestras propias cenizas, inclusive con
voces internas que por ignorancia o por intereses o no importa por qué,
decían que estábamos equivocados, que estábamos llevando a Argentina al
precipicio. Lo escuché desde el año 2003 y todavía aún hay algunos que lo
repiten.

Cuando vemos que el mundo desde donde nos daban
lecciones se derrumba estrepitosamente, tenemos que hacer una introspección,
no para solazarnos porque a otros le vaya mal, sería de mal ser humano eso,
sino simplemente para poder diferenciar y entender y poder separar la paja
del trigo y saber cuando nos hablan desde el corazón aún equivocados o nos
hablan apenas de sus miserables intereses sectoriales. (Aplausos)

Esto tenemos que tenerlo claro, porque nos han
contado una historia edulcorada de nuestros prohombres más grandes. Porque
ustedes lo saben, yo soy una apasionada de la historia.

El otro día, la verdad con mucho orgullo, recibí
a un grupo muy importante de historiadores revisionistas que me distinguieron
con un reconocimiento por mi tarea, humilde, sencilla en lo que hace a poder
brindarle a los argentinos, un relato más certero de lo que fue nuestra
historia. Y la verdad que yo creo que tenemos que aprender de esa historia,
de esos hombres que lucharon.

Yo lo decía el día que inauguré el Museo del
Bicentenario. Nos contaron que había un sillón de Rivadavia y que era
mentira. Nos contaron también que French y Beruti repartían las cintas
celestes y blancas que todos sabíamos que no eran celestes y blancas. Pero
también debemos saber que las repartían a los que iban a votar por la
libertad, porque a los que no iban a votar por la libertad, no les daban la
escarapela y nadie entraba al Cabildo. Contemos la historia verdadera,
argentinos. (Aplausos)

La Patria se ha construido con hombres y mujeres
que arriesgaron su vida, que dieron todo lo que tenían por la libertad, y yo
siempre digo, si hace 200 años ellos fueron por la libertad, hoy nosotros
tenemos que ir por la igualdad de los argentinos. Este es el gran compromiso,
esta es la gran lucha. Y ya sabemos, que las luchas por la igualdad tampoco
suelen ser edulcoradas de un relato de Heidy y su abuelito. No, no es así,
siempre hay intereses minúsculos pero poderosos que necesitan que los
argentinos estemos desunidos o que haya desigualdad, para poder explotar tal
vez mejor a los trabajadores.

Yo sinceramente tengo un gran compromiso como
militante política de toda una vida, de un campo al que defino como nacional
y popular, y cuando defino como nacional y popular no estoy hablando
únicamente en el partido en el que he militado, no, no puedo ser tan
sectaria, hablo de todos los hombres y mujeres, de los grandes partidos
nacionales, populares y democráticos que están comprometidos en la lucha por
la igualdad, que saben que muchas veces tenemos que dar batallas contra
aquellos intereses de adentro o de afuera que se oponen.

Por eso, me siento muy orgullosa de estar aquí
junto a todos ustedes, frente a este monumento a la Bandera, y la verdad, sé
que algunos por ahí mañana dirán qué soberbia, algún titular de algún diario,
ya lo estoy leyendo, pero la verdad que siento que tengo derecho de estar
aquí frente al monumento a Belgrano, porque hemos hecho cosas para honrar esa
memoria y esa historia. (Aplausos)

Y quiero convocarlos también a que sigamos
trabajando. Quiero convocarlos a la unidad de todo el pueblo, porque hemos
hecho avances memorables, argentinos. Miren esa Europa que hoy se debate en
países endeudados en cientos de miles de millones de euros. Cuando hablan de
rescate, se acuerdan de la Argentina del 2001 cuando nos venían a rescatar.
Nunca te vienen a rescatar de afuera; de afuera siempre vienen a ver qué se
pueden llevar y cuando se lo llevaron, arréglate como puedas. Eso fue lo que
nos pasó en el 2001, y hoy lo estamos viendo. (Aplausos)

Hoy estamos viendo en otros países lo que está
pasando, por eso digo que hemos hecho avances inimaginables, hemos
reestructurado una deuda que parecía impagable y eterna, hemos terminado con
el tutelaje intelectual y económico al que nos sometieron durante años con
humillación; cuando se esperaba en Ezeiza a los inspectores del Fondo
Monetario Internacional o cuando me ha tocado como legisladora asistir a
reuniones donde venían a pedir explicaciones. Pero además, hemos ido más
allá, hemos comenzado a construir instrumentos de promoción, de justicia y
equidad social como es la Asignación Universal por Hijo alejada de todo
clientelismo, alejada de toda política partidaria. Ya no va a importar quién
es el político de turno, sea presidente, gobernador, intendente, porque esa
tarjeta con la cual esa mujer todavía no pudo conseguir trabajo o que
teniéndolo aún no tiene el salario suficiente, sabe que no depende de nadie,
que no la pueden obligar a ir a un acto, que no le pueden decir votá por este
o por el otro, porque le hemos dado la dignidad de que decida su vida, y lo
hemos hecho. (Aplausos) Y lo hemos hecho después de haber recuperado para el
Estado la administración de los recursos de los trabajadores.

Si tuviera que elegir dos hitos históricos en
estos 8 años, diría que uno o dos sin lugar a dudas, fue la decisión que él
tomó en cómo abordar la reestructuración de la deuda y en el pago al Fondo
Monetario Internacional. Sé que otros tendrán más cosas en la lista, que el
ALCA, que los convenios colectivos, que los 5 millones de puestos de trabajo,
muchísimas cosas, pero permítanme decirles que sin eso no hubiéramos podido
abordar todo lo que hemos hecho en estos años. Y la otra, sin lugar a dudas,
fue recuperar para el Estado la administración de los recursos de los
trabajadores en la República Argentina, que nos permitió instrumentar medidas
que sonaban en la boca de todos, que habían sido escritas en miles de
proyectos que se presentaban en todas las Cámaras de Diputados o Senadores
provinciales o nacionales. Pero para poder pagar la Asignación Universal para
más de 3.800.000 (tres millones ochocientos mil) chicos, no se pagan ni con
discursos, ni con proyectos de ley, se pagan con recursos que hay que
conseguir y administrar, y eso es lo que también hemos hecho, administrar
correctamente los recursos para poder también ayudar, por ejemplo, aquí en
Rosario, a que en ese año en que creíamos que el mundo se venía abajo, 2009,
no nos echaran gente de la Planta de General Motors de Rosario. Esto lo
pudimos hacer, porque pudimos darle un préstamo desde la ANSES, si no,
hubieran echado a más de 800 trabajadores altamente calificados. (Aplausos)

Por eso, digo, nada es magia, no es que pasó el
cometa Halley por la Argentina y de repente aparecieron las cosas. No, ha
sido fruto de decisiones políticas, ha sido fruto de un proyecto político que
cree en la Argentina, que cree en su pueblo y que sabe que, nada mejor que
mirar a un Belgrano, que nada mejor que mirar a un Mariano Moreno, un
Castelli, que nada mejor que mirar a un Monteagudo o a un San Martín, que
nada mejor que mirar a un Yrigoyen, a un Perón o a una Evita para encontrar
precisamente en esos hombres y mujeres las claves de las cosas que se
hicieron. (Aplausos) Y para que nadie tampoco se sienta mal, a una Alicia
Moreau de Justo, a la que tengo también colocada ahí en el Salón de las
Mujeres Argentinas, porque la Patria la construimos todos, argentinos, con
humildad pero también con dignidad. (Aplausos)

Por eso, este 20 de Junio, que tal cual lo
prometí el último 20 de Junio que estuve aquí, les dije que iba a lograr
finalmente que el 20 de Junio no se corriera de aquí para allá, que el 20 de
Junio se festejara y se recordara donde se tiene que recordar, y aquí estoy
también hoy dando examen de haber cumplido a eso que me había comprometido
que sé que estaba en el corazón de todos los rosarinos y de todas las
rosarinas y por qué no, de todos los argentinos.

Por eso, con honor y gloria a Belgrano, con honor
y gloria a la Bandera, argentinos y argentinas recordemos a nuestros
patriotas, no solamente para homenajearlos sino para imitarlos. (Aplausos)

Gracias y cuídense mucho. Sepan que los quiero
mucho y que siempre los recuerdo, y a los jóvenes, a mis queridos jóvenes
argentinos incorporados de a centenas de miles a la política, adolescentes,
veinteañeros, secundarios, universitarios, déjenme decirles que me siento
orgullosa de haber construido un proyecto que haya vuelto a hacer creer a los
jóvenes que no creían en nada ni en nadie, y han vuelto a creer. Cada uno de
ustedes puede ser un Belgrano, cada uno de ustedes puede ser un Moreno, está
en ustedes la decisión de juntarse en un proyecto que está reconstruyendo la
Patria.

Gracias Rosario, gracias Santa Fe, mucha fuerza,
mucho coraje y mucho amor por la Patria siempre.

Gracias. (Aplausos)

 

ARGENTINA SANTA FE Con un homenaje a Belgrano, la Presidenta encabezó el acto central de la Día de la Bandera en Rosario

Lunes, 20 de Junio de 2011Con un homenaje a Belgrano, la Presidenta encabezó el acto central de la Día de la Bandera en Rosario

La presidenta Cristina Fernández encabezó este
mediodía la celebración del Día de la Bandera en la ciudad de Rosario. En el
acto, la Jefa de Estado anunció que dispuso que la enseña patria se mantenga
enarbolada en todos los edificios públicos del país durante los 365 días del
año.“No hago más que retomar un viejo decreto de 1869
firmado por Domingo Faustino Sarmiento”, explicó Cristina Fernández al dar a
conocer la medida. Y sobre el ex presidente sanjuanino, sostuvo que “más allá
de las diferencias políticas, también debemos a considerarlo como un hombre
que luchó por el progreso y la educación de los argentinos”. “Tenemos que
comenzar a saldar viejas diferencias, porque este tercer Centenario nos debe
ubicar a todos en un lugar diferente, no desde las ideas que abrazamos con
fuerza y convicción, sino desde las actitudes ante el que piensa diferente”,
exhortó.

La jefa de Estado expresó que los responsables de
esta actitud fraterna deben ser “los embanderados en llevar adelante esta
transformación en marcha desde el 25 de mayo de 2003”, y que esa
responsabilidad “no significa renunciar a nuestras ideas y nuestros
proyectos”. “Al contrario, significa reafirmarlo porque estamos muy seguros
del rumbo que ha tomado el país”, aseveró.

Homenaje al creador de la enseña patria

Cristina Fernández remarcó que Manuel Belgrano,
además de su rol de militar y político “era un gran economista que reclamaba
la industrialización del país” y por eso sostuvo que desde la Presidencia de
la Nación “estamos cumpliendo el sueño de Belgrano, quién quería una
Argentina industrial con trabajo, con educación y progreso”.

“Además de eso sabía que también había que luchar
por la patria, y cuanto tuvo que hacerlo abandonó su condición de político,
abogado y periodista y se puso el traje militar para defender la libertad de
su patria, la que recién estaba naciendo y que tuvo el en él a uno de los
padres más notables e importantes”, recordó.

Por eso, consideró que el mejor homenaje al
creador de la bandera nacional es continuar su visión de desarrollo. “Cuando
veo las obras, las industrias, éstas son las políticas del Belgrano”,
expresó. Y agregó: “Me siento tan orgullosa de esto que hemos construido, de
esto que parecía inimaginable hace apenas 10 años atrás, cuando los
argentinos estábamos enfrentados y desorientados”.

“Siento que tengo derecho a estar frente al
monumento a Belgrano porque hemos hecho cosas para honrar esa historia y esa
memoria”, dijo la Presidenta.

Néstor Kirchner, el precursor de la
transformación

La Jefa de Estado sostuvo que este presente de
fuerte crecimiento del país es responsabilidad del ex presidente Néstor
Kirchner, “le pese a quien le pese, porque él pudo ver lo que otros no veían,
él se animó a hacer lo que otros jamás se hubieran animado, él tuvo la
valentía y el coraje de, con apenas 22 por ciento de los votos, contarle a
los argentinos que otro país era posible”.

Por eso, la Presidenta exhortó a que “nada nos
distraiga, que nada nos provoque, que seamos lo suficientemente inteligentes
para saber que el camino de construcción de la Patria esta lleno de de
piedras que nos van a tirar, y que tenemos que recoger una por una, no para
tirarlas, sino para apartarlas del camino y seguir adelante”. “No más
argentinos contra argentinos, puños crispados y voces que convocan al
desaliento y el fracaso”, solicitó.

Tener conciencia de los logros

La mandataria sostuvo que los argentinos “tenemos
que tener conciencia de que nadie nos ayudó a llegar a este lugar”. “Al
contrario, allá por 2001 nos soltaron la mano y tuvimos que reconstruirnos
sobre nuestras propias cenizas, inclusive con voces que, por ignorancia o por
intereses decían que estábamos equivocados, que estábamos llevando a la
Argentina al precipicio”, aseguró.

Luego, Cristina Fernández señaló que “la patria
se ha construido con hombres y mujeres que arriesgaron su vida y dieron todo
lo que tenían por la libertad”. Y en esa línea sostuvo que “si hace 200 años
ellos fueron por la libertad, hoy nosotros tenemos que ir por la igualdad de
los argentinos”. “Ese es el gran compromiso; y sepamos que la lucha por la
igualdad tampoco suelen ser edulcoradas, como un relato de Heidi y su
abuelito”, ironizó, para agregar enseguida: “Siempre hay intereses que
necesitan que los argentinos estemos desunidos para explotar mejor a los
trabajadores”.

La Jefa de Estado enumeró varios de los logros
alcanzados desde 2003, pero expresó que “si tuviera que elegir dos hitos
históricos en estos 8 años, diría que uno sin lugar a dudas, fue la decisión
que el tomó Néstor Kirchner acerca de cómo abordar la reestructuración de las
deuda” y la otra, “la decisión de recuperar para el Estado la administración
de los recursos de los trabajadores” que permitieron tomar medidas de
promoción nunca antes puestas en marcha.

“Nada es magia, ha sido fruto de decisiones
políticas, de un proyecto que cree en la Argentina, en su pueblo y que sabe
que nada mejor que mirar a Belgrano, que mirar a Mariano Moreno, a Castelli,
a Monteagudo, a San Martín, a Yrigoyen, a Perón, a Evita y a Alicia Moreau de
Justo para encontrar en esos hombres y mujeres las claves de las cosas que se
hicieron”, concluyó.

Acompañaron a la Presidenta en el acto el
gobernador de la provincia de Santa Fe, Hermes Binner; el intendente de
Rosario, Miguel Lifschitz; el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández; los
ministros del Interior Florencio Randazzo, de Defensa Arturo Puricelli, de
Educación, Alberto Sileoni, de Seguridad, Nilda Garré, de Industria, Débora
Giorgi, de Economía, Amado Boudou, de Agricultura, Julián Domínguez; el
secretario de Comunicación Pública, Juan Manuel Abal Medina; el secretario
general de la Presidencia, Oscar Parrilli; el secretario de Legal y Técnica,
Carlos Zannini; el subsecretario de Comunicación, Alfredo Scoccimarro.

Nube de etiquetas