Despertar Nacional

Entradas etiquetadas como ‘Lino Barañao’

ARGENTINA Acto de entrega de distinciones a científicos: Palabras de la Presidenta de la Nación

Acto de entrega de distinciones a científicos: Palabras de la Presidenta de la Nación
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA FERNÁNDEZ EN EL ACTO DE ENTREGA DE LA DISTINCIÓN INVESTIGADOR DE LA NACIÓN ARGENTINA 2011, AL QUÍMICO ROBERTO WILLIAMS Y LOS PREMIOS “BERNARDO HOUSSAY” A CIENTÍFICOS, EN EL SALÓN DE LAS MUJERES ARGENTINAS DEL BICENTENARIO, CASA ROSADA.
Muy buenas tardes a todos y a todas: realmente hoy es un día especial, acá en la Casa Rosada, en la casa del pueblo; hoy está el talento de los argentinos: los científicos y científicas premiados, reconocidos, me encantó que no pudiéramos hacerlo en el Salón de los Científicos Argentinos. Yo tenía la idea de hacer esto en el Salón de los Científicos, que está en esta misma Casa de Gobierno, y que inauguramos hace un tiempo, donde están nuestros principales científicos, premios Nobel, no están todos lo que tuvieran que estar pero bueno pusimos los más representativos, los que ya no están. Pero la verdad que me dijeron: “no podemos hacerlo en el Salón de los Científicos”. Pero ¿por qué? Porque no entra la cantidad de gente que va a venir y porque hay muchos científicos y muchas científicas. Y bueno, la verdad que vale la pena – entonces – hacerlo aquí, en el Salón de las Mujeres Argentinas del Bicentenario y me gustó mucho también la presencia muy fuerte de la mujer en la recepción de los premios de reconocimiento. Porque es cierto que siempre había cosita más para los hombres que para las mujeres. Ahora está todo más repartido.
Bueno, no sabía que tenías un tío científico, o sea que es astrónomo. Bueno, el pobre algún defecto tenía que tener con el sobrino, pero bueno no importa. (Risas).
La verdad que el desarrollo que hemos tenido y digo que es un día muy especial, porque en unos minutos más, cuando termine esta ceremonia, en este mismo salón porque lo pensábamos hacer en el salón de enfrente, que es el Martín Fierro e íbamos a recibir allí a todos nuestros deportistas de las Olimpíadas. Recién acabo de ver a Crismanich, que estaba con el Jefe de Gabinete y nos vamos a juntar y también es tal la cantidad de gente que vino que tampoco nos va a alcanzar el Salón “Martín Fierro”. Así que cuando termine esta ceremonia de científicos vienen otros talentos argentinos, que nos representan en el mundo del deporte, en el mundo de la capacitación. Y la verdad que estoy muy contenta por el desarrollo que estamos alcanzando, en materia científica y tecnológica y el reconocimiento.
Yo siento que hacía mucho tiempo que no se reconocía a los científicos, como lo hemos reconocido en esta etapa. Pero no esa ciencia que era una ciencia no aplicada, una ciencia como desconectada, desvinculada de la actividad económica, del progreso del país, como si ser científico y tener contacto con lo económico fuera algo – en cierta manera – pecaminoso o contaminara el contacto del científico puro con la empresa. Y es exactamente lo contrario, es potenciar a la ciencia y a la tecnología para ponerla al servicio del crecimiento y el desarrollo de un país, que es lo que han hecho las grandes naciones del mundo, inclusive luego de la Segunda Guerra Mundial; nadie lo dice pero todo el mundo lo sabe, juzgaron a determinados alemanes en la guerra, a los científicos se los disputaron y se llevaron una parte los americanos y otra parte los rusos, dicho sea de paso….Bueno, Wernher von Brown era uno de los autores de los aviones sobre los cohetes de los B-52 de los alemanes, ¿no? de los B-52…entraron después como gran artífice los americanos. Para eso no hubo un Nuremberg. Pero bueno, miren lo importante que es entonces el talento, las neuronas, la ciencia para todos nosotros.
Y ustedes se preguntarán qué es esto que está acá. Esto que está acá que parece un tornillo, una cosa gigante, es litio. Por primera vez una empresa argentina está exportando la barra de litio, que está adentro de esto porque si toma contacto con el aire se oxida, se desintegra y la diferencia es normal. Hasta ahora estábamos con carbonato de litio, que vale tres dólares el kilo; este el kilo vale 70 dólares. Esto es valor agregado y esto es lo que queremos hacer con nuestros científicos, nuestros técnicos, que nos ayuden a agregar valor. Porque la diferencia que nosotros tenemos y lo repito siempre porque hay que repetirlo en agricultura, en ganadería, en industria también estamos teniendo un desarrollo tecnológico muy importante. Hay que articular muy fuerte entre ustedes que son los hombres y las mujeres que se dedicaron a las ciencias duras, también hay humanistas porque le di a la doctora un premio de la humanistas…Una vez me dijeron usted siempre habla de las ciencias duras y nunca habla de las humanísticas.
Bueno, yo soy abogada, pero la verdad que necesitamos muchos ingenieros, necesitamos muchos astrónomos, necesitamos muchos químicos, físicos que nos ayuden, bueno, en esas ciencias duras que son las que van a dominar el mundo.
También lo social, porque lo científico sin lo social puede perder el objetivo. Entonces, me parece que debemos reservar para las ciencias sociales el ejercicio de quienes ejercemos la conducción de un país, de un municipio o de una provincia para orientar esa formidable fuerza de un país en lo económico, en la ciencia y en la tecnología para lograr un desarrollo
con crecimiento y con inclusión social que estoy segura que es lo que todos queremos, sobre todo, porque muchos de ustedes se han perfeccionado por allí en el exterior, pero estoy segura que la inmensa mayoría, por los curriculums que estuve leyendo somos hijos todos de la universidad nacional pública y gratuita y esto también ayuda a que la Argentina haya tenido un desarrollo científico y tecnológico que no han tenido otros países en nuestro continente.
Así que, este reconocimiento que hemos establecido desde…esta es la tercera entrega de premios, no los Martín Fierro, pero es la tercera entrega de premios a los científicos argentinos y cada vez son más numerosas las entregas, más gente, más participación, más científicos.
Estamos muy pero muy contentos además porque vemos toda una camada que se incorpora de gente nueva. Ustedes son los que vienen investigando desde hace mucho tiempo y, por lo tanto, vienen acumulando laureles naturalmente, claro, y son los que tienen que transferir…
Cuando estuve hace un tiempo en la instalación del uranio enriquecido en Pilcaniyeu, se acercaron varios miembros muy grandes de la Comisión Nacional de Energía Atómica que me decían lo contentos que estaban porque ellos sentían que se estaban quedando…claro, no se incorporaba gente joven, entonces, no tenían a quién transmitir los conocimientos y sentían que se iba a perder nada más ni nada menos que energía atómica, que somos uno de los países líderes, además líderes en no proliferación y la verdad que ellos sentían que necesitaban transmitir todo eso y que ahora, con la incorporación de los jóvenes, precisamente gran cantidad de jóvenes, porque ha vuelto a impulsarse esto, es la continuidad, es el pasar los conocimientos, el pasar todo el aprendizaje y el expertise que ustedes han adquirido durante años.
Así que, el reconocimiento del Estado argentino, no del Gobierno argentino, este es un reconocimiento del Estado argentino, del pueblo argentino a sus científicos, a sus científicas por todo el esfuerzo, porque tienen amor por lo que hacen, porque ponen pasión en lo que hacen y, además, porque son muy inteligentes y es hora de comenzar a valorar en la Argentina a la gente inteligente y capacitada.
Así que, a todos y a todas, cada una de ustedes y cada uno de ustedes que ha recibido este premio, muchas felicitaciones en nombre de todos los argentinos y a seguir adelante y a seguir pasando la posta y preparando jóvenes para seguir adelante.
Muchas gracias y buenas tardes. (APLAUSOS)

Anuncios

ARGENTINA “Es hora de comenzar a valorar en la Argentina a las personas inteligentes y capacitadas”, aseguró la Presidenta

Miércoles, 15 de Agosto de 2012
“Es hora de comenzar a valorar en la Argentina a las personas inteligentes y capacitadas”, aseguró la Presidenta

La presidenta Cristina Fernández encabezó esta tarde el acto de entrega de distinciones a científicos en Casa de Gobierno. Destacó que es fundamental la incorporación de la tecnología al servicio del crecimiento.
La Presidenta de la Nación sostuvo que “hace mucho tiempo que no reconocíamos a los científicos como lo hicimos en esta etapa”. Remarcó que lo que se necesita es “potenciar a la ciencia y a la tecnología, para ponerla en contacto con el desarrollo del país, eso es lo que se hizo en el mundo”.
La jefa de Estado mostró una cápsula que recibió y comentó que “por primera vez una empresa argentina está exportando la barra de litio”. Explicó que “hasta ahora estábamos con carbonato de litio, que vale 3 dólares el kilo, y esto vale 70”. “Lo que queremos es que nuestros científicos y técnicos nos ayuden a agregar valor”, enfatizó
Cristina Fernández comentó que muchos de los científicos presentes “se habrán perfeccionado en el mundo”, pero destacó que “la mayoría somos hijos de la universidad pública y gratuita”. “Eso también ayuda a que Argentina haya desarrollado una actividad científica que no tienen otros países”, consideró.
La Presidenta sostuvo que está muy contenta porque “hay toda una camada” de nuevos científicos “que se viene sumando”. Dio el ejemplo de la Comisión Nacional de Energía Atómica, donde los científicos le agradecieron la incorporación de jóvenes para poder “transmitir sus conocimientos”.
“Este es un reconocimiento del Estado y del pueblo argentinos a todos sus científicos y científicas, porque tienen amor y pasión por lo que hacen, y porque son muy inteligentes. Es hora de empezar en Argentina a reconocer a la gente inteligente y capacitada”, concluyó la mandataria.
Durante el acto, la Presidenta de la Nación estuvo acompañada por el jefe de gabinete, Juan Manuel Abal Medina, el ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao, el ministro de Turismo, Enrique Meyer, y la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner.
Distinción Investigador de la Nación
La Distinción Investigador de la Nación premia desde el año 2009, la labor de los profesionales más sobresalientes del sistema científico nacional.
El ganador se elige entre quienes reciben el premio Houssay Trayectoria y distingue el recorrido académico de un científico y el valor que representa su trabajo de investigación para el desarrollo argentino.
Roberto Williams fue galardonado con la edición 2011 de esta distinción, se graduó como Licenciado en Ciencias Químicas en la Universidad Nacional de La Plata (1969) y como Doctor con orientación a Tecnología Química (1972). Es profesor titular en el Departamento de Ingeniería Química de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Mar del Plata desde 1976.
Desde 1995, Williams se convirtió en Investigador Superior del Consejo Nacional de Investigación Científica y Técnica (Conicet), con funciones en el Instituto de Investigaciones en Ciencia y Tecnología de Materiales del que fue organizador y primer director. Además, es miembro titular de la Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales y miembro correspondiente de la Academia de Ingeniería. Por otra parte, fue miembro del directorio del Conicet.
Williams publicó alrededor de 230 artículos en revistas especializadas y capítulos de libros y enciclopedias. Es co-autor de dos libros: Diffusion in Gases and Porous Media (Plenum, 1980) y Thermosetting Polymers (Dekker, 2002), y co-editor del libro Epoxy Polymers; New Materials and Innovations (Wiley VCH, 2010). Ha sido profesor invitado en Universidades de Francia y China. Obtuvo diversas distinciones como el Premio Konex de Platino (1993) y el Premio Bunge y Born (2007).
Premios Houssay y Rebeca Gerschman
En esta ocasión, junto con la Distinción Investigador de la Nación 2011, se entregaron los Premios Houssay para investigadores menores de 45 años, los Premios Houssay Trayectoria para investigadores mayores de 45 años, y el premio Rebeca Gerschman para investigadoras mujeres mayores de 60 años.
“Todos los galardones reconocen las contribuciones de los científicos en la producción de nuevos conocimientos, el impacto social y productivo de las innovaciones tecnológicas y la formación de recursos humanos”, destacó el Ministerio de Ciencia y Tecnología.
Los ganadores recibieron $ 20.000 en la categoría Premios Houssay, $ 30.000 en la categoría Trayectoria y $ 30.000 para la distinción Rebeca Gerschman, además de un diploma y una medalla.
A continuación el listado completo de ganadores de cada categoría, según su área de conocimiento.
Área Ciencias Biológicas, Agrarias y Veterinarias:
Premio Houssay:
Hugo Ortega es veterinario y Doctor en Ciencias Biológicas por la Universidad Nacional del Litoral (UNL), con especialidad en el campo de la biología celular y molecular veterinaria. Es investigador independiente del Conicet, docente investigador categoría II, profesor asociado de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNL y director de numerosos proyectos de investigación.
Premio Houssay Trayectoria:
Jorge Helio Morello es uno de los pioneros de la ecología en la Argentina. Su trayectoria ha tenido gran influencia en el desarrollo de esta disciplina en nuestro país. Entre sus obras fundamentales cabe mencionar “La provincia fitogeográfica del Monte”, un trabajo con gran influencia en la biogeografía mundial. Sus trabajos sobre la vegetación y ambientes de la provincia fitogeográfica del Chaco y el perfil ecológico de Sudamérica adquirieron también una relevancia internacional. Es Doctor en Ciencias Naturales por la Universidad Nacional de La Plata y director del Grupo de Ecología del Paisaje y Medio Ambiente de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires (UBA).
Premio Rebeca Gerschman:
Marta Mudry se doctoró en Ciencias Biológicas por la UBA. Realizó postgrados en la Universidad Autónoma de Barcelona, España y en la Universidad “Tor Vergata”, Italia. Es directora del Grupo de Investigación en Biología Evolutiva (GIBE) de la UBA. Se desempeña como profesora titular en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales (FCEyN) de la UBA, en el Departamento de Ecología Genética y Evolución y es investigadora principal del Conicet.
Área Ciencias de la Tierra, del Agua y de la Atmósfera; Astronomía.
Premio Houssay:
Ernesto Cristallini se doctoró en Ciencias Geológicas en la UBA, donde se desempeña actualmente como docente. Sus tesis de licenciatura y doctorado fueron premiadas como las mejores de su promoción. Realizó estudios de post-doctorado en la Universidad de Cornell, Estados Unidos, siendo profesor asociado en esa universidad. También es Investigador Independiente del Conicet.
Premio Houssay Trayectoria
Felix Mirabel es Doctor en Astronomía por la Universidad Nacional de La Plata. Actualmente se desempeña en el Instituto de Astronomía y Física del Espacio. Realizó actividades post-doctorales en Argentina, en la Universidad de Manchester y en la Universidad de Maryland. Fue astrónomo visitante financiado por la Universidad de Cornell y la National Science Foundation en el Observatorio de Arecibo hasta 1983. Al año siguiente, entró a la Carrera del Investigador del Conicet donde hoy es Investigador Superior. Ha sido director general del European Southern Observatory en Chile entre 2003 y 2007, una de las posiciones más prestigiosas que existen en la astronomía mundial. Además, es director de Investigaciones de la Comisión de Energía Atómica de Francia.
Premio Rebeca Gerschman:
Matilde Nicolini es Licenciada en Meteorología y Doctora en Ciencias de la Atmósfera. Actualmente, se desempeña en el Centro de Investigaciones del Mar y la Atmósfera de CONICET/UBA. Es investigadora principal del CONICET y profesora titular consulta en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA. Publicó más de 47 trabajos en revistas con referato internacional, destacándose sus aportes sobre el jet sudamericano de capas bajas (SALLJ) de la que fue pionera en su documentación y en la descripción de su ciclo diurno y asociación con las precipitaciones.
Área Ciencias Humanas:
Premio Houssay:
María Amelia Gutiérrez se doctoró en Ciencias Naturales por la Universidad Nacional de La Plata. Es docente adjunta de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires. Posee el título de Master of Science por la Texas Tech University en la especialidad estudios interdisciplinarios. Desde el año 2011 se desempeña como Investigadora Independiente del Conicet, en donde ha realizado numerosas investigaciones. Ha dirigido becarios doctorales y postdoctorales de la misma institución y de otras entidades. Es profesora adjunta en la Universidad Nacional del Centro desde 2006.
Premio Houssay Trayectoria:
Noemí María Girbal es Doctora en Historia por la Universidad Nacional de la Plata. Actualmente se desempeña como directora de la Colección Convergencia de la Editorial de la Universidad Nacional de Quilmes. Desde 1999 es Investigadora Superior del Conicet registrando una importante y extensa trayectoria en investigación y desarrollo, en particular en el área de historia agraria. Dirigió numerosos proyectos y programas de investigación de renombrados estudiosos.
Área Ingeniería, Arquitectura e Informática
Premio Houssay:
Gustavo Abel Graham se especializa en Ciencia de los Materiales por la Universidad Nacional de Mar del Plata. En la actualidad, se desempeña en el Instituto de Investigaciones en Ciencia y Tecnología de Materiales (Intema). Es Licenciado en Química por la Universidad Nacional de Mar del Plata y Doctor en Ciencias de los Materiales por la misma universidad. Su campo de estudio es el área de biomateriales. Es Investigador Independiente del Conicet y Profesor Asociado de la Universidad Nacional de Mar del Plata. Ha dirigido y codirigido numerosas tesis doctorales.
Premio Rebeca Gerschman:
Marta Rosen es Licenciada en Física por la UBA y Doctora en Física por la Universidad Científica y Médica de Grenoble de Francia. En la actualidad se desempeña en la Secretaría Científica y Técnica de la UBA. Es Investigadora Principal del Conicet y profesora emérita de la UBA. Dirigió numerosas tesis de doctorado y de maestrías. Ha realizado 65 publicaciones en revistas internacionales indexadas con numerosos artículos. Participó en varios eventos nacionales e internacionales. Fue jurado de certámenes y concursos tanto a nivel nacional como internacional. Fue creadora y directora del Grupo de Medio Porosos desarrollando un Laboratorio Experimental en Física de Fluidos.

ARGENTINA La Presidenta inauguró hoy el nuevo edificio del Instituto de Biología Molecular de Rosario

Lunes, 19 de Septiembre de 2011
La Presidenta inauguró hoy el nuevo edificio del Instituto de Biología Molecular de Rosario

La presidenta Cristina Fernández inauguró hoy el nuevo edificio del Biología Molecular y Celular de Rosario (IBR), un edificio de que cuenta con una superficie de 4.000 m2 y que fue construido con fondos del CONICET.
La Presidenta estuvo acompañada en el acto por los ministros de Industria, Débora Georgi y de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao; el gobernador de Santa Fe, Hermes Binner; el intendente municipal de Rosario, Miguel Lifschitz; el director del instituto, Diego de Mendoza, quien este año dejará el cargo en manos de su sucesor, Alejandro Villa, también presente en el acto.
El nuevo edificio del IBR está ubicado en los tradicionales terrenos del Centro Universitario de esa ciudad, conocido como La Liberia, en el sector más cercano al boulevard 27 de Febrero y con ingreso por Ocampo y Berutti. Tiene una superficie de 4.000 m2 y que fue construido con fondos de CONICET.

ARGENTINA Cena por el Día de la industria en Tecnópolis: Palabras de la Presidenta de la Nación

Cena por el Día de la industria en Tecnópolis: Palabras de la Presidenta de la Nación
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA FERNÁNDEZ EN LA CENA, ORGANIZADA POR LA UIA, CON MOTIVO DEL DÍA DE LA INDUSTRIA, EN TECNÓPOLIS, VILLA MARTELLI, PROVINCIA DE BUENOS AIRES.
Muchas gracias, muy buenas noches a todos y a todas; señor titular de la UIA; señor secretario general de la Confederación General del Trabajo; señor presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; señores gobernadores, también se encuentra acompañándonos el señor director general electo de la FAO, por primera vez en la historia de la FAO un suramericano, un hombre del MERCOSUR, que hoy nos acompaña. (APLAUSOS). Estuve reunida hace unos instantes, antes de venir aquí con él y también estuve reunida con otros empresarios que están hoy aquí, que me entregaron esto, que es muy simbólico: la primera Lenovo, una computadora hecha en la República Argentina, que no se enoje nadie si hay de alguna otra marca, son asociados, es un joint venture entre Lenovo, una de las más importantes marcas globales, asociada con New Sun, en el marco de lo que fue la tan mentada y discutida, en su momento, Ley Marco para la Promoción de Inversión Tecnológica, en nuestra Tierra del Fuego, de modo tal de hacer una zona franca similar a la de nuestro socio del MERCOSUR, en Manaos.
Yo escuchaba recientemente con atención el discurso del titular de la UIA, creo que es la primera vez que cuando voy a un lugar no tengo que responder absolutamente nada de las cosas que se han dicho, lo cual revela creo que un salto cualitativo de todos: de los que nos toca tener la responsabilidad, a partir del voto popular, de conducir los destinos de la Nación y de quienes, a través del voto de los componentes de las distintas cámaras empresarias, son elegidos también para llevar adelante las políticas, las necesidades del sector.
Debo decir, también, así como muchas veces he criticado y calificado de corporativo algunos discursos, debo decir que el suyo – señor presidente de la UIA – no ha sido un discurso corporativo, ha sido un discurso con una concepción colectiva y nacional, que realmente me hace sentir muy bien, porque no es el triunfo de cosas que nosotros venimos discutiendo desde hace mucho tiempo y llevando adelante, yo siento que es un triunfo de los argentinos, que es un triunfo de la marca nacional, que es un triunfo de las ideas que permitieron esto, que es Tecnópolis y que muestra en definitiva, lo que decía recién De Mendiguren, la película. Te vi muy cinematográfico en el discurso con el tema de la película y los fotogramas, pero realmente la Argentina ha sido una película apasionante, por momentos; trágica por otros, pero está en nosotros realmente que esta película siga y siga incorporando fotogramas y siga incorporando actores.
Hoy leía, porque como decía De Mendiguren: “es necesario aprender de nuestros errores para no volver a cometerlos”, en un diario un artículo muy interesante. Era de un historiador que recordaba que ayer, 30 de agosto, se cumplieron 55 años del ingreso de la Argentina al Fondo Monetario Internacional. Exactamente el 30 de agosto de 1956, el entonces gobierno que había depuesto al gobierno del General Perón decidió firmar Bretton Woods y desde allí ingresamos al Fondo Monetario. Hacía una comparación muy interesante: en el momento en que ingresamos al Fondo Monetario la cuota que se nos fijó, que obviamente está de acuerdo con el tamaño – todos sabemos – de cada economía era exactamente o casi similar a la cuota de la República Federativa del Brasil, hablo del año 1956, y hoy obviamente somos el 30 por ciento de la economía del Brasil, que se ha convertido – en buena hora también – en uno de los gigantes de la economía mundial. ¿Qué es lo que pasó? Y pasó que el Pulqui, éramos uno de los cincos países en el mundo que estábamos produciendo, en aquel entonces, aviones a propulsión; supimos ser en la década del 50 el PBI más importante de Latinoamérica; el surgimiento del rastrojero, de la industria nacional, de los Di Tella, de todos esos industriales – que nombró De Mendiguren – eran eso: una Argentina industrial, una Argentina pujante con un fuerte mercado interno.
Y charlando con otro Presidente latinoamericano – con “Pepe” Mujica para ser más exacta – me contaba, cuando inaugurábamos el otro día el tren que cruza nuevamente el Río Uruguay, que había terminado de leer un interesante estudio de un economista que decía que el decrecimiento de la República Oriental del Uruguay había comenzado simultáneamente a partir de que comenzó a decrecer, en 1955, la República Argentina. Y no es una apelación partidaria, por favor que nadie se sienta que estoy haciendo una defensa partidaria e ideológica, es simplemente la objetividad del número y del desarrollo y del alcance de la economía, de la innovación tecnológica. En materia aeronáutica, por ejemplo, nosotros tendríamos que tener hoy la construcción de nuestros propios aviones, porque teníamos un desarrollo aeronáutico muy importante y así podría seguir recorriendo cada una de las cosas que hoy están aquí bajo la forma de piezas de museo y que yo quiero que dejen de ser piezas de museo para que se conviertan en los fotogramas, de los que hablaba recién el señor titular de la UIA, de la nueva película que tenemos que continuar con desarrollo y con profundización, con innovación tecnológica. (APLAUSOS).
Cuando tomamos la decisión de finalizar la conmemoración del Bicentenario, el año pasado, con Tecnópolis – me acuerdo que él me decía: “¿te parece Tecnópolis? Mirá que te salió tan bien el Bicentenario, mirá si sale mal lo de Tecnópolis”. No va a salir mal, Tecnópolis no va a salir mal porque somos – como decía recién, que además con un giro poético llamaste “metáfora de lo que somos, espejo de lo que fuimos y no sé qué cosa de lo que queremos ser”. Bueno, “Vasco” no te conocía realmente esa veta poética, muy buena, pero realmente esto es el símbolo de lo que nosotros queremos que sea la Argentina, del siglo XXI, del tercer centenario. Significa porque aquí también, y lo pueden recorrer en todos los stands, hay maquinaria agrícola, hay importantes sectores de nuestro agro. Es como decía recién, superar antinomias falsas: si el agro o la industria; si el mercado interno o la exportación. Al contrario, es todo junto, sumado, potenciado, incorporándole ciencia y tecnología. Como recién decíamos la innovación va hacer la diferencia de la rentabilidad; el crecimiento que hemos tenido se debe – obviamente en materia de generación de puestos de trabajo, en generación de valor agregado – al desarrollo industrial. Pero esto no significa que el sector primario no necesite de incorporar cada vez mayor valor agregado para poder participar con mayor densidad en la rentabilidad, y al mismo tiempo, asegurarse que la volatilidad o la variación de los términos de intercambio no signifiquen el certificado de defunción para tal o cual actividad.
Recién lo decía con la gente de New Sun y de Lenovo, no hay una única estrategia, es la suma de muchas estrategias donde tenemos que ir sector por sector identificando correctamente dónde tenemos mayores ventajas, dónde necesitamos mayor grado de innovación, dónde se necesita más Estado, dónde se necesita más mercado para poder seguir profundizando esto que hemos logrado y que es tan importante.
Las metas del Plan 2020, al que hacía mención recién el señor titular de la UIA, nos tienen que llevar a lograr que en el año – y aquí las tengo me las anotó la señora ministra de Industria, me voy a poner los anteojos porque si no me voy a equivocar seguro – los objetivos del Plan 2020 tienen que hacer que la inversión, como decía, se ha recalentado y podamos llegar a un 28% del PBI para poder duplicar el PBI industrial en 140 mil millones de dólares para crear un millón y medio de empleos más, que nos hagan reducir el tema del desempleo al 5%, que sería pleno empleo, al mismo tiempo sustituir importaciones por el equivalente al 45% de las importaciones que hoy estamos realizando.
Yo la verdad que cuando ayer, que no pude viajar a San Juan, no sé si estará por acá el Gobernador de San Juan. Ahí lo veo, José Luís no podía faltar; cuándo ayer veía, en la provincia de San Juan, inaugurar una fábrica, también un joint venture de una empresa argentina con Lacoste; Chemise Lacoste que se van a producir en San Juan. Son tres empresas fuera de Francia que tienen Lacoste: en China, Perú y la tercera es aquí en Argentina; con la gente de Lenovo, de las computadoras, somos la sexta en todo el mundo que produce también netbooks y notebooks, aquí en la República Argentina. Cuando ayer veía, en San Juan, esa felicidad de los trabajadores y trabajadoras produciendo camisas no solamente para el mercado interno, sino también para Uruguay, para Chile, para Brasil, para Paraguay, o sea exportar; cuando venía la gente de los Smartphone, los famosos teléfonos inteligentes, los BlackBerry, a decirnos que venían a producir en el país; cuando nos hemos convertido en el país que también genera satélites, que se asocia con la NASA; cuando vemos como el otro día fui a Las Flores también a inaugurar la ampliación de una fábrica de zapatillas, en una localidad de Las Flores, provincia de Buenos Aires – Daniel – donde se llegó a tener un 30 ò 40% de desocupación, cuando quebraron fábricas que allí estaban, en el año 2001. Y estos ejemplos lo saben todos los Gobernadores, lo saben todos los empresarios de los distintos lugares de la República que hoy están aquí. Esta situación se ha y se sigue reproduciendo en todos y cada una de las jurisdicciones.
Cuando yo hablo de industrializar la ruralidad, que es una de las claves y de los desafíos más importantes que tenemos en esto que se viene. ¿Qué es esto de industrializar la ruralidad? Hacer participar al productor primario en la cadena, en los eslabones de producción que le siguen a lo primario para poder también lograr no solamente rentabilidad para ese productor, sino generar trabajo en el pueblo, en origen, al lado de la materia prima para evitar los traslados de poblaciones y el despoblamiento del campo y fundamentalmente también lograr a través de un entramado de pequeñas y medianas empresas la calidad no solamente para el mercado interno, sino también para la exportación.
Nuestras Pymes participan en la exportación muy por sobre la media de lo que son las Pymes, en América latina; las Pymes, en América latina participan en el marco exportador en un 5% de las exportaciones. Nuestras Pymes participan en un 15% del total de las exportaciones argentinas. Ni que hablar del sector industrial que por primera vez está participando mayoritariamente, la manufactura industrial en la exportación por encima de las manufacturas de origen agropecuario y por supuesto también por arriba del sector primario en un 35%, lo cual habla de este desarrollo pujante que hoy tiene nuestra industria y que tenemos que agrandar.
Y les voy a dar un dato que mañana va a dar el señor ministro de Economía, con el titular de la AFIP. Yo sé que hablar de la a AFIP no es simpático por ahí porque bueno ya sabemos…pero mañana que vamos a hacer también una recaudación muy importante de 46.777 millones de pesos; una variación interanual del 35,4%, de mes a mes; en el récord histórico de IVA, también hay un récord en el aumento del sector industrial que participa de ese IVA, en el 43% el aumento del IVA industrial. Estos números son claros y objetivos. También participan fuertemente en lo que es el aumento el sector industrial en ganancias en un 34% del total determinado, lo que también los constituye en grandes aportantes.
Yo creo que el gran desafío que tenemos es lo que yo decía el otro día, cuando me tocó cerrar la Reunión Anual del Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil, muchas veces hemos dicho que hay intereses contrapuestos entre capital y trabajo y créanme que me he convencido – al cabo de todo este tiempo – que no hay intereses más coincidentes que el de los empresarios con los trabajadores. Por eso creo que tenemos que ser todos lo suficientemente inteligentes para no arruinar lo que son las bases del desarrollo argentino y que es esta Argentina que hemos construido con tanto esfuerzo.
Miren cuando veo el crecimiento de la industria que ha sido en 2 puntos por arriba del crecimiento de la actividad económica; cuando veo unos circulitos divinos que acá me ha preparado Débora, de las heladeras, de cómo por ejemplo, en el año 2003 – cuando él empezó como Presidente de los argentinos – las heladeras nacionales que se vendían eran solamente del 32% y el 68% de las heladeras eran importadas, de los que podían comprar una heladera porque tenían trabajo, no nos olvidemos, que en el año 2003, el 25% de los argentinos no tenía trabajo, o sea que de los que podían comprar heladeras el 68% eran heladeras importadas; en el 2010, el 69%, un 1% más de las que eran importadas son nacionales (APLAUSOS). La tarea que él empezó, porque primero obviamente se empieza por las heladeras, permitió que, por ejemplo, en el año 2008, los teléfonos celulares en la República Argentina, el 98 por ciento eran totalmente importados. Hoy, en el año 2011, el 70 por ciento de los celulares, se están haciendo en la República Argentina. Pero para poder hacer esto con los celulares, primero, hubo que hacer lo otro con las heladeras.
Porque también es una cosa que tenemos que empezar a comprender los argentinos que siempre estamos como queriendo devorarnos y saltar las etapas y las cosas llevan su tiempo, tienen sus estadios y tenemos que aprender a tener paciencia.
También es cierto que la inestabilidad, la política pendular de un modelo de país que iba de un lado para el otro, muchas veces impulsaba a que todo el mundo pensara que tenía que ganar y hacerse la América o ganar todo junto en un año o dos y, finalmente, no hay economía ni modelo macroeconómico que resista que alguien pueda acumular todo en dos años y luego tirarse a la marchante.
La construcción de un país, es una cosa cotidiana y de avance permanente. Y yo creo que esto también es un modelo cultural que nosotros creo que estamos aprendiendo. Creo que estamos aprendiendo –y en esto no hay ninguna connotación futbolera ni tampoco política- que las cosas son paso a paso. Y creo que tenemos que darnos cuenta que todos muchas veces en las negociaciones tenemos que resignar cosas, porque nunca, decía un hombre muy importante, que es imposible obtener el 100 por ciento en una negociación; en todo caso hay que conformarse con el 40 o con el 50 y tratar de que, en todo caso, ese 40 o 50 sea la parte más importante.
Pero tenemos que aprender la necesidad que todos tenemos de articular un proyecto colectivo. Que es imposible que un sector, por más rentabilidad que tenga, puede ser ese sector únicamente el que tenga rentabilidad y el resto del país no. Eso no dura como no duró.
Porque si uno mira la historia de la Argentina, en realidad se da cuenta que siempre se truncaron los procesos que vivíamos por una inestabilidad institucional que tenía su raíz, esencialmente, en una falta de equidad y justicia, sobre todo, en una sociedad como la nuestra que tuvo la suerte de tener educación pública desde fines del siglo XIX, con la educación primaria obligatoria, que tuvo la suerte de tener universidad nacional pública y gratuita a partir del año 40 y pico, 49, creo que fue el decreto de Perón, que tuvo también la suerte de tener una poderosa clase media que nos dio un perfil muy especial hoy, que nos ha convertido también en un país que ha podido tener tres Premio Nobel en ciencia duras, el único en Latinoamérica, que se ha caracterizado por una gran creatividad, por una gran innovación, que la podemos ver acá en Tecnópolis pero que la vemos también en una cosa que hoy está irrumpiendo en el mundo y que ya está, y que como ha crecido, que es la industria del software en Argentina, que dicho sea de paso también, el otro día me olvidé de decir que habíamos sancionado la Ley, cuando la firmamos aquí en Tecnópolis, hoy somos uno de los países modelo en el mundo en materia de desarrollo de software. Y el software que nos parecía que en el pasado iba a ser una cosa únicamente necesaria para una computadora. Software va a necesitar todo, lavarropas, heladeras, ventiladores, televisores.
Cuanto más avance la tecnología, mayor desarrollo tecnológico vamos a tener y nosotros tenemos la inmensa suerte de tener una industria en este sentido, y una creatividad y una materia prima que son recursos humanos únicos en la región. (APLAUSOS)
No sé por dónde estarán los del software, por allá deben estar, pero en unos días más vamos a inaugurar nuevas oficinas de una empresa modelo argentina de software, la primera empresa argentina de software que adquiere una empresa norteamericana de software. Y creo que también eso merece un aplauso, porque la verdad, díganme si alguien imaginaba hacer Chemise Lacoste en San Juan o que alguna empresa de software argentino comprara una empresa norteamericana.
La verdad que yo siempre soñé con esas cosas, pero eran sueños, se parecían a sueños. Porque siempre éramos vistos como alguien que siempre venía a pedir cosas porque era como que no sabíamos nosotros hacer las cosas; y la verdad que cuando yo ahora veo que somos un país donde vamos con nuestras delegaciones empresarias no a pedir, sino a ofrecer lo que estamos produciendo, lo que estamos haciendo, lo que estamos creando y podemos hacer buenos negocios en el mundo, creo que hemos cumplido la mayoría de edad y por eso también tenemos un Documento Nacional de Identidad que nos es propio. Hasta eso hemos logrado: un Documento Nacional de Identidad propio, con tecnología propia, desarrollada por el Estado y también un pasaporte.
Vos, Vasco, que andabas presentando DNI y pasaportes.
Por eso, yo tengo muchas esperanzas, pero no esperanzas basadas en ilusiones; esperanzas basadas en realidades concretas.
Esto que hablábamos también del desarrollo ferroviario. Con lo de Hugo, no te preocupes, porque si llegamos a la matriz de 25, va a ir a disputar a la Unión Ferroviaria y la Fraternidad las elecciones. Así que, no te hagas problemas, no va a ser tampoco un problema, le vas a ir a disputar seguro la elección a los gremios. Seguro. (APLAUSOS)
Pero, sinceramente, lo que nosotros tenemos que lograr, y esto es clave, es diversificar nuestra matriz productiva exportadora, agregarle mucho valor, lograr agregar valor también en origen, en lo que, reitero el término de “industrializar” la ruralidad, seguir adelante con el formidable avance tecnológico que tenemos en el agro argentino.
Hablábamos muy recientemente con el director electo de la FAO, Argentina ha logrado ser punta en materia de desarrollo de maquinaria metalmecánica y también de biotecnología. Esto no nos tiene que detener ahí, nosotros necesitamos avanzar aún más porque tenemos que evitar la primarización de nuestras exportaciones.
Debemos decir que, según informes de la CEPAL, no discurso de esta Presidenta, somos el único país latinoamericano que no ha reprimarizado sus exportaciones, sino que por el contrario, ha aumentado las exportaciones, como antes los mencionaba, del sector industrial.
Por eso, tengo grandes ilusiones. Yo también creo que con los únicos que tenemos que confrontar es con los problemas que tenemos, enfrentarlos, debatirlos y, fundamentalmente, solucionarlos en forma concreta, objetiva y viable.
Logramos superar momentos muy difíciles que pusieron a prueba el modelo. El año 2008 y, fundamentalmente el año 2009, pusieron a prueba el modelo. Y yo quiero recordar que en aquella oportunidad, tuve reuniones con los trabajadores que, con lo que estaba pasando y con lo que se anunciaba que podía pasar en el mundo, había fundados, más que fundados temores de cómo podía impactar esto en la generación de puestos de trabajo y en el nivel de ocupación.
Me acuerdo que tuvimos una reunión excelente en la Casa de Gobierno y me propusieron una serie de medidas que, bueno, era normalmente el menú que podría ofrecerse ortodoxamente acerca de cómo hacer, a través de instrumentos legales u otros instrumentos, lograr paliar eso que parecía que se venía. Y la verdad que nosotros apostamos y les dijimos “confíen en nosotros que creemos que esa no va a ser la salida. Y que si hacemos eso, al contrario, vamos a provocar una retracción muy importante, un temor y va a ser peor el remedio que la enfermedad”. Porque más allá de los buenos objetivos y de las buenas ideas y de las buenas intenciones, en realidad, todos sabemos que el capital y el mercado se rigen por otras cuestiones.
Esto no significa aceptar las reglas que nos quieren imponer; significa, simplemente, aceptar también que algunas cosas son la realidad y sobre la realidad hay que operar y no ignorarla o querer hacer una cosa diferente.
Por eso, yo quiero decirles también a los empresarios, que hemos trabajado mucho en el tema de inversión con el Proyecto del Bicentenario, en el cual ya tenemos proyectos por más de 5.000 millones de pesos financiados en forma conjunta entre los ministerios de Industria y de Economía.
Quiero decirles también a los trabajadores, que vamos a seguir sosteniendo el poder adquisitivo de los trabajadores porque sabemos que la demanda agregada es clave para que haya oferte.
Fíjense cómo ha habido oferta que si uno compara la capacidad instalada industrial de los 10 bloques de julio contra julio, estamos 75 contra 75, con lo cual quiere decir que, debido al formidable crecimiento que hubo, necesariamente para tener los 10 bloques industriales, es porque ha habido una muy buena inversión. Si no, estaríamos con una capacidad instalada prácticamente al tope en todos los bloques. Es más, hay algunos sectores, que fueron los de mayor impacto, como fue el sector de alimentos, donde hoy tenemos en julio una capacidad instalada un poco, inclusive, más alta que la teníamos el año pasado en julio. Quiere decir que ha habido una fuerte inversión y necesitamos más inversión.
Yo sé que la inversión requiere confiabilidad. Nadie invierte un peso si no piensa que se va a llevar por lo menos 1 y medio o 1.20 o 1.30.
Bueno, yo quiero darles la certeza de que estas políticas que hemos implementado desde el año 2003, no solamente las vamos a sostener, sino que las vamos a mantener y profundizar y, además, vamos juntos, a revisar lo que tengamos que revisar para poder seguir adelante y si es que se han producido distorsiones, hacer también las correcciones necesarias, porque es imposible en el desarrollo de una política económica, no tener errores o no producir esas distorsiones en determinados sectores o en determinadas unidades o en determinados rubros.
Por eso, quiero decirles en este Día de la Industria, que es el 2 de septiembre…Me enteré por qué es el 2 de septiembre: cuando visité Santiago del Estero -por ahí estaba divisando al Gobernador, Gerardo Zamora, muy buen gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora- para inaugurar un maravilloso centro cultural en Santiago del Estero, allí se conmemoraba, en un salón lindísimo, lo que fue la primera exportación argentina que fue el 2 de septiembre de 1587, y que era de una misión jesuítica. ¿Y a dónde era esa primera exportación? Al Brasil. Esa primera exportación argentina desde Santiago del Estero, ese 2 de septiembre, por eso se conmemora ese día el Día de la Industria fue al Brasil. Y creo que fue un hilado, unos ponchos que se tejieron. Se constituyó esa en la primera exportación argentina.
Miren las cosas que han pasado de una Argentina que desde Santiago del Estero exportaba al entonces Imperio del Brasil, nosotros tampoco éramos Argentina, éramos Virreinato del Alto Perú.
Todo esto revela, entonces, nuestra potencialidad y también los altos y bajos que hemos tenido en estos largos años, que no son 200, sino como todos vemos son un poco más de 200. El mundo avanza a pasos agigantados.
Yo debo decirles algo: la globalización, que hace unos años me parecía como una amenaza, hoy la veo como una inmensa oportunidad para la República Argentina.
Yo creo que y para finalizar, en este tercer centenario, vamos a ver un mundo en el cual van –y lo charlábamos con el director de la FAO- a confluir, por un lado, un desarrollo tecnológico sin par que se patentiza en el lugar, digamos, más sofisticado y que más llama la atención en el mundo de las telecomunicaciones a través de todos esos aparatitos sofisticados que hoy podemos manejar y comunicarnos y hacer cosas y demás y, por el otro lado, el reclamo de alimentos que va a ser también la clave de este siglo XXI. Alimentos que no va a alcanzar con la producción –y lo repito y lo quiero repetir para que se grabe en la mente de todos y cada uno de nosotros- así se cultivaran todas las superficies posibles cultivables del mundo; en el año 2050 no va a alcanzar la producción en materia de alimentos. Por lo tanto, la intervención de la ciencia y la tecnología en la producción de esos alimentos para multiplicarlos, va a ser imprescindible.
Nosotros estamos muy adelantados con respecto al resto del mundo en este país. Con una ventaja: un país maravilloso con su tierra, con un crecimiento vegetativo que nos acerca más a los países europeos que a otros países, lo cual nos permite un excedente más que importante también en esta materia y, por lo tanto, nos convierte en un actor principalísimo en este siglo XXI, de una manera diferente a como lo fuimos a inicios del siglo XX en donde nos sobraban 6 millones de argentinos.
Ahora no queremos que nos sobre nadie de los 40 millones; queremos ser actor principalísimo del siglo XXI, con los 40 millones de argentinos adentro. Este es el gran desafío que tenemos y tenemos que hacerlo juntos, el sector de la producción con el sector de la industria y también, con el sector de los servicios. Porque también es cierto que, debido al avance y desarrollo tecnológico, llega un momento en que únicamente con el sector industrial no alcanza para generar la cantidad de puestos de trabajo que necesitamos y por eso también necesitamos del sector de servicios.
Por eso también estamos dándole una gran importancia a todo lo que es el sector de turismo, a todo lo que es el sector de servicios informáticos, a todo lo que es el sector de contenidos audiovisuales, porque son grandes generadores e intensivos generadores de mano de obra.
Por eso, no hay que pelearse con nadie. Al contrario, hay que sumar a todos, porque los necesitamos a todos para hacer esa Argentina que todos soñamos.
Yo estoy convencida de que militemos en el partido que militemos o en el sector o en la historia que tengamos porque todos tenemos historia, después de todo, nadie ha nacido de un repollo y yo desconfío de los que no tienen historia, no sé qué estarían haciendo, yo desconfío, no es que quiera que todos tengan mi historia, pero yo creo que todos en algún momento tienen que haber estado en algún lado. Y lo importante creo que es saber en qué lado estamos ahora. Y yo creo que el lugar en el que todos nos encontremos, sea este país que estamos construyendo, esta Argentina que se ha convertido en una de las más importantes productoras en muchísimos rubros, una país que es el que más computadoras ha distribuido entre sus educandos, un país que destina el 1,2 por ciento de su PBI al programa de la Asignación Universal por Hijo, que es un programa social absolutamente transparente, que ha logrado emancipar el clientelismo electoral porque nadie depende, simplemente basta que acredite ante una oficina de la ANSES su calidad de desocupado, para obtener ese beneficio para sus hijos a cambio, nada más ni nada menos, de que lo envíe al colegio y además, tenga su Libreta Sanitaria.
Y además, una ecuación que le gusta decir siempre a nuestro ministro de Economía y que también ha sido clave –y aquí termino con lo que empecé-, el Fondo Monetario: en el año 2003, la Argentina destinaba el 5 por ciento de su Producto Bruto Interno a pagar la deuda y solamente el 2 a la educación; hoy destina el 2 por ciento de su PBI a pagar la deuda y el 6.47 a la educación. Ha habido un cambio más que importante.
El retorno de nuestros científicos. Una Argentina que formaba a sus hombres y mujeres en las universidades públicas y gratuitas y que luego se iban por falta de oportunidades o que mandaba a lavar los platos a los científicos del CONICET. Hoy tenemos a nuestros científicos retornando al país, a nuestros jóvenes renovando las plantas de nuestros científicos en CONICET, en la Comisión Nacional de Energía Atómica. En fin, un país en el cual dan ganas de vivir en él.
Cuando el otro día veía un cartel de argentinos que estaban en España, concretamente, con un inmenso cartel que salió creo en la portada de un diario porteño que decía “Cristina ayudanos a volver”. Yo me acordaba que cuando era senadora y volvía del Senado a la noche a mi casa, pasaba por el Consulado de España ubicado allí en la calle Guido, si mal no recuerdo, y veía colas y colas de argentinos, coleros, algunos con carpitas, otros cobrando para poder hacer la cola y para obtener una visa, digo bueno, seguramente nos hemos equivocado, seguramente hemos cometido muchos errores, pero creo que el rumbo y el camino en general, porque nada es perfecto ni nadie es perfecto, es el correcto y es el adecuado.
Quiero decirles a esos argentinos que por ahí no necesitan pedir volver, porque en realidad esta siempre ha sido su casa, la Argentina, que alguna vez no le dio la oportunidad y que ahora quiere volver a darles la oportunidad, no solamente a los que están aquí, sino también a los que se fueron.
Por eso, quiero agradecer las palabras del señor titular de la UIA; quiero agradecer también la presencia de los rectores de nuestras universidades nacionales. Hecho inédito también: por primera vez estamos articulando entre e conocimiento de nuestras universidades entre la ciencia y el sector empresario. Siempre había en las universidades una cierta aprehensión a vincularse con el sector económico, como si esto no fuera lo suficientemente santificado, como si hubiera una suerte de pecado original mezclar conocimiento y ciencia con dinero y que sin recursos nadie pueda investigar nada y sin conocimiento tampoco nadie pueda avanzar demasiado en un mundo como el de hoy.
Por eso también, la presencia de nuestras universidades en estos lugares, en estos espacios, no solamente en lo protocolar o en una cena, sino en proyectos concretos, en asesoramientos concretos, en proyectos con empresas argentinas, es para nosotros también y a mí especialmente también como egresada de la universidad pública nacional, un gran logro.
También, haber logrado un mejoramiento en las condiciones de nuestras universidades, de nuestros trabajadores.
En fin, la verdad que yo, pese a lo duro que muchas veces tiene uno en esta tarea, por cuestiones institucionales, naturales a un cargo tan importante como el de presiente y también por alguna que otra cuestión personal, digo, bueno, por lo menos estamos llevando a cabo lo que siempre soñamos, por lo menos, lo que yo siempre soñé: ayudar a que mi país vuelva a ser lo que alguna vez fue. Ese es mi sueño y que, en todo caso, nos recuerden a todos nosotros, no solamente a esta Presidenta, sino a todos los hombres y mujeres que en distintos estamentos, como empresarios, como académicos, como trabajadores, formamos la parte de lo que yo digo la Generación del Bicentenario para que nuestros hijos y nuestros nietos se sientan orgullosos de sus padres y de sus predecesores.
Ninguna nación, ninguna sociedad puede subsistir o crecer si no tiene orgullo de ser y pertenecer.
Por eso, quiero agradecerles a todos ustedes esta noche, festejar junto a todos ustedes el Día de la Industria y convocarlos a ir por más, siempre por más.
Muchas gracias y muy buenas noches a todos y a todas. (APLAUSOS)

ARGENTINA “Queremos ser un actor principalísimo del mundo, con los 40 millones de argentinos adentro”, afirmó la Presidenta en la cena de la UIA

Viernes, 02 de Septiembre de 2011
“Queremos ser un actor principalísimo del mundo, con los 40 millones de argentinos adentro”, afirmó la Presidenta en la cena de la UIA

La presidenta Cristina Fernández participó de la cena que realizó esta noche la Unión Industrial Argentina por el Día de la Industria. “Tenemos que ser todos lo suficientemente inteligentes, para no arruinar las bases del desarrollo argentino, que hemos construido con tanto esfuerzo”, remarcó la jefa de Estado respecto a las negociaciones entre empresarios y trabajadores. “Necesitamos mas inversión. Yo sé que la inversión requiere confiabilidad. Yo quiero darles la certeza de que estas políticas que hemos implementado desde 2003 no solo las vamos a mantener, sino también a profundizar”, señaló. El acto se desarrolló en la Megamuestra Tecnópolis, en Villa Martelli, provincia de Buenos Aires.
La presidenta Cristina Fernández fue esta noche la principal oradora de la cena por el Día de la Industria, tras la apertura del acto por parte del presidente de la UIA, José Ignacio de Mendiguren. La acompañaron los ministros de Industria, Débora Giorgi, y de Economía, Amado Boudou, del Interior, Florencio Randazzo, de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao, de Planificación, Julio De Vido, de Trabajo, Carlos Tomada, y el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli
La presidenta Cristina Fernández afirmó que la coincidencia en las expresiones de los industriales y del gobierno nacional “revela un salto cualitativo de todos. De los que nos toca tener la responsabilidad de conducir los destinos de una nación, y de los que son elegidos también para llevar adelante las políticas del sector”. Señaló que el discurso del titular de la UIA, José de Mendiguren, “ha sido un discurso con una concepción colectiva y nacional”. Y consideró que la coincidencia “no es el triunfo de cosas que venimos llevando adelante, es un triunfo de los argentinos, de la marca nacional, de los que permitieron esto que es Tecnopolis”.
La jefa de Estado aseguró que “la Agentina ha sido una película apasionante por momentos, trágica por otros, pero que está en nosotros que esta película siga incorporando fotogramas y siga incorporando actores”.
Recordó que ayer se cumplieron 55 años del ingreso de la Argentina al Fondo Monetario Internacional. “En el momento que ingresamos al FMI la cuota que se nos fijó era casi similar a la cuota de la República Federativa del Brasil. Hoy somos el 30% de la economía del Brasil, que se ha convertido en uno de los gigantes de la economía mundial”, destacó.
En referencia a la diferencia con ese momento histórico, puntualizó que “éramos uno de los cinco países que fabricaba aviones a propulsión; el Rastrojero, la industria nacional, éramos una economía pujante, con un fuerte mercado interno”. “Son las cosas que hoy están aquí, como piezas de museo, y yo quiero que dejen de ser piezas de museo, y se conviertan en fotogramas de la película que tenemos que construir con desarrollo y con innovación productiva”, enfatizó.
Asimismo, la Presidenta remarcó que la muestra Tecnópolis “es el símbolo de lo que queremos ser en el tercer milenio”. Sostuvo que los argentinos deben “superar antinomias falsas, si el agro o la industria; el mercado interno o la exportación. Es falso, todo sumado, sumándole ciencia y tecnología”.
Afirmó que “no hay una única estrategia, es una suma de muchas estrategiaas, donde tenemos que ir sector por sector, viendo nuestras ventajas relativas, donde se necesita más Estado, donde se necesita más mercado”. En ese sentido, detalló algunas de las metas del Plan 2020: “que la inversión llegue al 28% del PBI, para duplicar el producto industrial, crear un millón y medio de empleos, sustituir el 55% de nuestras importaciones”.
Subrayó algunos logros de la economía, en los últimos tiempos, entre los que rescató la inauguración de una fábrica de Lacoste en San Juan, la producción de Lenovo en Tierra del Fuego, o la instalación del país de la fábrica de teléfonos Black Berry.
“Cuando hablo de industrializar la ruralidad que es una de las claves más importantes en el tiempo que se viene. Hacer participar al productor primario en la cadena, en los eslabones que le siguen, para generar trabajo en origen, para evitar el despoblamiento del campo. Y lograr a través de un entramado de pequeñas y medianas empresas, mejorar la distribución del producto”, afirmó Cristina Fernández.
También destacó que “el sector industrial por primera vez está participando en la exportación por encima de las manufacturas de origen primario y de las exportaciones de productos primarios”.
En otro tramo de su discurso, la Presidenta anunció que el mes pasado se logró una recaudación impositiva de 46.777 millones de pesos, con una variación del 35,4% respecto al mismo mes del año anterior. En ese sentido, destacó que se logró “record del IVA, y también un record de la participación del sector industrial, que participa en un 43% en el IVA”.
Negociaciones entre empresarios y trabajadores
Más adelante, la Presidenta de la Nación, aseguró que “no hay intereses más coincidentes que el de los empresarios con los trabajadores. Tenemos que ser todos lo suficientemente inteligentes, para no arruinar las bases del desarrollo argentino, que hemos construido con tanto esfuerzo”.
Como ejemplo, comentó que en 2003, las heladeras nacionales que se vendían eran 32%, el 68% eran importadas, mientras que en 2010, el 69% son nacionales. Señaló que la tarea comenzada por el ex presidente Néstor Kirchner “permitió que los teléfonos celulares, que en 2008 el 98% eran importados; hoy el 70% se producen en Argentina. Pero para hacer esto con los celulares, primero hubo que hacer lo de las heladeras”.
“Tenemos que aprender a tener paciencia. Nuestra historia pendular, hacía que todos pensaran que tenían que aprovechar la oportunidad y hacer la America en un año o dos. Creo que estamos aprendiendo que las cosas son paso a paso”, enfatizó.
Asimismo, la jefa de Estado consideró que “un sector, por más rentabilidad que tenga, es imposible que sea solo ese sector que tenga rentabilidad y el resto no. Siempre se truncaron los procesos que vivíamos por una inestabilidad institucional, que tenía que ver con la falta de justicia y equidad”.
Cristina Fernández destacó que “hoy somos uno de los países modelo en el mundo en desarrollo de software. Software va a necesitar todo: lavarropas, heladeras, televisores. Nosotros tenemos la suerte de tener una materia prima y recursos humanos, que son únicos en el mundo”. Resaltó que en pocos días se inaugurarán las oficinas de la primera empresa argentina que compra una empresa norteamericana de software.
“Yo siempre soñé con esas cosas. Pero parecían sueños”, afirmó. “Tengo muchas esperanzas, pero no esperanzas basadas en ilusiones, sino en realidades”, destacó.
La Presidenta señaló que “con los únicos que tenemos que confrontar es con los problemas que tenemos, discutirlos y solucionarlos de manera viable”. Recordó que en 2008 y 2009 se “puso a prueba el modelo”. “En aquella oportunidad tuve reuniones con trabajadores, que con lo que pasaba en el mundo, había fundados temores de cómo podía impactar en el mercado de trabajo”, remarcó. Y destacó que en ese momento pidieron confianza en las medidas que tomó el gobierno, las cuales finalmente fueron las acertadas.
En referencia a los trabajadores, sostuvo que se va “a seguir sosteniendo el poder adquisitivo de los trabajadores, porque la demanda agregada es clave para que siga habiendo oferta”. “Necesitamos mas inversión. Yo sé que la inversión requiere confiabilidad. Yo quiero darles la certeza de que estas políticas que hemos implementado desde 2003 no solo las vamos a mantener, sino también a profundizar”, aseveró. “Y en las cosas que hemos tenido errores, los vamos a revisar”, admitió la presidenta.
Los desafíos de la globalización
En otro tramo de su discurso, la Presidenta de la Nación afirmó que “el mundo avanza a pasos agigantados. La globalización que hace años me parecía una amenaza, hoy la veo como una inmensa oportunidad para la República Argentina”. “En este tercer centenario vamos a ver un mundo donde van a confluir por un lado un sector tecnológico muy sofisticado; y por otro lado el reclamo de alimentos, que no van a alcanzar con la producción, así se cultivaran todas las superficies cultvables del mundo”, explicó.
Sostuvo en ese sentido que “la inclusión de tecnología va a ser fundamental. Nosotros somos un país que está avanzado, lo cual nos ubica como un actor principalísimo en el mundo”. Dijo que no pretende un país como el de principios del siglo XX “donde nos sobraban 6 millones de argentinos”. “Queremos ser un actor principalísimo del mundo, con los 40 millones de argentinos adentro. Y lo tenemos que hacer juntos, el sector industrial, con el sector agropecuario, y con el sector de servicios también”, enfatizó.
La jefa de Estado consideró que “no hay que pelearse con nadie. Hay que sumar a todos, porque los sumamos a todos, para hacer esa Argentina que soñamos. Militemos con el partido que militemos, todos en algún momento tienen que haber estado en algún lado. Yo quiero que el país en el que nos encontremos sea este país que estamos construyendo”.
Destacó que el país “destina el 1,2% del PBI a la Asignación Universal por Hijo, que es un programa social absolutamente transparente”. Remarcó que “en el año 2003, la Argentina destinaba el 5% de su PBI a pagar la deuda, y solo el 2% a la educación; hoy dedica el 2% a la deudca, y el 6,17% a la educación”.
“Cuando el otro día veía un cartel de argentinos que estaban en España, “Cristina ayudanos a volver”. Yo me acordaba que cuando volvía a mi casa siendo senadora, pasaba por el consulado español, eran colas y colas pidiendo una visa. Seguramente nos hemos equivocado, hemos cometido errores, pero el rumbo general es el correcto y el adecuado. Esos argentino no deben pedir volver, porque esta siempre ha sido su casa, y quiere darles la oportunidad no sólo a los que están aquí, sino a los que han decidido irse”, comentó.
Por último, la Presidenta, afirmó que su intención es “ayudar a que nuestro país, sea lo que alguna vez fue: ese es mi sueño”. “Ninguna sociedad puede crecer si no tiene orgullo de ser y pertenecer”, enfatizó. Y convocó a todos “a ir por más, siempre por más”.
Durante la cena, se sentaron junto a la jefa de Estado, de Mendiguren, parte de su gabinete, y los miembros del comité ejecutivo de UIA, Federico Nicholson, Juan Carlos Sacco, Guillermo Moretti, Adrián Gauna, Cristiano Rattazzi, Juan Carlos Lascurain y Adrián Kaufman.
También compartió la mesa con la Presidenta, el titular de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, y el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli.
La jefa de Estado había anunciado que participaría de esa cena, el viernes pasado durante su discurso en el Consejo del Salario Mínimo.
El 2 de septiembre se conmemora el día de la industria, porque en la misma fecha pero en 1587 zarpó del puerto de Buenos Aires la carabela San Antonio rumbo a Brasil, con tejidos y bolsas de harina producidos en Santiago del Estero. Fue la primera exportación de lo que luego se llamaría Argentina.

ARGENTINA Acto de inauguración de Tecnópolis: Palabras de la Presidenta de la Nación

Acto de inauguración de Tecnópolis: Palabras de la Presidenta de la Nación
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA
FERNÁNDEZ EN EL ACTO DE INAUGURACIÓN DE TECNÓPOLIS, EN VILLA MARTELLI, PROVINCIA
DE BUENOS AIRES.

Hola, muy buenas tardes a todos y a todas;
gracias a los Gobernadores que nos acompañan; gracias al señor Intendente del
partido de Vicente López; gracias al Gobernador de la provincia de Buenos
Aires, Daniel Scioli, gracias: estamos inaugurando Tecnópolis para todos los
argentinos. Quiero contarles la historia de esta Tecnópolis, que la
imaginamos para el año pasado, porque Tecnópolis era la culminación de los
festejos del Bicentenario. La habíamos imaginado como el final porque en ese
Bicentenario maravilloso, que vivimos los argentinos, durante cuatro días,
conmemoramos los 200 años de historia, ustedes lo deben recordar.

También deben recordar la última carroza, que
desfiló ese día, era una inmensa burbuja – llena de chicos con computadoras,
de científicos – porque era precisamente el eslabón de esos 200 años de
historia con lo que venía: la ciencia y la tecnología. Porque Tecnópolis era
en esa concepción, y ustedes lo van a ver ahora, una convocatoria al futuro
de todos los argentinos. (APLAUSOS).

Recorrimos, durante esos festejos, los 200 años
de historia, y luego la idea era que – unos meses más tarde – antes de
finalizar el año del Bicentenario, pudiéramos hacer Tecnópolis, también como
hicimos los festejos del Bicentenario nacional, popular, federal y
latinoamericano, hacerlo también en la Ciudad de Buenos Aires.

Lamentablemente, no nos autorizaron a hacerlo y
respetuosos nos pusimos a pensar. No nos pusimos ni a rezongar, ni a
quejarnos, ni a echarle la culpa a nadie de que no íbamos a poder hacer
Tecnópolis. Para nada, nos pusimos a pensar cómo lo hacemos y la verdad que
no hay mal que por bien no venga, como decía mi abuela. Y de aquello que iba
a ser algo que iba a durar unos pocos días, como fueron esos festejos del Bicentenario
vinimos a este verdadero parque temático de carácter permanente, más grande,
más importante. (APLAUSOS). Y lo pudimos hacer, ¿saben por qué? No solamente
por el inmenso esfuerzo y recursos que ha puesto el Gobierno Nacional. No
solamente porque también han venido el sector privado, a través de las
empresas a participar de esta Argentina que también es de ellos, sino porque
encontramos un Intendente y un Gobernador que nos ayudaron a hacer este
parque maravilloso, y como siempre cuando uno hace las cosas juntos, no
importa de qué partido sean. (APLAUSOS). Acá lo tenemos al amigo, Enrique
“Japonés” García, radical hasta los tuétanos, pero argentino por sobre las
cosas. (APLAUSOS). Y Daniel, nuestro Daniel, nuestro compañero Gobernador de
la provincia de Buenos Aires, que también la provincia puso recursos y
esfuerzos.

El Intendente me entregó – como ustedes vieron –
antes de entrar en cadena nacional el decreto por el cual nos habilita a
tener este parque temático. Y acá me dicen, me cuentan que apareció en un
diario que yo no leo porque miente mucho, así que no le creo mucho, dicen que
ese diario dijo que los concejales de su partido, que representan la fuerza
de quien hoy gobierna la Ciudad de capital, le dijo que tampoco nos querían
votar la habilitación. Parece que no quieren ni que lo hagamos en la Ciudad
de Buenos Aires ni que tampoco lo hagamos acá. Yo no le creo, yo no le creo,
yo estoy segura que ese jefe político va a llamar a sus legisladores y les va
a pedir que aprueben esto, porque esto es para todos los argentinos y estamos
seguros que esto le interesa a todos. (APLAUSOS).

Y claro que es mucho más grande, y claro que es
mucho más importante porque, además, estamos en Villa Martelli, en lo que
alguna vez fueron las instalaciones del Ejército Argentino y que ahora
queremos hacerlo como parque temático de la historia de la industria, de la
innovación y de la tecnología de los argentinos.

Y estamos aquí, también, sabiendo que tenemos que
recorrer esos 200 años fructíferos de historia, de desarrollo. Ustedes van a
ver el desarrollo de la industria aeronáutica; la Argentina fue uno de los
primeros países del mundo en desarrollar aviones a propulsión, el Pulqui debe
andar por ahí; también deben estar los vectores; más de cien hechos
industriales en nuestro país. Tenemos también un sector dedicado a todo los
inventos donde va a poder interactuar y hasta armamos y recreamos un sector
de glaciares, como si fuera la Antártida argentina de donde nos vamos a poder
comunicar también con Base Marambio, esa otra parte entrañable de nuestro
territorio. (APLAUSOS).

Y estamos aquí para que los argentinos conozcamos
lo que somos capaces de hacer, la potencia que tenemos, porque aquí también
se exhibe la historia de los 200 años de producción, de innovación tecnológica.
Es también una convocatoria a todos para conocer y para aprender. Tuvimos que
remover también muchos obstáculos, pero bueno, “terca la mula”, como me
dicen, ahí fuimos.

¿Saben cuántos metros de tierra tuvimos que
remover? 450.000 metros cúbicos de tierra; sacamos 40.000 toneladas de
escombros; 2.000 personas participaron en el desmalezado de toda Villa
Martelli y más de 12.000 cooperativistas trabajaron junto a la Municipalidad,
junto a la Provincia. (APLAUSOS) Tenemos más de 8 kilómetros de fibra óptica
aquí abajo y gracias a las empresas privadas que pusieron esa fibra óptica
que nos permite interconectar a todo el Parque; más de 59 kilómetros
subterráneos de cable.

Esto lo pensábamos hacer un poco más pequeño en
la Ciudad de Buenos Aires. Lo íbamos a hacer el año pasado, cuando no había
elecciones, porque, ¿saben qué?, nosotros no somos de los que hacemos obras 4
o 5 meses antes de las elecciones. Nosotros trabajamos siempre y durante todo
el año y ese Bicentenario lo imaginamos con muchísimo cariño. (APLAUSOS)

Tenemos una gran ilusión: que todos los
argentinos vengan a conocer aquí esta verdadera maravilla que ya no es una
conmemoración a lo que fuimos capaces de hacer, es algo más también que la
convocatoria al futuro, es un verdadero Parque Temático que la Generación del
Bicentenario, nuestra generación le quiere dejar como legado a todos los
argentinos al empezar el tercer siglo de nuestra historia.

Estamos absolutamente convencidos, compatriotas,
que la ciencia, la tecnología, el conocimiento son los que van a darnos el
valor agregado definitivo para seguir dando el salto cuantitativo y
cualitativo que estamos dando como país.

Hoy leía, con mucha alegría, un informe de la
CEPAL, donde rectifica cifras anteriores y nos habían dicho que íbamos a
crecer al 4,3. Hoy la propia CEPAL esta reconociendo que vamos a crecer más
allá del 8 por ciento. La CEPAL, un organismo de Naciones Unidas. ¡Qué lindo,
qué lindo!

También me decía recién el Intendente de Vicente
López, lo contentos que están todos los intendentes que rodean el lugar
porque, claro, esto significa actividad económica, recursos y también
impuestos, Daniel, que seguramente van a venir a la Provincia, que nunca
están mal.

Así que, bueno, quiero agradecer a todos,
convocarlos a trabajar con alegría, porque solo con alegría se puede
transformar la realidad y seguir apuntalando el crecimiento del país.
(APLAUSOS) Quiero convocarlos también, con mucho orgullo y dignidad, porque
este Gobierno, nuestro Gobierno, de los hombres y mujeres que me acompañan y
me ayudan, porque yo sola no podría hacerlo, hemos tomado la decisión de
privilegiar el talento, la inteligencia, la educación, la ciencia y la
tecnología como los verdaderos motores que van a permitirnos profundizar este
proceso de transformación y distribución del ingreso, en un momento histórico
a nivel nacional y global, cuando se derrumban estrepitosamente los
paradigmas que durante tanto tiempo colonizaron culturalmente a nuestra
región en general y a nuestro país en particular.

Yo me congratulo, junto a los hombres y mujeres
que forman parte de este espacio político, de este proyecto de poder
ofrecerles a todos los argentinos esta propuesta, esta invitación al futuro.
Esta es una invitación al futuro, a pensar el país de una manera diferente, a
sentirlo de una manera más profunda, a saber que la gestión, el compromiso
con el pueblo, con la historia y con los intereses de la Nación, son los
únicos que nos permitirán avanzar en la construcción de ese futuro.

Esto era lo que queríamos culminar el año pasado,
ese año de tanta felicidad y, al mismo tiempo de tanto dolor para quien les
habla. Pero la vida es así, con dolores y con alegrías, nadie siempre puede
estar todo el día saltando y cantando ni tampoco llorando. Es la vida y la
vida va y viene.

Y esto también quiero que, además, sea una
conmemoración y una convocatoria pero no solo al futuro, sino también a la
vida, a la vida de las nuevas generaciones, de los que todavía no nacieron,
de los que van a venir y por los que tenemos la obligación de seguir adelante
con más fuerza, con más pasión y con más convicción que nunca.

Gracias argentinos, gracias Intendente, gracias
Gobernador, gracias a los trabajadores que pudieron hacer posible Tecnópolis,
gracias a las empresas donde están demostrando que podemos públicos y
privados, juntos, tirar del mismo carro que es la patria, la patria de todos.

Gracias y hasta siempre, a disfrutar Tecnópolis,
a disfrutar del futuro que ya ha llegado. Entrar al futuro es también entrar
a la vida.

Gracias, muchas gracias. (APLAUSOS)

 

ARGENTINA “Tecnópolis es una convocatoria al futuro de todos los argentinos”, dijo la Presidenta al inaugurar la muestra

Jueves, 14 de Julio de 2011

“Tecnópolis es una convocatoria al futuro de todos los argentinos”, dijo la Presidenta al inaugurar la muestra

La presidenta Cristina Fernández inauguró la
muestra que da cuenta de los 200 años de desarrollo científico-tecnológico.
Realizó la apertura simbólica y recorrió el predio de Villa Martelli. “A
disfrutar del futuro, que ya ha llegado. Entrar al futuro es también entrar a
la vida”, invitó la jefa de Estado al dejar inaugurada la exposición en un
mensaje transmitido por cadena nacional.

La presidenta Cristina Fernández inauguró hoy, en
Villa Martelli, la muestra sobre los 200 años de desarrollo científico-tecnológico
en Argentina, denominada Tecnópolis por la Unidad Bicentenario. Durante la
inauguración aseguró que la exposición sirve “para que los argentinos
conozcamos lo que somos capaces de hacer, la potencia que tenemos”.

Tecnópolis se encuentra en un predio de 50
hectáreas en Villa Martelli, en el partido bonaerense de Vicente López, y
estará abierta al público a partir del viernes 15 de julio de 12 a 20,
durante cinco semanas.

Durante su discurso, la jefa de Estado recordó
que la muestra había sido imaginada “para el año pasado porque Tecnópolis era
la culminación de los festejos del Bicentenario”. En ese sentido, recordó que
la última carroza que desfiló durante el festejo principal “era una enorme
burbuja llena de chicos con computadoras, de científicos, porque era el
eslabón entre esos 200 años y el futuro”

Cristina Fernández remarcó que “Tecnópolis era, y
lo van a ver ahora, una convocatoria al futuro de todos los argentinos”. “La
idea era que unos meses más tarde pudiéramos hacer Tecnópolis, también como
hicimos los festejos del bicentenario, nacional, popular, en la ciudad de
Buenos Aires”, explicó. Pero recordó que la muestra no fue autorizada por el
gobierno comunal.

En ese sentido, consideró que “no hay mal que por
bien no venga, y de aquello que iba a durar unos pocos días, vinimos a este
verdadero parque temático, de carácter más grande, más importante”. “Lo
pudimos hacer no solamente por el enorme esfuerzo y recursos que ha puesto el
gobierno nacional; no solamente porque también ha venido el sector privado;
sino porque encontramos un intendente y un gobernador que nos ayudaron a
hacer este parque juntos. Cuando uno hace las cosas juntos, no importa de qué
partido sea”, destacó.

A continuación, detalló algunos de los puntos
sobresalientes de la muestra, entre los que remarcó que habrá “un sector de
glaciares como si fuera la Antártida Argentina, desde donde nos vamos a poder
conectar con Base Marambio”.

La Presidenta puntualizó que “2 mil personas
participaron en el desmalezado de Villa Martelli y más de 12 mil
cooperativistas trabajaron junto a la Municipalidad de Vicente López”. Y
reiteró: “Esto lo pensábamos hacer, un poco más pequeño en la ciudad de
Buenos Aires. Lo íbamos a hacer el año pasado, no en un año electoral.
Nosotros no somos de los que hacen obras cuatro o cinco meses antes de las
elecciones, trabajamos todo el año”, aseguró.

Sostuvo que Tecnópolis “es un verdadero parque
temático, que la generación del Bicentenario, le quiere dejar como legado a
todos los argentinos, en este tercer siglo de nuestra historia”. En ese
sentido, remarcó que “la ciencia y la tecnología nos van a dar el salto
cuantitativo y cualitativo que nos permita el crecimiento económico”. Y
comentó que “la CEPAL está reconociendo que estamos creciendo a más del 8%”.

La jefa de Estado estimó que “solo con alegría se
puede transformar la realidad y seguir apuntalando el crecimiento del país”.
“Nuestro gobierno, de los hombres y mujeres que me ayudan, hemos tomado la
decisión de tomar el talento, la inteligencia, la educación, la ciencia y
tecnología, como los verdaderos motores que van a permitirnos profundizar
este proceso de transformación y distribución del ingreso”, aseguró.

Por otra parte, expresó: “Cuando se derrumban
estrepitosamente los paradigmas que durante tanto tiempo colonizaron
culturalmente a nuestra región y a nuestro país, yo me congratulo, junto a
los hombres y mujeres que forman parte de este proyecto, de poder ofrecerles
a todos los argentinos esta invitación al futuro”. “Esto es una invitación al
futuro, a imaginarlo de otra manera. A saber que el compromiso con el pueblo
y con los intereses de la nación, son los únicos que nos permitirán construir
el futuro”, enfatizó.

Cristina Fernández remarcó su voluntad de que la
muestra “sea una convocatoria a la vida, a las nuevas generaciones, a los que
van a venir, y por los que tenemos que trabajar con más fuerza que nunca”.
Agradeció a “las empresa s que demuestran que juntos, lo público y lo
privado, podemos tirar del mismo carro, que es la patria”.

“A disfrutar del futuro, que ya ha llegado.
Entrar al futuro es también entrar a la vida”, invitó por último la
Presidenta al dejar inaugurada la muestra que permanecerá abierta hasta el 22
de agosto.

La jefa de Estado estuvo acompañada en el acto
por el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, el
gobernador bonaerense Daniel Scioli, el intendente de Vicente López, Enrique
García, el jefe de gabinete, Aníbal Fernández, el ministro de Ciencia y
Tecnología, Lino Barañao, el secretario general de la Presidencia, Oscar
Parrilli, ministros del gabinete nacional, gobernadores y funcionarios
provinciales y municipales.

La muestra Tecnópolis

Se encuentra sobre la avenida General Paz entre
Constituyentes y Ricardo Balbín, Villa Martelli, partido de Vicente López.
Allí se expondrán desde el Tronador II, que es el primer lanzador espacial
desarrollado completamente en el país, hasta un simulador de la Antártida que
alcanza temperaturas de -7°C y que contará con trajes especiales para
disfrutar de esa experiencia.

La Unidad Bicentenario detalló que “la
exposición estará dividida en cinco continentes: Agua, Tierra, Aire, Fuego e
Imaginación, donde podrán verse los desarrollos que se han realizado en cada
área temática desde la ciencia y la tecnología”.

Señaló además que el objetivo es dar a conocer
“la tecnología de punta de la Argentina y las posibilidades del trabajo
del sector público, privado y de la sociedad civil”. Para lograrlo
estarán presentes organismos públicos, empresas privadas y representantes internacionales.

En el predio donde se instaló Tecnópolis, en
Vicente López, funcionó durante la última dictadura militar uno de los
cuarteles del Batallón 601 del Ejército. La realización de la muestra sobre
el desarrollo científico argentino en ese espacio es una forma de mantener la
memoria y continuar con la resignificación de esos espacios.

 

Nube de etiquetas