Despertar Nacional

Entradas etiquetadas como ‘Juan Manuel Urtubey’

ARGENTINA Acto por el aprovisionamiento de gas natural en zonas tabacaleras de Salta: Palabras de la Presidenta de la Nación

Acto por el aprovisionamiento de gas natural en zonas tabacaleras de Salta: Palabras de la Presidenta de la Nación
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA FERNÁNDEZ EN EL ACTO CON MOTIVO DEL APROVISIONAMIENTO DE GAS NATURAL EN ZONAS URBANAS Y PRODUCTIVAS TABACALERAS, EN LA PROVINCIA DE SALTA.
Gracias, muchísimas gracias, querido pueblo de Salta, aquí en el Valle de Lerma, esta maravilla, que está en Salta, pero que es de todos los argentinos, querido Gobernador de la provincia, compañero Juan Manuel Urtubey; señor Intendente; señor presidente de la Cámara del Tabaco, señor Lacroix; queridas compañeras candidatas, Evita, Adriana, yo empiezo por las mujeres porque bueno las mujeres… y las jóvenes y también los compañeros, candidato a Diputado, candidato a Senador Urtubey; Evita, qué cosa por qué se llamará Evita. (APLAUSOS). La verdad que estoy muy contenta, hoy es un día muy especial, acabamos de venir de la provincia de Jujuy, en lo que constituye un hito histórico para esa provincia: la reapertura del Ingenio “La Esperanza”. Y venimos, también, para otro hito, aquí en Salta, que los fondos que corresponden a los productores del tabaco, que antes eran – y me constan porque yo era Diputada y Senadora – y debían ser mendigados año por año y Néstor lo incorporó definitivamente como un derecho de la gente que trabaja y produce. (APLAUSOS).
Néstor tenía muy en claro – como lo tengo yo – que hay que asegurar la continuidad de la producción. Escuchaba al señor presidente de la Cámara comparar la cantidad de trabajadores registrados de 70.000 hectáreas contra el número de trabajadores de millones de hectáreas y muchos no registrados. Por eso creo que el Estado debe apoyar todas aquellas actividades que generan fuentes de trabajo y trabajo registrado y digno para los argentinos. (APLAUSOS).
Pero lo más importante también, recuerdo una reunión, allá en la Rosada, año 2008 – si mal no recuerdo – donde nos reunimos con los representantes de las distintas cámaras y también propusimos un método de actualización. Gracias a todo eso, hoy, estamos inaugurando este importante gasoducto, una inversión de más de 35 millones de pesos, que no es del Gobierno, es de los que producen y trabajan la tierra, que quede claro, que invierten y permite que más de 10.000 familias puedan tener gas y además los productores puedan mejorar la calidad de su producto y de su competitividad, producto que -bueno recordarlo – el 50 por ciento se exporta, generando divisas para el país. (APLAUSOS).
Cuando venía en el helicóptero, tanto como cuando llegué a Jujuy, como aquí… dice que bajen un poquito, que enrollen las banderas porque quieren ver. Cuando venía también de Jujuy y de Salta podíamos ver cumplido un viejo sueño: la línea de alta tensión de 500, la línea NEA-NOA, que trajo electricidad al gran norte, al norte grande postergado durante décadas. (APLAUSOS). Esa línea de alta tensión, que él imaginó y por eso, por todo lo que ha sido esta década, en donde hemos privilegiado la producción, la inversión es que las cifras claras, concretas y objetivas nos hablan de un crecimiento del Norte Grande por encima de la media nacional, tienen que tener orgullo pueblo de Salta porque quiero recordarles – porque yo era Diputada o Senadora Nacional, además vivía en la Argentina, no hace falta ser funcionario – cuando, en la década de los 90, nos hablaban de las provincias inviables, de las que no tenían destino, de las que renegaban, provincias que conforman la historia de la Argentina.
Vengo de Jujuy, del Éxodo Jujeño; vengo a la Salta de Belgrano, que junto a Güemes consolidaron la independencia y la libertad de este país. (APLAUSOS). Cuánto le debemos… No son solamente las décadas y décadas de falta de inversión o de infraestructura. ¿Saben lo que siento cuando se olvida lo que ha hecho el país profundo? Siento dolor de que no se lo reconozcan los hombres y mujeres que cuidaron las fronteras, que lucharon en la época de la Colonia contra el invasor y que permitieron que San Martín cruzara los Andes para ir a libertar los pueblos vecinos.
Hay deudas históricas, hay deudas económicas, hay deudas políticas y hay deudas de identidad y de respeto a la diversidad cultural.
Y por si fuera poco, venimos en un día muy especial también para la región. Estuve allá en Jujuy celebrando, al lado del ingenio La Esperanza, la celebración de la Pachamama. Acá tengo colgado todavía los atributos de los pueblos originarios…como decía allá bajamos mis abuelos de los barcos…la historia de miles de años poblando esta tierra con culturas milenarias.
Yo quiero rescatar algo que dijo Juan Manuel, que es muy importante. Porque todos nos conocemos, todos sabemos…nadie nació de un repollo y nos encontraron debajo de una baldosa, eh. No, no, no, todos tenemos historia, eh, todos tenemos historia. Y lo que me gustó de Juan Manuel, que esta década no se puede tomar con beneficio de inventario.
Porque no podés decir que estás de acuerdo con la Asignación Universal por Hijo si no votaste la nacionalización de las AFJP; no podés decir que estás de acuerdo con la Ley de Movilidad Jubilatoria, que ha permitido este año que nuestros jubilados tengan casi un 32 por ciento de aumento si votaste en contra de las AFJP y de la fórmula que nosotros llevábamos en la Ley de Movilidad. Ya van 2 leyes.
No podés decir que estás de acuerdo con los créditos a la producción y a la inversión si no votaste la reforma de la Carta Orgánica del Banco Central que obliga a los bancos a que presten un 5 por ciento para la producción y que el 50 por ciento sea para las pymes. No podés decir que estás de acuerdo con el desendeudamiento del país, inédito, que nos ha eliminado esa severa restricción externa y votaste en contra de que el Banco Central pueda pagar con las reservas la deuda que otros gobiernos contrajeron. No podés decir que estás de acuerdo con la igualdad, cuando no estabas presente o te abstuviste cuando se ampliaban derechos, cuando se reconocían garantías constitucionales.
Las cosas en la política, no son con beneficio de inventario y además sabés qué, si en la política no son con beneficio de inventario, en la economía mucho menos todavía.
Porque para poder hacer las cosas, hay que tener recursos y para tener recursos, tenés que decidir cómo vas a asignarlos y qué modelo de acumulación vas a plantearle al país.
Y esa matriz, ese modelo de acumulación que nosotros le planteamos al país, fue un modelo basado no en la especulación, sino en la inversión, en la producción y en la industrialización. Esto nos ha permitido decir y plantarnos frente al país para decir que somos el gobierno que ha protagonizado el crecimiento más importante de los últimos 200 años sin crear un solo impuesto.
Por eso, me gustó mucho esa excelente metáfora del beneficio de inventario. No somos el gobierno ni del ahorro forzoso ni del plan Bonex ni del congelamiento de las jubilaciones ni del salario de los trabajadores. Tampoco los del corralito, tampoco los que decían que venían a cambiar todo y lo primero que hicieron fue planchar la economía con impuestos a la clase media y descuento a los sueldos de los jubilados.
¿Saben qué? Lo mejor de todo fue que cuando él…No, qué voy a ser lo mejor, intento ser buena, pero…no. Sabés cuántos mejores que yo debe haber y no han tenido oportunidades. Yo quiero darles oportunidades a todos los argentinos. Por eso la educación, por eso las netbooks, por eso las 48 universidades nacionales, para que los chicos estudien.
Por eso, quiero traer a todos los científicos que se tuvieron que ir porque los mandaban a lavar los platos a que se vuelvan acá que hay oportunidades, que hay inversión.
Por eso, estoy muy feliz de estar acá en Salta la Linda, que además también, ha crecido exponencialmente en su oferta turística y hoy es uno de los destinos preferidos de argentinos y de extranjeros. Orgullo salteños, tengan orgullo.
Y finalmente, quiero agradecer el regalo del ponchito de Güemes; quiero agradecer ese ponchito negro y colorado de Güemes que se le voy a poner a Néstor Iván y les voy a mandar una foto a todos los salteños para que sepan el amor por Salta, por su historia, por Güemes, por todos ustedes a los que quiero y amo y llevo dentro de mi corazón.
¡Qué Dios, qué la Virgen y qué la Pachamama los protejan a todos!
Muchas gracias, los quiero mucho. (APLAUSOS)

Anuncios

ARGENTINA La Jefa de Estado aseguró que “el Estado debe apoyar las actividades que generan trabajo digno para los argentinos”

03ago13 coronel moldes 010813mmsalta1
Jueves, 01 de Agosto de 2013
La Jefa de Estado aseguró que “el Estado debe apoyar las actividades que generan trabajo digno para los argentinos”

La presidenta Cristina Fernández visitó la ciudad salteña de Coronel Moldes, donde se inauguró un gasoducto pagado por los productores tabacaleros de la zona. La Jefa de Estado coincidió con el gobernador salteño Urtubey en que “esta década no se puede tomar con beneficio de inventario”. Y afirmó que el “modelo de acumulación que le planteamos al país, es un modelo no basado en la especulación, sino en la producción y en la inversión”.
La presidenta Cristina Fernández destacó que “los fondos que corresponden a los productores del tabaco, antes debían ser mendigados año por año”. Sostuvo que el ex presidente Néstor Kirchner “lo incorporó como un derecho de la gente que trabaja y produce”.
La Mandataria señaló que “Nestor tenía muy en claro que hay que asegurar la continuidad de la producción”. “Creo que el Estado debe apoyar todas esas actividades que generan fuentes de trabajo registrado y digno para los argentinos”, afirmó.
Comentó que se está inaugurando un “importante gasoducto, una inversión de más de 35 millones de pesos, que no es del gobierno, es de los que producen la tierra, que quede claro”. Y destacó que el 50 por ciento de la producción de tabaco “se exporta, generando divisas para el país”.
La Jefa de Estado sostuvo que durante “esta década ganada, en la que hemos priorizado a la producción, las cifras nos hablan de un crecimiento del NOA por encima de la media nacional”. Y recordó “cuando en la década de los 90 nos hablaban de las provincias inviables, de las que no tenían destino, provincias que formaban la historia argentina”.
En otro tramo de su discurso, Cristina Fernández rescató las palabras del gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, al afirmar que “esta década no se puede tomar con beneficio de inventario”. “Porque no podés decir que estás de acuerdo con la AUH si no votaste la nacionalización de las AFJP”, remarcó.
En ese sentido, enumeró que “no podés decir que estás a favor de la producción, si votaste en contra de la reforma de la carta orgánica del Banco Central; No podés decir que estás a favor del desendeudamiento, si votaste en contra de que se pague deuda con reservas del Banco Central; No podés decir que estás de acuerdo con la igualdad, si te abstuviste o no estabas cuando se votaban leyes que ampliaban derechos”.
“Las cosas en la política no son con beneficio de inventario. En la economía mucho menos, todavía”, remarcó la Jefa de Estado. Afirmó que el “modelo de acumulación que le planteamos al país, es un modelo no basado en la especulación, sino en la producción y en la inversión”.
“Somos el gobierno que ha protagonizado el crecimiento más importante de los últimos 200 años, sin crear un solo impuesto”, resaltó. “No somos el gobierno del ahorro forzoso, del plan bonex, del congelamiento de los salarios de los trabajadores, de los que decían que venían a cambiar todo y recortaron los sueldos a los jubilados”, aseguró.
La Presidenta afirmó que su objetivo es darle “oportunidades a todos los argentinos, por eso la educación, las netbooks, las 48 universidades nacionales, por eso quiero traer a los científicos a los que mandaban a lavar los platos”. “Salta ha crecido exponencialmente en su oferta turística y hoy es uno de los destinos preferidos por argentinos y extranjeros. Tengan orgullo salteños”, expresó
Por último, Cristina Fernández agradeció el regalo de un poncho para su nieto Néstor Ivan y prometió enviar “una foto a todos los salteños, para que sepan el amor por Salta, por todos ustedes”.

ARGENTINA Acto junto a organizaciones sociales de Jujuy: Palabras de la Presidenta de la Nación

Acto junto a organizaciones sociales de Jujuy: Palabras de la Presidenta de la Nación
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA FERNÁNDEZ EN ACTO JUNTO A LA AGRUPACIÓN SOCIAL TUPAC AMARU, EN LA PROVINCIA DE JUJUY.
Gracias, muchas gracias, buenas tardes a todos y a todas; muchísimas gracias, muchas gracias compañeros y compañeras por tanta alegría. Chicos las banderas que los quiero ver a todos, después las alzan de vuelta, un poquito enrollarlas, así los vemos a todos. Son tantos, tan jóvenes con tantas convicciones, cuando los veo y los miro a todos ustedes me veo a mí misma y a él, décadas atrás. Gracias por esta sorpresa y esta emoción, el que sube la foto que más me gusta, era cuando nos mirábamos a los ojos y sin decir una sola palabra nos entendíamos como nunca nadie se entendió en el mundo, porque nos entendíamos no sólo desde el corazón, sino también desde las ideas, de la historia. Y es lo que me pasa ahora que él no está, cuando miro a los ojos de ustedes nos entendemos sin hablarnos, nos entendemos desde el corazón, desde la convicciones, de las esperanzas, de los sueños, de las ilusiones, de esta necesidad de partir el futuro, que estamos pariendo, compañeros y compañeras.
No les quepa duda, estas jóvenes generaciones de niños, de adolescentes que van al colegio secundario, que hoy ven a sus padres trabajar. De todos ustedes, tal vez, que a partir de la unidad, la organización y la solidaridad han logrado tener un trabajo y compartir, esa maravillosa palabra que todavía no todos entienden: compartir con el otro, darse cuenta que la patria también es el otro. Hoy lo veo reflejado en estas banderas, en sus convicciones, en este sentir que es necesario seguir esta marcha que no empezó tampoco hace 10 años.
Hace unos instantes, yo decía que por esas raras casualidades del destino, creo mucho en el destino, estoy aquí junto a ustedes en el Día de la Pachamama, en el día de esa civilización milenaria donde se le agradece a la tierra los frutos que la tierra nos da, no para vivir mejor, como dice un amigo mío que ocupa un alto cargo en el gobierno de Bolivia, sino para vivir bien, que es diferente, y eso es lo que yo quiero, que los argentinos vivan bien, que todos puedan vivir bien. Parece apenas una distinción de palabras, de lenguaje, pero es algo más profundo, es algo que yo sé que ustedes entienden…Yo también los amo mucho a todos. (APLAUSOS).
Hace unos instantes me contaban que era la primera vez que un presidente argentino venía al Ingenio “La Esperanza”, fundado allá por 1883. Este ingenio que alberga a más de 1.500 trabajadores y que vamos a ayudar al grupo empresario, que hoy lo ha puesto en marcha… en realidad se puso en marcha, el 8 de julio, cuando se prendieron las calderas. Yo estaba en Tucumán y decía que se habían prendido, el día anterior, las calderas del Ingenio “La Esperanza”. Es un símbolo, no sólo para los jujeños, sino es un símbolo de los tiempos que corren, de la necesidad de tener un Estado presente, de tener un Estado que no mire a otro lado cuando hay empresas que tienen problemas o compatriotas que tienen problemas, cuando el Estado mira para otro lado todo, más temprano que tarde, termina mal. Y saben qué, los argentinos tenemos demasiadas historias y demasiados tiempos en que han terminado mal. Fueron 200 años de sacrificio, de desencuentros y por eso es necesario que esta historia – que hemos construido en estos diez años – termine bien. No por nosotros, sino por todos lo que todavía falta hacer.
Una Argentina que fue vapuleada durante décadas, devastada, primero por enfrentamientos internos, en su primer siglo; luego también por enfrentamientos internos en su segundo siglo y luego, la destrucción fue más sutil: surgió de las entrañas propias de nuestro propio partido. Muchos se habían reconvertido y creído que la historia había terminado, que el Estado ya no tenía lugar, que el mercado lo dominaba. Y finalmente, nos dimos cuenta que todo se derrumbaba. Afortunadamente un hombre, mi compañero, en el año 2003, como él lo decía, en nombre de un generación que había sido devastada y diezmada llegaba a la Casa de Gobierno y decía aquellas palabras, que quedaron grabadas, que no era un discurso, era lo que él pensaba y lo que él sentía “que no había llegado a Presidente para dejar sus convicciones en la puerta de la Casa de Gobierno”. Y no las dejó. (APLAUSOS).
Déjenme decirles finalmente, queridos compañeros y compañeras, antes de agradecerles esta inmensa movilización y manifestación de cariño, que yo estoy convencida que si él pudiera volver a elegir la vida que tuvo, el sacrificio que le costó, la volvería a elegir y volvería a ser exactamente lo mismo. Estoy convencida, estoy convencida, por su compromiso con la historia; estoy convencida porque él sintió siempre ese compromiso con la historia, con la historia que se había truncado.
Y mi compromiso en esta nueva etapa que estamos iniciando en una Argentina reconstruida después de una década ganada, es poner sobre la mesa en debate y discusión, pero fundamentalmente en acción y en programas de gobierno, la necesidad de la unidad nacional junto a los trabajadores, junto a los empresarios como recién estuvimos en el ingenio La Esperanza que siguen apostando y creyendo en su país, junto a los científicos, que han vuelto, junto a los jóvenes que ahora pueden ir a la universidad, junto a los chicos que tienen sus netbooks, junto a ustedes que las cooperativas levantan todos los días a la mañana para salir a trabajar y hacer algo nuevo por su prójimo.
Lo que es importante comprender que la unidad se da en la diversidad, que los que quieren silencio yo les digo que el silencio no es propio de las democracias; el silencio es de la paz de los cementerios y nosotros queremos una democracia alegre, que festeje, que cada día incluya más argentinos, que cada vez amplíe más derechos, que cada vez dé más oportunidades y que sirva la pena levantarse todas las mañanas para saber que todos los días vamos a estar un poco mejor.
Muchas gracias a todos y a todas. ¡Qué Dios, la Virgen y la Pachamama, los bendiga a todos!
Muchas gracias, los quiero mucho. (APLAUSOS)

ARGENTINA La Presidenta consideró necesario plasmar la unidad nacional en programas de Gobierno

03ago13 pueblos 010813jujuy1
Jueves, 01 de Agosto de 2013
La Presidenta consideró necesario plasmar la unidad nacional en programas de Gobierno

La presidenta Cristina Fernández visitó la provincia de Jujuy, donde se encontró con integrantes de pueblos originarios y organizaciones sociales para rendir tributo a la Pachamama. “Este es el día en el que esta civilización milenaria le agradece a su tierra los productos que la tierra nos da, no para vivir mejor, sino para vivir bien”, expresó la Jefa de Estado.
En el mismo acto, Cristina Fernández recordó al ex presidente Néstor Kirchner, cuya imagen ilustraba un gran telón instalado en el escenario desde el que se dirigió al público. En ese marco, la Presidenta manifestó que con Kirchner “nos entendíamos no sólo desde el corazón, sino desde las ideas y desde la historia”. Y agregó, dirigiéndose a la multitud que acompañaba el acto: “Eso es lo que me pasa ahora que él no está, nos entendemos sin hablarnos, nos entendemos desde el corazón, desde las ilusiones, desde las esperanzas y desde los sueños, desde esta necesidad de parir el futuro que estamos pariendo”.
Asimismo, la Presidenta sostuvo: “Un hombre, mi compañero, en nombre de una generación devastada y diezmada, llegaba a la Casa de Gobierno y decía aquellas palabras que quedaron grabadas: que no había llegado a Presidente para dejar sus convicciones en la puerta de la Casa de Gobierno. Y no las dejó, y le costó”.
No obstante, sostuvo estar “convencida” de que “si él [Néstor Kirchner], pudiera volver a elegir la vida que tuvo, con el sacrificio que le costó, la volvería a elegir y volvería a hacer exactamente lo mismo” porque “el sintió siempre ese compromiso con la historia que se había truncado”.
Por otra parte, la Primera Mandataria convocó a los argentinos a profundizar las acciones solidarias al sostener que “compartir es una maravillosa palabra, aunque todavía no todos comprenden”. En ese marco anunció que el Estado nacional brindará apoyo al grupo empresario que puso en marcha el ingenio La Esperanza, en Jujuy, porque “es un símbolo de los tiempos que corren, los tiempos de la necesidad de tener un Estado presente, que no mira para otro lado cuando hay empresas y compatriotas que tienen problemas”. “Cuando el Estado mira a otra parte, todo termina mal”, advirtió Cristina Fernández.
“Mi compromiso en esta nueva etapa que estamos iniciando en una Argentina reconstruida es, después de una década ganada, poner sobre la mesa en debate y discusión, pero fundamentalmente en acción y programas de gobierno, la necesidad de la unidad nacional”, expresó la Presidenta. Y agregó: “Quiero que valga la pena levantarse todas las mañanas para saber que todos los días vamos a estar un poco mejor”.

ARGENTINA Apertura simbólica de la zafra azucarera en Jujuy: palabras de la Presidenta de la Nación

Apertura simbólica de la zafra azucarera en Jujuy: palabras de la Presidenta de la Nación
Gracias, muchas gracias, muy buenas tardes a todos y a todas; señor Gobernador de la provincia de Jujuy; señor Gobernador de la provincia de Salta; señores empresarios, que hoy nos acompañan, empresarios argentinos, que han decidido hacer una apuesta importante, que es aquí donde empieza la Patria, aquí donde por esas cosas raras del destino – yo creo mucho en el destino, en el destino de los pueblos, de las naciones, pero también de los hombres y las mujeres – y decía que por esas cosas del destino esto que tenía que venir a hacer, hoy, aquí y que alguien decía era la primera vez que un Presidente llega aquí, al ingenio “La Esperanza”, él también cuando fue Presidente era un Presidente que llegaba por primera vez a muchos lugares. Y la verdad que llegar también luego de haber pospuesto – y vos los sabés Eduardo y vos también Yahuar – y que justamente haya coincidido en el Día de la Pachamama, no puede ser casualidad, no puede ser obra del azar. (APLAUSOS).
Ustedes saben – yo creo mucho en las señales – hoy cuando Salustriana, a quien había conocido a través de una videoconferencia, en la inauguración de un gasoducto – si mal no recuerdo, ¿no, Eduardo? – Salustriana que no conoce el subte y que lo sigue sin conocer y la vamos a llevar a conocer el subte. Yo creo que el Ingeniero se lo va a mostrar sin ningún problema. Salustriana es argentina, igual que todos. (APLAUSOS). Como argentinos son aquellos que desde Loma Blanca bajaron, el otro día, a Tecnópolis para hacer ver a todos los argentinos de la diversidad cultural, pero de la unidad nacional de reconocernos todos y cada uno como argentinos.
En el homenaje, que hoy hacía a la Pachamama, este collar con productos de la tierra, en una ceremonia similar que también… ese fue un golpe al corazón – Eduardo – lo de la película de él, hace diez años, haciendo también el homenaje a la Pachamama, otra señal importante de que los argentinos que tenemos convicciones, que tenemos ideales, pero que sentimos además la inmensa responsabilidad sobre nuestras espaldas… Las de él eran más anchas y más fuertes porque eran las de un hombre; las mías son más pequeñas y tal vez no tengan la fuerza porque soy mujer, pero les aseguro que voy a poner todo lo que haya que poner para que esta Argentina y para que esta empresa, el Ingenio “La Esperanza” sigan adelante. (APLAUSOS).
Conmueve el ruido del Ingenio, conmueven los cascos de los más de 1.000 trabajadores que dependen de esta empresa. Una empresa, que tampoco es casualidad… “si los pibes para la liberación”, a lo largo y a lo ancho del país están, le guste a quien le guste, ustedes son presente y futuro de la Argentina. (APLAUSOS). Decía que este ingenio – recién con Eduardo recordábamos la fecha – cuyo concurso fue en 1995, en pleno auge del liberalismo en toda América latina y nuestro país tampoco estuvo ausente de esas políticas dictadas desde afuera, y luego la quiebra en el año 2000, otra fecha simbólica. Juan Manuel también se sonríe y se acuerda conmigo de las cosas que pasamos… se desmoronaba la Argentina, como hoy se desmorona el mundo en otras regiones por la aplicación de lo que recién decía Hugo Sigman: un Estado ausente. Y ausente no sólo de las necesidades de los trabajadores y de los que más lo demandan, sino también ausente de los empresarios, de los hombres que producen, que trabajan en la tierra, o como él, un empresario de la biotecnología y también de la industria farmacéutica, parece ser que a los gobernantes del mundo sólo pareciera interesarle que no se caiga un banco, o las finanzas, sin darse cuenta que es necesario ponerle el hombro a la producción, al trabajo, a los hombres de empresa que arriesgan, que invierten.(APLAUSOS). ¡Qué haríamos sin ellos, qué haríamos, qué haríamos si todos se dedicaran únicamente a contar dinero y no a pegar ladrillos y no a invertir en ciencia y tecnología! ¡Qué haríamos si solamente tuviéramos hombres que miran lo que tienen depositado en la cuenta y no los trabajadores que tienen a su cargo y que tienen que pagarle el sueldo, cada sueldo a fin de mes!
Este es el mundo al que hemos llegado por ceguera, por avaricia, por ambición y, ¿saben qué? Creo que en el fondo por inmensa estupidez.
Por eso, creo que en este ingenio La Esperanza, se combina lo que necesitamos y lo que recién decía Hugo Sigman, ingenio e inteligencia de los trabajadores y sus dirigentes sindicales, de los empresarios, de los gobiernos, saber que tenemos que reconvertirnos, saber que no solamente con la producción del azúcar vamos a sacar la empresa adelante. Lo dije yo en Tucumán el día 9 de julio; el día anterior se habían encendido las calderas de este ingenio.
Va a ser una empresa difícil; lo que no va a ser, es una empresa imposible porque los imposibles solamente son para los mediocres, para los que no tienen fuerza, para los que no tienen coraje.
Vamos a hacerlo, yo solo les pido a todos esfuerzo, comprensión y articulación entre el gobierno local, el provincial, el nacional, los empresarios y los trabajadores.
Decía recién el doctor Sigman, que es necesario saber que no solamente vamos a poder producir azúcar para levantar esto que necesitamos la diversidad, alconafta, la producción apícola, la inmensa extensión de la actividad forestal con todas sus posibilidades. Y cada uno de estos 3 empresarios tiene una especialidad, una experiencia que aportar a este emprendimiento.
Nosotros vamos a estar siempre, como lo dije hace unos días cuando inaugurábamos una fábrica de lavarropas al sur de la provincia de Buenos Aires, en Cañuelas, donde solamente antes había caballos, vacas y dulce de leche, estábamos inaugurando una empresa de lavarropas. Y una empresa que antes importaba todo y que ahora los produce aquí para los argentinos.
Hemos vuelto a adquirir capacidad de consumo porque hemos vuelto a tener trabajo y esperanza. Esperanza y trabajo que nos habían robado durante décadas. Autoestima, la autoestima que sé que en el pueblo jujeño, que no les viene de ahora, les viene desde la época de los Incas, está en el ADN de cada uno de ustedes, está en esa Bandera Macha que fundó Belgrano y le entregó al pueblo boliviano y que recién, hermanos de Bolivia, me vinieron a entregar. Está en el ADN de ese pueblo milenario que cuando en Europa andaban con taparrabos y cazando en los bosques, habían descubierto la astronomía, las matemáticas y tenían complejos cultivos y socialización de la tierra y de la producción.
Lo tienen ustedes jujeños, lo tienen ustedes, ¡qué les voy a hablar de sacrificio! De qué puedo hablarles de sacrificio yo que soy tercera generación de argentinos. Mis abuelos bajaron como tantos otros de los barcos a principios de siglo, con una mano atrás y otra adelante.
¡Qué les voy a hablar a ustedes que hace 200 años, cumpliendo las órdenes del general Belgrano, quemaron sus casas y sus cultivos para que no pasara el invasor, para defender a la Patria! ¡Cómo no los voy a creer capaces de grandes empresas, de grandes sacrificios!
Por eso, no me tienen que explicar nada, no me tienen que contar nada. Decía recién el Gobernador, cuando enumeraba los logros de esta década, cada una de las cosas que sabemos que hemos logrado y así como yo no le tengo que contar a ustedes las cosas que hemos hecho en esta década porque son los logros constantes que están viviendo en mejor educación, en mejor salud, en viviendas, en trabajo, ustedes tampoco me tienen que contar ni agradecer nada. Porque la patria todavía les debe mucho, les debe mucho todavía.
A este Norte argentino, que cuando veníamos en helicóptero veíamos las torres de la línea de alta tensión de 500 kilowatios, la línea NEA-NOA, que parecía casi un mito y que él decidió que se construyera y que permitió en esta década que el NEA-NOA tuviera tasas de crecimiento superior inclusive a la media nacional y que hoy estén por debajo de la desocupación nacional.
Estos son logros de la década, sí señores. Que se entere el resto de los argentinos: NEA y NOA están por debajo de la línea de desocupación de la media nacional y es un orgullo para nosotros.
Pero todavía falta mucho y por lo que falta, es por lo que vamos a seguir trabajando todos los días, por el hermano y la hermana que todavía no hemos llegado, por lo que me escribieron el otro día de Palpalá, que me dijeron que ya les llegó el aula digital móvil, por los chicos como Eyén, que bajó de Laguna Blanca para deslumbrar a los argentinos y conocer Tecnópolis.
En nombre de todos estos años, en nombre de estas centurias de años, querido pueblo jujeño, yo me comprometo en este Día de la Pachamama, a seguir dando de mí lo mejor que tengo que es trabajo, esfuerzo y compromiso, con mis errores, con mis equivocaciones, con mis debilidades, con todo, pero con el amor inmenso y profundo también de una madre. Yo me siento madre de todos ustedes y abuela de todos sus hijos y me comprometo a ayudar, a trabajar como siempre lo he hecho desde muy joven para cambiar la patria y nuestro destino como Nación.
Gracias Jujuy, gracias La Esperanza, gracias San Pedro, gracias a todos y a todas.
¡Qué Dios, la Virgen y la Pachamama los ayude y los lleve con ustedes!
Gracias. (APLAUSOS)

ARGENTINA “Los imposibles sólo son para los mediocres, para los que no tienen coraje”, afirmó la Presidenta en Jujuy

03ago13 Ingenio 010813jujuy7
Jueves, 01 de Agosto de 2013
“Los imposibles sólo son para los mediocres, para los que no tienen coraje”, afirmó la Presidenta en Jujuy

La presidenta Cristina Fernández visitó esta tarde el Ingenio La Esperanza, en la localidad jujeña de San Pedro, donde realizó la apertura simbólica de la zafra 2013. Además, participó de una ofrenda al celebrarse el Día de la Pachamama. “Me comprometo a seguir dando de mí, lo mejor que tengo, que es trabajo, esfuerzo y compromiso”, aseguró la Mandataria.
La presidenta Cristina Fernández aseguró que “son cosas del destino” visitar la provincia de Jujuy y realizar una ofrenda a la Pachamama, cuando se cumple el décimo aniversario de la visita de Néstor Kirchner a la provincia. Consideró que la coincidencia “no puede ser azar”.
Sostuvo que se trata de “otra señal de que los argentinos que tenemos ideales, pero que sentimos la responsabilidad sobre nuestras espaldas”. “Las de él eran más anchas, porque era hombre, las mías tal vez son mas pequeñas, porque soy mujer”, afirmó. “Pero voy a poner todo lo que hay que poner”, para que el Ingenio La Esperanza se ponga en funcionamiento.
La Jefa de Estado señaló que “conmueve el ruido de las máquinas, conmueve los cascos de los mil trabajadores que dependen de esta empresa”. Indicó que cuando se decretó la quiebra de la compañía en 2000, “se desmoronaba la Argentina, como hoy se desmorona el mundo, por la aplicación de un estado ausente”.
Sostuvo que el Estado estaba “ausente no sólo de las necesidades de los trabajadores y de los que más lo necesitan, sino también ausente de los empresarios, de los hombres que producen, de la tierra, de las industrias”. Aseveró que las políticas neoliberales promueven ese Estado ausente “sin darse cuenta que es necesario ponerle el hombro a los hombres de empresa que arriesgan, que invierten”.
En ese sentido, la Primera Mandataria se preguntó “qué haríamos si todos se dedicaran a contar dinero y no a pegar ladrillos, y no a invertir en ciencia y tecnología”. “Este es el mundo al que hemos llegado por ceguera, por avaricia, por ambición. Y en el fondo, por inmensa estupidez”, remarcó.
Cristina Fernández indicó que “en el Ingenio La Esperanza se combinan ingenio e inteligencia: de los trabajadores y sus dirigentes sindicales, de los empresarios, de los gobiernos”. Aseguró que hay que “saber que tenemos que reconvertirnos, saber que no solo con la producción de azúcar va a salir adelante”. “Va a ser una empresa difícil, pero no imposible, porque los imposibles solo son para los mediocres, para los que no tienen coraje”, enfatizó.
La Presidenta pidió “a todos, esfuerzo, comprensión y articulación, entre el gobierno nacional, local y los trabajadores”. Destacó que la economía jujueña debe aportar “la diversidad, alconafta, la producción apícola, la inmensa potencialidad de la industria forestal”.
“Los argentinos hemos vuelto a recuperar capacidad de consumo, porque hemos vuelto a tener trabajo y esperanza, esperanza que nos habían robado durante décadas”, aseguró la Jefa de Estado. Y afirmó que esa autoestima “al pueblo jujeño no le viene de ahora, le viene del pueblo inca, está en el ADN”.
“Qué les voy a hablar de ustedes, que cumpliendo las órdenes del gral. Belgrano quemaron sus casas y sus cultivos para defender a la patria”, expresó. Y agregó: “Cómo no los voy a creer capaces de grandes empresas”.
“Yo no les tengo que contar a ustedes las cosas que hemos hecho en esta década, pero ustedes tampoco me tienen que contar ni agradecer nada, porque la patria todavía les debe mucho”, afirmó. En ese sentido, remarcó que las obras de conexión eléctrica permitieron que “el NEA y NOA tengan un crecimiento superior al de la media nacional, y hoy están por debajo de la línea de desocupación media nacional”, lo cual aseguró que “es un orgullo”.
“Vamos a seguir trabajando por el hermano y la hermana, por los que todavía no llegaron”, remarcó la Mandataria. Asimismo, se comprometió “en este día de la Pachamama a seguir dando de mí, lo mejor que tengo que es trabajo, esfuerzo y compromiso”.
“Con mis errores, mis equivocaciones, mis debilidades, pero con el amor inmenso y profundo de una madre. Yo me siento madre de todos ustedes y abuela de sus hijos y me comprometo a trabajar como siempre lo hecho para cambiar el destino de la patria y de Jujuy”, concluyó.
La Presidenta estuvo acompañada por el gobernador de Jujuy, Eduardo Fellner, su par de Salta, Juan Manuel Urtubey, el ministro de Agricultura, Norberto Yauhar, el intendente de La Esperanza y las autoridades del Ingenio La Esperanza.
Tras ser recibida por Fellner, la Primera Mandataria se trasladó hasta el ingenio La Esperanza, y acompañó a sus directivos, quienes realizaron la reapertura simbólica de la porducción del lugar, que durante la década del 90 quedó paralizado y ahora fue reactivado.
Tras recorrer la línea de producción de azúcar, Cristina Fernández se dirigió a un predio aledaño donde pobladores del lugar, con sus trajes típicos , realizaron la tradicional ceremonia de homenaje a la Pachamama. Fue invitada a participar de ese ritual, lo que hizo junto a Fellner.
A continuación, en el palco levantado para el acto de reapertura, habló el CEO del grupo Insud, Hugo Sigman, quien destacó que el establecimiento estuvo cerrado durante 18 años hasta que gracias a la colaboración de los gobiernos nacional y provincial lograron ponerlo nuevamente en marcha. “La zafra empezó y el azúcar ya está saliendo”, dijo.
A continuación habló el gobernador Fellner para subrayar la reactivación que logró la provincia y recordar que Néstor Kirchner, como hoy lo hizo Cristina, también en una visita a la Provincia participó de la ceremonia de la Pachamama, destinada a pedir a la “madre tierra” que rinda frutos para sus habitantes.

ARGENTINA Acto de entrega de aportes para escuelas técnicas: Palabras de la Presidenta de la Nación

Acto de entrega de aportes para escuelas técnicas: Palabras de la Presidenta de la Nación
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER, EN EL ACTO DE ENTREGA DE APORTES PARA ESCUELAS TÉCNICAS Y VIVIENDAS EN VIDEOCONFERENCIA CON SAN MIGUEL DE TUCUMAN, GENERAL BELGRANO Y SAN ANTONIO DE ARECO, PROVINCIA DE BUENOS AIRES, EN EL SALÓN DE LAS MUJERES ARGENTINAS DE LA CASA DE GOBIERNO
Muchas gracias:
La verdad que es un día….chicos hoy hay algún fallo que me dejó sin habla, así que por favor. Sí, sí, me enmudeció prácticamente porque nunca se vio una cosa igual; vamos a hacer unos comentarios al final, ahora vamos a lo importante, a lo que realmente estamos hoy celebrando. En el caso de San Antonio de Areco, la apertura de una Unidad Universitaria que permitirá que los chicos no solamente de San Antonio de Areco sino como decía, Paco su Intendente, de Mercedes, Baradero de toda la zona de influencia puedan precisamente sin tener que trasladarse, poder estudiar, algo que está sucediendo todos los días en la provincia de Buenos Aires, en el conurbano bonaerense y en todas las provincias argentinas. Porque hoy podemos decir que las universidades ya no están solamente en La Plata, Buenos Aires o Córdoba. Hoy, todas las provincias argentinas cuentan con una universidad y esto es una tarea de democratización, de acceso a la educación universitaria impensable unos años atrás.
También vemos las 70 viviendas, el primer Plan de Viviendas, como decía su Intendente, de Los Chodos, partido de General Belgrano, provincia de Buenos Aires, y qué hablar de la obra de Susana Trimarco, de la cual luego hablaré. Esta es la obra de Susana, de su Fundación, en un edificio de arquitectura tradicional, de la provincia de Tucumán, en colaboración que ha tenido por parte de la Jefatura de Gabinete de Gobierno y también, del gobierno de la provincia de Tucumán y de su Intendente, que va a permitir inaugurar, refuncionalizar este viejo y clásico edificio de Tucumán, precisamente para todos los niños que son hijos de víctimas de tratas.
Una tarea, como yo digo, que Susana ha convertido el dolor en amor y militancia, que no es poca cosa. Podía haberse quedado reclamando, protestando, insultando, descalificando. No, reclamó, protestó pero junto al reclamo y la protesta laburó, trabajó, construyó, recorrió todo el territorio nacional y lo sigue haciendo. Es un orgullo para todas las mujeres argentinas y la vamos a seguir ayudando. (Aplausos).
En educación, estábamos hablando hoy de la entrega, yo veía el corto y 118 obras, que se canalizan a través del Ministerio de Educación, a través de aportes directos que se hacen a las provincias.
Ahí me estaba reclamando Gioja porque recibió 3 millones y Poggi que es de San Luis recibió….¿Cuántos Poggi, 12 te dimos a vos? 12, 13 palos. ¿Vieron que no hacemos diferencias, si están con nosotros, si no, si están allá o acá? Son todos los argentinos iguales para nosotros, igual que Bonfatti, que es de otro partido, de otra agrupación. (Aplausos). Los chicos y las escuelas no tienen partido; son escuelas, son alumnos y la enseñanza, el aprendizaje es algo sagrado para todos los argentinos y lo que somos, todo lo que somos y todo lo que nos falta ser todavía, pero todo lo que somos y que no es poco, creo que una de las claves es la educación pública y gratuita que nos ha permitido a tantísimos argentinos como la que está hablando, poder acceder a lugares impensados. Si viviera en algún país en donde llegar a la universidad costara 30.000, 40.000, 50.000 dólares, estoy hablando de cifras menores inclusive en los países desarrollados y en los no tan desarrollados, porque también estamos recibiendo muchos alumnos de Latinoamérica que vienen a estudiar a nuestras universidades públicas y gratuitas, porque en sus lugares de orígenes las universidades son pagas. Esto es también parte de la solidaridad latinoamericana, y hoy además de estas 118 obras.
Estábamos charlando recién, yo le preguntaba al ministro de Planificación cuántas escuelas llevamos inauguradas y aproximadamente ya llevamos inauguradas 1.742 escuelas, este año vamos a terminar cómodamente con las 2.000 escuelas y ya estamos pensando en lanzar un tercer plan.
¿Se acuerdan que empezamos con 700 escuelas? Néstor, él empezó con el Plan 700 escuelas. Bueno, estamos pensando en largar 1.000 escuelas más en todo el país. Y además, hoy estamos haciendo algo que a mí particularmente que soy una gran lectora y soy de la generación no de la tecnológica sino de la que aprendimos con los libros de texto, la distribución, la entrega de textos en las escuelas que llegamos a 54.000.000 del año 2004 a la fecha, y que con las entregas que hemos hecho hoy agregamos 13.000.000 de libros; este es un acto que venía un poco demorado por distintas circunstancias. Agregamos 13.000.000 con los cuales durante la gestión de este proyecto político, se han entregado en forma gratuita a las escuelas argentinas 67.000.000 de libros de texto.
Quiero leer estas cuestiones que tienen que ver con todo esto y que es también la creación de la biblioteca en el aula. Con este plan de 13.000.000 de libros, estamos introduciendo una novedad. Normalmente, ustedes se acuerdan, la biblioteca era un lugar que estaba dentro del colegio pero fuera del aula.
Yo me acuerdo, iba a la 102 ahí a la Dardo Rocha en 7 y 32, la biblioteca estaba al fondo del pasillo, las tradicionales escuelas del peronismo y del conservadorismo también que eran largas, con pasillos de tejas y al final estaba la biblioteca. Con esta entrega de 13.000.000 de libros estamos también creando la biblioteca en el aula, para que el maestro tenga el acceso directo y el chico también se acostumbre a tomar el libro y a leerlo, porque esto también forma parte de incorporar costumbres; son para libros de texto, obras literarias, de texto para primero y segundo grado de primaria, literarias para la secundaria y para la primaria, y también el otro impacto que esto tiene, porque no solamente tiene impacto en la educación, sino que el Estado argentino es el principal cliente de la industria de impresiones y ediciones en la República Argentina. Somos los que sostenemos la industria de la impresión y de la edición, porque somos los mayores compradores. Del mismo modo que PAMI es la principal compradora de medicamentos, en la República Argentina, en términos individuales y creo que también en términos porcentuales de todo el mercado junto a obras sociales, el Estado argentino es una columna principal de todo el sector industrial de ediciones e impresiones, que es uno de los doce bloques industriales por los cuales se mide la actividad económica y el crecimiento de la industria.
Para que ustedes tengan una idea – y como lo decía el spot publicitario – en esta entrega de 13.000.000 de libros estamos por 960 autores de todo el mundo: clásicos y contemporáneos; 666 argentinos; 165 ilustradores del mercado editorial. En esta compra participan 77 empresas, 59 son nacionales, 5 son extranjeras y 5 por ciento son transnacionales, 38 obras 10 de ellas con talleres de encuadernación y cocido como eran los antiguos libros. Los más de 13.300.000 libros requieren 6.500 toneladas de papel o sea industria maderera para el gobernador de Misiones y de Entre Ríos.
Miren todo lo que se mueve, 380.000 cajas de embalajes, 11.500 palets o sea todo lo que es también armado de palets, 16.000 metros cúbicos; el total de esto representa una hectárea cubierta de 1, 60 metros de altura de libros, 13.000 empleados de editoriales, imprentas, encuadernadoras, empresas de logística y de transporte; 3.000.000 de horas hombre para imprimir, distribuir y toda la logística que significan estos 13.000.000 y 950 camiones utilizados. Como verán, le llega a todo el mundo; es lo que siempre decimos de las industrias y el valor agregado termina impactando en los lugares más impensados y en los lugares menos imaginados.
Cuando uno mira un libro piensa en el librero o en la librería; tiene que pensar en el árbol que estaba en Misiones, que fue talado y que fue repuesto, por favor, porque es una industria en la cual hay que sacar el árbol, después volverlo a reponer y todo lo que se mueve en torno a eso, y lo que ha sido y seguirá siendo la educación para este proyecto político que realmente hemos, junto a los derechos humanos, junto a la inclusión, la educación debe ser una de las tareas más inclusivas, sobre todo ahora que hemos logrado afortunadamente que los chicos vuelvan al colegio a estudiar, que junto con la Asignación Universal por hijo estamos logrando tasas de escolaridad de permanencia en la matricula nunca vistas, tanto en lo primario que es fundamentalmente donde más nos interesa porque es la etapa más formativa de los chicos, la inicial, la primaria y también en la secundaria y ni que hablar de la universitaria. ¿A 9 universidades llegamos ya, Sileoni?, más lugares y centros como el que estamos inaugurando hoy, en San Antonio de Areco.
Yo también, y con motivo de la disfonía, quería hablar de toda esta reforma judicial que también está tratando nuestro Parlamento. Y realmente, lo escuchaba hoy al titular de la AFSCA relatar esa sentencia que finalmente salió de la Cámara sobre la Ley de Medios. Algunos le preguntaban, escuchaba hoy al titular de la AFSCA, si la reforma de la Justicia que estamos emprendiendo, la más importante de la que se tenga memoria, tiene que ver con esto. En realidad, si uno mira bien la Ley de Medios es solamente la parte superior del iceberg del problema. Es lo que visualizó el problema de la Justicia en la Argentina, pero no es el gran problema. Miren a Susana Trimarco, por ejemplo, con el tema de la trata de personas, nada más ni nada menos. Cuando ese día, yo no sé cómo siguió viviendo, cuando absolvieron a todos los responsables de la desaparición de su hija. Cuando uno se entera – por ejemplo – que en Córdoba, un juez participó de delitos de lesa humanidad y cuando alguien lo denuncia, se encuentran con que 77 jueces del fuero cordobés se excusan, por amistad, con la persona que está encausada y que está acusada. ¿Saben lo que me preocupa? Que una persona que haya participado en delitos de lesa humanidad, en lugares donde se conocen todos, tenga 77 jueces amigos, además.
Realmente me preocupa más eso porque revela un entramado, todo el atraso que hemos tenido, en materia de las causas de derechos humanos, en determinadas jurisdicciones, con mayor -digamos- mayor profundidad, que en otras. Pero todo esto o el hecho – por ejemplo – de lo que sucede con algunas causas que no entendemos la demora. Yo decía, el otro día, una causa impositiva de La Nación que viene arrastrando el diario “La Nación”, más de 130.000.000 de pesos que le debe al Estado; no se lo debe ni a esta Presidenta ni a este gobierno, se lo debe a los 40 millones de argentinos porque los impuestos ¿saben para qué sirve? Para que estos hombres, que son gobernadores reciban la plata, que han recibido para las escuelas técnicas, para que estos editores puedan imprimir los libros. La plata no la pateamos del piso…la tomamos de los impuestos, que tenemos que redistribuir, a partir de estas tareas.
Hoy leía un artículo que realmente me impresionó. Quiero mencionarlo específicamente, porque creo que ahí hay un poco el kit de la cuestión, que lo escribe un periodista, lo voy a mencionar, Mario Wainfeld, de Página 12, donde se ve que tuvo la oportunidad que yo no tuve de leer todo el fallo -se imaginan con todo lo que tengo que hacer- y revela dos o tres cosas en principio, que son las que me hacen prender las luces, sobre todo esto que está pasando; revela que en el fallo, uno de los camaristas de esta Cámara, en lo civil, en lo Clarín – dicen algunos – y comercial, o en lo rural podría ser porque es la misma Cámara…. El caso de la Rural, miren: un predio multimillonario, que nunca le fue pagado al Estado, que el Estado fue desapropiado ilegítimamente, porque quienes tenían que pagarlo, en este caso la Sociedad Rural -no tengo nada contra la Sociedad Rural, podría la Sociedad Rural o cualquier otro- el que compra algo tiene que pagar y más si es del Estado, en un lugar como Palermo, logra que esta Cámara le cuente los términos de un recurso a la Rural de una manera y al Estado de otra.
Entonces, cuando se lo cuenta de manera diferente al Estado, declara que el recurso es extemporáneo ante la Corte, y se lo cuenta con otra metodología…algo que realmente llama la atención. Lo de la Rural también es otro caso. Por eso digo, que la Ley de Medios es en realidad la punta del iceberg, hay todo un entramado abajo muy fuerte. Y este periodista decía que en el fallo -lo voy a leer más tarde- uno de los camaristas decía que se sentía insultado por autoridades transitorias del gobierno.Y el periodista señala – con mucha inteligencia y agudeza- dice, claro, transitorio. Todos nosotros somos transitorios, pero elegidos por el voto popular. Todos los que estamos aquí elegidos por el voto popular.
Yo creo que este tema de la permanencia y este tema de esta historia de que nunca fueron removidos, va creando una idea casi aristocratizante de un poder. Por eso solamente pueden ingresar los amigos, los hijos, los recomendados y por eso tanta resistencia a que miles de jóvenes que se reciben de abogados o que están capacitados no puedan ingresar. Por eso presentamos la Ley de Concursos para que todos los argentinos
Y el otro camarista, que yo no sabía esto – eso me lo contó el politólogo, te maté con esto, Juan Manuel- me lo contaste vos, también integrante, a ese sí lo voy a nombrar porque es un apellido muy ilustre De las Carreras. Yo no sabía que había sido el primer presidente de La Corte, el bisnieto del primer presidente de La Corte, designado por Bartolomé Mitre. Parece ser que Bartolomé Mitre le había propuesto a Adolfo Alsina, a su contrincante, digamos, y le dijo que no, su contrincante. Mirá vos, lo que hablan de la politización de la Justicia, Bartolomé Mitre había ofrecido a Adolfo Alsina la presidencia de la Suprema Corte de Justicia, encima la rechazó y se la dio a De las Carreras, su biznieto, hoy es un camarista y comentaba el periodista que este camarista suele reírse de algún apellido tano y de algún miembro de la Corte, con doble T, no sé si será cierto, pero esas cosas este… y realmente siento como que hay una suerte de ghetto de cosa aristocrática. No en todos, por supuesto, porque sería muy injusto generalizar, porque seguramente hay muy buenos jueces, muy buenos fiscales y muy buenos magistrados, pero convengamos que es necesario una reforma que permita, precisamente, abrir las compuestas, abrir para que el pueblo participe y que haya también legitimidad en los órganos políticos que manejan el poder, no así obviamente en los organismos jurisdiccionales, que son los jueces que dictan sentencias. Igualmente causas paradas en forma inexplicable, causas que fueron escandalosas en cuanto a lavado de dinero.
Me contaba la gente de la AFIP y la gente de la UIF, que es la gente de la Unidad de Lavado, que hemos creado a partir de las necesidades que el GAFI, ha planteado a nivel internacional que, en muchos casos, nos les han permitido participar como querellantes. Es más en una causa muy importante con lavado de dinero, también, de la misma empresa que obtuvo esta sentencia a la carta, por más de 5 mil millones, y que el juez tiene parada, desde el año 2008, le impedía presentarse como querellante al titular de lavado. Tuvo que ir hasta Casación y volver de ahí, y cuando vuelve – como querellante, aceptado por la Casación, que es el anteúltimo paso – después esta la Corte – pide medidas y no se las da. Y nos cuenta que hay 40 cajas que nunca fueron abiertas, y a la cual nunca tuvieron acceso ni la AFIP ni la UIF.
Creo que también deberíamos presentar una ley, para lo cual en todo lo que sea evasión y lavado de dinero, UIP y AFIP sean parte querellante obligatoria y que puedan también pedir todas las medidas necesarias.
Acá me enviaron un listado de causas, que duermen el sueño de los justos: de bancos, de gente muy importante, de jueces que se declaran incompetentes y se la pasan al otro; la Cámara dice una cosa… bueno estamos así durante años. Como también hay otras causas que se están tramitando, pero digamos que los casos más resonantes y rimbombantes y más importantes, en términos de lavado de dinero, requieren una activa participación, por parte de los señores fiscales, de la Procuración y en general para que la UIF, la AFIP puedan participar y además se muevan. No puede estar una causa con una denuncia de un importante directivo de un banco extranjero – que además tiene pedido de extradición de Estados Unidos – parada desde el año 2008 y no se haya hecho ninguna diligencia.
Por eso yo quiero contar estás cosas porque la gente tiene que enterarse, estás cosas no se saben y entonces toda la gente piensa: “Bueno, es el tema de la Ley de Medios”. No, la Ley de Medios – vuelvo a repetir – es la punta del iceberg. En realidad, es lo que demostró cómo se maneja todo esto… después vino lo de la Rural, después vinieron lo de los impuestos de la Nación, después vinieron las causas de lavado, lo de Susana Trimarco y lo que nos enteramos todos los días: alguien que queda en libertad y que al mes va y mata a alguien; un juez que libera al otro porque bueno… cosas que yo no digo. Quiero también no plantear una discusión con garantistas, no garantistas. Esta discusión que aburre, que cansa, solamente queremos justicia en Argentina, pero una justicia que sea pareja para todos. Porque el artículo 16 así lo exige y esta es la clave.
Lo que yo quiero con esta reforma de la Justicia es igualdad para los ingresos; igualdad para que todos los argentinos conozcan las declaraciones juradas de jueces, de legisladores, de presidentes, de camaristas, de fiscales y de todos, en general. Y las otras reformas, que estamos introduciendo, como el Registro de Causas, precisamente, para ver por qué en este juzgado hay una causa que está parada desde el año 2008 y otra causa que tal vez tienen mayor tramitación o no tiene tramitación. O sea esto es lo que queremos transformar porque la Argentina necesita también una Justicia del siglo XXI, que esté acorde con las necesidades. Y que nadie crea que porque es un juez y porque la Constitución establece que un juez es a perpetuidad forma parte de una monarquía o de una aristocracia, es un poder del Estado y debe ser tan democrático como lo es el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo. Esto, así de simple y sencillo, es el gran objetivo de la Reforma, como también en las medidas cautelares. ¿Quién puede pensar en esta República Argentina: no nos quiera, nos quiera mucho, nos quiera poquito, mucho o nada, quién puede pensar que este Gobierno va a tomar medidas cautelares contra sectores vulnerables, si el principal ataque que este Gobierno tiene es por proteger a los más vulnerables y a los más desposeídos. (Aplausos).
Por eso, si yo estuviera del lado de los poderosos, de estos que pueden decidir justicias a la carta – como dice Sabbatella – si yo estuviera del lado de los que tienen todo y de los que han tenido todo, desde tiempos inmemoriales, seguramente me tratarían mucho mejor, seguramente no sería yo. Pero este es el verdadero problema. Entonces creer o pretender que este Gobierno puede tomar una medida o promover una ley que afecte a los más vulnerables me parece que es una magnífica coartada para no afectar los verdaderos intereses.
Yo siempre digo, cuando te vas muy al este, aparecés por el oeste porque la Tierra es redonda y entonces, aparentemente, defendiendo tanto a los más vulnerables, terminás defendiendo a los que más tienen, como ha sido históricamente. (Aplausos) Por eso, pedí además una discusión.
Me acuerdo cuando presentamos los proyectos, en el Museo del Bicentenario, pedí una discusión seria, amplia y responsable a la oposición, no negarse a discutir, no ir sino discutir. Miren y esto lo digo porque los que me conocen – y muchos me conocen antes de que fuera siquiera la esposa del presidente, me conocen cuando era legisladora – yo sé lo que es ser minoría, pero no minoría de tres o cuatro, o de cinco o diez, o de un bloque minoritario. Yo era minoría de una, era la única en mi propio bloque, yo he votado en soledad y he hablado en soledad. Debe haber alguna foto, en el Senado, donde un día me dejaron hablando sola y se retiraron todos los senadores, es la expresión viva de la minoría: estoy yo sola hablando con quien estaba sentado ahí haciendo de presidente y estaba hablando. Sé lo que es ser minoría, pero son las reglas de la democracia, cuando uno es minoría tiene también la obligación de estar sentado en la banca, de estar sentado en la Comisión, de estar discutiendo, votar , y si los demás son mayorías, esas son las reglas de la democracia. Yo lo hice, fui duramente atacada por ser minoría, internamente y además por acuerdos. Porque también, muchas veces, bajo la pátina de oposiciones – y hablo de los años 90 – no había tal oposición. Y voy a traer un caso que lo tengo muy en mi memoria, muy fresco: la privatización del Banco Hipotecario. Había un grupo de Diputados, que éramos aproximadamente 15 Diputados, del bloque peronista, que nos oponíamos a la privatización del Banco Hipotecario. No daban los números y la oposición se oponía, entre comillas. ¿Qué hicieron el partido principal de la oposición y algún otro? Retiró – si vos te sonreís Kunkel porque sabés cómo son esas cosas – retiraron una parte igual de opositores; los opositores votaron en contra pero la ley salió igual.
Por eso le dije, el otro día, a Sabbatella, cuando la oposición se oponía, el representante de la oposición se oponía, en el seno del AFSCA, a que se aprobaran algunos planes de adecuación. Le digo, bueno: “si se opone la oposición puedo tratar de convencerlo y esperaremos hasta ver que nos diga qué problema hay, para aprobar los planes de adecuación”, y podemos contar así con los consensos de los que tanto se habla y que tan poco se trabaja. Porque yo digo siempre, para lograr un consenso, lo primero que hay que hacer, es empezar a hablar de las cosas que estamos de acuerdo. En el país empezamos exactamente al revés, empezamos por las cosas en que estamos en desacuerdo, cuando uno empieza siempre a discutir en lo que está en desacuerdo es imposible, pero no solamente en política, en negocios, en la casa, en al escuela, en la universidad, en la empresa, en cualquier lugar. Siempre – como método – hay que ponerse a discutir sobre las cosas en que estamos de acuerdo.
Y alguien puede decir, en la República Argentina, seriamente que la Justicia no necesita ser reformada, alguien puede decir está todo tan bien que no necesita ser reformada. Este sería el primer acuerdo, y si estamos de acuerdo en eso, bueno en qué estamos de acuerdo en que tiene que ser reformado y no negarse a la discusión y al debate. El debate y la discusión siempre tienen que estar presente. Y vuelvo a reiterar, lo digo con la autoridad de haber sido oposición dentro de mi propio bloque y de haber tenido posiciones solitarias, pero yo creo que este es el rol del pensamiento, de la idea y de la convicción. Realmente hablar, pensar o expresarse cuando la mayoría piensa de un misma manera yo evitaba hablar; normalmente hablaba cuando estaba en desacuerdo no hablaba, para que íbamos a hablar si ya estábamos todos en desacuerdo. Una cosa que me enseñó Kirchner y que no entendía… quiero contar una anécdota de él, el pobre, él que nunca tuvo vocación legislativa. Estábamos en la Convención Constituyente de Santa Fe y cada tema de discutía, pero claro había acuerdo porque estaba todo acordado, normalmente solo en algunas cosas que había diferencias. Entonces, él no entendía por qué todos hacían discursos si estaban todos de acuerdo, entonces me decía: “pero si están todos de acuerdo por qué no votamos y nos vamos”, me decía.”Bueno, Néstor, porque cada uno quiere dejar su impronta, es una Constituyente”, le apuntaba yo. “Bueno pero que hablen dos o tres y nos vamos”, decía él.
Claro se imaginan en una Convención Constituyente hablaban todos porque todos pensaban que quedaban en el mármol… estampados en el mármol quedarán algunos. (Risas). En realidad, si uno mira la historia, de las que nos rodean que todos son historias, realmente nos damos cuenta cómo se construye la historia y cómo se ingresa en la historia. No se ingresa a través de un discurso, ni a través de una inserción legislativa, si fuera sí que fácil sería construir la historia.
Por eso digo: hagamos todos los esfuerzos de mejorar, como lo hemos hecho, esta Argentina, hemos mejorado el Poder Legislativo, a través de las P.A.S.O, lo hemos democratizado, hemos incorporado – adentro de la vida de los partidos políticos – a la ciudadanía con el voto vinculantes obligatorio, del cual alguno desconfiaba. ¿Te acordás Gioja vos, que andabas medio desconfiado y me tuviste que dar la razón, que habían sido muy buenas las P.A.S.O? ¿Viste? Lo mando al frente, porque después me dijo: “tienes razón”, pero no lo dijo públicamente, después. Pero siempre sucede, cuando te dan la razón, además, no te la dan públicamente, te la dicen a vos. Pero yo digo: “No, vale públicamente”.
Entonces, digo con todas estás cosas que nos han pasado y no siguen pasando todos los días con la Justicia o con cada acto de injusticia, que vemos por parte de la Justicia, y esto no quiero – vuelvo a reiterarlo – involucrar a todos los miembros del Poder Judicial porque sería injusta. Pero creo que es necesario que se debata, como se ha debatido. Decían que no se iba a aceptar reformas, decían que no se iba a debatir, decían que iba a ser a libro cerrado. Miren a libro cerrado lo único que hubo en este país fue el Código de Vélez Sarsfield y no fue hecho durante nuestro gobierno, fue hecho durante el gobierno del Fundador de la Nación. Así que, por favor, nosotros no tenemos esa costumbre, hemos recibido organizaciones, se han hecho modificaciones, porque realmente creemos que toda política, todo acto, toda propuesta es perfectible. ¿Quién puede decir: lo que yo digo es perfecto y no tiene ninguna corrección? Es más, yo les conté que los concursos previos nosotros no lo teníamos en nuestra agenda legislativa para introducir en la reforma de la Justicia. Me tocó leer en un diario el proyecto de un jurista, de Vedia, y lo llamé al ministro de Justicia y le dije: “mira que buen proyecto”. Y el otro día, charlando con gente del sector de la Justicia decían que de esta manera era una muy buena idea porque íbamos a terminar con las vacantes permanentes. Y fue una idea que me trajo una persona, que escribió en un diario. Cómo no te va a poder alcanzar otra idea alguien que está sentado en una banca, al lado tuyo. Pero para eso necesitás tener espíritu propositivo e ir para adelante.
Por eso, yo quiero terminar con el espíritu propositivo. Hoy vino a visitarme… ahí está la docente de Florencio Varela, esa chiquita que está sentada al lado del señor gordito. Perdón, sos gordito, no es discriminación. (Risas). Perdón, perdón, me matan, me denuncian al INADI, hoy. (Risas). Gordito, pero bueno, muy bueno, él también… (Aplausos). La docente, la directora de un colegio de la zona rural, de Florencio Varela ¿no es cierto? Bueno, ella me mandó… ¿de dónde? Del colegio 46, no me acordaba del número. Ella me mandó un twitter donde le faltaban cuatro aulas, conectarlas con luz, gas… los servicios esenciales. Lo llamé urgente al intendente, a Julio, mandamos ahí con las cooperativas que tenemos en Florencio Varela y ya está todo arreglado. El espíritu propositivo que se ha desplegado con esta desgracia, que nos tocó vivir… bueno, al que le gusta protestar me parece bien, pero sería bueno que además todos podamos ayudar, porque además uno se siente mucho mejor ayudando, dando, colaborando con el que tanto sufre. Hay anécdotas terribles que nos pasaron, ¿Alicia dónde estás? Por ahí, ahí estás. ¿En qué barrio te pasó lo de los colchones? En Villa Elvira. Cuando fuimos a distribuir a un barrio de Villa Elvira, del marginal, del Villa Elvira sobre el Arroyo Maldonado, prácticamente, más allá todavía. Entonces, llevamos colchones y el señor, en un momento dado, le dice: “mire yo tengo que decirle la verdad, ministra. A mí no se me inundaron los colchones, ni se me mojaron. Yo no tenía colchones”. Entonces recibió colchones, no los tenía antes de la inundación. Primero, el acto inmenso de sinceridad de alguien despojado de todo, que no tiene nada y segundo todavía lo que nos falta hacer.
Por eso yo pido la colaboración de todos: de los intendentes, de todos los gobernadores, porque es imposible desde este lugar, de la Casa Rosada, más allá de todo lo que desplegamos en el territorio tener millones de ojos en todas partes. No puedo llegar a Villa Elvira, a Villa Teseo, a Villa Urquiza, no sé a la villa que fuere, al lugar que fuere, a la provincia que fuere. Pero necesitamos la colaboración de cada comisionado municipal, de cada intendente, hay intendencias que han funcionado maravillosamente bien y no hemos tenido ningún inconveniente; otras no tanto. En fin, no son solamente obras, hay que mantener las obras, hay que mantener los desagües destapados, hay que hacer lo que falta, siempre falta algo y siempre podemos ayudar al otro. Por eso la campaña de la Patria es otro: el otro, que bueno dije ese día, 2 de abril, sin imaginar ni siquiera lo que había pasado en nuestro querido país fue casi premonitorio. Y creo que es algo que tenemos que tomar todos, cuando estamos como hoy celebrando lo de Susana con tanto dolor, pero con tanta alegría al mismo tiempo, en Tucumán; las 70 casas en General Belgrano; Paco chocho y Aída con su Licenciatura de Enfermería, que es una profesión crítica; la industria en alimentación para San Antonio de Areco; estos millones de libros; estás ayudas para las Escuelas Técnicas y esta Argentina que estamos construyendo y que vamos a seguir construyendo todos los días con la ayuda de todos.
Muchas gracias y muy buenos días a todos y a todas. (Aplausos).

Nube de etiquetas