Despertar Nacional

Entradas etiquetadas como ‘Israel’

EEUU Kennedy, el lobby y la bomba

Hace cincuenta años
Kennedy, el lobby y la bomba
por Laurent Guyénot
Hace exactamente 50 años se producía un episodio decisivo en la historia de la «democracia estadounidense», una lucha épica cuyo desenlace ha sido determinante para el futuro del mundo entero. Laurent Guyenot nos recuerda lo que estuvo en juego en aquel importante momento.
Red Voltaire| 2 de mayo de 2013
FUENTE: RED VOLTAIRE NET ORG
http://www.voltairenet.org/article178407.html
11may13 01 P120313-01-2-3ff52
Kennedy y el AIPAC
En mayo de 1963, le Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos abría una investigación sobre las operaciones clandestinas de agentes extranjeros en territorio estadounidense, investigación cuyos principales objetivos eran el American Zionist Council y la Jewish Agency for Israel [1]. La investigación estaba motivada por un informe redactado en marzo de 1961 (y desclasificado en 2010) del presidente de esa comisión permanente, William Fulbright, que indicaba: «En los últimos años ha habido un creciente número de incidentes que implicaban intentos de gobiernos extranjeros, o de sus agentes, con vistas a influir en la política exterior americana [estadounidense] a través de métodos que se salen de los canales diplomáticos normales.» Al señalar que esos métodos incluían «actividades secretas en Estados Unidos y en otras partes», Fulbright apuntaba al «Caso Lavon» [2] de 1953, en el que varios judíos egipcios entrenados en Israel perpetraron contra objetivos británicos varios atentados con bombas que debían atribuirse a la Hermandad Musulmana para desacreditar a Nasser ante británicos y estadounidenses. La investigación del Senado sacó a la luz una actividad de blanqueo de dinero a través de la cual la Jewish Agency (indisociable del Estado de Israel, del que incluso fue precursora) hacía llegar decenas de millones de dólares al American Zionist Council, principal lobby israelí en Estados Unidos. Como resultado de aquella investigación, el Departamento de Justicia, bajo las órdenes del Attorney General Robert Kennedy, exigió que –ya que estaba financiado por el Estado de Israel– el American Zionist Council se registrara como «agente extranjero» y quedara por lo tanto sometido a las obligaciones estipuladas en la Foreign Agents Registration Act de 1938, lo cual implicaba una estrecha vigilancia de sus actividades.
Aquel intento de contrarrestar la creciente interferencia de Israel en la política estadounidense estaba, por supuesto, respaldado por el presidente. Siendo aún no más que un joven periodista que cubría la conferencia inaugural de la ONU, John F. Kennedy ya había visto con desagrado la capacidad de Israel para la compra de políticos, incluyendo al propio presidente. En efecto, el 15 de mayo de 1948, al reconocer el Estado de Israel –sólo 10 minutos después de su proclamación oficial y en contra de la opinión unánime de su propio gobierno– el presidente Harry Truman no sólo se había ganado un lugar en la historia bíblica («El histórico acto de reconocimiento de Truman quedará grabado para siempre en letras de oro en los cuatro mil años de historia del pueblo judío» [3], proclamó entonces el embajador israelí) sino que también se echó en el bolsillo 2 millones de dólares para su campaña por la reelección. «Es por eso que nuestro reconocimiento de Israel fue tan rápido», confió Kennedy a su amigo el novelista y ensayista Gore Vidal [4]. En 1960, el propio John Kennedy recibió del lobby israelí una oferta de ayuda financiera para su campaña presidencial. Así resumió [Kennedy] a su amigo el periodista Charles Bartlett la proposición del mecenas Abraham Feinberg: «Sabemos que su campaña enfrenta dificultades. Estamos dispuestos a pagar sus cuentas si usted nos deja el control de su política en el Medio Oriente.» Bartlett recuerda que Kennedy se prometió a sí mismo que «si llegaba a convertirse en presidente haría algo por cambiar aquello» [5]. En 1962 y 1963, Kennedy presentó 7 proyectos de ley para reformar el financiamiento de las campañas electorales de los congresistas. Todos fueron exitosamente combatidos por los mismos grupos de presión contra los que estaban dirigidas.
Todos los esfuerzos gubernamentales por limitar la corrupción que los agentes de Israel estaban imponiendo en la democracia estadounidense se vieron frenados de golpe por el asesinato de Kennedy y por la llegada de Nicholas Katzenbach al Departamento de Justicia, en sustitución del hermano de Kennedy. El American Zionist Council escapó a la inscripción como agente extranjero disolviéndose y cambiando su nombre por el de American Israel Public Affairs Committee (AIPAC). Diez años más tarde, el 15 de abril de 1973, Fullbright señalaba en la CBS: «Israel controla el Senado americano. […] La gran mayoría del Senado americano –alrededor del 80%– apoya por completo a Israel. Israel obtiene todo lo que quiere» [6]. El AIPAC mantuvo las mismas prácticas que su antecesor, escapando incluso a todo tipo de sanción cuando sus miembros fueron sorprendidos en flagrante delito de espionaje y alta traición: en 2005, dos responsables del AIPAC fueron absueltos después de haber recibido de Larry Franklin, miembro de la Oficina de Planes Especiales del Pentágono, una serie de documentos clasificados como secreto militar, documentos que ellos transmitieron a un alto funcionario de Israel. En 2007, John Mearsheimer y Stephen Walt demostraban en su libro El lobby israelí y la política exterior estadounidense que el AIPAC y los grupos proisraelíes de cabildeo de menor importancia eran la causa principal de la guerra contra Irak y, más ampliamente, que eran también el factor determinante de la política exterior estadounidense en el Medio Oriente. Como nada ha cambiado desde entonces, no hay razón alguna para que el gobierno de Benjamin Netanyahu no logre obtener él también de Estados Unidos la destrucción de Irán, la cual no deja de exigir.

11may13 02 1-2-eb4b6«Nosotros, el pueblo judío, controlamos Estados Unidos y los estadounidenses lo saben» [7], dijo el primer ministro Ariel Sharon a su ministro de Relaciones Exteriores Shimon Peres el 3 de octubre de 2001, según la radio israelí Kol Israel. Su sucesor, Benjamin Netanyahu, lo demostró el 24 de mayo de 2011 ante el Congreso estadounidense, donde fue ovacionado 29 veces por un auditorio que incluso se puso de pie para aclamar específicamente cada una de las siguientes frases: «En Judea y en Samaria, los judíos no son ocupantes extranjeros»; «Ninguna distorsión de la historia puede negar el vínculo de 4 000 años entre el pueblo judío y la tierra judía»; «Israel no volverá a las fronteras indefendibles de 1967»; «Jerusalén no debe ser dividida nunca más. Jerusalén debe seguir siendo la capital unida de Israel.» [8]
Kennedy, la bomba y Dimona
Si Kennedy no hubiese sido asesinado, la influencia de Israel seguramente se hubiese visto limitada en otro sector más, el del armamento nuclear. Desde el inicio de los años 1950, David Ben Gurión, quien ejercía simultáneamente las funciones de primer ministro y de ministro de Defensa, había emprendido la fabricación secreta de bombas atómicas, desviando así de su objetivo el programa de cooperación pacífica Atom for Peace que Eisenhower había iniciado ingenuamente. Informado por la CIA, inmediatamente después de su llegada a la Casa Blanca, sobre el verdadero objetivo del complejo de Dimona, Kennedy hará todo lo posible por obligar Israel a renunciar [a sus intenciones en ese sentido]. Exigió a Ben Gurión la realización de inspecciones periódicas en Dimona. Primero lo hizo de viva voz, en Nueva York en 1961, y posteriormente a través de cartas oficiales cada vez más insistentes. En la última de esas cartas, fechada el 15 de junio de 1963, Kennedy exigía una primera inspección inmediata a la que seguirían inspecciones regulares cada 6 meses, a falta de lo cual «el compromiso y el respaldo de nuestro gobierno a Israel pudieran verse en serio peligro» [9]. El efecto de aquel mensaje fue sorprendente: Ben Gurión dimitió el 16 de junio, evitando así la recepción de aquella carta. Cuando el nuevo primer ministro Levi Eshkol entró en funciones, Kennedy le envió de inmediato una carta idéntica, fechada el 5 de julio de 1963.
Lo que quería Kennedy no era evitar que Israel alcanzara un poder que Estados Unidos reservaba para sí mismo y para sus aliados de la OTAN. Su objetivo formaba parte de un proyecto mucho más ambicioso, que ya había anunciado el 25 septiembre de 1961 –o sea 9 meses después de su investidura– ante la Asamblea General de la ONU: «Hoy cada habitante de este planeta debe imaginar el día en que este planeta haya dejado quizás de ser habitable. Cada hombre, mujer o niño está viviendo bajo una espada de Damocles nuclear pendiente de frágiles hilos que pueden ser cortados en cualquier momento por accidente o por error, o por locura. Hay que liquidar esas armas de guerra antes de que ellas nos liquiden […] Tenemos por lo tanto intenciones de lanzar un desafío a la Unión Soviética, no para una carrera armamentista sino para una carrera por la paz –para avanzar juntos, paso a paso, etapa por etapa, hasta alcanzar el desarme general y completo» [10]. Nikita Jruschov captó el mensaje y respondió favorablemente en una carta confidencial de 26 páginas, fechada el 29 de septiembre de 1961 y transmitida a través de un canal secreto. Después de la crisis de octubre de 1962 causada por los misiles instalados en Cuba, la guerra nuclear que habían logrado evitar a duras penas gracias a su propia sangre fría aproximó aún más a los dos jefes de Estado en cuanto a la convicción de que compartían la responsabilidad de liberar la humanidad de la amenaza atómica. Jruschov envió entonces a Kennedy una segunda carta privada en la que expresaba su esperanza de que, en 8 años de presidencia de Kennedy, «podamos crear buenas condiciones para una coexistencia pacífica en la Tierra, lo cual apreciarían altamente los pueblos de nuestros países así como los demás pueblos» [11]. A pesar de otras crisis, Kennedy y Jruschov prosiguieron aquella correspondencia secreta, hoy desclasificada, que comprende en total 21 cartas dedicadas en gran parte al proyecto de abolir el arma atómica.
En 1963, las negociaciones desembocaron en el primer tratado de limitación de los ensayos nucleares, que prohibía los ensayos nucleares en la atmósfera y bajo el agua, tratado firmado el 5 de agosto de 1963 por la Unión Soviética, Estados Unidos y el Reino Unido. Seis semanas más tarde, el 20 de septiembre de 1963, Kennedy expresaba ante la ONU su orgullo y esperanza: «Hace 2 años declaré ante esta asamblea que Estados Unidos había propuesto y estaba dispuesto a firmar un tratado limitado de prohibición de los ensayos. Hoy ese tratado está firmado. No acabará con la guerra. No eliminará los conflictos fundamentales. No garantizará la libertad a todos. Pero puede ser una palanca. Y se dice que Arquímedes, al explicar el principio de la palanca, dijo a sus amigos: “Denme un punto de apoyo y moveré el mundo.” Queridos cohabitantes de este planeta, podemos mover el mundo hacia una paz justa y duradera» [12].
En su última carta a Kennedy, entregada al embajador de Estados Unidos Roy Kohler pero que nunca llegó a su destinatario, Jruschov se mostraba igualmente orgulloso de aquel primer tratado histórico, que «ha inyectado una mentalidad fresca en la atmósfera internacional». Y presentaba otras proposiciones, retomando las palabras de Kennedy: «Su implementación abriría el camino hacia el desarme general y completo y, por consiguiente, hacia la liberación de los pueblos de la amenaza de la guerra.» [13]

11may13 03 2-30-2-a1194
Para Kennedy, el arma nuclear era la negación de todos los esfuerzos históricos tendientes a civilizar la guerra evitando las víctimas civiles. «No dejo de pensar en los niños, no sólo en los míos o los tuyos, sino en los niños de todo el mundo», decía a su amigo y asistente Kenneth O’Donnell durante su campaña a favor del Test Ban Treaty. Y lo repitió en su alocución televisiva del 26 de julio de 1963: «Ese tratado es para todos nosotros, especialmente para nuestros hijos y nuestros nietos, que no tienen ningún grupo de cabildeo aquí en Washington.» [14]
En los años 1960, el desarme nuclear era un objetivo realista. Sólo 4 países disponían del arma nuclear. Había una posibilidad histórica que aprovechar y Kennedy estaba decidido a no desperdiciarla. «Me obsesiona la impresión de que si no lo logramos, en 1970 habrá quizás 10 potencias nucleares en vez de 4, y 15 o 20 en 1975» [15], dijo en su conferencia de prensa del 21 de marzo de 1963. Mientras que, siguiendo las huellas de Estados Unidos y la URSS, todos los países de la OTAN y del bloque del este daban un primer paso hacia el desarme nuclear, Israel hacía en secreto lo contrario y Kennedy estaba decidido a impedirlo.
La muerte de Kennedy, meses más tarde, alivió la presión sobre Israel. Johnson decidió ignorar lo que sucedía en el complejo de Dimona. John McCone, el director de la CIA nombrado por Kennedy, dimitió en 1965 quejándose del desinterés de Johnson sobre aquel tema. Israel obtuvo su primera bomba [atómica] hacia 1967, sin admitirlo nunca. Nixon tampoco se preocupó del asunto, mientras que su consejero de seguridad nacional Henry Kissinger expresaba en privado su satisfacción ante la idea de tener en Israel una potencia nuclear aliada. Nixon, de quien se puede decir que el Estado profundo entró con él a la Casa Blanca, jugó un doble juego. Mientras respaldaba públicamente el Tratado de No Proliferación de 1968 (que no era una iniciativa estadounidense), Nixon envió a su propia burocracia un mensaje totalmente opuesto a través de un National Security Decision Memorandum de carácter secreto (NSDM-6) que decía:
«No debe haber ningún esfuerzo de Estados Unidos por forzar a otros países […] a aplicar [el tratado]. Este gobierno, en su postura pública, debe reflejar un tono optimista en cuanto a que otros países firmen o ratifiquen [el tratado], apartándose al mismo tiempo de todo plan de hacer presión sobre esos países para que firmen o ratifiquen.» [16]
Según las cifras del SIPRI (Stockholm International Peace Research Institute) correspondientes al años 2011, existen hoy en todo el mundo 20 000 bombas nucleares que tienen como promedio una potencia 30 veces superior a la bomba atómica de Hiroshima, lo cual equivale en total a 600 000 veces lo sucedido en Hiroshima. De esas bombas, 1 800 se hallan en estado de alerta, o sea listas para ser utilizadas en cuestión de minutos. Con menos de 8 millones de habitantes, Israel es la 6ª potencia nuclear a nivel mundial.
11may13 03 3-24-2-65647
«Si dejásemos actuar al Presidente habría una guerra nuclear cada semana» [17], decía Kissinger. Ya en los años 1950, Nixon había recomendado a Eisenhower el uso de la bomba atómica en Indochina y en Corea.
11may04 4-18-2-1e517
Hubo que esperar hasta 1986 y a que el Sunday Times publicara varias fotos tomadas en Dimona por el técnico israelí Mordechai Vanunu para que el mundo se enterara de que Israel se había dotado secretamente de la bomba atómica. Después de ser secuestrado por los servicios secretos israelíes, Vanunu fue condenado [en Israel] por «divulgación de secretos de Estado» y pasó en la cárcel 18 años, 11 de ellos en aislamiento total. Desde su liberación, en 2004, Vanunu tiene prohibido salir de Israel y comunicarse con extranjeros.
Johnson y el USS Liberty
Kennedy no es recordado en Tel Aviv como un amigo de Israel. Además de sus ataques contra el descarado cabildeo de Israel y contra las ambiciones israelíes de poderío nuclear, Kennedy se había comprometido a favor del derecho al regreso de los 800 000 palestinos expulsados de sus casas y de sus poblados en 1947 y 1948. El 20 de noviembre de 1963, su delegación ante la ONU llamaba a la implementación de la Resolución 194 en ese sentido. Kennedy no tuvo tiempo de leer en los diarios las reacciones escandalizadas de Israel, ya que fue asesinado 2 días después.
La llegada de Johnson a la Casa Blanca fue saludada con alivio en Israel: «No cabe duda de que con la llegada de Lyndon Johnson al poder tendremos más oportunidad de acercarnos directamente al Presidente si nos parece que la política estadounidense es contraria a nuestros intereses vitales» [18], estimaba el diario israelí Yediot Ahronot. Lejos de recordar a Israel su propia limpieza étnica, Johnson abrazó plenamente el mito de la «tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra» llegando incluso un día a comparar, ante un auditorio judío, a los «pioneros judíos que construyen una casa en el desierto» [19] con sus propios ancestros en la colonización del Nuevo Mundo –lo que, en el fondo, subraya involuntariamente la equivalencia entre la negación de la limpieza étnica aplicada en Palestina por los israelíes y la negación por los estadounidenses de su propia historia de genocidio.
Kennedy había reducido la ayuda a Israel, pero Johnson la aumentó de 40 millones a 71, e incluso a 130 millones al año siguiente. La administración Kennedy había autorizado únicamente la venta a Israel de unas cuantas baterías de misiles defensivos pero bajo la administración Johnson más del 70% de la ayuda a Israel se utilizó para financiar la compra de armamento, como 250 tanques y 48 aviones de ataque Skyhawk. En 1966, la ayuda material a Israel alcanzó los 92 millones de dólares, más que la suma de todos los años anteriores. Mientras tanto, Johnson privó de ayuda estadounidense a Egipto y Argelia obligando así a esos dos países a volverse hacia la URSS para mantener el nivel de sus defensas. En junio de 1967, Johnson dio a Israel una «luz amarilla» para su guerra supuestamente «defensiva» contra Egipto, a través de una carta fechada el 3 de junio en la que aseguraba al primer ministro israelí Levi Eshkol que quería «proteger la integridad territorial de Israel y […] proporcionar un respaldo americano tan eficaz como fuese posible para preservar la paz y la libertad de su nación y de la región». [20]
La muerte de Kennedy instauró un profundo duelo en el mundo árabe, donde el retrato de JFK ornaba numerosos hogares. «Ahora es De Gaulle el único jefe de Estado occidental con cuya amistad pueden contar los árabes», diría Gamal Abdel Nasser. Mientras reducía la ayuda a Israel, Kennedy había abastecido generosamente de trigo a Egipto en el marco del programa Food for Peace. La breve presidencia de Kennedy fue para Egipto un feliz paréntesis y también un sueño que rápidamente disipado. Bajo Eisenhower, en 1954, Egipto había sido blanco de actos de terrorismo del tipo false flag (bandera falsa), perpetrados por Israel para «acabar con la confianza de Occidente en el régimen egipcio existente [e] impedir la ayuda económica y militar de Occidente a Egipto» [21], según los términos utilizados por el jefe de la Inteligencia Militar (Aman) Benjamin Givli en un telegrama secreto actualmente desclasificado. El complot se descubrió a causa de la detonación accidental de uno de los artefactos, lo que desencadenó el escándalo del «Caso Lavon» (apellido del ministro de Defensa Pinhas Lavon, quien fue considerado responsable), escándalo rápidamente acallado en Israel y en Estados Unidos. El primer ministro [israelí] Moshe Sharett, partidario de un sionismo moderado y respetuoso de las reglas internacionales, señaló en aquella época –aunque en privado– el irresistible ascenso de los extremistas, entre los que él incluía al futuro presidente Shimon Peres, precisando que «quiere aterrorizar a Occidente para llevarlo a respaldar los objetivos de Israel» y que «eleva el terrorismo a la categoría de principio sagrado». [22]
La muerte de Kennedy dio nuevamente rienda suelta al terrorismo maquiavélico que se ha convertido en la especialidad de Israel. Dos días antes del final de la Guerra de los Seis Días, el ejército israelí lanzó contra el USS Liberty la más célebre y calamitosa de sus agresiones false flag. En el soleado día del 8 de junio de 1967, 3 bombarderos Mirage sin distintivos y 3 lanchas torpederas con bandera israelí bombardearon, ametrallaron y torpedearon durante 75 minutos aquel barco no armado de la NSA (National Security Agency), que se hallaba en aguas internacionales y que era perfectamente identificable, con la evidente intención de que no quedara ningún sobreviviente, ya que llegaron incluso a ametrallar los botes salvavidas. Sólo cesaron el ataque al acercarse un navío soviético, cuando ya habían matado a 34 miembros de la tripulación, en su mayoría ingenieros, técnicos y traductores. Se piensa que, si hubiesen logrado hundir el barco sin testigos, los israelíes habrían atribuido el crimen a Egipto, para arrastrar así a Estados Unidos a la guerra del lado de Israel. Según Peter Hounam, autor de Operation Cyanide: Why the Bombing of the USS Liberty Nearly Caused World War III (libro publicado en 2003), el ataque contra el USS Liberty contó con la autorización previa y secreta de la Casa Blanca, en el marco del proyecto Frontlet 615, «un arreglo político secreto concluido en 1966 en el cual Israel y Estados Unidos se comprometían a destruir a Nasser». Las órdenes emitidas aquel día por la Casa Blanca, que retrasaron el auxilio durante varios horas, sugieren que Johnson no sólo cubrió a los israelíes después de los hechos, sino que incluso se había puesto de acuerdo con ellos de antemano. Oliver Kirby, vicedirector de Operaciones de la NSA en aquella época, dijo –el 2 de octubre de 2007– al periodista John Crewdson del Chicago Tribune que las transcripciones de las comunicaciones de los aviones israelíes interceptadas por la NSA e inmediatamente transmitidas a Washington no dejaban lugar a dudas sobre la identidad de los atacantes ni sobre el hecho que estos últimos habían identificado su blanco como estadounidense antes de atacarlo: «Yo estoy dispuesto a jurar sobre un montón de biblias que nosotros sabíamos que ellos sabían [que el barco era estadounidense]» [23]. Ya desenmascarado, Israel habló de un error y presentó excusas, con las cuales se contentó Johnson pretextando que «I will not embarrass our ally». En enero de 1968, cuando Johnson recibió en Washington al primer ministro israelí Levi Eshkol y lo invitó después a rancho de Texas, las relaciones fueron calurosas. Israel sacó de ello una enseñanza de impunidad cuya influencia sobre su comportamiento no debemos subestimar: el precio a pagar por el fracaso de una operación false flag contra Estados Unidos es cero. De hecho, es imposible que fracasar ya que los propios estadounidenses se encargarán de encubrir el crimen de Israel: Tel Aviv recibe de inmediato armas y aviones estadounidenses, convirtiendo rápidamente a Israel en el cliente número 1 de la industria militar estadounidense.
Laurent Guyénot
[1] The Senate Foreign Relations Committee Investigates the Israel Lobby.
[2] «In recent years there has been an increasing number of incidents involving attempts by foreign governments, or their agents, to influence the conduct of American foreign policy by techniques outside normal diplomatic channels. (…) there have been occasions when representatives of other governments have been privately accused of engaging in covert activities within the United States and elsewhere, for the purpose of influencing United States Policy (the Lavon Affair).»
[3] «Truman’s historic act of recognition will remain forever inscribed in golden letters in the 4000-year history of the Jewish people.»
[4] «That’s why our recognition of Israel was rushed through so fast», citado por Gore Vidal en su prefacio a Israel Shahak, Jewish History, Jewish Religion, 1994.
[5] «We know your campaign is in trouble. We’re willing to pay your bills if you’ll let us have control of your Middle East policy»; «if he ever did get to be President, he was going to do something about it», citado por Seymour Hersh en The Samson option.
[6] «Israel controls the U.S. Senate. […] The great majority of the Senate of the U.S. —somewhere around 80 percent— are completely in support of Israel ; anything Israel wants, Israel gets.»
[7] «We, the Jewish people control America, and the Americans know it.»
[8] «in Judea and Samaria, the Jewish people are not foreign occupiers»; «No distortion of history could deny the 4,000-year-old bond between the Jewish people and the Jewish land»; «Israel will not return to the indefensible boundaries of 1967»; «Jerusalem must never again be divided. Jerusalem must remain the united capital of Israel.»
[9] «This Government’s commitment to and support of Israel could be seriously jeopardized», citado por Seymour Hersh en The Samson option.
[10] «Today, every inhabitant of this planet must contemplate the day when this planet may no longer be habitable. Every man, woman and child lives under a nuclear sword of Damocles, hanging by the slenderest of threads, capable of being cut at any moment by accident or miscalculation or by madness. The weapons of war must be abolished before they abolish us. […] It is therefore our intention to challenge the Soviet Union, not to an arms race, but to a peace race — to advance together step by step, stage by stage, until general and complete disarmament has been achieved», citado por James Douglass en JFK and the Unspeakable.
[11] «we could create good conditions for peaceful coexistence on earth and this would be highly appreciated by the peoples of our countries as well as by all other peoples», citado por James Douglass en JFK and the Unspeakable.
[12] «Two years ago I told this body that the United States had proposed and was willing to sign, a limited test ban treaty. Today that treaty has been signed. It will not put an end to war. It will not remove basic conflicts. It will not secure freedom for all. But it can be a lever, and Archimedes, in explaining the principles of the lever, was said to have declared to his friends: “Give me a place where I can stand –and I shall move the world.” My fellow inhabitants of this planet, let us take our stand here in this Assembly of nations. And let us see if we, in our own time, can move the world to a just and lasting peace», citado por James Douglass en JFK and the Unspeakable.
[13] «has injected a fresh spirit into the international atmosphere»; «Their implementation would clear the road to general and complete disarmament, and, consequently, to the delivering of peoples from the threat of war», citado por James Douglass en JFK and the Unspeakable.
[14] «I keep thinking of the children, not my kids or yours, but the children all over the world.» «This treaty is for all of us. It is particularly for our children and our grandchildren, and they have no lobby here in Washington», citado por James Douglass en JFK and the Unspeakable.
[15] «I am haunted by the feeling that by 1970, unless we are successful, there may be ten nuclear powers instead of four, and by 1975, fifteen or twenty», citado por James Douglass en JFK and the Unspeakable.
[16] «there should be no efforts by the United States government to pressure other nations […] to follow suit. The government, in its public posture, should reflect a tone of optimism that other countries will sign or ratify, while clearly disassociating itself from any plan to bring pressure on these countries to sign or ratify», citado por Seymour Hersh en The Samson Option.
[17] «If the President had his way, there would be a nuclear war each week», citado por Anthony Summers en The Arrogance of Power.
[18] «There is no doubt that, with the accession of Lyndon Johnson, we shall have more opportunity to approach the President directly if we should feel that U.S. policy militates against our vital interests.»
[19] «the Jewish pioneers building a home in the desert.»
[20] «I want to protect the territorial integrity of Israel […] and will provide as effective American support as possible to preserve the peace and freedom of your nation and of the area.»
[21] «[Our goal] is to break the West’s confidence in the existing [Egyptian] regime. The actions should cause arrests, demonstrations, and expressions of revenge. The Israeli origin should be totally covered while attention should be shifted to any other possible factor. The purpose is to prevent economic and military aid from the West to Egypt», citado por Livia Rokach en Israel’s Sacred Terrorism, 1980.
[22] «he wants to frighten the West into supporting Israel’s aims»; «raises terrorism to the level of a sacred principle», citado por Livia Rokach en Israel’s Sacred Terrorism, 1980.
[23] «I’m willing to swear on a stack of Bibles that we knew they knew.»

Israel amenaza con usar su armamento nuclear

Israel amenaza con usar su armamento nuclear
Lunes, mayo 7, 2012, 10:30
FUENTE: LIBRE RED NET
http://www.librered.net/?p=17841
Israel es el único país que ha amenazado con sumir a todo el planeta en “un ‘Armagedón’ nuclear” si algo pone en peligro su existencia, declaró Mark Glenn del movimiento de la Solidaridad de la Medialuna y la Cruz en una entrevista concedida al canal iraní Press TV.

“Actualmente no existe otro país en el mundo que prácticamente ha dicho esto: ‘Si tenemos que dejar de existir, nos llevaremos a todo el mundo con nosotros”, señaló Glenn.
El experto apuntó que Martin Van Creveld, un prominente historiador militar israelí, en su momento había declarado que el país hebreo tiene grandes ambiciones nucleares reconociendo que Tel Aviv dispone de varios centenares de ojivas nucleares y misiles que apuntan en todas las direcciones. Asimismo el profesor afirmó que Israel no dudará en acabar con todo el planeta antes de que el país hebreo deje de existir.
Glenn lamentó el hecho de que la amenaza nuclear israelí esté allí, mientras que Tel Aviv está manteniendo una guerra mediática para acusar a otros países de desarrollar programas nucleares que tienen fines militares.
Existe la opinión de que en realidad Israel es el único estado de Oriente Medio que tiene armas nucleares. El país hebreo empezó a construir su primera planta de enriquecimiento de uranio y plutonio, Dimona, en 1958.
Jimmy Carter, que fue presidente de EEUU entre 1977 y 1981, afirmó que Israel tiene un arsenal nuclear compuesto por entre 200 y 300 ojivas. Con el transcurso de los años se obtuvieron otras pruebas que indican que Israel dispone de armas nucleares.
YVKE Mundial / RNV

PALESTINA Ejército Israelí intenta arrestar a peligroso terrorista de… 2 años de edad

Ejército Israelí intenta arrestar a peligroso terrorista de… 2 años de edad
FUENTE: PALESTINA LIBRE ORG
http://www.palestinalibre.org/articulo.php?a=38314
El pasado Lunes en Kufr Qaddoum, el ejército Israelí allanó el hogar de Murad Shtayeh, coordinador del comité de resistencia popular local. No le buscaban a él, sino a su hijo, Mo’men, de 2 años y medio de edad. Aparentemente, el niño representa un peligro para la seguridad de Israel.
2012-04-04 13:16:08 / Fuente: The Electronic Intifada – Traducción: Palestinalibre.org
En poder del infante, clamaban los soldados, se encontraba ni más ni menos que un honda para lanzar piedras. Un arma sumamente dañina en manos de un niño de esa edad.
El increíble incidente sucedió el Lunes 2 de Abril, a las 17:30, cuando cuatro soldados entraron repentinamente al hogar de Murad amenazando con arrestar a Mo’men. Dos soldados recorrieron en el hogar buscando al niño, mientras otros 2 custodiaban la entrada.
Los soldados insistieron en que el chico les entregara la honda pues, argumentaron, la usaba para apuntarles. Aún más, exigieron que se les entregara al niño.
Bashar Shtayeh, familiar de Murad se encontraba en el lugar: “Los soldados entraron y apuntaron sus armas a la familia completa, amenazando con quedarse en la casa si no les entragaba a Mo’men.”
Murad, padre de Mo’men indicó: “Mo’men no tenía una honda en sus manos. Y aún si la hubiese tenido, ¿qué importa?, es un niño”.
Una discusión de media hora se llevó a cabo entre Murad, otros residentes del pueblo y los soldados. Finalmente los soldados dejaron el lugar. El ejército ‘más moral’ del mundo y la cuarta potencia militar mundial, había intentado detener a un niño de 2 años.
Demás está decir que el chico quedó aterrorizado por la situación. Murad: “Él estaba muy asustado y afectado. Ahora está algo mejor”.
En Kufr Qaddoum se llevan a cabo protestas semanales contra la construcción del asentamiento ilegal de Qedumim, en tierras que pertenecen al pueblo. La represión del ejército Israelí sucede a diario. La historia de Mo’men es una más de ellas.
“Esto no nos amedrentará, seguiremos protestando” declaró Murad.

ALEMANIA Acusan de antisemita al Premio Nobel Günter Grass por su poema sobre las armas atómicas israelíes

Acusan de antisemita al Premio Nobel Günter Grass por su poema sobre las armas atómicas israelíes

FUENTE: REBELION ORG
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=147582

Traducido del alemán para Rebelión por Germán Leyens

Süddeutsche Zeitung publicó un poema de Günter Grass en el cual el Premio Nobel de Literatura opina sobre la participación alemana en el armamento israelí y la posibilidad de un ataque contra Irán.
Günter Grass ataca al Estado de Israel en su nuevo poema sobre el conflicto atómico con Irán. El periódico informa que representantes de organizaciones judías y políticos alemanes han reaccionado con una serie de imprecaciones contra el autor. Lo acusan de antisemita y de ignorar la situación política de Oriente Medio.
“Estoy horrorizado” dijo el presidente del Consejo Central de los Judíos en Alemania. Considera que el poema es un “panfleto de odio”. La embajada israelí en Berlín rechazó las críticas del Premio Nobel de Literatura a Israel.
El propio Grass no parece querer reaccionar ante esas críticas. “El señor Grass ha dicho en su poema, lo que tenía que decir y no se pronunciará más al respecto por problemas de salud”, dijo su secretaria personal Hilke Ohsoling.
Para información de nuestros lectores publicamos una traducción del poema en cuestión.
Por qué guardo silencio, demasiado tiempo
sobre lo que es obvio y que fue ensayado
en juegos de guerra, a cuyo fin solo seremos
en todo caso notas al pie de página.
El presunto derecho a un ataque preventivo,
que podría destruir al pueblo iraní
oprimido por un bravucón
y guiado hacia el júbilo organizado
porque se supone que en su territorio
se construye una bomba atómica.
¿Pero por qué me prohíbo,
mencionar el nombre de ese otro país,
en el cual hace años –aunque en secreto–
existe un creciente potencial nuclear
pero fuera de control, porque no es sometido
a ninguna inspección?
El silencio generalizado sobre este hecho,
al que se ha subordinado mi silencio,
lo considero una mentira inaguantable
y la presión, que amenaza con castigo,
en cuanto no es acatado;
el veredicto de “antisemitismo” es corriente.
Pero ahora, porque desde mi país,
que por crímenes muy propios,
que no admiten comparación,
es una y otra vez atrapado y debe dar explicaciones,
de nuevo y como si fuera normal, aunque
declarado sin esfuerzo como reparación
se debe entregar otro submarino a Israel
cuya especialidad es enviar ojivas destructoras
a un sitio donde la existencia
de una sola bomba no ha sido probada
donde solo el temor sirve de prueba
digo lo que hay que decir.
¿Pero porqué guardé silencio hasta ahora?
porque pensé que mi origen,
que está marcado por un baldón imborrable,
prohíbe, imputar ese hecho como verdad expresada
al país Israel, al que estoy unido
y quiero seguirlo estando
¿Por eso lo digo solo ahora,
envejecido y con mi última tinta:
la potencia atómica Israel amenaza
la ya frágil paz mundial?
porque hay que decir,
lo que ya mañana podría ser demasiado tarde;
también porque nosotros –como alemanes suficientemente incriminados–
podríamos llegar a proveer un crimen,
que es previsible, por lo cual nuestra culpabilidad
no podría ser borrada
por ninguna de las excusas acostumbradas.
Y confieso: ya no me callo,
porque estoy cansado de la hipocresía de Occidente
además se puede esperar,
que muchos se puedan liberar del silencio,
exigir la renuncia a la violencia a
los promotores del peligro visible
y al mismo tiempo insistir,
en que un control ilimitado y permanente
del potencial atómico israelí
y de las instalaciones atómicas iraníes
por una institución internacional
sea permitido por los gobiernos de ambos países.
Solo así será posible ayudar a israelíes y palestinos,
más aún, a todos los seres humanos, los que
en esa región ocupada por el delirio
viven enemistados estrechamente
y finalmente a nosotros mismos.

ARGENTINA Audiencia con representantes de ONGs de Israel y Palestina: Conferencia del secretario de Culto

Audiencia con representantes de ONGs de Israel y Palestina: Conferencia del secretario de Culto
CONFERENCIA DE PRENSA DEL SECRETARIO DE CULTO DE LA CANCILLERÍA ARGENTINA, GUILLERMO OLIVIERI Y REPRESENTANTES DE ONGS DE ISRAEL Y PALESTINA, EN EL SALÓN DE LOS ESCRITORES E INTELECTUALES ARGENTINOS DEL BICENTENARIO, CASA ROSADA.

OLIVIERI.- Muy buena noches, quiero presentarles a los amigos que han tenido la entrevista con la señora Presidenta de la Nación, son representantes de más de cien ONGs de Israel y Palestina, conforman lo que se llama el Foro de ONGs por la Paz y han traído también un poco la preocupación, la experiencia de Medio Oriente. Estos amigos de Israel y amigos de Palestina son: Meir Margalit y Saman Khoury. Creo que la contribución que ellos están haciendo, la tarea que están haciendo en Medio Oriente y por lo que están recorriendo Argentina y la América latina tiene que ver también con la diáspora y las grandes comunidades que existen en nuestro país y este ha sido el motivo entonces de la entrevista con la señora Presidenta.
Por eso prefiero dejarles la palabra a ellos para que puedan contar su tarea en Medio Oriente, en Palestina y en Israel y su tarea en América latina, empezando por lo que ellos consideran, sin duda, uno de los países con una fuerte política de derechos humanos, de integración, de convivencia y que podamos colaborar, además, para una solución pacífica de un conflicto que lleva ya mucho tiempo. Gracias y los dejo con ellos
SAMAN KHOURY.- Gracias por estar acá, yo soy Saman Khoury, hago la aclaración porque a veces es difícil poder pronunciar estos sonidos del árabe cuando las letras se juntan. Quiero decir que nos ha impactado muy positivamente las respuestas que hemos encontrado de parte de las autoridades argentinas, en general, y específicamente de parte de la Presidenta de la República Argentina.
Nosotros, en el ámbito de la sociedad civil, tanto en Palestina como en Israel, pensamos que la paz en algo demasiado importante como para dejarlo solamente en manos de los políticos, pensamos que la gente, el pueblo debe participar también en la construcción de la paz. Y es así que durante estos últimos años hemos agrupado a esta gran cantidad de organizaciones, aproximadamente ciento veinte organizaciones, tanto de Palestina como de Israel, que se han reunido y han comenzado a trabajar por la paz y continúan haciéndolo.
Y sin dudas el hecho de que debemos participar para lograr la paz y no solamente para impulsar el proceso de paz, sino para afectivamente lograr la paz ha sido uno de los factores determinantes para que pudiéramos lograr esta visita, en este momento, porque esto se está volviendo cada vez más acuciante y urgente. Y pensamos que es algo que puede ser de mucho valor para nuestros gobiernos y para nosotros mismos para poder movilizarnos hacia el objetivo de la paz es justamente la labor que puede desempeñar vuestro gobierno, el gobierno argentino, su Presidenta desde ya, como así también los gobiernos de UNASUR y el MERCOSUR en el contexto ampliado de la región de América latina como para poder lograr ese objetivo que tanto nos importa.
MEIR MARGALIT.- Estamos acá porque los necesitamos y lo digo claramente y sin vergüenza: necesitamos la ayuda de Latinoamérica y el proceso de paz está tan estancado que si ustedes no nos ayudan a salir del pantano, el Medio Oriente se convertirá en una gran tragedia para palestinos pero tragedia también para israelíes. Momentos en que el presidente Obama está demasiado ocupado con sus elecciones, los europeos demasiado ocupados con sus crisis económicas, es un momento ideal para el gobierno de Israel para seguir profundizando sus políticas colonizadoras, imperialistas y militaristas. Y nosotros no podemos dejar que esto continúe de esta manera indefinidamente. Por eso nosotros venimos para pedirle abiertamente a vuestra Presidenta ayúdenos a salir del pantano, convencidos de que si hay alguien que le puede meter oxígeno a este proceso, sois solamente ustedes, cada uno de ustedes y los países latinoamericanos en términos generales. Entonces, gracias a la Presidenta, gracias al Canciller, gracias al equipo de trabajo que no está acompañando. Nosotros volveremos a Israel y a Palestina y podremos decirles a nuestros amigos “no estamos solos, tenemos el apoyo de un continente impresionante”. Y si dejamos nuestro país ayer un poco frustrado por lo que está pasando, volvemos ahora con las baterías llenas para seguir luchando. Gracias.
PERIODISTA.- Acabo de escuchar que ambos amigos expresaron la predisposición de la Presidenta. La pregunta es: ¿hasta que punto puede llegar esa predisposición entendiendo que históricamente Argentina ha tomado posiciones para intentar, inclusive en líneas políticas diplomáticas de altura, alguna mediación? ¿Hasta dónde creen ustedes que podría llegar ese compromiso argentino cuando dicen que se sienten que no están solos, en este caso, ONGs de Palestina e Israel?
MARGALIT.- Nosotros estamos convencidos de que en estos momentos Latinoamérica y la Argentina en particular pueden transformarse en el catalizador que va a darle una dinámica nueva a fórmulas de paz que ya existen. No hay que inventar nada nuevo. Nosotros apoyamos la iniciativa de la Liga Árabe, nosotros apoyamos la hoja de ruta del presidente Clinton y también la iniciativa de Ginebra. No hay nada para inventar, lo que hay que hacer es llenar este proceso de oxígeno y comenzar una dinámica que nos lleve, en última instancia, a acabar con la ocupación. Tal vez, no solucione el conflicto, pero por lo menos, que podamos negociarlo en forma pacífica, como dijo vuestra Presidenta hace dos días atrás. Lo que queremos es que alguien venga y diga: “Señores, hay otras formas de encarar al conflicto”. Cuando hay conflictos no es que solo y exclusivamente hay que tomar las armas y matarnos unos a los otros; queremos continuar la discusión pero en forma civilizada y ese es el modelo argentino con el que se solucionaron los problemas en el continente en los últimos años y es por eso que nosotros queremos aprender de vuestro modelo y es por eso que una de las propuestas que nosotros le trajimos a vuestro país, es la posibilidad de crear un Centro de Resolución de Conflictos Argentino basado en las experiencias que ustedes han tenido en los últimos años. Muchas gracias a todos.

ARGENTINA La jefa de Estado recibió a organizaciones de Israel y Palestina por la Paz

Jueves, 09 de Febrero de 2012
La jefa de Estado recibió a organizaciones de Israel y Palestina por la Paz

La presidenta Cristina Fernández recibió esta noche en su despacho de Casa de Gobierno a representantes de ONGs de Israel y Palestina, que conforman el Foro de ONGs por la Paz.
Los visitantes informaron a la Presidenta de la Nación sobre la marcha del proceso de paz en Medio Oriente, para el que pidieron “la ayuda de Latinoamérica”, según comentaron luego en conferencia de prensa.
Los representantes de las ONGs que se reunieron con la jefa de Estado fueron Meir Margalit, Saman Khoury, Ron Puntac y Nancy Sadic.
Acompañaron a la Presidenta de la Nación, el canciller Héctor Timerman y el secretario de Culto, Guillermo Oliveri.

IRAN Geopolítica en el Estrecho de Ormuz: ¿Podría Irán derrotar a la Marina de EEUU en el Golfo Pérsico?

Geopolítica en el Estrecho de Ormuz: ¿Podría Irán derrotar a la Marina de EEUU en el Golfo Pérsico?
Geopolítica en el Estrecho de Ormuz: ¿Podría Irán derrotar a la Marina de EEUU en el Golfo Pérsico?
por Mahdi Darius Nazemroaya
Proporcionando un enfoque valioso sobre la dinámica alrededor de la confrontación entre Irán y Estados Unidos que se viene desarrollando en el estratégico Estrecho de Ormuz, Nazemroaya describe una situación que inevitablemente evoca la historia de David y Goliat. Con la geografía y el derecho internacional firmemente del lado de Irán, un final igual de sorprendente no sería de excluir.
Red Voltaire | 16 de enero de 2012
FUENTE: RED VOLTAIRE NET ORG
http://www.voltairenet.org/Geopolitica-en-el-Estrecho-de

Militares iraníes partecipando en las maniobras navales “Velayat 90”, en el Mar de Omán, Irán, 28 de diciembre de 2011. Los ejercicios navales cubren un área de 2.000 kilómetros que se extiende desde el este del Estrecho de Ormuz en el Golfo Pérsico hasta el Golfo de Adén.

Tras años de amenazas por parte de EEUU, Irán está adoptando una serie de medidas que sugieren que está dispuesto a cerrar el Estrecho de Ormuz y que puede hacerlo. El 24 de diciembre de 2011, Irán inició sus maniobras militares Velayat-90 en el Estrecho de Ormuz y sus alrededores, extendiéndose desde el Golfo Pérsico y el Golfo de Omán (Mar de Omán) al Golfo de Adén y el Mar Arábigo.
Desde que esas maniobras tuvieron lugar, ha habido una escalada bélica verbal entre Washington y Teherán. Sin embargo, nada de lo que la Administración Obama o el Pentágono han dicho o hecho hasta ahora ha impedido que Teherán continúe con sus ejercicios navales.
La naturaleza geopolítica del Estrecho de Ormuz
Además del hecho de que es un punto vital de tránsito de los recursos energéticos globales y un cuello de botella estratégico, es preciso tener en cuenta dos aspectos más respecto al Estrecho de Ormuz y a su relación con Irán. El primero se refiere a la geografía del Estrecho de Ormuz. El segundo tiene que ver con el papel de Irán en la cogestión del estratégico estrecho en virtud del derecho internacional y de sus derechos nacionales de soberanía.

Fuente: http://www.marketoracle.co.uk
El tráfico marítimo que atraviesa el Estrecho de Ormuz ha estado siempre en contacto con las fuerzas navales iraníes, compuestas mayoritariamente por las fuerzas regulares de la Marina y el sector de la Marina de la Guardia Revolucionaria de Irán. De hecho, las fuerzas navales iraníes controlan y vigilan el Estrecho de Ormuz junto con el Sultanato de Omán a través del enclave omaní de Musandam. Y lo que es más importante aún, todo el tráfico marítimo que atraviesa el Estrecho de Ormuz, incluida la Marina de EEUU, debe navegar por aguas territoriales iraníes. Casi todas las entradas al Golfo Pérsico se hacen a través de las aguas iraníes y casi todas las salidas a través de aguas omaníes.
Irán permite que todos los barcos extranjeros utilicen sus aguas territoriales con buena fe y en base a la Parte III de la Convención de las Naciones Unidas sobre las Disposiciones de Tránsito Marítimo reguladas en el Derecho del Mar, que estipula que los navíos son libres de navegar a través de estrechos marítimos y otras formaciones similares de agua si realizan una navegación rápida y continua entre un puerto abierto y alta mar. Aunque Teherán sigue normalmente las prácticas de navegación recogidas en el Derecho del Mar, no está legalmente vinculado a ellas. Al igual que Washington, Teherán firmó este tratado internacional, pero no lo ratificó nunca.
Tensiones irano-estadounidenses en el Golfo Pérsico
En recientes desarrollos, el Majlis (parlamento) iraní está volviendo a valorar el uso que hacen los navíos extranjeros de las aguas iraníes del Estrecho de Ormuz. Y está proponiendo una serie de leyes que podrían impedir que cualquier barco extranjero de guerra pueda utilizar, sin el permiso iraní, las aguas territoriales iraníes para navegar a través del Estrecho de Ormuz. El Comité de Política Exterior y de Seguridad Nacional del parlamento está actualmente estudiando una legislación que establezca una postura oficial, que dependería de los intereses estratégicos y de la seguridad nacional de Irán [1].
El 30 de diciembre de 2011, el portaviones estadounidense USS John C. Stennis pasó a través de la zona donde Irán realizaba sus maniobras navales. El comandante de las fuerzas regulares iraníes, el general de división Ataollah Salehi, aconsejó al mencionado portaviones, y a otros navíos de la marina estadounidense, que no volvieran al Golfo Pérsico mientras Irán realizaba sus ejercicios, añadiendo que Irán no acostumbra a repetir una advertencia dos veces [2]. Poco después del severo aviso iraní a Washington, el secretario de prensa del Pentágono respondió a través de un comunicado diciendo: “Nadie en este gobierno busca una confrontación [con Irán] acerca del Estrecho de Ormuz. Es importante que rebajemos la temperatura” [3].
En un escenario real de conflicto militar con Irán, es muy probable que los portaviones de EEUU actuaran desde el exterior del Golfo Pérsico y desde el sur del Golfo de Omán y el Mar Arábigo. A menos que el sistema de misiles que Washington está desarrollando en los petro-reinos del sur del Golfo Pérsico no resulte operativo, no es probable que haya un gran despliegue de grandes buques de guerra estadounidenses por el Golfo Pérsico. Y las razones tienen que ver con las realidades geográficas y las capacidades defensivas de Irán.
La geografía actúa en contra del Pentágono: la fuerza naval estadounidense encuentra sus límites en el Golfo Pérsico
La fuerza naval estadounidense, que engloba tanto a la Marina como a la Guardia Costera de EEUU, ocupa un lugar preeminente sobre todas las demás fuerzas marítimas y marinas del mundo. Sus capacidades en los océanos y mares profundos no tienen parangón con ninguna otra potencia naval. Pero preeminencia no significa invencibilidad. Y las fuerzas navales estadounidenses son sin embargo vulnerables en el Estrecho de Ormuz y en el Golfo Pérsico.
A pesar de su poderío y fuerza, la geografía trabaja literalmente contra el poder naval de EEUU en el Estrecho de Ormuz y el Golfo Pérsico. La relativa estrechez del Golfo Pérsico lo convierte casi en un canal, al menos respecto a un contexto estratégico y militar. Hablando en sentido figurado, los portaviones y buques de guerra de EEUU se encontrarían confinados en aguas estrechas o encerrados dentro de las aguas costeras del Golfo Pérsico.
Ahí es donde las capacidades de los misiles avanzados del ejército iraní entran en juego. El arsenal de torpedos y misiles iraníes harían un trabajo rápido con los activos navales estadounidenses en las aguas del Golfo Pérsico donde quedarían aprisionados. Por esta razón es por la que EEUU ha estado muy ocupado en los últimos años creando un sistema de escudo antimisiles en el Golfo Pérsico en los países del Consejo de Cooperación del Golfo.
En el Golfo Pérsico, incluso las pequeñas patrulleras iraníes, que parecen algo lamentable e insignificante frente a un portaviones o un destructor estadounidense, suponen una amenaza para los buques de guerra de EEUU. Las apariencias pueden engañar; esas patrulleras pueden fácilmente lanzar una descarga de misiles que podrían dañar gravemente y hundir a grandes buques de guerra estadounidenses. Las pequeñas patrulleras son casi apenas detectables y es difícil acertarles.
Las fuerzas iraníes podrían también atacar las capacidades navales estadounidenses lanzando sencillamente ataques de misiles desde territorio iraní en la costa norte del Golfo Pérsico. Incuso en 2008, el Instituto Washington para la Política de Oriente Próximo reconoció la amenaza de las baterías móviles costeras de misiles de Irán, de los misiles anti-buque y de los barcos pequeños dotados de misiles [4] . Otros activos iraníes, como aviones teledirigidos, aerodeslizadores, minas, equipos de buzos y mini-submarinos podrían también utilizarse en una guerra naval asimétrica contra la V Flota de EEUU.
Incluso los propios simulacros de guerra del Pentágono han mostrado que una guerra con Irán en el Golfo Pérsico podría suponer un desastre para EEUU y su ejército. Tenemos un ejemplo clave en los juegos bélicos Millennium Challenge 2002 (MC02) en el Golfo Pérsico, que se estuvieron realizando desde el 24 de julio al 15 de agosto de 2002 y que necesitaron casi de dos años de preparativos. Esas gigantescas maniobras fueron uno de los mayores y más caros juegos de guerra jamás desplegados por el Pentágono. El Millennium Challenge 2002 se celebró poco después de que el Pentágono decidiera continuar el impulso de la guerra en Afganistán atacando Iraq, Somalia, Sudán, Libia, el Líbano, Siria, para rematarlo todo con el gran premio de Irán en una amplia campaña bélica que asegurara la primacía de EEUU en el nuevo milenio.
Una vez terminado el Millennium Challenge 2002, el juego bélico se presentó “oficialmente” como un simulacro de guerra contra Iraq bajo el gobierno del presidente de Sadam Husein, pero esos juegos bélicos se referían a Irán [5]. EEUU estaba ya preparado en aquel momento para la inminente invasión anglo-estadounidense de Iraq. Además, Iraq no tenía potencial naval que mereciera la utilización a tan gran escala de la Marina de EEUU.
El Millenniun Challenge 2002 se llevó a cabo como un simulacro de guerra contra Irán, que recibió en clave el nombre de “Red”, refiriéndose a él como un desconocido estado enemigo canalla del Oriente Medio en el Golfo Pérsico. Ningún otro país que no fuera Irán podía cumplir los perímetros y características de “Red” y sus fuerzas militares, desde los buques-patrulla a las unidades de motocicletas. El simulacro de guerra se produjo porque Washington planeaba, tras invadir Iraq en 2003, atacar muy pronto a Irán.
El escenario del juego bélico de 2002 empezó denominando “Blue” a EEUU y dándole a Irán un ultimátum de un día para que se rindiera en el año 2007. La fecha del juego bélico de 2007 se correspondía cronológicamente con los planes estadounidenses de atacar Irán tras el ataque de Israel al Líbano en 2006, que se extendería, según los planes militares, a una guerra más amplia contra Siria. Sin embargo, la guerra contra el Líbano no salió según lo planeado y EEUU e Israel comprendieron que si Hizbollah podía desafiarles en el Líbano, ampliar después la guerra a Siria e Irán podría conllevar un desastre.
En el escenario bélico del Millennium Challenge 2002, Irán reaccionaría a la agresión estadounidense lanzando una descarga masiva de misiles que aplastaría a EEUU y destruiría dieciséis de sus buques: un portaviones, diez cruceros y cinco barcos-anfibio. Se estimó que de haber sucedido así en el contexto de un escenario de guerra real, en el primer día del ataque podrían haber muerto 20.000 soldados estadounidenses [6].
A continuación, Irán enviaría a sus pequeñas patrulleras –esas que parecen insignificantes en comparación con el USS John C. Stennis y otros grandes buques de guerra estadounidenses- a liquidar lo que quedara de las fuerzas navales del Pentágono en el Golfo Pérsico, lo que provocaría enormes daños, el hundimiento de la mayor parte de la V Flota y la derrota de EEUU. Tras la derrota estadounidense, los simulacros de guerra empezarían de nuevo, pero “Red” (Irán) tendría que actuar asumiendo sus desventajas y deficiencias para que las fuerzas estadounidenses pudieran salir victoriosas de las maniobras [7]. Este resultado de los juegos de guerra obviaba el hecho de que EEUU habría acabado arrollado en el contexto de una guerra convencional real con Irán en el Golfo Pérsico.
Por consiguiente, el formidable poderío naval de Washington queda muy rebajado a causa tanto de la geografía de por las capacidades militares iraníes en lo que se refiere a combatir en el Golfo Pérsico o incluso en gran parte del Golfo de Omán. Al no poder disponer de aguas abiertas, como en el Océano Índico o el Océano Pacífico, EEUU tendrá que combatir con unos tiempos de respuesta en gran medida reducidos y, lo que es más importante, no podrá batallar desde una distancia considerable (militarmente segura). Así, equipos enteros de herramientas de los sistemas defensivos navales de EEUU, diseñados para combatir en mares abiertos utilizando ámbitos distanciados, se vuelven inútiles en el Golfo Pérsico.
¿Resulta por tanto superfluo el Estrecho de Ormuz a la hora de debilitar a Irán?
El mundo entero conoce la importancia del Estrecho de Ormuz, y Washington y sus aliados son muy conscientes de que los iraníes pueden cerrarlo militarmente durante un período de tiempo importante. Por esta razón es por la que EEUU ha estado trabajando con los países del CCG –Arabia Saudí, Qatar, Bahrein, Kuwait, Omán y los Emiratos Árabes Unidos- para crear una nueva ruta para su petróleo mediante oleoductos que rodeen el Estrecho de Ormuz y canalicen directamente el petróleo del CCG hacia el Océano Índico, el Mar Rojo o el Mar Mediterráneo. Washington ha estado también presionando a Iraq para que busque rutas alternativas en sus conversaciones con Turquía, Jordania y Arabia Saudí.
Tanto Israel como Turquía se han mostrado también muy interesados por este proyecto estratégico. Ankara ha celebrado conversaciones con Qatar para construir una terminal petrolífera que llegue a Turquía a través de Iraq. El gobierno turco ha tratado de conseguir que Iraq una sus campos petrolíferos en el sur con las rutas de tránsito que van a través de Turquía, al igual que están los del norte. Todo esto vinculado al objetivo turco de convertirse en corredor energético y en importante eje de tránsito.
La finalidad perseguida con la creación de esa nueva ruta para el petróleo lejos del Golfo Pérsico es eliminar un elemento importante de influencia estratégica del que Irán dispone frente a Washington y sus aliados. Reduciría eficazmente la importancia del Estrecho de Ormuz. Podría muy bien convertirse en un requisito previo de los preparativos de guerra y de la guerra dirigida por EEUU contra Teherán y sus aliados.
Es dentro de ese marco donde los Emiratos Árabes Unidos están promoviendo el Oleoducto de Crudo de Abu Dhabi o el Oleoducto Hashan-Fujairah, que circunvalará la ruta marítima en el Golfo Pérsico que pasa a través del Estrecho de Ormuz. El proyecto se consolidó en 2006, el contrato se firmó en 2007 y la construcción empezó en 2008 [8]. Ese oleoducto va directamente desde Abu Dhabi al puerto de Fujairah en la costa del Golfo de Omán en el Mar Arábigo.
Es decir, que dará acceso directo con el Océano Índico a las exportaciones desde los EAU. Al rodear Ormuz, se le ha presentado abiertamente como un medio para reforzar la seguridad energética en un intento por evitar al ejército iraní. Además de la construcción de este oleoducto, se contempló también la construcción de una reserva petrolífera estratégica en Fujairah para poder mantener el flujo de petróleo hacia los mercados internacionales en caso de que se cerrara el Golfo Pérsico [9].
Además del oleoducto saudí Este-Oeste, Arabia Saudí ha estado también buscando una alternativa a las rutas de tránsito y examinando los puertos de Omán y Yemen, sus vecinos del sur de la Península Arábiga, manifestando un especial interés por el puerto yemení de Mukallah, en las costas del Golfo de Adén. En 2007, fuentes israelíes informaron con bastante fanfarria que estaba gestándose un proyecto de oleoducto que iba a conectar los campos petrolíferos saudíes con Fujairah en los EAU, con Muscat en Omán y, finalmente, con Mukallah en el Yemen. La reapertura del oleoducto Arabia Saudí-Iraq (IPSA, por sus siglas en inglés), que, para colmo de ironías fue construido por Sadam Husein para evitar el Estrecho de Ormuz y a Irán, ha sido también objeto de discusión de los saudíes con el gobierno iraquí en Bagdad.
Si Siria y el Líbano se convirtieran en clientes de Washington, entonces podría también reactivarse el cerrado oleoducto transarábigo (Tapline) junto con otras rutas alternativas que irían desde la Península Arábiga a las costas del Mar Mediterráneo a través del Levante. Cronológicamente, esto también podría formar parte de los esfuerzos de Washington para invadir Líbano y Siria en el intento de aislar Irán antes de cualquier posible confrontación con Teherán.
Las maniobras navales iraníes Velayat-90, que se celebraron en las proximidades de la entrada al Mar Rojo en el Golfo de Adén, fuera de las aguas territoriales del Yemen, también se extedieron por el Golfo de Omán frente a las costas de Omán y la zona costera oriental de los EAU. Además de otros aspectos, los ejercicios Velayat-90 deberían interpretarse como una señal de que Teherán está preparado para actuar fuera del Golfo Pérsico e incluso atacar o bloquear los oleoductos que intentan evitar el Estrecho de Ormuz.

El primer oleoducto Trans-Arabia concebido para mantener a los petroleros fuera del alcance Irán.
La geografía está también del lado de Irán en este caso. El hecho de evitar o circunvalar el Estrecho de Ormuz no cambia la realidad de que la mayor parte de los campos petrolíferos que pertenecen a los países del CCG están todos situados en las proximidades de Irán y, por tanto, dentro de la distancia de lanzamiento iraní. Como en el caso del oleoducto Hashan-Fujairah, los iraníes podrían fácilmente interrumpir el flujo de petróleo desde el mismo punto de origen. Teherán podría lanzar ataques aéreos y de misiles o desplegar sus fuerzas anfibias, terrestres, navales y aéreas también en esas zonas. No necesita bloquear el Estrecho de Ormuz; después de todo, impedir el flujo energético es el principal objetivo de las amenazas iraníes.
La Guerra Fría EEUU-Irán
Washington ha estado atacando a Irán utilizando todos los medios que tiene a su alcance. Las tensiones alrededor del Estrecho de Ormuz y el Golfo Pérsico constituyen solo uno de los aspectos de una peligrosa guerra fría regional con múltiples frentes entre Teherán y Washington en todo el Oriente Medio. Desde 2001, el Pentagono ha estado reestructurando también su ejército para emprender guerras no convencionales con enemigos como Irán [10]. Sin embargo, la geografía ha actuado siempre contra el Pentágono y EEUU no ha encontrado una solución a su dilema naval en el Golfo Pérsico. En vez de una guerra convencional, Washington ha tenido que emprender una guerra secreta, económica y diplomática contra Irán.
Mahdi Darius Nazemroaya
[1] Fars News Agency, “Foreign Warships Will Need Iran’s Permission to Pass through Strait of Hormoz,” 4 de enero 2011.
[2] Fars News Agency, “Iran Warns US against Sending Back Aircraft Carrier to Persian Gulf,” January 4, 2011.
[3] Parisa Hafezi, “Iran threatens U.S. Navy as sanctions hit economy,” Reuters, 4 de enero 2012.
[4] Fariborz Haghshenass, “Iran’s Asymmetric Naval Warfare,” Policy Focus, no.87 (Washington, D.C.: Washington Institute for Near Eastern Policy, septiembre 2010).
[5] Julian Borger, “Wake-up call,” The Guardian, 6 de septiembre 2002.
[6] Neil R. McCown, Developing Intuitive Decision-Making In Modern Military Leadership (Newport, R.I.: Naval War College, 27 de octubre 2010), p.9.
[7] Sean D. Naylor, “War games rigged? General says Millennium Challenge ‘02 ‘was almost entirely scripted,’” Army Times, 6 de avril 2002.
[8] Himendra Mohan Kumar, “Fujairah poised to become oil export hub,” Gulf News, 12 de junio 2011.
[9] Ibid.
[10] John Arquilla, “The New Rules of War,” Foreign Policy, 178 (marzo-avril 2010): pp.60-67.

Nube de etiquetas