Despertar Nacional

Entradas etiquetadas como ‘Hospital del niño y la madre’

Celebración de los 420 años de la ciudad de La Rioja: Palabras de la Presidenta de la Nación

Celebración de los 420 años de la ciudad de La Rioja: Palabras de la Presidenta de la Nación

viernes,
20 de mayo de 2011

PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE
LA NACIÓN, CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER, EN EL ACTO DE CELEBRACIÓN DE LOS 420
AÑOS DE LA FUNDACIÓN DE LA CIUDAD DE LA RIOJA

Gracias, muchas gracias. Muy
buenos días a todos y a todas.

Señor Gobernador; señor
Intendente; señora Vicegobernadora: sé que están aquí desde muy temprano en la
mañana, que han participado del desfile militar que conmemora estos
maravillosos 420 años, que no solamente son de los riojanos sino de todos los
argentinos. La historia de La Rioja es la historia también de todos los
argentinos. (Aplausos)

Las imágenes de Facundo, del
Chacho Peñaloza, de Rosarito, de monseñor Angelelli, de Castro Barros, de Joaquín
V. González, ese intelectual del que lleva el nombre mi universidad, la
Universidad Nacional de La Plata, donde se formaron tantos argentinos.

Yo no voy a hacer un inmenso
catálogo de las obras, porque ya Beder pasó revista a todas las obras, y creo
que es muy importante, porque por allí algunos pueden decir: qué larguero lo de
las obras, pero qué bueno tener tanto tiempo y poder hablar durante mucho
tiempo de obras y no de pavadas como hablan otros. (Aplausos)

Por eso creo que cuando uno
utiliza el tiempo contando las cosas que se hacen, como por ejemplo este
albergue que está frente a nosotros para estudiantes universitarios, cuando uno
utiliza el tiempo imaginando y construyendo planes y objetivos para lograr más
inclusión social, cuando uno ve a estos chiquitos con sus computadoras, a los
jóvenes con sus banderas, a los trabajadores con sus derechos y dignidades
recuperadas, a nuestros científicos que han vuelto a creer que la Argentina es
un lugar que presta importancia a la ciencia, a la tecnología y que dignifica a
sus investigadores, es entonces que podemos explicar a estos cientos y miles de
jóvenes que se incorporan a la política porque han vuelto a creer en el país, a
estos chiquitos pequeños que me saludan y me dicen Cristina, yo siento que cuando
uno ha llegado a ellos, cuando uno ha llegado a que un chico, un niño, quiera
saludarte y besarte, cuando se ha logrado que un joven vuelva a levantar la
bandera argentina y cante el himno con orgullo, uno siente que ha cumplido los
grandes ideales de esos patriotas riojanos y también de otros como San Martín,
Belgrano, Moreno, Castelli, Perón, Eva.

Cuando uno ve imágenes de lo
que sucede en otras partes del mundo, hoy por la mañana antes de venir
escuchaba el reportaje que le hacían a un joven español a raíz de esas grandes
manifestaciones populares de jóvenes que curiosamente -jóvenes en la vieja
Europa y de los países del África también- estaban reclamando un lugar y un
espacio, uno siente entonces que hay un mundo que está cambiando, que hay un
mundo que reclama inclusión social, que reclama objetivos, porque yo creo que
lo que están pidiendo esos jóvenes es tener esperanzas y construcción de
futuro, que es lo que nosotros hemos hecho y estamos haciendo en estos años
felices. (Aplausos)

Creo realmente que estos años
que han venido a remontar décadas de olvido, décadas de un país que sólo miraba
hacia fuera o hacia el puerto, que había olvidado a las provincias, a las
economías regionales, no solamente a las del NEA y a las del Norte, también a
la Patagonia; recién estamos llegando con el Interconectado Eléctrico a la
provincia de Santa Cruz; todavía tenemos en el NEA provincias donde el gas no
existe, cuántas cosas que nos faltan todavía hacer, pero estamos en el camino
correcto porque hemos empezado la tarea de construir un país inclusivo, federal
como lo hemos hecho. No lo hemos hecho porque hayamos descubierto la pólvora o
encontrado el agujero al mate, como solía decir un compañero de bancada cuando
era senadora nacional, no, es apenas porque hemos sabido leer nuestras propia
historia.

En estos 200 años las cosas
que hemos conseguido los argentinos, las hemos conseguido cuando hemos confiado
en un proyecto nacional, cuando hemos creído en nuestro pueblo, cuando hemos
creído en nuestras raíces, en nuestra historia, cuando hemos reconstruido esa
conciencia que yo denomino nacional, popular y democrática y que tiene que ver
con saber que tenemos que producir algo más que materias primas, que esa fue la
gran lucha también de unitarios y federales y que nosotros nos embanderamos en
las luchas federales que querían un país igualitario con economías regionales
donde agregaran valor y generaran trabajo para los miles y miles de
comprovincianos, que no tuvieran que irse de sus provincias. (Aplausos)

Son 200 años de Argentina y
420 de La Rioja. Sí, Perón, gran visionario que inició el proceso de
industrialización más importante que nos colocó durante el siglo XX con el
mayor producto bruto interno, con el mayor grado de industrialización, cuando
otros países no tenían ningún tipo de desarrollo aquí en nuestro país se
producían aviones, autos, barcos, teníamos marina mercante, no estamos
inventando nada. (Aplausos)

Por eso cuando en el año 2003
un argentino, que fue mi compañero de vida y de militancia durante tantos años,
vino desde el sur a decir que podíamos hacer algo diferente, no lo hizo en
medio de la abundancia, no lo hizo en medio de las facilidades, lo hizo en
medio de la crisis más brutal de la que se tenga memoria en nuestra historia. Y
lo hizo sin echarle la culpa a nadie, se arremangó y se puso a trabajar en lo
que había creído, por lo que había militado en toda su vida. Las convicciones
argentinos, las convicciones son las que movilizan a las sociedades, son las
que incorporan a los jóvenes, son las que nos permiten construir un futuro.
Porque tenemos historia es que podemos construir futuro, los pueblos sin
historia o los que pretenden ignorarla o enterrarla, o los presuntos
desmemoriados son los que nunca pueden llegar a ningún lado.

Por eso estoy muy feliz de
estar compartiendo hoy aquí, junto a todos ustedes, este nuevo aniversario de
La Rioja. Pero quiero decirles también que necesitamos del esfuerzo, de la
colaboración de todos los argentinos para llegar a aquellos que todavía no
pueden tener un trabajo digno o no han podido acceder a una vivienda o a la
salud. Por eso a todos aquellos que en estos años han logrado mejorar
sustantivamente su condición de vida a lo que estaban en el año 2003, tenemos
que pedirles que sigan redoblando el esfuerzo para aquellos que todavía no han
tenido la oportunidad que otros sí han logrado, porque la solidaridad es uno de
los elementos que deben caracterizar a esta nueva sociedad que estamos
construyendo.

Nos fue muy mal a los
argentinos cuando no nos importaba lo que le pasaba al que teníamos al lado,
total yo estaba bien. Eso dura un tiempo nada más, cuando les empieza a ir mal
a los argentinos finalmente les termina llegando a todos. Por eso no me canso
de decirles: cuidar lo que hemos logrado, no con espíritu conservador ni
conformista sino simplemente para que con esas bases, con esa solidez, con esta
Argentina que hemos construido tengamos la fuerza para seguir adelante por lo
que todavía falta. Es muy importante tener esa conciencia de participación y de
solidaridad.

Yo sé, y no quiero extenderme
demasiado porque seguramente quieren ir a almorzar, están desde muy temprano,
me hacen todos con la cabeza que sí, quieren comer. Beder, podrías haber traído
unas empanaditas para festejar los 420, ¿hay locro? Ah bueno, yo me llevo algo,
qué rico el locro, por Dios, me encanta. A Néstor no le gustaba el locro, no
sé, que sé yo, no le gustaba y le encantaban las empanadas, eso sí, moría por
las empanadas, pero bueno, no le gustaba el locro y cuando me veía comer locro me
decía: “mirá cómo comés locro”. Pero bueno, a mí me encanta el locro.
Siempre me acuerdo de cosas, desde las más grandes hasta las más chicas, él es
así. (Aplausos)

Gracias, muchas gracias por
todos el amor, muchas gracias por la fuerza que me dan, muchas gracias por el
cariño y el afecto, y no lo olviden nunca porque él los quería mucho a todos
ustedes. Muchas gracias La Rioja. (Aplausos)

Nube de etiquetas