Despertar Nacional

Entradas etiquetadas como ‘genocidio’

ARGENTINA Bombas sobre Plaza de Mayo

16 de junio de 1955
Bombas sobre Plaza de Mayo (*)

Roberto Bardini

FUENTE: LUCHE Y VUELVE
http://www.lucheyvuelve.com.ar/General/bomabasalaplaza.htm

En la mañana del 16 de junio de 1955, efectivos de la
marina de guerra y “comandos civiles” intentan sin
éxito copar la Casa Rosada y tomar prisionero al
presidente Juan Perón. El mandatario busca refugio
en el edificio del ministerio de Guerra y se dispone a
sofocar la rebelión. A mediodía, aviones la Armada
bombardean y ametrallan la sede del gobierno y la
Plaza de Mayo. Una de las primeras bombas estalla
en el techo de la Casa Rosada. Otra, le pega a un
trolebús lleno de pasajeros y mueren todos. Los
aviadores subversivos lanzan nueve toneladas y
media de explosivos.

Hay 350 muertos y 2 mil heridos. Setenta y nueve personas
quedan lisiadas en forma permanente. Los agresores huyen
hacia Uruguay, donde solicitan asilo político.

Al día siguiente, el diario Clarín -que no se caracteriza por
sus simpatías peronistas- escribe: “Las palabras no alcanzan
a traducir en su exacta medida el dolor y la indignación que
ha provocado en el ánimo del pueblo la criminal agresión
perpetrada por los aviadores sediciosos”.

Fue la segunda vez en toda la historia argentina que la ciudad
de Buenos Aires era bombardeada. La primera ocurrió durante
las invasiones inglesas de 1806 y 1807. En esta ocasión, a
mediados del siglo veinte, no existía un estado de guerra,
quienes atacaron por sorpresa vestían uniformes militares
argentinos y las víctimas fueron civiles desarmados, también
argentinos.

El ataque a traición de los aviadores navales produce un terrible
impacto en la población. Durante meses no se habla de otra cosa
en los hogares de todo el país. En Dossier secreto – El mito de la
guerra sucia, el periodista norteamericano Martin Andersen cita
el informe de un analista de la embajada de Estados Unidos en
Buenos Aires, quien describe este estupor generalizado:

“El bombardeo del 16 de junio de 1955 explotó con una fuerza
cataclísmica, por tanto, sobre una población civil condicionada
por un siglo de paz y que tenía la confirmada creencia de que
semejantes cosas no ocurrían en la Argentina. Se detecta en la
gente no sólo el sentimiento de escándalo, sino de vergüenza
de que semejante matanza de civiles inocentes pudiera haber
ocurrido en el corazón de Buenos Aires”.

Perón no quiere enfrentamiento entre las fuerzas armadas y,
mucho menos, entre militares y trabajadores. Aquel 16 de junio
de 1955, después del primer bombardeo a la Casa de Gobierno,
el general le ordena a un mayor del ejército que fuera a hablar
con el secretario general de la CGT:

– Ni un solo obrero debe ir a la Plaza de Mayo -le dice al oficial.
Y refiriéndose a los aviadores navales, agrega: -Estos asesinos
no vacilarán en tirar contra ellos. Ésta es una cosa de soldados.
Yo no quiero sobrevivir sobre una montaña de cadáveres de
trabajadores.

El relato de este hecho tiene una dimensión mayor porque su
autor es Pedro Santos Martínez, un historiador insospechado
de simpatías peronistas (citado en 1946-1955 – La nueva
Argentina, La Bastilla, Buenos Aires, 1988).

Los obreros salieron a la calle igual, al grito de “¡Perón, Perón!”
Muchos fueron masacrados desde el aire o al quedar atrapados
entre dos fuegos.

Martínez describe otro episodio que da una idea de las
convicciones morales de los golpistas. Por la tarde, los
subversivos atrincherados en la Secretaría de Marina despliegan
una bandera blanca que, de acuerdo a las reglas militares, sólo
podía significar dos cosas: diálogo o rendición. El general
peronista Juan José Valle y otros oficiales leales se dirigen al
lugar para parlamentar, con instrucciones de ser tolerantes con
los rebeldes. Cuando la comisión se acerca al edificio, la bandera
blanca es arriada y una ametralladora los recibe con ráfagas de
plomo.

Perón narra en su libro Del poder al exilio, citado por Martínez,
que cuando una multitud enardecida se concentró con garrotes
frente a la Secretaría de Marina, el almirante golpista que estaba
al mando envió un “dramático” mensaje al jefe del ejército:
“Intervenga. Mande hombres. Nos rendimos, pero evite que la
muchedumbre armada y enfurecida penetre en el edificio”.

Ese mismo día, después de recuperar el edificio, el general Valle
le dijo a Perón:

– Mi general, este ejército no le va a servir para la revolución
popular. Arme a la CGT.

En la noche, como reacción popular a los bombardeos, son
saqueadas e incendiadas la Catedral Metropolitana y diez
iglesias. Poco después, trasciende que Perón ha sido
excomulgado por el Papa Pío XII, quien siempre se negó a
tomar idéntica medida con Mussolini y Hitler.

Durante años, los antiperonistas repetirán que los incendiarios
de los templos contaban con la complicidad de policías y
bomberos. Y los historiadores oficiales pondrán más énfasis en
la quema de las iglesias que en la masacre de civiles perpetrada
horas antes por la aviación naval. Años después, muchos
jóvenes repetirán lo que escucharon de chicos en sus casas.

Luego del bombardeo a la Plaza de Mayo, Perón no sólo no toma
revancha contrariando el sentimiento de sus propios seguidores,
sino que busca la pacificación interna. En julio, levanta el estado
de sitio, deja en libertad a varios detenidos políticos y elimina
algunas restricciones políticas. El 31 permite utilizar la radio, el
principal medio de comunicación de la época, a dirigentes
opositores.

Perón ofrece renunciar a la jefatura del movimiento peronista
y mantener sólo el cargo de presidente de la nación. En
búsqueda de la reconciliación, el general cambia a integrantes
de su gabinete, sustituye al jefe de policía y se desprende de
Raúl Apold, su jefe de propaganda. Al mismo tiempo, designa
A John William Cooke como interventor del partido en la Capital
Federal.

Sin embargo, la situación ha llegado a un punto sin retorno.
Conservadores, radicales, nacionalistas liberales, comunistas
y socialistas exigen la renuncia del presidente. El Ejército, la
Marina y la Aeronáutica conspiran abiertamente y los “comandos
civiles” se organizan. Tres meses después, Perón será derrocado
por la llamada “revolución libertadora”, un antecedente de la
ciénaga sangrienta instaurada en 1976.

(*) Publicado el 15 de junio de 2003 en Rodelu.net

El Movimiento Bambú está contra lo «políticamente correcto»,
el «pensamiento único» y la «globalización» impuesta desde
arriba. Está a favor de la ética, las relaciones fraternales entre
personas y la universalidad construida desde abajo.

AFGANISTAN Tropas de ocupación de la OTAN abren fuego contra agricultores afganos

02FEB12 italia-otan-afganistan
Tropas de ocupación de la OTAN abren fuego contra agricultores afganos
Sábado, febrero 2, 2013, 0:30
FUENTE: LIBRE RED NET
http://www.librered.net/?p=24345
Militares pertenecientes a las tropas de ocupación de la OTAN abrieron fuego este jueves contra un grupo de agricultores afganos mientras estos trabajaban en sus tierras, ubicadas en la ciudad de Kunar, resultando tres de los civiles heridos por el ataque.

Las fuerzas extranjeras invasoras, lideradas por los Estados Unidos, hicieron público un reporte, difundido por medios locales, mediante el cual reconocen que un grupo de soldados disparó contra la población civil, y por ello ofrecen disculpas a las familias afectadas.
Este nuevo atentado se suma al registrado hace dos semanas, cuando dos niños y dos mujeres fueron asesinados por disparos de fuerzas estadounidenses contra un grupo de civiles afganos en el distrito de Shindand, en la provincia de Herat.
Los ataques contra civiles, por parte de fuerzas de la OTAN, ocurren con regularidad desde el año 2001, cuando Washington, bajo la presidencia de George W. Bush (2000-2008), y sus aliados invadieron el país.
Desde la presencia de tropas extranjeras, la violencia ha aumentado en el país, devastado por la guerra, siendo la gran mayoría de las víctimas civiles, alcanzadas por disparos o bombardeos indiscriminados de la OTAN.
Además de los miles de de civiles afganos muertos, de acuerdo con el portal digital icasualties.org, desde 2001 las bajas de la OTAN en Afganistán suman 3.256 muertos, incluyendo dos 1.176 militares de Estados Unidos y 440 del Reino Unido.
Hispan TV

Siria resiste a Washington y a los vasallos del Imperio

Por quién doblan las campanas sirias
Siria resiste a Washington y a los vasallos del Imperio
por Pepe Escobar
Siria sigue resistiendo a la presión imperial estadounidense y a la de sus acólitos europeos neocoloniales que tratan de someterla. Resiste a las mentiras de la prensa comercial occidental que desinforma al público de lo que realmente está pasando en este país desde que comenzaron las violencias y que no explica las verdaderas causas de este conflicto, una guerra por el control de los recursos y corredores de gas y petróleo, conflicto generado desde afuera. Resiste en el plano militar frente a las numerosas bandas de mercenarios fundamentalistas infiltrados en su territorio. Pero el precio que está pagando es elevado. El análisis de nuestro colega Pepe Escobar.
Red Voltaire| 1ro de enero de 2013

FUENTE: RED VOLTAIRE NET ORG
http://www.voltairenet.org/article177017.html
a href=”https://laverdaderaintencion.files.wordpress.com/2013/01/06ene13-390-siria-210e9.jpg”>06ene13 390-siria-210e9

Fundamentalistas islámicos, llamados “rebeldes” sirios, pero que vienen de Libia, Catar, Egipto y son en realidad mercenarios que no dudan en asesinar a sangre fría a todo aquel que no piensa como ellos. Ver video abajo.
La máxima tragedia geopolítica de 2012 seguirá siendo la máxima tragedia geopolítica de 2013: la violación de Siria.
Tal como de vez en cuando me refiero a mis pasajes preferidos de Hemingway, he estado volviendo últimamente a algunas secuencias que filmé hace años en el zoco de Alepo –el más extraordinario de todos los zocos de Medio Oriente-. Es como si me dieran un tiro por la espalda; me gustaba la arquitectura del zoco así como su gente y los comerciantes. Hace semanas, la mayor parte del zoco –el pulso vivo de Alepo durante siglos– fue incendiado y destruido por los «rebeldes» del llamado Ejército Libre Sirio (ELS)


Video: asesinato a sangre fría sobre un civil desarmado por las bandas de «rebeldes sirios que luchan por la democracia» apoyados por EEUU, Catar, Francia.

En esta tragedia siria no hay un joven héroe de Hemingway, ningún Robert Jordan en las Brigadas Internacionales combatiendo junto a las guerrillas republicanas contra los fascistas en la Guerra Civil Española.
En la guerra civil siria, las brigadas internacionales son sobre todo las del tipo mercenario, salafista-yihadista, decapitadores y atacantes con coches bomba. Y los (pocos) jóvenes estadounidenses en el lugar son básicamente peones de alta tecnología en un juego escenificado por el rapaz club OTAN/CCG (la Organización del Tratado del Atlántico Norte y sus títeres árabes del Consejo de Cooperación del Golfo).
La tragedia continúa, el Estado sirio, y su aparato político y militar de seguridad mantendrán sus mini guerras relámpago sin preocuparse del «daño colateral». Al lado opuesto, comandantes «rebeldes» apostarán a un nuevo Consejo Militar Supremo alentado por saudíes y cataríes.
Los salafistas y salafistas-yihadistas del Frente al-Nusrah –fanáticos del Siglo VII, entusiastas de las decapitaciones y operadores de coches bomba que realizan la mayor parte de los combates– no fueron invitados. Después de todo, el Frente al-Nusrah ha sido calificado de «organización terrorista» por Washington.
Y ahora veamos la reacción de un mandamás de la Hermandad Musulmana (HM), el contralor general Mohammed Farouk Tayfour, nacido en Hama; dijo que la decisión fue «demasiado apresurada». Y veamos la reacción del nuevo dirigente de la oposición siria,
Ahmed Moaz al-Khatib, en una reunión de los «Amigos de Siria» en Marruecos: la decisión debe «reexaminarse». Prácticamente todos los grupos «rebeldes» declararon públicamente su eterno amor a los duros de al-Nusrah.
Por lo tanto, con fanáticos de al-Nusrah disimulando probablemente sus barbas de corrección islámica bajo una prosaica capucha, podemos esperar muchos progresos «rebeldes» contra Damasco, a pesar de dos grandes palizas (en julio pasado y en este mes), por cortesía de las contraofensivas del gobierno sirio. Después de todo, el espléndido entrenamiento por parte de las Fuerzas Especiales estadounidenses, británicas y jordanas tiene que producir algunos resultados, por no mencionar los cargamentos de armas extra letales suministradas por esos parangones de la democracia del Golfo Pérsico. A propósito, el Frente al-Nusrah controla sectores de Alepo devastada.
Reglas de odio sectario
Ahora tenemos la orwelliana, novísima Coalición Nacional de Fuerzas Revolucionarias y de Oposición Sirias, una coproducción de Washington y Doha. El nuevo jefe es el mismo (pésimo) jefe que fue del Consejo Nacional Sirio (CNS). Es solo retórica; lo único que importa a la «Coalición Nacional» es conseguir más armas letales. Y adoran a al-Nusrah, incluso si Washington no lo hace.
Catar descargó toneladas de armas «como golosinas» (según un traficante de armas estadounidense) en Libia «liberada». El Pentágono y el Departamento de Estado solo se dieron cuenta después del revés de Bengasi de que armar a los rebeldes sirios puede ser el camino hacia más reveses. Traducción: Catar seguirá descargando toneladas de armas en Siria. EE.UU. seguirá «dirigiendo desde atrás».
Se pueden esperar más horribles masacres sectarias como la de Aqrab. Ésta es la versión mejor documentada de lo que puede haber sucedido en realidad. Prueba una vez más que lo que los rebeldes de OTAN/CCG están ganando es en realidad la guerra en YouTube. Por lo tanto hay que contar con más olas masivas, interminables, de sesgo y propaganda en las que los medios corporativos occidentales vitorean a los «combatientes por la libertad» sirios, superando con mucho a la yihad de los años ochenta en Afganistán.
Esperad más distorsiones del contexto, como cuando el ministro adjunto de Exteriores ruso Mikhail Bogdanov dijo: «Los combates serán más intensos y [Siria] perderá decenas de miles, tal vez cientos de miles de civiles… Si un precio semejante os parece aceptable para derrocar al presidente, ¿qué podemos hacer? Nosotros, por cierto, lo consideramos absolutamente inaceptable».
Ergo, trata de hacer todo por impedir que esto suceda. Y si los «rebeldes» de OTAN/CCG realizan sus amenazas de atacar las embajadas rusa y ucraniana en Damasco, más vale que se corten las barbas y corran a ponerse a cubierto frente a las inflexibles Spetsnatz, las Fuerzas Especiales rusas.
Habrá más odio sectario, como en Sunni Sheikh y el teólogo estrella de al-Jazeera, Yusuf al-Qaradawi, emitiendo de paso una fatua legitimando la matanza de millones de sirios, sean militares o civiles, mientras sean alauíes o chiíes.
El odio sectario dominará, con Catar a la cabeza, seguido por saudíes con grandes monederos y una variedad de islamistas de la línea dura. Agenda: guerra contra chiíes, contra alauíes, contra seculares, incluso contra moderados, no solo en Siria sino en todo Medio Oriente.
Un enfrentamiento de Patriots contra Iskanders
La nueva estrategia del Ejército Sirio se resume en una gran retirada de los lugares apartados y bases en el campo, concentrando sus tropas en ciudades y pueblos.
Se puede esperar que la estrategia general del club OTAN/CCG siga siendo más o menos la misma: Atascar al ejército sirio en tantas áreas como sea posible; desmoralizarlo; y seguir preparando el terreno para una posible intervención de la OTAN (la histeria sobre las armas químicas y las inexorables quejas sobre una «catástrofe humanitaria» que forma parte del amplio paquete de operaciones de guerra psicológica).
El ejército sirio podrá tener las armas pesadas; pero cuando se enfrenta a un tsunami de mercenarios y salafistas-yihadistas totalmente entrenados y armados por el club OTAN/CCG, todo el asunto puede tardar años, al estilo de la guerra civil de Líbano. Eso nos lleva a la siguiente «mejor» opción, que en realidad es un resultado: la muerte del Estado sirio mediante mil, o más bien un millón, de cortes.
Lo que es seguro es que la «coalición de los dispuestos» contra Siria no tendrá problemas para desintegrarse una vez que el juego final haya concluido. Washington apuesta a un régimen post-Asad dirigido por la HM. No es ninguna sorpresa que el Rey Playstation de Jordania esté enloqueciendo; sabe que la HM también se apoderará de Jordania y que lo expulsará para que vaya permanentemente de compras a la gran tienda londinense Harrods.
Esos parangones de la democracia –las medievales petromonarquías en el Golfo Pérsico– también están enloqueciendo; temen el atractivo popular de la HM como a una plaga. El Kurdistán Sirio –que ahora va definitivamente en camino a la autonomía total y finalmente a la libertad– ya enloquece a Ankara. Para no mencionar la perspectiva futura de un tsunami de salafistas-yihadistas desocupados festivamente refugiados en la frontera siria-turca y listos para causar estragos.
Y luego está la compleja relación entre Turquía e Irán. Teherán ya ha dado una advertencia muy clara a Ankara respecto al sistema de defensa de misiles de la OTAN que está a punto de instalarse.
Tiene que ser la obra maestra en neolengua de finales de 2012. El portavoz del Pentágono, George Little, ha insistido en que “EE.UU. ha estado apoyando a Turquía en sus esfuerzos por defenderse… [contra Siria].”
De ahí el envío de 400 soldados estadounidenses a Turquía para operar dos baterías de misiles Patriot, a fin de «defender» Turquía contra «potenciales amenazas provenientes de Siria».
Traducción: Esto no tiene nada que ver con Turquía, todo se refiere a los militares rusos en Siria. Moscú ha entregado a Damasco no solo muy efectivos misiles Iskander tierra-tierra hipersónicos (virtualmente inmunes contra sistemas de defensa de misiles) sino el sistema de defensa tierra-aire Pechora 2M de múltiples objetivos, una pesadilla para el Pentágono si se llega a imponer una zona de exclusión aérea sobre Siria.
Bienvenidos al enfrentamiento Patriot contra Iskander. Y directamente en la línea de fuego encontramos al primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan –un sobredimensionado ególatra que alberga un profundo complejo de inferioridad en relación con los europeos– que se quedó al margen según el plan general de la OTAN.
El talón de Aquiles de Turquía (fue de los kurdos) es su autopromovido papel de encrucijada energética entre Oriente y Occidente. El problema es que Turquía depende de suministros de energía de Irán y Rusia; neciamente enfrenta a ambos, al mismo tiempo, con su confusa política siria.
Todo lo que oigo es de mal agüero
¿Cómo solucionar esta tragedia? Nadie parece escuchar al vicepresidente sirio Farouk Al-Sharaa. En esta entrevista al periódico libanés Al-Akhbar, subraya «la amenaza de la actual campaña para destruir Siria, su historia, civilización, y su pueblo… Cada día que pasa, la solución se aleja más, militar y políticamente. Tenemos que estar en condiciones de defender la existencia de Siria».
No tiene «una respuesta clara de cuál puede ser la solución». Pero tiene una hoja de ruta. Cualquier solución comienza por conversaciones o acuerdos entre capitales árabes, regionales o extranjeras; no puede existir sin un sólido fundamento sirio. La solución tiene que ser siria, pero mediante un arreglo final histórico, que incluiría a los principales países regionales, y a los miembros del Consejo de Seguridad. Esta solución tiene que incluir la detención de todo tipo de violencia y la creación de un gobierno de unidad nacional con amplios poderes. Esto debería ir acompañado de la resolución de expedientes difíciles relacionados con las vidas de la gente y sus legítimas demandas.
No es lo que quiere el club OTAN/CCG, incluso si EE.UU., Gran Bretaña, Francia, Turquía, Catar y Arabia Saudí están involucrados en sus propias agendas divergentes. Lo que ya ha logrado la guerra OTAN/CCG es un objetivo muy similar, a propósito, al de Irak en 2003; ha desgarrado completamente el frágil tejido social de Siria.
Estamos ante el capitalismo de desastre en acción, fase I; el terreno ya está preparado para una lucrativa «reconstrucción» de Siria, una vez que se instale un gobierno dócil, favorable al turbo-capitalismo pro occidental.
Pero en paralelo, las consecuencias negativas también tienen lugar en sus modos misteriosos: millones de sirios que inicialmente apoyaron un movimiento pro democracia –desde las clases empresariales de Damasco a los comerciantes de Alepo– ahora han aumentado la base de apoyo al gobierno como contragolpe contra la horripilante limpieza étnica-religiosa promovida por los «rebeldes» del tipo de al-Nusrah.
Sin embargo, con la OTAN/CCG a un lado e Irán-Rusia al otro, los sirios comunes y corrientes atrapados en el fuego cruzado no tienen adónde ir. OTAN/CCG no conoce límites para labrar –en sangre– cualquier entidad dudosa, desde un emirato pro EE.UU. a una «democracia» pro EE.UU. dirigida por la HM. No es difícil ver por quién doblan las campanas en Siria; no doblan por ti, como en John Donne, sino por mal agüero, muerte y destrucción.
Pepe Escobar
Fuente: Asia Times Online, 22 de diciembre de 2012.
Traducido del inglés por Germán Leyens.
Este artículo apareció originalmente en inglés bajo el título de:
For whom the Syrian bell tolls.

Argelinos piden a Francia reconocimiento de atrocidades durante colonización y guerra

Argelinos piden a Francia reconocimiento de atrocidades durante colonización y guerra
FUENTE: LIBRE RED NET
http://www.librered.net/?p=23274

SIRIA Entrevista de Bachar al-Assad a Russia Today

Entrevista de Bachar al-Assad a Russia Today
por Bashar Al-Assad
Red Voltaire| Damasco (Siria)| 9 de noviembre de 2012

FUENTE: RED VOLTAIRE NET ORG
http://www.voltairenet.org/article176527.html

RT: Señor presidente Bachar al-Assad, gracias por dialogar hoy con nosotros.
Bachar al-Assad: Bienvenidos a Damasco.
RT: Hace un año muchas personas estaban convencidas de que usted no iba a resistir hasta hoy. Sin embargo, estamos grabando esta entrevista en un renovado Palacio Presidencial. ¿Quiénes son hoy sus enemigos?
Bachar al-Assad: Mis enemigos son el terrorismo y la inestabilidad en Siria. Esos son nuestros enemigos. El asunto no tiene que ver con las personas. La cuestión no es que yo permanezca o me marche, sino que el país sea seguro o no. Ese es el enemigo que combatimos como país.
RT: Llevo aquí dos días y he tenido la oportunidad de conversar con algunas personas en Damasco. Algunos dicen que en este momento su permanencia o no ya no es relevante. ¿Qué opina al respecto?
Bachar al-Assad: Creo que el que el presidente se quede o se marche es una cuestión popular. Depende de la opinión de cierta gente, y la única forma de hacerlo es a través de las urnas. Por tanto, no depende de lo que escuchamos, sino de lo que resulta de esas urnas, y esa caja es la que determina si un presidente se va o se queda. Es muy simple.
RT: Creo que han querido decir que ahora usted ya no es el blanco, sino que el blanco es Siria.
Bachar al-Assad: Yo no era el blanco; yo no era el problema en todo caso. Occidente siempre crea enemigos. En el pasado fue el comunismo, luego el Islam, y después fue Saddam Hussein, por otras razones. Y ahora quieren representar en Bachar un nuevo enemigo, por eso dicen que el problema es el presidente y que por eso debe irse. Por eso debemos centrarnos en el verdadero problema y no perder tiempo en escuchar lo que dicen.
RT: ¿Aún sigue creyendo que usted es el único hombre que puede mantener a Siria unida, y el único que puede poner fin a lo que el mundo llama una “guerra civil”?
Bachar al-Assad: Debemos mirar la cuestión desde dos prismas: el primero es la Constitución, y yo gozo de mis poderes en base a la Constitución, y según la Constitución y estos poderes debo ser capaz de resolver este problema. Pero si quiere decir que no hay otro sirio que pueda ser presidente pues la respuesta es no, pues cualquier sirio podría ser presidente. Hay varios sirios aptos para este cargo. No se puede amarrar a todo un país a una sola persona y de forma permanente.
RT: Pero usted pelea por su país. ¿Cree que es el hombre que puede poner fin al conflicto y recuperar la paz?
Bachar al-Assad: Mi deber es ser ese hombre, mi deber es convertirme en el hombre que puede hacerlo, y espero lograrlo. Pero la cuestión no tiene que ver con los poderes del presidente, sino que concierne a la sociedad entera. Tenemos que ser precisos al respecto. El presidente no puede hacer nada sin las instituciones y sin el apoyo popular. Por tanto la batalla aquí no es la batalla del presidente, es la batalla de los sirios. Cada sirio participa actualmente en la defensa del país.
RT: Es cierto y muchísimos civiles están muriendo en esa lucha. Por lo que, si ganara la guerra, ¿cómo podría reconciliarse con su pueblo después de todo lo sucedido?
Bachar al-Assad: Una vez más seamos precisos. El problema no es entre el pueblo y yo. Yo no tengo problemas con el pueblo, pero Estado Unidos está contra mí y Occidente está contra mí, y varios países árabes están contra mí, y Turquía está contra mí. Si el pueblo sirio estuviese contra mí, ¿cómo podría yo seguir aquí?
RT: ¿Ellos no están en su contra?
Bachar al-Assad: Si todo el mundo, o digamos una buena parte del mundo, incluyendo a tu pueblo, está en contra de ti, ¿eres Superman? Sólo eres un ser humano. No es lógico. Esto no tiene que ver con reconciliarse con el pueblo, y tampoco con la reconciliación entre los sirios, nosotros no estamos en una guerra civil. El asunto tiene que ver con el terrorismo y con el apoyo exterior del que gozan los terroristas para desestabilizar a Siria.
RT: ¿Usted aún no cree que sea una guerra civil? Sé que muchos piensan que hay actos terroristas que ocurren en Siria, y además, hay conflictos sectarios. Todos oímos la historia de aquella madre que tiene dos hijos, uno que combate con las tropas gubernamentales y el otro por las fuerzas opositoras. ¿Cómo puede eso no ser una guerra civil?
Bachar al-Assad: Hay divisiones, pero las divisiones no significan que haya una guerra civil. Esto es completamente diferente ya que una guerra civil se basa en problemas étnicos o sectarios. Tal vez existan en algunos casos tensiones étnicas o sectarias pero eso no genera un problema. Si hay divisiones en una misma familia, o en un clan mayor, o en una ciudad, pues no significa que haya una guerra civil, lo que sucede es totalmente diferente y es normal. Es de esperar.
RT: Cuando hablé de reconciliarse con su pueblo me refería a que le escuché decir a usted en varias ocasiones que lo único que le importa es lo que el pueblo sirio piense de usted, y lo que sienta por usted, y si debe ser presidente o no. ¿No teme que debido al gran daño sufrido por el país, a los sirios ya no les importe la verdad, y solo lo culpen por esta carnicería que han sufrido?
Bachar al-Assad: Esta es una pregunta hipotética, porque lo que cree el pueblo es lo correcto. Y para saber lo que creen, debemos preguntarles, pero yo hoy no tengo esa información. Por tanto no temo a lo que crean algunos. Temo por mi país. Debemos centrarnos en eso.
RT: Durante años, han circulado muchas historias sobre el poderoso Ejército sirio y los fuertes servicios de seguridad, pero vemos que estas fuerzas no han podido aplastar al enemigo tal como se preveía y vemos que los ataques terroristas se producen en el centro de Damasco casi a diario. ¿Lo que se decía del Ejército sirio y de los aparatos de seguridad eran simples mitos?
Bachar al-Assad: En los casos normales cuando tenemos un ejército y dispositivos de seguridad y servicios secretos nos centramos en el enemigo externo, aunque tuviésemos un enemigo interno como el terrorismo, porque la sociedad nos ayuda al menos en no dar cobijo a los terroristas. Ahora en el presente caso nos enfrentamos a un nuevo tipo de guerra, donde se ejerce el terrorismo por delegación, tanto a través de sirios que viven en Siria como de combatientes extranjeros venidos desde el exterior. Esto es un nuevo tipo de guerra y tenemos adaptarnos a este nuevo estilo, lo cual requiere tiempo y no es fácil. Además la premisa de que esto se parece a la guerra convencional no es cierta. Esta guerra es mucho más difícil. Esto primeramente. Segundo: el apoyo multiforme que reciben o se da a esos terroristas tanto en armamento, financiamiento o respaldo político no tiene precedentes. Por eso tenemos que pensar que va a ser una guerra ardua y difícil. No es realista esperar que un país pequeño como Siria logre derrotar en cuestión de días o semanas a todos aquellos países que nos combaten a través de sus agentes.
RT: Sí, pero cuando uno ve la situación, de un lado hay un ejército con un líder que le ordena ir hacia delante, a la izquierda o a la derecha y el ejército obedece. Del otro lado, existen diversas facciones terroristas que no tienen una estrategia unificada para combatirlo. ¿Cómo se dan en verdad los combates entre ambos?
Bachar al-Assad: Ese no es el problema, el problema es que esos terroristas combaten desde el interior de las ciudades y en las ciudades hay civiles, y cuando combates a ese tipo de terroristas tienes que procurar que el daño sea en un nivel ínfimo para la infraestructura y los civiles. Pero tenemos que combatir porque no podemos dejar que los terroristas maten y destruyan. Esa es la dificultad en esta clase de guerras.
RT: La infraestructura del país ha sido dañada e igualmente la infraestructura del ejército y la economía y parece como si Siria fuera a desintegrarse pronto. Parece que el tiempo actuase en contra de ustedes. ¿En su opinión cuánto tiempo necesitan para aplastar a su enemigo?
Bachar al-Assad: No podemos contestar esa pregunta porque nadie tiene la respuesta sobre cuándo terminará esta guerra y si no tenemos respuesta sobre cuándo cesarán ellos el envío de combatientes extranjeros de diferentes partes del mundo, especialmente del Medio Oriente y del mundo musulmán, o cuándo dejarán de mandar armas a estos terroristas. Si ellos paran –y aquí sí puedo contestar su pregunta– entonces nosotros podremos finalizar todo en cuestión de semanas. No será un gran problema. Pero mientras continúen los suministros logísticos a los terroristas, entonces será una guerra prolongada.
RT: Al pensar que ustedes tienen casi 4 000 kilómetros de fronteras difíciles de controlar y tienen un enemigo que puede cruzar la frontera hacia Jordania o Turquía para aprovisionarse de armas y obtener atención médica para luego volver a combatir… como lo van a solucionar?
Bachar al-Assad: Ningún país en el mundo puede controlar sus fronteras totalmente. Ni siquiera Estados Unidos puede controlar por completo sus fronteras con México. Y quizás esto sea extensivo a Rusia que es un país enorme. Así que ningún país puede controlar sus fronteras de forma total. Los países pueden lograr una mejor situación fronteriza mediante el establecimiento de buenas relaciones de vecindad y esto no lo tenemos ahora con Turquía por lo menos ya que Turquía apoya más que cualquier otro país el tráfico de armas y de terroristas.
RT: ¿Le puedo hacer una pregunta? Yo visité Turquía recientemente y noté que la gente allí está muy preocupada porque ocurra una guerra entre Turquía y Siria. ¿Cree que una guerra sirio-turca constituye una posibilidad real?
Bachar al-Assad: Racionalmente no lo creo por dos razones: la guerra requiere del respaldo popular y la mayoría del pueblo turco no quiere semejante guerra. Por lo tanto, creo que ningún responsable racional piensa contrariar la voluntad del pueblo en su propio país. Y esto es perfectamente aplicable al pueblo sirio y así sucesivamente. No hay un diferendo entre el pueblo sirio y el pueblo turco sino que tiene que ver con los gobiernos y los responsables, entre nuestros responsables y los suyos, a causa de sus políticas. Así que no creo que haya posibilidad de estallido de una guerra entre Siria y Turquía.
RT: ¿Cuándo fue la última vez que usted habló con Erdogán y cómo terminó aquella conversación?
Bachar al-Assad: Eso fue en mayo del 2011 tras su triunfo en las elecciones.
RT: ¿Lo felicitó usted por el triunfo?
Bachar al-Assad: Sí, y aquella fue la última vez.
RT: ¿Quién es el que bombardea el territorio turco, las tropas gubernamentales o las fuerzas de la oposición?
Bachar al-Assad: Para saberlo tiene que haber investigaciones conjuntas, tiene que existir una comisión mixta entre los ejércitos para saber quién bombardea a quién. Hay muchos terroristas en la frontera y tienen morteros, por lo tanto ellos pueden hacerlo. Hay que investigar sobre el tipo de proyectil y el lugar del impacto. Y eso no se hizo. Nosotros pedimos al Gobierno turco que se creara una comisión, pero lo rechazaron. Por lo tanto, no tenemos respuesta. Cuando hay tantos terroristas en la frontera, no podemos descartar que suceda eso, porque el Ejército sirio no tiene órdenes de bombardear el territorio turco ya que no tenemos interés en ello y no hay ninguna enemistad entre nosotros y el pueblo turco. Nosotros los consideramos como hermanos. Entonces, ¿por qué hacer tal cosa? A no ser que haya sucedido por error y eso requiere una investigación. Hasta el momento no tenemos respuesta.
RT: ¿Aceptan ustedes la hipótesis de que se haya tratado de un error por parte de las fuerzas gubernamentales?
Bachar al-Assad: Es posible. En todas las guerras se producen errores. Usted sabe que en Afganistán hablan siempre de fuego amigo. Así que si el mismo Ejército puede matar a sus efectivos por error, eso quiere decir que algo semejante puede suceder en cualquier guerra. Aunque no podemos confirmarlo.
RT: ¿Por qué se ha convertido Turquía –considerada por ustedes país amigo– en una cabeza de playa para la oposición?
Bachar al-Assad: No es Turquía ni el pueblo turco sino el gobierno de Erdogán, para ser precisos. El pueblo turco necesita buenas relaciones con el pueblo sirio. Erdogán cree que si la Hermandad Musulmana se hace con el poder en la región, especialmente en Siria, entonces él podrá garantizar su propio futuro político. Esa es una razón. La otra razón es que él personalmente cree que es el nuevo sultán otomano y que puede extender su dominio bajo un nuevo paraguas a toda la región, como en tiempos del Imperio otomano. Él piensa para sus adentros que es un califa. Esas son las dos principales razones de ese giro en su política, de cero problemas a cero amigos.
RT: Pero no sólo es Occidente quien se opone a ustedes en esta etapa, pues tienen muchos enemigos en el mundo árabe. Hace dos años cuando alguien oía su nombre en el mundo árabe mostraba respeto, pero ahora lo han traicionado a la primera oportunidad. ¿Por qué tiene tantos enemigos en el mundo árabe?
Bachar al-Assad: No son enemigos. La mayoría de los Gobiernos árabes apoya a Siria, de corazón, pero no se atreven a decirlo en público.
RT: ¿Por qué no?
Bachar al-Assad: Porque están bajo la presión de Occidente y a veces de los petrodólares.
RT: ¿Quién los apoya a ustedes en el mundo árabe?
Bachar al-Assad: Varios países nos apoyan implícitamente pero no se atreven a declararlo públicamente. Primero está Irak, que desempeña un papel efectivo en apoyar a Siria durante esta crisis por ser un país vecino y ellos son conscientes de que si se produce una guerra dentro de Siria entonces habrá guerra en los países vecinos, incluido el propio Irak. También hay otros países que tienen buenas posturas, como Argelia y Omán básicamente. Y hay otros países, que no voy a enumerar ahora, que tienen posturas positivas sin tomar acciones.
RT: ¿Por qué Arabia Saudita y Qatar insisten en que usted renuncie? Y ¿cómo entra en su agenda un Oriente Medio inestable?
Bachar al-Assad: Francamente hablando, yo no puedo contestar por ellos. Son ellos quienes deben responder esa pregunta. Pero lo que sí puedo decir es que el problema entre Siria y varios países, tanto en el mundo árabe, en la zona o en Occidente, es que decimos “no” cuando creemos que debemos decir “no”. Esee es el problema. Y algunos países creen que pueden controlar a Siria a través de dictados o por medio del dinero y los petrodólares, y eso no es posible en Siria. Ahí está el problema. Quizás quieren desempeñar un papel. No tenemos problema en ello. Pueden hacerlo, tanto si lo ameritan o no, pero no a expensas de nuestros intereses.
RT: ¿El asunto tendrá que ver con dominar Siria o con exportar su versión del islam a Siria?
Bachar al-Assad: No se puede afirmar que eso sea una política estatal en esos países. En algunos casos se trata de instituciones en determinados países y en otros hay personas que apoyan esa tendencia, pero no lo anuncian como política oficial. Ellos no nos han pedido promocionar las posiciones extremistas de sus instituciones, pero eso sucede en realidad, tanto a través del apoyo directo que brindan los Gobiernos o a través de las instituciones y personas. Eso es un aspecto del problema, pero cuando hablo como Gobierno, me refiero a la política declarada y esa, como cualquier otra política, depende de los intereses y los papeleos. Pero no podemos ignorar lo que se ha dicho.
RT: Irán, su estrecho aliado, sufre también sanciones económicas y afronta también la amenaza de una invasión externa. ¿Si ustedes tuvieran que escoger entre cortar las relaciones con Irán a cambio de la paz en su país, elegirían esa opción?
Bachar al-Assad: No tenemos opciones contrapuestas al respecto y la razón es que hemos tenido buenas relaciones con Irán desde el año 1979 hasta este momento y nuestras relaciones mejoran constantemente. Pero al mismo tiempo nos movemos hacia la paz. Habíamos tenido un proceso de paz y negociaciones de paz e Irán nunca fue un factor contrario a la paz. Se trata de informaciones subversivas que Occidente trata de publicitar y que consisten en que si queremos la paz entonces no deberíamos tener buenas relaciones con Irán. Una cosa no tiene que ver con la otra. Son temas totalmente diferentes. Irán ha dado apoyo a Siria y ha respaldado nuestra causa, la causa de los territorios ocupados, y debemos apoyarlo en sus causas. Eso es algo claro y simple. Irán es un país sumamente importante en la zona y si buscamos estabilidad debemos tener buenas relaciones con Irán. No podemos hablar de estabilidad a la sombra de malas relaciones con Irán, con Turquía o con otros vecinos.
RT: ¿Disponen ustedes de información que indique que los servicios de seguridad occidentales financian a los combatientes de la oposición en Siria?
Bachar al-Assad: Lo que sabemos hasta ahora es que esos aparatos asesoran a los terroristas con información a través de Turquía y en algunos casos desde el Líbano principalmente. Pero hay otros servicios de inteligencia, no occidentales sino regionales, que son muy activos y más activos aún que los servicios occidentales, por supuesto bajo la supervisión de los dispositivos de inteligencia occidentales.
RT: ¿Cuál es el papel de al-Qaeda en Siria en este momento? ¿Controlan alguna fuerza de la oposición?
Bachar al-Assad: No creo que ellos pretendan controlar a esos grupos ya que buscan fundar su emirato, según la expresión que ellos usan. Pero tratan principalmente de intimidar y aterrorizar a la gente mediante las explosiones, los asesinatos y los ataques suicidas… para desalentar a la gente y llevarla a que los acepte como un hecho consumado. Y así ellos se mueven poco a poco, pero su objetivo final es establecer en Siria un emirato islámico desde el cual puedan promocionar su propia ideología en el resto del mundo.
RT: De entre aquellos que combaten contra ustedes y se oponen a ustedes, ¿con quién hablaría?
Bachar al-Assad: Hablamos con todo aquel que tenga una voluntad real de ayudar a Siria, pero no perdemos nuestro tiempo con ninguna persona que quiera aprovechar nuestra crisis para sus intereses personales.
RT: Se han hecho varias acusaciones a las tropas gubernamentales de cometer crímenes de guerra contra civiles sirios. ¿Admite usted que las fuerzas gubernamentales han cometido crímenes de guerra contra los civiles sirios?
Bachar al-Assad: Nosotros combatimos el terrorismo y aplicamos la Constitución para proteger al pueblo sirio. Volvamos a lo que sucedió en Rusia hace más de una década: ustedes estaban enfrentándose el terrorismo en Chechenia y en otros lugares. Ellos atacaron teatros y escuelas… y el Ejército ruso protegía al pueblo. ¿Ud. llama eso crímenes de guerra? Seguramente que no. Hace algunos días, Amnistía Internacional reconoció los crímenes cometidos por los grupos armados hace pocos días, cuando capturaron a varios soldados y los ejecutaron. Así como Human Rights Watch ha reconocido más de una vez los crímenes que cometen esos grupos y que fueron calificados hace unos días de crímenes de guerra. Esto es en primer lugar. En segundo lugar, no es lógico que un ejército cometa crímenes de guerra contra su pueblo, porque el Ejército sirio se compone de individuos del pueblo sirio. Y si cometiese crímenes contra su pueblo, entonces el ejército se dividiría. Por lo tanto no puede haber un Ejército fuerte y unido que al mismo tiempo mate a su pueblo. En tercer lugar, el Ejército no hubiese podido resistir durante 20 meses en estas condiciones difíciles sin gozar del respaldo del pueblo sirio. Por lo tanto, ¿cómo puede gozar de ese respaldo al tiempo que mata al pueblo? Es una contradicción.
RT: ¿Cuándo fue la última vez que habló con un dirigente de Occidente?
Bachar al-Assad: Antes de la crisis.
RT: Después de la crisis, ¿ha habido alguna ocasión en la que le plantearan dejar la presidencia para que hubiera paz en Siria?
Bachar al-Assad: No, no se me planteó eso de forma directa, pero si me lo plantearan directa o indirectamente, se trata de una cuestión de soberanía y solamente el pueblo sirio tiene derecho a hablar de ese asunto. Todo lo que sea planteado de forma directa o indirecta o en los medios de comunicación no tiene sentido ni peso en Siria.
RT: Pero ¿tiene opciones?, porque tal como parece en el exterior usted no tiene ningún lugar adonde ir, ¿por tanto adónde se iría si quisiese marcharse?
Bachar al-Assad: A Siria. Este es el único lugar donde puedo estar. Yo no soy un pelele y no fui hecho por Occidente para ir a Occidente o a cualquier otro sitio. Soy sirio, soy de aquí y tengo que vivir y morir en Siria.
RT: ¿Cree que existe en este momento alguna oportunidad para la diplomacia y el diálogo o que han llegado a una etapa en que es el Ejército únicamente quien puede poner fin a la crisis?
Bachar al-Assad: Yo siempre he creído en la diplomacia y creo en el diálogo, incluso con aquellos que no entienden el diálogo o no creen en él. Debemos seguir intentándolo. Creo que siempre lograremos una parte de éxito. Debemos buscar esos éxitos parciales hasta lograr el éxito completo. Pero debemos ser realistas. No hay que creer que es únicamente el diálogo lo que puede llevar al éxito, porque aquellos que perpetran tales acciones se subdividen en dos grupos: uno que no cree en el diálogo, especialmente los extremistas, y tienes a los antisociales que sobre ellos pesan fallos judiciales hace años ya antes de la crisis y su natural enemigo es el Gobierno, porque serán encarcelados si vuelven las cosas a su curso normal. Hay otro grupo que son las personas que reciben apoyo desde el exterior, y esos tienen compromiso solamente con las personas o Gobiernos que les proveen de dinero y armas. Esos no son dueños de su decisión. Por lo tanto tenemos que ser realistas. El tercer grupo es la gente, tanto combatientes como políticos, que aceptan dialogar. Por eso hemos comenzado ese diálogo hace meses, incluso con los combatientes, y algunos han abandonado las armas y han vuelto a su vida normal.
RT: ¿Cree que la invasión extranjera a Siria es inminente ya?
Bachar al-Assad: Creo que el costo de tal invasión, si llega a suceder, será más grande de lo que el mundo entero pueda tolerar, porque si se producen problemas en Siria –a saber que somos el último baluarte del laicismo, de la estabilidad y de la convivencia en la región– eso tendría un efecto de dominó en el mundo, desde el océano Atlántico hasta el océano Pacífico, y usted puede imaginar las repercusiones en el resto del mundo. No creo que Occidente se encamine en esa dirección. Pero si lo hace, nadie podrá pronosticar lo que sucederá después.
RT: Señor presidente, ¿se reprocha usted a sí mismo?
Bachar al-Assad: Tenemos que buscar nuestros errores en cada decisión, porque sin ellos no seríamos humanos.
RT: ¿Cuál es su mayor error?
Bachar al-Assad: Sinceramente no recuerdo ahora. Pero a la hora de tomar cualquier decisión tengo que considerar que una parte de la misma será errónea. Pero uno no conoce sus errores en el momento en que los comete. En algunos casos, especialmente durante una crisis, no puedes ver lo correcto y lo incorrecto hasta que superas esa crisis. Por eso no sería objetivo si hablara ahora de los errores, porque estamos en medio de la crisis.
RT: Entonces ¿no hay nada de lo que se arrepienta?
Bachar al-Assad: No ahora. Cuando se esclarezca todo, entonces podremos hablar de los errores, y sin duda los hay.
RT: Si hoy fuese el 15 de marzo de 2011, cuando comenzó la espiral de protestas, ¿qué cosas haría de forma diferente?
Bachar al-Assad: Habría hecho lo mismo que hice el 15 de marzo.
RT: ¿Exactamente lo mismo?
Bachar al-Assad : Exactamente lo mismo, pedir a los diferentes bandos comenzar un diálogo y hacer frente a los terroristas. Así empezó la cosa. No comenzó con manifestaciones, que en realidad fueron la pantalla mientras que en las manifestaciones había combatientes que comenzaron a disparar simultáneamente contra los civiles y contra los efectivos del Ejército. Quizás en el plano táctico se hubiese podido hacer algo diferente. Pero como Presidente del país, yo tomo las decisiones a nivel estratégico y eso es diferente.
RT: Señor presidente al-Assad, ¿cómo se ve usted dentro de 10 años?
Bachar al-Assad: Me veo a través de mi país. Yo no puedo verme a mí mismo sino a mi país dentro de 10 años. Es en él donde me veo.
RT: ¿Usted se ve aquí en Siria?
Bachar al-Assad: Por supuesto. Tengo que estar en Siria. El asunto no tiene que ver con el cargo, lo mismo si fuese presidente u otra cosa. No es eso lo que me preocupa. Veo que estaré en este país y que este será un país seguro, estable y más próspero.
RT: Presidente Bachar al-Assad gracias por hablar con Russia Today.
Bachar al-Assad : Gracias a ustedes por venir a Siria.
Bashar Al-Assad

ARGENTINA Los terroristas fundamentalistas de la OTAN han asesinado a cientos de civiles en Alepo, Siria

Los terroristas fundamentalistas de la OTAN han asesinado a cientos de civiles en Alepo, Siria
Los terroristas fundamentalistas de la OTAN han asesinado a cientos de civiles en Alepo, Siria
Red Voltaire | 10 de octubre de 2012

FUENTE: RED VOTAIRE NET ORG
http://www.voltairenet.org/article176183.html

La OTAN respaldó las acciones de los terroristas mercenarios que entraron la semana pasada en el barrio norte de la ciudad siria de Alepo, en donde mataron y mutilaron a decenas de civiles inocentes.
Empleando la típica táctica utilizada por Al Qaeda, es decir atentados con coches bomba dirigidos y colocados en plazas públicas en toda la ciudad. Esto fue un ataque coordinado contra la población civil pero que la prensa comercial occidental la ha presentado como siendo un ataque «preciso contra las fuerzas del régimen sirio del presidente Assad». La televisión CNN en su artículo «Siria: decenas de muertos en explosiones en las plazas públicas en Alepo» [1] tira su conclusión con [la información brindada por] el desacreditado Observatorio Sirio de Derechos Humanos, administrado por un solo hombre, Rami Abdelrahman, que es un reconocido miembro de esta sesgada agrupación llamada «oposición siria», cuya sede no está en Siria sino en el pueblo de Coventry, en Inglaterra, y que falsamente se hace pasar por una «organización de derechos humanos» [2].
Pero incluso sin tener fundamento alguno el señor Abdelrahman afirma y alega que «la mayoría de las víctimas han sido fuerzas del gobierno sirio», lo que significa que las víctimas restantes eran en realidad civiles inocentes. Atacar plazas públicas llenas de civiles [con niños y mujeres] de manera indiscriminada utilizando explosivos es un crimen de guerra, ataques que han sido posibles gracias al dinero en efectivo enviado por Occidente, así tambin como el armamento, los explosivos y el apoyo político que reciben estos grupos extremistas sectarios fundamentalistas [de Turquía, Francia, Arabia Saudita, EEUU, Catar, Alemania] y que comenzaron a organizar sus sabotajes ya en el año 2007 [3].
La ciudad de Alepo ha sufrido mucho a manos de los terroristas-mercenarios [bandas de bandidos y fánaticos a la base] apoyados por la OTAN, hay batallones enteros compuestos únicamente de terroristas-mercenarios fundamentalistas libios [4], no son sirios ni «luchadores por la libertad», como la prensa occidental intenta repetidamente de presentarlos.
Son militantes libios de la organización terrorista conocida como el Grupo Islámico Combatiente Libio (LIFG) [5], los cuales están estacionados, armados y financiados por la OTAN en Turquía, apoyados por Occidente y por los estados del Golfo como Qatar y Arabia Saudita, y que cruzaron la frontera en el norte de Siria para llevar a cabo atrocidades contra el pueblo sirio bajo la cobertura de un supuesto «Ejercito Sirio Libre».

El libio Mahdi al-Harati figura en las listas de terroristas buscados del Departamento de Estado de EE.UU., de las Naciones Unidas y de la Oficina de ministerio del Interior del Reino Unido (página 5, pdf)- Mahdi al-Harati pertenece a la reconocida y sindicada organización terrorista Grupo Islámico Combatiente Libio (LIFG), en la foto junto con sus compañeros terroristas en Siria. Harati está ahora al mando de una brigada operativa compuesta de libios dentro del territorio sirio que intenta destruir al gobierno sirio y someter a la población siria. Después de haber devastado muchos sitios históricos de Libia por rencor sectario religioso, estos mismos terroristas están atacando lugares del patrimonio histórico de Alepo, en Siria.
_______
A medida que estos batallones de terroristas-mercenarios no logran ganar ninguna batalla u objetivo militar significativo contra los militares del ejército sirio del gobierno del presidente Assad, estos han recurrido constantemente a la descarada estrategia de ataques terroristas como son los atentados con coches bomba de manera coordinada y sobre todo contra los sitios de alto valor histórico o simbólico [6] atentados perpetrados en el mismo casco urbano de la ciudad antigua. Los medios de comunicación occidentales han intentado presentar estos ataques y saqueos de los tesoros históricos de Siria como siendo perpetrados por el mismo gobierno sirio, cuando son los terroristas libios, ellos hicieron lo mismo contra sus propios lugares históricos en Libia y de manera sectaria, destrucción respaldada por la OTAN sobre los escombros de lo que fue la Jamahiriya, es decir el estado-nación- de Gaddafi.
La ONU describió en detalle estos ataques perpetrados en Libia contra los sitios o monumentos históricos del país en un informe titulado «expertos independientes de la ONU condenan la destrucción de lugares religiosos sufíes en Libia» [7], el informe decía:
«Tres expertos independientes de Naciones Unidas han condenado hoy enérgicamente la destrucción de sitios religiosos e históricos sufíes en varias partes de Libia, así como la intimidación y el uso excesivo de la fuerza contra manifestantes desarmados que se oponían a la destrucción de dichos lugares».
«Según informes y otras investigaciones periodísticas independientes acusan a los ultra-conservadores islámicos como autores intelectuales y responsables de los daños causados a estos monumentos históricos, al parecer con la aprobación de miembros de las fuerzas de seguridad. Los sitios son venerados por los creyentes de culto sufíes, una rama del Islam conocido por su moderación, pero considerada herética por algunas ramas fundamentalistas de la fe islámica».
Son estos mismos extremistas fundamentalistas sectarios islámicos los que están efectuando este sucio trabajo terrorista en Siria, de nuevo, con el apoyo de la OTAN, con dinero en efectivo y mucho apoyo político y militar encubierto de Occidente, llevan a cabo atrocidades idénticas cada día y que la prensa comercial occidental se niega a revelar y prefiere repetir mentiras a la opinión pública evitando así de dar a conocer la verdadera dimensión de este conflicto.
Fuente: Tony Cartalucci, Land Destroyer Report.
[1] “Syria: Dozens killed in blasts at Aleppo public square”
[2] ”West’s Syrian Narrative Based on “Guy in British Apartment.”
[3] “Syrian War: The Prequel”
[4] “Libyan fighters join ’free Syrian army’ forces.”
[5] “Libyan Terrorists Are Invading Syria.”
[6] “Destruction of ancient Aleppo alarms antiquities experts.”
[7] “UN independent experts condemn destruction of Sufi religious sites in Libya.”, Una investigación de expertos independientes de la ONU condena la destrucción de lugares sufíes en Libia.

SIRIA La sangre siria graba una nueva línea en la arena

La sangre siria graba una nueva línea en la arena
Confirmado: la mayoría de los «rebeldes sirios» son Contras mercenarios extranjeros
Confirmado: la mayoría de los «rebeldes sirios» son Contras mercenarios extranjeros
por Pepe Escobar
Investigadores, periodistas independientes, observadores trabajando sobre el terreno, desde la misma Siria, confirman cada día con sus testimonios, análisis lógicos y otros materiales gráficos que los famosos «rebeldes sirios» —que tanto apoya la prensa comercial— no son en su mayoría otra cosa que una gran banda de Contras mercenarios fundamentalistas asesinos financiados por los EEUU y por algunas potencias europeas ávidas de dominación y en coordinación con las monarquías petrodólares déspotas del Golfo vasallas de Occidente, todos operando contra Siria principalmente desde territorio turco, israelí y jordano.
Red Voltaire | 2 de agosto de 2012
FUENTE: RED VOLTAIRE NET ORG
http://www.voltairenet.org/Confirmado-la-mayoria-de-los

A principios del siglo pasado se trazó una línea en la arena de Acre a Kirkuk. Dos potencias coloniales –Gran Bretaña y Francia– se repartieron tranquilamente el Medio Oriente; todo lo que estaba al norte de la línea para Francia; el sur era de Gran Bretaña.
Muchos reveses –y tragedias concéntricas– después, una nueva línea en la arena está siendo trazada por Arabia Saudí y Catar. Entre Siria e Irak, lo quieren todo. Y hablemos de retorno de los reprimidos; ahora, como parte del compuesto OTAN-Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), están en la cama con sus antiguos amos coloniales.

Se puede observar en el video que los «rebeldes sirios», es decir los Contras mercenarios están drogados la mayor parte del tiempo, eso explica su estado de exitación extrema, en el video van a ejecutar a una familia entera que han capturado en su casa por el sólo hecho que dicha familia muy respetada en el pueblo guardaba simpatía por el gobierno del presidente Bashar Al-Assad. Este video ha sido filmado y colgado en internet por los mismos mercenarios muy orgullosos de mostrar sus acciones.
Golpe tras golpe
No importa lo que pregonen los medios militarizados de Occidente, no hay un juego final en Siria todavía. Al contrario: el juego sectario no hace másque comenzar.
Es de nuevo el Afganistán de los años 80. Las más de 100 pandillas fuertemente armadas involucradas en la guerra civil de Siria rebosan de fondos con los cuales el CCG financia sus granadas rusas propulsadas por cohetes y compradas en el mercado negro. Numerosos salafistas-yihadistas cruzan hacia Siria, no solo desde Irak, sino también de Kuwait, Argelia, Túnez y Pakistán, después de llamados embravecidos de sus imames.
Secuestros, violaciones y matanzas de civiles favorables al régimen de Asad se están convirtiendo en la ley del país.
Persiguen todavía con más ardor a los cristianos [1]. Obligan a irse a los exiliados iraquíes residentes en Damasco, especialmente los que viven en Sayyida Zainab, el vecindario de predominio chií nombrado así en honor de la nieta del Profeta Muhammad, enterrada en la hermosa mezquita local. La BBC, dicho sea en su favor, por lo menos informó al respecto [2].
Efectúan ejecuciones sumarias; el viceministro del Interior de Iraq Adnan al-Assadi dijo a AFP que los guardias fronterizos vieron que el Ejército Libre Sirio (ELS) tomó el control de un puesto de la frontera y luego «ejecutó a 22 soldados sirios ante los ojos de los soldados iraquíes».
El cruce Bab al-Hawa entre Siria y Turquía fue invadido por más de 150 muyahidines descritos como multinacionales [3], provenientes de Argelia, Egipto, Arabia Saudí, Túnez, los Emiratos Árabes Unidos, Chechenia e incluso Francia. Muchos proclamaron su fidelidad a Al Qaida en el Magreb Islámico (AQIM).
Quemaron numerosos camiones turcos. Filmaron su propio vídeo promocional. Desfilaron con su bandera de Al Qaida. Y declararon que toda la zona fronteriza era un Estado islámico.

Los Contras mercenarios extranjeros infiltrándose en Siria a través del desierto, cerca de Dara.
Entrega tu tarjeta de identidad de terrorista
No hay forma de comprender la dinámica siria sin saber que la mayoría de los comandantes del ELS no son sirios, sino iraquíes suníes. El ELS solo pudo ocupar el cruce fronterizo Abu Kamal entre Siria e Irak porque toda la zona está controlada por tribus suníes visceralmente opuestas al gobierno de al-Maliki en Bagdad. El libre flujo de muyahidines, yihadistas de la línea dura y armas entre Irak y Siria ya está más que establecido.
La idea de que la Liga Árabe –comportándose como portavoz oficial de OTAN-CCG– ofrezca asilo a Bashar al-Assad podría ser tan ridícula como la de que la CIA supervise qué grupos muyahidines y yihadistas pueden acceder a las armas financiadas por Catar y los saudíes.
Al principio, puede haber sido solo un mal chiste. Después de todo, la oferta del exilio provino de exactamente los mismos paragones de la democracia, la Casa de Saud y Catar, que controlan la Liga Árabe y financian a los muyahidines y la yihad anti-Siria.
Bagdad, sin embargo, condenó públicamente la oferta del exilio. Y la secuela –de hecho el mismo día– fue digna de The Joker (sí, el enemigo de Batman): una ola de atentados anti-chiíes en Iraq, con más de 100 muertos, debidamente reivindicada por el Estado Islámico de Irak, la franquicia local de Al Qaida. Su portavoz, Abu Bakr al-Baghdadi, urgió enérgicamente a las tribus suníes de Anbar y Nineveh a que se sumen a la yihad y derroquen el gobierno «infiel» en Bagdad.
El movimiento de ida y vuelta de muyahidines y yihadistas entre Siria e Irak ha sido más que confirmado por Izzat al-Shahbandar, alto miembro del parlamento de Irak y asistente próximo del primer ministro al-Maliki.
Bagdad incluso ha actualizado listas. La frecuencia de cambio solo pudo generar más frenética neolengua orwelliana acuñada por el sitio Moon de Alabama en la web [4].
Los muyahidines y yihadistas activos en Irak ahora son «insurgentes iraquíes». Y los muyahidines y yihadistas activos de Siria siguen siendo los usuales «rebeldes sirios». Todos han sido sacados del servicio activo como «terroristas». Según esta lógica el Batman de Colorado también podría ser descrito como «insurgente».
Seguid el dinero
Tal y como aparece, los idealizados «rebeldes» sirios, más los insurgentes conocidos previamente como terroristas, no pueden vencer a los militares sirios, ni siquiera con la lluvia de dinero y armas de los saudíes y los cataríes.
Tampoco existe evidencia de que el régimen considere una retirada a las montañas alauitas del norte de Siria, como lo evoca la discusión colectiva en los blogs de política exterior. Después de todo los «rebeldes» no controlan ningún territorio.
Lo seguro es quién se beneficiará de la progresiva balcanización de Siria. A la Casa de Saud y Catar les encantaría que la guerra civil se exportara a Iraq y el Líbano; en sus cálculos extremadamente estrechos, eso podría acabar produciendo otros regímenes suníes.
Por lo tanto hay que esperar que los fondos saudíes y cataríes compren a cualquier burócrata sirio bien conectado, incluso a pesar de que la burguesía urbana suní todavía no ha abandonado el barco.
Y a medida que se extiende la guerra civil, un tsunami de armas seguirá inundando Jordania, Líbano, Irak y por supuesto Turquía, reforzando grupos guerrilleros de todo tipo, incluidos los kurdos, una faceta más de la ahora excluida neo-otomana Turquía que contempla impotente cómo se destruyen los Estados tallados en la arena por esa línea colonial de los años veinte del siglo pasado.
Estratégicamente, será siempre una guerra por encargo, esencialmente de Arabia Saudí contra Irán con el apoyo de la Casa de Saud a islamistas de todos los colores en comparación con el apoyo de Catar a «su» Hermandad Musulmana. Pero sobre todo se trata de EE.UU.-OTAN-CCG contra Irán.
Los motivos de Israel van más allá del deseo sectario saudí/catarí. El primer ministro de Israel Bibi Netanyahu acaba de desenterrar un «bushismo» calificando a Irán-Siria-Hizbulá de «eje del mal». Lo que desea a largo plazo Tel Aviv es obvio: que Washington, con o sin el gobierno de Obama, derribe ese eje.
Mientras tanto, ese objetivo a largo plazo no impide que el ministro de defensa israelí Ehud Barak enloquezca especulando respecto a una invasión de Siria basada en una hipotética transferencia de misiles antiaéreos sirios o incluso de armas químicas a Hizbulá.
Washington, por su parte, adoraría tener por lo menos un dócil gobierno suní en Damasco para acelerar el cerco de Irán sin aumentar los temores sustanciales de Israel. Mientras tanto, lo que pasa por «poder inteligente» no es más que ilusiones glorificadas. Así es como los funcionarios pro Israel de EE.UU. planean una Siria post Asad [5].
Y llega el nuevo Bane
A pesar de todos sus valores de producción, la yihad de la OTAN –en conjunto con afiliados de al Qaida y copiones– todavía no ha logrado el cambio de régimen. No habrá sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU, como ya han subrayado tres veces Pekín y Moscú. Por lo tanto sigue apareciendo siempre el Plan B. Este último sale directamente del guión al estilo de Irak: Damasco atacará a los civiles con armas químicas. Duró solo unos pocos ciclos noticiosos.
El presidente ruso, Vladimir Putin, ya lo ha dejado claro: un cambio de régimen es un anatema, especialmente por un motivo que elude la mayoría en Occidente, los yihadistas en las puertas de Damasco significa que estarán muy cerca del Cáucaso, la posible nueva perla de un collar letal tendente a desestabilizar la Rusia musulmana.
El resultado contraproducente, mientras tanto, está listo para atacar como la Medusa. Lo que para todos los propósitos prácticos son escuadrones de la muerte muyahidines/yihadistas de la OTAN y el CCG estarán encantados de sangrar a Siria siguiendo líneas sectarias, en la arena y especialmente en áreas urbanas. Comenzó la temporada de caza, no solo de alauitas sino también de cristianos (10% de la población).
Una política exterior que privilegia a los yihadistas suníes, conocidos anteriormente como terroristas, para que creen un Estado «democrático» en Medio Oriente parece haber sido conjurada por Bane (el malo de la película en The Dark Knight Rises, el capítulo final de la trilogía de Batman). Y sí, somos sus creadores. Mientras los mejores carecen de toda convicción, y los peores están repletos de intensidad apasionada, un superhombre suní yihadista enmascarado camina hacia su nacimiento en Damasco.
Pepe Escobar
Fuente: Asia Times Online, 25 de julio de 2012.
Traducido del inglés por Germán Leyens.
[1] http://vaticaninsider.lastampa.it/e…
[2] Ver: http://www.bbc.co.uk/news/world-mid…
[3] Ver: http://english.alarabiya.net/articl…
[4] Ver: http://www.moonofalabama.org/
[5] Ver: http://thecable.foreignpolicy.com/p…

ARGENTINA BOMBARDEO A PLAZA DE MAYO 16 DE JUNIO DE 1955

FUENTE: 24CON CONURBANO ON LINE
http://www.24con.com/conurbano/nota/22622-A-54-años-del-día-en-que-bombardearon-La-Plaza/
A 54 años del día en que bombardearon La Plaza

Una entrevista con el platense Gonzalo Chaves, el hombre que investigó la masacre de Plaza de Mayo en 1955.

El 16 de junio de 1955 la aviación naval y aparatos a reacción de la Fuerza Aérea bombardearon Plaza de Mayo. Los nombres de los muertos y heridos de aquellos hechos fueron durante años “desaparecidos” de la historia. Gonzalo Chaves les devolvió la identidad a partir de un minucioso relato que plasmó en La masacre de Plaza de Mayo.

Gonzalo Chaves es un escritor fraguado en la lucha política durante los años de proscripción del peronismo. Nació en La Plata en 1939 y desde muy joven, “por mandato paterno”, integró la denominada Resistencia Peronista. Su padre, un suboficial del Ejército que participó del alzamiento del general Valle, fue asesinado por la Triple A luego de la muerte del general Perón. Conoció el exilio y la persecución por su condición de militante de la Generación del Retorno, como prefiere llamar a los jóvenes de los años setenta.

La masacre de Plaza de Mayo (De la Campana, 2005) es, como dice en su prólogo Miguel Bonasso, “la reparación de un olvido maliciosamente perpetrado por una historia oficial experta en cultivar la desmemoria”.

–Pasó más de medio siglo del bombardeo a Plaza de Mayo, y continúa siendo un hecho casi perdido en la memoria y en la historia de los argentinos, cuando en verdad representa una de las masacres más brutales que cualquiera pueda imaginar.

–Esa fue la razón, precisamente, que motivó la escritura de mi libro. Cuando se cumplieron los cincuenta años de la masacre, el diario La Nación puso el énfasis en recordar la quema de las iglesias, que se produjo ese mismo día, luego de que cayeran las bombas, y cuyos autores muy probablemente fueron los propios enemigos de Perón para exacerbar el enfrentamiento con los sectores católicos, pues no hubo una sola iglesia quemada en los barrios y en las afueras de Buenos Aires o de ninguna otra ciudad. Lo que reflejó La Nación es consecuencia de una mirada sobre la historia nacional llena de silencios como el silencio que por años reinó en torno a la masacre de la Plaza de Mayo.

–¿Cúal es la cronología de aquel 16 de junio de 1955?
–A las seis de la mañana en la base aeronaval de Punta de Indio, los militares sediciosos ya estaban preparados para iniciar el bombardeo sobre la Casa Rosada con el objeto de asesinar al general Perón. A las nueve despegaron y en virtud de que las condiciones meteorológicas habían empeorado debieron cruzar hasta el Uruguay, donde sobrevolaron la ciudad de Colonia durante varias horas a la espera de que mejoraran las condiciones del tiempo. Al mediodía, para ser más exactos a las 12.40, el capitán de fragata Néstor Noriega dio la orden de bombardear. La primera bomba la tira él y cae sobre la Plaza. En ese mismo instante, un trabajador de la Aduana, Juan Carlos Marino, que viajaba todos los días desde Morón a Buenos Aires, asomaba en la salida del subte. Es alcanzado por una esquirla y es el primer trabajador en caer asesinado.

–¿Cuántos aviones intervinieron en el bombardeo?
–La aviación naval contaba con seis aparatos Beechcraft. Estaban armados con una bomba de cien kilogramos cada uno. Detrás de estos aviones, una formación de North American, al mando del capitán de corbeta Santiago Sabarots, integrada por catorce aparatos con cuatro bombas de cincuenta kilos, hicieron la segunda pasada. También actuaron algunos aviones a reacción de la Fuerza Aérea.

–Las bombas cayeron en un amplio perímetro y muy pocas en la Casa de Gobierno…
–Sí, al punto que la tercera bomba dio de lleno sobre un trolebús que circulaba por detrás de la Casa Rosada. Penetró limpiamente el techo de vehículo y aunque no estalló fue suficiente el vacío que provocó para causar la muerte de alrededor de cincuenta personas y un grupo de niños que iba a la escuela.

–¿Su libro es el primero que indaga en torno a estos hechos?
–Durante mi investigación encontré varios artículos en la revista Primera Plana y en otras revistas de los años setenta. Hay un libro de Alberto Carbone, El día que bombardearon Plaza de Mayo, publicado en 1997, que no tuvo gran difusión. El autor no relata todos los hechos pero tiene mucho valor porque incorpora una serie de entrevistas a militares implicados en la masacre de enorme relevancia. Los dichos, por ejemplo, de un marino, cuyo nombre el autor no revela, demuestran una lógica implacable en obvia conexión con lo que sucederá años después durante el Proceso: “La masacre de Plaza de Mayo es una mentira, no existió”, le dice este marino a Carbone, que a cartón seguido le pregunta: “¿Usted alguna vez encontró una lista de los muertos, una placa, un monumento? Nada existió. Si hubiera existido Perón ponía a las viudas en la Plaza de Mayo”.

–Seguramente se habrá preguntado muchas veces por qué el 16 de junio fue silenciado durante tantos años.
–Mire, hay varias causas del silenciamiento: una de las causas, la más inmediata, es que a los tres meses se produce el triunfo de la Libertadora y eso legitimó el bombardeo. Ellos mismos lo dicen cuando aseguran, en distintas publicaciones, que sin el 16 de junio no hubiera habido un 16 de septiembre. En consecuencia, se produce una enorme distorsión histórica que llega, en cierta forma, hasta nuestros días. El otro motivo es la actitud del propio Perón, que busca tender una mano de paz después del bombardeo, en un gesto que no es comprendido por el resto de las Fuerzas Armadas. Todo lo contrario. Se lo interpreta como un gesto de debilidad. El gobierno constitucional podría haber aplicado con toda severidad el Código de Justicia Militar y haber fusilado a los responsables de la masacre. No lo hizo, y tres meses después se produce el golpe que provoca la caída del general Perón.
–El complot para derrocarlo ya estaba en marcha e incluso formaban parte de este proceso hombres muy cercanos al Gobierno.
–Claro, el mismo ministro de Marina, el contralmirante Aníbal Olivieri, que hacía gala de su lealtad a Perón, forma parte de la conspiración. Este personaje, dos días antes del bombardeo, se internó en el hospital Naval y cuando el contralmirante Samuel Toranzo Calderón –jefe del levantamiento– ocupó el Ministerio, Olivieri abandona el hospital con sus dos ayudantes, dos jóvenes tenientes de la Marina que tiempo después serían autores directos del genocidio perpetrado por la última dictadura: Emilio Eduardo Massera y Horacio Mayorga.

–¿Olivieri fue juzgado por su responsabilidad en la masacre?
–El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas lo incriminó y cuando se le preguntó por qué había ido al Ministerio continuó sosteniendo que era leal al presidente y que sólo había concurrido al lugar para ver qué pasaba. Lo interesante de su declaración, en términos históricos, es que cuando se lo indaga en torno a la participación de Massera y Mayorga pide que a estos oficiales no se los juzgue porque estaban cumpliendo órdenes. Allí aparece el primer antecedente de la obediencia debida.

–¿Se producen enfrentamientos en tierra?
–Unos trescientos hombres de la Infantería de Marina, al mando del capitán de fragata Juan Carlos Argerich, avanzaron desde el Ministerio de Marina, donde hoy funciona la sede de la Prefectura, hacia la Casa Rosada. La heroica resistencia de los Granaderos los puso en retirada. Hay un dato para subrayar: los infantes de Marina contaban con armamento moderno de origen belga, que había ingresado en el Bahía Tetis, en el por entonces buque escuela de la Armada, y que secretamente fue desembarcado en el apostadero de Río Santiago, lugar donde funciona la escuela de oficiales de la Marina y que dirigía Isaac Rojas. Cayeron en el enfrentamiento quince granaderos que, con sus viejos fusiles Máuser de un tiro, repelieron el ataque. Recién al cumplirse cincuenta años de estos hechos, el Ejército, a través de su jefe, el general Bendini, los recordó y les hizo un homenaje.

–¿Cuándo se produce el segundo bombardeo?
–Alrededor de las tres de la tarde. Los sediciosos, en la madrugada, habían ocupado el aeropuerto de Ezeiza para reabastecerse de combustible y armamento. En Ezeiza se suman tres aviones Catalina que habían despegado de la base Comandante Espora, aunque según varios investigadores, dos de los pilotos de estos aparatos se negaron a bombardear. En ese segundo raid participan los Gloster Meteors de la Aeronáutica.

–¿Es decir, entonces, que un sector de la Fuerza Aérea también participó del bombardeo?
–El oficial De la Vega, que toma la base aérea de Morón, es el jefe de los aviadores que aportan los Gloster, los aviones a reacción más poderosos que tenía la Argentina.

–¿Se puede pensar, independientemente del heroísmo de los pilotos que lucharon en Malvinas, que este es el verdadero y a la vez tristísimo bautismo de fuego de la Fuerza Aérea Argentina?
–Lamentablemente, sí. Los Gloster no eran aviones bombarderos pero estaban dotados de cohetes y ametralladoras que usaron a discreción sobre distintos puntos de Buenos Aires. Lo hacen sobre la CGT y el edificio donde hoy funciona el Ministerio de Desarrollo Social, en plena Avenida 9 de Julio, donde unos años antes se había llevado a cabo el renunciamiento de Evita. También desde el aire se ataca la residencia presidencial, de Agüero y Libertador, donde hoy se levanta la Biblioteca Nacional. Allí muere un hombre de sesenta años y dos jóvenes de quince y dieciséis años, un vigilante y una mucama de una casa de los alrededores.

–¿Qué edad tenían esos hombres?
–Eran muy jóvenes, tenían entre 22 y 23 años. Los aviadores militares tienen una carrera muy breve. A los 30 años o un poco más ya no pueden tripular aviones de combate. Se sentían una suerte de cruzados. Sobre el fuselaje de sus aeronaves habían inscripto la insignia “Cristo Vence”, con una V y en el centro de ella una cruz, un signo que luego el peronismo transformará para hacerlo propio, con la “V” y la “P” de Perón para significar su retorno, y la lucha, por otra parte, que para ese fin articulará la resistencia peronista y la generación a la que yo pertenezco. Creo, volviendo a lo que me interesa remarcar, que para justificar tamaño crimen sus autores apelaron a un fundamento religioso como tantas veces ha pasado en la historia de la humanidad.

–¿Cuál fue el rol de la oposición en este alzamiento?
–La verdad, la oposición a Perón, vinculada a los grandes intereses de la oligarquía, aparece simultáneamente con el peronismo, ya en 1946. Sin embargo recién cobrará fuerza y podrá ganar la calle cuando la Iglesia se enfrenta al Gobierno. La fecha clave es el 11 de junio de 1955. Ese día, en la procesión del Corpus Christi, la oposición al Gobierno logra reunir a unas cien mil personas. Durante la marcha se congregan no sólo los católicos sino también algunos partidos políticos y muchos ateos confesos. La marcha termina en el Congreso, donde se quema una bandera argentina para apagar una de las lámparas votivas que tiene el parlamento.

–Queda claro, por lo que acaba de decir, que hubo participación de civiles en la planificación de la masacre.
–El objetivo del bombardeo era matar a Perón en la Casa de Gobierno. Y junto a los marinos actuaron los denominados comandos civiles que rodearon la Plaza de Mayo aquel 16 de junio bajo el liderazgo de Mario Amadeo. Buscaban instalar un gobierno cívico militar con participación del Ejército, la Marina y la Aeronáutica y con políticos como el unionista Zavala Ortiz, funcionario años después del gopbierno de Artuto Illia, el conservador Adolfo Bichi y el socialista Américo Ghioldi, embajador del Proceso en Lisboa y que ya había participado en el alzamiento del año 1952 contra Perón. También fue un protagonista importante Alvaro Morales, un estudiante encargado de organizar el apoyo de los universitarios y Mariano Grondona, que estaba a cargo de la célula de los Comandos Civiles en la Facultad de Derecho.

–¿Cuántos trabajadores murieron ese día?
–No hay precisión, es decir, no podemos decir que tenemos un número cerrado sobre la base de lo que hemos investigado. Logramos establecer con exactitud el nombre, el documento y el domicilio de más de 350 muertos y 700 heridos. En el local de la CGT, al cumplirse cincuenta años del bombardeo, colocaron una placa con el nombre de los muertos sobre la base de lo que registramos en nuestro libro. No obstante ello, hay firmes presunciones de que los muertos pueden ser un poco más, alrededor de 400, y que los heridos superaron el millar.

–Existe la sensación de que incluso con el aporte que usted ha hecho con su libro, la masacre del 16 de junio de 1955 continúa siendo un hecho de escasa relevancia para gran parte de los intelectuales y políticos argentinos.
–Siempre se habló de la masacre pero ciertamente nunca se le dio la dimensión que tenía. Tal vez debido a la primera reacción de Perón, que nadie se animó a quebrar. Es más, ni la generación del ‘70 le dio la verdadera relevancia a estos hechos. De todos modos hay que tener en cuenta que no existieron muchas oportunidades para hablar de este tema ni para articular un relato que pueda garantizar un lugar, el lugar que debe tener, en la memoria de los argentinos. Tres meses después, como ya dije, cayó el gobierno peronista. Luego vino la proscripción, la persecución, la resistencia. Cuando el peronismo vuelve al gobierno, con el doctor Cámpora, se viven apenas 49 días y luego, ya con el general Perón en el poder, comenzamos una etapa donde comienzan a producirse severas convulsiones internas en el seno del propio movimiento. Poco más tarde ya tenemos el Proceso y su plan genocida, cuya semilla se sembró con las bombas del 16 de junio.

–¿Quiénes fueron los pilotos que participaron del bombardeo?
–De la Marina, el capitán de fragata Noriega; los capitanes de corbeta De la Canal, Pérez y Gambier; los tenientes de corbeta Richmond, Kelly, Moya y Gentile; los tenientes de navío Massera, Garavaglia, Sanguinetti, Kiernan y Orsi; los tenientes de fragata García, Mac Dougall y Miranda; los guardiamarinas Pedroni, Grondona, Reindl y Larrosa, y el suboficial Aguilar. De la Fuerza Aérea participaron los tenientes primeros Martin y Carus y el teniente Soto.

–Carlos Enrique Carus fue, tal vez, el que demostró la máxima perversidad entre todos los perversos de aquel día.
–El teniente primero Carus, después de la rendición de la Marina, fue el último en pasar sobre la Plaza de Mayo. Tira la última bomba sobre los treinta mil trabajadores que se habían reunido en la plaza. Un dirigente de la CGT, que fue testigo de estos hechos, me dijo que para él habían tirado bombas de napalm porque muchos cuerpos estaban carbonizados. A mí me resultó llamativa su deducción, pues estaba casi seguro que todavía esas bombas no habían sido inventadas. Sin embargo, hay fotos que muestran cadáveres absolutamente carbonizados. La respuesta la obtuve tiempo después. Un día, casi por casualidad, llegó a mis manos una revista española de aviación. En uno de sus artículos publicaba la ficha técnica de los Glosters Meteors y su capacidad de combate. Como un agregado que, con toda seguridad no imaginaron sus fabricantes, aparecía el detalle de que los tanques suplementarios de combustible podían ser utilizados en un combate. Ponían, como ejemplo, lo que había sucedido el 16 de junio de 1955 en nuestro país, cuando uno de los comandantes de esos aviones los arrojó sobre los trabajadores reunidos en la plaza para prenderlos fuego.

Publicado el 10 de mayo de 2007 en el diario Noticias de la Costa de Viedma.
Gentileza diario Diagonales

LIBIA Gaddafi escribió una carta meses antes de su asesinato

Gaddafi escribió una carta meses antes de su asesinato
Miércoles, octubre 26, 2011, 0:25
FUENTE: LIBRE RED NET
http://www.librered.net/?p=12061
Meses antes de ser asesinado, Muammar Al Gaddafi se expresó en una carta que escribió por triplicado acerca de su posible muerte.
Una de dichas copias, la tenía su hijo, Mutasin, a quien asesinaron el mismo día que a su padre, luego de ser capturado. La carta fue publicada por la BBC luego de que la dieran a conocer.
Gaddafi y su hijo fueron enterrados este martes. Todavía se desconoce el lugar. El entierro se realiza luego de mantener el cuerpo refrigerado en un shopping tras el asesinato sobre el cual aún circulan varias versiones del mismo luego de conocerse los videos del momento de la captura y traslado del cuerpo.
Carta de Muammar Al Gaddafi,
“Esta es mi voluntad. Yo, Muammar Al Gaddafi, juro que no hay otro Dios que Alá y que Mahoma es el Profeta de Dios, la paz sea con él. Prometo que voy a morir como musulmán.
De ser asesinado, me gustaría ser enterrado, de acuerdo con los rituales musulmanes, en la ropa que llevaba en el momento de mi muerte y con mi cuerpo sin lavar, en el cementerio de Sirte, al lado de mi familia y mis parientes.
Me gustaría que mi familia, especialmente las mujeres y los niños, sean bien tratados después de mi muerte. El pueblo libio debe proteger su identidad, sus logros, la historia y la imagen honorable de sus antepasados y sus héroes. El pueblo libio no debe renunciar a los sacrificios de los mejores pueblos libres.
Pido a mis partidarios a continuar la resistencia, y a luchar contra cualquier agresor extranjero contra Libia, hoy, mañana y siempre.
Que sepa la gente libre del mundo que podríamos haber negociado y abandonar nuestra causa a cambio de una vida personal estable y segura.
Hemos recibido muchas ofertas para este efecto; pero optamos por estar a la vanguardia de la confrontación como insignas del deber y del honor.
Incluso si no ganamos inmediatamente, vamos a dar una lección a las generaciones futuras: la decisión de proteger a la nación es un honor y venderse es la traición más grande que la historia recordará para siempre a pesar de los intentos de quienes digan lo contrario.”
Muammar Al Gaddafi cumplió su palabra cuando hace unos meses caviló sobre la posibilidad de morir y dijo:
“…no hay alternativa para mí, tengo que sostener mi posición y si Dios quiere moriré siguiendo Su camino, el camino que ha hecho a nuestro país rico, con tierras de cultivo, con alimentos y salud y que ha permitido incluso ayudar a nuestros hermanos y hermanas africanos y árabes a trabajar aquí con nosotros, en la Jamahiriya Libia.
No quiero morir, pero si asi ocurre, por salvar a esta tierra, a mi pueblo, y a todos los miles que son todos mis hijos, entonces que así sea…”

LIBIA El linchamiento de Muammar Gaddafi

El linchamiento de Muammar Gaddafi
por Thierry Meyssan
La muerte de Muammar al-Gaddafi ha sido celebrada con suma alegría en los palacios presidenciales occidentales, esa misma alegría ha estado ausente en la mayoría del pueblo libio. Para Thierry Meyssan, este asesinato militarmente inútil ha sido perpetrado por el Imperio no solamente como ejemplo, sino también para desestructurar la sociedad tribal libia.
Red Voltaire | Beirut (Líbano) | 21 de octubre de 2011

FUENTE: RED VOLTAIRE NET ORG
http://www.voltairenet.org/El-linchamiento-de-Muammar-Gaddafi

Durante 42 años, Mouammar Gaddafi ha protegido su país del colonialismo occidental. Hoy, él ha pasado a formar parte, junto con Omar al-Mokhtar (ver film histórico), en el panteón de los héroes nacionales libios.
_________________________________________
Jueves, 20 de octubre 2011, a 13h30 GMT, el Consejo Nacional de Transición (CNT) de Libia anunció la muerte de Muammar el-Gaddafi. A pesar de las gran confusión inicial, los primeros elementos sugieren que una caravana de coches intentaban salir de la ciudad de Sirte, ciudad sitiada, en donde la caravana fue bloqueada o en parte destruida por los bombardeos de la OTAN. Los sobrevivientes de esta caravana, dicen, se refugiaron entonces en las tuberías de una canalización. Gaddafi, que habría resultado herido, fue entonces capturado por la brigada Tigre de la tribu de los Misrata que habría aprovechado la ocasión para lincharlo.
El cuerpo del «Guía» de la Gran Jamahiriya Árabe Socialista no fue autorizado a que sea conservado en su ciudad natal de Sirte, o transportado a Trípoli, la capital, para su entierro, el cuerpo ha sido enviado como un trofeo de guerra por los Misrata a la ciudad del mismo nombre.
La tribu de los Misrata, que durante bastante tiempo dudó que campo escoger [el de los rebeldes o el de Gaddafi] y que en la actualidad prácticamente no tiene representante dentro del CNT, habrá dado finalmente el asalto de Trípoli después del bombardeo de la OTAN, y habrá linchado a Muammar el-Gaddafi tras el bombardeo de su caravana por la OTAN. E incluso ha trasladado el cuerpo del «Guía» a su ciudad para celebrar su triunfo. En julio, el «Guía» habría maldecido a los Misrata, instándolos de partir hacia Estambul y Tel Aviv, refiriéndose al hecho de que su tribu proviene de judíos turcos inmigrantes que se convirtieron al Islam.
Una avalancha de comentarios preparados bien de antemano han sido lanzados masivamente en todos los medios comerciales atlantistas con finalidad de demonizar una vez más a Gaddafi, y por lo tanto, hacer olvidar las condiciones bárbaras de su linchamiento y muerte.
Los principales dirigentes de la Coalición [de la OTAN] han celebrado jubilosamente la muerte de su enemigo y dicen estos que marca el acto final de la operación «Protector Unificado». Al hacerlo, ellos admiten implícitamente que dicha operación no tenía como finalidad hacer respetar y aplicar la Resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU, sino que tenía más bien como finalidad la de derribar un sistema político y la de matar a un líder, es decir al presidente de una nación, y esto a pesar que el asesinato de un jefe de estado en función está prohibido por la ley [jurisprudencia] de EE.UU. y condenado universalmente.
Además, el linchamiento de Muammar el Gadafi, demuestra la voluntad de la OTAN de no querer llevarlo ante la Corte Penal Internacional para juzgarlo simplemente porque no hubiera sido capaz de condenarlo por crímenes contra la humanidad a falta de pruebas fehacientes, de la misma manera que el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia no pudo demostrar la culpabilidad de Slobodan Milosevic, a pesar de dos años de proceso.
En el torrente de barro y de calumnias vertidas por los medios de comunicación comercial atlantistas para ensuciar el legado y la memoria de Gaddafi, las mentiras y falsas acusaciones son repetidas constantemente, lo que demuestra a contrario que estos medios de comunicación tienen en realidad pocos elementos que sean auténticos y que pudiesen ser utilizados en contra de Gaddafi.
Así llega el caso del atentado contra la discoteca La Belle en Berlín (5 de abril de 1986, tres muertos, era en esa entonces la RFA República Federal de Alemania), suceso que fue utilizado como pretexto por la administración Reagan para bombardear su palacio y matar a su hija (14 de abril de 1986, por lo menos 50 muertos). En esa entonces, el fiscal alemán Detlev Mehlis (el mismo fiscal alemán que veinte años más tarde lo vamos a encontrar a cargo de la investigación del asesinato del primer ministro libanés Rafik al-Hariri y la falsificación de esta investigación) se basó en el testimonio de Eter Mushad para acusar a un diplomático libio y su cómplice Mohammed Amair. Sin embargo, la televisión alemana ZDF descubrió más tarde que Mushad Eter era un testigo falso y más bien un verdadero agente de la CIA, mientras que el atacante Mahammed Aamir era un agente del Mossad [1].
O el caso del atentado de Lockerbie (21 de diciembre de 1988, 270 muertes): los investigadores identificaron al dueño de la maleta que contenía la bomba y el sistema relojero para activar el explosivo gracias al testimonio de un comerciante maltés que había vendido un pantalón, pantalón que fue encontrado en la misma maleta-bomba. La justicia escocesa acusó entonces a dos agentes libios Abdelbasset Ali Mohmed Al Megrahi y Al Amin Khalifa Fhimah y el Consejo de Seguridad de la ONU tomó las sanciones contra Libia.
En última instancia, para poner fin a las sanciones, Libia accedió extraditar a los dos agentes (el primero fue condenado a cadena perpetua, el segundo fue absuelto) y a pagar $ 2.7 mil millones en compensación, mientras que el acusado prisionero continua proclamando su inocencia hasta hoy día.
En definitiva, en agosto de 2005, uno de los responsables escoceses encargado de la investigación declaró que la principal prueba, el sistema auto-disparador (temporizador o sistema relojero desencadenando la bomba) había sido colocado en el lugar del accidente por un agente de la CIA.
Más tarde, el mismo experto que había analizado el temporizador (relojero) para el tribunal admitió que él mismo había fabricado ese aparato antes que la CIA lo ponga sobre el lugar del accidente [donde cayeron los restos del avión]. Finalmente, el comerciante y vendedor de pantalones de Malta admitió haber recibido 2 millones de dólares para dar un falso testimonio. Las autoridades escocesas decidieron revisar el caso y el proceso, pero la salud de Abdel Basset Ali Mohmed Al Megrahi no lo permitió.
La actual campaña de desinformación [sobre Libia y Gaddafi] incluye también un aspecto sobre el estilo de vida del reciente difunto. Se le describe como un faraón con su suntuoso y lujoso modo de vida, de su astronómica fortuna oculta. Pero todos aquellos que conocieron de cerca a Muammar el Gadafi, o simplemente aquellos que han visitado su casa de familia y su residencia después de los bombardeos pueden dar fe de que él vivía en un ambiente similar al de la burguesía de su país, lejos de la ostentación jet-set de su ministro de Planificación, Mahmoud Jibril.
Del mismo modo, ninguno de los países que siguen investigando el paradero de la fortuna oculta de Gadafi, busqueda que se ha prolongado durante meses, ha sido capaz de encontrar esto. Todo el material y sumas incautadas pertenecían al gobierno libio y no al «Guía».
Al contrario, los medios de comunicación comerciales atlantistas sólo mencionan la orden de arresto internacional emitida por Interpol contra Muammar el-Gaddafi antes que comience la ofensiva de la OTAN sobre Libia.
Pero estos mismos medios de comunicación no dicen nada de la acusación de la justicia libanesa contra Gaddafi por haber eliminado al imán Musa Sadr y sus compañeros (en 1978). Esta omisión se debe al hecho de que el secuestro fue patrocinado por los Estados Unidos que quería eliminar a este imán chiíta antes de dejar que el ayatolá Ruhollah Jomeini regrese a Irán, por miedo a que Sadr no extienda por el Líbano la influencia de la revolución iraní.
Los medios de comunicación atlantistas no mencionan las críticas formuladas por la Resistencia civil anti-imperialista libanesa y las que también hicimos nosotros contra Muammar el-Gaddafi: sus compromisos oportunistas con Israel.
Por mi parte, puedo asegurar que, hasta la batalla de Trípoli, el «Guía» negoció con los enviados de Israel, con la esperanza de poder comprar la protección de Tel Aviv.
También debo testimoniar que, a pesar de mis críticas a su política internacional, y a pesar del expediente completo acerca de mí que la DCRI (rama de los servicios secretos franceses) le había proporcionado amablemente en julio en un intento para que me arrestaran, Muammar el Gadafi, me dió su confianza y me pidió que ayudara a su país para hacer valer sus derechos ante las Naciones Unidas [2], un comportamiento que no refleja la de un tirano abyecto.
Los medios de comunicación comerciales atlantistas no mencionaron tampoco las injerencias de Libia en la vida política francesa, ingerencia de Libia que yo condené, sobre todo acerca del financiamiento ilegal de la campaña electoral presidencial de Nicolas Sarkozy y de Ségolène Royal. El «Guía» había autorizado a su cuñado Abdallah Senoussi para que corrompa a los dos principales candidatos presidenciales franceses a cambio de la promesa de darle una amnistía o de ejercer presión sobre la justicia francesa para que cierren su expediente penal. [3]
Pero sobre todo, los medios de comunicación atlantistas nunca mencionaron el principal trabajo del «Guía»: el derrocamiento de una monarquía títere impuesta por los anglosajones, la expulsión de las tropas extranjeras estacionadas en Libia, la nacionalización de los hidrocarburos, la construcción del Man Made River (el sistema de irrigación más importante en el mundo), la redistribución de las ganancias del petróleo dentro de la población (que hizo que una de las poblaciones más pobres del mundo sea la más rica de África), el asilo generoso a los refugiados palestinos y la ayuda al desarrollo sin precedentes en el Tercer Mundo (la ayuda de Libia al desarrollo era más importante que la toda la ayuda reunida de los países del G-20).
La muerte de Muammar el Gadafi, no va a cambiar nada en el plano internacional. El acontecimiento más importante fue la caída de Trípoli, ciudad bombardeada masivamente y conquistada por la OTAN —sin duda el peor crimen de guerra en este siglo—, seguido de la entrada de la tribu de los Misrata para controlar la capital [y la masacre de inocentes].
Semanas antes que comience la batalla de Trípoli, la gran mayoría de los ciudadanos libios participaron, viernes tras viernes, en masivas manifestaciones contra la OTAN, contra el CNT y a favor de Gaddafi.
Ahora el país está destruido y están gobernados por la OTAN y sus títeres fantoches del CNT.
La muerte del «Guía» tendrá por otro lado un efecto traumático y durable en la sociedad libia. Matando con sus sicarios al líder del país, la OTAN ha destruido la esencia misma del principio de autoridad. Será necesario muchos años y mucha violencia antes que un nuevo líder pueda surgir y sea reconocido por el conjunto de las tribus, o que el sistema tribal sea remplazado por otro modo de organización social.
En este sentido, la muerte de Muammar el Gadafi, abre un período de incertidumbre y desestabilización para el país, país que puede ir camino a una iraquización o somalización de su territorio [en referencia a Irak y Somalia dos estados fallidos en la actualidad].
Thierry Meyssan

[1] Investigación de la revista Frontal, difundido por el canal alemán ZDF el 28 de agosto de 1998.

[2] «Cosa que yo hice de manera solidaria y sin ninguna remuneración», ndlr.

[3] Abdallah Senoussi había sido condenando por rebeldía y sedición en Francia por el atentado contra el avión DC-10 de la compañía francesa de aviación UTA (19 de septiembre de 1989, 170 muertos) durante la guerra del Chad.

Nube de etiquetas