Despertar Nacional

Entradas etiquetadas como ‘fundacion’

ARGENTINA Celebración del Bicentenario de la ciudad de Paraná: Palabras de la Presidenta de la Nación

Celebración del Bicentenario de la ciudad de Paraná: Palabras de la Presidenta de la Nación
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA FERNÁNDEZ, EN EL ACTO DE CELEBRACIÓN DEL BICENTENARIO DE LA CIUDAD DE PARANÁ, REALIZADO EN LA CIUDAD DE PARANÁ, PROVINCIA DE ENTRE RÍOS
Gracias, muchas gracias a todos y a todas. Feliz cumpleaños, felices 200 años ciudad de Paraná, provincia de Entre Ríos.
Señor Gobernador de la provincia de Entre Ríos, querido amigo y compañero, Sergio Urribarri; señor Gobernador de la provincia de Santa Fe; querida Blanquita, amiga, compañera e Intendenta, compartimos también bancas del Senado en momentos difíciles.
¡Dios mío, cuántas cosas se me vienen a la memoria y al corazón en estos 200 años, en esta fiesta de los 200 años!
Recién, Blanca y el Pato, mencionaban aquel gesto de Néstor apenas a 48 horas de asumida su presidencia, una presidencia que, bueno, no hay que recordarlo, ¿no?, 22 por ciento de los votos, 25 por ciento de desocupados, un país en llamas, y cuando terminó de recibir, al día siguiente de asumir, al último de los presidentes y mandatarios que habían venido, se tomó un pequeño avión y se vino aquí, a Paraná, a la provincia de Entre Ríos que, devastada, no solamente por una huelga docente, la huelga docente, digamos, era la punta del iceberg de lo que pasaba, era una provincia devastada en un país devastado, y él se lanzó allí, con su ministro de Educación, me acuerdo, con Daniel Filmus, para venir a abordar el problema.
Podría haber hecho lo que hacen muchos y que uno está acostumbrada todo el tiempo: a echarle la culpa a los de antes, a los otros, a los de atrás, a los de al lado, a los del costado, a los de abajo. Pero, ¿saben qué? Estamos hechos de otra pasta, estamos hechos para encarar los problemas, para zambullirnos en los problemas y para resolverlos. Para eso fuimos moldeados.
Como tantos jóvenes que Blanquita recordaba emocionada y que hoy no están, no están físicamente, pero yo estoy convencida de que a la gente no se la recuerda únicamente con un homenaje o con una placa; se la recuerda cumpliendo los sueños por los cuales lucharon toda la vida. Y yo siento que hemos cumplido parte de esos sueños, no todos, porque todavía faltan muchas cosas en la República Argentina. Pero la verdad es que siento que hemos cumplido muchos sueños.
Y recuerdo, junto a Blanca también, en nuestras bancas del Senado cuando el país se desmoronaba; recuerdo también otras épocas cuando cruzábamos por el túnel subfluvial para venir a la Convención Constituyente de Santa Fe a aquí. Espero que el puente no se llame, Bonfatti, “Urribarri”. Me parece que no los voy a dejar porque hay gente que se enoja cuando le quieren poner el nombre de alguien…Mirá lo que pasó el otro día, me enteré, yo ni sabía, ni enterada estaba que querían ponerle el nombre mío a un estadio y se armó un lío bárbaro.
La verdad que…Además, ¿sabés qué? ¿Sabés cuál es la mejor memoria? La que está en el corazón de la gente, en el corazón del pueblo. Nombres de calles, nombres de avenidas, de escuelas, de edificios tienen todos en este país, desde los buenos hasta los malos, de los dos lados. Pero, ¿sabés qué es lo importante? No que te nombren en una calle, en un colegio, en un puente, en un estadio o en un río, sino que cuando alguien te nombre se le escape una lágrima de agradecimiento porque algo hiciste para que él viviera un poco mejor o sus hijos o su abuelo o su padre o su madre. Esas son las cosas que valen en la política.
Él vivía para eso. Yo siempre le decía: “Vos debés haber tenido algún problema cuando chico porque hacés todo para que te quieran. Parece ser que te esforzás para que te quieran”.
Es que esa es la política, cuando vos lográs conmover, cuando vos lográs llegar al corazón de la gente, no es a partir de lo que dicen algunos porque les diste algo, sino porque les entregaste la vida y la gente lo percibe de uno u otro modo, que entregaste tu vida por llevar adelante los ideales de un país con los que soñaron Belgrano, San Martín, Moreno, Perón y Evita y tantísimos otros y también Hipólito Yrigoyen, un gran argentino y también tantos patriotas.
Hace pocos días estábamos en Rosario recordando el Día de la Bandera y recibía como un símbolo de manos de un Belgrano ardiente, la bandera; el día anterior habíamos estado festejando los 400 años de la Universidad de Córdoba. Y uno recorre la historia de esta Argentina.
Vos recién, Pato, y lo charlábamos recién sentados ahí, esta bandera de Entre Ríos, cruzada por esta franja roja, que es el símbolo de Artigas, vivo en la tierra entrerriana, ese Artigas que quería ser argentino y no lo dejamos, ¡carajo, cómo pudo haber sido posible! Ay, se me fue, discúlpenme, se me fue, pero me da bronca.
Cuando uno lee la historia y ve que desde Buenos Aires le rechazaron los delegados a la Banda Oriental y por eso hoy no somos una sola nación, como tantas otras cosas que nos pasaron, nos dividieron y no separaron, uno entiende que tenemos que recorrer el camino inverso hacia adentro y hacia fuera; hacia adentro los argentinos reclamando y construyendo la unidad nacional, que no significa estar de acuerdo en todo, que no significa estar de acuerdo con todos. Porque lo importante es estar de acuerdo en las cosas fundamentales: en la inclusión social, en la soberanía y en la construcción de la autonomía, en la decisión de nuestros gobernantes; saber que quien está en la Casa Rosada decide en nombre del pueblo y en nombre de las ideas y de los programas por los cuales lo votaron; saber que cuando uno es legislador, senador o diputado, acompaña un proyecto de país y no es simplemente un rejunte de gente para ganar una elección. La elección es un día, pero gobernar se gobierna los 365 días del año.
Y necesitamos hombres y mujeres en nuestras Cámaras que comprendan las dificultades de un mundo cada vez más complejo y por qué no decirlo también, cada vez más hostil.
Uno enciende el televisor, abre las páginas de un diario y ve lo que está pasando en el mundo. Y hasta hace unos días nos referíamos a lo que pasaba tal vez, en tierras lejanas; en estos días vemos las cosas que pasan un poco más cerca, con nuestros amigos. Vemos un mundo y un escenario difícil, entonces es necesario ejercer las responsabilidades institucionales no a la bartola, no siguiendo la música y la partitura que ponen las corporaciones de los medios hegemónicos, sino con la batuta del pueblo, que es el que nunca se equivoca.
Les decía que no hace falta estar de acuerdo en todo, es imposible. Además, ¡vamos Pato!, nosotros, viejos militantes -viejos porque hace mucho tiempo, no porque estemos viejos- de un partido…
No hace falta estar de acuerdo puntualmente en cada coma, en cada artículo o en cada acento; pero cómo no se puede estar de acuerdo en tener una ley que permita la pluralidad y la diversidad de las voces, de las imágenes, la libertad de expresión. Cómo no se puede estar de acuerdo en que la gente vote para que elijan a los órganos políticos que conducen el Poder Judicial de la Nación y nos permita tener una Justicia más justa, más transparente, más legítima. Cómo no se puede estar de acuerdo en que tenemos que defender nuestras reservas y nuestras divisas para que nuestra industria pueda seguir importando los insumos básicos para seguir reindustrializando el país y generando trabajo. Cómo no se puede estar de acuerdo con las dificultades que tenemos…que tenemos que pagar una deuda que podríamos decir “bueno, la hicieron otros”, pero es la deuda de la República Argentina y nos hacemos cargo sin beneficio de inventario de nuestro país. No es cuestión de llegar al gobierno y hacerse cargo únicamente de las cosas que están bien. Hay que hacer cargo de todo, eso es gobernar. Eso es lo que él me enseñó porque nunca le tocó una buena, nunca, ni desde intendente.
Allá en el 87, en Río Gallegos, al poco tiempo, se desató una crisis económica, sin contar las crisis políticas, que fue la primera hiper; después, le tocó, ya no me acuerdo si a fines de la intendencia o principios de la primera gobernación, la segunda hiper y, después, en sus 3 años de gobernador y habiendo recibido, primero, una intendencia fundida luego, una provincia fundida, le tocó administrar esa provincia fundida y convertirla en una provincia sin deudas y sin desocupación en medio de las políticas neoliberales más feroces que se recuerdan durante la década del 90.
Yo, cuando él hacía su campaña de presidente y contaba que en Santa Cruz teníamos apenas 2 por ciento de desocupación y contaba todo, nos empezó a llegar un montón de gente. “Claro –yo decía-, pero basta, no hables más porque va a llegar demasiada gente de repente”.
Pero él estaba orgulloso de lo que había hecho. Y después, como no podía ser de otro modo, le tocó ser presidente, me acuerdo cuando hablábamos y pensaba que su turno iba a ser recién en el 2007. Nunca pensó que iba a ser…¿te acordás José, no?…José está con nosotros desde la Municipalidad, secretario de Obras Públicas. Y me acuerdo que él pensaba que tal vez en el 2007.
Y de repente la historia le abrió la puerta. La crisis más terrible de que tengamos memoria los argentinos, nos tocó vivirla, Blanca y yo éramos senadoras. ¿Vos te acordás de aquellos días de fuego, de muerte, de sangre, de desencuentro entre los argentinos de aquel 2001?
Y le tocó llegar a ser presidente de la República Argentina con un Banco Central vacío, con una deuda brutal sobre el país, con millones de desocupados, con chicos sin clases y los que tenían tampoco iban a clase, iban apenas a comer al colegio.
Estas cosas nos pasaron a los argentinos y hoy nuevamente un mundo difícil exige que luchemos muy fuertemente y muy unidos. Por eso vuelvo a remarcar lo de la unidad de los argentinos.
Y la segunda parte: bueno, sí, de los 40 millones de argentinos; habrá algunos que no querrán porque no les conviene o porque no les gusta, pero yo estoy convencida, estoy absolutamente convencida de que la inmensa mayoría de los argentinos sabe que peleados y desunidos, no llegamos a ninguna parte. Lo saben porque lo hemos vivido y no lo hemos vivido solamente en el pasado anterior al 2003; lo vivimos también en episodios duros y difíciles que nos tocó vivir, sobre todo, en lugares como aquí en la provincia de Entre Ríos. Y si algo tengo que agradecerte, Gobernador, es la lealtad en el momento más difícil que nos tocó vivir como Gobierno nacional.
La lealtad cuando todo va lindo y va bien es más fácil, es más cómoda, es más segura; la lealtad en los momentos de soledad, es más difícil, pero es más valorable.
Pero también tenemos que aprender de ese episodio. ¿Quiénes fueron los que ganaron y quiénes fueron los que perdieron? Muy pocos y muy poderosos ganaron; otros, tal vez creyendo que ganaban, llevaban la vanguardia de una batalla que finalmente luego se dieron cuenta, cuando metieron la mano en el bolsillo, que, en realidad, otros se habían quedado con lo que ellos creyeron que era también para ellos.
Es una vieja historia, se repite a lo largo y a lo ancho de los 200 años. Y sobre estas divisiones de los argentinos, de la clase media, de los trabajadores o de los universitarios, que no entendieron tampoco al primero y al segundo gobierno de Perón y que ahora tenemos la inmensa suerte de tener 48 universidades públicas nacionales, una en cada provincia, 9 creadas durante nuestra gestión que tienen el presupuesto más importante en toda su historia, ya no tenés que irte, como le pasaba a él que iba de Río Gallegos a La Plata para estudiar, ahora podés estudiar en tu provincia, cerca del lugar donde tus viejos laburan o de donde vos también tenés un trabajo y por lo tanto podés mantenerte.
¡Tantas cosas! Yo no voy a hacer una enumeración de los logros que hemos tenido. Yo solamente le pido a cada argentino que piense…Vieron que uno siempre dice “qué pasó, dónde estaba yo cuando pasó lo de las Torres Gemelas”. Yo siempre digo que cuando uno advierte los lugares importantes de la historia, es cuando se acuerda cómo estaba o qué le pasaba en un determinado momento histórico. Y cuando vos te acordás qué pasaba o qué estabas haciendo o cómo estabas en ese momento, es que estabas ante un hecho histórico.
Que cada uno de los argentinos se acuerde cómo estábamos antes de ese 2003, cómo estaba en su empresa, cómo estaba en su comercio, cómo estaba en su campo, a lo mejor estaba con una bandera de remate del Banco Nación y había un piquete en la puerta impidiendo que le remataran los campos. ¡Dios mío, si me acuerdo de cómo nos venían a ver! Hasta me acuerdo de los entrerrianos que nos fueron a tirar todos los pollos allá a la Plaza de Mayo porque no tenían a quién venderles los pollos porque no podían competir con lo que venía de afuera. Esta era…
Por eso les digo a todos: no hace falta que cuente, simplemente les pido que recuerden, que recuerde dónde estaba cada uno; pero no para darle gracias a nadie, porque en definitiva, gobernar para el pueblo, gobernar para los intereses de la Nación, no es una gracia que tiene derecho el gobernante, es una obligación que nos impone la Constitución y nuestras propias convicciones también.
Por eso, en estos 200 años de esta querida Paraná, son los 200 años también de desencuentros, de marchas y contramarchas, de claros y oscuros. Y yo siento que tenemos por delante un porvenir venturoso si somos capaces de superar nuestros prejuicios, si somos capaces, sin perder nuestra identidad y nuestra pertenencia histórica político-partidaria, sobreponer los intereses de la Nación y los intereses del pueblo, que es lo mismo. Porque yo le pregunto a cada argentino, milite en el lugar que milite, espacio político partidario, social, ¿de qué le sirve si no lo hace en un país con inclusión social y donde los 40 millones de argentinos tengan los mismos derechos y las mismas oportunidades?
Por eso, al lado de este hermoso Río Paraná…La verdad que no quiero olvidarme de algo que dijo Blanquita recién que me sorprendió, yo no sabía, cuando me regaló el rosario. Mirá vos, 1825, yo no sabía que había habido una elección aquí en el año 1825 para decidir quién era el patrón o la patrona religiosa y que la Virgen del Rosario compitió con San Miguel, tomá vos, ¿pero fueron en listas?, sí, fueron en listas. Vieron que siempre hay listas en todas partes y no está mal, si total la que elige es la gente, el que elige es el pueblo. Bueno, perdió San Miguel y ganó la Virgen. ¿Había algún otro candidato? Con dos candidatos quedó segundo, ¡vamos la Virgen todavía, vamos las mujeres todavía!
La verdad que es una anécdota deliciosa realmente, desconocida, como tantas cosas que no sabemos. Algunas porque, bueno, porque es imposible saber todo; otras, porque te las ocultan premeditada y alevosamente para vos creas que la historia es otra. Y si hay una historia oficial, que ya sabemos quién la escribió también y que no la pueden seguir escribiendo porque esta vez la historia la está escribiendo el pueblo. Y vamos a seguir escribiéndola.
Porque cuando los pueblos despiertan, cuando la comunicación es día a día, cuando esta cosa que uno veía como una amenaza, me acuerdo lo de la globalización, o determinadas cosas, en realidad se ha producido una comunicación y un conocimiento permanente.
Pero debemos estar atentos porque siempre, siempre hay intereses que van a intentar dividirnos; siempre va a haber intereses que no van a querer una América del Sur unida, con gobiernos democráticos, con gobiernos populares, con gobiernos nacionales. Nunca habíamos logrado este grado de unidad, este grado de confraternidad entre los pueblos. Tuvimos algunas bajas importantes, es cierto, irreparables y tal vez irremplazables, en términos de liderazgos.
Pero siempre digo que hay que empoderar al pueblo, que hay empoderar a las sociedades de cada una de las conquistas, de cada uno de los logros para que no dependan de un liderazgo que siempre al estar encarnado en un hombre o en una mujer, de carne y hueso, tiene la finitud que tiene la vida humana y muchas veces también tiene el destino que los arrebata jóvenes. Pero cuando el pueblo lograr hacerse cargo y hacerse carne de esa conquista, podrán haber retrocesos, marchas y contramarchas, pero cuando aprendiste que tenés derechos, cuando aprendiste que tenés derecho a la educación, a la salud, al trabajo, a comer, a una vida digna, podrán, por algún tiempo tal vez, pero no todo el tiempo. Y sino, mirá lo que hizo el peronismo en este país: le enseñó a la gente que tenía derechos y vinieron dictaduras y vinieron políticas neoliberales, pero no pudieron. Y no lo digo desde la concepción de partido político, lo digo desde la idea y del concepto que instalamos, como también aprendimos de otro partido centenario, como el radicalismo, la democracia.
Muchas veces, y esto lo hemos charlado entre viejos militantes de aquellos años, despreciábamos un tanto a los partidos políticos y, bueno, nos parecía que esa democracia liberal, como decíamos allá en los años 70. Pero, ¿sabés qué? Aprendimos trágicamente a partir del 24 de marzo de 1976 que junto a la justicia social y a los derechos, debe estar la libertad y la democracia para elegir a nuestros gobernantes como un bien también invalorable.
Vamos incorporando y empoderando derechos y conceptos y construyendo identidades, nuevas identidades que se nutren de las viejas historias, que se nutren de aquellos viejos dirigentes que supieron conducir sabiamente, con conquistas permanentes, que fueron desde el sufragio popular, que fueron, como decía hace días, de la reforma del 18, que fueron después en los años 30 los inmigrantes que traían la idea libertaria de los anarquistas o de los sindicatos y que el peronismo pudo plasmar. Y luego nos tocó a nosotros, en el 2003, plasmar esa inclusión social junto a la reparación histórica de los derechos humanos que habían sido vulnerados durante la dictadura. Es la suma de muchas historias, es la suma de muchas ideas y es un solo resultado: una gran Nación y un pueblo feliz que, en definitiva, es el legado que nos dieron tantos y tantos miles de argentinos.
Por eso, mi queridos y mis queridas entrerrianos y entrerrianas, paranaenses: quiero decirles en esta noche tan especial, que quiero agradecerles a cada entrerriano y a cada entrerriana, que estuvo junto a nosotros en los momentos difíciles, agradecerles de corazón en nombre mío y de mi compañero.
Y también, tal vez, a los que no estuvieron, a los que no están, decirles de corazón y con mucha humildad, que en mí jamás vean a una enemiga o a una adversaria. Yo soy Presidenta de los 40 millones de argentinos, tengo más y he logrado más de lo que nunca había imaginado. ¡Cómo podía pensar yo allá en mis 20 años en La Plata, que iba a ser presidenta de los argentinos, que iba a estar casada con un presidente, el mejor de los últimos 50 años y además, que me iban a reelegir presidenta por la mayor cantidad de votos después de Perón, nada más ni nada menos, qué iba a pensar que iba a estar como estuve hace días en Córdoba festejando los 400 años de la Universidad o acá en Paraná, en el Bicentenario de Paraná! He recibido mucho más de lo que podía aspirar o siquiera soñar.
Por eso quiero decirles a todos, a los que me quieren y a los que no me quieren, a los que me votan y a los que no me votan, que les estoy eternamente agradecida a todos los argentinos por todo lo que me han dado. Porque, en definitiva también, despertar emociones aunque no sea el amor, también revela que algunos valores tenés.
Por eso, los invito a que por Paraná, por Entre Ríos, por los argentinos, por nuestra historia, ejerzamos más la virtud y la calidad del afecto y de la confraternidad entre los argentinos. Es mucho más fácil querer que odiar y además, ¿sabés qué?, te sienta mucho mejor amar que odiar.
Muchas gracias, ¡viva la República, viva la Argentina, viva la patria, viva Paraná, viva Entre Ríos!
Gracias a todos. (APLAUSOS)

ARGENTINA “Gobernar para el pueblo es una obligación que nos impone la Constitución y nuestras convicciones”, afirmó la Presidenta

29jun13 PARANA 250613_6712
Martes, 25 de Junio de 2013
“Gobernar para el pueblo es una obligación que nos impone la Constitución y nuestras convicciones”, afirmó la Presidenta

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner encabezó esta tarde la ceremonia central en celebración por el Bicentenario de la fundación de la ciudad de Paraná, capital de Entre Ríos. Durante el acto se firmaron convenios para obras y se entregaron certificados de programas nacionales. La Jefa de Estado volvió a reclamar la unidad de los argentinos en temas fundamentales como la inclusión social. Y aseguró que “hay que empoderar al pueblo de cada una de las conquistas, para que no dependan de liderazgos”.
La presidenta Cristina Fernández recordó al ex mandatario Néstor Kirchner, quien viajó a Paraná para solucionar una extensa huelga docente, apenas asumida la primera magistratura. Señaló que en 2003 Entre Ríos “era una provincia devastada en un país devastado”.
Sostuvo que en ese momento, Kirchner “se lanzó con su ministro de Educación, Daniel Filmus, a hacerse cargo. Podría haber hecho lo que hacen muchos, echarle la culpa al de antes, al de al lado”. “Pero –afirmó- estamos hechos de otra pasta, para zambullirnos en los problemas y resolverlos, para eso fuimos moldeados”, enfatizó.
La Jefa de Estado indicó que “a la gente se la recuerda cumpliendo los sueños por los que lucharon toda la vida”. Señaló que “la mejor memoria es la que está en el corazón de la gente, en el corazón del pueblo”.
En ese sentido, admitió que “nombres de calles, de edificios, de escuelas, tienen todos en este país, desde los buenos hasta los malos”. Pero consideró que “lo importante es que cuando alguien te nombre se le escape una lágrima de agradecimiento por lo que hiciste para que viviera un poco mejor, sus hijos, o su abuelo, o su padre o su madre”.
“Cuando vos lográs conmover, no es a partir de lo que dicen algunos, que les diste algo, sino porque les entregaste la vida para construir el país que soñaron San Martín, Belgrano, Moreno, Perón, Evita, Hipólito Yrigoyen, tantos patriotas”, remarcó la Mandataria.
El camino de la unidad nacional
Cristina Fernández recordó al general José Gervasio Artigas “que quería ser argentino y no lo dejamos”, y se preguntó “¿cómo puede ser posible?”. “Da bronca cuando uno lee la historia, cuando desde Buenos Aires le rechazaron los diputados a la Banda Oriental”, resltó.
Por ello, la Presidenta sostuvo que se debe “recorrer el camino inverso” hacia adentro del país “reclamando y construyendo la unidad nacional, que no significa estar de acuerdo en todo. Lo importante es estar de acuerdo en las cosas fundamentales, en la inclusión social, en la soberanía de nuestros gobernantes”.
Al respecto, puntualizó que los argentinos deben “saber que quien está en la Casa Rosada decide en nombre del pueblo y de los programas por los que lo votaron”. Asimismo, indicó que hay que “saber que cuando uno es senador, diputado, acompaña cierto proyecto del país, y no es un rejunte para ganar una elección”.
“Necesitamos hombres y mujeres en nuestras cámaras que comprendan las dificultades de un mundo cada vez más complejo y cada vez más hostil”, aseveró la Jefa de Estado. Y enfatizó que “es necesario ejercer las responsabilidades institucionales, no a la bartola, no siguiendo la música que ponen las corporaciones, sino siguiendo la batuta del pueblo que nunca se equivoca”.
La Primera Mandataria se preguntó “cómo no se puede estar de acuerdo en tener una ley que permita la pluralidad de las voces, de las imágenes; en que la gente vote los órganos políticos que conducen la justicia de la nación, y nos permita tener una justicia más justa, más legítima; en que tenemos que defender nuestras divisas para que nuestras industrias puedan importar los insumos básicos para seguir reindustrializando el país”.
Las dificultades que atravesó Néstor Kirchner
Reconoció que “tenemos que pagar una deuda, que no la tomamos nosotros, pero nos hacemos cargo sin beneficio de inventario”. “Hay que hacerse cargo de todo eso, eso es lo que él (por Néstor Kirchner) me enseñó, porque nunca le tocó una buena”, reconoció Cristina Fernández.
Señaló que el ex mandatario “cuando asumió la intendencia de Río Gallegos, le tocó la primera hiper; después la segunda hiper; y después en sus años de gobernador, le tocó administrar esa provincia fundida y convertirla en una provincia sin deudas y sin desocupación, en medio de las políticas neoliberales más feroces”. “Después le tocó ser Presidente, pensaba que su turno iba a ser recién en 2007. De repente la historia le abrió la puerta, la crisis más terrible que nos tocó vivir a los argentinos”, enumeró.
Aseguró que al ex mandatario “le tocó llegar a ser Presidente de la República Argentina, con un Banco Central vacío, con una deuda fenomenal sobre el país, con millones de desocupados, con chicos sin clases”.
Unidad frente a un mundo difícil
La Presidenta señaló que “hoy nuevamente un mundo difícil exige que luchemos muy unidos. Por eso vuelvo a reiterar la unidad de los argentinos”. Admitió que “habrá algunos que no querrán porque no quieren o porque no les gusta” la unidad, pero dijo estar “convencida de que la inmensa mayoría de los argentinos saben que peleados y desunidos no llegamos a ninguna parte”.
“No lo hemos vivido solamente en el pasado anterior a 2003, lo vivimos en momentos duros y difíciles que nos tocó vivir en lugares como la provincia de Entre Ríos”, enfatizó en referencia al conflicto con las patronales agrícolas de 2008. Al respecto, agradeció al gobernador Sergio Urribarri, “la lealtad en el momento más difícil que nos tocó vivir como gobierno nacional”, lo cual la hizo “más valorable”.
La Jefa de Estado señaló que se debe “aprender de ese episodio quienes fueron los que ganaron y quienes los que perdieron: muy pocos y muy poderosos fueron los que ganaron; otros creyeron que ganaron, pero se dieron cuenta que otros se habían quedado con lo que ellos pensaban que era para ellos”. Y resaltó que los grupos de intereses presionan “sobre esas divisiones de los argentinos, de la clase media, de los trabajadores, de los universitarios que no entendieron tampoco al gobierno de Perón”.
Por tal motivo, la Mandataria pidió que” cada uno de los argentinos se acuerde como estaba antes de ese 2003, como estaba en su trabajo, en su empresa, en su campo”. “No hace falta que cuente, simplemente les pido que recuerden donde estaba cada uno”, aseveró.
Gobernar para el pueblo
Cristina Fernández aseguró que “gobernar para el pueblo, para los intereses de la Nación, no es una gracia que tiene derecho el gobernante, es una obligación que nos impone la Constitución y nuestras propias convicciones también”. “Yo creo que tenemos un porvenir venturoso, si somos capaces de sobreponer los intereses de la nación y del pueblo, que es lo mismo”, consideró.
La Presidenta preguntó “a cada argentino, milite en el lugar que milite, de qué le sirve si no lo hace en un país con inclusión social y donde los 40 millones tengan los mismos derechos y las mismas obligaciones”. “A veces tratan de ocultarte la historia, pero no se dan cuenta que ahora la historia la escribe el pueblo”, afirmó.
Empoderar al pueblo de las conquistas sociales
Respecto a la unidad de los países sudamericanos y latinoamericanos, la Jefa de Estado admitió que “siempre van a tratar de dividirnos”, y remarcó que “nunca habíamos logrado este grado de unidad entre los pueblos”. “Tuvimos algunas bajas importantes, irreparables, y tal vez irremplazables en términos de liderazgo”, se lamentó.
Pero, remarcó que se debe “empoderar al pueblo, a las sociedades, de cada una de las conquistas, de cada uno de los logros, para que no dependan de los liderazgos, que siempre tienen la finitud de la vida humana”. “Cuando el pueblo logra hacerse cargo y carne de esas conquistas, podrá haber marchas y contramarchas, pero cuando aprendiste que tenés derechos al trabajo, a la educación, a la salud, a la vivienda digna, podrán por algún tiempo, pero no todo el tiempo”, enfatizó.
Cristina Fernández señaló que “el peronismo le enseñó al pueblo que tenía derechos, y vinieron dictaduras y gobiernas impopulares, y no pudieron” elimianrlos por completo. Asimismo, sostuvo que del radicalismo, se aprendió la importancia de la democracia. “Aprendimos trágicamente a partir del 24 de marzo de 1976, que junto a la justicia y los derechos, debía estar la libertad y la democracia” para asegurar esos derechos, recalcó.
La Presidenta se dirigió a los que se oponen a su gobierno: “A los que no estuvieron o no están, decirles de corazón, con mucha humildad, que en mí nunca vean a una enemiga o una adversaria”, expresó.
“Tengo más que lo que nunca había imaginado. Como iba a imaginar que iba a ser Presidenta de los argentinos, que iba a estar casada con el mejor Presidente de los últimos 50 años, que me iban a reelegir con la segunda mayor cantidad de votos detrás de Perón”, enumeró. Y agregó: “He recibido mucho más de lo que hubiera podido siquiera soñar. Les digo que estoy totalmente agradecido a todos los argentinos por lo que me han dado”.
Por último, la Jefa de estado invitó a todos a ejercer “más la virtud y la confraternidad entre todos los argentinos. Es mucho más fácil amar que odiar, y además te sienta mucho mejor”.
La Presidenta estuvo acompañada por el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, su par de Santa Fe, Antonio Bonfati, la intendenta de Paraná, Blanca Osuna, además de ministros y funcionarios del gobierno nacional, provincial y municipal.
Obras de infraestructura y aportes para productores ganaderos de Entre Ríos

Al presidir los festejos por el bicentenario de Paraná, Cristina Fernández de Kirchner anunció la construcción de dos puentes y el mejoramiento de caminos en la provincia, y la entrega de más de $ 8 millones en aportes para pequeños productores ganaderos.

Para la realización del primer proyecto, que contempla el mejoramiento de caminos en el sur de la provincia y la construcción de dos puentes, se invertirán $ 254 millones y se verán beneficiados más de 1.000 productores y 400 empresas.

La firma de convenio para la conformación de la Unidad de Gestión para el Nuevo Puente Ferrovial Paraná-Santa Fe estuvo a cargo del secretario de Obras Públicas, José Lopez, y los gobernadores de Santa Fe, Antonio Bonfatti, y Entre Rios, Sergio Urribarri. A su vez, Urribarri y el ministro de Agricultura, Norberto Yauhar, suscribieron el convenio para la ejecución del Proyecto de Mejoramiento de Caminos Rurales.

Con respecto al Plan de Mejoramiento de Caminos Rurales, que se realizará a través del Programa de Servicios Agrícolas Provinciales (Prosap), el ministro afirmó que “seguimos generando infraestructura para que el pequeño y mediano productor rural tenga una mejor distribución de su producción”. “Estas políticas –añadió- se enmarcan en el Plan Estratégico Agroalimentario con el objetivo de llegar a las 160 millones de toneladas de granos en el año 2020”.

El proyecto se llevará a cabo en los departamentos de Gualeguay y Gualeguaychú, en el sur de la provincia entrerriana, y comprenderá a las localidades de General Galarza, Urdinarrain, Gobernador Mansilla, Aldea Asunción, Sauce sud y Las Guachas. Además el plan prevé la estabilización de dos tramos de caminos terciarios que suman 49 kilómetros y la construcción de dos puentes.

La superficie beneficiada por el proyecto abarca alrededor de 130 mil hectáreas, en una zona de influencia de 10 kilómetros a cada lado del camino. Se comenzará con una inversión de más de $ 250 millones, lo que se estima que beneficiará directamente a más de 1.000 productores, 290 viviendas y alrededor de 400 empresas.

Por otro lado, la Presidenta entregó el certificado de transferencia de $ 8 millones, que beneficiará a 12.000 productores entrerrianos a través del “Programa de Fortalecimiento y Mejora Competitiva de la Actividad Ganadera Entrerriana” y el “Programa de Asistencia a Productores Ganaderos”.

El Plan Federal del Bicentenario, que lleva adelante la cartera agropecuaria junto al INTA y al Senasa, prevé la suscripción de acuerdos con las provincias, municipios y entidades correspondientes con el fin de incrementar la oferta global en ganado y carne.

ARGENTINA “No vamos a poner en riesgo todo”

Hebe de Bonafini

“No vamos a poner en riesgo todo”

Publicado el 5 de Junio de 2011

FUENTE: TIEMPO ARGENTINO – CABA

http://tiempo.elargentino.com/notas/no-vamos-poner-riesgo-todo

Por Andrea Recúpero y Martín Piqué

La titular de Madres de Plaza de Mayo rompió el silencio en una extensa
entrevista con Tiempo Argentino en la que anunció que decidió separar a Pablo
Schoklender y otras 16 personas de la conducción de la Fundación “para que
quede todo claro”. Hebe reveló que las diferencias con Sergio Schoklender
comenzaron cuando el ex administrador quiso transformar a la Fundación en una
empresa. Prometió profundizar las obras.

Hebe es fuerte. Está algo débil de salud, pero es
fuerte porque es de esas mujeres que siempre van para adelante. Después del
abrazo popular que recibió el jueves en Plaza de Mayo, tuvo un ataque de asma,
le subió la presión y el azúcar en sangre. Los médicos la medicaron y le
prohibieron salir porque “tiene que cuidarse”, cuenta sin dramatismos. Desde
ese día, su hija Alejandra no se separa un minuto de ella. La protege en su
casa de La Plata, donde la titular de Madres de Plaza de Mayo recibió a Tiempo
Argentino. Ni bien empieza el diálogo, ayer, bien entrada la noche, Hebe Pastor
de Bonafini aclara que no quiere mezclar los sentimientos personales cuando
habla del mal momento que está viviendo desde que el ex asesor de la Fundación
Madres de Plaza de Mayo, Sergio Schocklender, fue denunciado por supuestas
operaciones de lavado de dinero y malversación de fondos públicos. La titular
de la Asociación decidió hablar sobre esas denuncias y sobre la investigación a
cargo del juez Norberto Oyarbide y el fiscal federal Jorge Di Lello. Anuncia,
firme, convencida, que también decidió apartar de la Fundación Madres de Plaza
de Mayo a Pablo Schocklender y a 16 personas. “Si cometieron delito tendrán que
pagar. A través de esta entrevista, anuncio que acabo de separar a Pablo y a
otras 16 personas. Por las dudas, para que quede todo prolijo”, subraya desde
la cocina de Alejandra. A pocos metros se ven fotos de Néstor Kirchner y
Cristina Fernández y una réplica en miniatura de la Pirámide de Mayo que le
regaló la presidenta y ella le cedió a su hija. “No me arrepiento de haberle
dado una oportunidad”, le dice a Tiempo Argentino sobre Schoklender.

-Sueños Compartidos le cambio la vida a mucha gente, ¿qué es lo que más valora
de la misión? ¿Después de las denuncias contra Sergio Schoklender se arrepiente
de haber llevado adelante este proyecto?

-No, para nada porque es un proyecto que involucra a miles de personas, a
5000trabajadores, una cantidad enorme de viviendas entregadas, otras en
ejecución, hospitales, escuelas. Vamos a hacer gimnasios y polideportivos. El
proyecto sigue, es un proyecto de mucho ejemplo porque los trabajadores están
en blanco, agremiados, porque trabajamos con gente a la que no se tuvo en
cuenta en muchos años, es la gente más marginada gente que cartoneaba con sus
hijos de noche, que no sabía lo que era levantarse temprano para ir a trabajar.
Con el primer sueldo que cobró una chica vino y me dijo, sabe Hebe ahora el
carnicero me fía. “Mirá lo que la pone contenta”, yo pensaba en la casa.
Nosotros le damos trabajo a esa gente. No es que se hacen la casa para ellos.
Ellos edifican viviendas, en algún momento les va a tocar una, se va haciendo
de a poco en los terrenos que nos da el municipio. Tenemos una forma de
trabajar con la gente, si hay comunidades indígenas afuera les hacemos un lugar
donde rezar, los respetamos en sus necesidades.

-¿Cuándo inauguraron las primeras casas?

-Con Néstor, en 2009. En 2010 inauguramos casas especiales para discapacitados.
El proyecto nació hablando con las Madres, pensamos cómo queremos que nos
recuerden. Y a mí me dolía tanto que sólo nos recuerden por la persecución a
los milicos. Ya teníamos imprenta, universidad, pero la gente siempre asocia
para ese lado. Y pensábamos a ustedes cómo les gustaría que nos recuerden,
conversábamos. Entonces empezamos a hablar y hablamos con Sergio y surgió
Sueños Compartidos, que primero parecía algo muy loco pero que se puso a
funcionar muy rápido. Primero con el gobierno de la Ciudad, pero luego con
Macri fue imposible porque es una máquina de impedir. Y el gobierno es el que
pone el dinero, con certificados que se cobran a medida que se va construyendo
y después de ahí se saca el sueldo de los trabajadores, que se paga con
tarjetas. Luego fue creciendo y teniendo solidez. Al punto que Uruguay y Brasil
también nos han pedido. Cuando yo fui a Ciudad Oculta y vi tanto carro, tanta
mugre, tanto niño caminando, me preguntaba cómo no se nos ocurrió antes. Cómo
hemos perdido tanto tiempo, con tantos años de trabajo en las Madres. Pero
había que ir a dar.

-¿Cómo se hace para seguir adelante con el proyecto, en este contexto de
acusaciones?

-Las acusaciones son contra el apoderado, que era Sergio, y contra su hermano,
y si cometieron delito tendrán que pagar. Acabo de separar a Pablo y a otras 16
personas más. Por las dudas, para que quede todo prolijo. Todos los imputados
están separados, porque no vamos a poner en riesgo todo, sabemos lo que
hacemos, cómo podemos responder pero la cosa está muy seria. Creo que las cosas
van a andar bien.

-¿Nadie le advirtió sobre Schoklender, no le habían avisado que había algo raro
en su forma de llevar adelante el proyecto?

-Y, no… porque Sergio era un tipo que trabajaba 30 sobre 24 horas, le pagaba a
la gente y las construcciones se hacían.

-¿Y qué fue lo que la puso en alerta?

-Hace un año empecé a tener discusiones con él porque quería convertir a la
fundación en una empresa. Y yo le decía “mirá, Sergio, esto no es una empresa,
somos un emprendimiento, somos soldados de este proyecto nacional y popular”. Y
le decía “vos, con este proyecto que tenés, de las casas que caminan, que están
y que existen, y que es cierto que son un invento impresionante, querés
convertir a la fundación en una empresa. Y yo no tengo ningún interés en que
esto sea una empresa. Quiero que siga siendo una fundación, como está”.

-Shocklender quería armar una empresa…

-Claro, él quería hacer una empresa porque para hacer esas casas, y que
caminen, hay que poner una fábrica nueva, hay que poner mucha plata. Pero yo no
estaba dispuesta.

-¿Y con qué argumento Schoklender le decía que había que crear una empresa?

-El argumento era que había que hacer más casas pero si el gobierno no lo
necesitaba, ¿para qué? ¿Para qué abrir más fábricas? Pero a mí nunca me gustaron
las empresas. Las empresas funcionan de otra manera. Y después de esa discusión
empecé a ver cosas que no me gustaron.

-¿Qué cosas no le gustaron?

-El manejo de la situación, sobre todo, porque eso significaba pedir proyectos
para que tales o cuales fueran considerados. Yo no quería.

-¿Y usted confiaba plenamente en él?

-Sí, porque las obras se hacían. Si el gobierno a mí me decía “mirá, Hebe, acá
falta plata, esto no se hizo”… pero eso no pasaba. Si no yo hubiera actuado
antes. Pero nunca hubo una desconfianza ni nadie me avisó que faltaba plata.

-¿Y su relación con Sergio Shoklender influyó en este tema?

-No. Yo soy muy terminante. Para mí es primero y único lo que representan mis
hijos. La Fundación de las Madres y mis hijos están primero que todo. Y mis
hijos están primero que todo en este contexto, y los voy a defender a capa y
espada. No voy a defender nada ni voy a esconder nada. Y mi sentimiento es una
cosa personal que no tengo por qué contar.

-Durante estos últimos días, lo que se estaba poniendo en juego era eso, que
usted tenía una relación tan estrecha con Sergio Shoklender…

-¿Y a usted le parece que es la primer familia en la que suceden estas cosas?
¿O la primer madre a la que un hijo le hace una cagada? No soy ni la primera ni
la última, no le quepa la menor duda.

-¿Qué recibió de la gente?

-Afecto, apoyo. Me llaman y me llaman y me llaman. Amigos y gente, y hasta
jueces. Hay convocatoria de gente que incluso se quería convocar para venir a
La Plata. Y llamados que me dicen que están para lo que yo necesite, “acá
estamos para vos” y que se preocupan porque me vieron enferma. De la gente del
gobierno, de afuera, de adentro. Eso ni hablar. De las provincias. Porque la
gente sabe que nosotras tenemos una conducta, sabe cómo vivimos. Y nosotras,
las Madres, nos pagamos hasta el agua. Porque además yo quiero recordar que
nosotras, las Madres, no cobramos plata, no cobramos la reparación (la
indemnización que fijó el Estado por los desaparecidos, NdR). No cobramos
sueldo, como algunas versiones dijeron por ahí.

-Hubo varios dirigentes políticos que dijeron en los últimos días que, además
de la investigación de los hechos, también se está dando una operación
mediática para perjudicar a Cristina y a las Madres de Plaza de Mayo. ¿Está de
acuerdo?

-Sí, eso está claro. Eso es así. Clarín está con la soga al cuello, La Nación.
Y todos los politiquitos a los que nosotras siempre hemos jodido, como Duhalde.
Y además los medios. Porque nosotros tenemos dos diarios, 678, un canal y poco
más: y sin embargo mire todo lo que podemos hacer: dar vuelta el pensamiento de
la gente, que la verdad cuesta.

-También está el ataque al valor simbólico de lo que significan las Madres.

-Claro, el ataque a las Madres. Por eso lo mencionamos en el discurso. Pero a
mí me preocupa que la ataquen a Cristina, porque por rebote se la agarran con
ella, por su relación con las Madres.

-Como que el gobierno le está dando dinero sin control…

-Pero nunca fue así, porque el gobierno nunca nos dijo “mirá, Hebe, que falta
plata”.

-¿Y quién se va a hacer cargo de la misión Sueños Compartidos tras esta
decisión que acaba de tomar?

-Bueno, hay un grupo con el que ya estábamos trabajando. Es gente que está con
nosotros y siempre estuvo. Porque el proyecto sigue trabajando. Nada paró. Todo
sigue igual, los que dirigen la universidad, los que dirigen la radio, los que
dirigen la librería, la biblioteca. Todos siguen trabajando, nada se paró. No
se paró el mundo porque hay un montón de hijos de buena madre todo el tiempo
hablando sobre Schoklender.

-Usted dijo recién que tuvo un encontronazo con Sergio porque él tenía otros
proyectos que usted no compartía. ¿Usted había detectado que existían
irregularidades?

-No, porque si no enseguida hubiera tomado la decisión.

-¿Y cómo surgió todo esto entonces de un día para otro?

-No sé, querida, porque empezaron a investigar… En realidad, porque él (por
Schoklender) se fue. Él presenta su renuncia en diciembre, que nunca se había
puesto en práctica. Y a partir de ahí lo separamos de la Fundación.

-¿Y cómo le cayó a usted que Sergio le diera una entrevista a Clarín?

-Eso es lo que pasa cuando una persona está acorralada. Cuando le pasa algo
así, suele hacer este tipo de cosas. Y va a cualquier lado, se mete en
cualquier cueva. Porque ir a esos medios es meterse en una cueva.

-¿Entonces hace meses que él no estaba trabajando con la Fundación?

-No, hasta diciembre estaba. Desde diciembre empezaron a haber diferencias,
empezó a estar menos tiempo, porque estaba dedicado a ese proyecto de hacer más
casas. A mí me parece que siempre a las Madres se las ninguneó. No hablemos de
los medios. Nunca mostraron los libros que nosotros sacamos. Salvo ustedes y
Página/12, los demás diarios no los sacaban. Libros que tienen peso. Nadie sabe
cómo laburamos, los premios que tiene la radio, los programas premiados, el
curriculum que yo tengo a mí me da vergüenza mostrarlo. Los premios, los
doctorados. El doctorado más importante que a mí me dieron, el doctorado
Honoris Causa de la Universidad de Bolonia, creado especialmente para una mujer
que casi no había ido a la escuela, por lo que significó para la formación y la
educación. Y no lo sacó ningún medio. Por algo nos ningunean tanto. Y lo bueno
de esto, sin embargo, es que sí lo sabe el pueblo.

-¿Cuál fue el gesto de solidaridad que más la conmovió en los últimos días,
desde que las denuncias llegaron a la tapa de los diarios?

-El gesto que más me conmovió tuvo que ver con esa cosa de creatividad: unos
pibes, unos músicos, nos mandaron una torta a las Madres, y para envolverla eligieron
una carta, que estaba dirigida a nosotras. Me dio una ternura impresionante. Y
otra señora, el otro día, en Cocinando Política, cuando vino Amado Boudou, me
trajo un bizcochito de naranja, con gelatina de naranja y cascaritas, muy bien
hecho, todo rodeado con cartitas de sus hijas. Y la convocatoria de la CGT
también me llamó la atención.

-¿Y por qué no dejaron pasar el otro día, en el programa, cuando estaba Boudou,
a los periodistas de Clarín y La Nación?

-Porque nosotras tenemos derecho a dar paso a los amigos. Y ellos decían, “ay,
el ministro, no nos deja pasar”, y no era el ministro: éramos las Madres las
que no los dejábamos. En la Plaza de Mayo no, claro, porque es un espacio
abierto. Ahí podían sacar lo que quisieran, pero no me importaba. Porque yo no
desayuno mierda, yo a la mañana me tomo el mate cocido.

“Estamos en el camino correcto”, afirmó Cristina Fernández en La Rioja

“Estamos en el camino correcto”, afirmó Cristina Fernández en La Rioja

viernes, 20 de mayo de 2011

La presidenta Cristina Fernández encabezó este
mediodía el acto central conmemorativo del 420 aniversario de la fundación de
la ciudad de La Rioja. Además, dejó inaugurado el hospital “La Madre y el
Niño” y el Parque Eólico “Arauco”. “Es muy importante tener
conciencia de participación y solidaridad”, afirmó la jefa de Estado.
Durante su estadía, la Presidenta dejó inaugurado
el hospital “La Madre y el Niño” y el Parque Eólico
“Arauco”, el más grande del país y presidió el acto de firmas de
convenios para la construcción de un hospital Materno Infantil. Además,
encabezó la inauguración del Paseo cultural “Presbítero Pedro Ignacio de
Castro Barros” y anuncios de viviendas, escuelas y obras de
infraestructura.

La jefa de Estado
consideró que desde 2003 “estos años han venido a remontar décadas de
olvido de un país que solo miraba hacia afuera y hacia el puerto , que había
olvidado a las provincias”. Y remarcó: “Estamos en el camino correcto
porque hemos comenzado a construir un país inclusivo, federal”. “Hemos
sabido leer nuestra propia historia, hemos confiado en un proyecto nacional,
hemos construido en nuestro pueblo, en nuestras raíces, en nuestra
historia”, enfatizó.

La Presidenta
consideró que “tenemos que producir más que materias primas. Perón inició el
proceso de industrialización de este siglo XX. Aquí en nuestro país se
producían aviones, autos, marina mercante”. Por ello, recordó al ex
presidente Néstor Kirchner “vino desde el sur a decir que podíamos hacer
algo diferente, en medio de la crisis más brutal en que se tenga memoria, con
convicciones que son las que movilizan”.

Cristina Fernández
se manifestó “muy feliz” de estar compartiendo los festejos por el
420º aniversario de la fundación de la ciudad de La Rioja. Pero solicitó a los
asistentes del acto que “necesitamos de todos para lograr terminar este
trabajo para mejorar su condición de vida. Por eso, los que lograron mejorar
necesitan ser solidarios con lo que no lograron hacerlo”.

“Nos fue muy
mal a los argentinos cuando no nos importaba lo que le pasaba al que estaba al
lado. Hay que cuidar lo que hemos logrado; no con espíritu conservador, sino
para seguir adelante por lo que todavía falta”, remarcó. Y agregó:
“Es muy importante tener conciencia de participación y solidaridad para
seguir adelante”.

El acto comenzó
con una videoconferencia para inaugurar el Parque Eólico Arauco que aportará el
20 por ciento de la energía eléctrica provincial y cuenta con una capacidad de
generación de 25.2 mw que se duplicará a comienzo del 2012, con otra línea de
12 aerogeneradores.

Está planeado en
los próximos cinco años instalar 40 máquinas más en esa zona, que goza de
buenos vientos y permite aprovechar las fuertes brisas, con un 40 por ciento de
generación máxima durante todo el año.

Más tarde, la
Presidenta inauguró el hospital “Madre del Niño” que demandó una
inversión de más de 200 millones de pesos, cuenta con más de 20 mil metros
cuadrados, está siendo dotado de equipos de última generación y estará
informatizado, digitalizado y dotado con recursos humanos capacitados.

Los anuncios del
acto fueron, entre otros: la entrega al gobernador por parte de la Presidenta
de 15 millones de pesos para obras en la provincia; incorporación a la red
federal de fibra óptica y de TV digital; el financiamiento por parte del Estado
nacional de 529 nuevas viviendas y 992 mejoramientos que beneficiarán a
importantes zonas de la provincia; un préstamo del Banco de Desarrollo de 30
millones de dólares; la entrega de 20 millones de pesos para el parque Eólico y
Gendarmería Nacional.

La jefa de Estado
estuvo acompañada, además, del gobernador Luís Beder Herrera, por el Intendente
de la capital riojana, Ricardo Quintela; los ministros de Interior, Florencio
Randazzo, de Salud, Juan Luís Manzur; y el secretario General, Oscar Parrilli;
representantes del comercio, la industria, la producción, así como dirigentes
gremiales, políticos y sociales.

Hospital de la
Madre y el Niño

Durante el acto,
se cumplió formalmente la finalización de la obra civil del hospital de la
Madre y el Niño de la ciudad de La Rioja. El nuevo hospital significa un
esfuerzo realizado de manera conjunta entre la nación y la provincia para una
obra que es clave en el sistema sanitario riojano.

La preparación del
personal profesional y demás personal se está haciendo en coordinación con
otros hospitales como el Garrahan e Italiano y la Maternidad Sardá, de Buenos
Aires.

El nuevo nosocomio
recibirá a todos los profesionales que trabajan en los servicios de Pediatría,
Neonatología, Obstetricia, Cirugía Infantil y la Maternidad del Hospital
“Enrique Vera Barros” que estén de acuerdo con el sistema de
funcionamiento y de trabajo establecidas por el equipo de administración de la
las condiciones que se establezcan en este hospital.

Este nuevo
concepto de gestión apunta a promover un hospital amigo de la madre y el niño y
conductas saludables como la lactancia materna, entre otras. Esto significa que
habrá terapias intensivas de puertas abiertas en las que los padres podrán
estar en todos los horarios y la existencia de salas de trabajo de parto y
recuperación donde las madres darán a luz y luego serán trasladadas, junto a su
bebé, a otra sala de internación conjunta.

El hospital materno-infanto-juvenil fue construido
en un predio de cinco hectáreas ubicado al final de la avenida 1 de marzo, en
el extremo sur de la Capital. La inversión en el edificio y el equipamiento
supera los 180 millones de pesos.

El edificio tiene
20.000 metros cuadrados cubiertos y está divido en 13 sectores. Está equipado
de enormes aparatos de aire acondicionado y una moderna y amplia cocina.

El hospital
contará con 120 camas par internación, de las cuales 40 estarán destinadas a la
maternidad y las 80 restantes a pediatría. A esto se sumará la residencia para
albergar a 20 madres, un hospital de Día para los tratamientos ambulatorios y
una cómoda residencia para los profesionales médicos que realicen guardias.
Como este será un hospital escuela, habrá dependencias adecuadas para que las
Universidades puedan realizar sus respectivas actividades.

Asimismo, funcionará una guardería para los hijos del personal, un patio de
juegos y un teatro para la realización de actividades recreativas. Habrá dos
quirófanos especialmente equipados “donde se podrán realizar las cirugías
más complejas e inclusive, transplantes el día de mañana”, comento
Santander.

El nuevo hospital
trabajará a partir de una fuerte coordinación con los Centros Primarios de
Salud, de forma tal que en los mismos se puedan resolver la mayoría de los
problemas que estén a su alcance y, de ser necesario, deriven los casos más
complejos.

Paseo cultural
“Presbítero Pedro Ignaciode Castro Barros”

Se trata de un
espacio cultural recuperado para todas las expresiones artísticas y culturales
de la provincia de La Rioja. En el exterior del Paseo las grandes peatonales
están provistas de un moderno sistema de iluminación, parquizado y lugares de
estancia para que los visitantes puedan descansar y apreciar la obra.

En el nuevo lugar
se preservó todo lo inherente a la fachada del edificio además de la estructura
original, se restauró toda la carpintería y los techos de madera, también los
sanitarios y las piezas de mármol tratando de cuidar todo lo que fuera posible
restaurar.

El Paseo contará
con un elegante salón de Actos refaccionado a nuevo provisto con un sistema de
climatización, además del imponente patio cubierto que podrá ser aprovechado
para una gran variedad de actividades gracias a su enorme capacidad con casi
2200 m2 cubiertos.

Están previstos en
este nuevo centro cultural un café literario, confitería y un salón de comidas
típicas que brindarán un complemento a las actividades que allí se
desarrollarán.

Parque Eólico “Arauco”

El primer parque
eólico del país, “Arauco”, suma en su primera etapa a la generación
energética nacional 25,2 MW (megavatios), y demandó una inversión de 245
millones de pesos.

La próxima etapa
incluye la instalación de otros 12 equipos similares, de diseño y fabricación
argentinos, elevará la potencia instalada de este parque a 50 MW para mediados
de 2012.

Ahora, estos
primeros 25,2 MW permitirán abastecer de energía eléctrica a unos 30.000
hogares riojanos, lo que representa el 20 por ciento del total de la energía
que consume la provincia.

En el proyecto,
desarrollado por la empresa local IMPSA, están asociadas la estatal ENARSA, que
aportó el 25 por ciento de los 245 millones de pesos, y el Gobierno de la
provincia de La Rioja.

Nube de etiquetas