Despertar Nacional

Entradas etiquetadas como ‘EEUU’

EEUU Kennedy, el lobby y la bomba

Hace cincuenta años
Kennedy, el lobby y la bomba
por Laurent Guyénot
Hace exactamente 50 años se producía un episodio decisivo en la historia de la «democracia estadounidense», una lucha épica cuyo desenlace ha sido determinante para el futuro del mundo entero. Laurent Guyenot nos recuerda lo que estuvo en juego en aquel importante momento.
Red Voltaire| 2 de mayo de 2013
FUENTE: RED VOLTAIRE NET ORG
http://www.voltairenet.org/article178407.html
11may13 01 P120313-01-2-3ff52
Kennedy y el AIPAC
En mayo de 1963, le Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos abría una investigación sobre las operaciones clandestinas de agentes extranjeros en territorio estadounidense, investigación cuyos principales objetivos eran el American Zionist Council y la Jewish Agency for Israel [1]. La investigación estaba motivada por un informe redactado en marzo de 1961 (y desclasificado en 2010) del presidente de esa comisión permanente, William Fulbright, que indicaba: «En los últimos años ha habido un creciente número de incidentes que implicaban intentos de gobiernos extranjeros, o de sus agentes, con vistas a influir en la política exterior americana [estadounidense] a través de métodos que se salen de los canales diplomáticos normales.» Al señalar que esos métodos incluían «actividades secretas en Estados Unidos y en otras partes», Fulbright apuntaba al «Caso Lavon» [2] de 1953, en el que varios judíos egipcios entrenados en Israel perpetraron contra objetivos británicos varios atentados con bombas que debían atribuirse a la Hermandad Musulmana para desacreditar a Nasser ante británicos y estadounidenses. La investigación del Senado sacó a la luz una actividad de blanqueo de dinero a través de la cual la Jewish Agency (indisociable del Estado de Israel, del que incluso fue precursora) hacía llegar decenas de millones de dólares al American Zionist Council, principal lobby israelí en Estados Unidos. Como resultado de aquella investigación, el Departamento de Justicia, bajo las órdenes del Attorney General Robert Kennedy, exigió que –ya que estaba financiado por el Estado de Israel– el American Zionist Council se registrara como «agente extranjero» y quedara por lo tanto sometido a las obligaciones estipuladas en la Foreign Agents Registration Act de 1938, lo cual implicaba una estrecha vigilancia de sus actividades.
Aquel intento de contrarrestar la creciente interferencia de Israel en la política estadounidense estaba, por supuesto, respaldado por el presidente. Siendo aún no más que un joven periodista que cubría la conferencia inaugural de la ONU, John F. Kennedy ya había visto con desagrado la capacidad de Israel para la compra de políticos, incluyendo al propio presidente. En efecto, el 15 de mayo de 1948, al reconocer el Estado de Israel –sólo 10 minutos después de su proclamación oficial y en contra de la opinión unánime de su propio gobierno– el presidente Harry Truman no sólo se había ganado un lugar en la historia bíblica («El histórico acto de reconocimiento de Truman quedará grabado para siempre en letras de oro en los cuatro mil años de historia del pueblo judío» [3], proclamó entonces el embajador israelí) sino que también se echó en el bolsillo 2 millones de dólares para su campaña por la reelección. «Es por eso que nuestro reconocimiento de Israel fue tan rápido», confió Kennedy a su amigo el novelista y ensayista Gore Vidal [4]. En 1960, el propio John Kennedy recibió del lobby israelí una oferta de ayuda financiera para su campaña presidencial. Así resumió [Kennedy] a su amigo el periodista Charles Bartlett la proposición del mecenas Abraham Feinberg: «Sabemos que su campaña enfrenta dificultades. Estamos dispuestos a pagar sus cuentas si usted nos deja el control de su política en el Medio Oriente.» Bartlett recuerda que Kennedy se prometió a sí mismo que «si llegaba a convertirse en presidente haría algo por cambiar aquello» [5]. En 1962 y 1963, Kennedy presentó 7 proyectos de ley para reformar el financiamiento de las campañas electorales de los congresistas. Todos fueron exitosamente combatidos por los mismos grupos de presión contra los que estaban dirigidas.
Todos los esfuerzos gubernamentales por limitar la corrupción que los agentes de Israel estaban imponiendo en la democracia estadounidense se vieron frenados de golpe por el asesinato de Kennedy y por la llegada de Nicholas Katzenbach al Departamento de Justicia, en sustitución del hermano de Kennedy. El American Zionist Council escapó a la inscripción como agente extranjero disolviéndose y cambiando su nombre por el de American Israel Public Affairs Committee (AIPAC). Diez años más tarde, el 15 de abril de 1973, Fullbright señalaba en la CBS: «Israel controla el Senado americano. […] La gran mayoría del Senado americano –alrededor del 80%– apoya por completo a Israel. Israel obtiene todo lo que quiere» [6]. El AIPAC mantuvo las mismas prácticas que su antecesor, escapando incluso a todo tipo de sanción cuando sus miembros fueron sorprendidos en flagrante delito de espionaje y alta traición: en 2005, dos responsables del AIPAC fueron absueltos después de haber recibido de Larry Franklin, miembro de la Oficina de Planes Especiales del Pentágono, una serie de documentos clasificados como secreto militar, documentos que ellos transmitieron a un alto funcionario de Israel. En 2007, John Mearsheimer y Stephen Walt demostraban en su libro El lobby israelí y la política exterior estadounidense que el AIPAC y los grupos proisraelíes de cabildeo de menor importancia eran la causa principal de la guerra contra Irak y, más ampliamente, que eran también el factor determinante de la política exterior estadounidense en el Medio Oriente. Como nada ha cambiado desde entonces, no hay razón alguna para que el gobierno de Benjamin Netanyahu no logre obtener él también de Estados Unidos la destrucción de Irán, la cual no deja de exigir.

11may13 02 1-2-eb4b6«Nosotros, el pueblo judío, controlamos Estados Unidos y los estadounidenses lo saben» [7], dijo el primer ministro Ariel Sharon a su ministro de Relaciones Exteriores Shimon Peres el 3 de octubre de 2001, según la radio israelí Kol Israel. Su sucesor, Benjamin Netanyahu, lo demostró el 24 de mayo de 2011 ante el Congreso estadounidense, donde fue ovacionado 29 veces por un auditorio que incluso se puso de pie para aclamar específicamente cada una de las siguientes frases: «En Judea y en Samaria, los judíos no son ocupantes extranjeros»; «Ninguna distorsión de la historia puede negar el vínculo de 4 000 años entre el pueblo judío y la tierra judía»; «Israel no volverá a las fronteras indefendibles de 1967»; «Jerusalén no debe ser dividida nunca más. Jerusalén debe seguir siendo la capital unida de Israel.» [8]
Kennedy, la bomba y Dimona
Si Kennedy no hubiese sido asesinado, la influencia de Israel seguramente se hubiese visto limitada en otro sector más, el del armamento nuclear. Desde el inicio de los años 1950, David Ben Gurión, quien ejercía simultáneamente las funciones de primer ministro y de ministro de Defensa, había emprendido la fabricación secreta de bombas atómicas, desviando así de su objetivo el programa de cooperación pacífica Atom for Peace que Eisenhower había iniciado ingenuamente. Informado por la CIA, inmediatamente después de su llegada a la Casa Blanca, sobre el verdadero objetivo del complejo de Dimona, Kennedy hará todo lo posible por obligar Israel a renunciar [a sus intenciones en ese sentido]. Exigió a Ben Gurión la realización de inspecciones periódicas en Dimona. Primero lo hizo de viva voz, en Nueva York en 1961, y posteriormente a través de cartas oficiales cada vez más insistentes. En la última de esas cartas, fechada el 15 de junio de 1963, Kennedy exigía una primera inspección inmediata a la que seguirían inspecciones regulares cada 6 meses, a falta de lo cual «el compromiso y el respaldo de nuestro gobierno a Israel pudieran verse en serio peligro» [9]. El efecto de aquel mensaje fue sorprendente: Ben Gurión dimitió el 16 de junio, evitando así la recepción de aquella carta. Cuando el nuevo primer ministro Levi Eshkol entró en funciones, Kennedy le envió de inmediato una carta idéntica, fechada el 5 de julio de 1963.
Lo que quería Kennedy no era evitar que Israel alcanzara un poder que Estados Unidos reservaba para sí mismo y para sus aliados de la OTAN. Su objetivo formaba parte de un proyecto mucho más ambicioso, que ya había anunciado el 25 septiembre de 1961 –o sea 9 meses después de su investidura– ante la Asamblea General de la ONU: «Hoy cada habitante de este planeta debe imaginar el día en que este planeta haya dejado quizás de ser habitable. Cada hombre, mujer o niño está viviendo bajo una espada de Damocles nuclear pendiente de frágiles hilos que pueden ser cortados en cualquier momento por accidente o por error, o por locura. Hay que liquidar esas armas de guerra antes de que ellas nos liquiden […] Tenemos por lo tanto intenciones de lanzar un desafío a la Unión Soviética, no para una carrera armamentista sino para una carrera por la paz –para avanzar juntos, paso a paso, etapa por etapa, hasta alcanzar el desarme general y completo» [10]. Nikita Jruschov captó el mensaje y respondió favorablemente en una carta confidencial de 26 páginas, fechada el 29 de septiembre de 1961 y transmitida a través de un canal secreto. Después de la crisis de octubre de 1962 causada por los misiles instalados en Cuba, la guerra nuclear que habían logrado evitar a duras penas gracias a su propia sangre fría aproximó aún más a los dos jefes de Estado en cuanto a la convicción de que compartían la responsabilidad de liberar la humanidad de la amenaza atómica. Jruschov envió entonces a Kennedy una segunda carta privada en la que expresaba su esperanza de que, en 8 años de presidencia de Kennedy, «podamos crear buenas condiciones para una coexistencia pacífica en la Tierra, lo cual apreciarían altamente los pueblos de nuestros países así como los demás pueblos» [11]. A pesar de otras crisis, Kennedy y Jruschov prosiguieron aquella correspondencia secreta, hoy desclasificada, que comprende en total 21 cartas dedicadas en gran parte al proyecto de abolir el arma atómica.
En 1963, las negociaciones desembocaron en el primer tratado de limitación de los ensayos nucleares, que prohibía los ensayos nucleares en la atmósfera y bajo el agua, tratado firmado el 5 de agosto de 1963 por la Unión Soviética, Estados Unidos y el Reino Unido. Seis semanas más tarde, el 20 de septiembre de 1963, Kennedy expresaba ante la ONU su orgullo y esperanza: «Hace 2 años declaré ante esta asamblea que Estados Unidos había propuesto y estaba dispuesto a firmar un tratado limitado de prohibición de los ensayos. Hoy ese tratado está firmado. No acabará con la guerra. No eliminará los conflictos fundamentales. No garantizará la libertad a todos. Pero puede ser una palanca. Y se dice que Arquímedes, al explicar el principio de la palanca, dijo a sus amigos: “Denme un punto de apoyo y moveré el mundo.” Queridos cohabitantes de este planeta, podemos mover el mundo hacia una paz justa y duradera» [12].
En su última carta a Kennedy, entregada al embajador de Estados Unidos Roy Kohler pero que nunca llegó a su destinatario, Jruschov se mostraba igualmente orgulloso de aquel primer tratado histórico, que «ha inyectado una mentalidad fresca en la atmósfera internacional». Y presentaba otras proposiciones, retomando las palabras de Kennedy: «Su implementación abriría el camino hacia el desarme general y completo y, por consiguiente, hacia la liberación de los pueblos de la amenaza de la guerra.» [13]

11may13 03 2-30-2-a1194
Para Kennedy, el arma nuclear era la negación de todos los esfuerzos históricos tendientes a civilizar la guerra evitando las víctimas civiles. «No dejo de pensar en los niños, no sólo en los míos o los tuyos, sino en los niños de todo el mundo», decía a su amigo y asistente Kenneth O’Donnell durante su campaña a favor del Test Ban Treaty. Y lo repitió en su alocución televisiva del 26 de julio de 1963: «Ese tratado es para todos nosotros, especialmente para nuestros hijos y nuestros nietos, que no tienen ningún grupo de cabildeo aquí en Washington.» [14]
En los años 1960, el desarme nuclear era un objetivo realista. Sólo 4 países disponían del arma nuclear. Había una posibilidad histórica que aprovechar y Kennedy estaba decidido a no desperdiciarla. «Me obsesiona la impresión de que si no lo logramos, en 1970 habrá quizás 10 potencias nucleares en vez de 4, y 15 o 20 en 1975» [15], dijo en su conferencia de prensa del 21 de marzo de 1963. Mientras que, siguiendo las huellas de Estados Unidos y la URSS, todos los países de la OTAN y del bloque del este daban un primer paso hacia el desarme nuclear, Israel hacía en secreto lo contrario y Kennedy estaba decidido a impedirlo.
La muerte de Kennedy, meses más tarde, alivió la presión sobre Israel. Johnson decidió ignorar lo que sucedía en el complejo de Dimona. John McCone, el director de la CIA nombrado por Kennedy, dimitió en 1965 quejándose del desinterés de Johnson sobre aquel tema. Israel obtuvo su primera bomba [atómica] hacia 1967, sin admitirlo nunca. Nixon tampoco se preocupó del asunto, mientras que su consejero de seguridad nacional Henry Kissinger expresaba en privado su satisfacción ante la idea de tener en Israel una potencia nuclear aliada. Nixon, de quien se puede decir que el Estado profundo entró con él a la Casa Blanca, jugó un doble juego. Mientras respaldaba públicamente el Tratado de No Proliferación de 1968 (que no era una iniciativa estadounidense), Nixon envió a su propia burocracia un mensaje totalmente opuesto a través de un National Security Decision Memorandum de carácter secreto (NSDM-6) que decía:
«No debe haber ningún esfuerzo de Estados Unidos por forzar a otros países […] a aplicar [el tratado]. Este gobierno, en su postura pública, debe reflejar un tono optimista en cuanto a que otros países firmen o ratifiquen [el tratado], apartándose al mismo tiempo de todo plan de hacer presión sobre esos países para que firmen o ratifiquen.» [16]
Según las cifras del SIPRI (Stockholm International Peace Research Institute) correspondientes al años 2011, existen hoy en todo el mundo 20 000 bombas nucleares que tienen como promedio una potencia 30 veces superior a la bomba atómica de Hiroshima, lo cual equivale en total a 600 000 veces lo sucedido en Hiroshima. De esas bombas, 1 800 se hallan en estado de alerta, o sea listas para ser utilizadas en cuestión de minutos. Con menos de 8 millones de habitantes, Israel es la 6ª potencia nuclear a nivel mundial.
11may13 03 3-24-2-65647
«Si dejásemos actuar al Presidente habría una guerra nuclear cada semana» [17], decía Kissinger. Ya en los años 1950, Nixon había recomendado a Eisenhower el uso de la bomba atómica en Indochina y en Corea.
11may04 4-18-2-1e517
Hubo que esperar hasta 1986 y a que el Sunday Times publicara varias fotos tomadas en Dimona por el técnico israelí Mordechai Vanunu para que el mundo se enterara de que Israel se había dotado secretamente de la bomba atómica. Después de ser secuestrado por los servicios secretos israelíes, Vanunu fue condenado [en Israel] por «divulgación de secretos de Estado» y pasó en la cárcel 18 años, 11 de ellos en aislamiento total. Desde su liberación, en 2004, Vanunu tiene prohibido salir de Israel y comunicarse con extranjeros.
Johnson y el USS Liberty
Kennedy no es recordado en Tel Aviv como un amigo de Israel. Además de sus ataques contra el descarado cabildeo de Israel y contra las ambiciones israelíes de poderío nuclear, Kennedy se había comprometido a favor del derecho al regreso de los 800 000 palestinos expulsados de sus casas y de sus poblados en 1947 y 1948. El 20 de noviembre de 1963, su delegación ante la ONU llamaba a la implementación de la Resolución 194 en ese sentido. Kennedy no tuvo tiempo de leer en los diarios las reacciones escandalizadas de Israel, ya que fue asesinado 2 días después.
La llegada de Johnson a la Casa Blanca fue saludada con alivio en Israel: «No cabe duda de que con la llegada de Lyndon Johnson al poder tendremos más oportunidad de acercarnos directamente al Presidente si nos parece que la política estadounidense es contraria a nuestros intereses vitales» [18], estimaba el diario israelí Yediot Ahronot. Lejos de recordar a Israel su propia limpieza étnica, Johnson abrazó plenamente el mito de la «tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra» llegando incluso un día a comparar, ante un auditorio judío, a los «pioneros judíos que construyen una casa en el desierto» [19] con sus propios ancestros en la colonización del Nuevo Mundo –lo que, en el fondo, subraya involuntariamente la equivalencia entre la negación de la limpieza étnica aplicada en Palestina por los israelíes y la negación por los estadounidenses de su propia historia de genocidio.
Kennedy había reducido la ayuda a Israel, pero Johnson la aumentó de 40 millones a 71, e incluso a 130 millones al año siguiente. La administración Kennedy había autorizado únicamente la venta a Israel de unas cuantas baterías de misiles defensivos pero bajo la administración Johnson más del 70% de la ayuda a Israel se utilizó para financiar la compra de armamento, como 250 tanques y 48 aviones de ataque Skyhawk. En 1966, la ayuda material a Israel alcanzó los 92 millones de dólares, más que la suma de todos los años anteriores. Mientras tanto, Johnson privó de ayuda estadounidense a Egipto y Argelia obligando así a esos dos países a volverse hacia la URSS para mantener el nivel de sus defensas. En junio de 1967, Johnson dio a Israel una «luz amarilla» para su guerra supuestamente «defensiva» contra Egipto, a través de una carta fechada el 3 de junio en la que aseguraba al primer ministro israelí Levi Eshkol que quería «proteger la integridad territorial de Israel y […] proporcionar un respaldo americano tan eficaz como fuese posible para preservar la paz y la libertad de su nación y de la región». [20]
La muerte de Kennedy instauró un profundo duelo en el mundo árabe, donde el retrato de JFK ornaba numerosos hogares. «Ahora es De Gaulle el único jefe de Estado occidental con cuya amistad pueden contar los árabes», diría Gamal Abdel Nasser. Mientras reducía la ayuda a Israel, Kennedy había abastecido generosamente de trigo a Egipto en el marco del programa Food for Peace. La breve presidencia de Kennedy fue para Egipto un feliz paréntesis y también un sueño que rápidamente disipado. Bajo Eisenhower, en 1954, Egipto había sido blanco de actos de terrorismo del tipo false flag (bandera falsa), perpetrados por Israel para «acabar con la confianza de Occidente en el régimen egipcio existente [e] impedir la ayuda económica y militar de Occidente a Egipto» [21], según los términos utilizados por el jefe de la Inteligencia Militar (Aman) Benjamin Givli en un telegrama secreto actualmente desclasificado. El complot se descubrió a causa de la detonación accidental de uno de los artefactos, lo que desencadenó el escándalo del «Caso Lavon» (apellido del ministro de Defensa Pinhas Lavon, quien fue considerado responsable), escándalo rápidamente acallado en Israel y en Estados Unidos. El primer ministro [israelí] Moshe Sharett, partidario de un sionismo moderado y respetuoso de las reglas internacionales, señaló en aquella época –aunque en privado– el irresistible ascenso de los extremistas, entre los que él incluía al futuro presidente Shimon Peres, precisando que «quiere aterrorizar a Occidente para llevarlo a respaldar los objetivos de Israel» y que «eleva el terrorismo a la categoría de principio sagrado». [22]
La muerte de Kennedy dio nuevamente rienda suelta al terrorismo maquiavélico que se ha convertido en la especialidad de Israel. Dos días antes del final de la Guerra de los Seis Días, el ejército israelí lanzó contra el USS Liberty la más célebre y calamitosa de sus agresiones false flag. En el soleado día del 8 de junio de 1967, 3 bombarderos Mirage sin distintivos y 3 lanchas torpederas con bandera israelí bombardearon, ametrallaron y torpedearon durante 75 minutos aquel barco no armado de la NSA (National Security Agency), que se hallaba en aguas internacionales y que era perfectamente identificable, con la evidente intención de que no quedara ningún sobreviviente, ya que llegaron incluso a ametrallar los botes salvavidas. Sólo cesaron el ataque al acercarse un navío soviético, cuando ya habían matado a 34 miembros de la tripulación, en su mayoría ingenieros, técnicos y traductores. Se piensa que, si hubiesen logrado hundir el barco sin testigos, los israelíes habrían atribuido el crimen a Egipto, para arrastrar así a Estados Unidos a la guerra del lado de Israel. Según Peter Hounam, autor de Operation Cyanide: Why the Bombing of the USS Liberty Nearly Caused World War III (libro publicado en 2003), el ataque contra el USS Liberty contó con la autorización previa y secreta de la Casa Blanca, en el marco del proyecto Frontlet 615, «un arreglo político secreto concluido en 1966 en el cual Israel y Estados Unidos se comprometían a destruir a Nasser». Las órdenes emitidas aquel día por la Casa Blanca, que retrasaron el auxilio durante varios horas, sugieren que Johnson no sólo cubrió a los israelíes después de los hechos, sino que incluso se había puesto de acuerdo con ellos de antemano. Oliver Kirby, vicedirector de Operaciones de la NSA en aquella época, dijo –el 2 de octubre de 2007– al periodista John Crewdson del Chicago Tribune que las transcripciones de las comunicaciones de los aviones israelíes interceptadas por la NSA e inmediatamente transmitidas a Washington no dejaban lugar a dudas sobre la identidad de los atacantes ni sobre el hecho que estos últimos habían identificado su blanco como estadounidense antes de atacarlo: «Yo estoy dispuesto a jurar sobre un montón de biblias que nosotros sabíamos que ellos sabían [que el barco era estadounidense]» [23]. Ya desenmascarado, Israel habló de un error y presentó excusas, con las cuales se contentó Johnson pretextando que «I will not embarrass our ally». En enero de 1968, cuando Johnson recibió en Washington al primer ministro israelí Levi Eshkol y lo invitó después a rancho de Texas, las relaciones fueron calurosas. Israel sacó de ello una enseñanza de impunidad cuya influencia sobre su comportamiento no debemos subestimar: el precio a pagar por el fracaso de una operación false flag contra Estados Unidos es cero. De hecho, es imposible que fracasar ya que los propios estadounidenses se encargarán de encubrir el crimen de Israel: Tel Aviv recibe de inmediato armas y aviones estadounidenses, convirtiendo rápidamente a Israel en el cliente número 1 de la industria militar estadounidense.
Laurent Guyénot
[1] The Senate Foreign Relations Committee Investigates the Israel Lobby.
[2] «In recent years there has been an increasing number of incidents involving attempts by foreign governments, or their agents, to influence the conduct of American foreign policy by techniques outside normal diplomatic channels. (…) there have been occasions when representatives of other governments have been privately accused of engaging in covert activities within the United States and elsewhere, for the purpose of influencing United States Policy (the Lavon Affair).»
[3] «Truman’s historic act of recognition will remain forever inscribed in golden letters in the 4000-year history of the Jewish people.»
[4] «That’s why our recognition of Israel was rushed through so fast», citado por Gore Vidal en su prefacio a Israel Shahak, Jewish History, Jewish Religion, 1994.
[5] «We know your campaign is in trouble. We’re willing to pay your bills if you’ll let us have control of your Middle East policy»; «if he ever did get to be President, he was going to do something about it», citado por Seymour Hersh en The Samson option.
[6] «Israel controls the U.S. Senate. […] The great majority of the Senate of the U.S. —somewhere around 80 percent— are completely in support of Israel ; anything Israel wants, Israel gets.»
[7] «We, the Jewish people control America, and the Americans know it.»
[8] «in Judea and Samaria, the Jewish people are not foreign occupiers»; «No distortion of history could deny the 4,000-year-old bond between the Jewish people and the Jewish land»; «Israel will not return to the indefensible boundaries of 1967»; «Jerusalem must never again be divided. Jerusalem must remain the united capital of Israel.»
[9] «This Government’s commitment to and support of Israel could be seriously jeopardized», citado por Seymour Hersh en The Samson option.
[10] «Today, every inhabitant of this planet must contemplate the day when this planet may no longer be habitable. Every man, woman and child lives under a nuclear sword of Damocles, hanging by the slenderest of threads, capable of being cut at any moment by accident or miscalculation or by madness. The weapons of war must be abolished before they abolish us. […] It is therefore our intention to challenge the Soviet Union, not to an arms race, but to a peace race — to advance together step by step, stage by stage, until general and complete disarmament has been achieved», citado por James Douglass en JFK and the Unspeakable.
[11] «we could create good conditions for peaceful coexistence on earth and this would be highly appreciated by the peoples of our countries as well as by all other peoples», citado por James Douglass en JFK and the Unspeakable.
[12] «Two years ago I told this body that the United States had proposed and was willing to sign, a limited test ban treaty. Today that treaty has been signed. It will not put an end to war. It will not remove basic conflicts. It will not secure freedom for all. But it can be a lever, and Archimedes, in explaining the principles of the lever, was said to have declared to his friends: “Give me a place where I can stand –and I shall move the world.” My fellow inhabitants of this planet, let us take our stand here in this Assembly of nations. And let us see if we, in our own time, can move the world to a just and lasting peace», citado por James Douglass en JFK and the Unspeakable.
[13] «has injected a fresh spirit into the international atmosphere»; «Their implementation would clear the road to general and complete disarmament, and, consequently, to the delivering of peoples from the threat of war», citado por James Douglass en JFK and the Unspeakable.
[14] «I keep thinking of the children, not my kids or yours, but the children all over the world.» «This treaty is for all of us. It is particularly for our children and our grandchildren, and they have no lobby here in Washington», citado por James Douglass en JFK and the Unspeakable.
[15] «I am haunted by the feeling that by 1970, unless we are successful, there may be ten nuclear powers instead of four, and by 1975, fifteen or twenty», citado por James Douglass en JFK and the Unspeakable.
[16] «there should be no efforts by the United States government to pressure other nations […] to follow suit. The government, in its public posture, should reflect a tone of optimism that other countries will sign or ratify, while clearly disassociating itself from any plan to bring pressure on these countries to sign or ratify», citado por Seymour Hersh en The Samson Option.
[17] «If the President had his way, there would be a nuclear war each week», citado por Anthony Summers en The Arrogance of Power.
[18] «There is no doubt that, with the accession of Lyndon Johnson, we shall have more opportunity to approach the President directly if we should feel that U.S. policy militates against our vital interests.»
[19] «the Jewish pioneers building a home in the desert.»
[20] «I want to protect the territorial integrity of Israel […] and will provide as effective American support as possible to preserve the peace and freedom of your nation and of the area.»
[21] «[Our goal] is to break the West’s confidence in the existing [Egyptian] regime. The actions should cause arrests, demonstrations, and expressions of revenge. The Israeli origin should be totally covered while attention should be shifted to any other possible factor. The purpose is to prevent economic and military aid from the West to Egypt», citado por Livia Rokach en Israel’s Sacred Terrorism, 1980.
[22] «he wants to frighten the West into supporting Israel’s aims»; «raises terrorism to the level of a sacred principle», citado por Livia Rokach en Israel’s Sacred Terrorism, 1980.
[23] «I’m willing to swear on a stack of Bibles that we knew they knew.»

GUANTANAMO Silencio mediático ante la huelga de hambre de 77 presos en Guantánamo

23abr13 guantan
Silencio mediático ante la huelga de hambre de 77 presos en Guantánamo
Martes, abril 23, 2013, 0:00
FUENTE: LIBRE RED NET
http://www.librered.net/?p=26186
25 presos se han sumado a la huelga de hambre que desde hace más de tres meses mantienen los reos en la cárcel estadounidense de Guantánamo para denunciar la constante violación de derechos humanos que sufren.

De esta manera, ya son 77 de los 166 los prisioneros que se encuentran protestando por la situación de malos tratos, torturas y falta de garantías democráticas. Cabe recordar que la mayoría de ellos han sido encarcelados sin juicio previo y por tribunales militares.
Las autoridades de la cárcel anunciaron que se ha puesto en marcha un nuevo procedimiento con el fin de alimentar a los presos a través de tubos, según sus declaraciones, 17 de los huelguistas están siendo alimentados a la fuerza por sondas conectadas al esófago.
Los defensores de los derechos humanos consideran que la alimentación forzada de los detenidos es un abuso y exigen que no se practique esta medida. El 13 de abril, alrededor de 60 detenidos fueron transferidos desde las células comunes del Campo 6 a celdas individuales, luego de que guardias militares reprimieran con munición no letal una revuelta interna.
La huelga de hambre comenzó el pasado 6 de febrero para mostrar el descontento por el encarcelamiento ilegal en el que se encuentran los reos desde hace 11 años, motivado a que aún no se le ha hecho algún proceso legal o alguna acusación legítima.
LibreRed

Siria resiste a Washington y a los vasallos del Imperio

Por quién doblan las campanas sirias
Siria resiste a Washington y a los vasallos del Imperio
por Pepe Escobar
Siria sigue resistiendo a la presión imperial estadounidense y a la de sus acólitos europeos neocoloniales que tratan de someterla. Resiste a las mentiras de la prensa comercial occidental que desinforma al público de lo que realmente está pasando en este país desde que comenzaron las violencias y que no explica las verdaderas causas de este conflicto, una guerra por el control de los recursos y corredores de gas y petróleo, conflicto generado desde afuera. Resiste en el plano militar frente a las numerosas bandas de mercenarios fundamentalistas infiltrados en su territorio. Pero el precio que está pagando es elevado. El análisis de nuestro colega Pepe Escobar.
Red Voltaire| 1ro de enero de 2013

FUENTE: RED VOLTAIRE NET ORG
http://www.voltairenet.org/article177017.html
a href=”https://laverdaderaintencion.files.wordpress.com/2013/01/06ene13-390-siria-210e9.jpg”>06ene13 390-siria-210e9

Fundamentalistas islámicos, llamados “rebeldes” sirios, pero que vienen de Libia, Catar, Egipto y son en realidad mercenarios que no dudan en asesinar a sangre fría a todo aquel que no piensa como ellos. Ver video abajo.
La máxima tragedia geopolítica de 2012 seguirá siendo la máxima tragedia geopolítica de 2013: la violación de Siria.
Tal como de vez en cuando me refiero a mis pasajes preferidos de Hemingway, he estado volviendo últimamente a algunas secuencias que filmé hace años en el zoco de Alepo –el más extraordinario de todos los zocos de Medio Oriente-. Es como si me dieran un tiro por la espalda; me gustaba la arquitectura del zoco así como su gente y los comerciantes. Hace semanas, la mayor parte del zoco –el pulso vivo de Alepo durante siglos– fue incendiado y destruido por los «rebeldes» del llamado Ejército Libre Sirio (ELS)


Video: asesinato a sangre fría sobre un civil desarmado por las bandas de «rebeldes sirios que luchan por la democracia» apoyados por EEUU, Catar, Francia.

En esta tragedia siria no hay un joven héroe de Hemingway, ningún Robert Jordan en las Brigadas Internacionales combatiendo junto a las guerrillas republicanas contra los fascistas en la Guerra Civil Española.
En la guerra civil siria, las brigadas internacionales son sobre todo las del tipo mercenario, salafista-yihadista, decapitadores y atacantes con coches bomba. Y los (pocos) jóvenes estadounidenses en el lugar son básicamente peones de alta tecnología en un juego escenificado por el rapaz club OTAN/CCG (la Organización del Tratado del Atlántico Norte y sus títeres árabes del Consejo de Cooperación del Golfo).
La tragedia continúa, el Estado sirio, y su aparato político y militar de seguridad mantendrán sus mini guerras relámpago sin preocuparse del «daño colateral». Al lado opuesto, comandantes «rebeldes» apostarán a un nuevo Consejo Militar Supremo alentado por saudíes y cataríes.
Los salafistas y salafistas-yihadistas del Frente al-Nusrah –fanáticos del Siglo VII, entusiastas de las decapitaciones y operadores de coches bomba que realizan la mayor parte de los combates– no fueron invitados. Después de todo, el Frente al-Nusrah ha sido calificado de «organización terrorista» por Washington.
Y ahora veamos la reacción de un mandamás de la Hermandad Musulmana (HM), el contralor general Mohammed Farouk Tayfour, nacido en Hama; dijo que la decisión fue «demasiado apresurada». Y veamos la reacción del nuevo dirigente de la oposición siria,
Ahmed Moaz al-Khatib, en una reunión de los «Amigos de Siria» en Marruecos: la decisión debe «reexaminarse». Prácticamente todos los grupos «rebeldes» declararon públicamente su eterno amor a los duros de al-Nusrah.
Por lo tanto, con fanáticos de al-Nusrah disimulando probablemente sus barbas de corrección islámica bajo una prosaica capucha, podemos esperar muchos progresos «rebeldes» contra Damasco, a pesar de dos grandes palizas (en julio pasado y en este mes), por cortesía de las contraofensivas del gobierno sirio. Después de todo, el espléndido entrenamiento por parte de las Fuerzas Especiales estadounidenses, británicas y jordanas tiene que producir algunos resultados, por no mencionar los cargamentos de armas extra letales suministradas por esos parangones de la democracia del Golfo Pérsico. A propósito, el Frente al-Nusrah controla sectores de Alepo devastada.
Reglas de odio sectario
Ahora tenemos la orwelliana, novísima Coalición Nacional de Fuerzas Revolucionarias y de Oposición Sirias, una coproducción de Washington y Doha. El nuevo jefe es el mismo (pésimo) jefe que fue del Consejo Nacional Sirio (CNS). Es solo retórica; lo único que importa a la «Coalición Nacional» es conseguir más armas letales. Y adoran a al-Nusrah, incluso si Washington no lo hace.
Catar descargó toneladas de armas «como golosinas» (según un traficante de armas estadounidense) en Libia «liberada». El Pentágono y el Departamento de Estado solo se dieron cuenta después del revés de Bengasi de que armar a los rebeldes sirios puede ser el camino hacia más reveses. Traducción: Catar seguirá descargando toneladas de armas en Siria. EE.UU. seguirá «dirigiendo desde atrás».
Se pueden esperar más horribles masacres sectarias como la de Aqrab. Ésta es la versión mejor documentada de lo que puede haber sucedido en realidad. Prueba una vez más que lo que los rebeldes de OTAN/CCG están ganando es en realidad la guerra en YouTube. Por lo tanto hay que contar con más olas masivas, interminables, de sesgo y propaganda en las que los medios corporativos occidentales vitorean a los «combatientes por la libertad» sirios, superando con mucho a la yihad de los años ochenta en Afganistán.
Esperad más distorsiones del contexto, como cuando el ministro adjunto de Exteriores ruso Mikhail Bogdanov dijo: «Los combates serán más intensos y [Siria] perderá decenas de miles, tal vez cientos de miles de civiles… Si un precio semejante os parece aceptable para derrocar al presidente, ¿qué podemos hacer? Nosotros, por cierto, lo consideramos absolutamente inaceptable».
Ergo, trata de hacer todo por impedir que esto suceda. Y si los «rebeldes» de OTAN/CCG realizan sus amenazas de atacar las embajadas rusa y ucraniana en Damasco, más vale que se corten las barbas y corran a ponerse a cubierto frente a las inflexibles Spetsnatz, las Fuerzas Especiales rusas.
Habrá más odio sectario, como en Sunni Sheikh y el teólogo estrella de al-Jazeera, Yusuf al-Qaradawi, emitiendo de paso una fatua legitimando la matanza de millones de sirios, sean militares o civiles, mientras sean alauíes o chiíes.
El odio sectario dominará, con Catar a la cabeza, seguido por saudíes con grandes monederos y una variedad de islamistas de la línea dura. Agenda: guerra contra chiíes, contra alauíes, contra seculares, incluso contra moderados, no solo en Siria sino en todo Medio Oriente.
Un enfrentamiento de Patriots contra Iskanders
La nueva estrategia del Ejército Sirio se resume en una gran retirada de los lugares apartados y bases en el campo, concentrando sus tropas en ciudades y pueblos.
Se puede esperar que la estrategia general del club OTAN/CCG siga siendo más o menos la misma: Atascar al ejército sirio en tantas áreas como sea posible; desmoralizarlo; y seguir preparando el terreno para una posible intervención de la OTAN (la histeria sobre las armas químicas y las inexorables quejas sobre una «catástrofe humanitaria» que forma parte del amplio paquete de operaciones de guerra psicológica).
El ejército sirio podrá tener las armas pesadas; pero cuando se enfrenta a un tsunami de mercenarios y salafistas-yihadistas totalmente entrenados y armados por el club OTAN/CCG, todo el asunto puede tardar años, al estilo de la guerra civil de Líbano. Eso nos lleva a la siguiente «mejor» opción, que en realidad es un resultado: la muerte del Estado sirio mediante mil, o más bien un millón, de cortes.
Lo que es seguro es que la «coalición de los dispuestos» contra Siria no tendrá problemas para desintegrarse una vez que el juego final haya concluido. Washington apuesta a un régimen post-Asad dirigido por la HM. No es ninguna sorpresa que el Rey Playstation de Jordania esté enloqueciendo; sabe que la HM también se apoderará de Jordania y que lo expulsará para que vaya permanentemente de compras a la gran tienda londinense Harrods.
Esos parangones de la democracia –las medievales petromonarquías en el Golfo Pérsico– también están enloqueciendo; temen el atractivo popular de la HM como a una plaga. El Kurdistán Sirio –que ahora va definitivamente en camino a la autonomía total y finalmente a la libertad– ya enloquece a Ankara. Para no mencionar la perspectiva futura de un tsunami de salafistas-yihadistas desocupados festivamente refugiados en la frontera siria-turca y listos para causar estragos.
Y luego está la compleja relación entre Turquía e Irán. Teherán ya ha dado una advertencia muy clara a Ankara respecto al sistema de defensa de misiles de la OTAN que está a punto de instalarse.
Tiene que ser la obra maestra en neolengua de finales de 2012. El portavoz del Pentágono, George Little, ha insistido en que “EE.UU. ha estado apoyando a Turquía en sus esfuerzos por defenderse… [contra Siria].”
De ahí el envío de 400 soldados estadounidenses a Turquía para operar dos baterías de misiles Patriot, a fin de «defender» Turquía contra «potenciales amenazas provenientes de Siria».
Traducción: Esto no tiene nada que ver con Turquía, todo se refiere a los militares rusos en Siria. Moscú ha entregado a Damasco no solo muy efectivos misiles Iskander tierra-tierra hipersónicos (virtualmente inmunes contra sistemas de defensa de misiles) sino el sistema de defensa tierra-aire Pechora 2M de múltiples objetivos, una pesadilla para el Pentágono si se llega a imponer una zona de exclusión aérea sobre Siria.
Bienvenidos al enfrentamiento Patriot contra Iskander. Y directamente en la línea de fuego encontramos al primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan –un sobredimensionado ególatra que alberga un profundo complejo de inferioridad en relación con los europeos– que se quedó al margen según el plan general de la OTAN.
El talón de Aquiles de Turquía (fue de los kurdos) es su autopromovido papel de encrucijada energética entre Oriente y Occidente. El problema es que Turquía depende de suministros de energía de Irán y Rusia; neciamente enfrenta a ambos, al mismo tiempo, con su confusa política siria.
Todo lo que oigo es de mal agüero
¿Cómo solucionar esta tragedia? Nadie parece escuchar al vicepresidente sirio Farouk Al-Sharaa. En esta entrevista al periódico libanés Al-Akhbar, subraya «la amenaza de la actual campaña para destruir Siria, su historia, civilización, y su pueblo… Cada día que pasa, la solución se aleja más, militar y políticamente. Tenemos que estar en condiciones de defender la existencia de Siria».
No tiene «una respuesta clara de cuál puede ser la solución». Pero tiene una hoja de ruta. Cualquier solución comienza por conversaciones o acuerdos entre capitales árabes, regionales o extranjeras; no puede existir sin un sólido fundamento sirio. La solución tiene que ser siria, pero mediante un arreglo final histórico, que incluiría a los principales países regionales, y a los miembros del Consejo de Seguridad. Esta solución tiene que incluir la detención de todo tipo de violencia y la creación de un gobierno de unidad nacional con amplios poderes. Esto debería ir acompañado de la resolución de expedientes difíciles relacionados con las vidas de la gente y sus legítimas demandas.
No es lo que quiere el club OTAN/CCG, incluso si EE.UU., Gran Bretaña, Francia, Turquía, Catar y Arabia Saudí están involucrados en sus propias agendas divergentes. Lo que ya ha logrado la guerra OTAN/CCG es un objetivo muy similar, a propósito, al de Irak en 2003; ha desgarrado completamente el frágil tejido social de Siria.
Estamos ante el capitalismo de desastre en acción, fase I; el terreno ya está preparado para una lucrativa «reconstrucción» de Siria, una vez que se instale un gobierno dócil, favorable al turbo-capitalismo pro occidental.
Pero en paralelo, las consecuencias negativas también tienen lugar en sus modos misteriosos: millones de sirios que inicialmente apoyaron un movimiento pro democracia –desde las clases empresariales de Damasco a los comerciantes de Alepo– ahora han aumentado la base de apoyo al gobierno como contragolpe contra la horripilante limpieza étnica-religiosa promovida por los «rebeldes» del tipo de al-Nusrah.
Sin embargo, con la OTAN/CCG a un lado e Irán-Rusia al otro, los sirios comunes y corrientes atrapados en el fuego cruzado no tienen adónde ir. OTAN/CCG no conoce límites para labrar –en sangre– cualquier entidad dudosa, desde un emirato pro EE.UU. a una «democracia» pro EE.UU. dirigida por la HM. No es difícil ver por quién doblan las campanas en Siria; no doblan por ti, como en John Donne, sino por mal agüero, muerte y destrucción.
Pepe Escobar
Fuente: Asia Times Online, 22 de diciembre de 2012.
Traducido del inglés por Germán Leyens.
Este artículo apareció originalmente en inglés bajo el título de:
For whom the Syrian bell tolls.

SIRIA Entrevista de Bachar al-Assad a Russia Today

Entrevista de Bachar al-Assad a Russia Today
por Bashar Al-Assad
Red Voltaire| Damasco (Siria)| 9 de noviembre de 2012

FUENTE: RED VOLTAIRE NET ORG
http://www.voltairenet.org/article176527.html

RT: Señor presidente Bachar al-Assad, gracias por dialogar hoy con nosotros.
Bachar al-Assad: Bienvenidos a Damasco.
RT: Hace un año muchas personas estaban convencidas de que usted no iba a resistir hasta hoy. Sin embargo, estamos grabando esta entrevista en un renovado Palacio Presidencial. ¿Quiénes son hoy sus enemigos?
Bachar al-Assad: Mis enemigos son el terrorismo y la inestabilidad en Siria. Esos son nuestros enemigos. El asunto no tiene que ver con las personas. La cuestión no es que yo permanezca o me marche, sino que el país sea seguro o no. Ese es el enemigo que combatimos como país.
RT: Llevo aquí dos días y he tenido la oportunidad de conversar con algunas personas en Damasco. Algunos dicen que en este momento su permanencia o no ya no es relevante. ¿Qué opina al respecto?
Bachar al-Assad: Creo que el que el presidente se quede o se marche es una cuestión popular. Depende de la opinión de cierta gente, y la única forma de hacerlo es a través de las urnas. Por tanto, no depende de lo que escuchamos, sino de lo que resulta de esas urnas, y esa caja es la que determina si un presidente se va o se queda. Es muy simple.
RT: Creo que han querido decir que ahora usted ya no es el blanco, sino que el blanco es Siria.
Bachar al-Assad: Yo no era el blanco; yo no era el problema en todo caso. Occidente siempre crea enemigos. En el pasado fue el comunismo, luego el Islam, y después fue Saddam Hussein, por otras razones. Y ahora quieren representar en Bachar un nuevo enemigo, por eso dicen que el problema es el presidente y que por eso debe irse. Por eso debemos centrarnos en el verdadero problema y no perder tiempo en escuchar lo que dicen.
RT: ¿Aún sigue creyendo que usted es el único hombre que puede mantener a Siria unida, y el único que puede poner fin a lo que el mundo llama una “guerra civil”?
Bachar al-Assad: Debemos mirar la cuestión desde dos prismas: el primero es la Constitución, y yo gozo de mis poderes en base a la Constitución, y según la Constitución y estos poderes debo ser capaz de resolver este problema. Pero si quiere decir que no hay otro sirio que pueda ser presidente pues la respuesta es no, pues cualquier sirio podría ser presidente. Hay varios sirios aptos para este cargo. No se puede amarrar a todo un país a una sola persona y de forma permanente.
RT: Pero usted pelea por su país. ¿Cree que es el hombre que puede poner fin al conflicto y recuperar la paz?
Bachar al-Assad: Mi deber es ser ese hombre, mi deber es convertirme en el hombre que puede hacerlo, y espero lograrlo. Pero la cuestión no tiene que ver con los poderes del presidente, sino que concierne a la sociedad entera. Tenemos que ser precisos al respecto. El presidente no puede hacer nada sin las instituciones y sin el apoyo popular. Por tanto la batalla aquí no es la batalla del presidente, es la batalla de los sirios. Cada sirio participa actualmente en la defensa del país.
RT: Es cierto y muchísimos civiles están muriendo en esa lucha. Por lo que, si ganara la guerra, ¿cómo podría reconciliarse con su pueblo después de todo lo sucedido?
Bachar al-Assad: Una vez más seamos precisos. El problema no es entre el pueblo y yo. Yo no tengo problemas con el pueblo, pero Estado Unidos está contra mí y Occidente está contra mí, y varios países árabes están contra mí, y Turquía está contra mí. Si el pueblo sirio estuviese contra mí, ¿cómo podría yo seguir aquí?
RT: ¿Ellos no están en su contra?
Bachar al-Assad: Si todo el mundo, o digamos una buena parte del mundo, incluyendo a tu pueblo, está en contra de ti, ¿eres Superman? Sólo eres un ser humano. No es lógico. Esto no tiene que ver con reconciliarse con el pueblo, y tampoco con la reconciliación entre los sirios, nosotros no estamos en una guerra civil. El asunto tiene que ver con el terrorismo y con el apoyo exterior del que gozan los terroristas para desestabilizar a Siria.
RT: ¿Usted aún no cree que sea una guerra civil? Sé que muchos piensan que hay actos terroristas que ocurren en Siria, y además, hay conflictos sectarios. Todos oímos la historia de aquella madre que tiene dos hijos, uno que combate con las tropas gubernamentales y el otro por las fuerzas opositoras. ¿Cómo puede eso no ser una guerra civil?
Bachar al-Assad: Hay divisiones, pero las divisiones no significan que haya una guerra civil. Esto es completamente diferente ya que una guerra civil se basa en problemas étnicos o sectarios. Tal vez existan en algunos casos tensiones étnicas o sectarias pero eso no genera un problema. Si hay divisiones en una misma familia, o en un clan mayor, o en una ciudad, pues no significa que haya una guerra civil, lo que sucede es totalmente diferente y es normal. Es de esperar.
RT: Cuando hablé de reconciliarse con su pueblo me refería a que le escuché decir a usted en varias ocasiones que lo único que le importa es lo que el pueblo sirio piense de usted, y lo que sienta por usted, y si debe ser presidente o no. ¿No teme que debido al gran daño sufrido por el país, a los sirios ya no les importe la verdad, y solo lo culpen por esta carnicería que han sufrido?
Bachar al-Assad: Esta es una pregunta hipotética, porque lo que cree el pueblo es lo correcto. Y para saber lo que creen, debemos preguntarles, pero yo hoy no tengo esa información. Por tanto no temo a lo que crean algunos. Temo por mi país. Debemos centrarnos en eso.
RT: Durante años, han circulado muchas historias sobre el poderoso Ejército sirio y los fuertes servicios de seguridad, pero vemos que estas fuerzas no han podido aplastar al enemigo tal como se preveía y vemos que los ataques terroristas se producen en el centro de Damasco casi a diario. ¿Lo que se decía del Ejército sirio y de los aparatos de seguridad eran simples mitos?
Bachar al-Assad: En los casos normales cuando tenemos un ejército y dispositivos de seguridad y servicios secretos nos centramos en el enemigo externo, aunque tuviésemos un enemigo interno como el terrorismo, porque la sociedad nos ayuda al menos en no dar cobijo a los terroristas. Ahora en el presente caso nos enfrentamos a un nuevo tipo de guerra, donde se ejerce el terrorismo por delegación, tanto a través de sirios que viven en Siria como de combatientes extranjeros venidos desde el exterior. Esto es un nuevo tipo de guerra y tenemos adaptarnos a este nuevo estilo, lo cual requiere tiempo y no es fácil. Además la premisa de que esto se parece a la guerra convencional no es cierta. Esta guerra es mucho más difícil. Esto primeramente. Segundo: el apoyo multiforme que reciben o se da a esos terroristas tanto en armamento, financiamiento o respaldo político no tiene precedentes. Por eso tenemos que pensar que va a ser una guerra ardua y difícil. No es realista esperar que un país pequeño como Siria logre derrotar en cuestión de días o semanas a todos aquellos países que nos combaten a través de sus agentes.
RT: Sí, pero cuando uno ve la situación, de un lado hay un ejército con un líder que le ordena ir hacia delante, a la izquierda o a la derecha y el ejército obedece. Del otro lado, existen diversas facciones terroristas que no tienen una estrategia unificada para combatirlo. ¿Cómo se dan en verdad los combates entre ambos?
Bachar al-Assad: Ese no es el problema, el problema es que esos terroristas combaten desde el interior de las ciudades y en las ciudades hay civiles, y cuando combates a ese tipo de terroristas tienes que procurar que el daño sea en un nivel ínfimo para la infraestructura y los civiles. Pero tenemos que combatir porque no podemos dejar que los terroristas maten y destruyan. Esa es la dificultad en esta clase de guerras.
RT: La infraestructura del país ha sido dañada e igualmente la infraestructura del ejército y la economía y parece como si Siria fuera a desintegrarse pronto. Parece que el tiempo actuase en contra de ustedes. ¿En su opinión cuánto tiempo necesitan para aplastar a su enemigo?
Bachar al-Assad: No podemos contestar esa pregunta porque nadie tiene la respuesta sobre cuándo terminará esta guerra y si no tenemos respuesta sobre cuándo cesarán ellos el envío de combatientes extranjeros de diferentes partes del mundo, especialmente del Medio Oriente y del mundo musulmán, o cuándo dejarán de mandar armas a estos terroristas. Si ellos paran –y aquí sí puedo contestar su pregunta– entonces nosotros podremos finalizar todo en cuestión de semanas. No será un gran problema. Pero mientras continúen los suministros logísticos a los terroristas, entonces será una guerra prolongada.
RT: Al pensar que ustedes tienen casi 4 000 kilómetros de fronteras difíciles de controlar y tienen un enemigo que puede cruzar la frontera hacia Jordania o Turquía para aprovisionarse de armas y obtener atención médica para luego volver a combatir… como lo van a solucionar?
Bachar al-Assad: Ningún país en el mundo puede controlar sus fronteras totalmente. Ni siquiera Estados Unidos puede controlar por completo sus fronteras con México. Y quizás esto sea extensivo a Rusia que es un país enorme. Así que ningún país puede controlar sus fronteras de forma total. Los países pueden lograr una mejor situación fronteriza mediante el establecimiento de buenas relaciones de vecindad y esto no lo tenemos ahora con Turquía por lo menos ya que Turquía apoya más que cualquier otro país el tráfico de armas y de terroristas.
RT: ¿Le puedo hacer una pregunta? Yo visité Turquía recientemente y noté que la gente allí está muy preocupada porque ocurra una guerra entre Turquía y Siria. ¿Cree que una guerra sirio-turca constituye una posibilidad real?
Bachar al-Assad: Racionalmente no lo creo por dos razones: la guerra requiere del respaldo popular y la mayoría del pueblo turco no quiere semejante guerra. Por lo tanto, creo que ningún responsable racional piensa contrariar la voluntad del pueblo en su propio país. Y esto es perfectamente aplicable al pueblo sirio y así sucesivamente. No hay un diferendo entre el pueblo sirio y el pueblo turco sino que tiene que ver con los gobiernos y los responsables, entre nuestros responsables y los suyos, a causa de sus políticas. Así que no creo que haya posibilidad de estallido de una guerra entre Siria y Turquía.
RT: ¿Cuándo fue la última vez que usted habló con Erdogán y cómo terminó aquella conversación?
Bachar al-Assad: Eso fue en mayo del 2011 tras su triunfo en las elecciones.
RT: ¿Lo felicitó usted por el triunfo?
Bachar al-Assad: Sí, y aquella fue la última vez.
RT: ¿Quién es el que bombardea el territorio turco, las tropas gubernamentales o las fuerzas de la oposición?
Bachar al-Assad: Para saberlo tiene que haber investigaciones conjuntas, tiene que existir una comisión mixta entre los ejércitos para saber quién bombardea a quién. Hay muchos terroristas en la frontera y tienen morteros, por lo tanto ellos pueden hacerlo. Hay que investigar sobre el tipo de proyectil y el lugar del impacto. Y eso no se hizo. Nosotros pedimos al Gobierno turco que se creara una comisión, pero lo rechazaron. Por lo tanto, no tenemos respuesta. Cuando hay tantos terroristas en la frontera, no podemos descartar que suceda eso, porque el Ejército sirio no tiene órdenes de bombardear el territorio turco ya que no tenemos interés en ello y no hay ninguna enemistad entre nosotros y el pueblo turco. Nosotros los consideramos como hermanos. Entonces, ¿por qué hacer tal cosa? A no ser que haya sucedido por error y eso requiere una investigación. Hasta el momento no tenemos respuesta.
RT: ¿Aceptan ustedes la hipótesis de que se haya tratado de un error por parte de las fuerzas gubernamentales?
Bachar al-Assad: Es posible. En todas las guerras se producen errores. Usted sabe que en Afganistán hablan siempre de fuego amigo. Así que si el mismo Ejército puede matar a sus efectivos por error, eso quiere decir que algo semejante puede suceder en cualquier guerra. Aunque no podemos confirmarlo.
RT: ¿Por qué se ha convertido Turquía –considerada por ustedes país amigo– en una cabeza de playa para la oposición?
Bachar al-Assad: No es Turquía ni el pueblo turco sino el gobierno de Erdogán, para ser precisos. El pueblo turco necesita buenas relaciones con el pueblo sirio. Erdogán cree que si la Hermandad Musulmana se hace con el poder en la región, especialmente en Siria, entonces él podrá garantizar su propio futuro político. Esa es una razón. La otra razón es que él personalmente cree que es el nuevo sultán otomano y que puede extender su dominio bajo un nuevo paraguas a toda la región, como en tiempos del Imperio otomano. Él piensa para sus adentros que es un califa. Esas son las dos principales razones de ese giro en su política, de cero problemas a cero amigos.
RT: Pero no sólo es Occidente quien se opone a ustedes en esta etapa, pues tienen muchos enemigos en el mundo árabe. Hace dos años cuando alguien oía su nombre en el mundo árabe mostraba respeto, pero ahora lo han traicionado a la primera oportunidad. ¿Por qué tiene tantos enemigos en el mundo árabe?
Bachar al-Assad: No son enemigos. La mayoría de los Gobiernos árabes apoya a Siria, de corazón, pero no se atreven a decirlo en público.
RT: ¿Por qué no?
Bachar al-Assad: Porque están bajo la presión de Occidente y a veces de los petrodólares.
RT: ¿Quién los apoya a ustedes en el mundo árabe?
Bachar al-Assad: Varios países nos apoyan implícitamente pero no se atreven a declararlo públicamente. Primero está Irak, que desempeña un papel efectivo en apoyar a Siria durante esta crisis por ser un país vecino y ellos son conscientes de que si se produce una guerra dentro de Siria entonces habrá guerra en los países vecinos, incluido el propio Irak. También hay otros países que tienen buenas posturas, como Argelia y Omán básicamente. Y hay otros países, que no voy a enumerar ahora, que tienen posturas positivas sin tomar acciones.
RT: ¿Por qué Arabia Saudita y Qatar insisten en que usted renuncie? Y ¿cómo entra en su agenda un Oriente Medio inestable?
Bachar al-Assad: Francamente hablando, yo no puedo contestar por ellos. Son ellos quienes deben responder esa pregunta. Pero lo que sí puedo decir es que el problema entre Siria y varios países, tanto en el mundo árabe, en la zona o en Occidente, es que decimos “no” cuando creemos que debemos decir “no”. Esee es el problema. Y algunos países creen que pueden controlar a Siria a través de dictados o por medio del dinero y los petrodólares, y eso no es posible en Siria. Ahí está el problema. Quizás quieren desempeñar un papel. No tenemos problema en ello. Pueden hacerlo, tanto si lo ameritan o no, pero no a expensas de nuestros intereses.
RT: ¿El asunto tendrá que ver con dominar Siria o con exportar su versión del islam a Siria?
Bachar al-Assad: No se puede afirmar que eso sea una política estatal en esos países. En algunos casos se trata de instituciones en determinados países y en otros hay personas que apoyan esa tendencia, pero no lo anuncian como política oficial. Ellos no nos han pedido promocionar las posiciones extremistas de sus instituciones, pero eso sucede en realidad, tanto a través del apoyo directo que brindan los Gobiernos o a través de las instituciones y personas. Eso es un aspecto del problema, pero cuando hablo como Gobierno, me refiero a la política declarada y esa, como cualquier otra política, depende de los intereses y los papeleos. Pero no podemos ignorar lo que se ha dicho.
RT: Irán, su estrecho aliado, sufre también sanciones económicas y afronta también la amenaza de una invasión externa. ¿Si ustedes tuvieran que escoger entre cortar las relaciones con Irán a cambio de la paz en su país, elegirían esa opción?
Bachar al-Assad: No tenemos opciones contrapuestas al respecto y la razón es que hemos tenido buenas relaciones con Irán desde el año 1979 hasta este momento y nuestras relaciones mejoran constantemente. Pero al mismo tiempo nos movemos hacia la paz. Habíamos tenido un proceso de paz y negociaciones de paz e Irán nunca fue un factor contrario a la paz. Se trata de informaciones subversivas que Occidente trata de publicitar y que consisten en que si queremos la paz entonces no deberíamos tener buenas relaciones con Irán. Una cosa no tiene que ver con la otra. Son temas totalmente diferentes. Irán ha dado apoyo a Siria y ha respaldado nuestra causa, la causa de los territorios ocupados, y debemos apoyarlo en sus causas. Eso es algo claro y simple. Irán es un país sumamente importante en la zona y si buscamos estabilidad debemos tener buenas relaciones con Irán. No podemos hablar de estabilidad a la sombra de malas relaciones con Irán, con Turquía o con otros vecinos.
RT: ¿Disponen ustedes de información que indique que los servicios de seguridad occidentales financian a los combatientes de la oposición en Siria?
Bachar al-Assad: Lo que sabemos hasta ahora es que esos aparatos asesoran a los terroristas con información a través de Turquía y en algunos casos desde el Líbano principalmente. Pero hay otros servicios de inteligencia, no occidentales sino regionales, que son muy activos y más activos aún que los servicios occidentales, por supuesto bajo la supervisión de los dispositivos de inteligencia occidentales.
RT: ¿Cuál es el papel de al-Qaeda en Siria en este momento? ¿Controlan alguna fuerza de la oposición?
Bachar al-Assad: No creo que ellos pretendan controlar a esos grupos ya que buscan fundar su emirato, según la expresión que ellos usan. Pero tratan principalmente de intimidar y aterrorizar a la gente mediante las explosiones, los asesinatos y los ataques suicidas… para desalentar a la gente y llevarla a que los acepte como un hecho consumado. Y así ellos se mueven poco a poco, pero su objetivo final es establecer en Siria un emirato islámico desde el cual puedan promocionar su propia ideología en el resto del mundo.
RT: De entre aquellos que combaten contra ustedes y se oponen a ustedes, ¿con quién hablaría?
Bachar al-Assad: Hablamos con todo aquel que tenga una voluntad real de ayudar a Siria, pero no perdemos nuestro tiempo con ninguna persona que quiera aprovechar nuestra crisis para sus intereses personales.
RT: Se han hecho varias acusaciones a las tropas gubernamentales de cometer crímenes de guerra contra civiles sirios. ¿Admite usted que las fuerzas gubernamentales han cometido crímenes de guerra contra los civiles sirios?
Bachar al-Assad: Nosotros combatimos el terrorismo y aplicamos la Constitución para proteger al pueblo sirio. Volvamos a lo que sucedió en Rusia hace más de una década: ustedes estaban enfrentándose el terrorismo en Chechenia y en otros lugares. Ellos atacaron teatros y escuelas… y el Ejército ruso protegía al pueblo. ¿Ud. llama eso crímenes de guerra? Seguramente que no. Hace algunos días, Amnistía Internacional reconoció los crímenes cometidos por los grupos armados hace pocos días, cuando capturaron a varios soldados y los ejecutaron. Así como Human Rights Watch ha reconocido más de una vez los crímenes que cometen esos grupos y que fueron calificados hace unos días de crímenes de guerra. Esto es en primer lugar. En segundo lugar, no es lógico que un ejército cometa crímenes de guerra contra su pueblo, porque el Ejército sirio se compone de individuos del pueblo sirio. Y si cometiese crímenes contra su pueblo, entonces el ejército se dividiría. Por lo tanto no puede haber un Ejército fuerte y unido que al mismo tiempo mate a su pueblo. En tercer lugar, el Ejército no hubiese podido resistir durante 20 meses en estas condiciones difíciles sin gozar del respaldo del pueblo sirio. Por lo tanto, ¿cómo puede gozar de ese respaldo al tiempo que mata al pueblo? Es una contradicción.
RT: ¿Cuándo fue la última vez que habló con un dirigente de Occidente?
Bachar al-Assad: Antes de la crisis.
RT: Después de la crisis, ¿ha habido alguna ocasión en la que le plantearan dejar la presidencia para que hubiera paz en Siria?
Bachar al-Assad: No, no se me planteó eso de forma directa, pero si me lo plantearan directa o indirectamente, se trata de una cuestión de soberanía y solamente el pueblo sirio tiene derecho a hablar de ese asunto. Todo lo que sea planteado de forma directa o indirecta o en los medios de comunicación no tiene sentido ni peso en Siria.
RT: Pero ¿tiene opciones?, porque tal como parece en el exterior usted no tiene ningún lugar adonde ir, ¿por tanto adónde se iría si quisiese marcharse?
Bachar al-Assad: A Siria. Este es el único lugar donde puedo estar. Yo no soy un pelele y no fui hecho por Occidente para ir a Occidente o a cualquier otro sitio. Soy sirio, soy de aquí y tengo que vivir y morir en Siria.
RT: ¿Cree que existe en este momento alguna oportunidad para la diplomacia y el diálogo o que han llegado a una etapa en que es el Ejército únicamente quien puede poner fin a la crisis?
Bachar al-Assad: Yo siempre he creído en la diplomacia y creo en el diálogo, incluso con aquellos que no entienden el diálogo o no creen en él. Debemos seguir intentándolo. Creo que siempre lograremos una parte de éxito. Debemos buscar esos éxitos parciales hasta lograr el éxito completo. Pero debemos ser realistas. No hay que creer que es únicamente el diálogo lo que puede llevar al éxito, porque aquellos que perpetran tales acciones se subdividen en dos grupos: uno que no cree en el diálogo, especialmente los extremistas, y tienes a los antisociales que sobre ellos pesan fallos judiciales hace años ya antes de la crisis y su natural enemigo es el Gobierno, porque serán encarcelados si vuelven las cosas a su curso normal. Hay otro grupo que son las personas que reciben apoyo desde el exterior, y esos tienen compromiso solamente con las personas o Gobiernos que les proveen de dinero y armas. Esos no son dueños de su decisión. Por lo tanto tenemos que ser realistas. El tercer grupo es la gente, tanto combatientes como políticos, que aceptan dialogar. Por eso hemos comenzado ese diálogo hace meses, incluso con los combatientes, y algunos han abandonado las armas y han vuelto a su vida normal.
RT: ¿Cree que la invasión extranjera a Siria es inminente ya?
Bachar al-Assad: Creo que el costo de tal invasión, si llega a suceder, será más grande de lo que el mundo entero pueda tolerar, porque si se producen problemas en Siria –a saber que somos el último baluarte del laicismo, de la estabilidad y de la convivencia en la región– eso tendría un efecto de dominó en el mundo, desde el océano Atlántico hasta el océano Pacífico, y usted puede imaginar las repercusiones en el resto del mundo. No creo que Occidente se encamine en esa dirección. Pero si lo hace, nadie podrá pronosticar lo que sucederá después.
RT: Señor presidente, ¿se reprocha usted a sí mismo?
Bachar al-Assad: Tenemos que buscar nuestros errores en cada decisión, porque sin ellos no seríamos humanos.
RT: ¿Cuál es su mayor error?
Bachar al-Assad: Sinceramente no recuerdo ahora. Pero a la hora de tomar cualquier decisión tengo que considerar que una parte de la misma será errónea. Pero uno no conoce sus errores en el momento en que los comete. En algunos casos, especialmente durante una crisis, no puedes ver lo correcto y lo incorrecto hasta que superas esa crisis. Por eso no sería objetivo si hablara ahora de los errores, porque estamos en medio de la crisis.
RT: Entonces ¿no hay nada de lo que se arrepienta?
Bachar al-Assad: No ahora. Cuando se esclarezca todo, entonces podremos hablar de los errores, y sin duda los hay.
RT: Si hoy fuese el 15 de marzo de 2011, cuando comenzó la espiral de protestas, ¿qué cosas haría de forma diferente?
Bachar al-Assad: Habría hecho lo mismo que hice el 15 de marzo.
RT: ¿Exactamente lo mismo?
Bachar al-Assad : Exactamente lo mismo, pedir a los diferentes bandos comenzar un diálogo y hacer frente a los terroristas. Así empezó la cosa. No comenzó con manifestaciones, que en realidad fueron la pantalla mientras que en las manifestaciones había combatientes que comenzaron a disparar simultáneamente contra los civiles y contra los efectivos del Ejército. Quizás en el plano táctico se hubiese podido hacer algo diferente. Pero como Presidente del país, yo tomo las decisiones a nivel estratégico y eso es diferente.
RT: Señor presidente al-Assad, ¿cómo se ve usted dentro de 10 años?
Bachar al-Assad: Me veo a través de mi país. Yo no puedo verme a mí mismo sino a mi país dentro de 10 años. Es en él donde me veo.
RT: ¿Usted se ve aquí en Siria?
Bachar al-Assad: Por supuesto. Tengo que estar en Siria. El asunto no tiene que ver con el cargo, lo mismo si fuese presidente u otra cosa. No es eso lo que me preocupa. Veo que estaré en este país y que este será un país seguro, estable y más próspero.
RT: Presidente Bachar al-Assad gracias por hablar con Russia Today.
Bachar al-Assad : Gracias a ustedes por venir a Siria.
Bashar Al-Assad

ARGENTINA La jefa de Estado recibió a parlamentarios de Estados Unidos

Martes, 13 de Noviembre de 2012
La jefa de Estado recibió a parlamentarios de Estados Unidos

La presidenta Cristina Fernández recibió esta mañana, en su despacho de la Casa Rosada, a una delegación parlamentaria de los Estados Unidos, que concurrió acompañada por la embajadora Vilma Martínez.
Durante la audiencia estuvieron, además, el jefe de gabinete de Ministros, Juan Manuel Abal Medina; el canciller Héctor Timerman y el embajador argentino en Estados Unidos, Jorge Argüello.
La delegación parlamentaria de los Estados Unidos, a la que acompañó la embajadora Vilma Martínez, estuvo integrada por los siguientes legisladores: Spencer Bachus, Shelley Moore Capito, Doug Lamborn, Frank Lucas, Pat Tiberi, Luis Gutierrez y Michael Dennis Rogers.

ARGENTINA Los terroristas fundamentalistas de la OTAN han asesinado a cientos de civiles en Alepo, Siria

Los terroristas fundamentalistas de la OTAN han asesinado a cientos de civiles en Alepo, Siria
Los terroristas fundamentalistas de la OTAN han asesinado a cientos de civiles en Alepo, Siria
Red Voltaire | 10 de octubre de 2012

FUENTE: RED VOTAIRE NET ORG
http://www.voltairenet.org/article176183.html

La OTAN respaldó las acciones de los terroristas mercenarios que entraron la semana pasada en el barrio norte de la ciudad siria de Alepo, en donde mataron y mutilaron a decenas de civiles inocentes.
Empleando la típica táctica utilizada por Al Qaeda, es decir atentados con coches bomba dirigidos y colocados en plazas públicas en toda la ciudad. Esto fue un ataque coordinado contra la población civil pero que la prensa comercial occidental la ha presentado como siendo un ataque «preciso contra las fuerzas del régimen sirio del presidente Assad». La televisión CNN en su artículo «Siria: decenas de muertos en explosiones en las plazas públicas en Alepo» [1] tira su conclusión con [la información brindada por] el desacreditado Observatorio Sirio de Derechos Humanos, administrado por un solo hombre, Rami Abdelrahman, que es un reconocido miembro de esta sesgada agrupación llamada «oposición siria», cuya sede no está en Siria sino en el pueblo de Coventry, en Inglaterra, y que falsamente se hace pasar por una «organización de derechos humanos» [2].
Pero incluso sin tener fundamento alguno el señor Abdelrahman afirma y alega que «la mayoría de las víctimas han sido fuerzas del gobierno sirio», lo que significa que las víctimas restantes eran en realidad civiles inocentes. Atacar plazas públicas llenas de civiles [con niños y mujeres] de manera indiscriminada utilizando explosivos es un crimen de guerra, ataques que han sido posibles gracias al dinero en efectivo enviado por Occidente, así tambin como el armamento, los explosivos y el apoyo político que reciben estos grupos extremistas sectarios fundamentalistas [de Turquía, Francia, Arabia Saudita, EEUU, Catar, Alemania] y que comenzaron a organizar sus sabotajes ya en el año 2007 [3].
La ciudad de Alepo ha sufrido mucho a manos de los terroristas-mercenarios [bandas de bandidos y fánaticos a la base] apoyados por la OTAN, hay batallones enteros compuestos únicamente de terroristas-mercenarios fundamentalistas libios [4], no son sirios ni «luchadores por la libertad», como la prensa occidental intenta repetidamente de presentarlos.
Son militantes libios de la organización terrorista conocida como el Grupo Islámico Combatiente Libio (LIFG) [5], los cuales están estacionados, armados y financiados por la OTAN en Turquía, apoyados por Occidente y por los estados del Golfo como Qatar y Arabia Saudita, y que cruzaron la frontera en el norte de Siria para llevar a cabo atrocidades contra el pueblo sirio bajo la cobertura de un supuesto «Ejercito Sirio Libre».

El libio Mahdi al-Harati figura en las listas de terroristas buscados del Departamento de Estado de EE.UU., de las Naciones Unidas y de la Oficina de ministerio del Interior del Reino Unido (página 5, pdf)- Mahdi al-Harati pertenece a la reconocida y sindicada organización terrorista Grupo Islámico Combatiente Libio (LIFG), en la foto junto con sus compañeros terroristas en Siria. Harati está ahora al mando de una brigada operativa compuesta de libios dentro del territorio sirio que intenta destruir al gobierno sirio y someter a la población siria. Después de haber devastado muchos sitios históricos de Libia por rencor sectario religioso, estos mismos terroristas están atacando lugares del patrimonio histórico de Alepo, en Siria.
_______
A medida que estos batallones de terroristas-mercenarios no logran ganar ninguna batalla u objetivo militar significativo contra los militares del ejército sirio del gobierno del presidente Assad, estos han recurrido constantemente a la descarada estrategia de ataques terroristas como son los atentados con coches bomba de manera coordinada y sobre todo contra los sitios de alto valor histórico o simbólico [6] atentados perpetrados en el mismo casco urbano de la ciudad antigua. Los medios de comunicación occidentales han intentado presentar estos ataques y saqueos de los tesoros históricos de Siria como siendo perpetrados por el mismo gobierno sirio, cuando son los terroristas libios, ellos hicieron lo mismo contra sus propios lugares históricos en Libia y de manera sectaria, destrucción respaldada por la OTAN sobre los escombros de lo que fue la Jamahiriya, es decir el estado-nación- de Gaddafi.
La ONU describió en detalle estos ataques perpetrados en Libia contra los sitios o monumentos históricos del país en un informe titulado «expertos independientes de la ONU condenan la destrucción de lugares religiosos sufíes en Libia» [7], el informe decía:
«Tres expertos independientes de Naciones Unidas han condenado hoy enérgicamente la destrucción de sitios religiosos e históricos sufíes en varias partes de Libia, así como la intimidación y el uso excesivo de la fuerza contra manifestantes desarmados que se oponían a la destrucción de dichos lugares».
«Según informes y otras investigaciones periodísticas independientes acusan a los ultra-conservadores islámicos como autores intelectuales y responsables de los daños causados a estos monumentos históricos, al parecer con la aprobación de miembros de las fuerzas de seguridad. Los sitios son venerados por los creyentes de culto sufíes, una rama del Islam conocido por su moderación, pero considerada herética por algunas ramas fundamentalistas de la fe islámica».
Son estos mismos extremistas fundamentalistas sectarios islámicos los que están efectuando este sucio trabajo terrorista en Siria, de nuevo, con el apoyo de la OTAN, con dinero en efectivo y mucho apoyo político y militar encubierto de Occidente, llevan a cabo atrocidades idénticas cada día y que la prensa comercial occidental se niega a revelar y prefiere repetir mentiras a la opinión pública evitando así de dar a conocer la verdadera dimensión de este conflicto.
Fuente: Tony Cartalucci, Land Destroyer Report.
[1] “Syria: Dozens killed in blasts at Aleppo public square”
[2] ”West’s Syrian Narrative Based on “Guy in British Apartment.”
[3] “Syrian War: The Prequel”
[4] “Libyan fighters join ’free Syrian army’ forces.”
[5] “Libyan Terrorists Are Invading Syria.”
[6] “Destruction of ancient Aleppo alarms antiquities experts.”
[7] “UN independent experts condemn destruction of Sufi religious sites in Libya.”, Una investigación de expertos independientes de la ONU condena la destrucción de lugares sufíes en Libia.

ARGENTINA La Jefa de Estado visitó la sede del BID en Washington

Miércoles, 26 de Septiembre de 2012
La Jefa de Estado visitó la sede del BID en Washington

La presidenta Cristina Fernández visitó hoy la sede del Banco Interamericano de Desarrollo, en la capital estadounidense, donde fue recibida por el titular del organismo, el colombiano Luis Moreno. En la ocasión se anunció el otorgamiento de un crédito de 150 millones de dólares a la Argentina para combatir enfermedades no transmisibles.
La presidenta Cristina Fernández se reunió esta tarde con el directorio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), encabezado por su titular, Luis Moreno, en la ciudad estadounidense de Washington.
Al término del encuentro, la Jefa de Estado anunció a la prensa que la entidad otorgó a la Argentina “un crédito de 150 millones de dólares” para combatir “enfermedades no transmisibles”. “Tuvimos un encuentro muy amable con todo el directorio del BID”, señaló la mandataria, al tiempo que comentó que se analizó “lo que está pasando Argentina” y la preocupaciones de la Presidenta “por la crisis global”.
Asimismo, Cristina Fernández agradeció a Moreno “su constante predisposición hacia nuestro país”.
La Presidenta consideró que “el mundo ha cambiado y han comenzado a darse cuenta unos cuantos. Hay debates sobre el mundo que viene, que no sé si será mejor o peor, espero que sea mejor, pero es un mundo muy complejo, multipolar, con una realidad económica complicada, que puede traer complicaciones políticas”.
“Esperemos que todos tengan el buen tino y tener la amplitud mental para aceptar las diversidades y para luchar en conjunto por mayor inclusión social y mayor justicia para todas las economías”, concluyó.

Nube de etiquetas