Despertar Nacional

Entradas etiquetadas como ‘Consejo del Salario’

ARGENTINA Reunión del Consejo del Salario Mínimo Vital y Móvil: Palabras de la Presidenta de la Nación

Reunión del Consejo del Salario Mínimo Vital y Móvil: Palabras de la Presidenta de la Nación
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA FERNÁNDEZ, EN EL CONSEJO DEL SALARIO MÍNIMO, VITAL Y MÓVIL
Muy buenas noches a todos y a todas.
Señores empresarios; compañeros y compañeras trabajadoras: la verdad que no es poca cosa asistir a la décima reunión del Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil, sobre todo, desde el lugar en que venimos y del lugar en que estamos en el mundo.
El lugar que venimos en la Argentina, desde el año 2003, con un salario mínimo, vital y móvil que no era vital, que era mínimo y no era móvil de 200 pesos, a este nuevo salario acordado hoy libremente entre empresarios y trabajadores de 3.600 pesos que significa, nada más ni nada menos, que un incremento, punta a punta 2003 a este año, del 1.700 por ciento. Y que, sin lugar a dudas, es el salario mínimo más importante de toda Latinoamérica y en un momento donde, huelga decirlo, basta encender un televisor, para ver lo que pasa, hasta hace poco decíamos en el mundo, y ahora ya es como que lo tenemos cada vez más cerca.
Por eso, creo que es muy importante que esto que se está logrando en el día de hoy y que es, precisamente, acordar una vez más y por unanimidad, esto es lo importante también, pero que es muy valioso, haber llegado a este acuerdo. No solamente queremos trabajar sobre el salario mínimo, vital y móvil, seguro que también han discutido sobre el tema del empleo registrado que es algo que, si bien hemos mejorado la performance notablemente, de 350 por ciento del año 2003 a este 32,4 que hoy tenemos y que aún sigue siendo un empleo no registrado alto y que creo que hay que ponerse a trabajar muy duramente sobre este tema.
También quiero anunciarles, especialmente a los trabajadores, que al igual que en el mes de diciembre pasado, he tomado precisamente la decisión de eliminar la deducción de Ganancias para esta primera cuota del aguinaldo de los trabajadores. Bueno, el Decreto número 1006 que mañana va a aparecer publicado en el Boletín Oficial y que va a haber tiempo suficiente para que pueda liquidarse en todos los haberes de los trabajadores a cobrar este fin de mes, o sea, los primeros días de agosto, creo que es importante.
Afortunadamente, la mayoría de los trabajadores que ustedes representan, que son los registrados, seguramente han podido irse de vacaciones y los que no se han ido de vacaciones, a lo mejor están juntando la plata para terminarse la casa, comprarse el auto pero, en definitiva, lo cierto es que van a poder contar con esa deducción que se hizo en la primera cuota del salario como un agregado más en el salario a cobrar a fines de julio.
Esto significa un esfuerzo importante para el Estado en términos fiscales. Fíjense que ustedes, que esta sola eliminación de la deducción, significan para el fisco un costo de 2.657 millones de pesos. Es un esfuerzo grande.
También es bueno aclarar la cantidad de trabajadores que quedan involucrados…el 88 por ciento de los trabajadores, 2.196.384, este es el 88 por ciento de los que cobrar o de los que pagan Ganancias.
Hay un total de trabajadores en la República Argentina registrados de 9.335.684 trabajadores. El 25 por ciento, se le deducen Ganancias a partir de 8.600 los solteros y 11.563 el casado con 2 hijos. Es comparado con otros lugares del mundo, no tan alejados, Brasil, México, Chile, inferior a lo que sucede con los altos ingresos en estos países hermanos. Ni qué hablar de otros países de otras latitudes. Pero me gusta hablar de los países más parecidos a nosotros, más cerca nuestro, porque son más fácilmente comparados.
En diciembre también tomamos esta decisión que hoy volvemos a tomar en el sentido de seguir agregando el esfuerzo que hemos hecho también al variar los pisos como lo hemos hecho de aumentar las asignaciones familiares, al aumentar la Asignación Universal por Hijo, que es lo que nos está permitiendo mantener y aumentar el nivel de actividad económica. En el mes de mayo, contra el mes de mayo del año anterior, aumentó un 7,8 por ciento y en lo que va del año, estamos en un 4,9 por ciento, frente a un pronóstico de crecimiento en el mundo y en las principales economías realmente bajo. Por eso, es muy importante la decisión que hemos tomado hoy para los trabajadores, pero también, fundamentalmente, para la actividad económica.
Recordar también a los trabajadores que no están registrados que, obviamente, la gran mayoría de los trabajadores no paga, no tiene ninguna deducción de Impuesto a las Ganancias.
La verdad que, además, estar discutiendo hoy en Argentina estas cosas, también revela un salto cualitativo de aquella Argentina en la cual con el 25 por ciento de desocupados se discutía, Moretti nos contaba, que todos los años pintaba la fábrica dos veces porque no sabía qué hacer.
Bueno, creo que hemos dado un salto cualitativo, esto se ve en los niveles de consumo, esto se ve en la venta de récord de autos usados, de autos nuevos, en el éxito del Plan Pro.Cre.Ar, en cómo ha repuntado también la construcción a partir de todos los incentivos y de todas las inyecciones que el Estado ha puesto en esto.
Y también, por qué no decirlo, de aquí veo a trabajadores de sindicatos que agrupan a los prestadores de servicios básicos, precios inelásticos, como el agua, por ejemplo, de aquí lo veo a Lingeri, hoy el Estado está subsidiando a industriales, a comerciantes y a hogares residenciales, a trabajadores solamente en materia de combustibles, en materia de gas, de electricidad, de GNC en 69.000 millones de pesos.
De repente también deberíamos contemplar lo que constituye mi criterio, siempre digo, el salario indirecto, lo que hoy significaría una factura de gas sin subsidio, una factura de electricidad sin subsidio, una factura de gas sin subsidio, GNC para los autos sin subsidio y también combustible sin subsidio. No hablo del transporte, que es otro subsidio aparte, no hay transporte más barato en toda Latinoamérica que el transporte en la República Argentina. Todo esto también constituye salario indirecto.
Así que, creo que todos los debates y discusiones que seguramente nos deberemos dar en la Argentina, deberá ser contemplando la totalidad de la macroeconomía y la totalidad de la responsabilidad que como Presidenta de los argentinos me toca evaluar al momento de tomar decisiones.
Acá hoy estoy ante representaciones sectoriales. Por un lado, trabajadores, sindicatos con trabajadores registrados que han incrementado notablemente su nómina salarial, afortunadamente para todos los argentinos.
Por el otro lado, empresarios, ya sea producción primaria, sean industriales, sean del sector de servicios, comercio, también intereses sectoriales, también subsidiados. En realidad, los 69.000 millones de los que hablaba, sin contar transportes y sin contar combustible, comprende una parte para los trabajadores pero otra parte para esta parte de la mesa también, industria y comercio tienen subsidios.
Ustedes saben que los subsidios, que han recibido críticas, han sido uno de los mayores elementos de competitividad del modelo que hemos construido en el año 2003. En el mundo creo que solamente Estados Unidos nos supera en materia de competitividad en materia de subsidios energéticos, hoy al día de la fecha.
Por eso creo que es muy importante cuando debatamos y discutamos determinadas cuestiones, hacerlo tomando y poniendo en la mesa todo lo macro y todo lo que constituyen salario directo, salario indirecto y también competitividad en los costos para el sector productivo en materia de lo que denominamos precios inelásticos.
Para los que, bueno, no están en el metier, precios inelásticos son aquellos de los cuales no podemos prescindir. Si aumenta el tomate, no lo compro y compro otra cosa; si aumenta la carne de pollo, como pescado, si aumenta el pescado como carne o como fideos, pero de la luz, del gas y del agua, del combustible, no podemos prescindir y por eso se llaman precios inelásticos y por eso afectan tanto la competitividad.
Y también, unas palabras para es año en el cual hemos tenido también una mejora sustancial en materia de provisión de combustibles, en las cuales ha aumentado notablemente el crecimiento de la demanda energética, de la demanda de combustible.
YPF, que pasó a ser mayoritariamente de propiedad estatal, 51 por ciento, sin embargo ya no pasó lo que nos pasó cuando estaba en manos privadas que faltaba combustible para la cosecha o teníamos largas colas en las estaciones de servicio, creo que también son todos elementos que debemos computar si queremos hablar realmente de cómo mejorar la competitividad argentina.
Sé que es difícil hacerlo en etapa de elecciones, es muy difícil, porque en las etapas de elecciones todos prometen y todos dicen que tienen la solución para todos los problemas, te prometen que te van a dar el 82 por ciento móvil, que nadie va a pagar Ganancias, que van a bajar las retenciones o los derechos de exportación. En fin, que todo va a ser maravilloso. Lo que pasa es que nunca explican cómo van a hacer esos números y como yo tengo diariamente que luchar con los números, para que los números puedan alcanzar y contener a todos los argentinos, es tarea compleja, sí, sí, sí.
Creo que además tenemos hándicap, tenemos 10 años de gestión, tenemos 10 años de convenciones colectivas de trabajo; tenemos 10 años de este Consejo del Salario Mínimo, cada vez menos mínimo, cada vez más vital y cada vez más móvil; tenemos 10 años de inclusión jubilatoria con más de 2 millones y medio de jubilados que no lo estaban; tenemos una movilidad jubilatoria dos veces al año. Me acuerdo cómo discutimos en la Cámara de Diputados cuando nos decían que el índice que proponíamos era un índice que iba a dar mal y, sin embargo, tenemos los mayores aumentos que se hayan registrado.
Aunque Néstor, sin movilidad jubilatoria dio aumentos sin necesidad de leyes. Porque los aumentos nos se hacen por leyes, ni la economía se maneja por leyes. Miren qué fácil que sería a través de una ley, solucionar un problema económico o, a través de una ley, solucionar un problema de seguridad.
Creo que lo que se necesita siempre son políticas activas y, fundamentalmente, no, como decía ayer en Santiago del Estero, un modelo de gobierno, sino un modelo de Estado que sea adoptado por todos sus lineamientos básicos como impulsor y gestor del crecimiento de una nación, desde líneas de crédito, tasas de crédito para el sector empresario que hemos lanzado y que lo estamos manteniendo desde la pelea que por ahí tenemos con algunos sectores que están sentados en esta mesa como es el sector financiero, con el cual también tenemos que estar siempre peleando tasas y comisiones. Como también tenemos que discutir porque, en definitiva, siempre son intereses a veces contrapuestos, pero yo creo que si nos ponemos todos a pensar un poquito, y vemos cómo hemos funcionado en estos 10 años, lo que aparentemente surgen como intereses contrapuestos, no lo son tanto a la hora de los resultados y a la hora de los balances de las compañías, a la hora del crecimiento económico, a la hora de la mejora de la calidad de vida y del poder adquisitivo de los trabajadores en la Argentina que hoy estamos prácticamente ya en el fifty-fifty que siempre hemos propugnado.
Creo que la gran pelea y mi gran sentido de responsabilidad como Presidente, y creo que también de todos, es luchar por ese 32 por ciento de argentinos que todavía no está registrado y tratar de reducir el índice de desocupación de un 7,9 a un 6 como y algo, a un 5 para lograr un régimen de plena ocupación.
Y me parece que lo estamos haciendo en un mundo complejo, difícil, con viento en contra y lo estamos haciendo porque creo que hemos tenido buenos fundamentos, sólidos fundamentos.
Yo les pido a todos que, como estamos en épocas electorales, tengamos esa responsabilidad, fundamentalmente, los actores económicos, los actos empresariales, los actores sindicales de preservar esto que hemos logrado, esto que hoy podemos mostrar, 3.600 pesos de salario mínimo, vital y móvil y también lo que podemos mostrar…Estuvo yo hace un rato en Tecnópolis, donde muchísima gente que no había terminado su secundario, lo puede hacer a través de programas del Gobierno muy inclusivos como Argentina Trabaja.
Ayer estuve en Santiago del Estero y una chica de Argentina Trabaja se había recibido de abogada porque gracias a ese trabajo había logrado los recursos para poder terminar de pagar la universidad privada, a la que iba en Santiago, para poder obtener su título.
Podemos hablar de los miles de jóvenes que han podido ingresar a la universidad, de los 264 jóvenes argentinos becados de distintas partes del país que el otro día han salido…
Yo leía una nota en un diario que había sido muy elogiosa acerca de 264 jóvenes becados pero parecía que habían sido becados por el Espíritu Santo. Sí, porque no se decía en ningún momento que era impulsado por el Gobierno. Eran 264 jóvenes que habían obtenido becas vaya a saber Dios por qué organizado, por quién, bueno, habían caído así como el maná, como el maná bíblico habían caído.
Pero no, nada es mágico, hay muchas cosas bíblicas, seguramente, pero no en la Tierra. En la Tierra, estamos nosotros, hombres de carne y hueso y mujeres, con obligaciones muy importantes.
Y yo celebro realmente que este año podamos haber cumplido el décimo año del salario mínimo, vital y móvil, de la reunión del Consejo, celebro que podamos repetir la decisión que habíamos tomado en diciembre de eximir de la deducción de Ganancias a esta primera cuota del aguinaldo como hicimos con la última cuota del aguinaldo del año pasado y creo que podemos y debemos seguir debatiendo todas las cuestiones pendientes en la Argentina pero, por favor, mirando la película completa, la fotografía completa de cómo estábamos, cómo estamos y cómo podemos hacer para seguir estando mejor y que cada vez haya más argentinos que puedan sentarse a esta mesa.
Cuando digo que haya cada vez más argentinos que puedan sentarse a esta mesa, estoy hablando, no solamente de los trabajadores registrados, estoy hablando también de los empresarios, pequeños, medianos, monotributistas, etcétera, que hoy no tienen representaciones en ninguno de estos sectores porque no tienen la magnitud, el volumen para estar sentados en esta mesa, pero que los necesitamos con mayor volumen, con mayor capacidad de inversión para lograr y generar mayor cantidad de trabajo.
Por los que estamos sentados aquí, hemos tenido mucha suerte: quien les hablar porque, bueno, ha sido electa Presidenta por todos los argentinos; ustedes porque representan a trabajadores que tienen obra social, que están registrados, que tienen aportes jubilatorios y, bueno, todo lo que significa tener trabajo registrado; ustedes, porque son empresarios que tienen sus empresas, sus comercios, sus campos, su producción primaria en plena actividad y pueden sentarse a discutir.
Hoy en este mundo, poder sentarse a discutir de un lado los trabajadores sindicalmente organizados y del otro lado, los empresarios a discutir salarios, constituye una rara avis en el mundo que estamos viviendo.
Por eso, mi idea es, la propuesta es incorporar más gente a esta mesa. Cómo hacemos para incorporar más gente a esta mesa y de ser posible que está representada toda la población económicamente activa, que estén representados todos los empresarios, pequeños, medianos, minipymes, cuentapropistas, monotributistas.
Esta es la idea en Argentina integrada e inclusiva. Hemos hecho mucho del 2003 a la fecha, pero todavía falta y vamos por eso, por lo que falta.
Muchas gracias y felicitaciones a todos ya todas. (APLAUSOS)

ARGENTINA Consejo del salario. Palabras de la Presidenta

Consejo del salario. Palabras de la Presidenta
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA FERNÁNDEZ, EN EL ACTO DE CIERRE DE LA REUNIÓN DEL CONSEJO DEL SALARIO, REALIZADA EN EL MINISTERIO DE TRABAJO
La verdad que quiero empezar por la exposición del compañero Hugo Yasky, de la CTA, señalando dos cosas: la primera es que, es cierto, este es el noveno año que se realiza este encuentro al que antes venía mi compañero cuando fue presidente y al que yo he venido todos y cada uno de los años en los que me ha tocado ser Presidenta y es cierto lo que señalaba Hugo que muchas veces la CTA se opuso, votó en contra, el año pasado por primera vez obtuvimos la unanimidad, pero lo que él señala es cierto, aún en contra nunca dejó de venir.
Y yo quiero hacer un paralelismo también cuando a mí me tocó integrar cuerpos colegiados, en este caso en el Congreso Nacional, en el cual muchas veces yo era oposición interna a mi propio partido pero siempre sentada en mi banca y siempre manifestando lo que pensaba. Porque lo que no se puede hacer es vaciar las instituciones, sobre todo cuando las instituciones son las que te presentan, precisamente, la negociación tripartita que, como bien señalaron todos, hoy es casi un milagro lo que estamos viviendo en la República Argentina. Y no me refiero solamente a un milagro comparado con las economías desarrolladas, es también un milagro de acuerdos que por allí no se logran tampoco en otros países vecinos.
Esta es la segunda vez que lo hacemos por unanimidad y quiero señalar algo que hablaba Gerardo y que era precisamente el tema de lo que está pasando en el mundo y aquí han llegado trabajadores y empresarios a un acuerdo donde el salario mínimo, vital y móvil, que va a ser en dos tramos, como han sido la mayoría de las negociaciones, es más, la mayoría de las negociaciones colectivas, porque he participado o he tomado parte o me han consultado en varias, han sido hasta en tres tramos en muchas de ellas. Acá estamos en una negociación en dos tramos donde a partir del 1º de febrero el salario mínimo, vital y móvil va a ser de 2.875 pesos, un aumento de aquellos 200 pesos, mirá justo le hacía juego con el 2 porque tenía el 22 por ciento de los votos y estaba en 200 pesos el salario, a estos 2.875 significan un 1.338 por ciento de aumento, 13 veces y un poco más el aumento del salario mínimo, vital y móvil.
Yo quiero también referirme a lo que mencionaba de cómo lo podemos medir como medida de referencia a moneda universal el dólar, 650 dólares. Pero es más, porque uno puede tener un dólar pero con ese dólar no se compra lo mismo en todos los países; existe lo que se denomina también la calidad del poder adquisitivo de la moneda y no solamente tenemos el mejor salario en términos nominales, medido en moneda de reserva universal como es el dólar, sino que si lo comparamos también con paridad de poder adquisitivo, en la Argentina se pueden adquirir muchas más cosas con esos 650 dólares de lo que se puede adquirir en el resto de los países desarrollados y también en otros países emergentes pese a todas las cosas que se dicen, pese a todas las cosas que se publican.
Porque además, no hace falta mirar números y estadísticas o censos, basta salir a la calle, ir a un comercio, no solamente de alimentos, de venta de ropa a venta de electrodomésticos, a venta de colchones, a venta de lo que se les ocurra, uno puede advertir el formidable salto que hemos dado en estos años los argentinos.
Yo la verdad que me siento muy orgullosa de formar parte de un país en donde trabajadores, empresarios y Estado seguimos sosteniendo a la negociación tripartita, la negociación en definitiva, porque qué es, es la negociación, es el acordar, es el discutir. Siempre va a haber, como lo he dicho en muchas oportunidades, intereses en contra porque están los patrones quieren pagar menos, los trabajadores quieren ganar más, es normal, no es para rasgarse las vestiduras ni para adjetivar a nadie. Es simplemente la contraposición de intereses en los cuales en definitiva después hay que saldar.
Afortunadamente siempre lo han hecho entre ustedes sin necesidad de que el Estado imponga su poder que la ley le inviste para poder definir el salario mínimo, vital y móvil si no hay un acuerdo entre trabajadores y empresarios.
Yo me siento muy orgullosa y muy tranquila también de formar parte de este conglomerado, de este colectivo, porque yo me siento parte de este colectivo en el cual trabajadores y empresarios acuerdan.
El tema del trabajo en negro y la profundización de las políticas contra la precarización del trabajo, adquiere determinadas formas, pueden ser desde trabajo infantil, que es prácticamente más que precarización explotación, a algunas cosas que se denominan tercerización pero que en realidad no es tercerización, sino que son precarizaciones.
Lo he discutido también con muchos de ustedes: la tercerización es un instrumento que existe en todas las actividades porque ustedes mismos definen en cada convenio colectivo cuál es la actividad, cuáles son las tareas que conforman cada actividad en particular y por allí hay gente que presta servicios en una empresa y que no presta ninguno de los servicios que rige el convenio colectivo de trabajo.
Lo he charlado mucho con los compañeros esto porque bajo la palabra de tercerización pueden esconderse dos cosas: precarización por el lado empresario o también puede esconderse por el otro lado, pasar gente a formar parte de un convenio colectivo sin las capacidades y las capacitaciones o las discusiones que se dan por allí en el propio sector sindical donde se van disputando compañeros para ver quién tiene más afiliados robándole afiliados un gremio al otro, prácticas que también tienen que desaparecer porque van contra lo que debe ser la esencia de los sindicatos que es, por sobre todas las cosas, la solidaridad. Los sindicatos, como su nombre lo indica, devienen de esta palabra. (APLAUSOS)
La verdad que hoy el Ministro empleó una palabra pero yo no estoy muy de acuerdo con esa palabra para haber llegado al acuerdo. Yo no creo que se haya llegado al acuerdo por moderación, creo que se llega al acuerdo por responsabilidad, que es mucho más importante.
A mí me gusta la palabra “responsabilidad”. La moderación siempre parece ser como que alguien tuvo que achicarse o moderarse para llegar a un acuerdo y me parece que no. Que en realidad hay un ejercicio de responsabilidad precisamente por el mundo en que vivimos.
Y como señalaba Hugo, claro que faltan cosas, siempre van a faltar cosas y siempre el salario, por definición –y acá voy a dejar de lado un poco la doctrina peronista por más que no le guste a alguno- siempre va a ser insuficiente, si no, si tenés un salario insuficiente, ya dejaste de ser trabajador asalariado para pasar a ser casi un patrón, que es lo que por ahí pasa en algunos lados. Pero bueno, es una discusión que podemos darla en otros momentos. Algunos confunden y por eso pasan algunas cosas que pasan, ¿no?
Pero lo importante es poder mirar de dónde venimos para no perder de vista cómo debemos hacer para llegar adonde queremos ir, que es siempre es por más y mejores derechos.
El otro día yo mostraba un libro de un empresario de los años 60, Cao Saravia, un libro que me trajo su hija que era “Trabajo más consumo igual paz social”, un libro de los años 60, casi la fórmula que hemos tenido nosotros en estos nueve años que yo no me he cansado de decir y la verdad que me siento muy contenta, muy orgullosa y muy feliz de poder coronar este acuerdo entre trabajadores y empresarios.
Vengo recién de la Casa de Gobierno donde presentamos el Plan de Turismo, donde además nos conectamos con la provincia de Salta donde inauguramos la obra de riego más importante que se hacía en Salta desde 1952 y que una federación de productores, me decía, que iba a permitir dar trabajo a más de 4.000 o 5.000 trabajadores en el sector hortícola, tomates, ajíes, en fin, toda esa producción que es un sector también que tenemos que cuidar mucho, porque vamos a ser serios si vamos a hablar de las cosas, porque cuando hablamos de precarización, tampoco es justo que involucremos a todo el sector empresario. Los que tienen fábricas, no tienen trabajadores en negro, sinceramente no porque sean más buenos o los otros sean más malos, sino porque es imposible tener trabajadores en negro en una fábrica o en un taller.
Sabemos perfectamente que es en el sector primario, de producción primaria, no de producción industrial donde hay gran valor agregado, donde se producen los mayores casos también de precarización. Y en algún sector industrial que, por las características del sector, también puede tener casos de explotación, de trabajo en negro, de precarización que tenemos que seguir combatiendo.
Pero la verdad es que yo me siento muy feliz porque también inauguramos una obra de electrificación ahí en Misiones, en la frontera con el Brasil, y Milton, hablaba en protuñol, impresionante, en un pueblo de Misiones, donde desde hace 30 años esperaban la luz y lo estamos haciendo con programas de electrificación rural y de riego rural, que también ayudan a luchar contra la precarización: si no tenés luz en tu casa, de qué trabajo registrado podemos hablar. Milton hace 30 años que esperaba la luz en su pueblo y hoy la tiene.
Pasamos después a inaugurar 300 viviendas en Florentino Ameghino, donde se declaró el déficit habitacional en cero en Florentino Ameghino después de estas 300 viviendas, otro derecho que
también tenemos que seguir trabajando y estamos haciéndolo muy fuerte con planes muy activos del Estado y vamos a seguir desde el Estado con planes muy activos para contrarrestar esta crisis recurrente que ya amenaza con convertirse en crónica en los países desarrollados.
Tenemos que hacer un esfuerzo muy grande y yo voy a centrar, como siempre lo he hecho en la crisis cuando se desató en 2008 y 2009, en la defensa del empleo. Lo primero que tenemos lograr es que se sigan conservando los empleos que tenemos, que no se destruyan empleos.
Luego, tenemos que ir por la no precarización del empleo, registrar empleo pero, fundamentalmente, yo creo que se está observando, por lo pronto es lo que uno ve, los empresarios han comprendido que cada trabajador que despiden es también un consumidor menos y por algún lado les viene luego también les toca en la empresa. Por eso, trabajo más consumo igual paz social.
Nosotros vamos a seguir haciendo desde Estado, no solamente esta suerte de participación en la negociación tripartita, sino llevar adelante políticas activas muy fuertes precisamente para seguir en una senda de crecimiento y de desarrollo que es lo que a nosotros más nos interesa: mantener la actividad económica, mantener la generación de empleo.
Y como decían los agoreros, que no iba a haber quórum… Si nos vamos a fijar por lo que uno lee o por lo que uno ve en algunos medios, en realidad no haríamos nada. Dediquémonos a hacer esto que estamos haciendo: a trabajar, a seguir poniéndole fuerza, garra a las cosas, a los trabajadores seguir luchando por la unidad. No hay nada más importante ni nada que fortalezca más a los trabajadores que tener una CGT solidaria y unida. Y también lo que más les conviene a los empresarios, es una CGT unida y solidaria.
Nadie crea que porque haya dos o tres pedazos, digamos, laborales, van a obtener mayores ventajas, en absoluto. La historia nos demuestra que los grandes períodos de crecimiento en la República Argentina, se han registrado cuando hemos tenido centrales empresarias bien fuertes y centrales trabajadoras también bien fuertes y gobiernos, por supuesto, también fuertes.
Porque nada es casual, la fortaleza de las instituciones es lo que finalmente puede redundar en esto que estamos logrando hoy y que hay que seguir mejorando cada vez más el salario, el poder adquisitivo de los trabajadores en un mundo en crisis y con viento de frente.
Lo importante de todo timonel, es tomar el timón bien fuerte porque las olas vienen y, bueno, y si alguno quiere darle un barquinazo para un lado, codito, y seguir dándole fuerte al timón para seguir adelante.
Así que, quiero felicitarlos a ambos, a los empresarios y a los trabajadores, a las autoridades del Ministerio de Trabajo, que han, bueno, timoneado también, todos estamos con el timón, seguimos con timón, han timoneado esto y la verdad que me tengo que ir a la Casa Rosada de vuelta porque me esperan todavía dos reuniones más, felicitarlos a todos.
Y bueno ya saben, conmigo tienen ustedes una compañera y ustedes tienen una Presidenta con la cual saben que pueden hablar de todos sus problemas y que los hemos ido resolviendo; las cosas que quedan pendientes, seguramente le vamos a encontrar una solución.
A todos y a todas, muchas gracias. (APLAUSOS)

ARGENTINA Trabajadores y empresarios acordaron un salario mínimo de 2.875 pesos

Martes, 28 de Agosto de 2012
Trabajadores y empresarios acordaron un salario mínimo de 2.875 pesos

La presidenta Cristina Fernández encabezó la reunión de cierre del Consejo del Salario Mínimo junto al ministro de Trabajo, Carlos Tomada. Se alcanzó un acuerdo por el que en septiembre, el salario mínimo pasará a $ 2.670, y desde febrero a 2.875 pesos. La mandataria se manifestó orgullosa por el acuerdo y afirmó: “No hay que perder de vista de donde venimos, para saber a donde queremos ir: que es más y mejores derechos”.
Al cerrar el encuentro entre empresarios y gremialistas, la Jefa de Estado aseguró que es “el noveno año que se realiza este encuentro, al que antes venía mi compañero cuando era Presidente y yo he venido a todos”.
En sintonía con los dichos de su titular, Hugo Yasky, la mandataria recordó que “la CTA siempre se opuso, votó en contra, el año pasado obtuvimos unanimidad. Pero aunque se opuso, siempre vino”. Y destacó que “lo que no se puede hacer es vaciar las instituciones, sobre todo cuando representan la negociación tripartita”.
Cristina Fernández sostuvo que “es casi un milagro lo que estamos viviendo en Argentina”, al arribar a acuerdos entre empresarios y trabajadores para aumentar salarios. En ese sentido, instó a tener en cuenta “lo que está pasando en el mundo”, y enfatizó que la cifra del salario mínimo implica “un 1380% de aumento” respecto a 2003.
Puntualizó que la cifra es el equivalente a 650 dólares, pero subrayó: “No solamente tenemos el mejor salario en términos nominales, medidos en dólares, sino que si lo comparamos con paridad de de poder adquisitivo, en Argentina se pueden comprar muchas más cosas que en otros países, tanto desarrollados como emergentes”. Consideró que “basta salir a la calle, ir a un comercio, de venta de alimentos, ropa, electrodomésticos, uno puede advertir el formidable salto que hemos dado en estos años los argentinos”.
“Yo me siento orgullosa de formar parte de este colectivo, en el que trabajadores y empresarios acuerdan”, remarcó la Presidenta de la Nación
Por otra parte, destacó que se haya llegado a acuerdos en torno al combate a la precarización laboral. Sostuvo que “bajo la palabra de tercerización pueden esconderse muchas cosas: precarización, por parte de los empresarios; o pasar gente a una actividad, sin la suficiente preparación” del lado de los gremios. En ese sentido, aseguró que el intento de algunos sindicatos por “robarle” trabajadores a otros, son “prácticas que tienen que desaparecer, porque lo que debe prevalecer en los sindicatos es la solidaridad”.
La Jefa de Estado opinó que “se llega al acuerdo por responsabilidad, que es mucho más importante” que la moderación. “Hay un ejercicio de responsabilidad por el mundo donde vivimos”, afirmó.
La mandataria consideró que “siempre van a faltar cosas, y el salario por definición, siempre va a ser insuficiente”. “Si dejaste de tener un salario insuficiente, pasaste a ser otra cosa, casi un patrón”, señaló. Y agregó: “No hay que perder de vista de donde venimos, para saber a donde queremos ir: que es más y mejores derechos”.
Respecto a la crisis internacional, Cristina Fernández aseguró que “lo primero que tenemos que defender es que no se pierdan empleos. Lo segundo, evitar la precarización del empleo”. “Nosotros vamos a hacer un esfuerzo muy fuerte, para continuar por la senda del desarrollo y del empleo”, remarcó.
Por último, respecto a la situación de división en la Confederación General del Trabajo, la mandataria consideró que “no hay nada que fortalezca más a los trabajadores es que haya una CGT unida y solidaria. Y lo que más le conviene a los empresarios es que haya una CGT unida”. “Los grandes momentos de la historia argentina han sido cuanto tuvimos centrales de trabajadores y de empresarios bien fuertes, y gobiernos bien fuertes”, enfatizó.

Nube de etiquetas