Despertar Nacional

Entradas etiquetadas como ‘Ban Ki Moon’

ARGENTINA Almuerzo en honor del Secretario General de las Naciones Unidas: Palabras de la Presidenta de la Nación

Almuerzo en honor del Secretario General de las Naciones Unidas: Palabras de la Presidenta de la Nación
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA FERNÁNDEZ, EN EL ALMUERZO OFRECIDO EN SU CARÀCTER DE PRESIDENTA DEL CONSEJO DE SEGURIDAD, EN HONOR DEL SECRETARIO GENERAL DE LAS NACIONES UNIDAS, SR BAN KI-MOON, MIEMBROS DEL CONSEJO Y CANCILLERES INVITADOS, EN THE RIVER CLUB, NUEVA YORK.
Muy buenas tardes a todos y a todas; señor secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon; miembros del Consejo y cancilleres invitados: en el relato del señor secretario general de Naciones Unidas acerca de su experiencia en la Argentina porque su cumpleaños lo celebramos con un almuerzo estupendo, en el Museo del Bicentenario, un lugar muy importante que reconstruye los 200 años de nuestra historia y que está pegado a la Casa Rosada, así que realmente compartimos muy buenos momentos.
La verdad que agradezco, también, la presencia de tantísimos cancilleres, que hoy nos acompañan – de todas las latitudes – y en especial a los cancilleres de mi querida América del Sur y de mi querida Latinoamérica, saludamos también a la nueva embajadora de los Estados Unidos, que es su primer almuerzo, pero como embajadora, porque el secretario general había dicho que era su primer almuerzo, pero yo creo que, pese a que es muy delgada, creo que debe haber almorzado también en otras oportunidades, así que la damos la bienvenida también a ella, una mujer muy joven y talentosa, necesitamos mujeres: jóvenes o viejas, pero talentosas es lo más importantes, porque viejas se vuelven todas, pero talentosas no, o nos volvemos todas. ¿No es cierto, Marita? Pero el talento ya es otra cosa… no viene con los años, eso se adquiere y se construye y se cultiva también. (Aplausos).
Estamos muy contentos de poder participar en este debate, que creemos muy importante porque es un aporte a la construcción de nuevas doctrinas. Yo creo que el mundo está necesitando nuevas doctrinas, nuevos instrumentos porque estamos en un mundo absolutamente diferente, ni peor ni mejor que el anterior, diferente.
Yo creo que esto de calificar a las cosas mejor o peor que antes es ignorar las modificaciones y transformaciones profundas que se han producido en materia de comunicaciones, en materia de esta aldea global que alguien alguna vez la calificó, tal vez, como un giro poético, pero que hoy adquiere una carnadura totalmente diferente. Somos realmente un mundo global y debo confesarles algo, en un primer momento, por lo pronto desde mi concepción, desde mi cosmovisión veía esa globalidad casi como una amenaza, pero hoy lo veo como una inmensa virtud.
Hablaba el secretario general de la dictadura que asoló mi país y a otros países de la región. El padre de nuestro canciller fue víctima de esa dictadura y fue ayudado por el gobierno del entonces presidente James Carter, él y otros argentinos y ciudadanos también de otras nacionalidades. Lo conversaba, hace unos instantes, con el canciller francés, que se acercó a saludarme, con motivo de las convenciones que hemos logrado en materia de desaparición forzada de personas y en el avance de los derechos humanos y realmente dos ciudadanas francesas desaparecieron, en la Escuela de Mecánica de la Armada, en la que recién hacía mención el secretario Ban Ki-Moon.
Por eso creemos que esta universalidad, esta globalización no es una amenaza. Yo siempre me pregunto y tengo esta interrogante: ¿si en la Argentina se hubieran podido hacer las cosas que se hicieron durante la dictadura, si realmente hubiéramos alcanzado un grado de desarrollo en las comunicaciones y en la globalización como el que hoy tenemos? Estoy segura que no, porque ni los mismos argentinos de haber conocido a fondo lo que estaba pasando en mi país no lo hubieran ni siquiera soportado, ni tolerado. Creo, entonces, que la globalización también, hoy, es una garantía precisamente para hacer más vigente y profundizar la política de los derechos humanos.
El dilema que tenemos frente a esta profundización de los derechos humanos, a esta globalización de los derechos humanos es saber cuáles son los instrumentos o los agentes para llevar a cabo y adelante ese respeto a los derechos humanos. Y nosotros creemos que el instrumento adecuado siguen siendo los Estados, el respeto a la soberanía de los Estados para llevar adelante esa política de derechos humanos. Nosotros lo hemos hecho en nuestro país, no con pocas críticas internas, pero sí con la decisión absoluta de que en un país donde no se garantizan los derechos humanos a las mujeres, el debido proceso, la garantía en juicio, la liberad de opinión y de expresión constituyen sociedades pre-democráticas, previas al mundo democrático. Por eso tenemos un gran compromiso con los derechos humanos y con el respeto irrestricto de los mismos a escala global.
Por eso, hoy, veo a la globalización como algo más amigable, por lo menos en este aspecto. Creo que debemos discutir otros aspectos de la globalización como son la movilidad de los capitales, pero no es motivo de esta reunión del Consejo de Seguridad, es un motivo más del G-20, en San Petersburgo. Así que no voy a introducir discusiones que seguramente corresponderán a otros ámbitos. Simplemente quiero agradecerles y no extenderme demasiado en el discurso porque a las tres tenemos que volver a sesionar. Hay numerosos cancilleres pendientes del uso de la palabra y por lo tanto quiero brindar – junto a todos ustedes – por el éxito de estos debates y también por la necesidad de seguir llevando adelante todos los Estados, integrantes de Naciones Unidas, esta lucha por los derechos humanos; esta lucha por la inclusión social de millones de ciudadanos que todavía no gozan de los beneficios que muchos de los otros tenemos en países democráticos y más avanzados. Si nosotros logramos que más ciudadanos tengan educación, salud, vivienda y trabajo vamos a lograr mayor paz y seguridad.
Ya lo dije, hoy – y lo vuelvo a repetir – la paz y la seguridad no solamente son un concepto militar, son fundamentalmente un concepto cultural y social.
¡Salud por todos ustedes! Muchas gracias. (Aplausos).

ARGENTINA “La globalización es una garantía para profundizar la política de los derechos humanos”, afirmó Cristina Fernández

11ago13 ONU 060813almuerzo1
Martes, 06 de Agosto de 2013
“La globalización es una garantía para profundizar la política de los derechos humanos”, afirmó Cristina Fernández

La Presidenta de la Nación ofreció un almuerzo en honor del secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon y a las delegaciones participantes en la reunión del Consejo de Seguridad, en Nueva York. La Jefa de Estado aseguró que su aporte en el debate tiene que ver con la “construcción de nuevas doctrinas” a fin de garantizar la paz y el cumplimiento de los derechos humanos a nivel global.
La presidenta Cristina Fernández agradeció la presencia en el almuerzo de los cancilleres que la acompañaron, especialmente a los de Latinoamérica. Asimismo, saludó la presencia de la nueva embajadora de Estados Unidos ante la ONU. “Es una joven y talentosa mujer. Necesitamos mujeres, jóvenes o viejas, pero talentosas, es lo más importante”, afirmó.
La Jefa de Estado aseguró estar muy contenta “de poder participar en este debate”. Señaló que “es un aporte a la construcción de nuevas doctrinas”, ya que consideró que “el mundo está necesitando nuevas doctrinas, nuevos instrumentos, porque estamos en un mundo diferente”.
“Somos un mundo global. Debo confesarles que en un primer momento veía esa globalidad como una amenaza, pero hoy lo veo como una inmensa virtud”, expresó la Primera Mandataria. Afirmó que en materia de derechos humanos “esta globalización no es una amenaza”. Y se preguntó “si en la Argentina se hubieran podido hacer las cosas que se hicieron durante la dictadura, si hubierámos alcanzado un desarrollo de las comunicaciones como el que hoy tenemos”.
Cristina Fernández remarcó que “la globalización es una garantía para profundizar la política de los derechos humanos”. “El problema que tenemos es cuales son los instrumentos por los que debemos llevar adelante esa política de derechos humanos: nuestra propuesta es que debe ser el respeto a la soberanía de los estados”, aseguró.
Reiteró que la Argentina tiene “un gran compromiso con los derechos humanos y con el respeto a los mismos a nivel global”. Indicó que se deben “discutir otros aspectos de la globalización como el movimiento internacional de capitales”, pero afirmó que “eso no es materia de este Consejo de Seguridad”, sino del Grupo de los 20.
Por último, la Presidenta brindó por “la necesidad de seguir llevando adelante esta lucha por los derechos humanos, por la inclusión social de muchos millones de ciudadanos”. “Si logramos que muchos mas ciudadanos consigan salud, educación y vivienda, vamos a tener paz”, concluyó.
Previamente, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon agradeció a la mandataria su presencia en Nueva York. Celebró el compromiso del gobierno argentino “en el sentido de incrementar la participación de las mujeres en las misiones de mantenimiento de paz”. También, remarcó que el país está “marcando ejemplo en materia de derechos humanos”.

ARGENTINA Reunión del Consejo de Seguridad de la ONU: Palabras de la Presidenta de la Nación

Reunión del Consejo de Seguridad de la ONU: Palabras de la Presidenta de la Nación
Mi país asume por novena vez la presidencia de este Consejo de Seguridad, pero en un marco regional inédito. Hoy contamos aquí con la presencia de 14 cancilleres, 12 de los cuales pertenecen a la región Latinoamericana, y han hecho uso de la palabra hoy el representante de la CELAC, a través de la representante de la República de Cuba y de la UNASUR a través del representante de Perú.
Ambos organismos regionales y subregionales cuentan a la Argentina como miembro fundador. Pero lo más importante de esto es que ambos organismos hemos enfrentado situaciones de gran conflictividad en la región que permitieron dar una respuesta, una respuesta que es en definitiva lo que debiera dar este Consejo de Seguridad ante distintos conflictos que se suscitan en distintos escenarios del mundo y que tornan a la paz y a la seguridad en dos valores muy vulnerables en el mundo contemporáneo.
Uno de los ejemplos que nos tocó resolver cuando todavía no éramos ni siquiera CELAC, sino éramos Grupo de Río, en la República Dominicana -Río es el antecedente inmediato en la conformación de CELAC- fue el duro enfrentamiento que sobrevino entre la República de Ecuador y de Colombia, que prácticamente casi termina en un conflicto armado y que debido a la intervención que le cupo al Grupo de Río en aquella oportunidad de República Dominicana, pudimos sortear con éxito.
Más tarde la UNASUR también pudo sortear con mucho éxito diversas situaciones que inclusive eran internas de lo distintos países y que afectaban la estabilidad democrática de los gobiernos, por ejemplo del presidente Evo Morales en Bolivia en lo que se denominó la Crisis de Pando, que dio origen a la Declaración de la Moneda, en la República de Chile cuando Michelle Bachelet era presidenta pro témpore de la UNASUR. Y también la Declaración de Buenos Aires, cuando abordamos un tema también destituyente del presidente Rafael Correa en la República de Ecuador, pudimos conjurar la crisis y permitir la continuidad del sistema democrático, que en nuestra región la continuidad de los sistemas democráticos no es una cuestión menor, es una cuestión que ha marcado la posibilidad de crecer económicamente y fundamentalmente hacerlo en un marco de paz y de seguridad.
Por eso creo que la elección que hemos hecho en temas de debate, de cómo podemos colaborar los organismos regionales y subregionales con este Consejo de Seguridad, con estas Naciones Unidas, para encontrar métodos de solución, tiene que ver también con algunos dilemas, con algunos problemas que han señalado otros representantes.
No puedo obviar la intervención que le cupo al representante de la Liga de los Países Árabes en un punto que para mí es modal en la solución de conflictos y en la eficacia -quiero resaltar este atributo-, la eficacia del Consejo de Seguridad para resolver cuestiones de gravedad. Qué es lo que planteó concretamente el representante de la Liga de Países Árabes: que todos los estados miembros de Naciones Unidas den cumplimiento a las resoluciones de Naciones Unidas. Parece casi una obviedad, pero en realidad no es una obviedad, el rasgo distintivo ha sido muchas veces que quienes se sientan en este ámbito y porque son miembros permanentes y con derecho a veto, utilizan esta facultad que les otorga reglamentariamente la Carta de Naciones Unidas, el reglamento del Consejo de Seguridad, pero son los que obturan la verdadera resolución de los conflictos.
Y me permito compararlo con la doctrina que yo podría denominar “doctrina de la América del Sur”. ¿Cómo tomamos las resoluciones en la CELAC o en la UNASUR? Las resoluciones se toman por unanimidad cuando hay conflictividad y esto es lo que tenemos que distinguir.
Todos los organismos y todos los estados normalmente en nuestras organizaciones institucionales contamos con lo que se denomina el derecho del veto, natural a todos los poderes ejecutivos, pero una cosa es la gestión de gobierno y otra cosa es la gestión de conflictos. Cuando en la gestión de conflictos aparece el derecho de veto, la solución se torna mucho más difícil y por momentos imposible.
Por lo tanto creemos que sería necesario revisar el funcionamiento de las instituciones en general de Naciones Unidas y en particular del Consejo de Seguridad, que responden a una lógica diferente, que fue la lógica de su fundación con posterioridad a la Guerra Fría ante el peligro de un holocausto nuclear, el derecho de veto era casi una salvaguarda precisamente para evitar ese holocausto nuclear.
Terminada esta suerte de Guerra Fría y dado que los que estaban enfrentados en esa Guerra Fría están todos sentados en esta mesa y no tienen grandes conflictividades, creo que debemos repensar el funcionamiento de los organismos porque tenemos un nuevo mundo, una nueva realidad y no se puede enfrentar un nuevo mundo, una nueva realidad y nuevos problemas con viejos instrumentos y con viejos métodos, porque no nos van a dar una respuesta. Por eso creemos en la necesidad de elaborar consensos, consensos que no se basen en los intereses particulares de cada estado que tenga el derecho a veto, sino en asegurar en serio la paz y la estabilidad.
En ese sentido podemos afirmar que la América del Sur, Latinoamérica es hoy una región de paz. Mi país es líder en materia de energía nuclear, pero también es líder en materia de no proliferación nuclear y de uso pacífico en la energía nuclear. Sin embargo, así como hoy el representante de la Liga de los Países Árabes hablaba de la conflictividad que conmueve al mundo en el Medio Oriente, ante la no aceptación de un Estado de Palestina que vienen demandando no solamente los países árabes sino numerosos países de la región, entre ellos el mío, podemos también decir en nuestra región, como bien lo mencionó el representante de la CELAC, una conflictividad por no respetar una resolución de Naciones Unidas en cuanto a la necesidad de que mi país y el Reino Unido entablen negociaciones, conversaciones en el marco de lo resuelto por Naciones Unidas en la resolución 2065 del año 1965 en cuanto a la soberanía de las Islas Malvinas.
No se trata de una postura caprichosa, no se trata de una postura de reafirmar que tenemos razón nosotros, simplemente decimos: queremos que se cumpla la resolución de Naciones Unidas y que ambos países nos sentemos a discutir sobre una cuestión litigiosa y controversial.
Se señalaba que había opiniones discordantes, uno puede tener opiniones discordantes sobre algo que no está resuelto por Naciones Unidas, pero cuando de este organismo que nos cobija a todos, del que todos somos signatarios, en el que todos nos hemos comprometido a respetar sus resoluciones, emana de su Asamblea General, órgano máximo de este organismo, una resolución, no estamos ante opiniones discordantes, estamos ante una resolución de Naciones Unidas y quienes están dispuestos a cumplir con lo que estamos obligados como miembros o no. Tomo esto como un ejemplo, no quiero introducir una polémica aquí porque me parece que son tan grandes y tantos los problemas que está atravesando el mundo que además no solamente hacen a la seguridad desde un concepto militar sino esencialmente desde un concepto económico. La crisis que no cesa del año 2008 y que tiende a agravar aún más las conflictividades ya existentes, nos exige a todos nosotros tener una actitud absolutamente diferente y repensar cómo funcionar en estos organismos y cómo cambiar reglas, cómo imaginar y diseñar nuevos instrumentos que nos permitan ser eficaces, porque en definitiva creo que el respeto de la sociedad global lo vamos a tener cuando seamos capaces de demostrar que somos eficaces en nuestra gestión.
Ser eficaces en la gestión es mediar y otorgar una solución a esa mediación, sobre todo cuando la mediación ha sido objeto también de una resolución del organismo máximo. De la misma manera que dentro de cada uno los resultados se replican cuando un parlamento toma una decisión y el poder ejecutivo la respeta. Algo similar debemos entender si queremos abordar una gobernanza global.
También se ha hablado mucho de derechos humanos. Mi país tengo el orgullo de decir que es un ejemplo en materia de respeto irrestricto a los derechos humanos, luego de haber sufrido durante la década de los 70 una de las dictaduras más trágicas y terribles que provocó la desaparición no sólo de ciudadanos argentinos sino también de ciudadanos de otras nacionalidades. Somos también líderes en esta materia, hemos fundado la Comisión Permanente de Derechos Humanos de Naciones Unidas junto a otros países y también hemos celebrado la Convención sobre desaparición forzada de personas, que nos ha tenido junto a Francia y otros países como autores.
Por eso quería ensayar estas ideas, que son reflexiones, que no tienen la soberbia de tener la verdad revelada ni de ser certezas absolutas, simplemente comparar cómo resolvimos momentos muy graves para la región sudamericana con una metodología en la cual nadie se levantaba hasta que no se resolvía la cuestión y se hacía por consenso.
Finalmente también –lo charlaba ayer con el Secretario General de Naciones Unidas, el doctor Ban Ki Moon, que tuvo la deferencia una vez más de recibirme en audiencia privada- la necesidad de establecer regulaciones de carácter global para asegurar la soberanía de los estados y la privacidad de los ciudadanos en el mundo ante hechos que son de público y notorio conocimiento. Creo -le decía yo- que han pasado muchas cosas desde la caída del Muro de Berlín y precisamente una de las razones más distintivas para la caída de ese muro fue primero que los ciudadanos del otro lado querían vivir con libertad, querían vivir sin ser observados, y yo recordaba ayer esa excelente película que seguramente todos ustedes han visto, que recibió un Oscar de la academia aquí en Estados Unidos, “La vida de los otros”, donde los ciudadanos se sentían espiados, se sentían controlados.
Creo que esto nos debe servir para que esos valores que tanto sirvieron para construir un ideal, el ideal de la democracia, el ideal de que podemos vivir y convivir en pluralidad, en diversidad, con diferentes ideas y que esas ideas diferentes no nos tornan en enemigos del estado ni enemigos de otro compatriota, deben volver a retomarse porque son las que dieron origen en definitiva a la carta de San Francisco, son las que dieron origen a múltiples convenciones que hemos suscripto y estoy absolutamente convencida que en el fondo -tal vez algunos más en el fondo que otros- pensamos exactamente de la misma manera. No es una cuestión de sensibilidad solamente, no es una cuestión de generosidad intelectual únicamente, es una forma, creo la más inteligente tal vez, de que esta forma democrática sea concebida por la mayor cantidad de ciudadanos globales como la mejor forma de vida. Para eso la paz, la seguridad, el crecimiento económico, la inclusión, el respeto a los derechos humanos y la diversidad de las personas creo que son los valores inalienables y a los que nadie está dispuesto a renunciar.
Por eso hoy quisimos introducir este debate que es el debate de cómo cooperamos desde los organismos regionales y subregionales por nuestra organización madre, que es Naciones Unidas, para asegurar un mundo con más paz y más seguridad, pero también decía que la paz y la seguridad no es un concepto militar, los que crean que la paz y la seguridad se aseguran únicamente con las armas, bueno, creo que hay múltiples ejemplos a lo largo de estos miles de años de historia de la humanidad que nos aseguran que lo que realmente construye sociedades y construye estabilidades son valores e ideales por los cuales una sociedad y millones de compatriotas globales están dispuestos a dar su vida por esos valores, como se hizo en nuestras revoluciones emancipadoras durante el siglo XIX, fundamentalmente en América, como se hizo en África durante el siglo XX y cuando estamos ante esta nueva aldea global, que también requiere otro tipo de emancipaciones y otro tipo de independencias.
Muchas gracias y ahora sí retomo nuevamente mi rol de presidenta del Consejo de Seguridad y restando aún 30 oradores los invito a un cuarto intermedio hasta las 15 horas, porque creo que todos debemos comer algo para poder seguir dialogando y debatiendo. Muchas gracias y buenos días a todos y a todas.

ARGENTINA “No se puede enfrentar un nuevo mundo con viejos métodos”, sostuvo la Presidenta ante el Consejo de Seguridad de la ONU

10ago13 ONU 02 060813_onu3
Martes, 06 de Agosto de 2013
“No se puede enfrentar un nuevo mundo con viejos métodos”, sostuvo la Presidenta ante el Consejo de Seguridad de la ONU

La Jefa de Estado argentina expuso hoy en la Sede de las Naciones Unidas ante el Consejo de Seguridad, organismo que es presidido temporalmente por nuestro país. Pidió revisar el funcionamiento de la ONU y actualizar sus procedimientos para que se adapten a la nueva realidad imperante en el mundo.
En el inicio de su exposición, la Mandataria destacó el “marco regional inédito” en el que se desarrolla este encuentro, dado que participan del Consejo numerosos cancilleres latinoamericanos. “Hoy contamos aquí con la presencia de 14 cancilleres, 12 de los cuales pertenecen a la región Latinoamericana”, señaló.
En ese sentido, Cristina Fernández destacó el aporte a la paz y la estabilidad que realizaron instituciones como CELAC y UNASUR en la región sudamericana: “Hemos enfrentado situaciones de grave conflictividad en la región, y hemos dado respuesta; una respuesta que es en definitiva lo que debiera dar este Consejo de Seguridad ante distintos conflictos que se suscitan en distintos escenarios del mundo y que tornan a la paz y a la seguridad en dos valores muy vulnerables en el mundo contemporáneo.”, remarcó.
Como ejemplo de los algunas de las situaciones conflictivas que los organismos regionales debieron resolver, citó el enfrentamiento entre las repúblicas de Ecuador y Colombia tras el bombardeo militar lanzado por esta última hace dos años contra una base de la guerrilla de las FARC en territorio ecuatoriano; o la crisis internas de Bolivia tras la ola de violencia que afectó al departamento de Pando en 2008, y de Ecuador tras el intento de golpe contra el presidente Rafael Correa, iniciado con una revuelta policial en 2010.
En todos los casos, explicó la Mandataria, “se logró obturar la crisis y permitir la continuidad del sistema democrático”, lo que – continuó – “no es una cuestión menor para nuestra región”. La continuidad del sistema democrático permitió el crecimiento en paz y con seguridad, señaló la Mandataria.
Por otra parte, Cristina Fernández destacó la posición expresada en su alocución por el representante de la Liga de Países Árabes, quien consideró de suma importancia para la paz mundial que se cumplan las resoluciones emitidas por las Naciones Unidas. “Este es un punto nodal en la asunción de conflictos y en la eficacia del Consejo de Seguridad para resolver cuestiones conflictivas”, sintetizó la Mandataria argentina.
La Presidenta argentina señaló que esta expresión “parece casi una obviedad, pero en realidad no es una obviedad”, sino que constituye “el rasgo distintivo de quienes se sientan en este ámbito y porque son miembros permanentes y con derecho a veto, utilizan esta facultad que les otorga reglamentariamente la Carta de Naciones Unidas, el reglamento del Consejo de Seguridad, pero obturan la verdadera resolución de los conflictos”.
En ese marco, propuso que el Consejo contemple la aplicación de lo que denominó la “Doctrina de América del Sur”: que las resoluciones se tomen por unanimidad cuando hay alta conflictividad. Por eso pidió revisar el funcionamiento tanto de la ONU como del Consejo de Seguridad, dado que responden a una lógica diferente a la existente en el momento de su creación, en plena “Guerra Fría”. “No se puede enfrentar un nuevo mundo con viejos métodos”, dijo la Presidenta argentina.
Para Cristina Fernández, la no aceptación de un estado de Palestina, o la negativa del Reino Unido a entablar conversaciones por la soberanía de las Islas Malvinas son planteos que obstaculizan la estabilidad mundial: “No tenemos una postura caprichosa con Malvinas, simplemente queremos que se cumpla la resolución de la ONU, y que se resuelva una cuestión que es litigiosa y controversial”, dijo la Jefa de Estado sobre el conflicto del Atlántico Sur.
Asimismo, agregó que los países que constituyen la ONU “pueden tener opiniones discordantes sobre algo que no está resuelto por Naciones Unidas”, pero sostuvo que “cuando de este organismo que nos cobija a todos, del que todos somos signatarios, en el que todos nos hemos comprometido a respetar sus resoluciones, emana de su Asamblea General, órgano máximo de este organismo, una resolución, no estamos ante opiniones discordantes, estamos ante una resolución de Naciones Unidas” que debe ser acatada.
“Son tan graves los problemas que está atravesando el mundo, y éstos no solo hacen a la paz un concepto militar, sino un concepto económico”, aseveró la Presidenta. Y agregó: “El respeto de la sociedad global lo vamos a tener cuando podamos demostrar que podemos ser eficaces en la gestión”. “Ser eficaces en la gestión es mediar y otorgar una solución a esa mediación, sobre todo cuando la mediación ha sido objeto también de una resolución del organismo máximo. De la misma manera que dentro de cada uno los resultados se replican cuando un parlamento toma una decisión y el poder ejecutivo la respeta. Algo similar debemos entender si queremos abordar una gobernanza global”, expresó la Mandataria.
Finalmente, la Mandataria argentina señaló que “lo que realmente construye sociedades son los valores y los ideales”.

ARGENTINA Apertura del debate en el Consejo de Seguruidad de la ONU: Palabras de la Presidenta de la Nación

Apertura del debate en el Consejo de Seguruidad de la ONU: Palabras de la Presidenta de la Nación
Buenos días. Antes quisiera agradecer a la Embajadora Adjunta de los Estados Unidos, que ha presidido durante el mes anterior el Consejo de Seguridad, y darle también la bienvenida a quien la sustituye, la nueva Embajadora miembro del Consejo Permanente de Naciones Unidas en representación de los Estados Unidos de Norteamérica, embajadora Samantha Power, muy bienvenida a este espacio.
Vamos a poner a consideración también el tratamiento y eventual aprobación del Orden del Día. El Orden del Día provisional para esta sesión es: Cooperación entre las Naciones Unidas y las organizaciones regionales y subregionales en el mantenimiento de la paz y seguridad internacional. Sometido a consideración del Consejo. Aprobado.
Deseo asimismo dar la bienvenida al Secretario General Ban Ki Moon, de Naciones Unidas, y a los demás ministros que representan y participan en la sesión de hoy. Su presencia constituye, sin lugar a dudas, una reafirmación de la importancia del tema que vamos a abordar en el día de la fecha.
En virtud del artículo 37 del Reglamento Provisional de este Consejo de Seguridad, invito a los representantes de Alemania, Arabia Saudita, Armenia, Botswana, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Egipto, Estado Plurinacional de Bolivia, Etiopía, Fiji, Filipinas, Haití, Honduras, India, Indonesia, Irak, Islas Salomon, Japón, Kirguistan, Lituania, Malasia, México, Nigeria, Nueva Zelanda, Perú, Qatar, República Árabe Siria, República Bolivariana de Venezuela, Sudáfrica, Sudán, Tailandia, Turquía, Ucrania, Uganda, Uruguay y Vietnam, a participar en este sesión. Si no hay inconvenientes, así queda acordado.
En virtud del artículo 39 del mismo reglamento y con arreglo a ello, invito al Excelentísimo señor Ahmed Fatala, observador permanente de la Liga de los Estados Árabes ante las Naciones Unidas a participar en esta sesión. Si hay acuerdo, hay acuerdo.
En virtud del mismo artículo, artículo 39 del Reglamento Provisional, invito al Excelentísimo señor Secretario General de la OEA, José Miguel Insulsa, de los Estados Americanos, a participar también de esta sesión. Si hay acuerdo. Hay acuerdo.
Con la misma norma se invita también a participar al Excelentísimo señor Joannis Braila, Jefe Adjunto de la Delegación de la Unión Europea ante las Naciones Unidas. Si hay acuerdo, aprobado.
Examen del tema 2 del Orden del Día: El Consejo de Seguridad iniciará ahora el examen del tema 2 del Orden del Día.
Quisiera también señalar la atención de los miembros del Consejo del Documento S/2013/446, una carta de fecha 1° de agosto del 2013, dirigida al Secretario General por la representante permanente de la Argentina ante las Naciones Unidas, en la que figura un documento de concepto sobre el tema que será examinado.
La última vez que el Consejo de Seguridad abordó desde una perspectiva amplia la relación entre Naciones Unidas y las organizaciones regionales y subregionales fue el día 13 de enero del 2010 bajo la presidencia de la República Popular de China. Como resultado de aquel debate el Consejo adoptó una declaración de la Presidencia, la S/PRST/2010 N° 1, en la que a la vez que enfatizó la preeminencia del Consejo de Seguridad en el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, enfatizó la importancia de crear asociaciones de colaboración efectivas. El Consejo de Seguridad también expresó su interés en examinar otras medidas para propiciar una cooperación más estrecha, operacional y eficaz entre las Naciones Unidas y las organizaciones regionales y subregionales en las esferas de la alerta temprana y la prevención de los conflictos de establecimiento y mantenimiento de la paz y la consolidación de la paz; y para asegurar la coherencia, sinergia y eficacia colectiva de sus esfuerzos el objetivo primario de este debate abierto consiste en seguir considerando el rol de estas organizaciones regionales y subregionales explorando opciones para fortalecer la relación bilateral entre Naciones Unidas y el espectro de acuerdos y organismos regionales y subregionales.
Cabe destacar que en los últimos años nuevos acuerdos y organismos subregionales van adquiriendo un papel fundamental, tanto en la prevención de conflictos como en el establecimiento y la promoción de la paz. Ello se suma a los aportes de acuerdos y organismos que han desarrollado nuevas capacidades para actuar en el campo de la paz y las seguridades internacionales, como se ha visto en diversas operaciones de mantenimiento de la paz.
Tienen ante ustedes, en sus pupitres, una Declaración de la Presidencia en nombre del Consejo sobre el tema de la sesión de hoy. Agradezco a los miembros del Consejo por sus valiosas contribuciones a esta Declaración. De conformidad con el entendimiento alcanzado entre los miembros del Consejo entiendo que los miembros del Consejo de Seguridad están de acuerdo con la Declaración que será publicada como documento del Consejo de Seguridad con la asignatura S/PRST/2013/2. Si no hay observaciones, queda acordado.
Doy ahora la palabra al Secretario General de Naciones Unidas, señor Ban Ki-Moon.

ARGENTINA Cristina Fernández preside el Consejo de Seguridad en la Sede de Naciones Unidas

10ago13 ONU 01 060813_onu2
Martes, 06 de Agosto de 2013
Cristina Fernández preside el Consejo de Seguridad en la Sede de Naciones Unidas

A partir de las 11 horas de nuestro país, la presidenta Cristina Fernández presenta oficialmente el debate abierto sobre la “Cooperación de las Naciones Unidad con organizaciones regionales y subregionales en el mantenimiento de la paz y seguridad internacionales”, en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, organismo que la Argentina presidente temporalmente.
En su alocución, la Jefa de Estado destacó la importancia de las relaciones entre la ONU y las organizaciones regionales y subregionales para el mantenimiento de la paz y la seguridad mundiales, como así también para profundizar los lazos de cooperación efectiva entre las naciones.
Tras la apertura, la Mandataria argentina cedió la palabra al titular de la ONU, Ban Ki-Moon.
El encuentro tiene lugar en la Sala del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en la ciudad de Nueva York.

ARGENTINA Audiencia con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon: Palabras de la Presidenta de la Nación

Audiencia con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon: Palabras de la Presidenta de la Nación
DECLARACIONES DE LA SEÑORA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER, LUEGO DE REUNIRSE CON EL SECRETARIO GENERAL DE LAS NACIONES UNIDAS, BAN KI-MOON
Sra. PRESIDENTA.- Mañana vamos a estar en el Consejo de Seguridad. Ustedes saben que Argentina siempre le ha dado mucha importancia y realce a los organismos multilaterales, fundamentalmente a Naciones Unidas, siempre hemos concurrido a esas asambleas generales. Es más, hace poco me tocó también concurrir al Comité de Descolonización con motivo de nuestra postura respecto, más que nuestra postura, nuestra decisión de que se respete la Resolución 2065, de Naciones Unidas, editada, precisamente, en 1965, que declara existente una controversia de soberanía entre el Reino Unido y la República Argentina sobre las Islas Malvinas. Ustedes saben que desde 1982, al Secretario General de Naciones Unidas, se le ha solicitado sus buenos oficios como mediador, hoy lo he vuelto a hacer pero, bueno, el señor Secretario ha dicho que, en realidad, el Reino Unido se niega a la discusión. Así que, lo ve realmente muy difícil. Planteamos también la participación de mañana en lo que va a ser el tema fundamental que es la cooperación entre los organismos multilaterales y Naciones Unidas. Mañana creo que es un día muy importante, más que importante, no porque Argentina presida la sesión de este Consejo de Seguridad, sino por los participantes. Va a participar por primera vez la CELAC, que está presidida pro témpore por la República de Cuba y lo que es más importante, creo que tiene importantes antecedentes. O sea que ustedes saben que la CELAC es el antecedente inmediato del Grupo de Río, que fue el que en República Dominicana logró evitar una confrontación bélica entre la República de Ecuador y Colombia, se acuerdan, con motivo de la violación del espacio territorial de la República de Ecuador. También va a participar la UNASUR, cuya presidencia pro témpore está a cargo del Perú a través de su Canciller. Y también charlamos sobre la eficacia de la UNASUR como un instrumento multilateral regional para resolver problemas, no solamente de la región, como fue la oportunidad en la que le tocó mediar al entonces señor Secretario General de la UNASUR, el presidente Néstor Kirchner, en el Acuerdo de Santa Marta, entre Colombia y Venezuela satisfactoriamente, sino que también nos tocó intervenir en dos oportunidades con conflictos internos: uno, en Bolivia, que amenazaban con la ruptura del orden constitucional democrático al presidente Evo Morales. En aquel momento, la presidenta de UNASUR era la presidenta Michelle Bachelet y convocamos a una reunión en La Moneda donde salió la Declaración de La Moneda que, precisamente, evitó y regularizó la situación afortunadamente de la República de Bolivia y más tarde, la Declaración de Buenos Aires, cuando sobrevino también un intento de destitución del presidente Rafael Correa, de Ecuador. La verdad que los organismos multilaterales en la región de la América del Sur, han tenido mucha eficacia. Y yo los comparaba un poco y se comentaba al señor Secretario de Naciones Unidas, son organismos en donde las resoluciones se toman por consenso. Tal vez, eso sea lo que nos obligue a tener que debatir mucho tiempo hasta llegar a un acuerdo. Cuando sucede lo que sucede en organismos como el Consejo de Seguridad, donde basta que uno de los miembros permanentes se oponga para que nada se resuelva, bueno, es mucho más difícil llegar a un acuerdo, porque al que no le conviene dice “no” y, entonces, se acabó todo y no hay necesidades de debatir y discutir. Creo que, no es que…Ustedes saben que hemos planteado durante muchísimo tiempo la República Argentina junto a otros países, la reforma del Consejo de Seguridad, no con la óptica tal vez de otros de ampliar el número de miembros permanentes, porque en realidad, si ampliáramos únicamente el número de miembros permanentes, lo único que estaríamos ampliando sería el problema, porque en lugar de oponerse 5, serían 9 los que podrían oponerse a soluciones globales en un ámbito y en un universo de cientos de países, sino realmente elegir una metodología de funcionamiento diferente. También planteamos la cuestión del presidente Evo Morales, una cuestión que a todos los mandatarios de la América del Sur y de toda América latina y el Caribe nos tocó muy de cerca. Creemos que fue una clara y flagrante violación al Derecho Internacional, a la Convención de Viena, a la soberanía nacional, además de una afrenta personal a un jefe de Estado y, por supuesto, a una sociedad. El Secretario General compartió esto y también, bueno, planteamos lo que han planteado ya varios países, creo que esta mañana lo hicieron los cancilleres, y que es la cuestión del espionaje, ¿no?, como la necesidad de una regulación global en esta materia. No solamente por una cuestión que tenga que ver con la paz y la seguridad de las naciones, sino también con la seguridad y con la privacidad de los individuos. Yo le recordaba al señor Secretario General una película que seguramente todos ustedes vieron, “La vida de los otros”, ¿se acuerdan?, esa fantástica película que relataba las peripecias de la “Stasi” en épocas de la Guerra Fría, donde todo lo espiaban de una manera…a ver, un poco más rudimentaria porque existían los métodos tecnológicos que tenemos ahora y que permiten espiar con mucha más precisión, con mucha mayor sofisticación si se quiere, pero espiar al fin. Y creo que la humanidad ha avanzado mucho en materia de tecnología, en materia de respeto a los derechos humanos, de colocar a los derechos humanos en una posición importante. Pero queremos que…creo que también Humberto Eco lo dice en algún momento cuando dice que estamos en una suerte de civilización del cangrejo, que estamos yendo un poco para atrás. Entonces, creemos que estas cuestiones tienen que debatirse con altura, sin necesidad de adjetivaciones ni discursos de barricada. Creo que no sirven ni los discursos de barricada ni tampoco esconder la cabeza como el avestruz en el hoyo e ignorar los problemas. Creo que los problemas están, existen y debemos abordarlos. También hablamos de la situación que hay en varios lugares, desde Haití, que no se resuelve electoralmente la cuestión; también la cuestión de Egipto que, bueno, ha habido un golpe de Estado y no se resuelve y esto crea una fuerte inestabilidad en un país que es muy importante para la región. Creo que, en definitiva, lo que venimos sosteniendo nosotros en reiteradas oportunidades en el marco de la Asamblea General, es un poco el replanteo de los organismos multilaterales y, fundamentalmente, la eficacia, la eficacia de esos organismos multilaterales para ser auténticos e impermeables en los conflictos y poder resolverlos con un resultado positivo para todos. Me parece que eso es lo que está en juego, hay que seguir trabajando incansablemente, no hay que bajar los brazos nunca, la esperanza es lo último que debe perderse y creo que algunas cosas que hemos hecho en América del Sur, que normalmente siempre se nos trata de países periféricos o a veces de gobiernos populistas, hemos logrado cosas que por allí no se han logrado en otras naciones de mayor desarrollo. Así que, nada, ha sido una buena reunión como siempre nos tiene acostumbrados Ban Ki-moon y espero que mañana, que me va a tocar el honor de presidir el Consejo de Seguridad, lo hagamos en este marco, ¿no?, en un marco de diálogo, en un marco de respeto mutuo, que yo creo que sí va a existir y, bueno, espero que mi experiencia de parlamentaria durante tantos años, fue antes de Presidenta muchísimos años parlamentaria como diputada provincial, primero, y luego como diputada nacional y senadora nacional, sean un instrumento útil para poder llevar a cabo una buena reunión del Consejo de Seguridad con un tema tan importante como este de los organismos multilaterales y como lograr la paz y la seguridad en el mundo. Muchas gracias.

Nube de etiquetas