Despertar Nacional

Entradas etiquetadas como ‘AYSA’

ARGENTINA Visita al partido de San Fernando: Palabras de la presidenta de la Nación

Visita al partido de San Fernando: Palabras de la presidenta de la Nación
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA FERNÁNDEZ, EN EL ACTO CON MOTIVO DE SU VISITA AL PARTIDO DE SAN FERNANDO, PROVINCIA DE BUENOS AIRES
¿Cómo les va a todos? Hola.
Gobernador de la provincia de Buenos Aires; Intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde; amigos y amigas de San Fernando que hoy nos acompañan: la verdad que una primera digresión, por favor: cuando escuchaba a Marcos recién, cuando en Tecnópolis tuvimos ese descubrimiento maravilloso de Eyen que nos recitó una poesía, que venía de allá de Loma Blanca, 4.200 metros de altura, en la Puna argentina, uno siente que quedan atrás todas las descalificaciones, los agravios, los insultos porque, la verdad, que Marcos y Eyen, me reconcilian absolutamente con la vida y me dan la certeza de que estamos en el camino indicado para seguir avanzando como lo venimos haciendo en estos 10 años.
Hoy acá en San Fernando, en simultáneo…, yo diría, hoy es un día no solamente del agua potable o los desagües cloacales, hoy es un día del medio ambiente y de la salud de los argentinos. Porque el agua potable, como decía recién el intendente de 3 de Febrero, claro, el agua la enterrás, la cloaca la enterrás, no poder salir por la televisión mostrándola, ¿pero sabés para qué sirve esa agua potable y esa cloaca? Para que tengas menos chicos enfermos, para que descienda la mortalidad infantil como ha descendido, para que la gente tenga mejor calidad de vida y dignidad de abrir una canilla y que salga el agua segura y que los efluentes crudos, que es el eufemismo que se utiliza para no decir otra palabra fea, se procese y realmente sanee el ambiente.
Hoy estamos acá en San Fernando inaugurando un segundo módulo con una inversión de más de 200 millones de pesos de AySA que también, bueno es decirlo, hoy lo hacemos aquí en San Fernando en simultáneo con Esteban Echeverría, en la planta El Jagüel, también otra planta importantísima, más de 200 millones de pesos, en 3 de Febrero, en Remedios de Escalada, con 16.500 vecinos que se van a ver beneficiados; también allá en Campana, completando redes cloacales.
¿Pero saben por qué lo podemos hacer? Porque hubo un hombre que en marzo del año 2006, firmó un decreto. Firmó un decreto tomando la decisión de rescindir la concesión de la privatización de los servicios de agua del Gran Buenos Aires y de la ciudad de Buenos Aires.
Esto que beneficia a millones de vecinos de los principales distrito del Conurbano bonaerense, porque ustedes saben que la vieja Obras Sanitarias atendía a toda la Capital Federal y atendía a 14 distritos del Gran Buenos Aires. Todos los de aquí de zona norte, Tigre, San Fernando, Campana, Zárate, San Isidro, Vicente López, Avellaneda, todo seguía hasta La Plata, prácticamente era todo Obras Sanitarias.
Esto, durante la década de los 90, había sido privatizado a una empresa de origen extranjero. Yo lo recuerdo muy bien: la planta de tratamientos de efluentes cloacales, o sea, de todo lo que ustedes ya saben que largan las cloacas, estaba recién programada en el Plan Maestro de esa empresa, iniciarla en el 2019. No le pusieron el “Día del Arquero” por una cuestión…Pero, en realidad, hubiera sido mejor ponerle el “Día del Arquero”, hubiera sido más sencillo que en el 2019.
Lo cierto es que todos los líquidos cloacales de todos los partidos de zona norte, del Gran Buenos Aires y del sur, desagüen por allá en Berazategui contaminando absolutamente el Río de la Plata.
Estamos terminando y yo creo que…¿para cuándo Juan José terminamos allá en Berazategui? En 3 meses más estamos terminando en Berazategui la planta de tratamiento que va a permitir que todas las cloacas del norte de acá de la provincia de Buenos Aires, de la ciudad de Buenos Aires, con inversión del Estado nacional…Llevamos invertidos únicamente acá, en AySA, en Buenos Aires, ciudad de Buenos Aires y todo el Gran Buenos Aires, todo el Conurbano zona norte, primera sección electoral, segunda sección electoral y octava sección electoral, más de 15.000 millones de pesos en agua potable y cloacas. Impresionante.
Y si contamos el país, porque además de AySA está el ENOSA, que es la otra empresa o el otro sector del Estado nacional que es el que hace las obras de cloacas y de desagües cloacales en el resto de Argentina. Porque, ¿saben qué? Tenemos que acordarnos de una cosa los argentinos: no solamente somos Buenos Aires, la ciudad de Buenos Aires o los distritos acá del Conurbano, somos 40 millones de argentinos y las obras tienen que llegarles a los 40 millones de argentinos.
Hace poquitos días inaugurábamos la planta de tratamiento de líquidos cloacales y de agua potable de Termas de Río Hondo, 100 por ciento.
Una anécdota, siempre me la cuenta Daniel: él tiene una vinculación. Yo decía cuánto hace que no vas, Daniel, a Termas de Río Hondo. “Hace mucho tiempo, pero vos allá sabés mi vinculación”. Él dice que fue concebido por sus padres en un viaje de luna de miel medio a Termas de Río Hondo y le contaba la transformación de Termas de Río Hondo donde el 100 por ciento de los vecinos, con obras del Norte Grande, en el programa Norte Grande del ministerio de Planificación, le hemos dado el 100 por ciento de desagües cloacales a un lugar que además es turístico y necesita preservar el medio ambiente.
Llevamos invertidos en todo el país en esta década ganada en agua y en cloacas, más de 33.000 millones de pesos entre AySA y ENOSA.
Pero además, lo más importante de señalar, del inconveniente, cómo nos criticaron cuando Néstor tomó esa decisión. Y recordaba Juliana, yo estaba sentada en mi banca de senadora, y el Frente para la Victoria fue el único voto que tuvo para que realmente la empresa, no la voy a nombrar porque es una empresa extranjera, ya está, ya fue, no está, pero los únicos que acompañamos el proyecto de retomar nuevamente Obras Sanitarias y convertirla en AySA, para poder darle agua potable y cloacas a los habitantes, fuimos solamente nosotros los del Frente para la Victoria. Todas las demás bancadas opositoras, todas, votaron en contra. Por eso en la vida hay que elegir, pero cuando uno elige, hay que elegir en serio pensando en el país.
Solitos y además, de solitos, porque uno puede estar solita y, bueno, que otro se haga el otario, mire para otro lado; no, no, solitos y criticados, terriblemente criticados. Basta recorrer las crónicas periodísticas, televisivas, radiales y otras yerbas, de las cosas que nos decían que iban a suceder con esa recuperación del patrimonio nacional. Que además, ¿por qué era necesaria? Es muy simple: porque los que necesitan agua y cloacas, son los que menos posibilidades tienen de pagarlas; porque los que tienen plata, siempre tienen agua y cloaca o, por lo menos, tienen los medios para poder llevar adelante su propio saneamiento. Era necesario, precisamente, pensar en los que menos tienen.
Pero no vayan a creer que beneficia únicamente a los que menos tienen; porque cuando se sanea el ambiente, cuando logramos que menos chicos estén con resfrío, con neumococo, se benefician también los que tienen mucha plata. ¿Porque saben qué? Las mujeres, que van a prestar servicios a sus casas, muchas de ellas con sus hijos, el jardinero, los obreros, los trabajadores que están en contacto por allí con su familia, también están más sanos. Entonces, aunque esto parezca mentira, termina sirviéndoles a los 40 millones de argentinos, a los que lo necesitaban en forma inmediata y a los que lo necesitan en forma mediata. Porque en definitiva, la salud cuando tenemos problemas de contaminación y de salud en sectores de la población, más tarde o más temprano, termina afectando también a otras capas de la población con mayor poder adquisitivo. Y esto es lo que tenemos que aprender los que hemos tenido la suerte de que la vida nos haya dado la oportunidad de tener trabajo, de tener una mejor ubicación económica, una buena casa, de poder prender el gas, de encender la luz, de abrir una canilla, de tener pileta de natación, que llenás con agua que provee AySA también. Todos ellos, saber que necesitamos que los 40 millones de argentinos estén cada vez mejor para que todos podamos crecer parejo, que es lo que necesitamos la Argentina y, si se me permite, lo que necesita el mundo a la luz de las cosas que estamos viendo a diario en todas las latitudes. (APLAUSOS)
La planta de El Jagüel de Esteban Echeverría, uno de los distritos también más postergados y que hoy reciben estos beneficios millones de vecinos. Lo que hablaba Hugo Curto, la vecina, lo que hablaba Estela en Campana cómo hemos mejorado.
Yo tengo números, números y quiero decirlos con exactitud, para lo que significó fundamentalmente la recuperación de AySA que aprobamos por Ley 26.100, me acuerdo, y lo que ha significado en materia de cobertura de acuerdo al último Censo.
De acuerdo a los datos que suministró el último Censo, la cobertura de agua pasó del 80 por ciento al 84 por ciento y, en desagües cloacales, del 47,2 al 53, 18. ¿Pero saben qué? Es la primera vez en 50 años que la tasa de crecimiento vegetativo de la población es negativa y mucho más chica que la tasa de crecimiento de agua potable y de cloacas. Esto es lo importante, porque antes, era negativa la tasa de crecimiento de agua potable y de cloacas, ¿por qué?, porque crecía la población pero no había cloacas y no había agua.
Por primera vez en 50 años, el Censo arroja crecimiento positivo por más de 5 puntos para el agua potable y el crecimiento de las cloacas. Esto es para los que entienden y para los que saben, un salto cualitativo fenomenal y lo hemos podido dar por la inversión formidable que en materia de infraestructura social y económica hemos hecho en estos 10 años.
Me gustaría también algunos números y acá estaba…medio Hugo Curto ahí también que los decía, población, acá en el Conurbano. Miren lo que significó para San Fernando AySA: la cobertura al 21 de marzo del 2006, es el mes, como les decía, que Néstor firma el decreto de recuperación de AySA. ¿Cuánto tenía en desagües cloacales San Fernando al 21 de marzo del 2006? Solamente el 59 por ciento. ¿Cuánto tiene al 30-6 del 2013? El 91 por ciento.
Señora y señores, fíjense, no estoy hablando ya de la década, estoy hablando del 2006 al 2013: pasaron de la mitad al 91 por ciento. En Tigre, que tiene una cobertura…shhh, acá no se silba a nadie. En Tigre, 7 por ciento tenía el 21-3 del 6, duplicó al 16 por ciento; tu partido Martín, vamos a Lomas de Zamora, tenía el 24 por ciento, hoy tiene el 44 por ciento; 3 de Febrero, Hugo que estaba ahí con mucha polenta, 69 por ciento de cobertura el 21 de marzo del 2006, hoy 94 por ciento de cobertura en cloacas; qué te hablo de Quilmes, 47 por ciento tenía y hoy tiene el 80 por ciento; San Martín, 47 por ciento, hoy 84 por ciento; y mirá lo que te voy a decir…
Vieron que yo recién decía que cuando uno tiene un mayor poder adquisitivo tiene la suerte…bueno, ahí estamos en donde vivo yo, momentáneamente, no es mi casa, momentáneamente, nadie se ponga nervioso, por favor, Vicente López, tiene el 97 por ciento que era lo que tenía en el 2006. Claro, qué necesidad tenía Vicente López de que AySA fuera pública o privada si tenía la cobertura del 100 por ciento de cloacas. No tienen la culpa los vecinos de Vicente López, era un sistema y un modelo de Estado absolutamente injusto que privatizaba servicios que era necesario que los manejara el Estado para que pudieran acceder los que menos tienen. La culpa no la tienen por ahí los que tienen, la culpa la tienen los dirigentes políticos que no se hacen cargo de las necesidades de la gente para poder hacer las cosas.
Y como me gusta seguir hablando de numeritos, quiero hablar y fíjense como uno lo ve tan claramente, con el agua potable en Vicente López pasaba exactamente lo mismo, están igual que cuando se recuperó AySA, 97 por ciento de cloacas, 97 por ciento de agua potable y siguen exactamente con la misma cantidad. Ese 3 por ciento es la diferencia lógica que siempre falta a algún barrio conectar, algún lugar, 100 por ciento de cobertura. Claro, por allí nos criticaban mucho en ese lugar el hecho de que hayamos recuperado AySA porque no se daban cuenta lo que les faltaba a los demás.
¿Y sabés por qué no se daban cuenta? No es que nadie sea ni mejor ni más malo, sino porque los que te tienen que informar, que son los medios de comunicación, se ocultan todo para que vos sigas creyendo que, en realidad, los gobiernos populistas son muy malos y que lo que mejor sería volver a la década de los 90. (APLAUSOS)
Cuando, bueno,…si pudieran, volverían a la época en que se quedaron con Papel Prensa, si pudieran, volverían a la época en que se quedaron con Papel Prensa. Pero a lo mejor…Pero, claro, a lo mejor quieren volver a los 90, porque en los 90, cuando las AFJP manejaban los recursos de los trabajadores, pudieron tener plata comprando…vendiendo acciones de sus empresas que valían 2 mangos por 20 y una vez que se las compraron volvieron a valer 2 mangos y la pérdida la tuvieron que absorber por supuesto los trabajadores. O a lo mejor también, quedarse con la concesión de medios de comunicación y demás. Por eso también, tal vez, sean tan nostálgicos de la década de los 90.
Pero, eh, tenemos representantes también hoy, está bien, todo el mundo tiene derecho a tener representantes en todas las listas de todas las décadas. Nosotros, nuestros representantes, son los representantes de la década ganada. Eso que lo tengan muy en claro: nuestros representantes son los representantes de la década ganada.
Siguiendo con los números del agua potable, en San Martín, o en 3 de Febrero, del 77 prácticamente al 100 por ciento, como decía Hugo; en Lomas de Zamora también, del 76, prácticamente al 100 por ciento, Martín, agua potable en Lomas de Zamora; en San Fernando, del 86 en 2006, al 100 por ciento prácticamente con esto de hoy, 97 por ciento; en Tigre, del 44 que tenía en el 2006, al 57. Como verán, le ha llegado a todos.
Lo importante es saber por qué te llegan las cosas, que no te llegan mágicamente ni te llegan porque alguien patió en el suelo y saltó el agua, sino porque el Estado, además de recuperar este instrumento que fue Aguas Sanitarias de la Nación, Obras Sanitarias de la Nación, hoy AySA, además de haber recuperado Aerolíneas Argentinas, que hoy conecta todo el país, o YPF, con inversiones muy importantes en materia de infraestructura, logró revertir un modelo de Estado totalmente ausente a un Estado absolutamente comprometido con las necesidades, no solamente de los más humildes, sino también de los empresarios, de los comerciantes, de los que producen.
Porque es bueno aclarar algunos números, porque no solamente estamos dando agua potable, cloacas que, como decía Hugo Curto, tenían que pagar en aquella época 1.000 dólares para poder tener, sino que además, lo hacemos absolutamente subsidiando por parte del Estado para tener beneficios para los vecinos y competitividad para la economía.
El otro día, cuando estábamos con Juan José, ahí Juan José no estaba…bueno, sí, estaba como secretario general del gremio, en la mesa donde en el Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil, volvimos por décima vez consecutiva a dar un aumento de más del 25 por ciento del salario mínimo, vital y móvil que nos ha llevado en esta década de los 200 pesos, porque ojo, no había cloacas, no había agua potable, no había trabajo, no había salario, no había jubilaciones, no había un montón de cosas en la Argentina.
Y la verdad que el otro día, cuando estábamos sentados con Juan José y otros compañeros de los sindicatos de un lado y del otro lado todo el sector empresarial, y veíamos cómo había evolucionado, 14 años compañeros y argentinos, estuvo congelado el salario mínimo, vital y móvil en 200 pesos, como estaba congelada la jubilación en 150 pesos durante más de una década. Y llevamos en estos 10 años de reuniones consecutivas del Consejo del Salario un aumento del 1.700 por ciento de ese salario mínimo, vital y móvil. Y después, mídanlo con el índice que quieran, pónganle el número de cualquier consultora o de lo que se les ocurra, pero les puedo asegurar que las cuentas siempre son a favor de los trabajadores en estos 10 años.
¿Y sabés dónde lo ves? Lo ves en la ropa de la gente que viene a los actos; lo ves en las zapatillas que llevan los pibes; lo ves en los autos usados, récord de venta de autos usados, esa que todavía no le alcanzó para el auto nuevo pero se compró el usado; lo ves en las fábricas, en las fábricas que estaban cerradas, que volvieron a abrir, que volvieron a incorporar gente porque generamos más de 5 millones de puestos de trabajo y ves también cuando vas a las fábricas, los autos de los trabajadores en las fábricas y en las empresas; ves también la mejora concreta a través de la convenciones colectivas de trabajo; ves también las jubilaciones, que no esperamos a recuperar las AFJP, desde el primer día Néstor tuvo presente 2 cosas: a los viejos con las jubilaciones, será porque él creía mucho en los jóvenes y en los niños, pero también fundamentalmente, tenía un profundo respeto por los grandes porque había visto laburar a su viejo toda la vida, se crió en un ambiente de trabajo y por eso nosotros queremos tanto a los chicos y por eso la educación y tanto a los viejos, porque somos gente hijos de laburantes que teníamos que tener trabajo y asegurada la jubilación para poder tener una vida digna.
Todos estos derechos no son eternos tampoco. Yo quiero que todos tengamos muy en claro esto. Porque cuando pasa un tiempo de que tenés trabajo y que lo lograste con esfuerzo y con tu capacidad, cuando venís de 10 años consecutivos de convenciones colectivas donde siempre lográs un aumento más y mejorar la vida y te pudiste comprar el coche o te pudiste comprar la casa y tenés laburo y tenés educación para el pibe y el pibe puede ir a la universidad, vos pensás, “bueno, esto es para siempre, me lo conseguí yo solito…”.
Mirá, hasta el 2003, nadie tenía nada, bah, mejor dicho, unos pocos tenían todo y todo el mundo la ñata contra el vidrio. Porque el lío se armó…Voy a decirlo con todas las letras porque a mí me tocó ser legisladora y lo viví: mientras los que se quedaban sin trabajo eran, no sé, operarios, y bueno, como el resto más o menos seguía tirando, no pasaba nada; qué lío se armó cuando se quedaron con los ahorros de la clase media y se pudrió toda la República Argentina.
Porque, ¿sabés qué? Cuando vienen esos modelos de Estado que algunos quieren restablecer, primero, empiezan por los que están más abajo, bien, bien abajo, esos son los que primero lo sufren; después, son los trabajadores; después son los pequeños y medianos empresarios y comerciantes que tienen que cerrar sus comercios, sus fábricas, achicarlas; después, van por la clase media y, finalmente, terminan empaquetando a todo el país que se torna invisible.
Porque claro, vieron, cuando la gente pierde su trabajo o no lo consigue o no puede estudiar, bueno, todo termina implosionando como pasó allá en el 2001.
Por eso, cuando digo “yo no soy eterna”, quiero también que se les grabe en la cabeza a todos, que el trabajo que cada uno ha logrado, tampoco es eterno; que los beneficios que cada uno tiene hoy, tampoco es eterno; que lo que consiguió no es eterno. Porque hubo otras épocas en que tuvimos estas cosas.
Yo tengo 60 años y me acuerdo de lo que se logró en la década de los años 40 y 50 y me acuerdo de todo lo que se perdió después cuando vinieron las dictaduras. Pero también me acuerdo, porque es hora de empezar a poner las cosas en claro en la República Argentina ante tanta cosa que surge últimamente, que el 25 por ciento, que las grandes privatizaciones, que la pérdida de Obras Sanitarias, que las 26 empresas que se privatizaron en el Ministerio…se sujetaron a privatizaciones en el ministerio de Defensa, que las líneas telefónicas, que los medios de comunicación, todo eso, no fue durante dictaduras militares, fue durante la década de los 90, en plena democracia.
Yo lo quiero recordar como una reflexión de todos nosotros, porque muchas veces uno cree que lo que tiene es para siempre. Y la vida te enseña por distintos caminos que hay cosas que son inevitables que te la saquen o que se vayan porque es la ley de la vida, la tragedia o la desgracia que le puede pasar a cada uno. Pero los otros, los beneficios sociales, económicos, previsionales, salariales, de vivienda, con el Pro.Cre.Ar. donde estamos llegando a miles y miles de familias de clase media que no podían ser sujetos de crédito bancario y nosotros a través del Pro.Cre.Ar. les estamos permitiendo una casa también con créditos accesibles para que no solamente sean los sujetos de las clases sociales que tienen planes sociales o esa compañera que recién hablaba de Argentina Trabaja que, además de tener cloaca tiene trabajo por el trabajo de ingreso social que creamos allá en el 2009 en la crisis con las cooperativas.
Tengamos claro estas cosas, eh. Yo se los pido porque yo quiero que esto que hemos logrado en esta década sea celosamente custodiado por todos los argentinos. Porque no es mío, no ni siquiera de este Gobierno, es de los 40 millones de argentinos que se lo merecían, que se merecían tener un Estado que se ocupara de las cosas de los que menos necesitaban.
Esos científicos que volvieron, muchos se habían ido a los palos en la Noche de los Bastones Largos.
Ustedes dirán “de qué me está hablando esta mina”. Bueno, para los más viejos, para los más jóvenes, la Noche de los Bastones Largos se produjo en el año 66 en la dictadura de Onganía, cuando la Policía entró, violando la autonomía universitaria en la Facultad de Ciencias Exactas, y sacó a palos a los científicos. Esa fue la época en que Milstein, Milstein, Premio Nobel de Química, emigró del país.
Pero después hubo otra época donde ya no había palos, pero, ¿sabés qué? A los científicos del CONICET los habían mandado a lavar los platos. O sea, en la dictadura en palos, en la democracia te mandaban a lavar los platos. Y los científicos se iban del país, se nos iba lo mejor que habíamos creado como recursos humanos capacitados en las universidades públicas y gratuitas en su gran mayoría. Y no se iban de malos, se iban porque el país no les daba oportunidades, porque era un país que no quería que progresaran.
Por eso necesitamos la memoria, pero no para mirar para atrás; la memoria que nos ayude a mirar con mayor claridad el presente y el futuro, para que ese futuro sea mucho mejor que el que tuvimos que vivir nosotros, los que tenemos más de 50 años que hemos visto padecer a generaciones y generaciones de argentinos.
Por eso les hablo con esta crudeza, con la crudeza que me da la militancia de tantos años, pero por sobre todas las cosas, el sentimiento que siento por la patria, la responsabilidad que siento como argentina y la responsabilidad que siento que le prometí a él cuando se fue y le dije que me iba a romper el alma para que lo que él había hecho, por lo que se había matado y había dejado su vida, siguiera adelante para millones y millones de argentinos.
Por eso, amigos y amigas de San Fernando, amigos de Esteban Echeverría, de Ezeiza, de 3 de Febrero, de Campana, de Tigre, de San Fernando, de todo este país maravilloso que estamos construyendo, los invito a seguir adelante y les pido que me apoyen para poder seguir haciendo estas cosas.
Si no hubiéramos tenido en nuestras Cámaras el número suficiente, no hubiéramos logrado que AySA estuviera haciendo estas cosas para toda la zona norte de la provincia de Buenos Aires, para la zona sur, para la ciudad de Buenos Aires. Aerolíneas Argentinas lo mismo.
Por eso, solamente les pido eso: ayudarme a mí no es ayudar a Cristina Fernández de Kirchner, es ayudarse a ustedes mismos, a sus hijos, a sus nietos y a las generaciones que van a venir y que merecen seguir teniendo un país como este, donde la patria ha vuelto a tener sentido o que ha vuelto a ser algo más que mirar la bandera o cantar el himno.
Muchas gracias, San Fernando; muchas gracias a todos y a todas; que Dios los bendiga a todos, los quiero mucho.
Muchas gracias. (APLAUSOS)

Anuncios

ARGENTINA “Cuando uno elige, hay que hacerlo pensando en el país”, afirmó la Presidenta

28jul13 AYSA 270713fotodepresidencia1
Sábado, 27 de Julio de 2013
“Cuando uno elige, hay que hacerlo pensando en el país”, afirmó la Presidenta

La presidenta Cristina Fernández inauguró este mediodía la ampliación de la planta depuradora Norte (segundo módulo) por parte de la empresa AySA, en el partido de San Fernando, que permitirá brindar servicio cloacal a 300 mil habitantes. Asimismo, inauguró obras de saneamiento en Esteban Echeverría, 3 de febrero y Campana. La Jefa de Estado defendió la recuperación de AYSA y destacó que en la última década se llevan invertidos 33 mil millones de pesos en todo el país en agua y cloacas. “Esto que hemos logrado en esta década no es mío, no es de este gobierno, es de los 40 millones de argentinos, que se lo merecían”, aseguró la mandataria.
La presidenta Cristina Fernández inauguró hoy la ampliación de la planta depuradora Norte (segundo módulo) por parte de la empresa AySA, en el partido de San Fernando Con una inversión de $291 millones, la obra permitirá brindar el servicio cloacal a 300.000 habitantes, que duplicarán la capacidad actual, llevando su producción diaria a 150.000 metros cúbicos diarios de efluentes tratados.
La Jefa de Estado aseguró que “hoy es un día no solamente del agua potable y las cloacas, es un día del medio ambiente y la salud de los argentinos”. Señaló que “el agua, la cloaca, la enterrás, no podés salir a mostrarla por la televisión”, pero resaltó que “sirve para que haya menos chicos enfermos, menos mortalidad infantil, para que haya mejor calidad de vida”.
La Primera Mandataria afirmó que estas obras se pueden realizar gracias a que “hubo un hombre que en marzo de 2006 firmó un decreto rescindiendo la privatización de los servicios de agua y cloacas de la ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires”. Recordó que la vieja Obras Sanitarias “durante la década del 90 había sido privatizada y entregada a una empresa de origen extranjero”. Y apuntó que la planta de tratamientos de efluentes cloacales que esa empresa debía construir “estaba programada iniciarla en el 2019”. “Hubiera sido mejor ponerle “en el día del arquero””, aseveró.
En cambio, Cristina Fernández anticipó que, mediante la gestión de AYSA, la planta de Berazategui que procesa todos los líquidos cloacales del Gran Buenos Aires, se terminará en 3 meses. Indicó que entre Capital y Gran Buenos Aires se llevan invertidos “más de 15 mil millones de pesos en agua potable y cloacas. Y agregó que si se le suma el resto del país, “llevamos invertidos en esta década ganada en todo el país mas de 33 mil millones de pesos en agua y cloacas”.
La Presidenta recordó las críticas que recibió el gobierno cuando Kirchner tomó la decisión de estatizar AYSA, al tiempo que el Frente para la Victoria fue el único bloque que votó la ley “para poder darle agua y cloacas a los habitantes”. “Por eso en la vida hay que elegir, pero cuando uno elige hay que hacerlo en serio, pensando en el país”, enfatizó.
La Jefa de Estado advirtió que “los que tienen plata son los que siempre tienen agua y cloacas, o por lo menos tienen la posibilidad de llevar a cabo su propio saneamiento”. Afirmó que “había que pensar en los que menos tienen”.
Pero indicó que las obras de saneamiento “no solo benefician a los que menos tienen”, ya que señaló que “cuando se mejora el ambiente, los chicos se enferman menos, las mujeres que van a trabajar a sus casas, los obreros, se enferman menos. Entonces esto beneficia a los 40 millones de argentinos”.
“Esto tenemos que pensar los que tenemos la fortuna de que la vida nos permitió tener un trabajo, un mejor pasar, que abrimos la canilla y sale el agua, tener pileta de natación”, advirtió y reiteró la necesidad de “crecer parejo, que es lo que necesita la Argentina y necesita el mundo”.
Aumento de la provisión de cloacas y agua potable
La Presidenta de la Nación sostuvo que de acuerdo a los datos que suministró el último censo, la cobertura de agua subió al 84% de la población y la cobertura cloacal al 53%. Afirmó que “es la primera vez que la tasa de crecimiento vegetativo de la nación es menor que el crecimiento de las cloacas y agua potable”. “Por primera vez en 50 años el censo arroja crecimiento positivo por más de 5 puntos por el agua potable y las cloacas”, remarcó. Y consideró que “esto es un salto cualitativo fenomenal, lo pudimos dar por un salto fenomenal en materia de infraestructura”.
La Jefa de Estado señaló que “la cobertura al 21 de marzo de 2006, en San Fernando era solamente del 59%, en 2013 tiene el 91%”. Además, repasó datos del crecimiento de cloacas y agua potable en varios distritos del Gran Buenos Aires.
En ese sentido, resaltó que el municipio de Vicente López mantiene el 97% de cloacas y de agua que tenía en 2006. Se preguntó: “Qué necesidad tenía Vicente López de que Aguas Argentinas fuera pública o privada, si tenía casi el 100%”. Pero remarcó que “la culpa no la tienen los que tienen, sino los dirigentes políticos que no se hacen cargo para poder resolver las cosas”.
La Mandataria admitió que “allí nos criticaban mucho, porque no se daban cuenta lo que les faltaba a los demás”. Sin embargo, explicó que “lo que pasa es que los medios de comunicación que deben informar, tapaban todo, para que vos pienses que los gobiernos populistas son malos y que mejor sería volver a la década del 90”.
Recordó que un grupo concentrado de medios “cuando las AFJP manejaban los recursos de los trabajadores, pudieron tener plata vendiendo acciones que valían 2 mangos por 20”. Consideró que “tal vez por eso son tan nostálgicos de los 90” y advirtió que “tienen sus representantes en algunas listas”. “Nuestros representantes son los representantes de la década ganada”, subrayó.
Cristina Fernández sostuvo que más allá de los datos, “lo importante es saber por qué te llegan las cosas”. Al respecto, señaló que “no te llegan mágicamente, sino porque el Estado además de recuperar Obras Sanitarias, hoy AYSA, Aerolíneas o YPF, con inversiones muy importantes en infraestructura, logró revertir un modelo totalmente ausente, en un Estado comprometido con las necesidades, no solo de los mas humildes, sino también de los empresarios, de los comerciantes”. Y agregó que a los que se les da el servicio de agua se lo hace “subsidiando por parte del Estado, para tener beneficios por parte de los vecinos y para darle competitividad a la economía”.
Defender lo alcanzado en la última década
La Presidenta recordó que “no había cloacas, no había agua potable, no había trabajo, no había salarios, no había jubilaciones, no había un montón de cosas en la Argentina”. Afirmó que “14 años estuvo congelado el salario mínimo vital y móvil en 200 pesos, como estaba congelada la jubilación en 150 pesos”. “Llevamos en estos 10 años, un aumento del 1700% de ese salario mínimo vital y móvil. Mídanlo con el índice que quieran, pero les puedo asegurar que las cuentas siempre son a favor de los trabajadores en estos 10 años”, sostuvo.
“Lo ves en la ropa de la gente, en las zapatillas que usan los pibes, en los autos usados, en las fábricas que estaban cerradas y volvieron a abrir, porque generamos mas de 5 millones de puestos de trabajo”, remarcó. Asimismo, destacó que los aumentos en las jubilaciones comenzaron antes de la recuperación de las AFJP y remarcó que Néstor Kirchner “tenía un gran respeto por los viejos, porque vio laburar a su padre todos los días”. “Somos hijos de laburantes, que teníamos que tener trabajo y asegurada la jubilación para poder tener una vida digna”, enfatizó.
Por ello, la mandataria aseguró que “estos derechos no son eternos”, al tiempo que pidió “que todos entiendan esto”. “Hasta 2003, había mucho para pocos, y todos los demás con la ñata contra el vidrio”, resaltó.
Lamentó que “lientras los que se quedaban sin trabajo, eran los operarios, no pasaba nada; pero qué lío se armó cuando se quedaron con los ahorros de la clase media”. “Cuando vienen esos modelos económicos que algunos quieren restablecer, primero sufren los de más abajo, luego los trabajadores, luego los pequeños empresarios, luego la clase media y termina empaquetando a todo el país”, puntualizó.
“Yo no soy eterna, pero el trabajo que pudieron conseguir tampoco es eterno”, remarcó Cristina Fernández. En ese sentido, advirtió que “el 25% de desocupación, las grandes privatizaciones, la pérdida de obras sanitarias, las líneas telefónicas, los medios de comunicación, no fue durante dictaduras militares, fue en plena democracia”.
La Presidenta consideró que “muchas veces uno cree que lo que tiene es para siempre, la vida te enseña que hay cosas que son inevitables que te las saquen”. Y señaló que “los beneficios sociales, económicos, salariales, de vivienda” tampoco son eternos.
“Yo quiero que esto que hemos logrado en esta década sea celosamente cuidado por los 40 millones de argentinos. No es mío, no es de este gobierno, es de los 40 millones de argentinos, que se lo merecían”, sostuvo.
Recordó que a los científicos también se los echaba como durante la Noche de los Bastones Largos, o después cuando “ya no había palos, pero a los científicos del CONICET los mandaban a lavar los platos”. “Necesitamos la memoria, no para mirar para atrás, sino para que esa memoria nos permita mejor claridad el presente y el futuro, para que ese futuro sea mucho mejor”, remarcó.
La Jefa de Estado aseguró que seguirá trabajando por “el sentimiento que siento por la patria, la responsabilidad que siento como argentina, y la responsabilidad por lo que le prometí a él (por Néstor Kirchner), para que lo que él había comenzado, siguiera adelante para millones y millones de argentinos”. “Los invito a seguir adelante y les pido que me apoyen para poder seguir haciendo estas cosas”, expresó.
Y concluyó: “Ayudarme a mí no es ayudar a Cristina Fernández de Kirchner, es ayudarse a ustedes mismos, a sus hijos, a sus nietos, y ayudar a un país, donde la patria volvió a tener sentido, y a volver a ser algo más que mirar la bandera”.
La Presidenta estuvo acompañada durante el acto por el gobernador bonaerense Daniel Scioli, el ministro de Planificación, Julio De Vido, el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, el titular de AYSA, Carlos Ben, y el secretario general del sindicato de Obras Sanitarias, José Luis Lingeri.
Plan Director de AYSA y Obras en San Fernando
En el marco del Plan Director de AySA, se lleva a cabo un programa de obras de saneamiento sin precedentes y el más importante de los últimos 50 años, con inversiones destinadas prioritariamente a la expansión de los servicios, a la mejora de la calidad de las prestaciones y del cuidado del medio ambiente.
En la última década, se cuentan 5.685.696 nuevos argentinos con agua potable segura por red y 4.461.713 con cloacas, de modo que la tasa de crecimiento en cobertura, tanto de agua como de cloacas, por primera vez en las cinco últimas décadas mayor que la tasa de crecimiento vegetativo, lo que implica que se está cerrando la brecha de los argentinos que no tienen servicio de saneamiento.
Entre obras terminadas y en ejecución, la inversión total en agua y cloacales había ascendido a 33.094.729.706,00, con lo cual la cobertura de agua, según datos del censo, aumentó del 80% al 84% y en desagues cloacales del 47,2% al 53,18%.
El sistema de saneamiento anunciado en San Fernando permitirá duplicar la capacidad de tratamiento actual de la planta depuradora Norte, llevando su producción diaria a 150.000 metros cúbicos diarios de efluentes tratados. La capacidad de tratamiento será de 0,90 m3 por segundo. Con una inversión de 291 millones de pesos, brindará de esa forma una mejor calidad de vida a más cantidad de habitantes de ese partido y los vecinos de Tigre y San Isidro por dotar de una mayor flexibilidad y confiabilidad al sistema de saneamiento.
La planta de depuración contaba con un módulo y la ampliación corresponde al 2° módulo incorporando dos decantadores primarios, cuatro decantadores secundarios, cuatros cámaras de aireación, un edificio de soplantes, un nuevo edificio para oficinas desde donde se comandará la Planta. Del mismo modo se duplicaron los flotadores de lodos, el digestor, también se realizó el automatismo del módulo 2, y se renovó el del módulo 1.
Obras en Esteban Echeverria, Tres de Febrero y Campana
En videoconferencias con San Fernando, la Presidenta se conectó con los actos que tuvieron lugar en los partidos de Tres de Febrero, Esteban Echeverría y Campana, donde se inauguran obras de saneamiento.
En primer lugar, se comunicó con la localidad de El Jagüel, partido de Esteban Echeverría, donde se inauguró la duplicación de la capacidad actual de la planta depuradora, llevándola de 50.000 metros cúbicos diarios. La inversión inicial es de $221 millones, y llevará el servicio cloacal a 150.000 habitantes. La capacidad de tratamiento es de 0,46 m3 por segundo.
Allí, la mandataria dialogó con la diputada nacional Dulce Granados y el intendente de ese partido, Fernando Gray. Granados aseguró que “esta es una realidad, esta planta de depuramiento de liquidos cloacales para todos los vecinos”, y anticipó que las localidades Carlos Spegazzini y Tristán Suárez, del vecino partido de Ezeiza, “van a poder volcar sus efluentes aquí”. Por su parte, Gray recordó que la planta “fue planeada y diseñada con Néstor Kirchner en 2008”. Y sostuvo que “Aguas argentinas fue privatizada en años oscuros y Néstor Kirchner la devolvió al pueblo”.
En segundo término, la Jefa de Estado se comunicó con el partido de Tres de Febrero, donde se inauguraron las Obras básicas y redes secundarias de ampliación de la red cloacal y nueva estación de bombeo en Churruca, Loma Hermosa y Escalada A. Las obras proveerán los desagües cloacales a un área de 1,5 kilómetros cuadrados del partido de Tres de Febrero, mediante la instalación de 50.000 metros de cañerías que beneficia a 16.415 habitantes, con una inversión de $45 millones.
La diputada nacional Teresa García expresó a la mandataria que con la estatización de AYSA se la puso “en manos de quienes tienen claro que la inclusión es inexorable, porque el agua y las cloacas son un servicio indispensable para los vecinos que hasta hace poco estaban excluidos”. “Esto es posible cuando se trabaja en conjunto con intendentes que priorizan a su gente y que pueden estar seguros que el gobierno nacional les tiende la mano”, afirmó. Por su parte, el intendente de Tres de Febrero, Hugo Curto, reconoció la tarea de Néstor Kirchner, con quien coincidió en la necesidad de “las cloacas y agua”, los cuales son “elementos imprescindibles para la gente, para cambiar la calidad de vida”. Señaló que antes “los vecinos la pagaban y pagaban mas de mil dólares cada vecino. A partir de la venida de Néstor al gobierno, hoy estamos culminando con el 95% de cloacas y 90% de agua y la gente paga solamente el enganche de su casa a la puerta”. Además, resaltó que se llevó a cabo con “mano de obra de las cooperativas de Argentina Trabaja”.
Por último, la Presidenta se comunicó con el partido de Campana, donde se inauguraron 122 conexiones de la planta de tratamiento de efluentes correspondientes al tramo 4, en el barrio Alberdi, con una inversión de $1.026.297,00, que beneficia directamente 600 personas, cerrando anillo de una población de 2000 personas.
La Mandataria conversó con la diputada nacional Juliana Di Tullio, la intendenta local, Stella Giroldi, una vecina y Marcos, un niño con discapacidad que saludó a la Presidenta. Di Tullio recordó que cuando se votó la recuperación de AYSA votó “solo nuestro bloque, el Frente Para la Victoria, nadie nos quiso acompañar en esa decisión”. Por su parte, la intendenta Giroldi recordó que el partido tiene “casi el 95% de agua potable” y alentó: “Sigamos trabajando, sigamos apostando, sigamos con esa fuerza que ud. nos da”.

ARGENTINA Acto de inauguración de la Planta Potabilizadora General Belgrano en Quilmes: Palabras de la Presidenta de la Nación

Acto de inauguración de la Planta Potabilizadora General Belgrano en Quilmes: Palabras de la Presidenta de la Nación
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA FERNÁNDEZ EN EL ACTO DE INAUGURACIÓN DE LA PLANTA POTABILIZADORA, “GENERAL BELGRANO”, EN EL PARTIDO DE QUILMES, PROV DE BUENOS AIRES.
La bocina, el de la bocina – por favor – que no me haga enojar. Le decía a Juan José recién cuando venía: “¿está el de la bocina? Y él me decía: “está Cristina, no lo podemos evitar”. Bueno, mientras hablo – por favor- que no me haga gritar, gracias. Bueno, ¿cómo están todos, cómo están todas? Bien, gracias. Estoy muy contenta de estar acá en Quilmes, en este lugar que es medio histórico. Yo no voy a decir nada, pero en este lugar, cuando vine con Néstor acá, y me acuerdo que… Sí, acá por primera vez apareció un cartelito que no voy a decir qué decía, pero fue acá en este lugar. Ahora ya no es necesario el cartelito porque todos se dieron cuenta, pero bueno… los que saben me entienden.
La verdad que estoy muy contenta de estar aquí, estamos inaugurando la Planta – no me va a salir el nombre, así que perdónenme – de policloruro de aluminio – ¡me salió! – acá que recién acabo de cortar la cinta. (Aplausos). Y ustedes dirán para qué corno sirve el policloruro de aluminio. Bueno es el elemento químico que ya no importamos, o sea sustituimos la importación y que sirve en el proceso de potabilización del agua y que precisamente recién una ingeniera mujer, con dos jóvenes, me explican como está absolutamente computarizado todo el proceso.
Esta planta con la ampliación que tenemos prevista hacer va a servir para proveer de ese instrumento y de todo el complejo también a la Planta Potabilizadora “Juan Manuel de Rosas”, que está en Tigre y que es otra de las grandes obras, junto a la Planta de Tratamiento de Líquidos Cloacales, de Berazateguí, entre tantísimas otras. La que estamos inaugurando hoy – el colector, número 1, de Tigre, que nos explicaba la vecina Alicia lo qué significa en calidad de vida. Los más de 300 mil matanceros más, que van a tener cloacas, agua potable y bueno el agua potable que recién Norma nos invitaba a brindar desde su cocina. Esto tiene números, en la República Argentina. Yo- si me permiten – simplemente en todo el país, porque primero voy a dar lo que es en todo el país y luego lo que hizo AySA, que como ustedes saben, es Capital Federal y 18 distritos porque ahora se incorporó Escobar, del Gran Buenos Aires. Allí está AySA, la antigua Obras Sanitarias de la Nación, con ese edificio emblemático e histórico de la calle Córdoba. (Aplausos y cánticos).
Déjenme decirles – chicos – lo que hemos invertido en todo el país, en toda la Argentina en cloacas y agua potable: 15.400 millones, en el período 2003-2012; más de 3.000 obras. Y acá – me decía Ben muy orgulloso – que en el año 2015; ustedes saben que hay metas del milenio. Las metas del milenio que era que la totalidad de la gente, en el mundo, tuviera agua potable se van a cumplir recién, en el 2020, la del ciento por ciento de agua potable. Nosotros esperamos cumplirlas en el 2015 el cien por cien de agua potable, que cubre acá AySA y en el 2020 las cloacas. (Aplausos).
Millones de personas, millones de argentinos y argentinas, en todo el país, y acá en el Gran Buenos Aires, no digo en Capital Federal porque allí tuvieron agua potable y cloacas siempre. Por suerte para ellos, pero eso no pasaba ni bien trasponía uno la General Paz. De hecho Norma nos contaba, que hace 40 años que vive en Ezeiza y tiene recién agua potable en su casa.
Y yo también recuerdo ¿por qué pudimos hacer todas estás cosas? Pudimos hacer todas estás cosas porque un hombre, que hoy no está, tomó la decisión – avalada por el Parlamento, es increíble, el tomó la decisión como Presidente y yo era Senadora y me acuerdo que fui uno de las que intervino en el debate parlamentario – cuando se decidió revocar la concesión a Aguas Argentinas, a Suez, la compañía francesa que no había cumplido con nada. Y me acuerdo porque… chicos los franceses no tienen nada que ver, son algunos empresarios, no nos equivoquemos que muchas veces los empresarios son iguales en todas partes, guarda. No equivoquemos el vizcachazo, no agarremos el vizcachazo que a los franceses miren lo que les está pasando y las decisiones que también tienen que toma. Entonces no nos equivoquemos, en todo caso los empresarios, algunos empresarios y algunos dirigentes políticos de nuestro país, que creyeron que justamente nada menos que el agua y las cloacas, que paradojalmente quienes más lo necesitan son los que menos dineros tienen para poder pagarlas podían ser objeto de privatización y no de intervención y cobertura estatal. Y me acuerdo que cuando se tomó aquella decisión – y si no relean un poco las crónicas de la época- todos titularon que habíamos quedado afuera del mundo, páginas editoriales enteras, hasta un conocido periodista fue condecorado en la Embajada por su defensa a todo furor de esos intereses.
Yo si me acordaba, no del embajador francés, por quien tengo mucho respeto, me acordaba de los vecinos de Berazategui – y vos Juan José Mussi, que me estás viendo de La Matanza te debes acordar – cuando iban a la Plaza de Mayo y cortaban también la ruta acá, porque toda la porquería que salía – y no quiero decir el nombre porque queda feo y soy la Presidenta y no hay que ser maleducada – se la tiraban y se la siguen tirando todavía acá, en Berazategui hasta que esté terminada una obra, que demanda más de 500 millones de pesos y que estamos ejecutando para el tratamiento de los líquidos cloacales. (Aplausos).
Y me acuerdo que decían que se venía prácticamente el mundo abajo, que quedábamos aislados del mundo porque habíamos tomado la decisión soberana y necesaria, porque no tenían plan. Yo le pregunta recién a la Ingeniera que me explicaba toda esta modernísima planta del policloruro de aluminio – mira estoy bárbara hoy en química – si estaba contemplado en el plan de negocios de Suez. Y no estaba contemplado directamente y la obra que estamos haciendo en Berazategui, si no me deja mentir Juan José Mussi, recién estaba proyectada para empezar, en el año 2019. Esa es la verdad y nosotros la estamos terminando ¿cuándo Julio? El año que viene, me dice Julio, estamos terminando la obra. (Aplausos). También estaba mirando en este hermoso librito, que hizo Aguas Argentinas, que le pedí a Ben que lo haga más sencillito, más baratito y que le podamos distribuir en cada una de las casas de los vecinos, conjuntamente con los datos nacionales, para que sepan el esfuerzo que significa esto.
Cuando tomamos AySA, en el año 2006, no había nada: ni camiones, ni hidroelevadores, nada. Recién recorrimos parte de los 874 nuevos vehículos que tiene AySA para cumplir sus tareas, comprados por esta administración. (Aplausos). Y después cuando muchas veces nos dicen, escuchamos y leemos que no da rentabilidad esto. Venía con Parrilli recién, con Oscar Parrilli el secretario general de la Presidencia, y como saben ustedes él es original de Neuquén, tiene su casa en Neuquén. ¿Cuánto pagás Parrilli por mes? Parrilli paga, en Neuquén, donde es provincial también la empresa de servicios públicos y además no está, porque vive acá, tiene un sobrino que le cuida la casa, pero no quiero contar la vida de él. Parrilli paga 150 pesos, por mes, de agua. ¿Cuánto pagás acá, en Capital Federal, bimensualmente, Parrilli con AySA? 34 pesos paga. Esto también obliga a que nosotros, los argentinos, los que tenemos responsabilidades institucionales, los que tenemos responsabilidades ciudadanas, en definitiva, porque no hay ciudadanos irresponsables. Unos tendrán más responsabilidad y otros tendrán menos responsabilidad. Pero también nos obliga a replantearnos qué es y adónde van nuestros impuestos. Y van precisamente a este tipo de obras, y que seguramente en algún momento… Ya veo que mañana titularán: “Cristina dijo que mañana aumenta el agua”. Sí, sí, ya lo veo venir, pero realmente es un esfuerzo que hace el Estado Nacional, que hace AySA porque el presupuesto de AySA no lo paga ningún otro gobierno, lo paga el Gobierno Nacional para dar precisamente este servicio. (Aplausos).
Y yo me acuerdo, que parecía que se caía el mundo, cuando tomamos aquella decisión, que fue una decisión como todas y la mayoría de las decisiones cuando nos ha tocado hacerlo, no son decisiones tomadas desde la ideología, desde una xenofobia, desde posiciones populistas, nacionalistas. No, simplemente el desastre que muchas empresas concesionadas habían hecho con los servicios obligó al Estado Nacional a tomar cartas en el asunto.¿Qué más fácil hubiera sido que todo hubiera andado bien y entonces no hubiéramos tenido que tomar intervención? Y que no me digan que no hacían las cosas por las tarifas, porque ya venían horribles desde antes, y nosotros empezamos en el 2003, que no vengan con cuentos. Pero lo importante es recordar todo esto para saber cómo podemos, y cómo somos capaces los argentinos de hacer un manejo eficiente de la cosa pública. Y yo creo que el caso de AySA, con sus obras emblemáticas, con la obra de María – ese retrato que me regaló recién Juan José Lingeri – es un momento muy especial: fue el primer acto que yo hice, creo luego de las elecciones de octubre, y fue en Virrey del Pino. Fuimos a una casa donde estaba María, que me debe estar viendo, porque le regalamos un televisor un poquito más grande. Ella me llevó a su piecita, donde tenía un televisor muy chiquito y me decía. “yo lo único que te pido es un televisor un poquito más grande para poder mirarte mejor”. Y le dimos el agua y ella me contó que antes de que llegará Néstor en la calle no había pavimento – recién yo escuchaba a Norma hablar del pavimento de Ezeiza – y no había pavimento ni luz en Virrey del Pino y ese día, cuando yo fui, ya estaba el pavimento que había hecho Néstor, ya estaba la luz, que también había sido hecha durante su gobierno y yo, en ese momento, le llevaba el agua, como lo hemos hecho en todos y cada uno de los rincones de esta bendita provincia. Hemos llevado pavimento en toda la provincia; planta de tratamiento de líquidos cloacales, viviendas, agua corriente, obras de gas. (Aplausos). Eso en lo que hace a infraestructura, ni que hablar en lo que hace al modelo macroeconómico además, que permite que pueda tener Norma su cocina; que pueda tener su trabajo, o su pensión o su jubilación. Esta Argentina que hemos recuperado a fuerza de trabajo, a fuerza de compromiso, y también a fuerza de muchas veces tener momentos de confrontación con intereses reducidos, pero muy poderosos que necesitan que la gente sea careciente para poder seguir con un patrón de acumulación, que finalmente había implosionado y que algunos todavía añoran. Es curioso que algunos todavía no se hayan dado cuenta, porque podía pensarse que aquel modelo, patrón de acumulación basado en el dinero mismo, en el capital por el capital, sin trabajo, sin producción había sido un error de los argentinos, a partir de la convertibilidad. Aquí fue más grave porque hubo una convertibilidad, pero fuera de aquí, cuando el patrón de acumulación del capitalismo se transforma únicamente en creer que el dinero se reproduce a sí mismo estamos como estamos en el mundo actual. Y tenemos que aprender a valorar lo que hemos logrado, y a cuidar lo que hemos logrado. (Aplausos).
Yo estoy segura del gran sacrificio que él hizo por fundar las bases de este modelo de país, cuando decidió reestructurar la deuda, y todos le decían que estaba loco, que nadie se la iba a aceptar, que nos íbamos a quedar afuera del sistema. Ya nos han pronosticado 20 salidas del mundo, casi deberíamos andar por Marte o Saturno. Pero decían que estaba loco, cuando decidió pagar al Fondo Monetario Internacional; que estaba loco cuando, en Mar del Plata decidió, junto a otros presidentes latinoamericanos, que teníamos que darnos un sistema de comercio que nos fuera propio, de la región, y no atarnos a un sistema que manejarán otros. Tantas cosas, tantas historias… cuando durante mi gobierno decidimos recuperar la administración de las AFJP también nos pronosticaron allí la caída del mundo. Y en cada uno de esos momentos, sobre todo durante mi gobierno, porque él siempre me decía. “yo tuve dentro de todo una suerte que vos no tuviste, estaban tan asustado todos de lo que había pasado en el 2001, que conmigo se refrenaron en muchas cosas, pero cuando llegaste vos pareciera como si se hubieran desatado”. Después me reconoció, después de mucho tiempo porque yo le decía que era por ser mujer. Y él me decía: “no, no es por ser mujer”. Y me discutía y me discutía, hasta que un día me dijo: “sabés, querés que te diga algo. Me parece que tenés razón. Un poco de las cosas que te hacen, te las hacen porque sos mujer. No tengas dudas”. (Aplausos). Pero él me decía siempre que había sido tan grande el susto, allá en el 2001, cuando ningún empresario, ningún banquero, ningún político podía salir a la calle porque cuando era reconocido era zamarreado, en el mejor de los casos… cuando luego se las pasó el susto y vinieron etapas nuevas, etapas donde ya habíamos reestructurado una parte importante de la deuda, donde las cosas comenzaban a salir mejor, donde habíamos acumulado reservas algunos se olvidaron y me hicieron una cuantas corridas bancarias, una cuantas cosas, que por allí siguen muchas veces intentando, cada vez menos porque cada vez les sale peor. Pero lo cierto es que los argentinos tenemos que darnos cuenta que el estar mejor nos debe llevar no a creer que ya está todo bien y todo terminado, y menos en un mundo tan complejo, como el que estamos viviendo y se está cayendo abajo.
Yo cuando a veces escucho algunos planteos, cuando escucho algunos discursos y veo lo está pasando en Europa, lo que está pasando en Estados Unidos, digo yo, pero dónde están, fundamentalmente en Europa, que hoy está ahí casi el centro de la crisis y que finalmente se termina expandiendo como una inmensa mancha de aceite al resto, como van cayendo los gobiernos unos y otros.
En el próximo G-20 prácticamente creo que seremos dos o tres los que estamos originalmente del primer G-20, que era cuando Bush… miren lo que les estoy hablando. Parece que estuviera hablando de hace dos siglos y no estoy hablando de hace dos siglos, estoy hablando apenas del año 2008, donde se reunió el primer G-20, o sea todavía no han pasado del septiembre del Lehman Brothers cuatro años. Algunos parece que se olvidarán o que no vieran lo que está pasando.
Por eso, yo le pido a todos los argentinos, en todos los lugares y en todos los espacios: trabajadores, estudiantes, empresarios, docentes, investigadores, científicos, al ciudadano común, a todos un gran ejercicio de responsabilidad, pero no porque le convenga al gobierno o al partido de turno, sino porque es lo que necesita la Argentina para poder seguir creciendo: responsabilidad y sensatez para de todos y cada unos de sus 40 millones de habitantes. Créanme que yo estoy poniendo un gran esfuerzo personal, que no me gusta porque no soy… y en esto me acuerdo de un reportaje y me hace reír, me acuerdo porque me hace reír, si no me pongo a llorar. Estábamos en Cartagena y estaba preparándome para ir a una reunión y le estaban haciendo un reportaje a Pepe Mujica, desde la CNN, en su vieja chacra, en las afueras de Montevideo. Y le preguntan al Pepe, la periodista de CNN, toda muy engolada, bueno usted que es uno de los héroes, como Mandela y lo compara con Mandela, como un héroe, que estuvo catorce años en un pozo, presos como en las horribles condiciones en que estuvo Mandela. Y Pepe la para y le dice: “no, no, no un momentito que yo no soy ningún héroe. A mí me tuvieron ahí porque me agarraron, yo me estaba escapando. Así que yo de héroe nada”. Bueno ese momento me hizo reír mucho, esa anécdota de Pepe me hace reír mucho.
Y la verdad que hay que poner mucho esfuerzo personal, mucho trabajo, mucho seguimiento en la gestión de gobierno, estar en todos lados, todo el tiempo, desde las grandes cosas macroeconómicas hasta las más pequeñas para poder gestionar el país. Yo cuando veo todo el tiempo que insume y demanda estar detrás de las cosas. Yo creo que me entero de la mayoría, pero estoy segura, absolutamente convencida de que no entero de todas, me imagino lo que debe haber sido otras etapas, donde me cuentan que los Presidentes ni siquiera iban a la Casa de Gobierno, o tal vez dejaban o delegan en tal o cual ministro las cosas y simplemente hacían apariciones mediáticas. Yo la verdad que les digo que hay que hacer un gran esfuerzo, el país necesita de gobernantes con un gran compromiso por el trabajo y fundamentalmente con la decisión política de enfrentar intereses minoritarios, pero que siempre existen. No hay que tener miedo, ni rasgarse las vestiduras, es casi la vida y fundamentalmente cuando uno administra un país los intereses económicos con los que hay que articular y siempre cuando uno toma las decisiones pensar en el conjunto de los 40 millones de argentinos por sobre todas las cosas. (Aplausos). Aún cuando muchas veces haya que decirle que no a alguno de esos 40 millones. Porque muchas veces hay que decir que no. Y decir que no a los políticos no les gusta. Yo digo siempre que algunos políticos, si fueran mujer, tendrían por lo menos 40 ó 50 hijos, pero la verdad muchas veces tenés que decir que no, y es antipático tener que decir que no, o decir no, esto se va por acá o por allá, pero no hay otra forma de conducir el país. El que les diga y él que quiera quedar bien con todos, yo les puedo asegurar, que él que quiere quedar bien con todos, finalmente, no termina quedando bien con nadie porque se viene todo abajo. Es imposible quedar bien con todos, lo que sí tenemos, lo que sí podemos, lo que sí debemos es quedar bien con el país y con la historia, con esos sí se puede. Con esos se puede y se debe, además, quedar bien, con el país, con su historia, y con su pueblo. (Aplausos).
Por eso, en este día de festejo para quilmeños, matanceros, la gente de Ezeiza, la gente de Tigre, para toda la provincia de Buenos Aires, también para el país, la República Argentina, porque cuando se inauguran obras tan importantes, cuatro obras importantísimas es una fiesta para todo el país que podamos inaugurar obras, que además de mejorar la calidad de vida, de generar infraestructura le dan trabajo a miles y miles de argentinos. Por eso mi compromiso siempre con ustedes a no desfallecer y a saber que tenemos en cada uno de nosotros la responsabilidad de construir una historia colectiva de todos los argentinos diferentes a estos 200 años de tantos desencuentros y tantos enfrentamientos. Por eso la unidad y la organización a la que convocamos el otro día a miles de jóvenes, cuando me tocó estar en Ezeiza, no fue una frase cualquiera. Unidos y organizados es la única manera de seguir adelante, los que planteen divisiones, los que se creen más vivos los unos que los otros miren a esos finalmente se los lleva puesto la historia.
Por eso sigamos adelante con fuerza, con fe y con patriotismo en la Argentina por todo lo que hemos hecho y por lo que vamos a hacer, que todavía va a ser mucho mejor. Gracias a todos. (Aplausos).

ARGENTINA “Unidos y organizados es la única manera de seguir adelante”, destacó la Presidenta en Bernal

Martes, 08 de Mayo de 2012
“Unidos y organizados es la única manera de seguir adelante”, destacó la Presidenta en Bernal

La presidenta Cristina Fernández inauguró esta tarde la nueva planta que se utilizará para el proceso de potabilización en la planta “General Belgrano” de AYSA en Bernal, partido de Quilmes. Además, se comunicó con autoridades de los municipios de Tigre, Ezeiza y La Matanza donde también se inauguraron otras obras de la empresa. La Jefa de Estado pidió “a todos los argentinos un gran ejercicio de responsabilidad, porque es lo que necesita la Argentina para seguir creciendo”.
La presidenta Cristina Fernández inauguró hoy la nueva Planta de PAC (Fabricación de policloruro de aluminio para el proceso de potabilización) en la Planta Potabilizadora “General Belgrano” de la empresa AYSA ubicada en la localidad bonaerense de Berazategui. La nueva Planta de PAC demandó una inversión de $ 55.600.000 y que, con la ampliación que se está llevando a cabo actualmente, llevaría ésta a una inversión total de $ 70 millones.
La Presidenta de la Nación puntualizó que AYSA lleva invertidos 15.400 millones de pesos en el periodo 2003-2012 y realizadas más de 2 mil obras. Anunció además que el gobierno espera cumplir en 2015 con las metas del milenio del 100% de personas con agua potable, y en 2020 con el 100 por ciento de cloacas.
La jefa de Estado afirmó: “Pudimos hacer todas estas cosas, porque un hombre que hoy no está tomó la decisión, avalada por el Parlamento” de revocar “la concesión de la empresa Suez, que no había cumplido con nada” de lo previsto en el contrato. Aseguró que la responsabilidad es de “algunos empresarios y algunos dirigentes políticos de nuestro país, que justamente el agua y las cloacas, que los que menos tienen son los que más lo necesitan, creían que podían ser objeto de privatización”.
Recordó que al momento de revocar la concesión de la antigua Aguas Argentinas “se decía: quedamos afuera del mundo. Hasta un conocido periodista fue condecorado en la Embajada” de Francia, y remarcó que el gobierno tomó en ese momento “una decisión soberana y necesaria”.
Cristina Fernández señaló que “la obra que estamos haciendo en Berazategui, recién estaba proyectada para empezar en 2019” y aseguró que el gobierno piensa terminarla “el año que viene”.
Por otra parte, comentó el caso del secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, quien “paga 150 pesos por mes de agua. En Capital Federal paga bimestralmente 34 pesos”. “Esto también obliga a que nosotros, los argentinos, los que tenemos responsabilidades institucionales, ciudadanas, a replantearnos qué es y a donde van nuestros impuestos. Van a estas obras”, enfatizó.
La Presidenta aseguró que “no son decisiones tomadas desde la ideología, desde posiciones populistas, nacionalistas. Simplemente el desastre que habían dejado algunas empresas concesionarias de servicios, obligó a que el Estado pusiera manos en el asunto”. Y afirmó que es necesario “recordar todo esto para ver cómo somos capaces los argentinos, para hacer un uso eficiente de la cosa pública. El caso de AYSA es un ejemplo”.
La Jefa de Estado destacó la figura del ex presidente Néstor Kirchner, de quien señaló que “cuando decidió la reestructuración de la deuda, decían que estaba loco. Ya nos pronosticaron como 20 salidas del Mundo, ya deberíamos estar por Marte o Saturno”. “El decía siempre que había sido tan grande el susto en 2001, cuando ningún empresario, ningún político podía salir a la calle, porque en el mejor de los casos eran zamarreados; cuando ya se les había pasado el susto, algunos se olvidaron y me hicieron unas cuantas corridas”, subrayó.
Asimismo, la mandataria pidió “a todos los argentinos, al ciudadano común, un gran ejercicio de responsabilidad, no porque le convenga al gobierno de turno, sino porque es lo que necesita la Argentina para seguir creciendo: Responsabilidad y sensatez”.
Cristina Fernández consideró que “el país necesita de gobernantes con gran contracción por el trabajo y con la decisión de enfrentar intereses minoritarios”. Y agregó que “cuando uno toma las decisiones, (debe) pensar en el conjunto de los 40 millones de argentinos, por sobre todas las cosas”.
En ese sentido, sostuvo que “decir que no a los políticos no les gusta; si algunos políticos fueran mujer, tendrían 40 o 50 hijos”. “Es imposible quedar bien con todos. Lo que si debemos es quedar bien con el país y con la historia. Con eso se puede y se debe quedar bien”, enfatizó la mandataria.
Por último, la Presidenta, afirmó que “la unidad y la organización, a la que convocaron el otro día miles de jóvenes, no fue una frase cualquiera”. “Unidos y organizados es la única manera de seguir adelante. Los que planteen divisiones, o se crean más vivos los unos que los otros, a esos se los lleva la historia”, concluyó.
La Jefa de Estado estuvo acompañada en el acto por el gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli; el ministro de Planificación, Julio De Vido; el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli; el intendente del Partido de Quilmes, Francisco Gutiérrez; el presidente de AYSA (Agua y Saneamientos Argentinos S.A.), Carlos Ben; el Secretario General del gremio sanitario, José Luis Lingeri y otras autoridades.
Videoconferencias con Tigre, Ezeiza y La Matanza
Mediante sendas videoconferencias, la Presidenta se comunicó con autoridades de la empresa y de los municipios de Tigre, Ezeiza y La Matanza, lugares donde también AYSA inauguró otras obras de fundamental importancia, a saber: obras de saneamiento en el Colector Oeste – Tigre – Tramo 1 y en el Sistema Sudoeste (Aldo Bonzi), beneficiando a 790 mil habitantes y la expansión de los servicios tales como desagües cloacales en la Región Oeste (Ituzaingó y Morón) y en la Región Sur (Almirante Brown) y agua potable en Ezeiza, beneficiando en este caso a 64 mil habitantes.
Nueva Planta de PAC en Bernal
La Planta de PAC, que ocupa una superficie de 8.600 m2, es de última generación, con una automatización casi total que facilita la obtención del producto con la calidad y en la cantidad que AYSA necesita, estando equipada con sistemas de vigilancias, alertas y emergencias de primera línea.
La misma posee un concepto ambientalmente amigable ý de mínimo impacto; optimizando las condiciones de seguridad y salud ocupacional. La asistencia del proveedor de la tecnología en forma constante brinda flexibilidad en cuanto a operatividad, mejora y actualización de procesos.

ARGENTINA Inauguración de las oficinas de la empresa Globant: Palabras de la Presidenta de la Nación

Inauguración de las oficinas de la empresa Globant: Palabras de la Presidenta de la Nación
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN EN LA INAUGURACIÓN DE LAS OFICINAS DE LA EMPRESA GLOBANT Y REALIZACIÓN DE DOS VIDEOCONFERENCIAS, DESDE INGENIERO BUTTY, CAPITAL FEDERAL.
Bueno, hola ¿qué tal a todos y a todas; acá no voy a hacer nada de discurso, de encabezamiento y toda esa cosa de protocolo que siempre se hace, porque estamos en un ambiente más desestructurado. Yo te escuchaba recién y quiero empezar por el final de las palabras de Martín porque él decía que con este desarrollo tenemos que porque no soñar que en el futuro también salgan los googles, de aquí, de la Argentina. Y él a lo mejor no me escuchó en algunos otros discursos que yo he dado, cuando hemos lanzado, por ejemplo, las netbooks, el programa de “Conectar Igualdad” o todo lo que es la promoción de software. Yo siempre digo si los argentinos que por ejemplo nuestros chicos juegan a la pelota, desde muy pequeños, y además de jugar a la pelota tienen una muy buena alimentación proteica, que también tienen que ver con las neuronas, nadie mejor que ustedes lo saben, y fuimos capaces de generar un Maradona o un Messi, yo digo si nosotros que estamos dándole, hoy, a nuestros chicos en todas las escuelas secundarias una netbook, si además tenemos recursos humanos muy calificados, además cambiamos todo el sistema de becas y estamos incentivando muy fuertemente todas las carreras duras; ayer recibí a uno de los chicos que había despedido cuando fue a Holanda, a Ámsterdam, y ganó el premio, la Medalla de Oro, en las Olimpiadas Mundiales en Matemáticas. Lo ves y no podía dejar de ganar: anteojitos; pelito, no, no, no, yo dije – te juro – ¿vos te acordás, vos estabas? Yo dije este gana algo porque con esa cara, tiene cara de genio. El chico tiene cara de genio y ganó y cuando me dijo Alberto Sileoni: “che, viste que vos estabas… uno ganó la Medalla de Oro”. Pregunté: ¿cuál fue, el de la esquina, el de los anteojitos? No sé cuál. Le dije que averiguara y me dijo: “Sí, el de la esquina, el de los anteojitos ganó la Medalla de Oro”. No te dije. Pero los otros dos chicos se vinieron con dos medallas de bronce y una de las chicas con la de plata. Me hubiera gustado que también ella ganara la de Oro, pero bueno no pudo ser.
Y yo estoy convencida absolutamente que si nosotros persistimos en este camino vamos a triunfar. Tampoco – Martín – es casual que hayamos decidido, cuando quisimos conmemorar el Bicentenario, en el año 2010, que el Bicentenario terminara con Tecnópolis. No lo hicimos el año pasado, pero finalmente lo hicimos este año y creo que ahí en Tecnópolis está la síntesis de lo que nosotros pensamos que tiene que ser la Argentina. Vos recién decías que la Argentina no podía ser solamente productora de comodities y demás y yo la verdad que coincido con eso también. Y por eso lanzamos Tecnópolis que es los comodities y todo lo que hacemos los argentinos, pero totalmente atravesados por la ciencia y la tecnología.
Yo contaba, el otro día, en la presentación del Programa Agroalimentario que cuando cloné a la oveja Victoria, que ya nació y tuvo una hija. Mira vos, Victoria tuvo una hija que se llama Libertad, además, parece una canción esto, la cloné no con instrumentos digamos de veterinaria, si no con un teclado en una computadora, en un software, donde me dijeron: “aprieta acá ya” y se produjo la clonación a través de un programa de software. La oveja nació, yo la bauticé y estaba el otro día allí. Eso es lo que yo digo, y además el otro día reunida también con empresarios que me visitaban les hablaba de esto. Yo soy una apasionada, pese a que no manejo computadoras, ando con tres kilos de papeles, más o menos, mis secretarios sacan músculos porque andan con los papeles, pero la verdad que no quiere decir que porque no sea médica no me deslumbre la medicina, ni porque no maneje una computadora y me maneje como la generación mía con papeles todavía no me deslumbre esto que me parece un salto similar o más importante todavía de lo que debe haber sido la escritura con Gutenberg. Digo que es más importante porque el tema de las imágenes, de poder proyectar las imágenes, de vernos, de desarrollar y hoy el software que algún vez lo pensamos únicamente para una computadora o para estos adminículos y hoy lo tenemos que desarrollar en toda la industria, Martín.
Y en esto te pido una ayuda, vos estás trabajando mucho para el desarrollo del software pero nosotros tenemos que meternos en todas las ramas de la industria, porque un lavarropas tiene que tener software, una heladera tiene que tener software, nuestras autopartes tienen que tener software, todo eso tiene que tener software porque vamos hacía eso.
Y entonces yo quiero convencer a todos nuestros empresarios que la competitividad de la Argentina, o sea la posibilidad de generar más riquezas va a estar muy ligada al alto grado de tecnología en esto del sistema de software. Por eso lanzamos la ley, por eso ya tenemos más de 700 millones de pesos, aplicados en beneficios fiscales, pero fíjense ustedes más de 600 millones de exportaciones en contenidos de software. Fíjense es una inversión realmente que hace el Estado, en materia impositiva, que se traduce en lo que vos recién decías, una cosa que me impresionó mucho, que nunca la había pensado, pero que también marca una diferencia. Vos me decías que cuando se te van todos tus empleados se te va todo tu capital. Una cosa que me llamó mucho la atención, mira que yo soy también creativa pero no se me había dado esa imagen tan fuerte. Porque es cierto: al productor le queda el campo, la maquinaria; al industrial le queda todo lo que es la maquinaria, pero a vos se te van los pibes estos, que son los genios que están ahí con esas máquinas, que me estuvieron explicando todos esos procedimientos y ahí se te fue todo tu capital. Ese es tu capital, ese es tu recurso, está como el decía está entre las dos orejas y la verdad es que es fascinante.
A mí me apasiona mucho todo esto, además de esto tengo que lograr que también toda la gente tenga agua potable. Por eso tengo que hacer esa obra impresionante. A ver Julio si me haces acordar los números porque me voy a olvidar. ¿Cuánto teníamos en el 2003? Teníamos 11 millones de personas sin agua y 20 millones sin cloacas en la Argentina; hoy tenemos con el crecimiento que hubo, porque no es que nos quedamos en esos 20 millones, entre el 2003 y ahora nació mucha gente, crecimos bastante del 2001 a acá, somos 40 millones y hemos dado agua – comparativamente – en el 66 por ciento teniendo en cuenta el crecimiento que tuvimos, y en materia de cloacas creo que es algo así del 46 por ciento. Nos falta un montanazo todavía, y al mismo el arte. Todo junto porque esto es también la responsabilidad de conducir un país, el del arte también es otra también de mis debilidades – como ustedes sabrán – y la verdad que poner nuevamente en marcha el Museo “Ernesto De La Cárcova”, donde ustedes ven cómo se reproducen las grandes obras y donde nuestros estudiantes de arte estudian, a escala total, cómo son todos los estilos, desde los egipcios, los asirios, etc. Eso estaba prácticamente destruido y hemos reconstruido, entre otras cosas, y entre otras universidades, en este caso una escuela de Arte, el Instituto “Ernesto De La Cárcova”. Todo esto junto, y además todo esto del software y del crecimiento, en definitiva, de la Argentina.
Y todo esto lo tenemos que hacer todo al mismo tiempo. Y yo paso de hablar con Martín Migoya y sus socios y los chicos de Globant a un barrio donde tengo que ir a llevar el agua potable y de ahí salto a un pueblito perdido en la Patagonia o en el norte del país a inaugurar una escuela entre los indios wichis en el norte o en alguna comunidad muy lejana en el sur y, al mismo tiempo, recibo los reclamos de alguno que le falta tal cosa, le falta tal otra y de los productores…
Esto es, en definitiva, pero, bueno, para hacer todo esto había que ser también lo que vos contaste al principio cuando se reunieron un día a tomar cerveza vos y tus tres socios y tuvieron esta idea y mucha gente les decían que estaban locos.
Y yo encuentro también un cierto paralelismo entre vos y tus socios conmigo y con quien era mi socio, que ya no está, mi socio de vida, Néstor, que también nos decían “estos dos son dos locos que no van a poder, que no, que bueno, que…lo que proponíamos y lo que decíamos no se podía hacer, que no, que sí, que si ibas contra el Fondo, no sé, te llevabas puesto el país, que si no hacías tal cosa, que si no pagabas exactamente todo lo que decías, hasta el último centavo de lo que les habían llevado entre…para hacerlo de un eufemismo elegante, se caía el mundo, que si te enfrentabas o discutías los intereses del país te iba a ir mal, que estábamos locos”.
¡Cuántas veces…! A él le decían “el loco” mucho, yo lo sé. Y bueno, cuántas veces a mí también me dijeron loca.
¿Sabés que pasa? Para hacer cosas como Globant o para encarar el desafío que es transformar un país como la República Argentina, con todas las potencialidades y con todos los recursos, hay que estar a veces un poco loco, pero loco en serio y loco de los buenos, porque los hay de los malos también. Creo que somos, en definitiva, locos de los buenos que queremos transformar, que tenemos una pasión por ser el número 1.
Me parece bárbaro que Globant quiera ser la número 1 en desarrollo de contenidos de software y creo que lo pueden lograr. Yo quiero que también la Argentina sea uno de los mejores países del mundo, que ofrezca oportunidades para todos los que viven y nacen aquí, que no se tenga que ir ningún chico más.
Me emocionó mucho alguien de Cañuelas que decía que pensaba que se tenía que ir del país y, bueno, y que por Néstor y demás y todo lo que pasó se quedó y ahora está trabajando aquí en Globant.
Yo la verdad que me siento muy feliz de estar aquí, me siento en un lugar que lo siento como propio. Primero, porque hay mucha gente joven; el promedio de esta empresa, se lo pregunté recién a Martín, es de 26 años. Obviamente, no puede ser de otra manera. El lenguaje este, es un lenguaje de los jóvenes. Yo la veo a mi hija de 21 años.
Vos fijate que yo estaba en una empresa automotriz el otro día y me decían que era un poco más elevado, 31 años aproximadamente. Pero vos te das cuenta que la edad también determina y, bueno, yo no creo que me vuelva fanática de la computadora, pero sí cada vez estoy más fanática de desarrollar y promocionar este tipo de industrias, de actividades económicas porque yo creo que ahí está la clave, no de lo que viene, de lo que ya está y que se va a profundizar no tengas dudas en los tiempos que vienen.
Por eso, quiero decirle a Globant y a todo el sector que sabe de nuestro compromiso, que vamos a seguir trabajando muy fuertemente y por eso estamos profundizando el programa Conectar-Igualdad. Por eso yo les decía recién a los chicos que estaban desarrollando software también para Conectar-Igualdad o para Educ.ar que tenemos que meter la educación de otra manera. Porque, evidentemente, si un chico puede estar cinco o seis horas frente a una computadora, no es un chico que no quiera estudiar; nadie que es capaz de estar sentado seis horas frente a una computadora y prestándole atención a un objetivo fijo como es la pantalla, no tiene aptitudes para aprender. Son las dos aptitudes básicas para aprender: sentarse y tener poder de abstracción y poder concentrarse y hacer una actividad.
Por lo tanto, creo que lo que tenemos y que lo que hoy está en discusión, es el gran desafío de la educación, no solamente aquí, sino en el mundo entero. Esta es una cosa que la he charlado con muchos otros jefes de Estado, cambiar los métodos de aprendizaje porque, evidentemente, si esto pasa con los jóvenes de 26 años que nos hablan un lenguaje y tienen aptitudes y habilidades que nosotros ya no vamos a aprender, porque también tenemos que saber que es la ley de la vida, van a venir otros más jóvenes que ellos también…Siempre va a haber alguien más joven, chicos acostúmbrense, siempre hay alguien más joven, yo me acostumbré ya.
Así que, me parece que este es el desafío que tenemos que tener desde todos los sectores, no solamente, como algunos creen, desde el ministerio de Educación. En Educación está la cabeza, digamos, pero, en realidad, son todos los otros sectores los que tienen que coadyuvar para que la educación se pueda transformar. Creo que este es uno de los grandes desafíos que tiene la Argentina y que, como tantos otros, lo estamos dando y lo vamos a profundizar.
Yo quiero, Martín, a vos y a tus socios y a toda tu familia, a Carola, que te aguantó, a Facundo, que por ahí está Clerc, que debe estar por allí también, y los otros chiquitos divinos, se produjeron todo cuando yo venía, me encanta, están todos divinos, Facundo también, quiero agradecerles profundamente.
¿Sabés qué? No solamente esta empresa fantástica, líder en América latina y prontamente yo creo que líder en el mundo, ¿vos sabés qué quiero agradecerte? La confianza en el país y la confianza en ustedes mismos. Nadie que no tenga autoestima personal, puede hacer lo que ustedes hicieron y además, hacerlo aquí también en la Argentina. Gracias por la autoestima personal sin la cual es imposible querer al país.
Yo siempre digo que uno no puede querer a los demás si no empieza también queriéndose y respetándose uno mismo.
Así que, felicitar a los cuatro socios, que están sentaditos ahí, a los locos, y a todos los globers jóvenes, divinos, chicos y chicas que me estuvieron explicando con mucha pasión, con mucha convicción y, fundamentalmente, con mucho conocimiento. Y gracias también por tu programa con sectores vulnerables, creo que es una cosa muy buena, el tema de responsabilidad social empresaria.
Agradecerles a todos este esfuerzo que desde los distintos lados y de distintos sectores, estamos haciendo para que Argentina sea un país todos los días un poco mejor.
Muchas gracias, felicitaciones y muy buenas tardes a todos y a todas. (APLAUSOS)

ARGENTINA “La competitividad del país va a estar ligada a la incorporación de tecnología”, afirmó la jefa de Estado

Jueves, 08 de Septiembre de 2011
“La competitividad del país va a estar ligada a la incorporación de tecnología”, afirmó la jefa de Estado

La presidenta Cristina Fernández inauguró hoy las nuevas oficinas de Globant, una compañía de software para audiencias globales. La jefa de Estado remarcó la necesidad del desarrollo de la industria del software en el país y aseguró que la informática “no es la clave de lo que viene, sino de lo que ya está”. Además, se comunicó mediante videoconferencias con Paraná de Las Palmas, para inaugurar una planta potabilizadora, y una sede del IUNA.
La Presidenta fue recibida por el CEO y cofundador de la empresa Globant, Martín Migoya, con quien recorrió las instalaciones y conversó con los técnicos mientras realizaban sus tareas habituales.
A continuación Cristina Fernández mantuvo una comunicación, a través de videoconferencia, con la localidad bonaerense de Paraná de Las Palmas, donde se inauguró una planta potabilizadora de agua de la empresa estatal AYSA.
Luego se comunicó con la sede del Instituto Universitario Nacional de Arte (IUNA) de Costanera Sur de Capital Federal, donde se anunció la puesta en valor del Edificio del “Museo de la Cárcova”.
La presidenta Cristina Fernández manifestó con su discurso que con el desarrollo alcanzado por la empresa “por qué no soñar que en el futuro también salgan los Google de Argentina”. En ese sentido, destacó las acciones del gobierno como el reparto de las netbooks, a través del programa Conectar Igualdad, o la ley del software. Además, subrayó que “cambiamos el sistema de becas, y estamos fomentando todas las carreras duras”.
“Tampoco es casual, que cuando nosotros decidimos festejar el Bicentenario, que el Bicentenario terminara con Tecnópolis”, remarcó. Sostuvo que la megamuestra de ciencia y tecnología que se desarrolla en Villa Martelli, “son los commodities, y todo lo que producimos en Argentina, pero atravesados por la ciencia y la tecnología”.
La jefa de Estado reconoció que no maneja computadoras, pero indicó que se siente “deslumbrada” por el desarrollo actual de la informática. “Esto me parece un salto similar o más importante que el de la escritura con Gutemberg”, enfatizó.
“Las computadoras, que una vez las imaginamos para escribir, hoy se utiliza para toda la industria”, señaló. En ese sentido, puntualizó que “nuestros lavarropas, nuestras heladeras, nuestras autopartes, todo necesitan software”. Y remarcó que “la competitividad argentina va a estar muy ligada a la incorporación de tecnología”.
Por otra parte, Cristina Fernández afirmó que hay que lograr el desarrollo de industrias de alta tecnología, como “que toda la gente tenga agua potable”. “Teníamos 11 millones de gente sin agua, y 20 millones sin cloacas. Le hemos dado agua al 66%”, remarcó. Asimismo, destacó la decisión de “poner en marcha el museo Ernesto De la Cárcova, donde nuestros chicos estudian el arte. Esto estaba totalmente destruido”
Luego, en referencia a las palabras del presidente de Globant, Martín Migoya, sobre como comenzó el emprendimiento, señaló: “Yo encuentro cierto paralelismo entre vos y tus socios, y lo que nos pasó con el que era mi socio, Néstor Kirchner. Decían que era un loco. Que si iba contra el Fondo, se llevaban puesto el país; que si discutías los intereses del país, te iba a ir mal”, recordó. Consideró que “para hacer cosas como Globant, o para encarar los desafíos de la Argentina, hay que estar un poco loco”. “Pero somos locos de los buenos, porque tenemos pasión, y una vocación por ser el número 1”, agregó. Y remarcó: “Yo quiero que también la Argentina sea un país de los primeros del mundo. Que no se tenga que ir ni un chico más”.
La Presidenta de la Nación se manifestó “muy feliz” de estar en la sede de la empresa, “porque hay mucha gente joven. Hay un promedio de 26 años. Este lenguaje es el de los jóvenes”. “Yo no creo que me vuelva fanática de la computadora, pero si cada vez me vuelvo más fanática de promocionar este tipo de empresas. Que no es la clave de lo que viene, sino de lo que ya está”, enfatizó.
Sostuvo que el gobierno va “a seguir trabajando muy fuertemente” en el sector, “profundizando el programa Conectar Igualdad”. “Un chico que puede estar cinco o seis horas frente a una computadora, no se puede decir que no tiene vocación de estudiar”, opinó.
Aseguró que “el gran desafío es cambiar los métodos de aprendizaje”. “Este es el desafío que tienen que tener todos los sectores, para que la educación se pueda transformar”, indicó.
Por último, agradeció al titular de Globant y a sus socios, “no solamente esta empresa fantástica, líder en América latina, y creo que prontamente del mundo”, sino también por “la confianza en el país, y la confianza en ustedes mismos”. “Sin la autoestima propia, no se puede querer al país”, concluyó.
Agradecerles a todos este esfuerzo que estamos haciendo desde todos los sectores, para que Argentina sea un país cada vez un poco mejor.
La jefa de Estado estuvo acompañada durante la visita a Globant por los ministros de Economía, Amado Boudou, de Planificación, Julio De Vido, de Industria, Debora Giorgi, de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao, y por el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli.
Sobre Globant
La compañía se especializa en brindar una mirada completa del desarrollo de productos de software, donde trabajan en conjunto un grupo de ingenieros con un equipo especializado en ofrecer innovación, creatividad y una excelente interfaz para el usuario.
La empresa informó que en los últimos ocho años su equipo creció a más de 2.300 profesionales trabajando desde sus oficinas en Argentina, Uruguay, Colombia, en Estados Unidos de Norteamérica y en Gran Bretaña. Los clientes de la firma son las empresas como Google, Electronic Arts, Linkedin, Dreamworks, Nike, EMC y Coca Cola.
Las nuevas oficinas miden 2.000 metros cuadrados. Están ambientadas con cuatro murales pintados por el grupo de arte callejero Run Don´t Walk. El espacio fue diseñado por el arquitecto José Pinciroli.
Cuenta con un espacio común, diversas áreas de esparcimiento y relax que se alternan con los lugares de trabajo, sala de música, pelotero, mesas de juegos y un sistema de pantallas táctiles que funcionará como organizador en las salas de reunión.

Nube de etiquetas