Despertar Nacional

Balance final de la cumbre del G20 de San Petersburgo: palabras de la Presidenta de la Nación
PRESIDENTA.- Ha sido la Cumbre del G-20 tal vez más intensa que se haya vivido, por lo menos en lo que a mí respecta. También debo decir que el documento final, yo se los adelantaba ayer, tiene cambios sustanciales y modificaciones sustanciales a lo que fueron los primeros documentos del G-20. Realmente nos sentimos muy reflejados en muchas partes de ese documento. Yo recuerdo en la segunda Cumbre del G-20, creo que fue el Londres, el presidente de Brasil era Lula y me acuerdo que ambos tuvimos que pelear, ustedes lo han de recordar, para que no se incluyera la flexibilización laboral como una de las condiciones para superar la crisis. Habían puesto a la flexibilización laboral como condición y hoy figura un no a la flexibilización laboral precisamente como condenatorio de cualquier política que permita aumentar la actividad económica. Así que realmente me parece que es un logro muy importante. El hecho de que haya estado representada la OIT por primera vez también, por un dirigente sindical como Guy Ryder, más allá de la amistad y el afecto personal que me unía con Somavía, quien fue director durante muchos años de la OIT, lo cierto es que marca un poco el rumbo de los tiempos. Y luego también los párrafos que ayer les señalaba, como sustentabilidad de la deuda y la verdad que durante mi intervención referida fundamentalmente a los párrafos que más nos habían interesado, como el tema también de guaridas fiscales que finalmente había sido resaltado, también el tema de las calificadoras de riesgo, hicimos mención a lo que era el documento de los jóvenes del G-20 que instaba a los líderes precisamente a incluir el tema de los fondos buitres condenando a estos fondos como los que impiden la reestructuración de las deudas externas. La verdad que no dejó de ser una sorpresa social, inclusive el título, el capítulo está señalado por el Foro de los Jóvenes de todos los países que integran el G-20 que se reunió los días 18, 19, 20 y 23 aquí, y dije que si bien no estaba muy conforme con que hubiera sido incluida ahora, me daba mucha esperanza que en el futuro los jóvenes que seguramente iban a ocupar el lugar que hoy estamos ocupando nosotros, sí pensaban de la manera que nosotros creemos debe pensarse porque además es la realidad.
Pudimos desarrollar muy claramente durante la primera parte de la reunión, durante la mañana, lo que es el problema de la deuda y fundamentalmente agradecer a la República Francesa también su rol de amicus curiae. Expresamente dije que más allá de la proverbial amistad que une a Francia y a Argentina, estaba claro que Francia no se había presentado como amicus curiae porque tiene simpatía por el gobierno o por la Argentina, sino simplemente porque advierte la importancia que este tema de la reestructuración que la deuda tiene para todo el sistema financiero mundial, y cuando dije estas palabras Francois Hollande, que estaba sentado prácticamente al lado mío, estaba el presidente de la República de Sudáfrica y él, asentía con la cabeza en el sentido de confirmar y afirmar precisamente la importancia que la resolución de este tema tiene no para la Argentina sino para el sistema financiero global.
También recordé, como lo hice con ustedes, el discurso que el presidente Obama había dado en su primera oportunidad a la Unión, donde recordaba que en las Islas Caimán en un solo edificio había más de doce mil firmas registradas.
Así que durante la primera reunión, que fue fundamentalmente un análisis del documento, del plan de acción que presentaba el Grupo del G-20, tuvimos esta intervención. Hubo muchas intervenciones y la característica fue lo quebradizo del sistema, la volatilidad de los mercados que lo planteó precisamente madame Lagarde por el Fondo Monetario Internacional, y nosotros sosteníamos la necesidad de dos puntos: primero la regulación -que la veníamos planteando- del movimiento de capitales y del flujo financiero en el mundo, la regulación también bancaria y financiera global, de modo tal de que podamos tener garantías y certezas jurídicas, porque lo que una jurisdicción no ofrece en ventajas fiscales y demás, lo termina ofreciendo otra, con lo cual en realidad termina perjudicando a todo el sistema. Y la necesidad también de la regulación de un sistema global en materia de reestructuración de deudas soberanas, porque esto se hace más que evidente, todo país organizado jurídicamente tiene un sistema de quiebras de empresas como tenemos nosotros, como tiene Estados Unidos, también lo referencié. En la Argentina ustedes saben que con el 66 por ciento de acuerdo de los acreedores ya el juez puede homologar eventualmente un acuerdo de quiebra, la misma cifra que casualmente se exige en el sistema jurídico estadounidense, con una diferencia, en Estados Unidos hasta pueden quebrar las municipalidades y muchas veces aún cuando no se reúna la cantidad de acreedores, el número de acreedores, el juez dada la importancia que puede tener la subsistencia de un municipio, aprueba igual el concordato aún cuando no se reúna el 66 por ciento establecido como principio general.
Esto como prueba de la coherencia sistémica que tiene que tener un ordenamiento jurídico en este tipo de situaciones.
Luego el presidente Putin ya sobre el final señaló que muchos habían mencionado la necesidad de plantear la cuestión Siria, que se debatió durante la cena y que provocó un intenso debate, como era de esperarse y como era de preverse, en el cual Argentina sostuvo la postura que ustedes saben, yo tomé una serie de anotaciones aquí sobre lo que constituyó la postura de Argentina que está también explicitada muy claramente en el documento que oportunamente dictó la Cancillería.
Creo que el saldo final fue una reunión, una discusión, un debate muy intenso y necesario. Tal vez debería darse en otros ámbitos, debería darse en Naciones Unidas, pero lo cierto es que se dio en este ámbito y creo que todos rescataron fundamentalmente el multilateralismo y que Naciones Unidas tenga precisamente un rol protagónico. Y fundamentalmente creo que el balance final, más allá de algunas posturas en disidencia, fue el de la no intervención en Siria, creo que esto quedó muy claro.
Hoy estaba mirando la portada del New York Times, no sé si ustedes han tenido la oportunidad de verlo, sale una foto donde se reproducen aparentemente rebeldes o sectores enfrentados en este enfrentamiento a Al Assad, donde aparentemente están fusilando gente en el suelo. Vi las fotografías pero ha sido una foto que ha impresionado mucho a toda la sociedad estadounidense. Y también leía comentarios en la prensa de un senador republicano, creo, que afirmaba que la gente lo llamaba, sus conciudadanos o compatriotas obviamente, para decirle que no a la intervención, porque evidentemente no tiene sentido ni coherencia pretender evitar muertes con más muertes, tal cual lo dijimos nosotros, y que realmente lo que debe haber es una intervención humanitaria por parte de Naciones Unidas.
Hoy también estuvimos por la mañana reunidos con el Secretario General de Naciones Unidas, con Ban Ki Moon, tuvimos una reunión bilateral en la cual el Secretario nos agradeció el papel y el rol que habíamos tenido anoche, fundamentalmente las palabras de apoyo a Naciones Unidas y una vez más ofrecimos la presencia, que también luego le dijimos al presidente Putin, en la bilateral que mantuvimos con Putin, que pueden hacerse presentes por ejemplo en Siria los 15 miembros del Consejo de Seguridad a través de sus ministros de Relaciones Exteriores, encabezados por el Secretario General de Naciones Unidas, para intentar la gestión humanitaria de un cese, un alto el fuego, para aplicar Ginebra II por ejemplo. Algo que fue agradecido por el Secretario y que creo que debemos intentar una vez más.
Lo que me pareció, como síntesis, de una reunión que duró hasta la 1 de la mañana, como ustedes deben saber, fue que en realidad la opinión mayoritaria era de la no intervención. Hubo, a mi criterio, intervenciones muy importantes como la del presidente de Sudáfrica, que me impresionó porque fue muy buena y además sostuvo que cuando se accionan determinados disparadores o mecanismos es muy difícil prever luego cuáles son las consecuencias. Y señaló por ejemplo lo que estaba pasando en el Norte de Africa, en el Magreb, luego del desplazamiento de lo que pasó en Libia, la intervención directa en Libia, quedó un gobierno muy endeble y que tornaba muy vulnerable a toda la región. Bueno, viniendo de boca de un presidente de un país africano, que obviamente conoce la región y la sufre también mucho más que nosotros, tiene un valor adicional; fue muy inteligente, muy acertada la intervención del presidente Zuma que además planteó esto que venimos planteando hace tiempo nosotros, el tema de los países más pequeños, más débiles, menos fuertes y de los más fuertes. Así que fue una noche muy intensa y creo que muy positiva, porque todo lo que tenga que ver con el tema de dar un paso o acercar instrumentos o ideas o posiciones que ayuden a la paz y no a la guerra, creo que deben ser valoradas y deben ser tenidas en cuenta.
Creo que ha sido muy importante el documento en sí del G-20 por el cual nos reunimos y esto que fue, sin lugar a dudas, el tema del G-20 y que fue el tema de la intervención a Siria.
PERIODISTA.- ¿Nos puede decir de qué se habló en el encuentro con Putin?
PRESIDENTA.- En el encuentro con Putin estuvimos hablando de cómo vamos a conectar…Ustedes saben que por ejemplo en el tema de las represas sobre el río Santa Cruz, la segunda que quedó posicionada fue una unión de empresas que tenía financiamiento ruso. Por lo tanto estuvimos charlando sobre las posibilidades de obras de infraestructura en materia hidroeléctrica, en materia nuclear. Se acuerdan que el road show que oportunamente desarrolló la planificación para las represas, tuvo lugar en Brasil, en Rusia y en China precisamente. Así que estuvimos hablando sobre eso. Se va a hacer un contacto a través de Cancillería para poder articular una comisión que aborde todos estos temas. Y obviamente también tratamos el tema que habíamos abordado por la noche, el tema de Siria. Nuestra posición por supuesto fue muy anterior a la reunión de anoche, e inclusive casi premonitoria, como dije, porque no sé si ustedes cubrieron o quién cubrió nuestra presencia cuando nos tocó asumir como presidentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, y todavía no se había producido este tema de las armas químicas y dijimos que el tema del ejercicio o del funcionamiento, de la lógica del funcionamiento del Consejo de Seguridad con el derecho de veto, era precisamente uno de los mejores modos de no resolver ningún conflicto. Cuando alguien tiene el derecho de vetar, obviamente priman sus intereses y entonces sucede lo que sucede, que fue nuestra tesis cuando presentamos el mecanismo del consenso que utilizábamos en la UNASUR, en la CELAC o en el MERCOSUR para adoptar las decisiones. Fue casi premonitorio porque todavía no había sucedido lo que sucedió.
También anoche se escuchó una exposición por parte del Secretario General de Naciones Unidas muy interesante, que fue previa obviamente a la de todos los demás mandatarios, en la cual nos informó a todos que se habían designado personas especialistas para investigar el tema de armas químicas porque todavía no se sabía fehacientemente cómo habían sido utilizadas, por quiénes habían sido utilizadas, contra quién habían sido utilizadas, así que se estaba a la espera de esos resultados. Esa fue la primera información que dio el Secretario General Ban Ki Moon -yo me olvidé de mencionarlo- pero es lo que actuó como disparador de la discusión posterior entre todos los presidentes, todos los mandatarios y jefas de Estado presentes en la reunión
PERIODISTA.- ¿Qué repercusiones tuvo el pedido del Papa en el seno del G-20?
PRESIDENTA.- Fue importante, lo mencionó el presidente Putin, que había recibido una carta, la tenía allí al costado, hice pop en mi inglés absolutamente tarzanesco pero me entendió perfectamente. Creo que tuvo mucha importancia, de hecho fue mencionada explícitamente por el Primer Ministro italiano que se manifestó en contra de la intervención si no había un consenso de Naciones Unidas, porque además él hizo referencia expresa también que para ellos era imposible una cosa así, dijo, porque la traducción por allí no era del todo buena y entonces dijo que la postura del Papa también, más el mandato que ellos tenían de Naciones Unidas, creaba una imposibilidad de que su país apoyara una intervención de este tipo. Creo que tuvo mucho peso, de hecho cómo no lo va a tener. Yo también mencioné la postura del Papa llamando a la paz, un valor absolutamente compartido históricamente y fundamentalmente por la historia diplomática argentina.
La historia diplomática argentina, tanto bajo administraciones de signo radical, como fue la de Hipólito Yrigoyen, o la de Perón, fue siempre la de no intervención en asuntos internos de otro país, no es una cuestión que se nos ocurrió un día que nos levantamos en el Gobierno y dijimos vamos a adoptar esta posición. Tiene toda una tradición en la República Argentina. Primero porque creemos que las intervenciones extranjeras en los países, en lugar de solucionar los conflictos, tienden a agravarlos y profundizarlos. Por lo menos el resultado de los últimos acontecimientos…,yo también mencioné anoche cómo se había interpretado la famosa Primavera Árabe y se menciona esto…Entonces dije que tengamos mucho cuidado al momento de analizar realidades, culturas e identidades que muchas veces nos son desconocidas para nosotros desde nuestra forma de vivir y de pensar en Occidente. O sea que muchas veces aplicamos parámetros, lógicas y valores que no son los parámetros, las lógicas y los valores de otras sociedades y tratar de imponer esas lógicas, esos valores porque son los nuestros, me parece que no es democrático y, además, me parece directamente como negador de la diversidad y de la pluralidad que debe ser respetada. Independientemente también, planteé como primer punto de mi intervención, que nosotros condenábamos el uso de armas químicas, las usara quien las usara, que somos líderes en materia de no proliferación nuclear, o sea, no andamos desplazándonos por el mundo con submarinos ni naves nucleares; formamos parte de la Corte Penal de Roma, que juzga los crímenes de guerra, formamos parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que juzga también todas las violaciones a los derechos humanos y, por lo tanto, no tenemos un doble estándar. Esto también fue en la primera parte de mi intervención, no tenemos un doble estándar, no es que según quién use las armas químicas o según quién…No, estamos en contra de la no proliferación nuclear y creemos en el uso pacífico de la energía nuclear y en esto somos líderes. Somos también líderes en materia de respeto a los derechos humanos y, por lo tanto, estaba fuera de toda discusión nuestra concepción acerca de la necesidad urgente de una gestión humanitaria en Siria.
PERIODISTA.- ¿Qué respuesta tuvo? Porque esta es una de las posibilidades que se está manejando en este momento para la solución Siria, esta posibilidad de que se envíen los 15 representantes del Consejo de Seguridad.
PRESIDENTA.- En realidad, la mecánica de las intervenciones, nunca son de respuesta, digamos, a lo que dice un mandatario o un líder…
PERIODISTA.- O sea que haya un consenso previo.
PRESIDENTA.- Yo creo que hay un consenso de que intervenga Naciones Unidas a través de gestiones por parte del Secretario General, de un Ginebra II, hay un consenso. Por lo menos esto es lo que yo percibí porque además creo que está fuera de toda discusión y de toda lógica pretender, como lo dije yo, que vamos a solucionar los muertos con más muertos. Pero además, la otra cosa que planteé, fue que a este momento hay 110.000 muertos aproximadamente y hace ya casi 2 años de lo que está pasando. Entonces, ¿por qué ahora la intervención y no antes? O 100.000 muertos bajo la metralla, bajo bombas, misiles, ¿son menos valiosos que 50 o 60 muertos con armas químicas? La muerte por un arma química, la muerte por una granada, por un misil o por una ametralladora de un civil, de un chico, de una mujer, ¿cuál es exactamente la diferencia? Si el valor es la vida, no el instrumento con el cual se quita la vida. Entonces, este fue un planteo también que hice y por qué antes no se había realizado un embargo de armas. Porque la otra cosa que planteé fue: hay un enfrentamiento en Siria, se había hablado de una guerra civil, pero evidentemente hay un Estado, en este caso presidido por Al-Asad que tiene las armas que normalmente tiene el ejército de un Estado. Ahora yo pregunto: las armas que tienen los que están del otro lado, ¿quién las provee, quién las vende? Y planteé que mi país no es un país vendedor de armas ni comprador de armas. Entonces planteé por qué durante 2 años nadie decretó, por ejemplo, una medida muy utilizada para casos humanitarios en este tipo de enfrentamientos que es, precisamente, el embargo de armas. Nadie solicitó nunca un embargo de armas.
PERIODISTA.- En la exposición usted mencionó al presidente de Sudáfrica y el italiano, ¿qué otras posiciones en esta línea se expresaron?
PRESIDENTA.- Bueno, obviamente China –de las que recuerdo-, Rusia, Alemania misma también abogó por una postura de solución… Brasil, por supuesto también.
PERIODISTA.- A todo esto, el presidente Obama seguía sosteniendo las posibilidades de un ataque como…
PRESIDENTA.- No, el presidente Obama tuvo una primera intervención…No me corresponde a mí decirlo, pero bueno…
PERIODISTA.- Estamos entre nosotros…
PRESIDENTA.- No, no estamos entre nosotros, estamos en vivo y en directo para algunas radios y estamos ante cámaras de televisión. No me corresponde a mí. El presidente Obama tuvo su posición, que creo que ya es conocida por todos, no tengo porqué repetirla yo, no soy vocera ni lo quiero ser del presidente Obama.
PERIODISTA.- Criticó la posición argentina, digamos…
PRESIDENTA.- Sí, claro, bueno, sostuvo lo que sostuvo ante el Congreso. Es evidente que sostuvo lo que sostuvo ante el Congreso de su país, no iba a venir a decir aquí al G-20 algo diferente a lo que dijo frente a sus parlamentarios donde solicitó autorización para una intervención directa.
Pero permítanme que quiero…se me olvida el tema de… no, creo que la Corte Penal de Roma, el multilateralismo que nosotros sostuvimos a ultranza…Recordé sí el tema de la Primavera Árabe, como les decía, y lo que está pasando ahora en Egipto, donde hubo elecciones libres, todo el mundo creía que…o por lo menos algunos, yo me acuerdo haber tenido alguna diferencia con algún funcionario de mi país respecto de cómo se interpretaba la Primavera Árabe y sostuve que no era que quisieran vivir exactamente como vivíamos nosotros, no por lo menos por parte de todos los que la protagonizaban y las elecciones, que fueron al final elecciones libres, democráticas y sin proscripciones, dieron por resultado un gobierno que finalmente terminó derrocado por un golpe militar y que hoy ya hay más de 1.000 muertos y, bueno, que esto puede terminar o derivar en algo similar. Entonces qué vamos a hacer, si en el próximo G-20 nos íbamos a encontrar no ya para hablar de Siria sino para hablar de Egipto.
Pero además planteé que originalmente o por lo menos históricamente, el conflicto en Medio Oriente siempre fue entre Israel y Palestina. Ahora teníamos todo el Magreb, le agregábamos Siria, entonces, el conflicto…Irak, estuvo muy presente, estuvo muy, muy presente, ahora que me acuerdo, en todo el debate, el tema de las armas químicas de Irak, lo mencionaron varios, que finalmente nadie había encontrado y que terminaron desplazando, ajusticiando, juzgando y condenando a muerte a un mandatario de un país al que se había atacado porque había armas químicas que, finalmente, nunca se encontraron. Este tema fue sí abordado por varios mandatarios como un ejemplo de lo que no se debe hacer y creo que fue algo que está todavía en la mente de la sociedad en general, de la sociedad global y por eso, tal vez, tanta resistencia a una intervención de esta naturaleza. Porque es como una suerte de caja de Pandora, ¿no?, una vez que se abre no se sabe qué sale de ella. A mí se me ocurre, sin ser una experta ni mucho menos, pensar que si el conflicto hasta hace poco tiempo estaba solamente circunscripto al conflicto entre Palestina y el Estado de Israel, ahora estaba Siria, estaba Egipto, estaba la endeblez del gobierno Libio, reconocido por los propios africanos. Entonces creo que estábamos construyendo un polvorín sin precedentes y me parece que es lo que nadie busca, ni siquiera creo que lo busque tampoco, obviamente, el presidente Obama. Pero como la historia y la política no se manejan por intenciones ni por deseos, sino por resultados, que también lo dije, podemos tener las mejores intenciones pero obtener los peores resultados. Entonces el tema era discusión y creo que no hubo consenso en cuanto a la intervención por parte, por lo menos, de la mayoría del G-20.
PERIODISTA.- En el tema económico, ¿la visión general es de optimismo, que la situación se está mejorando o que puede mejorar a futuro o sigue ese clima de estancamiento y de preocupación?
PRESIDENTA.- Te diría que, en general, los países europeos afirmaron que ya está fuera de discusión el tema del peligro del euro, que peligrara la sobrevivencia o la existencia de la zona euro. Esto creo que ya está fuera de discusión, lo cual constituye un adelanto importante. Pero en general todos hablaban de lo quebradizo, del sistema de las idas y vueltas y de la volatilidad de los mercados en general, independientemente de que también todos remarcamos los logros, yo los remarcaba a partir…hoy cuando les comentaba a ustedes lo que se ha logrado como diagnóstico. Una de las cosas que se planteó, precisamente, uno de los…esto ya fue no entre las discusiones por Siria, sino en el tema económico, en la primera parte, cuando alguien planteaba que teníamos que convencer y lograr que se destinara más inversión, no me acuerdo qué mandatario fue, uno de los mandatarios que habló y con mucho criterio dijo que debíamos lograr destinar más inversión y más recursos para infraestructura, para proyectos de producción de manera tal que generaran mano de obra. Porque todos hablaban del paro, de la cesantía o de la desocupación, que fueron los tres sinónimos que se emplearon para el drama humano de la gente que no tiene trabajo. Cuando me tocó el turno de hablar a mí, dije que va a ser muy difícil lograr grandes recursos para proyectos de inversión, de producción y de generación de trabajo cuando se sigue dando preeminencia estrictamente a lo financiero. Y planteé, precisamente, que el 0,45 por ciento de los acreedores de la Argentina, que son los fondos buitres, y que habían comprado los bonos por 40 millones de dólares, si obtenían lo que ellos pretendían, habrían obtenido una ganancia de más del 1.300 por ciento en dólares. Entonces es muy difícil convencer a alguien que tiene dinero que invierta en producción, en infraestructura si, por otra parte, la Justicia le reconoce la razón a alguien que pretende tener un beneficio en dólares de más del 1.300 por ciento del momento en que compró bonos. Esta es la lógica pura del mercado, la lógica del capitalismo que, obviamente, va hacia donde más gana. Y si hay un sistema global capitalista que sigue dándole más ganancias a lo financiero que a lo productivo, que a lo invertido en ciencia y tecnología, es obvio que la mayoría de los recursos se van a orientar –como de hecho lo hacen- a países que están por defaultear su deuda, a los que la han defaulteado o al tema de los derivados, que fueron directamente los grandes protagonistas, los derivados financieros de la crisis que comenzó en el año 2008. Ustedes se acuerdan que cuando en los años 90 todos los bancos eran bancos comerciales, la gran transformación -y allí comienza la historia de los derivados- es cuando los bancos comerciales, o sea los bancos destinados a prestarles al consumidor o a las empresas para financiar sus proyecto de inversión, de producción, etcétera, se transforman en bancos de inversión. Esta conversión que se hace del sistema financiero, hace surgir a los derivados financieros como un instrumento donde se obtiene gran ganancia en muy corto plazo y, por lo tanto, comienza a succionar… (corte en la transmisión)
El dinero no se reproduce a sí mismo, no es como una gallina que empolla un huevo y lo saca. El dinero se reproduce cuando pasa por el circuito de los bienes y los servicios. De los bienes produciendo cosas y de los servicios produciendo servicios, ciencia, tecnología, innovación, etcétera. Cuando esto no sucede el derivado se reproduce a sí mismo y se van creando las burbujas que se fueron creando y que finalmente implosionaron. Nosotros tenemos la experiencia de Argentina 2001 pero el mundo tiene la experiencia de Lemon Brothers, Fanny May, la burbuja financiera hipotecaria, en fin, todo lo que ya conocemos y que hemos repetido hasta el cansancio. Así que creo que en definitiva existe la necesidad de una regulación financiera global, porque se mencionan en el instrumento las guaridas fiscales pero no se toman medidas contra las guaridas fiscales, siguen existiendo. Se las menciona condenatoriamente como un lugar donde se elude y se evaden impuestos porque se radican empresas donde no se pagan impuestos o donde se eluden impuestos de otros países que van a esas guaridas fiscales. Pero en definitiva creo que se requiere, como les decía, dos tipos de regulaciones, una de la reestructuración de deuda y otra que tenga que ver con lo financiero.
Esto es lo que sobrevoló hoy por la mañana, se estaba hablando de generación de trabajo. Pero muchas veces es lo que yo planteé en la primera parte del documento, se mencionan temas como desconectados los unos de los otros, como si no hubiera causalidades entre una cosa y la otra. Me parece que lo que hay que comenzar a hacer y planteé es precisamente unir esos fenómenos que mencionamos, porque sino no se comprende, es como cuando te cuentan la historia por pedazos y no te la cuentan toda entera, de modo tal que puedas comprender por qué tiene lugar tal evento o tal hecho histórico. En economía pasa lo mismo, si yo te pongo por un lado guaridas fiscales, por otro te pongo generación de trabajo, por otro inversión tributaria, por otro calificadoras de riesgo, y no lo junto y te digo por qué el dinero se destina a una cosa y no a la otra, la solución del problema va a tardar un poco más en llegar.
Pero creo que hemos avanzado muchísimo desde aquellos primeros documentos y desde aquellas primeras reuniones del G-20. Creo que la experiencia de las recetas que se quisieron aplicar y que ya está reconociendo el propio Fondo…, yo les dije en la Argentina en alguna oportunidad, por lo menos en el ámbito académico, que el ajuste no causa crecimiento, al contrario, son cosas que van… De hecho Estados Unidos tiene una postura diametralmente opuesta a la de la Unión Europea, por lo menos en este tema económico en lo que hace a la necesidad de apurar el crecimiento estamos más cerca obviamente del planteo que tiene Estados Unidos que de la Unión Europea.
Así que creo que el saldo fue muy positivo y sinceramente creo que fue el G-20 más intenso que hemos tenido, porque se discutieron los temas que realmente están en estos momentos no sólo en la opinión pública mundial sino que pueden ser determinantes de lo que pase en el mundo, no dentro de 10 años sino ya mismo.
PERIODISTA.- ¿Tuvo en algún momento posibilidad de hablar con Obama?
PRESIDENTA.- Sí, bien, fue ayer a la noche cuando entró él y yo justo estaba en la puerta cuando él entraba y hoy de nuevo, fui la primera presidenta que llegué y él fue el segundo. Intercambiamos opiniones.
PERIODISTA.- ¿Sobre la deuda, los fondos buitres?
PRESIDENTA.- No, no correspondía, era impropio asaltar en el pasillo a un presidente para decirle tal o cual cosa. Aparte es un país soberano, si yo reclamo soberanía para el mío respeto la soberanía también de los demás en cuanto a las decisiones.
PERIODISTA.- ¿Esa falta de apoyo de Estados Unidos respecto de la posición argentina sobre de los fondos buitres puede ser una señal de que la Corte Suprema norteamericana no tome la apelación o no prospere?
PRESIDENTA.- No contesto sobre hipótesis y menos sobre señales que hacían los indios con humo. Yo creo mucho en otras señales, no en estas. Nosotros ya hemos explicitado claramente cuál es la postura de la República Argentina, el Senado de la Nación acaba de dar media sanción a la reapertura del canje, que además hemos acordado que quede en manos del Parlamento, porque en los anteriores canjes el cierre quedaba en manos del Poder Ejecutivo, me ha parecido adecuado que quede en manos del Parlamento, sobre todo porque constitucionalmente es el Parlamento, por el artículo 75 de la Constitución, el inciso no me acuerdo, el que tiene las facultades para la reestructuración y tratamiento de la deuda soberana. Siempre ha delegado en el Poder Ejecutivo, por obvias razones, la negociación y la reestructuración en sí, pero ustedes saben que toda reestructuración siempre ha sido sometida al Parlamento para su aprobación o rechazo, así que en esta oportunidad y para mayores certezas en cuanto a que el Poder Ejecutivo no va a decidir mañana se cierra o pasado se cierra, hemos querido dejar en manos del Parlamento, nos pareció más apropiado, precisamente que sea el Parlamento quien determine cuando es el cierre, es el que tiene que decidir sobre la deuda y es bueno que asuma esa responsabilidad.
PERIODISTA.- ¿Con Christine Lagarde tuvo oportunidad de conversar?
PRESIDENTA.- No, la escuché atentamente cuando hizo su exposición, creo que fue una de las primeras a las que el presidente Putin obviamente invitó a hablar, como es costumbre en todas las reuniones del G-20, antes de comenzar sobre estos temas siempre se da la palabra al titular del organismo multilateral de crédito, Fondo Monetario en este caso, para que dé su opinión. Ella fue quien hablo de la volatilidad de los mercados y demás.
PERIODISTA.- ¿Dijo que es quebradizo el sistema?
PRESIDENTA.- No me acuerdo si utilizó…, sé que varios mandatarios utilizaron la palabra quebradizo pero me parece que no, la verdad que sería impropio poner en boca de madame Lagarde algo que no recuerdo si dijo, sí habló de lo que son, tampoco contó el misterio de las pirámides, contó simplemente lo volátiles que son los mercados y lo vemos todos los días. Sí se habló sobre la presión de los mercados sobre los países emergentes, esto también lo hizo la titular del Fondo Monetario Internacional y lo vio como una señal, un signo preocupante. Y al mismo tiempo abona un poco la postura que venimos sosteniendo, todos dicen pasa tal cosa, los mercados hacen tal cosa. Cuando hablan de los mercados es el eufemismo para referirse…¿quién es el mercado, es un señor que anda por la calle y va al mercado? No, son las entidades financieras, las bolsas de valores, son en definitiva los grandes centros financieros. Entonces habló de la presión –Héctor ayudame si no lo recuerdo- de los mercados sobre los países emergentes que se retiraban produciendo también movimientos de sus signos monetarios y que también esto era preocupante. Se habló sí del término quebradizo, lo utilizaron varios mandatarios. Quebradizo en el sentido…- por lo menos la interpretación que yo le di – de algo que no tiene estabilidad, yo diría efecto serrucho, como cuando uno va sobre un serrucho, o quebradizo, que primero va derecho y puede quebrarse y volver a enderezarse. Me parece que esa era la simbología gráfica a la que se apeló para precisamente describir una situación que es la que se vive a escala global. Pero creo que ha sido positivo en el sentido de que hemos avanzado por lo menos respecto de otros documentos y otros diagnósticos de una forma impresionante. Para mí lo más patente es lo que les dije al principio: tengo la imagen mía y de Lula pataleando literalmente en Londres, en el G-20, porque se había puesto la flexibilización laboral como uno de los instrumentos para salir de la crisis y ambos dijimos: si eso no se elimina nosotros no firmamos el documento, damos una conferencia y nos manifestamos en contra. Y finalmente se suprimió el término flexibilización laboral. Y ahora se incluyó expresamente que la flexibilización laboral no es un instrumento adecuado, muy por el contrario, para superar la crisis.
Así que creo que en eso se avanzó y en muchas otras cosas más, pero creo que en eso porque esto atañe a la suerte de millones de personas, nadie más que el sector laboral refleja mayor cantidad de gente y sobre todo gente que está sufriendo el paro, la cesantía, la reducción de salario, el aumento de jornada. Lo que leíamos el otro día en un diario, más de un millón de empleados públicos de Grecia están trabajando hace casi un año sin cobrar sueldos y van a trabajar igual por temor a que los despidan. O el hecho espantoso de que se autorice normativamente desde el Estado a vender productos alimenticios vencidos para abaratar costos. Realmente es algo que no entra en la cabeza de nadie. Es la realidad del mundo en que estamos viviendo. Por eso digo que debemos tomar conciencia del mundo en que estamos viviendo, lo que está pasando y seguir tomando todas las medidas necesarias para que de la mejor manera posible esta crisis que asola a muchos países del mundo global sea lo menos complicada posible para nosotros los argentinos.
Me tengo que ir porque quiero llegar temprano mañana a la Argentina. Quiero agradecerles a todos, espero que hayan estado bien, me dijeron que los trataron muy bien en el centro de periodismo y demás. Quiero agradecerles a todos el estirón de viaje que han tenido que hacer hasta acá y la cobertura que han hecho. Buenas tardes a todos y a todas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: