Despertar Nacional

Acto de clausura de la Convención anual de la Cámara Argentina de la Construcción: Palabras de la Presidenta de la Nación
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA FERNÁNDEZ EN EL ACTO DE CLAUSURA DE LA 59 CONVENCIÓN ANUAL DE LA CÁMARA ARGENTINA DE LA CONSTRUCCIÓN, EN EL SHERATON BUENOS AIRES HOTEL & CONVENTION CENTER.
Gracias, muchas gracias, muy buenas tardes a todos y a todas; señor presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, querido amigo Enrique Wagner: en principio quiero referirme a ese otro gran amigo, que es Luiz Inácio Lula da Silva, y desde este lugar hacer votos, junto a todos ustedes, para su pronta mejoría porque es realmente un dirigente del cual la América del Sur no puede prescindir, al contrario lo necesitamos junto a nosotros porque ha sido también, junto a Néstor Kirchner, quienes volvieron, o mejor dicho reconstruyeron, o mejor dicho aún porque en realidad hasta ese momento Brasil y Argentina se veían como dos cosas absolutamente separadas y cuando no adversas y creo que ellos dos recrearon realmente la necesidad de integración de la región y que hoy reafirmamos la Presidenta Dilma Rousseff y yo como una de las claves también para poder enfrentar esta crisis que vive el mundo global.
Ambas estuvimos compartiendo el G-20 y en unos días más, el viernes más precisamente estaremos juntas en Brasil, en una reunión bilateral, y estoy absolutamente convencida – como creo que ella también lo está – que la integración de la región, esencialmente el MERCOSUR, de la UNASUR, y especialmente de Brasil y la Argentina son una de las claves para poder seguir con este crecimiento virtuoso.
El otro, es sin lugar a dudas, un modelo que desde el año 2003 ha hecho de la planificación, y fundamentalmente de la inversión en infraestructura económica y social uno de sus pilares de crecimiento y uno de sus ejes fundamentales políticos.
Recién Enrique mencionaba la enumeración que yo había hecho, durante mi cierre de campaña, estoy segura que el arquitecto De Vido lo debe haber hecho con mucha mejor precisión, en la intervención que le cupo, aquí en este mismo lugar, pero lo cierto es que en el año 2010 casi el 6 por ciento del PBI fue inversión pública en infraestructura social y económica, una cifra inédita que explica las que acaba de mencionar Enrique, en materia de consumo de cemento, en generación de puestos de trabajo, en crecimiento de la actividad y me atrevo a decir, que en el mundo actual – más allá de la planificación y más allá de nuestros ejes como grandes propulsores de la inversión en infraestructura – hoy en día la inversión en ladrillo es una de las inversiones más segura que puede tener la sociedad argentina y creo que todo el mundo; la volatilidad de los mercados financieros, las burbujas en definitiva son las que nos marcan el camino. Y tal vez en pocas actividades se visualice con mayor eficiencia y eficacia la economía real, como es precisamente en el sector de la construcción.
Cuando llegaba a la reunión le comentaba a Enrique que había llegado un poco tarde porque habíamos tenido una reunión con el titular de Ternium, que me venía a comunicar la compra por parte de su empresa y de Siderar, de Usiminas, la empresa siderúrgica más importante del Brasil y nos anunciaba también la reiniciación de las obras de colada continúa, lo cual va a asegurar para el mercado interno la suficiente provisión de uno de los insumos básicos sin necesidad de importarlo, como es el acero.
Y creo que esta es una muy buena noticia, porque además quien ha vendido Usiminas, una de las partes que ha vendido Usiminas es Camargo Correa, que va a cobrar una cifra importante que seguramente va a permitir que cumplimente su inversión de una nueva planta de cemento, en la provincia de San Juan. Porque lo que necesitamos, ahora, en esta etapa, es asegurar los insumos básicos de la construcción; no depender de la importación, primero por los costos y segundo por lo que es balanza comercial y tercero porque queremos generar trabajo aquí en la Argentina y no tener que importar ni siquiera un clavo. Queremos que todo lo que se construya y se plante, en la Argentina, sea producto del trabajo argentino. (APLAUSOS).
El compromiso de nuestro Gobierno en continuar con el desarrollo del plan de infraestructura, la necesidad de más escuelas, de más hospitales, de más caminos, de más rutas, también de obras de infraestructura en materia ferroviaria para abaratar costos creo que más que un compromiso es una realidad que hemos venido ejecutando y lo vamos a seguir haciendo en estos años, por los cuales, por mandato popular – le agradezco la felicitación por el resultado electoral – vamos a hacer. De hecho hemos finalizado en materia de infraestructura obras emblemáticas, como Yacyretá, como Atucha II, y vamos por Atucha III, también lo que estamos haciendo el tendido de línea para interconectar a todo el país, como hemos interconectado a toda la zona de NEA-NOA; las obras en gasoductos. Esto va a seguir con el mismo ritmo y con la misma marcha que hemos venido llevando en estos años y si lo podemos incrementar aún más lo vamos a hacer. Por eso también la reorientación de recursos en forma eficiente, esto también es uno de los instrumentos, lo que ustedes acaban de firmar: el compromiso de ir eliminando los subsidios para aquellos sectores que puedan hacer frente a los mismos, significa no un ahorro para el Estado, sino una reorientación de la inversión donde ya no es necesario y donde sí era necesaria, en el año 2003, cuando veníamos de una de las crisis más profundas y más terribles que se recuerde en la historia, tal vez el momento de implosión institucional y económica más importante. La reorientación eficiente de esos recursos va a permitirnos llegar con más y mejores servicios a los argentinos a los que aún no hemos podido alcanzar.
Por eso es importante la discusión permanente, el análisis permanente de todas y cada una de las políticas en lo que deben ser corregidas, en lo que deben ser reorientadas, en lo que deben ser reformuladas, hace a la vida misma y les pasa a ustedes en las empresas. Ninguno de ustedes seguramente quieren los mismos servicios o produce de la misma manera cuando comenzó en su primera etapa. Todo va exigiendo cambias y transformaciones, y lo que es importante definir es que esos cambios y esas transformaciones siempre están orientadas a lograr un proceso de crecimiento económico con inclusión social. Esto es clave porque esto ha sido precisamente el desarrollo del mercado interno que – como bien lo señalaba recién el señor presidente – ha sido su fortalecimiento, su crecimiento y su desarrollo el que ha permitido sortear con éxito la crisis del 2009, la crisis del 2008.
Yo recién cuando charlaba el compromiso de la colada continúa era para el año 2009, y bueno dada la situación – me explicaban – no se había podido hacer porque pensaban que es iban a venir las cosas abajo. Se equivocaron porque la Argentina superó el 2009 y si lo hubieran hecho ya lo tendrían terminado y produciendo ahora. Nunca pensaron que íbamos a crecer como lo hicimos en el 2010, y tal vez pensaron que íbamos a caer muy fuerte, en el 2009. Afortunadamente, en el 2009, cayó el nivel de crecimiento, pero nunca llegamos a decrecer, nunca llegamos a negativo y en el 2010, producto de todas las medidas anticíclicas, que tomamos durante el año 2009, pudimos surgir con la fuerza que lo hicimos y gracias a eso pudimos tener este 2011 que realmente ha sido muy importante.
Por eso el compromiso de nuevas fábricas de cemento, también asistí, durante los últimos meses a nuevos crecimientos de despachos de cemento y yo creo que realmente el tema de la construcción va a ser un muy buen lugar para poner los pesos o los dólares – según lo que tengan y donde lo tengan – porque les puedo asegurar que eso no lo vuela el tiempo, ni lo cambia ninguna Bolsa, ni lo cambia ninguna declaración de ningún dirigente, como solemos ver que dice tal cosa un dirigente y se fueron para abajo las acciones; dice tal cosa otro y entonces suben. Esto no es serio; entonces sabemos que los ladrillos siempre están y sabemos que es una de las inversiones más concretas y seguras, obligatoria en el sector estatal para mantener la infraestructura económica y social y yo creo que inteligente en el sector privado.
Por eso creo que vamos a seguir creciendo muy fuertemente y lo que tenemos que asegurar precisamente es el tema de los insumos, una de las claves que también tocó el señor presidente porque obviamente tenemos tres grandes actores, en estos años de crecimiento: el Estado impulsando estás políticas activas se animó a la inversión al sector privado y también quien obviamente es el otro gran protagonista son los trabajadores que han crecido sus plantas, sus sindicatos. ¿Bueno, Gerardo cuántos afiliados tenías, cuántos cotizantes tenías en el año 2002-2003? ¿Cuántos? 70 mil, bueno ahora ya estás cerca del medio millón, ¿no es cierto? Díos mío esto es crecimiento económico.
Por eso es clave también y esto es una de las actividades donde mayor grado de armonización se puede ver entre el sector privado, el sector empresario y el sector trabajador. Y yo creo que esto también es clave para todas las actividades.
Porque yo creo que todos tenemos derecho a reclamar y que los trabajadores, por supuesto también, que son los que tal vez mayor derecho tienen a reclamar, pero también tenemos que pensar en los que todavía no tienen un trabajo registrado o están recibiendo una Asignación Universal por Hijo o necesitan de la ayuda del Estado para poder subsistir. Todavía tenemos una gran deuda social pendiente.
Y creo en este aspecto, quiero subrayar también, que tenemos que ingresar, sobre todo en este sector y en todo el sector industrial, lo charlaba también el otro día en la sobremesa con el titular de la Unión Industrial Argentina, después de todo ustedes también serán constructores, pero la construcción es la madre de todas las industrias, charlábamos de la necesidad de poder abordar, ya pasada la cuestión electoral, siempre hay temas que cuando han cuestiones electorales, es más difícil abordarlos, porque bueno, todos sabemos que pasa, cada uno quiere llevar agua para su molino sin por allí pensar en el conjunto, tenemos que abordar definitivamente el problema de las ART, de la doble vía, que es una cosa clave para toda la actividad industrial, tenemos que hacerlo a través de una ley que contemple los intereses de los trabajadores, que son también los intereses de la empresa y que termina, además, con la industria del juicio definitivamente que torna una litigiosidad que finalmente impacta negativamente y lo digo como aboga, aunque no ejerzo, pero soy abogada, pero no soy corporativa, eso es muy importante, nunca me he sentido corporativa, pero debemos y creo que podemos comenzar a arreglarlo por el tema de la doble vía.
Yo sé que también está el tema del itinerante, pero como decíamos el otro día con el Vasco De Mendiguren, queremos arreglar todo de una sola vez y no terminamos arreglando nada.
Creo que si hay un acuerdo entre el sector del trabajo, entre el sector legislativo y entre el sector judicial, que es el que interpreta también las normas acerca de la doble vía, estaríamos dando un salto cualitativo muy importante que el sector, seguramente, va a generar mayores certezas y mayores seguridades.
Yo quiero decirles, finalmente, que quiero que sepan y que tengan la absoluta confianza de que vamos a seguir trabajando en la misma orientación que lo hemos hecho en estos años. Es un mundo difícil, complejo, pero yo señalo la integración como una de las claves de poder asegurarnos realmente en la región que lo que sucede en otras partes del mundo tenga menos influencia, menos impacto negativo en nuestras economías y para esto es clave también el proceso de integración con la República Federativa del Brasil.
Por eso celebro que hayan tenido la buena idea de haber invitado a Inacio Lula Da Silva para que estuviera aquí pese a lo que luego pasó.
Pero creemos que es, sinceramente, esta una de las claves porque ya hay una gran integración. Bueno, de hecho, Camargo Correa, el principal productor de cemento del país, es del Brasil. Hoy, el principal productor de acero tanto en el Brasil como en la Argentina, va a ser una empresa de origen argentino. Podemos recorrer todos los rubros -textiles, automotrices- y vemos que en cada uno de esos lados, se va dando cada vez un mayor grado de integración y por eso es que estamos convencidos.
Tenemos todavía que hacer un poquito de peleita en las compras gubernamentales en Brasil y en que nos dejen entrar a las empresas constructoras como entran las empresas constructoras brasileras aquí. Ahí vamos a hablar también, porque eso nos falta.
Yo no puedo dejar de mencionar –porque se me ocurre ahora- que dos de las principales obras públicas que estamos haciendo en Paraná de las Palmas, de AySA y la otra de AySA que son las plantas de tratamiento de líquidos cloacales de toda la Capital Federal y partidos aledaños, están haciéndose a través de empresas brasileñas.
Nosotros sabemos que ahora viene el Mundial de Fútbol y que vienen las Olimpíadas y creemos que es una muy buena oportunidad para lograr la integración también en materia de obras y de compras gubernamentales entre ambos países y, fundamentalmente, crear un comercio intrazona para, precisamente, asegurar el trabajo de nuestra gente.
Este es uno de los temas que, seguramente, vamos a abordar con la Presidenta porque, por lo que la escuché hablar, por lo que hemos hablado en la primera reunión bilateral que mantuvimos aquí y luego en la que tuvimos cuando yo fui al Brasil. Seguramente, ella también es una mujer absolutamente jugada a la integración de la región, la integración de Brasil, Argentina y de toda la región.
Así que, confío mucho en nuestras propias fuerzas, confío mucho en nuestras ideas, en el compromiso de nuestros empresarios, de nuestros trabajadores, de nuestros dirigentes, de comprender, de entender lo que está pasando en el mundo para defender lo que estamos haciendo y lo que queremos seguir haciendo en la Argentina.
Esto no significa que no discutamos, que no debatamos, pero debemos hacerlo en el marco, no de la imposición, sino, como decía el otro día, en sintonía fina: saber también que vamos a tener que ir sector por sector; no se van a poder poner reglas generales para todas las actividades y para todos los sectores, porque, inclusive dentro de una misma actividad, como puede ser la construcción, sabemos que no es lo mismo una empresa de gran porte que una empresa pequeña, familiar.
El otro día estaba leyendo que una empresa familiar se había fundido por pagar un accidente de trabajo. Con lo cual, tenemos que tener esa sintonía fina de la que hablábamos el otro en la Unión Industrial Argentina de concebir cada empresa, de concebir cada actividad como una problemática propia y diferente que deber ser analizada.
Esto no significa un desgajamiento de lo que es la economía, sino, simplemente, tratar de articular todos los intereses, por ejemplo, los de los productores de insumos, que también deberán contemplar en sus precios la necesidad de cuidar la competitividad de la Argentina. Y por eso también estamos trabajando el tema de subsidios en aquellas actividades que necesariamente deben ser subsidiadas para poder mantener la competitividad. No es lo mismo una mega empresa que una pequeña empresa familiar o una PYME.
Esta suerte de análisis fino en cada una de las actividades, se debe desarrollar en cada uno de los ministerios. Hoy le decía al ministro de Planificación Federal, que debemos constituir, como por ejemplo tenemos constituidas en el ministerio de Economía o en el ministerio de Industria, las mesas por actividad donde se sienten los empresarios, los trabajadores, los proveedores de los insumos de determinadas actividades para ir…Esto también debemos hacerlo en el sector de Planificación Federal con todos los sectores, fundamentalmente, aquellos que tienen insumos difundidos y también comenzar a charlar un poquito el tema de la energía que es un tema fundamental y va a ser el gran tema, porque ese sí que es un insumo difundido. No hay nada más difundido que la energía en toda la actividad económica. Es imposible hacer nada sin electricidad o sin gas o sin petróleo o sin combustible.
Por eso, es importante comenzar a formar las mesas, comenzar a discutir esto y, bueno, y saber que tenemos que aportar todos para que el crecimiento siga siendo armonioso. Porque, en definitiva, ha sido un crecimiento armonioso si uno lo piensa, más allá de declaraciones altisonantes o más allá de palabras, salvo el episodio que tuvimos en el 2008, fuera de eso, todo el resto, con todas las discusiones, con las idas y venidas, con abstenciones lógicas de las negociaciones, de las presiones, lo cierto es que hemos crecido en forma muy armónica y nos hemos comportado como una sociedad, me gustaría decir civilizada, que civilizada no es solamente tener buenos modales, hay algunos que tienen buenos modales para que otros de mueran de hambre, yo no creo en esa clase de buenos modales. Yo creo, por ahí, que un gritito que por ahí se te va o algún gestito, debe ser pasado por alto, si uno lo puede evitar mejor, pero pasado por alto si, en realidad, el objetivo que estamos buscando nos sirve a todos.
Como dije alguna vez: cuando alguien nos está señalando la Luna, por favor, no le miremos el dedo, miremos la Luna que eso es lo importante.
Yo creo, sinceramente, que tenemos la obligación de que este crecimiento, que ha sido realmente muy virtuoso…Hoy estaba leyendo una nota que me mandaban de un diario muy importante del Canadá donde decía que debían mirar lo que había pasado en la Argentina –no es la única nota que ya hay sobre la Argentina, no es como en una época donde éramos los incumplidores, los malos alumnos del grado-, lo cierto que la Argentina, sin acceso al mercado de capitales, viene cumpliendo rigurosamente todos sus compromisos de deudas internacionales con tenedores de bonos, con organismos multilaterales y, sin embargo, nos siguen calificando como economía periféricas o emergentes. Y a quienes hoy están al borde de la quiebra o están ya en una quiebra declarada, tenían notas y calificaciones mucho mejores que nosotros. Se ve que los maestros que calificaban no eran muy buenos y no había inspectores en el colegio que controlaran qué es lo que hacían los maestros.
Sí, porque tanta lección que nos han querido dar, tanto mal trato que por allí hemos recibido, yo creo que inmerecido en muchos casos. Pero bueno, creo que hemos demostrado que podíamos hacer las cosas.
Esto no quiere decir que seamos infalibles, que no hayamos cometido errores, que no nos equivoquemos, pero lo importante es la voluntad siempre dirigida a beneficiar los intereses de la patria, sí, de la patria. No es una entelequia, la patria somos todos, somos los que vivimos en ella, somos los que trabajamos, los que invertimos los que nos levantamos todas las mañanas.
Y, bueno, en nombre de ese país, que durante tanto tiempo sufrió frustraciones, enfrentamientos, péndulos, como decíamos el otro día en la UIA, yo comparé el péndulo del 2009 y vino la maza, porque vino el péndulo nunca llegaba a tocar la pared, pero la maza la rompía.
Bueno, yo lo que creo es que nosotros tenemos que seguir haciendo un gran esfuerzo todos, los que tenemos responsabilidades institucionales, para poder seguir creciendo. Y como decía Enrique que estaba con un crecimiento del 5 por ciento, si mal no recuerdo, seguir prolongándolo durante unos años. No estaría mal crecer un poquito más, inclusive, pero un 5 también estaría muy bien dadas las actuales condiciones internacionales.
Pero yo creo que si seguimos trabajando fuertemente sobre el mercado interno, permitiendo que los sectores más vulnerables cuenten con medios para consumir. Esto yo no me voy a cansar nunca de repetirlo, lo dije todo el tiempo en el G-20, aquellos sectores que al no tener capacidad de ahorro, consumen todo, permiten entonces que esa persona a la que le van a comprar, cambie el auto o compre algo y así sucesivamente, y allí estamos apuntando y vamos a seguir apuntando, como también con la infraestructura para mantener el nivel de actividad de económica como lo hemos venido haciendo.
En fin, son muchas las cosas, no es una sola política, no es una sola dirección, es un mix de políticas activas, contracíclicas que vamos a seguir llevando adelante con la misma fuerza y la misma convicción que lo hemos hecho hasta ahora.
Así que, lo único que les pido sí, es lo que dijo Enrique, que sola no puedo, que necesito la ayuda de todos. Así que, muchas gracias si me pueden brindar una mano.
Muchas gracias y buenas tardes a todos y a todas. (APLAUSOS)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: