Despertar Nacional

Inauguración del Polo Científico Tecnológico en la ex bodegas Giol: palabras de la Presidenta de la Nación
Muy buenos días a todos y a todas.
Señor Ministro Presidente de Baja Sajonia, señor McAllister; señor presidente de la Fundación Max Planck; señor secretario de Estado y representante de la Canciller Ángela Merkel: en este día memorable no solamente para la ciencia, sin lugar a dudas, sino para todos los argentinos, porque mirar este edificio moderno, de última generación, que va a albergar no sólo a nuestro Ministerio de Ciencia y Tecnología sino a todos los institutos de investigación, al CONICET en su segunda etapa y en esta primera etapa los institutos extranjeros asociados con los institutos de investigación argentina, es cumplir un viejo sueño que parecía que nunca iba a llegar.
Y aquí estamos los argentinos, en este lugar emblemático de la Ciudad de Buenos Aires. Tal vez los amigos de Alemania no sepan que esto antes eran viejas bodegas abandonadas, en algún momento fue un establecimiento industrial, los avatares de la Argentina lo convirtieron en ruinas, llenas de roedores y que albergaban solamente molestias para los vecinos.
Un hombre, que fue el mismo que visitó la Fundación, que a usted le llamó tanto la atención como a otros científicos que un Presidente fuera a una Fundación y se interesara por la ciencia, ese hombre, el presidente Kirchner, fue el que imaginó este sueño, como tantos otros en la Argentina. Fue durante su gestión precisamente cuando se lanzó la idea de reconvertir a estas viejas bodegas que eran realmente un oprobio para los vecinos y para todos los argentinos también, en este Polo Científico Tecnológico que ya constituye una referencia en toda esta zona de la Ciudad de Buenos Aires.
Realmente hoy es un día que podríamos denominarlo del conocimiento también. Antes que nada no quiero olvidarme de agradecer a todos los compañeros de la UOCRA, trabajadores que están allá al fondo, porque sin ellos no hubiera sido posible esta maravilla de este edificio moderno, inteligente.
Me encanta escucharlos cantar, gracias. La verdad que es un sueño poder ver terminada toda esta primera etapa y que el Instituto Max Planck, que es -como recién lo decía su Secretario- “la nave insignia de Alemania en materia de investigación, de ciencia y tecnología”, haya decidido elegir a nuestro país como su primera sede en América del Sur. Nos llena de orgullo esta decisión y de esperanzas también.
El conocimiento, señor Presidente, señor Secretario, ocupa en nuestro gobierno, en nuestro proyecto, un lugar fundamental. No es un conocimiento aislado, no es un conocimiento que no interactúa con la sociedad; al contrario, es un conocimiento, una ciencia y tecnología que interactúa con la comunidad, interactúa con la economía, con la salud, para precisamente a través de la innovación tecnológica lograr agregar valor a nuestra economía y también conocimiento para la ciencia de la salud, la ciencia de la medicina, la ciencia de la salud sanitaria, como recién nos explicaba el científico repatriado en la Universidad de San Martín donde hemos inaugurado hoy un laboratorio de biotecnología. Me había comprometido con ellos, cuando los visitamos con el Ministro de Planificación allá por el 2007, otro sueño que también se cumple en este caso en la Universidad Nacional de San Martín, proveyendo de instrumentos y de espacios a nuestros científicos, a nuestros investigadores y también de salarios acordes con la tarea que ellos desempeñan, para que realmente puedan seguirle agregando conocimiento y valor a esta Argentina que ha crecido como nunca en estos 8 años de gestión desde el año 2003 a la fecha.
No es casual tampoco lo que hemos dedicado a la educación: 6,47 por ciento de nuestro PBI destinado al sector educativo, que también se traduce en otro espacio y con otro presupuesto aún mayor cuando estamos distribuyendo entre nuestros alumnos de las escuelas secundarias públicas, como ustedes lo han podido ver, una netbook por alumno. Llevamos ya entregados al día de hoy 1.700.000 netbooks para incorporar a la era digital a nuestra escuela pública, para ser más precisos -acá tengo el número exacto- 1.699.407. Esto significa que la han recibido 1.468.942 alumnos, de los cuales 13.000 son alumnos especiales, 230.485 docentes y 4.196 escuelas argentinas que ya cuentan con este instrumento de inclusión social, de introducción al conocimiento y a la era digital.
Yo siempre digo que la ciencia y la tecnología se pueden ver a través de dos actos, la creación y el descubrimiento. La creación que significa esencialmente aquellos que generan nuevas demandas a partir de fuertes innovaciones, como se ha dado por ejemplo en el caso de la industria tecnológica.
Hoy el mundo recuerda a Steve Jobs, uno de los hombres que más ha investigado, realmente una de esas personas que a uno le hubiera gustado conocer realmente porque son cabezas importantes. Y por otro lado también el descubrimiento, que como lo decía recién, muchas veces no solamente es aplicar el conocimiento sino la suerte que necesariamente tiene que ayudar a muchos científicos para hallazgos y descubrimientos. Pero sabemos que la suerte solamente puede ser ayudada si además ponemos mucho trabajo, mucha inversión, mucho conocimiento.
Por eso para nosotros este día, que llegó finalmente, constituye un orgullo para toda la historia de la ciencia y la tecnología de un país que no ha tenido 17 premios Nobel pero hemos tenido 3 premios Nobel en ciencias duras, el único país de América Latina, y es también para nosotros un orgullo muy grande la repatriación de más de 834 argentinos que han retornado al país porque les vuelve a dar la oportunidad a los que estudian e investigan, en una política de Estado realmente.
Por eso quiero agradecer la confianza dispensada por las autoridades del Max Planck, la presencia de funcionarios de la República Federal Alemana, como también del canciller de Baja Sajonia. Ustedes saben que Baja Sajonia es accionista de Volkswagen, el 20 por ciento de la Volkswagen es del gobierno de Baja Sajonia, eso para que los aquí se horrorizaban de que el Estado tuviera participación a través de la ANSES en algunas empresas, miren esa Alemania tan admirada. Y les digo más: el señor que está sentado ahí, que es una suerte de gobernador de Baja Sajonia, es además el presidente del Consejo de Vigilancia de Volkswagen Internacional, por los intereses que su Estado tiene precisamente allí. Esto es importante también para saber qué modelo de desarrollo y crecimiento tiene una sociedad y por qué Alemania alcanzó el nivel de científicos, de investigación, de producción, de economía y de exportación que tiene; las cosas no son casuales y ha tenido un rol preponderante en ese desarrollo económico la asociación inteligente entre el Estado, las empresas privadas y la ciencia y la tecnología. Ese es el modelo de Alemania y es un poco lo que estamos planteando nosotros aquí, una asociación inteligente entre el conocimiento, la economía y lo público.
Por eso también invertimos en el Instituto Biológico de La Plata, para ponerlo en marcha y para poder, ya con certificación de ANMAT, comenzar la producción de medicamentos en el sector público, que son indispensables. Por eso también ese laboratorio de biotecnología en la Universidad de San Martín; por eso el comedor universitario en la Universidad de Villa María; por eso las netbooks; por eso esta dedicación casi obsesiva a que nuestro conocimiento, nuestros investigadores, nuestra universidad crezca. Ese es el compromiso que tenemos y vamos a seguir trabajando porque ya está en proceso de licitación y en marcha la segunda parte y final de este verdadero Polo Científico Tecnológico, donde va a estar finalmente nuestro querido CONICET.
Así que en un día muy especial quiero felicitar a todos los hombres y mujeres, a esos jóvenes que saludé a la entrada, jóvenes investigadores. Estamos también renovando nuestras plantas del CONICET, siempre lo comentábamos con Lino, cuando comenzó la gestión en el 2003, las plantas habían envejecido producto de que se habían dejado de lado. Por favor, no estoy tratando de viejo a nadie pero todo necesita renovarse, hoy leí una cosa que me impresionó mucho de este hombre Steve Jobs, que dijo, creo que en Standford, que la muerte es el mejor invento porque siempre permite que lo viejo sea sustituido por lo nuevo. Muy fuerte, me impresionó, pero la vida es así y por eso también necesitamos la renovación de nuestros planteles de científicos para que siga la tradición, siga el conocimiento e incorporar e interesar a las nuevas generaciones en la investigación y fundamentalmente en las ciencias duras.
Ayer también estábamos junto a Volkswagen poniendo la piedra fundamental a lo que va a ser el instituto donde se va a desarrollar la carrera de ingeniería automotriz, que va a ser en la Universidad Tecnológica Nacional, en el campus en Pacheco, en un sector precisamente que ha sido protagonista también del mayor crecimiento industrial de estos ocho años, que ha sido la industria automotriz y donde realmente la Argentina tiene un expertise altamente valorado a nivel internacional.
Finalmente quiero felicitar, y eso había a empezado a hacer cuando se me dio por el lado de la renovación, a todos los científicos, hombres y mujeres, a todos los que aguantaron el chubasco y se quedaron haciendo el aguante; a todos los que volvieron cuando les dimos una oportunidad y a los 40 millones de argentinos que con sus aportes permiten que podamos hacer estas cosas. Esto tampoco tienen que perderlo de vista nuestros científicos, educados la mayoría de ellos en las universidades públicas y gratuitas, siempre sostenidas tal vez por argentinos que nunca van a poder llegar a la universidad o no llegarán sus hijos y con quienes tenemos una gran deuda quienes somos egresados de las universidades públicas nacionales. Una gran deuda que tenemos que cubrirla con trabajo, con investigación, con aplicación, con creación, con innovación para devolver las cosas que nos han dado y que realmente no se dan en muchas partes del mundo, como que podamos acceder a una educación universitaria gratuita.
Así que felicitarlos a todos y además felicitar también a los del ferrocarril San Martín porque tienen bastante buena frecuencia se ve, porque han pasado con una muy seguido, los hemos controlado. Muchas gracias y felicitaciones a toda la comunidad científica argentina, hoy es un día de fiesta para todos ustedes, esto es para ustedes, para que nos ayuden a los argentinos a seguir creciendo, a seguir mejorando la salud, no solamente de los seres humanos sino también de lo que es la economía a través del SENASA, de los fitosanitarios, de los descubrimientos, de las tecnologías de punta, de las informáticas, para seguir creciendo con toda la fuerza del conocimiento, la ciencia y la educación. Gracias Argentina, muchas gracias. (Aplausos)Argentina, muchas gracias. (Aplausos)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: