Despertar Nacional

Entradas etiquetadas como ‘EEUU’

ONU ARGENTINA 68ª Asamblea General de las Naciones Unidas: Palabras de la Presidenta de la Nación

68ª Asamblea General de las Naciones Unidas: Palabras de la Presidenta de la Nación
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA FERNÁNDEZ EN LA 68º ASAMBLEA GENERAL DE NACIONES UNIDAS, REALIZADA EN NUEVA YORK, ESTADOS UNIDOS DE NORTEAMÉRICA
Muy buenas noches a todos y a todas; señor Presidente de la Asamblea General de Naciones Unidas una especial felicitación, en representación de Antigua y Barbuda, miembro del RULAC y del CELAC, un honor para todos los latinoamericanos su presidencia, en esta 68º reunión de Naciones Unidas.
En principio nuestra solidaridad con las víctimas del atentado de Kenia, también de Pakistán, en general, de todas las víctimas de los atentados terroristas que se producen, hoy, en distintas partes del mundo. Lo nuestro no es desde una solidaridad, o mención protocolar. En nuestro país, la Argentina, junto a los Estados Unidos de Norteamérica, son los dos únicos países del continente americano que han sufrido ataques terroristas. En nuestro caso, en dos oportunidades: en el año 1992, con la voladura de la Embajada de Israel, en la Ciudad de Buenos Aires, y dos años más tarde, la voladura de la AMIA, la mutual de la comunidad israelita en la Argentina. Algunos de sus familiares – como siempre – nos acompañan y los diviso desde aquí.
Por lo tanto, la claridad de saber que estamos ante verdaderas víctimas porque no son combatientes, no son soldados, es gente que subía a un ómnibus, entraba a un bar, entraba a su lugar de trabajo y era sorprendida por un artefacto letal, no había decidido participar en ninguna guerra, no era combatiente, no era soldado, no había elegido ir a pelear. Creo, entonces, que fundamentalmente a esas víctimas y a sus familiares es con quien debe estar expresada nuestra solidaridad y nuestra más firme condena a todo tipo de terrorismo.
No puede escapar a esta 68ºAsamblea, atravesada por la cuestión Siria, casi premonitoriamente estuve hace muy poco tiempo, aquí también, en las Naciones Unidas, presidiendo la sesión del Consejo de Seguridad. Argentina es miembro no permanente, durante los años 13 y 14 y ese 6 de3 agosto, hace poco menos de mes y medio, proponíamos la reforma del Consejo de Seguridad porque sosteníamos que su funcionamiento, su lógica databa de la post-guerra, databa de la Guerra Fría donde el temor al holocausto nuclear había creado ese organismos integrante de las potencias que había vencido a la Alemania nazi y que luego, producida el mundo bipolar y la Guerra Fría, ante el temor de un holocausto nuclear se había creado ese funcionamiento, con poder de veto, de modo tal que nadie pudiera apretar un botón y que el mundo volara por los aires.
Lo cierto es que ese instrumento que funcionó desde 1945, hoy se ha demostrado absolutamente antifuncional y obsoleto no solamente frente a la cuestión Siria, sino también ante otros frentes contra la paz y contra la inseguridad en el mundo.
Yo he escuchado y agradezco, también, el hecho de que por primera vez podamos hablar tan avanzada una sesión porque se rompo, un poco, la lógica y la inercia de lo que suelen ser estás reuniones, donde cada uno viene con un formato de discurso donde casi es un monólogo, que le impide interactuar, o tal, vez argumentar o contra-argumentar contra otros discursos y otras ponencias que han tenido lugar aquí.
Yo he escuchado atentamente muchos, casi todos los discursos que se han pronunciado, hoy, en el día de la fecha. Obviamente he prestado mayor atención a aquellos que inciden en el sistema de decisiones global, y también – por supuesto – he prestado mucha atención porque soy una firme defensora del multilateralismo al primer discurso, al del señor secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon. En muchos de ellos he escuchado como que el 21 de agosto, nosotros habíamos hablado del 6 de agosto de la necesidad de reformular ese Consejo de Seguridad, de que ya no existiera el derecho de veto, que se adoptara – por ejemplo – el sistema que tenemos en los organismos regionales de América, como el UNASUR, como el CELAC, como el MERCOSUR, donde las decisiones se toman por consenso. ¿Por qué? Porque a diferencia de un organismo de gestión de gobierno, donde el derecho de veto es necesario para poder gobernar cuando se trata de la gestión de resolución de conflictos, si una de las partes que está en el conflicto, o que tiene intereses en el conflicto tiene el derecho a veto, este derecho a veto se convierte necesariamente en un obstáculo para la resolución del conflicto. No sabíamos qué iba a pasar 15 ó 16 días después. Y muchos mencionaron, aquí, que el 21 de agosto se produjo la crisis de Siria.
En realidad, resulta bastante incomprensible que se hayan dado cuenta que en Siria había una crisis únicamente el día 21, cuando estalló el escándalo de las armas químicas. Siria viene con un enfrentamiento desde hace dos años y medio, han muerto más de 150 mil personas, y el 99,99 por ciento de esas personas han muerto por medio de armas convencionales, no armas químicas. Recuerdo que en la última Reunión del G-20, cuando se abordó y se discutió el tema de la cuestión Siria planteé: “¿qué diferencia hay entre un muerto por una metralla, por una mina antipersonal, por un misil, por una granada que por un arma química?”. Tal vez impresione más o menos, tampoco es la primera vez porque se habla de armas químicas como si estuviéramos por primera vez ante un fenómeno de armas químicas o de armas de devastación masiva.
Recordaba un mandatario, que intervino también en el día de la fecha, de las cámaras de gas de los nazis, terribles, las trincheras, también armas químicas en otro lado. Yo también recuerdo, porque me lo contaron y porque lo leí, porque no había nacido, del holocausto nuclear en Nagasaki e Hiroshima y las consecuencias de ese uso de esas armas durante muchas generaciones de japoneses. Ya más, y más joven – como recordaba el presidente del Uruguay, cuando era joven – yo también fui joven recuerdo cuando tenía menos de 20 años y muchos de ustedes también lo deben recordar el uso de napalm o fósforo, en la Guerra de Viet-Nam que inmortalizaron aquellas fotografías, que recibiera el Premio Pulitzer y que eran chicos desnudos, una chica desnuda – lo recuerdo como si fuera hoy – corriendo en un camino y habiendo sido objeto de un bombardeo de napalm. También recuerdo – para ser justo – el dolor de la sociedad norteamericana viendo abrir el vientre de sus aviones y bajar, en bolsas negras, los cadáveres de sus soldados que había ido a pelear. Me imagino el dolor de cada madre, de cada novia, de cada hermana, de cada esposa, de cada hija de cada uno de esos soldados que moría, vaya a saber por qué, muchos sin saber por qué, a miles y miles de kilómetros de su país. Cuánta irracionalidad, cuanta injusticia. No hay guerras justas, no hay guerras justas, sólo la paz es justa.
Y decíamos, ese 6 de agosto, cuando abordábamos el concepto de cómo tratar la paz y la seguridad y decía yo, que la paz y la seguridad no son conceptos militares, son conceptos políticos. Hoy tuve una gran satisfacción, cuando escuchando al señor secretario general de Naciones Unidas, mencionaba este concepto que habíamos dado en el Consejo de Seguridad: la paz y la seguridad no son conceptos militares, son conceptos políticos.
Por eso saludamos el hecho de que se haya podido arribar a un acuerdo en la cuestión Siria. Nosotros nos opusimos a la intervención directa, al bombardeo. Era simple y sencillo: el argumento de que para evitar muertos íbamos a provocar más muertos no se sostenía desde ningún lugar argumentativo y racional. Pero además no hablábamos desde cualquier lugar, hablábamos de un país muy respetuoso de las normas escritas del derecho internacional. Mi país es firmante del Tratado de no Proliferación Nuclear, siendo Argentina uno de los países de mayor, sino tal vez el de mayor desarrollo nuclear de América latina. Desarrollo nuclear que lo hacemos únicamente con fines pacíficos y científicos, vendemos generadores nucleares a Egipto, a Argelia, a Australia. También tenemos la energía nuclear destinada a fines medicinales, o sea no andamos condenando el uso de la energía nuclear con fines de guerra y al mismo tiempo desplazamos submarinos nucleares como nos pasa – por ejemplo – a los argentinos en nuestra disputa de soberanía sobre nuestras Islas Malvinas, donde el Reino Unido militariza el Atlántico Sur y envía submarinos nucleares. O sea no tenemos doble estándar, no somos hipócritas. No solamente somos firmantes del Tratado de no Proliferación Nuclear, somos además miembros de la Corte Penal, de Roma, también mencionada en su discurso por el señor secretario general de Naciones Unidas, o sea cuando hablamos de la condena a dictadores hablamos de que somos parte de ese tribunal y por tanto podemos estar sometido a ese tribunal.
También formamos parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, con sede en Washington; lo curioso es que mucho de los que hablan de derechos humanos, de respeto a las instituciones y al derecho internacional, y a la Corte Penal de Roma y a cuanto discurso sobre derechos humanos ande por allí suelto no han firmado ninguno de estos tratados. Y qué hablar de derechos humanos la República Argentina, hemos sido miembros fundadores e impulsores, primero, de la creación de la Secretaría de Derechos Humanos, en el ámbito de Naciones Unidas y, luego, del Tratado sobre Desaparición Forzada de Personas.
Me acompaña también, hoy aquí, la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, quien también me acompañó en París para firmar aquel tratado, del cual también somos fundadores. Menciono este tema de los derechos humanos porque también en otro discurso, no quiero equivocarme, hoy se dijo: “si ese es el mundo en el que la gente quiere vivir”, se refería a aquellos países que creemos realmente que hay una diversidad cultural, y que hay valores que tal vez nos parezcan a nosotros absolutos y a otros les parezca relativo, y viceversa, he escuchado hablar de tolerancia. A mí no me gusta la palabra tolerancia, la palabra tolerancia siempre implica: “te aguanto porque no tengo más remedio”. A mí me gusta la palabra aceptar, aceptar al otro, aceptar que el otro es diferente y que el otro acepte que yo soy diferente. Se dijo, hoy aquí, que “si ese es el mundo en que la gente quiere vivir deberían decirlo y contar con la fría lógica de las fosas comunes”. Argentina también puede hablar de fosas comunes, todavía – en pleno siglo XXI – estamos descubriendo fosas con los restos de los miles de detenidos y desaparecidos, durante de la dictadura genocida, del 24 de marzo de 1976, similar a la que se instaló un 11 de septiembre de 1973, en la hermana República de Chile, derrocando al gobierno democrático de Salvador Allende.
Cuanto nos hubiera gustado que tantos discursos condenando a dictadores genocidas hubieran podido estar en aquella época, como nos hubiera gustado que vinieran a ayudar a los pueblos argentinos, chilenos y a tantos otros del continente americano, que en medio de la Guerra Fría éramos las víctimas propicias de dictadores y asesinos. Pero también se dijo acá, que si bien se respetaban los derechos humanos podría tratarse el caso de alguien que como fuera coincidente con los intereses de alguna potencia se comportarán de otro modo. De estás cosas hablamos y de este doble estándar hablamos, de la necesidad de acabar con este doble estándar y que las resoluciones, que las decisiones de este organismos multilateral, como es Naciones Unidas, se cumplan a rajatabla para débiles y para fuertes, para grandes y para pequeños. Lo estamos esperando nosotros, por ejemplo, desde 1965, cuando el plenario de la resolución y muchísimas otras resoluciones posteriores de esta Asamblea y del Comité de Descolonización obligan a ambos países, a la República Argentina y al Reino Unido a sentarse a dialogar, diálogo otra palabra que he escuchado recurrentemente en todos los discursos, a dialogar porque hay una controversia de soberanía sobre territorio malvinense. Sin embargo, caso omiso absoluto, por parte del Reino Unido y así seguimos con esto de los dobles estándares, que a algunos no les gustan que se mencione, por las hipocresías, pero que son como las brujas, que si las hay las hay evidentemente.
También he escuchado y debo decir con agrado, no solamente voy a decir las cosas que me parecen doble estándar, sino también con las que estamos de acuerdo, que finalmente se ha reconocido la necesidad como base esencial para lograr comenzar a desatar ese nudo gordiano que es la cuestión de Medio Oriente, la necesidad del reconocimiento del Estado de Palestina y del derecho del Estado de Israel también, a vivir dentro de sus fronteras en forma segura. Es más, creo que con mucho acierto se ha dicho, que es imposible lograr seguridad para el Estado de Israel si no se reconoce también la existencia y se viabiliza físicamente la existencia del Estado palestino. No podemos menos que coincidir con esta caracterización.
También, he escuchado al nuevo Presidente de la República Islámica de Irán y he escuchado los comentarios que las grandes potencias han hecho sobre este cambio de gobierno. Me pareció entender, si no he escuchado mal, que hay una suerte de nueva expectativa de cambio frente a la renovación de las autoridades de la República Islámica de Irán que, como ustedes saben, tenemos una diferencia producto de que la causa AMIA y la Justicia argentina han acusado formalmente a 5 ciudadanos iraníes de haber tenido participación en la voladura de la AMIA.
Desde hace 10 años, se cumplen 10 años desde que por primera vez, quien fuera presidente de la Argentina a partir del 25 de mayo del año 2003, el presidente Néstor Kirchner, reclamara en este mismo reciento cooperación a la República Islámica de Irán para el esclarecimiento de los hechos.
Año tras año él, hasta el año 2007, y desde el año 2007 hasta la fecha, quien habla también hemos venido reclamando…esto es más, hace 1 año recibimos una respuesta por parte del entonces canciller iraní para entablar una conversación y arribar a un acuerdo de cooperación.
¿Por qué? Y por una razón muy sencilla: porque la causa está estancada desde hace 19 años, no se moviliza y si hay 5 acusados iraníes, con los únicos que puedo y tengo que hablar para que el juez pueda tomar una declaración a estos 5 ciudadanos es, obviamente, con la República de Irán. Parece muy obvio, pero muchas veces en este mundo tan particular, y en mi país también que es un poco particular, hay que explicar las cosas obvias.
Lo cierto es que también escuché hablar hoy de elecciones imperfectas. Me gustó el término que utilizó un presidente, “elecciones imperfectas”. Creo que cuando la Argentina vino pidiendo la cooperación durante 10 años y de repente alguien que ha venido demandando la cooperación dice “bueno, vamos a conversar, vamos a cooperar”, me parece que no había otro elección posible que sentarse. Esto fue utilizado internamente en nuestro país para atacarnos políticamente.
Y también aquí en Estados Unidos por los fondos buitres para ponernos en contra del Congreso americano y decir que estábamos haciendo un acuerdo con Irán. Sí, claro, un tratado con Irán pero ¿sobre qué? ¿Sobre armas nucleares? No. ¿Sobre una alianza estratégica para atacar Occidente? No. ¿Sobre un acuerdo para convertirnos al islam? Tampoco.
Simplemente el acuerdo era destrabar la cuestión procesal y permitir tomar declaración a los acusados por la Justicia argentina y, al mismo tiempo, la garantía del debido proceso con una comisión de juristas internacionales, que no fuera ni iraníes ni argentinos, que garantizaran, sin ser vinculante, el debido proceso.
En mi país, ese tratado ya fue aprobado hace 9 meses, casi diría que está por nacer el niño, si lo midiera en términos biológicos y de parto. Fue aprobado por todos los organismos competentes, el Parlamento, fue publicado en el Boletín Oficial, el mundo tiene conocimiento que Argentina ha dado cumplimiento a este tratado, a los que decían que era tan conveniente para Irán, diríamos que después de 9 años sin tener ninguna noticia ni ninguna notificación ni ninguna aprobación por parte de las autoridades, me permito dudar de que realmente no tuviéramos razón nosotros cuando firmábamos y decíamos que era un instrumento para destrabar la cuestión.
Lo cierto es que hay nuevo gobierno; lo cierto es que esperamos que este nuevo gobierno, a quien también escuché atentamente en el discurso y también leí declaraciones del actual Presidente de la República Islámica de Irán, que dijo que de ninguna manera se niega el Holocausto, es creo algo muy importante, lo es por lo menos para mí y creo que lo es para muchísimos ciudadanos globales, ciudadanos del mundo, que hoy inclusive en su discurso manifestó que precisamente la sociedad iraní había dado muestras a través de esta elección, desplazando a quien tenía posturas, bueno, que todos hemos escuchado, no vale la pena repetirlas, por posturas más moderadas, una vocación, por lo menos lo que se dijo aquí, en este mismo lugar, con estos mismos micrófonos, una voluntad de acordar, de hablar, de estar abiertos, de ser una sociedad democrática, de paz y de buena voluntad.
Bueno, el Presidente de Francia mencionó el expediente nuclear como la cosa importante de Irán. Yo quiero mencionar el expediente AMIA como la otra gran cuestión.
Dijeron que van a dar muestras abriéndose a una negociación en el tema de que no quieren armas para uso militar, o sea que van a adherir –por lo menos es lo que entendí- a lo que adherimos nosotros, a la no proliferación. Ahora esperamos que nos digan si se ha aprobado el acuerdo, cuándo se va a aprobar en casa negativo y que, además, pudiésemos tener una fecha de conformación de la comisión, una fecha también para que el juez argentino pueda ir a Teherán, sí a Teherán, no tenemos miedo, vamos a ir a Teherán, no tenemos miedo. Porque además, creemos en la buena voluntad de la gente, no tenemos porqué no creer que quieren la paz. Todos los que pasaron hablando por acá, todos, dijeron que quieren la paz, que se aman unos con los otros. Así que, les creemos a todos, pero esperamos de todos opciones coincidentes entre lo que dijeron y con lo que vayan a hacer.
Por eso, dejo planteado este tema puntualmente, que no tengo dudas, de ser ciertas las palabras que aquí se pronunciaron, vamos a tener respuesta positiva.
Digo esto para que no se confunda nuestra profunda convicción con las normas del Derecho Internacional, tampoco se confunda nuestra paciencia con ingenuidad o estupidez. Queremos, creo que ha pasado un tiempo más que prudencial, respuestas. Lo merecen las víctimas y yo creo que lo merece la propia República Islámica de Irán si es que realmente quiere demostrarle al mundo que hay un gobierno diferente y que hay acciones diferentes. Yo confío en que así sea; no tengo por qué no hacerlo.
Con respecto a otras cuestiones que también me interesaría plantear, estos serían…Yo digo que nosotros somos cumplidores seriales de las normas del Derecho Internacional y somos también víctimas seriales de otras normas no escritas, normas no escritas pero que hoy tienen una gran importancia en el mundo de la economía y de las finanzas, normas no escritas por los grandes centros financieros, por las calificadoras de riesgo, por aquellos que especulan como los fondos buitres con aquellos países que como la Argentina defaultearon su deuda allá por el año 2001, sumiendo…
Se habló también en este recinto de pobreza, se habló de la necesidad de que los chicos y las niñas tengan educación.
Yo quiero leer 2 párrafos del discurso del señor Secretario General de Naciones Unidas: uno, que se refiere a las armas, donde habla de la pobreza y señala que “mientras tanto en momentos de necesidades humanas apremiantes el gasto en armas continúa siendo absurdamente elevado, corrijamos nuestras prioridades, invirtamos en la gente en lugar de desperdiciar miles de millones en armas letales”. La Argentina, aclaro, no produce armas químicas ni siquiera vende armas convencionales.
Sería interesante averiguar quién provee de armas a los grupos, esto lo dije en el G-20, a los grupos rebeldes que enfrentan al gobierno de Siria, porque, bueno, va de lógico que el gobierno de Siria tiene las armas que tiene el Estado, nos gustaría saber quiénes proveen las armas de los que enfrentan al gobierno sirio. Y esto no significa en absoluto tomar parte por nadie, simplemente es plantearnos cosas que so muy lógicas y que constituye hoy un verdadero negocio como es el negocio de las armas. Porque Dios mío, ¿hubo que esperar que murieran 1.000 personas con armas químicas para descubrir que habían muerto 150.000? ¿Por qué no se decretó el embargo de armas hace 2 años para evitar que muriera tanta gente? Bueno, eso deberían contestarlo los que venden armas, nosotros no las vendemos, así que es una respuesta que realmente no la podemos dar en este ámbito, aunque la imaginamos.
Quiero leer también una parte muy importante donde el Secretario General de Naciones Unidas hablaba de la situación económica. Porque si bien toda esta Asamblea fue cruzada por la cuestión Siria, está claro que la crisis económica que comenzó aquí en Estados Unidos con la caída de Lehman Brothers en 2008 y que pese a los discursos y pese a las cosas, sigue produciendo una situación volátil, quebradiza, como se dijo…Quebradiza es un término que se utilizó mucho, no acá sino en el G-20, quebradizo, vemos millones de desocupados en el mundo, similar situación a la que vivió Argentina en el año 2001 con el default de la deuda.
Y a eso iba, a que somos víctimas seriales también de esas reglas no escritas de los lobistas, de las calificadoras de riesgo, de los derivados financieros que siguen especulando como buitres sobre los países que caen en default, compran bonos a muy escaso precio y luego pretenden cobrar sumas millonarias. Esta es la historia de la Argentina, pero puede ser la historia de cualquier otro país en muy poco tiempo.
La Argentina, a partir del gobierno del presidente Kirchner, del 25 de mayo de 2003, comenzó a dedicarse a ver cómo podíamos salir de esa deuda que significaba el 160 por ciento del PBI de nuestro país; 25 por ciento de desocupación; 54 por ciento de pobreza; 30 y pico por ciento de indigencia. Muchos países que hoy también podrían verse reflejados.
En el año 2005 se produce la primera reestructuración de la deuda: entra un 76 por ciento de los acreedores. Durante mi gestión, en el año 2010, se vuelve a abrir el canje de la deuda y llegamos a un 93 por ciento de los acreedores de la deuda. Tengan en cuenta ustedes que en cualquier país que tiene una ley de quiebras cuando quiebran las empresas, se requiere para llegar a un acuerdo, por lo menos en la Argentina, que esté de acuerdo un 66 por ciento de los acreedores para que el juez de la quiebra obligue al resto de los acreedores a aceptar ese acuerdo.
Aquí en Estados Unidos creo que es también la misma cifra, el 66 por ciento. Es más, aquí en Estados Unidos pueden quebrar hasta las municipalidades y un juez puede determinar que si es necesaria la sustentabilidad de la municipalidad, puede haber menos del 66 por ciento.
Lo cierto es que la Argentina en el año 2010 había llegado y ha llegado a un acuerdo con el 93 por ciento de sus acreedores. Y desde entonces, desde el año 2005 a la fecha, ha pagado en término y rigurosamente cada uno de los vencimientos de su deuda. A punto tal que el último pago se hizo hace pocos días, era un bono con legislación local, con legislación argentina, pagadero en Buenos Aires, se pagaron 2.070 millones de dólares y de aquel 160 por ciento del PBI, hoy estamos en un 45, un poco menos, del PBI de deuda, de la cual gran parte es dentro del propio sector público y en moneda extranjera Argentina está debiendo solamente el 8,7 por ciento de su PBI, tanto a tenedores privados nacionales como extranjeros. Pero reitero: venimos cumpliendo rigurosamente.
Hete aquí que en el año 2008, 7 años después de que la Argentina había defaulteado su deuda, fondos buitres, como se los llama, yo digo esta es una ONU entre los buitres de la deuda y los halcones de la guerra, es peor que la de los pájaros de Hitchcock, por lo menos Hitchcock era un buen director.
Pero lo cierto es que compraron por 40 millones de dólares bonos que hoy pretenden comprar por afuera del acuerdo de los acreedores que acordaron quitas, que acordaron períodos de plazo, como hace todo grupo de acreedores que acordaron y entonces establecen quitas y plazos de pago, quieren cobrar la totalidad a valor nominal del bono, sin ningún plazo ni quita ni espera. O sea, de 40 millones de dólares que lo compraron en estos benditos mercados autoregulados, cobrar hoy 1.700 millones de dólares o más. Un rendimiento en dólares del año 2008 a la fecha que supera el 1.300 por ciento.
Yo me pregunto y le pregunto al Secretario General Ban Ki-moon, ¿dónde vamos a encontrar empresarios que se dediquen a crear empleos, a innovar, a invertir en producción, en generar trabajo cuando en realidad, a partir de una suerte de economía casino, alguien compra 40 millones de dólares en bonos defaulteados y luego consigue una sentencia judicial que le dice que puede cobrar 1.300, 1.700 millones de dólares?
Esto no es un problema de la Argentina, esto es un problema del mundo. Por eso, agradecemos también a la República de Francia el haberse presentado ante la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos como “amicus curiae”. También agradecemos a la extitular del Fondo Monetario, Anne Krueger, que no es precisamente una amiga ni nunca lo fue de la República Argentina que también lo hizo.
Y recordamos aquel secretario del Tesoro americano, Paul O’Neill, que cuando decidieron soltarle la mano a la Argentina, en el año 2001, con una crisis social, institucional y más de 30 muertos por represión en las calles, dijo que los plomeros americanos o norteamericanos no tenían por qué pagar la fiesta de los argentinos.
Yo digo hoy que los millones de argentinos que recuperaron el trabajo, los millones de argentinos que volvieron a tener esperanzas e ilusiones, los científicos que retronaron al país, los chicos que volvieron a tener educación, tampoco tienen por qué pagar la fiesta de los lobistas que porque participan en campañas políticas y ponen plata en las campañas de los políticos aquí, tiene el poder de lobby suficiente para lograr hacer tambalear el sistema financiero internacional.
¡Qué cosa, no! Y miren qué poco tiempo pasó entre aquella aseveración de Paul O’Neill y esto que estamos manifestando hoy. Y no estamos pidiendo nada, estamos pidiendo simplemente que nos dejen pagar.
¡Qué cosa, no! De haber defaulteado la deuda, hoy no nos quieren dejar pagar la deuda. Resulta casi absurdo en un mundo que se debate en reestructuraciones de deudas, en millones de hombres y mujeres, inclusive aquí en Estados Unidos, uno puede ver hombres y mujeres sin trabajo, que han perdido su casa, que han visto disminuido su empleo, ni qué hablar en una Europa devastada.
Obviamente, la Argentina y muchos de los que estamos sentados aquí, no tenemos la suerte de ser países que emitamos moneda de reserva. Pero lo cierto es que hemos evidenciado una voluntad de cumplimiento que creo que debe ser reconocida bajo pena, bueno, de que en realidad se quiera instalar una doctrina de que se quiera castigar o escarmentar a la Argentina porque pudo salir del pozo, pudo generar empleo, pudo generar crecimiento, pudo pagarles a sus acreedores sin las recetas que se le querían imponer desde el Fondo Monetario Internacional.
Dicho sea de paso, la necesidad también de determinar una ley global, una regulación global de mercados y una intervención. Porque ha habido declaraciones fantásticas del G-20 en cuanto a las guaridas fiscales, calificadoras de riesgo, movimientos de capitales. Pero lo cierto es que el mundo necesita de una normativa global para una gobernanza global, de la misma manera que se pide respetar las resoluciones del Consejo de Seguridad, de la Asamblea de Naciones Unidas, pedimos también normativas y también el respeto a la soberanía de los países y, fundamentalmente, a los países que queremos cumplir.
Yo quiero finalmente, dirigirme a todos ustedes en este día tan particular en donde se entremezclan la guerra, las violaciones a los derechos humanos, o a otras violaciones también a los derechos humanos, tal vez más sutiles como la de perder el trabajo, perder los derechos, perder la vivienda, perder la esperanza.
Creo que, en definitiva, nuestra obligación como dirigentes globales, es construir una historia diferente en serio. Muchos de los que aquí pasaron tuvieron discursos un tanto ambivalentes, entre esperanzadores y entre desilusionados porque no habían podido hacer lo que querían, como si de repente hubiera sido algo así como un capricho, como querer hacer algo, no lo dejaron y se enojaron.
Yo creo que lo único que uno no pude hacer cuando tiene la responsabilidad de conducir un país y, sobre todo, cuando se tiene la posibilidad de conducir un país con mucho poder, es enojarse y mucho menos equivocarse. Esto es lo único que no podemos hacer: equivocarnos. Porque los errores, no los pagan los dirigentes que toman las decisiones o hacen las elecciones imperfectas; los errores se pagan en vidas humanas, sin son de la guerra, pero también en vidas humanas si son de la economía, en desocupación, en falta de salud, en falta de educación, en falta de vivienda, en inseguridad, en mano de obra barata para el narcotráfico que tanto decimos combatir.
Una de las claves para combatir el narcotráfico es terminar con la mano de obra barata de los países emergentes y subdesarrollados y también terminar con el lavado de dinero del narcotráfico en los países centrales. Porque la verdad que el dinero del narcotráfico, no se lava en los países que producen la materia prima; el dinero del narcotráfico se lava en los países centrales. Bueno es decirlo también ya que tanto se habla del narcotráfico y se habla de tantas cosas.
Voy a terminar con una frase que pronunció el señor Secretario General de Naciones Unidas, me gustó mucho, me pareció muy apropiada la convocatoria que realizaba y que era, precisamente, una convocatoria de convertir la esperanza en acción a través del trabajo duro, del compromiso, la habilidad y la integridad y finalizaba diciendo: “Con pasión –yo soy una persona con mucha pasión, a veces dicen que me excedo en esto de la pasión y soy un poco fuerte en mis exposiciones, pero bueno-, pero sobre todo con compasión podemos construir el futuro que su gente desea y que nuestro mundo necesita”. Compasión, no es la primera vez que escucho esa palabra; debo confesarles que la escuché hace muchos años en mi país con mucha frecuencia. Tal vez lo entendí en ese momento por esto de la pasión, ¿no?, la pronunció y la pronuncia todavía un cardenal argentino que hoy es Papa, a quien también le agradezco como cristiana la intervención fundamental que tuvo también en esto de la cuestión Siria. Compasión, pasión por la esperanza, pasión por el provenir, pasión por el futuro y compasión por los que menos tienen, por los más vulnerables, por los que esperan todo, por los que no han hecho nada para merecer la miseria y el estar dejados de la mano de Dios. Con compasión para todos aquellos que son víctimas de la guerra, de la desocupación, de la miseria, de la pobreza, en definitiva, de nuestros propios fracasos como dirigencia global.
Muchas gracias y muy buenas noches a todos y a todas. (APLAUSOS)

ONU ARGENTINA “Los millones de argentinos que volvieron a tener ilusiones no tienen que pagar la fiesta de los lobbystas”, afirmó la Presidenta en la ONU

28sep13 ONU 2409131
Martes, 24 de Septiembre de 2013
“Los millones de argentinos que volvieron a tener ilusiones no tienen que pagar la fiesta de los lobbystas”, afirmó la Presidenta en la ONU

La presidenta Cristina Fernández brindó un discurso esta noche ante la 68ª. Asamblea anual de las Naciones Unidas, en la ciudad de Nueva York. La Jefa de Estado volvió a reclamar una reforma en el Consejo de Seguridad de la ONU, para que no se vuelva “un obstáculo en la resolución de conflictos” como el de la crisis de Siria. “No hay guerras justas; sólo la paz es justa”, enfatizó. Asimismo, la Mandataria emplazó al nuevo gobierno de la República de Irán para que apruebe el tratado para interrogar a los imputados por la justicia argentina en la voladura de la AMIA. Y advirtió lo “insólito” del caso que se dirime en la Justicia estadounidense contra los fondos buitre, ya que señaló que “de haber defaulteado la deuda, ahora no nos quieren dejar pagar la deuda”.
La presidenta Cristina Fernández expresó esta noche durante su mensaje ante la asamblea anual de las Naciones Unidas su “solidaridad con las víctimas del atentado de Kenia, también de Pakistán, y en general de todas las víctimas de los atentados terroristas que se producen en distintas partes del mundo”. Recordó la Argentina “junto a Estados Unidos de América, son los únicos dos países del continente americano que sufrieron ataques terroristas”.
Indicó que eso lleva a conocer con claridad “que estamos frente a verdaderas víctimas, no son soldados; era gente que toma un ómnibus, entraba en su lugar de trabajo, y recibía un ataque letal. No había elegido ir a pelear”. “A esas víctimas y a sus familiares es con quien debe estar expresada nuestra solidaridad y nuestra condena a todo tipo de terrorismo”, enfatizó.
Respecto a la cuestión en Siria, la Jefa de Estado recordó que estuvo en la ONU el pasado 6 de agosto, presidiendo la sesión del Consejo de Seguridad. Señaló que en ese momento el país propuso “la reforma del Consejo de Seguridad, porque sosteníamos que su lógica databa de la posguerra, donde el temor al holocausto nuclear, había generado ese organismo con las potencias vencedoras de la Alemania nazi”.
Sostuvo que “ese organismo que funcionó desde 1945, hoy se ha demostrado absolutamente antifuncional y obsoleto, no solamente en la cuestión siria, sino en otros incidentes contra la paz en el mundo”. “El 6 de agosto reclamamos que se adoptara el mecanismo que tenemos en los organismos de Latinoamérica, donde las decisiones se toman por consenso”, expresó.
La Primera Mandataria consideró que “si una de las partes que está en el conflicto o tiene intereses, tiene derecho a veto, este derecho a veto se convierte en un obstáculo a la resolución de ese conflicto”. En ese marco, planteó que “resulta bastante incomprensible que se hayan dado cuenta que en Siria había un conflicto, recién el día 21 de agosto”.
Cristina Fernández remarcó que “Siria viene con un conflicto desde hace más de un año y medio, han muerto 150 mil personas, y el 99,99% de esas personas han muerto por armas convencionales, no por armas químicas”. “Se habla de armas químicas como si estuviéramos por primera vez ante un fenómeno de armas de devastación masiva”, apuntó. Y recordó entre otros hechos las las cámaras de gas de los nazis, el holocausto nuclear en Nagasaki e Hiroshima, o el uso de napalm o fósforo en la guerra de Vietnam.
“También recuerdo para ser justa, el dolor de la sociedad norteamericana viendo abrir el vientre de sus aviones y bajar en en bolsas negras los cadáveres de los soldados que habían ido a pelear a alguna parte del mundo”, mencionó. Y remarcó: “Cuanta irracionalidad. No hay guerras justas; sólo la paz es justa”.
La Presidenta aseguró que “la paz y la seguridad no son conceptos militares, son conceptos políticos”. “Saludamos el hecho de que se haya podido arribar a un acuerdo en la cuestión siria”, remarcó. Y reiteró la oposición del país a “la intervención directa, al bombardeo. El hecho de que para evitar muertos íbamos a provocar más muertos, no se sostenía desde ninguna lógica”.
Respeto al derecho internacional
La Jefa de Estado afirmó que Argentina es “un país muy respetuoso de las normas escritas del derecho internacional”. “Mi país es firmante del tratado de no proliferación nuclear, siendo la Argentina uno de los países con mayor desarrollo nuclear en América Latina. Lo hacemos con fines pacíficos”, remarcó.
En ese sentido, criticó la actitud de algunas potencias como Gran Bretaña: “No andamos condenando el uso de la energía nuclear con fines de guerra, y andamos enviando submarinos nucleares, como nos sucede a los argentinos, con nuestros conflicto por Malvinas, donde el Reino Unido militariza el Atlántico Sur”, puntualizó.
Además, resaltó que Argentina es miembro de la corte internacional de Roma. “Cuando hablamos de la condena a dictadores, hablamos de que somos parte de ese tribunal y podemos ser sometidos a ese tribunal”, señaló. También mencionó la pertenencia del país a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, con sede en Washington y a otros organismos de Derechos Humanos a nivel global. “Lo curioso es que muchos de los que hablan de derechos humanos, no han firmado ninguno de estos acuerdos”, enfatizó.
La Primera Mandataria consideró que “hay una diversidad cultural y que hay valores que nos pueden parecer a nosotros absolutos y a otros relativos”. “No me gusta la palabra tolerancia. Me gusta la palabra aceptar: aceptar que el otro es diferente y que el otro acepte que yo soy diferente”, opinó.
Cristina Fernández comentó que uno de los mandatarios que la precedió en la palabra mencionó a las “fosas comunes”. En ese sentido, señaló que “Argentina también puede hablar de fosas comunes, todavía en pleno siglo XXI estamos descubriendo fosas con los restos de los miles de detenidos y desaparecidos de la dictadura genocida del 24 de marzo de 1976, como ocurrió en Chile a partir del golpe de 1973”. “Cómo nos hubiera gustado que tantos que hacen discursos condenando a genocidas y dictadores, hubieran venido a ayudar a los pueblos como el argentino o el chileno, que eran víctimas de las dictaduras durante la guerra fría”, expresó.
Por todo ello, la Presidenta reclamó la “necesidad de acabar con el doble standard y que las decisiones de este organismo se cumplan a rajatabla, para grandes y para pequeños”. “Lo estamos esperando desde 1965, cuando el plenario de la asamblea y del comité de descolonización, obligaron a la Argentina y al Reino Unido a sentarse a dialogar, porque hay una controversia de soberanía sobre territorio malvinense”, afirmó.
Pero advirtió que pese a todas las resoluciones no hubo avances sobre la cuestión de Malvinas. Y afirmó: “Así seguimos con estos dobles standards, que algunos no les gustan que se nombren, pero que son como las brujas: que las hay, las hay”.
La Causa AMIA
La Jefa de Estado destacó que “se ha reconocido la necesidad, como base esencial para comenzar a desatar ese nudo gordiano que es la cuestión de Medio Oriente, de la creación de un estado palestino, y que el estado de Israel viva en sus fronteras”.
Por otra parte, comentó que escuchó al presidente de la República Islámica de Irán y las declaraciones de otros mandatarios sobre su asunción en el cargo. “Me pareció entender que hay una suerte de nueva expectativa de cambio frente a la renovación de las autoridades de Irán”, afirmó.
En ese sentido, indicó que la justicia argentina ha acusado formalmente a ciudadanos iraníes de haber tenido participación en la voladura de la AMIA. “Se cumplen diez años desde que el que fuera presidente Néstor Kirchner pidiera colaboración a Irán para el esclarecimiento de los hechos”, comentó.
La Mandataria señaló que “el año pasado recibimos una respuesta del entonces presidente iraní para arribar a un acuerdo y llegar a una resolución”. “Cuando la Argentina vino pidiendo la colaboración durante diez años, y alguien al que se le reclamaba, da una respuesta, es natural atenderla”, aseguró.
Lamentó que en Argentina el acuerdo “fue usado en nuestro país, para atacarnos políticamente, y acá en Estados Unidos por los fondos buitres, para presionar al congreso, diciendo que estábamos llegando a un acuerdo con Irán”. Pero advirtió que ese acuerdo no se alcanzó para llevar a cabo ninguna guerra, sino para tratar de encontrar justicia sobre un atentado terrorista.
“En mi país ese tratado ya fue aprobado hace 9 meses. Fue aprobado por los organismos competentes, el mundo tiene conocimiento que Argentina ha respetado a este tratado”, afirmó Cristina Fernández. Y reconoció: “A los que decían que era tan conveniente para Irán, 9 meses después de no tener novedades, me permito dudar”.
De todos modos, la Presidenta destacó las declaraciones del nuevo presidente iraní “que dijo que de ninguna manera se niega el Holocausto, es algo muy importante”. “Hoy inclusive en su discurso manifestó que la sociedad iraní dio muestras, a través de esta elección, desplazando a quien tenía posturas que todos hemos escuchado, por posturas más moderadas, de ser una sociedad democrática y de buena voluntad”, remarcó.
“Esperamos que nos digan si se ha aprobado el acuerdo, cuando se va a aprobar, y que además pudiésemos tener una fecha de conformación de la comisión, y que el juez argentino pueda ir a Teherán”, afirmó la Jefa de Estado. Y aseguró: “No tenemos miedo y creemos en la voluntad de la gente. Todos los que pasaron por acá dicen que quieren la paz. Esperamos de todos acciones coincidentes entre lo que dijeron y lo que van a hacer”.
Pero pidió que “tampoco se confunda nuestra paciencia con ingenuidad o estupidez. Queremos respuestas”. “Lo merecen las víctimas y lo merece la propia República Islámica de Irán si quiere demostrarle al mundo que hay un gobierno diferente”, enfatizó.
El conflicto con los fondos buitre
La Presidenta afirmó que los argentinos “somos cumplidores seriales de las normas del derecho internacional. Y somos también víctimas seriales de otras normas no escritas”. Señaló que dichas normas “hoy tienen una gran importancia, normas no escritas por las calificadores de riesgo, por los fondos buitres”.
Aseguró que “está claro que la crisis económica que comenzó aquí, con la caída de Lehman Brothers, en 2008, sigue produciendo una situación volátil, quebradiza”. “Vemos millones de desocupados en todo el mundo, similar situación que la que vivió argentina con el default en 2001”, puntualizó.
La Jefa de Estado aseguró: “Somos víctimas de esas reglas no escritas de las calificadores de riesgo, de los derivados financieros, de los fondos buitre”. Y consideró que “esta es la historia de Argentina pero puede ser la historia de cualquier otro país en muy poco tiempo”.
Recordó que “Argentina a partir del gobierno del presidente Kirchner, comenzó a ver como hacíamos para salir de esa deuda que significaba el 160% de nuestro PBI”. Indicó que “en el año 2005 se produce la primera reestructuración de la deuda, entra el 76% de los acreedores”. “Durante mi gestión se vuelve a abrir el canje y llegamos al 93% de los acreedores de la deuda”, agregó.
La Mandataria consideró que “en cualquier país que tiene una ley de quiebra, hace falta ingrese el 66% de los acreedores, para que el juez determine que ingrese el resto de los acreedores al acuerdo”. Aseguró que “desde 2005 a la fecha ha pagado en término y rigurosamente cada uno de los vencimientos de su deuda”.
En ese sentido, informó que “hoy estamos en un 45% o poco menos de deuda del PBI, de lo cual la mayoría es dentro del propio sector público; en moneda extranjera, la Argentina está debiendo solo el 8,7% de su PBI”.
En ese marco, la Presidenta comentó que grupos de especuladores “compraron por 40 millones de dólares, bonos que hoy pretenden cobrar, -por afuera del acuerdo de los acreedores que acordaron quitas, términos de pago- la totalidad, sin quita ni espera: cobrar hoy 1700 millones de dólares o mas. Un rendimiento que es del 1300%”. En ese sentido, se preguntó “dónde vamos a encontrar empresarios que se dediquen a invertir en producción y crecimiento, si alguien compra bonos defaulteados por 40 millones de dólares, y luego encuentra un juez que le dice que puede cobrar 1700 millones”.
Cristina Fernández agradeció la presentación como amicus curiae de la Argentina a la la República de Francia y a la ex vicepresidente del FMI, Anne Krueger.
Por otra parte, recordó la frase del ex secretario del Tesoro de Estados Unidos, Paul O’Neill, quien en 2001 negó ayuda a la Argentina porque consideró que “los herreros y carpinteros norteamericanos no debían pagar la fiesta de los argentinos”. En ese sentido, la Mandataria afirmó: “Yo digo que los millones de argentinos que recuperaron trabajo, que volvieron a tener ilusiones, los científicos que volvieron al país, los chicos que volvieron a tener educación, tampoco tienen que pagar la fiesta de los lobbystas, que tienen poder para hacer tambalear el sistema financiero internacional”.
Aseguró que “resulta insólito” el hecho de que “de haber defaulteado la deuda, hoy no nos quieren dejar pagar la deuda”. Remarcó además que esto se da “en un mundo que se debate, con millones de hombres y mujeres que pierden su trabajo”.
“Hemos evidenciado una voluntad de cumplimiento, que creo que debe ser reconocida”, afirmó la Jefa de Estado. “A menos que se quiera escarmentar a la argentina, porque pudo salir del pozo, pudo generar crecimiento y empleo, pudo pagarle a sus acreedores, sin atenerse a las recetas del Fondo Monetario Internacional”, opinó.
Asimismo, señaló que “ha habido manifestaciones excelentes del G20 sobre guaridas fiscales, pero el mundo necesita una normativa global para el sistema financiero internacional”.
La pasión y la compasión
La Presidenta afirmó: “Nuestra obligación como dirigentes globales es construir una historia diferente, en serio”. “Lo que uno menos puede hacer cuando tiene la responsabilidad de conducir un país, es enojarse”, aseguró.
En ese sentido, señaló que “los errores no los pagan los dirigentes que toman las decisiones imperfectas: los errores se pagan en vidas humanas, si son de la guerra; pero también en vidas humanas si son económicas: en falta de salud, en falta de educación, en inseguridad, en mano de obra barata para el narcotráfico”.
La Jefa de Estado destacó el discurso del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon y consideró “muy apropiada la convocatoria que realizaba a convertir la esperanza en acción, a partir del trabajo duro”. También resaltó las palabras del funcionario quien dijo que se debe actuar “con pasión, pero sobre todo con compasión”
Cristina Fernández señaló que la palabra compasión la escuchó “hace muchos años en nuestro país, tal vez no la entendí en ese momento. La pronunció y la pronuncia un cardenal argentino que hoy es Papa. A quien también le agradezco, como cristiana, la intervención que tuvo en la cuestión siria”. “Pasión por la esperanza, por el futuro; y compasión por los que menos tienen, por los que esperan todo, que no han hecho nada para estar como están, por todos aquellos que son víctimas de la pobreza, de la indigencia, de la guerra”, concluyó.

ARGENTINA Reunión con la Presidenta de Brasil en Nueva York: Declaraciones de la Presidenta de la Nación

Reunión con la Presidenta de Brasil en Nueva York: Declaraciones de la Presidenta de la Nación
DECLARACIONES DE LA SEÑORA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER, LUEGO DE SU REUNIÓN CON LA PRESIDENTA DEL BRASIL, DILMA ROUSSEFF EN NUEVA YORK
PRESIDENTA.- …así que, bueno, vamos a esperar con atención su discurso, nosotros también tenemos cosas importantes o por lo menos importantes para nosotros los argentinos que comentar.
PERIODISTA.- (Inaudible)
PRESIDENTA.- Bueno, me parece que la condena y que la actitud de la Presidenta, yo lo he dicho públicamente, es de dignidad y demuestra soberanía de su propio país. No se ha sentido afectada como Dilma Rousseff, sino que se ha visto afectado el país y en su carácter de Presidenta, como representante de ese país, se ha tomado la decisión de cancelar su visita aquí a Estados Unidos. No soy yo quién para opinar sobre estas cosas, pero bueno, el hecho de que nuestro principal socio del MERCOSUR, Brasil, además de la integración, UNASUR y de todo…Y, en realidad, creo que espionaje, creo que en el fondo hemos sufrido todos, algunos más, digamos, explícitamente que otros, pero en definitiva también, actitudes que la verdad afectan a la dignidad de la región en general. Todavía recordamos el episodio del presidente Evo Morales, en Europa; hace unos pocos días hubo un episodio también con el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, que luego pidieron disculpas y permitieron sobrevolar el territorio. Pero en fin, son actitudes que no ayudan a crear una buena relación, un buen clima, que creo que es lo que todos queremos. Porque nadie quiere pelearse con nadie; nadie quiere discutir ni debatir. Discutir y debatir sí las cosas que merecen ser discutidas y debatidas, pero realmente, tal cual lo dije cuando me tocó asumir la presidencia por un mes del Consejo de Seguridad en nombre de mi país, dije que realmente estas cosas las creíamos definitivamente superadas y que los valores de la democracia, precisamente que habían triunfado y que habían provocado la caída del Muro de Berlín, era, precisamente, eso, el respeto a lo individual, el respeto a lo privado y el respeto también a la soberanía de los países. Estuvimos charlando sobre todo de la región, luego sobre nuestro parecer sobre…no habíamos tenido oportunidad de hacerlo después del G-20, y bueno, seguramente esta reunión de la 68º Asamblea de Naciones Unidas va a estar sobrevolando todo esto: la cuestión del espionaje, la cuestión de Siria, la cuestión también que venimos a plantear con el tema de los fondos buitres…Como dije ayer en un programa en mi país, es una 68 reunión entre los buitres de la deuda y los halcones de la guerra, ¿no? Creo que, bueno, hay cosas que hay que cambiar. Vos fijate que yo, recién lo charlaba con Dilma, afortunadamente triunfó la cordura y pudo llegarse a un acuerdo de que Siria aceptó el desarme a propuesta de Rusia y de Estados Unidos. Pero la verdad que si uno piensa con un poco más de profundidad, el mundo estuvo en vilo y toda una población como Siria estuvo en vilo durante mucho tiempo a ver qué resolvían 2 o 3 países. Eso también revela la necesidad de reformar el Consejo de Seguridad. Yo lo dije, mirá, premonitoriamente, cuando el 6 de agosto hablé en el Consejo de Seguridad, todavía no se había producido la crisis siria. Y en aquella oportunidad, sostuve que el derecho de veto por parte de uno de los miembros y la forma de funcionamiento del Consejo de Seguridad, que era poder vetar cuando había un conflicto, era la mejor forma de no solucionar los problemas. Y bueno, luego comprobamos que eso tenía asidero en la realidad concreta. Entonces, creo que esto, lejos de enojarnos o de plantear peleas, debe ayudarnos a comprender que las cosas hay que cambiarlas para que funcionen. Porque, ¿qué hubiera pasado sino se hubiera llegado a este acuerdo de desarme entre Rusia y Estados Unidos? Creo que, entonces, hay que modificar estos instrumentos que se han revelado ineficaces, obsoletos para abordar cuestiones de crisis. Entonces, me parece que estas son las discusiones que tenemos que darnos, sin enojarnos, sin pelearnos, con mucho respeto pero también sin renunciar a hacerlas porque es imprescindible. No se puede vivir en un mundo donde todo dependa de lo que resuelvan una o dos personas. Necesitamos un mundo más democrático en serio, sino es muy difícil que nos crean en otros lugares y otras latitudes cuando vamos a hablar de democracia.
PERIODISTA.- ¿…cuando falta una semana para que la Corte Suprema de Estados Unidos tome una decisión sobre un tema que es importante para los argentinos que es el tema de los fondos buitres? ¿Cuál es su reflexión?
PRESIDENTA.- Bueno, vamos a empezar por decir que la resolución no es importante únicamente para la Argentina, es importante para el mundo. No en vano el presidente de Francia se presentó ante la Corte como “amicus curiae”; no en vano la titular del Fondo Monetario Internacional, Anne Krueger, que no se trata precisamente de una amiga de la Argentina, lo ha hecho también. Creo que hay muchos países, hay muchos mandatarios, hay muchos jefes de Estado, economistas que visualizan que el caso de Argentina, no es un caso que afecte únicamente a la Argentina. Estamos ante el caso de un 0,45 por ciento de acreedores que enfrenta al 93 por ciento de acreedores que han aceptado el canje y a un país que está pagando religiosamente sus deudas y no lo quieren dejar pagar. Llegamos a esta paradoja de este mundo contemporáneo: que Argentina, que durante muchísimo tiempo había sido una deudora serial, hoy es una pagadora serial y no la quieren dejar pagar. Estas cosas, entre otras, son las que mañana vamos a plantear, yo ya lo he hecho como Presidenta de la Argentina diciendo y dándole tranquilidad: primero, al 93 por ciento de los acreedores de que les vamos a pagar en término y en la moneda que se acordó; en segundo término, envié al Congreso un proyecto de ley que ya fue aprobado que abre por tercera vez el canje, con lo cual le estamos dando una oportunidad al 7 por ciento que no entró de que lo haga. Esto quedó en manos del Congreso, de modo tal de que no queda, digamos, en cabeza del Poder Ejecutivo. Y también tener muy en cuenta que, el que está haciendo todo este inmenso lío, es solamente el 0,45. Yo quiero que alguien me explique la racionalidad de que el 0,45 por ciento de una masa de acreedores que compró bonos a 40 millones de dólares en el 2008, cuando ya estaban defaulteados -el default en la Argentina fue en el año 2001-, que me expliquen cómo puede ser que quiera ahora, sobre el 93 por ciento de los que sí acordaron, sí tuvieron quita, sí acordaron plazos de espera, cobrar 1.300 o 1.400 o 1.700 millones de dólares con una ganancia neta en dólares de más de 1.300 por ciento. La verdad que no resiste ningún análisis, no es ideología, es simplemente sentido común, cordura económica, racionalidad económica y además, una salida para muchísimos países que están en una situación similar a la que Argentina tenía en el 2001. No estamos hablando de Argentina, estamos hablando del mundo. Por eso, Francia se incorporó y por eso, bueno, tantos otros países apoyan la postura de Argentina. Así que, en fin, creemos que esto va a ser tenido en cuenta y si no es tenido en cuenta, vamos a pagar igualmente. Lo único que Argentina no se puede permitir, es no pagar. Gracias.

ARGENTINA Tras reunirse con la Presidenta de Brasil, Cristina Fernández abogó por reformar el Consejo de Seguridad

27sep13 brasil foto1ny230913
Martes, 24 de Septiembre de 2013
Tras reunirse con la Presidenta de Brasil, Cristina Fernández abogó por reformar el Consejo de Seguridad

La Cristina Fernández dialogó con la prensa en Nueva York, tras el encuentro bilateral que mantuvo con su par de Brasil, Dilma Rousseff. “Fue una reunión excelente, como ocurre cada vez que nos reunimos, charlando sobre todos los temas de la región”, afirmó la Jefa de Estado.
La dignidad de Brasil
Precisó que la charla que mantuvieron se centró en las repercusiones sobre la reunión del G20 que tuvo días atrás en San Petersburgo, y las expectativas generadas a partir del enfático rechazo del Gobierno de Brasil a las operaciones de espionaje llevadas adelante por el Gobierno de Estados Unidos sobre autoridades y empresarios de nuestro principal socio comercial.
En ese sentido, Cristina Fernández destacó la “dignidad” expresada por el Gobierno brasileño al condenar la operación de espionaje y suspender una reunión entre las máximas autoridades del Brasil y Estados Unidos. “La actitud de la presidenta es de dignidad”, aseveró.
Por otra parte, manifestó creer que “el espionaje, en el fondo, lo hemos sufrido todos, y esas son actitudes que afectan a la dignidad de la región en general”. Y agregó que este tipo de hechos son tan condenables como el episodio del avión del presidente de Bolivia, Evo Morales, o los problemas que sufrió el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, para poder sobrevolar con un vuelo oficial el territorio de Puerto Rico. “Son Actitudes que no ayudan a crear una buena relación o un buen clima”, sentenció.
Reformas para garantizar la paz
Asimismo, consideró que otro punto importante que será tratado mañana en la 68° Asamblea de las Naciones Unidas será el accionar de los fondos buitres, como así también la necesidad de reformar organismos multilaterales para garantizar la paz mundial. “Será una reunión en la que se hablará de los buitres de la deuda y los halcones de la guerra”, graficó.
En ese sentido, elogió que en la cuestión Siria haya “triunfado la cordura” y que esa nación haya aceptado la propuesta de desarme acordada entre Rusia y Estados Unidos. “Esto revela la necesidad de reformar el Consejo de Seguridad de la ONU”, expresó.
Para la Mandataria, “hay que modificar estos instrumentos que se han revelado ineficaces para solucionar situaciones de crisis”, dado que “no se puede vivir en un mundo donde todo dependa de lo que resuelvan dos o tres personas”.
El juicio con los fondos buitre
Respecto a la causa judicial que se tramita en Estados Unidos por una demanda de los fondos buitres contra el país, aseguró que “la resolución no es importante únicamente para la Argentina, es importante para el mundo”. Aseguró que “hay muchos países, mandatarios, economistas que visualizan que este caso no afecta solamente a la Argentina”.
Indicó que en el caso de los bonistas que demandaron al país “estamos ante un 0,45% de acreedores, que enfrenta al 93% de sus acreedores y que estamos ante la paradoja que no quieren dejar pagar a la Argentina, que es una pagadora serial”. En ese sentido, remarcó que quiere dar “la tranquilidad a todos que vamos a pagar en la forma en que se acordó”. En segundo lugar, destacó que “enviamos al congreso una ley que reabre nuevamente el canje” para que ingresen los que aún no lo hicieron.
Por otra parte, manifestó lo llamativo de que “el que está haciendo este inmenso lío es el 0,45%” de los acreedores. “Yo quiero que alguien me explique la irracionalidad de que un 0,45% de acreedores, que compró bonos cuando ya Argentina había defaulteado, quieran ganar 1300 o 1400 millones de dólares”, enfatizó.
La Jefa de Estado aseguró que “no es ideología, es simplemente sentido común, cordura económica. Y es un tema importante para países que están en la situación que Argentina estaba en 2001″. “Esperamos que esto sea tenido en cuenta, y si no es tenido en cuenta, vamos a pagar igualmente. Lo único que Argentina no se puede permitir es no pagar”, concluyó.

ARGENTINA La Presidenta se reunió con el titular del BID en Nueva York

27sep13 BID ny23091301
Lunes, 23 de Septiembre de 2013
La Presidenta se reunió con el titular del BID en Nueva York

La presidenta Cristina Fernández se reunió hoy en Nueva York con el Presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) Luis Alberto Moreno. El encuentro forma parte de las actividades previas a la participación de la Jefa de Estado de la 68° Asamblea General de las Naciones Unidas.
Del encuentro, que se desarrolló en el Hotel Mandarin Oriental, participaron también el canciller Héctor Timerman; Cecilia Nahon, la embajadora argentina en los Estados Unidos; Carlos Zanini, secretario Legal y Técnico de la Presidencia y Alfredo Scocimarro, secretario de Comunicación Pública.

GUATEMALA Jacobo Arbenz Guzmán

Jacobo Arbenz Guzmán
FUENTE: BIOGRAFIAS Y VIDAS

http://www.biografiasyvidas.com/biografia/a/arbenz.htm

(Quezaltenango, 1913 – ciudad de México, 1971) Político guatemalteco, presidente de su país entre 1951 y 1954. A la edad de 19 años ingresó a la Escuela Politécnica para realizar estudios militares. Allí se convertiría en uno de los alumnos más distinguidos y alcanzaría el grado de oficial. Viajó al extranjero con la finalidad de adquirir nuevos conocimientos y así formarse una idea más amplia de los problemas nacionales e internacionales. Impartió la cátedra de Historia Militar de Centroamérica y tuvo a su cargo la de Historia Universal. Llegó a desempeñar el cargo de ministro de la Defensa Nacional.
La carrera política de Arbenz Guzmán tomó relevancia a partir del 20 de octubre de 1944, por su participación en los movimientos de la Revolución de ese mismo año. Integró la Junta Revolucionaria que derrocó al gobierno, junto al mayor Francisco Javier Arana y al civil Jorge Toriello Garrido. Jacobo Arbenz fue propuesto como candidato electoral para la presidencia de la República por los partidos Integración Nacional de Quetzaltenango, Renovación Nacional y Acción Revolucionaria.
En diciembre de 1950 ganó por un amplio margen las elecciones presidenciales guatemaltecas, apoyado por obreros, campesinos, estudiantes, maestros e intelectuales del país. El 15 de marzo de 1951 recibió el cargo de presidente de la República en el Congreso Nacional de manos del doctor Juan José Arévalo. Su gobierno se mantuvo dentro de los lineamientos de la Revolución de 1944, cuyos principales objetivos fueron la revisión a la Ley de Reforma Agraria, la defensa de las instituciones democráticas y la defensa de la soberanía de Guatemala.
El régimen de Arbenz se caracterizó por la lucha constante contra los grandes intereses económicos de EE.UU., en particular la expropiación de los extensos terrenos de la poderosa United Fruit Company -monopolio y verdadero poder político en la región-, la IRCA y la Bond and Share. Entre sus logros, figuran importantes obras de infraestructura, como la construcción de la carretera al Atlántico y la realización del proyecto de la hidroeléctrica Jurún-Marinalá. Con el apoyo político del decreto 900 perteneciente a la Ley de Reforma Agraria, el gobierno de Arbenz Guzmán repartió tierras a los campesinos.
En el punto de mira de los servicios de inteligencia de EE.UU. y con la hostilidad de Nicaragua, Honduras y El Salvador, a comienzos de 1954 Arbenz suspendió las garantías constitucionales y asumió poderes especiales, sospechando la inminencia de un golpe de Estado o una intervención militar. El departamento de Estado norteamericano, dirigido por J. F. Dulles, lanzó una campaña que presentó a Arbenz de filocomunista, y los países arriba citados lo acusaron de haber comprado armas al bloque soviético con el fin de desestabilizar toda Centroamérica.
Así las cosas, el 17 de junio de 1954 se produjo una invasión de exiliados desde territorio hondureño con el apoyo logístico de EE.UU. Tras ser bombardeada la capital y no prosperar su petición de una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU, Arbenz dimitió el día 27 en favor de una junta militar gubernamental, que se apresuró a ilegalizar el Partido Comunista y pactó con los rebeldes la entrega del poder. Arbenz logró refugiarse en la embajada de México y posteriormente escapó a Suiza. Durante un tiempo recorrió diversos países europeos y participó en actos académicos, para finalmente afincarse en el país azteca.

EEUU interviene en conflictos armados en 74 países

Barack Obama
EEUU interviene en conflictos armados en 74 países
Martes, mayo 14, 2013, 0:16
FUENTE: LIBRE RED NET

http://www.librered.net/?p=26690

Estados Unidos participa actualmente de diferentes formas en conflictos armados en 74 países, en los cuales ayuda a las fuerzas que favorecen sus intereses como potencia, señaló este lunes el portal canadiense Global Research.

La presencia norteamericana se facilita por la existencia de bases militares en naciones de los cinco continentes.
Algunas de estas instalaciones ocupan un área significativa, como la base aérea en Al Udeid, en territorio de Qatar, que sirve como puesto avanzado del Comando Central de Estados Unidos (Centcom), establecimiento ahora en expansión para acomodar hasta 10.000 soldados y 120 aviones de combate y apoyo logístico.
El área de responsabilidad del Centcom, cuya jefatura radica en la base aérea de MacDill, Florida, abarca 20 países en el Medio Oriente, y dedica cuantiosos recursos humanos y financieros a la realización de ejercicios militares, programas de espionaje y apoyo logístico.
El Pentágono tiene presencia militar en Afganistán, Bahrein, Egipto, Irak, Jordania, Kazajastán, Kuwait, Líbano, Omán, Pakistán, Arabia Saudita y Yemen, entre otras naciones.
Además, Washington mantiene instalaciones militares desde hace decenas de años en Alemania, Japón, Corea del Sur, Italia y Reino Unido.
El texto cita, además, las misiones del Comando Africano de las Fuerzas Armadas estadounidenses, que supervisa las relaciones militares con 54 naciones del continente.
Según Global Research, la administración del presidente Barack Obama ha incrementado la presencia de las fuerzas de operaciones especiales en 60 países, en algunos de los cuales cumplen misiones encubiertas, a veces bajo el manto de acciones de lucha contra las drogas.
El artículo señala que Obama dio el visto bueno al empleo de dichas unidades en acciones que el expresidente George W. Bush no aprobó durante su mandato, por lo que se muestra como un gobernante mucho más agresivo, que provoca nuevas áreas de conflictos en diferentes partes del mundo.
Esta ampliación también incluye el territorio continental de Estados Unidos, donde el actual jefe de la Casa Blanca autorizó el empleo de aeronaves teledirigidas (drones) para realizar ejecuciones extrajudiciales de ciudadanos norteamericanos dentro de esa nación, si se consideran sospechosos de “terrorismo”, concluye el texto.
PL

EEUU Kennedy, el lobby y la bomba

Hace cincuenta años
Kennedy, el lobby y la bomba
por Laurent Guyénot
Hace exactamente 50 años se producía un episodio decisivo en la historia de la «democracia estadounidense», una lucha épica cuyo desenlace ha sido determinante para el futuro del mundo entero. Laurent Guyenot nos recuerda lo que estuvo en juego en aquel importante momento.
Red Voltaire| 2 de mayo de 2013
FUENTE: RED VOLTAIRE NET ORG

http://www.voltairenet.org/article178407.html

11may13 01 P120313-01-2-3ff52
Kennedy y el AIPAC
En mayo de 1963, le Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos abría una investigación sobre las operaciones clandestinas de agentes extranjeros en territorio estadounidense, investigación cuyos principales objetivos eran el American Zionist Council y la Jewish Agency for Israel [1]. La investigación estaba motivada por un informe redactado en marzo de 1961 (y desclasificado en 2010) del presidente de esa comisión permanente, William Fulbright, que indicaba: «En los últimos años ha habido un creciente número de incidentes que implicaban intentos de gobiernos extranjeros, o de sus agentes, con vistas a influir en la política exterior americana [estadounidense] a través de métodos que se salen de los canales diplomáticos normales.» Al señalar que esos métodos incluían «actividades secretas en Estados Unidos y en otras partes», Fulbright apuntaba al «Caso Lavon» [2] de 1953, en el que varios judíos egipcios entrenados en Israel perpetraron contra objetivos británicos varios atentados con bombas que debían atribuirse a la Hermandad Musulmana para desacreditar a Nasser ante británicos y estadounidenses. La investigación del Senado sacó a la luz una actividad de blanqueo de dinero a través de la cual la Jewish Agency (indisociable del Estado de Israel, del que incluso fue precursora) hacía llegar decenas de millones de dólares al American Zionist Council, principal lobby israelí en Estados Unidos. Como resultado de aquella investigación, el Departamento de Justicia, bajo las órdenes del Attorney General Robert Kennedy, exigió que –ya que estaba financiado por el Estado de Israel– el American Zionist Council se registrara como «agente extranjero» y quedara por lo tanto sometido a las obligaciones estipuladas en la Foreign Agents Registration Act de 1938, lo cual implicaba una estrecha vigilancia de sus actividades.
Aquel intento de contrarrestar la creciente interferencia de Israel en la política estadounidense estaba, por supuesto, respaldado por el presidente. Siendo aún no más que un joven periodista que cubría la conferencia inaugural de la ONU, John F. Kennedy ya había visto con desagrado la capacidad de Israel para la compra de políticos, incluyendo al propio presidente. En efecto, el 15 de mayo de 1948, al reconocer el Estado de Israel –sólo 10 minutos después de su proclamación oficial y en contra de la opinión unánime de su propio gobierno– el presidente Harry Truman no sólo se había ganado un lugar en la historia bíblica («El histórico acto de reconocimiento de Truman quedará grabado para siempre en letras de oro en los cuatro mil años de historia del pueblo judío» [3], proclamó entonces el embajador israelí) sino que también se echó en el bolsillo 2 millones de dólares para su campaña por la reelección. «Es por eso que nuestro reconocimiento de Israel fue tan rápido», confió Kennedy a su amigo el novelista y ensayista Gore Vidal [4]. En 1960, el propio John Kennedy recibió del lobby israelí una oferta de ayuda financiera para su campaña presidencial. Así resumió [Kennedy] a su amigo el periodista Charles Bartlett la proposición del mecenas Abraham Feinberg: «Sabemos que su campaña enfrenta dificultades. Estamos dispuestos a pagar sus cuentas si usted nos deja el control de su política en el Medio Oriente.» Bartlett recuerda que Kennedy se prometió a sí mismo que «si llegaba a convertirse en presidente haría algo por cambiar aquello» [5]. En 1962 y 1963, Kennedy presentó 7 proyectos de ley para reformar el financiamiento de las campañas electorales de los congresistas. Todos fueron exitosamente combatidos por los mismos grupos de presión contra los que estaban dirigidas.
Todos los esfuerzos gubernamentales por limitar la corrupción que los agentes de Israel estaban imponiendo en la democracia estadounidense se vieron frenados de golpe por el asesinato de Kennedy y por la llegada de Nicholas Katzenbach al Departamento de Justicia, en sustitución del hermano de Kennedy. El American Zionist Council escapó a la inscripción como agente extranjero disolviéndose y cambiando su nombre por el de American Israel Public Affairs Committee (AIPAC). Diez años más tarde, el 15 de abril de 1973, Fullbright señalaba en la CBS: «Israel controla el Senado americano. […] La gran mayoría del Senado americano –alrededor del 80%– apoya por completo a Israel. Israel obtiene todo lo que quiere» [6]. El AIPAC mantuvo las mismas prácticas que su antecesor, escapando incluso a todo tipo de sanción cuando sus miembros fueron sorprendidos en flagrante delito de espionaje y alta traición: en 2005, dos responsables del AIPAC fueron absueltos después de haber recibido de Larry Franklin, miembro de la Oficina de Planes Especiales del Pentágono, una serie de documentos clasificados como secreto militar, documentos que ellos transmitieron a un alto funcionario de Israel. En 2007, John Mearsheimer y Stephen Walt demostraban en su libro El lobby israelí y la política exterior estadounidense que el AIPAC y los grupos proisraelíes de cabildeo de menor importancia eran la causa principal de la guerra contra Irak y, más ampliamente, que eran también el factor determinante de la política exterior estadounidense en el Medio Oriente. Como nada ha cambiado desde entonces, no hay razón alguna para que el gobierno de Benjamin Netanyahu no logre obtener él también de Estados Unidos la destrucción de Irán, la cual no deja de exigir.

11may13 02 1-2-eb4b6«Nosotros, el pueblo judío, controlamos Estados Unidos y los estadounidenses lo saben» [7], dijo el primer ministro Ariel Sharon a su ministro de Relaciones Exteriores Shimon Peres el 3 de octubre de 2001, según la radio israelí Kol Israel. Su sucesor, Benjamin Netanyahu, lo demostró el 24 de mayo de 2011 ante el Congreso estadounidense, donde fue ovacionado 29 veces por un auditorio que incluso se puso de pie para aclamar específicamente cada una de las siguientes frases: «En Judea y en Samaria, los judíos no son ocupantes extranjeros»; «Ninguna distorsión de la historia puede negar el vínculo de 4 000 años entre el pueblo judío y la tierra judía»; «Israel no volverá a las fronteras indefendibles de 1967»; «Jerusalén no debe ser dividida nunca más. Jerusalén debe seguir siendo la capital unida de Israel.» [8]
Kennedy, la bomba y Dimona
Si Kennedy no hubiese sido asesinado, la influencia de Israel seguramente se hubiese visto limitada en otro sector más, el del armamento nuclear. Desde el inicio de los años 1950, David Ben Gurión, quien ejercía simultáneamente las funciones de primer ministro y de ministro de Defensa, había emprendido la fabricación secreta de bombas atómicas, desviando así de su objetivo el programa de cooperación pacífica Atom for Peace que Eisenhower había iniciado ingenuamente. Informado por la CIA, inmediatamente después de su llegada a la Casa Blanca, sobre el verdadero objetivo del complejo de Dimona, Kennedy hará todo lo posible por obligar Israel a renunciar [a sus intenciones en ese sentido]. Exigió a Ben Gurión la realización de inspecciones periódicas en Dimona. Primero lo hizo de viva voz, en Nueva York en 1961, y posteriormente a través de cartas oficiales cada vez más insistentes. En la última de esas cartas, fechada el 15 de junio de 1963, Kennedy exigía una primera inspección inmediata a la que seguirían inspecciones regulares cada 6 meses, a falta de lo cual «el compromiso y el respaldo de nuestro gobierno a Israel pudieran verse en serio peligro» [9]. El efecto de aquel mensaje fue sorprendente: Ben Gurión dimitió el 16 de junio, evitando así la recepción de aquella carta. Cuando el nuevo primer ministro Levi Eshkol entró en funciones, Kennedy le envió de inmediato una carta idéntica, fechada el 5 de julio de 1963.
Lo que quería Kennedy no era evitar que Israel alcanzara un poder que Estados Unidos reservaba para sí mismo y para sus aliados de la OTAN. Su objetivo formaba parte de un proyecto mucho más ambicioso, que ya había anunciado el 25 septiembre de 1961 –o sea 9 meses después de su investidura– ante la Asamblea General de la ONU: «Hoy cada habitante de este planeta debe imaginar el día en que este planeta haya dejado quizás de ser habitable. Cada hombre, mujer o niño está viviendo bajo una espada de Damocles nuclear pendiente de frágiles hilos que pueden ser cortados en cualquier momento por accidente o por error, o por locura. Hay que liquidar esas armas de guerra antes de que ellas nos liquiden […] Tenemos por lo tanto intenciones de lanzar un desafío a la Unión Soviética, no para una carrera armamentista sino para una carrera por la paz –para avanzar juntos, paso a paso, etapa por etapa, hasta alcanzar el desarme general y completo» [10]. Nikita Jruschov captó el mensaje y respondió favorablemente en una carta confidencial de 26 páginas, fechada el 29 de septiembre de 1961 y transmitida a través de un canal secreto. Después de la crisis de octubre de 1962 causada por los misiles instalados en Cuba, la guerra nuclear que habían logrado evitar a duras penas gracias a su propia sangre fría aproximó aún más a los dos jefes de Estado en cuanto a la convicción de que compartían la responsabilidad de liberar la humanidad de la amenaza atómica. Jruschov envió entonces a Kennedy una segunda carta privada en la que expresaba su esperanza de que, en 8 años de presidencia de Kennedy, «podamos crear buenas condiciones para una coexistencia pacífica en la Tierra, lo cual apreciarían altamente los pueblos de nuestros países así como los demás pueblos» [11]. A pesar de otras crisis, Kennedy y Jruschov prosiguieron aquella correspondencia secreta, hoy desclasificada, que comprende en total 21 cartas dedicadas en gran parte al proyecto de abolir el arma atómica.
En 1963, las negociaciones desembocaron en el primer tratado de limitación de los ensayos nucleares, que prohibía los ensayos nucleares en la atmósfera y bajo el agua, tratado firmado el 5 de agosto de 1963 por la Unión Soviética, Estados Unidos y el Reino Unido. Seis semanas más tarde, el 20 de septiembre de 1963, Kennedy expresaba ante la ONU su orgullo y esperanza: «Hace 2 años declaré ante esta asamblea que Estados Unidos había propuesto y estaba dispuesto a firmar un tratado limitado de prohibición de los ensayos. Hoy ese tratado está firmado. No acabará con la guerra. No eliminará los conflictos fundamentales. No garantizará la libertad a todos. Pero puede ser una palanca. Y se dice que Arquímedes, al explicar el principio de la palanca, dijo a sus amigos: “Denme un punto de apoyo y moveré el mundo.” Queridos cohabitantes de este planeta, podemos mover el mundo hacia una paz justa y duradera» [12].
En su última carta a Kennedy, entregada al embajador de Estados Unidos Roy Kohler pero que nunca llegó a su destinatario, Jruschov se mostraba igualmente orgulloso de aquel primer tratado histórico, que «ha inyectado una mentalidad fresca en la atmósfera internacional». Y presentaba otras proposiciones, retomando las palabras de Kennedy: «Su implementación abriría el camino hacia el desarme general y completo y, por consiguiente, hacia la liberación de los pueblos de la amenaza de la guerra.» [13]

11may13 03 2-30-2-a1194
Para Kennedy, el arma nuclear era la negación de todos los esfuerzos históricos tendientes a civilizar la guerra evitando las víctimas civiles. «No dejo de pensar en los niños, no sólo en los míos o los tuyos, sino en los niños de todo el mundo», decía a su amigo y asistente Kenneth O’Donnell durante su campaña a favor del Test Ban Treaty. Y lo repitió en su alocución televisiva del 26 de julio de 1963: «Ese tratado es para todos nosotros, especialmente para nuestros hijos y nuestros nietos, que no tienen ningún grupo de cabildeo aquí en Washington.» [14]
En los años 1960, el desarme nuclear era un objetivo realista. Sólo 4 países disponían del arma nuclear. Había una posibilidad histórica que aprovechar y Kennedy estaba decidido a no desperdiciarla. «Me obsesiona la impresión de que si no lo logramos, en 1970 habrá quizás 10 potencias nucleares en vez de 4, y 15 o 20 en 1975» [15], dijo en su conferencia de prensa del 21 de marzo de 1963. Mientras que, siguiendo las huellas de Estados Unidos y la URSS, todos los países de la OTAN y del bloque del este daban un primer paso hacia el desarme nuclear, Israel hacía en secreto lo contrario y Kennedy estaba decidido a impedirlo.
La muerte de Kennedy, meses más tarde, alivió la presión sobre Israel. Johnson decidió ignorar lo que sucedía en el complejo de Dimona. John McCone, el director de la CIA nombrado por Kennedy, dimitió en 1965 quejándose del desinterés de Johnson sobre aquel tema. Israel obtuvo su primera bomba [atómica] hacia 1967, sin admitirlo nunca. Nixon tampoco se preocupó del asunto, mientras que su consejero de seguridad nacional Henry Kissinger expresaba en privado su satisfacción ante la idea de tener en Israel una potencia nuclear aliada. Nixon, de quien se puede decir que el Estado profundo entró con él a la Casa Blanca, jugó un doble juego. Mientras respaldaba públicamente el Tratado de No Proliferación de 1968 (que no era una iniciativa estadounidense), Nixon envió a su propia burocracia un mensaje totalmente opuesto a través de un National Security Decision Memorandum de carácter secreto (NSDM-6) que decía:
«No debe haber ningún esfuerzo de Estados Unidos por forzar a otros países […] a aplicar [el tratado]. Este gobierno, en su postura pública, debe reflejar un tono optimista en cuanto a que otros países firmen o ratifiquen [el tratado], apartándose al mismo tiempo de todo plan de hacer presión sobre esos países para que firmen o ratifiquen.» [16]
Según las cifras del SIPRI (Stockholm International Peace Research Institute) correspondientes al años 2011, existen hoy en todo el mundo 20 000 bombas nucleares que tienen como promedio una potencia 30 veces superior a la bomba atómica de Hiroshima, lo cual equivale en total a 600 000 veces lo sucedido en Hiroshima. De esas bombas, 1 800 se hallan en estado de alerta, o sea listas para ser utilizadas en cuestión de minutos. Con menos de 8 millones de habitantes, Israel es la 6ª potencia nuclear a nivel mundial.
11may13 03 3-24-2-65647
«Si dejásemos actuar al Presidente habría una guerra nuclear cada semana» [17], decía Kissinger. Ya en los años 1950, Nixon había recomendado a Eisenhower el uso de la bomba atómica en Indochina y en Corea.
11may04 4-18-2-1e517
Hubo que esperar hasta 1986 y a que el Sunday Times publicara varias fotos tomadas en Dimona por el técnico israelí Mordechai Vanunu para que el mundo se enterara de que Israel se había dotado secretamente de la bomba atómica. Después de ser secuestrado por los servicios secretos israelíes, Vanunu fue condenado [en Israel] por «divulgación de secretos de Estado» y pasó en la cárcel 18 años, 11 de ellos en aislamiento total. Desde su liberación, en 2004, Vanunu tiene prohibido salir de Israel y comunicarse con extranjeros.
Johnson y el USS Liberty
Kennedy no es recordado en Tel Aviv como un amigo de Israel. Además de sus ataques contra el descarado cabildeo de Israel y contra las ambiciones israelíes de poderío nuclear, Kennedy se había comprometido a favor del derecho al regreso de los 800 000 palestinos expulsados de sus casas y de sus poblados en 1947 y 1948. El 20 de noviembre de 1963, su delegación ante la ONU llamaba a la implementación de la Resolución 194 en ese sentido. Kennedy no tuvo tiempo de leer en los diarios las reacciones escandalizadas de Israel, ya que fue asesinado 2 días después.
La llegada de Johnson a la Casa Blanca fue saludada con alivio en Israel: «No cabe duda de que con la llegada de Lyndon Johnson al poder tendremos más oportunidad de acercarnos directamente al Presidente si nos parece que la política estadounidense es contraria a nuestros intereses vitales» [18], estimaba el diario israelí Yediot Ahronot. Lejos de recordar a Israel su propia limpieza étnica, Johnson abrazó plenamente el mito de la «tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra» llegando incluso un día a comparar, ante un auditorio judío, a los «pioneros judíos que construyen una casa en el desierto» [19] con sus propios ancestros en la colonización del Nuevo Mundo –lo que, en el fondo, subraya involuntariamente la equivalencia entre la negación de la limpieza étnica aplicada en Palestina por los israelíes y la negación por los estadounidenses de su propia historia de genocidio.
Kennedy había reducido la ayuda a Israel, pero Johnson la aumentó de 40 millones a 71, e incluso a 130 millones al año siguiente. La administración Kennedy había autorizado únicamente la venta a Israel de unas cuantas baterías de misiles defensivos pero bajo la administración Johnson más del 70% de la ayuda a Israel se utilizó para financiar la compra de armamento, como 250 tanques y 48 aviones de ataque Skyhawk. En 1966, la ayuda material a Israel alcanzó los 92 millones de dólares, más que la suma de todos los años anteriores. Mientras tanto, Johnson privó de ayuda estadounidense a Egipto y Argelia obligando así a esos dos países a volverse hacia la URSS para mantener el nivel de sus defensas. En junio de 1967, Johnson dio a Israel una «luz amarilla» para su guerra supuestamente «defensiva» contra Egipto, a través de una carta fechada el 3 de junio en la que aseguraba al primer ministro israelí Levi Eshkol que quería «proteger la integridad territorial de Israel y […] proporcionar un respaldo americano tan eficaz como fuese posible para preservar la paz y la libertad de su nación y de la región». [20]
La muerte de Kennedy instauró un profundo duelo en el mundo árabe, donde el retrato de JFK ornaba numerosos hogares. «Ahora es De Gaulle el único jefe de Estado occidental con cuya amistad pueden contar los árabes», diría Gamal Abdel Nasser. Mientras reducía la ayuda a Israel, Kennedy había abastecido generosamente de trigo a Egipto en el marco del programa Food for Peace. La breve presidencia de Kennedy fue para Egipto un feliz paréntesis y también un sueño que rápidamente disipado. Bajo Eisenhower, en 1954, Egipto había sido blanco de actos de terrorismo del tipo false flag (bandera falsa), perpetrados por Israel para «acabar con la confianza de Occidente en el régimen egipcio existente [e] impedir la ayuda económica y militar de Occidente a Egipto» [21], según los términos utilizados por el jefe de la Inteligencia Militar (Aman) Benjamin Givli en un telegrama secreto actualmente desclasificado. El complot se descubrió a causa de la detonación accidental de uno de los artefactos, lo que desencadenó el escándalo del «Caso Lavon» (apellido del ministro de Defensa Pinhas Lavon, quien fue considerado responsable), escándalo rápidamente acallado en Israel y en Estados Unidos. El primer ministro [israelí] Moshe Sharett, partidario de un sionismo moderado y respetuoso de las reglas internacionales, señaló en aquella época –aunque en privado– el irresistible ascenso de los extremistas, entre los que él incluía al futuro presidente Shimon Peres, precisando que «quiere aterrorizar a Occidente para llevarlo a respaldar los objetivos de Israel» y que «eleva el terrorismo a la categoría de principio sagrado». [22]
La muerte de Kennedy dio nuevamente rienda suelta al terrorismo maquiavélico que se ha convertido en la especialidad de Israel. Dos días antes del final de la Guerra de los Seis Días, el ejército israelí lanzó contra el USS Liberty la más célebre y calamitosa de sus agresiones false flag. En el soleado día del 8 de junio de 1967, 3 bombarderos Mirage sin distintivos y 3 lanchas torpederas con bandera israelí bombardearon, ametrallaron y torpedearon durante 75 minutos aquel barco no armado de la NSA (National Security Agency), que se hallaba en aguas internacionales y que era perfectamente identificable, con la evidente intención de que no quedara ningún sobreviviente, ya que llegaron incluso a ametrallar los botes salvavidas. Sólo cesaron el ataque al acercarse un navío soviético, cuando ya habían matado a 34 miembros de la tripulación, en su mayoría ingenieros, técnicos y traductores. Se piensa que, si hubiesen logrado hundir el barco sin testigos, los israelíes habrían atribuido el crimen a Egipto, para arrastrar así a Estados Unidos a la guerra del lado de Israel. Según Peter Hounam, autor de Operation Cyanide: Why the Bombing of the USS Liberty Nearly Caused World War III (libro publicado en 2003), el ataque contra el USS Liberty contó con la autorización previa y secreta de la Casa Blanca, en el marco del proyecto Frontlet 615, «un arreglo político secreto concluido en 1966 en el cual Israel y Estados Unidos se comprometían a destruir a Nasser». Las órdenes emitidas aquel día por la Casa Blanca, que retrasaron el auxilio durante varios horas, sugieren que Johnson no sólo cubrió a los israelíes después de los hechos, sino que incluso se había puesto de acuerdo con ellos de antemano. Oliver Kirby, vicedirector de Operaciones de la NSA en aquella época, dijo –el 2 de octubre de 2007– al periodista John Crewdson del Chicago Tribune que las transcripciones de las comunicaciones de los aviones israelíes interceptadas por la NSA e inmediatamente transmitidas a Washington no dejaban lugar a dudas sobre la identidad de los atacantes ni sobre el hecho que estos últimos habían identificado su blanco como estadounidense antes de atacarlo: «Yo estoy dispuesto a jurar sobre un montón de biblias que nosotros sabíamos que ellos sabían [que el barco era estadounidense]» [23]. Ya desenmascarado, Israel habló de un error y presentó excusas, con las cuales se contentó Johnson pretextando que «I will not embarrass our ally». En enero de 1968, cuando Johnson recibió en Washington al primer ministro israelí Levi Eshkol y lo invitó después a rancho de Texas, las relaciones fueron calurosas. Israel sacó de ello una enseñanza de impunidad cuya influencia sobre su comportamiento no debemos subestimar: el precio a pagar por el fracaso de una operación false flag contra Estados Unidos es cero. De hecho, es imposible que fracasar ya que los propios estadounidenses se encargarán de encubrir el crimen de Israel: Tel Aviv recibe de inmediato armas y aviones estadounidenses, convirtiendo rápidamente a Israel en el cliente número 1 de la industria militar estadounidense.
Laurent Guyénot
[1] The Senate Foreign Relations Committee Investigates the Israel Lobby.
[2] «In recent years there has been an increasing number of incidents involving attempts by foreign governments, or their agents, to influence the conduct of American foreign policy by techniques outside normal diplomatic channels. (…) there have been occasions when representatives of other governments have been privately accused of engaging in covert activities within the United States and elsewhere, for the purpose of influencing United States Policy (the Lavon Affair).»
[3] «Truman’s historic act of recognition will remain forever inscribed in golden letters in the 4000-year history of the Jewish people.»
[4] «That’s why our recognition of Israel was rushed through so fast», citado por Gore Vidal en su prefacio a Israel Shahak, Jewish History, Jewish Religion, 1994.
[5] «We know your campaign is in trouble. We’re willing to pay your bills if you’ll let us have control of your Middle East policy»; «if he ever did get to be President, he was going to do something about it», citado por Seymour Hersh en The Samson option.
[6] «Israel controls the U.S. Senate. […] The great majority of the Senate of the U.S. —somewhere around 80 percent— are completely in support of Israel ; anything Israel wants, Israel gets.»
[7] «We, the Jewish people control America, and the Americans know it.»
[8] «in Judea and Samaria, the Jewish people are not foreign occupiers»; «No distortion of history could deny the 4,000-year-old bond between the Jewish people and the Jewish land»; «Israel will not return to the indefensible boundaries of 1967»; «Jerusalem must never again be divided. Jerusalem must remain the united capital of Israel.»
[9] «This Government’s commitment to and support of Israel could be seriously jeopardized», citado por Seymour Hersh en The Samson option.
[10] «Today, every inhabitant of this planet must contemplate the day when this planet may no longer be habitable. Every man, woman and child lives under a nuclear sword of Damocles, hanging by the slenderest of threads, capable of being cut at any moment by accident or miscalculation or by madness. The weapons of war must be abolished before they abolish us. […] It is therefore our intention to challenge the Soviet Union, not to an arms race, but to a peace race — to advance together step by step, stage by stage, until general and complete disarmament has been achieved», citado por James Douglass en JFK and the Unspeakable.
[11] «we could create good conditions for peaceful coexistence on earth and this would be highly appreciated by the peoples of our countries as well as by all other peoples», citado por James Douglass en JFK and the Unspeakable.
[12] «Two years ago I told this body that the United States had proposed and was willing to sign, a limited test ban treaty. Today that treaty has been signed. It will not put an end to war. It will not remove basic conflicts. It will not secure freedom for all. But it can be a lever, and Archimedes, in explaining the principles of the lever, was said to have declared to his friends: “Give me a place where I can stand –and I shall move the world.” My fellow inhabitants of this planet, let us take our stand here in this Assembly of nations. And let us see if we, in our own time, can move the world to a just and lasting peace», citado por James Douglass en JFK and the Unspeakable.
[13] «has injected a fresh spirit into the international atmosphere»; «Their implementation would clear the road to general and complete disarmament, and, consequently, to the delivering of peoples from the threat of war», citado por James Douglass en JFK and the Unspeakable.
[14] «I keep thinking of the children, not my kids or yours, but the children all over the world.» «This treaty is for all of us. It is particularly for our children and our grandchildren, and they have no lobby here in Washington», citado por James Douglass en JFK and the Unspeakable.
[15] «I am haunted by the feeling that by 1970, unless we are successful, there may be ten nuclear powers instead of four, and by 1975, fifteen or twenty», citado por James Douglass en JFK and the Unspeakable.
[16] «there should be no efforts by the United States government to pressure other nations […] to follow suit. The government, in its public posture, should reflect a tone of optimism that other countries will sign or ratify, while clearly disassociating itself from any plan to bring pressure on these countries to sign or ratify», citado por Seymour Hersh en The Samson Option.
[17] «If the President had his way, there would be a nuclear war each week», citado por Anthony Summers en The Arrogance of Power.
[18] «There is no doubt that, with the accession of Lyndon Johnson, we shall have more opportunity to approach the President directly if we should feel that U.S. policy militates against our vital interests.»
[19] «the Jewish pioneers building a home in the desert.»
[20] «I want to protect the territorial integrity of Israel […] and will provide as effective American support as possible to preserve the peace and freedom of your nation and of the area.»
[21] «[Our goal] is to break the West’s confidence in the existing [Egyptian] regime. The actions should cause arrests, demonstrations, and expressions of revenge. The Israeli origin should be totally covered while attention should be shifted to any other possible factor. The purpose is to prevent economic and military aid from the West to Egypt», citado por Livia Rokach en Israel’s Sacred Terrorism, 1980.
[22] «he wants to frighten the West into supporting Israel’s aims»; «raises terrorism to the level of a sacred principle», citado por Livia Rokach en Israel’s Sacred Terrorism, 1980.
[23] «I’m willing to swear on a stack of Bibles that we knew they knew.»

GUANTANAMO Silencio mediático ante la huelga de hambre de 77 presos en Guantánamo

23abr13 guantan
Silencio mediático ante la huelga de hambre de 77 presos en Guantánamo
Martes, abril 23, 2013, 0:00
FUENTE: LIBRE RED NET

http://www.librered.net/?p=26186

25 presos se han sumado a la huelga de hambre que desde hace más de tres meses mantienen los reos en la cárcel estadounidense de Guantánamo para denunciar la constante violación de derechos humanos que sufren.

De esta manera, ya son 77 de los 166 los prisioneros que se encuentran protestando por la situación de malos tratos, torturas y falta de garantías democráticas. Cabe recordar que la mayoría de ellos han sido encarcelados sin juicio previo y por tribunales militares.
Las autoridades de la cárcel anunciaron que se ha puesto en marcha un nuevo procedimiento con el fin de alimentar a los presos a través de tubos, según sus declaraciones, 17 de los huelguistas están siendo alimentados a la fuerza por sondas conectadas al esófago.
Los defensores de los derechos humanos consideran que la alimentación forzada de los detenidos es un abuso y exigen que no se practique esta medida. El 13 de abril, alrededor de 60 detenidos fueron transferidos desde las células comunes del Campo 6 a celdas individuales, luego de que guardias militares reprimieran con munición no letal una revuelta interna.
La huelga de hambre comenzó el pasado 6 de febrero para mostrar el descontento por el encarcelamiento ilegal en el que se encuentran los reos desde hace 11 años, motivado a que aún no se le ha hecho algún proceso legal o alguna acusación legítima.
LibreRed

Siria resiste a Washington y a los vasallos del Imperio

Por quién doblan las campanas sirias
Siria resiste a Washington y a los vasallos del Imperio
por Pepe Escobar
Siria sigue resistiendo a la presión imperial estadounidense y a la de sus acólitos europeos neocoloniales que tratan de someterla. Resiste a las mentiras de la prensa comercial occidental que desinforma al público de lo que realmente está pasando en este país desde que comenzaron las violencias y que no explica las verdaderas causas de este conflicto, una guerra por el control de los recursos y corredores de gas y petróleo, conflicto generado desde afuera. Resiste en el plano militar frente a las numerosas bandas de mercenarios fundamentalistas infiltrados en su territorio. Pero el precio que está pagando es elevado. El análisis de nuestro colega Pepe Escobar.
Red Voltaire| 1ro de enero de 2013

FUENTE: RED VOLTAIRE NET ORG

http://www.voltairenet.org/article177017.html

a href=”http://laverdaderaintencion.files.wordpress.com/2013/01/06ene13-390-siria-210e9.jpg”>06ene13 390-siria-210e9

Fundamentalistas islámicos, llamados “rebeldes” sirios, pero que vienen de Libia, Catar, Egipto y son en realidad mercenarios que no dudan en asesinar a sangre fría a todo aquel que no piensa como ellos. Ver video abajo.
La máxima tragedia geopolítica de 2012 seguirá siendo la máxima tragedia geopolítica de 2013: la violación de Siria.
Tal como de vez en cuando me refiero a mis pasajes preferidos de Hemingway, he estado volviendo últimamente a algunas secuencias que filmé hace años en el zoco de Alepo –el más extraordinario de todos los zocos de Medio Oriente-. Es como si me dieran un tiro por la espalda; me gustaba la arquitectura del zoco así como su gente y los comerciantes. Hace semanas, la mayor parte del zoco –el pulso vivo de Alepo durante siglos– fue incendiado y destruido por los «rebeldes» del llamado Ejército Libre Sirio (ELS)

Video: asesinato a sangre fría sobre un civil desarmado por las bandas de «rebeldes sirios que luchan por la democracia» apoyados por EEUU, Catar, Francia.

En esta tragedia siria no hay un joven héroe de Hemingway, ningún Robert Jordan en las Brigadas Internacionales combatiendo junto a las guerrillas republicanas contra los fascistas en la Guerra Civil Española.
En la guerra civil siria, las brigadas internacionales son sobre todo las del tipo mercenario, salafista-yihadista, decapitadores y atacantes con coches bomba. Y los (pocos) jóvenes estadounidenses en el lugar son básicamente peones de alta tecnología en un juego escenificado por el rapaz club OTAN/CCG (la Organización del Tratado del Atlántico Norte y sus títeres árabes del Consejo de Cooperación del Golfo).
La tragedia continúa, el Estado sirio, y su aparato político y militar de seguridad mantendrán sus mini guerras relámpago sin preocuparse del «daño colateral». Al lado opuesto, comandantes «rebeldes» apostarán a un nuevo Consejo Militar Supremo alentado por saudíes y cataríes.
Los salafistas y salafistas-yihadistas del Frente al-Nusrah –fanáticos del Siglo VII, entusiastas de las decapitaciones y operadores de coches bomba que realizan la mayor parte de los combates– no fueron invitados. Después de todo, el Frente al-Nusrah ha sido calificado de «organización terrorista» por Washington.
Y ahora veamos la reacción de un mandamás de la Hermandad Musulmana (HM), el contralor general Mohammed Farouk Tayfour, nacido en Hama; dijo que la decisión fue «demasiado apresurada». Y veamos la reacción del nuevo dirigente de la oposición siria,
Ahmed Moaz al-Khatib, en una reunión de los «Amigos de Siria» en Marruecos: la decisión debe «reexaminarse». Prácticamente todos los grupos «rebeldes» declararon públicamente su eterno amor a los duros de al-Nusrah.
Por lo tanto, con fanáticos de al-Nusrah disimulando probablemente sus barbas de corrección islámica bajo una prosaica capucha, podemos esperar muchos progresos «rebeldes» contra Damasco, a pesar de dos grandes palizas (en julio pasado y en este mes), por cortesía de las contraofensivas del gobierno sirio. Después de todo, el espléndido entrenamiento por parte de las Fuerzas Especiales estadounidenses, británicas y jordanas tiene que producir algunos resultados, por no mencionar los cargamentos de armas extra letales suministradas por esos parangones de la democracia del Golfo Pérsico. A propósito, el Frente al-Nusrah controla sectores de Alepo devastada.
Reglas de odio sectario
Ahora tenemos la orwelliana, novísima Coalición Nacional de Fuerzas Revolucionarias y de Oposición Sirias, una coproducción de Washington y Doha. El nuevo jefe es el mismo (pésimo) jefe que fue del Consejo Nacional Sirio (CNS). Es solo retórica; lo único que importa a la «Coalición Nacional» es conseguir más armas letales. Y adoran a al-Nusrah, incluso si Washington no lo hace.
Catar descargó toneladas de armas «como golosinas» (según un traficante de armas estadounidense) en Libia «liberada». El Pentágono y el Departamento de Estado solo se dieron cuenta después del revés de Bengasi de que armar a los rebeldes sirios puede ser el camino hacia más reveses. Traducción: Catar seguirá descargando toneladas de armas en Siria. EE.UU. seguirá «dirigiendo desde atrás».
Se pueden esperar más horribles masacres sectarias como la de Aqrab. Ésta es la versión mejor documentada de lo que puede haber sucedido en realidad. Prueba una vez más que lo que los rebeldes de OTAN/CCG están ganando es en realidad la guerra en YouTube. Por lo tanto hay que contar con más olas masivas, interminables, de sesgo y propaganda en las que los medios corporativos occidentales vitorean a los «combatientes por la libertad» sirios, superando con mucho a la yihad de los años ochenta en Afganistán.
Esperad más distorsiones del contexto, como cuando el ministro adjunto de Exteriores ruso Mikhail Bogdanov dijo: «Los combates serán más intensos y [Siria] perderá decenas de miles, tal vez cientos de miles de civiles… Si un precio semejante os parece aceptable para derrocar al presidente, ¿qué podemos hacer? Nosotros, por cierto, lo consideramos absolutamente inaceptable».
Ergo, trata de hacer todo por impedir que esto suceda. Y si los «rebeldes» de OTAN/CCG realizan sus amenazas de atacar las embajadas rusa y ucraniana en Damasco, más vale que se corten las barbas y corran a ponerse a cubierto frente a las inflexibles Spetsnatz, las Fuerzas Especiales rusas.
Habrá más odio sectario, como en Sunni Sheikh y el teólogo estrella de al-Jazeera, Yusuf al-Qaradawi, emitiendo de paso una fatua legitimando la matanza de millones de sirios, sean militares o civiles, mientras sean alauíes o chiíes.
El odio sectario dominará, con Catar a la cabeza, seguido por saudíes con grandes monederos y una variedad de islamistas de la línea dura. Agenda: guerra contra chiíes, contra alauíes, contra seculares, incluso contra moderados, no solo en Siria sino en todo Medio Oriente.
Un enfrentamiento de Patriots contra Iskanders
La nueva estrategia del Ejército Sirio se resume en una gran retirada de los lugares apartados y bases en el campo, concentrando sus tropas en ciudades y pueblos.
Se puede esperar que la estrategia general del club OTAN/CCG siga siendo más o menos la misma: Atascar al ejército sirio en tantas áreas como sea posible; desmoralizarlo; y seguir preparando el terreno para una posible intervención de la OTAN (la histeria sobre las armas químicas y las inexorables quejas sobre una «catástrofe humanitaria» que forma parte del amplio paquete de operaciones de guerra psicológica).
El ejército sirio podrá tener las armas pesadas; pero cuando se enfrenta a un tsunami de mercenarios y salafistas-yihadistas totalmente entrenados y armados por el club OTAN/CCG, todo el asunto puede tardar años, al estilo de la guerra civil de Líbano. Eso nos lleva a la siguiente «mejor» opción, que en realidad es un resultado: la muerte del Estado sirio mediante mil, o más bien un millón, de cortes.
Lo que es seguro es que la «coalición de los dispuestos» contra Siria no tendrá problemas para desintegrarse una vez que el juego final haya concluido. Washington apuesta a un régimen post-Asad dirigido por la HM. No es ninguna sorpresa que el Rey Playstation de Jordania esté enloqueciendo; sabe que la HM también se apoderará de Jordania y que lo expulsará para que vaya permanentemente de compras a la gran tienda londinense Harrods.
Esos parangones de la democracia –las medievales petromonarquías en el Golfo Pérsico– también están enloqueciendo; temen el atractivo popular de la HM como a una plaga. El Kurdistán Sirio –que ahora va definitivamente en camino a la autonomía total y finalmente a la libertad– ya enloquece a Ankara. Para no mencionar la perspectiva futura de un tsunami de salafistas-yihadistas desocupados festivamente refugiados en la frontera siria-turca y listos para causar estragos.
Y luego está la compleja relación entre Turquía e Irán. Teherán ya ha dado una advertencia muy clara a Ankara respecto al sistema de defensa de misiles de la OTAN que está a punto de instalarse.
Tiene que ser la obra maestra en neolengua de finales de 2012. El portavoz del Pentágono, George Little, ha insistido en que “EE.UU. ha estado apoyando a Turquía en sus esfuerzos por defenderse… [contra Siria].”
De ahí el envío de 400 soldados estadounidenses a Turquía para operar dos baterías de misiles Patriot, a fin de «defender» Turquía contra «potenciales amenazas provenientes de Siria».
Traducción: Esto no tiene nada que ver con Turquía, todo se refiere a los militares rusos en Siria. Moscú ha entregado a Damasco no solo muy efectivos misiles Iskander tierra-tierra hipersónicos (virtualmente inmunes contra sistemas de defensa de misiles) sino el sistema de defensa tierra-aire Pechora 2M de múltiples objetivos, una pesadilla para el Pentágono si se llega a imponer una zona de exclusión aérea sobre Siria.
Bienvenidos al enfrentamiento Patriot contra Iskander. Y directamente en la línea de fuego encontramos al primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan –un sobredimensionado ególatra que alberga un profundo complejo de inferioridad en relación con los europeos– que se quedó al margen según el plan general de la OTAN.
El talón de Aquiles de Turquía (fue de los kurdos) es su autopromovido papel de encrucijada energética entre Oriente y Occidente. El problema es que Turquía depende de suministros de energía de Irán y Rusia; neciamente enfrenta a ambos, al mismo tiempo, con su confusa política siria.
Todo lo que oigo es de mal agüero
¿Cómo solucionar esta tragedia? Nadie parece escuchar al vicepresidente sirio Farouk Al-Sharaa. En esta entrevista al periódico libanés Al-Akhbar, subraya «la amenaza de la actual campaña para destruir Siria, su historia, civilización, y su pueblo… Cada día que pasa, la solución se aleja más, militar y políticamente. Tenemos que estar en condiciones de defender la existencia de Siria».
No tiene «una respuesta clara de cuál puede ser la solución». Pero tiene una hoja de ruta. Cualquier solución comienza por conversaciones o acuerdos entre capitales árabes, regionales o extranjeras; no puede existir sin un sólido fundamento sirio. La solución tiene que ser siria, pero mediante un arreglo final histórico, que incluiría a los principales países regionales, y a los miembros del Consejo de Seguridad. Esta solución tiene que incluir la detención de todo tipo de violencia y la creación de un gobierno de unidad nacional con amplios poderes. Esto debería ir acompañado de la resolución de expedientes difíciles relacionados con las vidas de la gente y sus legítimas demandas.
No es lo que quiere el club OTAN/CCG, incluso si EE.UU., Gran Bretaña, Francia, Turquía, Catar y Arabia Saudí están involucrados en sus propias agendas divergentes. Lo que ya ha logrado la guerra OTAN/CCG es un objetivo muy similar, a propósito, al de Irak en 2003; ha desgarrado completamente el frágil tejido social de Siria.
Estamos ante el capitalismo de desastre en acción, fase I; el terreno ya está preparado para una lucrativa «reconstrucción» de Siria, una vez que se instale un gobierno dócil, favorable al turbo-capitalismo pro occidental.
Pero en paralelo, las consecuencias negativas también tienen lugar en sus modos misteriosos: millones de sirios que inicialmente apoyaron un movimiento pro democracia –desde las clases empresariales de Damasco a los comerciantes de Alepo– ahora han aumentado la base de apoyo al gobierno como contragolpe contra la horripilante limpieza étnica-religiosa promovida por los «rebeldes» del tipo de al-Nusrah.
Sin embargo, con la OTAN/CCG a un lado e Irán-Rusia al otro, los sirios comunes y corrientes atrapados en el fuego cruzado no tienen adónde ir. OTAN/CCG no conoce límites para labrar –en sangre– cualquier entidad dudosa, desde un emirato pro EE.UU. a una «democracia» pro EE.UU. dirigida por la HM. No es difícil ver por quién doblan las campanas en Siria; no doblan por ti, como en John Donne, sino por mal agüero, muerte y destrucción.
Pepe Escobar
Fuente: Asia Times Online, 22 de diciembre de 2012.
Traducido del inglés por Germán Leyens.
Este artículo apareció originalmente en inglés bajo el título de:
For whom the Syrian bell tolls.

Nube de etiquetas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.